Las Razones Por Qué La Frase “Con Capacidades Diferentes” Margina A Las Personas En Situación De Discapacidad

Algunas personas, incluidas las personas que tradicionalmente serían clasificadas como personas en situación de discapacidad, usan frases como “con capacidades diferentes” para referirse a ellas. Esta frase se usa porque supuestamente humaniza a las personas en situación de discapacidad al enfocarse en sus habilidades más que en nuestros impedimentos. Quienes prefieren la frase “con capacidades diferentes” a menudo ven el término “discapacidad” como potencialmente perjudicial u ofensivo. “Dis” significa “No”, dice el argumento, por lo que llamar a alguien “discapacitado” debe significar que una persona es “incapaz de hacer algo”, “incapaz de hacer algo funcional o útil o deseable por otros o por sí mismos, “y, por lo tanto, es incorrecto llamar a las personas en situación de discapacidad.

Hablando desde un punto de vista puramente objetivo, nosotros, como humanos, somos todos diferentes entre sí. Algunas personas son mejores en las matemáticas que otras personas. Algunas personas son mejores para hablar en público que otras personas. Algunas personas son mejores cocinando o incluso recordando cocinar que otras personas. Algunas personas caminan y otras no, y de esas personas que caminan, no todos caminan de la misma manera. Al referirse a grupos de personas, no hay nada impreciso al decir que dentro del grupo, cada persona tiene una capacidad diferente. Esto es cierto independientemente de cuántas personas en situación de discapacidad hay en el grupo o si no hay personas en situación de discapacidad en el grupo.

El problema surge cuando el término “con capacidades diferentes” se utiliza para referirse a una persona en situación de discapacidad individual.

En primer lugar, llamar a alguien “con capacidades diferentes” es eufemístico. Disminuye las experiencias reales de las personas en situación de discapacidad. Sugiere que el término discapacidad debe ser incómodo y, por lo tanto, debe evitarse. Lo que esto hace es aumentar aún más el estigma contra las personas en situación de discapacidad al invalidar la discusión acerca de qué es la discapacidad y lo que significa ser una persona en situación de discapacidad.

En segundo lugar, usar el término “con capacidades diferentes” para referirse a las personas en situación de discapacidad en realidad refuerza la idea de que hay una forma normal de ser humano: que hay una forma normal de moverse, una forma normal de comunicarse, una forma normal de sentir, una forma normal de sentir, una forma normal de aprender y una forma normal de pensar. No cumple su propósito de sugerir que todas las personas son diferentes y que esto está bien. Sugiere que solo las personas discapacitadas, que ahora deben llamarse “con capacidades diferentes”, son desviadas o defectuosas de este modelo humano normal, y sugiere que, de hecho, hay una forma correcta o correcta de “poder”. Apoya la falsa idea del cuerpo/mente normal, que es lo que se supone que “debilita de manera diferente” socava, y por lo tanto falla en su supuesto propósito.

En tercer lugar, la frase “con capacidades diferentes” ignora la realidad de que la discapacidad es el resultado de una interacción complicada entre los cuerpos y mentes de las personas individuales y las estructuras sociales, culturales y políticas que trabajan activamente para discapacitar a las personas con cuerpos y mentes atípicos. Esto sucede porque la frase “con capacidades diferentes” sugiere que la discapacidad es el problema individual de una persona, al tiempo que niega el impacto de los sistemas que privilegian a las personas con cuerpos y mentes típicos y marginan a las personas con cuerpos y mentes atípicos.

Cuando una persona en situación de discapacidad se identifica como tal, no está dando lástima, insultándose, sugiriendo que algo está mal con él/ella o haciendo una declaración negativa sobre él/ella mismo/a. Está presentando un reclamo en una identidad que es importante para quien es como persona. Está reconociendo que su mente/cuerpo funciona atípicamente, y que debido a esto, está constantemente forzado/a por las principales actitudes sociales/culturales y las leyes y políticas que los obligan a elegir entre ser un “otro” (y luego ser discriminado/a o directamente agredido/a) o aceptar la idea de que debe ocultar quién es él/ella haciéndose pasar por una persona capacitada.

Al identificarse como una persona en situación de discapacidad, él/ella está rechazando la idea de que es incorrecto tener el cuerpo y la mente con los que nació.

Cuando él/ella se identifica como una persona en situación con discapacidad, no está reduciéndose a su discapacidad, al igual que no está reduciéndose, por ejemplo, a su género o su raza. Ser una persona en situación de discapacidad es una parte, aunque importante, de su identidad multifacética. Cada una de estas partes se superponen entre sí, se difuminan entre sí y se cruza entre sí; No están separados ni son dispares. Para él/ella es importante definir quién es y ser una persona en situación de discapacidad es una parte importante de tal proceso.

Referirse a las personas en situación de discapacidad con la frase “con capacidades diferentes” sirve únicamente para reforzar la opresión de las personas en situación de discapacidad por sistemas que marginan los cuerpos y mentes atípicos.

Fuente: Brown, L. (2013). How “Differently Abled” Marginalizes Disabled People. Autistic Hoya. Recuperado de (https://www.autistichoya.com/2013/08/differently-abled.html?fbclid=IwAR2E8HcgnZ0Xq2gYKSUnfRfqQIO8IQJV_SVCdq_RelQHufl3WkSpHzH87jw). Traducido por Maximiliano Bravo.

Anuncios

La Neurodiversidad No Es Una “Moda”: Una Refutación Necesaria

Hace poco se publicó un artículo acerca del ‘sobrediagnóstico‘ del Espectro Autista en el periódico The Guardian en el que el concepto de neurodiversidad fue desestimado como una moda y una filosofía vacía. Como alguien que cree que el concepto de neurodiversidad es valioso, debo responder. 

Neurodiversidad es el nombre dado a la conceptualización de las diferencias neurológicas que no son patológicas. Entonces, el Espectro Autista, es simplemente una variedad neurológica en vez de una enfermedad.

Esto significa que las connotaciones negativas sobre enfermedades, trastornos, defectos o déficits se eliminan de las “condiciones”, lo que aparentemente permite un análisis y una comprensión más equilibrados y neutrales que no se ven afectados indebidamente por sesgos históricos.

Significa también, en la práctica, una visión más equilibrada de vivir como una persona en el Espectro Autista para que así podamos aceptar esto sobre los aspectos fundamentales de nuestra personalidad, quizás obteniendo algo de tranquilidad.

La neurodiversidad es controvertida hasta cierto punto. Por supuesto, algunas personas en el Espectro Autista pueden no sentir que quieren ver las cosas de esta manera. Esto está bien. Desafortunadamente, sin embargo, con frecuencia va mucho más allá de esto. 

El artículo publicado por The Guardian es típico de las críticas que enfrenta la neurodiversidad. Principalmente: algunas personas en el Espectro Autista no pueden defender sus derechos; el Espectro Autista puede arruinar vidas; el Espectro Autista es una enfermedad y necesita una cura; el Espectro Autista es causado por posesión demoníaca (¡NO ES BROMA!). 

Todas estas cosas son, en mi opinión, completamente equivocadas o simplemente demasiado básicas. Pero bueno, a cada cual lo suyo. Pero no. No es suficiente; en cambio, hay ataques enfocados y repetidos contra la comunidad neurodiversa. 

¿Para qué? ¿Por tener la temeridad de encontrar consuelo en una etiqueta positiva o neutral? ¿Por estar contento con algunos aspectos de su condición? ¿Por ser muy optimistas?

Parece existir la creencia de que la neurodiversidad es de alguna manera elitista y no abarca a las personas en el Espectro Autista que no pueden hablar, por ejemplo, o que no pueden vivir en absoluto de forma independiente. Esta es la interpretación más dura posible. 

En primer lugar, existe la obvia insensatez de que las personas que si pueden defender sus derechos deberían callarse porque algunos no pueden hacerlo. ¿Sabes a dónde lleva esto? Silencio. Ignorancia. Discriminación.

En segundo lugar, se ignora lo que llamamos comorbilidades. Estos son comunes en las personas en el Espectro Autista y pueden hacer que su calidad de vida sea muy mala y las cosas sean difíciles. Pero, no puedes proscribir a aquellos sin estas comorbilidades para hablar de sus experiencias abierta y positivamente. 

En tercer lugar, siempre parece haber un mensaje implícito (o a veces explícito) de que hay miles de millones de flojos que fingen estar en el Espectro Autista. Esta es una afirmación particularmente frustrante y ofensiva pero extremadamente común, y se encuentra firmemente en el corazón del artículo equivocado del periódico The Guardian.

En resumen, ser una persona en el Espectro Autista es difícil. Algunos podemos hablar, otros no. Algunos podemos usar el transporte público, otros no. Algunos podemos conseguir un título universitario, otros no. Pero esto no significa que nuestra condición no nos afecta. Es una lucha diaria, a veces terrible, pero finalmente queremos hacer las paces con ella y encontrar y disfrutar de sus rasgos positivos.  

Sugerir que las personas que viven esta lucha actúan deshonestamente no solo es arrogante, también es cruel. No debería haber espacio para tales afirmaciones en un periódico mundialmente renombrado como The Guardian.

Fuente: Wharmby, P. (2019). Neurodiversity is Not ‘Fashion’. A Rebuttal. Life Teaching And Other Distractions. Recuperado de (https://petewharmby.blogspot.com/2019/08/neurodiversity-is-not-fashion-rebuttal.html?fbclid=IwAR2v4YSPZtz62w0OwhYTQ-DEw-i9PoeI_MfjwVw2yWxfPvMGmUiiuM52Bp4). Traducido por Maximiliano Bravo.

10 Formas Cotidianas En Que Avergonzamos A Las Personas Neurodivergentes

La vergüenza es una emoción difícil de descifrar, es sinónimo de emociones como la burla o la humillación, pero no es lo mismo: apunta al núcleo del ser de una persona. De manera similar, es vergonzoso y aún más, la experiencia de estar avergonzado en el resultado es aún más difícil de provocar en nuestras acciones cotidianas.

Una forma neurotípica de describir una forma de funcionamiento entre muchas variaciones del ser, pero en nuestra sociedad, se espera que todos se ajusten a esta norma. Las personas que se ajustan a la norma se describen como “neurotípicas”, “funcionamiento neurotípico” o simplemente etiquetadas como “normales”. Es esta norma la que establece un estándar de conducta para la forma de comportarse, funcionar y existir de una persona. Las personas que se desvían de las normas de neurotípicidad son avergonzadas, discriminadas u otras personas. Estas personas y experiencias se consideran neurodivergentes.

En los términos más simples, neurodivergente o, más bien, neurodivergencia es una palabra que fue creada por la comunidad discapacitada que describe libremente la experiencia de tener variaciones neurológicas que se consideran fuera de la norma cognitiva. La neurodivergencia normalmente se coloca en oposición a los “neurotípicos”.

La terminología y el lenguaje de la neurodiversidad son relativamente nuevos y emergentes. El activismo neurodivergente trajo a la vida nuevas interpretaciones sobre los lazos entre el Espectro Autista y otros diagnósticos que giraban en torno al funcionamiento neurológico cognitivo.

I) Avergonzamos a quienes no se alinean con los comportamientos sociales típicos: Aunque todos tenemos formas individuales de comportamiento, hay una línea donde la distinción se vuelve atípica. Los comportamientos sociales ocurren entre personas, o realmente cualquier organismo de la misma especie. Aprendemos estos comportamientos sociales unos de otros a medida que crecemos. Son una forma en que el vínculo humano. En muchos sentidos, en nuestra sociedad, el comportamiento social correcto define a alguien como humano, y simplemente se llama ‘comportamiento humano’.

El incumplimiento de los estándares de comportamiento social se ve automáticamente como anormal e incluso menos humano. El no poder comunicarse socialmente de manera regular, ya sea por ansiedad, problemas de comunicación o la incapacidad de comprender la conversación, se avergüenza. No mostrar las emociones bien o normalmente se considera “inapropiado”. Es este ámbito de comportamiento atípico lo que en el mejor de los casos llamamos peculiar, en el más duro llamamos loco. Esto incluye cualquier cosa que rompa el contrato social de las normas sociales.

La vergüenza nos afecta a todos, pero lo más importante es a aquellos que simplemente no pueden comprender o cumplir con las normas sociales, como las personas con discapacidad intelectual. Esto se refleja en nuestras conversaciones cotidianas, comentarios sarcásticos acerca de un discurso incorrecto accidental, bromas sobre un amigo que puede llorar con demasiada frecuencia o enojarse con demasiada frecuencia por nuestro gusto, o incluso en nuestra incomodidad con esa persona que se siente socialmente desagradable. .

II) Los criticamos por su productividad y hábitos laborales: Ya sea en el trabajo o o el colegio, se valora altamente la productividad debido al capitalismo. Quienes no pueden alcanzar el ritmo de la productividad son avergonzados, discriminados o, lo que es peor, abandonados. Por otro lado, socialmente tendemos a estereotipar a aquellos con capacidades típicas superiores o con capacidades atípicas debido a su propia neurodivergencia. Muchas personas que no pueden mantenerse al día con la productividad se avergüenzan de ser flojas o ineficientes. Aquellos que pueden pero luchan por mantenerse al día con la productividad laboral también son ridiculizados. Las personas neurodivergentes en situación de discapacidad a menudo luchan por mantenerse al día y se ven obligadas a trabajar más duro de maneras que pueden parecer contraproducentes o poco saludables. Esto se debe a que los sistemas de trabajo se establecen sobre la base de estándares, normas y habilidades que no coinciden con los suyos. Muchas veces las personas que muestran neurodivergencia tienen habilidades o capacidades diferentes a las que se esperan. Los sistemas exclusivos de adaptaciones y modelos basados ​​en el diagnóstico hacen que sea aún más difícil para las personas acceder a recursos que pueden ayudarlos. Cuando llamamos a las personas que no se mantienen al día con el trabajo, no pueden realizar una tarea o luchan por hacerlo, contribuimos a una cultura del daño que se basa en las expectativas neurotípicas, más capaces y capitalistas.

III) Nos burlamos de sus métodos de limpieza y organización: A veces, la neurodivergencia se manifiesta en diferentes formas de organizar y mantener la limpieza en diferentes grados, dependiendo de la capacidad de hacerlo. Como cualquier persona, aquellos que muestran neurodivergencia tienden a tener diferentes niveles de limpieza y capacidad de organización, el comportamiento se vuelve neurodivergente solo cuando se lo advierte como extremo, anormal o disfuncional. En algunos casos, estas personas que son extremadamente limpias o no lo suficiente las tratamos como si tuvieran hábitos dañinos disfuncionales. Otras veces, estos hábitos difieren de la norma, pero son hábitos que no son ni saludables ni dañinos. De cualquier manera, cuando las personas no cumplen con la misma norma o estándar de organización que tú, avergonzarlas nunca está bien y al final no lo ayudará a ti ni a ellos.

IV) Les gritamos por ser generalmente disruptivos o incontrolables: Las vocalizaciones repentinas, los tics y los comportamientos disruptivos a menudo son incontrolables tanto para la persona con el comportamiento como para la persona que lo presencia.Estas interrupciones generalmente se encuentran con hostilidad y, a veces, risas. Ambas respuestas a menudo son dolorosas. Estas interrupciones también se entienden a menudo como signos de falta de respeto, comedia o irritación. Al entrar en contacto con comportamientos disruptivos, en lugar de tomarlo como una señal de falta de respeto o una broma, acepte la realidad de que, al igual que nuestro entorno, las personas no pueden predecirse y nosotros no podemos controlarlas. Es esencial comunicarse, comprender y llegar a un lugar de respeto común con esa persona.

V) Los vemos como anomalías: Al ver la neurodivergencia como una anomalía, alienamos a las personas con esos comportamientos y los avergonzamos cuando no se ajustan a las normas neurotípicas. El objetivo de la neurodiversidad como movimiento y forma de entender es aceptar la diversidad de comportamientos, mentes y formas de funcionamiento. Al patologizar gran parte de la neurodivergencia, las personas se presentan como una anomalía en lugar de una minoría. Las personas que son diagnosticadas por este motivo a menudo sienten que hay algo mal con ellas o se sienten excluidas. Al rechazar algunas de las percepciones medicalizadas de la neurodivergencia como una anomalía, podemos obtener una apreciación y comprensión de la neurodiversidad y pasar a centrarnos en apoyarlos con cosas con las que luchan en lugar de enfocarnos en superarlos o por el diagnóstico.

VI) Controlamos sus patrones de habla y pensamiento: Obligamos a todos a pensar linealmente, juzgar a las personas por su respeto a las reglas gramaticales y desacreditar su trabajo, pensamientos, ideas y sentimientos si no se muestran de una manera que se vea como “correcta”. Raramente aceptamos y permitimos la diversidad de diferentes formas de hablar y comunicarse. Al hacer esto, no solo limitamos nuestra propia expresión, sino que obligamos a las personas que muestran esa divergencia a trabajar el doble de duro para transmitir sus ideas o nos burlamos de ellas cuando simplemente no pueden. La vigilancia de los patrones de habla y pensamiento también tiene matices racistas, xenófobos y clasistas muy fuertes, ya que aquellos que se ven más afectados por los ismos a menudo divergen de las normas sociales.

VII) Los castigamos por no cumplir con nuestros plazos o expectativas: Aunque todos debemos ser responsables de nuestros compromisos, castigar a las personas que no los cumplen no aborda por qué no cumplieron tus expectativas. Muchas de estas expectativas se basan en la rigidez de la capacidad neurotípica y carecen de compasión. Muchas personas que son neurodivergentes pueden necesitar tiempo extra y adaptaciones para realizar las tareas. Aunque la mayoría de las escuelas y algunos lugares de trabajo brindan adaptaciones para las personas en situación de discapacidad, muchas personas neurodivergentes pueden ni siquiera tener un diagnóstico o papeleo en absoluto. Incluso aquellos que tienen un diagnóstico pueden optar por no revelarlo por miedo a la discriminación.Una comunicación clara y honesta, conocer a las personas donde se encuentran, proporcionar adaptaciones y comprender que las diferentes capacidades fluctúan son formas de remediar esto.

VIII) Normalizamos y usamos insultos capacitistas que apuntan a las personas: Los insultos capacitistas tienen la intención de avergonzar y burlarse de las personas en situación de discapacidad o la forma en que se comportan. Estos insultos suelen dirigirse a personas en situación de discapacidad que sufren exclusión social. Muchas de estas palabras también se aplican casualmente cuando las personas muestran comportamientos neurodivergentes. Al normalizar estos insultos capacitistas, se envía un mensaje de que las personas en situación de discapacidad y el incumplimiento de las normas neurotípicas son algo que debe avergonzarse. Mientras la vergüenza colectiva de la discapacidad y la neurodivergencia ocurra a través del uso del lenguaje capacitista, la demonización continuará.

IX) Los demonizamos a través de conceptos de peligrosidad: Particularmente con las enfermedad mentales, a menudo existe una supuesta peligrosidad asociada con la neurodivergencia. Mucho de esto tiene que ver con los estereotipos y las noticias sensacionalistas. Muchas personas suponen que la peligrosidad y los delitos violentos son el resultado de una combinación de enfermedades mentales y libertad individual. El peligro se ve a menudo debido a la neurodivergencia o algún tipo de falla inherente de una persona. Por esta razón, admitir o mostrar cualquier tipo de neurodivergencia conlleva mucho estigma, incluso cuando ser neurodivergente no necesariamente significa ser peligroso. Del mismo modo, cuando las personas neurodivergentes muestran tendencias que podrían ser potencialmente peligrosas tanto para ellos como para los demás, a menudo son castigadas, demonizadas y se encuentran con soluciones carcelares. Crear una cultura donde la neurodivergencia, así como la divergencia que contiene peligrosidad potencial no sea demonizada, es importante para que podamos desestigmatizarla y crear un ambiente donde las personas neurodivergentes puedan sentirse lo suficientemente cómodas para pedir ayuda que necesitan.

X) Tratamos la discapacidad y la neurodivergencia como si fueran un obstáculo: Una de las peores formas en que avergonzamos a las personas neurodivergentes es tratarlas como estuvieran inherente rotas. Médicamente, la discapacidad y la neurodivergencia a menudo se tratan como un obstáculo, algo que debe curarse o repararse. Esto se traduce en cómo tendemos socialmente a tratar la mayoría de las discapacidades en nuestra cultura; la discapacidad y la neurodivergencia se convierten en una falla individual que necesita ser reparada. Esto crea un falso equivalente que, cuando un cuerpo no encaja perfectamente en una norma: está roto; necesita ser reparado.

En el movimiento de la neurodiversidad, ha habido un impulso para el reconocimiento, la inclusión social y el respeto por la discapacidad, la diferencisa cognitivas y la neurodiversidad. El movimiento de la neurodiversidad nos enseña a luchar contra las ideas de ruptura, contra la idea de las normas neurológicas, los comportamientos neurotípicos obligatorios y la idea intrínseca de que solo hay una forma correcta de funcionamiento. La dicotomía de la integridad frente a la ruptura debe terminar.

Para combatir el capacitismo, es importante comenzar a reconocer las formas en que avergonzamos la neurodivergencia en las personas. Debemos comenzar a alejarnos de la idea de que solo hay una forma en que una mente debería funcionar. Las variaciones y la diversidad de las personas, sus comportamientos y sus habilidades nunca terminan. Vivimos en un mundo neurológicamente diverso y es hora de que todos tomemos medidas para aceptar esa realidad en lugar de avergonzarla.

Fuente: Gilles, G. (2018). 10 Everyday Ways We Shame Neurodivergence. The body Is Not An Apology. Recuperado de (https://thebodyisnotanapology.com/magazine/10-everyday-ways-in-which-we-shame-neurodivergence/). Traducido por Maximiliano Bravo.

¿Por qué Ser Llamado/a “Dramático/a” Es Totalmente Incorrecto y Psicológicamente Perjudicial Para Las Personas En El Espectro Autista?

Que se les diga a las personas en el Espectro Autista que sus reacciones neurológicas son dramáticas y exageradas es una causa a menudo no intencional pero muy real de traumas complejos.

El párrafo anterior puede resumirse en cinco palabras; “¡Oh, no es gran cosa!

Básicamente, las palabras antes mencionadas invalidan nuestra invalidación.

Explicaré algo llamado invalidación primaria e invalidación secundaria más adelante en este artículo.

La Diferencia Entre Drama y Angustia

Dado que no existen señales físicas de una discapacidad, las personas en el Espectro Autista no reciben apoyos adicionales a lo largo de su desarrollo emocional.

Por lo tanto, sus dificultades pasan inadvertidas, generando que sus acciones y reacciones sean consideradas inusuales, dramáticas, para llamar la atención, etcétera.

En otras palabras, las personas asocian motivaciones neurotípicas a sus rasgos del Espectro Autista, que al final les causan mucho daño psicológico.

Hay una clara diferencia entre ser dramático y angustiado, y como esto es algo que muchas personas, independientemente de sus neurología, tienen dificultades para entender, explicaré utilizando dos escenarios ficticios.

Escenario 1 – Drama

Digamos que una mamá está en el supermercado con su hijo/a neurotípico/a de 5 años. Acaban de decirle que no puede tener el chocolate que tanto quiere, por lo que se lanza de cabeza al pasillo, gritando a todo pulmón en frente de todos los clientes.

Cada pocos segundos, abre los ojos (que están completamente secos) y mira a su alrededor para ver qué tipo de reacción está produciendo su comportamiento. Si su mamá ignora su comportamiento o simplemente lo agarra y lo saca de la tienda, eventualmente superará la rabieta que está teniendo y se concentrará en otra cosa.

Este es un/a niño/a neurotípico que está utilizando un arrebato emocional como una herramienta para obtenerlo que él/ella quiere. No estaba legítimamente angustiado/a. Estaba enojado/a, claro, pero no experimentaba ningún dolor emocional o psicológico significativo.

Además, y esto es muy importante, si su mamá dice algo en el sentido de que “tú estabas siendo muy dramático/a allí”, una vez que llegan al automóvil, es muy probable que el/la niño/a admita el hecho porque sabe exactamente lo que hizo, incluso si no fue lo correcto.

No se sentirá dañado/a debido a la invalidación porque no estaba siendo invalidado/a, se le estaba llamando por su comportamiento en un intento de corregirlo. Este es un intercambio típico y natural entre un padre neurotípico y un/a niño/a.

Así es como los padres neurotípicos enseñan a sus hijos neurotípicos cómo comportarse.

Escenario 2 – Angustia

Ahora, tomemos a un/a niño/a en el Espectro Autista en el mismo supermercado, pero cambiemos el escenario un poco. Él/Ella ha estado en la tienda por más de una hora, caminando por los pasillos mientras su mamá hace las compras de la semana.

Le duelen los pies, su suéter está demasiado caliente y la etiqueta que su mamá olvidó cortar en la parte posterior se está hundiendo en su piel como un alambre de púas, se está sobrecalentando y el zumbido constante de las luces del techo suena como una panal de abejas muy agresivas dentro de sus oídos.

Impulsivamente, en un intento de detener sus sentimientos de angustia, busca un chocolate porque sabe que lo ayudará a calmarse. Su mamá responde tomándole inmediatamente la mano y reprendiéndolo/a.

Este es el evento que desencadena la descompensación.

Todas las sensaciones y emociones que se han ido acumulando en el/la niño/a durante la última hora salen corriendo a la superficie, y ella comienza a gritar y sollozar, y, en un intento de huir, se estrella contra una pantalla, derribándola. y lastimándose en el proceso.

Sorprendida y avergonzada, su mamá la levanta y le dice que deje de ser tan dramática, pero esto solo empeora las cosas porque ahora el/la niño/a está sollozando por la angustia de escuchar estas palabras y saber que todavía es incapaz de detener lo que está sucediendo. su.

Presta mucha atención a cómo redacté eso:

El/La Niño/a Se Siente Indefenso/a Para Prevenir Lo Que Le Está Sucediendo.

A él/ella le está sucediendo una descompensación, y él/ella no puede, ni siquiera bajo amenaza de muerte, controlarlo. Esto no es un intento de buscar atención o de obtener algo que quiere, es un volcán neurológico explosivo de emociones y sentimientos que ha brotado después de demasiados estímulos sensoriales y malestar.

Un/a niño/a en medio de una descompensación se encontrará con objetos e incluso con tráfico. No se piensa en la seguridad ni en la conciencia del entorno. Existe el deseo singular de detener estos sentimientos horribles.

Si a este/a mismo/a niño/a se le dice una y otra vez a lo largo de su vida que está siendo dramático/a cuando sufre estas crisis, no aprenderá ni corregirá su comportamiento. Aprenderá a enmascarar todas sus incomodidades, interiorizará sus emociones y tendrá miedo de tener necesidades físicas.

Eventualmente, esto llevará a un daño psicológico grave y permanente.

Invalidación Primaria e Invalidación Secundaria

Digamos que, en nuestro segundo escenario, nuestro/a niño/a en el Espectro Autista le había dicho previamente a su mamá que la etiqueta de su suéter le estaba molestando, pero su mamá lo descartó como algo que no era gran cosa.

Digamos que el/la niño/a le dijo a su mamá que se estaba sobrecalentando en la tienda, pero su madre insistió en que mantuviera puesto su suéter porque “no hace tanto calor aquí”.

Tal vez este/a niño/a trató de aliviar su malestar cubriéndose las orejas o protegiéndose los ojos de la invasión sensorial que estaba experimentando, solo para que su madre le quitara las manos de la cara y le gritara que se detuviera.

Esto es lo que se llama invalidación primaria. En otras palabras, el/la niño/a le está diciendo a su mamá lo incómodo/a que está y está haciendo lo que puede para evitar una descompensación pero su mamá, sin entender que su hijo/a es neurodivergente, no neurotípico/a, rechaza las quejas de su hijo/a por motivos de atención adicional o de intento de manipular una situación.

Después de todo esto, el/la niña/o finalmente tiene una descompensación. Sus necesidades primarias fueron ignoradas en un intento equivocado de “corregir” su comportamiento (como la mamá en el escenario 1). Ahora que está seriamente angustiado/a, le dicen que está siendo dramático/a. Eso es lo que se llama invalidación secundaria.

En otras palabras, la invalidación de los sentimientos originales que causaron la fusión trae más invalidación como respuesta a la descompensación.

Por eso es tan psicológicamente perjudicial.

Básicamente, es como tener un hijo/a diciendo que tiene hambre solo para ser ignorado/a todo el día, y cuando finalmente toma la comida por pura desesperación, él/ella recibe un golpe en el rostro.

Sí, eso es lo que se siente emocionalmente.

La Comparación De La Estufa Caliente

Para las personas en el Espectro Autista, la vida es como tener una mano en una estufa caliente (los problemas sensoriales y la confusión que encuentra durante sus vidas cotidianas), pero cuando reaccionan, una vez más se sienten lastimados por personas que no les creen o los toman en serio. la angustia que están experimentando y, a su vez, los estresan aún más.

Maltrato Emocional No Intencional

Una de las formas más sutiles y también más perjudiciales de maltrato emocional involucran al agresor haciendo que la víctima piense que está perdiendo la razón. Hacen esto diciéndole a su víctima que están reaccionando de forma exagerada, recordando las cosas mal o siendo dramáticos, cuando en realidad la víctima está teniendo una respuesta completamente justificable a lo que les está sucediendo.

El maltrato emocional no intencional ocurre cuando una persona neurotípica se involucra con una persona en el Espectro Autista, pero le atribuye intenciones neurotípicas a la persona en el Espectro Autista.

No es que la persona neurotípica esté tratando de lastimar a la persona en el Espectro Autista, es que no entienden la neurología de la otra. Ambos hablan diferentes idiomas y tratan de ser escuchados, y ambos están fallando porque carecen de la comprensión y las herramientas necesarias para cerrar la brecha de comunicación.

El problema con esto es que, a pesar de que la persona neurotípica no está tratando de maltratar emocionalmente a propósito a la persona en el Espectro Autista, el daño psicológico todavía se produce, y el trastorno de estrés post-traumático a menudo se desarrolla a partir de una vida de estas interacciones confusas y angustiosas.

En Resumen

La conclusión es esta: para la persona neurotípica, llorar, gritar, taparse las orejas, hacer muecas de dolor ante ciertos sonidos o estremecerse ante ciertas texturas puede parecer una reacción exagerada para la persona neurotípica que observa estos comportamientos.

Después de todo, las personas neurotípicas no tienen las mismas experiencias sensoriales que las personas en el Espectro Autista y, como solo tienen sus propios cerebros y experiencias, una persona neurotípica puede malinterpretar estas reacciones o atribuirles intenciones que no existen.

Puede ser confuso para una persona neurotípicas que su amigo/a o familiar en el Espectro Autista puede tener una reacción tan fuerte a las sensaciones que apenas notan, pero eso no hace que sea una experiencia menos válida para la persona en el Espectro Autista.

Lo más importante a tener en cuenta es que todos somos diferentes, independientemente del neurotipo. Cuando alguien te dice que algo les molesta o reacciona a algo de una manera que no entiendes, créele y respétalo/a.

No solo mejorarás tu comunicación con las personas en el Espectro Autista que forman tu vida, sino que también harás del mundo un lugar más seguro tanto para la comunicación honesta como para la neurodiversidad.

Fuente: Heidel, J. (2019). Why Being Called “Dramatic” Is Both Completely Wrong and Psychologically Damaging to Autistic People. The Aspergian. Recuperado de (https://theaspergian.com/2019/07/05/called-dramatic/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Tomando Posesión de la Etiqueta

El Espectro Autista es una variante neurológica humana genéticamente basada que no se puede entender sin el modelo social de discapacidad .

Los miembros del movimiento por los derechos civiles del Espectro Autista adoptan una posición de neurodiversidad que extiende el caleidoscopio de identidades LGBT al reconocer los rasgos de la condición como variaciones naturales de la cognición, motivaciones y patrones de comportamiento dentro de la especie humana. Los objetivos principales del movimiento por los derechos del Espectro Autista incluyen los siguientes:

  1. Liberación del paradigma patológico socialmente construido.
  2. Aceptación de patrones autistas de comportamientos.
  3. Educación que enseña a individuos neurotípicos sobre la cognición y las motivaciones del Espectro Autista incluidas las habilidades de comunicación para interactuar con sus compañeros que viven la condición; así como la educación que enseña a personas en el Espectro Autista sobre la cognición y las motivaciones típicas, incluidas las habilidades de comunicación para interactuar con compañeros neurotípicos
  4. Creación de redes sociales, eventos y organizaciones que permiten a las personas en el Espectro Autisya colaborar y socializar a su manera.
  5. Reconocimiento de la comunidad del Espectro Autista como grupo minoritario.

La mejor manera de describir la esencia del Espectro Autista es en términos de la experiencia de primera mano de la cognición y motivaciones propias de tal condición.

Las personas en el Espectro Autista deben tomar posesión de la etiqueta de la misma manera que otras minorías describen su experiencia y definen su identidad. La patologización del autismo es un juego de poder social que elimina la agencia de las personas en el Espectro Autista. Nuestras estadísticas de suicidio y salud mental son el resultado de la discriminación y no una “característica” del Espectro Autista.

Todos las personas en el Espectro Autista experimentan el mundo social humano significativamente diferente de los individuos típicos. La diferencia en la cognición social del Espectro Autista se describe mejor en términos de un mayor nivel de procesamiento consciente de las señales de información sin procesar del entorno, y una ausencia o un nivel significativamente menor de filtrado subconsciente de la información social.

La mejor manera para que las personas neurotípicas entiendan la falta de filtrado social es por analogía. Antes de que un niño humano aprenda a leer letras y palabras, percibe el texto escrito en términos de formas y patrones complejos. Un niño pequeño puede estar intrigado por todas las similitudes y variabilidades entre las formas, y puede percibir fácilmente que las diferencias entre dos “i” en diferentes fuentes son mayores que la diferencia entre “i” y “l” en una fuente específica.

A medida que un niño aprende el alfabeto, desarrolla filtros cognitivos subconscientes para reconocer caracteres específicos y asociarlos con los sonidos correspondientes, sin tener que decodificar y mapear conscientemente las formas percibidas a los sonidos familiares. A medida que el niño aprende a leer progresivamente, el desarrollo de filtros cognitivos subconscientes para el lenguaje escrito progresa hasta el punto en que las palabras familiares e incluso las secuencias comunes de palabras se asignan a sonidos familiares y representaciones mentales correspondientes (“modelos mentales”) sin ningún esfuerzo consciente. .

Los niños típicos desarrollan filtros subconscientes similares para decodificar señales no verbales del mundo social.

Los niños en el Espectro Autista tienden a tomar más tiempo para aprender a descifrar señales no verbales del mundo social, en particular las señales relacionadas con conceptos culturales abstractos relacionados con la negociación del estatus social.

Es un error común que las personas en el Espectro Autista no registren señales sociales como los gestos faciales. Vemos todos los movimientos, pero debemos procesar conscientemente la mayoría de las entradas en lugar de mapearlas de manera subconsciente a los significados correspondientes.

Las personas en el Espectro Autista se sienten fácilmente agobiadas en situaciones sociales, y es posible que se les deba enseñar explícitamente el propósito de gestos y rituales sociales específicos. Una vez que se han entendido las señales sociales específicas, las personas en el Espectro Autista pueden decodificarlas con un esfuerzo consciente. La carga cognitiva puede compararse con tratar de leer un libro cuando lo sostiene cerca del sol, o intentar entender a alguien por teléfono cuando el sonido es tan alto que se distorsiona.

Dado el aumento de la carga cognitiva en situaciones sociales, las personas en el Espectro Autista tienen que elegir entre centrarse en una interpretación literal del contenido verbal de una conversación o intentar descodificar el contexto social no verbal de la conversación. En muchos casos, intentar hacer ambas cosas a la vez conduce al peor resultado posible. Centrarse en el contenido verbal es, con mucho, la opción más fácil desde la perspectiva del Espectro Autista.

El contacto visual se experimenta como una distracción innecesaria y, a veces, estresante. Enfocarse en la boca de la persona que habla tiende a ser un buen compromiso, lo que lleva a la apariencia de mantener el contacto visual mientras ayuda a descodificar el contenido verbal, especialmente en ambientes ruidosos.

Muchos personas en el Espectro Autista también son hipersensibles o hiposensibles a ciertos estímulos sensoriales del entorno físico. Esto complica aún más la comunicación social en entornos ruidosos y que distraen. Con respecto a la sensibilidad sensorial del Espectro Autista hay grandes diferencias entre ls personas que viven la condición. Algunos pueden sentirse molestos o ansiosos por una amplia gama de diferentes estímulos, mientras que otros solo se ven afectados por estímulos muy específicos.

Algunas personas en el Espectro Autista siguen siendo no verbales, y otros pueden silenciarse selectivamente en situaciones específicas, pero esto no significa de ninguna manera el nivel al que la persona puede procesar y comprender la información recibida, o una indicación de deterioro intelectual. La autorreflexión y el pensamiento son mucho más antiguos que el lenguaje humano .

Las lentes autistas e individualmente únicas resultan en patrones de uso individualmente únicos del cerebro humano, y con frecuencia en niveles únicos de experiencia y creatividad dentro de dominios específicos de interés y la inercia y perseverancia autistas relacionadas.

La inercia autista es similar a la inercia de Newton, ya que no solo los autistas tienen dificultades para comenzar las cosas, sino que también tienen dificultades para detenerlas. La inercia puede permitir que las personas en el Espectro Autista realicen un enfoque excesivo durante largos períodos de tiempo, pero también se manifiesta como una sensación de parálisis y una pérdida severa de energía cuando se necesita cambiar de una tarea a otra.

Otros factores relacionados son la dificultad que tienen las personas en el Espectro Autista para prestar atención a las tareas que están fuera del rango de los intereses personales y dormir lo suficiente cuando están en modo de hiperenfoque. Es común que los autistas trabajen en ideas que otros considerarían una pérdida de tiempo o imposible, y no es raro que tengan éxito .

“El complejo conjunto de características interrelacionadas que distinguen a la neurología autista de la neurología no autista aún no se comprende completamente, pero la evidencia actual indica que la distinción central es que los cerebros autistas se caracterizan por niveles particularmente altos de conectividad sináptica y capacidad de respuesta“. – Nick Walker

“Ves cosas que otros no ven; extrañas las cosas que otros ven. Los detalles intrincados y las señales sociales reciben diferentes prioridades en el cerebro autista. Tengo una pasión insaciable por el conocimiento, la comprensión y los “proyectos”. No me llaman “el oráculo” por nada “. – Sarah Hendrickx

I) Diferencias en la experiencia de ser humano.

La experiencia del Espectro Autista involucra el siguiente conjunto de artefactos culturales:

  1. Idioma (s), incluyendo varias formas idiosincrásicas de comunicación
  2. Reglas escritas para la interacción, en particular en relación con la interacción con el mundo físico y biológico.
  3. Herramientas de todo tipo
  4. Conocimientos relacionados con la fabricación y uso de herramientas.

En contraste, la experiencia neurotípica involucra el siguiente conjunto de artefactos culturales:

  1. Idioma (s), incluida la comprensión y apreciación de símbolos abstractos de estatus cultural
  2. Reglas escritas y no escritas para la interacción social, en particular en relación con los símbolos de estado
  3. Herramientas de todo tipo
  4. Conocimientos relacionados con la fabricación y uso de herramientas.

II) Diferencias en motivación social y experiencia.

La mente autista está motivada por comprender cómo funcionan algunos aspectos del mundo, mientras que la mente neurotípica está motivada significativamente por el cumplimiento de las expectativas culturales. Estas diferencias en las motivacionesexisten junto con la motivación humana innata universal para ayudar a otros sin importar las recompensas externas.

Motivaciones sociales del Espectro Autista:

  • Aceptación: el reconocimiento como un ser humano vivo con necesidades humanas básicas, en particular el amor, el acceso a la comida y el refugio, y la autonomía sobre la mente y el cuerpo, así como las necesidades únicas.
  • La verdad, tal como aparece a través de la lente de nuestro nivel actual de comprensión científica humana.
  • Reconocimiento – atribución de agencia creativa.

Las motivaciones sociales del Espectro Autista son intrínsecas y manejan la tensión entre la asistencia mutua y la adquisición de nuevos niveles de conocimiento y comprensión, incluido el acceso a objetos específicos de estudio y las herramientas necesarias.

En resumen, las personas en el Espectro Autista no tienen agendas ocultas, lo que los hace vulnerables a la explotación en entornos sociales competitivos .

Motivaciones sociales neurotípicas:

  • Aceptación: reconocimiento como un ser humano vivo con necesidades humanas básicas y culturales.
  • Reconocimiento – aprobación para el cumplimiento de las expectativas culturales.
  • La verdad, tal como aparece a través de la lente de las culturas humanas.

Las motivaciones sociales neurotípicas atraviesan la tensión entre la asistencia mutua y el comportamiento culturalmente motivado , especialmente el logro de recompensas culturales extrínsecas, incluido el dinero y otros símbolos deseables de estatus concretos y abstractos.

Muchos de los malentendidos y frustraciones en la colaboración entre personas en el Espectro Autista y personas neurotípicas pueden explicarse en términos de diferentes concepciones de aceptación , verdad y reconocimiento .

“En el lado positivo, el autismo me trae una total falta de respeto por el estado, las posesiones, las agendas ocultas, el puntaje de puntos y, a pesar de una conexión profunda, emocional y sensorial con la naturaleza, los animales y la música”. – Sarah Hendrickx

“Siempre solía decir: hay dos tipos de personas en el mundo. Aquellos que nunca permitirían que la búsqueda de la aceptación social se interponga en el camino de la búsqueda de la Verdad. Y aquellos que nunca permitirían que la búsqueda de la Verdad se interponga en la búsqueda de la aceptación social “. – Judy Singer

“Las diferencias motivacionales no son inmediatamente perceptibles desde el exterior.Se vuelven obvios cuando pensamos en cómo desarrollamos la confianza y cómo hacemos amigos en comparación con lo que el resto de la sociedad considera normal “.– Jorn Bettin

III) Diferencias en las formas de ser social

La colaboración del Espectro Autista implica compartir el conocimiento y trabajar hacia un objetivo compartido de generar nuevos niveles de conocimiento y comprensión. La brújula moral innata individual media la tensión entre el deseo de ayudar a los demás y el deseo de aprender sobre el mundo.

  • Estas inclinaciones se reflejan en la transmisión cultural de nuevos descubrimientos de niños a padres.
  • La educación de los padres por parte de los niños se centra en la enseñanza sobre el enfoque y los límites de las áreas de interés individuales
  • Compartir conocimientos y formular preguntas de sondeo se considera un comportamiento humano “natural”
  • La adolescencia es un período de adquisición intensiva de conocimiento, donde las áreas de interés individuales se exploran en gran profundidad y donde, en ausencia de compañeros autistas con intereses compatibles, a menudo se comparte el conocimiento con los padres.

En contraste, la colaboración neurotípica implica la competencia en todos los niveles de escala de acuerdo con reglas culturalmente definidas, que median la tensión entre el deseo de ayudar a los demás frente al deseo de obtener o mantener símbolos de estatus social.

  • Estas inclinaciones se reflejan en la transmisión cultural de los límites del comportamiento aceptable de padres a hijos.
  • La educación de los hijos por parte de los padres se centra en enseñar las reglas culturales y los límites aceptables.
  • El ego y la autopromoción son vistos como un comportamiento humano “natural”.
  • La adolescencia es un período de socialización, donde las reglas culturales transmitidas por los padres son reemplazadas gradualmente por las reglas culturales encontradas en grupos de pares.

“El objetivo de la comprensión no debe ser castigar o reformar al niño. Debe ser aprender a amar puramente y nutrir ese espíritu precioso, único e individual que se esconde dentro de la persona autista. La persona debe poder permanecer autista.Nace en él, y dura toda la vida. No hay curas, ni debería haberlas. Creo que es por eso que el autismo ha eludido la ciencia y ha desconcertado a los médicos. Creo que el autismo es un hecho maravilloso de la naturaleza, no un ejemplo trágico de la mente humana que salió mal. En muchos casos, el autismo también puede ser un tipo de genio sin descubrir. Vale la pena conocer a las personas autistas. Son valiosas tal como son. Pueden mostrar un pensamiento innovador ”. – Jasmine Lee O’Neill

IV) Diferencias en la forma de desarrollar la confianza.

La forma del Espectro Autista:

  1. Basada en la competencia experimentada en un dominio específico
  2. Cuando son jóvenes asumen que todos están diciendo la verdad.
  3. Cuando sean mayores pueden llegar a ser muy cínicos.
  4. Pueden ser engañado por personas que parecen ser lógicas pero que no tienen escrúpulos para fabricar pruebas.
  5. Es lenta en aprender a leer señales sociales, y no puede hacerlo en un entorno de sobrecarga sensorial 

La forma neurotípica.

  1. Basado en la reputación social transmitida.
  2. Aprende rápidamente que el engaño es parte del “juego” social.
  3. Es competente en el “juego” social, e incluso puede disfrutarlo.
  4. Se basa en señales sociales [no verbales] para detectar el engaño
  5. Pueden ser engañados por señales sociales falsas, incluso si estas están en conflicto con la evidencia en cuestión.

Dependiendo de las experiencias personales realizadas con su familia y su entorno cultural, algunas personas en el Espectro Autista optan por aislarse completamente de la sociedad.

V) Diferencias en la forma de hacer amigos

El forma del Espectro Autista.: 

  1. Buscar personas con intereses compartidos, generalmente en línea.
  2. Confirmar un interés compartido
  3. Empieza a divertirte compartiendo conocimientos.
  4. Explore lo que se puede lograr con capacidades y capacidades conjuntas.
  5. Embarcarse en importantes proyectos conjuntos para divertirte más.

La forma neurotípica:

  1. Acércate a personas que parecen atractivas o tienen una alta reputación social, a menudo en un entorno grupal
  2. Usa charlas informales para iniciar una conversación
  3. Si se establece un vínculo emocional, pasan más tiempo juntos y hacen varias cosas juntos.
  4. Pasar tiempo juntos es más importante la actividad misma.

VI) Beneficios evolutivos de la cognición autista.

Técnicamente hablando, en el lenguaje de la biología evolutiva, los rasgos humanos son la manifestación de la selección de grupos de múltiples niveles en las sociedades humanas , lo que resulta en una forma de co-evolución gen-cultural donde la cultura juega un papel muy importante.

Dependiendo de la cultura específica en la que crezca un individuo, el aspecto competitivo de la “colaboración” puede reforzarse significativamente (capitalismo, sociedades más antiguas basadas en el dinero, algunas religiones) o debilitarse (sociedades de cazadores recolectores, algunas religiones).

Los rasgos humanos del Espectro Autista son el pegamento que permite escalar la adquisición de nuevos conocimientos a nivel grupal, lo que proporciona a las culturas la capacidad de adaptarse en tiempos de rápidos cambios ambientales.

En momentos en que el ambiente se experimenta como altamente estable, es probable que los rasgos del Espectro Autista sean suprimidos por la cultura circundante;mientras que cuando el entorno se experimenta como altamente dinámico, los rasgos de la condición se apreciarán como una fuente de nuevos conocimientos esenciales.

VI) Los límites de las etiquetas

Para ser claros, las personas neurotípicas y las personas en el Espectro Autista son etiquetas gruesas. Las personas pueden ser más o menos autistas, LGBT, etc. – pero mientras más una personas experimente un mundo el mundo a través de una lente cognitiva del espectro Autista, menos será influenciada por la cultura circundante y los filtros sociales subconscientes relacionados. Y al igual que muchas personas se identificarán claramente con una identidad de género, muchas personas se identificarán claramente como autistas o no. Dependiendo de qué tan amigable sea el Espectro Autista con la cultura circundante, un individuo ambivalente con rasgos neurotípicos y del Espectro Autista puede gravitar en última instancia hacia una identidad culturalmente definida o hacia una identidad claramente del Espectro Autista.

Aquellos que se identifican como autistas operan en una brújula moral interna que no le da mucho valor a la condición social y las reglas culturales relacionadas, si bien esto no significa que las personas en el Espectro Autista no tengan empatía o no estén interesadas en interactuar con otras personas.

Además, dada la fuerte influencia de la cultura en las personas típicas, tiene poco sentido hablar sobre el comportamiento neurotípico y tiene mucho más sentido pensar y hablar sobre patrones de comportamiento culturalmente aceptables , que varían de un contexto a otro.

En todos los contextos sociales, que se relacionan con una o más de las identidades grupales de personas neurotípicas, las personas en el Espectro Autista serán identificables por sus patrones de comportamiento atípicos y por el nivel de agotamiento que sufren al tratar de integrarse en el contexto social local.

Cuando las personas en el Espectro Autista intentan mezclarse es evitar sufrir las consecuencias de la falta de conformidad, y no obtener o mantener un estatus social.

VIII) El modelo social de la discapacidad

¿Qué sucede si una sociedad obliga a las personas a negar sus rasgos del Espectro Autista o a identificarse con una descripción patologizadora de la condición? Los resultados son previsibles:

  1. Las personas que carecen de empatía ganan cada vez más influencia y son capaces de moldear los símbolos de estatus social y las reglas relacionadas de interacción social, lo que lleva a una cultura cada vez más competitiva que anula la tendencia humana innata hacia la ayuda y cooperación mutuas.
  2. A medida que la sociedad se ve más influenciada por las necesidades y los juegos competitivos de ingeniería social que por las necesidades humanas básicas, los rasgos del Espectro Autista se convierten en un obstáculo para la aceptación social y aumenta la incidencia de problemas de salud mental y suicidios dentro de la población.
  3. A medida que la búsqueda exclusiva de los símbolos de estatus se normaliza, mientras más competitiva y menos comprensiva la sociedad se vuelve hacia las personas en el Easpectro Autistas y otras neuro-minorías, quienes se sienten obligados a señalar algunos de los síntomas del engaño social colectivo.
  4. Cada vez más personas son incapacitadas sistemáticamente por juegos sociales hipercompetitivos y terminan siendo empujadas hacia un diagnóstico patológico del Espectro Autista.
  5. Los diagnósticos crecientes de personas en el Espectro Autista conducen al crecimiento de una industria enfocada en tal condición que satisface más las expectativas culturales de los padres que las necesidades y el bienestar de las personas en el Espectro Autista en los márgenes de la sociedad.

En épocas anteriores, el Espectro Autista era , y en culturas menos competitivas, la condición no estaba necesariamente patologizada. Hay evidencia de que las personas en el Espectro Autista tendían a ocupar funciones valiosas en la sociedad como expertos en la fabricación de herramientas, curanderos, navegadores , etc.

IX) ¿Cómo puede una sociedad recuperarse de ilusiones colectivas tóxicas?

Los factores culturales, la diversidad de intereses autistas y las formas atípicas de amistad y desarrollo de confianza entre las personas en el Espectro Autista tienen implicaciones inmediatas para optimizar la colaboración dentro y entre equipos.

Las personas en el Espectro Autista son más productivas si se les permite autoorganizarse en equipos con una clara mayoría autista/neurodiversa, de modo que las interacciones con los equipos típicos se limitan al intercambio mutuo de conocimientos y herramientas de acuerdo con el propósito acordado del equipo, y de tal manera que No esperan que las personas en el Espectro Autista se ajusten continuamente a las expectativas sociales de la cultura circundante.

La falta de competencia social en equipos predominantemente neurodiversas otorga a dichos equipos una ventaja colaborativa distinta, especialmente cuando se compara con equipos típicos en un contexto socioeconómico altamente competitivo. Los equipos neurodiversos se encuentran en una posición única para identificar la complejidad cultural espúrea dentro de los sistemas organizativos y los patrones de interacción.

Esto crea oportunidades de aprendizaje interesantes para las organizaciones que están plagadas de una competencia en grupo contraproducente . En muchos casos, los valores explícitos de una organización y las normas sociales implícitas dentro de una organización fomentan, en lugar de desalentar, la competencia dentro del grupo, lo que resulta en ineficiencia económica, mala calidad de servicio, bajos niveles de compromiso del personal y altos niveles de acoso. El establecimiento de uno o más equipos predominantemente neurodiversos puede actuar como un catalizador para el cambio cultural en los equipos vecinos.

Conclusión: Un Llamado a la acción

Dos personas merecen una mención especial como pioneros en el camino hacia el despatologización del Espectro Autista: Judy Singer por acuñar el término “neurodiversidad” en 1998, y Tony Attwood por su sugerencia de replantear los rasgos del Espectro Autista en términos positivos y alentadores en 1999. Sin embargo, los últimos 20 años han visto el surgimiento de una “epidemia de autismo” y una “industria del autismo” rentable. Incluso Tony Attwood no pudo resistir la oportunidad de negocio . El progreso social en relación con los derechos del Espectro Autista está atrasado.

Estos son los primeros pasos para terminar con la discriminación implícita y explícita contra las personas en el Espectro Autista:

  1. Reconocimiento total del valor evolutivo de las lentes cognitivas del Espectro Autista, que solo puede lograrse si las personas que viven la condición se apropian de la etiqueta. 
  2. Todas las culturas que afirman ser amigables con el Espectro Autista deben proporcionar espacios físicos adecuados que constituyan un entorno seguro para las actividades relacionadas con la condición, incluidos los espacios públicos que brindan protección contra la sobrecarga sensorial.
  3. Se debe alentar a los gobiernos a financiar campañas de aceptación del Espectro Autista lideradas por la comunidad neurodiversa, educar al público sobre el modelo social de la discapacidad , contrarrestar los estereotipos mal informados y peligrosos asociados con el Espectro Autista y posicionar a la comunidad neurodiversa como la principal fuente de conocimiento sobre el Espectro Autista.
  4. Los gobiernos deben dejar de financiar la investigaciones sobre “curas” y “terapias” para el Espectro Autista, y se les debe alentar a financiar:
    • Programas educativos para padres neurotípicos de niños en el Espectro Autista.Una función de enlace entre los padres y la comunidad neurodiversa.
  5. Las organizaciones que dicen apoyar la neurodiversidad deben pasar de la búsqueda de una ventaja competitiva a la búsqueda de una ventaja de colaboración. Los pasos recomendados incluyen:
    • Abolición de todas las formas de evaluaciones de desempeño individual según lo recomendado por WE Deming hace más de 30 años, para establecer un entorno que no fomente la competencia dentro del grupo.Establecimiento de equipos con una clara mayoría autista/neurodiversa, para impulsar el desarrollo de prácticas colaborativas específicas que estén alineadas con el propósito de la organización.

“Probablemente sonemos militantes y agresivos para una persona que no ha experimentado las vidas que tenemos”. El otro día me dijeron que decirle a las personas neurotípicas lo que están haciendo mal con respecto a las personas en el Espectro Autista es hipócrita. Que todos debemos amarnos y tomarnos las manos para una vida mejor para todos. Mi respuesta :

  • La hipocresía sería personas en el Espectro Autista encerrando a personas neurotípicas en instituciones mentales.
  • La hipocresía sería personas en el Espectro Autista que buscan una cura para la neurotipicidad.
  • La hipocresía sería personas en en el Espectro Autista entrenando neurológicamente a personas neurotípicos para cambiar sus personalidades y manifestaciones físicas para hacernos sentir mejor.
  •  “ – Kieran Rose

Fuente: Bettin, J. (2018). Taking ownership of the label. Autistic Collaboration. Recuperado de (https://autcollab.org/2018/06/30/taking-ownership-of-the-label/?fbclid=IwAR0brUcGP1Qs53ZHQ2x5F5BSCxWuvPzEzJARyqQh95_Gxsk1o3MmLelHQ9I). Traducido por Maximiliano Bravo.


El Espectro Autista No Es “Conductual”

El Espectro Autista no es conductual. El comportamiento atípico no es sinónimo del Espectro Autista. Es una consecuencia de la condición. Son marcadores de superficie por los cuales se pueden sospechar, diagnosticar e investigar lo que está debajo. Alterar el comportamiento no altera el Espectro Autista.

Todo lo que reconocemos tiene marcadores de superficie. El miedo, por ejemplo, puede parecer un sudor frío, respirar con dificultad y las pupilas dilatadas, pero eso no es lo que es el miedo.

ABA, el monopolio más popular para interactuar con las personas en el Espectro Autista, niega lo que está “por debajo”. Dice que los marcadores de superficie son todo lo que importa. Es profundamente deshumanizante. También es una cosmovisión que es casi imposible de mantener.

Cuando se identifica al Espectro Autista como un trastorno del comportamiento, se está enfocando solo en la parte de la persona que puede ver, según se filtra a través de su propia comprensión neurocultural. Se está negando la existencia de algo más profundo.

¿Sería así como te gustaría que las personas se relacionaran contigo?

Cuando dices que el comportamiento del Espectro Autista tiene solo cuatro funciones, estás negando que las personas en el Espectro Autista tienen emociones tan humanas como las tuyas, que anhelemos cosas y rechazan nuestros anhelos, que luchemos por hacer lo correcto contra nuestros intereses personales, que temblamos de terror y que tenemos aspiraciones tan válidas como las de cualquiera. Que somos humanos. Imagina a cualquiera de los grandes poetas reescritos para reemplazar la emoción profunda y la condición humana con atención y señales tangibles.

¿Lo aceptarías por ti mismo?

“No lo sienten como nosotros” es una invalidación de la humanidad de las personas en el Espectro Autista.

El núcleo fundamental de las relaciones entre las personas neurotípicas y las personas en el Espectro Autista, es un rechazo a tomar en serio la humanidad de las personas en el Espectro Autista, a aceptar que somos personas con perspectivas y entendimientos reales, sin importar cuáles sean nuestras discapacidades, que merecen ser tomadas en serio. y tratadas con respeto. Estas perspectivas pueden no ser fácilmente accesibles para otros, pero aún así existen. En cambio, se hacen suposiciones fáciles y frecuentemente contradictorias basadas en la suposición de que el núcleo de la humanidad es limitado o está ausente, y las perspectivas de las personas en el Espectro Autista se consideran innatamente deficientes, si es que existen.

La creencia de que una persona valiosa es incompatible con una situación de discapacidad, especialmente una discapacidad cognitiva, impulsa esta división, por lo que esa personalidad solo puede reconocerse en aquellos considerados fundamentalmente no discapacitados; y la discapacidad reconocida es tratada como inherentemente deshumanizante. No lo es. Discapacidad profunda y personalidad profunda conviven en todas partes.

Sobre la figura deshumanizada proyectamos todo tipo de horrores, y nos convertimos en algo para ser controlados en lugar de alguien para empoderar. Y volvemos a ABA, una tecnología de control, de alterar los comportamientos de la superficie mientras ignoramos lo que hay debajo.

Un/a niño/a no se vuelve más humano/a porque se vuelve más familiar para aquellos que niegan su humanidad. Imitar la cultura mayoritaria no quita el estatus de minoría. Simplemente los hace más “soportable” para aquellos con poder sobre sus vidas.

¿Es la soportabilidad el objetivo que elegirías para ti?

Esto es lo que la sociedad está haciendo cuando dicen que el Espectro Autista es conductual. Estás participando en un movimiento para negar la personalidad del Espectro Autista.

Fuente: Montgomery, C. (2019). Autism Is Not “Behavioral”. The Thinking Person’s Guide to Autism. Recuperado de (http://www.thinkingautismguide.com/2019/05/autism-is-not-behavioral.html?fbclid=IwAR3BIg5TNg9NSihR8Q0-aSTXL8Co_8IDUGX9dJiHvPP9vgSUztFaqEjbYMs). Traducido por Maximiliano Bravo.

Amor Propio y Supervivencia Autista

El amor propio es radical, especialmente si a la sociedad le disgusta constantemente la forma en que existes, quiere cambiar tu forma de existir e incluso utiliza tu neurotipo para promover el miedo a la ciencia. Es difícil amarte a ti mismo cuando otras personas tienen muchas menos probabilidades de aceptarte. Es difícil amarte a ti mismo cuando las personas te dicen abiertamente que las personas con discapacidad son una carga.

Es difícil que te ames a ti mismo cuando no ves personajes en el Espectro Autista representativos en los medios de comunicación, solo muchos de los personajes “codificados en el Espectro Autista” que las personas no creen que podrían estar en el Espectro Autista. Porque, bueno, son personas como ellos, ¿verdad? ¿Cómo podrían ser estar en el Espectro Autista? Mientras tanto, los actores masculinos cisgéneros blancos no autistas interpretan a personajes autistas con poca o ninguna participación de personas autistas. Estos personajes en el Espectro Autista a menudo se crean solo desde la perspectiva externa no autista, y se nota.

Las expectativas de la sociedad neurotípica son tan altas que son imposibles de cumplir sin adaptaciones y apoyo. Esta es la razón por la que tenemos que reducir nuestras expectativas exponencialmente para nosotros mismos, lo que puede erosionar la autoestima y alimentar las dudas, especialmente cuando nos comparamos con las vidas de otras personas (no es algo que recomiendo hacer). Es especialmente importante que las personas en el Espectro Autista comprendan que la sociedad no está preparada para nosotros, y que debemos reducir nuestras expectativas solo porque a las personas neurotípicas no les importa lo suficiente como para acomodarnos y apoyarnos, o a veces no creemos que necesitemos apoyo.

Pero si lo necesitamos.

I) Lo que las personas neurotípicas esperan automáticamente que hagamos:

  • Comunicar verbalmente todos nuestros pensamientos en 5 segundos o menos.
  • Hacer contacto visual
  • Comprender las intenciones sociales implícitas.
  • Comunicarse a través de intenciones sociales implícitas.
  • Fingir que no sentimos dolor sensorial.

Nosotros pagamos un impuesto por estar en el Espectro Autista, un impuesto que no tiene valor monetario o tangible para las personas no autistas. Un impuesto que no atestiguan.

II) El Impuesto Autista:

  • Pagamos por no colocarnos una máscara social con prejuicios y desprecio sutil (o nada sutil) de parte de los neurotípicos.
  • Pagamos por ser quienes somos con falta de comprensión y falta de confianza o respeto de los demás.
  • Pagamos por ser nosotros mismos con ser excluidos pasivamente (y activamente) de los espacios sociales.
  • Pagamos por estar en el Espectro Autista con ser excluidos y menos aceptados por los neurotípicos.

Pagamos por ser nosotros mismos. Pagamos con prejuicios, malos entendidos y suposiciones neurotípicas. Pagamos con moneda social. Pagamos con infantilización.

Pagamos con nuestra autonomía. Pagamos con un sesgo neurotípico invisible, algo que muchos de nosotros podemos detectar en cuestión de minutos, y una persona neurotípica puede racionalizar en cuestión de segundos con una negación plausible.

Es difícil amarte y aceptarte a ti mismo cuando las personas te dicen de manera implícita o explícita que no seas tú mismo, cuando las personas piensan que las persona neurodivergentes y en situación de discapacidad valen menos por sí mismas. Cuando las personas neurotípicas piensan que el lenguaje corporal del Espectro Autista es una amenaza.

Nuestro propio amor propio es inherentemente más radical que el amor propio de los neurotípicos. Es digno de ser mencionado. Es una excepción a las estadísticas actuales. Necesitamos validarnos. Necesitamos acetarnos. ¡NECESITAMOS AMARNOS! Los sesgos neurotípicos nos han arrebatados mucho de lo que somos, a través de la normalización, la intimidación y la invalidación.

Validémosnos a nosotros mismos. Aceptémonos a nosotros mismo. Amémonos a nosotros mismos. A pesar de que muchas personas en este mundo no nos validarán, aceptarán o amarán. Es vital para nuestra supervivencia como persona en el Espectro Autista.

Fuente: AutismScienceLady. (2019). Self-Love and Autistic Survival. A Nerodivergent Collective. Recuperado de (https://theaspergian.com/2019/04/27/self-love-and-autistic-survival/). Traducido por Maximiliano Bravo.

6 Formas en que las Compañías Podrían Estar Explotando a los Empleados en el Espectro Autista

Siempre ha sido difícil para las personas en el Espectro Autista encontrar un empleo de calidad, o incluso cualquier empleo. Las tasas de desempleo para las personas en el Espectro Autista son altas, e incluso aquellos que sí tienen un empleo, generalmente ganan el salario mínimo haciendo un trabajo que requiere poca o ninguna habilidad, como empujar carros en un supermercado. No es ningún secreto que las personas en el Espectro Autista están subempleadas, en gran parte porque sus capacidades únicas son subestimadas.

Entonces, cuando escuchamos sobre compañías tecnológicas y otras organizaciones que buscan contratar personas en el Espectro Autista, no podemos evitar pensar que es algo bueno, un ganar-ganar. La empresa puede utilizar el “potencial sin explotar” de una persona en el Espectro Autista y, a cambio, esa persona obtiene un empleo, gana un salario mejor del que podría haber tenido antes, consigue hacer algo que le parece interesante y utiliza más de sus talentos. Tener un empleo de calidad hace que la persona se sienta útil, les ayuda a aprender nuevas habilidades sociales y puede incluso llevar a hacer amigos con colegas de interés similar.

Sin embargo, el impulso para que las empresas contraten a personas en el Espectro Autista también puede tener un lado negativo. Ciertamente hay empresas que simplemente quieren contratar buenos trabajadores y evitar discriminar a las personas en el Espectro Autista y con otras condiciones similares. Cuando estas organizaciones hablan de un “potencial sin explotar”, solo quieren decir que las personas en el Espectro Autista a menudo son mal entendidas, pero pueden ser miembros valiosos de un equipo de trabajo si están debidamente capacitadas. Pero también hay compañías que quieren decir algo un poco diferente cuando hablan de “potencial sin explotar”, algo un poco menos destacado.

Estas son algunas de las formas en que un empleador puede aprovecharse de un/a empleado/a o posible empleado/a en el Espectro Autista. Si tú o alguien que conoces está en el Espectro Autista y tiene un empleo, ten cuidado con las señales de que pueden estar ocurriendo algunas de estas formas de explotación.

I) Procesos de contratación injustos: Debido a que las personas en el Espectro Autista a menudo tienen dificultades con las situaciones sociales, algunos empleadores han cambiado las entrevistas estándar por un sistema de entrevistas modificado que requiere que un/a empleado/a potencial complete una tarea en lugar de responder una serie de preguntas. Eso está muy bien si ayuda a las personas en el Espectro Autista a obtener buenos trabajos y elimina la discriminación en la contratación, pero puede haber más en la historia de lo que parece.

En particular para los trabajos de tecnología e ingeniería, los procesos de contratación para personas en el Espectro Autista pueden llevar semanas e involucrar muchas horas de trabajo. Trabajo gratuito. Ya sea que el/la posible empleado/a obtenga o no el trabajo, el empleador todavía tiene la oportunidad de obtener mano de obra gratuita del trato. Es muy posible que algunas de estas empresas aprovechen la situación y presenten proyectos más grandes y difíciles de lo necesario para los solicitantes.

II) Bajos salarios: Un gran incentivo para que las compañías contraten a personas en el Espectro Autista es la posibilidad de gastar menos dinero en salarios por hora. Los empleadores saben que las personas en el Espectro Autista a menudo tienen dificultades para encontrar trabajo en su área de interés, o incluso para cualquier trabajo. Algunas compañías se aprovechan de esta desesperación al ofrecer salarios mínimos a los solicitantes de empleo en el Espectro Autista. Esto también puede traducirse en aumentos más bajos que el promedio meses o años después.

III) Horas extras sin remuneración: Es fácil para el jefe pedirle a una persona en el Espectro Autista que trabaje horas extras sin remuneración por varias razones. Para empezar, la mayoría de las personas en el Espectro Autista tienen poca experiencia laboral, dejándolas sin saber si la situación es o no es “normal” o de explotación. Las personas en el Espectro Autista también pueden sentirse orgullosas de su trabajo, lo que las lleva a hacer el mejor trabajo que puedan por cualquier medio que sea necesario, incluso cuando se trata del costo de su vida no laboral. Algunas personas en el Espectro Autista también carecen de vida social fuera del trabajo y, por lo tanto, están felices de continuar trabajando.

IV) Presión para que hagan su “magia”: Lamentablemente, el público en general aún carece de una comprensión completa del Espectro Autista, y muchas personas asumen que todas las personas con tal condición son similares a los personajes en el Espectro Autista que han visto retratados en la ficción. Ya que estos personajes generalmente tienen problemas con la interacción social pero también son brillantes sabios, puede haber presión en el lugar de trabajo para que los empleados en el Espectro Autista tengan algún tipo de cualidad “mágica” para ellos.

V) Acoso laboral y discriminación: La presión para poder resolver problemas matemáticos difíciles en su cabeza o memorizar una fotografía es la menor de las preocupaciones de una persona en el Espectro Autista si está siendo acosada o discriminada en el lugar de trabajo. Pueden ser despedidos o rechazados para los ascensos u otras oportunidades debido a su condición, o pueden encontrar que sus colegas se burlan de ellos o los excluyen. Estas formas de acoso y discriminación pueden ser contundentes y fáciles de encontrar, como comentarios groseros, bromas, rumores e incluso maltrato físico. O pueden ser más sutiles, como una supervisión dominante, críticas constantes del trabajo de la persona y plazos injustamente difíciles

VI) Otras formas de explotación laboral: Cuando un empleado tiene una experiencia laboral limitada y una comprensión limitada de los matices sociales, no se sabe qué otras formas puede adoptar la explotación en el lugar de trabajo.

Más de un tercio de los adultos en el Espectro Autista informan que han sido acosados ​​o discriminados en el trabajo, y más del 40% han abandonado o perdido su trabajo debido a la discriminación relacionada con el Espectro Autista.

Si tú eres una persona en el Espectro Autista y sientes que has sido víctima de explotación laboral o conoces a alguien que ha sufrido eso mismo, no dudes en hablar. Todos en este planeta tienen valor y merecen ser tratados con respeto.

Fuente: Nelson, E. (s.f.). 6 Ways Companies Could Be Exploiting Employees on the Autism Spectrum. TheAutismSite. Recuperado de (
https://blog.theautismsite.greatergood.com/workplace-exploitation/3/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Hablemos Sobre “Apoyo”

Hay un … Lo llamaremos tema. Hay un tema en los grupos de padres en general, pero especialmente en los grupos de padres para padres de niños en el Espectro Autista. Ese tema se ve así:

I) Parece que las descripciones de tales grupos incluyen:

  • Este es un lugar para que los padres en el Espectro Autista busquen apoyo y consejos“.
  • Este es un lugar seguro para que los padres de niños en el Espectro Autista compartan sus experiencias“.
  • Este es un lugar para que los padres busquen apoyo y consejos para enfrentar los desafíos únicos de tener hijos en el Espectro Autista

II) Parece que los miembros de dichos grupos escriben mensajes como:

  • Algunos días odio el Espectro Autista“.
  • ¡Solo necesito desahogarme!
  • Sólo estoy buscando apoyo, ¡pero me siento realmente atacado ahora mismo!

III) Parece que los administradores de los grupos envían mensajes a miembros en el Espectro Autista que intentan manifestar su desaprobación ante los comentarios dañinos y les responden con:

  • Este es un grupo de apoyo para padres. Si ahuyentamos a los padres peleando con ellos, nunca aprenderán a aceptar a sus hijos “.
  • Se atrapan más moscas con miel …
  • Estás siendo muy descortés con los padres que sólo buscan apoyo“.

IV) Este tema … Este tema a menudo aparece en los titulares periodísticos de la siguiente forma:

  • Una madre estresada intentó decapitar a su hijo/a en el Espectro Autista con un serrucho”
  • Los padres sufren por la falta de apoyo”

Una y otra y otra vez.

Necesitamos hablar sobre lo que significa buscar apoyo en un grupo para padres de niños en el Espectro Autista. Necesitamos hablar sobre lo que significa para los asesinos explicar y justificar sus acciones con la “falta de apoyo”.

Hablemos sobre cuál es el mejor apoyo.

Pero primero debemos hablar sobre qué es el apoyo tóxico.

El apoyo tóxico es llevar a tu amiga/o a la casa de su novio/a abusivo/a porque él/ella dijo que eso es lo que quiere. O bien, el apoyo tóxico es ignorar las dificultades de tu amigo/a drogadicto/a.

El apoyo tóxico es permitir que los padres se desahoguen, no por lo difícil que es hacer que otras personas respeten a tu hijo/a en el Espectro Autista, no por lo cruel que es el sistema escolar en general, no por lo brutal que es el sistema médico, sino por la existencia de dicho/a hijo/a en el Espectro Autista.

El apoyo tóxico son grupos de padres que validan discusiones en Internet sobre lo “terrible” que es criar a un/a hijo/a en el Espectro Autista sin considerar cómo él/ella podría sentirse cuando lea tales publicaciones. Algún día las encontrarán.

El apoyo tóxico es poner a los padres en primer lugar. El apoyo tóxico es priorizar los sentimientos de los padres sobre la seguridad de sus hijos en el Espectro Autista.

¿Cómo es el apoyo genuino?

Las siguientes frases son ejemplos de apoyo genuino:

  • Escucho lo frustrado/a y asustado/a que estás. No pierdas el foco en la realidad. Tu hijo/a no tiene defectos. El sistema es defectuoso. Me pregunto cómo se está sintiendo él/ella ahora mismo.
  • Parece que te sientes triste porque tu hijo/a no resultó  como esperabas. Es difícil de aceptar, nadie te prepara para esto. Pero en realidad no tenemos derecho a tener hijos físicamente o mentalmente sanos. Los niños en situación con discapacidad son tan naturales como cualquier otro. Lo único que es inaceptable es cómo la sociedad está estructurada para discriminarlos “.

En términos simples, el apoyo genuino se expresa con honestidad. Y la honestidad es la mejor política.

El Espectro Autista no es algo que tu hijo/a te esté haciendo con mala intención. En realidad, no tienes derecho a tu lugar de apoyo seguro cuando ese apoyo se realiza a costa de tus hijos.

Ese es el costo de tu “apoyo”.

¿Vale la pena? ¡NO!

Fuente: (2018). We need to talk about “support”. Echolalia Chamber. Recuperado de (https://echolaliachamber.wordpress.com/2018/04/01/we-need-to-talk-about-support/?fbclid=IwAR3h2PQrhynCvZy25MpO0DgfsWt_4YCQVvmCAKOB8Y8hueNU-o9FWOzIY04). Traducido pro Maximiliano Bravo.

“Necesidades Especiales” se ha Convertido en un Disfemismo

Las investigaciones más recientes sugieren que “necesidades especiales” ya se han convertido en un disfemismo (un eufemismo más negativo que la palabra que reemplaza). Es probable que “necesidades especiales” se conviertan en un insulto, si no lo es ya, y que eventualmente se convierta en una metáfora disfemista, similar a la de tontos, cojos, lisiados, sordos y ciegos. Dado que el lenguaje crea realidades, se recomienda no utilizar el eufemismo “necesidades especiales” y, en cambio, utilizar el término no eufemizado de “discapacidad”.

La discapacidad ha sido llamada por muchos nombres. Quizás una de las formas más comúnmente utilizadas, y la más indirecta, de etiquetar la discapacidad es con el término “necesidades especiales”. Escuché mucho ese término mientras crecía, y nunca me gustó, pero no pude identificarlo. Lo que no me gustó al respecto. Tal vez fue que la frase se usaba a menudo de manera condescendiente, para indicar la diferencia o un tratamiento especial, o para referirse a un lugar segregado como un “aula de necesidades especiales”.

Podemos debatir eternamente sobre las razones lingüísticas por las que el término “discapacidad” es mejor que “necesidades especiales”, pero en última instancia, lo más importante usar el término que sea más probable que conduzca a interacciones positivas e inclusivas con personas sin discapacidad. Por lo tanto, resulta fascinante un estudio de investigación que comparó cómo un grupo de adultos en Estados Unidos (la mayoría sin discapacidad) juzga a las personas cuando se las denomina como “discapacitadas” en comparación con las que tienen “necesidades especiales”.

La Dra. Morton Ann Gernsbacher y sus colegas de la Universidad de Wisconsin-Madison diseñaron un estudio en línea donde los participantes leyeron seis escenarios. En cada escenario, tenían que organizar por orden de preferencia su compañero con cuatro individuos diferentes. Por ejemplo, en un escenario, los participantes leyeron las descripciones de cuatro compañeros potenciales de la universidad y los clasificaron según el orden con el que preferirían compartir, mientras que en otro escenario, ordenaron a cuatro potenciales compañeros de equipo de baloncesto, y en un tercero, clasificaron Posibles socios ordenados para una clase de cocina. Los investigadores barajaron aleatoriamente los escenarios para cada participante, de modo que cada participante viera un escenario donde uno de los socios potenciales tenía “necesidades especiales”, un escenario diferente donde uno de los socios tenía “una discapacidad” y un tercero donde uno de los participantes las parejas fueron etiquetadas con una discapacidad específica (asignada al azar para ser una discapacidad sensorial o neurológica). Además de las etiquetas de discapacidad, la pareja se describió de manera idéntica para todos los participantes. Los investigadores analizaron las clasificaciones de los participantes y calcularon, a través de todos los participantes y escenarios, la frecuencia con la que el compañero con necesidades especiales / una discapacidad / una discapacidad específica se clasificó en último lugar.

Por casualidad, cada compañero debe ser clasificado como el último 25% del tiempo. Entonces, cuando un socio en particular se clasificó por última vez en más del 25% del tiempo, esto significa discriminación. De hecho, cuando se etiquetó a la pareja como que tenía “una discapacidad”, se produjo una discriminación, y la pareja se clasificó en el último 33% del tiempo en promedio. La discriminación también ocurrió cuando la pareja recibió una discapacidad específica: en los diferentes tipos de discapacidades, se clasificó el último 35% del tiempo. Pero la peor discriminación ocurrió cuando se etiquetó a la pareja como que tenía “necesidades especiales”. Bajo esa condición, en todos los escenarios, se clasificaron el último 40% del tiempo. Estadísticamente, los socios tenían una probabilidad significativamente mayor de ser clasificados en último lugar cuando estaban etiquetados como “con necesidades especiales” que cuando estaban etiquetados como “con una discapacidad” o con un impedimento específico.

Al final del estudio, los investigadores también les pidieron a los participantes que escribieran las primeras cinco palabras que se les ocurrieron cuando vieron el término “necesidades especiales” y el término “discapacidad”. Clasificaron las respuestas y encontraron que cuando los participantes estaban pensando en “necesidades especiales”, escribieron más palabras negativas como “molesto”, “impotente” o “necesitado” que cuando pensaban en “discapacidad”. En contraste, cuando pensaban en “discapacidad”, los participantes escribieron palabras más positivas como “fuerte”, “capaz” o “aceptación” que cuando pensaban en “necesidades especiales”. Además, el término “necesidades especiales” se asociaba más a menudo con discapacidades intelectuales / de desarrollo, mientras que el término La “discapacidad” se asociaba más a menudo con discapacidades físicas. Por lo tanto, es posible que algunos de los sesgos observados puedan reflejar el mayor prejuicio y estereotipos en contra de las personas con discapacidades intelectuales y de desarrollo en comparación con las discapacidades físicas y sensoriales.

¿Qué hay de malo con decir “necesidades especiales”?

Los investigadores postulan tres razones por las cuales las “necesidades especiales” pueden provocar más discriminación que la “discapacidad”. Primero, el término “necesidades especiales” es impreciso. Cuando alguien está etiquetado como que tiene “necesidades especiales”, no está claro si tienen un impedimento o la gravedad de ese impedimento. Entonces, la gente podría asumir lo peor, o sentirse incómoda con la ambigüedad. En segundo lugar, las “necesidades especiales” a menudo se asocian con la segregación: instituciones como “educación especial”, “aulas con necesidades especiales” o “Olimpiadas especiales” son, por definición, segregadas solo para personas discapacitadas. La frase “necesidades especiales” puede justificar implícitamente la segregación, dando a las instituciones segregadas la alabanza de ser “especial” al tiempo que implica que las personas que intentan ser incluidas en la comunidad más amplia (por ejemplo, solicitar un compañero de habitación en un dormitorio integrado) no pertenecen . En tercer lugar, los investigadores citan ejemplos de “necesidades especiales” que se combinan con “derechos especiales” o “tratamiento especial”. El término “necesidades especiales” puede activar sentimientos de envidia que las personas no discapacitadas a veces dirigen a las personas con discapacidad que perciben como injustas ” privilegios especiales ”.

Quizás una frase es sólo una frase. Y, lo que realmente importa es cómo nos tratamos unos a otros. Pero, este estudio muestra que las frases sí importan. Las personas pueden discriminar de manera muy real en base a las primeras impresiones, y cuando una persona se describe verbalmente a otra, las etiquetas iniciales pueden establecer un tono poderoso para esas primeras impresiones. Esto puede ser especialmente cierto cuando un padre o cuidador está hablando por una persona discapacitada: alguien que es demasiado joven para hablar por sí mismo o necesita apoyo de comunicación. Describir a un individuo como “tener necesidades especiales”, incluso con las mejores intenciones, podría hacer más difícil que ese individuo sea aceptado o valorado en entornos comunitarios, ya sea una guardería infantil, un equipo deportivo, una escuela, una recreación para adultos. Programa, o un trabajo.

En los últimos años, las personas con discapacidad han presionado para reemplazar las “necesidades especiales” del eufemismo con el término directo “discapacidad”. Sin embargo, muchas personas no discapacitadas, en particular los padres, educadores o cuidadores de personas con discapacidad, se aferran al término “necesidades especiales”. ha dado lugar a otro debate polarizado entre los “insiders” de la discapacidad, que abogan por un lenguaje que han afirmado como identidad positiva, y que los “forasteros” utilizan un lenguaje que es personalmente cómodo para ellos. Un desarrollo más perturbador es el uso generalizado de la frase “padres con necesidades especiales”, que los padres no discapacitados pueden usar para describir sus propias identidades o experiencias sin tener en cuenta la identidad o la preferencia de idioma de sus hijos. Si bien los padres no discapacitados deben poder compartir sus propias experiencias en la crianza de niños discapacitados, es importante que sean sensibles a la compleja historia del capacitismo, incluido el capacitado en el lenguaje. Como los investigadores señalan al final de su artículo, las frases originalmente destinadas a ser “necesidades especiales” de tipo eufemístico pueden eventualmente convertirse en “disfemismos”, palabras con connotaciones más negativas que las palabras que están reemplazando. Al igual que otros términos de discapacidad, “especial” incluso se utiliza como un insulto genérico. En lugar de simplemente intercambiar eufemismos cada pocas décadas, debemos trabajar para eliminar los sesgos y estereotipos subyacentes que nos llevan a querer utilizar los eufemismos en primer lugar. Las personas con discapacidad, incluidas las personas con discapacidades intelectuales y/o cognitivas a las que frecuentemente se les deja sin voz, deben estar al frente y centrarse en ese proceso.

Fuente: (2018). Special Kids Get Picked Last: “Special Needs” Has Become a Dysphemism. Disability Wisdow. Recuperado de (https://www.disabilitywisdom.com/2018/11/30/special-kids-get-picked-last-special-needs-has-become-a-dysphemism/?fbclid=IwAR2F4BJLYFwnhv6UnMgKe3CUNAbKeebHhzrSpxMnd8x4ccZ2G_N_2sCRDFo). Traducido por Maximiliano Bravo.