¿Por Qué Tú No Necesitas Amigos?

Seamos realistas: las interacciones sociales son importantes. Necesitamos interactuar con otras personas para hacer las cosas. Debes hablar con el/la cajero/a del supermercado para comprar la comida que necesitas. Necesitas hablar con tu jefe para completar tu trabajo a tiempo y con calidad. Y necesitas hablar con la policía y los bomberos para obtener la ayuda que necesitas en caso de robo e incendio, respectivamente.

Las interacciones sociales han sido fundamentales en todo el desarrollo humano. Hace muchos miles de años hubo una “revolución cognitiva” en la que los humanos desarrollaron una fuerte necesidad de comunicarse con otros humanos en un nivel más intenso que antes. Esencialmente, esta necesidad de interacciones sociales surgió de nuestro deseo y necesidad de compartir una comprensión más detallada del mundo y las cosas que debían hacerse con otros humanos. Hubo cambios similares en el desarrollo de otras especies animales, pero con los humanos la atención se centró en comunicar material y experiencias más detallados.

Otras especies animales también enfatizan la comunicación inter-individual. Esta comunicación a menudo es diferente de la comunicación humana, pero conlleva los mismos beneficios básicos. Los animales no humanos se comunican entre sí para compartir experiencias y abordar necesidades. Sería difícil exagerar la importancia de la comunicación inter-individual para el desarrollo de los seres humanos y los animales no humanos. Gran parte de cómo se han desarrollado todos los animales a lo largo de los años ha sido para permitirles interactuar de manera más eficaz con otros miembros de su especie.

Pero la importancia de las interacciones sociales ha llevado a un énfasis excesivo, al menos en lo que respecta a los seres humanos, en la calidad e intensidad de esas relaciones sociales. Necesitamos interactuar entre nosotros, pero no es necesario que estas relaciones alcancen algo más que un nivel básico de conexión. Es bueno tener relaciones sociales sólidas, pero no es necesario para nuestra supervivencia o incluso para nuestra felicidad. En pocas palabras, no es necesario que los humanos tengan amigos.

Esto es importante porque son muchas las personas que han sufrido a lo largo de sus vidas debido su falta de capacidad, real o percibida, para hacer o mantener amigos. A menudo se trata de personas que están en el Espectro Autista o tienen rasgos de personalidad que los lleva a tener dificultades con las relaciones sociales. Pero esto también puede ser un problema que surge simplemente porque una persona no es el tipo de persona que hace o mantiene amigos fácilmente o puede tener dificultades con las amistades debido a una ubicación aislada o mudanzas frecuentes.

Lo que suele ser muy triste en estas situaciones es ver que tan negativas las personas pueden llegar a ser consigo mismas cuando no tienen amigos. Es muy posible que puedan funcionar en términos de hacer las cosas que necesitan; también pueden contribuir mucho a sus comunidades. Pero cuando las personas no pueden hacer amigos, a menudo piensan de manera muy negativa sobre sí mismas, incluso si tienen motivos para ser muy positivos sobre otros aspectos de sus vidas.

El énfasis que las personas ponen en las amistades y las relaciones sociales intensas se debe a que a menudo se describe a los humanos como “animales sociales”. Existe la expectativa de que, debido a que somos animales para quienes las relaciones sociales son importantes, debe seguirse igualmente que cuanto más intensa sea la relación social, mejor.

Tener amigos es agradable y puede ser beneficioso, pero no es necesario para sobrevivir en entornos sociales. El aislamiento social es perjudicial, pero existe una gran brecha entre una persona que está “socialmente aislada” y que tiene “amistades”. Pueden obtener todos los beneficios asociados con las relaciones sociales con solo tener la capacidad de interactuar con otras personas. No es necesario —Aunque sería bueno— que cualquiera de esas relaciones cumpla con los criterios de ser “amistades”.

En un estudio de 4.382 adultos, Demir y Davidson (2013) encontraron que las amistades se consideran importantes para la felicidad, pero aún más importante es tener las necesidades básicas satisfechas y sentirse competente para poder satisfacer sus propias necesidades. La “satisfacción de las necesidades básicas” y la “satisfacción de la competencia” son mucho más importantes para determinar la felicidad que el número de amigos o incluso la calidad de las amistades. Las personas tienden a ser más felices si sienten que son competentes para hacer lo que deben hacer y que satisfacen con éxito sus necesidades básicas. Ayudar a las personas a encontrar un camino para sentirse así, independientemente de si cumplen con los criterios de los demás para una vida social “exitosa”, puede ser una forma muy eficaz de ayudarles a sentirse menos solos y más positivos acerca de sí mismos y sus vidas.

Todos necesitamos poder interactuar con otras personas en algún momento. Las interacciones sociales son importantes tanto para obtener las cosas que necesitamos como para realizar tareas importantes. De esta manera, somos como todas las especies animales, que necesitan interactuar con los demás para hacer las cosas. Pero una vez cumplidas esas tareas, no es esencial que las relaciones sociales vayan más allá de ese punto. Continuar con las relaciones puede ser agradable y generar sentimientos positivos. Pero esas relaciones no son necesariamente más importantes que sentirse cómodos estando solos.

A algunas personas les va bien pasar mucho tiempo con otras personas; a algunas personas les conviene pasar más tiempo solas. Algunas personas también pueden encontrarse en situaciones en las que tienen que sentirse cómodas interactuando con otras personas porque están cerca de otras personas con mucha frecuencia. Y luego, algunas personas a menudo se encuentran en situaciones en las que están mayormente solas. Ninguna situación es necesariamente mejor que la otra.

Todos necesitamos encontrar la mejor manera de sentirnos cómodos (y efectivos) al interactuar con otras personas. Pero también todos necesitamos encontrar la mejor manera de sentirnos cómodos estando solos y haciendo las cosas por nuestra cuenta. Manejar el estar solos es tan importante como manejar el estar con otras personas.

Y recuerden: No es lo mismo estar solo que sentirse solo.

Fuente: Marston, D. (2019). Why You Don’t Need Friends. Psychology Today. Recuperado de (https://www.psychologytoday.com/us/blog/comparatively-speaking/201905/why-you-dont-need-friends). Traducido Por Maximiliano Bravo.

10 Pasos Hacia La Independencia: Promoviendo La Autodeterminación En El Hogar

Ocurre en casi todas las familias: el resultado final de la paternidad. Un día, tus hijos se van. A medida que avanzan, esperas que tu hijo/a tenga las habilidades para vivir su propia vida. El camino que conduce a este momento muchas veces es rocoso y sinuoso. Puede estar marcado por travesuras adolescentes que, desde el punto de vista de los padres, se parecen a la rebelión o la absoluta terquedad. Sin embargo, esos tiempos difíciles son pasos necesarios hacia la independencia. Los adolescentes, especialmente aquellos que están en el Espectro Autista, necesitan aprender a tomar sus propias decisiones.

El camino que conduce a una transición exitosa de la niñez a la edad adulta comienza mucho antes de la adolescencia. Comienza cuando los niños aprenden sobre sí mismos, sus fortalezas y debilidades y, al hacerlo, comienzan a valorarse a sí mismos. Termina cuando, como adultos, estos mismos niños pueden tomar el control de las elecciones y decisiones que afectan sus vidas y asumir la responsabilidad de sus acciones. A esto se le llama autodeterminación.

Para los niños en el Espectro Autista, es posible que las familias y los profesores tengan que asumir una responsabilidad adicional para asegurarse de que este proceso ocurra. Los niños aprenden muchas de las actitudes y habilidades que conducen a la autodeterminación al observar a sus familias. A los niños en el Espectro Autista se les deben enseñar tales lecciones.

Aquí hay 10 formas en que las familias pueden desempeñar un papel fundamental en enseñar a sus hijos en el Espectro Autista a vivir con autodeterminación:

I) Exploración: Camina por la cuerda floja entre la protección y la independencia. Deja que tu hijo/a en el Espectro Autista explore el mundo a su alrededor. Esto puede significar morderse la lengua y mirar desde la ventana de la cocina cuando tu hijo/a interactúa por primera vez con los hijos de tu vecino/a, en lugar de salir corriendo para supervisarlo todo. Si bien existen límites obvios para esto, todos los padres tienen que “alivianarse” y esto nunca es fácil.

II) Expresión personal: Los niños, estén o no estén en el Espectro Autista, deben aprender que lo que dicen o hacen es importante y puede influir en los demás. Esto implica permitir la toma de riesgos y la exploración. Anima a tu hijo/a a hacer preguntas y expresar sus opiniones. La participación en las discusiones familiares y las sesiones de toma de decisiones es una forma de brindar esta oportunidad de aprender.

III) Autoestima: La autoestima y la confianza en uno/a mismo/a son factores cruciales en el desarrollo de la autodeterminación. Modela tu propio sentido de autoestima positiva para tu hijo/a en el Espectro Autista. Dile a tu hijo/a que es importante al pasar tiempo con él/ella. Nuevamente, involúcralo/a en las actividades y decisiones familiares.

IV) Enfatizar las habilidades de tu hijo/a: No huyas de las preguntas de tu hijo/a sobre las diferencias relacionadas con estar en el Espectro Autista. Sin embargo, eso no significa centrarse en el lado negativo de su condición. Haga hincapié en que todos somos diferentes, fomenta las habilidades únicas de tu hijo/a mientras lo/la ayudas con sus dificultades.

V) Procesar las metas: Reconoce el proceso de lograr las metas, no solo pongas énfasis en los resultados. Los niños, estén o no estén en el Espectro Autista, necesitan aprender a esforzarse para lograr sus metas. Para los adolescentes, fomenta habilidades como la organización y el establecimiento de metas modelando estos comportamientos. Hagan listas o cuelguen un pizarrón que muestre el horario cotidiano de cada miembro de la familia. Habla sobre los pasos que vas a seguir para completar una tarea e involucra a tu hijo/a en tareas que conduzcan a las metas familiares, como planificar unas vacaciones.

VI) Interacciones: Programa oportunidades para que tu hijo/a en el Espectro Autista pueda interactuar con niños de diferentes edades y orígenes. Por ejemplo, en actividades relacionadas con sus intereses. Empieza temprano por encontrar oportunidades para que su hijo/a participe en actividades que ayuden a todos los niños a darse cuenta de que todos somos únicos.

VII) Metas: Es necesario establecer expectativas realistas pero ambiciosas. Toma un papel activo en la experiencia educativa de tu hijo/a en el Espectro Autista. Asegúrate de no forzar simplemente las actividades que conducen a la frustración, pero no asumas que todo el progreso debe ocurrir en el colegio.

VIII) Responsabilidad: Deja que tu hijo/a en el Espectro Autista se haga responsable de sus propias acciones … ¡éxitos y fracasos! Proporciona razones válidas para hacer las cosas, en lugar de simplemente decir: “¡Porque yo lo digo!” Dar explicaciones ayudará que tu hijo/a aproveche la oportunidad de hacer suya una actividad.

IX) Decisiones: No dejes al azar las oportunidades de tomar decisiones. Aprovecha todas las oportunidades para permitir que tu hijo/a en el Espectro Autista tome sus propias decisiones; desde qué ropa ponerse hasta qué carrera estudiar. Y, aunque esto no siempre sea práctico o viable, asegúrate de que estas oportunidades de elección sean importante. Además, al ofrecer opciones, asegúrate de respetar la decisión tu hijo/a.

X) Retroalimentación constructiva: Proporcione comentarios honestos y positivos. Concéntrate en el comportamiento o la tareas que necesitan cambiar. No haga que tu hijo/a en el Espectro Autista sienta que ha fracasado. Por ejemplo, si tu hijo/a ha intentado completar una actividad escolar, diga una hoja de matemáticas, pero no pudo hacerlo, expresa la retroalimentación para que él/ella sepa que el fracaso no es cuestión de vida o muerte. Todos aprendemos de nuestros errores, pero solo si le cerramos la puerta al pensamiento catastrófico.

No hay entorno más importante en el que tu hijo/a en el Espectro Autista aprenda a vivir con autodeterminación que en el hogar familiar. Un/a niño/a que aprende de sus padres que él/ella es valioso/a se convertirá en un adulto independiente. Al tener la oportunidad de tomar sus propias decisiones, explorar y tomar riesgos calculados y aprender de las experiencias de éxito y fracaso, tu hijo/a desarrollará las habilidades y actitudes necesarias para lograr su máximo potencial.

Fuente: Wehmeyer, M. & Davis, S. (2010). 10 Steps to Independence: Promoting Self-Determination in the Home. Autism Services, Education, Resources, and Training Collaborative (ASERT). PA Bureau of Supports for Autism and Special Populations. Recuperado de (https://paautism.org/resource/self-determination-home-living-housing/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Socializar En Aislamiento A Través De Las Redes Sociales

En estos tiempos de pandemia, la comunidad del Espectro Autista se encuentra en un lugar muy vulnerable. Con los compromisos y estructuras anteriores eliminados o alterados en formato, puede ser difícil para nosotros hacer frente, especialmente aquellos de nosotros que podemos enfrentar el aislamiento social debido a dificultades con habilidades sociales o problemas de salud.

Las redes sociales son una herramienta altamente adaptable para la socialización alternativa. Muchas personas en el Espectro Autista prefieren comunicarse en Internet en lugar de la interacción cara a cara por muchas razones, pero es importante que naveguemos por las redes sociales como una herramienta, manteniendo nuestro bienestar emocional y seguridad como la máxima prioridad.

Otro efecto positivo de las redes sociales en las personas en el Espectro Autista es servir como una herramienta crucial para su bienestar socioemocional durante esta pandemia. Les ha ayudado a mantenerse en contacto con sus amigos y ponerse al día con sus estudios o trabajo. Es de gran importancia seleccionar cuidadosamente el contenido visible en sus redes sociales para que sea parte de su autocuidado, al mismo tiempo que les ayudan a ser activistas de la comunidad neurodiversa.

Entender que las redes sociales son un mecanismo de afrontamiento y que no tiene por qué ser algo malo es realmente bueno para su psique. Por ejemplo, les ayuda a explicarles a los médicos antes que, como personas en el Espectro Autista, puede que no sean sociales en persona, sino que buscan formatos alternativos con los que se sientan más cómodos. Aunque muchos echan de menos reunirse con personas cara a cara, lo maravilloso es que las redes sociales son muy flexibles para las necesidades de comunicación. Es posible elegir entre videollamadas, mensajes de voz, llamadas telefónicas, comentarios, mensajes directos y emojis; no hay escasez de formas de comunicarse según el nivel de comodidad. Esto es algo muy positivo.

La seguridad es importante y, si bien la mayoría de las personas pueden pensar que solo se aplica a no dar información personal como direcciones, evitar a las personas que pueden causar daño y denunciar comportamientos inapropiados, también vale la pena mencionar el efecto que el uso de las redes sociales puede afectar la salud mental.

Las personas en el Espectro Autista tienen tiempo, recursos y energía muy limitados. Hacer espacios y luchar contra las injusticias es importante, pero aún así, también lo es buscar un equilibrio para que estén seguros de que el contenido que están consumiendo les resulte beneficioso. Las páginas de justicia social son maravillosas para aprender cómo brindar la mejor atención a las personas neurodiversas y su diversidad de experiencias, y hacer todo lo posible para elevar las voces que necesitan ser escuchadas.

Habiendo dicho esto, es importante estar informados y contribuir para que nuestro mundo sea un lugar más inclusivo, pero también es importante que sepamos al final del día que nuestra productividad no se correlaciona con nuestro valor. Es importante descansar, porque solamente podemos crear un cambio cuando lo estamos haciendo bien y con energía. Al practicar el autocuidado podemos maximizar nuestro impacto al hacer un cambio medible que mejore la vida de todos.

En cierto modo, vemos nuestro uso de las redes sociales como una forma de evitar entrar en una situación de crisis. Al mantenernos conectado, podemos navegar con mayor facilidad los desafíos y problemas de salud mental. Es más fácil arreglárselas en compañía y saber que no estamos solos.

Una de las mejores cosas del Internet es que las personas generalmente tienen períodos de atención cortos. Si nos equivocamos, todo se olvida rápidamente. No podemos pensar en un escenario mejor para flexionar los músculos de las habilidades sociales a través de diálogos rápidos, obteniendo retroalimentación casi inmediata y fácil de entender, antes de seguir adelante. No hay expresiones faciales de las que preocuparse (que no sean emojis) o señales sociales complejas: solamente comunicación directa a través de la palabra escrita.

¡Las personas están más solas de lo que piensas! Las personas quiere conectarse y estar con amigos. Dicho esto, es importante tener en cuenta que puede haber algunas malas compañías, hay que estar consciente de las personas con las que hablamos y cómo afectan nuestra salud mental.

Con las debidas precauciones de seguridad en Internet, navegar por las redes sociales puede ser un buen lugar para que las personas en el Espectro Autista sean capaces de hacer amigos y crecer como personas.

Fuente: Illes, A. (2020). BEING SOCIAL IN ISOLATION THROUGH SOCIAL MEDIA. Organization For Autism Research. Recuperado de (https://researchautism.org/being-social-in-isolation-through-social-media/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Las Emociones Negativas Son Transferibles: Evítalas y Protégete

Si pasas mucho tiempo con personas muy deprimidas, miras muchas noticias deprimentes o lees muchas publicaciones deprimentes que buscan atención en Facebook, eventualmente comenzarás a sentirte deprimido/a.

Es sutil porque la propagación de la negatividad ocurre lentamente con el tiempo, pero está ahí y los cambios en ti pueden ser detectados por personas neutrales a tu alrededor, especialmente si no han tenido mucho contacto reciente. Desafortunadamente para ti, estar “adentro” significa que probablemente serás la última persona en darte cuenta.

Esto es realmente importante para las personas en el Espectro Autista y sus seres queridos. Es genial ser empáticos, pero también debemos recordar protegernos a nosotros mismos. No será de mucha utilidad para las personas bajo su cuidado si tú mismo/a estás sufriendo contra la depresión.

Comportamiento de Llamar la Atención en Internet

Todos tenemos al menos un/a amigo/a que parece ser un imán para todos los problemas imaginables. Lo más probable es que conozcas a varios. Por lo general, te encontrarás preguntándote qué podrían haber hecho para “captar la ira del universo” y sufrir tanta mala suerte.

Los amigos de Facebook que buscan llamar la atención nunca se pierden una publicación cuando uno de sus familiares está en el hospital o va al médico. Las publicaciones son casi siempre mucho más urgentes y emocionales que el problema en sí. Publican historias emocionales sobre los cumpleaños y los días de la muerte de todos los que han dejado sus vidas, incluidas sus mascotas, y de alguna manera se las arreglan para hacer todas las noticias sobre ellos; por ejemplo, hacer un gran escándalo con un incendio local que destruyó una tienda que pudieron haber visitado cuando eran niños.

No hay nada de malo en este tipo de comportamiento y no tiene la intención de ser malicioso. Es solo que algunas personas sienten las cosas con más fuerza que otras, y algunas son capaces de irradiar esas emociones para tocar a todos a su alrededor.

No ayuda que las personas que buscan la atención en Internet tiendan a reaccionar mal a los comentarios mal construidos, superen los límites de la amistad e incluso permitan que los sentimientos como los celos (sobre quién tiene las “peores noticias”) interfieran. Estos rasgos aumentan la probabilidad de conflicto y pueden provocar reacciones incorrectas en los demás.

Sin embargo, el principal problema es que leer publicaciones negativas frecuentes puede tener un efecto muy negativo en las personas empáticas. Particularmente personas en el Espectro Autista.

Noticias y Televisión

El otro problema son los medios de comunicación en general. La televisión y los medios impresos y en línea aumentan su audiencia al cubrir historias emocionales. Esto incluye historias de personas que han sido lastimadas o mueren de hambre en países devastados por la guerra, animales en peligro de extinción, personas que viven en malas condiciones e incluso documentales de tortura y dolor a lo largo de la historia.

Incluso la publicidad actual a menudo contiene mensajes profundamente emocionales diseñados para provocar una respuesta suya.

Todas estas historias buscan destellar imágenes, sonidos e ideas que crearán una respuesta emocional. A veces buscan avergonzarlo para que compre un producto o apoye una causa. A veces es un medio de infundir miedo que afecte las decisiones políticas, económicas o sociales de uno. En el caso de los documentales históricos, a menudo el objetivo es reforzar la culpa por los errores del pasado para asegurarse de que no se repitan.

Incluso los espectáculos de entretenimiento liviano de hoy sobre cocina, dietas, vacaciones y renovaciones del hogar se han convertido en concursos emocionales donde hay un claro ganador y varios perdedores “dañados”. Nuestros medios se han convertido en un lugar donde el ridículo y el abuso emocional son algo común.

Una vez más, no todo es malo y los medios aún cumplen un papel importante, pero es importante tener en cuenta que los efectos a largo plazo de la exposición constante pueden ser bastante perjudiciales.

Espectro Autista Y Empatía

No hace mucho tiempo, se creía que las personas en el Espectro Autista no tenían empatía. La razón principal de esto fue que estas personas a menudo reaccionaban de manera diferente a otras en circunstancias emocionales. Por ejemplo, se reirían durante eventos traumáticos o dolorosos o no sonreirían durante los felices.

Recientemente, hemos llegado a un punto en el que los adultos en el Espectro Autista pudieron conectarse entre sí y con el resto del mundo en grandes grupos de Internet. En ese corto tiempo, llegamos a un entendimiento de que las personas que viven la condición tienen dificultades con su expresión personal. No siempre entienden cuándo y por qué los demás están tristes y tienen dificultades para transmitir sus propios sentimientos.

Una persona en el Espectro Autista podría sonreír durante un funeral porque ya ha aceptado que una persona falleció o porque su relación con esa persona no era tan fuerte como la de los demás. Es posible que estén recordando cosas graciosas que hizo la persona y esto les traerá una sonrisa, no una lágrima. No significa que no amaran a la persona o que no la extrañarán terriblemente, y es injusto juzgar las reacciones de los demás simplemente por su valor nominal.

La misma persona puede perderse en un mar de lágrimas durante un documental histórico o, de hecho, podría ser incapaz de verlo en absoluto. Para ellos el dolor y la emoción del evento es muy real y “nuevo”. Pueden estar confundidos sobre por qué otros pueden ver el mismo programa sin verse afectados.

Protegerte a ti mismo/a y a tus seres queridos

Lo más importante que hay que recordar es que las personas en el Espectro Autista se ven muy afectadas por las emociones y, a menudo, estos efectos no siempre son visibles.

Si tú eres el/la padre/madre de una persona en el Espectro Autista, debes vigilar de cerca lo que está viendo tu hijo/a y lo que le transmiten sus amigos para asegurarte de que las emociones negativas como la depresión no se le transfieran.

Si tú eres una persona en el Espectro Autista, debe preguntarse con frecuencia; “¿Cómo me siento y por qué me siento así?” Si cree que las influencias externas lo están llevando a la depresión, debe limitar tus interacciones con ellos para tu propia protección.

Esto puede significar que necesita cambiar sus hábitos de visualización, lectura, escucha y conversación. Es posible que debas dejar de seguir u ocultar a los amigos que intentan atraerte a sus mundos negativos y es posible que debas evitar a ciertas personas por completo.

Es posible que los sentimientos positivos también sean transferibles. Si todo lo demás falla, quizás también ayuda encontrar algunas personas positivas a las que seguir o realizar algunas “actividades positivas”.

Fuente: Bolland, G. (2017). Negative Emotions are Transferable – Avoid them and Protect Yourselves. Life With Asperger’s. Recuperado de (https://life-with-aspergers.blogspot.com/2017/06/negative-emotions-are-transferable.html). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¿Por qué Es Imperativo Preguntarle A Los Adolescentes En El Espectro Autista Sobre El Acoso Escolar?

Los adolescentes en el Espectro Autista tienen más probabilidades que sus pares neurotípicos de sufrir acoso escolar. También es más probable que tengan pensamientos y conductas suicidas.

Sabemos que el acoso escolar contribuye al suicidio en adolescentes neurotípicos. Cuando las noticias cubren la trágica historia de un/a adolescente que acaba de quitarse la vida, a menudo se menciona el acoso escolar. Esta evidencia anecdótica está confirmada por las investigaciones: los adolescentes que experimentan acoso escolar tienen entre 1,4 y 10 veces más probabilidades de desarrollar pensamientos o conductas suicidas que sus compañeros que no son acosados..

La mayoría de las veces, tener pensamientos y conductas suicidas va de la mano con una condición psiquiátrica, algo que también es más común entre los adolescentes en el Espectro Autista que entre sus pares neurotípicos. Pero no todas las personas a las que se les diagnostica una condición psiquiátrica experimentan pensamientos o comportamientos suicidas. La mayor incidencia de condiciones psiquiátricas concurrentes en adolescentes en el Espectro Autista puede reflejar una vulnerabilidad biológica subyacente, o el hecho de que están expuestos a más factores estresantes que sus compañeros neurotípicos.

En un nuevo estudio redactado por los investigadores Johnny Downs y Rachel Holden, ellos controlaron la presencia de condiciones psiquiátricas concurrentes y otros posibles factores de riesgo que podrían influir en el suicidio independientemente del acoso escolar. Ellos encontraron que los adolescentes en el Espectro Autista que experimentaron acoso escolar tenían el doble de probabilidades que los que no lo hicieron de desarrollar posteriormente pensamientos y conductas suicidas.

Sus hallazgos subrayan la importancia fundamental de identificar y prevenir el acoso escolar que sufren los adolescentes en el Espectro Autista. El acoso escolar debe verse como un resultado negativo para los adolescentes que viven la condición y no debe aceptarse como algo para lo que no hay solución.

Riesgos Reales

Tras examinar las historias clínicas de 680 adolescentes en el Espectro Autista que habían sido remitidos a una clínica de salud mental en el sur de Londres, Inglaterra, los investigadores se centraron en los adolescentes que no tenían tendencias suicidas en su visita inicial.

En esa primera evaluación, el 30 por ciento de los adolescentes de la muestra informaron haber sido acosados ​​por sus compañeros. Tenían casi el doble de probabilidades que los que no informaron sobre el acoso escolar de tener pensamientos o conductas suicidas durante los próximos cinco años.

Los hallazgos podrían respaldar una serie de teorías causales de suicidio. Una que creyeron que es clínicamente útil es la teoría interpersonal del suicidio, que sugiere que una combinación de tres factores conduce al comportamiento suicida: pertenencia frustrada, “carga percibida” y capacidad adquirida.

La pertenencia es nuestro sentido de que los demás nos aceptan. Tener muchos amigos o una relación de pareja se asocian con tasas más bajas de suicidio. Es fácil comprender cómo el sufrir acoso escolar puede tener un impacto negativo en el sentido de pertenencia. Sufrir acoso escolar también puede exacerbar la “carga percibida”, que es la creencia de que los demás o la sociedad estarían mejor sin ti.

Los adolescentes que sufren acoso escolar también pueden habituarse a experiencias dolorosas y, como resultado, sentir menos miedo a la muerte. Este tipo de desensibilización conduce a una capacidad adquirida para el suicidio, que es necesaria para actuar sobre los pensamientos suicidas.

Una Llamada A La Acción

Según los investigadores, los médicos que ven a los adolescentes en el espectro Autista pueden considerar el acoso escolar como algo tan generalizado que no vale la pena comentarlo.

Es crucial que los médicos se comprometan a combatir esta tendencia y hacer un esfuerzo genuino para preguntar a los adolescentes en el Espectro Autista sobre el acoso escolar. Y cuando un/a adolescente en el Espectro Autista informa sobre acoso a los profesionales de la salud mental, debe tomarse en serio. La investigación sugiere que el acoso escolar no solo contribuye al riesgo de suicidio, sino que también afecta las trayectorias de tratamiento de los adolescentes.

La mayoría de los servicios clínicos incluyen evaluaciones programadas que describen qué información esencial deben recopilar los médicos durante sus sesiones con los adolescentes. También debería agregarse información sobre el acoso escolar a estas evaluaciones. Es posible que algunos adolescentes no se sientan cómodos compartiendo información sobre el acoso con un profesional que acaban de conocer, pero preguntándolo desde el principio, por ejemplo, simplemente preguntando: “¿Sientes que alguien está siendo realmente malo contigo en este momento?” – podemos dejar en claro que es algo apropiado para que hablen con su médico. Cuando la información sobre el acoso es difícil de recopilar directamente del adolescente, los médicos deben consultar a sus familiares o profesores.

Los profesores tienen un papel fundamental que desempeñar. En los entornos escolares, la evidencia sugiere que las intervenciones intensivas contra el acoso escolar en las que los profesores se reúnen con los padres son más efectivas. Los colegios también pueden beneficiarse de las estrategias para frenar el acoso escolar específicas para el Espectro Autista, incluidas las “intervenciones de amistad”, que ayudan a los adolescentes en el Espectro Autista a formar amistades con sus compañeros neurotípicos. Los colegios deben utilizar evaluaciones sólidas para evaluar la efectividad de tales intervenciones e involucrar a los adolescentes en el Espectro Autista en el desarrollo de sus políticas en contra del acoso escolar. Si bien cambiar de colegio debería ser el último recurso, a veces es necesario. Estos movimientos deben planificarse bien con la participación del posible nuevo colegio y el médico. Los colegios normalmente están dispuestas a ayudar temprano; Por lo general, quieren asegurar una transición exitosa para los nuevos alumnos.

Para los adolescentes en el Espectro Autista que permanecen en su colegios o ya se cambiaron a uno nuevo, los médicos y profesores deben enfocarse en crear intervenciones que les permitan desarrollar un sentido de pertenencia e identificar el valor que aportan a las personas que los rodean. De hecho, estos enfoques se pueden aplicar a todos los alumnos como un enfoque universal para prevenir el acoso escolar. Los médicos también necesitan apoyar a los líderes escolares para mantener sus estrategias contra el acoso escolar; siempre debe ser un tema “vivo” dentro de sus colegios locales. Los investigadores afirmaron que los colegios realmente valoran a los médicos locales que brindan consejos a sus líderes escolares, especialmente cuando promueven campañas regulares de concientización sobre las graves consecuencias que el acoso escolar puede tener en la salud mental de los adolescentes y la necesidad de proporcionar enfoques específicos para apoyar a las personas en el espectro Autista.

Además del acoso escolar, el ciberacoso es una preocupación emergente. Se necesita más investigación, ya que existen altas sospechas de que los adolescentes en el Espectro Autista pueden no verse igualmente afectados por todas las formas de acoso escolar. La mayoría de los esfuerzos de prevención del ciberacoso se centran en educar a los adolescentes, a sus profesores y a sus padres para que lo reconozcan y denuncien.

Dadas las graves consecuencias que tiene el acoso escolar en la salud mental, los profesionales de la salud mental deben desempeñar un papel activo en el desarrollo y la evaluación de iniciativas contra el acoso escolar.

Fuente: Downs, J. & Holden, R. (2020). Why it is imperative to ask autistic adolescents about bullying. Spectrum News. Recuperado de (https://www.spectrumnews.org/opinion/viewpoint/why-it-is-imperative-to-ask-autistic-adolescents-about-bullying/?fbclid=IwAR29gvsesw7j-5os31bV6siZY-z-E3daU7G-8oGRNgXogK2ZZGUXjOm2FHQ). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Proporcionar Acomodaciones Para Los Trabajadores En El Espectro Autista Beneficia A Todos

Las empresas buscan una ventaja competitiva mediante la contratación de personas con talento, pero muchos trabajadores capaces son excluidos porque están en el Espectro Autista.

Las personas en el Espectro Autista están desempleadas y subempleadas en niveles desproporcionados. Como resultado, las empresas están perdiendo empleados capaces de hacer contribuciones valiosas. Y la sociedad en general se ve afectada porque la situación crea desigualdades y dependencia financiera.

Entonces, ¿por qué está sucediendo? En gran parte porque no se comprende bien al Espectro Autista y los gerentes están mal informados sobre cómo acomodar a los trabajadores que viven la condición.

Afortunadamente, las investigaciones más recientes han proporcionado muchas estrategias para hacer que los lugares de trabajo sean más inclusivos.

Amplia gama de habilidades

El Espectro Autista es una condición con la que nacen las personas. Dicha condición abarca una amplia gama de rasgos y habilidades. Cada persona en el Espectro Autista es única y la forma en que se presenta su condición varía.

Los rasgos comunes incluyen dificultad para “leer” señales socioemocionales y problemas con el lenguaje convencional y las habilidades de comunicación. Algunas personas en el Espectro Autista son no hablantes y utilizan tecnologías de asistencia, por lo que es importante recordar que ser no hablante no significa ser incapaz.

Otro rasgo común son los pensamientos o comportamientos repetitivos, incluyendo las estereotipias, las cuales pueden incluir agitar las manos, sacudirse u otros movimientos repetitivos. Es una reacción al sentirse agobiados por una situación o por estímulos cotidianos.

Las estereotipias ayudan a las personas a sobrellevar la situación al concentrarse intensamente en una sensación o comportamiento específico. Las personas que hacen estereotipias informan que les resulta vergonzoso pero crucial para calmarse. Como tal, la falta de aceptabilidad social de las estereotipuas puede ser un problema laboral mayor que la actividad en sí.

La falta de empatía se cita con frecuencia como un rasgo del Espectro Autista. Esta caracterización es firmemente cuestionada por las personas que viven la condición y por la evidencia de los psicólogos.

Ambos sugieren que algunas personas en el Espectro Autista pueden tener niveles excesivos de empatía que los agobian, pero la forma en que lo expresan no es bien reconocida. Otros rasgos asociados con la condición incluyen la capacidad de concentrarse intensamente, la persistencia y la alta orientación a los detalles.

Navegando por la etiqueta social

Muchas de las barreras que experimentan los trabajadores en el Espectro Autista se relacionan con las dificultades sociales y de comunicación y se ven afectadas por su comportamiento, pero también por la forma en que los perciben los demás.

Por ejemplo, las personas en el Espectro Autista a menudo son acusadas de falta de emociones. Experimentan emociones, pero tienden a expresarlas de formas que no son fáciles de reconocer. Socialmente, pueden dominar las conversaciones mientras se enfocan en sus temas de interés, tienen dificultades para comprender las variaciones en el tono y leer el lenguaje corporal y las expresiones faciales, y pueden interpretar las cosas de manera inapropiadamente literal.

Muchos encuentran agobiante el contacto visual, lo que lleva a una evitación que provoca que los perciban como antisociales.

Las normas pueden ser difíciles de percibir para las personas en el Espectro Autista. La etiqueta social implícita que se espera que todos conozcan instintivamente puede ser un misterio, impactando negativamente en el desempeño laboral cuando las expectativas no se comunican claramente.

El cambio también puede provocar ansiedad y conducir a comportamientos desafiantes si ocurre inesperadamente. Una mayor sensibilidad a estímulos como olores y sonidos puede provocar reacciones que pueden parecer extremas. La falta de comprensión de esas reacciones a menudo lleva a que las personas con autismo sean etiquetadas como “difíciles”, y esas etiquetas crean problemas adicionales.

Estrategias de acomodaciones

Muchas personas en el Espectro Autista pueden concentrarse intensamente. Si un tema les interesa, dedicarán una gran cantidad de tiempo a desarrollar conocimientos. La atención a los detalles, combinada con una mayor capacidad de reconocimiento de patrones, también son rasgos comunes, lo que lleva a muchas personas en el Espectro Autista a convertirse en expertos técnicos en sus carreras.

Algunas personas en el Espectro Autista disfrutan de rutinas repetitivas y pueden tolerar trabajos que a otros les resultan monótonos. Otras son creativas, capaces de visualizar soluciones a problemas complejos y desarrollar conocimientos únicos. Las personas en el Espectro Autista también son conocidas por ser francas y es menos probable que se involucren en comportamientos políticos tóxicos.

Aquí hay algunas estrategias de acomodaciones que los lugares de trabajo pueden adoptar para sus empleados en el Espectro Autista.

I) Reducir los estímulos sensoriales: Hay muchas formas de reducir los estímulos innecesarios en el trabajo. Los ejemplos de este artículo no deben considerarse una lista exhaustiva. Las soluciones están limitadas solo por la creatividad de uno.

Bloquear físicamente los espacios de trabajo puede reducir las distracciones. Los ejemplos incluyen proporcionar oficinas privadas o cubículos que dan a una esquina. Siempre que sea posible, las luces LED deben reemplazar las luces fluorescentes intensas y ruidosas. También se pueden usar audífonos con cancelación de ruido, aunque algunas personas no podrán tolerar la sensación.

Del mismo modo, los uniformes pueden ser un problema si la tela causa picazón, los cuellos están apretados o hay etiquetas que irritan. Puede ser necesario un código de vestimenta más flexible.

Yendo más allá de lo físico, minimizar las interrupciones también puede ayudar. Puede ser útil fomentar el uso del correo electrónico en lugar de las llamadas telefónicas y pedir a las personas que utilicen las salas de reuniones en lugar de los pasillos para las conversaciones que duren más de un par de minutos. Se podría pedir a los colegas que programen charlas en lugar de “aparecer inesperadamente”.

Independientemente de sus esfuerzos, los lugares de trabajo pueden resultar agobiantes a veces. Una “habitación tranquila” puede ser muy beneficiosa. Son habitaciones oscurecidas en lugares de poco tráfico que contienen muebles cómodos y un mínimo de otras fuentes de estimulación. Pasar tiempo en una habitación tranquila ayuda a las personas en el Espectro Autista a autorregularse cuando se sienten agobiadas, y sus colegas neurotípicos también reportan beneficios psicológicos de los espacios tranquilos.

II) Crear una cultura de comunicación clara: Las dificultades sociales y de comunicación que experimentan las personas en el Espectro Autista están fuertemente entrelazadas. Por lo tanto, resolver los problemas de comunicación también ayudará con las dificultades sociales.

Primero, haz explícitas las normas sociales. Los gerentes deben estar capacitados para proporcionar instrucciones detalladas por escrito y evitar la ambigüedad en la asignación de tareas. Las cosas que pueden parecer obvias, por ejemplo, cómo priorizar las asignaciones, deben explicarse explícitamente.

Los criterios de desempeño deben estar claramente delineados y los empleados deben ser capaces de monitorear su progreso. Vale la pena señalar que estos pasos ayudan a todos los trabajadores y representan las mejores prácticas documentadas en el lugar de trabajo.

Los trabajadores en el Espectro Autista informan que su capacidad para comunicarse aumenta cuando pueden ver las preguntas con anticipación, cuando las personas evitan saltar entre varios temas y cuando su intención no se juzga por el contacto visual o por tener la expresión facial “correcta”.

III) Ofrecer orientación social y emocional: Incluso con los apoyos ya descritos, los trabajadores en el Espectro Autista pueden sentirse confundidos por los comportamientos sociales dentro de la oficina. Un/a mentor/a puede ser de mucha ayuda. Ese/a mentor/a podría ser un/a colega/a capacitado/a o un experto/a externo/a. Todos los colegas del trabajador del Espectro Autista también pueden beneficiarse al recibir información para aumentar su comprensión acerca de la condición.

Todos estos son pasos simples que pueden ayudar a los empleadores a aprovechar el gran grupo de trabajadores en el Espectro Autista infrautilizados en el grupo laboral. Muchas de estas adaptaciones podrían ayudar a todos los trabajadores y representar una buena práctica empresarial. Por lo tanto, adaptarse al Espectro Autista tiene el potencial de hacer que nuestros lugares de trabajo sean más productivos e inclusivos para todos.

Fuente: Breward, K. (2019). Providing accommodations for autistic workers benefits everyone. Spectrum News. Recuperado de (https://www.spectrumnews.org/opinion/providing-accommodations-for-autistic-workers-benefits-everyone/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¡Luchemos Contra La Tiranía De Las Bajas Expectativas!

No muchas personas en situación de discapacidad se convierten en modelos a seguir para el resto del mundo.

Algunos, como Stevie Wonder, son tan talentosos y capaces en un área en particular que su discapacidad parece perder importancia. El talento musical de Stevie Wonder no pierde nada como resultado de su ceguera.

Pero otros, como Helen Keller y Temple Grandin, se consideran modelos porque trabajaron muy duro para lograr sus objetivos a pesar de las circustancias extraordinariamente difíciles. Helen Keller se convirtió en intelectual y autora, frente a dificultades casi inimaginables. Temple Grandin se convirtió en una experta de renombre mundial en la cría de animales y en una oradora y escritora internacional, enfrentando y conquistando diariamente sus desafíos autistas muy reales.

¿Qué tienen en común Keller y Grandin? Ambas tenían padres que entendían y aceptaban las diferencias de sus hijas, pero no estaban dispuestos a aceptar una discapacidad como excusa para un mal comportamiento, pereza o autocomplacencia. Ambos tenían profesores que creían en sus habilidades sin encubrir sus dificultades. Y ambas, por supuesto, tenían habilidades y ambición considerables, aunque esas cualidades no fueron evidentes en sus primeros años.

En muchos sentidos, vivimos en una cultura que permite a los niños hacer menos de lo que pueden hacer … y recompensa a los niños por sus esfuerzos mediocres. Esto, en muchos casos, se duplica y triplica para los niños en situación de discapacidad, incluyendo el Espectro Autista.

Con demasiada frecuencia, los profesores permiten que los niños en el Espectro Autista se alejen de las más mínimas dificultades sociales y sensoriales, en lugar de proporcionar las herramientas y los recursos para enfrentar el desafío. Los padres protegen a sus hijos en el Espectro Autista del mundo, interviniendo para hablar y actuar por sus hijos en lugar de ayudarlos a hacer más por ellos mismos. Se organizan “eventos del Espectro Autista” especiales en la comunidad que permiten que los niños que viven la condición experimenten varios entornos sin ninguna esperanza o expectativa de que aprenderán a comportarse correctamente en lugares como teatros, museos, zoológicos y similares.

Por supuesto, no todas las personas en el Espectro Autista pueden lograr la inclusión total en el colegio o la comunidad. Tampoco se debe esperar que lo hagan. Pero, como la mayoría de las personas, los niños que viven la condición necesitan que otros los rodeen para desafiarlos, apoyarlos y animarlos mientras luchan con tareas difíciles, logran metas inesperadamente altas y enfrentan los altibajos que la vida les presenta. Cuando los que los rodean intervienen para hacerse cargo demasiado pronto, los niños aprenden que es más fácil simplemente retroceder.

Es posible que un/a niño/a en el Espectro Autista no pueda manejar los olores de la jaula de los leones en el zoológico. Pero es posible que puedan observar en silencio a los reptiles en la casa de reptiles sin olor, sin necesidad de gritar, disparar o golpear el vidrio. Es posible que un/a niño/a en el Espectro Autista no pueda manejar un viaje de compras de 45 minutos. Pero es posible que puedan manejar un viaje rápido, ayudando a seleccionar algunos artículos y ponerlos en el carro y en la caja registradora. Es posible que un/a niño/a en el Espectro Autista no pueda sentarse durante todo un espectáculo de títeres, una hora de cuentos o un concierto. Pero es posible que puedan sentarse durante una parte de la presentación y luego indicar que están listos para irse sin interrumpir todo el lugar.

En pocas palabras, los niños en general, incluidos los niños en el Espectro Autista pueden alcanzar altas expectativas. Depende de los adultos en sus vidas proporcionarles el apoyo continuo y refuerzo positivo que necesitan para lograr sus metas.

Cuando cedemos ante la tiranía de las bajas expectativas, estamos perjudicando el futuro nuestros hijos.

Fuente: Rudy, L. (s.f.). For children with autism, don’t set the bar too low. Autism Support Network. Recuperado de (http://www.autismsupportnetwork.com/news/children-autism-dont-set-bar-too-low-39889223#ixzz6VhprrD3d). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Las 9 Mejores Formas Para Desarrollar Una Mejor Relación Con Tu Hijo/a Adolescente En El Espectro Autista

Como padres, todos queremos tener la mejor relación posible con nuestros hijos. La adolescencia puede ser particularmente difícil, especialmente cuando tu hijo/a adolescente está en el Espectro Autista. Y no importa cuántos consejos recibamos de los profesionales, todavía es difícil aceptar algunos de los rasgos de comportamiento de nuestros hijos adolescentes que viven la condición.

I) Edúcate sobre el Espectro Autista (esto puede parecer obvio, pero sigue leyendo): Obtener una mejor comprensión del comportamiento de tu hijo/a será increíblemente útil para cambiar la forma en te relacionas con él/ella. Intenta escuchar relatos en primera persona de personas adultas en el Espectro Autista, porque alguna vez tuvieron la edad de tu hijo/a y podrías aprender mucho de sus experiencias y lo que estaba pasando por sus cabezas a esa edad. Ya diste un buen primer paso al leer este artículo.

II) Deja de intentar leer entre líneas: Este es un punto de dolor común para muchos adolescentes en el Espectro Autista, ya que con frecuencia se los malinterpreta debido a los intentos innecesarios de otros de “decodificar” lo que están diciendo. Trata de escuchar lo que dice tu hijo/a sin agregar tu propia capa de significado a sus palabras. Si no estás seguro/a del razonamiento detrás de una pregunta o una declaración que hicieron, simplemente pide una aclaración.

Por ejemplo, si tu hijo/a adolescente en el Espectro Autista te pregunta por qué decidiste ponerte una camisa verde para la fiesta. Solo dile por qué. NO asumas que él/ella preguntó porque pensó que tu camisa era fea. O que tu hijo/a adolescente no estuvo de acuerdo con tu elección. Si tienes curiosidad sobre el motivo, pregunta.

III) Sé directo/a y específico/a: Esto va acompañado del último consejo. No esperes que tu hijo/a adolescente en el Espectro Autista lea entre líneas. Si tú dices: “Deberías limpiar tu habitación”, debes comprender que todo lo que hiciste fue hacer una sugerencia. Y si tú dices: “Caray, eso fue muy desconsiderado“. Eso probablemente no hará que tu hijo/a adolescente en el Espectro Autista se disculpe. Si deseas un resultado específico, debes ser directo/a al decirle exactamente lo que esperas de él/ella.

En cuanto a ser específico/a, imagina esto: hay una carga de ropa mojada en la lavadora (terminada), y una pila de ropa en el piso esperando la lavadora. Le pide a tu hijo/a adolescente en el Espectro Autista que ‘ponga la ropa en la secadora’. Él/ella va a la lavandería, y en lugar de sacar la ropa de la lavadora y ponerla en la secadora, recoge la ropa visible que está en el piso y la puso en la secadora. ¿Ves lo que pasó aquí?

IV) Créele a tu hijo/a: Muchos padres, en momentos de frustración, a menudo les preguntan a sus hijos adolescentes en el Espectro Autista cosas como… ¿Por qué hiciste eso? ¿Qué estabas pensando cuando hiciste eso? ¿Por qué no hiciste lo que te pedí que hicieras? Pero nunca aceptarían ni creerían realmente sus respuestas. En este largo proceso de aprendizaje, los padres deben darse cuenta que sus hijos les están respondiendo con sinceridad. Como padres, deben que estar preparados mentalmente para recibir la respuesta (sin asumir que sus hijos estén siendo insolentes). Lo más probable es que solo estén diciendo la verdad.

V) No asumas que él/ella tiene el mismo “sentido común” que tú: Si bien los artículos de investigación formal y la información no dicen esto directamente, una cosa que debes comprender es la siguiente: las cosas que se consideran de sentido común para los neurotípicos, no necesariamente son algo natural para las personas en el Espectro Autista. Pero eso no significa que no puedan aprender.

Por ejemplo, tú hijo/a viene a visitarte a tu oficina. Un ejecutivo/a se acerca a él/ella y lo/la saluda, mientras le extiende su mano. Poco tiempo después, tu hijo/a se queda allí mirándolo/a.

Cuando sucedan cosas así, no entres en pánico y no lo descartes como parte de su condición. Enséñele lo que se debe hacer cuando las personas extienden la mano y se presentan. El juego de roles es una buena técnica para eso. Es posible que tu hijo/a adolescente no aprenda estas cosas de forma natural, pero las aprenderá si tú haces el esfuerzo consciente de enseñarle.

VI) Entiende cuándo forzarlo/a y cuándo no: A menudo, tu hijo/a en el Espectro Autista se encontrará en situaciones en las que no quiere interactuar con las personas, pero él/ella tiene que hacerlo. Y es muy seguro de que si no lo/la hubieras obligado a “actuar” por necesidad, no logrará mucho éxito en su vida a largo plazo. Si tú refugias a tu hijo/a adolescentes del mundo exterior, sus habilidades sociales se atrofiarán, porque no tendrá oportunidades recurrentes para ponerlas en práctica.

Una de las principales fuentes de conflicto entre los padres y sus hijos adolescentes en el Espectro Autista, es el deseo de éstos últimos de quedarse encerrados en sus piezas las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Tendrían que obligarlos (con autoridad verbal) a salir y hacer algo divertido con la familia. ¡Y cada vez que hacen eso, él/ella lo pasan muy bien! Es posible que los padres piensen que eventualmente dejarán de resistirse a las invitaciones. Nada más lejos de la realidad. Tendrían que obligarlos más de una vez. Y es agotador, sí. Pero la sensación de ver a tu hijo/a pasándolo muy bien no tiene precio.

Para mayor claridad, aquí hay algunos ejemplos:

  • Obligar a tu hijo/a en el Espectro Autista a unirse al equipo de fútbol del colegio. ¡NO!
  • Hacer que te acompañe a hacer algo que ya sabes que le interesa y donde la interacción será principalmente contigo. ¡SI!
  • Hacer que él/ella maneje una pequeña transacción de pago en el supermercado. ¡SI!
  • Hacer que salga al parque para ver un espectáculo de fuegos artificiales con sus hermanos y amigos. ¡NO!

Importante: A los adolescentes en el Espectro Autista no les gusta que los obliguen a hacer nada. Pero no subestimes su capacidad para comprender “por qué” lo estás haciendo. Si explicas por qué la actividad es importante (Ej: “Debes aprender a interactuar de esta manera ahora porque eso te hará mucho bien cuando seas adulto/a“). Cuando entienden por qué todavía pueden resistirse, pero no se sentirán resentidos contigo por ello. Aquí es donde ocurre la mejora de la relación. En la explicación.

VII) Permítele hacer estereotipias: Digamos que tu hijo/a adolescente en el Espectro Autista le gusta deslizarse el cabello hacia un lado de manera vigorosa y repetitiva. Si él/ella es consciente de sí mismo/a y está tratando activamente de controlar los movimientos de sus manos, agarrará un pequeño mechón de cabello a un lado de su cabeza y lo retorcerá. Lo retuerce tan fuerte y tan a menudo que su cabello se rompe en esas áreas. Como padre/madre, tu querrías ​​afeitarle la cabeza en un esfuerzo por evitar que hiciera esto.

Otras personas que viven la condición podrían hacer rebotar una pelota pequeña, caminar por el piso o golpear un lápiz en el costado de su cabeza. ¡Es frustrante, lo sé! Pero cuando se trata de la modificación del comportamiento, tú hijo/a tiene derecho a hacer sus estereotipias. Hablar de ello ayuda. Si puede hacer que tu hijo/a en el Espectro Autista hable sobre por qué lo hace, se volverá más consciente de sí mismo/a y comenzará a trabajar para modificarlo por sí mismo/a y en su propio tiempo. Una vez que lo entiendas y lo aceptes, no te molestará tanto y tu hijo/a adolescente en el Espectro Autista se sentirá más libre para ser él/ella mismo/a. No te imaginas cuánta ansiedad conlleva saber que siente tu hijo/a te está irritando al hacer algo que literalmente él/ella no puede controlar.

VIII) Encuentra su interés especial y haz que funcione para los dos: Si tú aún no has descubierto el interés especial de tu hijo/a adolescente en el Espectro Autista, a veces puede parecer que no está interesado/a en nada en absoluto. Y encontrarlo puede ser difícil si él/ella no habla mucho y no muestra mucho entusiasmo por nada. Sin embargo, si tú puedes identificar este interés especial, es probable que tu hijo/a adolescente en el Espectro Autista lo haga con tal genialidad que te sorprenderá. Será emocionante para ambos, y podrás aprovechar ese interés especial para recompensarlo mejor por hacer las cosas que les entusiasman menos, creando una situación en la que todos ganan.

IX) Aléjate del árbol: Para aquellos que no han escuchado esta metáfora, imagina que estás en un bosque, pero tienes tu nariz contra un árbol. ¿Puedes ver el resto de los árboles? No. Debes “alejarte del árbol” para ver el panorama general. Trate de ser consciente de esto. La idea aquí es que cuando estás frustrado, tu nariz generalmente está pegada al árbol.

Esto es particularmente útil para lidiar con respuestas tardías o frases repetidas de manera inapropiada. Respira hondo y aléjate del árbol antes de expresar verbalmente tu frustración. Se necesita práctica, pero se vuelve más fácil y te volverás más consciente de ti mismo/a en esos momentos.

Fuente: Willoughby, S. (2020). Top 10 Ways to Develop a Better Relationship With Your Aspie Teen. Autism Parenting Magazine. Recuperado de (https://www.autismparentingmagazine.com/better-relationship-with-your-aspie/?utm_campaign=content_marketing_promotion&utm_medium=post&utm_source=Facebook_page). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¿Qué Es La Honestidad?

La honestidad es una de esas cosas que son bastante obvias. Es una virtud en la que todos están de acuerdo. A todos nos han enseñado desde una edad muy temprana que debemos ser honestos. Cuando podemos contar con que otras personas sean sinceras, nos sentimos seguros de que estamos a salvo, o al menos sabemos qué esperar, y podemos actuar en consecuencia.

La honestidad es cuando no haces cosas moralmente incorrectas. Cuando analizamos la honestidad, encontramos virtudes como la veracidad, integridad, franqueza, lealtad, justicia y sinceridad. Pero también encontramos la ausencia de engaños, mentiras y abstenerse de hacer cosas que no sean, bueno, deshonestas.

No mentir y no robar son cosas que son razonablemente fáciles de hacer. Simplemente significa no hacer cosas, pero ¿qué pasa con las cosas que debes hacer?

¿Puedes decir honestamente que eres sincero/a, que siempre dices tu verdad y que eres leal no solo con los demás, sino también contigo mismo/a? ¿Puedes decir que cuando no mientes, pero tampoco hablas cuando es necesario, que eres honesto/a? ¿Puedes decir que cuando eres siempre directo/a, excepto cuando tu opinión no coincide con la de la multitud, que eres honesto/a?

Cuando miras qué es la honestidad en su conjunto, ¿puedes decir que eres realmente honesto/a?

¿Por qué no somos honestos?

La honestidad es una virtud en la que prospera un constructo social sano, un entorno seguro, y para eso precisamente utilizamos la honestidad: estar seguros. Y si eso significa ser deshonestos bajo una máscara de honestidad, que así sea.

Nos han enseñado a leer la situación y evaluar si es seguro ser honesto/a. Y en la mayoría de los casos, la respuesta es no. Hablar siempre da miedo, incluso cuando lo que dices se alinea completamente con lo que todos están de acuerdo.

Hemos aprendido que ser honestos todo el tiempo crea situaciones peligrosas que no son beneficiosas para nosotros personalmente. Por ejemplo, cuando le dijiste a tu mamá que su comida sabía horrible, ella se enojó y te dijo que eres un/a ingrato/a. O esa vez cuando le diste a tu supervisor/a excelentes críticas constructivas, y dos semanas después, te despidieron.

Por lo tanto, cumplimos con el status quo sin la más mínima desviación. Aplicamos la honestidad regulada y creamos una persona honesta que está cuidadosamente diseñada para adaptarse a la narrativa de nuestra comunidad. En la superficie, parece que somos personas genuinamente honestas, pero hay un sistema secreto y complicado para mantener la fachada en funcionamiento. Un sistema que evalúa meticulosamente cuál debería ser nuestro próximo movimiento para mantenernos lo más seguros posible.

Optamos por la versión segura de la honestidad, una versión que incluso podría ser peor que la deshonestidad total. Una versión que cuenta la mentira honesta ocasional, pero se abstiene de decir algo en absoluto.

Imagine un mundo donde todos ejecutan un programa de honestidad segura. Es una construcción complicada donde la destrucción está a la vuelta de la esquina. Un lugar donde los unicornios y los arcoiris se vuelven feos rápidamente.

Entonces, ¿cuál es la alternativa?

La alternativa es ser asertivamente honesto/a todo el tiempo. Pero, ¿qué significa eso?

Ser asertivamente honesto/a significa decir lo que piensas, sin importar las consecuencias. Significa que estás dispuesto/a a ofender a algunas personas, a adoptar una postura impopular, porque tu verdad es más importante que cualquier otra cosa. Significa que te atreves a mirar a la cara lo que está mal y decir la verdad, incluso si eso es lo que estás mal. Significa que si tu honestidad no vibra con el status quo, estás dispuesto a marcharte. Sin importa qué.

La honestidad asertiva significa que ya no ignoras al elefante en la habitación. Estás llamando al elefante y diciéndole que salga del camino. Pero, ser asertivamente honesto/a no significa ser arrogante. Significa que eres consciente de tus palabras porque entiendes que tus palabras tienen poder.

Cuando eres asertivamente honesto/a, muestras tus verdaderos colores y las personas pueden anticiparlo. Tal vez no les agradas todo el tiempo, pero definitivamente saben lo que vales y lo que pueden esperar de ti. Al ser asertivamente honesto/a, valiente y decir lo que piensas, creas una base sólida para las personas que te rodean y para ti mismo.

¿Por qué no somos asertivamente honestos?

No somos asertivamente honestos por la simple razón de que tenemos miedo. Porque queremos pertenecer a nuestro entorno, está en nuestro ADN. Es cómo sobrevivimos y prosperamos en esta roca flotante gigante llamada Tierra. Nos necesitamos el uno al otro. Pero, si realmente no confiamos en las personas que nos rodean, jugamos a lo seguro. Después de todo, ¿por qué serías vulnerable cuando estás rodeado de depredadores feroces?

¿Realmente puedes confiar en las personas que te rodean? ¿Puedes decir con confianza que cuando las cosas se ponen difíciles, tu grupo te apoya? Probablemente no, porque lo más probable es que no hagas un esfuerzo adicional por ellos también.

A pesar de que todo parece estar bien en la superficie, hay una guerra en lo más profundo de tu ser. Secretamente no confiamos en otras personas, porque sabemos que realmente no podemos confiar en nosotros también. No somos asertivamente honestos porque pensamos que cuando somos verdaderamente abiertos, las personas nos dominan. Vivimos en un mundo donde la verdad personal de todos está escondida detrás de varias máscaras. La mayoría de las veces, ya ni siquiera podemos llegar a nuestra verdad a través de la telaraña de máscaras que hemos creado cuidadosamente.

Sonreimos cortésmente cuando hablamos con alguien, mientras pensamos en pensamientos oscuros de estrangularlos. Tu mente racionaliza lo que sucedió y tuerce la historia, “sí, es bueno que no hayas hablado porque funcionaría en tu contra”. Pero, mientras tu mente te está engañando, tu alma está gritando por dentro.

Claro, una mentira consciente de vez en cuando no duele, pero si sumamos todos esos pequeños momentos en un día, terminamos con muchas mentiras. El precio que pagamos es mucho más alto que los cinco minutos de conveniencia que obtenemos al abstenernos de ser honestos. La peor parte es que no solo les estamos mintiendo a las personas que nos rodean, nos estamos mintiendo a nosotros mismos.

Cada vez que nos ajustamos a la norma y descuidamos nuestro espíritu interior, cada vez que elegimos dar una respuesta políticamente correcta en aras de que nos gusten, nos matamos un poco a nosotros mismos. Nos convertimos en un fragmento de lo que realmente somos. Nos convertimos en personas no auténticas que compran completamente nuestra propia mentira.

Empieza contigo mismo/a

Al final, si no somos asertivamente honestos con nosotros mismos, nos privamos de la posibilidad de crecer, sanar nuestros traumas del pasado y convertirnos en mejores personas. Si quieres lograr tu máximo potencial, debes ser asertivamente honesto/a.

Y ser asertivamente honesto/a, especialmente contigo mismo, duele. Y mucho.

Significa que tienes que mirarte al espejo y reconocer que estás herido/a, que has cometido errores, que a veces te has avergonzado y que incluso puedes vivir una vida que es demasiado difícil. para que realmente te mires a los ojos.

Significa que aceptas que no estás cerca de lo que aspirabas a ser cuando eras niño/a.

Significa que tienes que perdonarte a ti mismo y hacer las paces con todas las cosas malas que hiciste en tu vida. Significa que sentirás la presión de necesitar cambiar más que nunca. Y cambiar es un trabajo duro, mejor aún, es casi imposible.

Las probabilidades de que seamos mejores personas están totalmente en nuestra contra. Incluso si estamos totalmente motivados para cambiar, todo nuestro sistema y el mundo conspiran en contra de nosotros para mantener las cosas tal como son.

Pero tienes que ser honesto/a, saca esa inmundicia de tu sistema.

Decir la verdad es medicina. Es terapéutico. Pero también funciona a la inversa: si no hablas cuando debe hacerlo, no solo te está mintiendo a ti mismo/a, la injusticia se convertirá en parte de ti. Izquierda o derecha, absorberá el escenario dado, ya sea que hables o no, determina cómo eso ingresa a tu sistema.

Si quieres ser asertivamente honesto/a, debes ser valiente, porque debes tomar algunas decisiones radicales, ya sea que se relacionen con tu trabajo, tus amistades, tu familia. ¿Qué harás? ¿Qué no harás? Piensa, actúa, aprende.

Ser asertivamente honesto/a es una cosa, asumir las consecuencias es un desafío completamente diferente.

Un antes y un después

Si quieres vivir una vida auténtica, debes ser asertivamente honesto/a. Asertivamente honesto/a contigo mismo y con tu entorno.

Ser asertivamente honesto requiere autoconciencia, confianza y autoestima. Incluso cuando el mundo no opta por ser asertivamente honesto, vale la pena seguir el camino difícil.

Y si todos hicieran eso, el mundo cambiaría drásticamente.

Nueva energía y creatividad fluirían a través de nuestras vidas. Tendríamos conexiones sinceras. Las personas se atreverían a abrirse, a hablar, y como resultado, podríamos confiar genuinamente en las personas que nos rodean. Es posible que no estemos de acuerdo con los demás, pero nos respetamos mutuamente por respaldar lo que creemos.

Las personas asertivamente honestas dan un paso al frente y defienden lo que creen. No respetarán el status quo. Y aunque las personas pueden no estar de acuerdo con lo que dicen, hacen algo que la gente no se atreve a hacer: hablan cuando permanecer en silencio es un crimen, y en secreto los respetamos por eso.

En un momento de honestidad asertiva, las personas honestas podría tener todos los ojos puestos en ellas, podría sentirse como extraños. Pero, cuando se calma la conmoción, son libres y descansan bien, mientras que el resto permanece en una prisión. Pero, tal prisión no es la parte más difícil. Lo más difícil es vivir con la sensación de que tuviste la oportunidad de hablar, pero no la aprovechaste. Que le diste la espalda a tu auténtico potencial a cambio de algo de consuelo, de mediocridad, de pertenecer a algo que se basa en mentiras.

Una persona asertivamente honesta puede estar sola, pero se mantiene fuerte como un roble en la tormenta, con sus raíces en el subsuelo y sus hojas tocando el cielo. Puede que no esté rodeado de mucho, pero lo que sea que la rodea realmente quiere estar allí, y es más real que cualquier otra cosa.

Porque cuando todo está dicho y hecho, al menos puedes mirarte al espejo, sonreír y decir: “Hice lo correcto”.

Fuente: Stoelwinder, D. (2020). WHAT IF WE WERE BRUTALLY HONEST. Dennis Stoelwinder . Recuperado de (https://dennisstoelwinder.com/brutally-honest/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

La Teoría De Empatía-Sistematización De Los Adultos En El Espectro Autista

Los problemas para entender cómo interactuar socialmente y los comportamientos repetitivos se explican por una teoría prominente del Espectro Autista.

¿Por qué las personas con en el Espectro Autista tienen tanta dificultad para socializar y comunicarse? Según una teoría destacada, es la combinación de retrasos y déficits en la empatía junto con habilidades superiores en lo que se denomina sistematización lo que crea los comportamientos que asociamos con los del Espectro Autista.

Conocida como la teoría de Empatía-Sistematización (E-S), esta visión sugiere que la dificultad para leer lo que alguien está pensando y sintiendo hace que sea difícil involucrarse interpersonalmente de una manera apropiada y efectiva. Al mismo tiempo, un impulso para analizar o construir sistemas provoca intereses limitados, comportamiento repetitivo, resistencia al cambio y la necesidad de la similitud que es cierto para la mayoría de los adultos en el Espectro Autista.

I) Empatía: Hay dos tipos de empatía, según esta teoría. La empatía cognitiva es la capacidad de leer lo que alguien siente por lo que dice y/o hace. No es una conexión emocional, sino una evaluación lógica y racional de los sentimientos de esa persona, basada en el conocimiento previo del oyente, las experiencias pasadas y la explicación aprendida de por qué las personas hacen lo que hacen.

La empatía afectiva, por otro lado, se refiere a la capacidad de una persona de tener una reacción emocional apropiada hacia otra persona. Es un proceso emocional, un reconocimiento de los sentimientos de la otra persona basado en la propia historia emocional y experiencias del oyente.

La ausencia o incluso deficiencias en cualquiera de los dos tipos de empatía dificulta la respuesta adecuada en los entornos sociales, por la sencilla razón de que la persona no puede leer lo que alguien está pensando o sintiendo o no comprende qué tipo de emoción La reacción sería óptima en una situación particular.

II) Sistematización: Un sistema es un conjunto de cosas que funcionan juntas como parte de una red de interconexión. Una colección de monedas, por ejemplo, aunque no parezca intuitivamente obvia, es un sistema en la medida en que es un conjunto de objetos que encajan en un grupo particular (digamos, monedas de Chile) de acuerdo con reglas particulares que crean el sistema (todo los acuñados entre 1847 y 1857). Cuando sistematizamos, estamos tratando de identificar las reglas que gobiernan el sistema (fechas en que se acuñaron las monedas) para predecir cómo se comporta el sistema (la red, o colección, de monedas chilenas acuñados entre 1847 y 1857).

Los adultos en el Espectro Autista se sienten atraídos por comprender las reglas subyacentes a un sistema particular, ya sea recolectar cosas, resolver problemas matemáticos, dominar un instrumento musical, arreglar bicicletas, aprender los nombres científicos de plantas, o cualquier otro tipo de regla. Organización basada en cosas y/o ideas. Se centran en información sistematizable debido a su gran necesidad de comprender cómo funcionan las cosas, es decir, los sistemas.

III) Ventajas de la teoría E-S: La teoría de la empatía-sistematización reconceptualiza las dificultades sociales de los adultos en el Espectro Autista y el comportamiento limitado y los intereses repetitivos que tienen. Pueden comprender lo que alguien podría estar sintiendo o pensando, pero es menos probable que sepan cómo responder. Sus intereses y comportamiento estrechos y repetitivos son el resultado directo de una necesidad planificada e intencional de comprender cómo funcionan las cosas.

La teoría describe un estilo diferente de pensamiento y aprendizaje, uno que depende de la atención al detalle, la necesidad de una comprensión profunda y un enfoque en la repetición para lograr una comprensión completa de un sistema.

También explica por qué los adultos en el Espectro Autista tienen problemas para generalizar, es decir, para formar conceptos generales a partir de instancias específicas. Tú esperaría esto de una persona que está tratando de entender cada sistema como único. Para un sistematizador fuerte, las diferencias entre sistemas son más importantes que las similitudes. Agrupar cosas juntas, es decir, ver similitudes, puede conducir a diferencias que faltan, mientras que notar cómo las cosas son diferentes resalta lo que es único sobre esas cosas. Si ves todas las motocicletas como iguales, es probable que pierda diferencias importantes entre ellas.

La teoría E-S es una explicación bien establecida de las dos características destacadas de los adultos en el Espectro Autista. Pocas otras teorías captan mejor lo que impulsa a aquellos con Asperger a ignorar lo que piensan y sienten las personas y a estar tan absortos en sus propios intereses.

Fuente: Roberson, K. (2020). THE EMPATHIZING-SYSTEMIZING THEORY OF ADULT ASPERGER’S. KENNETH ROBERSON, PH.D. Recuperado de (https://www.kennethrobersonphd.com/the-empathizing-systemizing-theory-of-adult-aspergers/). Traducido por Maximiliano Bravo.