Evitando Las Trampas De Explotación Y Manipulación

Hay una razón concreta real detrás de porque se aprovechan de las personas en el Espectro Autista y comienza con la diferencia en la comunicación entre personas que viven y no viven la condición. La comunicación de las personas en el Espectro Autista es generalmente en un nivel. Somos honestos, directos y no solemos hacer cosas como la manipulación y el engaño. Generalmente no mentimos, aunque muchas personas autistas son capaces de mentir si sienten la necesidad, pero por lo general no es natural.

Las personas neurotípicas operan de manera diferente en la forma en que se comunican. Su comunicación tiende a suceder en más de un nivel. Principalmente, esto no hace que sean depredadores y deshonestos y solo genera cierta confusión cuando se encuentran con una persona en el Espectro Autista que opera de manera diferente. Sin embargo, hay algunas personas que se aprovechan de otros y cuando se encuentran con una persona en el Espectro Autista que ve las cosas en un nivel y no se da cuenta de que otros no lo hacen y se dan cuenta de la diferencia, entonces puede ocurrir la depredación.

Algunas Circunstancias Este Tipo De Explotación Comúnmente Ocurre Incluyen:

  • Las personas te llaman o se acercan a ti acerca de productos en venta o, en algunos casos, organizaciones benéficas que buscan donaciones. Las personas en el Espectro Autista no solo tienden a tener dificultades para darse cuenta de que están aprovechando financieramente de ellas, sino que también pueden no sentirse capaces de practicar la asertividad.
  • Muchas personasen el Espectro Autista son atentas, respetuosas y educadas, y no quieren ser irrespetuosas, lo que puede exacerbar este problema. Otros encuentran que practicar la asertividad es casi imposible.
  • En algunas relaciones íntimas, las personas en el Espectro Autista pueden ser manipuladas por sus parejas. Esto a menudo toma la forma de explotación emocional y de ser controlados, pero también puede implicar abuso y violencia.
  • Las personas involucradas en el comportamiento delictivo pueden convencer a las personas en el Espectro Autista para que realicen actividades delictivas a cambio de aprobación y “amistad”. Si son atrapados, una persona en el Espectro Autista honesta puede asumir toda la responsabilidad sin darse cuenta de que se han creado.
  • Los matones, en el colegio o en el ciberespacio, a menudo usan esta promesa de aprobación y amistad para convencer a las personas en el Espectro Autista de humillarse públicamente u online.

Necesitamos ser conscientes de las posibles amenazas y formas de evitar ser víctimas, pero también recordar que es una fracción de las personas neurotípicas que se comportan de esta manera.

Algunas Estrategias Que Pueden Ayudar Incluyen:

  • Las personas en el Espectro Autista pueden aprender unos de otros sobre situaciones en las que puede ocurrir la explotación y apoyarnos mutuamente para enfrentarlos y evitar involucrarnos
  • Recuerda que no TIENES que hacer cosas porque los demás te lo dicen. Si algo sientes que está mal, probablemente está mal.
  • Practica actuar con asertividad. Puede llevar un tiempo, pero es una gran habilidad en esta y otras áreas.
  • Todo lo que hagas para respaldar tu identidad como persona en el Espectro Autista, desarrollar su autoestima y autorrespeto se destinará a equiparte con las habilidades y la confianza para evitar que se aprovechen de ti.
  • Reflexiona sobre dónde te ha sucedido la explotación a ti o a las personas que tú conoces. Piensa en lo que habría ayudado en la situación pasada. Mantenga un registro de esto y si surge una situación similar, use las estrategias que ha identificado
  • Y si sucede, analice los problemas y sentimientos, pero no te eches la culpa. Al igual que con todos los contratiempos, tratea de aprender lo que puedas de él, obtén el apoyo que necesitas y sigue adelante.

Por último, es importante recordar que este comportamiento no es culpa de las víctimas en el Espectro Autista. Estos problemas surgen como resultado de que una persona o grupo de personas se aprovechen intencionalmente una diferencia de comunicación para su propio beneficio.

Fuente: Purkis, J. (2018). TOO NICE: AVOIDING THE TRAPS OF EXPLOITATION AND MANIPULATION. research Autism. Recuperado de (https://researchautism.org/too-nice-avoiding-the-traps-of-exploitation-and-manipulation/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¿Cómo Estamos Fallando A Los Candidatos En El Espectro Autista En Los Procesos De Selección Y Contratación Y Qué Podemos Hacer Al Respecto?

Si está familiarizado con el tema de la inclusión laboral de personas en el Espectro Autista, es probable que haya notado que se dedica mucho tiempo y energía a la forma en que un/a candidato/a en el Espectro Autista puede cambiar su estilo de presentación en un esfuerzo por ser contratado/a.

Lamentablemente, esta presión para encajar y fingir es suficiente para disuadir a algunos candidatos en el Espectro Autista de buscar trabajo viable. Se han desarrollado entrenamientos para enseñar a las personas que viven la condición a pasar la entrevista. Las personas han sido advertidas por pares y mentores por igual de no revelar su condición a un/a potencial empleador/a debido a las posibles consecuencias de la discriminación laboral.

Pero, ¿qué sucede después de que se cierra la puerta y comienza el trabajo?

Una persona solo puede camuflar quiénes es realmente por tiempo muy limitado. ¿Qué sucede después de aprobar el proceso de selección y contratación? ¿Entonces, como personas en el Espectro Autista, se nos debe enseñar cómo camuflarnos para adaptarnos a la cultura del lugar de trabajo?

Algunas personas en el Espectro Autista se han visto obligadas por necesidad a pasar al modo de supervivencia cuando interactúan socialmente. A veces han aprendido que es necesario usar una máscara o actuar como un camaleón, para encajar y evitar el ridículo y la intimidación.

¿Qué tiene de malo entrenar a las personas en el Espectro Autista para que actúen de manera no autista durante las entrevistas de trabajo? Respuesta: Es otra forma de decirle a las personas en el Espectro Autista que se pongan una máscara y rechacen un aspecto de sí mismas.

Hasta cierto punto, la mayoría de quienes buscan trabajo se ponen su mejor sombrero durante una entrevista. Pero no se les pide a las personas en el Espectro Autista que se pongan nuestro mejor traje; en contraste, se nos dice que enmascaremos nuestro ser auténtico.

La forma en que una persona actúa, habla, se mueve, hace contacto visual, divaga, inquieta o sacude todos los aspectos de la composición neurológica y de personalidad de una persona. Al enseñar a las personas en el Espectro Autista a ser algo que no son, se nos enseña a fingir hasta que lo logremos. Este entrenamiento de precaución es comparable a aconsejar a una persona ciega que actúe con un poco menos de discapacidad visual o una persona que utiliza una silla de ruedas para ponerse de pie con un andador en aras de las primeras impresiones.

Lo que se debe enseñar es cómo aceptarse por completo, cómo sentirse seguro con las variaciones cerebrales y cómo obtener información sobre el valor de lo que los pensadores divergentes pueden aportar al lugar de trabajo.

Si bien puede ser una ventaja enseñar a cualquiera, no solo a las personas en el Espectro Autista, habilidades básicas de búsqueda de empleo, señalar lo que las personas que viven la condición hacen como incorrecto o inexacto o insuficiente, solo sirve para perpetuar el ciclo de regresión y segregación. Cuando se piensa en el avance y el crecimiento en la sociedad, es beneficioso abordar el todo y hacer cambios para el bien de todos, en lugar de reducir lo que se necesita arreglar para un subgrupo selecto de la sociedad. Lo tenemos todo al revés.

No deberíamos tratar de encajar una persona ‘rota’ en el Espectro Autista en la entrevista tradicional. Deberíamos arreglar el proceso roto de la entrevista para incluir mejor a todos.

Una Mirada Más Profunda Al Proceso De Entrevista

A los ojos de muchas personas, estén o no estén en el Espectro Autistas, el proceso de entrevista tradicional se considera similar a una audición que está llena de etiquetas arbitrarisa y expectativas tácitas, un proceso subjetivo evasivo que no evalúa efectivamente las habilidades, talentos y potencial. Esto es lo que algunos adultos que se identifican dentro del Espectro Autista tenían que decir sobre el proceso de la entrevista:

Dudo mucho que alguna vez consiga un trabajo a través del proceso de entrevista“. Pasante en la estación de radio, Maldivas

Las personas están más preocupadas por qué tan bien se utiliza el lenguaje corporal durante una entrevista que si estás altamente calificado para el trabajo real”. Profesor de educación especial, EE. UU.

A veces (nosotros) perdemos buenas oportunidades porque alguien menos capaz se presenta mejor en una entrevista. Siento que tengo que trabajar más y lograr más para alcanzar el mismo nivel que las personas con mejores habilidades sociales“. Coordinador de Apoyo a Discapacidades, Australia

“. . . Las entrevistas me han impedido ingresar a la escuela y otros trabajos“. Escribano médico, EE. UU.

 “La mayoría de los entrevistadores asumen que mi falta de elocuencia y el hecho de que a menudo me toma mucho tiempo formular una respuesta verbal (y a veces no puedo llegar a ninguna) significa que soy incompetente. Nuestra falta de habilidades para la entrevista no necesariamente significa que carecemos de habilidades laborales”. Probador de software, EE. UU.

Entonces, ¿qué podemos hacer al respecto?

Es hora de adaptar nuestros procesos de entrevista, en lugar de esperar que una minoría adapte quiénes son. Deberíamos implementar formas de incluir a las personas en el Espectro Autista de una manera verdaderamente inclusiva, un proceso que permita la autenticidad, la comprensión y la aceptación.

Aquí hay 4 ideas para hacer que el proceso de la entrevista sea más inclusivo:

I) Realizar ajustes generales y no descartar la entrevista: Al establecer pautas de entrevista para empleados potenciales, es importante hacer ajustes generales para todos los que soliciten. No solo personas en el Espectro Autista. Una cosa es hacer ajustes razonables para una persona que busca trabajo, que ha revelado abiertamente una discapacidad, y solicitó adaptaciones en el proceso de contratación, y otra muy distinta es agrupar a los miembros de una minoría en un proceso de selección especial, mientras que todos los demás candidatos participan en un proceso de selección tradicional. Recuerda que las estrategias de inclusión más efectivas beneficiarán a todos y no excluirán a nadie.

Algunas compañías con visión de futuro están aplicando estrategias para evaluar candidatos en el Espectro Autista sin el uso de entrevistas. Hay que tener en cuenta que las alternativas a las entrevistas pueden ser extremadamente estresantes para los candidatos que viven la condición.

Un ejemplo de una alternativa a las entrevistas es pedirle a las personas en el Espectro Autista que participen en el lugar de trabajo junto con otros candidatos que viven la condición, sabiendo que solo algunos de los participantes serán contratados, y que varios gerentes estarán examinando las acciones de los participantes. Una opción favorable sería una entrevista remota (no visual), a distancia, organizada por una persona en el Espectro Autista o alguien que conozca sobre la condición y la cultura autista.

Trasladarse a un lugar desconocido para hacer una audición o trabajar en una cohorte para mostrar nuestras habilidades será difícil para la mayoría de los candidatos en el Espectro Autista. El estrés de lugares desconocidos y las nuevas reglas pueden resultar desalentadores. Añade eso a un grupo de extraños que compiten por el mismo trabajo, con una alta tasa de fracaso, y los niveles de estrés podrían dispararse. Si bien es notable que entran en juego nuevas estrategias de contratación, y las empresas están pensando fuera de la caja, descartando la entrevista por completo, podría estar moviendo el péndulo demasiado al otro lado del espectro.

La práctica de evaluar a los candidatos que no están en el Espectro Autista con prácticas estándares de entrevista, mientras que al mismo tiempo, someter a los candidatos en el Espectro Autista a audiciones con medios no tradicionales es una forma de segregación y discriminación.

Deberíamos pensarlo dos veces antes de crear prácticas de contratación exclusivas para personas en el Espectro Autista. La mayoría de los entrevistadores no implementarían prácticas de selección de trabajo que implicaran segregación. Por ejemplo, acorralar a las mujeres que buscan trabajo en una habitación para realizar tareas laborales e interactuar con el gerente, porque piensan que las mujeres podrían fallar en el proceso de entrevista estándar adaptado a los hombres.

Hacer excepciones extremas para una minoría alimenta la segregación. No hay forma de evitar eso. No importa las buenas intenciones y objetivos, es discriminatorio en la práctica. También supone que otros candidatos, como aquellos con Trastorno de Estrés Post-Traumático, introvertidos, superdotados, no se beneficiarían de prácticas alternativas. Es mejor cambiar la entrevista para que se ajuste a todos o incluir a todos en las nuevas prácticas de contratación.

II) Modificar la entrevista: A continuación se presentan consejos específicos para las entrevistas que se deben tener en cuenta cuando se busca crear prácticas universales que permitan más oportunidades para todos los que buscan trabajo.

Consejos de entrevista

● Proporcionar a los candidatos una lista de temas generales de entrevistas de antemano (trabajo en equipo, experiencia laboral, rapidez, conjuntos de habilidades organizativas).

● Evitar los retrasos o reprogramaciones de la compañía.

● Explicar al comienzo de la entrevista cuándo está bien que el/la candidato/a hagan preguntas.

● Dar la bienvenida a un/a candidato/a para saltarse una pregunta de la entrevista y volver a ella más tarde.

● Proporcionar ejemplos concretos breves cuando un/a candidato/a no puede responder una pregunta.

● Utilizar un guión que enumere anécdotas tranquilizadoras, consejos de comunicación efectivos y declaraciones para decir cuándo un/a candidato/a está nervioso/a.

● Dedicar más tiempo para completar la entrevista e invite a los candidatos a enviar correos electrónicos con más detalles, información, aclaraciones o inquietudes.

● Ser consciente de lo que se anota en el formulario de entrevista e imagine que el/la candidato/a lo revisará.

● Para evitar suposiciones, durante la toma de notas de la entrevista, use la frase “el/la candidato/a se presenta como” en lugar de “el/la candidato/a es”.

● Explicar los siguientes pasos posibles, proporcionar una línea de tiempo realista y asegúrate de seguirlos.

● Usar una rúbrica de entrevista con una cuadrícula de evaluación precisa.

● Si el/la candidato/a está extremadamente inquieto y nervioso, dale la opción de reprogramar la entrevista para un tiempo futuro o hazle saber que la rúbrica de la entrevista se basa en habilidades, experiencia y aptitudes, no en el estilo de comunicación.

● Hacer preguntas basadas en competencias, preguntas que coincidan con la descripción del puesto, los objetivos del puesto, los rasgos deseados de los empleados y la cultura del lugar de trabajo, y evitar preguntas abiertas y preguntas sobre el futuro.

● No concentrarse demasiado en las habilidades sociales y de trabajo en equipo.

● Hacer las mismas preguntas exactas a todos. No hacer preguntas de seguimiento, a menos que se utilicen las mismas preguntas de seguimiento con todos los candidatos.

● Hacer preguntas que los candidatos puedan imaginar en su mente y evitar preguntas que puedan responderse solo con “sí” o “no”.

● Si la respuesta es muy corta, hacer una solicitud sugiriendo más detalles. (“Me está costando imaginar lo que dijiste. ¿Puedes responder de una manera que pueda imaginar lo que estás diciendo en mi mente?“)

● Pedir cortésmente seguir adelante, si la respuesta es larga. (“He asignado 30 minutos para esta llamada, y hasta ahora han pasado 20 minutos. Continuemos para que podamos completar las otras preguntas“).

● Revisar las preguntas que tuvieron respuestas poco claras o breves que podrían hacer o deshacer una decisión de contratación.

III) Reconocer los sesgos: Cuando se trata de obtener trabajo y mantenerlo, el estigma circulante que rodea al Espectro Autista, como la torpeza social y las rarezas sociales y la incapacidad de cumplir consistentemente con las normas sociales, comúnmente distingue a las personas en el Espectro Autista del resto de la sociedad. No es raro que un/a entrevistador/a malinterprete el comportamiento de un/a candidato/a en el Espectro Autista y aplique opiniones sesgadas y juicios apresurados.

Es importante tomar en cuenta la condición neurológica de los candidatos y la novedad de la situación. Tenga en cuenta que el comportamiento de un/a candidato/a durante el proceso de selección puede no ser representativo de cómo él/ella actúa en su vida cotidiana, haciendo un esfuerzo para reconocer su ansiedad constante desde el primer día del proceso de contratación. Para evitar sesgos, se necesita incluir a una persona en el Espectro Autista como parte de la entrevista o del equipo de recursos humanos.

Las opiniones sesgas y juicios apresurados, para evitar tener en cuenta al entrevistar a un/a candidato/a en el Espectro Autista, incluyen: evasivo/a, arrogante, desafiante, sabelotodo, inflexible, controlador/a, grosero/a, exagerado/a, hipersensible, egocéntrico/a, pesimista, torpe, extraño/a, insensible, incapaz de establecer contactos, incapaz de maniobrar políticas de oficina, incapaz de manejar las demandas de un rol de liderazgo.

A menudo, la exhibición de honestidad y “falta de filtro” de un/a candidato/a en el Espectro Autista se interpreta como grosera, contundente o desafiante. Cuando, de hecho, la mayoría de las personas que viven la condición no desean, ni se proponen intencionalmente, sonar obstinados. No es raro que una persona en el Espectro Autista se presente de manera extrema en una entrevista, como ser demasiado confiado/a y sabelotodo o tímido/a. Las personas que viven la condición tienen dificultades para saber hasta qué punto compartir sus habilidades y cuánto compartir, y la ansiedad hace que algunos hablen mucho y elaboren más que los candidatos neurotípicos. La ansiedad puede llevar a un/a candidato/a a presentarse como inseguro/a o retraído/a.

Es importante disociar los rasgos del Espectro Autista de las habilidades blandas. Una persona lógica y de mente fuerte aún puede tener habilidades blandas admirables, tal vez no durante la entrevista o en la primera impresión.

Es importante tener que los candidatos en el Espectro Autista podrían:

● Ser muy honestos y francos en perjuicio suyo.

● Hablar mucho porque no están seguros si cubrieron todo lo esperado.

● No darse cuenta cuando el/la entrevistador/a ha perdido interés y está listo/a para seguir adelante.

● Hablar en respuestas cortas.

● Tomar preguntas literariamente.

● No hacer contacto visual ni mirar hacia otro lado, arriba o abajo.

● Agitarse o repetir un movimiento (batir las manos, acelerar, golpear el pie, recoger el cuero cabelludo)

● Hacer ruidos nerviosos o tener Síndrome de Tourette’.

● Hablar alto o bajo.

● Hacer muchas preguntas o ninguna pregunta.

● Presentarse como insensibles según su tono de voz.

● Centrarse en el mismo tema repetidamente.

● Carecer de flexibilidad y descompensarse por sucesos imprevistos, lo que dificultará su concentración.

IV) Distinguir entre habilidades blandas esenciales y no esenciales: Algunos predictores del éxito laboral son difíciles de medir. Se pueden enseñar algunas habilidades laborales. Algunas habilidades no se adquieren fácilmente o son difíciles de cuantificar e incluso articular.

La mayoría de los empleados pueden recibir capacitación en habilidades duras, aptitudes medibles y enseñables, como aprender un programa técnico o practicar un enfoque innovador para la resolución de problemas.

Algunas habilidades no pueden enseñarse fácilmente, particularmente las habilidades blandas. Yuxtapuestas a las habilidades duras, las habilidades blandas a menudo se definen como las habilidades necesarias para llevarse bien con los demás y hacer el trabajo de manera efectiva. Cubren una amplia gama de aptitudes personales y habilidades interpersonales y de comportamiento que son más difíciles de acceder en papel.

Los ejemplos de habilidades blandas incluyen la colaboración con los miembros del equipo, cumplir con los plazos, ser respetuoso y abierto a las sugerencias, y comprender la perspectiva de los demás. A pesar de que las habilidades blandas pueden ser esquivas por naturaleza, no obstante, se sabe que crean o rompen la oportunidad de un empleado de tener éxito en el trabajo.

Debido a que las habilidades blandas son difíciles de cuantificar y puntuar objetivamente, los entrevistadores podrían ser más propensos a contratar a un/a candidato/a que se presente como alguien que quieran como amigo.

En los casos en que la subjetividad anula la objetividad y se produce un sesgo de contratación, un/a empleado/a en el Espectro Autista a menudo es ignorado/a o rechazado/a.

Algunos roles de trabajo requieren pocas habilidades blandas, por ejemplo, un analista de datos que trabaja remotamente que rara vez se comunica con los clientes. Mientras que otros roles de trabajo, particularmente aquellos en el campo de las relaciones humanas, requieren habilidades de comunicación perfeccionadas.

Antes de establecer preguntas de entrevista para un/a candidato/a, esté o no esté en el Espectro, es importante; 1) establecer las habilidades blandas esenciales (y no esenciales) para el puesto en cuestión y 2) asegurarse de que hayan preguntas objetivas durante la entrevista para obtener más información sobre las habilidades blandas de un/a candidato/a.

Recuerden, su propósito no es contratar a alguien para que sea su mejor amigo/a, o alguien igual a ustedes, ¡sino alguien que pueda hacer un buen trabajo!

Fuente: Ciampi, M. (2019). Fake It: How We are Failing Autistic Job Seekers and What You Can Do About It. LinkedIn, Recuperado de (https://www.linkedin.com/pulse/fake-how-we-failing-autistic-job-seekers-what-you-can-marcelle-ciampi). Traducido Por Maximiliano Bravo.

“No Pareces Autista …” Y Por Qué Las Personas En El Espectro Autista Odian Tanto Escuchar Esto

Si pasas algún tiempo en la comunidad virtual del Espectro Autista estoy seguro de que sabrás cuánto odian las personas que viven la condición que les digan que no se ven autistas. Pero lo que quizás no sepas es por qué decir esto es tan ofensivo para muchas personas en el Espectro Autista y para los padres de niños que viven la condición.

Echemos un vistazo a todos los pasos necesarios para hacer de esta una de las peores cosas que puede decirle a alguien en el Espectro Autista.

I) Asume que el Espectro Autista tiene un aspecto: Esto es más o menos obvio; Al decir que alguien no parece autista, tú afirmas que algunas personas sí parecen autistas. Por lo tanto, a su vez decir que puede detectar el Espectro Autista simplemente con mirar a alguien.

II) Divide a las personas: Pero aunque insinúas que el Espectro Autista tiene un aspecto y es algo que se puede identificar sólo con la mirada, no crees que la persona con la que estás hablando se vea autista. Por lo tanto, no pueden estar en el Espectro Autista de la misma manera que las otras personas que viven la condición, no como los que se ven. Puede que no quieras decir esto, pero así es como suena.

III) “Normal”: Cuando las personas dice “No pareces autista”, lo dicen con frecuencia como algo bueno. La idea es que te están diciendo que te ves “normal”, por así decirlo. Pero piensa en esto; ellos están diciendo que porque tú no pareces autista, te ves como alguien que no está en el Espectro Autista, alguien en sus ojos que es “normal”. Pero aún eres una personas en el Espectro Autista. Es como decir: “Guau, te ves tan normal, para alguien que no es normal”.

IV) Mejor/menos: Si te dicen que no pareces autista y entiendes que alguien está tratando de felicitarte diciendo esto, piensa en lo que significa ese cumplido. Como dije, significa que piensan que te ves “Normal”. Como si fuera “menos autista” que otra persona. Ahora, lo que esto hace es, en primer lugar, minimizar la forma en que tu condición podría afectarte, pero también poner a sus ojos a toda una masa de personas desconocidas en el Espectro Autista. Como si te ves normal, tú finges no ser una persona en el Espectro Autista, y de alguna manera eso lo hace mejor que las personas a las que pueden decir que si viven la condición.

V) Identidad: Algunas personas en el Espectro Autista les gusta la idea de poder ocultarle su condición al mundo exterior. Y sí, puedo ver cómo eso podría ayudar, por ejemplo, a conseguir y mantener un trabajo. Pero al mismo tiempo hay otras personas en el Espectro Autista que ven su condición como parte integral de lo que los hace quienes son. Que les digan que no se ven autistas puede ser muy molesto solo por esa razón.

Estas son algunas de las cosas que creo que se pueden tomar de la declaración “No pareces autista”. No se puede saber si una persona está o no está en el Espectro Autista con sólo verla. Entonces decirles “No pareces autista” no solamente es irritante, también es incluso ofensivo.

Si lo has dicho en algún momento, no te preocupes. Solo piensa un poco más sobre lo que dices. Todos decimos cosas tontas de vez en cuando, pero la clave es escuchar a las personas cuando explican por qué dichas cosas son ofensivas o groseras, y aprender. La próxima vez, cuando una persona te dice que está en el Espectro Autista, solo piensa antes de hablar.

Fuente: Moran, P. (2016). “You don’t look autistic …” And why Autistic People hate hearing this so much. Askpergers. Recuperado de (https://askpergers.wordpress.com/2016/07/05/you-dont-look-autistic-and-why-autistic-people-hate-hearing-this-so-much/). Traducido por Maximiliano Bravo.

4 Razones De Por Qué No Hay Mal Momento Para Luchar Por Los Derechos De Las Personas En Situación De Discapacidad

¡Ahora no es el momento!

Es un cliché porque el sentimiento en sí es muy familiar. Tiene algo importante que discutir o una necesidad urgente, pero todos parecen estar de acuerdo en que hay asuntos más importantes que atender. A veces eso es cierto. Otras veces puede ser una excusa para posponer un problema molesto o un problema incómodo. De cualquier manera, puede ser frustrante escuchar cuando tus propios problemas parecen al menos tan importantes como los de los demás.

Rara vez se dice en voz alta, pero un argumento poderoso acecha donde las personas hablan sobre los derechos y necesidades de las personas en situación de discapacidad. Es la idea de que hay momentos en que está mal que ellas luchen por nuestras necesidades y derechos.

No solo las personas sin discapacidad creen esto. Muchas, si no la mayoría de las personas en situación de discapacidad, también lo creen en algún nivel, o al menos lo sienten de vez en cuando. Estamos a punto de decir algo, y nos detenemos, diciéndonos, en efecto, “Ahora no es el momento”.

La lógica es fácil de entender. A veces, lo que es de vital importancia para ti personalmente no es tan importante para todos los demás. Y a veces, lo que es bueno para una persona, o un pequeño grupo de personas, no es bueno para la comunidad en general. Aunque la sociedad occidental es famosamente orgullosa e individualista, también veneramos la solidaridad y el sacrificio.

Cierta cantidad de priorización también tiene sentido. No siempre podemos hacer todo lo que valga la pena, y a veces se deben tomar decisiones difíciles. A veces, los asuntos de la vida y la muerte, del bienestar de toda la comunidad, deben prevalecer sobre las necesidades o derechos de una persona, o incluso sobre las necesidades y derechos de un subconjunto de personas que tienen necesidades más especializadas.

¿Pero por qué?

I) Las necesidades y los derechos de las personas en situación de discapacidad siempre se encuentran entre los primeros en ser olvidados.

Por una variedad de razones complejas, el lugar de las personas en situación de discapacidad en la sociedad es una paradoja. Un día son los más privilegiados, elogiados y sentimentales de todos los “grupos minoritarios”. En el siguiente, se les recuerda con firmeza, a veces brutalmente, que se les considera los segmentos más lamentables, gravosos y superfluos de la sociedad. A las personas les resulta fácil apreciar y proteger a ciertas personas en situación de discapacidad, a veces hasta un grado nocivo. Pero como grupo, nuestras necesidades y derechos colectivos se tratan con mayor frecuencia como triviales, incognoscibles y simplemente “demasiado”.

Ocasionalmente, alguna combinación de activismo astuto, percepciones de políticas calificadas y un período relativamente optimista de “tranquilidad doméstica” permite a las personas en situación de discapacidad dar un salto adelante. Hay momentos en que nuestras necesidades y protestas encuentran una audiencia receptiva con suficiente tiempo y capacidad de atención para ayudarnos a hacer algo. Pero tan pronto como casi cualquier otro problema se siente más urgente y generalizado, y especialmente en momentos de amenaza existencial a nivel nacional o mundial, las necesidades de las personas en situación de discapacidad se vuelven lujos una vez más.

¿Quién se va a preocupar por molestar y deshumanizar a las personas con enfermedades crónicas, neurodiversas e inmunocomprometidos, cuando literalmente todos están aterrorizados de la muerte aparentemente aleatoria de un virus invisible?

Cuando una comunidad entera se siente desfavorecida o muy asustada, las necesidades y los temores de las personas en situación de discapacidad inevitablemente caen al final de la lista. Pero este es el peor momento para que las personas en situación de discapacidad dejen de lado nuestros derechos y prioridades.

II) En una crisis comunitaria importante, no podemos confiar en nadie más para que nos defienda.

El lugar de la comunidad de discapacitados en una sociedad sacudida por una crisis importante, como una pandemia global, es muy parecido a una persona en situación de discapacidad atrapada en una sala llena de personas alborotadas. Ya sea una fiesta alegre y bulliciosa o un pánico espeluznante, en una multitud, las personas en situación de discapacidad tienden a ser golpeadas, derribadas y pisoteadas. A veces es a propósito, pero generalmente es por accidente. El resultado es el mismo. Nos lastimamos y lo mejor que podemos esperar es una mano y una disculpa distraída. No podemos permitirnos contar con personas que nos cuidan. Tenemos que prestar atención y, sobre todo, hacer lo que podamos para destacar y ser notados. Tenemos que decir: “Disculpa, ¡estoy aquí!”

Es así para las personas en situación de discapacidad en tiempos de emergencias comunitarias o sociales. No importa cuán cuidadosamente tratemos de configurar sistemas para nuestra protección automática, siempre depende de nosotros y de nuestras voces en el momento asegurarnos de que nos vean y no nos descuiden. Lejos de guardar silencio y diferir nuestras propias necesidades a favor de un “bien mayor”, el trabajo de las personas en situación de discapacidad en una crisis es recordar al resto de la comunidad que estamos aquí y que nuestras necesidades y derechos siguen siendo importantes. Una fuerte autodefensa en una crisis no es egoísta. Es a la vez personalmente responsable y de espíritu público.

III) Hay pocas recompensas que valen la pena para las personas en situación de discapacidad que sacrifican sus derechos y necesidades en favor de otros en una crisis.

Las personas en situación de discapacidad también pueden ser generosas, como cualquier otra persona. Pero ser generoso en el contexto de negligencia y prejuicios generalizados no significa lo mismo. Y al hablar “egoístamente” por si mismas, también están hablando el uno por el otro, lo cual es lo contrario de egoísta. Guardar silencio, de bajo mantenimiento y actuar con humildad puede ser virtuoso y admirable, pero también tiene costos específicos que para muchas personas en situación de discapacidad no son realmente asequibles.

La mayoría de las personas en situación de discapacidad se les enseña de manera diferente. Por lo tanto, terminan absorbiendo dos lecciones contradictorias.

Por un lado, las personas en situación de discapacidad aprenden a aceptar la sabiduría convencional de que ser una persona agradable, generosa y poco exigente dará como resultado un mejor tratamiento y un tiempo más fácil para resolver problemas y obtener ayuda cuando la necesitemos. Después de todo, “se atrapan más moscas con miel”, y es bastante obvio que a los quejosos frecuentes no son muy populares.

Por otro lado, el tiempo y la experiencia nos enseñan que la buena voluntad hacia las personas en situación de discapacidad suele ser escasa y condicional. Es fácil ser amable con las personas en situación de discapacidad cuando ellas son más fáciles de querer. Si es difícil, lento o costoso, descubren que sus verdaderos aliados son un grupo mucho más pequeño, e incluso su ayuda no siempre es confiable.

Peor aún, las personas en situación de discapacidad eventualmente descubren que la defensa cordial y respetuosa a menudo simplemente no funciona. Especialmente a nivel social, el cambio real requiere un activismo más decidido y asertivo. A largo plazo, el enfoque civil más equilibrado puede ser más satisfactorio en sentido personal e incluso moral. Pero como dice otro dicho: “La rueda chirriante obtiene el aceite”. En el ecosistema en el que viven las personas en situación de discapacidad, la franqueza y la autoafirmación a menudo son más efectivas que esperar pacientemente nuestro turno, sin importar cuáles sean nuestras inclinaciones personales.

IV) Las necesidades y los derechos de las personas en situación de discapacidad no compiten con los demás; se superponen con ellos.

Uno de los principales argumentos para posponer las preocupaciones de las personas en situación de discapacidad en favor de “cosas más importantes” es la idea de que el tiempo y los recursos dedicados a satisfacer sus necesidades es sinónimo de menos tiempo y recursos para la sociedad en general. Desde este punto de vista, una minoría en situación de discapacidad compite constantemente con la mayoría sin discapacidad. Es un juego de suma cero, y las percepciones de equidad dictan que las necesidades especializadas de las personas en situación de discapacidad siempre deben ser una ocurrencia tardía … algo extra a lo que podemos prestar atención cuando todo lo demás se ocupa. Pero esta es una formulación falsa y una receta para la negligencia perpetua.

Suena idealista, pero es demostrablemente cierto … lo que es bueno para las personas en situación discapacidad es bueno para la sociedad. Por ejemplo, la accesibilidad física, como las rampas y las puertas fáciles de abrir, hacen la vida más fácil para todos, con y sin discapacidades. Como se demostró recientemente, las alternativas flexibles para las tareas y procedimientos cotidianos ayudan a todos a adaptarse a lo inesperado. Y las mejores formas de proporcionar servicios y apoyo a las personas en situación de discapacidad generalmente terminan beneficiando a las personas mayores y otras personas sin discapacidad que pueden quedar discapacitadas, especialmente durante una crisis en toda la sociedad. Más dramáticamente, ahora estamos aprendiendo nuevamente cómo las medidas de salud pública que protegen a los más médicamente vulnerables entre nosotros también nos protegen a todos.

Se ha observado que las personas en situación de discapacidad son “canarios en la mina de carbón”. Tendemos a notar debilidades y defectos en la sociedad antes de que se conviertan en desastres generalizados. Hacemos sonar la alarma regularmente, no solo para nosotros, sino para todos. Y nuestras formas innovadoras de sobrevivir y prosperar señalan el camino para que toda la sociedad supere tiempos difíciles y emergencias globales. Y cuando nuestras necesidades compiten directamente con los demás, a menudo es una cuestión de vida o muerte … en cuyo caso, literalmente, no tenemos más remedio que aluchar como si nuestras vidas dependieran de ello.

La generosidad es una virtud universal, y las personas en situación de discapacidad son totalmente capaces de dar y recibir. Al mismo tiempo, la posición de las personas en situación de discapacidad en la sociedad a veces les da pocas opciones más que insistir en sus necesidades y derechos, sin importar lo que esté sucediendo a su alrededor. No hay necesidad de que han de sentirse culpables o que estén obligados a contener cuando nuestras voces se necesitan más que nunca. Y el resto de la sociedad debería escuchar.

Fuente: Pulrang, A. (2020). 5 Reasons Why There’s No Wrong Time To Fight For Disability Rights. Forbes. Recuperado de (https://www.forbes.com/sites/andrewpulrang/2020/04/24/5-reasons-why-theres-no-wrong-time-to-fight-for-disability-rights/?fbclid=IwAR2CGg7-4bWIOohOzqWxJSoqG2HGAz0aIv1T89_jeM9QcWcX—tJKgWv_Q#6501bc1a3ac1). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Contacto Visual: Sólo Para La Validación Del Destinatario

Imagina si quieres un mundo tranquilo, bien ordenado, siempre y cuando todo tenga su lugar.

Imagine una calidez, acogedor y reconfortantemente familiar. Tu propio calor, solo el tuyo.

Ahora imagine faros, brillantes e intrusivos como en una noche de inviernos, ardientes e intensos. Brillan intensamente a través de su calor y seguridad, y empujan sus ojos profundamente en sus cuencas hasta que es insoportablemente doloroso.

Esos faros son los ojos de alguien que hacen contacto visual intenso con los tuyos.

“¡Mírame!” La boca debajo de los ojos ordena. “No quiero, me duele …” piensas.

“¿Todo esto es parte del problema que ves?” La voz le dice a tus padres que asienten con tristeza: “Falta de contacto visual, esto debemos eliminarlo. Es una señal de incumplimiento, una señal de desprecio. El niño está perdido, ¿ves …?

“¿Qué?” Tú piensas, desconcertado/a, “¡Estoy aquí!”

Sus padres firman un formulario dando permiso para que comience el análisis de comportamiento aplicado intenso.

Cuarenta horas a la semana.

Cuarenta horas de “mírame”/”manos calladas”? No más aleteo de tus manos en un idioma que solo tú conoces, no más aleteo de tus manos mirando gotas doradas de felicidad volar de tus dedos mientras tarareas … no más relámpagos furiosos volando de tus uñas mientras sacudes tus manos con tanta fuerza que tus muñecas golpean.

No mas .

El contacto visual, ¿para quién es? No es para para las personas en el Espectro Autista. Es para el/la destinatario/a. Es para su propia validación asegurarles que sabes que existen. Que sabes que están hablando de que tú obedeces. Que los reconoces.

No se trata de las personas que viven la condición; No es beneficioso para ellas hacer algo que en muchos casos es doloroso.

Invasivo.

Es para ellos.

No entienden cómo evitar el contacto visual, las manos que se mueven rápidamente, el zumbido y el rebote de los pies.

El balanceo rítmica que empleas para consolar, un balanceo que es universal si solo miraran a un/a padre/madre que mece a un bebé: seguridad.

Previsibilidad.

“Las líneas están prohibidas”, entona la voz. “¡Son una señal de que el/la niño/a quiere controlar el entorno en el que se encuentra! Cuando comienza a hacer una lo estropea de inmediato”, sus padres asienten. “Retira el control”. La voz dice con aire de superioridad.

“¡Pero los necesito!”, dice él/ella. “Me ayudan a dar sentido a, bueno, todo. Me ponen a salvo, cuando todo lo demás está cambiando, sé que están allí”.

Con demasiada frecuencia, la sociedad tiene la idea errónea de que si sus ojos no se levantan cuando tú u otra persona se está comunicando, entonces tiene algo que ocultar.

¿Y si ese algo es tu alma?

¿Qué pasa si es todo lo que te queda en un mundo que es demasiado brillante? ¿y rápido? Entonces tiene sentido que tantos Autistas encuentren paz en un entorno natural.

El canto de los pájaros, el agua corriendo y el viento en los árboles seguramente es preferible a los pitidos, los reflejos brillantes en el vidrio y el murmullo sin sentido de cien conversaciones a la vez.

Una vez que las palabras salen de la boca de una persona, ¿a dónde van? ¿Siguen yendo? Como estoy seguro, muchos autistas escuchan los ecos de las palabras que se dijeron hace mucho tiempo.

Imagina.

Los demás nunca pueden saber lo que es ser una persona en el Espectro Autista, sentirse tan cómodo en su propia compañía que un día solo es el paraíso. Imagina no tener ese tiempo, ese silencio.

No intentes validarte a través de tu hijo/a, si él/ella no desea hacer contacto visual no lo/la obligues. La validación de que tú existes está ahí frente a ti.

Tu hijo/a.

Valídalo/a. Acéptalo/a y defiéndelo/a. No está ahí para tu definición, está ahí porque tú lo/la hiciste así.

Fuente: Dalmayne, E. (2017). Eye Contact: For The Recipient’s Validation Only. Thinking Person’s Guide To Autism. Recuperado de (http://www.thinkingautismguide.com/2017/05/eye-contact-for-recipients-validation.html). Traducido por Maximiliano Bravo.

Compartir Vídeos “Inspiradores” Sobre El Espectro Autista Es Deshumanizante

Las compañías periodísticas aman las noticias inspiradoras sobre el Espectro Autista. Titulares como “Porrista invita a un chico en el Espectro Autista a la fiesta de graduación“. “Mira como este maravilloso peluquero corta el cabello de un niño en el Espectro Autista“. “Este joven en el Espectro Autista corre maratones. ¿Cuál es tu excusa?” “La inspiradora historia de cómo esta persona en el Espectro Autista superó las probabilidades de …” Ya saben el resto de la historia.

Estos vídeos (o artículos) se conocen comúnmente como “porno de inspiración” y afectan a personas con diferentes discapacidades, no solo personas en el Espectro Autista. Por lo general, hay dos tipos diferentes, los cuales son igualmente deshumanizantes.

El primer tipo son historias que se centran completamente en personas neurotípicas. Las personas en el Espectro Autista, que están incluidas, no son más que un accesorio para mostrar la amabilidad y generosidad de las personas neurotípicas. Todo es a costa nuestra y el mensaje que envía es preocupante. Aparentemente, ¿tratar a las personas en el Espectro Autista como seres humanos reales merece elogios y aclamaciones?

Por supuesto, nadie niega que es bueno que las personas estén o no estén en el Espectro Autista reciban regalos especiales, o que los inviten a la fiesta de graduación, o que se les den oportunidades y un largo etcétera. ¿Pero cuál es el motivo real aquí? ¿Por qué filmarlo y ponerlo en las noticias? Seguramente, si estas personas fueran realmente tan amables y generosas con los seres humanos, ¿este tipo de comportamiento sería algo cotidiano para ellos? No habría necesidad de llamarle la atención.

El mundo necesita que los seres humanos sean más amables entre sí, no hay duda de eso. Sin embargo, no es una noticia sana, cuando el receptor de estos “actos de bondad” es ignorado en su mayoría. El micrófono casi nunca pasa a las personas en el Espectro Autista; casi siempre se trata de felicitar e idolatrar a la persona que se comportó de una manera tan “reflexiva y amable” ante un alma tan “desafortunada”. A menudo, después de que las cámaras se han ido, todos los demás reanudan sus vidas y las personas que viven la condición vuelven a ser ignoradas.

Las personas en el Espectro Autista deben ser tratadas con amabilidad, deben ser invitadas a la fiesta de graduación, etcétera. Pero no deberíamos tener que hacerlo cuando hayan cámaras al frente de nosotros, debería ser algo normal. No queremos estos actos de lástima, que solo sirven para que otras personas se vean bien. Queremos una verdadera aceptación y amabilidad cotidiana que no requiera un esfuerzo monumental de parte de las personas neurotípicas.

El segundo tipo de vídeo objetifica a las personas en el Espectro Autista y los sostiene como una inspiración simplemente por lograr cosas mundanas que nunca justificarían cobertura periodística si fueran hechas por nuestras contrapartes neurotípicas. Es como tratar a las personas que viven la condición como una exhibición de zoológico y alienta la separación entre “nosotros” y “ellos”. Alienta a las personas a sentirse mejor acerca de sus propias vidas porque les hace pensar: “Me alegro de no ser una persona en el Espectro Autista, así que no tengo que sufrir tanto como ellos”. O “si una persona en el Espectro Autista puede hacerlo, entonces realmente no puedo tener una excusa”.

Pero no existimos únicamente para inspirar a los demás. De hecho, este tipo de noticias distraen completamente a todos de las necesidades reales de las personas en el Espectro Autista. Para una persona en el Espectro Autista, a nivel personal, sí, es un logro poder conseguir un trabajo a pesar de las probabilidades en su contra. Incluso merecen una palmadita en la espalda y un buen saludo de parte de sus conocidos. Pero sus vidas personales no son asunto del mundo en general a menos que estén completamente incluidas.

Es responsabilidad de todos romper el estigma que existe para las personas en el Espectro Autista y ayudarnos a construir una sociedad inclusiva que funcione para todos, independientemente de nuestra neurología. Es responsabilidad de todos ver a las personas en el Espectro Autista como seres humanos iguales y, si seguimos compartiendo vídeos “inspiradores”, les estamos diciendo a todo el mundo que no consideramos a las personas en el Espectro Autista como iguales, menos aún como seres humanos.

Fuente: (2019). DAY 9: SHARING ‘FEEL GOOD’ VIDEOS ABOUT AUTISTICS IS JUST GROSS. Autistic Bride. Recuperado de (http://autisticbride.co.uk/2019/04/09/day-9-sharing-feel-good-videos-about-autistics-is-just-gross/?fbclid=IwAR2W5nb7xAgATCSTDMKqNpo7TaJs5R9xuvLveE3Wbzgs6Q2p-FKrfq5Ht-w). Traducido por Maximiliano Bravo.

5 Reglas Útiles Para El Mes De Aceptación Del Espectro Autista Y Más Allá

Las palabras, símbolos y campañas que vemos durante el mes de aceptación del Espectro Autista nos recuerdan los errores comunes que cometen las personas al escribir sobre personas que viven la condición. Aquí hay algunas reglas útiles a tener en cuenta.

I) A muchos de nosotros no nos gusta el lenguaje persona-primero: Una de las primeras cosas que muchos profesionales aprenden acerca de la discapacidad es que cuando se habla de discapacidad, siempre debe poner a la persona primero. Sin embargo, muchas personas en situación de discapacidad no están de acuerdo. Esto es especialmente cierto (aunque no universal) en la comunidad del Espectro Autista. Muchos de nosotros simplemente vemos nuestra condición como otra parte de lo que somos. Si alguien tiene que mirar más allá para vernos como personas, tenemos que preguntarnos si realmente ven quiénes somos. Los chilenos pueden ser personas sin ser “personas con ciudadanía chilena”. Entonces, ¿por qué debemos ser “personas con Espectro Autista”?

Por supuesto, si está hablando con una persona en particular, siempre es mejor preguntarle su preferencia. Algunos de nosotros realmente preferimos el lenguaje persona-primero. Por esa razón, a menudo se pueden alternar términos al escribir sobre el Espectro Autista. Otra frase que a veces puede funcionar como una opción respetuosa es “persona en el Espectro Autista”.

II) Estamos cansados ​​(y desconfiamos) de las campañas de sensibilización: Cada mes de aceptación del Espectro Autista, las organizaciones benéficas de la condición dirigidas por padres y profesionales piden a sus seguidores que difundan la conciencia iluminando edificios y monumentos en azul, vistiendo ropa azul y abrochando las solapas de las piezas del rompecabezas.

Esto no hace nada para abordar los problemas prácticos muy reales que enfrentamos. Estas campañas a menudo propagan el miedo y promueven estereotipos dañinos.

Autism Speaks, la organización responsable de la campaña “Light It Up Blue”, describe la generación actual de niños, adolescentes y adultos jóvenes en el Espectro Autista como una crisis de salud pública y una carga para las familias y los gobiernos. A lo largo de la larga historia de la cinta del rompecabezas, a menudo se ha asociado con la creencia de que a las personas en el Espectro Autista les faltan piezas, que se deben encontrar para que podamos recuperarnos. Con este contexto en mente, muchos de nosotros vemos stickers de la cinta de rompecabezas y luces azules en los puntos de referencia de nuestras ciudades como signos de odio, no de apoyo.

III) Nada sobre nosotros sin nosotros: No es raro ver historias de interés humano sobre el Espectro Autista donde padres, profesores, terapeutas e incluso auxiliares de aseo comparten sus ideas sobre una persona en el Espectro Autista y lo que la condición significa para ellos. ¡La única persona que no recibe una palabra es el sujeto del artículo!

No todas las personas en el Espectro Autista podrán responder a las preguntas de una entrevista. Sin embargo, a muchos que si pueden simplemente no les preguntan. Otros pueden hablar o escribir, pero tienen dificultades para responder preguntas en tiempo real. Para estas personas, las adaptaciones simples como proporcionar preguntas escritas de la entrevista con anticipación pueden marcar una gran diferencia.

Otro error común es suponer que ninguna persona en el Espectro Autista leerá un artículo sobre la condición. Los autores escriben “a diferencia de tú y yo” o “como tú y yo”, pero rara vez somos incluidos como parte del “nosotros” al que se refiere el autor. La verdad es que no hay ningún lugar donde pueda asumir con seguridad que ninguno de nosotros está presente. El Espectro Autista es una condición extremadamente variable, donde muchas combinaciones diferentes de rasgos pueden conducir al mismo diagnóstico. Cualquiera que sea tu audiencia, es probable que al menos algunos de nosotros ya estemos en ella.

IV) Queremos vivir bien, no volvernos normales: Muchas intervenciones del Espectro Autista se centran en hacer que las personas que viven la condición se parezcan más a las personas neurotípicas. Los objetivos comunes de las terapias incluyen aumentar el contacto visual y reducir los movimientos inusuales.

Estas no son prioridades típicamente seleccionadas por personas en el Espectro Autista. Las prioridades más comunes incluyen reducir el impacto de las desventajas asociadas con nuestra condición, como la ansiedad y la hipersensibilidad sensorial; habilidades de aprendizaje necesarias para tener éxito en la educación y encontrar empleo; y acceder a apoyo y adaptaciones para ayudar con la vida diaria.

Puede haber costos intolerables asociados con un enfoque en lograr una apariencia de normalidad. El contacto visual puede ser dolorosamente intenso e intrusivo, o puede ser imposible hacer contacto visual simultáneo con alguien y comprender sus palabras habladas. Permanecer quieto puede requerir una gran cantidad de atención, dejando poco para aprender. Agitar las manos puede ser una expresión de alegría o una forma de recuperar la sensación de dónde está el cuerpo en el espacio.

A aquellos de nosotros que nos hemos hecho parecer más normales o hemos logrado algunos de nuestros objetivos, a menudo se nos dice que hemos “superado” el Espectro Autista. Esto es engañoso. A menudo hemos tenido que enfrentar y superar prejuicios, o poner mucho más trabajo en aprender una habilidad que es más fácil para los demás. Podemos tener dificultades en áreas de nuestras vidas que los demás no ven. Esta puede ser una historia bastante buena por sí sola, sin necesidad de recurrir a clichés cansados ​​sobre la “superación” del Espectro Autista

V) Las etiquetas funcionales no son informativas y son dañinas: Cuando te faltan palabras, las frases rápidas como bajo y alto funcionamiento pueden ser tentadoras. Sin embargo, estas frases significan tantas cosas diferentes para diferentes personas que no son muy informativas. Alguien puede parecer de alto funcionamiento para una persona porque puede hablar en oraciones completas y de bajo funcionamiento para otra persona porque no está incluida en un colegio ordinario. Es posible que alguien más no pueda cocinar, conducir o navegar el transporte público de manera independiente, pero se graduó de la universidad con honores. ¿Dónde encajan?

Con demasiada frecuencia, la respuesta es que las etiquetas funcionales se usan para descartar a todos. Como dijo Laura Tisoncik, “la diferencia entre el autismo de alto funcionamiento y el de bajo funcionamiento es que alto funcionamiento significa que se ignoran sus déficits, y bajo funcionamiento significa que se ignoran tus ventajas“.

Una mejor opción es a menudo ser simplemente específico. Piensa en lo que quieres decir cuando quieras usar uno de esos términos abreviados. Si quiere decir que alguien no puede hablar, o necesita ayuda para administrar las finanzas, o se descompensa frecuentemente, puede ser mejor decir eso.

Fuente: Albretch, K. (2020). 5 Guidelines for Autism Acceptance Month and beyond. AssistiveWare. Recuperado de (https://www.assistiveware.com/blog/5-guidelines-for-autism-acceptance-month?fbclid=IwAR2kGMccEbw_emu4yWcEm7BVgrt7fGHfla2adfwCMqX1qvsTUOBKnwS9XTw). Traducido por Maximiliano Bravo.

Responder A La Desexualización Sin Lastimar A Los Demás

Ser desexualizado/a es horrible, y también es muy difícil hablar sin parecer que tienes derecho a la atención sexual o romántica de otras personas. Especialmente cuando estás hablando con personas que han recibido mucha atención sexual intrusiva y que no son conscientes de que la desexualización también ocurre y también es un problema.

Otra complicación es que muchos adultos realmente son asexuales o arrománticos. Esa es una buena manera de ser, y es importante reconocer que esas personas existen y no están rotas. Objetar a la desexualización no significa objetar a las personas asexuales.

Las personas que desexualizan a adultos en situación de discapacidad de esta manera no reconocen la edad adulta asexual; niegan la adultez de las personas en situación de discapacidad y expresan dicha adultez en términos sexuales. Lo que también perjudica a los adultos asexuales).

La desexualización es cuando las personas se niegan a reconocer o respetar algunas cosas básicas:

  • Que has alcanzado la edad adulta o eres un adolescente.
  • Que es tan probable como cualquier otra persona de su edad experimentar una atracción romántica y sexual.
  • Que si experimentas atracción sexual y/o romántica, es tan significativo e importante como la atracción que alguien más experimenta.
  • Si lo deseas, es completamente apropiado que actúes de acuerdo con tus sentimientos sexuales y/o románticos.
  • Tiene el mismo derecho a los límites físicos, sexuales y emocionales que cualquier otra persona.

Las personas que te desexualizan pueden tratarte de manera inapropiada en la dinámica del grupo, por ejemplo:

  • Asumir que nunca te enamorarás de nadie en tu grupo de amigos
  • Asumir que no tienes una cita real y que siempre estarás disponible para ir a los eventos de pareja con alguien que sea atrapado sin pareja en el último minuto.
  • Al decir cosas como “Odio a los hombres/mujeres/quien sea. Tienes tanta suerte que no tienes que lidiar con salir con ellos “.
  • O como “Es genial hablar contigo sobre estas cosas. Estoy tan cansado de cómo todos los demás están incomodando al grupo con su dramas amorosos”.
  • O comentarte lo difícil que es para ellos encontrar una pareja sin tener en cuenta que podrían compartir esta frustración, y que probablemente sea más difícil para usted de lo que es para ellos.
  • O hacer bromas sobre cómo eres su “novio/a”, ignorando la posibilidad de que quieras ser el/la novio/a de alguien y que, de hecho, te sientas atraído/a por ellos.

Las personas que te desexualizan a veces tampoco observan límites sexuales apropiados, por ejemplo:

  • Asumir que las reglas de modestia no son aplicables a ti.
  • Desnudarse frente a ti (en una comunidad en la que normalmente se consideraría inapropiado que alguien de tu edad y género se desnude de alguien de su edad y sexo).
  • Tocarte de maneras que se consideran inapropiadamente íntimas en tus círculos sociales para personas que no están involucradas romántica o sexualmente
  • Adoptar posturas sugestivas o estar inapropiadamente cerca. Por ejemplo, al tener los senos o la entrepierna demasiado cerca de la cara.
  • Las reglas de desnudez, contacto físico y cercanía aceptables son diferentes en diferentes culturas, y eso está bien. Lo que no está bien es haber establecido reglas de modestia/ límites pero ignorarlas al interactuar con personas en situación de discapacidad.

Está bien enojarte por este tipo de cosas, y está bien insistir en que las personas te traten con más respeto. Está bien esperar que las personas respeten tu madurez, tu capacidad romántica y sexual y tus límites físicos y emocionales.

Por ejemplo, está bien decir “Soy un/a hombre/mujer adulto/a; no deberías cambiarte de ropa frente a mí “o” No soy tu novio/a; deja de tocarme así “, o” No quiero ir a ese evento contigo a menos que sea una cita real”, o” No me gusta cuando haces bromas sobre salir conmigo” o “Me enamoro, tú también lo sabes”. Esto probablemente hará que algunas personas se sientan incómodas; y eso está bien. No tiene que hacer todo el trabajo emocional para hacer que las interacciones sociales sean cómodas; está bien tener límites incluso cuando a otras personas no les gustan. También está bien insistir en que las personas reconozcan y respeten tu edad, incluso si prefieren verte como un niño.

Está bien enojarte porque las personas te traten mal en áreas relacionadas con la sexualidad, y está bien insistir en que te traten mejor. Está bien sentirte frustrado/a cuando estás soltero/a y no quieres estarlo, y está bien sentirte frustrado/a por el papel que desempeña el capacitismo en hacerte difícil encontrar pareja.

También es importante tener cuidado de que esta frustración no se convierta en resentimiento contra las personas por tener límites sexuales propios. Puede ser fácil para algunas personas confundirse acerca de esto cuando comienzan a darse cuenta de que está bien tener sentimientos sexuales, y no está bien que otros lo traten como si su discapacidad significara que su sexualidad no cuenta. Si has sido excluido de la sexualidad legítima durante toda tu vida, es probable que hayas perdido oportunidades de aprender sobre el consentimiento y las interacciones sexuales y románticas apropiadas. Eso no es tu culpa; Es su responsabilidad intervenirlo. Ser objeto de discriminación no te da derecho de violar los límites de otras personas, incluso si no lo haces a propósito.

Es importante tener en cuenta que nadie está obligado/a a salir contigo, tener relaciones sexuales contigo, permitirte tener intimidad física con ellos, considerar salir contigo, justificar su falta de interés en salir contigo y un largo etcétera.

Eres humano/a, por lo que es probable que algunas veces tengas sentimientos menos que ideales sobre estas cosas. Puedes sentirte celoso/a, molesto/a o incluso enojado/a con las personas que realmente no han hecho nada malo. Está bien que te sientas así; no tienes que tener un control sobrehumano de tus sentimientos para tratar bien a las personas. Lo importante es que no lo alimentes y que no actúes sobre él. En particular, es importante no cultivar la ofensa cuando las personas con las que estás interesado en salir no están interesadas en ti. Eso no lleva a nada bueno.

El rechazo es desagradable, y es peor cuando ya estás realmente solo/a, y sabes que el capacitismo probablemente es un factor importante por el cual algunas personas que te atraen no están interesadas en ti. Puede ser realmente tentador sentirte ofendido/a cuando las cosas son tan difíciles. Es importante tener en cuenta que las personas que te rechazan no te están haciendo daño, y encontrar formas constructivas de lidiar con eso que no impliquen desprecio por las personas que le atraen.

También es importante tener en cuenta que está bien que seas una persona sexuada y que expreses interés en salir con personas. Incluso si te encuentras con personas que se sienten profundamente incómodas con la idea de que las personas en situación de discapacidad tengan y actúen con sentimientos sexuales y románticos. Esas personas están equivocadas.

Lo más importante es lo siguiente; tu sexualidad nunca es el problema.

Fuente: (2015). Responding to desexualization without hurting others. Real Social Skills. Recuperado de (https://www.realsocialskills.org/blog/responding-to-desexualization-without-hurting). Traducido por Maximiliano Bravo.

La “Intervención” Número 1 Para El Espectro Autista

Cuando un niño/a pequeño/a recién ha sido diagnosticado en el Espectro Autista, una de las primeras conversaciones que tenemos es sobre la intervención temprana. Los profesores, los médicos y otros profesionales suelen hacer un seguimiento de una cita de diagnóstico con recomendaciones para terapias, como terapia lingüística, terapia ocupacional y psicoterapia. Cuando se entrega con respeto y comprensión, los beneficios de estos apoyos tempranos y continuos pueden ser enormes.

Pero falta una pieza crucial en esta lista de recomendaciones; algo que, sin embargo, podría decirse que afecta a cada experiencia que el/la niño/a en el Espectro Autista tendrá. Más de lo que necesitamos para movernos, comunicarnos o “funcionar en la sociedad”; lo que sea que eso signifique, las personas en el Espectro Autista necesitan la oportunidad de desarrollar una identidad positiva. Una identidad positiva del Espectro Autista, donde la condición sea vista como un aspecto positivo de nosotros mismos, donde acogemos nuestras diferencias y perspectivas del Espectro Autista como poderosas y válidas, una fuente de fortaleza y contribución al mundo. Una identidad positiva del Espectro Autista: donde no crecemos cuestionando nuestro lugar en la sociedad, donde no nos sentimos avergonzados de nuestras necesidades, donde sabemos que, como personas en situación de discapacidad, todavía somos íntegros, importantes y valiosos. Una identidad positiva del Espectro Autista: donde entendemos lo que significa vivir la condición y por qué hacemos las cosas que hacemos, sin tratar de arreglar nada. Donde podemos hacer nuestra estereotipias, o experimentar nuestras sensibilidades sensoriales sin tener que disculparnos. Donde podemos relajarnos en quiénes somos naturalmente y aceptar todos los rasgo de nuestra condición.

Necesitamos una terapia para ESO.

No porque las personas en el Espectro Autista naturalmente se odien a sí mismas o porque no nos les guste vivir su condición.

Porque nuestra cultura actual, repugnantemente capacitista, ha destruido la identidad autista y nos ha arrojado a la crisis. Porque hemos sido reducidos a una serie de déficits en un libro de texto médico. Porque nuestras personalidades, preferencias y respuestas a eventos traumáticos han sido analizadas y posteriormente secuestradas por psicólogos y terapeutas conductuales, como problemas a resolver. Porque nuestros padres tienen listas de “señales de alerta” para el Espectro Autista en sus refrigeradores, e historias sobre todas las cosas que los niños en el Espectro Autista nunca harán, en sus mentes.

Toda esa negatividad tiene un precio. En este momento, las personas en el Espectro Autista enfrentan entre 2 y 4 veces la tasa de depresión en personas neurotípicas; cerca de 3 veces la tasa de ansiedad, y más de 9 veces la tasa de suicidio. La esperanza de vida de las personas autistas varía de solo 36 a 54 años. Si la identidad es una “piedra angular del bienestar”, no es difícil ver cómo las conversaciones sobre lo que significa estar en el Espectro Autista tienen una relación directa con estas cifras y las vidas que representan. Así es como se ve la carga del capacitismo social en las personas en el Espectro Autista. Este es el costo de la discriminación.


La tremenda carga del capacitismo de otras personas hace que la identidad del Espectro Autista sea un campo de batalla. Y tal como están las cosas hoy en día, creo que es necesario que cada persona en el Espectro Autista practique activamente una identidad positiva. También necesitamos examinar nuestro propio capacitismo. Necesitamos practicar el amor propio intencional, protegernos de las narrativas dañinas, conectarnos con nuestra comunidad y saturarnos de experiencias que nos demuestren un sentido de pertenencia.

Y para nuestros hijos, necesitamos desesperadamente una intervención temprana (y continua) para ayudar a los jóvenes en el Espectro Autista a desarrollar un fuerte sentido de orgullo acerca de quienes son. Los niños en el Espectro Autista deben estar equipados con estrategias protectoras contra la discriminación y el capacitismo, para aprender a tomar una posición contra el lenguaje que nos devalúa, aferrarse a la sensación de alegría que proviene de nuestra forma de estar en el mundo. Necesitamos un servicio que apoye activamente a los niños en el Espectro Autista a medida que continúan en su autoaceptación y autoconfianza naturales, en lugar de permitir que sea destruido por toda una vida al decirles que todo lo que hacen, todo lo que sus cerebros e instintos les dicen que hagan, está mal. Creo que un modelo de terapia de juego o terapia de música/arte, para aquellos que están familiarizados con ellos, podría ser un buen lugar para comenzar.

Sin embargo, la “intervención temprana” más importante es el trabajo realizado por familias de niños en el Espectro Autista. Hay muchas cosas que los padres y otros miembros de la familia pueden hacer para ayudar a sus hijos a desarrollar una identidad positiva del Espectro Autista.

Replantea tu perspectiva sobre la condición. Explora el movimiento de la neurodiversidad y el movimiento de aceptación del Espectro Autista. Encuentra su camino hacia perspectivas que empoderen a tu hijo/a. Lo más importante, recuerda que las personas en el Espectro Autista son personas, igual que tú. Incluso aquellos que viven vidas que no se parecen en nada a la tuya, o cómo imaginaban que serían las cosas.

Consultar a los adultos en el Espectro Autista (como yo). Llévanos a la vida de tu hijo a través de la literatura, los medios de comunicación, Internet y grupos de reunión. En un mundo de demasiada información, enfócate en el respeto y la confianza. Déjate guiar por estos valores mientras crías a tu hijo/a. Respeta a tu hijo/a y confía en que él/ella crecerá y aprenderá a su debido tiempo.

Más que una comunicación efectiva, más que un comportamiento “apropiado”, los niños en el Espectro Autista necesitan la oportunidad de desarrollar una identidad positiva. Esto, por encima de cualquier otra cosa, debe ser la máxima prioridad de las conversaciones sobre la intervención temprana y el “tratamiento” para el Espectro Autista, si queremos avanzar en el alivio del inmenso dolor que viven las personas en el Espectro Autista. Dolor que no proviene de nuestra condición, sino de la forma en que nos tratan las personas que nos rodean. Reunámonos todos y formemos a estos niños. Lo van a necesitar. Mucho.

Fuente: Meyer, S. (2020). The number one “intervention” for autism. Medium. Recuperado de (https://medium.com/@sara.meyer.1989/the-number-one-intervention-for-autism-4116ce4f859f). Traducido por Maximiliano Bravo.

Los Límites De La Neurodiversidad

La diversidad neurológica es un hecho biológico. La función neurológica varía entre individuos al igual que otros rasgos humanos. La diferencia es que la diversidad neurológica no se ha reconocido hasta hace poco, mientras que la diversidad física siempre ha sido fácil de ver.

La diversidad humana surge como resultado de la genética y el medio ambiente. Hay un gran componente heredable en algunos neurotipos, al igual que la forma del cuerpo tiende a darse en familias. Pero no todo es genética. Los factores ambientales también influyen en el desarrollo humano. La diversidad también está impulsada por la evolución, ya que muchos rasgos confieren ventajas situacionales, pero siempre es un equilibrio, como extremos marcando el límite entre la diferencia y la discapacidad.

El continuo de la función neurológica incluye personas con muchos rasgos cognitivos diferentes. memoria , sensibilidad emocional, habilidad para concentrarse en una actividad, habilidades matemáticas, todas esas cosas varían, al igual que la inteligencia general. La inteligencia emocional ha sido reconocida durante mucho tiempo y ahora estamos viendo que está en un continuo con inteligencia lógica en el otro extremo. En otras palabras, algunas personas se rigen por las emociones, mientras que otras, a la manera de Spock de Viaje A Las Estrellas, son lógicas.

Durante el siglo XX, los psiquiatras dieron etiquetas de diagnóstico a los rasgos cognitivos que se habían observado durante mucho tiempo, pero que no habían sido patologizados con una etiqueta de diagnóstico. Feliz o triste eran estados mentales reconocidos desde hace mucho tiempo; los psiquiatras reconocieron los extremos de estos comportamientos con términos como maníaco o deprimido, y crearon etiquetas formales como “trastorno depresivo mayor”.

El trastorno por déficit atencional con hiperactividad (TDAH) se convirtió en el término médico para algo que los padres llamaron “rebotar en las paredes”. Estar retraído en uno mismo, tener una gama limitada de intereses y tener una capacidad limitada para conectarse e interactuar con los demás se convirtió en el Espectro Autista. El pensador lógico extremo puede exhibir rasgos de la condición, mientras que la persona extremadamente emocional puede manifestar rasgos de esquizofrenia.

Durante varias décadas después de su introducción, términos como TDAH o Espectro Autista solo se usaron para describir a personas con discapacidades graves y profundas. Esas etiquetas se otorgaron a niños cuyo comportamiento era muy diferente al ejemplificado por la mayoría de los niños. Como las diferencias existían en un continuo, dependía del profesional capacitado determinar cuándo la simple diferencia se convirtió en patología.

Como se llame, el rango de función neurológica, que abarca tanto el comportamiento típico como el anormal, observado en varios dominios, describe la diversidad neurológica humana. Eso es neurodiversidad, pero la neurodiversidad también es más. La neurodiversidad se ha convertido en una identidad: cuando las personas que habían recibido diagnósticos psiquiátricos querían identificarse en términos no médicos, sentían que eran “más que un diagnóstico” y creían que las etiquetas médicas los patologizaban o estigmazaban. Pronto, la palabra neurodiversidad fue adoptada por otros que carecían de un diagnóstico formal pero aún se sentían “diferentes”. Para ellos, el término no era la afirmación de una afección médica o un intento de reclamar apoyos por discapacidad, sino más bien una forma de ser en el mundo.

En la cosmovisión de la neurodiversidad, las personas cuya neurología es “promedio” se llaman neurotípicas . Personas cuya neurología difiere del promedio; es decir, tener rasgos del Espectro Autista, dislexia o TDAH son neurodivergentes. Neurodiversidad es el término para el continuo, y la población puede llamarse neurodiversa. Si bien eso parece sencillo, implica “de una manera u otra” que no existe en la vida real. Los psicólogos están de acuerdo en que no existe algo “típico”: todos somos individuos.

Por lo tanto, los líderes de opinión ahora cuestionan el uso de los términos neurodivergente y neurotípico. Argumentan que la neurotipicidad es un concepto inválido ya que no hay personas que hayan sido evaluadas y consideradas de “rango medio” en todas las dimensiones cognitivas. En cambio, cada uno de nosotros tiene una combinación de fortalezas y debilidades, y dado que generalmente no somos probados, nuestras habilidades solo se adivinan. Por lo tanto, neurotípico es simplemente una aproximación, incluso cuando la población es innegablemente neurodiversa. Ninguna palabra nos define; Los individuos se describen mejor por sus rasgos específicos o incluso por sus necesidades de apoyo.

La neurodiversidad es, por lo tanto, un hecho biológico y también un término de identidad. Cuando alguien se identifica con rasgos del Espectro Autista en el contexto de la neurodiversidad, generalmente no busca apoyo médico o adaptaciones para discapacitados, aunque también puede buscar esas cosas mediante un diagnóstico formal. Más bien, buscan un sentido de comunidad al identificarse con lo que creen que es un grupo de ideas afines.

El autodiagnóstico del Espectro Autista o TDAH es controvertido, pero cualquiera es libre de adoptar el paradigma de la neurodiversidad y decir que son “diferentes” porque no están asumiendo una etiqueta médica formal.

En términos de identidad, la mayoría de los que se identifican con el paradigma de la neurodiversidad se ven a sí mismos como diferentes, no deficientes. También pueden sentirse discapacitados, o discapacitados y excepcionales. Generalmente perciben su diversidad neurológica como parte de la diversidad humana sana. Sin embargo, no todas las personas sienten lo mismo por la neurodiversidad. Algunos se sienten tan discapacitados o sufren hasta tal punto que rechazan el paradigma de la neurodiversidad. Se describen a sí mismos como enfermos, dañados o heridos.

Esa diferencia de puntos de vista puede expresarse así: en sus extremos, la diferencia se convierte en discapacidad. Si bien el punto de transición varía de una persona a otra, siempre hay un punto en el que la diferencia sana se convierte en patología o trastorno.

En la mayoría de los casos, la discapacidad está en el ojo del espectador: los estudios han demostrado que la mayoría de las personas se consideran menos discapacitadas, incluso como observadores. Una excepción sería en el mundo del trabajo, donde una persona podría no considerarse a sí misma como discapacitada, pero podría no ser capaz de completar ciertas tareas a tiempo o en absoluto.

La neurodiversidad como hecho biológico se aplica a todos. La neurodiversidad como término de identidad se aplica a muchas personas, pero un número significativo que se siente discapacitado rechaza el paradigma de la neurodiversidad. Ese es un límite de la neurodiversidad.

Los colegios y los lugares de trabajo están desarrollando rápidamente programas de neurodiversidad, con el objetivo de acomodar a una gama más amplia de personas en los colegios y en los trabajos. Esa es una meta noble, y una variedad de apoyos sin duda permitirá que participen personas que han sido excluidas en sus colegios y trabajos en los últimos años. Los programas de neurodiversidad con apoyos intensivos y un modelo de bienestar social ayudarán a una cantidad de personas con discapacidades demasiado significativas para otros programas.

Más allá de eso, sigue habiendo una parte de la población cuyas diferencias cognitivas limitan su participación escolar e impiden su transición al mundo laboral. Es posible que no puedan comunicarse de manera efectiva, o pueden tener impedimentos cognitivos significativos. Pueden tener complicaciones médicas como epilepsia que ponen en riesgo su calidad de vida. Los críticos de la neurodiversidad expresan el temor de que la adopción generalizada del paradigma de la neurodiversidad haga invisibles a esas personas.

Eso no tiene por qué suceder. Los programas para apoyar a las personas con menos discapacidades no deberían ser a expensas de los programas para las personas con más discapacidades. El apoyo para las personas con discapacidad no es un juego de suma cero. La neurodiversidad, ya sea como un hecho neurológico o una identidad social, no debe percibirse como la negación de una discapacidad cognitiva profunda en sus muchas formas. La neurodiversidad es una forma en que las personas se identifican a sí mismas, pero algunas personas están tan discapacitadas que no pueden hacer eso, y no pueden llamarse, con razón, sino discapacidades graves.

Fuente: Robinson, J. (2020). The Limits of Neurodiversity. Psychology Today. Recuperado de (https://www.psychologytoday.com/intl/blog/my-life-aspergers/202003/the-limits-neurodiversity). Traducido por Maximiliano Bravo