Consejos Para Trabajar Remotamente Cuando Estás En El Espectro Autista

El Coronavirus ha creado una necesidad y expectativas adicionales de poder trabajar remotamente. Para muchas personas en el Espectro Autista que se han estado ajustando al entorno laboral, este cambio puede ser una gran disrupción.

A continuación hay algunos consejos para los trabajadores remotos en el Espectro Autista para ayudarlos a permanecer más tranquilos y ser más productivos. Estos consejos también pueden resultar útiles para aquellos que apoyan a las personas que viven la condición.

Consejos Generales

Muchos de los métodos que utiliza en el trabajo para mantenerse en la tarea son aplicables en el hogar. Evitar las distracciones y mantener la concentración son desafíos claves para cualquier trabajador remoto, pero quizás más para las personas en el Espectro Autista.

Se pueden encontrar consejos para todos los que trabajan desde casa en una búsqueda rápida. Aquí hay algunos que puedes encontrar efectivos:

  • Establecer horas de trabajo formales y una rutina regular.
  • Planificar tu trabajo.
  • Mostrar tu disponibilidad.
  • Recompensarte por tus esfuerzos de trabajo.
  • Tomar descansos regulares.
  • Mantenerte alejado de las redes sociales.

Atención Plena En Tu Jornada Laboral

Es difícil evitar todas las distracciones, pero como humanos conscientes y atentos tenemos la capacidad de controlar nuestro propias mentes para lograr lo que queremos. A continuación hay dos frases clave que pueden resonar para ti, cortesía de especialistas en el campo de la atención plena son estos:

“Elige tus distracciones atentamente” – Rasmus Hougaard, Autor, Fundador y Director Ejecutivo de Potential Project

No tienes que hacer que cada minuto de cada hora de cada día sea 100% productivo. Recuerda que hay un tiempo determinado para trabajar y para descansar.

Todos necesitamos tiempo de inactividad, así que sé amable contigo mismo/a y
planifica y decida conscientemente los tiempos y las cosas que permitirán distraerte.

Por ejemplo, acariciar a tu perro, preparar una taza de té, un par de minutos de meditación, incluso solo cerrar los ojos durante diez segundos mientras toma tres respiraciones profundas.

“No guardes tu tiempo y malgastes tu atención” – Sam Harris, autor, filósofo, neurocientífico, profesor de meditación y atención plena.

Todos nos distraemos, pero puedes entrenarte para ser consciente de cuándo tu mente está divagando. Y a través de la práctica puedes ser más consciente y controlar tu mente y emociones

Algunas personas en el Espectro Autista informan que la atención plena es menos efectiva que para los neurotípicos. Entonces es recomendable echarle un vistazo a las estrategias que te han funcionado en el pasado y que las pruebes.

Higiene laboral

Aquí hay algunas sugerencias específicas para los trabajadores remotos en el Espectro Autista (aunque nuevamente pueden aplicarse a muchos personas):

  • Intenta crear un lugar regular para trabajar en tu casa que esté libre de distracciones.
  • Crea un horario de trabajo regular, tal como lo harías en la oficina.
  • Planifica y programa tu día y tus actividades en tu calendario, con recordatorios para comenzar las tareas.
  • Programa tiempo para los descansos, que pueden incluir meditación, caminatas o algún otro tipo de ejercicio.
  • Ponte en contacto con tus colegas o supervisores por medios remotos. (Zoom, Skype, Google Meet, etcétera).

Manejo De La Carga Laboral

Si te quedas sin trabajo, no entres en pánico. Las personas entiende que trabajar remotamente a veces puede causar irregularidades en el manejo y la distribución de la carga laboral.

  • Planifica tu trabajo y dile a tu supervisor/a con anticipación (donde puedas) si tú crees que te quedarás sin trabajo.
  • Si te quedas sin trabajo, busca capacitaciones online. Es mejor planear esto con anticipación como parte de tu plan de desarrollo laboral, luego puedes acceder a ello cada vez que te quedes sin trabajo.
  • Si tienes dificultades para elegir algo, pídele algunas sugerencias a tu supervisor/a o ingresa a la página web de una universidad.

Distracciones

Algunas distracciones y sugerencias para la resolución pueden incluir:

  • Usar la misma computadora en la que juegas o socializas: Cierra las aplicaciones que no necesitas durante tu jornada laboral para evitar ventanas emergentes y notificaciones innecesarias.
  • Estar en un lugar con los movimientos de los demás son difíciles de ignorar: Intenta encontrar un espacio donde no veas estos movimientos o coloca pantallas para minimizar el impacto en tu campo visual.
  • Ansiedad por el uso de datos: Si tiene limitaciones o costos de datos significativos, habla con tu supervisor/a sobre esto. Pueden haber algunas otras opciones para ti.
  • Ruidos alrededor de la casa: Intenta usar auriculares con cancelación de ruido o música para enmascarar otros ruidos. O bien, planificar con tu familia cuándo ocurrirán ciertas actividades, para reducir ruido en los horarios laborales más importante, para beneficio de todos.
  • Cuidar a los miembros de tu familia: Si esto es parte de lo que tienes que hacer, intenta programar estas cosas para que puedas realizar porciones de tu trabajo entre medio.
  • Instrucciones confusas: Si te han dicho que hagas algo, pero necesitas estar en la oficina para hacerlo, puedes contactar a tu supervisor/a y discutir el asunto más detalladamente. O bien, no ir a trabajar a menos que hayas recibido una autorización explícita de tu supervisor/a.
  • Inquietudes relacionadas con el Coronavirus o cualquier otra cosa: Las inquietudes son normales para todos en estos tiempos. Discute tus estrategias para reducir la ansiedad con las personas que te apoyan y ejercer dichas estrategias.

Fuente: (2020). Tips on working from home when you are on the Autism Spectrum. Digital Commons. Recuperado de (https://digitalcommons.ilr.cornell.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1042&context=dandelionprogram). Traducido Por Maximiliano Bravo.

El Autodiagnóstico Es Autoconocimiento

El autodiagnóstico del Espectro Autista es un tema que puede provocar fuertes sentimientos en muchas personas. No es inusual que los adultos se autodiagnostiquen. Tampoco es inusual recibir muchos rechazos o incluso amenazas violentas tras el autodiagnóstico. ¿Por qué el autodiagnóstico hace que las personas se enojen tanto? Más importante aún, ¿por qué las personas se autodiagnostican en primer lugar? La hostilidad dirigida al autodiagnóstico se basa, fundamentalmente, en el desconocimiento de los factores que conducen a su existencia: inaccesibilidad a la atención médica, herramientas de diagnóstico que cambian rápidamente y el rostro cambiante de cómo se ven las personas en el Espectro Autista y su condición

Las personas que se autodiagnostican son frecuentemente acusadas de “buscar trato especial” o “hacerse las víctimas”. Dichas acusaciones estigmatizan hasta las formas más inofensivas de nuestra expresión personal creativa. Si bien el autodiagnóstico comparte la búsqueda de un vocabulario de expresión personal, hay aspectos más sociológicos que explican por qué es tan extendido para empezar. La raíz del autodiagnóstico es la falta de buenos recursos. A muchas personas, en particular mujeres y personas de color, les resulta muy difícil acceder a un diagnóstico oficial a causa de la percepción sesgada de que el Espectro Autista es una condición exclusiva de hombres de raza blanca.

Más gravemente, el Espectro Autista alguna vez fue visto como algo apocalíptico para las familias. Algunos padres evitaron el diagnóstico formal de sus hijos porque querían, desesperadamente, que sus hijos fueran normales. Muchas personas que fueron diagnosticadas más tarde en la vida han desarrollado sus propias formas de hacer frente a un mundo que no fue diseñado para nuestra condición. La vida podría haber sido más fácil para ellos si hubieran tenido acceso a ciertos apoyos.

Las cosas están cambiando. En las últimos veinte años, las tasas de diagnóstico formal del Espectro Autista han aumentado considerablemente. Esto se debe a que las herramientas de diagnóstico han mejorado significativamente. Además, la reducción del estigma significa que los padres no solo están dispuestos sino motivados para asegurarse de que sus hijos obtengan todo lo que necesitan para tener éxito. Sabemos por qué las tasas de diagnóstico formal han aumentado. Teniendo esto en cuenta, ¿qué es un autodiagnóstico informal y por qué sigue sucediendo? Una forma común de diagnóstico informal es cuando los padres tienen múltiples hijos en el Espectro Autista. El nuevo conocimiento sobre la condición y la genética puede llevar a estos padres a examinar sus propias historias.

Dados los beneficios obvios, ¿por qué no se diagnostica a los adultos con más frecuencia? ¿Es eso lo que saben que serían etiquetados como “neurotípicos”, lo que muestra su posibilidad de ser especiales? No claro que no. Incluso si los adultos tienen antecedentes y discapacidades que apuntan al Espectro Autista, la condición aún se considera en gran medida como una “enfermedad infantil”. Como resultado, muy pocos profesionales pueden proporcionar diagnósticos del Espectro Autista en adultos. Un diagnóstico puede incluir hasta tres días de pruebas cognitivas si incluso puede encontrar a alguien calificado para realizar las pruebas en primer lugar.

Sin embargo, la dificultad de encontrar profesionales que se ocupen del autismo en adultos no es el principal factor limitante en el diagnóstico. Ese dudoso honor recae en el altísimo costo de un diagnóstico oficial. Si eres un adulto que puede estar en el Espectro Autista y que has logrado arreglártelas sin acomodaciones y terminaste tu enseñanza obligatoria, el alto costo de un diagnóstico simplemente no vale la pena. Esta es la razón principal por la cual los grupos por y para personas en el Espectro Autista a menudo incluyen personas que se diagnostican a sí mismas. La mayoría de las personas simplemente no tienen el dinero por ahí para obtener una etiqueta oficial aplicada a algo que ya pueden saber sobre sí mismos.

Incluso sin un diagnóstico oficial, muchas personas encuentran útil interactuar con la comunidad del Espectro Autista. No necesitas un diagnóstico oficial para beneficiarte de aprender técnicas de afrontamiento con personas que tienen experiencias de vida similares. En el peor de los casos, alguien que no está en el Espectro Autista aprende cómo funcionar más fácilmente gracias a las personas que si viven la condición. Todo esto hace que la vida de algunas personas sea más fácil. Las acomodaciones pueden mejorar la vida de más personas que solamente su población objetivo.

Por supuesto, esto lleva a un gran malestar expresado por muchos padres de personas en el Espectro Autista: la creencia de que los activistas de la comunidad del Espectro Autista no son realmente autistas, o que esas personas son demasiado ‘funcionales’ para comprender los problemas que afectan a los hijos de estos padres. La cuestión es que muchas de estas personas llamadas “de alto funcionamiento” no siempre han navegado por el mundo tan fácilmente como lo hacen ahora.

Todos esperamos que en los próximos años, las dificultades e ineficiencias en la atención que conducen al autodiagnóstico se entiendan mejor en nuestra sociedad. A medida que mejoran las herramientas de diagnóstico y la comprensión del Espectro Autista, esperemos que el número de personas autodiagnosticadas disminuirá progresivamente, ya que el acceso a un diagnóstico oficial poco a poco será una realidad compartida para todas las personas en Espectro Autista, sin importar su edad, género, raza o nivel socioecónomico.

Fuente: Luterman, S. (2015). AUTISM SELF-DIAGNOSIS IS NOT SPECIAL SNOWFLAKE SYNDROME. NOS Magazine. Recuperado de (http://nosmag.org/autism-self-diagnosis-is-not-special-snowflake-syndrome/). Traducido por Maximiliano Bravo.

La Frase Que Nunca Debes Decirle A Tu Hijo/a

Tu hijo/a parece que tiene todas las excusas del mundo para no hacer sus tareas. Eso es comprensible. Estás frustrado/a por todas sus tácticas evasivas. Puedes pensar en una razón por la que podría ser y quieres que él/ella lo sepa. Ya sea que se te escape o que tengas toda la intención de expresarle tus opiniones, tú lo dices:

“¡Eres un flojo/a!”

¿Por qué llamar a tu hijo/a flojo/a no está bien? Porque es peligroso.

Aquí están 3 razones:

I) Reduce su autoestima: Lo que le dices a tu hijo/a se convierte en su voz interior. Una declaración crítica de tu parte dejará una huella imborrable en la mente de tu hijo/a con el paso de los años.

II) Estás modelando insultos: Si bien puede parecer solo un adjetivo para ti, es insultante para tu hijo/a. Si él/ella aprende de ti que los insultos están bien, imagina lo que dirá cuando esté frustrado/a con sus amigos, hermanos o incluso con su futuro/a cónyuge e hijos.

III) Es posible que estés ignorando la verdadera razón detrás de la falta de motivación de tu hijo/a: Cuando llamas flojo/a a tu hijo/a, estás descartando cualquier razón genuina que pueda tener para no cumplir sus tareas. Esta es una oportunidad perdida para que tú y tu hijo/a resuelvan el problema de la desmotivación.

¿Necesitas ayuda para descubrir las razones? Poniéndote en los zapatos de tu hijo/a, intenta ver si alguna de las siguientes puede ser la razón.

Razones por las que tu hijo/a parece flojo/a pero en realidad no lo es:

I) Miedo al fracaso: Tu hijo/a puede sentirse incapaz o no cree en sí mismo/a. Si es así, estos son pensamientos negativos poderosos que necesitan mucho apoyo para vencer. Llamarlo/a flojo/a es lo opuesto a lo que tu hijo/a necesita.

Además, si la respuesta de tu hijo/a cuando se le pide que haga algo es “No puedo“, considera la posibilidad de que realmente no pueda. A veces los padres establecen expectativas demasiado altas. Mire cuál es la tarea que desea que tu hijo/a realice. Si es posible, no es razonable que lo logre todo, intente dividirlo en pasos más pequeños que pueda lograr uno por uno.

II) Miedo a ser juzgado/a: Si él/ella ya está siendo juzgado/a por ti por NO hacer algo, imagina cuáles son sus temores si intenta hacer algo. ¿Alguna vez has pensado “Quiero hacer X pero no estoy seguro de qué dirá Y”? Tu hijo/a también puede tener esos miedos. Asegúrale que crees en él/ella y apóyalo/a plenamente. Esto puede funcionar para todas las tareas, desde sacar la basura hasta resolver ese problema de matemáticas.

III) Evitar la frustración: Si lo que le estás pidiendo a tu hijo/a que produzca le causa frustración, es posible que se demore en hacerlo porque es difícil lidiar con esas emociones. Intenta reconocer la frustración. “Sé que es frustrante tener que resolver los nuevos problemas matemáticos. Siempre puedes tomar un descanso cuando te sientas frustrado/a, y yo también estoy aquí si necesitas ayuda”.

IV) Depresión: Algunos de los síntomas principales de la depresión son la falta de motivación, poca energía y no participar en actividades que solía ser capaz de hacer. Si la actitud o el comportamiento de tu hijo/a ha cambiado recientemente y ve este problema en el hogar y en el colegio, es hora de discutir con él/ella si está deprimido/a.

V) Disfunción ejecutiva: Tu hijo/a podría ser capaz de realizar tareas o proyectos a corto plazo o escuchar instrucciones breves y concisas, pero les resulta mucho más difícil seguir esforzándose durante períodos de tiempo más largos. En otras palabras, tú podrías percibir que tu hijo/a está siendo flojo/a, pero realmente podría tener problemas muy reales de disfunción ejecutiva. Y aquí están algunas posibles soluciones:

  • Utilizar calendarios, agendas, listas y alarmas.
  • Hacer un horario al que se pueda hacer referencia durante todo el día para ayudar a mantener el rumbo.
  • Descomponer las tareas grandes en tareas más pequeñas
  • Mantener las áreas de trabajo separadas de las áreas de ocio.
  • Establecer recordatorios sobre las próximas transiciones y cambios en las rutinas establecidas

En resumen, salvo todas estas razones, supongamos que le pides a tu hijo/a que haga algo y simplemente no quiere hacerlo. ¿Por qué la necesidad de llamarlo/a flojo/a? Hay varias otras palabras que podrían describir con mayor precisión el comportamiento de tu hijo/a sin todos los peligros de la palabra con “F”.

Prueba “desmotivado/a”. Pregúntale a tu hijo/a por qué está desmotivado/a y tengan un diálogo. Nunca puedes equivocarte si hablas respetuosamente con tu hijo/a y solucionen el problema los dos juntos.

Fuente: Eadie, J. (2017). The One Phrase You Should Never Say to Your Child. Jenmarie Counseling. Recuperado de (https://jenmarie-counseling.com/never-say-lazy-child/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Redefinir Al Espectro Autista: ¿Por qué, qué y cómo?

La comunidad del Espectro Autista está experimentando una crisis de salud mental.

Las tasas de salud mental, calidad de vida y mortalidad para la personas en el Espectro Autista a lo largo de sus vidas se encuentran actualmente entre las más bajas en comparación con otros grupos minoritarios.

Algunas de las principales causas de estas estadísticas de salud mental son la compulsión de actuar como si no fuéramos autistas y la exposición permanente a la estigmatización, la discriminación y la exclusión.

Las enfermedades mentales que sufren las personas en el Espectro Autista no son intrínsecas a su condición

No son una parte necesaria de su identidad.

No es ser personas en el Espectro Autista, sino la reacción de las personas a su condición y el deseo de complacer a esas personas, lo que les hace daño.

Esta imagen empeora cuando también nos damos cuenta de que las familias de niños en el Espectro Autista tienen resultados de salud mental y calidad de vida significativamente más bajos que las familias de niños con o sin otras discapacidades.

¿Pero por qué?

¿Por qué resultados son tan graves específicamente para las personas en el Espectro Autista?

¿Por qué resultados son tan graves específicamente para las familias de niños en el Espectro Autista?

Bueno, a menudo, poco después de recibir la noticia de que su hijo/a está diagnosticado/a en el Espectro Autista, se recomendará a las familias que busquen intervenciones para la condición de su hijo/a, intervenciones facilitadas por profesionales que tienen poca o ninguna experiencia personal en el Espectro Autista.

Pero es necesario hacer una pausa para pensar en lo que implica la palabra “intervención”.

Piensen en lo que requiere el trabajo de “intervención”.

La intervención, por definición, es tomar medidas para mejorar algo, implica resolver un problema y superar una dificultad.

Desde el momento en que un/a padre/madre recibe la noticia de que su hijo/a está “diagnosticado” en el Espectro Autista, esa neurología autista se patologiza.

Incluso la palabra “diagnóstico” implica algo incorrecto, algo que debe arreglarse, curarse. No diagnosticamos a un/a niño/a con “superdotación”, lo “identificamos” como “superdotado/a”. No, diagnosticamos a un/a niño/a con una enfermedad y trabajamos para tratarla e intervenir.

Pero el hecho es que el Espectro Autista es una condición, NO es una enfermedad.

No es curable

Porque es una neurología. Es intrínseco a la identidad de una persona.

Entonces, los padres, desde el primer momento, están posicionados para ver al espectro Autista como algo que necesita ser arreglado, no aceptado.

Y la crisis de salud mental en familias de personas en el Espectro Autista debe entenderse a través de esta óptica.

Pero hay más en la historia que esto.

Sabemos que ciertas terapias conductuales intensivas a menudo se recomiendan a los padres de niños en el Espectro Autista como la primera y más efectiva intervención.

Pero, aunque hay evidencia que sugiere que las intervenciones conductuales intensivas cambian el comportamiento al enseñarnos a cumplir y a enterrar nuestro ser autista natural (a menudo llamado camuflaje social), también hay evidencia que sugiere que tales intervenciones están relacionadas con afecciones psiquiátricas severas como el Trastorno de Estrés Post-Traumático , que exacerban los comportamientos autolesivos en los niños, y que socavan los intentos de comunicación de los niños.

Por lo tanto, si bien las intervenciones conductuales se “venden” a los padres como basadas en la evidencia, no hay evidencia que demuestre que este tipo de intervenciones son seguras y no causan daño psicológico a los niños en el Espectro Autista.

Pero hay evidencia de lo contrario

Esencialmente, al intervenir, al patologizar, al perpetuar la narrativa de causas, curas e intervenciones, hacemos daño.

Hacemos daño a los niños en el Espectro Autista. Y hacemos daño a sus familias.

Verás, a menudo sucede que las “intervenciones” se insertan en todos los aspectos de la vida de un niño/a en el Espectro Autista, incluso en su vida cotidiana.

Hacen del hogar un ambiente antinatural e inseguro.

Impactan negativamente en la forma en que los padres experimentan su relación con su hijo/a, y viceversa.

Erosionan el vínculo padre-hijo.

Porque con el tiempo, los niños internalizan la comprensión de que no son suficientes como son.

Ellos internalizan el entendimiento de que para ser aceptados y amados, necesitan ser menos autistas, menos ellos mismos.

¿Es sorprendente la crisis de salud mental cuando consideramos que los niños en el espectro Autista rápidamente comprenden que son inaceptables y no amables, incluso por sus padres, tal como son?

“Redefinir” es un concepto que nos obliga a mirar algo con nuevos ojos.

Requiere un cambio de mentalidad.

Cuando redefinimos al Espectro Autista, cambiamos el marco de una visión tradicional, medicalizada y deficitaria de la condición como un trastorno que necesita reparación, y lo redefinimos.

El nuevo marco que proponemos es simple:

Respeto.
Aceptación.
Amor.
Empoderamiento.

Nuestros hijos tienen derecho a que sus padres respeten, acepten y amen sus identidades.

Tienen derecho a saber que son amados y aceptados incondicionalmente como personas en el Espectro Autista.

Y cuando experimentan ese respeto, cuando se sienten aceptados, cuando se ven amados incondicionalmente, toda nuestra comunidad tiene el poder de triunfar y prosperar.

Redefinir al Espectro Autista contrarresta el énfasis generalizado en la “intervención” y, en cambio, desvía la atención hacia la construcción de relaciones basadas en las fortalezas de las personas en el Espectro Autista.

Brindamos a los padres la oportunidad de conectarse con líderes en el Espectro Autista para aprender a navegar respetuosamente los desafíos que enfrentan al criar a sus hijos en el Espectro Autista.

Dicho enfoque no niega ni minimiza los dificultades de los padres.

Más bien, ofrece diferentes formas de “redefinir” esas dificultades, un replanteamiento que se basa en el conocimiento experimental de las personas en el Espectro Autista.

Y redefinir al Espectro Autista ofrece una forma de “redefinir” el concepto de intervenciones.

Reconocemos absolutamente que algunas terapias pueden ser útiles para niños particulares en momentos particulares de sus vidas: terapia del habla, terapia ocupacional, terapia de música o arte, psicología.

Pero en lugar de ver el propósito de la “intervención” como cambiar al niño y “arreglar”, “curar” o “minimizar” su comportamiento autista, les enseñamos a los padres cómo elegir las terapias adecuadas que ayudarán a su hijo/a a ser la mejor persona en el Espectro Autista que él/ella pueda ser, lo que los nutrirá para prosperar.

Redefinir al Espectro Autista ofrece una manera de respetar, aceptar, amar, empoderar a las personas en el Espectro Autista y sus familias por igual.

Ofrece a los padres acceso a la neurología de sus hijos, al mundo interno de sus hijos, acceso que solo puede ser regalado por personas que viven la condición de sus hijos: otras personas en el Espectro Autista. Adultos en el Espectro Autista que alguna vez fueron niños en el Espectro Autista.

Traducir la experiencia vivida de ser personas en el Espectro Autista al lenguaje de crianza de niños en el Espectro Autista.

Traducir la esperanza más profunda de los padres: tener hijos felices, seguros y realizados, en una realidad.

Y trabajar para hacer realidad la esperanza más profunda de la comunidad del Espectro Autista: ser aceptados y aceptados como somos, auténticamente autistas.

En esencia, de esto se trata redefinir al Espectro Autista; ofrecer una forma de lograr un cambio social y de empoderar a la comunidad del espectro Autista para que florezca. Nuestro nuevo marco ofrece esperanza para el cambio, para una mejor salud mental, para una mejor calidad de vida.

Fuente: Heyworth, M. (2019). Reframing Autism: Why, what, how? Reframing Autism. Recuperado de (https://www.reframingautism.com.au/resources/reframing-autism-why-what-how-1). Traducido por Maximiliano Bravo.

Coronavirus Y Lo Que Podemos Aprender De La Comunidad Del Espectro Autista

En medio de toda la conversación y el miedo que rodea la pandemia del coronavirus, ¿qué podemos aprender de la comunidad del Espectro Autista en un momento como este? ¿Podrían las personas en el Espectro Autista tener un riesgo de contagio mucho menor que la mayoría de los demás?

Nuestro sistema inmunológico podría estar bastante a la par con el de cualquier otra persona, entonces, ¿dónde tenemos la ventaja? Aquí hay algunas cosas para pensar.

Desde una perspectiva autista:

  • Tendemos a no gustarnos las actividades sociales y las multitudes. Esto nos lleva a tener menos contacto con otras personas. Sí, puede ser solitario, pero cuantas menos personas nos encontremos, menos probabilidades tenemos de atrapar insectos.
  • Es posible que no seamos sensibles y mantengamos una distancia física entre nosotros y las personas que conocemos.
  • Tendemos a seguir las reglas, de modo que si la directiva es lavarse las manos durante 20 segundos, eso es lo que haremos.
  • Mantenerse y aislarse es a menudo una segunda naturaleza, por lo que es poco probable que suframos tanto como las personas abiertamente sociales.
  • A menudo estamos acostumbrados a tener contactos sociales a través de las redes sociales, por lo que la transición simplemente no está allí, como lo está para muchos.
  • Trabajar remotamente podría ser un regalo del cielo y un alivio al tratar de encajar en un entorno de oficina.
  • Recibimos carta blanca para disfrutar de nuestros pasatiempos e intereses especiales. He escuchado muchos comentarios en la radio de los oyentes diciendo que van a irrumpir en el jardín o la decoración. Cosas que no puedes hacer durante un almuerzo en un pub.

Y finalmente…

Con todo, estar basado en el entorno del hogar es la oportunidad para que la comunidad en general vea y aprecie cómo es la vida desde una perspectiva diferente. Es difícil no hablar desde una perspectiva generalista porque todos somos diferentes y algunos de nosotros nos angustiaremos más allá de lo creíble si nuestras vías limitadas para reunirnos y mezclarnos se suspenden temporalmente. ¡No es el fin del mundo!

Fuente: Morgan, L. (2020). Covid – 19 and What You Could Learn from the Autistic Community. Recuperado de (http://www.lauriemorgen.co.uk/learning-from-the-autistic-community/?fbclid=IwAR2JoZ9BeTP4fZ6gDo1YdjnQRC1ChqulKUmzFjl06lGdCUp-mP8hMNoCTiA). Traducido por Maximiliano Bravo.

6 Mitos Sobre La Salud Mental

Hay muchos mitos y suposiciones falsas sobre las enfermedades mentales que se repiten todos los días. La mayoría de ellos provienen de una declaración infundada que puede haber escuchado de alguien o de un programa de televisión que vio de pasada. Estos mitos no siempre provienen de fuentes siniestras, pero aún pueden ser un gran perjuicio para las personas que necesitan ayuda con su salud mental

A continuación se presentan algunos ejemplos de mitos sobre la salud mental para evitar aceptar y compartir con otros.

I) Tu enfermedad mental te hará sufrir por el resto de tu vida: La raíz de este mito es que las enfermedad mental son un tipo de castigo perpetuo. Pero esto no es necesariamente cierto. Las enfermedades mentales se tratan de manera efectiva para las personas todos los días, y muchas personas que buscan ayuda a menudo superan su enfermedad a tiempo. Sí, algunos lucharán con una enfermedad mental durante toda su vida, pero eso no significa que tengan que sufrirla.

II) Buscar ayuda es una señal de debilidad: Por el contrario, pedir ayuda es un signo de increíble valor y ​​fuerza de voluntad. Cuando las personas sufren de enfermedades mentales, a veces caen en la trampa de minimizar el problema y creer que tienen la fuerza singular para levantarse con sus propias botas y superarlo. Pero estas son enfermedades reales y potencialmente peligrosas que pueden exceder sus limitaciones. Aunque no es imposible lidiar con una enfermedad mental por su cuenta (aunque a veces lo es, dependiendo de la gravedad de la afección), buscar ayuda es simplemente elegir la solución más segura y probable para un problema en el que no desea apostar.

II) El comportamiento criminal es un síntoma de enfermedades mentales: En los últimos años, las situaciones trágicas que involucran el comportamiento criminal de una persona que vive con una enfermedad mental han ido en aumento. Desafortunadamente, esto ha perpetuado el mito de que todas las personas con una enfermedad mental tienen tendencias criminales. Eso es generalizar a una gran parte de la población, ya que 1 de cada 5 personas padecen enfermedades mentales, según el Instituto Nacional de Salud Mental.

Sí, hay algunas personas que cometerán atrocidades terribles debido parcialmente a que han sido diagnosticadas con una enfermedad mental grave, y estas personas necesitan una ayuda significativa para tratar su aflicción. Pero es incorrecto suponer que todas las personas diagnosticadas con un trastorno de salud mental dañarán a alguien.

IV) Los niños no sufren de enfermedades mentales: Este mito se está volviendo menos común debido al aumento en el número de niños pequeños diagnosticados en el Espectro Autista. Aún así, a veces se cree que las enfermedades mentales como la depresión, la ansiedad y la adicción son solo para adultos, pero este no es el caso.

La verdad es que millones de niños sufren de enfermedades mentales, y generalmente es por las mismas razones que los adultos. Muchas (pero no todas) enfermedades mentales provienen de problemas biológicos y desequilibrios que pueden manifestarse temprano, especialmente si el entorno único de un niño desencadena la enfermedad.

V) La esquizofrenia y el trastorno bipolar son trastornos de “personalidades múltiples”: Es especialmente importante tener en cuenta esto si te encuentras con alguien que tenga esquizofrenia o trastorno bipolar. Por alguna razón, muchas personas tienden a creer falsamente que la esquizofrenia hace que alguien tenga una doble personalidad. En realidad, alguien con esquizofrenia está teniendo dificultades para discernir la realidad de las alucinaciones. No están cambiando o convirtiéndose en otra persona. Están viendo imágenes o personas que realmente no están allí, mientras mantienen su personalidad normal.

El trastorno bipolar también se conceptualiza incorrectamente de esta manera. Las personas con trastorno bipolar no tienen múltiples personalidades. Sufren grandes fluctuaciones en su estado de ánimo, pasando de felices a tristes en un instante. También es muy importante tener en cuenta que tanto el trastorno bipolar como la esquizofrenia son extremadamente tratables, ya que los medicamentos ayudan al cerebro a corregir estas irregularidades químicas.

VI) Las enfermedades mentales debilitan la inteligencia: En contraste, las personas con enfermedades mentales pueden ser algunas de las personas más inteligentes en una habitación. En la mayoría de los casos, no hay mucha causalidad entre la enfermedad mental y la inteligencia, por lo que estos dos factores no tienden a influir en los demás. Puede haber una correlación si, por ejemplo, alguien con depresión se vuelve letárgico y se abstiene de un estilo de vida de aprendizaje y crecimiento, pero esto no siempre sucede.

Otras condiciones psicológicas, como el Espectro Autista y el trastorno obsesivo compulsivo, tienen síntomas que muestran una mayor inteligencia debido a una obsesión con los hechos y los detalles. Esto es, por supuesto, una compensación por otros síntomas que no son tan deseables, pero el punto principal aquí es que no debe determinar a alguien como deficiente mental en función de una enfermedad mental que pueda tener.

En conclusión, aquí hay una regla general a seguir para determinar la verdad detrás de una declaración que escuche relacionada con la salud mental: si es una declaración absoluta que no está respaldada, entonces probablemente sea un mito. Siempre tenga en cuenta que los efectos y las implicaciones de las enfermedades mentales varían de persona a persona, y las declaraciones absolutas generalmente se derivan de una sola experiencia que alguien pudo haber tenido.

Fuente: Centore, A. (2013). 6 Myths About Mental Health. Theravive. Recuperado de (https://www.theravive.com/today/post/6-myths-about-mental-health1-0000263.aspx). Traducido por Maximiliano Bravo.

10 Formas Para Detectar Un/a Buen Terapeuta

A pesar de sus diferencias, todas las buenas terapias comparten ciertas cualidades.

Ninguna teoría o técnica de terapia única tiene el monopolio de la sanación. Dependiendo del contexto particular (cuándo, dónde, cómo y con quién se usan), múltiples enfoques, explicaciones e intervenciones pueden resultar efectivos y útiles, o, alternativamente, ineficaces y perjudiciales. Dado esto, y la infinita variedad de opciones, ¿cómo pueden los clientes potenciales distinguir la buena terapia de la mala?

Bueno, así como todos los vinos, a pesar de su gran diversidad en sabor, precio y presentación, comparten el mismo ingrediente activo (uvas), lo mismo ocurre con la terapia: debajo de la diversidad superficial, todas las buenas terapias comparten varios principios subyacentes. De hecho, estos factores comunes son responsables de la mayor parte de la curación que tiene lugar en la terapia.

Aquí hay una lista (basada en mi propia lectura de la investigación y mi experiencia clínica) de 10 ingredientes básicos y comunes de una buena terapia:

I) La buena terapia no es amistad: Hay varias diferencias entre la amistad y la terapia. Primero, puedes tener múltiples relaciones con tus amigos. Puedes hacer negocios con ellos, pedirles prestado dinero, tener sexo con ellos. Con su terapeuta, solo puede hacer terapia. Tu terapeuta puede ser amigable, pero no es tu amigo/a. Si tu terapeuta es tu amigo/a, entonces ella no es tu terapeuta.

Segundo, la amistad no necesita tener un plan, meta o propósito más allá de su propia existencia. Puedes salir con tus amigos sin una buena razón, aparte de que lo disfrutas, estás acostumbrado/a o no tienes nada mejor que hacer. No pasas el rato con tu terapeuta. La terapia tiene un propósito y es pragmática, y se mueve deliberadamente hacia uno o más objetivos negociados mutuamente. La terapia no es un fin en sí misma.

Tercero, tu y tus amigos tienen un acuerdo mutuo y equitativo al interactuar juntos. Sus intereses, necesidades e inquietudes son tan importantes como los de tus amigos. La terapia no es así. Por diseño es unilateral; Se trata del cliente. Cada acción del terapeuta puede dirigirse legítimamente solo hacia un objetivo: ayudar al cliente. El/La terapeuta no puede usar las horas de terapia, o la relación terapéutica, para atender sus propias necesidades. Si tu terapeuta usa las horas de terapia para cualquier otro propósito que no sea ayudarte, entonces lo que está haciendo no es una buena terapia.

II) La buena terapia se basa en la evidencia: Una buena terapia implica mantener buenos registros, conectar anécdotas en patrones, generar hipótesis y probarlas. La buena terapia responde a nuevos conocimientos. Admite y corrige sus errores. Si bien una buena terapia busca fomentar la esperanza y alimentar la expectativa de cambio, sus promesas están ligadas a los hechos. Si tu terapeuta garantiza el éxito o promete cambiar tu personalidad, aléjate de él/ella.

La buena terapia es arte, ya que es un encuentro humano intencional y, como tal, es inherentemente dinámico, creativo y único. Pero el arte de la buena terapia debe alinearse con la ciencia de la misma manera que el arte del diseño arquitectónico debe alinearse con los principios de la ingeniería. Lo que el/la terapeuta sugiere al cliente (el plan de acción, las explicaciones e intervenciones) debe basarse en la investigación científica, en la medida en que dicha investigación exista. La buena terapia no contradice ni ignora los datos, el conocimiento o la evidencia científica sólida. La buena terapia reconoce la simple verdad, simple, pero no fácil, de que la evidencia gana al final.

III) La buena terapia afirma la dignidad y el valor humanos básicos del cliente: La buena terapia busca facilitar una buena salud mental. La salud mental, sin embargo, no es un destino, no es un fin en sí mismo, no es un lugar al que llegas, al estilo de las puertas de perlas, para ser regocijado con eterna felicidad. Más bien, la salud mental es un proceso que adoptas y usas para lograr los objetivos que escogiste. En otras palabras, la salud mental es su habilidad para conducir, no el destino de tu viaje. El/La terapeuta, por lo tanto, no es un/a chofer sino un/a instructor/a de manejo.

La buena terapia se refiere a los juicios, pero no se trata de juzgar a las personas, de la misma manera que una iglesia debe preocuparse por las finanzas, pero no por el dinero. La mayoría de las personas que acuden a terapia han sido juzgadas con extrema severidad por sus problemas: por sí mismas, sus pares, cónyuges, empleadores, vecinos y, a menudo, la sociedad en general. También se les han dado muchos consejos. Por lo tanto, a diferencia de los terapeutas de los medios, los buenos terapeutas son ligeros tanto en el juicio como en los consejos. Y en general, eso no es lo que las personas acuden a terapia para encontrar. Vienen por una experiencia, una experiencia sanadora y correctiva. Lo que requieren es comprensión, empatía , atención, aceptación y validación.

Del mismo modo que un/a cirujano/a tiene el deber de operar independientemente de la ideología, moralidad, riqueza o etnia de su paciente, el/la terapeuta debe aceptar, escuchar y tratar de comprender, responder adecuadamente y honrar la humanidad de cada cliente, independientemente de cuánto le agrada o aprueba el terapeuta a la personas. Y no hace falta decir que una buena terapia no es condescendiente, infantilizante, abusiva, negligente, manipuladora ni engañosa.

IV) La buena terapia fomenta y modela comunicación y retroalimentación precisa, honesta y oportuna: Los videojuegos son muy populares. Una razón es porque las personas que juegan mucho pueden mejorar mucho. Mejoran porque el entorno de los videojuegos proporcionan retroalimentación oportuna, consistente, inequívoca y precisa: matas al villano, pasas al nivel 2; el villano te mata, repites el nivel 1. Del mismo modo, los clientes mejoran cuando reciben retroalimentación oportuna y precisa en la terapia.

Muchos de nuestros encuentros con personas fuera de la sala de terapia son educados, cautelosos o superficiales. Muchos son tocados por el engaño, o plagados por la falta de atención. La forma en que nos comunicamos a menudo buscan ocultar en lugar de revelar nuestros verdaderas intenciones, para evadir la verdad en lugar de enfrentarla. A menudo tenemos miedo de decir lo que realmente sentimos y pensamos; miedo de lastimar y ser lastimado; miedo de que nuestros secretos se filtren y se usen contra nosotros. La verdad puede liberarnos. Pero más de lo que queremos ser libres, queremos pertenecer al grupo y llevarnos bien con nuestros semejantes, porque así es como sobrevivimos y nos mantenemos a salvo. ¿Qué es el derecho a la privacidad, si no el derecho a ocultar la verdad, a mantener una distancia entre cómo nos presentamos y quiénes somos, para mantener nuestras verdades para nosotros mismos? En el mundo social, la verdad puede ser peligrosa.

La verdad es segura en una buena terapia. La terapia crea un espacio que invita, espera y está diseñado a propósito para un diálogo franco, inquisitivo y revelador. Es un espacio seguro para que los clientes se expresen honestamente, entiendan sus verdaderos sentimientos y trabajen con el terapeuta para descubrir cómo usar esa información en su viaje hacia la sanación.

V) Buena terapia = una buena alianza terapéutica: En general, el mejor predictor del éxito en la terapia es el rapport: sentimientos de confianza y respeto entre los participantes; Una alianza terapéutica. Cuando no hay un buen rapport, no hay terapia. Por lo tanto, si bien un/a terapeuta puede verse bien en teoría, con años de experiencia, impresionantes credenciales, etc., si al conocerlos (en las primeras sesiones) no hay química, confianza ni afecto, entonces probablemente sea lo mejor (para ambos ) darle fin a la terapia.

VI) La buena terapia fomenta la independencia y competencia del cliente: Si el proceso de terapia no avanza en la dirección de mejorar la resiliencia del cliente, la independencia, la toma de decisiones y la competencia en la vida, entonces no es una buena terapia. Si tu admiración por el/la terapeuta aumenta junto con tus inseguridades, entonces probablemente no estés en una buena terapia. Una buena señal de una terapia al borde del fracaso, o de una terapia que no es legítima, es cuando tu dependencia por el terapeuta aumenta con el tiempo. La terapia no se trata de entregar soluciones a los problemas; se trata de enseñar al cliente a resolver sus problemas.

VII) La buena terapia considera la historia y la biografía del cliente: Algunos enfoques terapéuticos se centran principalmente en el aquí y ahora, o en el futuro, mientras que otros se centran principalmente en volver a examinar experiencias del pasado. De cualquier manera, la buena terapia deja espacio para elementos biográficos. El pasado no es la única clave, pero a menudo es una clave para el presente. Puede que no nos centremos en ello, pero reconocemos que debemos hacerlo. Todos venimos de alguna parte. Y de dónde venimos tiene implicaciones para dónde estamos y quiénes somos. La biografía de una persona proporciona un mapa de su campo experiencial; Es un contexto dentro del cual su comportamiento puede ser entendido de manera útil. El pasado puede no determinar el presente, pero ciertamente lo informa. E informa una buena terapia.

VIII) La buena terapia tiene en cuenta las experiencias subjetiva del cliente y su mundo interior: Las personas experimentan la vida a través de sus sentidos. Nuestras experiencias sensoriales individuales, aunque arraigadas en el suelo común de nuestra herencia evolutiva, están formadas por nuestra composición genética y experiencias de vida, las cuales son únicas. Por lo tanto, mientras que en algún nivel estamos todos juntos en esto, en otro, estamos todos solos en esto. Es decir, cómo representamos y procesamos los fenómenos del mundo varía de persona a persona. Los buenos terapeutas saben que para comprender al cliente, deben comprender sus experiencias subjetivas. No solamente sus circunstancias, sino que significan tales circunstancias para ellos. La buena terapia es curiosa sobre la gramática interna del cliente. La buena terapia honra, mapea y trabaja dentro de la experiencia subjetiva del cliente. En otras palabras, una buena terapia acepta que, si bien, por ejemplo, tu papá/mamá es una persona promedio con medidas objetivas, es especial para ti, debido a cómo está representado/a en tu mundo subjetivo.

IX) La buena terapia ocurre cuando el cliente hace el trabajo: Al igual que los padres con sus hijos, los terapeutas tienden a tomar demasiado crédito por el éxito de sus clientes (y demasiada culpa por su fracaso). De hecho, tanto los padres como los terapeutas son menos poderosos de lo que ellos (y el mundo) creen que son. Los factores del cliente, como la esperanza, la motivación , los recursos, el apoyo social y la determinación, representan mucho más que la capacidad y las características del terapeuta para determinar el resultado de la terapia. La experiencia del cliente en la terapia también es más importante que la medición objetiva de los ingredientes de la terapia. Toda terapia, en un sentido fundamental, es autoterapia. Si la terapia debe funcionar para el cliente, el cliente debe trabajar para la terapia. Como dice el viejo chiste: ¿Cuántos terapeutas se necesitan para cambiar una bombilla? Respuesta: Dos o tres, pero la bombilla tiene que querer cambiar. (Y sí, el humor pertenece a la buena terapia).

X) La buena terapia ofrece apoyo, requiere aprendizaje y facilita la acción: La buena terapia involucra a los clientes en múltiples niveles. Involucra las emociones, la cognición y el comportamiento de los clientes. A menudo, el esfuerzo en la terapia se enfocará primero en la comprensión enfática del cliente, estableciendo una alianza y tomando conciencia de su arquitectura interna, las circunstancias de su vida y la narrativa personal del cliente. Entonces, una buena terapia también facilitará el aprendizaje: nuevas percepciones, nuevas formas de pensar, de comunicarse con los demás y controlar las emociones. Finalmente, la buena terapia incluye un enfoque en la acción de los clientes en el mundo: practicar nuevas habilidades, adoptar nuevos hábitos y nuevas formas de progresar en el mundo.

Si estás en una terapia sintiéndote solo y sin apoyos, si no has aprendido nada nuevo y tu comportamiento no ha cambiado en absoluto, entonces no está en una terapia, al menos no en terapia que sea buena.

Fuente: Shpancer, N. (2016). 10 Ways to Spot a Good Therapist. Psychology Today. Recuperado de (https://www.psychologytoday.com/us/blog/insight-therapy/201603/10-ways-spot-good-therapist?collection=1109228). Traducido por Maximiliano Bravo.

Buenas Prácticas Para Cuidar A Los Adultos Mayores En El Espectro Autista

Si has buscado información sobre cómo brindar atención a una persona en el Espectro Autista, encontrarás muchos recursos sobre el cuidado de los niños que viven la condición y mucho menos sobre el cuidado de los adultos mayores. Sabemos que la población de adultos mayores está creciendo y sabemos que las personas en el Espectro Autista representan aproximadamente el 1% de la población total. Claramente, eso se suma a la población de adultos mayores en el Espectro Autista también está aumentando.

Muchos de los niños que recibieron los primeros diagnósticos de condiciones agrupadas en el Espectro Autista durante la década de los 60′ están comenzando a envejecer en sus últimos años. Y muchos más adultos mayores en el Espectro Autista han vivido sus vidas sin un diagnóstico mientras se esforzaban por adaptarse con menos recursos que muchos adultos en el Espectro Autista de la actualidad.

Los adultos mayores en el Espectro Autista son especialmente vulnerables a muchos de los problemas que enfrentan todos los adultos mayores. Su incomodidad en situaciones sociales hace que el aislamiento social sea una preocupación muy grave. Algunos adultos mayores en el Espectro Autista son más lentos para reconocer cuándo están heridos o enfermos y son propensos a posponer ir al médico hasta que las cosas se pongan serias. Y cuando llegan al médico, es muy posible que les sea difícil comunicar lo que sienten para que los profesionales de la salud sepan cómo ayudarlos.

En resumen, los adultos mayores en el Espectro Autista necesitan casi los mismos tipos de atención que otros adultos mayores, pero a menudo se benefician de un enfoque diferente para la atención que tiene en cuenta sus necesidades particulares.

Para los cuidadores de adultos mayores que tienen dificultades para saber cómo brindar la mejor atención posible a un ser querido en el Espectro Autista, aquí hay algunos consejos para ayudar.

I) Busca en grupos de apoyo locales: Muchas comunidades tienen grupos de apoyo locales tanto para las personas en el Espectro Autista como para sus cuidadores. Busca las opciones que están disponible dentro de una distancia razonable para ti y compruébalo. Si puedes acceder a la comunidad local de personas en el Espectro Autista y sus seres queridos, puede comenzar a construir una red de apoyo de personas que entiendan lo que tu ser querido está experimentando y cuál la mejor manera de ayudarlos.

Muchos grupos se centran principalmente en los niños en el Espectro Autista y sus padres, pero es posible que pueda encontrar algunos grupos más centrados en los adultos. Incluso si no es así, es probable que te beneficies de conocer a otros cuidadores, incluso si viven una situación diferente en el cuidado de niños en el Espectro Autista, es probable que encuentren cierta superposición en sus experiencias y oportunidades para aprender unos de otros.

II) Haz preguntas directas para identificar sus problemas médicos: Un “¿cómo estás?” en general no necesariamente obtendrá la respuesta que necesitas si tu ser querido está enfermo o herido. Si deseas determinar si están sanos todos los días o necesitan ir al médico, hazles preguntas más específicas como “¿Te duele el estómago?” o “¿Te sientes cansado/a hoy?” Buscar señales externos como cojera o fiebre ayuda a detectar problemas que tal vez no se molesten en mencionar.

III) En general, sé específico/a al comunicarte: Si bien esto es especialmente importante cuando se trata de problemas de salud, es una buena regla general. Las preguntas amplias o vagas a veces son difíciles de procesar para las personas en el Espectro Autista o saber cómo responderlas. Además de ser específicos, dales tiempo para responder, algunos pueden necesitar un minuto para procesar lo que ha dicho y descifrar su respuesta.

IV) Considera una terapia: Si a tu ser querido no lo diagnosticaron en el Espectro Autista hasta el final de su vida, aún puede beneficiarse de reunirse con un terapeuta especializado en en el Espectro Autista para que lo/la ayude a aprender a reconocer las señales sociales, comunicarse de manera más efectiva y manejar situaciones que les resulten incómodas.

Muchas personas mayores son adversas a la idea de la terapia, ya que preocuparse de que ir significa admitir que hay algo mal con ellas. Ayúdalos a comprender que realmente no se trata de que están equivocados o locos, sino de adquirir nuevas habilidades para mejorar sus relaciones interpersonales.

V) Toma en cuenta sus sensibilidades sensoriales: Uno de los efectos del Espectro Autista es que los sentidos de una persona se sienten como si estuvieran en máximo volumen. Los ruidos pueden parecer más estridentes, las luces más brillantes o los olores más fuertes. Mientras te resulta fácil desconectarte del sonido del aire acondicionado en funcionamiento o de los autos que circulan, tu ser querido podría sentirse agobiado.

Esfuérzate para comprender cuáles son las sensibilidades sensoriales de tu ser querido para que puedas minimizar a qué están expuestos. Si los ruidos fuertes son un problema, evite la música o las películas ruidosas. Si encuentran olores fuertes inquietantes, evite usar perfumes fuertes. Sé sensible a sus sensibilidades.

VI) Presta atención a sus gastos: Uno de los desafortunados efectos secundarios del Espectro Autista es que las personas que viven tal condición pueden tener más dificultades para reconocer la deshonestidad. No ser tan buenos leyendo expresiones faciales o gestos significa que las personas en el Espectro Autista son más vulnerables a los estafadores.

Los adultos mayores ya están en la mira de los estafadores, por lo que los adultos mayores en el Espectro Autista corren un riesgo alarmantemente alto. No es necesario que administres las finanzas de tu ser querido, solo vigílalo para asegurarse de que no aparezca nada sospechoso. Y considera ayudar a examinar su correo y visitantes para evitar que los estafadores tengan acceso a ellos para comenzar.

VII) Tómate un tiempo para las cosas que a ambos les gusta hacer: El cuidado no puede ser todo sobre el trabajo de cuidar a alguien todo el tiempo. Cuando sientes que siempre hay algo más que debe hacerse, puedes caer en la trampa de olvidar de lo mucho que amas a la persona detrás de todas esos quehaceres. Tómate un descanso de las tareas domésticas o la administración de medicamentos para hacer las cosas que a ambos les gusta hacer.

Asegúrate de que haya tiempo programado en sus días para continuar disfrutando de sus intereses y pasiones y hacer lo mismo para ti. Algunos de esos intereses y pasiones estarán separados, pero también hacen un punto para pasar tiempo haciendo algo juntos que claramente no se trata del cuidado.

Cuidar a un adulto mayor en el Espectro Autista presenta algunos dificultades distintos, pero cuanto mejor conozca a tu ser querido, cómo se comunican y los tipos de atención a los que responden mejor, más fácil y gratificante será para ambos. De esa manera, no son diferentes a cualquier otro adulto mayor.

Cada adulto mayor, esté o no esté en el Espectro Autista, requiere y merece atención individualizada en función de sus necesidades particulares. El objetivo principal de cualquier cuidador debe ser descubrir cuáles son y hacer todo lo posible para satisfacer esas necesidades sin dejar de cuidarse bien.

Fuente: Hicks, K. (2016). Taking Care of a Senior with Autism. SeniorAdvisor.com Blog. Recuperado de (https://www.senioradvisor.com/blog/2016/08/taking-care-of-a-senior-with-autism/). Traducido por Maximiliano Bravo.

9 Cosas Que Tú Debes Incluir En Tu Currículum De Educación Sexual Para Las Personas En El Espectro Autista

Muchas personas en el Espectro Autista les ha sido negado el acceso a una educación sexual inclusiva y de alta calidad, a pesar de que se trata de algo muy esencial para lograr una buena calidad de vida.

Incluso cuando es proporcionada por los padres, terapeutas y educadores, algunos componentes vitales son omitidos. El Espectro Autista es extremadamente diverso y desarrollar un currículum que sea inclusivo para todos no es tarea fácil, si dicha tarea siquiera es posible.

Pero sin importar la persona y cómo vive su condición, hay al menos 9 cosas que debes incluir cuando desarrollas un currículum de educación sexual para personas en el Espectro Autista.

I) Perspectiva personal: Sin una visión de perspectiva personal, desarrollar un currículum de educación sexual para adolescentes y adultos en el Espectro Autista resulta imposible.

El número de talleres y conferencias acerca de la sexualidad en el Espectro Autista está gradualmente aumentando. Esto es algo bueno. Sin embargo, la proporción de profesionales en comparación a la perspectiva de las personas que viven la condición sobre un tema en particular se mantiene constante. ¿Que tan a menudo un taller o conferencia sobre la sexualidad en el Espectro Autista está a cargo de un persona que vive la condición o uno de sus familiares? ¿Se han dado cuenta cómo la mayoría de tales presentaciones son expuestas por un profesional?

Las perspectivas profesionales pueden ser tremendamente valiosas. Los profesionales pueden ofrecer orientación y estructura para desarrollar un currículum de educación sexual. Implementar una metodología apropiada, sin embargo, requiere una contribución significativa de parte de un “coro” de perspectiva personales.

II) Perspectiva personal: ¡NO! Esto no es un error. Vale la pena repetir este aspecto. Es algo MUY crucial.

Si tú eres un/a activista en el Espectro Autista y tu presentación sobre sexualidad en el Espectro Autista recién ha sido rechazada, la siguiente explicación seguramente te resultará muy familiar: “Ya tenemos un profesional experto y respetado que acaba de enviar una presentación sobre sexualidad en el Espectro Autista. Entonces, ya tenemos el tema cubierto.”

¿En serio?

No importa tanto que nuestras perspectivas personales sean ignoradas. Lo que es genuinamente preocupante es acerca de las visiones y contribuciones de las otras personas. Al explorar en blogs de Internet, tener conversaciones cara a cara y asistir a talleres y conferencias, somos capaces de recolectar a una vasta riqueza de perspectivas de personas en el Espectro Autista sobre asuntos de educación sexual.

Porque el currículum de educación sexual debe estar hecho a la medida de las personas que viven la condición, requiere un “coro” de testimonios personales de las mismas personas acerca de sus vidas sexuales. Mientras más numerosa y diversa sea la representación, mejor será la calidad de la educación sexual que recibirán las personas en el Espectro Autista.

Resulta increíblemente frustrante que las perspectivas personales sigan sin recibir la debida consideración que tanto merecen. Una revisión exhaustiva de informes, estudios publicados y talleres sobre educación sexual pone en evidencia que los modelos de educación sexual para las personas en el Espectro Autista sigan dominantemente influenciados por el Modelo Médico de la Discapacidad.

Muy probablemente, esto no es algo deliberado. Simplemente se trata de una cuestión relativa al cambio de paradigmas en cómo la sociedad percibe a las personas en situación de discapacidad. Las perspectivas personales nunca permitirían que el Modelo Médico de Discapacidad dominara la instrucción sexual.

III) Inclusión: Aún hay bastantes terapeutas y educadores que asumen que las personas en el Espectro Autista no están interesadas en el sexo o que nunca tendrán sexo. Mientras es cierto que hay personas en el Espectro Autista que nunca desarrollarán un interés por el sexo, no podemos emitir juicios apresurados.

Incluso cuando hay casos de personas en el Espectro Autista que nunca serán sexualmente activas, aún es importante que reciban una educación sexual de alta calidad, especialmente al experimentar los cambios de la pubertad, hacer valer sus derechos a la seguridad personal y desarrollar una conciencia sociosexual.

También es crucial desarrollar planes de trabajo que incluyan a personas no hablantes y que no usan un dispositivo de comunicación. Las personas con problemas significativos de comunicación tienen altas probabilidades de que se aprovechen sexualmente de ellas. Solo porque una persona sea no hablante no significa que sea incapaz de experimentar placer sexual o tener una vida sexual satisfactoria.

Por favor tengan esto en cuenta. La inclusión no está únicamente restringida a dónde la persona recibe educación sexual. La inclusión no es un lugar. Es una filosofía.

IV) Materiales de enseñanza para estudiantes no tradicionales: Los libros de textos son útiles para algunos estudiantes. Para otros, no mucho. Es tiempo de recurrir a una estrategia más creativa.

Aquí está una lista breve de materiales de aprendizaje alternativos:

  • Tarjetas ilustradas y sets de vocabulario para usuarios de CAA (Comunicación Alternativa y Aumentativa).
  • Lengua de señas.
  • Fotos/Vídeos.
  • Escenificaciones.
  • Técnicas de autodefensa/autocuidado.
  • Demostraciones interactivas.
  • Integración sensorial.

V) Conciencia sociosexual: Tener un conocimiento de los comportamientos sociosexuales significa tener conocimiento de los aspectos interpersonales de la sexualidad.

Cuando estudiamos los comportamientos sociosexuales, estudiamos los lenguajes del comportamiento social humano y el comportamiento sexual humano. Involucra una observación exhaustiva de las interacciones sociales relacionadas con la sexualidad dentro de nuestros alrededores.

La meta de la conciencia sociosexual es no estar forzados a actuar conforme a la norma social imperante, sino obtener un mejor entendimiento de las “agendas ocultas” (intenciones sexuales ocultas) para que podamos protegernos mejor de las vulnerabilidades que podríamos tener.

VI) Positividad sexual: El movimiento de positividad sexual es un movimiento de gradual expansión. Aún más gradual es el movimiento de positividad sexual aplicable a las personas en situación de discapacidad, especialmente las personas en el Espectro Autista.

Por supuesto que es importante enseñar prácticas de seguridad sexual. Definitivamente necesitamos saber como protegernos de las enfermedades de transmisión sexual, embarazos no planificados y abusos sexuales. Necesitamos entender que no hay culpa o vergüenza involucrada en querer sentir placer sexual y explorar nuestros cuerpos.

También es importante que está bien si no queremos estar involucrados en actividades sexuales. A menudo se nos espera que disfrutemos el sexo. Nos enseñaron a responder apropiadamente a las normas sociales en las interacciones sexuales. La verdad es que no todos están interesados en el sexo y/o romance. Es importante que la persona entienda que mientras tenemos esos derechos, no deberíamos ser forzados a ejercerlos y está bien no demostrar interés.

La sexualidad en la cultura popular puede transmitir ideas poco realistas sobre lo que definimos como atractivo o sexualmente deseable. En la norma social, hay una brecha angosta de aquello que consideramos atractivo o sexualmente deseable. Mientras podría ser útil aprender a identificar los estereotipos que dictan qué es atractivo o sexualmente deseable, no pueden forzarnos a cumplir tales estereotipos.

Es importante que las personas en el Espectro Autista sepan lo siguiente:

  • El sexo es sano, mientras se practique seguramente y consensualmente.
  • No tener interés en el sexo es perfectamente aceptable.
  • Tenemos derecho a rehusarnos a cualquier actividad sexual en la que no queramos participar.
  • Tenemos derecho a comunicarnos y recibir educación sexual en un ambiente social seguro.
  • Las expresiones de sexualidad no están prohibidas o son inmorales, sino una parte natural de la experiencia humana.

VII) Instrucciones específicas y concretas: Evita las metáforas y los eufemismos si es posible. Aunque algunas personas en el Espectro Autista son capaces de entender el lenguaje figurado, es difícil que muchas comprendan los temas en cuestión. Los eufemismos son demasiado abstractos.

Un ejemplo de un eufemismo es la expresión popular para describir la reproducción sexual; “las aves y las abejas”. Los padres y educadores podrían tener la impresión de que los eufemismos son una forma mucho menos intimidante de enseñar temas explícitos. Por ejemplo, el sexo. Los padres y educadores también sienten que es menos intimidante y más cómodo (para ellos) abordar dichos temas así.

Por muy incómodo/a que podrías sentirte, es mejor que simplemente recurras a una terminología científica y explícita, ya que será una forma más fácil para que las personas en el Espectro Autista entiendan el tema. Decir las palabras “pene” y “vagina” no va a matar a nadie. Metafóricamente, por supuesto.

Las personas en el Espectro Autista se benefician inmensamente de una instrucción uno a uno. También es beneficioso incluir una clase de pares junto con la persona en el Espectro Autista, especialmente cuando participen en escenificaciones, demostraciones y discusiones. Las personas que no viven la condición necesitan entender que las personas en el Espectro Autista también tienen derecho a aprender sobre el sexo.

La comunicación entre el/la instructor/a y su estudiante en el Espectro Autista debe ser clara y sincera, para así poder establecer especificaciones concretas sobre cuándo y a quién acudir en caso de tener preguntas acerca de cuestiones relacionadas con el sexo y la sexualidad.

VIII) Un ambiente seguro para el aprendizaje:

  • Los estudiantes siempre necesitarán algún grado de control.
  • Los instructores necesitan ser accesibles, tolerantes y receptivos.
  • El ambiente de aprendizaje se acomoda las necesidades sensoriales de tus estudiantes.
  • El ambiente de aprendizaje es lo menos restrictivo posible.

Por último, pero no menos importante, los estudiantes deben sentirse seguros de expresar todas las preguntas que tengan sobre sexo sin temor a ser juzgados.

IX) Un cambio de percepción: En términos simples, remover el Modelo Médico de la Discapacidad.

¿Cuáles son las implicaciones de aplicar el Modelo Médico de la Discapacidad a la educación sexual? Si la instrucción sexual está dominada por el Modelo Médico de la Discapacidad, eso puede provocar importante consecuencias negativas para las personas en el Espectro Autista.

El Modelo Médico de la Discapacidad puede implicar lo siguiente:

  • Todas las personas en el Espectro Autista no están interesadas en el sexo.
  • Todas las personas en el Espectro Autista no son capaces de aprender sobre el sexo.
  • Todas las personas en el Espectro Autista no tienen empatía.
  • Esta supuesta falta de empatía abre la puerta a la posibilidad de que las personas en el Espectro Autista tengan más probabilidades de ser depredadores sexuales.

La preocupación de aplicar el Modelo Médico de la Discapacidad en el currículum de la educación sexual es que las personas en el Espectro Autista son percibidas como si tuvieran que ser normalizadas. Esto puede resultar en que las personas en el Espectro Autista pierdan su sentido de identidad y autoestima.

También puede causar que las personas en el Espectro Autista no sepan el verdadero significado del consentimiento, es decir, que está bien rechazar cualquier actividad sexual en la que no quieran involucrarse. El concepto de consentimiento es aplicable a situaciones sexuales y no sexuales.

Incluso cuando se reconoce la existencia de la líbido y los impulsos sexuales, podría asumirse que las personas en el Espectro Autista no tienen empatía. Esto está muy lejos de ser verdad.

Es importante que las personas en el Espectro Autista sepan lo siguiente:

  • No somos víctimas.
  • Muchos de nosotros experimentamos los mismos sentimientos de romance, deseos sexuales, relaciones interpersonales y formar una familia.
  • Todas las clasificaciones y estereotipos simplemente son etiquetas creadas por una historia de normas sociales y no fueron creadas naturalmente.

Conclusión

Las personas en el Espectro Autista tendemos a ser aprendices “prácticos”. Aprendemos explorando nuestras propias capacidades en nuestros propios cuerpos. Mientras nuestra composición física es variable, somos más capaces de lo que imaginamos, independiente de nuestro estilo de aprendizaje, habilidades cognitivas y las características y complejidades de nuestra condición.

Un currículum de educación sexual inclusiva, idealmente, sería construido como un marco de referencia. Un marco de referencia ofrece “espacios” para llenar en los métodos instructivos que serían los más adecuados para los estudiantes en el Espectro Autista, según sus parámetros de habilidades de aprendizaje.

Esos “espacios” pueden ser llenados con la ayuda de reuniones de apoderados, cuidadores en programas residenciales para adultos, especialistas de intervenciones que trabajan directamente con tu estudiante en el Espectro Autista y, por supuesto, contribuciones significativas de las personas que viven la condición.

Podría demorar mucho tiempo diseñar tal proceso. Es posible que nunca logremos solidificar un currículum de educación sexual. Pero mientras incluyamos los componentes expuestos en este artículo, al menos estaremos en el camino correcto.

Fuente: Lindsey. (2013). 9 Things You Must Include In Your Sexuality Education For Individuals With ASD. Naked Brain Ink. Recuperado de (http://nakedbrainink.com/3636/include-sexuality-education-asd/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Suicidio En El Espectro Autista: ¿Cómo Podemos Entenderlo Y Especialmente Prevenirlo?

Antes de empezar a leer este artículo es importante que sepas lo siguiente: Si tienes pensamientos o comportamientos suicidas, o conoces a alguien que haya mostrado alguna de estas señales, no dudes en llamar al 600 360 7777, línea telefónica de la que dispone el Ministerio de Salud. También puedes buscar asistencia en tu comuna, como es el caso del Centro de Salud Mental en San Joaquín; o en fundaciones, como Todo Mejora.

Hoy es el Día Mundial para la Prevención del Suicidio.

El suicidio es cuando alguien se quita la vida. Es más común que las personas en el Espectro Autista piensen en el suicidio y mueran por suicidio que la población general.

Las investigaciones nos están ayudando a entender por qué es así y qué podemos hacer para remediarlo.

Pensamientos Suicidas en las Personas en el Espectro Autista

Las personas en el Espectro a menudo dicen que cuando sienten ganas de suicidarse, es posible que no muestren signos que las otras personas suelen esperar. Esto es porque:

  • Tienen diferencias para comunicarse e interactuar con otras personas
  • Les resulta difícil comunicar sus pensamientos.
  • Tal vez no quieran hablar de eso.

Si una persona en el Espectro Autista te dice que quiere suicidarse, es importante que tú le creas.

Posibles Factores de Riesgos

No se sabe si los factores que conducen al suicidio en el Espectro Autista son los mismos que en la población general.

Hay muchas razones diferentes por las que alguien puede considerar quitarse la vida

  • Eventos difíciles de la vida.
  • Sentirse solos, desesperados o como si las cosas nunca van a mejorar.
  • Un problema de salud física o mental, incluyendo depresión y/o ansiedad.

Las personas en el Espectro Autista tienen más probabilidades de tener problemas de salud mental como ansiedad y/o depresión. Algunos investigadores creen que el déficit atencional puede aumentar el riesgo de suicidio en las personas en el Espectro Autista.

Las personas en el Espectro Autista a menudo dicen que puede haber otras razones por las cuales hay mayores tasas de suicidio en el Espectro Autista, incluyendo:

  • Retrasos en recibir un diagnóstico.
  • Dificultades para acceder a servicios de apoyo.
  • Mala salud física.
  • Altos niveles de desempleo.

¿Qué puedes hacer si tienes ganas de suicidarte?

Hable con alguien sobre cómo te sientes. Hay personas a las que les gustaría ayudarte y escucharte

  • Cuéntale a un/a amigo/a, familiar o alguien de tu confianza cómo te sientes.
  • Habla con alguien en un servicio confidencial de línea telefónica.

Ve A Tu Doctor

Las personas en el Espectro Autista a menudo dicen que ir al médico puede ser estresante porque sienten que los profesionales de la salud no entienden sus necesidades. Pero ver a tu médico cuando tienes pensamientos suicidas es un paso importante para cuidarte.

Es posible que tu médico pueda ofrecerte opciones, que pueden ayudarte a sentirte mejor acerca de los aspectos de tu vida que se sientes difíciles en este momento.

Si Tienes Un Ser Querido En El Espectro Autista Con Tendencias Suicidas; ¿Qué Puedes Hacer?

Podría ser difícil preguntarle cómo se siente, pero si te preocupa que tu ser querido en el Espectro Autista pueda desarrollar tendencias suicidas, lo mejor que puedes hacer es preguntar.

Si decides preguntar, escucha todo lo que tiene que decir:

Recuerda que los sentimientos y pensamientos suicidas pueden verse diferentes en una persona en el Espectro Autista. Es importante no hacer suposiciones o juicios apresurados. Si alguna persona en el Espectro Autista te dice que está pensando en suicidarse, debes creerle y hacer lo que puedas para ayudarlo/a.

Fuente: (s.f.). Suicide and autism. Autistica. Recuperado en (https://www.autistica.org.uk/what-is-autism/signs-and-symptoms/suicide-and-autism). Traducido por Maximiliano Bravo.