Los 5 Tipos de Traumas Neurodivergentes Y Sus Causas

El trauma es un tema candente que afortunadamente está recibiendo mucha atención en la investigación y la práctica en este momento. La evidencia respalda la importancia de la atención informada sobre el trauma. Por lo tanto, los terapeutas en sus prácticas deben incluir una sólida comprensión del trauma y la influencia que tiene en el cerebro y el cuerpo de nuestros clientes.

El trauma es una respuesta a un evento o serie de eventos que hace que alguien se sienta inseguro, amenazado y/o gravemente angustiado. Los puntos de vista tradicionales del trauma típicamente definen un conjunto de eventos comunes que pueden resultar en un trauma como el abuso, la negligencia y la disfunción del hogar. Sin embargo, cada persona experimenta los eventos de la vida de manera diferente, y exactamente el mismo evento puede ser traumático para una persona pero puede no serlo para la siguiente. En otras palabras, el trauma depende de cómo cada persona experimenta o responde a un evento o eventos. Por lo tanto, las respuestas únicas de cada persona siempre deben considerarse y validarse.

Causas del Trauma Por Ser Atípicos Viviendo En Un Mundo Típico

Muchas veces, los puntos de vista traumáticos tradicionales no capturan completamente la experiencia de los alumnos neurodivergentes, lo que resulta en que muchos niños y adultos sean malinterpretados y muchas necesidades subyacentes se pasen por alto.

Estos incluyen traumas por:

I) Trauma Sensorial: Agotamiento sensorial y aprender a ocultar las necesidades sensoriales

Muchas personas que experimentan diferencias sensoriales informan que el mundo puede sentirse muy abrumador, inseguro y amenazante. Por ejemplo, la sensibilidad auditiva puede hacer que ciertos sonidos, como el sonido de un soplador de hojas, una alarma contra incendios o una persona masticando, sean extremadamente dolorosos e insultantes para el sistema nervioso, lo que a menudo provoca una respuesta de estrés extremo. Para algunas personas sin diferencias sensoriales, estos sonidos pueden parecer bastante benignos, pero para una persona que tiene diferencias sensoriales, vivir con estas sensibilidades diarias puede causar un trauma por la experiencia repetitiva de sentirse inseguro y temeroso. Para hacer las cosas aún más angustiosas, muchas veces estas diferencias sensoriales no son validadas o acomodadas por otros y muchos neurodivergentes aprenden a ocultar o enmascarar sus necesidades sensoriales en un esfuerzo por complacer a otras personas o encajar. Esto puede agravar los sentimientos de agobio. y amenaza porque la persona no se siente libre de hacer cosas que puedan ayudarlo a lidiar con sus sensibilidades sensoriales y sentirse más seguro en el mundo.

II) Trauma Social: Abuso, aislamiento, sentirse diferentes y camuflaje social

El grado en que las personas neurodivergentes experimentan el abuso y el aislamiento tiende a ser mucho mayor que el de la población general y, en general, se reconoce que el abuso y el aislamiento pueden ser una causa de trauma. Sin embargo, los traumas sociales que normalmente no se discuten, pero que afectan a muchas personas neurodivergentes, incluyen la experiencia de sentirse diferente a los demás. Especialmente a edades más jóvenes, las personas neurodivergentes a menudo informan que no entendían por qué se sentían diferentes, por ejemplo, por qué simplemente no parecían encajar o por qué parecía que no podían mantenerse al día o por qué no pensaban como muchos. de los demás a su alrededor. La neurodivergencia o desviarse de la «norma de comportamiento» generalmente no se celebra en nuestra sociedad*; por lo tanto, muchos pensadores muy talentosos, inteligentes, creativos y únicos se sienten menos que, no lo suficientemente buenos y gravemente angustiados, lo que lleva al trauma. Además, en un esfuerzo por encajar, complacer a los demás, ganar refuerzos, muchos neurodivergentes enmascaran su verdadero ser, casi perdiendo una parte de lo que son como personas, lo que por supuesto puede agravar el trauma experimentado.

*Afortunadamente, están surgiendo fuertes movimientos de neurodiversidad para mejorar las cosas… ¡pero ciertamente tenemos un camino por recorrer!

III) Trauma de Obediencia: Peligros de la normalización y los enfoques conductuales superficiales

Desafortunadamente, muchas personas neurodivergentes han sido víctimas de enfoques de cumplimiento y normalización. Como se mencionó en Trauma 2, la Neurodivergencia o desviarse de la «norma de comportamiento» no es ampliamente aceptado y los enfoques para normalizar a las personas neurodivergentes proliferan en la profesión terapéutica. Por ejemplo, algunos de los programas de habilidades sociales que a menudo se centran en cómo «actuar» de una «form socialmente aceptable o típica» para dar a otros «buenos pensamientos». Por supuesto, siempre es bueno ser amable, sin embargo, muchos argumentan que estos programas de habilidades sociales pueden ser extremadamente críticos: ¿Quién puede determinar qué es un «comportamiento socialmente aceptable o típico» de todos modos?

Además, muchas personas neurodivergentes experimentan respuestas de estrés extremas que a veces se etiquetan erróneamente como «comportamientos desafiantes», que a su vez a menudo conducen al uso de enfoques conductuales impulsados ​​​​por el cumplimiento y «arreglar» los «comportamientos desafiantes observables». Estos enfoques de obediencia solo ven el comportamiento desde la superficie y no reconocen, investigan ni comprenden las verdaderas causas subyacentes de por qué una persona puede estar luchando para prosperar en su ambiente actual. La falta de comprensión de las razones subyacentes a menudo conduce al uso de apoyos traumatizantes que promueven la obediencia mediante el uso de métodos externos de control, como el refuerzo, el castigo, la ignorancia planificada o la retención de intereses hasta que se ganan.

IV) Trauma Neurológico: Diferencias de comunicación y manejo de la incertidumbre

Como su nombre lo indica, el trauma neurológico puede ocurrir a partir de diversas variaciones neurológicas, como las diferencias de comunicación y el agobio por la incertidumbre. Por ejemplo, cuando una persona tiene dificultad para comunicar necesidades, deseos, pensamientos, ideas, preguntas, etc. importantes, puede resultar en una sensación de incomprensión e inseguridad, lo que puede resultar en un trauma. Incluso para las personas neurodivergentes que son hablantes, cuando se sienten agobiados o ansiosos, a menudo su capacidad para comunicarse de una forma entendible para los demás puede verse drásticamente afectada. Además de las diferencias de comunicación, navegar por la incertidumbre puede ser muy angustioso para muchas personas neurodivergentes. Es por eso que a menudo prefieren la previsibilidad, la repetitividad y la necesidad de uniformidad, pero a menudo se les etiqueta erróneamente por ser rígidos e inflexibles cuando, de hecho, se esfuerzan por hacer que su mundo se sienta lo más seguro posible. Sin embargo, todos sabemos que, a pesar de nuestros mejores esfuerzos, la vida aún puede ser muy incierta, lo que hace que muchos experimenten el trauma de un mundo que cambia rápidamente.

V) Trauma Médico: Ser incomprendidos por los proveedores médicos y de salud mental

Numerosas personas neurodivergentes reportan experiencias angustiosas cuando navegan por citas médicas y de salud mental. Gran parte de esta angustia proviene de sentirse incomprendidos, no escuchados y no acomodados por los proveedores. Las personas neurodivergentes pueden presentar necesidades médicas o de salud mental que pueden desviarse de la norma, sin embargo, la mayoría de los proveedores intentan satisfacer sus necesidades con el enfoque estándar que está diseñado para el tratamiento exitoso de las masas, en lugar de un enfoque individualizado que reconoce y acomoda la Neurodivergencia. Para ser justos, la mayoría de los proveedores no tienen la capacitación adecuada para comprender y apoyar a los pacientes neurodivergentes. Algunos quieren hacerlo bien, pero no saben cómo proporcionar un proceso exitoso para agendar las citas médicas. Sin embargo, tampoco es inusual que los proveedores de salud se niegan a ver y adaptarse a la Neurodivergencia (incluso cuando se les solicita). En ambas situaciones, eso genera desconfianza en los proveedores y angustia por las citas médicas en las personas neurodivergentes.

Fuente: Mahler, K. (2021). Unsafe, Unheard & Misunderstood: Trauma & Neurodiversity. Recuperado de (https://www.kelly-mahler.com/resources/blog/unsafe-unheard-misunderstood-trauma-neurodiversity/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Dermatilomanía Y Tricotilomanía

¿Dermatilomanía? ¿Tricotilomanía? ¡¿Qué significa eso?! ¡BUENA PREGUNTA!

Significa rascarse compulsivamente la piel y tirar compulsivamente del cabello, respectivamente. La primera puede incluir rascarse las costras, bultos en la piel, acné, cutículas, etc. La última puede incluir arrancarse o rasgarse las pestañas, las cejas, el vello facial, el vello corporal, etc.

¿Y qué tienen que ver con el Espectro Autista? Muchos adultos que viven la condición necesitan ayuda para manejar uno o ambos impulsos irresistibles y repetitivos, lo que es justamente el propósito del artículo del día de hoy.

I) Redirecciones:

  • Aplicar un vendaje líquido y luego quitártelo.
  • Usar un anillo giratorio antiestrés o algún otro tipo de joyería estimulante.
  • Llevar contigo un juguete estimulante para jugar.
  • Hilar, tejer y hacer crochet (y llevar tus herramientas a todas partes).
  • Llevar contigo una lima de uñas para alisar las zonas ásperas de las uñas y mantener las manos ocupadas.
  • Llevar plasticina y romperla en pequeños pedazos.
  • Jugar con masilla moldeable.
  • Rasgar papel o pañuelos en pedazos pequeños.
  • Tejer pulseras (¿Recuerdas las «pulseras de la amistad»? ¡Excelente forma de mantener las manos ocupadas!)
  • Usar esmalte de uñas y retirarlo.

II) Barreras:

  • Usar guantes.
  • Use uñas postizas (puede hacer que sea más difícil pellizcar/jalar, pero sobre todo ayuda a recordarle que no lo haga).
  • Usar un sombrero o un pañuelo en la cabeza si te pellizcas/tiras del cuero cabelludo/cabello (usa un gorro de dormir si lo haces mientras duermes).
  • Aplicar loción en las áreas problemáticas de depilación regularmente durante el día (hace que sea más difícil de depilarse y ayuda a eliminar las áreas ásperas que desencadenan el depilado).
  • Cúbrase las yemas de los dedos con tiritas o cinta médica.

III) El método de la “respuesta competidora”:

  • Apretar los puños durante 60 segundos.
  • Presionar las uñas y apretar las yemas de los dedos.
  • Practicar la respiración diafragmática (abdomen profundo) (inhalar y exhalar durante la misma cantidad de tiempo para disminuir e igualar tu ritmo cardíaco).
  • Mojar completamente tu cabello.
  • Lavarte el cabello (haz un tratamiento de acondicionamiento profundo que tenga que reposar debajo de un gorro de ducha durante mucho tiempo.
  • Cepillar tu cabello en lugar de jalarlo.
  • Pintar tus uñas.
  • Hacer stims con texturas suaves o raras.
  • Acariciar a tu mascota.
  • Mascar chicle.
  • Otros stims variados: Sostener cubitos de hielo, escuchar música fuerte, colgarte boca abajo de tu cama y moverte, golpear una almohada.

IV) El método de “reducir la ansiedad”:

  • Practicar ejercicios de respiración profunda.
  • Meditar.
  • Practicar la atención plena.
  • Tomar una ducha o un baño
  • Escribir sobre tus sentimientos.
  • Cada vez que quieras recoger/jalar/morder/etcétera, escríbelo y ponlo en un frasco. Imagina ese pensamiento intrusivo siendo sellado en ese frasco.
  • Evitar la cafeína después de las 12 p. m. (o en general).
  • Salir a caminar. O al menos quedarte afuera e intentar un ejercicio de atención plena (¿Cuáles son 5 cosas que ves? ¿4 cosas que escuchas? ¿3 cosas que puedes tocar? ¿2 cosas que puedes oler? ¿1 cosa que saborear?)
  • Distraerte con su programa de televisión, película, libro o videojuego favorito.

Fuente: Lindsmith K. (2016). Masterpost: Dermatillomania and Trichotillomania. The Artism Spectrum. Recuperado de (https://kirstenlindsmith.com/2016/11/03/masterpost-dermatillomania-and-trichotillomania/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¿Por Qué Las Personas En El Espectro Autista Podrían Ser Más Susceptibles A Relaciones De Pareja Abusivas?

¿Eres una persona en el Espectro Autista que está o ha estado en una relación de pareja abusiva? Si es así, tu situación está muy lejos de ser única. Mientras cualquier persona de cualquier raza, género, identidad sexual, religión o inteligencia puede encontrarse en una relación abusiva, hay ciertos grupos de personas que son más susceptibles a ellos que los demás.

Así que, sin más preámbulo, en este artículo se hablará acerca de por qué las personas en el Espectro Autista podrían ser más vulnerables de sufrir violencia en el noviazgo.

ADVERTENCIA: EL ABUSO SIEMPRE ES CULPA DEL ABUSADOR NUNCA DE LA VÍCTIMA.

I) Les tomamos la palabra a las personas: Las personas en el Espectro Autista, en general, decimos lo que queremos decir, y nuestra configuración predeterminada es salir al mundo y, al principio, creemos que todos los demás son de la misma forma. Muchos de nosotros no tenemos idea de las agendas ocultas que usan las personas a nuestro alrededor día tras días, ya sea para propósitos de crueldad, para subir su estatus social o porque están tan atrincherados en sus fachadas que han empezado a creérselas. Sin importar cual sea el caso puede hacer que las personas en el Espectro Autista sean vulnerables al abuso porque podríamos no pensar en cuestionar palabras o comportamientos que una persona neurotípica podría examinar de forma más crítica y sospechosa.

II) Podríamos ignorar señales de alerta sutiles: Las personas en el Espectro Autista son literales y se apoyan fuertemente en las palabras para recibir información de los demás. Esto puede conectarse con interpretar a las personas al pie de la letra en que escuchamos las palabras, creemos las palabras y actuamos según las palabras. Sin embargo, podríamos ignorar cambios en sus tonos de voz, expresiones faciales o lenguaje corporal que podrían indicarnos emociones que no coinciden con las palabras que acaban de decir.

Las señales de alerta sutiles que una persona neurotípica podría identificar tales como un tono de voz abusivo, una expresión facial de disgusto, o una postura corporal amenazante podrían ser ignoradas por las personas en el Espectro Autista cuyo cerebro está principalmente enfocado en las palabras.

III) Podríamos atraer subconscientemente a los «bichos raros» del mundo: Muchos adultos en el Espectro Autista, especialmente aquellos que crecieron sin diagnóstico ni apoyo, no sabían cómo funcionaban sus cerebros o incluso que funcionaban de una forma tan drásticamente diferente a las personas neurotípicas a su alrededor. Simplemente sabían que todos los detestaban, no querían estar al lado suyo, ni les creían y pensaban de ellos como fenómenos extraños y misteriosos que debían mejor ser evitados.

Naturalmente no entendían por qué todos los trataban así de mal, pero si sabían que nunca querrían que alguien más sufriera lo mismo que ellos, entonces cuando veían a otros en la categoría de «bichos raros», tendían a hacerse amigos de ellos y entenderse mutuamente y muy rápidamente, como si fuera por arte de magia.

El problema es que, además de atraer a otras personas neurodivergentes de buen corazón, también atraían a personas abusivas. Todos les parecían iguales, como si fueran del «mismo planeta», igual de incomprendidos y abusados. O eso pensaban. Se saltaban las charlas informales en general, y tenían conversaciones profundas y filosóficas sobre sus traumas compartidos. Las amistades y relaciones románticas se forman rápidamente, suben como cohete y bajan como meteorito.

Esas conexiones terminan siendo los únicos vínculos que ellos sentían como realmente genuinos, cuando en realidad son relaciones codependientes y bastante dañinas. En cambio, las relaciones auténticas y estables usualmente se toman su tiempo para formarse, incluyendo charlas informales y otras cosas mundanas. Entender tan necesaria verdad es clave para evitar ser vulnerables a personas que quieran aprovecharse de nosotros.

IV) A menudo nos acostumbramos a sentirnos incómodos: Las personas en el Espectro Autista tienen más probabilidades de ser maltratados e incomprendidos en sus hogares y en el colegio. A veces, esto es el resultado de malentendidos crónicos en la forma que las personas en el Espectro Autista y las personas neurotípicas se comunican, no es objetivamente abuso. Sin embargo, este tipo de contexto infantil si conduce a un estado de estrés crónico para las personas que viven la condición en que nuestros cerebros y cuerpos tienen que ajustarse automáticamente si queremos sobrevivir para llegar a la edad adulta.

Esto puede configurarnos para que suframos maltrato años después porque hemos sido condicionados a vivir con incomodidad física, psicológica y emocional hasta el punto de que podríamos no reconocerla como tal hasta que el comportamiento abusivo pase de ser sutil y ocasional a una avalancha de violencia física y verbal.

V) Podríamos no saber que nos sentimos incómodos: La incapacidad para reconocer nuestra incomodidad física y emocional debido a la alexitimia (la dificultad para identificar y describir nuestras emociones) y problemas de interocepción (reconocer nuestras necesidades físicas tales como hambre, sed, necesidad de ir al baño, etcétera) pueden hacer las personas en el Espectro Autista sean más vulnerables al abuso.

Cuando tú no estás consciente de cómo te sientes en tu cuerpo y tu cerebro, podrían no reconocer el comportamiento abusivo encubierto hasta que empeore al punto donde estás en riesgo de sufrir daños físicos o emocionales-

VI) Podríamos ser financieramente dependientes: Las personas en el Espectro Autista están gravemente desempleadas y subempleadas, y esto las obliga a ser dependiente de personas tóxicas sólo para sobrevivir. Independientemente si se trata de un ambiente laboral hostil, una mala situación de compañeros de habitación, una dinámica familiar tóxica o una relación de pareja abusiva, muchos de nosotros no tenemos el lujo de simplemente «escapar» de tales situaciones y sobrevivir sin asistencia. Cuando la dependencia financiera está involucrada en una relación abusiva, eso complica mucho más las cosas y hace que sea difícil escapar.

VII) No manejamos bien los cambios: Alguien que no entiende completamente lo incapacitante que pueden ser los cambios para algunas personas en el Espectro Autista podría no creer que eso sería un factor para seguir en una relación abusiva. Pero los cambios, incluso los cambios positivos, pueden ser paralizantes debido a la ansiedad y la disfunción ejecutiva. No es nada fácil terminar una relación, incluso una relación abusiva, especialmente si hay posesiones, mudanzas, protección policial y potencial situación de calle que considerar.

VIII) Podríamos no tener a nadie más: Estas palabras son tan dolorosas como un fuerte golpe al estómago, pero la dura realidad es la siguiente; hay personas en el Espectro Autista que NO tienen apoyo financiero ni emocional. Podríamos no asegurar un trabajo, conducir un auto, o navegar exitosamente los ires y venires de la arena social neurotípica, entonces la posibilidad de dejar a la única persona que esencialmente nos mantiene con vida al refugiarnos, llevarnos al trabajo y a nuestras citas médicas, hacer fácilmente amigos y conexiones puede sentirse como sacarle el enchufe a un paciente hospitalizado camino al final de su vida. En situaciones así, puede ser tan aterrador irse como peligroso quedarse.

Reflexiones Finales

Las personas en el Espectro Autista son más susceptibles a relaciones de pareja abusivas y podrían estar forzadas por las circunstancias a permanecer en ellas. Este problema no se resolverá solamente con refugios y líneas de ayuda. El hecho es que las personas que viven la condición necesitan ser apoyadas, acomodadas y escuchadas; cuánto antes, mejor.

Fuente: Heidel, J. (2022). Why Autistic People May More Susceptible To Abusive Romantic Relationships. The Articulate Autistic. Recuperado de (https://www.thearticulateautistic.com/why-autistic-people-may-be-more-susceptible-to-abusive-romantic-relationships/). Traducido Por Maximiliano Bravo

¿Todos Los Adultos En El Espectro Autista Quieren Trabajar Remotamente?

Trabajar remotamente suena genial, ¿no? No tienes que ponerte incómoda ropa de oficina. No tienes que desperdiciar los mejores años de tu vida atascado/a en el tráfico. No tienes que interactuar con colegas fastidiosos y supervisores difíciles de complacer.

La mayoría de las personas parece estar de acuerdo en que trabajar remotamente es «el sueño». Después de todo, estás en un ambiente tan familiar y acogedor que nunca tienes que quitarte el pijama.

Seguramente, si este es el «sueño» por el que tantos trabajadores neurotípicos luchan, entonces debe ser aún más codiciado por las personas en el Espectro Autista, ¿no? Después de todo, la percepción general de las personas que viven la condición es que no les gusta especialmente estar rodeados de personas; que prosperan en la soledad y el silencio. Es de “conocimiento común” que a las personas en el Espectro Autista no les gusta socializar, y que obligarlas a hacerlo es una receta para que colapsen y provoque algún tipo de disrupción. Lógicamente, entonces, no solo estarían más cómodos trabajando remotamente, sino que producirían un mejor trabajo.

Desafortunadamente, la verdad del asunto, como siempre, es mucho más complicada.

Lo primero que debe entenderse es que, si bien es común que las personas en el Espectro Autista se autoaíslen, esto no es necesariamente una indicación de que no quieren socializar. Más a menudo, es una indicación de que socializar es difícil. Hay una profunda diferencia entre no querer socializar y encontrar la socialización como una actividad difícil.

No Todo Lo Que Brilla Es Oro

El hecho triste es que muchas personas en el Espectro Autista desean desesperadamente socializar y hacer conexiones con las personas que los rodean, pero las dificultades con la comunicación, la sobrecarga sensorial de sus ambientes y los problemas para leer las señales hacen que sea increíblemente difícil hacerlo cómodamente. Con pocos recursos, las personas que viven la condición se aíslan a sí mismas en lugar de participar en las actividades sociales que tan desesperadamente desean. El resultado es una sensación crónica y aplastante de soledad, a menudo acompañada de sentimientos de depresión mientras se preguntan «¿Qué hay de malo conmigo?».

Afortunadamente, las cosas están mejorando, aunque lentamente. Las empresas son cada vez más conscientes de los beneficios que puede tener un equipo de trabajadores neurodivergentes y brindan las adaptaciones necesarias para integrar adecuadamente a las personas en el Espectro Autista en la fuerza laboral. Todavía no existen estándares establecidos, y el progreso se realiza en gran medida caso por caso, pero se está avanzando para encontrar formas de integrar mejor a los adultos que viven la condición en la fuerza laboral y en los ambientes sociales.

A pesar de las concepciones comunes, trabajar con otros realmente ayuda a las personas en el Espectro Autista de varias formas. No solo evita la soledad aplastante que sienten muchos de los que se aíslan a sí mismos, sino que también hace mucho bien para mejorar sus habilidades con la ayuda de la revisión y el aporte de sus compañeros, así como para mantener a los adultos que viven la condición en sus labores, que a veces puede ser difícil; especialmente si tienen una condición concurrente como el Déficit Atencional. Salir de casa e ir a trabajar también puede ayudar a los adultos en el Espectro Autista a establecer una rutina adecuada, lo que ayuda con la salud y el bienestar general. Una rutina establecida puede ayudar a organizar la vida a veces caótica de los adultos que viven la condición, especialmente si tienen dificultades de función ejecutiva.

Por desgracia, la situación laboral actual aparentemente ha deshecho gran parte del progreso que se ha visto en los últimos años.

Debido a la Pandemia del Coronavirus, muchos adultos en el Espectro Autista ahora se ven obligados a trabajar remotamente, solo comunicándose con sus colegas y supervisores a través de correo electrónico y llamadas ocasionales vía Zoom. La misma soledad aplastante que los adultos que viven la condición sintieron antes cuando se autoaislaron ahora ha empeorado significativamente ya que el aislamiento no solo se alienta, sino que en muchos lugares se impone por completo. Sin siquiera la oportunidad de volver a entrar en situaciones sociales, muchos en el Espectro Autista se encuentran al borde de la desesperación mientras lidian con una soledad aplastante de la que ahora ni siquiera se les permite escapar.

Además, según la evidencia anecdótica, los programas como Zoom o Google Meet no parecen ser ningún tipo de reemplazo viable para las interacciones en persona. De hecho, si bien las personas en el Espectro Autista pueden tener problemas para leer las señales faciales y el lenguaje corporal o comprender el tono de voz, el problema parece agravarse mucho cuando sus colegas se reducen a una pequeña mezcla de píxeles en una pantalla.

Consideraciones adicionales

Trabajar remotamente también tiene otras desventajas. Con plazos más flexibles viene una degradación de la rutina y los horarios, que puede tener graves efectos dominó en el resto de la vida de estos adultos. Sin una comunicación activa y una revisión por pares, la calidad del trabajo puede verse afectada. Y sin un ambiente estricto y dedicado para que las personas realicen su trabajo, las personas pueden distraerse con su cómodo ambiente.

Después de todo, dado que estás trabajando remotamente, solo tienes que entregar tu trabajo al final del día, en lugar de la fecha límite de las 17:00 horas. ¿No puedes tomarte un minuto para ver ese DVD que está en tu estante o leer ese libro que has estado posponiendo? O tal vez podría navegar por Internet sin ninguna de las consecuencias que podría enfrentar al ir al trabajo.

Distracciones como estas se vuelven aún más difíciles de manejar para los adultos en el Espectro Autista con condiciones concurrentes como el Déficit Atencional; algo que es increíblemente común.

Trabajar remotamente puede brindarte el beneficio de mantenerte en un ambiente cómodo y bajo tu control, pero no necesariamente te brinda un ambiente propicio para la productividad y la alta calidad del trabajo.

La verdad del asunto es que, si bien algunas personas en el Espectro Autista podrían trabajar mejor remotamente, son capaces de manejar sus distracciones y se sienten cómodos en la soledad, muchos que viven la condición consideran que esas condiciones laborales son más dañinas que cualquier otra cosa. Es una falacia suponer que todos los adultos en el Espectro Autista son un solo bloque cuando se trata de cualquier cosa en la vida.

Los adultos en el Espectro Autista deben poder salir y socializar, tanto en el contexto del trabajo como en el contexto del ocio. Continuar encerrándolos, en lugar de empoderarlos para que trabajen mejor, en muchos casos es simplemente reforzar la depresión.

Fuente: Purdy, W. (2021). Do all autistic adults want to work from home? Spectrum Fusion. Recuperado de (https://spectrumfusion.org/2021/11/do-all-autistic-adults-want-to-work-from-home/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

La Teoría De Las Cucharas Y Cómo Se Relaciona Con El Espectro Autista

La teoría de las cucharas es una parte crítica de cualquier discusión sobre la fatiga autista, pero el término fue acuñado originalmente por Christine Miserandino en 2003 como parte de una discusión sobre el lupus en su ensayo «La teoría de las cucharas«.

Se usó para explicar cómo diferentes personas usan diferentes cantidades de energía para realizar las mismas tareas.

La idea de llamarlo teoría de la cuchara surgió simplemente porque la explicación tenía lugar en un restaurante y las cucharas eran lo más fácil de conseguir en ese momento.

Cómo funciona la teoría de las cucharas

Supongamos que a todos se les da un número determinado de cucharas y que éstas representan resistencia/esfuerzo. A medida que completes las tareas durante el día, gastarás «cucharas» hasta que se le acaben. En ese momento, no tienes más remedio que descansar hasta que se repongan.

Para una persona sin discapacidad, muchas tareas, como prepararse el desayuno, son tan «bajas en energía» como para no consumir ni una cuchara. De hecho, muchas personas dicen que cocinar es una de las cosas que hacen por placer.

Por lo tanto, una persona con discapacidad usaría sus cucharas mucho más rápido que una persona sin discapacidad, lo que significa que la persona discapacitada debe tener mucha más precaución y debe esforzarse mucho más para tomar decisiones sensatas.

Por ejemplo, si están en sus últimas cucharas, entonces salir puede no ser una buena idea porque pueden quedarse sin energía mientras están fuera.

Teoría de las cucharas y discapacidades invisibles

La teoría de las cucharas se puede aplicar fácilmente a todo tipo de discapacidades, por ejemplo, una persona en silla de ruedas usará más cucharas para usar el transporte que una persona que puede caminar. Una persona sorda usará más cucharas en una conversación que una persona sorda.

Si bien la teoría de la cuchara se puede aplicar a todo tipo de discapacidades, en realidad fue diseñada como una forma de explicar las muchas discapacidades «invisibles», incluyendo al Espectro Autista.

Las personas sin discapacidad generalmente pueden entender cómo las discapacidades visibles, como las personas que necesitan apoyo para la movilidad, las personas con discapacidades sensoriales fuertes como ceguera o sordera profunda, y las personas con discapacidades intelectuales o genéticas claras pueden encontrar difícil la vida cotidiana.

Es mucho más difícil explicarle a una persona sin discapacidad cómo las discapacidades como el Espectro Autista, la dislexia, el Déficit Atencional, el daltonismo, la ceguera parcial o la sordera, el dolor crónico, la depresión y la fatiga afectan la vida diaria de una persona.

Aplicación de la teoría de las cucharas al Espectro Autista

Hay algunas cosas que (algunas) personas en el Espectro Autista hacen muy bien. Estas están muy a menudo relacionadas con sus intereses profundos. Por ejemplo, un/a joven que vive la condición no usa sus cucharas cuando se trata de problemas con la computadora, aunque este tipo de problemas ciertamente causan frustraciones a los demás.

Es importante tener en cuenta que estar en el Espectro Autista no significa que él/ella sea automáticamente bueno/a en matemáticas o computadoras. Simplemente se alinean con uno de sus intereses profundos.

Hay algunas áreas en las que las personas en el Espectro Autista tienden a tener más dificultades que las personas neurotípicas. Por ejemplo, en cualquier cosa que involucre a otras personas, interpretar lenguajes no verbales y transmitir respuestas empáticas estándar esperadas en conversaciones.

Nuevamente, esto no significa que todas las personas en el Espectro Autista sean malas en estas cosas, algunas son naturalmente buenas en ellas y algunas trabajan duro, estudian y practican estas técnicas para convertirse en grandes comunicadores. Cada persona es diferente y la cantidad de cucharas necesarias para una actividad determinada puede variar de una persona a otra.

Si aplicara la teoría de las cucharas a una fiesta, por ejemplo, una persona neurotípica podría usar una cuchara para prepararse para la fiesta y una cuchara para el transporte. Es posible que la fiesta en sí no consuma cucharas si son en gran medida «fiesteros» en su elemento.

Sin embargo, una persona en el Espectro Autista puede usar más de una cuchara para ubicar y vestirse con un atuendo adecuado, puede perder una cuchara por el nerviosismo y el transporte, pero luego puede perder varias en la fiesta al verse atrapado en varias interacciones.

Si hay un cambio repentino, las personas en el Espectro Autista generalmente no reaccionan bien al cambio, esto también consumirá una cuchara. No es difícil ver que es mucho más probable que la persona que vive la condición se quede sin cucharas y tenga que terminar la actividad social antes de tiempo.

No hay absolutos en la teoría de la cuchara. No puedes medir cucharas y saber con certeza cuántas se necesitarán. A medida que cambien los acontecimientos o surjan conflictos, es posible que se necesiten más cucharas. Lo mejor que puede hacer es «estimar» cuál de las actividades es más probable que agote todas sus cucharas y disminuya la asistencia en el peor de los eventos no obligatorios.

Fuente: Bolland, G. (2022). Spoon Theory and how it Relates to Autism. Life With Aspergers. Recuperado de (https://life-with-aspergers.blogspot.com/2022/05/spoon-theory.html). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Estrategias De La Vida Real Que Puedes Usar Para Ayudar A Las Personas En El Espectro Autista A Lidiar Con Las Cirugías

La clave para ayudar a alguien en el Espectro Autista a sobrellevar el estrés de las cirugías es comprender su personalidad. Si bien puede haber algunas similitudes fundamentales entre ellos, las personas que viven la condición se comportan e interactúan de forma muy diferente entre sí en cualquier situación dada.

No hay un consejo general que funcione para todos, pero hay algunos pasos que puede seguir para comprender mejor cómo se puede ayudar a una persona en el Espectro Autista durante el proceso de la cirugía. Este artículo brindará algunos consejos sobre cómo comprender y mejorar la comodidad de las personas que viven la condición que se someten a una cirugía.

Antes de la cirugía

Ayude a tu amigo/a o familiar a prepararse mentalmente para la cirugía, al mismo tiempo que te aseguras de que los médicos y enfermeras tomen todas las precauciones para garantizar que el/la paciente esté lo más cómodo/a y seguro/a posible.

I) Reúne tanta información como sea posible: Las personas en el Espectro Autista se benefician de la preparación y la previsibilidad. Asegúrate de conocer todos los detalles sobre la cirugía, como qué, cuándo, dónde y por qué. Eso te ayudará a desarrollar un plan y un cronograma para los días previos y posteriores a la cirugía.

II) Habla con el personal médico sobre las necesidades de la persona: Proporcione una lista detallada de información importante sobre tu amigo/a o familiar en el Espectro Autista; desencadenantes, gustos/disgustos, método de comunicación, comportamientos o formas de reducir ciertos comportamientos. Cualquier información que ayude a los médicos y enfermeras a acomodar y consolar a su paciente es útil.

IV) Habla con tu amigo/a o familiar sobre la cirugía: Asegúrate de cubrir todos los detalles clave sobre la cirugía y lo que sucederá el día y el día siguiente para ayudarlo/a a él/ella a procesar bien la información.

V) Apoyarlos emocionalmente: Haz todo lo que puedas para validar sus sentimientos y escuchar sus miedos.

VI) Reunir actividades relacionadas con sus intereses para su período de recuperación: Asegúrate de que tenga algo que hacer en la cama durante su estadía en el hospital. Sea lo que sea que les interese, ten algo relacionado a mano. Lo/La distraerá y lo/la consolará cuando se despierte. Tendrá las manos ocupadas después de que se despierte, así que asegúrate de ocuparte de esto antes de la cirugía.

El día de la cirugía

Asegúrate de estar presente y preparado/a el día de la cirugía y sigue algunos pasos importantes.

I) Proporciona afecto y consuelo: Bríndale el afecto y el consuelo que normalmente le gusta a tu amigo/a o familiar en el Espectro Autista.

II) Calma sin restricciones: Cuando la enfermera está colocando la Vía Intravenosa, podría ser un desencadenante. Nunca restrinjas a una persona en el Espectro Autista, esto sólo empeorará las cosas. Intenta calmarlo/a de antemano y consolarlo/a a medida que ésta sea introducida.

III) Estar presente cuando él/ella despierte: Asegúrate de estar junto a su cama cuando él/ella despierte. Es probable que esté muy aturdido/a, pero puede entrar en pánico si no hay nadie familiar cerca.

Después de la cirugía

Supervisar de cerca su dieta y la ingesta de medicamentos después de la cirugía es crucial para su recuperación.

I) Crear un horario post-operatorio: Si puedes, haz un horario para él/ella que describa lo que necesita hacer cada día para recuperarse. Una imagen de esto les ayudará a mantenerse al día con la medicación. También podría ser útil incluir algunas actividades, como un paseo por el parque o “tiempo para ver películas” para darles algo entretenido que esperar.

II) Asegúrate de que él/ella descanse: Asegúrate de que él/ella descanse tanto como lo recetó el médico. Aquí es donde te vendrán bien todas las actividades, libros, películas, etc. que preparaste antes de la cirugía. Muchas personas en el Espectro Autista son muy activas, por lo que querrás estar demasiado preparado/a para esto.

IV) Supervisar los medicamentos: Si es posible, trata de estar presente cada vez que él/ella tome sus medicamentos y vigila de cerca que esté siguiendo las indicaciones del médico.

V) Ofrecer apoyo: Es posible que tu amigo/a o familiar en el Espectro Autista necesite más apoyo de lo normal durante este tiempo. Trata de ser paciente con él/ella y recuerda un momento en que estuviste muy asustado/a o molesto/a por algo y trátalo/a como te gustaría que te traten.

El proceso de recuperación puede ser un proceso difícil, pero si te apega a un horario y lo/la mantiene ocupado/a, debería pasar más rápido. Míralo como una oportunidad para crear vínculos y generar confianza entre ustedes.

Fuente: (2021). Real Life Strategies You Can Use to Help Autistic People Deal With Surgery. Livign Autism. Recuperado de (https://livingautism.com/help-autistic-people-deal-with-surgery/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Comprendiendo Cómo Las Rutinas Pueden Ayudar A Las Personas En El Espectro Autista

Las rutinas a menudo se consideran importantes para las personas en el Espectro Autista. Esto es cierto para muchos de nosotros, pero suponer que las personas que viven la condición necesitan rutinas conlleva peligros, sin entender por qué. Es probable que las rutinas impuestas por otras personas hagan más daño que bien.

Por supuesto, las personas en el Espectro Autista no son las únicas que dependen de las rutinas; casi todos hacen ciertas cosas en ciertos momentos y esperan que las cosas sucedan en un orden particular. La mayor diferencia entre las personas que viven y no viven la condición en lo que respecta a las rutinas es probablemente cómo reaccionamos cuando se interrumpen esas rutinas, así que comencemos por ver por qué las personas en general tienden a tener rutinas y luego pensemos por qué las personas en el Espectro Autista a menudo reaccionan mal cuando no van de acuerdo al plan. Finalmente, exploraremos algunos de los peligros de las rutinas y de las suposiciones de las personas sobre ellas.

Las rutinas simplifican las cosas

En un mundo que puede sentirse incierto y agobiante, las rutinas nos dan una cosa menos en qué pensar. Reducen la carga cognitiva, en otras palabras. Sabemos lo que se supone que sucederá a continuación; podemos prepararnos para ello; no tenemos que tomar demasiadas decisiones, no tenemos que sopesar demasiados factores, no tenemos que hacer demasiado trabajo mental. Cualesquiera que sean las opciones involucradas, probablemente sepamos cuáles son con anticipación.

Si tiene el tipo de cerebro al que le resulta difícil hacer un seguimiento de demasiadas cosas a la vez (un estilo de pensamiento monotrópico, en otras palabras), puede ser particularmente reconfortante saber que puede tomarse un descanso de tener que intentarlo, simplemente cayendo en un patrón familiar. Podemos concentrarnos en una sola cosa, superar la rutina, paso a paso, verla hasta su finalización. A menudo, aquello en lo que nos enfocamos nos brinda una sensación de comodidad o satisfacción. Una vez más, esto está lejos de ser algo exclusivo de las personas en el Espectro Autista — las personas neurotípicas confían en rutinas todo el tiempo, pero es probable que las suyas se consideren más socialmente aceptables, y tal vez les resulte más fácil lidiar con ellas cuando no funcionan bien.

Expectativas rotas

Es inquietante para cualquiera cuando cree que sabe qué esperar, pero luego las cosas resultan muy diferentes. Se siente como si le arrebataran algo, y para las personas autistas, puede sentirse como una crisis. Es posible que pasemos gran parte de nuestras vidas en un estado de incertidumbre sobre lo que viene a continuación, por lo que las rutinas pueden sentirse como una isla de estabilidad en todo eso. Llegamos a tener un modelo agradable y simple en nuestras cabezas de lo que se supone que sucederá. Cuanto más seguros nos sentimos en él, más invertimos en él. Las personas en el Espectro Autista tienden a experimentar mucha inercia, por lo que se necesita tiempo y esfuerzo para ponerse en marcha o cambiar de rumbo: se necesita bastante trabajo para alinear nuestros recursos mentales y embarcarnos en un curso de acción.

Una interrupción de las rutinas significa descartar todas nuestras expectativas, cambiar abruptamente de rumbo y probablemente comenzar de cero. La inercia autista hace que eso sea profundamente incómodo: es como tratar de ejecutar un giro brusco con un carrito de compras muy cargado. Algunas partes de nuestra mente a menudo continúan en la trayectoria anterior, como si tuviéramos que aferrarnos a cada una de nuestras expectativas una por una y asegurarnos de que me acompañarán en el nuevo rumbo, o de lo contrario seguimos esperando cosas que ya sabemos, en un nivel consciente, que definitivamente no están sucediendo. Si la nueva dirección no tiene mucho sentido para nosotros, eso se vuelve mucho más difícil.

Los peligros de las rutinas

Esto nos lleva a la dificultad de imponer rutinas a las personas en el Espectro Autista. A veces, incluso las rutinas que tratamos de imponernos a nosotros mismos pueden resultar contraproducentes, porque entran en conflicto con nuestra necesidad de sentir que tenemos el control o nuestro impulso por la novedad. A menudo se piensa que las personas que viven la condición siguen reglas, y hay mucho de cierto en eso, por muchas de las mismas razones por las que a menudo nos apegamos a las rutinas: nos ayuda a dar sentido a este mundo impredecible, a lograr una sensación de estabilidad y seguridad. Nos ayuda a saber qué esperar. Sin embargo, las personas en el Espectro Autista también tienden a tener una tolerancia muy limitada a lo incorrecto, y las reglas o rutinas que no tienen sentido pueden caer en la categoría de Incorrectas. Estamos expuestos a frustrarnos, tratando en vano de que tengan sentido.

Las rutinas irracionales y las reglas ilógicas no contribuyen a una sensación de seguridad. En cambio, se sienten como demandas irrazonables, que erosionan nuestro sentido de autonomía, especialmente si afectan el tiempo que dedicamos a buscar lo que más nos interesa.

Cuando el mundo te pone ansioso/a o confundido/a, con todas sus extrañas exigencias sociales y sus intensos estímulos sensoriales, sentirse en control es a menudo el único escape. A veces lo hacemos de forma pequeña, como stims sutiles; otras veces se necesita más que eso para sentir que estamos al tanto de las cosas. A veces, sentirse en control puede significar apegarse rígidamente a las rutinas, pero otras veces significa ser capaz de abandonar rutinas que no son lo suficientemente flexibles para satisfacer nuestras necesidades. La necesidad de novedad, que parece particularmente pronunciada en aquellos de nosotros con tendencias de Déficit Atencional, puede hacer que a algunos de nosotros nos resulte muy difícil seguir las rutinas. A menudo existe una tensión entre la inquietud y la necesidad de previsibilidad.

Conclusión

Encontrar rutinas que funcionen para nosotros puede requerir un poco de experimentación, pero alcanzar el equilibrio adecuado entre autonomía y consistencia realmente puede aligerar nuestras cargas mentales y ayudar a garantizar que hagamos las cosas. No tiene sentido seguir rutinas por la rutina, y no necesariamente funcionan para todas las personas en el Espectro Autista; pero con un poco de comprensión de por qué pueden ayudar y cuándo no, pueden ser una herramienta valiosa para ayudar a las personas que viven la condición, y especialmente para que nos ayudemos a nosotros mismos.

  • Las rutinas pueden ayudar a reducir la carga cognitiva y promover una sensación de estabilidad.
  • Por lo general, las rutinas solo ayudan si se ingresan voluntariamente.
  • Las rutinas impuestas desde el exterior a menudo hacen que una persona se sienta más ansiosa.
  • La experimentación, la negociación y la autonomía son claves.

Fuente: Murray, F. (2022). Understanding How Routines Can Help Autistic People. Thinking Autism Guide. recuperado de (https://thinkingautismguide.com/2022/04/understanding-how-routines-can-help-autistic-people.html). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Paranoia Racional En El Espectro Autista

Interactuar con adultos y adolescentes en el Espectro Autista a veces puede ser difícil. Muchos de nosotros podemos ofendernos rápidamente, incluso cuando no fue la intención, lo cual es bastante curioso cuando lo piensas, porque los niños que viven la condición tienden a ser socialmente ingenuos al principio. En algún momento, estos niños ingenuos pueden convertirse en adultos nerviosos y reactivos. ¿Porqué es eso? Parece una especie de transformación de un extremo al otro.

Bueno, el problema con la ingenuidad es que nos deja vulnerables. Los niños en el Espectro Autista son más propensos que los niños neurotípicos a aceptar ofertas injustas. Las personas que viven la condición tienen más dificultades para detectar mentiras y para reconocer y comprender el acoso escolar cuando ocurre, y es más probable que cumplamos con las solicitudes y demandas de los demás. Incluso somos propensos a seguir confiando en nuestras creencias anteriores sobre la confiabilidad de las personas después de que su comportamiento real nos da motivos para no confiar en ellas.

Nuestra ingenuidad social nos hace más vulnerables al acoso y la victimización. Los niños en el Espectro Autista que son socialmente más vulnerables también son los más intimidados. Además, a menudo son los propios amigos de las personas que viven la condición quienes nos intimidan o intentan aprovecharse de nosotros.

Ahora, de hecho, podemos ser más lentos para aprender cuando no debemos confiar en las personas, pero al final aprendemos. Tenemos malas experiencias en las interacciones sociales, por lo que aprendemos a esperar que sigamos teniendo malas experiencias en el futuro. Por lo tanto, muchos de nosotros tomaremos medidas para protegernos. Pero, ¿Cómo tomar las medidas adecuadas cuando no estás seguro/a de quién es una persona peligrosa y quién no? ¿Cómo te proteges cuando tus habilidades sociales no están a la altura para determinar con precisión cuándo alguien es genuinamente amigable y cuándo alguien se está aprovechando de ti? ¿O cuando no siempre puedes notar la diferencia entre los chistes amistosos y burlas directas?

Si no puedes saber qué está sucediendo en una instancia individual, debe confiar en las reglas globales. Es un hecho triste pero revelador que los niños en el Espectro Autista que juegan solos tienen muchas menos probabilidades de ser intimidados que aquellos que quieren amigos pero sufren cuando tratan de hacerlos. Aislarse puede ser una respuesta racional. Lo mismo ocurre con la suposición de que cualquier acción ambigua de otra persona, por ejemplo, una burla o un simple desacuerdo entre amigos, tenía la intención de ser hiriente.

Por supuesto, cuando algo es racional, eso quiere decir que hay una razón, una explicación, no que sea necesariamente lo correcto. Es necesario animar a las personas en el Espectro Autista que esperan hostilidad de los demás a que no se rindan. Sí, tenemos que estar atentos a las motivaciones de los demás, pero hay señales contextuales y señales de comportamiento que a veces podemos usar como garantías. Y en última instancia, el aislamiento y la reactividad son estrategias que solamente nos harán daño.

Mientras tanto, para aquellos que interactúan con personas en el Espectro Autista, traten de recordar que muchos de nosotros hemos experimentado traumas y victimización. Por favor, traten de ser pacientes y sensibles. Y si uno de nosotros se está tomando las cosas demasiado personalmente, traten de no asumir que su comportamiento es un rasgo de carácter patológico.

Fuente: Dwyer, P. (2018). Rational Paranoia. Autistic Scholar. Recuperado de (http://www.autisticscholar.com/rational-paranoia/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

«¿Por Qué Estás Llorando?» Una Pregunta Incómoda Para Las Personas En El Espectro Autista

«¿Por qué estás llorando?«

Esto es lo que pasa cuando las personas en el Espectro Autista lloran en frente de extraños:

  • Interactuar con extraños cuando algo es muy importante.
  • Cuando algo es muy importante y estresante.
  • Cuando no pueden expresarse verbalmente muy bien y son propensos a llorar con bastante facilidad en situaciones de estrés.
  • Cuando lloran frente a extraños, no entienden las razones detrás de sus lágrimas y esperan que les responda al instante.

A veces las personas en el Espectro Autista son tachadas como inestables. A menudo les ofrecen ver a un terapeuta. No es necesario, especialmente si es uno neurotípico.

Solo son lágrimas. El llanto no es patológico. Es una emoción humana innata.

Para las personas que viven la condición, es imposible hablar y llorar al mismo tiempo. Eso les provoca una profunda desconexión emocional.

Y preguntarse qué les está pasando, al mismo tiempo que les dicen “¡Cálmate!”, no va a ayudar en nada de eso.

Cuando los extraños interactúan con las personas en el Espectro Autista, principalmente en puestos administrativos o de atención médica, y las ven llorando, inmediatamente se confunden y les preguntan por qué.

Las personas en el Espectro Autista están cansadas de las reacciones de los demás cuando lloran. Entonces, aquí está una lista de las muchas razones detrás de sus lágrimas:

  • Cuando se sienten frustrados.
  • Cuando me siento bloqueados y no hay una buena opción.
  • Cuando las personas esperan una respuestas y fingen que todo está bien, cuando saben que actualmente sus habilidades verbales están muy limitadas y hablar les causará mucho dolor.
  • Cuando alguien les pide que describan cómo se sienten porque no pueden responder de forma simple o fácil, y les hace enfrentar sus emociones para luego sentirse agobiados.
  • Cuando se dan cuenta de que el mundo neurotípico no está hecho para ellos.
  • Cuando se pregunto qué están haciendo con sus vidas y cómo desearían poder tener un mayor impacto en el mundo.
  • Cuando sienten que no están haciendo lo suficiente o cuando se sienten inútiles, sintiendo que no están haciendo nada para ayudar a los demás y que solo están flotando en el mundo todos los días.
  • Cuando se sienten atacados por otras personas por cosas aparentemente inofensivas, como olvidar cerrar una puerta, o no saber dónde sentarse en un espacio público, o no saber con quién hablar cuando entrego algo.
  • Cuando se sienten atacados por estar en el Espectro Autista.
  • Cuando se sienten derrotados. Cuando han hecho su mejor esfuerzo en algo, y el resultado, generalmente debido a la mala suerte o la falta de comunicación, no es suficiente.
  • Cuando las cosas no son justas.
  • Cuando les preguntan sobre eventos estresantes anteriores, cuando les recuerdan cómo se sintieron un día determinado
  • Cuando les dijeron algo que les hizo sentir pequeños, débiles e insignificantes.
  • Porque saben no puedo proteger a sus amigos y comunidad autistas del acoso del mundo de los adultos.
  • Porque sé que los niños en el Espectro Autista están siendo acosados en este momento, ya sea por parte de sus padres, hermanos, «amigos» o compañeros de curso.
  • Porque saben que así es la vida de tantas personas en el Espectro Autista y sienten que no puedo hacer nada al respecto.
  • Cuando se abren y se conectan con sus seres queridos
  • Cuando se sienten agobiados por los sentimientos de comprensión y preocupación genuina por parte de los demás.
  • Cuando leen las experiencias de otras personas que casi reflejan las suyas.
  • Cuando sienten que finalmente pueden comunicarme y expresar cariño hacia los demás sin sentirse débiles, sensibles o inmaduros y saben que será recibido y comprendido por los demás.
  • Cuando se sienten agobiados de pura alegría y aceptación.

Hay tantas razones para llorar. Llorar es algo que la sociedad considera poco profesional o inaceptable, pero considera que la risa, la ira y todas las emociones intermedias son «aceptables».

Incluso estornudar es aceptable: nadie le dice que simplemente «contén tu estornudo».

Pero por alguna razón, siempre se asume que las lágrimas son vergonzosas. A veces, las personas sienten emociones y las muestran. Y eso está bien.

Llorar está bien.

Para muchas personas en el Espectro Autista, el llanto es su día a día.

Llorar no es una crisis.

Por favor, deja de preguntarle a las personas en el Espectro Autista por qué estoy llorando.

A menudo no pueden decírtelo. Ni quieren decírtelo.

Es una larga lista.

Fuente: (2018). “Why Are You Crying?”. Autistic Science Person. Recuperado de (https://autisticscienceperson.com/2018/07/20/why-are-you-crying/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Navegando Por Nuestro Sistema Nervioso

No hay pequeños pasos para regular nuestro sistema nervioso, estemos o no estemos en el Espectro Autista. Cuanto más regulamos, más fuerte se volverá nuestro sistema nervioso. ¡Y un sistema nervioso regulado significa pasar la mayor parte de tu vida sintiéndote bien y avanzando hacia las cosas que deseas con facilidad!

Para tener realmente el control de nuestra experiencia y cambiar lo que sucede en el interior, debemos comprender nuestras partes protectoras:

I) Neurocepción: La primera parte de nuestro circuito de autoprotección se llama Neurocepción. Puedes pensar en esto como tu detector de amenazas. Vive en nuestro tronco encefálico, y cada milisegundo de nuestras vidas, está vigilante para ver si lo que está frente a nosotros es seguro, peligroso o amenaza la vida. Decide esto mirando a un receptáculo de información pasada (todas nuestras experiencias de vida) para decidir.

Entonces, aunque nuestras circunstancias ahora puedan ser seguras, si un evento le recuerda algo que fue peligroso en el pasado, la Neurocepción lo percibirá como una amenaza.

Luego, comunica el peligro a algo llamado nuestro Sistema Nervioso Autónomo, que tiene muchos aspectos dentro de sí:

II) Complejo Vagal Ventral: Se llama a este equipo cuando nuestro detector de amenazas dice: «¡la costa está despejada, estamos a salvo!» Nuestro Complejo Vagal Ventral es nuestro estado de regulación donde experimentamos presencia, seguridad, conexión social, fluidez, creatividad, alegría y todas las cosas que deseamos tener más. Esta es una experiencia de “yo puedo, yo puedo”.

Piensa en Ventral como: «El estofado no está demasiado caliente ni demasiado fría. Está bien«.

III) Sistema Nervioso Simpático: Se llama a este equipo cuando nuestro detector de amenazas dice: «Esto es peligroso, ¡PERO creo que podemos hacer algo al respecto!» Nuestro Sistema Nervioso Simpático es nuestro estado de movilización (es posible que hayas oído hablar de él como lucha/huida). Cuando aquí experimentamos cosas como: ansiedad, preocupación, frustración, miedo, ira, pánico, tensión, demasiada energía, etc. Esta es una experiencia de “debo hacer algo ahora”.

Piensa en Simpático como: «¡El estofado están demasiado calientes! ¡Todo es demasiado!«

IV) Complejo Vagal Dorsal: Se llama a este equipo cuando nuestro detector de amenazas dice: «No creo que podamos detener esta amenaza, pero podemos ayudarlo a que no tenga que sentir el dolor«. Nuestro Complejo Vagal Dorsal es nuestro estado de inmovilización. Cuando aquí experimentamos cosas como: apatía, poca energía, confusión mental, sensación de separación, desesperanza, vergüenza, arrepentimiento, depresión, disociación, etc. Esta es una experiencia de “no puedo”.

Piense en Dorsal como: «El estofado está demasiado frío y no hay nada que pueda hacer para cambiarlo«.

V) Congelación: Estados Dorsales y Simpáticos: La congelación ocurre cuando nuestro detector de amenazas dice: «No lo vi venir, es demasiado pero también muy inseguro«. Nuestro estado combinado de congelación es a partes iguales Dorsal y Simpático. Una parte dice: «TENEMOS QUE HACERLO AHORA«, mientras que la otra parte dice: «ES DEMASIADO QUE NO PODEMOS«, lo que significa que hay mucha energía en nuestros sistemas, pero parece que no podemos hacer nada. Puedes pensar en esto como un ciervo en los faros, son dos fuerzas iguales y opuestas que trabajan una contra la otra para mantenernos congelados.

Piense en Congelación como: «El estofado está demasiado caliente y frío a la vez«.

¡Lo más importante que debe recordar es que estas partes se conectan y funcionan de manera hermosa, brillante y adaptable para mantenernos a salvo porque nos aman!

Una de las principales formas en que sanamos es aprendiendo a pasar más tiempo en Ventral.

La razón por la que es posible que no pasemos mucho tiempo aquí todavía es porque aún no sabemos que es seguro NO estar autoprotegidos, por lo que queremos comenzar a brindarles más experiencias de seguridad.

Para cambiar nuestra experiencia tenemos que saber lo que está pasando en nuestra experiencia. Entonces, queremos comenzar a conocer estos diferentes estados, cómo son y cuándo están presentes.

Hacemos esto a través de una herramienta simple llamada «Aviso y nombre». Esto significa averiguar cuál de los estados anteriores está presente y, en esencia, decir: «Estoy en un estado simpático en este momento».

Esto podría verse como:

  • ¡Siento mucha presión para leer estos correos electrónicos ahora mismo! Eso probablemente significa que estoy en Simpático.
  • Ni siquiera quiero mirar estos correos electrónicos. Probablemente estoy en Dorsal, o:
  • ¡Necesito leer todos estos correos electrónicos pero no puedo! Probablemente estoy en Congelación.
  • Me gusta mi ritmo y terminaré la lista cuando termine la lista. Probablemente estoy en Ventral.
  • Demuéstrese que está a salvo introduciendo la regulación.
  • Cada vez que notas que el equipo Ventral no está cerca, es una pista de que es hora de regular. ¡Así es como nos mostramos a nosotros mismos que estamos a salvo!

Recuerda, los recursos reguladores son cualquier cosa que nos ayude a sentirnos presentes, “aquí”, bien y seguros. Por ejemplo: dar un paseo al aire libre, hacer yoga, escuchar música, etcétera. ¡No hay pequeños pasos hacia la regulación!

Fuente: Baldwin, S. (2022). NAVIGATING THE NERVOUS SYSTEM. Kora Organics. Recuperado de (https://blog.koraorganics.com/navigating-the-nervous-system/). Traducido Por Maximiliano Bravo.