¿Qué Es La Autodefensa Para Los Adultos En El Espectro Autista?

La autodefensa es clave para ser adultos exitosos, independientemente de nuestra neurología. Hay muchos nombres para ello: confianza, asertividad, efectividad interpersonal, simplemente defenderse a sí mismos y mucho más. Y no se trata solo de derechos legales o laborales. Los adultos en el Espectro Autista que no han aprendido a defender sus derechos o que tienen habilidades limitadas de autodefensa sufren de más formas de las que probablemente te imaginabas.

Sí, Aquí Está La Parte Autista…

La mayoría de las personas piensa que la autodefensa de los adultos en el Espectro Autista como ser capaz de exigir tus acomodaciones legales en un trabajo. ¡Esa es una habilidad absolutamente necesaria! Si no sabes cómo defender tus derechos, es más probable que simplemente aceptes lo que te diga un/a empleador/a en vez de negociar por mejores condiciones laborales.

Ser capaces de defender sus derechos también ayuda a los adultos en el Espectro Autista a saber cuándo acudir al Departamento de Recursos Humanos en situaciones de discriminación o acoso laboral. Estas habilidades pueden ayudar a las personas que viven la condición a utilizar asertivamente sus acomodaciones y sus stims para hacer el mejor trabajo posible.

Todo eso es muy importante, pero el trabajo es solo una pequeña fracción de la vida de los adultos en el Espectro Autista.

Recibir Atención Médica

¿Te da cuenta de que tú necesitas habilidades de autodefensa para levantar la mano y hacerle saber a tu dentista que estás sintiendo dolor? Alguien que no sabe cómo defender sus derechos o a quien le han enseñado a obedecer, independientemente de cómo se sienta, es posible que no pueda levantar esa mano. Es posible que simplemente se acueste allí en la silla, sintiendo cada momento de la perforación, rezando para que termine sin decir una sola palabra.

Porque jamás le han enseñado que está bien decir algo cuando se sienta incómodo/a o cómo hacerlo.

La atención médica es un ambiente especialmente difícil para la autodefensa porque los médicos, dentistas, terapeutas, etc. son vistos como figuras de autoridad, personas con las que se supone que no debes discutir porque se supone que saben más que tú.

Se necesita confianza para decirle a un médico que el fármaco que te recetaron no está funcionando bien, o que estás experimentando efectos secundarios desagradables y él/ella necesita suspender ese medicamento, especialmente si tu médico no te hace sentir cómodo. Y si no estás satisfecho/a con la atención que recibiste y deseas encontrar un nuevo/a proveedor/a, ¿le dirás a su nuevo médico o dentista por qué dejaste al anterior? ¿Y si él/ella piensa que tú eres el problema? ¿Volverías a recibir una buena atención? ¿Valen la pena todas las molestias de encontrar un/a nuevo/a proveedor/a que podría ser igual de malo cuando al menos ya lo/la conoces?

El simple hecho de programar citas con el médico o el dentista es una forma de autodefensa: o estás buscando ayuda porque algo no está bien o te mantienes al tanto de tu salud a largo plazo. ¡Ambas son cosas buenas! Pero si tu proveedor de atención médica tiende a sermonearte o alguien una vez te dio la idea de que la necesidad de ver a un dentista o médico significa que habías hecho algo mal, implicará vergüenza y miedo en lugar de confianza.

Las sólidas habilidades de autodefensa garantizan que no permita que estos «expertos» te pisoteen. Te dan el poder de hacer preguntas como «¿puedes recomendar una pasta de dientes que no sea mentolada para que cepillarme los dientes no sea tan desagradable?» o «No estoy listo para considerar la cirugía, ¿Cuáles son mis otras opciones?» o «No me siento cómodo/a tomando ese medicamento, ¿Qué otras opciones hay?» que te ayudan a tomar el control de tu atención médica y de tu vida.

… Y Un Millón De Cosas Más De La Vida Cotidiana

¿Qué más es la autodefensa para los adultos en el Espectro Autista?

Devolver una comida mal cocinada en lugar de comer algo asqueroso o simplemente pasar hambre.

Ser capaz de decir NO a una propuesta de venta de alta presión, ya sea comprar un automóvil, alquilar un apartamento, elegir muebles, nuevos aparatos electrónicos o incluso simplemente ropa. Decir «no» cuando lo dices en serio en todas las situaciones, de verdad.

Conocer tus derechos como arrendador/a para que el casero/a de tu departamento no te haga trucos sucios.

Disputar los cargos de la tarjeta de crédito, reducir las facturas de servicios públicos. Estas actividades requieren una cierta cantidad de derechos: una idea de que, como mínimo, no mereces pagar por cosas que no compraste o seguir pagando por servicios que tú no deseas.

Devolver cosas que compraste que no funcionan o ropa que no te queda bien, y no comprar las cosas que no quería en primer lugar.

¿Cuántas pequeñas interacciones cotidianas dependen de tu capacidad para poner tu propio bien en primer lugar en vez de hacer todo lo posible para no causar problemas a nadie? Sin esa habilidad, te pisotearán por el resto de tu vida.

Priorizar La Obediencia Destruye La Autodefensa

Cuando a lo largo de tu vida, la obediencia ha sido la prioridad principal, ya sea por el ABA o por haber sido criado/a en una familia abusiva y autoritaria, tú no sabes cómo defender tus derechos, porque te enseñaron a ser insignificante, a guardar silencio, nunca discutir, nunca estorbar, nunca causar problemas, nunca hacer nada para llamar la atención.

Los adultos en el Espectro Autista a menudo llevan cicatrices de la infancia que surgieron por años y años de ser castigados por hablar o por ser ellos mismos, independiente si o no pasaron por el ABA. El patio de recreo no es amable con los niños diferentes, y pocos padres tienen la paciencia de los santos que se requiere para nunca, jamás, criticar a sus hijos que viven la condición. El mundo se convierte en un paisaje completamente nuevo cuando aprenden que no solo tienen derecho a ser ellos mismos, sino que tienen derechos a ser tratados con respeto por ello. Puede tomar años de terapia aprender habilidades de autodefensa y cuando comenzamos a reclamar nuestro derecho a existir cómodamente, podemos sorprendernos o incluso asustarnos.

La solución, por supuesto, es enseñar a los niños en el Espectro Autista a defender sus derechos desde el principio. Cuanto antes aprendan que tienen derecho a decir que no, tienen derecho a hablar cuando algo los incomoda, y se les creerá, más fuertes serán y menos vulnerables serán a los abusadores, vendedores inescrupulosos, y otros que se aprovechan de aquellos a quienes se les enseñó a decir que sí, pase lo que pase.

¿Con qué partes de la autodefensa tienes más dificultades? ¿Siempre cedes sobre qué hacer o dónde comer? ¿Qué límites son los más fáciles, o los más importantes, de mantener? ¡Comparta tus mejores consejos para aprender la autodefensa en cualquier ambiente!

Fuente: (2021). What Is Self-Advocacy As An Autistic Adult? Autistic Empath. Recuperado de (https://autisticempath.com/what-is-self-advocacy-as-an-autistic-adult/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Enseñemos A Los Niños En El Espectro Autista A Defender Sus Derechos

Como padre/madre de un/a niño/a en el Espectro Autista, tú eres responsable de defender los derechos de tu hijo/a. Sin embargo, este artículo se trata de una responsabilidad aún más importante: enseñar a tu hijo/a en el que vive la condición a defender sus derechos. Sé que puede ser difícil pensar en cuando tu hijo/a es muy pequeño/a o aún están trabajando en cosas más simples como atarse los zapatos o estar en público sin problemas, pero no será un/a niño/a por siempre. En algún momento, él/ella tendrá que hablar por sí mismo/a. (Por «hablar», por supuesto, quiere decir comunicar sus propios pensamientos, ya sea verbalmente, por texto o utilizando tecnologías de comunicación asistida).

Lecciones Apropiadas Para Su Edad

Obviamente, como padre/madre, probablemente te estés preguntando cómo puedes enseñarle a tu hijo/a en el Espectro Autista a defender sus derechos junto con todo lo demás que quieren que sepan. Pero no tiene por qué ser complicado, simplemente ajústalo a lo que tu hijo/a pueda hacer, como todo lo demás. El contenido de este artículo está enfocado hacia los niños sin discapacidad cognitiva, pero si estás lidiando con esa discapacidad, ajusta estas ideas según sea necesario.

I) Primera Infancia – Hasta los 8 Años: La primera infancia tiende a extenderse un poco más para los niños en el Espectro Autista porque ellos tienen un desarrollo socioemocional más tardío, por lo que esto se extenderá desde la edad en que comienzan a hablar (comunicarse) hasta aproximadamente cuando están en Tercero Básico. Puedes pensar que hay tanto de lo que tú hijo necesita ponerse al día que no hay espacio para enseñarle a defender sus derecho, pero nada está más alejado de la verdad. A esta edad, los niños pueden comenzar a valerse por sí mismos aprendiendo a identificar y nombrar sus sentimientos.

Muchos personas en el Espectro Autista tienen problemas para identificar claramente sus emociones, especialmente si son negativas. A muchos adultos que viven la condición, todavía les cuesta diferenciar entre sentirse asustados, deprimidos y enojados, entre otras cosas. Cuando niños, poder ponerle una etiqueta a un sentimiento agobiante les da una ligera sensación de control. Es el primer paso hacia la regulación emocional, algo muy difícil de lograr incluso hasta la edad adulta.

Además de todos esos beneficios de construcción de independencia, aprender a nombrar claramente sus sentimientos hará que los adultos (profesores, terapeutas e incluso padres) sean menos propensos a ignorar a los niños como «problemáticos» o «berrinchudos» cuando están molestos o al borde de colapsar. Cuando un/a niño/a en el Espectro Autista puede decir (o comunicar) «Tengo miedo», «Estoy enojado/a», «Me siento triste», etc., es más probable que lo/la tomen en serio y que se satisfagan sus necesidades.

II) De 9-10 Años a 12-13 Años: Los niños grandes que ya pueden nombrar sólidamente sus emociones y comunicarlas pueden aprender a pedir ayuda cuando la necesiten. En este rango de edad, sus pares neurotípicos pueden volverse realmente horribles acerca de agredirlos por sus diferencias, lo que puede hacer que los niños en el Espectro Autista se mantengan reservados. La paciencia de los profesores se agota incluso con los niños neurotípicos en los últimos años de educación básica, por lo que los niños en el Espectro Autista pueden tener reacciones negativas cuando piden atención adicional.

A esta edad, los niños en el Espectro Autista pueden aprender que necesitar ayuda no es una debilidad o algo de lo que avergonzarse. De hecho, muestra madurez para comprender tus dificultades y buscar apoyos. Usa esa regulación emocional en la que has estado trabajando desde tu primera infancia para ayudarte a aprender a pedir ayuda de una forma tranquila en lugar de arremeter con frustración. Ser capaz de comunicar con claridad y calma la necesidad de ayuda le dará a tu hijo/a en el Espectro Autista una sensación de logro y control, y es probable que obtenga un resultado mucho mejor de cualquier adulto que, de otro modo, podría acusarlo de «actuar como un bebé».

Como nota al margen, es casi seguro que habrá algunos profesores u otros adultos que reaccionen mal cuando tu hijo en el Espectro Autista pida ayuda incluso de la forma más tranquila y madura. Esto será muy confuso para tu hijo/a, quien probablemente no podrá comprender lo que sucedió. En esos casos, asegúrate de explicarles que los adultos también pueden actuar mal, y habla de la situación para que puedan ver dónde se descarrilaron las cosas. Sin un poco de comprensión, demasiadas de esas malas interacciones podrían impedir que un/a niño/a en el Espectro Autista vuelva a pedir ayuda.

III) Adolescentes y Jóvenes Adultos: La mayoría de los adolescentes quieren ser tratados como adultos, por lo que esta es una buena edad para aprender sobre derechos y responsabilidades. La mayor parte de la infancia transcurre en que les digan lo que deben hacer: limpiar sus habitaciones, entregar sus tareas, irse a la cama a una hora determinada, todas responsabilidades y ningún derecho. En la adolescencia, mientras se preparan para la edad adulta, los niños en el Espectro Autista también necesitan aprender cuáles son sus derechos y cómo conservarlos.

En el colegio, esto puede significar las adaptaciones a las que tienen derecho, como tiempo adicional, pruebas verbales, un/a ayudante o cosas por el estilo. En el hogar, puede significar el derecho a decidir su propio horario o elegir sus propias actividades. En el resto del mundo, conocer sus derechos significa aprender a navegar por el complicado sistema de servicios disponibles para las personas en el Espectro Autista, cómo conseguir y mantener un trabajo, cómo conducir y cómo vivir solos.

Los adultos jóvenes en el Espectro Autista necesitan tener la confianza para pedir los derechos que les corresponden, así como la responsabilidad de hacer lo que se les exige. Esto ayudará a evitar que sean menospreciados por sus profesores o empleadores, así como también les dará las herramientas para hacer que el sistema funcione lo mejor posible para ellos. Realmente no es más difícil enseñarle estas cosas a un/a adolescente en el Espectro Autista que enseñarle a un/a adolescente neurotípico/a. Puede que tarde un poco más, pero es fundamental para desarrollar su independencia.

Sé Un Buen Modelo A Seguir

Tú seguirás defendiendo mucho a tu hijo/a en el Espectro Autista a medida que crezca, por eso es tan importante que lo hagas de la mejor forma posible. Hazle ver que estás de su lado y lucharás por él/ella, para que se sienta genuinamente apoyado/a. Pero también enséñala cómo se hacen las cosas.

Defiende a tu hijo/a de la misma forma que quieres que se defienda a sí mismo/a. Muéstrale cómo ser resiliente y no darse por vencido/a sin hacer escenas innecesarias (palabra clave: innecesarias). Modela la regulación emocional que él/ella necesitará cuando se encuentre en una situación similar. Enséñale a no temerle a las autoridades, sino a tener todos sus trámites en su debido lugar y argumentar asertivamente y auténticamente.

La autodefensa es una habilidad importante que los niños en el Espectro Autista deben desarrollar a medida que crecen. Es la clave para que vivan sus vidas de la forma más plena y autónoma posible. La capacidad de defender sus derechos es la clave para la calidad de vida de los adultos en el Espectro Autista. Tu hijo/a en el Espectro Autista tendrá que trabajar muy duro para que lo/la tomen en serio, así que bríndale las herramientas para hacerlo.

Si tú eres un/a adulto/a en el Espectro Autista y te gustó este artículo, ¿Cómo aprendiste por primera vez a defender tus derechos? ¿Tuviste un/a profesor/a en particular al que debías enfrentarte? ¿Qué te hubiera gustado que alguien te hubiera enseñado sobre cómo defender tus derechos? ¡Ayudemos a la próxima generación!

Fuente: (2019).  Teaching Autistic Kids To Advocate For Themselves. Autistic Empath. Recuperado de (https://autisticempath.com/teaching-autistic-kids-to-advocate-for-themselves/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

La Importancia De Los Límites Para Las Personas En El Espectro Autista

Los límites son cosas maravillosas. Nos mantienen a salvo, determinan qué apoyos toleraremos y qué no toleraremos, y nos brindan una forma clara de saber cuándo alguien no tiene nuestro mejor interés en el corazón. Los límites sanos son esenciales para el empoderamiento de las personas en el Espectro Autista. Cuando a los niños que viven la condición se les permite tener límites, ganan confianza y un sentido de autoestima en lugar de sentirse rechazados e ignorados. No se puede subestimar la importancia de los límites autistas.

¿Cómo Pueden Los Padres Fomentar Límites Sanos?

I) Cuando tu hijo/a dice que «no», significa «no». Respétalo/a: Muchas personas pueden pensar que eso significa ceder a las demandas de un niño/a, pero ese no es el caso. En realidad es bastante simple.

Si tu hijo/a dice «no» o «basta», grita, llora, golpea o muerde en respuesta a las cosquillas, los abrazos o los besos, no se ríe y sigue haciendo sus cosas, detente porque él/ella dijo que no, como lo haría con un adulto. Esa respuesta le enseña a tu hijo/a que está a cargo de su propio cuerpo y que puede decidir si quiere que lo toquen y cómo. El método «mano sobre mano» del ABA de la obediencia forzosa no respeta el derecho del niño a la autonomía corporal. Obligar a tu hijo/a a dar afecto («dale un beso a la abuela», «ve a abrazar a tu tío», etc.) confunde a los niños en cuanto a cuándo pueden decir que no y cuándo «son groseros» o «se portan mal». Deja que tu hijo/a diga que no.

Cuando tu hijo/a rechaza cierta ropa, no insista en el tema. No intente decirle «no se siente tan mal» o «simplemente ignora la etiqueta» o cualquiera de esas palabras desdeñosas. Simplemente ofrécele otra opción de ropa. Eso le muestras a tu hijo/a que tú aceptas y respetas sus sentimientos y evita que él/ella dude de sus experiencias. Este pequeño cambio le ayuda a sentirse cómodo/a, lo que a su vez lo/la mantiene más tranquilo/a y ayuda a prevenir las temidas explosiones.

Si tu hijo/a en el Espectro Autista está teniendo dificultades en algún lugar porque está sobreestimulado/a o sobrecargado/a, permítele salir de esa situación para que él/ella puedan calmarse. Es comprensible que te parezca inconveniente si tu hijo/a comienza a portarse mal en medio de la compra, pero esa actitud es una forma de decir «No estoy bien aquí y necesito un descanso de todo esto». Respeta ese comportamiento como comunicación y no obligues a tu hijo/a a sentarse en algo que no está tolerando bien.

II) Escucha a tu hijo/a: En los casos en que los profesores u otras figuras de autoridad se opongan a tu hijo/a en el Espectro Autista, siempre pregunte por ambos lados de la historia. No estoy diciendo que siempre debas asumir que tu hijo/a es perfecto e infalible y que cualquier profesor/a que se queja de su comportamiento es automáticamente un monstruo. Pero no asumas que tu hijo/a siempre tiene la culpa.

Si un/a niño/a sabe que sus padres siempre le creerán a un adulto, aprenderá que no tiene apoyo y se convertirá en un chivo expiatorio de todo. No se molestarán en tratar de defenderse a sí mismos porque esperan ser abofeteados, y eso continuará hasta la edad adulta. Los niños en el Espectro Autista, especialmente aquellos de nosotros que somos hiperléxicos, precoces e incluso superdotados, pero socialmente lo suficientemente ineptos como para corregir a nuestros profesores todo el tiempo, hablar demasiado o «causar una interrupción», son particularmente vulnerables a ser atacados por profesores que no saben cómo tratar con nosotros. Cuando hayas escuchado el lado del adulto, pídale a tu hijo/a que te cuente lo que sucedió desde su perspectiva. Y escucha. Si tu hijo/a estaba fuera de lugar, explícale por qué y cómo podría haberlo manejado mejor. Si sucedió lo contrario, defiéndelo/a. Demuéstrale a tu hijo/a que vale la pena que tu lo/la defiendas para que él/ella pueda defender sus derechos en el futuro en vez de dejarse pisotear por los demás.

¿Cómo Crear Y Mantener Límites Como Un Adulto En El Espectro Autista?

Honestamente, esto no es nada fácil. Especialmente si no aprendiste a establecer límites sanos cuando eras niño/a. Establecer y mantener límites sanos es una habilidad que debe aprenderse y practicarse, así que se amable contigo mismo/a y no tenga miedo de llamar a un/a terapeuta u orientador/a para obtener un apoyo profesional.

I) Primero, conócete a ti mismo/a: El primer paso hacia límites sanos es reconocer lo que no quieres en tu vida. Los límites son un filtro para evitar influencias tóxicas o peligrosas. Entonces, primero, presta atención a las cosas que te hacen sentir incómodo/a o que te lastiman.

Cuando las personas te rechazan o ignoran tu dolor o angustia, puede parecerte familiar pero eso no lo hace saludable. Del mismo modo, si alguien usa tu condición en tu contra o te culpa de todo, tampoco está bien. Empieza por notar las acciones y las palabras que no te gustan, incluso haz una lista si es necesario antes de estar listo para seguir adelante.

II) Entonces, exprésate: Esta es la parte más difícil. Di “NO” y “BASTA” cuando sea necesario.

Cuando las personas hagan o digan cosas que te incomoden o te lastimen, llámales la atención. La primera vez que hagas esto, asume que las personas no tenían la intención de lastimarte, simplemente no sabían que lo que dijeron o hicieron te molestaba porque aún no se lo habías dicho. Empiece con una frase agradable y sencilla como «Cuando haces eso, me siento [herido/a, insultado/a, ignorado/a, lo que sea que estés sintiendo]. Realmente no me gusta [texturas, ruidos fuertes, lo que sea que te moleste]».

Las personas que se preocupan por ti y que tienen tus mejores intereses en el corazón se disculparán y luego intentarán no hacer eso nunca más. Puede que no sean perfectos en eso, pueden resbalar ocasionalmente, pero harán todo lo posible para no lastimarte de esa manera nuevamente. Sin embargo, es posible que algunas personas no te tomen en serio al principio.

Es lamentable, pero hay personas que se reirán o ignorarán la primera vez que les digas que dejen de hacer algo. Con estas personas, cuando inevitablemente vuelven a hacer lo mismo, es necesario ser un poco más severo. Di algo como «Lo digo en serio, odio cuando haces eso, no está bien. Basta.»

Si todavía continúan o intentan engañarte o hacerte quedar mal por defender tus límites, es entonces cuando sacas el inequívoco «NO ME HAGAS/DIGAS ESO OTRA VEZ». Este es un punto al que puede llegar con tus familiares que han estado actuando de cierta forma hacia ti durante toda tu vida y es posible que no entiendan por qué es un problema «repentinamente». Es difícil usar esto contra alguien cercano a ti, pero si es una situación que ha durado lo suficiente y te ha molestado por mucho tiempo, probablemente tendrás mucha frustración y enojo empujándote hacia adelante; trata de no dejar que el enojo se apodere de ti. y convertir una declaración de límites en una pelea brutal y demoledora.

III) Si es necesario, protégete: Si ha establecido sus límites, los ha reforzado y le has dicho a alguien en términos inequívocos que dejen ese comportamiento y aún así no respetarán tus sentimientos, no tiene que aceptarlo. Las personas que actúan de esa manera son tóxicas y no es necesario que le des a las personas tóxicas un lugar en tu vida. No eres el saco de boxeo de nadie, no eres el vertedero de nadie. Si has sido amable, entonces no tan amable, e incluso descortés y ellos no cambian, tienes derecho a eliminarlos de tu vida. Esto se aplica a todos, desde amigos, familiares y hasta parejas románticas, y eso puede ser muy difícil. No te voy a decir que tienes que eliminar a tus padres o hermanos de tu vida, esa es una decisión muy importante que nadie puede tomar por ti. Pero hay opciones, como limitar el contacto. Tal vez solo una llamada telefónica a la semana y cada dos cenas festivas, o tal vez limitar las visitas a una hora o dos. También es posible que desees llevar a un/a amigo/a de confianza para que te apoye cuando vea a esas personas.

En términos muy simples, una vez que hayas establecido tus límites, tiene derecho a alejarte de las personas que no los respetan.

Los límites son cosas maravillosas. Pero, requieren mucho esfuerzo y tienen un precio muy alto. A medida que aprendas a hacer cumplir tus límites, las personas desaparecerán de tu vida porque no les gusta la forma en que deseas que te traten. Pero otras personas vendrán para llenar esos espacios, personas que aprecian tus límites y te tratan de una forma que te hace sentir cómodo/a y feliz.

Fuente: (2021). The Importance Of The Boundaries For Autistic People. Autistic Empath. Recuperado de (https://autisticempath.com/the-importance-of-boundaries-for-autistic-people/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Hablando Positivamente De Ti Mismo/a En Un Mundo Neurotípico

A veces, a las personas en el Espectro Autista se les pide que enumeren las cosas que aman de sí mismas o que se describan a sí mismas en 4 palabras. Esto puede ser para una sesión de terapia, una entrevista de trabajo o cualquier otra cosa.

Muchas personas que viven la condición encuentra que esta es una tarea difícil independientemente del contexto. En este artículo se explicará por qué.

La dificultad de esta tarea tiene consecuencias reales para las personas en el Espectro Autista y contribuye a nuestra alta tasa de desempleo, incluidas las personas que viven la condición con un alto nivel educativo. A menudo nos subestimamos, pero solo porque muchas personas neurotípicas no tienen problemas para embellecer sus rasgos.

La positividad no debería ser un requisito

No estamos diciendo que debamos andar por ahí odiándonos o descalificándonos activamente. Simplemente significa que es posible que no demostremos la confianza autista de la misma manera que lo hacen las personas neurotípicas. Desafortunadamente, esto se convierte en una desventaja cuando intentamos ser contratado para trabajos, cuando redactamos nuestros currículums vitae y cuando intentamos postular a universidades o solicitar como becas o subvenciones.

Puede parecer que no nos valoramos lo suficiente porque, en primer lugar, no sabemos cuál es el «estándar» para vendernos a nosotros mismos. Y es posible que no veamos cómo «venderse a nosotros mismos» es una habilidad importante o real, incluso si en nuestra sociedad actual lo es. Además, la sola idea de hablar por nosotros mismos puede hacernos sentir físicamente enfermos o ansiosos.

Rasgos del carácter

Está bien ser neutral. A veces es como estuviéramos camuflándonos cuando nos dicen que hablemos con nosotros mismos, incluso si las cosas que decimos son verdaderas para otras personas. Tener pensamientos positivos a menudo puede ayudar a reducir los problemas de salud mental o la angustia mental de otras personas. Para muchas personas en el Espectro Autista, se trata más de negar los pensamientos negativos que tenemos con pensamientos realistas (es decir, a menudo más positivos), en lugar de tratar de acumular cosas positivas sobre nosotros mismos. Si tratamos de forzarnos a tener pensamientos positivos, simplemente se sienten falsos.

Y tenemos que recordarnos, especialmente cuando hacemos algo bien, que está bien estar orgullosos del trabajo que hicimos y ser felices con él. Para nosotros, eso es lo positivo. No se trata de quiénes somos, sino de lo que estamos haciendo y de cómo nos cuidamos. Por ejemplo, podemos estar orgullosos de nosotros mismos por centrarnos en el cuidado personal en lugar de la productividad.

Para nosotros, pensar positivamente se trata más de acciones que de cosas inherentes a nuestro carácter. Los rasgos de carácter son demasiado vagos y abstractos. Puede depender del contexto de las acciones que tome en una situación determinada, entonces, «¿Cómo puedo decir que siempre tengo la característica X?» Claro, podría decir que yo trabajo muy duro, pero «¿Qué significa eso y en comparación con quién?» «¿Trabajar duro en qué?» El significado de estos conceptos abstractos nos resulta confuso. Necesitamos contexto.

A menudo parece que las personas neurotípicas pronuncian estas palabras sin pensarlo mucho y sin dudarlo mucho.

Cuando trato de describir nuestros rasgos, esto se convierte en una pregunta filosófica: «¿Soy trabajador/a?» «¿Cómo cuantifico eso?» «¿Qué tan duro trabaja la persona promedio?» «¿Incluimos pasatiempos o simplemente actividades que generan dinero?» Sí, así es como las personas en el Espectro Autista piensan cada descriptor vago que consideramos publicar.

Las consecuencias de la vida real

  • Aprende rápido.
  • Puede pensar sobre la marcha.
  • Comunicador efectivo.

Cuando pensamos en intentar enumerar nuestros rasgos positivos, estas son las frases en las que pensamos, que a menudo se incluyen en las descripciones laborales.

Para los neurotípicos, probablemente no somos ninguna de esas palabras.

Aprendemos bien, pero lentamente, y hacemos muchas preguntas aclaratorias que pueden molestar a otras personas. Sin embargo, una vez que sabemos algo, realmente lo sabemos. Si nos escribes un correo electrónico, pensar «pensar sobre la marcha», pero no si nos hacen preguntas en persona. Y lo mismo ocurre con ser un «comunicador efectivo».

¿Cómo tú describes esas cualidades en un eslogan breve y contundente?

Es como si imprimieran una gran marca de agua sobre la descripción que dice «¡No queremos candidatos en el Espectro Autista!».

La positividad autista se ve diferente

Si alguna vez nos preguntaran qué es lo que más amamos de nosotros mismos y nos pidieran que lo escribiéramos, haríamos dos listas: una para calmar a quienquiera que nos pregunte y otra solo para nosotros. Esto se debe a que los rasgos que realmente enumeraríamos no se consideran positivos para la mayoría de las personas, incluso si nosotros creemos que si lo son.

I) Un ejemplo de una lista positiva segura y aburrida que una personas en el Espectro Autista le mostraríamos a los neurotípicos:

  • Estoy trabajando duro.
  • Yo aprendo bien.
  • Soy detallista y minucioso.
  • Hablaré si tengo preguntas.
  • Sé lo que no sé y estoy feliz de pedir una aclaración.

II) Un ejemplo de una lista positiva real escrita por una persona en el Espectro Autista:

  • Dejé de preocuparme por lo que piensen los demás.
  • Estoy abierto a aprender sobre los problemas en las comunidades marginadas y a cambiar mi idioma; al menos trato de escuchar y hacer oír sus voces.
  • Soy una persona en el Espectro Autista.
  • Hago lo que quiero.
  • Descubrí la mayoría de mis discapacidades por mi cuenta haciendo mi propia investigación.
  • He intentado alcanzar lo que quiero hacer, incluso si aún no ha funcionado.
  • Sé cuándo debo renunciar y ahorrar energía.

Este es el problema: 4 de los 7 elementos de esa lista real probablemente se consideren negativos para otras personas. ¿Ser una persona en el Espectro Autista ¿No le importa lo que piensen los demás? ¿Saber cuándo renunciar? ¿Hacer lo que quieres? Esas características podrían verse como egoístas, hurañas o incluso flojas.

Es difícil enumerar los rasgos positivos cuando las personas que preguntan tienen nociones preconcebidas de lo que es un rasgo positivo.

No ven lo fantástico que es que a las personas en el Espectro Autista no les importe lo que piensen los demás, después de pasar gran parte de mi vida complaciendo a los demás, siguiendo reglas y buscando la validación externa de sus acciones. ¡No ven lo fantástico que es que ser una persona en el Espectro Autista sea positivo para ellas! No ven que no saber cuándo renunciar ha sido perjudicial para nuestra salud mental y me ha llevado a la fatiga autista. No ven que hacer lo queremos es un logro fenomenal en comparación con las respuestas aduladoras del ejemplo anterior debido al estrés.

Lo positivo realmente es que nos preocupamos un poco menos y que somos un poco más egoísta. Como personas en el Espectro Autista, estamos socializados para poner las necesidades de comunicación de los demás por delante de las nuestras, para estar callados si hablamos demasiado fuerte, para hablar si estamos murmurando, para ser menos groseros, para dejar de quejarnos, para dejar de “ser negativos».»

¿Cuántas cosas hemos puesto en la categoría negativa de nuestra personalidad debido a cómo nos ve nuestra sociedad?

Probablemente sean demasiados.

Reflexiones finales

Si no viviéramos en la sociedad que vivimos, ¿Qué es lo que más te gusta de ti ahora mismo?

  • ¿Hay cosas que te gustan de cómo has cambiado o crecido?
  • ¿Hay cosas que te gustan en términos de lo que ha hecho?
  • ¿Hay cosas de las que estás orgulloso de haber olvidado?

Nos han dado etiquetas negativas desde que tenemos uso de razón. De repente, ¿alguien nos pide que hagamos una lista de lo que amamos de nosotros mismos? Puede ser agobiante y casi parecer falso. Nos etiquetan como demasiado negativos, inflexibles o raros desde una edad muy temprana. No es de extrañar que pueda resultar difícil establecer rasgos positivos sobre nosotros mismos. ¿Cuántas veces alguien nos ha etiquetado de forma positiva? Es como si que se nos pidiera que pensemos en nosotros mismos de esta manera creara una disonancia cognitiva o una disociación porque no es algo en lo que realmente hayamos pensado en primer lugar. Durante tanto tiempo, pensar en nosotros mismos de manera positiva no fue realmente una opción.

Está bien que nos gusten rasgos que no les agradan a otras personas. Está bien valorar esas cosas. Y también está bien recordarlos cuando no nos sentimos bien con nosotros mismos

El hecho de que no podemos enumerar palabras abstractas para describirse a nosotros mismos no significa que no valemos nada. Si tenemos valor. Solo necesitamos encontrarlo y volver a etiquetarnos como dignos, valiosos e importantes. No es necesario tener una «lista positiva» para sentirnos bien con nosotros mismos. Eso no es un requisito.

Como personas en el Espectro Autista, no deberíamos tener que fingir ser otra persona para enumerar cosas positivas sobre nosotros mismos. Se nos debería permitir existir en nuestros términos, con lo que valoramos, incluso si las personas que nos rodean no lo ven.

Espero que encuentren una forma de volver a etiquetar algunos de los rasgos en su contenedor negativo, incluso si eso lleva un tiempo.

Realmente lo merecen. En serio.

Fuente: (2021). Talking Yourself Up in a Neurotypical World. Autistic Science Person. Recuperado de (https://autisticscienceperson.com/2021/01/08/talking-yourself-up-in-a-neurotypical-world/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¿Qué Es La Honestidad?

La honestidad es una de esas cosas que son bastante obvias. Es una virtud en la que todos están de acuerdo. A todos nos han enseñado desde una edad muy temprana que debemos ser honestos. Cuando podemos contar con que otras personas sean sinceras, nos sentimos seguros de que estamos a salvo, o al menos sabemos qué esperar, y podemos actuar en consecuencia.

La honestidad es cuando no haces cosas moralmente incorrectas. Cuando analizamos la honestidad, encontramos virtudes como la veracidad, integridad, franqueza, lealtad, justicia y sinceridad. Pero también encontramos la ausencia de engaños, mentiras y abstenerse de hacer cosas que no sean, bueno, deshonestas.

No mentir y no robar son cosas que son razonablemente fáciles de hacer. Simplemente significa no hacer cosas, pero ¿qué pasa con las cosas que debes hacer?

¿Puedes decir honestamente que eres sincero/a, que siempre dices tu verdad y que eres leal no solo con los demás, sino también contigo mismo/a? ¿Puedes decir que cuando no mientes, pero tampoco hablas cuando es necesario, que eres honesto/a? ¿Puedes decir que cuando eres siempre directo/a, excepto cuando tu opinión no coincide con la de la multitud, que eres honesto/a?

Cuando miras qué es la honestidad en su conjunto, ¿puedes decir que eres realmente honesto/a?

¿Por qué no somos honestos?

La honestidad es una virtud en la que prospera un constructo social sano, un entorno seguro, y para eso precisamente utilizamos la honestidad: estar seguros. Y si eso significa ser deshonestos bajo una máscara de honestidad, que así sea.

Nos han enseñado a leer la situación y evaluar si es seguro ser honesto/a. Y en la mayoría de los casos, la respuesta es no. Hablar siempre da miedo, incluso cuando lo que dices se alinea completamente con lo que todos están de acuerdo.

Hemos aprendido que ser honestos todo el tiempo crea situaciones peligrosas que no son beneficiosas para nosotros personalmente. Por ejemplo, cuando le dijiste a tu mamá que la comida sabía horrible, ella se enojó y te dijo que eres un/a ingrato/a. O esa vez cuando le diste a tu supervisor/a excelentes críticas constructivas, y dos semanas después, te despidieron.

Por lo tanto, cumplimos con el status quo sin la más mínima desviación. Aplicamos la honestidad regulada y creamos una persona honesta que está cuidadosamente diseñada para adaptarse a la narrativa de nuestra comunidad. En la superficie, parece que somos personas genuinamente honestas, pero hay un sistema secreto y complicado para mantener la fachada en funcionamiento. Un sistema que evalúa meticulosamente cuál debería ser nuestro próximo movimiento para mantenernos lo más seguros posible.

Optamos por la versión segura de la honestidad, una versión que incluso podría ser peor que la deshonestidad total. Una versión que cuenta la mentira honesta ocasional, pero se abstiene de decir algo en absoluto.

Imagínate un mundo donde todos ejecutan un programa de honestidad segura. Es una construcción complicada donde la destrucción está a la vuelta de la esquina. Un lugar donde los unicornios y los arcoiris se vuelven feos rápidamente.

Entonces, ¿cuál es la alternativa?

La alternativa es ser asertivamente honesto/a todo el tiempo. Pero, ¿Qué significa eso?

Ser asertivamente honesto/a significa decir lo que piensas, sin importar las consecuencias. Significa que estás dispuesto/a a ofender a algunas personas, a adoptar una postura impopular, porque tu verdad es más importante que cualquier otra cosa. Significa que te atreves a mirar a la cara lo que está mal y decir la verdad, incluso si eso es lo que estás mal. Significa que si tu honestidad no vibra con el status quo, estás dispuesto a marcharte. Sin importa qué.

La honestidad asertiva significa que ya no ignoras al elefante en la habitación. Estás llamando al elefante y diciéndole que salga del camino. Pero, ser asertivamente honesto/a no significa ser arrogante. Significa que eres consciente de tus palabras porque entiendes que tus palabras tienen poder.

Cuando eres asertivamente honesto/a, muestras tus verdaderos colores y las personas pueden anticiparlo. Tal vez no les agradas todo el tiempo, pero definitivamente saben lo que vales y lo que pueden esperar de ti. Al ser asertivamente honesto/a, valiente y decir lo que piensas, creas una base sólida para las personas que te rodean y para ti mismo.

¿Por qué no somos asertivamente honestos?

No somos asertivamente honestos por la simple razón de que tenemos miedo. Porque queremos pertenecer a nuestro entorno, está en nuestro ADN. Es cómo sobrevivimos y prosperamos en esta roca flotante gigante llamada Tierra. Nos necesitamos el uno al otro. Pero, si realmente no confiamos en las personas que nos rodean, jugamos a lo seguro. Después de todo, ¿por qué serías vulnerable cuando estás rodeado de depredadores feroces?

¿Realmente puedes confiar en las personas que te rodean? ¿Puedes decir con confianza que cuando las cosas se ponen difíciles, tu grupo te apoya? Probablemente no, porque lo más probable es que no hagas un esfuerzo adicional por ellos también.

A pesar de que todo parece estar bien en la superficie, hay una guerra en lo más profundo de tu ser. Secretamente no confiamos en otras personas, porque sabemos que realmente no podemos confiar en nosotros también. No somos asertivamente honestos porque pensamos que cuando somos verdaderamente abiertos, las personas nos dominan. Vivimos en un mundo donde la verdad personal de todos está escondida detrás de varias máscaras. La mayoría de las veces, ya ni siquiera podemos llegar a nuestra verdad a través de la telaraña de máscaras que hemos creado cuidadosamente.

Sonreímos cortésmente cuando hablamos con alguien, mientras pensamos en pensamientos oscuros de estrangularlos. Tu mente racionaliza lo que sucedió y tuerce la historia, «sí, es bueno que no hayas hablado porque funcionaría en tu contra». Pero, mientras tu mente te está engañando, tu alma está gritando por dentro.

Claro, una mentira consciente de vez en cuando no duele, pero si sumamos todos esos pequeños momentos en un día, terminamos con muchas mentiras. El precio que pagamos es mucho más alto que los cinco minutos de conveniencia que obtenemos al abstenernos de ser honestos. La peor parte es que no solo les estamos mintiendo a las personas que nos rodean, nos estamos mintiendo a nosotros mismos.

Cada vez que nos ajustamos a la norma y descuidamos nuestro espíritu interior, cada vez que elegimos dar una respuesta políticamente correcta en aras de que nos gusten, nos matamos un poco a nosotros mismos. Nos convertimos en un fragmento de lo que realmente somos. Nos convertimos en personas no auténticas que compran completamente nuestra propia mentira.

Empieza contigo mismo/a

Al final, si no somos asertivamente honestos con nosotros mismos, nos privamos de la posibilidad de crecer, sanar nuestros traumas del pasado y convertirnos en mejores personas. Si quieres lograr tu máximo potencial, debes ser asertivamente honesto/a.

Y ser asertivamente honesto/a, especialmente contigo mismo, duele. Y mucho.

Significa que tienes que mirarte al espejo y reconocer que estás herido/a, que has cometido errores, que a veces te has avergonzado y que incluso puedes vivir una vida que es demasiado difícil. para que realmente te mires a los ojos.

Significa que aceptas que no estás cerca de lo que aspirabas a ser cuando eras niño/a.

Significa que tienes que perdonarte a ti mismo y hacer las paces con todas las cosas malas que hiciste en tu vida. Significa que sentirás la presión de necesitar cambiar más que nunca. Y cambiar es un trabajo duro, mejor aún, es casi imposible.

Las probabilidades de que seamos mejores personas están totalmente en nuestra contra. Incluso si estamos totalmente motivados para cambiar, todo nuestro sistema y el mundo conspiran en contra de nosotros para mantener las cosas tal como son.

Pero tienes que ser honesto/a, saca esa inmundicia de tu sistema.

Decir la verdad es medicina. Es terapéutico. Pero también funciona a la inversa: si no hablas cuando debes hacerlo, no solo te estás mintiendo a ti mismo/a, la injusticia se convertirá en parte de ti. Izquierda o derecha, absorberá el escenario dado, ya sea que hables o no, determina cómo eso ingresa a tu sistema.

Si quieres ser asertivamente honesto/a, debes ser valiente, porque debes tomar algunas decisiones radicales, ya sea que se relacionen con tu trabajo, tus amistades, tu familia. ¿Qué harás? ¿Qué no harás? Piensa, actúa, aprende.

Ser asertivamente honesto/a es una cosa, asumir las consecuencias es un desafío completamente diferente.

Un antes y un después

Si quieres vivir una vida auténtica, debes ser asertivamente honesto/a. Asertivamente honesto/a contigo mismo y con tu entorno.

Ser asertivamente honesto requiere autoconciencia, confianza y autoestima. Incluso cuando el mundo no opta por ser asertivamente honesto, vale la pena seguir el camino difícil.

Y si todos hicieran eso, el mundo cambiaría drásticamente.

Nueva energía y creatividad fluirían a través de nuestras vidas. Tendríamos conexiones sinceras. Las personas se atreverían a abrirse, a hablar, y como resultado, podríamos confiar genuinamente en las personas que nos rodean. Es posible que no estemos de acuerdo con los demás, pero nos respetamos mutuamente por respaldar lo que creemos.

Las personas asertivamente honestas dan un paso al frente y defienden lo que creen. No respetarán el status quo. Y aunque las personas pueden no estar de acuerdo con lo que dicen, hacen algo que la gente no se atreve a hacer: hablan cuando permanecer en silencio es un crimen, y en secreto los respetamos por eso.

En un momento de honestidad asertiva, las personas honestas podría tener todos los ojos puestos en ellas, podría sentirse como extraños. Pero, cuando se calma la conmoción, son libres y descansan bien, mientras que el resto permanece en una prisión. Pero, tal prisión no es la parte más difícil. Lo más difícil es vivir con la sensación de que tuviste la oportunidad de hablar, pero no la aprovechaste. Que le diste la espalda a tu auténtico potencial a cambio de algo de consuelo, de mediocridad, de pertenecer a algo que se basa en mentiras.

Una persona asertivamente honesta puede estar sola, pero se mantiene fuerte como un roble en la tormenta, con sus raíces en el subsuelo y sus hojas tocando el cielo. Puede que no esté rodeado de mucho, pero lo que sea que la rodea realmente quiere estar allí, y es más real que cualquier otra cosa.

Porque cuando todo está dicho y hecho, al menos puedes mirarte al espejo, sonreír y decir: «Hice lo correcto».

Fuente: Stoelwinder, D. (2020). WHAT IF WE WERE BRUTALLY HONEST. Dennis Stoelwinder . Recuperado de (https://dennisstoelwinder.com/brutally-honest/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Sensibilidad A Las Críticas: Consejos Para Los Padres

Han habido muchas discusiones sobre las diferentes reacciones sensoriales que las personas en el Espectro Autista tienen al entorno físico, como la angustia que pueden experimentar por ruidos fuertes e inesperados, luces fluorescentes y etiquetas de ropa.

Pero hay otra forma de sensibilidad menudo expresada por los miembros de la comunidad del Espectro Autista, que no se discute con la misma regularidad: una hipersensibilidad extrema a las críticas.

Esto es cuando incluso el tipo más pequeño de sugerencia o corrección tiene un gran impacto. Los tipos de críticas más intencionales resultan en la destrucción del autoestima de la persona o pueden provocar reacciones fuertes. Aún más significativo es el efecto duradero que esto tiene.

Muchos adultos en el Espectro Autista dicen que estas críticas no solo las han internalizado y han impactado negativamente su autoestima, sino que todavía están pensando en estos momentos dolorosos décadas después.

Si las personas que interactúan con aquellos en el Espectro Autista no son conscientes de esta sensibilidad, pueden causar involuntariamente un daño emocional negativo de larga duración.

Causas

No existe certeza si las personas en el Espectro Autista están predispuestas para ser emocionalmente sensibles; Esta cualidad no es intrínsecamente buena o mala. Sin embargo, está claro que las experiencias de la vida, especialmente cuando son niños, pueden magnificar esta sensibilidad.

Algunas de estas experiencias incluyen:

  • Ser corregidos frecuentemente.
  • Ser víctimas de acoso escolar.
  • Comentarios negativos constantes de sus padres y profesores.
  • Ser despedidos y excluidos.
  • Sienten que nunca hacen las cosas bien.

Con el tiempo, las personas pueden percibir críticas, incluso cuando no fueron intencionadas. A veces, incluso los comentarios positivos pueden interpretarse como negativos a la luz de las malas experiencias del pasado de la persona.

Impacto

Los adultos en el Espectro Autista describen esta sensibilidad como un efecto devastador. Muchos dicen que se sienten agotados, estresados, decaídos, menospreciados o sin valor.

Informan que sus pensamientos constantes son:

  • «Que es mi culpa. Cometí un error»
  • «Siempre estoy equivocado, y la otra persona siempre tiene razón».
  • «Se siente como una jungla allá afuera».
  • «Es un campo minado averiguar cómo evitar las críticas».

Consecuencias

Como consecuencia de esta sensibilidad, las personas en el Espectro Autista pueden:

  • Evitar situaciones sociales, escolares y laborales.
  • Aislarse cuando deben estar en grupos.
  • Guardar silencio, pensando que si no dicen nada, no pueden ser criticados.
  • Pedir disculpas por todo lo que hacen (o no hacen) con la esperanza de que esto evite las críticas.
  • Desarrollar actitudes perfeccionistas, porque si no se equivocan, no serán criticados.
  • Intentar imitar el comportamiento de niños o adultos socialmente exitosos.
  • Ser EXTREMADAMENTE autocríticos desde el principio en las interacciones sociales como una forma de tratar de ganarle a la otra persona. Duele menos si la persona se critica a sí misma.

Pero todos estos esfuerzos pueden tener un éxito limitado, causar agotamiento y reforzar una pobre imagen de sí mismo.

Consejos para los padres: La Autoestima Es Clave

Aunque muchos expertos en crianza de los hijos desalientan «mimar» a los niños, especialmente a medida que crecen, resulta útil considerar la perspectiva opuesta sobre la crianza de los hijos.

No importa su edad, los niños necesitan apoyo emocional y elogios. Cuando un/a niño/a se siente fuertemente criticado/a, el objetivo más importante es ayudarlo a desarrollar su autoestima. Los niños en el Espectro Autista generalmente no reciben afirmaciones positivas de sus compañeros, por lo que corresponde a los padres y profesores proporcionarlos.

Incorporar algunas de las siguientes sugerencias en la forma en que interactúa con tu hijo/a puede ayudarlo a convertirse en adultos asertivos y resilientes que se sientan bien consigo mismos.

  • Construir confianza a través de las fortalezas: Anima a tu hijo/a en el Espectro Autista a hacer cosas en las que se destaquen para promover el éxito. Esto no significa que no debería experimentar dificultades, sino que intenta crear tantas oportunidades positivas para tu hijo/a como sea posible, y felicítalo/a por sus éxitos, así como por sus esfuerzos.
  • Comunicar aceptación: Siempre hazle saber a tu hijo/a que son aceptados (y amados) por quienes son, sin importar cuáles sean sus dificultades o los errores que hayan cometido.
  • Crear una entorno para el éxito: Cuando sea posible, intenta fomentar entornos óptimos. Esto depende de cómo sea tu hijo/a, pero las posibles adaptaciones pueden incluir disminuir el tiempo social dentro de los grupos, minimizar los elementos sensoriales que causan estrés e implementar estrategias de apoyo escolar que promuevan sus fortalezas.
  • Establecer apoyos: Todos los niños deben tener al menos un adulto comprensivo y receptivo en su vida que pueda actuar como mentor y brindar orientación social.
  • Mensaje consistentes: Todos los adultos que trabajan con tu hijo/a deben asegurarse de interpretar correctamente cómo se comporta o cómo se comunica. Si se debe modificar el comportamiento de tu hijo/a, los adultos deben intentar hacerlo con suavidad y de manera práctica, con una explicación clara, no crítica.
  • Crear oportunidades para el liderazgo: Considere colocar a tu hijo/a en posiciones de liderazgo, como tutoría o mentoría para niños más pequeños o «dirigir» un club basado en sus intereses. Este tipo de oportunidades pueden tener un impacto positivo en el autoestima de los niños.
  • Ser proactivos frente al acoso escolar: Abordar inmediatamente cualquier situación de acoso escolar o exclusión social. Hay que tener en cuenta que esto puede suceder en el ciberespacio de parte de sus compañeros o incluso adultos (como sus profesores).
  • Encontrar el equilibrio correcto: Cuando interactúes con tu hijo/a en el Espectro Autista, sé amable y generoso con los elogios. Tan frustrado como pueda sentirse en este momento, trate de no gritar o alzar la voz, o decir cosas críticas. Esto generalmente no es útil para los niños en el Espectro Autista y es poco probable que cambie sus comportamiento.

Este es un montón de consejos, y tú podrías pensar, «más fácil decirlo que hacerlo«. Recuerda, toda este artículo ha sido sobre no ser crítico con tu hijo/a; Además, no seas crítico contigo mismo. La crianza de los hijos es un trabajo duro, especialmente cuando tienes un hijo/a en el Espectro Autista, y es importante perdonar tus propios errores y seguir adelante. Tu objetivo no es ser el/la padre/madre perfecto/a, sino más bien esforzarte para comprender y apreciar a tu hijo/a y hacer lo mejor que puedas.

En conclusión, los niños en el Espectro Autista reciben constantemente comentarios que pueden contribuir a una sensación de ser inherentemente defectuosos. Esto hace que sea más importante que nunca para los padres, profesores y otros adultos equilibrar las críticas con elogios, la aceptación incondicional y el énfasis en sus fortalezas.

Fuente: Jekel, D. (s.f.). Sensitivity to Criticism: Advice for Parents. The Asperger/Autism Network (AANE). Recuperado de (https://www.aane.org/sensitivity-to-criticism-advice-for-parents/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Evitando Las Trampas De Explotación Y Manipulación

Hay una razón concreta real detrás de porque se aprovechan de las personas en el Espectro Autista y comienza con la diferencia en la comunicación entre las personas que viven y no viven la condición. La comunicación de las personas en el Espectro Autista está generalmente en un nivel. Somos honestos, directos y no solemos manipular y engañar a las personas. Generalmente no mentimos, aunque muchas personas en el Espectro Autista son capaces de mentir si sienten la necesidad. Pero por lo general, para nosotros no es natural.

Las personas neurotípicas operan de manera diferente en cómo se comunican. Su comunicación tiende a suceder en más de un nivel. Principalmente, esto no hace que sean depredadores y deshonestos y solo genera cierta confusión cuando interactúan con personas en el Espectro Autista, ya que operan de forma diferente. Sin embargo, hay algunas personas que se aprovechan de otros y cuando se encuentran personas en el Espectro Autista que ven las cosas en un nivel, sin darse cuenta de que los demás no lo hacen. Cuando las personas neurotípicas se dan cuenta de las diferencias, ahí es cuando puede ocurrir la depredación.

Algunas Circunstancias Este Tipo De Explotación Comúnmente Ocurre Incluyen:

  • Las personas te llaman o se acercan a ti acerca de productos en venta o, en algunos casos, organizaciones benéficas que buscan donaciones. Las personas en el Espectro Autista no solo tienden a tener dificultades para darse cuenta de que se están aprovechando financieramente de ellas, sino que también pueden no sentirse capaces de responderles asertivamente.
  • Muchas personas en el Espectro Autista son atentas, respetuosas y educadas, y no quieren ser irrespetuosas, lo que puede exacerbar este problema. Otros encuentran que responder asertivamente es casi imposible.
  • En algunas relaciones íntimas, las personas en el Espectro Autista pueden ser manipuladas por sus parejas. Esto a menudo toma la forma de explotación emocional y de ser controlados, pero también puede implicar abuso y violencia.
  • Los criminales pueden convencer a las personas en el Espectro Autista para que colaboren en sus crímenes a cambio de aprobación y «amistad». Si son atrapados, una persona en el Espectro Autista honesta puede asumir toda la responsabilidad sin darse cuenta de su error.
  • Los matones, en el colegio o en el ciberespacio, a menudo usan esta promesa de aprobación y «amistad» para convencer a las personas en el Espectro Autista de humillarse públicamente u online.

Necesitamos ser conscientes de las posibles amenazas y formas de evitar ser víctimas, pero también recordar que es una fracción de las personas neurotípicas que se comportan de esta manera.

Algunas Estrategias Que Pueden Ayudar Incluyen:

  • Las personas en el Espectro Autista pueden aprender unos de otros sobre situaciones en las que puede ocurrir la explotación y apoyarse mutuamente para enfrentarlas y evitar involucrarnos en tales situaciones.
  • Recuerda que no TIENES que hacer cosas porque los demás te lo dicen. Si algo sientes que está mal, probablemente está mal.
  • Practica actuar con asertividad. Puede llevar un tiempo, pero es una gran habilidad en esta y otras áreas.
  • Todo lo que hagas para respaldar tu identidad como persona en el Espectro Autista, desarrollar su autoestima y autorrespeto se destinará a equiparte con las habilidades y la confianza para evitar que se aprovechen de ti.
  • Reflexiona sobre dónde te ha sucedido la explotación a ti o a las personas que tú conoces. Piensa en lo que habría ayudado en la situación pasada. Mantenga un registro de esto y si surge una situación similar, use las estrategias que ha identificado
  • Y si sucede, analiza los problemas y sentimientos, pero no te eches la culpa. Al igual que con todos los contratiempos, trata de aprender lo que puedas de tal situación, obtén el apoyo que necesitas y sigue adelante.

Por último, es importante recordar que este comportamiento no es culpa de las víctimas en el Espectro Autista. Estos problemas surgen como resultado de que una persona o grupo de personas se aprovechen intencionalmente una diferencia de comunicación para su propio beneficio.

Fuente: Purkis, J. (2018). TOO NICE: AVOIDING THE TRAPS OF EXPLOITATION AND MANIPULATION. research Autism. Recuperado de (https://researchautism.org/too-nice-avoiding-the-traps-of-exploitation-and-manipulation/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

La Importancia De La Palabra «No»

Obediencia es una palabra que muchas personas en el Espectro Autista y padres de niños que viven la condición asocian automáticamente con la terapia conductual como ABA, pero de hecho, la crianza y enseñanza cotidiana depende del conductismo con el objetivo como meta. Gráficos de stickers para diversas tareas o para «buen comportamiento», retención de privilegios hasta que se cumplan los objetivos, y los castigos o las consecuencias por no cumplir con las expectativas son formas comunes de técnicas de enseñanza y enseñanza basadas en el cumplimiento y que modelan el comportamiento.

Ciertamente, hasta cierto punto, muchos niños están sujetos a entrenamiento de obediencia en el colegio y en el hogar, incluso si no son neurodivergentes de ninguna manera. Muchos adultos ven esto como la única forma de lograr que los niños aprendan algo, incluidos los valores familiares, la empatía y la diferencia entre lo apropiado y lo inapropiado. Algunos estudios han demostrado que los alumnos en situación de discapacidad están típicamente más estrictamente controlados por el manejo del comportamiento que sus compañeros sin discapacidad en el colegio.

Desafortunadamente, esos niños son más vulnerables al daño que puede resultar de la entrenamiento de obedicencia que sus compañeros sin discapacidad. Los niños en el Espectro Autista en particular, frecuentemente confundidos por reglas neurotípicas no escritas y códigos sociales, pueden permanecer en la zona de comodidad relativa de evitar conflictos, hacer lo que se les dice y ser «buenos» para tratar de mantenerse fuera de peligro.

Los niños en el Espectro Autista también tienden a confiar en los guiones para hacer frente a situaciones desconocidas o confusas; los adultos no autistas pueden no darse cuenta de hasta qué punto las personas en el Espectro Autista usan las secuencias de comandos como una herramienta, incluso cuando la persona que vive la condición parece tener habilidades verbales avanzadas. Y los guiones que a menudo se sienten más seguros son los guiones de obedicencia:

Si. Bueno. Lo haré. Lo que quieras está bien.

O: conformidad silenciosa.

Ahora considera las situaciones de un/a niño/a en el Espectro Autista, y luego un/a adolescente en el Espectro Autista, y luego un/a adulto/a en el Espectro Autista puede encontrarse, no estar seguro/a de qué hacer o cómo responder, y puede encontrarse en incumplimiento con los guiones de obediencia:

  • Acoso escolar.
  • Ser abusado/a por una persona que conocen.
  • Experiencias sexuales en las que sienten presión para dar su consentimiento.
  • Decisiones de cómo criar a sus hijos, incluyendo consejos no solicitados de miembros de la familia.
  • Situaciones de salud en las que tienen necesidades insatisfechas.
  • Presiones en el lugar de trabajo para asumir más responsabilidad, o renunciar a acomodaciones.

Es de vital importancia que el entrenamiento de obediencia basado en el comportamiento no sea fundamental para la forma en que criamos, enseñamos u ofrecemos terapia a niños en el Espectro Autista. Por la forma en que los deja vulnerables al daño, no solo cuando son niños, sino por el resto de sus vidas.

Por esta razón, debemos esforzarnos, lo antes posible, por enseñar a los niños que tienen la capacidad de consentir o negarse a hacer algo. Que tienen derecho a la autonomía corporal incluso cuando nos molesta o nos frustra. Que sus necesidades, opiniones y deseos son importantes y se consideran importantes.

Deberíamos proporcionarles guiones que puedan usar en lugar de guiones de cumplimiento, cuando no estén seguros de qué hacer.

  • No gracias
  • Lo pensaré
  • Eso no me gusta
  • No quiero
  • No puedo hacer eso
  • ¡NO!

Y también alienta las expresiones no verbales de rechazo, como darse la vuelta, sacudir la cabeza, salir de la habitación, vocalizar en protesta, etc.

A medida que los apoyamos en su aprendizaje y desarrollo personal, deberíamos fortalecer, no disminuir, su capacidad de expresar «No», puede ser una de las herramientas más útiles que tendrán.

Fuente: Murry, M. (2016). The Importance Of No. Respectfully Connected. Recuperado de (http://respectfullyconnected.com/2016/03/the-importance-of-no/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¿Por qué No Debemos Ignorar A Los Líderes En El Espectro Autista?

Sin duda, a muchos les parecerá sorprendente encontrar las palabras «líderes» y «Espectro Autista» en la misma oración, ya que la condición a menudo se caracteriza por problemas de aprendizaje, función ejecutiva y otros problemas sociales.

Estos síntomas ciertamente plantean dificultades, pero el Espectro Autista no debe generalizarse. Los estigmas sociales aún rodean a las personas que viven la condición, pero tampoco debemos descartar a las personas en el Espectro Autista como líderes incapaces. Aquellos en el Espectro Autista pueden ofrecer la inteligencia, el impulso y las ideas que ayudan a hacer girar al mundo:

La inteligencia superior a la media ayuda a la innovación a prosperar

Todavía hay un estigma social en torno a la contratación de trabajadores y líderes en el Espectro Autista. La ONU estima que casi el 80% de las personas que viven la condición no son contratados en la fuerza laboral global de hoy. Sin embargo, cuando están subutilizados en la fuerza laboral, causa una gran desventaja para todos los involucrados. Más de la mitad de las personas en el Espectro Autista tienen una inteligencia superior al promedio y es ese alto coeficiente intelectual que ayuda a los líderes que viven la condición a pensar de manera creativa y resolver problemas de maneras que otros pueden no haber reconocido.

Una nueva investigación en realidad indica que hay tres patrones de pensamiento distintos en las personas en el Espectro Autista. Algunos son aprendices visuales que tienen dificultades con un aprendizaje más basado en la lógica, el segundo tipo de aprendices son especialistas verbales que son buenos para hablar y escribir, pero tienen habilidades visuales menos desarrolladas. El tercero son pensadores de patrones (como Daniel Tammet) que tienen éxito en matemáticas y música, pero tienen más dificultades para leer o escribir. Sin embargo, el hecho de que estos patrones de pensamiento diferentes presenten dificultades no significa que debamos socavar a los líderes que las tienen.

Los lugares de trabajo pueden incorporar mejores formas de apoyar a los líderes en el Espectro Autista para que puedan ser una parte crucial de cualquier negocio o industria. Para apoyarlos, las empresas pueden considerar mejores soluciones de gestión de proyectos y planes de lecciones automatizados para aquellos que tienen dificultades para leer o escribir. Invertir más en herramientas visuales como la realidad virtual puede ayudar a las personas con autismo a aprender de manera divertida y social.

Con estas herramientas, puede ayudar a aprovechar la alta inteligencia de las personas en el Espectro Autista como empresarios, gerentes y otros líderes. Tenga en cuenta que cada líder tiene sus defectos, pero aquellos que viven la condición pueden ofrecer dominio y visión que ayudan a las empresas a ser aún más exitosas.

La pasión por crear cambio

A menudo, las personas en el Espectro Autista experimentan sentimientos intensos, concentrándose intensamente en las áreas que más les apasionan. Esta es un rasgo crucial para aprovechar el liderazgo, ya que la pasión por crear es esencial para resolver los mayores problemas del mundo.

Greta Thunberg, por ejemplo, dice que se volvió influyente debido a su condición, no a pesar de ella. La franqueza es un rasgo común de aquellos en el Espectro Autista.

«Veo el mundo un poco diferente, desde otra perspectiva«, dijo Thunberg a la periodista neoyorquina Masha Gessen. «Es muy común que las personas en el Espectro Autista tengan un interés especial. Puedo hacer lo mismo durante horas«. Por supuesto, para Thunberg ese interés especial era el cambio climático y no podía entender por qué todos en el planeta no estaban obsesionados de manera similar con prevenirlo.

Una vez comprometidos con un problema, las personas en el Espectro Autista a menudo son conocidas por ser proactivas con sus pasiones. Ese es el tipo de liderazgo que necesitamos para resolver los mayores problemas del mundo.

El movimiento para llevar la diversidad cognitiva al lugar de trabajo

No importa el tipo de líder, los lugares de trabajo comienzan a considerar la importancia de los líderes en el Espectro Autista. Está creciendo un movimiento para la neurodiversidad en la fuerza laboral debido al sesgo y otras barreras que enfrentan las personas que viven la condición.

En 2011, por ejemplo, el programa Autism at Work pasó de ser un proyecto paralelo de la sucursal de SAP Labs en India a una iniciativa de la compañía para tener al menos el 1% de su fuerza laboral con ASD. El director gerente, V.R. Ferose se inspiró en Specialisterne, una compañía de software danesa que contrató al 75% de sus trabajadores en el Espectro Autista.

Las personas en el Espectro Autista a menudo les cuesta «venderse a sí mismas», lo que obviamente puede ser una gran desventaja para un líder empresarial, pero el programa SAP comienza a presentar candidatos con una ronda de capacitación donde pueden experimentar individualmente con proyectos de Lego Mindstorms que se intensifican en dificultad. Luego pasan a los desafíos del equipo, seguidos de un período de entrenamiento de cinco semanas desarrollado por Specialisterne.

La capacitación en habilidades sociales, como la interacción social y las normas profesionales, también es proporcionada por organizaciones públicas o privadas que trabajan con los candidatos en el Espectro Autista.

Después de conseguir un trabajo, los participantes de Autism at Work reciben mentores y compañeros de equipo, empleados existentes de SAP que se ofrecen como voluntarios, así como un entrenador de habilidades para el trabajo y la vida, generalmente proporcionado por un grupo de socios. ¿Piensa si hicimos esto con los líderes? O si incluimos a más líderes en el Espectro Autista como parte de un trío de miembros fundadores. De esta manera, los líderes que viven la condición podrían permitir que su voz se escuche con mayor precisión en la fuerza laboral.

Exponer más empresas a los líderes en el Espectro Autista y darles la oportunidad de capacitar a sus empleados para que conozcan la condición puede asegurar los pasos para ayudar a más de ellos en la fuerza laboral. Con demasiada frecuencia, se descarta que sean difíciles de manejar cuando, en cambio, deberíamos alentar a los líderes en el Espectro Autista a aprovechar sus ideas y trabajar con otros para llevarlas a una satisfactoria implementación.

Fuente: Croman, A. (2019). Why We Shouldn’t Overlook Leaders with Autism. Thrive Global. Recuperado de (https://thriveglobal.com/stories/why-we-shouldnt-overlook-leaders-with-autism/). Traducido por Maximiliano Bravo.

¿Por Qué No Debemos Tener Miedo De Pedir Ayuda?

Una de las palabras más poderosas es «ayuda». Son solo cinco letras, pero si se usa en la situación correcta puede marcar una gran diferencia. Ni siquiera necesitas hacer una oración completa.

Para muchos, esto difícilmente puede parecer una noticia innovadora. Después de todo, «ayuda» es una de las primeras palabras que aprendemos a decir. Entonces, ¿por qué, a medida que crecemos, olvidamos cómo usar esta poderosa palabra?

En este artículo echaremos un vistazo a por qué las personas en el Espectro Autista a menudo pueden ser tan reticentes a pedir ayuda y proporcionar consejos útiles sobre qué hacer, después de aceptar que un problema compartido es realmente un problema. reducido a la mitad.

¿Por qué las personas en el espectro Autista no piden ayuda?

Es muy común para las personas en el Espectro Autista que podrían considerarse independientes, rechazar cualquier oferta de ayuda, por temor a invitar a la posibilidad de que no seamos tan independientes como pensábamos. Eso demuestra que el orgullo viene antes de la caída.

Pero el orgullo no es completamente culpable cuando se trata de entender por qué las personas en el Espectro Autista no siempre aceptan la ayuda, porque también puede deberse a la negación.

No la negamos porque nos da vergüenza nuestra condición, sino porque vemos a otras personas en el Espectro Autista y creemos que, dado que somos más capaces de sobrevivir sin una cantidad significativa de apoyo, no necesitamos ayuda en absoluto.

Sentimos que si alguien está perdiendo su tiempo ayudándonos, entonces alguien más, que realmente podría necesitar una mano amiga, se está quedando sin apoyos. Esto generalmente hace que nos quedemos callados cuando más lo necesitamos, y nos ha llevado a un camino autodestructivo de dificultades en nuestros estudios o trabajos, malentendidos con amigos, entre otras cosas.

¿Por qué las personas con familiares en el Espectro Autista no piden ayuda?

Para las personas con familiares en el Espectro Autista, la ayuda puede adoptar muchas formas:

  • Ayuda para aprender a cuidar a tu familiar en el Espectro Autista.
  • Ayuda a aliviar parte del estrés que conlleva tener un familiar en el Espectro Autista.

La lista sigue y sigue. Sin embargo, de la misma manera que las personas en el Espectro Autista raramente buscan la ayuda que pueden necesitar, es muy común que dentro de sus hogares se permita que el orgullo y la negación los superen, cuando ellos mismos necesitan buscar apoyo.

Los mejores ejemplos en los que puedo pensar para esto es cómo los padres con niños en el Espectro Autista a menudo piensan que, como este es su hijo/a, es su responsabilidad asegurarse de que puedan proporcionarles la mejor vida posible. Aunque esta es una forma admirable de pensar, no significa que deba lograrse por sí sola.

De una manera similarmente errónea, muchos hogares donde hay un familiar en el Espectro Autista tampoco pedirán ayuda, porque creen que si obtienen ayuda, no están resolviendo nada, sino que están arrojando sus problemas a alguien más. La realidad, sin embargo, es todo lo contrario.

¿Por qué está bien pedir ayuda?

La ayuda no es algo que te brinde una ventaja injusta, ni es algo que muestre debilidad. Es un concepto personal que se adapta a la persona y, sin él/ella, estamos esencialmente presionando un botón de pausa ante cualquier posibilidad de progreso futuro.

Para las personas en el Espectro Autista, pedir ayuda no nos quitará nuestra independencia, es garantizar que si surge algo que la amenace, estamos preparados.

Del mismo modo, pedir ayuda con un familiar en el Espectro Autista no es admitir la derrota. pero deja en claro tu intención de triunfar y acorta el camino hacia la victoria.

Esto también se aplica a las personas que buscan un «descanso» de un familiar en el Espectro Autista. Tomar un descanso no es lo mismo que tirar la toalla. está tomando un tiempo de espera, por lo que, cuando regresas, volverás más fuerte que nunca.

Pedir ayuda es muchas cosas, pero una cosa no es un error. Si tú o alguien que tú conoces tiene dificultades con alguna cosa, es importante encontrar la manera de obtener el apoyo necesario, sin importar qué: ya sea hablando con alguien de tu confianza o contactando a un profesional.

Sin embargo, no me malinterpreten, está bien tratar de abordar las cosas como personas independientes, pero como dice el refrán: ningún hombre es una isla. Las cosas rara vez mejoran por sí solas y el hecho es que la ayuda siempre ayuda.

Fuente: Sinclair, J. (2017). Why We Shouldn’t be Afraid to Ask for Help: Autism Support. Autistic And Unapologetic. Recuperado de (https://autisticandunapologetic.com/2017/12/16/why-we-shouldnt-be-afraid-to-ask-for-help-autism-support/). Traducido por Maximiliano Bravo.