Los 5 Principios De Las Organizaciones Del Autismo Que Si Respetan A Las Personas Autistas

Las personas Autistas de todas las edades y capacidades merecen ser tratadas con respeto, que se reconozcan sus derechos civiles y su humanidad, y que tengan acceso a los recursos y adaptaciones que necesitan. Cualquier organización del Autismo que no cumpla con estos preceptos básicos no merecen nuestro apoyo

Reconocemos que puede ser difícil identificar organizaciones del Autismo que trabajen legítimamente para el mejor interés de las personas Autistas y sus familias, ya que las organizaciones del Autismo cuestionables tienden a emplear el vocabulario de aceptación y apoyo, incluso cuando socavan activamente esos principios.

¿Cómo puedes saber en qué organizaciones del Autismo apoyar y confiar? Todas aquellas siguen estas pautas:

I) Apoyos, no curas: El Autismo es una variación neurológica humana natural y no un proceso de enfermedad que deba curarse. La neurología Autista, los rasgos sensoriales, el procesamiento, la comunicación y otros rasgos específicos del Autismo deben acomodarse, no estigmatizarse. La calidad de vida de las personas Autistas de todas las edades y habilidades debe ser una prioridad principal. Los problemas médicos o de salud que pueden acompañar al Autismo deben abordarse como condiciones concurrentes, no como parte integral del Autismo.

II) Apoyos y terapias basados ​​en Autistas: Los servicios para personas Autistas deben mejorar su calidad de vida. Cuando hay un conflicto entre los profesionales del Autismo que no son Autistas y la comunidad Autista en cuanto a un enfoque o terapia, la organización toma en serio las preocupaciones Autistas y busca orientación en la investigación participativa y, de otro modo, informada sobre el Autismo, y en el liderazgo de autodefensa.

III) Inclusividad: Las personas Autistas deben tener roles importantes, significativos y principales en todos los aspectos de la organización, especialmente en los niveles de liderazgo, con respecto a la planificación y la toma de decisiones. Los empleados Autistas serán compensados ​​al mismo nivel que otros participantes que realicen un trabajo similar.

IV) Aceptación, no estigmatización: Todos los aspectos del ciclo financiero de la organización, desde la publicidad y la recaudación de fondos hasta las subvenciones y programas, deben estar impulsados ​​por valores de inclusión y aceptación de personas Autistas de todas las edades y capacidades. No es aceptable usar tácticas de miedo o imágenes negativas para promover la concientización sobre el Autismo.

V) Defensa de los derechos humanos y civiles de todas las personas Autistas: Deben expresarse públicamente posiciones claras sobre temas que afectan el bienestar de las personas Autistas. Tales problemas incluyen el uso de restricciones físicas y químicas; la falta de inclusión plena en educación, trabajo y vivienda; y financiamiento para programas que abordan las necesidades inmediatas de las personas Autistas en sus comunidades.

Fuente: (s.f.). Useful Autism Organizations. Thinking Autism Guide. Recuperado de (https://thinkingautismguide.com/useful-autism-organizations). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Dermatilomanía Y Tricotilomanía

¿Dermatilomanía? ¿Tricotilomanía? ¡¿Qué significa eso?! ¡BUENA PREGUNTA!

Significa rascarse compulsivamente la piel y tirar compulsivamente del cabello, respectivamente. La primera puede incluir rascarse las costras, bultos en la piel, acné, cutículas, etc. La última puede incluir arrancarse o rasgarse las pestañas, las cejas, el vello facial, el vello corporal, etc.

¿Y qué tienen que ver con el Espectro Autista? Muchos adultos que viven la condición necesitan ayuda para manejar uno o ambos impulsos irresistibles y repetitivos, lo que es justamente el propósito del artículo del día de hoy.

I) Redirecciones:

  • Aplicar un vendaje líquido y luego quitártelo.
  • Usar un anillo giratorio antiestrés o algún otro tipo de joyería estimulante.
  • Llevar contigo un juguete estimulante para jugar.
  • Hilar, tejer y hacer crochet (y llevar tus herramientas a todas partes).
  • Llevar contigo una lima de uñas para alisar las zonas ásperas de las uñas y mantener las manos ocupadas.
  • Llevar plasticina y romperla en pequeños pedazos.
  • Jugar con masilla moldeable.
  • Rasgar papel o pañuelos en pedazos pequeños.
  • Tejer pulseras (¿Recuerdas las «pulseras de la amistad»? ¡Excelente forma de mantener las manos ocupadas!)
  • Usar esmalte de uñas y retirarlo.

II) Barreras:

  • Usar guantes.
  • Use uñas postizas (puede hacer que sea más difícil pellizcar/jalar, pero sobre todo ayuda a recordarle que no lo haga).
  • Usar un sombrero o un pañuelo en la cabeza si te pellizcas/tiras del cuero cabelludo/cabello (usa un gorro de dormir si lo haces mientras duermes).
  • Aplicar loción en las áreas problemáticas de depilación regularmente durante el día (hace que sea más difícil de depilarse y ayuda a eliminar las áreas ásperas que desencadenan el depilado).
  • Cúbrase las yemas de los dedos con tiritas o cinta médica.

III) El método de la “respuesta competidora”:

  • Apretar los puños durante 60 segundos.
  • Presionar las uñas y apretar las yemas de los dedos.
  • Practicar la respiración diafragmática (abdomen profundo) (inhalar y exhalar durante la misma cantidad de tiempo para disminuir e igualar tu ritmo cardíaco).
  • Mojar completamente tu cabello.
  • Lavarte el cabello (haz un tratamiento de acondicionamiento profundo que tenga que reposar debajo de un gorro de ducha durante mucho tiempo.
  • Cepillar tu cabello en lugar de jalarlo.
  • Pintar tus uñas.
  • Hacer stims con texturas suaves o raras.
  • Acariciar a tu mascota.
  • Mascar chicle.
  • Otros stims variados: Sostener cubitos de hielo, escuchar música fuerte, colgarte boca abajo de tu cama y moverte, golpear una almohada.

IV) El método de “reducir la ansiedad”:

  • Practicar ejercicios de respiración profunda.
  • Meditar.
  • Practicar la atención plena.
  • Tomar una ducha o un baño
  • Escribir sobre tus sentimientos.
  • Cada vez que quieras recoger/jalar/morder/etcétera, escríbelo y ponlo en un frasco. Imagina ese pensamiento intrusivo siendo sellado en ese frasco.
  • Evitar la cafeína después de las 12 p. m. (o en general).
  • Salir a caminar. O al menos quedarte afuera e intentar un ejercicio de atención plena (¿Cuáles son 5 cosas que ves? ¿4 cosas que escuchas? ¿3 cosas que puedes tocar? ¿2 cosas que puedes oler? ¿1 cosa que saborear?)
  • Distraerte con su programa de televisión, película, libro o videojuego favorito.

Fuente: Lindsmith K. (2016). Masterpost: Dermatillomania and Trichotillomania. The Artism Spectrum. Recuperado de (https://kirstenlindsmith.com/2016/11/03/masterpost-dermatillomania-and-trichotillomania/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¿Por Qué Las Personas En El Espectro Autista Podrían Ser Más Susceptibles A Relaciones De Pareja Abusivas?

¿Eres una persona en el Espectro Autista que está o ha estado en una relación de pareja abusiva? Si es así, tu situación está muy lejos de ser única. Mientras cualquier persona de cualquier raza, género, identidad sexual, religión o inteligencia puede encontrarse en una relación abusiva, hay ciertos grupos de personas que son más susceptibles a ellos que los demás.

Así que, sin más preámbulo, en este artículo se hablará acerca de por qué las personas en el Espectro Autista podrían ser más vulnerables de sufrir violencia en el noviazgo.

ADVERTENCIA: EL ABUSO SIEMPRE ES CULPA DEL ABUSADOR NUNCA DE LA VÍCTIMA.

I) Les tomamos la palabra a las personas: Las personas en el Espectro Autista, en general, decimos lo que queremos decir, y nuestra configuración predeterminada es salir al mundo y, al principio, creemos que todos los demás son de la misma forma. Muchos de nosotros no tenemos idea de las agendas ocultas que usan las personas a nuestro alrededor día tras días, ya sea para propósitos de crueldad, para subir su estatus social o porque están tan atrincherados en sus fachadas que han empezado a creérselas. Sin importar cual sea el caso puede hacer que las personas en el Espectro Autista sean vulnerables al abuso porque podríamos no pensar en cuestionar palabras o comportamientos que una persona neurotípica podría examinar de forma más crítica y sospechosa.

II) Podríamos ignorar señales de alerta sutiles: Las personas en el Espectro Autista son literales y se apoyan fuertemente en las palabras para recibir información de los demás. Esto puede conectarse con interpretar a las personas al pie de la letra en que escuchamos las palabras, creemos las palabras y actuamos según las palabras. Sin embargo, podríamos ignorar cambios en sus tonos de voz, expresiones faciales o lenguaje corporal que podrían indicarnos emociones que no coinciden con las palabras que acaban de decir.

Las señales de alerta sutiles que una persona neurotípica podría identificar tales como un tono de voz abusivo, una expresión facial de disgusto, o una postura corporal amenazante podrían ser ignoradas por las personas en el Espectro Autista cuyo cerebro está principalmente enfocado en las palabras.

III) Podríamos atraer subconscientemente a los «bichos raros» del mundo: Muchos adultos en el Espectro Autista, especialmente aquellos que crecieron sin diagnóstico ni apoyo, no sabían cómo funcionaban sus cerebros o incluso que funcionaban de una forma tan drásticamente diferente a las personas neurotípicas a su alrededor. Simplemente sabían que todos los detestaban, no querían estar al lado suyo, ni les creían y pensaban de ellos como fenómenos extraños y misteriosos que debían mejor ser evitados.

Naturalmente no entendían por qué todos los trataban así de mal, pero si sabían que nunca querrían que alguien más sufriera lo mismo que ellos, entonces cuando veían a otros en la categoría de «bichos raros», tendían a hacerse amigos de ellos y entenderse mutuamente y muy rápidamente, como si fuera por arte de magia.

El problema es que, además de atraer a otras personas neurodivergentes de buen corazón, también atraían a personas abusivas. Todos les parecían iguales, como si fueran del «mismo planeta», igual de incomprendidos y abusados. O eso pensaban. Se saltaban las charlas informales en general, y tenían conversaciones profundas y filosóficas sobre sus traumas compartidos. Las amistades y relaciones románticas se forman rápidamente, suben como cohete y bajan como meteorito.

Esas conexiones terminan siendo los únicos vínculos que ellos sentían como realmente genuinos, cuando en realidad son relaciones codependientes y bastante dañinas. En cambio, las relaciones auténticas y estables usualmente se toman su tiempo para formarse, incluyendo charlas informales y otras cosas mundanas. Entender tan necesaria verdad es clave para evitar ser vulnerables a personas que quieran aprovecharse de nosotros.

IV) A menudo nos acostumbramos a sentirnos incómodos: Las personas en el Espectro Autista tienen más probabilidades de ser maltratados e incomprendidos en sus hogares y en el colegio. A veces, esto es el resultado de malentendidos crónicos en la forma que las personas en el Espectro Autista y las personas neurotípicas se comunican, no es objetivamente abuso. Sin embargo, este tipo de contexto infantil si conduce a un estado de estrés crónico para las personas que viven la condición en que nuestros cerebros y cuerpos tienen que ajustarse automáticamente si queremos sobrevivir para llegar a la edad adulta.

Esto puede configurarnos para que suframos maltrato años después porque hemos sido condicionados a vivir con incomodidad física, psicológica y emocional hasta el punto de que podríamos no reconocerla como tal hasta que el comportamiento abusivo pase de ser sutil y ocasional a una avalancha de violencia física y verbal.

V) Podríamos no saber que nos sentimos incómodos: La incapacidad para reconocer nuestra incomodidad física y emocional debido a la alexitimia (la dificultad para identificar y describir nuestras emociones) y problemas de interocepción (reconocer nuestras necesidades físicas tales como hambre, sed, necesidad de ir al baño, etcétera) pueden hacer las personas en el Espectro Autista sean más vulnerables al abuso.

Cuando tú no estás consciente de cómo te sientes en tu cuerpo y tu cerebro, podrían no reconocer el comportamiento abusivo encubierto hasta que empeore al punto donde estás en riesgo de sufrir daños físicos o emocionales-

VI) Podríamos ser financieramente dependientes: Las personas en el Espectro Autista están gravemente desempleadas y subempleadas, y esto las obliga a ser dependiente de personas tóxicas sólo para sobrevivir. Independientemente si se trata de un ambiente laboral hostil, una mala situación de compañeros de habitación, una dinámica familiar tóxica o una relación de pareja abusiva, muchos de nosotros no tenemos el lujo de simplemente «escapar» de tales situaciones y sobrevivir sin asistencia. Cuando la dependencia financiera está involucrada en una relación abusiva, eso complica mucho más las cosas y hace que sea difícil escapar.

VII) No manejamos bien los cambios: Alguien que no entiende completamente lo incapacitante que pueden ser los cambios para algunas personas en el Espectro Autista podría no creer que eso sería un factor para seguir en una relación abusiva. Pero los cambios, incluso los cambios positivos, pueden ser paralizantes debido a la ansiedad y la disfunción ejecutiva. No es nada fácil terminar una relación, incluso una relación abusiva, especialmente si hay posesiones, mudanzas, protección policial y potencial situación de calle que considerar.

VIII) Podríamos no tener a nadie más: Estas palabras son tan dolorosas como un fuerte golpe al estómago, pero la dura realidad es la siguiente; hay personas en el Espectro Autista que NO tienen apoyo financiero ni emocional. Podríamos no asegurar un trabajo, conducir un auto, o navegar exitosamente los ires y venires de la arena social neurotípica, entonces la posibilidad de dejar a la única persona que esencialmente nos mantiene con vida al refugiarnos, llevarnos al trabajo y a nuestras citas médicas, hacer fácilmente amigos y conexiones puede sentirse como sacarle el enchufe a un paciente hospitalizado camino al final de su vida. En situaciones así, puede ser tan aterrador irse como peligroso quedarse.

Reflexiones Finales

Las personas en el Espectro Autista son más susceptibles a relaciones de pareja abusivas y podrían estar forzadas por las circunstancias a permanecer en ellas. Este problema no se resolverá solamente con refugios y líneas de ayuda. El hecho es que las personas que viven la condición necesitan ser apoyadas, acomodadas y escuchadas; cuánto antes, mejor.

Fuente: Heidel, J. (2022). Why Autistic People May More Susceptible To Abusive Romantic Relationships. The Articulate Autistic. Recuperado de (https://www.thearticulateautistic.com/why-autistic-people-may-be-more-susceptible-to-abusive-romantic-relationships/). Traducido Por Maximiliano Bravo

La Teoría De Las Cucharas Y Cómo Se Relaciona Con El Espectro Autista

La teoría de las cucharas es una parte crítica de cualquier discusión sobre la fatiga autista, pero el término fue acuñado originalmente por Christine Miserandino en 2003 como parte de una discusión sobre el lupus en su ensayo «La teoría de las cucharas«.

Se usó para explicar cómo diferentes personas usan diferentes cantidades de energía para realizar las mismas tareas.

La idea de llamarlo teoría de la cuchara surgió simplemente porque la explicación tenía lugar en un restaurante y las cucharas eran lo más fácil de conseguir en ese momento.

Cómo funciona la teoría de las cucharas

Supongamos que a todos se les da un número determinado de cucharas y que éstas representan resistencia/esfuerzo. A medida que completes las tareas durante el día, gastarás «cucharas» hasta que se le acaben. En ese momento, no tienes más remedio que descansar hasta que se repongan.

Para una persona sin discapacidad, muchas tareas, como prepararse el desayuno, son tan «bajas en energía» como para no consumir ni una cuchara. De hecho, muchas personas dicen que cocinar es una de las cosas que hacen por placer.

Por lo tanto, una persona con discapacidad usaría sus cucharas mucho más rápido que una persona sin discapacidad, lo que significa que la persona discapacitada debe tener mucha más precaución y debe esforzarse mucho más para tomar decisiones sensatas.

Por ejemplo, si están en sus últimas cucharas, entonces salir puede no ser una buena idea porque pueden quedarse sin energía mientras están fuera.

Teoría de las cucharas y discapacidades invisibles

La teoría de las cucharas se puede aplicar fácilmente a todo tipo de discapacidades, por ejemplo, una persona en silla de ruedas usará más cucharas para usar el transporte que una persona que puede caminar. Una persona sorda usará más cucharas en una conversación que una persona sorda.

Si bien la teoría de la cuchara se puede aplicar a todo tipo de discapacidades, en realidad fue diseñada como una forma de explicar las muchas discapacidades «invisibles», incluyendo al Espectro Autista.

Las personas sin discapacidad generalmente pueden entender cómo las discapacidades visibles, como las personas que necesitan apoyo para la movilidad, las personas con discapacidades sensoriales fuertes como ceguera o sordera profunda, y las personas con discapacidades intelectuales o genéticas claras pueden encontrar difícil la vida cotidiana.

Es mucho más difícil explicarle a una persona sin discapacidad cómo las discapacidades como el Espectro Autista, la dislexia, el Déficit Atencional, el daltonismo, la ceguera parcial o la sordera, el dolor crónico, la depresión y la fatiga afectan la vida diaria de una persona.

Aplicación de la teoría de las cucharas al Espectro Autista

Hay algunas cosas que (algunas) personas en el Espectro Autista hacen muy bien. Estas están muy a menudo relacionadas con sus intereses profundos. Por ejemplo, un/a joven que vive la condición no usa sus cucharas cuando se trata de problemas con la computadora, aunque este tipo de problemas ciertamente causan frustraciones a los demás.

Es importante tener en cuenta que estar en el Espectro Autista no significa que él/ella sea automáticamente bueno/a en matemáticas o computadoras. Simplemente se alinean con uno de sus intereses profundos.

Hay algunas áreas en las que las personas en el Espectro Autista tienden a tener más dificultades que las personas neurotípicas. Por ejemplo, en cualquier cosa que involucre a otras personas, interpretar lenguajes no verbales y transmitir respuestas empáticas estándar esperadas en conversaciones.

Nuevamente, esto no significa que todas las personas en el Espectro Autista sean malas en estas cosas, algunas son naturalmente buenas en ellas y algunas trabajan duro, estudian y practican estas técnicas para convertirse en grandes comunicadores. Cada persona es diferente y la cantidad de cucharas necesarias para una actividad determinada puede variar de una persona a otra.

Si aplicara la teoría de las cucharas a una fiesta, por ejemplo, una persona neurotípica podría usar una cuchara para prepararse para la fiesta y una cuchara para el transporte. Es posible que la fiesta en sí no consuma cucharas si son en gran medida «fiesteros» en su elemento.

Sin embargo, una persona en el Espectro Autista puede usar más de una cuchara para ubicar y vestirse con un atuendo adecuado, puede perder una cuchara por el nerviosismo y el transporte, pero luego puede perder varias en la fiesta al verse atrapado en varias interacciones.

Si hay un cambio repentino, las personas en el Espectro Autista generalmente no reaccionan bien al cambio, esto también consumirá una cuchara. No es difícil ver que es mucho más probable que la persona que vive la condición se quede sin cucharas y tenga que terminar la actividad social antes de tiempo.

No hay absolutos en la teoría de la cuchara. No puedes medir cucharas y saber con certeza cuántas se necesitarán. A medida que cambien los acontecimientos o surjan conflictos, es posible que se necesiten más cucharas. Lo mejor que puede hacer es «estimar» cuál de las actividades es más probable que agote todas sus cucharas y disminuya la asistencia en el peor de los eventos no obligatorios.

Fuente: Bolland, G. (2022). Spoon Theory and how it Relates to Autism. Life With Aspergers. Recuperado de (https://life-with-aspergers.blogspot.com/2022/05/spoon-theory.html). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¿Qué Significa «Amigable Con El Autismo»?

El término «Amigable con el Autismo» se ha vuelto cada vez más popular. Desde salas de cine hasta conciertos, tiendas minoristas, recorridos por museos e incluso cruceros, el término parece estar en todas partes. Sin embargo, la compatibilidad con el Autismo es un poco difícil de definir, y diferentes instituciones lo definen de formas ligeramente diferentes. Si bien no todas las personas Autistas necesitan o desean opciones «Amigables con el Autismo», para muchas pueden ser la mejor (y a veces la única) forma de participar en experiencias comunitarias.

Definición de «Amigable con el Autismo»

Debido a que las personas Autistas son tan diferentes entre sí, puede ser difícil diseñar cualquier experiencia o lugar para que sea «Amigable con el Autismo» en todos los ámbitos.

Sin embargo, dicho esto, la mayoría de las experiencias «Amigables con el Autismo» están diseñadas para adaptarse a las dificultades específicos que comparten la mayoría de las personas que viven la condición.

Es importante tener en cuenta que ninguna de estas dificultades es exclusiva del Autismo; como resultado, los ambientes aptos para el Autismo pueden ser útiles para las personas con una variedad de diferencias y diagnósticos.

Por ejemplo, muchas personas que no viven la condición son sensibles a los ruidos fuertes o las luces brillantes, o encuentran abrumadoras las grandes multitudes.

Las adaptaciones adaptadas al Autismo más comunes se relacionan con estos temas:

Dificultades sensoriales

Los criterios actuales para el Autismo incluyen: Hiperreactividad o hiporreactividad a la información sensorial o interés inusual en los aspectos sensoriales del entorno (p. ej., indiferencia aparente al dolor/temperatura, respuesta adversa a sonidos o texturas específicos, oler o tocar objetos en exceso, dificultad visual). fascinación por las luces o el movimiento). En otras palabras, la mayoría de las personas Autistas son hipersensibles o demasiado sensibles a los estímulos sensoriales de un tipo u otro.

Las experiencias «Amigables con el Autismo» generalmente reducen el nivel de volumen, los sonidos superpuestos (anuncios que se hacen sobre música, por ejemplo), luces muy brillantes y/o intermitentes, olores fuertes y experiencias táctiles potencialmente desafiantes. También pueden permitir más movimiento físico (la opción de caminar durante una película, por ejemplo).

En raras ocasiones, se crean habitaciones o edificios completos específicamente para personas con problemas sensoriales. Dichos espacios pueden ofrecer colores, luces y sonidos relajantes y/o proporcionar experiencias sensoriales como luces que se mueven lentamente, sillas-bolsa de frijoles, mini-trampolines, etc.

Dificultades de comunicación

Prácticamente todas las personas Autistas tienen problemas de habla y/o comunicación en un nivel u otro. Mientras que algunas personas que viven la condición no son hablantes, otras son muy hablantes pero pueden tener problemas para seguir un habla rápida o compleja. La mayoría tiene dificultad para procesar las entonaciones vocales o el lenguaje corporal que pretenden sugerir sarcasmo o humor.

Para adaptarse a los dificultades de comunicación, los eventos y lugares aptos para el autismo pueden utilizar una variedad de técnicas. Por ejemplo:

  • Trabajar con grupos más pequeños para personalizar el nivel, la velocidad y el tipo de comunicación y brindar apoyo personalizado según sea necesario.
  • Usar tanto la señalización escrita como el lenguaje hablado para comunicarse.
  • Simplificar el lenguaje y/o las oraciones para facilitar la comunicación.
  • Revisar con frecuencia para asegurarse de que el lenguaje hablado se entienda bien.
  • Usar tableros de imágenes y/o tabletas digitales para comunicarse con aquellos que no pueden usar el lenguaje hablado.
  • Evitar el lenguaje corporal y tonos vocales matizados

Preferencia por las rutinas y la previsibilidad

La mayoría de las personas Autistas prefieren saber qué esperar y muchas prefieren rutinas constantes. Algunos pueden enojarse mucho cuando se cambia una experiencia esperada sin previo aviso. Eso no significa que las personas que viven la condición no puedan manejar el cambio, pero a la mayoría les va mucho mejor cuando tienen tiempo para prepararse para algo nuevo.

Por lo tanto, para ayudar a las personas Autistas que vienen a un nuevo lugar o experiencia, es importante brindar oportunidades para prepararse con anticipación. También es importante explicar lo que se espera, abordar posibles inquietudes y brindar la mayor coherencia posible.

Por ejemplo, las experiencias y lugares «Amigables con el Autismo» podrían:

  • Proporcionar vistas previas en forma de videos y/o historias sociales.
  • Proporcionar información clara escrita y hablada sobre qué esperar antes de comenzar.
  • Asegurarse de tener personas familiares, alimentos, etc. disponibles como sea posible.
  • Ser consistentes de un lugar a otro o de un evento a otro, para que los participantes Autistas sepan exactamente qué esperar antes de llegar.

Padres o cuidadores ansiosos

La mayoría de los padres o cuidadores de niños (e incluso adultos) Autista están preocupados por la recepción que recibirá su hijo/a en la comunidad en general. ¿Las personas lo/la mirarán? ¿Su hijo/a tendrá una crisis en un lugar público? ¿Habrá ruidos fuertes inesperados o luces intermitentes?

Todas estas preocupaciones, y muchas otras, pueden ser un obstáculo para la participación. Las experiencias «Amigables con el Autismo» son, en muchos casos, ambientes libres de juicios donde las familias con miembros Autistas pueden venir y disfrutar de experiencias sin miedo a las miradas o críticas.

Ejemplos de experiencias «Amigables con el Autismo»

Con el tiempo, un número cada vez mayor de organizaciones han optado por volverse Amigables con el Autismo y/u ofrecer experiencias Amigables con el Autismo. Sin embargo, el término «Amigable con el Autismo» no se usa de la misma forma en todos los ámbitos; como resultado, es importante pedir detalles antes de decir «sí» a una experiencia o lugar específico.

También es importante tener en cuenta que en realidad hay muy pocos ambientes configurados para adaptarse a las personas Autistas en todos los ámbitos, el 100% del tiempo. La mayoría de estos son ambientes institucionales más que comunitarios (u hogares privados). Los lugares «Amigables con el Autismo» son, por lo tanto, lugares en los que las acomodaciones están disponibles algunas veces, o solo en lugares específicos.

Eventos «Amigables con el Autismo» y horarios programados

Muchas organizaciones ofrecen eventos Amigables con el Autismo o brindan acomodaciones Amigables con el Autismo durante ciertas horas del día, la semana o el año. Solo algunos ejemplos incluyen:

  • Horarios programados aptos para personas Autistas en tiendas minoristas, museos, cines y otros lugares comunitarios. Durante ciertos momentos del día, la semana, el mes o el año, las luces se apagan, los sonidos se silencian y las reglas de comportamiento pueden relajarse para permitir caminar y hablar cuando generalmente se espera silencio.
  • Eventos programados Amigables con el Autismo en lugares (especialmente lugares orientados a niños), especialmente durante el Mes de Concientización sobre el Autismo (abril) o alrededor de las vacaciones de invierno. Estos van desde días enteros dedicados a dar la bienvenida a las personas Autistas y sus familias (por ejemplo, el Día del Autismo en el Zoológico) hasta visitas amigables con el Autismo con Santa Claus y eventos Amigables con el Autismo en restaurantes.

Programas y servicios continuos adaptados al Autismo

A menudo, los programas «Amigables con el Autismo» se agrupan con otras discapacidades que pueden o no ser apropiadas para una persona Autista en particular. Por ejemplo, organizaciones que ofrecen clases de natación u otros programas para personas con discapacidades.

Además, sin embargo, algunas organizaciones brindan programas regulares Amigables con el Autismo. Por lo general, estos son ofrecidos por organizaciones sin fines de lucro y pueden incluir adaptaciones y programas continuos específicos para el Autismo en museos, zoológicos, acuarios, grupos Scout, instituciones religiosas, etc.

En algunos lugares, es posible encontrar servicios aptos para personas Autistas que van desde odontología hasta peluquería. Otros servicios incluyen consultoría de viajes, sastrería personalizada para sensibilidades táctiles y mucho más. Muy a menudo, estos son ofrecidos por personas que tienen familiares Autistas y, por lo tanto, han aprendido lo que se necesita para ser accesibles con las personas que viven la condición y sus familias.

Pros y contras

¿Son buenas las opciones «Amigables con el Autismo»? La respuesta, como siempre cuando se trata del Autismo, es: depende.

Aquí hay algunos pros y contras a considerar en cuanto a los eventos «Amigables con el Autismo»:

Pros

  • Esencialmente garantizar una acogida amistosa para las familias con miembros Autistas.
  • Puede hacer posible que una persona Autista experimente algo que de otro modo sería inaccesible.
  • Simplifica la planificación e implementación de salidas para familias con miembros Autistas.
  • Permite que los padres o cuidadores planeen salidas para toda la familia en lugar de separar a otros hermanos o familiares de un familiar Autista.
  • Puede proporcionar una «puerta de entrada» a las experiencias al presentar a las personas Autistas lugares y actividades sin tener que enfrentarse a ataques sensoriales o expectativas difíciles.
  • Pueden (cuando están en curso) ser una fuente de amistades entre las personas Autistas y sus familiares.

Contras

  • Pueden proporcionar muy pocas, demasiadas o las adaptaciones incorrectas para cualquier persona Autista.
  • Pueden establecer la dependencia en programas «Amigables con el Autismo», lo que dificulta a las personas Autistas su transición a otros programas o lugares comunitarios.
  • Pueden ser significativamente más costosos que otros programas y eventos comunitarios.
  • Se pueden ofrecer muy raramente, a distancia o en momentos inconvenientes (las horas exclusivas para personas Autistas suelen ser muy temprano en la mañana o después del horario de atención al público).

Fuente: Rudy, L. (2022). What Does Autism-Friendly Mean?. VeryWell Health. Recuperado de (https://www.verywellhealth.com/what-are-autism-friendly-experiences-5069424). Traducido Por Maximiliano Bravo.

El Stimming, Terapéutico Para Las Personas En El Espectro Autista, Merece Aceptación

Los comportamientos rítmicos y repetitivos son un sello distintivo del Espectro Autista. Agitar las manos, dar vueltas en círculos, balancear el cuerpo, vocalizaciones como gruñidos y murmullos, y otros hábitos pueden ser inquietantes para las personas que no están familiarizadas con ellos. Durante mucho tiempo, los científicos y los médicos se han preguntado qué significan estos comportamientos y cómo responder a ellos.

Durante muchos años, los expertos pensaron que los movimientos repetitivos eran el resultado de privaciones o incluso traumas, y que dificultaban el aprendizaje. El psicólogo Ole Ivar Lovaas, uno de los primeros especialistas en el Espectro Autista, supuestamente se refirió a ellos como “comportamiento basura”. Hizo de la supresión de estos hábitos una prioridad. Lovaas y sus seguidores electrocutaron, gritaron, sacudieron y abofetearon a niños que viven la condición. Otros recetaron antipsicóticos y otras drogas estupefacientes. Incluso en los paradigmas de tratamiento a veces más suaves de hoy en día, los terapeutas a menudo entrenan a los niños para que tengan «manos tranquilas» en lugar de agitarlas libremente.

Pero la creciente evidencia sugiere que los comportamientos repetitivos se han malinterpretado y que, de hecho, pueden ser increíblemente útiles. Las investigaciones más recientes descubrieron que los comportamientos les dan a las personas en el Espectro Autista una sensación de control, ayudándolos a lidiar con estímulos externos agobiantes y una forma de calmar y comunicar sus estados de ánimo. Por otro lado, muchas personas que viven la condición dicen que participar en comportamientos repetitivos los hace sentir como marginados sociales.

Los adultos en el Espectro Autista han defendido su derecho a estos comportamientos. Reclamando el término técnico ‘comportamientos autoestimulantes’ como ‘stimming’, tienen blogs, vlogs (registros de video) y libros autoeditados que revelan cómo los ayuda a sobrellevar la situación. La sociedad necesita tomar su liderazgo y aceptar estos comportamientos mediante la comprensión de sus beneficios.

Emoción Incontenible

Los debates teóricos se arremolinan sobre por qué las personas en el Espectro Autista se estimulan, y muchos expertos creen que los comportamientos no tienen propósito. En un estudio publicado a principios de este año, el investigador Steven Kapp y sus colegas entrevistaron a 31 adultos en el Espectro Autista sobre sus conductas de estimulación. Su artículo fue el primero revisado por pares para recopilar datos detallados sobre la estimulación directa de personas que viven la condición.

Uno de nuestros hallazgos más notables es que, aunque muchos participantes dijeron que sus estímulos son automáticos e incontrolables, a ninguno les desagradan constantemente. La mayoría de las personas describieron los comportamientos como calmantes y nadie contradijo esta versión de los estímulos que no causan lesiones.

Otro hallazgo clave es que los estímulos son una respuesta a una sobrecarga sensorial (como una habitación ruidosa) o pensamientos agobiantes (como la ansiedad laboral). Ya sea que la fuente sea el mundo exterior o la mente de una persona, el resultado es un estado llamado «emoción incontenible». Las personas en el Espectro Autista pueden verse agobiadas por sensaciones, nueva información y sus propios pensamientos. Los participantes del estudio dijeron que el stimming alivia estos sentimientos intensos, ayudándolos a recuperar la sensación de control.

Es como un metrónomo de todo en tu cuerpo para ir a esa velocidad”, dijo un participante masculino, “así que ayuda a sofocar todo”.

El Stimming también sirve a veces como una forma para que las personas comuniquen sus estados de ánimo. Los participantes dijeron que a veces estimulan por alegría o emoción y otras veces por ansiedad o aburrimiento, pero que la emoción influye en el comportamiento. Por ejemplo, el aleteo de manos que refleja un estado emocional positivo a menudo implica extender los brazos y hacer un movimiento ondulante, mientras que en el aleteo de manos debido a la angustia, las personas autistas tienden a mantener las manos y los brazos cerca del torso.

Los participantes informaron que algunos miembros de la familia perspicaces y amigos cercanos sabían cómo «leer» sus emociones al observar los matices de sus comportamientos estimulantes. Es evidente que tal comprensión es la clave para la aceptación social del stimming.

Rompiendo las reglas

Finalmente, la mayoría de los participantes describieron haber encontrado juicio social y rechazo debido a su stimming. Muchos se sentían regularmente marginados sociales y pensaban que los percibían como extraños o inmaduros.

En respuesta al rechazo, los participantes ocultaron sus estímulos (por ejemplo, debajo de un escritorio), los transmutaron (por ejemplo, reemplazando el aleteo de manos con actividades como el tenis y el ajedrez que involucran las manos y los brazos) y los suprimieron (estimular solo cuando están solos o alrededor de personas que los aceptan).

Una de las participantes del estudio recordó que cuando era niña le encantaba girar y columpiarse, pero luego se dio cuenta de que estos comportamientos son inaceptables. «De hecho, todavía se siente glorioso si no hay nadie alrededor y puedo saltar, o puedo girar, y es como si estuviera rompiendo las reglas«, dice ella.

Suprimir los estímulos está lejos de ser beneficioso, mostró el estudio. El esfuerzo requiere mucha energía y hace que las personas se sientan, en palabras de otra participante femenina, “más nerviosas”. Los educadores a menudo han considerado que los estímulos son una distracción, pero muchas personas Autistas dicen que es todo lo contrario. Los stimmings son el equivalente a dibujar garabatos, dicen, liberando la mente para concentrarse en otras cosas.

Sin embargo, los intentos terapéuticos para eliminar los stimmings siguen siendo comunes. El enfoque es erróneo porque despoja a las personas de un medio clave para hacer frente a la situación. Una advertencia: algunas formas de stimmings, como golpear la cabeza, son dañinas y requieren un tratamiento sensible y consensuado. Ningún participante quería participar en estímulos autolesivos, que eran involuntarios.

Manos Ruidosas

Todos esperamos que una mayor conciencia de las experiencias de las personas autistas con el stimming haga que los comportamientos repetitivos, como mover los dedos o chillar, sean más aceptados, no solo en los salones de clases, sino también en los supermercados, cines y todos los lugares públicos.

El movimiento de la Neurodiversidad, que celebra al Espectro Autista como una forma de ser y una discapacidad para aceptar y apoyar, ha adoptado el stimming. “Manos Ruidosas” es su grito de batalla. Los recursos estimulantes incluyen Stimtastic, que vende juguetes estimulantes y joyas masticables, y Stim Your Heart Out, un proyecto de danza que fomenta la estimulación estimulante en la sociedad en general.

La forma de ayudar a las personas en el Espectro Autista no es desalentar el stimming, sino abordar ciertas razones por las que lo hacen: sobrecarga sensorial o angustia. Nuestros participantes mencionaron varias modificaciones ambientales, incluidos tapones para los oídos y sombreros con montura para reducir la información sensorial, ambientes que satisfacen las necesidades de las personas que viven la condición u horarios que incluyen descansos. La evidencia anecdótica sugiere que cuando la estimulación no es suficiente para aliviar el estrés, las personas en el Espectro Autista pueden recibir medicamentos calmantes o capacitación en autorregulación emocional.

La investigación preliminar que Kapp ha realizado sugiere que hay puntos en común entre el stimming y la «agitación» que hacen las personas neurotípicas. La conclusión puede ser que todo el mundo estimula, de una forma u otra. Reconocer ese hecho podría ayudar a la aceptación.

Fuente: Kapp, S. (2019). Stimming, therapeutic for autistic people, deserves acceptance. Spectrum News. Recuperado de (https://www.spectrumnews.org/opinion/viewpoint/stimming-therapeutic-autistic-people-deserves-acceptance/?fbclid=IwAR1jMFWsNI7B0-hD7chJCC2d7UA2KMZN_v7anHsCvjHH7BzZNLMHN1XDT0c). Traducido Por Maximiliano Bravo

Estrategias De La Vida Real Que Puedes Usar Para Ayudar A Las Personas En El Espectro Autista A Lidiar Con Las Cirugías

La clave para ayudar a alguien en el Espectro Autista a sobrellevar el estrés de las cirugías es comprender su personalidad. Si bien puede haber algunas similitudes fundamentales entre ellos, las personas que viven la condición se comportan e interactúan de forma muy diferente entre sí en cualquier situación dada.

No hay un consejo general que funcione para todos, pero hay algunos pasos que puede seguir para comprender mejor cómo se puede ayudar a una persona en el Espectro Autista durante el proceso de la cirugía. Este artículo brindará algunos consejos sobre cómo comprender y mejorar la comodidad de las personas que viven la condición que se someten a una cirugía.

Antes de la cirugía

Ayude a tu amigo/a o familiar a prepararse mentalmente para la cirugía, al mismo tiempo que te aseguras de que los médicos y enfermeras tomen todas las precauciones para garantizar que el/la paciente esté lo más cómodo/a y seguro/a posible.

I) Reúne tanta información como sea posible: Las personas en el Espectro Autista se benefician de la preparación y la previsibilidad. Asegúrate de conocer todos los detalles sobre la cirugía, como qué, cuándo, dónde y por qué. Eso te ayudará a desarrollar un plan y un cronograma para los días previos y posteriores a la cirugía.

II) Habla con el personal médico sobre las necesidades de la persona: Proporcione una lista detallada de información importante sobre tu amigo/a o familiar en el Espectro Autista; desencadenantes, gustos/disgustos, método de comunicación, comportamientos o formas de reducir ciertos comportamientos. Cualquier información que ayude a los médicos y enfermeras a acomodar y consolar a su paciente es útil.

IV) Habla con tu amigo/a o familiar sobre la cirugía: Asegúrate de cubrir todos los detalles clave sobre la cirugía y lo que sucederá el día y el día siguiente para ayudarlo/a a él/ella a procesar bien la información.

V) Apoyarlos emocionalmente: Haz todo lo que puedas para validar sus sentimientos y escuchar sus miedos.

VI) Reunir actividades relacionadas con sus intereses para su período de recuperación: Asegúrate de que tenga algo que hacer en la cama durante su estadía en el hospital. Sea lo que sea que les interese, ten algo relacionado a mano. Lo/La distraerá y lo/la consolará cuando se despierte. Tendrá las manos ocupadas después de que se despierte, así que asegúrate de ocuparte de esto antes de la cirugía.

El día de la cirugía

Asegúrate de estar presente y preparado/a el día de la cirugía y sigue algunos pasos importantes.

I) Proporciona afecto y consuelo: Bríndale el afecto y el consuelo que normalmente le gusta a tu amigo/a o familiar en el Espectro Autista.

II) Calma sin restricciones: Cuando la enfermera está colocando la Vía Intravenosa, podría ser un desencadenante. Nunca restrinjas a una persona en el Espectro Autista, esto sólo empeorará las cosas. Intenta calmarlo/a de antemano y consolarlo/a a medida que ésta sea introducida.

III) Estar presente cuando él/ella despierte: Asegúrate de estar junto a su cama cuando él/ella despierte. Es probable que esté muy aturdido/a, pero puede entrar en pánico si no hay nadie familiar cerca.

Después de la cirugía

Supervisar de cerca su dieta y la ingesta de medicamentos después de la cirugía es crucial para su recuperación.

I) Crear un horario post-operatorio: Si puedes, haz un horario para él/ella que describa lo que necesita hacer cada día para recuperarse. Una imagen de esto les ayudará a mantenerse al día con la medicación. También podría ser útil incluir algunas actividades, como un paseo por el parque o “tiempo para ver películas” para darles algo entretenido que esperar.

II) Asegúrate de que él/ella descanse: Asegúrate de que él/ella descanse tanto como lo recetó el médico. Aquí es donde te vendrán bien todas las actividades, libros, películas, etc. que preparaste antes de la cirugía. Muchas personas en el Espectro Autista son muy activas, por lo que querrás estar demasiado preparado/a para esto.

IV) Supervisar los medicamentos: Si es posible, trata de estar presente cada vez que él/ella tome sus medicamentos y vigila de cerca que esté siguiendo las indicaciones del médico.

V) Ofrecer apoyo: Es posible que tu amigo/a o familiar en el Espectro Autista necesite más apoyo de lo normal durante este tiempo. Trata de ser paciente con él/ella y recuerda un momento en que estuviste muy asustado/a o molesto/a por algo y trátalo/a como te gustaría que te traten.

El proceso de recuperación puede ser un proceso difícil, pero si te apega a un horario y lo/la mantiene ocupado/a, debería pasar más rápido. Míralo como una oportunidad para crear vínculos y generar confianza entre ustedes.

Fuente: (2021). Real Life Strategies You Can Use to Help Autistic People Deal With Surgery. Livign Autism. Recuperado de (https://livingautism.com/help-autistic-people-deal-with-surgery/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Comprendiendo Cómo Las Rutinas Pueden Ayudar A Las Personas En El Espectro Autista

Las rutinas a menudo se consideran importantes para las personas en el Espectro Autista. Esto es cierto para muchos de nosotros, pero suponer que las personas que viven la condición necesitan rutinas conlleva peligros, sin entender por qué. Es probable que las rutinas impuestas por otras personas hagan más daño que bien.

Por supuesto, las personas en el Espectro Autista no son las únicas que dependen de las rutinas; casi todos hacen ciertas cosas en ciertos momentos y esperan que las cosas sucedan en un orden particular. La mayor diferencia entre las personas que viven y no viven la condición en lo que respecta a las rutinas es probablemente cómo reaccionamos cuando se interrumpen esas rutinas, así que comencemos por ver por qué las personas en general tienden a tener rutinas y luego pensemos por qué las personas en el Espectro Autista a menudo reaccionan mal cuando no van de acuerdo al plan. Finalmente, exploraremos algunos de los peligros de las rutinas y de las suposiciones de las personas sobre ellas.

Las rutinas simplifican las cosas

En un mundo que puede sentirse incierto y agobiante, las rutinas nos dan una cosa menos en qué pensar. Reducen la carga cognitiva, en otras palabras. Sabemos lo que se supone que sucederá a continuación; podemos prepararnos para ello; no tenemos que tomar demasiadas decisiones, no tenemos que sopesar demasiados factores, no tenemos que hacer demasiado trabajo mental. Cualesquiera que sean las opciones involucradas, probablemente sepamos cuáles son con anticipación.

Si tiene el tipo de cerebro al que le resulta difícil hacer un seguimiento de demasiadas cosas a la vez (un estilo de pensamiento monotrópico, en otras palabras), puede ser particularmente reconfortante saber que puede tomarse un descanso de tener que intentarlo, simplemente cayendo en un patrón familiar. Podemos concentrarnos en una sola cosa, superar la rutina, paso a paso, verla hasta su finalización. A menudo, aquello en lo que nos enfocamos nos brinda una sensación de comodidad o satisfacción. Una vez más, esto está lejos de ser algo exclusivo de las personas en el Espectro Autista — las personas neurotípicas confían en rutinas todo el tiempo, pero es probable que las suyas se consideren más socialmente aceptables, y tal vez les resulte más fácil lidiar con ellas cuando no funcionan bien.

Expectativas rotas

Es inquietante para cualquiera cuando cree que sabe qué esperar, pero luego las cosas resultan muy diferentes. Se siente como si le arrebataran algo, y para las personas autistas, puede sentirse como una crisis. Es posible que pasemos gran parte de nuestras vidas en un estado de incertidumbre sobre lo que viene a continuación, por lo que las rutinas pueden sentirse como una isla de estabilidad en todo eso. Llegamos a tener un modelo agradable y simple en nuestras cabezas de lo que se supone que sucederá. Cuanto más seguros nos sentimos en él, más invertimos en él. Las personas en el Espectro Autista tienden a experimentar mucha inercia, por lo que se necesita tiempo y esfuerzo para ponerse en marcha o cambiar de rumbo: se necesita bastante trabajo para alinear nuestros recursos mentales y embarcarnos en un curso de acción.

Una interrupción de las rutinas significa descartar todas nuestras expectativas, cambiar abruptamente de rumbo y probablemente comenzar de cero. La inercia autista hace que eso sea profundamente incómodo: es como tratar de ejecutar un giro brusco con un carrito de compras muy cargado. Algunas partes de nuestra mente a menudo continúan en la trayectoria anterior, como si tuviéramos que aferrarnos a cada una de nuestras expectativas una por una y asegurarnos de que me acompañarán en el nuevo rumbo, o de lo contrario seguimos esperando cosas que ya sabemos, en un nivel consciente, que definitivamente no están sucediendo. Si la nueva dirección no tiene mucho sentido para nosotros, eso se vuelve mucho más difícil.

Los peligros de las rutinas

Esto nos lleva a la dificultad de imponer rutinas a las personas en el Espectro Autista. A veces, incluso las rutinas que tratamos de imponernos a nosotros mismos pueden resultar contraproducentes, porque entran en conflicto con nuestra necesidad de sentir que tenemos el control o nuestro impulso por la novedad. A menudo se piensa que las personas que viven la condición siguen reglas, y hay mucho de cierto en eso, por muchas de las mismas razones por las que a menudo nos apegamos a las rutinas: nos ayuda a dar sentido a este mundo impredecible, a lograr una sensación de estabilidad y seguridad. Nos ayuda a saber qué esperar. Sin embargo, las personas en el Espectro Autista también tienden a tener una tolerancia muy limitada a lo incorrecto, y las reglas o rutinas que no tienen sentido pueden caer en la categoría de Incorrectas. Estamos expuestos a frustrarnos, tratando en vano de que tengan sentido.

Las rutinas irracionales y las reglas ilógicas no contribuyen a una sensación de seguridad. En cambio, se sienten como demandas irrazonables, que erosionan nuestro sentido de autonomía, especialmente si afectan el tiempo que dedicamos a buscar lo que más nos interesa.

Cuando el mundo te pone ansioso/a o confundido/a, con todas sus extrañas exigencias sociales y sus intensos estímulos sensoriales, sentirse en control es a menudo el único escape. A veces lo hacemos de forma pequeña, como stims sutiles; otras veces se necesita más que eso para sentir que estamos al tanto de las cosas. A veces, sentirse en control puede significar apegarse rígidamente a las rutinas, pero otras veces significa ser capaz de abandonar rutinas que no son lo suficientemente flexibles para satisfacer nuestras necesidades. La necesidad de novedad, que parece particularmente pronunciada en aquellos de nosotros con tendencias de Déficit Atencional, puede hacer que a algunos de nosotros nos resulte muy difícil seguir las rutinas. A menudo existe una tensión entre la inquietud y la necesidad de previsibilidad.

Conclusión

Encontrar rutinas que funcionen para nosotros puede requerir un poco de experimentación, pero alcanzar el equilibrio adecuado entre autonomía y consistencia realmente puede aligerar nuestras cargas mentales y ayudar a garantizar que hagamos las cosas. No tiene sentido seguir rutinas por la rutina, y no necesariamente funcionan para todas las personas en el Espectro Autista; pero con un poco de comprensión de por qué pueden ayudar y cuándo no, pueden ser una herramienta valiosa para ayudar a las personas que viven la condición, y especialmente para que nos ayudemos a nosotros mismos.

  • Las rutinas pueden ayudar a reducir la carga cognitiva y promover una sensación de estabilidad.
  • Por lo general, las rutinas solo ayudan si se ingresan voluntariamente.
  • Las rutinas impuestas desde el exterior a menudo hacen que una persona se sienta más ansiosa.
  • La experimentación, la negociación y la autonomía son claves.

Fuente: Murray, F. (2022). Understanding How Routines Can Help Autistic People. Thinking Autism Guide. recuperado de (https://thinkingautismguide.com/2022/04/understanding-how-routines-can-help-autistic-people.html). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Para Construir Un Ambiente Laboral Sano, Es Necesaria Una Alarma Anti-Culturas Tóxicas

¿Qué pasaría si el ambiente laboral tuviera un sistema de alerta temprana, una alarma que pudiera indicar que el medio ambiente se está volviendo peligroso, como los detectores de monóxido de carbono en nuestros hogares que nos advierten sobre gases tóxicos?

Podemos construir un futuro del trabajo más seguro y sólido. Los avances más recientes en los principios de diseño organizacional podrían ayudar a los líderes a prevenir la acumulación tóxica, junto con la próxima ola de renuncias, mientras ayudan a atraer talento, lograr objetivos de diversidad e inclusión y mantener una productividad notable.

El Canario En La Mina De Carbón

Para comprender la idea de una «Alarma Anti-Culturas Tóxicas», primero debes comprender la historia de los detectores de gases tóxicos. El detector de monóxido de carbono original, viviente y que respiraba era el canario proverbial, y muy real, en la mina de carbón. En el Reino Unido, los canarios pasaron a la clandestinidad con los mineros desde 1911 hasta 1986. La intensa respiración de los canarios los hace sensibles a los venenos del aire, por lo que si el aire se vuelve tóxico, los pájaros enferman o mueren antes de que los mineros se vean afectados significativamente. Esto les dio tiempo a los mineros para evacuar de manera segura (y, con una detección lo suficientemente temprana, incluso para revivir al canario).

Los canarios se han retirado de las minas. Pero los miembros de la comunidad Autista a veces usan los canarios como metáfora para explicar sus experiencias y sensibilidades. Contrariamente a los estereotipos de «Autista Insensible», la teoría prominente y la investigación experimental indican que las personas en el Espectro Autista experimentan el mundo más intensamente que la persona promedio. Esto explica la extraordinaria atención, memoria, capacidad de detección de patrones, empatía y desempeño laboral de algunas personas que viven la condición, y el éxito de quienes desafían los estereotipos y la discriminación. Pero esta intensidad también explica por qué ellos sienten mucho antes la toxicidad del ambiente laboral y les perjudica más que a los demás.

Por ejemplo: Un/a empleado/a en el Espectro Autista es acusado/a de ser demasiado sensible por sus colegas y supervisores. Ellos quieren que él/ella deje de preocuparse, sentir y prestar atención a los complejos impactos de todas las decisiones. Pero él/ella no puede evitarlo. Es su estado natural ver múltiples conexiones, rápidamente. Una decisión afecta a las organizaciones de muchas formas: rendimiento, ingresos, compromiso de los empleados, satisfacción de los clientes. Ver conexiones ocultas es útil para programar el lanzamiento de un producto y contratar a personas sobresalientes que otros rechazaron. Pero él/ella ve patrones de peligro incluso mejor que oportunidades. Y cuando se ignoran sus advertencias canarias, él/ella se sentiría físicamente «envenenado/a».

Desafortunadamente, en muchas organizaciones, la “solución” a esta sensibilidad no fue un aire más limpio para todos. Excluirlo/a sistemáticamente del empleo.

Excluir a los “canarios” no solo priva a las organizaciones de talentos únicos, sino que también desactiva la alarma de toxicidad organizacional. La exclusión en sí debería haber sido vista como una señal de toxicidad, pero muchos optan por creer que todo está bien en el ambiente laboral. El pensamiento organizacional dominante sugiere que es “culpa” de los canarios por no poder respirar. Son “demasiado sensibles para su propio bien”. Necesitan «endurecerse».

Con las personas más sensibles excluidas y la alarma de toxicidad desactivada, las condiciones psicológicas en muchos lugares de trabajo continúan deteriorándose, con cargas laborales cada vez mayores y repetidas infracciones éticas. Hasta que la pandemia del Coronavirus sirvió como la gota que derramó el vaso. El estrés es acumulativo, y con la interrupción de la pandemia del Coronavirus, la mayoría de los empleados empezaron a sentir por completo los efectos de las prácticas tóxicas y se apresuraron a salir lo más rápido posible.

Si El Aire Es Lo Suficientemente Bueno Para Los Canarios, Todos Prosperarán

Los males típicos de los ambientes laborales tóxicos, como el acoso laboral, la falta de transparencia y las oficinas abiertas y ruidosas, son más perjudiciales para las personas en el Espectro Autista que para la persona promedio, hasta el punto en que pueden enfermarse o quedar completamente excluidos del trabajo. Sin embargo, en términos más generales, muchos aspectos de las organizaciones tóxicas son particularmente problemáticos para los «canarios» Autistas de otros grupos marginados.

Los ambientes laborales tóxicos son estresantes para la mayoría de las personas, pero dejan particularmente en desventaja a quienes lidian con dificultades de salud mental. Las personas con Déficit Atencional reaccionan fuertemente ante las injusticias. La exigencia de que para trabajar hay que aprender a soportar el abuso y “dejar los sentimientos en casa” excluye a las personas psicológicamente más vulnerables al estrés, ya sea por discapacidad, neurodivergencia, antecedentes de abuso, trauma generacional o estrés de múltiples marginaciones.

Por otro lado, las adaptaciones esenciales para las personas en el Espectro Autista son los beneficios deseados por la mayoría de las personas. Durante años, las personas que viven la condición y otras personas neurodivergentes solicitaron horarios flexibles y trabajo remoto para adaptarse a las sensibilidades sensoriales y la Dispraxia concurrente, que interfiere con los desplazamientos. Las personas con discapacidad visible también solicitaron trabajar remotamente. La mayoría fueron denegadas, lo que efectivamente impidió que muchos en la comunidad de personas con discapacidad pudieran trabajar. Luego, la pandemia del Coronavirus puso a disposición de la mayoría de los trabajadores de oficina estas “adaptaciones irrazonables”. Ahora está claro que el trabajo remoto ha hecho que los empleados de color y las madres de niños pequeños estén mucho más satisfechos, y muchos llegaron a verlo como un requisito clave para quienes buscan trabajo. El trabajo flexible no solo hace que los empleados estén más felices, sino que también tiende a aumentar la productividad, una situación en la que todos ganan.

Reconstruir Para El Futuro Del Trabajo: El Código Canario

La pandemia del Coronavirus puso a prueba las prácticas organizativas «estándar», al igual que los terremotos ponen a prueba los códigos de construcción. Y el resultado no es bonito. Pero ahora podemos aprovechar la oportunidad para rediseñar el lugar de trabajo y asegurarnos de que todos puedan prosperar. Podemos construir ambientes laborales sanos a la altura de un futuro «Código Canario», un principio que respalda la inclusión del talento más marginado para todos. En cambio, excluir a los “canarios” elimina el sistema de “alerta temprana”, crea condiciones laborales tóxicas y pone en peligro el bienestar de todos.

Este «Código Canario» es una forma específica de diseño para el margen. Va más allá del diseño universal clásico con su enfoque en atender a la mayor cantidad posible de personas en el centro sin necesidad de adaptaciones, lo que a menudo deja fuera a los más marginados. El «Código Canario» involucra activamente a las personas marginadas en el proceso de diseño, lo que da como resultado soluciones más inclusivas. Estas soluciones también son más sólidas y resistentes en circunstancias inusuales y disruptivas. Como terremotos. O pandemias.

Las organizaciones verdaderamente inclusivas están diseñadas desde el margen.

Las organizaciones diseñadas desde el margen pueden dar la bienvenida de manera efectiva al talento de muchos orígenes, mejorar la retención y aumentar la productividad. Diseñar para y con los marginados resuelve simultáneamente múltiples problemas y no es costoso de implementar. En muchos casos, las soluciones son gratuitas y requieren, más que nada, buena voluntad y pensamiento inclusivo.

Aquí hay 6 principios clave del Código Canario para construir ambientes laborales sanos:

I) Participación: No intenten diseñar soluciones para personas con discapacidades visibles e invisibles, personas neurodivergentes, personas de culturas marginadas, que crecieron en la pobreza u otras personas que experimentan la vida de forma diferente sin su participación. Invitar a las personas a diseñar cómo trabajan ayudará a mejorar la productividad de la organización.

II) Concentrarse en los resultados: Las personas no se rebelan contra el trabajo honesto. Las personas se rebelan contra los requisitos irrazonables de tiempo de asiento y tiempo cara a cara cuando los resultados se pueden lograr mejor de forma flexible y remota. Cuando el trabajo se centra en los resultados, sigue un mayor rendimiento y moral.

III) Flexibilidad: La intolerancia hacia las diferencias basadas en el tiempo, lugar y estilo de trabajo limita la disponibilidad y la diversidad de talento que puede atraer y retener. Ampliar aún más la flexibilidad, para incluir la adecuación del trabajo a las fortalezas únicas de las personas, la elaboración de trabajos, el trabajo compartido, la provisión de opciones viables de medio tiempo y la provisión de beneficios que funcionen para una amplia gama de circunstancias de la vida ayudan a que el talento marginado prospere.

IV) Centrarse en la justicia organizacional: Los grupos marginados son particularmente sensibles a la injusticia, pero los humanos, en general, están programados para desear justicia y equidad. La justicia organizacional impulsa el comportamiento positivo y la productividad organizacional en todos los contextos culturales. Garantizar la justicia en la contratación, el pago, los beneficios, la promoción y todo el ciclo del talento crea culturas sólidas que retienen el talento.

V) Transparencia y comunicación clara: Apoyar el desarrollo de la confianza o la reconstrucción de la confianza dañada por la exclusión o la injusticia previas. Si bien es esencial para las personas en el Espectro Autista, que a menudo son excluidas por las reglas no escritas del ambiente laboral, la transparencia también respalda el resultado final al facilitar la confianza, reducir el estrés y mejorar notablemente el rendimiento. Además, la alarma solo funciona si las personas que la hacen sonar son escuchadas.

VI) Herramientas válidas para la toma de decisiones: Las prácticas de selección subjetivas y obsoletas y las promociones basadas en la percepción de que «encajan» con los estereotipos de liderazgo excluyen el talento neurodivergente, dañan a todos los grupos marginados y limitan las reservas de talento de las organizaciones. Maximizar los resultados organizacionales requiere el uso de enfoques relacionados con el trabajo, válidos y centrados en los resultados. Las prácticas basadas en evidencia son prácticas inclusivas.

Fuente: Praslova, L. (2022). To build a healthy workplace, you need a toxic culture alarm. Fast Company. Recuperado de (https://www.fastcompany.com/90730688/to-build-a-healthy-workplace-you-need-a-toxic-culture-alarm). Traducido Por Maximiliano Bravo

Funciones Ejecutivas Prácticas

Este artículo hablará sobre cómo podemos conceptualizar mejor las funciones ejecutivas teniendo en cuenta el mundo real: hacia inquietudes prácticas como estrategias e intervenciones que pueden ayudar las personas en el Espectro Autista a mejorar sus habilidades de manejo del tiempo.

No es inusual que hayan personas en el Espectro Autista argumentando que no deberían intentar obligar a nadie que tenga problemas con las funciones ejecutivas y la organización a mejorar mediante el esfuerzo y la fuerza de voluntad. En cambio, según el argumento, la sociedad debería proporcionar adaptaciones para que las personas no tengan que depender de sus funciones ejecutivas para organizarse. Resulta más que evidente decir que esta sería la opción ideal en muchas situaciones. Ciertamente, lo último que alguien querría hacer es sugerir que las personas deberían sentirse culpables por sus dificultades en esta área, o que deberían sobrecargarse y agotarse en un esfuerzo por compensar por pura fuerza de voluntad. Para decirlo suavemente, eso sería bastante contraproducente.

Al mismo tiempo, existen numerosas situaciones del mundo real en las que la organización y el manejo del tiempo son absolutamente cruciales, y también que existen formas importantes en las que las personas en el Espectro Autista pueden tratar de resolver sus dificultades en estas áreas vía práctica, y aunque muchos que viven la condición no tuvieron mucha práctica cuando eran niños, probablemente sea mejor practicar más tarde que nunca. Y también hay una razón muy práctica por la que podríamos querer trabajar en la función ejecutiva: relativamente pocos adultos en el Espectro Autista pueden obtener apoyos o adaptaciones sustanciales para ayudar con las funciones ejecutivas y la organización, por lo que las personas necesitan técnicas que puedan usar para ayudarse a sí mismos con la función ejecutiva.

Una gran parte de la literatura académica sobre funciones ejecutivas está dedicada a explorar diferentes habilidades de funciones ejecutivas y debatir exactamente qué diferentes tipos de funciones ejecutivas existen. Sin embargo, esta literatura puede volverse muy abstracta y puede sumergirse en debates muy profundos sobre los procesos cognitivos que subyacen a la función ejecutiva. Por ejemplo, se han escrito muchos artículos sobre la idea de que algunas funciones ejecutivas pueden ser “calientes” y otras “frías”, siendo la principal diferencia entre las dos categorías la base más emocional de las funciones ejecutivas “calientes”. También dedicamos una gran cantidad de tiempo a discutir ejemplos específicos de funciones ejecutivas, como la memoria de trabajo, iniciación de tareas, etcétera.

Eso no significa que esta literatura es incorrecta. Sin embargo, no se puede negar que nuestro enfoque actual en la investigación se basa en gran medida en las bases fundamentales de la función ejecutiva, y este enfoque no necesariamente se traduce bien en estrategias e intervenciones útiles. Se han desarrollado algunas intervenciones de funciones ejecutivas que usan computadoras para capacitar a las personas en tareas muy específicas (que se cree que están relacionadas con alguna función ejecutiva individual, como la memoria de trabajo), y no es muy convincente de que este tipo de beneficios brinden demasiada ayuda. a las personas en el mundo real. Resultaría inverosímil sugerir que podemos alterar fundamentalmente un proceso cognitivo básico con un número relativamente pequeño de sesiones usando tareas computarizadas muy específicas. Todavía no está claro si los beneficios de estas tareas son duraderos y transferibles al mundo real.

Por esta razón, aprender a mejorar las funciones ejecutivas requiere un conjunto de estrategias más prácticas, y si terminamos cambiando nuestras habilidades cognitivas básicas, será a través de la práctica repetida que viene con la implementación de estas estrategias en el mundo real.

I) Prospección episódica: Es efectivamente nuestra capacidad de visualizar el futuro. Si bien podemos percibir la realidad tridimensional con altura, ancho y profundidad, no podemos confiar en la percepción para visualizar la cuarta dimensión de la realidad: el tiempo. No podemos ver el futuro. En cambio, tenemos que imaginar escenarios futuros. Tenemos que imaginar cómo nos moveremos en el futuro, qué tendremos que hacer en el futuro y qué debemos hacer ahora para prepararnos para el futuro. Comenzamos con una imagen mental de nuestra meta, de nuestro futuro deseado, y luego determinamos los pasos que debemos seguir para llegar allí.

Esta es una idea muy clara y concreta, y que tiene un valor práctico inmediato. Cuando uno trabaja en visualizar el futuro y planificar lo que debe hacerse para garantizar que el futuro se desarrolle como uno desea, no solo obtiene el beneficio a largo plazo de la práctica, sino también el beneficio inmediato de tener un plan para la situación actual. Esto parece dar al entrenamiento de habilidades de prospección episódica en la vida real una clara ventaja sobre el entrenamiento de la memoria de trabajo en una computadora.

II) Estimación del tiempo: Desafortunadamente, la prospección episódica no nos ayuda mucho si no podemos desarrollar un sentido preciso del tiempo. Usemos un ejemplo rápido para demostrar esto. Tú estás lavando algo de ropa, pero tú sabías que se acerca una reunión. Utilizaste con éxito tu prospección episódica para imaginarme a ti mismo en el futuro, y esto te dijo que necesitarías preparar varias cosas antes de irte, subirme a tu bicicleta y andar en bicicleta hasta el lugar de la reunión. (Tu prospección episódica también te dijo que no podrías lavar la ropa cuando estuvieras en la reunión, por supuesto). Sin embargo, esta información tiene un valor limitado por sí sola. También necesitas estimar con precisión cuánto tiempo te llevaría prepararte para la reunión y salir por la puerta (unos 10 minutos) y cuánto tiempo te llevaría ir en bicicleta a la reunión (otros 10 minutos). También necesitas estimar con precisión cuánto tiempo lleva pasar una carga de ropa por la lavadora y la secadora (alrededor de 2 horas). Debido a que tenías menos de 3 horas antes de la reunión, tú sabías que podías comenzar con una carga de ropa, pero que debías esperar con la segunda carga.

Es un ejemplo sencillo, pero suficiente para demostrar que no entender cuánto tardan estas tareas nos puede meter en problemas. Si olvidaste que necesitaba tiempo para empacar todo para la reunión, comenzarías a empacar 10 minutos antes de la reunión, saldrías por la puerta cuando comenzara la reunión y llegarías a la reunión 10 minutos tarde. Si se te olvidó de darme suficiente tiempo para lavar la ropa y, por lo tanto, comenzaste una segunda carga tan pronto como la primera estuvo fuera de la lavadora y dentro de la secadora, te irías a la reunión con esa carga de ropa solo a medio terminar.

El hecho de que normalmente no mostramos el tiempo moviéndose de forma visual, porque vemos el tiempo en relojes digitales, es particularmente preocupante. Debido a que no vemos visualmente el flujo del tiempo en un reloj digital, no aprendemos a estimar bien el paso del tiempo.

Además, existe un problema aún mayor con la estimación del tiempo. Somos realmente malos para predecir cuánto tiempo nos llevará hacer algo, ya sea que entendamos con precisión cómo fluye el tiempo o no. En general, tendemos a subestimar el tiempo que nos toma hacer las cosas. Nos olvidamos de los pasos que consumen mucho tiempo y no anticipamos las complicaciones.

Afortunadamente, hay una solución al problema del tiempo. Por lo general, la mejor estimación de cuánto tiempo le tomará a uno hacer algo se basará en la extrapolación de cuánto tiempo le tomó a uno hacer cosas similares en el pasado.

III) Listas, horarios y calendarios: Por supuesto, desarrollar un plan no sirve de mucho si lo olvidamos inmediatamente después. Tenemos que conservar recordatorios visuales de todos los pasos que debemos dar para lograr el futuro que deseamos. Esto se vuelve especialmente imperativo cuando tenemos que hacer malabarismos con muchas demandas de tareas diferentes a la vez.

En nuestros 12 años de escolaridad obligatoria, hay una gran cantidad de estructura. A los alumnos se les dice cuándo se supone que deben estar haciendo algo. Se les enseña a trabajar con bloques de tiempo cortos, que tienen que usar un bloque de clase para trabajar en algo, o que tienen una cierta cantidad de tiempo para prepararse para el colegio por la mañana. Algunas tareas pueden distribuirse en días o semanas, pero nuestros padres a menudo estarán disponibles para garantizar que terminemos estas tareas a tiempo.

El mundo de los adultos puede ser muy diferente. Por ejemplo, la universidad. De repente, somos los amos de nuestras propias vidas y regularmente tenemos que trabajar con plazos de semanas o meses. Tenemos asignaciones y fechas de entrega en los programas de estudios que debemos recordar, y también debemos motivarnos para incluso asistir a clases.

Por supuesto, no hay forma de que podamos trabajar en nuestras tareas y aún así mantener activamente nuestros planes para todas estas otras cosas en nuestras mentes. ¡Eso requeriría mucha más capacidad de memoria de trabajo de la que cualquier entrenamiento de memoria de trabajo podría darnos! Tenemos que anotar estas cosas.

Como estamos trabajando simultáneamente con diferentes niveles de organización (por ejemplo, tareas para la próxima hora, tareas para el día, tareas en las que se debe trabajar gradualmente durante días y semanas), podemos usar diferentes niveles de listas y cronogramas. Una vez que tenemos listas y horarios, podemos obtener la satisfacción natural y gratificante que surge al poder tachar una tarea de nuestra lista de tareas pendientes.

IV) Iniciación, distracción y agobio: Tener una buena capacidad para prospectar el futuro puede tener una desventaja. A veces, podemos visualizar con precisión el futuro y reconocer completamente todos los pasos que necesitamos para alcanzar el futuro deseado y, sin embargo, aún no logramos organizarnos con éxito.

A veces, el reconocimiento preciso de las muchas tareas diferentes que debemos completar no nos ayuda. Incluso puede hacernos daño, porque podemos prever con precisión que nos espera mucho trabajo difícil y aburrido. Sin embargo, si no comenzamos a trabajar en las cosas, comenzamos a atrasarnos, y la lista de tareas por completar se mantendrá igual de larga (o se hará más larga), incluso cuando el tiempo disponible para completar esas tareas se reduzca constantemente.

Necesitamos nuestra prospección episódica para identificar lo que tenemos que hacer, pero luego necesitamos obligarnos a iniciar estas tareas. Tenemos que empezar a trabajar en ellos, y luego tenemos que evitar distraernos con cualquier cosa que amenace con captar nuestra atención. A veces, cuando fallamos en iniciar tareas o nos distraemos de ellas, lo hacemos con pleno conocimiento de que luego tendremos dificultades para terminar todo lo que tenemos que hacer a tiempo, y ese reconocimiento aumenta la posibilidad de que nos sintamos agobiados. A medida que nos sentimos más agobiados, podemos comenzar a trabajar para mantenernos en un estado de distracción en el que no tengamos que pensar en las consecuencias de nuestra distracción. Puede ser un círculo vicioso.

Necesitamos alguna forma de responsabilizarnos, y hay una serie de trucos que podemos intentar para lograr esta responsabilidad. Tal vez podamos usar la presión social de los demás para ayudar (por ejemplo, nuestros padres), aunque realmente deberíamos estar aprendiendo a hacer estas cosas por nosotros mismos. Tal vez enumerar todos los pasos y dividirlos entre el tiempo disponible puede hacer que nuestro plan parezca menos agobiante (o tal vez muestre que el plan no es realista y debe cambiarse). Tal vez podamos usar recompensas artificiales para animarnos a terminar las tareas de nuestra lista de pendientes. Tal vez podamos restringir nuestro acceso a distracciones tentadoras (por ejemplo, Internet) hasta que hayamos hecho un cierto progreso hacia nuestra meta.

V) Práctica, práctica y más práctica: Solo a través de la práctica podemos aprender a manejar el tiempo de manera efectiva. Necesitamos desarrollar orgánicamente un sistema organizacional personalizado a través de la práctica, modificándolo según sea necesario. También necesitamos práctica para mejorar esas habilidades básicas de funciones ejecutivas en el corazón del manejo del tiempo; las mejoras en estas habilidades cognitivas llevarán mucho tiempo y pueden no ser tan obvias como una nueva estrategia organizacional, pero si pueden ocurrir y son de vital importancia.

Lamentablemente, es preocupante que no solemos darles a los niños en el Espectro Autista oportunidades de práctica para el manejo del tiempo, dada nuestra tendencia a estructurar el tiempo de los niños que viven la condición incluso más de lo que estructuramos el tiempo de sus pares neurotípicos, hasta el punto de intervenir para hacer cosas por ellos. Si bien es bueno que queramos ayudar a las personas en el Espectro Autista, debemos asegurarnos de que todos nosotros, y quizás especialmente las personas que viven la condición, tengan oportunidades para mejorar sus habilidades de manejo del tiempo y funciones ejecutivas a través de la práctica repetida.

Fuente: Dwyer, P. (2019). Practical Executive Functions. Autistic Scholar. Recuperado de (http://www.autisticscholar.com/practical-executive-functions/). Traducido Por Maximiliano Bravo.