¿Cómo Mejorar Las Habilidades De Comunicación De Las Personas En El Espectro Autista?

El Espectro Autista y la comunicación social, al igual que el Espectro Autista y la interacción social, son quizás los más conocidos de todos los obstáculos de la condición, pero diferenciarlos no es tan simple como podría parecer a primera vista. En cuanto a la comunicación social, este es el acto de compartir la intención a través de acciones (como gestos, palabras o expresiones), mientras que las interacciones sociales son una calle de doble sentido en la que las personas se turnan para comunicarse y escuchar. O fingir escuchar, si una persona en el Espectro Autista está hablando acerca de sus intereses profundos.

Sin embargo, a pesar de que las personas en el Espectro Autista reciben una mala (pero justificable) reputación cuando se trata de sus interacciones sociales (ya que podemos tener problemas con las señales sociales), esto a menudo se interpreta como que tenemos una incapacidad total para comunicarnos. Este es una gran dificultad que aparentemente ha tomado la voz de muchas en el Espectro Autista, razón por la cual, en este artículo se hablará sobre por qué la comunicación a menudo se rompe entre quienes están fuera y dentro del espectro, así como qué se puede hacer para solucionarlo.

¿Cuáles son los problemas de comunicación del Espectro Autista?

Imagina que tienes un lugar donde necesitas estar. Tienes un auto rápido y una carretera larga y recta para llegar hasta allí, pero cada medio metro aparece un enorme cartel con un anuncio aparentemente importante. Lo más probable es que disminuya la velocidad para leer estos llamados urgentes una o dos veces, pero, eventualmente, te das cuenta de que no puedes leerlos todos o nunca llegarás a donde quieres llegar.

Este es un dilema al que todos nos enfrentamos cuando nos disponemos a tachar los ítems de nuestra lista de cosas por hacer, donde la interacción social, como las vallas publicitarias, detienen nuestro progreso. Al igual que los anunciantes de la actualidad, nuestros cuerpos han aprendido a sortear este desafío creando atajos para convertir la información en formas más condensadas. Sin embargo, donde las vallas publicitarias a menudo usan imágenes para simbolizar significados, las personas usan gestos y modismos.

Un ejemplo de esto se puede ver en aquellos que se encogen de hombros, en lugar de decir que no tienen respuesta, o alguien que dice ‘hablando del rey de Roma’, cuando han estado hablando de ti y quieren que sepas que han estado hablando de ti. El problema con esto es que la mente Autista puede tomar las cosas por su significado literal y, por lo tanto, la mayor parte de esta terminología se pierde en nosotros y puede hacernos sentir como si estuviéramos en un país extranjero donde estos idiomas secretos no se pueden entender.

Como antes, esto se vuelve agotador rápidamente, tantas personas en el Espectro Autista conducen ignorando las discusiones difíciles o asintiendo con la cabeza ante las partes que entendemos, como si fuéramos un turista en Londres usando nuestro inglés de la enseñanza media para las direcciones: «Where am I?»… ¿habilidades sociales?

Este malentendido a menudo se puede confundir con ignorancia o falta de interés. Sin embargo, el potencial está ahí, solo necesita ser apoyado.

¿Cómo mejorar las habilidades de comunicación en el Espectro Autista?

Al igual que cualquiera que intente aprender un nuevo idioma, la clave es que la práctica hace al maestro, por lo que exponer a una persona en el Espectro Autista a una conversación (ya sea real o virtual) puede marcar una gran diferencia en nuestra capacidad social general. Sin embargo, esto no significa hablar constantemente con una personas en el Espectro Autista hasta que nuestros rasgos sociales se destaquen, ya que, antes de intentar cualquier tipo de terapia del habla, hay algunas cosas que debe considerar primero:

I) Comunica mientras aprendes a comunicar: Suena confuso pero, incluso antes de que empieces a tratar de mejorar la comunicación de una persona en el Espectro Autista, asegúrate de que los entiendes y ellos te entienden a ti. Puede ser extremadamente estresante cuando alguien está tratando de enseñarte algo que simplemente no se asimilas y, si no tienes una forma de indicar un tiempo de espera, este estrés puede convertirse en frustración.

Como tal, asegúrate de que una persona en el Espectro Autista tenga una forma de expresarse cuando las cosas van bien y cuando ya han tenido suficiente. Esto se puede hacer buscando señales de tensión, como golpes con los dedos, o implementando un sistema de tarjetas de semáforo (rojo/verde).

II) Ejemplos de la vida real: A las mentes Autistas les encantan los patrones, esto es algo que querrás tener en cuenta cuando planifiques un programa de enseñanza social, ya que si animas a una persona en el Espectro Autista a socializar en el mismo momento del mismo día, nos formaremos una idea de que así será siempre.

Por esta razón, asegúrate de ajustar cuidadosamente los horarios y lugares entre las lecciones. No demasiado para que la incertidumbre nos provoque angustia. Pero no muy poco, o si no el aprendizaje obtenido no se hará parte de nuestra rutina.

III) Varía tu estilo de enseñanza: Como cualquier alumno/a, las personas en el Espectro Autista que están tratando de aprender algo nuevo tendrán una forma preferida en la que se les enseña mejor. Entonces, aunque tú esperas que la comunicación fuera puramente auditiva, confiar demasiado en este método no está bien.

En su lugar, opta por probar una variedad de estilos para ver cuál funciona mejor y considera cambiar para promover el aprendizaje en una región diferente del cerebro.

Por ejemplo:

  • Auditivo: Tu típica terapia del habla, en la que se enseña a las personas a practicar palabras y conversaciones, para ayudar durante la situación real.
  • Visual: Uso de puntos de referencia al estilo de las historias sociales, para ayudar a explicar cuál es el significado de una declaración, o uso de imágenes de expresiones faciales para apoyar la comprensión de la inferencia.
  • Cinético: Algunas personas en el Espectro Autista tienen más confianza con la lengua de señas que con el habla, o pueden encontrar que están mejor preparados para conversar con una aplicación de lenguaje, como un dispositivo de Comunicación Alternativa y Aumentativa (CAA).

IV) La paciencia es clave: Roma no se construyó en un día, por lo tanto, si tú esperas que solo tome una sesión antes de que una persona en el Espectro Autista entienda un modismo como «Roma no se construyó en un día«, terminarás decepcionado/a. Establecer expectativas y evitar metas con límites de tiempo es una buena forma de manejar esto y recordar celebrar cada victoria puede fomentar una actitud de aprendizaje positiva.

Cuando un problema de comunicación no es un problema de comunicación del Espectro Autista:

Por supuesto, a veces puede parecer que estas cosas no tienen ningún éxito pero, antes de dejarlo, primero considera si hay alguna peculiaridad externa del Espectro Autista que podría estar afectando el progreso, es decir:

I) Problemas sensoriales: Es posible que una persona en el Espectro Autista que está sufriendo problemas sensoriales no pueda escuchar o procesar algo que está a solo unos metros de distancia.

II) Rutina: Recuerda que las rutinas son importantes para las personas en el Espectro Autista y sus mentes puede desviarse si una conversación ha ido en detrimento de sus actividades habituales.

III) Intereses profundos: Una persona en el Espectro Autista puede no estar interesada en una conversación o puede no estar respondiendo con mucho entusiasmo ya que el tema está fuera de las cosas que les importan y de las que les gusta hablar. Es posible que exista una forma más delicada de expresar esto, pero esto significa que una sesión de discurso puede no tener éxito porque simplemente ellos la encuentran SÚPER aburrida (por lo tanto, considere el tema de discusión antes de la sesión de práctica).

Con todo esto considerado, todavía hay muchas personas en el Espectro Autista que tendrán dificultades para involucrarse en la interacción social a lo largo de sus vidas, aparentemente sin poder encontrar un equilibrio para compartir sus pensamientos y sentimientos. Sin embargo, esto no significa que ninguna persona que vive la condición sea incapaz de expresarse, ya que, antes de que todo esto comience, ya tienen una forma de comunicarse; es solo que sus métodos pueden ser incomprensibles para aquellos que no comparten su forma de pensar, sentir y actuar.

Esto significa que, cuando se describe a la interacción social como una calle de doble sentido, no debería depender de las personas en el Espectro Autista viajar todo el recorrido para encontrarse con alguien al final de un diálogo. En cambio, se debe alentar a ambas partes a modificar su voz para encontrarse en el medio, ya que, cuando se mira desde un punto de vista autista, se puede ver que los que no viven la condición tienen las mismas dificultades sociales que ellos, o más, por su falta de esfuerzo para adaptarse.

Fuente: Sinclair, J. (2020). Autism & Communication: How to Improve Communication Skills in Autistic People. Autistic & Unapologetic. Recuperado de (https://autisticandunapologetic.com/2020/01/19/autism-communication-how-to-improve-communication-skills-in-autistic-people/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¿Cómo Tener Una Conversación Difícil En El Trabajo?

Teclados de computadora haciendo clic, máquinas de café gritando, colegas conversando en el pasillo y tú está frente a la puerta de tu supervisor/a. Es grande, marrón y de madera. No puedes evitar imaginarlo/a adentro trabajando sin idea de que estás esperando afuera con el puño levantado, con ganas de llamar a la puerta. Algo te ha estado molestando y sientes la necesidad de hablar con tu supervisor/a al respecto.

De vez en cuando, tendrás que participar en conversaciones difíciles. Podrían ser sobre pedir más orientación sobre una tarea, querer mudarte a un espacio de trabajo más tranquilo, necesitar un/a mentor/a o pedir adaptaciones adicionales. Puede que estas conversaciones no sean fáciles, pero son inevitables.

Hablemos sobre la conversación.

Al igual que en una competencia atlética o en una prueba, es importante hacer un «calentamiento» o preparación. Si entrenas de antemano, tendrás más posibilidades de anotar el gol de la victoria o sacar la mejor nota. Entonces, ¿Cómo se prepara una conversación importante? Sigue esta rutina y saldrás de la oficina de tu supervisor/a sintiéndose realizado/a.

Para explicar mejor el proceso, primero creamos un escenario hipotético. Imagínate esto: Tu supervisor/a le ha encomendado una tarea de la que estar a cargo. No te explicaron tan claramente como esperabas. No sabes cuál es el propósito principal de la tarea o cuándo quieren que la realices. Esperas obtener pautas claras y un cronograma para la tarea de tu supervisor/a.

I) Planificar: Entrar en una conversación difícil sin un plan no es una buena idea. Planificar es lo primero que tienes que hacer por una buena razón. A menudo, si tratamos de encontrar palabras en el momento, nuestras emociones se apoderan de nosotros. Planificar no significa que necesites un guión, simplemente significa que necesitas tener algunos puntos principales que desea asegurarte de mencionar. Considera: ¿Qué es lo más importante para ti? ¿Cuál es tu propósito para la conversación?

Con tu tarea en mente, tus objetivos al ingresar a la oficina de tu supervisor/a son I) averiguar qué es lo que él/ella quieren que produzcas y II) cuándo él/ella lo quiere. Saca un trozo de papel y anótalo para recordarlo.

Tienes tiempo antes del almuerzo. Entonces adelante. Así que ahora tienes el objetivo de la conversación y cuándo tendrá lugar.

II) Preparar (tu mente): Anticipar una conversación difícil puede arreglar una mentalidad negativa. Es fácil sentirse asustado/a y preocupado/a. Cuando te siente así, es probable que también te sientas menos seguro/a al entrar en la oficina de tu supervisor/a.

Como probablemente hayas escuchado antes, la confianza es importante. Preparar tu mente aumentará tu confianza. En lugar de pensar en lo difícil que será la conversación, piensa en todo lo bueno que puede derivarse de ella. La cantidad de tiempo que pasará sufriendo será tan pequeña en comparación con la cantidad de tiempo en el futuro que será mejor debido a la conversación.

Algunas formas de preparar tu mente pueden incluir apartar unos minutos para respirar, meditar o pensar en algo que te haga feliz. Piensa en lo que te hace sonreír y en lo bueno que saldrá de esta conversación.

Después de planificar la conversación, es hora de desestresarse. ¿Tienes una pelota antiestrés o un elemento que te ayude a relajarte cuando se sienta ansioso? Juega con él durante unos minutos para ayudarte a sacudir toda tu energía nerviosa. También puedes ver un video favorito de YouTube o escuchar música relajante. (Asegúrate de que tu descanso sea breve, ¡entre 5 y 10 minutos!). Ojalá estés sonriendo ahora.

III) Perspectiva: Cada uno de nosotros ve el mundo de manera diferente. Tiene tus propias opiniones y tu supervisor/a tiene las suyas. Antes de hablar con él/ella, anticipa la forma en la que verá el problema. Si solicitas adaptaciones adicionales, tu jefe/a estará pensando en el tiempo, las dificultades, el presupuesto y la productividad de los empleados. Piensa en las cosas que considerarías si tú fueras el/la supervisor/a.

En este caso, tu supervisor/a cree que ya te explicó las partes importantes de la tarea. Todavía él/ella no sabe que necesitas más detalles para tener éxito. Tu supervisor/a no quiso ocultarte el objetivo de la tarea o la fecha límite, o tal vez pensó que estaba implícito.

IV) Ritmo: A veces es tan fácil hablar muy aceleradamente durante una conversación sin querer bajar la velocidad porque tu corazón late muy rápido y sólo quieres escupir las palabras, pero la otra persona ni siquiera puede entender lo que estás tratando de decir.

Baja la velocidad. Cuando intentas transmitir un argumento, es importante parecer pensativo/a y reflexivo/a. Si hablas demasiado rápido, tus palabras sonarán confusas. Lo más probable es que tengas que volver atrás y repetirlas. Hablar despacio le mostrará a tu supervisor/a que has pensado en lo que estás tratando de decirle. Demuestra que tienes confianza. ¡Debes tener confianza!

Junto con esto, prepárate para sentirte cómodo/a con el silencio. El tiempo es importante y, a veces, el silencio es un dolor necesario. Anticipa un poco de silencio mientras tu supervisor/a piensa en cómo responder. ¡Realmente está bien!

Estás relajado/a, tienes una tarjeta de notas, has pensado en la perspectiva de tu supervisor, ahora vamos más despacio. Reduce la velocidad de tu cerebro, reduce la velocidad de tus palabras. Di lo que quieras decir en voz alta, practicando una velocidad tranquila y natural. Por ejemplo: «Por_favor_me_gustaría__tener__ alguna__clarificación__«. Asegúrate de hablar a un ritmo natural, ni demasiado lento ni demasiado rápido.

V) Pronunciación: La pronunciación es diferente al ritmo. Con la pronunciación, la idea es ser clara y concisa. A todos nos encanta agregar «palabras de relleno» en los lugares que creemos necesarios. Por ejemplo, en los ensayos para cumplir con el requisito de extensión, antes de tener que dar malas noticias o cuando no sabemos qué decir.

La palabras de relleno no son beneficiosas cuando tienes una conversación importante con tu supervisor/a. El mejor enfoque es hablar de manera directa y cortés. Esto le permitirá a tu supervisor/a saber que hablar en serio y estás bien enfocado/a. ¿Qué es innecesario decir? ¿Cuál es tu argumento y los hechos pertinentes? ¿Cómo irás directo al grano?

Está a punto de ir a ver a tu supervisor/a. Mira tu tarjeta de notas. Estos son los argumentos de los que quieres hablar. No dejes que tu mente se desvíe de tus argumentos principales. Apóyate en lo que dice tu tarjeta.

VI) Lugar: El lugar de la conversación es algo a considerar. A menudo, lo más probable es que los supervisores estén en su escritorio o en su oficina. Encuentra un lugar que te ayude a concentrarte en la conversación pensando en lugares convenientes dentro o alrededor de donde trabajas. Tal vez te sientas cómodo/a en la oficina de tu supervisor/a o en el pasillo. Piensa en cómo crear comodidad antes de la conversación. ¿Dónde puedes concentrarte?

Mira a tu alrededor. ¿Ves luces fuertes y escuchas muchos ruidos? Aquí no es donde desea mantener la conversación. ¿Recuerdas ese espacio común junto a la cafetería? Es más tranquilo antes de la hora punta del almuerzo y tiene un ambiente cálido. Sugiérele ese lugar a tu supervisor/a.

VII) Prontitud: Dicen que la primera oración de un libro, llamada «gancho», es lo que hace que una persona quiera leer la historia. Verdadero. Necesitas un gancho. Un gancho no es una pista elegante y elocuente, pero es más una forma de llamar la atención de tu supervisor/a. Al igual que evitar la palabras de relleno, su gancho debe ser directo. Una pista podría decir: «Me gustaría hablar contigo sobre la reunión de ayer» o «¿Te importaría si discutimos algunas preguntas que tengo sobre la tarea reciente?» Al indicar la razón general para acercarse a tu supervisor/a, él/ella sabrá qué esperar y podrá decidir si es un buen momento. Puede que haga buen tiempo, ¡pero no es necesario que se lo digas antes de decirles lo que realmente quieres decir!

También puedes nombrar una hora y un lugar para la conversación. Esto le da a tu supervisor/a la oportunidad de considerar su horario. Sé directo/a y respetuoso/a. ¿Cómo puedes ser cortés? ¿Cómo puede resumir lo que quiere hablar en unas pocas palabras?

Tienes preguntas sobre la tarea. Esto es lo que debe saber tu supervisor/a. Entonces, ¡dilo! Debes comenzar diciendo: «Hola. Sr/a. XYZ, me gustaría hablar con usted sobre algunas preguntas que tengo sobre la tarea que me asignó«. Si tú lo deseas, escríbelo en la tarjeta de notas, puede resultar más fácil de esta forma.

VIII) Producir (una resolución): Dependiendo del escenario, puede haber algún conflicto. Antes de ir a la oficina, recuerda las formas de resolver los conflictos: negociar. Algunos temas pueden hacerte sentir como si estuvieras jugando un juego de tira y afloja. Esto no es una guerra, pide a una tregua.

Al negociar, asegúrate de articular claramente tu perspectiva y necesidades. Sé persistente en lo que vienes a buscar, pero piensa en cómo llegar a un acuerdo mutuamente satisfactorio. ¿Cómo pueden ambos ser felices? ¿Cómo pueden marcharse sabiendo que ambos sienten que han tenido éxito?

En este escenario, no es probable que surja un conflicto. Sin embargo, si llega a pasar, tal vez se trate de la fecha límite. Si tu supervisor/a nombra una fecha que parece irrazonable, piensa en una fecha intermedia. Propone otra fecha que crea que satisfará a tu supervisor/a y te mantendrá productivo/a.

Las conversaciones pueden ser difíciles, pero eso no significa que tengan que serlo. Solo necesitas hacer un pequeño calentamiento. Sigue esta lista y saldrás sintiéndote realizado/a.

Ahora estás frente a la puerta. Los teclados de la computadora haciendo clic, la máquina de café gritando, los colegas conversando en el pasillo ya no suenan en tus oídos porque ya estás listo/a. Adelante, llama a la puerta. Mantén la cabeza erguida porque puedes hacerlo.

Fuente: Selman. J. (2016). The 8 Ps: How to Have a Difficult Conversation. The Hire Autism Blog. Recuperado de (https://hireautism.org/blog/2016/06/28/the-8-ps-how-to-have-a-difficult-conversation/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

10 Cosas «De Mala Educación» Que Hacen Las Personas En El Espectro Autista (Y Lo Que Realmente Significan)

I) No escuchamos: «Lo siento, ¿puedes repetir eso?», «Bien, ¿ahora una vez más?», «Uhhhhhh… ¿y de qué estábamos hablando de nuevo?». Conversar con personas en el Espectro Autista puede, a veces, sentirse como hablar con una pared de ladrillos. Puedes encontrar que, sin importar cuántas veces reformules una oración, nunca parece aterrizar y esto puede parecer francamente grosero.

Sin embargo, las personas en el Espectro Autista en realidad no tienen problemas para escuchar tu mensaje, de hecho, probablemente lo escuchamos alto y claro. El problema es que nuestros cuerpos también procesan todo lo demás que nos rodea con el mismo nivel de importancia. Esto significa que un árbol en el viento, un perro que ladra a lo lejos y tu voz puede sonar un poco apagada y mezclada.

Si este es el caso, no te limites a decir «No importa» y aléjate. En vez de eso, intenta preguntarle a la persona en el Espectro Autista si le gustaría moverse a un lugar con menos distracciones o tal vez volver al tema cuando las cosas estén un poco menos ocupadas. Es probable que elevar el tono o ser más agudo/a no cambie nada más que hacer que todos se sientan peor.

II) Parecemos desconfiados: ¿Alguna vez ha intentado planificar un viaje de compras con una persona en el Espectro Autista? ¡La preparación en la que nos adentramos podría avergonzar a un escuadrón de las fuerzas especiales del FBI o la CIA! Sin embargo, esto no nos impide revisar doble, triple y cuádruple los arreglos desde el día del plan hasta el momento del evento y, con razón, puede sentirse demasiado interrogado. Sin embargo, en muchos casos, esto no tiene nada que ver con la persona que estamos poniendo en el centro de atención.

Lo que realmente está sucediendo en estas situaciones es que, dado que las personas en el Espectro Autista trabajan principalmente con certezas, encontramos que la transmisión de un plan perfecto es satisfactoria, de una manera que es a partes iguales agradable y reconfortante. Es más, siempre descubrimos que, si alguien más nos cuenta un plan, parece más definido y, por lo tanto, aún más satisfactorio.

En este caso, simplemente conocer el razonamiento detrás de la acción es una solución, pero, si realmente encuentra tediosas las solicitudes constantes, intenta decirnos en un tono de voz que nos comunique autoridad que ‘nada ha cambiado’. Con eso basta. Gracias, muchas gracias.

III) Nos reímos en momentos inapropiados: No hay un mejor ejemplo de esto que la típica «historia de horror» sobre una persona en el Espectro Autista riéndose incontrolablemente en un funeral e inevitablemente recibiendo miradas de desaprobación de parte de la familia y los amigos del difunto.

La risa en las personas en el Espectro Autista ha llegado a entenderse un poco mejor, y la teoría predominante sugiere que, dado que la risa es uno de nuestros métodos de comunicación más innatos (siendo una de las primeras expresiones que tiene un ser humano antes del lenguaje), podría ser que cuando las personas en el Espectro Autista están experimentando emociones intensas, nuestro cuerpo vuelve inmediatamente a esta respuesta inherente y se ríe.

Posteriormente, interferir con una persona en el Espectro Autista durante este tiempo es decirle que no sienta nada en absoluto y que, si bien está bien trasladarnos a un entorno más aislado, no está bien regañarnos por reaccionar de una manera incorrectamente percibida como de mala educación.

IV) Invadimos el espacio personal: ¿Alguna vez has oído hablar de la amígdala? Es esta masa abultada en forma de almendra la que se encuentra dentro de nuestro cráneo y se cree que es la razón por la que tenemos emociones. Entre otras cosas, la amígdala es excelente para registrar el miedo, cuando algo no está del todo bien y es por eso que, en la mayoría de nosotros, sentimos estrés e incomodidad cuando alguien se acerca demasiado.

Sin embargo, para las personas en el Espectro Autista, nuestras mentes no tienen una relación tan clara con la amígdala y es por eso que, ya sea que los conozcamos por un minuto o una década, no tenemos miedo de invadir el espacio cuando comenzamos un discusión. Por supuesto, esto no explica por qué podemos acercarnos tanto pero nuestra proximidad está directamente relacionada con la pasión que sentimos por la conversación (especialmente cuando se trata de un tema que nos parece muy interesante).

Por lo tanto, si una persona en el Espectro Autista está demasiado cerca de tu espacio personal, no te ofendas. En vez de eso, intenta decirle a él/ella que necesitas algo de espacio, solo recuerda tener tacto.

V) Cancelamos planes en el último minuto: Siempre es un fuerte golpe en el estómago cuando estás arreglado/a y listo/a para salir y, de repente, tu pareja en el Espectro Autista se ausenta inesperadamente. Pero, lo que es más frustrante es cuando esa persona sale con una excusa poco convincente de por qué, es decir, «mi auto se descompuso mientras iba de camino a lavarme el cabello y de repente me enfermé de gripe mientras mi perro se comía mi tarea …»

En realidad, la persona en el Espectro Autista en cuestión probablemente preferiría que todo lo anterior hubiera sucedido ya que, la verdad es que probablemente haya sido atropellada por un camión de ansiedad. No importa cuán decepcionados estén nuestros seres queridos, es probable que nos sintamos el doble de mal por eso.

Entonces, si esto llegara a pasarte, intenta no acumular nuestros problemas y tal vez anímanos a abrirnos sobre la ansiedad que nos invade. Si mencionamos que queremos salir, pero estamos ansiosos por lo inesperado, ofrécenos palabras de consuelo como «Podemos irnos cuando quiera». Además, si la ansiedad es realmente excesiva, ¿por qué no cambiar los planes de la noche a un lugar menos concurrido, como la casa de un/a amigo/a? La diversión no siempre tiene por qué implicar bailar en discotecas y tomar bebidas alcohólicas.

VI) Parecemos arrogantes: De acuerdo, este no es ni la mitad de malo en comparación con los científicos arrogantes y socialmente ineptos que inundan las representaciones del Espectro Autista en el cine y la televisión.

Sin embargo, no es del todo inexacto decir que las personas en el Espectro Autista pueden parecer un poco arrogantes de vez en cuando.

Conocido como ‘síndrome del pequeño profesor’, este comportamiento arrogantes a menudo es una pasión fuera de lugar y surge como resultado de que las personas en el Espectro Autista saben mucho acerca de algo y, posteriormente, quieren compartir hasta el más mínimo detalle de su conocimiento, incluso si ya puede ser más que obvio para la persona con la que estamos hablando.

Si ves esto como molesto o grosero, entonces está bien dejarle saber a una persona en el Espectro Autista que te gustaría hablar sobre otra cosa. Sin embargo, lo más probable es que esto no nos impida continuar con nuestro monólogo, ya que nos brinda una alegría genuina discutir temas que más nos interesan. Incluso si nuestra audiencia no comparte el mismo sentimiento.

VII) Somos demasiado honestos para nuestro propio bien: Pensarías que ser sinceros es algo que querrías promover pero, para proteger los sentimientos de los demás, aparentemente, se espera que mintamos de vez en cuando y, lo que es más, si no lo haces, entonces eres una persona insensible.

Conocido como una mentira piadosa, esto es algo que nos causa mucho dolor como personas en el Espectro Autista, debido a nuestra forma literal de pensar. Sin embargo, estudios recientes sobre personas en el Espectro Autista y mentiras han sugerido que no es tan simple como no mentir porque no podemos. En cambio, los informes de la Universidad de Queen’s han descubierto que, cuando las personas en el Espectro Autista hablan fuera de turno, es porque no estamos dispuestos a fingir y, a menudo, creemos que será menos perturbador, decir la verdad. Sin importar que pueda ser una verdad demoledora.

Dado el razonamiento detrás de esto, creo que haría más daño que bien intentar cambiar este comportamiento en las personas en el Espectro Autista. Por lo tanto, si nos haces una pregunta para la que no te gusta nuestra respuesta, recuerda que se trata de una opinión; opinión que, aunque indiscutible a nuestros ojos, no necesariamente es un hecho.

VIII) Dejamos las conversaciones abruptamente: Como si fuéramos magos, las personas en el Espectro Autista son propensas a desaparecer en un abrir y cerrar de ojos. Sin embargo, a diferencia de los magos, no somos exactamente sutiles al respecto. Esto a veces se puede observar cuando estamos justo en medio de una conversación y luego, una vez que hayamos abierto al boca, abracadabra, estamos listos para irnos.

En verdad, conversar pueden ser un trabajo duro para las personas en el Espectro Autista, ya que encontrar el significado detrás de la combinación de expresiones, palabras y tono de voz es un proceso largo y agotador. Por el contrario, somos nosotros los que podemos quedarnos atrás en las conversaciones y, con tanta información nueva bombardeándonos, nuestro instinto de lucha o huida automática se activa y nos vamos de allí.

Si quieres ayudar a una persona en el Espectro Autista en estas circunstancias y asegurarte de que nos ausentemos prematuramente, danos muchas oportunidades para pedir más información en caso de quearnos atrás y, tal vez, considera hablar más despacio aunque no tan lento que nos aburrimos o sentimos que nos están hablando como niños pequeños.

IX) Hacemos mucho ruido: Aunque a menudo se dice que las personas en el Espectro Autista son introvertidas, parece que nuestras bocas no captaron el mensaje, ya que muchos de nosotros luchamos por mantener un volumen bien nivelado. Esto puede llevar a muchos momentos inapropiados en lugares como hospitales o museos donde, a pesar de que se fomenta el silencio, inadvertidamente hacemos más ruido de lo socialmente apropiado.

En muchos casos, esto se vincula con los dificultades que tenemos para regular nuestros sentidos, ya que es posible que no nos demos cuenta de lo ruidosos que estamos hablando, porque todo suena relativamente al mismo volumen. De manera similar, al medir los sonidos en otros lugares, podríamos creer incorrectamente que necesitamos hablar para que nos escuchen en el fondo, incluso si nuestra voz solo compite con el sonido de un bibliotecario que se mueve a unas pocas habitaciones de distancia.

Esto es difícil de manejar ya que, si alguien es así una vez, es probable que lo vuelva a hacer, incluso durante la misma conversación. Por esta razón, simplemente explícanos que es posible que tengamos que estar un poco más tranquilos, pero hazlo con sensibilidad y paciencia.

X) No siempre seguimos las reglas: Hay muchas reglas en la vida que tenemos que aprender y que nunca nos enseñan. Por ejemplo, decimos «gracias» por un regalo independientemente de si nos guste o no. El problema es que estas sutiles pautas sociales están en todas partes y, la mayoría de las veces, las personas en el Espectro Autista las rompen sin pensarlo dos veces.

Obviamente, no es la intención de una persona en el Espectro Autista romper estas reglas, es solo que, como la mente autista trabaja en absolutos, es decir, favoreciendo las cosas que son ciertas sobre las que no lo son, puede ser difícil entender muchos de estos actos. Por ejemplo, si alguien pregunta «¿cómo estás?», no siempre quieren saber cómo estás, solo quieren que digas «bien» y luego puedes seguir adelante. .

Sin embargo, aunque las personas en el Espectro Autista no son muy buenas para recibir el mensaje cuando el mensaje no ha sido claro, somos increíbles para memorizar lo que se nos dice y somos brillantes para seguir las instrucciones al pie de la letra.

Fuente: Sinclair, J. (2020). 10 «Rude» Things Autistic People Do (And What They Really Mean). Autistic & Unapologetic. Recuperado de (https://autisticandunapologetic.com/2020/07/11/10-rude-things-autistic-people-do-and-what-they-really-mean/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

No Confrontes A Tu Pareja En El Espectro Autista Acerca De Su Comportamiento … Investígalo En Su Lugar

Este artículo se trata de una fórmula que ayudará a mejorar la comunicación entre las personas neurotípicas y sus parejas en el Espectro Autista.

Debido a sus diferencias, abundan los malentendidos entre los neurotipos, y resultan en discusiones, sentimientos heridos y relaciones rotas.

Este nueva estrategia podría ayudar.

Digamos que tu pareja en el Espectro Autista suspira mucho. Como, constantemente. Así es como él/ella respira. Para las personas con ansiedad, Trastorno de Estrés Post-Traumático, Trastorno Obsesivo Compulsivo u otras diferencias neurológicas, suspirar es un intento de calmar los nervios y lograr la homeostasis en el cerebro. Regula la frecuencia cardíaca y la respiración.

Es automático y la mayoría de las personas que suspiran a menudo ni siquiera se dan cuenta de que lo están haciendo hasta que alguien se lo señala.

Ahora, usando este ejemplo, así es como podría ser una interacción si una persona neurotípica usa un método de comunicación de confrontación con su pareja en el Espectro Autista:

Amanda y Daniel

En este escenario, Amanda es neurotípica y Daniel está en el Espectro Autista. Han estado saliendo durante unos meses.

Amanda entra en la habitación donde Daniel está jugando un videojuego. Está absorto en el juego, pero está consciente de que su novia ha entrado en la habitación.

Daniel: ~ suspira ~

Amanda: ¿Qué pasa?

Daniel (confundido): ¿Eh?

Amanda: ¿Qué pasa?

Daniel (todavía confundido): ¿Qué quieres decir?

Amanda (irritada): ¡Tú haces eso cada vez que entro en una habitación! ¿Soy tan irritante para ti?

Daniel (confusión épica): Espera. ¿Hacer qué? No entiendo.

Amanda (llorando): Ni siquiera puedo confrontarte por nada. Simplemente lo niegas.

Amanda sale de la habitación enfadada mientras Daniel la mira fijamente en estado de shock.

Ahora, Amanda siente que su nuevo novio no está absolutamente interesado en ella, y Daniel siente que su novia es emocionalmente inestable. Ambos caminan sobre cascarones durante unos meses más hasta que inevitablemente se separan.

Amanda y Daniel: Versión 2

Bien, ahora aquí están Amanda y Daniel nuevamente, solo que esta vez, ambos usan un método de investigación para comunicarse entre sí.

Amanda entra en la habitación donde Daniel está jugando un videojuego. Está absorto en el juego, pero está consciente de que su novia ha entrado en la habitación.

Daniel: ~ suspira ~

Amanda: Oye. Me di cuenta que solo suspiraste cuando entré en la habitación. Por lo general, cuando suspiro, intento comunicar mi irritación. ¿Estás irritado conmigo?

Daniel: Oh, hola. No. Suspiro todo el tiempo. Ni siquiera me doy cuenta de que lo estoy haciendo.

Amanda: Oh, está bien. Sólo pasaba por aquí. Voy a prepararme un sándwich de jamón y queso. ¿Quieres uno también?

Daniel: Um. Si. De hecho, eso suena bien. Gracias.

Nota adicional: La pregunta del sándwich de jamón y queso allí en realidad es mejor que preguntar: «¿Quieres algo de comer?» Cuanto más directa sea la pregunta a una persona en el Espectro Autista, mejor.

Comunicación investigativa

Entonces, aquí está el método de comunicación de investigación desglosado:

I) Sé curioso/a: Observa el comportamiento y/o lo que se dijo y siéntate con cualquier emoción que te surja. Asegúrate de sentirte lo suficientemente calmado/a para pasar al siguiente paso. Si no es así, aléjate, si es posible, o dile a tu pareja que necesitas un minuto.

Personas en el Espectro Autista: Permitirle a tu pareja neurotípica se aleje cuando necesita un minuto o más es esencial para que esto funcione bien para los dos.

II) Mencione el comportamiento directamente: Empieza con «Me di cuenta que…». Por ejemplo, «Me di cuenta que cuando entré en la habitación, suspiraste». De esta manera, estás mencionando el comportamiento directamente en lugar de preguntarle al temido y ambiguo: «¿Por qué hiciste eso?»

La razón por la que esta pregunta no funciona para las personas en el Espectro Autista es que las personas que viven la condición a menudo tienen motivos para las palabras o el comportamiento completamente diferentes a los de una persona neurotípica.

Nota adicional: De hecho, la mayoría de las personas que están en el Espectro Autista no tienen motivos ocultos. Decimos lo que queremos decir y queremos decir lo que decimos. Entonces, si suspiramos, lo más probable es que estemos tratando de lograr la homeostasis en nuestro cerebro. No es una señal sutil para indicar nada.

Si nos aclaramos la garganta, probablemente tengamos algo que necesitamos soltar. Si decimos que está usando demasiado perfume, su aroma característico nos está dando una sobrecarga sensorial, no estamos tratando de insultarlo como ser humano.

III) Explica qué significa el comportamiento para ti: OK, vamos a continuar.

Después de haber mencionado el comportamiento directamente, para que tu pareja en el Espectro Autista sepa exactamente a qué estás reaccionando, dile a él/ella qué significa para ti el comportamiento, la frase, la oración, la falta de reacción, etc., cuando lo hizo o cuando otras personas lo han hecho/dicho a tu alrededor. Este paso es muy, muy importante.

IV) Haz la pregunta: Después de haber observado, mencionado el comportamiento directamente y explicado lo que significa el comportamiento para ti, haga la pregunta: «¿Eso es lo que quieres decir?»

Habrá una reacción emocional, pero no por las razones que tú crees.

Inicialmente, es posible que recibas una reacción de completa sorpresa y asombro. Tu pareja en el Espectro Autista puede mirarte con la boca abierta y los ojos muy abiertos y sin parpadear. Es posible que te miremos como si te hubieran crecido dos cabezas. Incluso podríamos enojarnos. Esto pasará.

Es solo que, para nosotros, cuando una persona neurotípica atribuye una motivación neurotípica a un comportamiento autista, a menudo es muy irritante porque, si no nos hubieran dicho exactamente cómo lo percibe el cerebro neurotípico, nunca hubiéramos concebido tal motivación por nuestra cuenta. Nuestros cerebros simplemente no funcionan de esa manera.

Además, no confunda esta reacción de sorpresa y asombro con otra motivación oculta.

No hay ninguno.

Estamos literalmente sorprendidos y asombrados.

Es el equivalente a que alguien te diga que llevarle flores es una indicación de que lo odias y que darle una cachetada es una indicación de que te gusta.

Ese es el sentido que tienen para nosotros las motivaciones neurotípicas cuando todavía estamos aprendiendo sobre ellas. Nos puede sacudir y tomarnos un tiempo recuperarnos del susto y asimilar la nueva información.

Sin embargo, eventualmente, tu pareja en el Espectro Autista debería poder explicar sus motivaciones, por lo que el malentendido puede terminar antes de que se convierta en una discusión abierta.

Para las personas neurotípicas, esto no es lo que les resultará naturalmente, pero es algo que pueden aprender a hacer con la práctica.

Además, las personas en el Espectro Autista que lean esto, pueden y deben usar exactamente la misma fórmula con sus parejas neurotípicas.

Fuente: Heidel, J. (2019). Don’t Confront Your Autistic Loved One About Concerning Behavior… Investigate Instead. Neuroclastic. Recuperado de (https://neuroclastic.com/2019/12/09/dont-confront-your-autistic-loved-one-about-concerning-behavior-investigate-instead/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Es Posible Tener Buenas Y Matizadas Conversaciones Online En Interacciones Vía Mensajes De Texto

Algunas de las habilidades que son importantes en línea se superponen con las habilidades que son importantes en la vida real:

  • Asegurarte de que estás entendiendo a alguien correctamente y que lo/la estás entendiendo correctamente (algunos de los mecanismos son diferentes, pero la necesidad de recordar hacerlo es la misma).
  • Recordar que nadie lo sabe todo, incluyéndote.
  • Recordar que puedes decidir con quién quieres hablar y que no tienes que tener conversaciones intensas con todos los que te prestan atención.
  • Tener en cuenta que la persona con la que estás hablando también es una persona real.

Algunas habilidades que pueden ser útiles en persona no funcionan online, por ejemplo:

  • Prestar atención al lenguaje corporal de otras personas puede ser útil en persona, pero online nadie puede ver el lenguaje corporal.
  • Expresar tus pensamientos a través del lenguaje corporal puede ser útil en persona, pero online nadie puede ver el lenguaje corporal.
  • Hacer o fingir el contacto visual puede ser una forma útil de indicar respeto o atención en persona, pero no funciona online. (No siempre es útil o posible en persona tampoco, solo puede ser a veces para algunas personas).
  • Prestar atención a los tonos de voz puede ser útil en persona, pero los tonos de voz no están disponibles en los mensajes texto de la misma manera. (Sin embargo, hay otras formas de transmitir el tono online).
  • En persona, la ropa o el espacio físico a veces pueden expresar ciertas cosas sobre qué tipo de conversación es. Online, esto es mucho menos posible incluso si publica imágenes.

(Una advertencia: Estas habilidades han sido mencionadas porque son cosas en las que muchas personas confían recurrentemente, pero ninguna de ellas es universalmente útil o universalmente posible. Por ejemplo, a veces el contacto visual puede hacer que sea imposible tener una conversación).

Algunas de las habilidades utilizadas para las conversaciones online son diferentes de las habilidades utilizadas en persona, por ejemplo:

  • Evitar participar en discusiones innecesarias con personas irritantes que sólo buscan una reacción de tu parte para burlarse de ti.
  • Averiguar quién bloquear y quién no bloquear.
  • Encontrar y comprender gifs.
  • Redactar de descripciones de imágenes.
  • Expresar el tono a través de los mensajes de texto.
  • Comprender el tono expresado a través de los mensajes de texto.
  • Hacer buenas suposiciones sobre en qué conversaciones públicamente visibles tus opiniones son y no son bienvenidas.

Es muy posible tener buenas conversaciones online, pero algunas de las habilidades son diferentes de las habilidades de las conversaciones en persona. Puede ser una curva de aprendizaje, especialmente al principio, y es muy útil tener en cuenta que si es posible.

Fuente: (2020). It is possible to have good and nuanced conversations online in text-based interactions. Real Social Skills. Recuperado de (https://www.realsocialskills.org/blog/2020/8/6/it-is-possible-to-have-good-and-nuanced-conversations-online-in-text-based-interactions?fbclid=IwAR1AEDllexxXgU_bzPPXbaJax3Ee1Uw8GrVxZl8noEe2gbfBbvcpZ4MPmlc). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Enseñando El Consentimiento A Los Chicos Sin Avergonzarlos Ni Castigarlos

Hoy en día, los padres y los profesores son mucho menos propensos que los adultos de las generaciones anteriores a tolerar o ignorar las conductas sexuales indebidas. Frases como, por ejemplo, «Los chicos son chicos. No se puede cambiar», dejaron de ser una explicación socialmente aceptable para aquellas conductas que hacen daño a los demás.

Pero, ¿son las suspensiones, las expulsiones y los castigos duros la mejor forma de responder ante los impulsos sexuales de los chicos adolescentes? ¿Son la mejor forma de enseñarle a nuestros hijos a respetar a los demás? La experta en educación sexual Amy Lang advierte contra tales reacciones así de duras. «Avergonzar y castigar a los chicos por cómo están navegando el mundo de la sexualidad no les hace ningún bien», dice ella.

Un enfoque más amable, compasivo y apropiado es una forma mucho mejor de ayudar a los chicos a desarrollar una comprensión madura de la sexualidad y el consentimiento.

La mayoría de los padres comienzan a hablar con sus hijos sobre el consentimiento cuando ellos son pequeños. Enseñamos a nuestros hijos que nadie tiene derecho a tocar sus cuerpos sin permiso, y tratamos, día tras día, de enseñarles a nuestros hijos que no tienen derecho a golpear, manosear o dañar a a los demás.

¿Cómo hablar sobre el consentimiento?

A medida que nuestros hijos se acercan a la pubertad, nuestra ansiedad aumenta. Vemos lo que está en el horizonte: enamoramientos, rupturas, experimentos, y de repente nos damos cuenta de que una mala decisión en esta etapa de su crecimiento podría tener ramificaciones permanentes. Más que cualquier generación anterior, somos muy conscientes de los problemas del acoso sexual y la importancia del consentimiento. Hemos visto hombres muy poderosos que alguna vez admiramos siendo acusados de conductas sexuales indebidas, y hemos sido testigos del dolor que sus acciones han causado a sus víctimas.

Ninguno de nosotros quiere criar a un hijo que abuse sexualmente de los demás. Y desviamos nuestra mirada de las noticias a los chicos que tenemos ante nosotros y hacemos el siguiente juramento: «Lo haremos mejor. No permitiremos que los chicos de esta generación se aprovechen de los demás».

Nuestros chicos, mientras tanto, simplemente están tratando de descubrir la vida. «Durante la preadolescencia, ellos simultáneamente están completamente enamorados y completamente avergonzados de sus cuerpos y los cuerpos de los demás», dice Al Vernacchio, profesor de sexualidad de la Friends ‘Central School en Wynnewood, Pennsylvania. «También recién están comenzando a darse cuenta de que pueden ser poderosos y están recibiendo muchos mensajes del exterior sobre lo que es un hombre poderoso».

Muchos de esos mensajes son confusos. Los chicos de hoy están buscando un punto de apoyo en una cultura que aún le asigna valor a los hombres en función de sus fortalezas y sus logros. Están tratando de descubrir qué significa ser hombres en un momento en que nuestra definición social de «hombre» está evolucionando. Y a diferencia de las generaciones anteriores, están rodeados de voces que señalan a la «masculinidad tóxica» como nociva y una posible raíz de las conductas sexuales indebidas.

La polémica palabra de moda «masculinidad tóxica» se refiere a una versión de la virilidad que enfatiza la agresión y el poder, pero, por supuesto, esa no es la única forma de ser hombre. «Demasiados chicos reciben el mensaje de que toda la masculinidad es tóxica todo el tiempo, y ese es un mensaje realmente perjudicial», dice Vernacchio. «Quiero ayudar a los chicos a reconocer los aspectos tóxicos de la masculinidad, pero no caer en la trampa de pensar que ser masculino es ser tóxico».

La preadolescencia y la adolescencia son un buen momento para ayudar a los chicos a luchar con estos mensajes confusos

«Podemos ayudarlos a comenzar a diferenciar entre la masculinidad que queremos que emulen, admiren y respeten, frente al comportamiento tóxico», dice Vernacchio.

Los chicos, lo crean o no, son emocionalmente vulnerables y buscan constantemente una validación externa de su valor. Como resultado, son muy sensibles a la vergüenza y la humillación pública. Sin embargo, los padres y los educadores suelen utilizar enfoques basados ​​en la vergüenza para responder a los intentos de conexión y humor bien intencionados pero mal pensados ​​de los chicos.

Una respuesta dura a las embarradas cometidos por los chicos rara vez es productiva, dice Andrew Irwin-Smiler, Ph.D., un terapeuta con licencia y autor de Citas y Sexo: Una Guía Para El Chico Adolescente Del Siglo XXI. «Avergonzar a alguien no los lleva a una comprensión más matizada del tema», dice Smiler. «En cambio, generalmente los lleva a evitar el tema, la persona que los avergonzó, o ambos».

Un mejor enfoque es aprovechar el momento de enseñanza, porque los errores brindan la oportunidad de hablar no solo sobre el incidente en cuestión, sino también sobre cuestiones más importantes.

¿Cómo enseñar el consentimiento?

Siempre es un buen momento para ayudar a tu hijo a comprender la importancia del comportamiento apropiado y el respeto por los demás.

Aquí hay algunas formas aprobadas por expertos para enseñar a los chicos sobre los límites y el consentimiento:

I) Introducir el «consentimiento cotidiano»: El consentimiento no se aplica solo a situaciones sexuales; el consentimiento se trata de respetar los límites de otras personas. Vernacchio enseña a sus alumnos que se requiere el consentimiento cada vez que va a interactuar con el cuerpo, la propiedad o la reputación de otra persona. ¿Quieres que te preste la chaqueta de tu amigo? Primero pide permiso (consentimiento).

«Necesitamos ayudar a los chicos a entender primero el consentimiento en una situación de bajo riesgo y no tensa», dice Vernacchio. «Mientras más practiquen con el consentimiento cotidiano, mejor lo harán cuando las cosas estén más intensas».

Los padres también pueden demostrar su consentimiento diario llamando a las puertas de sus hijos y pidiendo permiso antes de abrazarse. «Necesitamos mostrarles a nuestros hijos qué significa el consentimiento y cómo funciona», dice Lang.

II) Discutir sobre las dinámicas del poder: Un desequilibrio de poder hace que el consentimiento sea complicado. Como hemos visto en innumerables situaciones de adultos, una persona puede realizar una actividad si siente que objetar la pondría en riesgo de daño. Los chicos pueden entender esta dinámica cuando la expresan en términos que ellos puedan entender. Háblales sobre los «cabecillas», personas con poder en los grupos sociales. Es probable que tu hijo sea muy consciente de los cabecillas de sus compañeros de curso, y probablemente sabe, por experiencia, exactamente lo difícil que es resistirse a las directivas implícitas y explícitas de los cabecillas. Incumplimiento y riesgo de exclusión.

Puedes usar estos ejemplos para ayudar a tu hijo a comprender cómo «el poder interrumpe el consentimiento y hace que sea realmente difícil decir que no», dice Vernacchio. Luego ayude a los chicos a deconstruir los mensajes diciéndoles que siempre busquen la ventaja.

«A menudo, nuestro valor predeterminado para los chicos es: «No dejes que nadie te haga quedar como un tonto», dice Vernacchio. «Puedes interrumpir y redirigir esos mensajes a cosas como,» Respetar tu sentido de lo correcto y lo incorrecto «.

Tales conversaciones también pueden ayudar a los chicos a aprender a pensar antes de actuar. «Enséñale a lo tu hijo a hacer la pregunta: «¿Estoy haciendo esto porque creo que me dará más poder o estatus sobre alguien más?», Aconseja Vernacchio.

III) Enseñarles a los chicos el poder de la palabra «no»: Los chicos a menudo tienen la idea de que decir la palabra «no» es señal de debilidad, lo que les hace difícil objetar si un amigo va demasiado lejos y les cuesta aceptar el «no» de los demás. En cambio, enséñales que la verdadera fuerza es decir lo que realmente quieres decir. Un chico que sabe que puede decir que «no» si no quiere hacer algo es más probable que respete un «no» de otras personas.

«Si los chicos tienen la costumbre de decir que «sí» cuando quieren decir «no», y «no» cuando quieren decir «sí», eso es lo que van a esperar de otras personas», dice Vernacchio. «Les digo a mis alumnos: «La mayor responsabilidad que tenemos en todas las situaciones de consentimiento es decir lo que queremos decir «.

A medida que tu hijo crece, tus conversaciones pueden volverse más explícitas. Juntos, piensen en formas de pedir un beso y desviar la atención sexual no deseada. Discute con él noticias sobre el acoso sexual y conductas sexuales indebidas. Escucha al menos tanto como hables.

«Todo esto es complicado y lleva tiempo», dice Vernacchio. «Pero si queremos criar una generación de chicos que comprendan mejor el consentimiento que nosotros, tenemos que tener estas conversaciones».

Fuente:  Fink, J. (2019). How To Teach Consent To Boys — Without Shaming Them. Your Teen Mag. recuperado de (https://yourteenmag.com/family-life/communication/how-to-teach-consent-to-boys-without-shaming-them). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¿Cómo Consolar A Alguien Que Está Triste O Llorando? (+ Cómo NO Hacerlo)

¿Alguna vez has querido consolar a una persona triste y te encuentras sin saber qué decir?

Es una sensación incómoda querer comunicarte para consolar a alguien pero no saber cuáles son las palabras correctas y cómo comunicarse de forma útil.

Después de todo, no deseas empeorar la situación diciendo algo incorrecto. ¿Cierto?

La buena noticia es que realmente no hay demasiadas cosas incorrectas que puedes decir cuando tratas de consolar a una persona triste.

Las personas generalmente pueden identificar cuando alguien intenta ser amable o empático con ellos, independientemente de las palabras que están usando para comunicarse.

Con toda probabilidad, probablemente hayan tenido una experiencia incómoda en su propio deseo de ayudar a alguien que estaba pasando por algo difícil.

Lo que dices es menos importante que estar presente para la persona.

Tu presencia y voluntad de estar con ellos en su tristeza comunica mucho más de lo que las palabras realmente pueden.

Pero eso no significa que debas entrar en esa situación sin pensar bien tus palabras.

Hay algunas frases simples que puedes usar cuando tratas de consolar a alguien y hacer que se sienta mejor.

I) «Veo que estás molesto/a. ¿Quieres hablar acerca de ello?«: La parte más difícil para muchas personas es comenzar la conversación. Esta es una forma simple.

Puedes comenzar la conversación simplemente preguntando si la persona quiere hablar sobre su problema.

Puede que no, ¡y eso está bien! Es posible que necesiten tiempo para resolver su problema ellos mismos.

Es posible que tampoco estén en el espacio mental adecuado para ser abiertos y vulnerables sobre lo que pueda estar causando angustia.

Esta también es una excelente forma de abrir una conversación si quieres acercarte a un extraño o alguien que no conoces bien y que parece estar angustiado.

Solo incluye una introducción:

«Hola. Soy (X). Puedo ver que estás molesto/a. ¿Quieres hablar acerca de ello?«

No insistas en que la persona se abra o hable si no quiere. Simplemente hazle saber que tú está presente y allí para ellos si cambian de opinión.

II) «Estoy aquí para ti si me necesitas«: La tristeza puede ser solitaria y aislante. Es fácil sentir que otras personas no puedan entender el dolor que podríamos estar experimentando, incluso si sabemos que la otra persona ha experimentado un dolor similar.

Puedes sentir que estás demostrando que estás listo y dispuesto a estar allí para tu ser querido, pero decirlo en voz alta es una confirmación sólida de que comprendes que está pasando por tiempos difíciles y que desea estar allí para ellos. a través de su dolor.

Y luego sigue esa declaración al estar realmente allí.

Las personas tienden a olvidar que el dolor y la tristeza no terminan en el momento en que una persona deja de llorar.

Estar allí para tu ser querido puede implicar consultarlos días después para asegurarse de que todavía reciban el tipo de apoyo que necesitan para superar su dolor.

III) «¿Cómo te sientes?«: Esta es una pregunta esencial porque la tristeza y otros sentimientos negativos pueden no ser las únicas emociones presentes.

Al preguntar cómo se siente la persona, le permite expresar sus otros sentimientos que luego puedes validar y apoyar.

Por ejemplo, digamos que la mamá de tu mejor amigo/a tenía una enfermedad terminal.

Han habido cuidadores durante los últimos años, llevándolos a las consultas médicas, viéndolos pasar por los aspectos más feos de una enfermedad crónica que eventualmente les quitaría la vida.

Su mamá falleció, y te encuentras tratando de apoyar a tu mejor amigo/a.

Es probable que tu mejor amigo/a esté triste, pero también puede tener otros sentimientos sobre la situación.

Puede que ni siquiera estén tan tristes, porque ya han lamentado la pérdida de su mamá mientras ella todavía estaba viva.

Una persona en esa situación puede sentir alivio de que su mamá ya no esté sufriendo debido a su enfermedad.

Ese alivio también es un sentimiento válido, pero uno que puede pasarse por alto mientras todos los demás están lidiando con la pérdida inmediata.

Pueden sentirse culpables por sentir alivio por la muerte de su mamá, porque ¿qué tipo de persona sentiría alivio por la muerte de su mamá?

La respuesta es bastantes personas porque el dolor no suele ser simple. No sería inusual que alguien sienta alivio de que su madre ya no esté sufriendo.

Por lo tanto, no asuma que sabe exactamente lo que siente alguien. Pregúntales, y cualquiera que sea su respuesta, no los juzgues por eso.

IV) Escucha activamente: La parte más importante de proporcionar consuelo a otra persona es tu capacidad de escuchar activamente lo que tienen que decir.

Independientemente de las frases que uses, ya sean las que hemos mencionado aquí o tu estrategia personal, no son tan importantes como tu capacidad de escuchar.

La escucha activa es una habilidad en la que demuestras que la persona que estás escuchando es válida, importante y que vale la pena escucharla.

Estas son afirmaciones que a veces deben hacerse cuando una persona no está en un espacio mental positivo.

La mejor forma de escuchar activamente es eliminar otras distracciones que puedan hacer que la persona piense que no estás prestando atención.

Apaga la televisión, pausa la película, ignora tu teléfono celular mientras hablas con la persona.

Siempre puedes volver a estas cosas más tarde. Apoya con tu presencia a tus seres queridos en sus momentos más difíciles.

Puedes demostrar aún más la escucha activa al confirmar lo que la otra persona dijo en sus propias palabras.

Esto también es útil para la claridad si la persona está teniendo dificultades para comunicar lo que sea que la esté molestando.

Los episodios de silencio son normales mientras la persona está llorando o pensando.

Está bien mirar a tu alrededor en momentos tranquilos. Ofrece a la otra persona un momento privado en lugar de mirarse torpemente.

V) Comprende que no necesitas tener todas las respuestas: Al tratar de consolar a alguien, puede sentir una presión interna para tratar de resolver su tristeza.

Después de todo, no querrás ver a alguien sufriendo más de lo necesario.

Sin embargo, muchos de los dolores de la vida son demasiado grandes para resolverlos en una sola conversación. Algunos problemas simplemente no tienen una respuesta fácil.

A veces, una persona puede necesitar ir a terapia o simplemente necesita más tiempo para resolver lo que le preocupa.

Eso no debería impedir que trates de consolar a alguien que parece estar angustiado. Solo entienda que pueden hacer preguntas retóricas que saben que no tienen respuestas mientras hablan con usted.

Simplemente están expresando su frustración y dolor en voz alta para comunicarse con usted y procesarlo mejor. Déjalos y no cedas ante la presión de responder.

Puedes decir algo como: «No tengo una buena respuesta para eso, pero sí escucho lo que estás diciendo».

VI) No intentes minimizar una situación negativa ni forzarla a ser positiva: Una estrategia común que las personas intentan emplear es tratar de encontrar el lado positivo en las nubes grises de una mala situación.

Rara vez es una buena idea.

El problema es que no todas las situaciones tienen un lado positivo. Puede ser insultante o degradante que su dolor disminuya de esa forma.

Según el ejemplo anterior, la mamá de tu mejor amigo/a que murió por una enfermedad crónica es simplemente algo negativo. Deja que sea negativo.

Puede ser tentador decir cosas como «al menos no estás sufriendo ahora». o «Estoy seguro/a de que está en un lugar mejor».

Pero estos no son mensajes reconfortantes. Son mensajes que minimizan y tratan de cambiar una carga emocional masiva de una forma que no va a ayudar a ese/a amigo/a.

Mucho mejor decir algo como: «Lamento lo de tu mamá. Sé que no hay palabras que puedan hacerte sentir mejor. Solo sé que estoy aquí contigo tanto como puedo».

Y simplemente deje que la persona sienta lo que sea que necesite sentir en lugar de tratar de ofrecer una solución superficial para el dolor.

VII) No te sorprendas de las reacciones emocionales inesperadas: Al tratar de consolar a otra persona, comprenda que sus emociones pueden no ser lo que tú esperas que sean.

Incluso si dice todas las cosas mejores y correctas para tratar de consolar a otra persona, es posible que respondan con enojo o brevedad.

Pueden encontrar insensible este tipo de declaraciones, o puede provocar accidentalmente algo doloroso para ellos que provoque una reacción impredecible.

No tomes estas cosas personalmente. No te dejes frustrar o enojar con la persona. Solo sé tranquilo y deja que la situación continúe sobre cómo debe continuar.

La paciencia lo llevará a través de la situación y le dará a la persona el espacio que necesita para procesar sus emociones.

Recuerda: Tu presencia es más importante que cualquier combinación excepcional de palabras.

Verifica con la persona en el futuro si puedes. Les hará saber que han sido escuchados y que alguien estará dispuesto a ayudarlos en sus momento más difíciles.

Fuente: Nollan, J. (2020). How To Comfort Someone Who Is Sad Or Crying (+ How NOT To). A Conscious Rethink. Recuperado de (https://www.aconsciousrethink.com/12700/how-to-comfort-someone/). Traducido por Maximiliano.

¿Tú Y Tu Hijo/a En El Espectro Autista Tienen Las Mismas Metas?

La mayoría de los padres tienen objetivos muy específicos para sus hijos, e incluso objetivos más específicos para sus hijos en el Espectro Autista. A menudo, esos objetivos comienzan con «Quiero que mi hijo/a sea feliz«. Pero la versión de felicidad típica de un adulto puede no tener mucho que ver con los intereses, habilidades o deseos de un/a niño/a en el Espectro Autista.

¿Por qué los padres establecen objetivos poco realistas para sus hijos en el Espectro Autista?

Muchos padres de niños en el Espectro Autista establecen metas a corto y largo plazo para sus hijos sin pasar mucho tiempo discutiendo el tema con ellos. Esto tiene sentido hasta cierto punto: los niños en el Espectro Autista pueden tener dificultades para imaginar o articular ideas específicas sobre lo que quieren de la vida. Incluso los adolescentes o adultos en el Espectro Autista pueden tener dificultades para tener una visión clara del futuro. Y la consecución de objetivos requiere un grado de pensamiento abstracto y planificación ejecutiva que puede ser irrazonable de esperar.

Sin embargo, surgen problemas cuando los padres rellenan los espacios en blanco con sus propias visiones de lo que es deseable, interesante, cómodo o preferible. Esto se debe a que las esperanzas y los sueños de un adulto neurotípico rara vez son los mismos que los de un/a niño/a, adolescente o joven adulto/a en el Espectro Autista.

De hecho, los objetivos de los padres a menudo se crean, no con su hijo/a en el Espectro Autista real en mente, sino con la esperanza (a veces subconsciente) de que su hijo/a en el Espectro Autista se transformará de alguna manera en un adulto típico. De hecho, muchos padres esperan y sueñan que sus hijos en el Espectro Autista cambien en la medida en que se ajusten a las normas y expectativas de la sociedad.

Metas comunes de los padres de niños en el Espectro Autista

Muchos padres con hijos en el Espectro Autista expresan el deseo de ver a sus hijos felices. Su definición de felicidad puede verse así:

  • «Quiero que mi hijo/a tenga un buen grupo de amigos«.
  • «Quiero que mi hijo/a viva independientemente«.
  • «Quiero que mi hijo/a se case y tenga una familia».
  • «Quiero que mi hijo/a se comporte y piense normalmente».
  • «Quiero que mi hijo/a mantenga un buen trabajo y avance en su carrera».

Como habrás notado, cada uno de los objetivos anteriores, todos los cuales son comúnmente expresados ​​por los padres de niños en el Espectro Autista, se basan en preferencias y habilidades que requieren fuertes habilidades de comunicación social, sólidas habilidades de función ejecutiva, una preferencia por pasar tiempo en grupos sociales y bastante ambición personal. También asumen el deseo de encontrar una pareja romántica permanente e (idealmente) tener sus propios hijos.

Las personas en el Espectro Autista tienen muchas fortalezas, habilidades, intereses y deseos. Pero debido a su condición, es probable que no deseen obtener prestigio social o impresionar a los demás. De hecho, muchas personas en el Espectro Autista prefieren activamente la soledad a los grupos. Algunas personas que viven la condición consiguen pareja, pero a muchas les resulta agobiante la intimidad intensa. Además, es raro que exista una persona en el Espectro Autista que sea ambiciosa en el sentido habitual de querer impresionar y superar a sus compañeros o padres.

Metas apropiadas Para Tu Hijo/a En El Espectro Autista

Entonces, ¿cuáles son los objetivos apropiados para un/a niño/a en el Espectro Autista? Al igual que con todo lo demás relacionado con la condición, las respuestas variarán y dependerán de las fortalezas, intereses y deseos de cada persona.

Aquí hay algunos consejos para comenzar:

  • Los objetivos sociales complejos, como encontrar una pareja romántica, pueden no ser particularmente importantes para tu hijo/a. La realidad es que relativamente pocas personas en el Espectro Autista se casan, aunque muchas desarrollan amistades sólidas.
  • Pocas personas en el Espectro Autista tienen fuertes habilidades de función ejecutiva. Eso significa que nunca les será posible vivir de forma completamente independiente. Por supuesto, tu hijo/a puede mejorar sus habilidades de vida adaptativa, pero es probable que necesite al menos un poco de apoyo para la planificación, el manejo del tiempo, el pago de cuentas y otras tareas importantes.
  • Muchas personas en el Espectro Autista tienen intereses apasionados que pueden convertirse en la base de pasatiempos o incluso carreras. Es una buena idea tener en cuenta los intereses de tu hijo/a al pensar en sus objetivos.
  • Si bien es natural que los padres quieran que sus hijos superen su condición, la realidad es que el Espectro Autista es un diagnóstico que dura toda la vida. Muchas personas en el Espectro Autista desarrollan habilidades fuertes en muchas áreas, pero seguirán teniendo al menos algunos de los rasgos asociados con el diagnóstico.
  • Las personas en el Espectro Autista a menudo son felices en ambientes y situaciones que serían desagradables para las personas neurotípicas. Muchas personas que viven la condición, por ejemplo, valoran la rutina y la familiaridad, mientras que muchas personas neurotípicas disfrutan de la novedad. Muchas personas que viven la condición se sienten contentas haciendo trabajos básicos, mientras que sus pares neurotípicos anhelan mayores desafíos. Estas preferencias son razonables y deben considerarse al establecer objetivos.
  • Quizás lo más importante es que, como padre de un/a hijo/a en el Espectro Autista, es probable que pases mucho tiempo defendiendo sus derechos. Son embargo, cuando se trata de establecer objetivos, son las fortalezas, los intereses, habilidades y preferencias de tu hijo/a que deberían contar más.

Fuente: Forman, J. (2020). Setting Realistic Goals For Your Autistic Child. VeryWellHealth. Recuperado de (https://www.verywellhealth.com/do-you-and-your-autistic-child-have-the-same-goals-260494). Traducido por Maximiliano Bravo.

Consejos Para Hablar Con Adultos En El Espectro Autista

¿Tienes un familiar, un/a vecino/a, un/a colega o un/a compañero/a de curso que está en el Espectro Autista? Si es así, es posible que a veces te resulte difícil comunicarte claramente con esta persona. Si bien no hay dos personas en el Espectro Autista que tengan el mismo lenguaje y habilidades sociales, los siguientes consejos pueden ayudarte a asegurar que tus conversaciones sean lo más fluidas posible.

I) Háblale a él/ella como lo harías con cualquier otro adulto, no un/a niño/a: No asumas que esta persona tiene habilidades cognitivas limitadas. La discapacidad de una persona puede estar más basada en el lenguaje y no relacionada con su capacidad para comprender el contenido de la conversación. En otras palabras, él/ella puede entender cada palabra que dices, pero puede tener dificultades para responder verbalmente.

II) Di lo que quieres decir. Cuando interactúes con un adulto en el Espectro Autista, se literal, claro/a y conciso/a. Evita usar jergas, matices y sarcasmo. Estas formas de comunicación pueden ser confusas y no ser fácilmente entendidas por una persona en el Espectro Autista.

III) Tómate el tiempo para escuchar: Ser un/a oyente activo es una habilidad importante al interactuar con adultos en el Espectro Autista. Tomarte el tiempo para escucharlos les hace saber que los quieres y los apoyas. Si no comprendes lo que dice la persona, haz más preguntas para aclarar lo que está tratando de transmitir.

IV) Si haces una pregunta, espera una respuesta: Si alguien no responde de inmediato a tu pregunta, no asumas que no te han escuchado o entendido. Al igual que los adultos típicos, las personas en el Espectro Autista a veces necesitan un poco más de tiempo para absorber y procesar la información antes de responder

V) Proporciona retroalimentación significativa: Algunos adultos en el Espectro Autista pueden, sin saberlo, comunicarse de forma inapropiada. Prepárate para proporcionar comentarios específicos sobre aquello que fue inapropiado. Brindar comentarios honestos, claros y sin prejuicios puede ayudar a una persona en el Espectro Autista a aprender a navegar con seguridad interacciones sociales complejas.

VI) No le hables como si no estuviera en la habitación. En un ambiente grupal, no hables sobre esta persona como si no estuviera en la habitación. Es fácil caer en esta trampa, especialmente si otros están hablando de esta persona en su presencia. Al modelar un comportamiento apropiado, puedes ayudar a otros a aprender a apoyar mejor a los adultos en el Espectro Autista.

Es importante para aquellos de nosotros que somos familiares, amigos y defensores de las personas en el Espectro Autista, reconocerlos y respetarlos como adultos y ayudarlos a experimentar la mayor autoestima y lograr la mayor independencia posible.

Fuente: Walsh, M. (s.f.). Tips for Talking to Adults on the Autism Spectrum. May Institute. Recuperado de (https://www.mayinstitute.org/news/acl.html?id=1595). Traducido por Maximiliano Bravo.

7 Estrategias Para Enseñar La Toma De Perspectiva

La toma de perspectiva es la capacidad de mirar más allá de tu propio punto de vista, para que puedas considerar cómo alguien más puede pensar o sentir acerca de algo.

Para hacer esto con éxito, debes tener cierta comprensión de los pensamientos, sentimientos, motivaciones e intenciones de los demás. También debes tener información profunda sobre la otra persona o ser capaz de hacer algunas suposiciones inteligentes sobre sus antecedentes y/o cómo experimentan el mundo.

Por ejemplo; Si eres un/a niño/a hablando con otro/a niño/a, puedes hablar fácilmente sobre muchos detalles en el último videojuego.

Pero si tu eres un/a niño/a que habla con un adulto, es útil darte cuenta de que la mayoría de los adultos no tienen muchos videojuegos y es posible que no estén interesados ​​en este tema o que no puedan seguir lo que está diciendo.

Las 4 partes para una toma de perspectiva exitosa:

  • Deja de lado tus pensamientos, sentimientos, motivaciones e intenciones, momentáneamente
  • Considera los pensamientos, sentimientos, motivaciones e intenciones de los demás.
  • Determina si tu conducta debe cambiar o no en función de esa información.
  • Haz cualquier cambio que sea necesario.

Los buenos tomadores de perspectiva monitorean continuamente estos 4 pasos y reevalúan su interpretación de los demás. La mayoría de nosotros desarrollamos las habilidades de toma de perspectiva cuando somos niños a través del desarrollo natural, sin pensar demasiado. Pero para algunos niños, estas habilidades deben enseñarse explícitamente.

¿Qué podría pasar si los niños no pueden tomar la perspectiva de los demás? ¿Tienes algún conocido que describirías como «desconsiderado/a»? ¿Qué tal «egocéntrico/a»? Lo más probable es que pienses en esas personas de esa manera porque no son buenas para tomar una perspectiva.

Para ser considerado como una persona considerada, debemos considerar las perspectivas de otras personas antes de actuar o hablar. Cuando no consideramos cómo nuestras acciones harán sentir a los demás, terminamos pareciendo groseros, desconsiderados y egocéntricos.

Los niños que carecen de una buena perspectiva para tomar habilidades a menudo son considerados desconsiderados y groseros por sus compañeros. Estos niños tienden a hacer lo que les conviene y no tienen en cuenta lo que es mejor para el grupo o cualquier otra persona con la que estén.

Cuando los niños tienen problemas para tomar una perspectiva, generalmente tienen dificultades para hacer o mantener amistades, estar en equipos o ser miembro de un grupo escolar.

Los niños que mejoran su toma de perspectiva son más capaces de:

  • Interpretar las necesidades y deseos (motivación) de los demás.
  • Demostrar consideración y empatía hacia los demás.
  • Navegar con seguridad alrededor de personas que pueden tener malas intenciones
  • Ajustar su conducta para que otros se sientan cómodos.
  • Interpretar tareas en la escuela (especialmente tareas de lectura y escritura) al comprender la perspectiva de los personajes estudiados o la persona que leerá su escritura.
  • Compartir la felicidad de los demás incluso sin compartir el mismo nivel de interés en el tema, simplemente porque les gusta la otra persona.
  • Pensar críticamente sobre situaciones y relaciones sociales y participar en la resolución de problemas personales.

La toma de perspectiva es una habilidad esencial que los niños necesitan para interpretar «por qué» y «cómo» ocurren las situaciones y luego responder adecuadamente a esa información.

Las estrategias útiles para tomar la perspectiva de otro incluyen:

  • Imaginarte a ti mismo teniendo la misma experiencia que otra persona
  • Usando tus propias experiencias pasadas similares para comprender la situación de otro
  • Aplicar conocimiento general (p. ej., estereotipos) sobre cómo es probable que las personas reaccionen en situaciones particulares

Entonces, ¿cómo les enseñamos a los niños a tomar las perspectivas de los demás y mejorar sus habilidades de toma de perspectiva?

I) Modelar la habilidad/conducta: No basta con dar la charla, hay que predicar con el ejemplo. Eso puede ser más difícil de lo que parece, pero demostrar habilidades de toma de perspectiva, en tiempo real con tus hijos o alumnos, es bueno para ti y para ellos.

Es más fácil ser justo y equitativo si nos tomamos el tiempo para ver cómo se ve una situación desde el punto de vista de otra persona.

Los niños pequeños aprenden mucho mirándote, así que cuando les muestres el valor de la toma de perspectiva, es más probable que también participen en ello.

II) Habla sobre sentimientos difíciles: Habla sobre todos los sentimientos con tus hijos o alumnos, no solo sobre las emociones positivas, y enséñeles que todos los sentimientos son válidos.

Reconoce y respeta los sentimientos de tus hijos o alumnos. Los niños podrán comprender mejor las perspectivas de los demás cuando sientan que sus pensamientos, sentimientos y experiencias son comprendidos y respetados.

III) Demostrar comprensión: Muestra a tus hijos o alumnos que comprendes sus perspectivas repitiéndoles lo que los oyes decir o describiéndoles lo que crees que pueden estar pensando o sintiendo, deseando o intentando.

IV) Respetando opiniones diferentes vs. expresar acuerdo: Recuerda que comprender la perspectiva de otra persona no significa necesariamente que esté de acuerdo con ella, sin embargo, es un reconocimiento de cómo están pensando, sintiendo, lo que quieren o necesitan.

V) Muéstrales el otro lado: Por ejemplo, cuando veas que alguien ayuda a alguien más, habla con tus hijos o alumnos sobre lo que cada persona podría sentir o pensar. Ayúdalos a construir conexiones entre las acciones de las personas y sus motivaciones.

También es importante ayudar a los niños a comprender cómo su conducta afecta a otras personas.

Si tu hijo/a o alumno/a arroja un juguete y golpea a otro/a niño/a, ayúdalo/a a construir esa conexión de causa y efecto hablando sobre cómo sus acciones impactan a otras personas o su entorno.

VI) Ser un/a detective: Al igual que los detectives de la vida real buscan pistas para resolver un delito, las personas que son expertas en perspectiva buscan pistas para comprender a otras personas. Ayuda a tus hijos o alumnos a desarrollar estas habilidades alentándolos a observar y evaluar las acciones o conductas de otras personas.

VII) Fomentar la comunidad: Los niños aprenden a valorar y respetar a los demás mediante la construcción de una comunidad, el desarrollo de relaciones y un sentido de pertenencia.

Anima a tus hijos o alumnos no solo a interactuar con los demás, sino también a trabajar juntos, colaborar, resolver problemas y valorar verdaderamente sus relaciones con los demás.

Este respeto mutuo y sentido de comunidad animará a sus estudiantes a pensar en los puntos de vista de los demás.

La toma de perspectiva es una habilidad social extremadamente importante. Espero que hayas encontrado algunas ideas útiles sobre cómo y por qué enseñar a tus hijos o alumnos a mejorar sus habilidades para tomar perspectiva.

Fuente: Basso, C. (2019). Understanding Perspective Taking. Socially Skilled Kids. Recuperado de (https://sociallyskilledkids.com/perspective-taking/). Traducido por Maximiliano Bravo.