Una Lista Para Identificar Fuentes De Agresión En El Espectro Autista

Una de las preocupaciones de los padres más frecuentes y difíciles que vemos en la comunidad del Espectro Autista es el comportamiento agresivo de un/a niño/a o adolescente. Los padres que se preocupan a menudo se sienten frustrados por no poder discernir la fuente de la angustia de sus hijos, o les preocupa que, si bien pueden manejar los arrebatos físicos de un niño/a pequeño/a, no sabrán qué hacer cuando un/a niño/a es mayor y más grande.

La siguiente es una lista de preguntas para abordar cuando se trata de identificar la fuente y aliviar la agresión por parte de un/a niño/a o adulto/a en el Espectro Autista. No necesariamente incluye todas las posibilidades, pero es una lista de preliminar de algunos de los principales problemas que probablemente estén relacionados con el comportamiento observado como agresión por parte de una persona en el Espectro Autista. (Hasta cierto punto, muchos de estos problemas también pueden estar relacionados con la autolesión).

Estos se presentan en un orden rígido de probabilidad o importancia: Todos son factores importantes a considerar e investigar, y pueden afectar a diferentes personas de diferentes maneras y diferentes combinaciones.

I) Asegúrate de que no estén recibiendo ningún tipo de maltrato: En el hogar, en el colegio, en las terapias u otras actividades, por parte de padres, profesores, compañeros de clase, hermanos (incluso lo que podría parecer una burla “normal”), ya sea maltrato físico, psicológico, emocional o sexual.

1a. Si están siendo sometidos a una terapia destinada a normalizar su apariencia, comportamiento o modales, para extinguir las estereotipias, o asegurar el cumplimiento o la indistinguibilidad, están siendo maltratados.

1b. ¿Los profesores aplican castigos grupales por el mal comportamiento de un solo estudiante? Si es así, puede parecer que no tiene sentido comportarse bien o no desquitarse, ya que de todos modos serán castigados por lo que no hicieron. La ansiedad extrema también puede ser el resultado de sentir que nunca se sabe qué es lo correcto, ya que el castigo es aparentemente aleatorio.

II) ¿Tienen un modo de comunicación confiable y seguro? Si no, ¿qué se está haciendo para abordar eso?

2a. ¿Se prioriza la expresión oral en lugar del desarrollo de un modo de comunicación que les funcione mejor?

III) ¿Su comunicación, en cualquier forma que ocurra, es reconocida como tal y honrada? ¿Las personas toman en serio lo que dicen, de cualquier manera que puedan decirlo? ¿Pueden satisfacer sus necesidades por medios no agresivos?

IV) ¿Se presume su competencia? ¿Se respeta su autonomía y derecho a la autodirección en la mayor medida posible? ¿Se está violando su derecho a la autonomía corporal o al espacio personal? ¿Están siendo forzados, empujados, engañados o coaccionados a actividades o modos de interacción social para los que no están preparados? ¿Están siendo puestos en situaciones en las que se sienten sin apoyo o inseguros? ¿Se les permite hacer trabajo académico en su nivel de capacidad? ¿Se reconocen y apoyan sus puntos fuertes? ¿Se confía en ellos para conocer y afirmar sus propios límites? ¿Se incluyen en la mayor medida posible en los planes relacionados con su bienestar, educación y actividades?

V) ¿Hay algo mal en su entorno sensorial, ya sea en casa o en el colegio? ¿El ambiente de su hogar o aula es demasiado ruidoso, caótico, claustrofóbico o impredecible? ¿Están atrapados en un ambiente con otros niños que encuentran abrumadores, hostiles o amenazantes?

5a. Si son buscadores sensoriales intensos de alguna manera (y recuerda que alguien puede ser táctilmente defensivo en algunos aspectos, y también ser un buscador sensorial en otros), ¿tienen una válvula de escape para estímulos físicos intensivos, como un arte marcial, deporte, senderismo, natación o equitación?

VI) ¿Se les permite decir “no” y se les entiende correctamente? Esto no significa que nunca tengan que hacer algo que no quieren hacer (como ir al médico o al dentista), pero si el asunto en cuestión no es una cuestión de vida, salud o seguridad inmediata, ¿están permitidos? para rechazar actividades o situaciones que les resultan incómodas o que no les interesan? Si una situación desagradable es realmente inevitable, ¿se está haciendo todo lo posible para identificar y abordar su incomodidad?

VII) ¿Su tristeza, el dolor o la ansiedad se expresan como enojo o irritabilidad? (Esto es MUY común en las personas en el Espectro Autista). ¿Han experimentado recientemente la pérdida de un miembro de la familia, amigo o compañero de clase favorito, mascota o miembro de su personal de apoyo?

VIII) ¿Han sido interrumpidos sus planes, rutinas o necesidad de ritualización? ¿Ha cambiado algo recientemente en su entorno, vida familiar o entorno social?

IX) ¿Han tenido recientemente un chequeo médico completo o un examen de sangre? ¿Es posible que tengan dolor o incomodidad por una afección médica tratable o alergia y/o sensibilidad alimentaria que les faltan medios verbales para comunicarse? (Incluso en individuos verbales, la alexitimia, los problemas de conciencia corporal y la percepción atípica del dolor pueden dificultar la comunicación sobre su enfermedad o dolor). Los problemas nutricionales, dietéticos y metabólicos también pueden causar estragos en sus capacidades de autorregulación.

X) ¿Se les permite suficiente tiempo de ocio y privacidad? ¿O su horario escolar y terapéutico significa que están trabajando el equivalente a dos trabajos de tiempo completo? ¿Se está abrumando su capacidad para realizar múltiples tareas o procesos? Somos muy vulnerables a la sobrecarga sensorial, de información y emocional. ¿Tienen realmente tiempo libre para hacer lo que quieran o estar solos? ¿Tienen un espacio propio?

Finalmente, algo que recomendamos encarecidamente, si está buscando más orientación o aportes, es encontrar un/a adulto/a en el Espectro Autista o un mentor local para ti, que pueda conocerte a ti y a tu hijo/a, observar su entorno e interacciones, y dar retroalimentación sobre qué tipos de cambios o intervenciones pueden ser útiles.

Fuente: Chavisory. (2014). A checklist for identifying sources of aggression. We Are Like Your Child. Recuperado de (https://wearelikeyourchild.blogspot.com/2014/05/a-checklist-for-identifying-sources-of.html?fbclid=IwAR1drEwddnAsNlJ1WGwjPSZWWG-liTMzGJoIntdkIHq4jk177Uc1SyBz4Rw). Traducido por Maximiliano Bravo.

Anuncios

¿Por Qué Los Niños En El Espectro Autista Merecen Reglas Y Disciplina?

La mayoría de los niños, en algún momento de sus vidas, se portan mal. Pueden golpear a otro niño, agarrar un juguete que no les pertenece o hablar bruscamente cuándo deben preguntar amablemente. La mayoría de los padres y profesores responden a tal comportamiento con consecuencias, como “sentarse a pensar” o prohibirles ver su programa de televisión favorito. A partir de estas consecuencias, los niños aprenden que sus comportamientos son inaceptables; También aprenden que controlar sus impulsos puede tener resultados positivos.

Sin embargo, a menudo, cuando un/a niño/a en el Espectro Autista hace algo por lo que cualquier otro niño recibiría la orden de “sentarse a pensar”, en lugar de una consecuencia, el/la niño/a en el Espectro Autista obtiene una “excepción”, junto con un comentario como “está bien, lo entiendo” o “bueno, hizo su mejor esfuerzo”. Cuando esto le sucede a un/a niño/a que tiene la capacidad de comprender las reglas de comportamiento y controlar sus impulsos, aprende que las reglas no se aplican a él/ella. La próxima vez, él/ella repetirá el comportamiento esperando el mismo resultado.

¿Por qué los adultos podrían no disciplinar a los niños en el Espectro Autista?

La mayoría de los adultos que ignoran los comportamientos inadecuados de los niños en el Espectro Autista lo hacen por la bondad de sus corazones. Pueden creer que el/la niño/a es incapaz de portarse mejor. Pueden creer que las consecuencias les causarán algún tipo de daño emocional. O pueden creer que el/la niño/a en el Espectro Autista se desquitará con furia si se enfrenta a la desaprobación. Sin embargo, cualesquiera que sean sus razones, los adultos que eligen no ofrecer estructura y disciplina a los niños en el Espectro Autista están perjudicando su desarrollo socioemocional.

¿Por qué la disciplina y la estructura son importantes para los niños en el Espectro Autista?

Si hay algo que todos los niños, estén o no estén en el Espectro Autista, absolutamente necesitan para prosperar, es la estructura y la disciplina. Si hay algo que asusta y/o agobia a un/a niño/a, es la falta de participación de los adultos en la creación de un mundo seguro, estructurado y ordenado.

Sí, es más fácil evitar disciplinar a un/a niño/a en el Espectro Autista. Y es tentador suponer que un/a niño/a en el Espectro Autista es incapaz de comprender o seguir las reglas. Sin embargo, en la gran mayoría de los casos, los niños en el Espectro Autista son capaces de comprender y cumplir con las reglas básicas de conducta. Es posible que esas reglas deban modificarse o flexibilizarse, según las circunstancias. Pero un/a niño/a criado o educado sin el beneficio de la estructura y la disciplina es casi seguro que sufrirá las consecuencias a medida que crezca y le resulte imposible integrarse en la comunidad o el mundo laboral.

Mitos Engañosos Sobre El Espectro Autista Y La Disciplina

Existen varios mitos sobre el Espectro Autista que hacen que parezca injusto o inapropiado aplicar reglas de comportamiento. Si bien estos mitos contienen un grano de verdad, es importante separar la verdad de la desinformación.

I) Un niño que no puede hablar (o habla de manera extraña) no puede entender: Estamos acostumbrados a la idea de que la comunicación verbal es un signo de inteligencia. Pero un/a niño/a que tiene un vocabulario excelente no es necesariamente más capaz de tener un buen comportamiento que un/a niño/a con un vocabulario limitado. E incluso un/a niño/a no hablante puede ser capaz de comprender y cumplir con las expectativas de comportamiento, suponiendo que el/la niño/a pueda comunicarse a través de un cartel, un tablero de comunicación, pictogramas u otros medios.

Es posible que debas modificar tu estilo de comunicación para satisfacer las necesidades de un niño con habilidades verbales limitadas o nulas. Por ejemplo, es posible que deba mantener sus palabras simples (“no pegar”, en lugar de “hijo, tú sabes que no pegamos en esta casa”), y es posible que debas usar los medios de comunicación preferidos del niño. Para la mayoría de los adultos, modificaciones como estas deberían ser fáciles de lograr.

II) Los niños en el Espectro Autista nunca se portan mal sin una buena razón: Ciertamente, es cierto que muchos niños en el Espectro Autista responden fuertemente a la información sensorial y pueden mostrar su incomodidad a través de lo que parecen ser comportamientos traviesos. Y también es cierto que los niños en el Espectro Autista son más propensos que los niños típicos a sufrir acoso escolar, lo que puede no ser obvio para el adulto en la habitación. Entonces, sí, a veces los “comportamientos” son el resultado de problemas que pueden y deben abordarse.

Sin embargo, los niños en el Espectro Autista son niños. Se enojan y golpean. Tiran cosas que no deberían tirarse. Ponen las manos en la comida o tiran la comida al suelo. Y al igual que otros niños, los niños en el Espectro Autista necesitan aprender (1) ese comportamiento no es aceptable y (2) hay formas alternativas de comunicar sus sentimientos y necesidades.

III) Es injusto disciplinar a un/a niño/a en el Espectro Autista: Por supuesto, es injusto disciplinar a un/a niño/a por algo que no puede evitar. Entonces, por ejemplo, regañar a un/a niño/a en el Espectro Autista por hacer estereotipias o hacer ruidos podría no ser razonable. Estos son comportamientos que son parte integral de estar en el Espectro Autista, y puede ser casi imposible para el/la niño/a simplemente “extinguir” esos comportamientos.

Sin embargo, no solo es justo, sino necesario, dejar claro a cualquier niño/a que el mal comportamiento intencional es inaceptable. De hecho, permitir un mal comportamiento intencional porque un/a niño/a es “especial” puede crear una gran cantidad de nuevos problemas.

En pocas palabras, cada niño/a merece el respeto y el apoyo representado por una estructura clara, reglas consistentes y disciplina. Estas herramientas, junto con cierta flexibilidad, paciencia e imaginación, pueden ayudar a un/a niño/a en el Espectro Autista a comprender su mundo y sentirse seguro y seguro a medida que crece.

Fuente: Rudy, L. (2019). Why Children with Autism Deserve Rules and Discipline. VeryWell Health. Recuperado de (https://www.verywellhealth.com/why-children-with-autism-deserve-rules-and-discipline-260156). Traducido por Maximiliano Bravo.

Opciones Reales, Control Real: Apoyos Para Tomar Decisiones Cuando No Puedes Hablar

El Modelo De Apoyo En la Toma De Decisiones maximiza la autonomía de las personas que necesitan apoyo para comunicarse. No necesitamos esperar hasta que las personas puedan usar sistemas de Comunicación Diversificada de manera efectiva antes de apoyarlos para que tengan más opciones y control sobre sus vidas.

¿Qué Es El Modelo De Apoyo En La Toma de Decisiones?

Es un proceso para maximizar y proteger la autonomía de las personas con diversas discapacidades. Primero, asegura que las personas en situación de discapacidad estén profundamente involucrada en las decisiones sobre su propia vida. Segundo, reconoce que es natural requerir apoyos para tomar decisiones. Consultar a nuestros seres queridos y colegas, como consultar con nuestro/a cónyuge antes de aceptar un nuevo trabajo u obtener una segunda opinión antes de comprar un auto o una casa. Lo que importa es que la decisión final es nuestra. Este impulso de elección y control es un derecho humano básico.

Presumir Competencia

La toma de decisiones con apoyo se basa en la presunción de competencia. En el campo de la comunicación, a veces pensamos en esto como “presumir que todas las personas pueden aprender a usar sistemas de Comunicación Diversificada”. Esta idea es incompleta. Presumir competencia significa que cada persona puede expresar opiniones y recibir apoyo para tomar sus propias decisiones. No es una habilidad: es la calidad de ser humano. No es condicional.

¿Porque Es Esto Importante?

En el pasado, las personas en situación de discapacidad comunicativa o cognitiva se les consideraban incapaces de tomar decisiones. Se designaba a un sustituto para tomar decisiones (por ejemplo, un/a tutor/a) para que tomara las decisiones por ellos. Se esperaba que este/a tutor/a tomara decisiones para la persona poniendo sus mejores intereses en primer lugar. Pero decidir qué es lo mejor para alguien puede ser complejo y subjetivo.

Hoy, las Naciones Unidas y el movimiento por los derechos de las personas en situación de discapacidad han rechazado el Modelo Sustitutivo en la Toma de Decisiones a favor de un Modelo de Apoyo en la Toma de Decisiones.

Preguntamos qué apoyo necesita la persona para tomar sus propias decisiones: es un derecho.

¿Quién Podría Necesitar Un Modelo de Apoyo en la Toma de Decisiones?

Cualquiera que esté en riesgo de ser considerado incapaz de tomar sus propias decisiones es un candidato para la toma de decisiones con apoyo.

Algunas personas pueden tener dificultades para comprender la información: pueden necesitar tiempo adicional y herramientas adicionales para mantenerse enfocados y considerar sus opciones. Es posible que necesiten ayuda para comprender las consecuencias de las diferentes decisiones.

Algunas personas pueden necesitar que sus opciones se presenten como imágenes: fotos, dibujos o en una lista escrita. Algunas personas pueden tomar decisiones importantes algunas veces, pero no todo el tiempo, como alguien con una enfermedad mental o adicción.

¿Qué Pasa Si La Persona Aún No Puede Usar Sistemas de Comunicación Diversificada?

El Modelo de Apoyo en la Toma de Decisiones comprende que la comunicación ocurre entre dos personas. La responsabilidad que debe entenderse no debe recaer en la persona en situación de discapacidad comunicativo o cognitiva; Es una responsabilidad compartida. Cuando una persona vive con una discapacidad comunicativa o cognitiva muy significativa y aún no puede comunicarse con palabras o símbolos, es su responsabilidad expresar sus preferencias, como lo que le gusta o no le gusta. Es responsabilidad de sus compañeros de comunicación interpretar esta comunicación y actuar en consecuencia, para ampliar la elección y el control de la persona. Las personas que aún no pueden comunicarse con palabras o símbolos requieren el mayor apoyo para la toma de decisiones.

¿Quién Apoya La Toma De Decisiones?

Los padres, los miembros de la familia, los amigos y el personal de apoyo de confianza se unen con la persona en situación de discapacidad comunicativa o cognitiva. Comparten sus conocimientos sobre cómo se comunica la persona y qué apoyo necesitan para tomar decisiones. Forman un círculo o una red.

Para las personas que vive con discapacidad comunicativas o cognitivas más significativas, las investigaciones muestra que las personas que las conocen más íntimamente son las más receptivas a lo que esa persona expresa. Estas personas son las más propensas a tomar medidas para ayudar a la otra persona a tener opciones y control. También son los más propensos a interpretar a la persona con precisión.

Por ejemplo, las personas menos familiares tienen más probabilidades de interpretar un comportamiento inusual como “desafiante”, mientras que alguien que los conoce mejor interpretará el mismo comportamiento como angustia, frustración o una expresión de dolor e incomodidad.

Fuente: (2019). Real choices, real control: support for decision-making when you cannot speak. AssistiveWare. Recuperado de (https://www.assistiveware.com/learn-aac/decision-making-when-you-cannot-speak?fbclid=IwAR00ijWdDlRvFs1Hi68qT0Dzo1nO0RQ09U4TzhOlRgPaT6ABl7x7TCqBvU). Traducido por Maximiliano Bravo.

A Los Padres de Un/a Niño/a Autista Recién Diagnosticado/a …

Si eres padre o madre y estás leyendo este artículo es porque a tu hijo/a recién ha sido diagnosticado/a como Autista. En primer lugar, antes de seguir leyendo, quiero que respires profundamente y te relajes por un minuto. Tómate unos minutos para escuchar lo que tengo que decir. Probablemente hay una serie de emociones que estás sintiendo en este momento. Es posible que te sientas agobiado/a por la cantidad de información que está tratando de asimilar. Tal vez no sabías mucho sobre el Autismo antes de recibir esta noticia, y ahora está tratando desesperadamente de investigar el tema. Tal vez ha sido bombardeado/a con recomendaciones de terapias, recursos, apoyos familiares y todo tipo de otras cosas y no tiene idea de por dónde empezar.

Por el momento, me gustaría que respires hondo y te calmes. El Autismo no es el fin del mundo. El Autismo no es una sentencia de muerte o algún tipo de enfermedad terminal. A pesar de lo que te sientas inclinado/a a pensar (o que hayas escuchado antes), el Autismo realmente no es una tragedia. Tu hijo/a tiene una discapacidad, y debido a este hecho, enfrentarán dificultades diferentes y quizás sean mayores que la mayoría de las demás personas, ya que el mundo no está configurado para satisfacer las necesidades únicas de tu hijo/a. Sin embargo, esto no necesariamente es algo malo o algo de lo que huir o de lo que avergonzarse. Tu hijo/a no está roto/a, tu hijo/a está completo/a. Tu hijo/a no está desaparecido/a, tu hijo/a está presente. El Autismo no es un “caparazón” bajo el cual existe una persona no Autista luchando por escapar. Tu hijo/a es totalmente Autista. El Autismo es una parte de su neurología, la forma en que su cerebro está físicamente conectado. Como persona Autista, tu hijo/a siente, se comunica, piensa y se mueve de manera diferente a la mayoría de las demás personas. Sin embargo, diferente no significa menos, roto/a o malo/a.

Recuerda que el/la niño/a que tenías antes no ha sido reemplazado/a. Ese pequeño trozo de papel que dice “Autismo” en él no cambió el/la niño/a que tenías antes, ni se lo/la llevó. El/La mismo/a niño/a que amas sigue ahí. Cualquier logro o hito que tu hijo/a haya tenido antes de este punto todavía es válido, y no hay necesidad de hacerlos girar en una luz negativa porque ahora sabe que son Autistas.

Mucho de lo que está escrito en el papeleo puede parecer sombrío. Tal vez el equipo de diagnóstico te haya brindado una narrativa trágica sobre lo que tu hijo/a nunca podrá hacer. No escuches nada de eso. En serio. Nadie tiene una bola de cristal. Nadie puede mirar hacia el futuro y decirle lo que tu hijo/a podrá o no podrá hacer. Como cualquier otra persona, las personas Autistas crecen y se desarrollan. Nadie supera o se “cura” del Autismo, pero tu hijo/a aprenderá y desarrollará habilidades para la vida y mecanismos de afrontamiento para ayudarlo a sobrevivir en un mundo neurotípico, y muchas personas Autistas pueden prosperar si se les brinda el apoyo adecuado. El Autismo existe en un espectro tridimensional increíblemente amplio, por lo que realmente no se puede saber con certeza cuál es el futuro para tu hijo/a. Pueden crecer, vivir de manera independiente, tener gran éxito y hasta ganar un Premio Nobel. O bien, pueden crecer y necesitar atención y apoyo continuos. Honestamente, cualquiera de estos podría considerarse igualmente probable. Lo que sí es seguro, sin embargo, es que el Autismo realmente no es una sentencia de muerte o el fin del mundo. Tu hijo/a es completamente capaz de crecer como una persona Autista feliz si se les brinda el apoyo adecuado. Lo que puedes hacer al respecto es amar y aceptar a tu hijo/a Autista por quienes son.

La aceptación no significa “no hacer nada”. La aceptación no significa que tú te “des por vencido” o que hayas dejado de buscar formas de ayudar a tu hijo/a. La aceptación del Autismo significa reconocer que el Autismo no es algo intrínsecamente malo y que es una parte integral de tu hijo/a, al igual que tú tienes partes de tu identidad que son partes integrales de ti. Significa reconocer que tu hijo/a no necesita cambiar quiénes son para ser amados y aceptados.

Muchos padres han adoptado una mentalidad de “guerra” con el Autismo, que están “luchando” contra el Autismo. Ahora te diré que puedes elegir luchar contra el Autismo, pero esta es una lucha que perderás. O mejor dicho, que no querrás ganar, si resultara posible. No solo perderás, sino que el máximo bienestar de tu hijo/a quedará gravemente e irremediablemente perjudicado. Sin embargo, si aceptas a tu hijo/a como una persona Autista, todos serán mucho más felices. ¿Realmente importa mucho si tu hijo/a agita sus manos? Ser como los demás es aburrido de todos modos.

Probablemente hayas recibido una gran cantidad de recomendaciones para todo tipo de terapias y medicamentos. Ten en cuenta que el hecho de que el médico lo recomiende no significa que deba hacerse o que sea lo mejor para tu hijo/a. Desafortunadamante, muchos de estos “tratamientos” probablemente harán mucho más mal que bien. Haz tu investigación y, como parte de esto, deberías consultar a los adultos Autistas que pueden tener una mejor perspectiva sobre estos temas. Hay muchos maravillosos grupo de Facebook en los que los padres de niños Autistas pueden consultar con adultos Autistas sobre el Autismo. Yo recomiendo que los busques y te unas a ellos, porque en realidad las personas Autistas serán tus mejores aliados para ayudarte a cumplir tu responsabilidad de criar a un/a niño/a Autista. También tendrás que tener cuidado de los grupos que promocionan “tratamientos” pseudocientíficos para el Autismo, muchos de los cuales pueden causar graves daños a tu hijo/a. ¡Mantente alerta!

Tú conoces mejor a tu hijo/a y tienes que ser su principal defensor. Esperemos que algún día tu hijo/a aprenda a defenderse por sí mismo/a, pero para el camino inmediato por delante de ti, este será tu trabajo.

Después de escuchar las noticias del diagnóstico de Autismo, es posible que sientas emociones como confusión, tristeza o incluso enfado. Realmente, no puedo culparte por sentirse de esta manera, ya que esta es la reacción esperada de las expectativas (a menudo falsas) que la sociedad ha establecido sobre el Autismo. Muchos son los padres dispuestos a admitir que lloraron cuando supieron que sus hijos son Autistas. Sin embargo, estos sentimientos son completamente innecesarios. No me cansaré de repetir esto. El Autismo no es el fin del mundo. No es una tragedia. No es una sentencia de muerte. Habrán dificultades, sí, ¡pero esto es verdad de cualquiera que sea o no sea Autista! El Autismo es el comienzo de un nuevo viaje, y uno que no necesita estar plagado de tal pesimismo.

En resumen, se trata de un diagnóstico, no un pronóstico.

Fuente: Quincy. (2019). To the Parents of a Newly Diagnosed Autistic Child… Speaking of Autism… Recuperado de (https://speakingofautismcom.wordpress.com/2019/04/07/to-the-parents-of-a-newly-diagnosed-autistic-child/). Traducido por Maximiliano Bravo.

4 Frases que No Decir Acerca de Tu Trabajo Si Quieres que Tus Hijos Desarrollen Una Buena Ética Laboral en el Futuro

Ya sea que ames u odies tu trabajo, lo que digas sobre él puede cambiar la forma en que tus hijos verán sus futuras carreras.

Los niños están naturalmente interesados ​​en lo que sus padres hacen todo el día. Las conversaciones sobre el trabajo pueden ser una gran oportunidad para acercarse y compartir sus valores.

Desafortunadamente, estas conversaciones son difíciles de hacer bien. “El mayor error que veo que las personas cometen es darles a sus hijos la creencia fundamental de que el trabajo es una gran carga”, dice Deborah Gilboa, una doctora y experta en paternidad. “Desearían no tener que ir, por supuesto que no les gusta, o incluso más, que a nadie le guste”.

El problema con eso es que “me gustaría que todos mis hijos trabajen como adultos. Creo que la mayoría de nosotros lo haría “, dice ella. Si deseas que tus hijos vean el trabajo como “lleno de opciones y posibilidades de hacer algo realmente bueno”, aquí hay cuatro frases para evitar.

I) “Tengo que ir a trabajar”: Si tus hijos están lloriqueando por pasar un tiempo lejos de ti, es tentador decir que “tienes” que ir a trabajar, o que alguien tiene que mantener un techo sobre sus cabezas. Pero la verdad es que “siempre es una opción”, dice Gilboa. No importa cómo está tu situación financiera, probablemente podrías resolver algo. Más importante aún, no quieres enseñarle a tus hijos que tú eres una víctima y que no tendrán voz ni control sobre sus vidas adultas.

Entonces, cuando hables con tus hijos, explícales la multitud de razones por las que trabajas. “Algo de eso tiene que ver con el dinero, y es totalmente razonable señalarlo a nuestros hijos”, dice ella. Trabajas para poder costear algunas de las actividades que disfrutan. Lo más probable es que también te gusten algunas partes de tu trabajo. Puedes decirles a tus hijos que disfrutas pasar el tiempo con ellos y disfruta lo que hace para ganarse la vida. Los dos no tienen que estar en en conflicto. Finalmente, puedes decirles a tus hijos que “ir a trabajar es cómo los adultos hacen del mundo un lugar mejor”, dice Gilboa. Por supuesto, no todos son bomberos, profesores o alguna otra profesión en la que la conexión sea obvia. Pero todos los trabajos tienen algún significado. Si trabajas en servicios al cliente, podrías explicarles a tus hijos que “hoy tuve la oportunidad de interactuar con 167 personas y traté a cada una de ellas con respeto”.

II) “¡Odio mi trabajo!”: Está bien si no te gusta tu trabajo. “Es probable que mis hijos estén en una situación en la vida de tener un trabajo que no les gusta”, dice Gilboa. La clave es asegurarte de que sepan lo que estás haciendo para mejorar tu situación. Compartir tus dificultades es la forma en que les enseñas a tus hijos la capacidad de resiliencia, y las dificultades laborales son mucho mejores para compartir con tus hijos que, por ejemplo, los problemas matrimoniales.

“El trabajo es un gran lugar porque no es una amenaza para la unidad familiar, pero los niños ven que todos tienen problemas, desafíos, frustraciones, aburrimiento y fracasos”, dice. ¿Tienes la intención de hablar con tu jefe sobre tu carga laboral? ¿Cómo estás navegando tus relaciones con colegas? ¿Estás tomando una clase nocturna que te ayudará a moverte a un rol diferente, o estás buscando un trabajo diferente? Todas estas son excelentes formas de hablar sobre cómo estás navegando en una situación no tan perfecta, mientras les das a tus hijos la confianza de que también pueden hacerlo.

III) “(X) es un idiota”: Chismear sobre tus colegas es una mala idea por dos razones. Primero, “Nada está fuera de juego con nuestros hijos”, dice Gilboa. No tienen filtros, y es muy probable que tu hijos se encuentren con tu colega en algún momento y anuncies: “¡Oh, esta es la persona que tú dices que huele muy mal!” Segundo, “Estamos modelando para ellos el tipo de relaciones que nosotros queremos que tengan “. No tienes que ser amigo de todo el mundo, pero no hay nada que ganar tratando mal a los demás en la oficina o en el patio de recreo.

IV) El viernes será un bonito día, entonces faltaré al trabajo. Aún me quedan unos días de vacaciones extra: No hay nada de malo con tomarse un descanso cuando lo necesitas. Debes modelar límites saludables con tus hijos. Pero poner excusas o ser deshonesto para evitar conflictos o hacer algo que no quieres hacer envía un mal mensaje. “No modeles una mala ética laboral para tus hijos y luego des un giro y desees que piensen lo contrario”, dice Gilboa. Lo siguiente que sabes es que tus hijos sugerirán que simplemente le digan al profesor que el computador tuvo un virus para no hacer sus tareas. Y sabrás exactamente a quién culpar.

Fuente: Vanderkam, L. (2016). 4 Things You Say About Your Job That Can Hurt Your Kids’ Future Careers. Fast Company. Recuperado de (https://www.fastcompany.com/3056586/4-things-you-say-about-job-that-can-hurt-your-kids-future-careers). Traducido por Maximiliano Bravo.

Consejos Sencillos que los Padres Solteros de Hijos en el Espectro Autista Necesitan Saber

Cuando tu matrimonio llega a su fin, es común sentir una serie de emociones. Culpa, depresión, ira o incluso alivio. Permítete sentir todas estas emociones. Se necesita tiempo para sanar. Has tomado una decisión que cambiará tu vida y que les afectará a ti, a tu cónyuge y a tu hijo/a. Poner fin a tu relación es una gran pérdida, y es un proceso hacerle frente a esta pérdida. Tú puedes experimentar dolor.

Y por más difícil que parezca, una vez que aceptes esta transición, comprenderás que tus responsabilidades están cambiando y encontrarás la confianza en tí mismo/a como padre/madre soltero/a. Acepta nuevas posibilidades para tú crecimiento personal. Confía en ti mismo/a. Rodéate de amigos y familiares que apoyen tu decisión. Es un nuevo comienzo para ti y tu hijo/a. Sigue adelante. Una visión optimista es importante. Conéctate con padres de ideas afines que te brindarán apoyo, refuerzo positivo y ayuda cuando lo necesites.

Los padres solteros de hijos en el Espectro Autista a veces pueden sentirse muy aislados. Encuentra apoyo en tu comunidad; reúnete a otros padres solteros que comparten tu misma situación. Pregúntales sobre sus estrategias y qué ha sido exitoso para ellos y sus hijos. Únete a un grupo de apoyo del Espectro Autista. Y si no hay uno, crea uno. Aunque el divorcio es una decisión difícil, criar a tu hijo/a en el Espectro Autista es viable. Realmente lo es.

Estos son algunos consejos para los padres solteros de hijos en el Espectro Autista

I) Tómate tiempo para ti mismo: Sal a pasear, hazte un masaje, duerme. Está bien rejuvenecerse para ser un/a mejor padre/madre. Es importante hacer actividades placenteras y tener una vida más allá de criar a tu hijo/a en el Espectro Autista.

II) Hacer nuevas reglas: Cocina menos, limpia menos y vive con menos dinero. No trates de ser el/la padre/madre perfecto. Haz menos cosas. Eso te liberará de las presiones innecesarias de ser padre/madre soltero/a.

III) Pide ayuda: Involucra a tus amigos y familiares. Por ejemplo, crea un Día de los Abuelos para que tu hijo/a lo comparta. Muéstrate dispuesto a pedir ayuda y aceptarla cuando la necesitas. Recuerden, nadie aquí es superhumano.

IV) Escoge un día especial para compartir con tu hijo/a en el Espectro Autista: Escoge un día de la semana para pasarlo bien con tu hijo/a y deje que él/ella planifique el día. Como un día de cine, una comida especial en un restaurante o llévelos para elegir un nuevo libro de su librería local.

V) Crear un nuevo presupuesto: Haz una lista de sus necesidades y deseos y prioriza tu lista. Por ejemplo, Necesidades: terapia de lenguaje, grupo de habilidades sociales, terapia ocupacional, Deseos: tecnología asistiva, libros de intereses especiales o cualquier taller deportivo o artístico.

Fuente: Wada, K. (2017). Simple Tips Single-Parents with an Autistic Child Need to Know. Autism Parents Magazine. Recuperado de (
https://www.autismparentingmagazine.com/tips-single-parents-with-autistic-child-need-to-know/). Traducido por Maximiliano Bravo

Consejos Para Construir y Fortalecer la Autoestima de los Adolescentes en el Espectro Autista


Si tienes un/a hijo/a adolescente en el Espectro Autista, no te sorprendes que las personas con dicha condición tienen muchas dificultades sociales. Los adolescentes en el Espectro Autista tienden a mantenerse solos, usualmente tienen modales únicos y les cuesta la interacción social, lo que aumenta su riesgo de sufrir abuso y exclusión de parte de sus pares. Es por eso que la autoestima en adolescentes en el Espectro Autista requiere un alto nivel de atención.

Las dificultades particulares de los adolescentes en el Espectro Autista requieren que los padres brinden atención especial a ciertas áreas en las que los padres de niños “típicos” no tienen que concentrarse tanto. Si bien la autoestima siempre es importante en los adolescentes, las personas en el Espectro Autista exigen una mayor ayuda.

¿Cómo inspirar la autoestima en adolescentes en el Espectro Autista?

Si bien la autoestima en adolescentes en el Espectro Autista puede ser un área problemática, no es imposible. Pero aquí está la parte difícil: no puedes obligar a tu hijo/a en el Espectro Autista a trabajar en sus habilidades sociales.

Ir a la terapia tendrá un efecto limitado, si tu hijo/a adolescente no siente la necesidad de hacer cambios, no lo hará. Y obligarlos a esforzarse más para hacer amigos e interactuar con sus pares a menudo será respondido con una rebelión y disminuirá su autoestima aún más.

Aquí hay algunos consejos sobre cómo inspirar la autoestima en adolescentes en el Espectro Autista;

I) Dificultades vs rasgos de personalidad: Si bien tu hijo/a adolescente puede tener varios problemas en la interacción social, también puede desviarse de lo “típico” en formas perfectamente normales. No está mal estar interesado en un tema inusual, tener un extraño sentido del humor o preferir quedarse en casa en lugar de ir a una fiesta. Es importante para ti discernir entre comportamientos derivados de personalidad frente a comportamientos derivados de dificultades.

II) Intenta controlar en tus frustraciones: Sé que puede ser frustrante ver que tu hijo/a tiene problemas para hacer amigos y ni siquiera lo reconocen, pero puede que todavía no sea obvio para ellos. Ahora, puedes romper el tema preguntándoles si han hablado con alguien nuevo o han hecho amigos en la escuela, pero cuando la respuesta no es lo que esperas, trata de no enojarte. Eso solo les hará sentir que no son suficientes, lo que empeora la autoestima en los adolescentes en el Espectro Autista.

III) Dales recursos: La mayoría de los adolescentes en el Espectro Autista piensan de manera muy estricta y lógica. Es posible que tu hijo/a haya llegado a la conclusión de que es imposible para ellos hacer amigos. Para demostrar que esto es incorrecto, tal vez dales un ejemplo de alguien en el Espectro Autista que tenga amistades cercanas y luego pregúnteles si les gustaría algunos recursos que podrían ayudarles a desarrollar mejores habilidades sociales.

IV) Sé paciente, reconoce las pequeñas victorias: Se necesita tiempo y práctica para mejorar las habilidades sociales. Puede sentir que te estás moviendo a paso de caracol, pero es importante reconocer pequeñas victorias y mantenerte positivo. Digamos que tú sales a cenar y tu hijo/a adolescente saluda a la anfitriona en el frente, que puede parecer nada, pero si nunca lo han hecho antes, es importante reconocer con elogios.

En general, todo lo que puedes hacer es brindar amor, apoyo y oportunidades para que tu hijo/a avance. Esta combinación de factores crea un ambiente perfecto para desarrollar la autoestima en adolescentes en el Espectro Autista.

Fuente: Day, G. (2018). Tips for Building and Strengthening Self Esteem in Autistic Teens. Discover Seven Stars. Recuperado de (https://discoversevenstars.com/blog/tips-build-self-esteem-in-autistic-teens/). Traducido por Maximiliano Bravo.

La Sobreprotección Daña a Tus Hijos en el Espectro Autista

La sobreprotección tiende a ser mucho más frecuente por parte de la mamás, pero eso es probablemente porque ellas suelen ser las principales cuidadoras de los niños. No obstante, también es posible ser un papá sobreprotector.

No hay que confundir la sobreprotección con el fenómenos de la “crianza helicóptero”, porque es un fenómeno mucho más invasivo.

La “crianza helicóptero” consiste en querer vigilar qué hacen y dónde están tus hijos en todo momento. La sobreprotección en el Espectro Autista consiste en alejar a tus hijos de los “límites” ya establecidos. Es más generalizado y, por lo tanto, más dañino.

Por ejemplo; En una fiesta de graduación, un/a papá/mamá helicóptero querrá acompañar a su hijo/a en el Espectro Autista hacia y desde el salón de baile. Incluso podrían querer quedarse y vigilar las cosas mientras el baile está en progreso. Esto en sí mismo es asfixiante.

Por otra parte, un/a papá/mamá sobreprotector/a querrá intervenir en la composición del menú de la cena de gala antes de que le sirvan la comida a su hijo/a en el Espectro Autista. Podrían tratar de cambiar por completo la forma en que funciona el baile para adaptarse a las necesidades específicas de su hijo/a. O simplemente pueden decir que su hijo/a no irá (sin haberle dado la oportunidad para decir que sí).

Si bien estos son signos de gran cuidado y protección, también son muy perjudiciales para el desarrollo de tu hijo/a.

I) ¿Por qué los límites deben ser superados?

El Espectro Autista viene con tantos límites. Hay límites sensoriales de sonido, textura, gusto, olfato y visión. Hay límites establecidos por miedos arbitrarios, por reglas y por rutinas. Todos estos límites hacen que la vida en el Espectro Autista sea muy difícil.

Todos comenzamos nuestros viajes de paternidad como novatos, pero terminamos como expertos en las habilidades y los límites de nuestros hijos. Nos convertimos en predictores de sus reacciones, sus colapsos emocionales y sus dificultades sensoriales.

Sabemos, por ejemplo, remover su plato en el instante en que alguien, por ejemplo, un visitante, toca algo de su comida. Sabemos instintivamente que no querrán ir a un lugar ruidoso y lleno de gente, y somos expertos en manipular a los huéspedes para reducir la probabilidad de que nuestros hijos reciban un inesperado abrazo, beso o palmadita en la espalda.

El problema es que sin superar constantemente estos límites, éstos se volverán rígidos y reducirán la capacidad de nuestros hijos para adaptarse al mundo que los rodea sin modificaciones.

Es importante enseñar a tus hijos a tratar continuamente de ampliar sus propios límites. Si un lugar es ruidoso, deberían probarlo con los auriculares con cancelación de ruido. Si hay una alta probabilidad de contacto con la piel, deben tratar de usar ropa con mangas largas. Si está sirviendo una comida, especialmente si es una de sus comidas favoritas, debes alentarlos a que prueben los alimentos que han estado en contacto.

Los gustos cambian mientras crecen, pero si limitas a tu hijo/a únicamente a sus gustos de la infancia, lo/la privarás de la oportunidad de crecer y cambiar.

Si tu hijo/a solo come nuggets de pollo, debes idear de vez en cuando una situación en la que tenga que elegir otra cosa. Superar los límites es la única manera de expandir su mundo.

II) ¿Por qué el fracaso es tan importante como el éxito?

Ponemos mucho énfasis en el éxito y es muy importante celebrar nuestros éxitos; los momentos en que nuestros hijos en el Espectro Autista logran evitar un colapso emocional, los momentos en que pasan tiempo con un visitante sin monologar excesivamente acerca sus intereses especiales, los momentos en que logran comer alimentos de sabores o texturas inusuales.

A veces, se siente que el éxito es tan difícil de alcanzar para nuestros hijos en el Espectro Autista que necesitamos celebrar cada pequeño logro como si fuera una gran victoria. Es fácil olvidar qué parte del fracaso juega un papel en el éxito.

Cada éxito suele ir precedido de múltiples errores, incluso si están separados por años. Cada fracaso es una oportunidad de aprendizaje, una oportunidad para que tú y tu hijo/a discutan qué salió mal, por qué las cosas no resultaron, cuáles fueron las alternativas y cómo podrían arreglar las cosas.

El éxito es donde celebramos, pero el fracaso es donde aprendemos.

Sobreproteger es esencialmente “planificar para el fracaso”. Las personas que supervisan a sus hijos en el Espectro Autista eliminan el potencial de fracaso antes de que ocurra sin darse cuenta de que también están eliminando la oportunidad para que sus hijos aprendan.

Es algo que comienza cuando son pequeños. Sabemos que nuestros hijos van a derribar nuestros jarrones o estatuillas favoritas, así que los guardamos, fuera de su alcance. Sabemos que derramarán jugo sobre la mesa, por lo que compraremos posavasos o cambiaremos su taza a un vaso antiderrames o una caja de jugos con una pajilla.

Sabemos que sus compañeros los agobiarán, por lo que nos esforzamos por invitarlos a jugar solamente de uno a uno. A medida que nuestros hijos crecen, sabemos que no pueden jugar felices en grupos, por lo que simplemente rechazamos las invitaciones de cumpleaños para evitar colapsos potenciales. Finalmente, un día, las invitaciones dejan de llegar y nos preguntamos por qué nuestros hijos no pueden hacer amigos.

Al planear eliminar el fracaso de la vida de nuestros hijos, detenemos el proceso de aprendizaje y reducimos sus posibilidades de éxito.

III) ¿Por qué los padres necesitan alivianarse por su propio bien?

Hay muchos artículos que hablan sobre la tasa de divorcio del 80% cuando hay hijos en el Espectro Autista. Es recomendable no prestarle demasiada atención a esos artículos o estadísticas. Tu matrimonio no está bajo el control de tus hijos. Depende completamente de los adultos encontrar su camino y, con demasiada frecuencia, estos artículos buscan culpables donde no los hay.

Los matrimonios fracasan por una amplia variedad de razones, pero rara vez fallan cuando las parejas se dedican a mantenerse mutuamente como prioridad número uno.

Aquí es donde entra en juego la conexión con la sobreprotección. A veces, los padres pueden centrarse tanto en sus hijos en el Espectro Autista que construyen todo el mundo a su alrededor. Dedican todo su tiempo a sus hijos y muy poco a sus propias necesidades o a las de sus cónyuges.

Los niños en el Espectro Autista anhelan orden y estructura. Si tu enfoque en satisfacer sus necesidades inmediatas pone en peligro tu matrimonio, entonces no estás considerando sus necesidades a largo plazo.

IV) Moraleja de la historia

No hay dudas al respecto. Nadie es inmune a la sobreprotección. Incluso familias sin hijos en el Espectro Autista desarrollan actitudes sobreprotectoras. Desde los padres que están demasiado aterrorizados para dejar salir a sus hijas, a las madres que prefieren mantener a sus hijos en casa, para su propia compañía, que dejar que vayan solos al colegio.

Nuestros miedos y nuestros instintos sobreprotectores con respecto a nuestros hijos en el Espectro Autista ponen en riesgo nuestras relaciones y el futuro de nuestros hijos.

Tómense un tiempo para pensar cómo podrían hacer que sus hijos sean un poco más independientes y cómo tú y tu cónyuge pueden encontrar un poco más de tiempo de calidad juntos. Sus vidas serán mucho más felices por ello.

Fuente: Bolland, G. (2019). Over-Parenting kids on the Autism Spectrum. Life With Aspergers. Recuperado de (https://life-with-aspergers.blogspot.com/2019/03/aspergers-and-over-parenting.html). Traducido por Maximiliano Bravo.

Preguntas Claves Para Encontrar el Grupo de Habilidades Sociales Adecuado Para Tu Hijo/a

El dominio de las habilidades sociales es generalmente un esfuerzo continuo para los niños en el Espectro Autista. Justo cuando dominas una habilidad, los compañeros crecen, cambian y es hora de una actualización. ¿Cómo sabe si tu hijo/a está listo para beneficiarse del aprendizaje de habilidades sociales en un entorno grupal?

Los grupos de habilidades sociales promueven oportunidades de práctica segura para nuevas habilidades al mismo tiempo que fomentan el apoyo entre pares, desarrollan amistades y brindan modelos positivos. Para configurar a tu hijo/a para el éxito futuro, es importante considerar cuidadosamente las habilidades y la dinámica de grupo que está buscando. Aquí hay ideas para ayudar a guiar su búsqueda

I) ¿Qué habilidades necesita mi hijo/a?

Los grupos son una herramienta poderosa para promover la generalización de las habilidades en las que su hijo ha trabajado duro en la terapia. Ahí está la cita de Stephen Shore, “Si has conocido a una persona en el Espectro Autista, has conocido a una persona en el Espectro Autista“. El mismo concepto se aplica a los grupos; es de vital importancia que encuentre un grupo que esté trabajando en las habilidades que tu hijo/a necesita. Practicar guiones sociales con compañeros y leer las sutilezas de la comunicación social son habilidades importantes, pero también son habilidades muy diferentes que no todos los niños en el Espectro Autista necesitarán practicar en la misma medida. Sé directo y honesto sobre lo que estás buscando en un grupo cuando hables con tu red de apoyo

II) ¿Qué relación es la mejor?

¿Qué tan independiente es tu hijo/a a la hora de aplicar las habilidades en las que está trabajando? ¿Se beneficia de un apoyo directo (un grupo pequeño) o tu hijo/a es capaz de tolerar un grupo más grande y mantener el enfoque para aprender nuevas habilidades? Muchas veces, la proporción puede afectar el costo financiero de la asistencia, pero si tu hijo/a tiene dificultades en un entorno grande, podría ser un mejor uso de los recursos para buscar un grupo más pequeño.

III) ¿Qué tan estructurado debe ser el grupo?

Los grupos varían mucho en su estructura. Algunos grupos siguen un plan de estudios y cubren un tema específico cada semana (cumplidos, toma de turnos, citas, etc.); mientras que otros grupos están más orientados al cliente y se basan en las necesidades del cliente (me siento solo, ¿cómo hago más amigos?). Ambas son buenas opciones! Los grupos estructurados se aseguran de que se cubra una amplia variedad de temas para que las habilidades no se salgan de las grietas. Los grupos menos estructurados aseguran que el tiempo se dedique a temas relevantes para tu hijo/a, lo que significa menos tiempo perdido en las habilidades que tu hijo/a ya puede tener.

IV) ¡No tengas miedo de comparar las alternativas disponibles!

Sé flexible y abierto a nuevos entornos de aprendizaje. En general, a los niños más pequeños les encantan los grupos sociales, y los niños mayores, bueno, no les gustan tanto. Es importante que tú y tu hijo/a le den al grupo un intento sólido. Esto a menudo significa animar a tu hijo/a a quedarse por más de 10 minutos, incluso si la nueva experiencia es incómoda y probar a cada grupo por lo menos un par de sesiones. Sin embargo, si no se siente como un buen ajuste, busca un grupo diferente o explora diferentes opciones de aprendizaje. Cada nueva experiencia les brindará a ti y a tu/a hijo el conocimiento que lo guiará hacia la “adaptación correcta”, un grupo que desarrolla las habilidades sociales de tu hijo/a al mismo tiempo que amplía su zona de comodidad social.

Los grupos son una herramienta poderosa para aprender y usar nuevas habilidades sociales cuando encuentras el ajuste correcto. A menudo proporcionan un refuerzo positivo de las habilidades en las que trabaja tu hijo/a en la terapia y, a menudo, se las puede considerar como “además de” y no como “en lugar de” cuando se trata de una terapia individual. A menudo, los terapeutas (psicólogos, fonoaudiólogos, terapeutas ocupacionales, etc.) pueden proporcionar información sobre los recursos para grupos de habilidades sociales en su área.

Si tienes dificultades para encontrar un grupo ofrecido en tu ciudad/pueblo, habla con tu red de apoyo. A veces, hacer las preguntas correctas ayudará a que aparezca ese grupo. Es fundamental que hagamos todo lo posible para preparar a nuestros hijos para el mundo real. Si bien cada niño es diferente, la preparación y la navegación de un entorno social en constante cambio pueden ser maximizadas por el refuerzo que un grupo de habilidades sociales proporciona de manera única.

Fuente: Griffith, M. (2019). How to Find the Right Social Skills Group for Your Child. Autism Parenting Magazine. Recuperado de (https://www.autismparentingmagazine.com/social-skills-group-for-children/). Traducido por Maixmiliano Bravo.

¿Cómo Manejar a los Niños que Buscan Atención?

No levantes a tu bebé cuando llora. Sólo quieren atención.

No consueles una rabieta. Sólo quieren atención.

No cedas a sus quejas. Sólo quieren atención.

No hagas cosas por tu hijo/a que sabes que pueden hacer por sí mismo/a. Sólo quieren atención.

Cualquiera pensaría que la atención era una droga ilícita. ¡Todos estén atentos a los niños que intentan marcar algunos!

Pero la atención no es un lujo para ser racionado. Tampoco es algo de lo que temer. La atención es algo que todos necesitamos.

Las personas necesita ser vistas, valoradas, escuchadas, reconocidas y aceptadas. La personas necesitan atención.

Entonces, ¿quién realmente tiene el problema aquí? ¿Los niños que expresan una necesidad biológica de atención perfectamente natural, o los adultos que usan su atención como una herramienta para ejercer el poder?

Con suerte, ya sabes la respuesta.

¿Qué hacer cuando tu hijo/a quiere atención?

I) Desafía tu condicionamiento: A menudo los padres están condicionados a ejercer su rol basados en el miedo. Sienten que deben controlar a los niños, para que no hagan lo incorrecto. Sienten que no pueden ni deben mostrarles demasiado amor o consideración, por temor a malcriarlos. ¿Pero es esta una manera de tratar a una persona?

¿Qué pasaría si tu pareja siempre esperara lo peor de ti y controlara todas tus elecciones para que no hicieras lo incorrecto? ¿Qué pasaría si ellos racionaran su atención dependiendo de si su comportamiento los complacía? ¿Qué pasaría si usaran su amor y afecto como moneda para lograr que hagas lo que querían? Eso no suena como una relación saludable y ciertamente no es algo que tú quieres modelar para tus hijos.

La verdad es que nos vendieron una mentira. Los niños no son intrínsecamente malos o manipuladores. Son seres humanos, que intentan darle sentido al mundo, que desean conectarse contigo y hacer lo mejor que pueden. ¡Y a veces eso es difícil! Especialmente cuando te arrojan a un mundo que alienta literalmente a los padres a ignorar los gritos de sus hijos y, a medida que crecen, ignoran sus ofertas de atención.

Desafía tu condicionamiento. Esta no es una manera de tratar a las personas. Los niños son personas, y si este tipo de tratamiento no sería aceptable en cualquier otra relación, es probable que tampoco esté bien para ellos. La relación entre padres e hijos no es una especie de universo alternativo mágico en el que aquellos con mayor poder puedan tratar a los demás de manera deficiente y esperar que no sea perjudicial.

II) Escucha lo que están comunicando: Todo comportamiento es comunicación. Si un niño se involucra en lo que las personas describen como conductas de “búsqueda de atención”, entonces están comunicando claramente una necesidad. La necesidad de atención. Podría ser por varias razones y es nuestro trabajo resolverlo.

Cuando alguien tiene una necesidad, escuchamos, nos importa y lo ayudamos a satisfacer sus necesidades de la manera que podamos.

¿Qué se está comunicando tu hijo/a? ¿Que necesitan?

III) No trates sus necesidades con frialdad o indiferencia: Si tus hijos quieren tú atención, entonces dales atención. La atención es una necesidad legítima.

Juega con ellos, ríe con ellos, consuélalos. Muéstrales que son importantes.

No puedes echar a perder a alguien con demasiada atención o reconocimiento.

IV) Olvídate de los malos hábitos y la manipulación: ¿Qué pasa cuando los niños piden atención de manera negativa? Aún así, satisface sus necesidades.

Olvídate de las advertencias. Olvídate de los “malos hábitos” y la “manipulación”. Si un niño realmente elige hacer lo incorrecto solo para llamar la atención, ¿qué le dice eso? Están desesperados y haciendo todo lo posible para satisfacer sus necesidades. Tal vez creen que esta es la mejor manera de llamar la atención porque han aprendido que sus verdaderas necesidades no serán satisfechas.

Entonces dales lo que necesitan. Demuéstreles que no tienen que recurrir a esto solo para obtener la atención que necesitan. Muéstrales que el amor y la atención se dan libremente.

V) Llena su balde: Llena a tu hijo/a con todo el amor, la conexión y la atención que necesita con regularidad. Reconozca que los diferentes niños necesitan diferentes cantidades, así como diferentes tipos de atención. ¡Encuentra lo que tiene un significado único para ellos!

La atención no es algo que retener o racionar. Es una necesidad legítima.

Entonces, ¿qué debes hacer cuando un niño quiere atención?

Dáselo a ellos.

Siempre.

Fuente: Sara. (2017). How to Handle Attention-Seeking Kids. Happiness Is Here. Recuperado de (http://happinessishereblog.com/2017/09/how-to-handle-attention-seeking-kids/?fbclid=IwAR0GP_58PVurgT8Ec5_lPDik-7MSB4LQmsnDqDWiNxPXHrSyFBvksmP5Tn8). Traducido por Maximiliano Bravo.