¿Qué Es La Honestidad?

La honestidad es una de esas cosas que son bastante obvias. Es una virtud en la que todos están de acuerdo. A todos nos han enseñado desde una edad muy temprana que debemos ser honestos. Cuando podemos contar con que otras personas sean sinceras, nos sentimos seguros de que estamos a salvo, o al menos sabemos qué esperar, y podemos actuar en consecuencia.

La honestidad es cuando no haces cosas moralmente incorrectas. Cuando analizamos la honestidad, encontramos virtudes como la veracidad, integridad, franqueza, lealtad, justicia y sinceridad. Pero también encontramos la ausencia de engaños, mentiras y abstenerse de hacer cosas que no sean, bueno, deshonestas.

No mentir y no robar son cosas que son razonablemente fáciles de hacer. Simplemente significa no hacer cosas, pero ¿qué pasa con las cosas que debes hacer?

¿Puedes decir honestamente que eres sincero/a, que siempre dices tu verdad y que eres leal no solo con los demás, sino también contigo mismo/a? ¿Puedes decir que cuando no mientes, pero tampoco hablas cuando es necesario, que eres honesto/a? ¿Puedes decir que cuando eres siempre directo/a, excepto cuando tu opinión no coincide con la de la multitud, que eres honesto/a?

Cuando miras qué es la honestidad en su conjunto, ¿puedes decir que eres realmente honesto/a?

¿Por qué no somos honestos?

La honestidad es una virtud en la que prospera un constructo social sano, un entorno seguro, y para eso precisamente utilizamos la honestidad: estar seguros. Y si eso significa ser deshonestos bajo una máscara de honestidad, que así sea.

Nos han enseñado a leer la situación y evaluar si es seguro ser honesto/a. Y en la mayoría de los casos, la respuesta es no. Hablar siempre da miedo, incluso cuando lo que dices se alinea completamente con lo que todos están de acuerdo.

Hemos aprendido que ser honestos todo el tiempo crea situaciones peligrosas que no son beneficiosas para nosotros personalmente. Por ejemplo, cuando le dijiste a tu mamá que su comida sabía horrible, ella se enojó y te dijo que eres un/a ingrato/a. O esa vez cuando le diste a tu supervisor/a excelente críticas constructivas, y dos semanas después te despidieron.

Por lo tanto, cumplimos con el status quo sin la más mínima desviación. Aplicamos la honestidad regulada y creamos una persona honesta que está cuidadosamente diseñada para adaptarse a la narrativa de nuestra comunidad. En la superficie, parece que somos personas genuinamente honestas, pero hay un sistema secreto y complicado para mantener la fachada en funcionamiento. Un sistema que evalúa meticulosamente cuál debería ser nuestro próximo movimiento para mantenernos lo más seguros posible.

Optamos por la versión segura de la honestidad, una versión que incluso podría ser peor que la deshonestidad total. Una versión que cuenta la mentira honesta ocasional, pero se abstiene de decir algo en absoluto.

Imagine un mundo donde todos ejecutan un programa de honestidad segura. Es una construcción complicada donde la destrucción está a la vuelta de la esquina. Un lugar donde los unicornios y los arcoiris se vuelven feos rápidamente.

Entonces, ¿cuál es la alternativa?

La alternativa es ser asertivamente honesto/a todo el tiempo. Pero, ¿qué significa eso?

Ser asertivamente honesto/a significa decir lo que piensas, sin importar las consecuencias. Significa que estás dispuesto/a a ofender a algunas personas, a adoptar una postura impopular, porque tu verdad es más importante que cualquier otra cosa. Significa que te atreves a mirar a la cara lo que está mal y decir la verdad, incluso si eso es lo que estás mal. Significa que si tu honestidad no vibra con el status quo, estás dispuesto a marcharte. Sin importa qué.

La honestidad asertiva significa que ya no ignoras al elefante en la habitación. Estás llamando al elefante y diciéndole que salga del camino. Pero, ser asertivamente honesto/a no significa ser arrogante. Significa que eres consciente de tus palabras porque entiendes que tus palabras tienen poder.

Cuando eres asertivamente honesto/a, muestras tus verdaderos colores y las personas pueden anticiparlo. Tal vez no les agradas todo el tiempo, pero definitivamente saben lo que vales y lo que pueden esperar de ti. Al ser asertivamente honesto/a, valiente y decir lo que piensas, creas una base sólida para las personas que te rodean y para ti mismo.

¿Por qué no somos asertivamente honestos?

No somos asertivamente honestos por la simple razón de que tenemos miedo. Porque queremos pertenecer a nuestro entorno, está en nuestro ADN. Es cómo sobrevivimos y prosperamos en esta roca flotante gigante llamada Tierra. Nos necesitamos el uno al otro. Pero, si realmente no confiamos en las personas que nos rodean, jugamos a lo seguro. Después de todo, ¿por qué serías vulnerable cuando estás rodeado de depredadores feroces?

¿Realmente puedes confiar en las personas que te rodean? ¿Puedes decir con confianza que cuando las cosas se ponen difíciles, tu grupo te apoya? Probablemente no, porque lo más probable es que no hagas un esfuerzo adicional por ellos también.

A pesar de que todo parece estar bien en la superficie, hay una guerra en lo más profundo de tu ser. Secretamente no confiamos en otras personas, porque sabemos que realmente no podemos confiar en nosotros también. No somos asertivamente honestos porque pensamos que cuando somos verdaderamente abiertos, las personas nos dominan. Vivimos en un mundo donde la verdad personal de todos está escondida detrás de varias máscaras. La mayoría de las veces, ya ni siquiera podemos llegar a nuestra verdad a través de la telaraña de máscaras que hemos creado cuidadosamente.

Sonreimos cortésmente cuando hablamos con alguien, mientras pensamos en pensamientos oscuros de estrangularlos. Tu mente racionaliza lo que sucedió y tuerce la historia, “sí, es bueno que no hayas hablado porque funcionaría en tu contra”. Pero, mientras tu mente te está engañando, tu alma está gritando por dentro.

Claro, una mentira consciente de vez en cuando no duele, pero si sumamos todos esos pequeños momentos en un día, terminamos con muchas mentiras. El precio que pagamos es mucho más alto que los cinco minutos de conveniencia que obtenemos al abstenernos de ser honestos. La peor parte es que no solo les estamos mintiendo a las personas que nos rodean, nos estamos mintiendo a nosotros mismos.

Cada vez que nos ajustamos a la norma y descuidamos nuestro espíritu interior, cada vez que elegimos dar una respuesta políticamente correcta en aras de que nos gusten, nos matamos un poco a nosotros mismos. Nos convertimos en un fragmento de lo que realmente somos. Nos convertimos en personas no auténticas que compran completamente nuestra propia mentira.

Empieza contigo mismo/a

Al final, si no somos asertivamente honestos con nosotros mismos, nos privamos de la posibilidad de crecer, sanar nuestros traumas del pasado y convertirnos en mejores personas. Si quieres lograr tu máximo potencial, debes ser asertivamente honesto/a.

Y ser asertivamente honesto/a, especialmente contigo mismo, duele. Y mucho.

Significa que tienes que mirarte al espejo y reconocer que estás herido/a, que has cometido errores, que a veces te has avergonzado y que incluso puedes vivir una vida que es demasiado difícil. para que realmente te mires a los ojos.

Significa que aceptas que no estás cerca de lo que aspirabas a ser cuando eras niño/a.

Significa que tienes que perdonarte a ti mismo y hacer las paces con todas las cosas malas que hiciste en tu vida. Significa que sentirás la presión de necesitar cambiar más que nunca. Y cambiar es un trabajo duro, mejor aún, es casi imposible.

Las probabilidades de que seamos mejores personas están totalmente en nuestra contra. Incluso si estamos totalmente motivados para cambiar, todo nuestro sistema y el mundo conspiran en contra de nosotros para mantener las cosas tal como son.

Pero tienes que ser honesto/a, saca esa inmundicia de tu sistema.

Decir la verdad es medicina. Es terapéutico. Pero también funciona a la inversa: si no hablas cuando debe hacerlo, no solo te está mintiendo a ti mismo/a, la injusticia se convertirá en parte de ti. Izquierda o derecha, absorberá el escenario dado, ya sea que hables o no, determina cómo eso ingresa a tu sistema.

Si quieres ser asertivamente honesto/a, debes ser valiente, porque debes tomar algunas decisiones radicales, ya sea que se relacionen con tu trabajo, tus amistades, tu familia. ¿Qué harás? ¿Qué no harás? Piensa, actúa, aprende.

Ser asertivamente honesto/a es una cosa, asumir las consecuencias es un desafío completamente diferente.

Un antes y un después

Si quieres vivir una vida auténtica, debes ser asertivamente honesto/a. Asertivamente honesto/a contigo mismo y con tu entorno.

Ser asertivamente honesto requiere autoconciencia, confianza y autoestima. Incluso cuando el mundo no opta por ser asertivamente honesto, vale la pena seguir el camino difícil.

Y si todos hicieran eso, el mundo cambiaría drásticamente.

Nueva energía y creatividad fluirían a través de nuestras vidas. Tendríamos conexiones sinceras. Las personas se atreverían a abrirse, a hablar, y como resultado, podríamos confiar genuinamente en las personas que nos rodean. Es posible que no estemos de acuerdo con los demás, pero nos respetamos mutuamente por respaldar lo que creemos.

Las personas asertivamente honestas dan un paso al frente y defienden lo que creen. No respetarán el status quo. Y aunque las personas pueden no estar de acuerdo con lo que dicen, hacen algo que la gente no se atreve a hacer: hablan cuando permanecer en silencio es un crimen, y en secreto los respetamos por eso.

En un momento de honestidad asertiva, las personas honestas podría tener todos los ojos puestos en ellas, podría sentirse como extraños. Pero, cuando se calma la conmoción, son libres y descansan bien, mientras que el resto permanece en una prisión. Pero, tal prisión no es la parte más difícil. Lo más difícil es vivir con la sensación de que tuviste la oportunidad de hablar, pero no la aprovechaste. Que le diste la espalda a tu auténtico potencial a cambio de algo de consuelo, de mediocridad, de pertenecer a algo que se basa en mentiras.

Una persona asertivamente honesta puede estar sola, pero se mantiene fuerte como un roble en la tormenta, con sus raíces en el subsuelo y sus hojas tocando el cielo. Puede que no esté rodeado de mucho, pero lo que sea que la rodea realmente quiere estar allí, y es más real que cualquier otra cosa.

Porque cuando todo está dicho y hecho, al menos puedes mirarte al espejo, sonreír y decir: “Hice lo correcto”.

Fuente: Stoelwinder, D. (2020). WHAT IF WE WERE BRUTALLY HONEST. Dennis Stoelwinder . Recuperado de (https://dennisstoelwinder.com/brutally-honest/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

La Frase Que Nunca Debes Decirle A Tu Hijo/a

Tu hijo/a parece que tiene todas las excusas del mundo para no hacer sus tareas. Eso es comprensible. Estás frustrado/a por todas sus tácticas evasivas. Puedes pensar en una razón por la que podría ser y quieres que él/ella lo sepa. Ya sea que se te escape o que tengas toda la intención de expresarle tus opiniones, tú lo dices:

“¡Eres un flojo/a!”

¿Por qué llamar a tu hijo/a flojo/a no está bien? Porque es peligroso.

Aquí están 3 razones:

I) Reduce su autoestima: Lo que le dices a tu hijo/a se convierte en su voz interior. Una declaración crítica de tu parte dejará una huella imborrable en la mente de tu hijo/a con el paso de los años.

II) Estás modelando insultos: Si bien puede parecer solo un adjetivo para ti, es insultante para tu hijo/a. Si él/ella aprende de ti que los insultos están bien, imagina lo que dirá cuando esté frustrado/a con sus amigos, hermanos o incluso con su futuro/a cónyuge e hijos.

III) Es posible que estés ignorando la verdadera razón detrás de la falta de motivación de tu hijo/a: Cuando llamas flojo/a a tu hijo/a, estás descartando cualquier razón genuina que pueda tener para no cumplir sus tareas. Esta es una oportunidad perdida para que tú y tu hijo/a resuelvan el problema de la desmotivación.

¿Necesitas ayuda para descubrir las razones? Poniéndote en los zapatos de tu hijo/a, intenta ver si alguna de las siguientes puede ser la razón.

Razones por las que tu hijo/a parece flojo/a pero en realidad no lo es:

I) Miedo al fracaso: Tu hijo/a puede sentirse incapaz o no cree en sí mismo/a. Si es así, estos son pensamientos negativos poderosos que necesitan mucho apoyo para vencer. Llamarlo/a flojo/a es lo opuesto a lo que tu hijo/a necesita.

Además, si la respuesta de tu hijo/a cuando se le pide que haga algo es “No puedo“, considera la posibilidad de que realmente no pueda. A veces los padres establecen expectativas demasiado altas. Mire cuál es la tarea que desea que tu hijo/a realice. Si es posible, no es razonable que lo logre todo, intente dividirlo en pasos más pequeños que pueda lograr uno por uno.

II) Miedo a ser juzgado/a: Si él/ella ya está siendo juzgado/a por ti por NO hacer algo, imagina cuáles son sus temores si intenta hacer algo. ¿Alguna vez has pensado “Quiero hacer X pero no estoy seguro de qué dirá Y”? Tu hijo/a también puede tener esos miedos. Asegúrale que crees en él/ella y apóyalo/a plenamente. Esto puede funcionar para todas las tareas, desde sacar la basura hasta resolver ese problema de matemáticas.

III) Evitar la frustración: Si lo que le estás pidiendo a tu hijo/a que produzca le causa frustración, es posible que se demore en hacerlo porque es difícil lidiar con esas emociones. Intenta reconocer la frustración. “Sé que es frustrante tener que resolver los nuevos problemas matemáticos. Siempre puedes tomar un descanso cuando te sientas frustrado/a, y yo también estoy aquí si necesitas ayuda”.

IV) Depresión: Algunos de los síntomas principales de la depresión son la falta de motivación, poca energía y no participar en actividades que solía ser capaz de hacer. Si la actitud o el comportamiento de tu hijo/a ha cambiado recientemente y ve este problema en el hogar y en el colegio, es hora de discutir con él/ella si está deprimido/a.

V) Disfunción ejecutiva: Tu hijo/a podría ser capaz de realizar tareas o proyectos a corto plazo o escuchar instrucciones breves y concisas, pero les resulta mucho más difícil seguir esforzándose durante períodos de tiempo más largos. En otras palabras, tú podrías percibir que tu hijo/a está siendo flojo/a, pero realmente podría tener problemas muy reales de disfunción ejecutiva. Y aquí están algunas posibles soluciones:

  • Utilizar calendarios, agendas, listas y alarmas.
  • Hacer un horario al que se pueda hacer referencia durante todo el día para ayudar a mantener el rumbo.
  • Descomponer las tareas grandes en tareas más pequeñas
  • Mantener las áreas de trabajo separadas de las áreas de ocio.
  • Establecer recordatorios sobre las próximas transiciones y cambios en las rutinas establecidas

En resumen, salvo todas estas razones, supongamos que le pides a tu hijo/a que haga algo y simplemente no quiere hacerlo. ¿Por qué la necesidad de llamarlo/a flojo/a? Hay varias otras palabras que podrían describir con mayor precisión el comportamiento de tu hijo/a sin todos los peligros de la palabra con “F”.

Prueba “desmotivado/a”. Pregúntale a tu hijo/a por qué está desmotivado/a y tengan un diálogo. Nunca puedes equivocarte si hablas respetuosamente con tu hijo/a y solucionen el problema los dos juntos.

Fuente: Eadie, J. (2017). The One Phrase You Should Never Say to Your Child. Jenmarie Counseling. Recuperado de (https://jenmarie-counseling.com/never-say-lazy-child/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Formas Para Proteger A Tu Hijo/a En El Espectro Autista Del Ciberacoso

Muchas personas en el Espectro Autista encuentran difícil la comunicación, lo que a su vez puede generar una gran dependencia del ciberespacio y la comunicación online. Si bien es útil de muchas maneras para conectar a las personas, la Internet puede abrirlas a un mundo donde no hay reglas ni protecciones.

El peligro online más común en estos días es el ciberacoso, que se ha extendido ampliamente a edades cada vez más tempranas. Aquí debemos considerar dos aspectos: en primer lugar, ¿qué es el ciberacoso y, en segundo lugar, por qué las personas en el espectro Autista son más vulnerables?

El ciberacoso es una forma avanzada de acoso tradicional que la mayoría de las personas se han enfrentado hasta cierto punto. Incluye todas las formas de dispositivos digitales y admite la comunicación online a través de las redes sociales, correos electrónicos o mensajes de texto. El ciberacoso se expresa en forma de descubrir, enviar, compartir, publicar, incluso chantajear datos personales falsos y dañinos para avergonzar y humillar a alguien más.

Las personas en el Espectro Autista son presas fáciles en incidentes de ciberacoso, ya que muchos experimentan dificultades de comunicación social y tienen dificultades para identificar señales ocultos no verbales de acoso escolar que incluyen:

  • Identificar y reconocer las intenciones propias y de otras personas.
  • Expresando y detectando emociones y sospechando signos de acoso escolar
  • No ser capaces de lo que está sucediendo y proteger su espacio personal

Todos los padres quieren proteger y evitar que sus hijos sean abusados o humillados, así que aquí hay algunos consejos sobre cómo mantener a tus hijos en el Espectro Autista seguros en el ciberespacio.

I) Compartir y observar, pero no invadir: Tu hijo/a es importante para ti, por lo que deseas supervisar cada paso que da. Muchas personas en el Espectro Autista son conscientes de su propia madurez y se irritan y ansían si no les proporcionan cierto nivel de privacidad. Si tu hijo/a es bueno programando computadores y resolviendo complejos problemas matemáticos, le estarás privando la oportunidad de desarrollar sus talentos si le prohíbes el acceso a una computadora. Este tipo de acciones radicales no funcionarán aquí. Genera confianza y comunícate con tu hijo/a en el mismo idioma.

Las personas en el Espectro Autista tienden a interpretar todo literalmente, por eso los mensajes de extraños pueden distraerlos y potencialmente causarles daño. Sé muy sensible y un buen oyente mientras tu hijo/a habla de lo que quiere hablar. Es un proceso lento y requiere tu paciencia y amor, pero de esta manera será más efectivo que tratar de promover tu tema o iniciar una discusión. Tu hijo/a manejan mejor sus dificultades teniendo un día bien organizado y acciones rutinarias repetitivas si algo interviene, notará cambios en su comportamiento.

II) Manténte siempre atento/a a las interacciones online de tu hijo/a: El ciberespacio ofrece a los padres una amplia gama de dispositivos con aplicaciones desarrolladas para la vigilancia y el cuidado de sus hijos en el Espectro Autista. No puedes mantenerte alerta físicamente y estar con tu hijo/a las 24 horas, los 7 días de la semana. Pero remotamente tú definitivamente puedes hacerlo con tecnologías avanzadas. Primero, consideremos cómo estar siempre al tanto de lo que está sucediendo con tu hijo/a y vigilar sus acciones. Puede configurar cámaras ocultas en su habitación que tienen movimiento, detección de sonido y transmisión en línea a tu teléfono.

También puedes configurar el control parental en cualquier dispositivo que utilice tu hijo/a. Se puede usar para descargas y aprobación, como para verificar el historial de Internet, así como hilos de mensajes y llamadas entrantes. En caso de que sospeches y quieras proteger a tu hijo/a, simplemente ejecuta la búsqueda inversa del número de teléfono. Puedes hacerlo simplemente escribiendo el número en la línea de cualquier buscador y obtener algunas coincidencias. O utilizar potentes plataformas específicas para obtener información más detallada.

Fuente: Malecha, V. (2019). Ways to Protect a Child With Autism From Cyberbullies. Autism Parenting Magazine. Recuperado de (https://www.autismparentingmagazine.com/protect-autism-child-from-cyberbullies/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

3 Habilidades De Comunicación Del “Lenguaje Del Amor” Que Fortalecerán Tu Relación

En cualquier relación, aprender el estilo de comunicación o “lenguaje del amor” de los demás es fundamental para que alguien se sienta escuchado/a y comprendido/a. Cuando no sientes que te están escuchando, es posible que no sientas amor.

Por lo tanto, comprender técnicas de comunicación efectivas, tanto las habilidades de comunicación verbal como no verbal, lo ayudará a comunicarse mejor con tu pareja y a sentir menos miedo de hablar sobre tus sentimientos.

Si sientes que tu relación se ha vuelto distante porque tú y tu pareja no se hablan a menudo, entonces es hora de preguntarte “¿Cuál es mi lenguaje del amor?” para saber en qué método te sientes más cómodo compartiendo con tu pareja.

Aprender su lenguaje del amor/estilo de comunicación también es muy importante. Cuanto más se entiendan, más cómodos, felices y amados se sentirán.

Para mantener una relación sana, debes saber cómo comunicarse mejor con tu pareja.

El proceso de comunicación consta de cuatro partes: el/la emisor/a (la persona que se comunica), la codificación del mensaje (cómo tú traduces el mensaje del pensamiento a palabras o texto), su canal de comunicación (cómo tú eliges transmitirlo), el/la receptor/a (la persona que escucha el mensaje) y los retroalimentación.

Se dice que la comunicación es efectiva cuando el mensaje del “emisor” se entrega con éxito al “receptor” y se retransmite a través de la “retroalimentación”.

Esto significa que ambos tienen la misma comprensión del mensaje y no hay confusión sobre el significado o la intención.

Los problemas de comunicación son uno de los problemas más comunes que sufren las parejas en una relación.

Digamos que tú eres el/la emisor/a del mensaje.

El problema habitual en esta etapa es que a veces no eres cauteloso con tu elección de palabras, tono de voz o lenguaje corporal. Puede decir palabras hirientes, levantarle la voz a tu pareja o apuntar con el dedo mientras hablas.

No usar el “canal de comunicación” correcto también es un factor. Los canales de comunicación incluyen escribir, mensajes de texto, chats o correos electrónicos, llamadas telefónicas y comunicación cara a cara.

Algunos optan por publicar sus problemas con sus parejas en las redes sociales en lugar de hablar con ellos personalmente, y esto pondrá en peligro tu relación.

Otros usan chat o mensajes de texto para transmitir sus problemas con sus parejas, lo que muchas veces puede causar problemas de comunicación. Esto se debe a que tu pareja puede tener una interpretación incorrecta del mensaje, no puede ver tus expresiones faciales o escuchar el tono de tu voz.

El/La “receptor/a”, por otro lado, debe leer, observar o escuchar cuidadosamente el mensaje del emisor para decodificarlo y entenderlo correctamente.

Si el/la receptor/a no comprende el mensaje, habrá una “retroalimentación” negativa. Por lo tanto, la comunicación falla porque el receptor no puede entender el mensaje del emisor.

Aquí hay 3 formas en que puede mejorar tus habilidades de comunicación, fortalecer tu relación y aprender a hablar el “lenguaje del amor” de tu pareja:

I) Elige el momento adecuado para hablar: Es importante encontrar el momento adecuado para hablar con tu pareja, especialmente cuando tuvieron una discusión.

Tú y tu pareja deben estar tranquilos, no tener prisas, y no estar estresados ​​cuando tengan una conversación sobre un problema.

A veces, las personas tienden a plantear problemas a sus parejas en los momentos equivocados; especialmente cuando ambos sienten emociones demasiado intensas.

Si tu pareja está de mal humor, cansada o distraída, y repentinamente irrumpió en la habitación para hablar contigo sobre lo que le molesta, la situación empeorará.

Esto se debe a que ambos no están emocionalmente y mentalmente listos para hablar. Es posible que no tengan en cuenta las palabras que escogieron, y pueden sentirse atacados. Esto hará que tu pareja se ponga a la defensiva.

II) Usar la comunicación cara a cara tanto como sea posible: Los mensajes de texto pueden causar malentendidos innecesarios, por lo que es mejor hablar con tu pareja personalmente.

Asegúrate de estar listo/a para prestarle toda su atención cuando él/ella se acerque para hablar contigo. Mantén el contacto visual cuando hables, escucha cuando él/ella está hablando y respóndele con calma.

III) Desarrollar buenas habilidades para escuchar: A veces, la razón por la que sientes que no te escuchan es que no estás escuchando a tu pareja cuando está hablando o expresando sus sentimientos.

Debes escuchar activamente a tu pareja cuando dice algo. No interrumpas mientras hablan. Reconoce que estás escuchando y que entiendes lo que están diciendo.

Solo da tu respuesta después de que hayan terminado de hablar.

Si deseas comunicarte mejor con tu pareja, el mejor consejo para tu relación es aprender su lenguaje del amor y hablarlo con fluidez. ¡Las habilidades de comunicación fortalecerán tu relación y harán que los argumentos y malentendidos sean cosa del pasado!

Fuente: Bilbao, E. (2019). 3 ‘Love Language’ Communication Skills That Will Strengthen Your Relationship. The Minds Journal. Recuperado de (https://themindsjournal.com/love-language-communication-relationship/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Usando CAA En Hospitales Durante El Coronavirus

La pandemia del Coronavirus aumenta los riesgos para las personas que usan la Comunicación Aumentativa y Alternativa (CAA). Los usuarios de CAA pueden tener un alto riesgo de ser ingresados en el hospital durante este tiempo. Es importante hacer planes sobre cómo se puede usar y acceder a CAA en entornos médicos.

Planificación de CAA en entornos médicos

Desafortunadamente, estamos viendo una rápida propagación del Coronavirus. A menudo, los usuarios de CAA pueden ser vulnerables y susceptibles a la infección. Los usuarios de CAA y sus seguidores deben hacer planes en caso de que tengan que ir al hospital o centros médicos. Los usuarios de CAA necesitarán acceso a su CAA en esta configuración. La investigación nos dice que sin acceso a CAA para comunicarse claramente en los hospitales, las personas corren el riesgo de tener resultados negativos.

Aquí están 6 consejos para apoyar a los usuarios de CAA en tiempos de pandemia:

I) Documentar su necesidad de CAA: Es posible que necesites esto para demostrar que tu iPad es esencial para la comunicación. Esta documentación podría ser tan simple como una hoja de papel que indique tu nombre y fecha de nacimiento, junto con una oración que diga que dependes de la tecnología CAA para comunicarte. Mejor aún, obtén un brazalete de identificación médica que enumere tu necesidad de CAA.

II) Desinfecta tu iPad o computadora portátil: Tu iPad o computadora portátil puede transmitir virus y bacterias. Existen problemas válidos de control de infecciones por los cuales un hospital puede no permitirte llevar un iPad a la Unidad de Cuidados Intensivos u otro entorno médico. Sin embargo, el iPad puede desinfectarse efectivamente sin dañar el dispositivo. Retira tu iPad de cualquier funda protectora y desinféctala por separado del iPad. Apple ha publicado una guía sobre cómo desinfectar de forma segura un iPad si tiene dudas.

Cada hospital tiene un oficial o especialista en control de infecciones. Pídele ayuda a este profesional si es necesario.

III) Pídele al hospital que evalúe tu CAA: Todavía te pueden negar el derecho de llevar tu AAC al hospital. Pídele a un/a fonoaudiólogo/a del hospital para evaluar tu necesidad de AAC. Asegúrate de que se notifique al departamento de fonoaudiología del hospital que alguien con necesidades complejas de comunicación ha sido admitido y necesitará apoyo.

IV) Prepare una CAA de respaldo: Si no tiene acceso a tu CAA habitual basado en iPad, ¿qué puedes usar como alternativa? La mayoría de los hospitales ofrecen tableros de comunicación genéricos laminados. El uso de un tablero de tecnología de la luz desconocido es una habilidad adquirida, tanto para ti como para tu interlocutor/a. Si te comunicas seleccionando letras, tu interlocutor/a deberá poder mantenerse al día con la velocidad con la que las seleccionas. Practica seleccionando letras mientras otra persona escribe sus selecciones.

Si te comunica señalando símbolos, los símbolos desconocidos en ubicaciones desconocidas serán un desafío. Si es posible, toma una captura de pantalla de tu CAA actual e imprímela para llevarla contigo. Aún mejor, lamínalo. La pantalla familiar será útil.

V) Si es posible, trae interlocutores conocidos para apoyarte: Puedes expresar tu mensaje usando CAA, pero solo es efectivo si los profesionales médicos se toman el tiempo de escuchar tu mensaje. Tus amigos y familiares pueden ayudar a alertar a los profesionales médicos de que tienes un mensaje y pueden pedirles que esperen mientras tú construyes su mensaje.

Desafortunadamente, algunos hospitales están restringiendo visitantes en este momento. Si tu interlocutor familiar no está allí, es posible que necesites un plan diferente. Considera hacer un vídeo con tu interlocutor/a para explicarle tu sistema de comunicación. Imprime algunas instrucciones o más información sobre tu comunicación. Pueden ayudar incluso si no en persona.

Además, considera un botón o signo que se pueda decir o mostrar rápidamente. Podría decir “Espera mientras escribo mi mensaje”. Esto también puede permitirle más tiempo al hablar con profesionales médicos.

VI) Practica nuevos métodos de acceso: Por lo general, puede escribir tu mensaje o seleccionar símbolos en una pantalla de iPad a través del contacto directo. COVID-19 puede provocar insuficiencia respiratoria en un pequeño número de personas que contraen la enfermedad. Es posible que necesites un ventilador para apoyar la respiración. Si no puedes usar tu CAA de la manera habitual, es posible que debas comunicarse respondiendo preguntas. ¡Esta es una habilidad adquirida, especialmente para tu interlocutor/a! Tu interlocutor/a necesitará capacitación y práctica para hacerte preguntas efectivas. Practica estrategias como responder al escaneo asistido por un/a interlocutor/a y señalar con el ojo ahora, antes de que realmente lo necesites.

Ahora es el momento de prepararse en caso de que necesites CAA en el hospital.

Preparar y planificar

Queremos estar preparados para el Coronavirus. Planifica cómo podría verse la comunicación en situaciones médicas. ¡Lávate las manos, haz un plan y prepárate!

Fuente: Hartman, A. & Sheldon, E. (2020). Using AAC in hospitals during the coronavirus. AssistiveWare. recuperaod de (https://www.assistiveware.com/blog/using-aac-in-hospitals-during-the-coronavirus). Traducido por Maximiliano Bravo.

6 Formas Para Comunicarte Mejor Con Tus Alumnos

Para ser buenos profesores, cambiar nuestro comportamiento es una de las formas más cruciales de apoyar a nuestros alumnos. Un/a niño/a se comunica con éxito en un entorno, solo para tener dificultades en otro. Un/a niño/a conversa recíprocamente con un profesor, pero no le dice nada a otro. Somos rápidos en culpar o, lo que es peor, no creerle al alumno, a su familia o a su terapeuta sobre el éxito anterior del alumno antes mencionado. ¿Pero cuándo nos miramos a nosotros mismos? ¿Qué podríamos estar haciendo que conduzca a este bloqueo, este silencio?

En el campo de apoyar la comunicación de las personas, tendemos a escuchar mucho sobre “crear oportunidades de comunicación” e “diseñar el entorno”. El rol del interlocutor se ve a menudo como alguien que bloquea el acceso a los elementos de alguna manera, y luego incita al alumno a solicitar o comentar sobre ese elemento.

Esta no es una comunicación. Para empezar, a pocas personas les gustaría vivir una vida en la que el acceso a todo lo que amamos es condicional. No es justo. No es respetuoso. Tampoco enseña voz. En cambio, enseña que puede realizar esta acción específica para decir exactamente lo que quiero y obtener el elemento que he seleccionado. Además de esto, crea presión y estrés, dos cosas que con frecuencia dificultan que nuestros alumnos tengan acceso a su lenguaje o habilidades motoras.

Cree en tus alumnos. Ellos mucho que decir. Y, lo más importante, tienen derecho a decir lo que quieran, cuándo quieran, cómo quieran. Si él/ella cometió este error, si no le enseñaron a centrar la autonomía, todavía hay tiempo para cambiar.

I) Comienza creyéndole a tus alumnos: Esta no es solo la primera regla, sino que es la regla más importante. Cuando tus alumnos dicen algo, esa es su voz. Cree que están diciendo algo. Responda en consecuencia. No diga: “No creo que haya querido decir eso”. No digas “él/ella solo está jugando”. No ignores, aléjate, finge que no sucedió. Si puede haber un error, porque a veces todos hablamos mal, espera y observa. O pregunta, simplemente no asumas. La conversación es un arte de co-creación, y debemos respetar a nuestros estudiantes como ese co-creador. Incluso con nuestros comunicadores más antiguos y más jóvenes, que pueden balbucear y explorar mientras aprenden dónde están las palabras … Se benefician de que respondamos a sus palabras. Aprenden el significado y el contexto de esas palabras al escuchar nuestra respuesta.

Por ejemplo, en las clases de inglés, si tu alumno/a dice la palabra incorrecta para lo que tú quieres decir, aún así respóndele. Trabajen juntos para resolverlo. Este es el componente básico de ver tu alumno/a como un/a comunicador/a competente, como alguien que hablará inglés con fluidez algún día. Por eso también él/ella seguirá intentándolo. Sin vergüenza. Nuestros hijos saben si creemos que tienen voz y autonomía, si creemos que pueden ser comunicadores con fluidez. Saben si vale la pena el esfuerzo. También saben cuándo serán dudados, oídos, incomprendidos e incrédulos. Y dejan de hablar. Si un/a alumno/a no usa su sistema de comunicación en su entorno, pero lo usó en otro lugar … Pregunta: ¿Qué puedo hacer de manera diferente? ¿Qué hicieron para apoyarlos? No lo descarte simplemente como una exageración o que no sucedió.

II) Dar mucho tiempo de espera: Oh Dios mío, ¿podemos reducir la velocidad? ¿Has tratado de usar un dispositivo de comunicación para expresar tus pensamientos? Incluso cuando es muy familiar, puede llevar tiempo. Procesamiento auditivo, ansiedad, apraxia … Hay una docena de razones por las cuales tus alumnos necesitan tiempo, y cero razones por las que no debemos darlo. Deja de hacer pregunta tras pregunta. Deja de suponer que no pueden hacerlo si no se puede hacer en 5 segundos o 10 segundos. Deja de suponer que no pueden hacerlo si no se puede hacer a pedido. Aprende a observar. Esté atento a la comunicación durante todo el día. Comenta, haz su pregunta o realiza su acción, y espere. Espera 15 segundos. Espera 30 segundos Espera 2 minutos. Observe a tu alumno/a para ver cuál es su tiempo de espera y luego espera. Cuenta en tu cabeza si es necesario. Aprende a estar bien con el silencio. Pregunte u observe si prefieren su atención, observándoles y dirigiendo su mirada hacia ellos, o si prefieren que se aleje, continúe con una actividad o regrese a ellos en unos minutos. Hay una gran variedad de necesidades. Nuestros alumnos nos dirán cuáles son las suyas, si estamos escuchando.

III) Deja de hacer tantas preguntas; comenta y asómbrate: Piensa en las conversaciones que tienes con tus amigos, tus seres queridos o incluso con tus alumnos hablantes. Comentamos. Llamamos la atención. Describimos nuestros sentimientos o los de ellos. Por lo general, no participamos en 20 preguntas cada vez que conversamos con nuestros amigos. ¿Por qué hacemos esto cuando alguien no habla? ¿Por qué los llenamos de preguntas? ¿Por qué los relegamos al rol de encuestados y nunca los iniciamos? Podemos hacer lo mismo con nuestros usuarios de CAA. Podemos comentar sobre sus acciones: describa lo que están haciendo, describa nuestras propias acciones, comparta nuestros sentimientos, conecte sus palabras o acciones con algo más que conocemos. Si no lo sabes, intenta preguntarte. Intenta ofrecer opciones. Esto puede disminuir la ansiedad y la dificultad de responder a medida que la exigencia cae significativamente. Los alumnos pueden responder cuando pueden y quieren hacerlo, en lugar de sentirse presionados para responder cuando queremos que lo hagan.

Hay muchas más formas de conversar que no implican preguntas. Ejemplos de comentarios para adultos que sazonan nuestros bocadillos (no todos a la vez), con palabras clave resaltadas: Pareces hambriento. Tienes una manzana para el almuerzo. Amo tener manzanas. Comí una manzana anoche. Me pregunto si quieres tu manzana entera o cortada. Me pregunto si quieres tu plátano o manzana primero. Oh, parece que quieres el plátano. Me pregunto si necesitas ayuda para abrir eso. Déjame saber si necesitas ayuda. ¡Tu amigo también tiene un plátano! Me divertí mucho construyendo contigo antes del almuerzo. Me pregunto si deberíamos construir más o tocar música después del almuerzo. Parecías feliz cuando estabas construyendo. Me pregunto qué podríamos decirle a tu mamá sobre tu edificio … Se veía alto y rojo.

IV) Todas las palabras, todo el tiempo, por todas las razones: Esto es solo un recordatorio de que nuestros alumnos necesitan mucho más que unos pocos sustantivos. ¡Necesitan palabras de acción, palabras descriptivas, quejas! Necesitan decirnos cómo se sienten, dónde duelen, qué hicieron el fin de semana pasado. Incluso si todavía no lo están haciendo ahora, necesitan poder crecer en eso. Cuando decimos “las palabras centrales son demasiado difíciles” y luego no las incluimos, estamos creando una profecía autocumplida. Cada estudiante tiene derecho a tantas palabras como pueda acceder. Tienen derecho a tener esas palabras disponibles en todos lados. Y necesitan que modelemos todas esas palabras. No podemos simplemente modelar solicitudes o palabras felices. Deberíamos modelar “esto apesta” y “Odio esto” y “déjame en paz”. Deberíamos modelar “parar” y “ayudar” y “necesitar” y “decir” y todo tipo de palabras. Podemos modelar lo que parece comentar, protestar, hacer preguntas. (¡Sí, nuestros estudiantes deberían poder interrogarnos por una vez!) La autonomía de la comunicación no puede ocurrir sin el acceso a muchas palabras (¡y un teclado!) Muchas veces los estudiantes han dejado de usar sus sistemas de comunicación o han mostrado poco interés simplemente porque no pudieron dicen lo que quieren decir. Las primeras palabras de mis alumnos han sido todo, desde “enojado” y “dejar de molestarme” y “jugar” hasta “entrenar” y “bocadillos de frutas” y “hambrientos”. Todas las palabras.

V) Respeta el poder de su voz: Honestamente, esto es una repetición de la primera regla, pero sí, es tan importante. Si, por ejemplo, tu alumno/a usa su voz para decirte que necesita un descanso, entonces tienes que darle un descanso. Podemos comprometernos, podemos negociar, pero debemos escuchar. La forma más rápida de hacer que un/a alumno/a se bloquee es actuar como si no nos importaran sus palabras. De lo contrario, él/ella aprenderá que otras personas podían poner palabras en su boca e incluso manipular su cuerpo, llegando a la conclusión que su esfuerzo para comunicarse contigo no vale la pena.

VI) Ir con el flujo y reflujo de la comunicación: El crecimiento de la comunicación va y viene. Hay momentos en que nuestros estudiantes pueden hablar mucho, y otros cuando se quedan en silencio. Es posible que tu alumno/a no use su dispositivo de comunicación durante 3 meses, pero luego lo use para hablar contigo durante 25 minutos. Podría significar que está enfocando su energía en otro lugar. Podría significar ansiedad o enfermedad o procesamiento sensorial o incluso solo un cambio temporal en la preferencia de la forma de comunicación. No significa que todo esté perdido. No significa que dejemos de hacer cualquiera de las cosas anteriores. Significa que estamos siendo pacientes, que nos quedamos con ellos y que respetamos cualquier forma de comunicación a la que puedan acceder en esos momentos.

Demostremos a nuestros alumnos que sus voces si nos importan. Queremos escucharlos. Su verdadera voz. Porque el mundo necesita esa voz. Necesitamos esa voz. Y absolutamente tienen derecho a esa voz.

Fuente: (2020). Being A Good Communication Partner. Be A Teaching Unicorn. Recuperado de (https://teachingunicorn.com/2020/05/17/being-a-good-communication-partner/?fbclid=IwAR3sHCVOrIWqLFTV4uW9WafqKqCprZdbGvuEA1bAW8kEr23AfE7AYV3YQ4M). Traducido por Maximiliano Bravo.

Evitando Las Trampas De Explotación Y Manipulación

Hay una razón concreta real detrás de porque se aprovechan de las personas en el Espectro Autista y comienza con la diferencia en la comunicación entre las personas que viven y no viven la condición. La comunicación de las personas en el Espectro Autista está generalmente en un nivel. Somos honestos, directos y no solemos manipular y engañar a las personas. Generalmente no mentimos, aunque muchas personas en el Espectro Autista son capaces de mentir si sienten la necesidad. Pero por lo general, para nosotros no es natural.

Las personas neurotípicas operan de manera diferente en cómo se comunican. Su comunicación tiende a suceder en más de un nivel. Principalmente, esto no hace que sean depredadores y deshonestos y solo genera cierta confusión cuando interactúan con personas en el Espectro Autista, ya que operan de forma diferente. Sin embargo, hay algunas personas que se aprovechan de otros y cuando se encuentran personas en el Espectro Autista que ven las cosas en un nivel, sin darse cuenta de que los demás no lo hacen. Cuando las personas neurotípicas se dan cuenta de las diferencias, ahí es cuando puede ocurrir la depredación.

Algunas Circunstancias Este Tipo De Explotación Comúnmente Ocurre Incluyen:

  • Las personas te llaman o se acercan a ti acerca de productos en venta o, en algunos casos, organizaciones benéficas que buscan donaciones. Las personas en el Espectro Autista no solo tienden a tener dificultades para darse cuenta de que se están aprovechando financieramente de ellas, sino que también pueden no sentirse capaces de responderles asertivamente.
  • Muchas personasen el Espectro Autista son atentas, respetuosas y educadas, y no quieren ser irrespetuosas, lo que puede exacerbar este problema. Otros encuentran que responder asertivamente es casi imposible.
  • En algunas relaciones íntimas, las personas en el Espectro Autista pueden ser manipuladas por sus parejas. Esto a menudo toma la forma de explotación emocional y de ser controlados, pero también puede implicar abuso y violencia.
  • Los criminales pueden convencer a las personas en el Espectro Autista para que colaboren en sus crímenes a cambio de aprobación y “amistad”. Si son atrapados, una persona en el Espectro Autista honesta puede asumir toda la responsabilidad sin darse cuenta de su error.
  • Los matones, en el colegio o en el ciberespacio, a menudo usan esta promesa de aprobación y “amistad” para convencer a las personas en el Espectro Autista de humillarse públicamente u online.

Necesitamos ser conscientes de las posibles amenazas y formas de evitar ser víctimas, pero también recordar que es una fracción de las personas neurotípicas que se comportan de esta manera.

Algunas Estrategias Que Pueden Ayudar Incluyen:

  • Las personas en el Espectro Autista pueden aprender unos de otros sobre situaciones en las que puede ocurrir la explotación y apoyarse mutuamente para enfrentarlas y evitar involucrarnos en tales situaciones.
  • Recuerda que no TIENES que hacer cosas porque los demás te lo dicen. Si algo sientes que está mal, probablemente está mal.
  • Practica actuar con asertividad. Puede llevar un tiempo, pero es una gran habilidad en esta y otras áreas.
  • Todo lo que hagas para respaldar tu identidad como persona en el Espectro Autista, desarrollar su autoestima y autorrespeto se destinará a equiparte con las habilidades y la confianza para evitar que se aprovechen de ti.
  • Reflexiona sobre dónde te ha sucedido la explotación a ti o a las personas que tú conoces. Piensa en lo que habría ayudado en la situación pasada. Mantenga un registro de esto y si surge una situación similar, use las estrategias que ha identificado
  • Y si sucede, analice los problemas y sentimientos, pero no te eches la culpa. Al igual que con todos los contratiempos, trata de aprender lo que puedas de tal situación, obtén el apoyo que necesitas y sigue adelante.

Por último, es importante recordar que este comportamiento no es culpa de las víctimas en el Espectro Autista. Estos problemas surgen como resultado de que una persona o grupo de personas se aprovechen intencionalmente una diferencia de comunicación para su propio beneficio.

Fuente: Purkis, J. (2018). TOO NICE: AVOIDING THE TRAPS OF EXPLOITATION AND MANIPULATION. research Autism. Recuperado de (https://researchautism.org/too-nice-avoiding-the-traps-of-exploitation-and-manipulation/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

8 Consejos Para Personas En El Espectro Autista Y Con Dificultades De Comunicación Durante El Coronavirus

Imagine que eres una persona en el Espectro Autista. Ahora, imagina que todas las personas a tu alrededor llevan puestas mascarillas. No puedes ver sus expresiones faciales y te resulta difícil escuchar las palabras que dicen. Las personas que tienen dificultades de comunicación a menudo mejoran cuando pueden tomar información de todos los aspectos de su interacción con los demás y juntar las pistas. Pero cuando otros usan una mascarilla, se elimina la capacidad de ver un gran porcentaje del lenguaje no verbal que proviene de esa sección de su cara.

Además, las personas en el Espectro Autista a menudo obtienen mejores resultados con la rutina, y en este momento, eso ha cambiado por completo. No olvidemos que están diariamente expuestas a un vocabulario completamente nuevo de palabras que nunca han escuchado antes: “distanciamiento social”, “cuarentena”, “pandemia” y “coronavirus”. Esta podría ser una receta para la confusión que puede conducir al miedo y la ansiedad, y a todos los comportamientos adaptativos naturales, algunos positivos, otros no tan positivos, que los acompañan.

¿Qué podemos hacer para brindar el apoyo adecuado en estos tiempos difíciles?

Primero, debemos reconocer que esto es igualmente difícil para las personas que apoyamos como lo es para nosotros. Más que nunca, necesitamos idear estrategias para ayudar a las personas a poder interpretar la comunicación, incluso cuando proviene de una mascarilla.

Aquí hay algunas formas que hemos identificado para compensar las expresiones faciales faltantes y los sonidos amortiguados que ocurren cuando alguien usa una mascarilla:

I) Inflexión vocal: Enfatizar nuestras inflexiones vocales ayuda a las personas en el Espectro Autista a comprender mejor las diferencias entre declaraciones, preguntas y solicitudes. ¡Ahora es el momento de dejar que tu actor o actriz interior salga de detrás de la máscara!

II) Aumentar los apoyos visuales: No solo son importantes los guiones sociales y los horarios visuales, sino que el uso de imágenes para representar lo que estamos tratando de decir mientras decimos que puede marcar la diferencia. Por ejemplo, en lugar de solo preguntarle a alguien si quiere una bebida, sostén una taza o una foto de un vaso al mismo tiempo.

III) Gestos físicos: Usa gestos físicos para señalar cosas e imitar lo que estamos tratando de decir mientras lo decimos. ¡Pon esas habilidades de imitación a trabajar!

IV) Estrategias proactivas/preventivas: Cuando anticipes que es probable que tu ser querido en el Espectro Autista experimente ansiedad o miedo en una actividad en particular, asegúrese de tener las herramientas y actividades que conoce para calmarlos. Ten juguetes sensoriales o columpios listos o prepárate para salir a caminar.

V) Usar claramente nuestras palabras: Habla despacio y enuncia palabras con más propósito. Este es también el momento perfecto para usar palabras que representan emociones para describir lo que está debajo de la máscara. Por ejemplo, “Estoy muy contento/a con la forma en que acabas de hacer tu cama”. O verbalmente observando: “Pones una gran sonrisa en mi cara”. Otra opción es sostener una imagen que represente tus emociones. Imprime emojis para tenerlos a mano o incluso use una almohadilla de borrado en seco muy pequeña para dibujar caras tristes, caras felices, etcétera.

VI) Juegos de roles: Utiliza juegos de roles de distanciamiento social practicando nuevas formas de saludar a las personas, como agitar la mano en lugar de dar un apretón de manos. Actúa sobre qué hacer si alguien se acerca demasiado, por ejemplo, diciendo “dos pasos, por favor” con una mano extendida.

VII) Transparencia: Las reglas de interacción social están cambiando casi todos los días. Recuerda seguir compartiendo esos cambios abiertamente, de manera informativa, oportuna y positiva.

VIII) Actitud: Esto es, quizás, lo más importante. Es un momento difícil para todos, pero las personas en el Espectro Autista pueden experimentar una mayor sensación de miedo y ansiedad. Prepárese con una actitud positiva y la determinación de ser amable. A menudo, nuestra propia mentalidad positiva es la mitad de la batalla.

Fuente: Sanders, K. & Martin, P. (2020). 8 Tips for People With Autism and Communication Challenges During COVID-19. The Mighty. Recuperado de (https://themighty.com/2020/04/autism-communication-challenges-covid-19/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

“No Pareces Autista …” Y Por Qué Las Personas En El Espectro Autista Odian Tanto Escuchar Esto

Si pasas algún tiempo en la comunidad virtual del Espectro Autista estoy seguro de que sabrás cuánto odian las personas que viven la condición que les digan que no se ven autistas. Pero lo que quizás no sepas es por qué decir esto es tan ofensivo para muchas personas en el Espectro Autista y para los padres de niños que viven la condición.

Echemos un vistazo a todos los pasos necesarios para hacer de esta una de las peores cosas que puede decirle a alguien en el Espectro Autista.

I) Asume que el Espectro Autista tiene un aspecto: Esto es más o menos obvio; Al decir que alguien no parece autista, tú afirmas que algunas personas sí parecen autistas. Por lo tanto, a su vez decir que puede detectar el Espectro Autista simplemente con mirar a alguien.

II) Divide a las personas: Pero aunque insinúas que el Espectro Autista tiene un aspecto y es algo que se puede identificar sólo con la mirada, no crees que la persona con la que estás hablando se vea autista. Por lo tanto, no pueden estar en el Espectro Autista de la misma manera que las otras personas que viven la condición, no como los que se ven. Puede que no quieras decir esto, pero así es como suena.

III) “Normal”: Cuando las personas dice “No pareces autista”, lo dicen con frecuencia como algo bueno. La idea es que te están diciendo que te ves “normal”, por así decirlo. Pero piensa en esto; ellos están diciendo que porque tú no pareces autista, te ves como alguien que no está en el Espectro Autista, alguien en sus ojos que es “normal”. Pero aún eres una personas en el Espectro Autista. Es como decir: “Guau, te ves tan normal, para alguien que no es normal”.

IV) Mejor/menos: Si te dicen que no pareces autista y entiendes que alguien está tratando de felicitarte diciendo esto, piensa en lo que significa ese cumplido. Como dije, significa que piensan que te ves “Normal”. Como si fuera “menos autista” que otra persona. Ahora, lo que esto hace es, en primer lugar, minimizar la forma en que tu condición podría afectarte, pero también poner a sus ojos a toda una masa de personas desconocidas en el Espectro Autista. Como si te ves normal, tú finges no ser una persona en el Espectro Autista, y de alguna manera eso lo hace mejor que las personas a las que pueden decir que si viven la condición.

V) Identidad: Algunas personas en el Espectro Autista les gusta la idea de poder ocultarle su condición al mundo exterior. Y sí, puedo ver cómo eso podría ayudar, por ejemplo, a conseguir y mantener un trabajo. Pero al mismo tiempo hay otras personas en el Espectro Autista que ven su condición como parte integral de lo que los hace quienes son. Que les digan que no se ven autistas puede ser muy molesto solo por esa razón.

Estas son algunas de las cosas que creo que se pueden tomar de la declaración “No pareces autista”. No se puede saber si una persona está o no está en el Espectro Autista con sólo verla. Entonces decirles “No pareces autista” no solamente es irritante, también es incluso ofensivo.

Si lo has dicho en algún momento, no te preocupes. Solo piensa un poco más sobre lo que dices. Todos decimos cosas tontas de vez en cuando, pero la clave es escuchar a las personas cuando explican por qué dichas cosas son ofensivas o groseras, y aprender. La próxima vez, cuando una persona te dice que está en el Espectro Autista, solo piensa antes de hablar.

Fuente: Moran, P. (2016). “You don’t look autistic …” And why Autistic People hate hearing this so much. Askpergers. Recuperado de (https://askpergers.wordpress.com/2016/07/05/you-dont-look-autistic-and-why-autistic-people-hate-hearing-this-so-much/). Traducido por Maximiliano Bravo.

La Investigación Sobre Las Expresiones Faciales Desafía La Forma En Que Pensamos Sobre El Espectro Autista

Los investigadores del Espectro Autista comienzan a pensar que las caras de quienes viven y no viven la condición pueden “hablar un idioma diferente” cuando transmiten emociones. Esto podría significar que las “dificultades sociales” a menudo asociadas con el Espectro Autista pueden, al menos en parte, ser el resultado de diferencias en las expresiones faciales producidas por personas en el Espectro Autista y las personas neurotípicas. Significa que podemos necesitar repensar la idea de que las personas en el Espectro Autista tienen dificultades para expresar sus emociones y, en cambio, considerar que las personas neurotípicas pueden tener problemas para leerlas.

La capacidad de leer expresiones faciales es una parte esencial de la comunicación no verbal. Si solo escucha lo que dice una persona y no puede leer lo que le dice su cara, entonces solo puede tener la mitad de la historia. Solo piense en un momento en que dijo que estaba “bien”, pero su expresión facial decía lo contrario.

Poder leer la expresión facial de alguien es crucial para las buenas relaciones interpersonales. Si no puede leer la expresión facial de alguien, podría dar lugar a respuestas sociales que no son socialmente ventajosas, aconsejables o “correctas”.

Si, por ejemplo, no puedes leer la expresión triste de alguien, no puedes brindar consuelo, palabras de consuelo o un abrazo. Y si no puedes decir que alguien está enojado contigo por su expresión, no puedes disculparte por tus acciones. En ambos casos, esto podría conducir a interacciones sociales menos exitosas y una mayor dificultad social.

Una interacción bidireccional

Según la National Autistic Society, el Espectro Autista es una condición de desarrollo de por vida que afecta “cómo una persona se comunica y se relaciona con otras personas” y el mundo que las rodea. Muchos estudios han demostrado que las personas en el Espectro Autista a menudo tienen dificultades para leer las expresiones faciales de las personas neurotípicas. Históricamente, estas dificultades se han enmarcado como una característica del la condición que conduce a problemas sociales.

Las investigaciones más recientes argumenta que esta visión ignora que las interacciones sociales son exactamente eso: una interacción entre individuos. Dado que las interacciones son necesariamente al menos bidireccionales, es importante que también pensemos en qué tan bien las personas neurotípicas leen las expresiones faciales de las personas en el Espectro Autista.

Los hallazgos de dos estudios recientes sugieren que muchas personas neurotípicas tienen dificultades para leer e interpretar las expresiones faciales y los movimientos corporales de las personas en el Espectro Autista.

Entonces, ¿por qué las personas neurotípicas y las personas en el Espectro Autista tienen dificultades para leer las expresiones faciales de los demás? Una razón podría ser que las personas en el Espectro Autista y las personas neurotípicas producen diferentes expresiones faciales.

Diferencias en las expresiones faciales

Si bien los investigadores aún no saben exactamente qué es diferente acerca de las expresiones faciales producidas por estos grupos, nuestra revisión de la literatura sugiere que puede haber diferencias en la apariencia, frecuencia y duración de las expresiones faciales. Por supuesto, no todas las personas en el Espectro Autista son iguales y habrá algunas personas que viven la condición que hacen expresiones faciales que son realmente similares a las expresiones neurotípicas. Sin embargo, en general parece que las caras de personas en el espectro Autista y personas neurotípicas pueden transmitir emociones de manera diferente.

Por ejemplo, cuando una persona en el Espectro Autista se siente triste podría mover su rostro hacia una expresión que no sería utilizada por la mayoría de las personas neurotípicas. Debido a que esta expresión es diferente de lo que una persona neurotípica puede esperar ver, es posible que no reconozcan que la persona en el Espectro Autista se siente triste.

De manera similar, debido a que la persona neurotípica expresa su tristeza de una manera diferente a la persona en el Espectro Autista, la persona en el Espectro Autista podría no reconocer la tristeza de la persona neurotípica. En ambos escenarios, podrían no consolarse mutuamente y apreciar la respuesta.

¿Por qué importa esto?

Esto significa que lo que anteriormente se consideraba “déficit social” en personas en el Espectro Autista en realidad puede reflejar un desajuste en las expresiones faciales producidas por personas en el Espectro Autista y personas neurotípicas. Esto es realmente crucial, ya que quita el elemento de culpa de la persona en el Espectro Autista y, en cambio, propone que estas dificultades son producto de diferencias entre las personas en el Espectro Autista y las personas neurotípicas.

También puede haber algunos resultados realmente prometedores de estos hallazgos. Por ejemplo, en el futuro, los cuidadores y los médicos podrían recibir capacitación para “leer el lenguaje” de las expresiones faciales del Espectro Autista, lo que reduciría las dificultades de interacción social. Como la investigación sugiere que las expresiones del Espectro Autista pueden ser únicas para cada individuo, estos programas de apoyo pueden necesitar ser personalizados para cada persona en el Espectro Autista.

Estos hallazgos también tienen implicaciones para el diagnóstico clínico del Espectro Autista. Actualmente, las condiciones agrupadas dentro del Espectro Autista son diagnosticados a través de observaciones de la habilidad social y el comportamiento por parte de un médico calificado. Es importante destacar que un médico que no está en el Espectro Autista puede evaluar a alguien como carente de expresiones faciales, cuando, en realidad, estas expresiones son simplemente diferentes de las que producirían ellos mismos; Un estilo diferente de expresión emocional se interpreta falsamente como una falta de expresión emocional.

Puede ser hora de replantear la idea de “dificultades sociales” en el Espectro Autista y alejarse de la idea de “déficit” hacia una de “diferencia” entre las interacciones de personas neurotípicas y personas en el Espectro Autista.

Fuente: Keating, C. & Cook, J. (2020). Research on facial expressions challenges the way we think about autism. The Conversation. Recuperado de (https://theconversation.com/research-on-facial-expressions-challenges-the-way-we-think-about-autism-134053?utm_source=facebook&fbclid=IwAR2Zpn4AHGFgnXjji0yUoFKYiR366ifzNwK0UXh3NGdL8WSMMTSwvByEIv8). Traducido Por Maximiliano Bravo.