6 Formas Para Comunicarte Mejor Con Tus Alumnos

Para ser buenos profesores, cambiar nuestro comportamiento es una de las formas más cruciales de apoyar a nuestros alumnos. Un/a niño/a se comunica con éxito en un entorno, solo para tener dificultades en otro. Un/a niño/a conversa recíprocamente con un profesor, pero no le dice nada a otro. Somos rápidos en culpar o, lo que es peor, no creerle al alumno, a su familia o a su terapeuta sobre el éxito anterior del alumno antes mencionado. ¿Pero cuándo nos miramos a nosotros mismos? ¿Qué podríamos estar haciendo que conduzca a este bloqueo, este silencio?

En el campo de apoyar la comunicación de las personas, tendemos a escuchar mucho sobre “crear oportunidades de comunicación” e “diseñar el entorno”. El rol del interlocutor se ve a menudo como alguien que bloquea el acceso a los elementos de alguna manera, y luego incita al alumno a solicitar o comentar sobre ese elemento.

Esta no es una comunicación. Para empezar, a pocas personas les gustaría vivir una vida en la que el acceso a todo lo que amamos es condicional. No es justo. No es respetuoso. Tampoco enseña voz. En cambio, enseña que puede realizar esta acción específica para decir exactamente lo que quiero y obtener el elemento que he seleccionado. Además de esto, crea presión y estrés, dos cosas que con frecuencia dificultan que nuestros alumnos tengan acceso a su lenguaje o habilidades motoras.

Cree en tus alumnos. Ellos mucho que decir. Y, lo más importante, tienen derecho a decir lo que quieran, cuándo quieran, cómo quieran. Si él/ella cometió este error, si no le enseñaron a centrar la autonomía, todavía hay tiempo para cambiar.

I) Comienza creyéndole a tus alumnos: Esta no es solo la primera regla, sino que es la regla más importante. Cuando tus alumnos dicen algo, esa es su voz. Cree que están diciendo algo. Responda en consecuencia. No diga: “No creo que haya querido decir eso”. No digas “él/ella solo está jugando”. No ignores, aléjate, finge que no sucedió. Si puede haber un error, porque a veces todos hablamos mal, espera y observa. O pregunta, simplemente no asumas. La conversación es un arte de co-creación, y debemos respetar a nuestros estudiantes como ese co-creador. Incluso con nuestros comunicadores más antiguos y más jóvenes, que pueden balbucear y explorar mientras aprenden dónde están las palabras … Se benefician de que respondamos a sus palabras. Aprenden el significado y el contexto de esas palabras al escuchar nuestra respuesta.

Por ejemplo, en las clases de inglés, si tu alumno/a dice la palabra incorrecta para lo que tú quieres decir, aún así respóndele. Trabajen juntos para resolverlo. Este es el componente básico de ver tu alumno/a como un/a comunicador/a competente, como alguien que hablará inglés con fluidez algún día. Por eso también él/ella seguirá intentándolo. Sin vergüenza. Nuestros hijos saben si creemos que tienen voz y autonomía, si creemos que pueden ser comunicadores con fluidez. Saben si vale la pena el esfuerzo. También saben cuándo serán dudados, oídos, incomprendidos e incrédulos. Y dejan de hablar. Si un/a alumno/a no usa su sistema de comunicación en su entorno, pero lo usó en otro lugar … Pregunta: ¿Qué puedo hacer de manera diferente? ¿Qué hicieron para apoyarlos? No lo descarte simplemente como una exageración o que no sucedió.

II) Dar mucho tiempo de espera: Oh Dios mío, ¿podemos reducir la velocidad? ¿Has tratado de usar un dispositivo de comunicación para expresar tus pensamientos? Incluso cuando es muy familiar, puede llevar tiempo. Procesamiento auditivo, ansiedad, apraxia … Hay una docena de razones por las cuales tus alumnos necesitan tiempo, y cero razones por las que no debemos darlo. Deja de hacer pregunta tras pregunta. Deja de suponer que no pueden hacerlo si no se puede hacer en 5 segundos o 10 segundos. Deja de suponer que no pueden hacerlo si no se puede hacer a pedido. Aprende a observar. Esté atento a la comunicación durante todo el día. Comenta, haz su pregunta o realiza su acción, y espere. Espera 15 segundos. Espera 30 segundos Espera 2 minutos. Observe a tu alumno/a para ver cuál es su tiempo de espera y luego espera. Cuenta en tu cabeza si es necesario. Aprende a estar bien con el silencio. Pregunte u observe si prefieren su atención, observándoles y dirigiendo su mirada hacia ellos, o si prefieren que se aleje, continúe con una actividad o regrese a ellos en unos minutos. Hay una gran variedad de necesidades. Nuestros alumnos nos dirán cuáles son las suyas, si estamos escuchando.

III) Deja de hacer tantas preguntas; comenta y asómbrate: Piensa en las conversaciones que tienes con tus amigos, tus seres queridos o incluso con tus alumnos hablantes. Comentamos. Llamamos la atención. Describimos nuestros sentimientos o los de ellos. Por lo general, no participamos en 20 preguntas cada vez que conversamos con nuestros amigos. ¿Por qué hacemos esto cuando alguien no habla? ¿Por qué los llenamos de preguntas? ¿Por qué los relegamos al rol de encuestados y nunca los iniciamos? Podemos hacer lo mismo con nuestros usuarios de CAA. Podemos comentar sobre sus acciones: describa lo que están haciendo, describa nuestras propias acciones, comparta nuestros sentimientos, conecte sus palabras o acciones con algo más que conocemos. Si no lo sabes, intenta preguntarte. Intenta ofrecer opciones. Esto puede disminuir la ansiedad y la dificultad de responder a medida que la exigencia cae significativamente. Los alumnos pueden responder cuando pueden y quieren hacerlo, en lugar de sentirse presionados para responder cuando queremos que lo hagan.

Hay muchas más formas de conversar que no implican preguntas. Ejemplos de comentarios para adultos que sazonan nuestros bocadillos (no todos a la vez), con palabras clave resaltadas: Pareces hambriento. Tienes una manzana para el almuerzo. Amo tener manzanas. Comí una manzana anoche. Me pregunto si quieres tu manzana entera o cortada. Me pregunto si quieres tu plátano o manzana primero. Oh, parece que quieres el plátano. Me pregunto si necesitas ayuda para abrir eso. Déjame saber si necesitas ayuda. ¡Tu amigo también tiene un plátano! Me divertí mucho construyendo contigo antes del almuerzo. Me pregunto si deberíamos construir más o tocar música después del almuerzo. Parecías feliz cuando estabas construyendo. Me pregunto qué podríamos decirle a tu mamá sobre tu edificio … Se veía alto y rojo.

IV) Todas las palabras, todo el tiempo, por todas las razones: Esto es solo un recordatorio de que nuestros alumnos necesitan mucho más que unos pocos sustantivos. ¡Necesitan palabras de acción, palabras descriptivas, quejas! Necesitan decirnos cómo se sienten, dónde duelen, qué hicieron el fin de semana pasado. Incluso si todavía no lo están haciendo ahora, necesitan poder crecer en eso. Cuando decimos “las palabras centrales son demasiado difíciles” y luego no las incluimos, estamos creando una profecía autocumplida. Cada estudiante tiene derecho a tantas palabras como pueda acceder. Tienen derecho a tener esas palabras disponibles en todos lados. Y necesitan que modelemos todas esas palabras. No podemos simplemente modelar solicitudes o palabras felices. Deberíamos modelar “esto apesta” y “Odio esto” y “déjame en paz”. Deberíamos modelar “parar” y “ayudar” y “necesitar” y “decir” y todo tipo de palabras. Podemos modelar lo que parece comentar, protestar, hacer preguntas. (¡Sí, nuestros estudiantes deberían poder interrogarnos por una vez!) La autonomía de la comunicación no puede ocurrir sin el acceso a muchas palabras (¡y un teclado!) Muchas veces los estudiantes han dejado de usar sus sistemas de comunicación o han mostrado poco interés simplemente porque no pudieron dicen lo que quieren decir. Las primeras palabras de mis alumnos han sido todo, desde “enojado” y “dejar de molestarme” y “jugar” hasta “entrenar” y “bocadillos de frutas” y “hambrientos”. Todas las palabras.

V) Respeta el poder de su voz: Honestamente, esto es una repetición de la primera regla, pero sí, es tan importante. Si, por ejemplo, tu alumno/a usa su voz para decirte que necesita un descanso, entonces tienes que darle un descanso. Podemos comprometernos, podemos negociar, pero debemos escuchar. La forma más rápida de hacer que un/a alumno/a se bloquee es actuar como si no nos importaran sus palabras. De lo contrario, él/ella aprenderá que otras personas podían poner palabras en su boca e incluso manipular su cuerpo, llegando a la conclusión que su esfuerzo para comunicarse contigo no vale la pena.

VI) Ir con el flujo y reflujo de la comunicación: El crecimiento de la comunicación va y viene. Hay momentos en que nuestros estudiantes pueden hablar mucho, y otros cuando se quedan en silencio. Es posible que tu alumno/a no use su dispositivo de comunicación durante 3 meses, pero luego lo use para hablar contigo durante 25 minutos. Podría significar que está enfocando su energía en otro lugar. Podría significar ansiedad o enfermedad o procesamiento sensorial o incluso solo un cambio temporal en la preferencia de la forma de comunicación. No significa que todo esté perdido. No significa que dejemos de hacer cualquiera de las cosas anteriores. Significa que estamos siendo pacientes, que nos quedamos con ellos y que respetamos cualquier forma de comunicación a la que puedan acceder en esos momentos.

Demostremos a nuestros alumnos que sus voces si nos importan. Queremos escucharlos. Su verdadera voz. Porque el mundo necesita esa voz. Necesitamos esa voz. Y absolutamente tienen derecho a esa voz.

Fuente: (2020). Being A Good Communication Partner. Be A Teaching Unicorn. Recuperado de (https://teachingunicorn.com/2020/05/17/being-a-good-communication-partner/?fbclid=IwAR3sHCVOrIWqLFTV4uW9WafqKqCprZdbGvuEA1bAW8kEr23AfE7AYV3YQ4M). Traducido por Maximiliano Bravo.

4 Razones De Por Qué No Hay Mal Momento Para Luchar Por Los Derechos De Las Personas En Situación De Discapacidad

¡Ahora no es el momento!

Es un cliché porque el sentimiento en sí es muy familiar. Tiene algo importante que discutir o una necesidad urgente, pero todos parecen estar de acuerdo en que hay asuntos más importantes que atender. A veces eso es cierto. Otras veces puede ser una excusa para posponer un problema molesto o un problema incómodo. De cualquier manera, puede ser frustrante escuchar cuando tus propios problemas parecen al menos tan importantes como los de los demás.

Rara vez se dice en voz alta, pero un argumento poderoso acecha donde las personas hablan sobre los derechos y necesidades de las personas en situación de discapacidad. Es la idea de que hay momentos en que está mal que ellas luchen por nuestras necesidades y derechos.

No solo las personas sin discapacidad creen esto. Muchas, si no la mayoría de las personas en situación de discapacidad, también lo creen en algún nivel, o al menos lo sienten de vez en cuando. Estamos a punto de decir algo, y nos detenemos, diciéndonos, en efecto, “Ahora no es el momento”.

La lógica es fácil de entender. A veces, lo que es de vital importancia para ti personalmente no es tan importante para todos los demás. Y a veces, lo que es bueno para una persona, o un pequeño grupo de personas, no es bueno para la comunidad en general. Aunque la sociedad occidental es famosamente orgullosa e individualista, también veneramos la solidaridad y el sacrificio.

Cierta cantidad de priorización también tiene sentido. No siempre podemos hacer todo lo que valga la pena, y a veces se deben tomar decisiones difíciles. A veces, los asuntos de la vida y la muerte, del bienestar de toda la comunidad, deben prevalecer sobre las necesidades o derechos de una persona, o incluso sobre las necesidades y derechos de un subconjunto de personas que tienen necesidades más especializadas.

¿Pero por qué?

I) Las necesidades y los derechos de las personas en situación de discapacidad siempre se encuentran entre los primeros en ser olvidados: Por una variedad de razones complejas, el lugar de las personas en situación de discapacidad en la sociedad es una paradoja. Un día son los más privilegiados, elogiados y sentimentales de todos los “grupos minoritarios”. En el siguiente, se les recuerda con firmeza, a veces brutalmente, que se les considera los segmentos más lamentables, gravosos y superfluos de la sociedad. A las personas les resulta fácil apreciar y proteger a ciertas personas en situación de discapacidad, a veces hasta un grado nocivo. Pero como grupo, nuestras necesidades y derechos colectivos se tratan con mayor frecuencia como triviales, incomprensibles y simplemente son “demasiado trabajo”.

Ocasionalmente, alguna combinación de activismo astuto, percepciones de políticas calificadas y un período relativamente optimista de “tranquilidad doméstica” permite a las personas en situación de discapacidad dar un salto adelante. Hay momentos en que nuestras necesidades y protestas encuentran una audiencia receptiva con suficiente tiempo y capacidad de atención para ayudarnos a hacer algo. Pero tan pronto como casi cualquier otro problema se siente más urgente y generalizado, y especialmente en momentos de amenaza existencial a nivel nacional o mundial, las necesidades de las personas en situación de discapacidad se vuelven lujos una vez más.

¿Quién se va a preocupar por molestar y deshumanizar a las personas con enfermedades crónicas, neurodiversas e inmunocomprometidos, cuando literalmente todos están aterrorizados de la muerte aparentemente aleatoria de un virus invisible?

Cuando una comunidad entera se siente desfavorecida o muy asustada, las necesidades y los temores de las personas en situación de discapacidad inevitablemente caen al final de la lista. Pero este es el peor momento para que las personas en situación de discapacidad dejen de lado nuestros derechos y prioridades.

II) En una crisis comunitaria importante, no podemos confiar en nadie más para que nos defienda: El lugar de la comunidad de las personas en situación de discapacidad en una sociedad sacudida por una crisis importante, como una pandemia global, es muy parecido a una sola persona en situación de discapacidad atrapada en una sala llena de personas alborotadas. Ya sea una fiesta alegre y bulliciosa o un pánico espeluznante, en una multitud, las personas en situación de discapacidad tienden a ser golpeadas, derribadas y pisoteadas. A veces es a propósito, pero generalmente es por accidente. El resultado es el mismo. Nos lastimamos y lo mejor que podemos esperar es una mano y una disculpa distraída. No podemos permitirnos contar con personas que nos cuidan. Tenemos que prestar atención y, sobre todo, hacer lo que podamos para destacar y ser notados. Tenemos que decir: “Disculpa, ¡estoy aquí!”

Es así para las personas en situación de discapacidad en tiempos de emergencias comunitarias o sociales. No importa cuán cuidadosamente tratemos de configurar sistemas para nuestra protección automática, siempre depende de nosotros y de nuestras voces en el momento asegurarnos de que nos vean y no nos descuiden. Lejos de guardar silencio y diferir nuestras propias necesidades a favor de un “bien mayor”, el trabajo de las personas en situación de discapacidad en una crisis es recordar al resto de la comunidad que estamos aquí y que nuestras necesidades y derechos siguen siendo importantes. Una fuerte autodefensa en una crisis no es egoísta. Es a la vez personalmente responsable y de espíritu público.

III) Hay pocas recompensas que valen la pena para las personas en situación de discapacidad cuando sacrifican sus derechos y necesidades en favor de otros en una crisis: Las personas en situación de discapacidad también pueden ser generosas, como cualquier otra persona. Pero ser generoso en el contexto de negligencia y prejuicios generalizados no significa lo mismo. Y al hablar “egoístamente” por si mismas, también están hablando el uno por el otro, lo cual es lo contrario de egoísta. Guardar silencio, de bajo mantenimiento y actuar con humildad puede ser virtuoso y admirable, pero también tiene costos específicos que para muchas personas en situación de discapacidad no son realmente asequibles.

La mayoría de las personas en situación de discapacidad se les enseña de manera diferente. Por lo tanto, terminan absorbiendo dos lecciones contradictorias.

Por un lado, las personas en situación de discapacidad aprenden a aceptar la sabiduría convencional de que ser una persona agradable, generosa y poco exigente dará como resultado un mejor tratamiento y un tiempo más fácil para resolver problemas y obtener ayuda cuando la necesitemos. Después de todo, “se atrapan más moscas con miel“, y es bastante obvio que a los quejosos frecuentes no son muy populares.

Por otro lado, el tiempo y la experiencia nos enseñan que la buena voluntad hacia las personas en situación de discapacidad suele ser escasa y condicional. Es fácil ser amable con las personas en situación de discapacidad cuando ellas son más fáciles de querer. Si es difícil, lento o costoso, descubren que sus verdaderos aliados son un grupo mucho más pequeño, e incluso su ayuda no siempre es confiable.

Peor aún, las personas en situación de discapacidad eventualmente descubren que la defensa cordial y respetuosa a menudo simplemente no funciona. Especialmente a nivel social, el cambio real requiere un activismo más decidido y asertivo. A largo plazo, el enfoque civil más equilibrado puede ser más satisfactorio en sentido personal e incluso moral. Pero como dice otro dicho: “La rueda chirriante obtiene el aceite”. En el ecosistema en el que viven las personas en situación de discapacidad, la franqueza y la autoafirmación a menudo son más efectivas que esperar pacientemente nuestro turno, sin importar cuáles sean nuestras inclinaciones personales.

IV) Las necesidades y los derechos de las personas en situación de discapacidad no compiten con los demás; se superponen con ellos: Uno de los principales argumentos para posponer las preocupaciones de las personas en situación de discapacidad en favor de “cosas más importantes” es la idea de que el tiempo y los recursos dedicados a satisfacer sus necesidades es sinónimo de menos tiempo y recursos para la sociedad en general. Desde este punto de vista, una minoría en situación de discapacidad compite constantemente con la mayoría sin discapacidad. Es un juego de suma cero, y las percepciones de equidad dictan que las necesidades especializadas de las personas en situación de discapacidad siempre deben ser una ocurrencia tardía … algo extra a lo que podemos prestar atención cuando todo lo demás se ocupa. Pero esta es una formulación falsa y una receta para la negligencia perpetua.

Suena idealista, pero es demostrablemente cierto … lo que es bueno para las personas en situación discapacidad es bueno para la sociedad. Por ejemplo, la accesibilidad física, como las rampas y las puertas fáciles de abrir, hacen la vida más fácil para todos, con y sin discapacidades. Como se demostró recientemente, las alternativas flexibles para las tareas y procedimientos cotidianos ayudan a todos a adaptarse a lo inesperado. Y las mejores formas de proporcionar servicios y apoyo a las personas en situación de discapacidad generalmente terminan beneficiando a las personas mayores y otras personas sin discapacidad que pueden quedar discapacitadas, especialmente durante una crisis en toda la sociedad. Más dramáticamente, ahora estamos aprendiendo nuevamente cómo las medidas de salud pública que protegen a los más médicamente vulnerables entre nosotros también nos protegen a todos.

Se ha observado que las personas en situación de discapacidad son “canarios en la mina de carbón”. Tendemos a notar debilidades y defectos en la sociedad antes de que se conviertan en desastres generalizados. Hacemos sonar la alarma regularmente, no solo para nosotros, sino para todos. Y nuestras formas innovadoras de sobrevivir y prosperar señalan el camino para que toda la sociedad supere tiempos difíciles y emergencias globales. Y cuando nuestras necesidades compiten directamente con los demás, a menudo es una cuestión de vida o muerte … en cuyo caso, literalmente, no tenemos más remedio que aluchar como si nuestras vidas dependieran de ello.

La generosidad es una virtud universal, y las personas en situación de discapacidad son totalmente capaces de dar y recibir. Al mismo tiempo, la posición de las personas en situación de discapacidad en la sociedad a veces les da pocas opciones más que insistir en sus necesidades y derechos, sin importar lo que esté sucediendo a su alrededor. No hay necesidad de que han de sentirse culpables o que estén obligados a contener cuando nuestras voces se necesitan más que nunca. Y el resto de la sociedad debería escuchar.

Fuente: Pulrang, A. (2020). 5 Reasons Why There’s No Wrong Time To Fight For Disability Rights. Forbes. Recuperado de (https://www.forbes.com/sites/andrewpulrang/2020/04/24/5-reasons-why-theres-no-wrong-time-to-fight-for-disability-rights/?fbclid=IwAR2CGg7-4bWIOohOzqWxJSoqG2HGAz0aIv1T89_jeM9QcWcX—tJKgWv_Q#6501bc1a3ac1). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Espectro Autista Y Autenticidad: Cuando Ser Fiel A Ti Mismo/a Significa Revelar Tus Diferencias

Es ampliamente reconocido que la autenticidad es una parte importante de la salud mental y el bienestar general.

Pero, ¿qué es la autenticidad? El término se usa para describir una serie de constructos en la literatura académica, desde la sinceridad, la veracidad y la originalidad. Sin embargo, una definición sucinta y simple de autenticidad es “ser fiel a uno mismo”.

Hoy en día, hay una gran cantidad de recursos para vivir auténticamente. En particular, Brene Brown ha escrito libros, incluido su éxito de ventas, Los Dones De La Imperfección, que imploran a los lectores que acepten sus propias peculiaridades en aras de la autenticidad.

Vivir auténticamente puede significar deshacerse de comportamientos adaptativos obsoletos y abstenerse de conformarnos para encajar con los demás, y esa parte de este proceso puede implicar decir adiós a las personas que no nos aceptan como somos. Esto puede ser un proceso doloroso; Puede surgir una intensa vulnerabilidad y dolor a medida que desentrañamos nuestras vidas, desconectamos los lazos y entrelazamos todo lo que queda de nuevo en colores y patrones que representan mejor lo que realmente somos.

Auténticamente Autista

Pero, ¿qué significa eso para aquellos de nosotros que somos fundamentalmente diferentes de la mayoría de la población? No solo estamos tejiendo por antojo y no con la esperanza de crear una tela más agradable. Para aquellos de nosotros que compartimos diferencias y divergencias distintas, en realidad estamos tejiendo con hilos diferentes y nuestra trama y urdimbre ideales se entrecruzan en direcciones no convencionales y se cruzan en lugares poco ortodoxos.

El proceso de desarrollar una mayor autenticidad en la vida cotidiana como adultos en el Espectro Autista presenta capas de dolor y vulnerabilidad aún más complejas que la mayoría. Esto no quiere decir que sea imposible, sino que presenta mayores desafíos cuando se vive en una sociedad que asume la neurotipicidad como estándar y proyecta expectativas neuro-normativas. 

Autenticidad y Camuflaje Social

Desentrañar los comportamientos aprendidos y diferenciarlos del ser auténtico a menudo es un proceso increíblemente complejo para las personas en el Espectro Autista y puede presentar un gran obstáculo para su autenticidad. Durante muchos años, el espacio terapéutico en torno al Espectro Autista se centró en modificar el comportamiento y la presentación superficial de las personas que viven la condición para alinearse con las expectativas de la sociedad. Esta aplicación de comportamiento neuro-normativo por naturaleza se opone concepto de autenticidad. Hay una creciente conciencia y comprensión de que no es ético priorizar la normalización sobre nuestra salud mental y el bienestar general, y hay un aumento en los enfoques que apuntan a satisfacer mejor las necesidades de las personas en el Espectro Autista y preservar su naturaleza de su condición mientras apoyan el desarrollo y enseñanza de habilidades según sea necesario.

Sin embargo, quedan consecuencias a largo plazo para las personas en el Espectro Autista y para la sociedad en general, como resultado de la forma en que la normalización de los comportamientos del Espectro Autista ha sido promovida históricamente como un esfuerzo útil, en lugar de perjudicial. Y quizás es el clima sociocultural más amplio que creó y perpetuó estas ideas de normalización el más dañino de todos. Incluso para aquellas personas en el Espectro Autista que no estamos sujetos a intervenciones infantiles, estas normas, patrones y reglas incrustadas, que fueron adquiridos deliberadamente o inconscientemente en un intento de encajar, son difíciles de eliminar, cambiar, o incluso identificar.

Incluso sin saber su diagnóstico bajo su debido nombre, aprendieron a evitar mostrar su ser auténtico, a evitar parecer diferentes, a evitar ser personas en el Espectro Autista. Este fenómeno se conoce como “camuflaje” en la literatura académica y se define como una discrepancia entre la experiencia interna y la presentación externa.

¿Qué es el camuflaje y por qué es malo para nosotros?

El camuflaje implica compensar aspectos de la interacción social y la presentación que no son naturales, y enmascarar al ocultar los impulsos y comportamientos del Espectro Autista. Los ejemplos de camuflaje incluyen la supresión de estrategias visibles de autorregulación (como “estereotipias”), secuencias de comandos e imitación de normas sociales.

Históricamente, el camuflaje se ha visto bajo una luz positiva, y la enseñanza de habilidades y estrategias para camuflarse permanece con frecuencia incrustada en intervenciones y terapias dirigidas a personas en el Espectro Autista de todas las edades. Sin embargo, si bien el camuflaje puede parecer beneficioso a corto plazo, investigaciones recientes afirman que el camuflaje crónico puede ser dañino a largo plazo. 

Se ha encontrado un mayor estrés, ansiedad , depresión y tendencias suicidas entre las personas que exhiben altas tasas de comportamientos de camuflaje. Un estudio encontró que el camuflaje estaba relacionado con un sentido de pertenencia frustrado, lo que resultó en un mayor riesgo de pensamientos y comportamientos suicidas. 

Esta noción de camuflaje que tiene impactos negativos es razonable cuando se ve a través de la lente de la investigación sobre autenticidad y bienestar; No podemos esperar que enseñar a las personas en el Espectro Autista a ocultar su condición y, por lo tanto, negar su autenticidad, sea bueno para la salud mental. Existe una disonancia, incluso si el fomento de comportamientos del Espectro Autista en personas que viven la condición se siente contradictorio con aquellas personas estrechamente ligadas a los estándares neuro-normativos. 

Las dificultades De Ser Auténticamente Autistas

Aceptar la autenticidad como personas en el Espectro Autista es un campo minado porque lo que es auténtico para nosotros a menudo es contrario a las normas y expectativas sociales profundamente arraigadas. Como tal, se necesita un mayor grado de asertividad y coraje para ponerlo en práctica. Es posible que nuestras familias no aprecien o entiendan que abandonamos las reuniones familiares temprano para preservar nuestra energía cognitiva, así como nuestros colegas pueden ofenderse al optar por trabajar solos en lugar de formar parte de un equipo.

La honestidad y la apertura son esenciales para aceptar la autenticidad, pero las opiniones predominantes sobre el Espectro Autista en la comunidad en general generalmente no incorporan la gran diversidad que está presente en las poblaciones del Espectro Autista A pesar de que varias personas de alto perfil revelan abiertamente, como el actor Sir Anthony Hopkins y la activista ambiental Greta Thunberg, muchas personas todavía se aferran a los estereotipos obsoletos de los trenes y los genios matemáticos masculinos.

Las mujeres en el Espectro Autista no se ajustan a los estereotipos del Espectro Autista y se encuentran frecuentemente con personas que simplemente no creen su diagnóstico. Las personas pueden estar tan conectadas con el revestimiento neurotípico que ellas han creado como parte de su camuflaje que cuestionan su condición, en lugar de aceptar que tal camuflaje ha sido cuidadosamente diseñado por ellas con años de agonizante esfuerzo y optar por apoyarlas a medida que avanzan hacia formas más auténticas de interactuar con el mundo.

Ambos podemos reflexionar sobre comportamientos previos al diagnóstico que fueron altamente performativos e involucraron camuflar su verdadero ser. Sin embargo, es solo con el beneficio de la retrospectiva que podemos identificar esto; en ese momento era habitual e integral para existir en espacios neurotípicos. Como adultos, nos preguntamos qué tan grueso y enredado se convirtió este camuflaje y si alguna vez despegaremos con éxito todas las capas para descubrir nuestro verdadero y auténtico ser.

Su camuflaje se desarrolló como un mecanismo de supervivencia; una forma de ocultar necesidades que se sentían atípicas o excesivas, para evitar ser “complicadas”, ocultar sus diferencias y simplemente mezclarse con el grupo. Pero ahora es ese mecanismo de supervivencia el que representa un obstáculo para una vida auténtica y, por lo tanto, afecta su bienestar.

Si bien hay muchas personas que no reaccionarán favorablemente a nuestra Autenticidad Autista, también habrán espacios que acogen, honran y aprecian nuestras divergencias, lo que, a su vez, fomenta nuestra autoaceptación. En estos espacios es donde podemos explorar nuestras identidades como personas en el Espectro Autista y encontrar nuestra Autenticidad Autista.

El concepto de Autenticidad Autista significará cosas diferentes para personas diferentes. Tal es la diversidad de personas y experiencias que constituyen la comprensión actual de un espectro que no es una progresión lineal, sino más bien un amplio y heterogéneo rango de características. A menudo lleva tiempo aceptar nuestra identidad como personas en el Espectro Autista y avanzar hacia la autenticidad, especialmente cuando, sin saberlo, hemos internalizado la multitud de mensajes neuro-normativos y de las sociedades en las que fuimos criados y en los que seguimos viviendo. Algunos de nosotros nunca encontramos nuestro manera de aceptar nuestro yo autista, que puede ser indicativo de la profundidad de la internalización del estigma y los desafíos de lidiar con construcciones neuro-normativas.

Para nosotros, la autenticidad significa construir nuestros propios espacios en los que vivir y trabajar, buscar amigos y compañeros de ideas afines y permitirnos la libertad de ejercer el autocuidado sin vergüenza ni reproche. En la práctica, esto es complacer intereses especiales, involucrarse socialmente de manera cómoda, aunque no convencional, celebrar nuestras fortalezas y aceptar nuestros dificultades. Las personas en el Espectro Autista requieren apoyo mientras exploramos nuestras identidades y la libertad de determinar nuestras propias nociones de autenticidad; Instamos a nuestros pares que no estén en el Espectro Autista a honrar esto, ya que se necesita valor para lograr la Autenticidad Autista que tanto deseamos.

Fuente: Bullus, E. & Sesterka, A. (2020). Authenticity and Autism. PsychologyToday. Recuperado de (https://www.psychologytoday.com/ca/blog/insights-about-autism/202001/authenticity-and-autism?fbclid=IwAR3eltaFGudp6UBjqIHNHDHM7ukw1t0q0sct0OzO3K7Z4TPH2SznpvXNqFE). Traducido por Maximiliano Bravo.

Inteligencia Es Un Concepto Capacitista

Muchas veces la palabra “inteligencia” aparece en artículos que supuestamente tratan sobre los derechos de las personas en situación de discapacidad.

La palabra surge para explicar que ser una persona en situación de discapacidad no significa que haya un “problema” con el cerebro. Muchas veces esto sucede cuando una persona en situación de discapacidad física, o alguien que habla de discapacidades físicas, quiere señalar que “sus mentes están bien”.

La palabra también se usa para contar historias de personas en el Espectro Autista no hablantes que aprendieron a escribir para comunicarse y “demostraron” que son “inteligentes”.

Ser Humano Debería Ser Suficiente Para Merecer Derechos

Se supone que las personas en situación de discapacidad intelectual “no son inteligentes”. Al usar la “inteligencia” como una razón por la que merecemos accesibilidad y respeto, estamos ignorando y perjudicando a aquellos que tienen discapacidades intelectuales, aquellos que aún no son valorados, aquellos cuya voz aún no entienden e ignoran activamente.

La “inteligencia” es un constructo social. Es subjetivo y no se puede probar. Algunas personas pueden ser mejores en ciertas cosas, incluso llamamos a algunas de esas personas “genios”. Pero su “inteligencia” es el producto de un concepto del tiempo y el lugar donde viven. Es posible que, en otro momento, en otro lugar, su “inteligencia” no sea “superior”.

La mayoría de las personas no piensan en conceptos y constructos cuando hablan de inteligencia o cuando dicen que alguien es “muy inteligente”. Pero la palabra puede, y es, usada para dañar y excluir a algunas personas en situación de discapacidad.

¿Cómo definimos “inteligencia”?

  • La capacidad de aprender o comprender o lidiar con situaciones nuevas o difíciles.
  • Razón; también: el uso experto de la razón.
  • La capacidad de aplicar el conocimiento para manipular el entorno de uno o para pensar de manera abstracta según lo medido por criterios objetivos (como pruebas).
  • El acto de comprensión: Entendimiento.

Espectro Autista e “Inteligencia”

Las personas en el Espectro Autista pueden aprender y entender cosas y situaciones, pero no siempre pueden demostrar lo que han aprendido o entendido.

La parte sobre “lidiar con situaciones nuevas o difíciles” es tan subjetiva que no tiene sentido. Lidiar con situaciones nuevas o difíciles implica emociones, y las emociones tienen demasiadas variables. Esta llamada “inteligencia” medida por una prueba de coeficiente intelectual, no tiene nada que ver con eso.

Respecto a ser capaces de usar la razón, sus habilidades de razonamiento también dependerán de muchos otros factores, incluyendo la voluntad de los demás de ver su punto de vista, algo que está fuera de su control.

Hay personas que viven la condición que pueden aplicar sus conocimientos si tienen acceso a apoyos. Pueden aprender, pero a veces lo que aprenden permanece en sus cabezas, y no pueden traducir su conocimiento en acciones. Incluso cuando pueden mostrar lo que aprendieron, todavía necesitan mucha ayuda. Pero, de nuevo, Stephen Hawking también necesitó mucha ayuda para hacernos saber sus pensamientos. Sin todos los apoyos que tuvo, no habríamos podido saber qué quiere que sepamos.

Ser capaces de comprender las cosas no garantiza ser capaces de expresarlas. Muchas veces las personas en el Espectro Autista necesitan más tiempo para comprenderlas, o para procesarlas y poder demostrar que sí las comprenden.

Un Paréntesis Sobre Las Pruebas de Coeficiente Intelectual

El Coeficiente Intelectual es un número utilizado para expresar la aparente inteligencia relativa de una persona como:

a) La razón de la edad mental (como se informa en una prueba estandarizada) a la edad cronológica multiplicada por 100.

b) Una puntuación determinada por el rendimiento de uno en una prueba de inteligencia estandarizada en relación con el rendimiento promedio de otros de la misma edad.

Existen muchos problemas con las pruebas estandarizadas, ya que generalmente se desarrollan para evaluar a las personas que hablan con lo que se considera una coordinación motora promedio. De acuerdo con la definición anterior, la idea del coeficiente intelectual no tiene sentido: es relativa, no se puede medir con un palo metafórico creado arbitrariamente.

También falla porque medir lo que uno debe saber a una edad determinada también es arbitrario. Muchas personas en situación de discapacidad han sido institucionalizadas y no se les ha dado educación. Sin acceso a la información, ¿cómo puede una prueba calificar nuestro conocimiento de dicha información?

En resumen, la inteligencia, utilizada como una forma de justificar el derecho a las personas en situación de discapacidad a la accesibilidad, y su valor como personas, es un concepto capacitista.

Fuente: Sequenzia, A. (2018). Intelligence Is an Ableist Concept, by Amy Sequenzia. Ollibean. Recuperado de (https://ollibean.com/intelligence-is-an-ableist-concept/). Traducido por Maximiliano Bravo.

9 Cosas Que Tú Debes Incluir En Tu Currículum De Educación Sexual Para Las Personas En El Espectro Autista

Muchas personas en el Espectro Autista les ha sido negado el acceso a una educación sexual inclusiva y de alta calidad, a pesar de que se trata de algo muy esencial para lograr una buena calidad de vida.

Incluso cuando es proporcionada por los padres, terapeutas y educadores, algunos componentes vitales son omitidos. El Espectro Autista es extremadamente diverso y desarrollar un currículum que sea inclusivo para todos no es tarea fácil, si dicha tarea siquiera es posible.

Pero sin importar la persona y cómo vive su condición, hay al menos 9 cosas que debes incluir cuando desarrollas un currículum de educación sexual para personas en el Espectro Autista.

I) Perspectiva personal: Sin una visión de perspectiva personal, desarrollar un currículum de educación sexual para adolescentes y adultos en el Espectro Autista resulta imposible.

El número de talleres y conferencias acerca de la sexualidad en el Espectro Autista está gradualmente aumentando. Esto es algo bueno. Sin embargo, la proporción de profesionales en comparación a la perspectiva de las personas que viven la condición sobre un tema en particular se mantiene constante. ¿Que tan a menudo un taller o conferencia sobre la sexualidad en el Espectro Autista está a cargo de un persona que vive la condición o uno de sus familiares? ¿Se han dado cuenta cómo la mayoría de tales presentaciones son expuestas por un profesional?

Las perspectivas profesionales pueden ser tremendamente valiosas. Los profesionales pueden ofrecer orientación y estructura para desarrollar un currículum de educación sexual. Implementar una metodología apropiada, sin embargo, requiere una contribución significativa de parte de un “coro” de perspectiva personales.

II) Perspectiva personal: ¡NO! Esto no es un error. Vale la pena repetir este aspecto. Es algo MUY crucial.

Si tú eres un/a activista en el Espectro Autista y tu presentación sobre sexualidad en el Espectro Autista recién ha sido rechazada, la siguiente explicación seguramente te resultará muy familiar: “Ya tenemos un profesional experto y respetado que acaba de enviar una presentación sobre sexualidad en el Espectro Autista. Entonces, ya tenemos el tema cubierto.”

¿En serio?

No importa tanto que nuestras perspectivas personales sean ignoradas. Lo que es genuinamente preocupante es acerca de las visiones y contribuciones de las otras personas. Al explorar en blogs de Internet, tener conversaciones cara a cara y asistir a talleres y conferencias, somos capaces de recolectar a una vasta riqueza de perspectivas de personas en el Espectro Autista sobre asuntos de educación sexual.

Porque el currículum de educación sexual debe estar hecho a la medida de las personas que viven la condición, requiere un “coro” de testimonios personales de las mismas personas acerca de sus vidas sexuales. Mientras más numerosa y diversa sea la representación, mejor será la calidad de la educación sexual que recibirán las personas en el Espectro Autista.

Resulta increíblemente frustrante que las perspectivas personales sigan sin recibir la debida consideración que tanto merecen. Una revisión exhaustiva de informes, estudios publicados y talleres sobre educación sexual pone en evidencia que los modelos de educación sexual para las personas en el Espectro Autista sigan dominantemente influenciados por el Modelo Médico de la Discapacidad.

Muy probablemente, esto no es algo deliberado. Simplemente se trata de una cuestión relativa al cambio de paradigmas en cómo la sociedad percibe a las personas en situación de discapacidad. Las perspectivas personales nunca permitirían que el Modelo Médico de Discapacidad dominara la instrucción sexual.

III) Inclusión: Aún hay bastantes terapeutas y educadores que asumen que las personas en el Espectro Autista no están interesadas en el sexo o que nunca tendrán sexo. Mientras es cierto que hay personas en el Espectro Autista que nunca desarrollarán un interés por el sexo, no podemos emitir juicios apresurados.

Incluso cuando hay casos de personas en el Espectro Autista que nunca serán sexualmente activas, aún es importante que reciban una educación sexual de alta calidad, especialmente al experimentar los cambios de la pubertad, hacer valer sus derechos a la seguridad personal y desarrollar una conciencia sociosexual.

También es crucial desarrollar planes de trabajo que incluyan a personas no hablantes y que no usan un dispositivo de comunicación. Las personas con problemas significativos de comunicación tienen altas probabilidades de que se aprovechen sexualmente de ellas. Solo porque una persona sea no hablante no significa que sea incapaz de experimentar placer sexual o tener una vida sexual satisfactoria.

Por favor tengan esto en cuenta. La inclusión no está únicamente restringida a dónde la persona recibe educación sexual. La inclusión no es un lugar. Es una filosofía.

IV) Materiales de enseñanza para estudiantes no tradicionales: Los libros de textos son útiles para algunos estudiantes. Para otros, no mucho. Es tiempo de recurrir a una estrategia más creativa.

Aquí está una lista breve de materiales de aprendizaje alternativos:

  • Tarjetas ilustradas y sets de vocabulario para usuarios de CAA (Comunicación Alternativa y Aumentativa).
  • Lengua de señas.
  • Fotos/Vídeos.
  • Escenificaciones.
  • Técnicas de autodefensa/autocuidado.
  • Demostraciones interactivas.
  • Integración sensorial.

V) Conciencia sociosexual: Tener un conocimiento de los comportamientos sociosexuales significa tener conocimiento de los aspectos interpersonales de la sexualidad.

Cuando estudiamos los comportamientos sociosexuales, estudiamos los lenguajes del comportamiento social humano y el comportamiento sexual humano. Involucra una observación exhaustiva de las interacciones sociales relacionadas con la sexualidad dentro de nuestros alrededores.

La meta de la conciencia sociosexual es no estar forzados a actuar conforme a la norma social imperante, sino obtener un mejor entendimiento de las “agendas ocultas” (intenciones sexuales ocultas) para que podamos protegernos mejor de las vulnerabilidades que podríamos tener.

VI) Positividad sexual: El movimiento de positividad sexual es un movimiento de gradual expansión. Aún más gradual es el movimiento de positividad sexual aplicable a las personas en situación de discapacidad, especialmente las personas en el Espectro Autista.

Por supuesto que es importante enseñar prácticas de seguridad sexual. Definitivamente necesitamos saber como protegernos de las enfermedades de transmisión sexual, embarazos no planificados y abusos sexuales. Necesitamos entender que no hay culpa o vergüenza involucrada en querer sentir placer sexual y explorar nuestros cuerpos.

También es importante que está bien si no queremos estar involucrados en actividades sexuales. A menudo se nos espera que disfrutemos el sexo. Nos enseñaron a responder apropiadamente a las normas sociales en las interacciones sexuales. La verdad es que no todos están interesados en el sexo y/o romance. Es importante que la persona entienda que mientras tenemos esos derechos, no deberíamos ser forzados a ejercerlos y está bien no demostrar interés.

La sexualidad en la cultura popular puede transmitir ideas poco realistas sobre lo que definimos como atractivo o sexualmente deseable. En la norma social, hay una brecha angosta de aquello que consideramos atractivo o sexualmente deseable. Mientras podría ser útil aprender a identificar los estereotipos que dictan qué es atractivo o sexualmente deseable, no pueden forzarnos a cumplir tales estereotipos.

Es importante que las personas en el Espectro Autista sepan lo siguiente:

  • El sexo es sano, mientras se practique seguramente y consensualmente.
  • No tener interés en el sexo es perfectamente aceptable.
  • Tenemos derecho a rehusarnos a cualquier actividad sexual en la que no queramos participar.
  • Tenemos derecho a comunicarnos y recibir educación sexual en un ambiente social seguro.
  • Las expresiones de sexualidad no están prohibidas o son inmorales, sino una parte natural de la experiencia humana.

VII) Instrucciones específicas y concretas: Evita las metáforas y los eufemismos si es posible. Aunque algunas personas en el Espectro Autista son capaces de entender el lenguaje figurado, es difícil que muchas comprendan los temas en cuestión. Los eufemismos son demasiado abstractos.

Un ejemplo de un eufemismo es la expresión popular para describir la reproducción sexual; “las aves y las abejas”. Los padres y educadores podrían tener la impresión de que los eufemismos son una forma mucho menos intimidante de enseñar temas explícitos. Por ejemplo, el sexo. Los padres y educadores también sienten que es menos intimidante y más cómodo (para ellos) abordar dichos temas así.

Por muy incómodo/a que podrías sentirte, es mejor que simplemente recurras a una terminología científica y explícita, ya que será una forma más fácil para que las personas en el Espectro Autista entiendan el tema. Decir las palabras “pene” y “vagina” no va a matar a nadie. Metafóricamente, por supuesto.

Las personas en el Espectro Autista se benefician inmensamente de una instrucción uno a uno. También es beneficioso incluir una clase de pares junto con la persona en el Espectro Autista, especialmente cuando participen en escenificaciones, demostraciones y discusiones. Las personas que no viven la condición necesitan entender que las personas en el Espectro Autista también tienen derecho a aprender sobre el sexo.

La comunicación entre el/la instructor/a y su estudiante en el Espectro Autista debe ser clara y sincera, para así poder establecer especificaciones concretas sobre cuándo y a quién acudir en caso de tener preguntas acerca de cuestiones relacionadas con el sexo y la sexualidad.

VIII) Un ambiente seguro para el aprendizaje:

  • Los estudiantes siempre necesitarán algún grado de control.
  • Los instructores necesitan ser accesibles, tolerantes y receptivos.
  • El ambiente de aprendizaje se acomoda las necesidades sensoriales de tus estudiantes.
  • El ambiente de aprendizaje es lo menos restrictivo posible.

Por último, pero no menos importante, los estudiantes deben sentirse seguros de expresar todas las preguntas que tengan sobre sexo sin temor a ser juzgados.

IX) Un cambio de percepción: En términos simples, remover el Modelo Médico de la Discapacidad.

¿Cuáles son las implicaciones de aplicar el Modelo Médico de la Discapacidad a la educación sexual? Si la instrucción sexual está dominada por el Modelo Médico de la Discapacidad, eso puede provocar importante consecuencias negativas para las personas en el Espectro Autista.

El Modelo Médico de la Discapacidad puede implicar lo siguiente:

  • Todas las personas en el Espectro Autista no están interesadas en el sexo.
  • Todas las personas en el Espectro Autista no son capaces de aprender sobre el sexo.
  • Todas las personas en el Espectro Autista no tienen empatía.
  • Esta supuesta falta de empatía abre la puerta a la posibilidad de que las personas en el Espectro Autista tengan más probabilidades de ser depredadores sexuales.

La preocupación de aplicar el Modelo Médico de la Discapacidad en el currículum de la educación sexual es que las personas en el Espectro Autista son percibidas como si tuvieran que ser normalizadas. Esto puede resultar en que las personas en el Espectro Autista pierdan su sentido de identidad y autoestima.

También puede causar que las personas en el Espectro Autista no sepan el verdadero significado del consentimiento, es decir, que está bien rechazar cualquier actividad sexual en la que no quieran involucrarse. El concepto de consentimiento es aplicable a situaciones sexuales y no sexuales.

Incluso cuando se reconoce la existencia de la líbido y los impulsos sexuales, podría asumirse que las personas en el Espectro Autista no tienen empatía. Esto está muy lejos de ser verdad.

Es importante que las personas en el Espectro Autista sepan lo siguiente:

  • No somos víctimas.
  • Muchos de nosotros experimentamos los mismos sentimientos de romance, deseos sexuales, relaciones interpersonales y formar una familia.
  • Todas las clasificaciones y estereotipos simplemente son etiquetas creadas por una historia de normas sociales y no fueron creadas naturalmente.

Conclusión

Las personas en el Espectro Autista tendemos a ser aprendices “prácticos”. Aprendemos explorando nuestras propias capacidades en nuestros propios cuerpos. Mientras nuestra composición física es variable, somos más capaces de lo que imaginamos, independiente de nuestro estilo de aprendizaje, habilidades cognitivas y las características y complejidades de nuestra condición.

Un currículum de educación sexual inclusiva, idealmente, sería construido como un marco de referencia. Un marco de referencia ofrece “espacios” para llenar en los métodos instructivos que serían los más adecuados para los estudiantes en el Espectro Autista, según sus parámetros de habilidades de aprendizaje.

Esos “espacios” pueden ser llenados con la ayuda de reuniones de apoderados, cuidadores en programas residenciales para adultos, especialistas de intervenciones que trabajan directamente con tu estudiante en el Espectro Autista y, por supuesto, contribuciones significativas de las personas que viven la condición.

Podría demorar mucho tiempo diseñar tal proceso. Es posible que nunca logremos solidificar un currículum de educación sexual. Pero mientras incluyamos los componentes expuestos en este artículo, al menos estaremos en el camino correcto.

Fuente: Lindsey. (2013). 9 Things You Must Include In Your Sexuality Education For Individuals With ASD. Naked Brain Ink. Recuperado de (http://nakedbrainink.com/3636/include-sexuality-education-asd/). Traducido por Maximiliano Bravo.

8 Derechos Asertivos Que Tú Necesitas Defender

La asertividad es la columna vertebral de la comunicación efectiva y las relaciones satisfactorias. Cuando eres asertivo/a tu encuentras fácil defender tus derechos sin afectar los derechos de los demás. La clave para hacer esto exitosamente es estar conciente de tus derechos asertivos. Los derechos asertivos son derechos ampliamente aceptados que posee cada persona. Si quieres conocer todos tus derechos humanos, puedes leer ‘La Declaración Universal de los Derechos Humanos‘. Este artículo cubre los derechos asertivos más comunes que podrías usar en tu vida cotidiana.

Ya sea en tu trabajo o en tu vida personal, tú te encuentras regularmente con personas que quieren que hagas cosas que tú no quieres hacer, o que podrían hacerte sentir incómodo/a. Aprender a manejar efectivamente tales solicitudes mejorará tu confianza, tus relaciones interpersonales y tu calidad de vida. Muchas personas temen ser asertivas ya que temen recibir la desaprobación de los demás, pero las personas generalmente respetan a quienes se atreven a defenderse a sí mismos y sus derechos. Cuando defiendes tus derechos asertivos; no solamente envías una clara señal de que tú te respetas a ti mismo, sino que tu señalas que respetas a los demás.

Derechos Asertivos

En la siguiente lista se incluyen solo algunos de tus muchos derechos asertivos. Esos son los derechos asertivos que tienden a recibir oposición con más frecuencias. Defender esos derechos mejorará inmensamente tu confianza, tus relaciones interpersonales y tu calidad de vida.

I) Ser tu mismo/a: Tú eres tu propia persona con tus propias creencias y valores. Tienes derecho a vivir tu propia vida tal como estimes conveniente, mientras no busques herir deliberadamente a los demás. Otro podrías sentirse explícitamente o implícitamente molestos por algunas de tus decisiones, pero eso no significa que eres tú quien tenga que cambiar.

La vida sería increíblemente aburrida si todos fuéramos iguales. La variedad realmente conduce a una vida más sana y feliz. Y, al ser tú mismo/a, estás añadiendo un poco de variedad a tu vida y a las vidas de todas las personas con quien tú interactúas.

Piensa por un momento en la persona que más admiras. Cuando piensas en por qué admiras a él/ella, encontrarás que uno de los factores principales es que él/ella se atrevió a ser una persona única e irrepetible. Él/Ella eligió vivir la vida a su manera sin intención de pedir disculpas por hacerlo. Tú deberías sentirte libre de seguir su ejemplo.

  • Punto clave: No fuiste puesto/a en esta Tierra para vivir la vida de alguien más, y nadie más fue puesto aquí para vivir la tuya. Entonces, conócete bien a ti mismo y vive la vida que sea la mejor para ti. Así comienza toda la asertividad.

II) Respetarte a ti mismo/a: Tú tienes derecho a tomar decisiones que respeten tus valores e identidad. En caso de que estar de acuerdo con las solicitudes de los demás que son contrarias a tus valores e identidad, es perfectamente aceptable decir ‘No‘.

Yo estoy seguro que quieres vivir una vida donde puedas ayudar a los demás. Nosotros los seres humanos somos seres sociales y amamos interactuar y ayudar a los demás cuando sea posible. Pero no estás ayudando a los demás cuando tú estás diciendo constantemente ‘Si‘ para tu propio mal.

Cuando tú quieres ayudar a los demás, solamente puedes hacerlo desde una posición fuerte. Esto requiere que estés feliz, sano y en un buen lugar. Esto solamente ocurre cuando dedicas suficiente tiempo a vivir tu mejor vida, siguiendo tus propios sueños y metas.

Tú entonces estás respetándote a ti mismo y poniéndote en una mejor posición para respetar y ayudar a los demás.

  • Punto clave: Ponerte en primer lugar no es egoísta e irrespetuoso. Es uno de los derechos asertivos más esenciales que te permitirá actuar desde una posición fuerte. Debes primero respetarte a ti mismo, porque no puedes darle a los demás lo que no tienes.

III) Escoger tus propias prioridades: Cada persona es responsable de su propia vida. Al aceptar responsabilidad por tu propia vida, tienes el derecho de escoger tus propias prioridades, Cuando tienes un sentido de propósito, tú querrás priorizar tareas que te ayudarán a lograr dicho propósito.

Debo poner énfasis una vez más de que no fuiste puesto/a en esta Tierra para vivir la vida de alguien más. Tienes una sola oportunidad de vivir la mejor vida que puedas, a tu manera. Cada día, tú enfrentarás docenas de decisiones sobre qué deberías hacer, cuál es el mejor uso de tus valiosos recursos; tiempo, energía, dinero, atención, etcétera.

La calidad de tu vida no está decidida por un solo momento, está decidida cada vez que tú decides cuáles son prioridades. Tú no gastas tus valiosos recursos, tú los inviertes. Cómo tú escoges usarlos decide que experimentarás como consecuencia de tal decisión.

Priorizar no solamente es un buen hábito, es otro de los derechos asertivos más esenciales. Eso es algo que debes recordar cada vez que tomes una decisión.

  • Punto clave: Si no lograste vivir la vida que tú realmente quieres, no es culpa de alguien más. Ya te dieron tus recursos, tú escogiste como usarlos, entonces los resultados obtenidos son tu responsabilidad. Aprende a vivir con ellos.

IV) Decir ‘No’: Algunas personas creen que ‘No‘ es una de las palabras más difíciles de decir, pero ‘No‘ es una de las palabras más poderosas. Si no quieres hacer algo, tienes derecho a decir que ‘No‘. También tienes derecho a no justificar tu decisión.

No vivas bajo la ilusión de que puedes hacer absolutamente todo lo que quieras, cuando tú quieras. Regularmente habrán personas que te pedirán que hagas cosas por ellos. Es bueno ayudar a los demás, pero debes hacerte la siguiente pregunta:

“¿Si estoy de acuerdo con hacer esto, qué no voy a ser capaz de hacer?”

Siempre habrá un costo de oportunidades cuando estés de acuerdo a hacer algo. Un día tiene 24 horas, entonces tu tiempo es limitado. Si ayudar a alguien más significa que no podrás hacer algo que tú quieres hacer; ¿Entonces valdrá la pena hacerlo?

Si no piensas que deberías estar de acuerdo con hacerlo, tú debes decir que ‘No‘, Eso mantendrá tu tiempo y recursos libres para concentrarte en lo que es importante para ti.

  • Punto clave: Decir ‘No‘ es probablemente el más poderoso de tus derechos asertivos, ya que elimina las cosas que te causarían problemas de tu lista de cosas por hacer.

V) Ser falible: Tú vas a cometer errores. Esto es una parte natural de la vida. Mientras hayas tratado de hacer las cosas bien, las personas no podrán juzgarte con extrema dureza. En vez de sentirte triste por cómo los demás reaccionaron ante tus errores, aprende de ellos para que tú puedas hacer las cosas mejor la próxima vez.

La falibilidad es un derecho asertivo que se aplica en dos formas:

Las personas necesitan aceptar que tú vas a cometer errores de vez en cuando, pero tú estás preparado para aprender de ellos y corregirlos proactivamente. Todos cometemos errores, porque nadie es perfecto. Eso es parte de nuestra humanidad. Entonces los demás no tienen derecho a atacarte o humillarte por tus errores.

Igual de importante que el punto antes mencionado, debes entender que tú vas a cometer errores. Puede ser demasiado fácil ser tu peor crítico cuando cometes errores. Pero deberías tratarte con la misma bondad y comprensión con la que tú tratarías a los demás cuando cometen errores. Sé amable, aprende tu lección y sigue adelante.

  • Punto clave: Demasiados problemas en la vida son causados por personas fallando entender que solamente somos humanos. Lo más importante no es ser perfectos, es demostrar un deseo y disposición de aprender de tus errores para que puedas crecer y desarrollarte como persona.

VI) Expresar tus sentimientos sin ponerte a la defensiva: Es común y aceptable que las personas no estén de acuerdo en todo. Si no estás de acuerdo con lla opinión o el comportamiento de otra persona, tienes derecho a expresarlo. Mientras no te pongas a la defensiva. Mejor concéntrate en la opinión o comportamiento, no en la otra persona.

Recuerda que todos tenemos nuestra propia visión de nuestro mundo y de cómo la vida debería ser vivida. Sólo porque mis creencias podrían ser diferentes a las tuyas, no significa que yo tengo razón y tú estás equivocado/a; o viceversa. Hay muy pocos hechos en la vida, y a medida que descubrimos más sobre la vida, aprendemos que muchos de nuestros hechos no son correctos.

¿Por qué discutir por diferencias de opiniones? Si tú piensas diferente a otra persona, tienes todo el derecho de expresar tu opinión diferente, pero no tienes derecho a forzarlo/a a estar de acuerdo contigo. Incluso si él/ella está equivocado/a, tiene derecho a equivocarse. Entonces, acepten estar en desacuerdo y tengan un bonito día.

  • Punto clave: Muchos conflictos, grandes o pequeños, podrían haberse evitado si las personas aceptaran este derecho asertivo tan fundamental. Aceptar estar en desacuerdo evitará desperdiciar tu tiempo y energía en conflictos innecesarios y protegerá tu felicidad.

VII) Ser comprendido/a: Cuando hay una diferencia de opiniones, las personas pueden llegar a ser muy tercas en defensa de sus propias ideas que se rehúsan a escuchar a los demás. Las personas tienen derecho a no estar de acuerdo contigo, pero tú tienes el derecho a que tus opiniones sean escuchadas y comprendidas. Si entonces no quieren estar de acuerdo contigo, eso está bien.

No vivas bajo la ilusión de que los demás tienen el deber de tomar en consideración tus sentimientos y opiniones todo el tiempo. No te quejes de que los demás siempre se aprovechan de ti y nunca te dan la oportunidad para decidir qué quieres hacer. No eres un cobarde. No eres una víctima. ¡Exprésate!

Siempre deberíamos ser considerados con los demás, pero no es realista pensar que los demás siempre serán considerados contigo. Ellos actuarán en conformidad a sus intereses personales a menos que tú digas lo que piensas. Tus derechos asertivos son inútiles a menos que tú los ejerzas.

Si no estás de acuerdo con algo, es tu deber expresarlo. No esperes que los demás busquen tu opinión porque eso podría no ocurrir. Dí lo que piensas sin el más mínimo arrepentimiento.

  • Punto clave: Si algo es importante para ti, no debes ser un/a espectador/a. Debes ejercer tus derechos asertivos, expresa tu opinión y asegura que estén siendo escuchado y comprendido.

VIII) Tomar tus propias decisiones sin sentirte culpable: Cuando no estés de acuerdo con los demás, a veces ellos tratarán de manipularte para que cambies de opinión. Ese comportamiento es inaceptable. Tienes tus derechos asertivos y tienes el derecho a defenderlos. Al hacer eso, no estás atacando a los demás; simplemente estás haciéndote respetar. No tienes nada de qué sentirte culpable.

Tú tienes el derecho a escoger tu propio proyecto de vida y tomar las decisiones necesarias para lograr dicho proyecto. Esto no tiene nada que ver con tomar decisiones para hacerle daño a los demás. Se trata de comprometerte a vivir la mejor vida que puedas con tu tiempo aquí en la Tierra.

Habrán momentos cuando los demás se sentirás enojados o decepcionados con tus decisiones, pero rara vez tienen derecho a sentirse así. Las personas deberían respetar tu derecho a vivir tu vida, a tu manera, justo como tú respetas su derecho a vivir la suya.

Entonces, escoge tu camino, toma tus decisiones, ejerce tus derechos asertivos y no desperdicies tu tiempo sintiéndote culpable sobre las decisiones que tomaste con la mejor de las intenciones.

  • Punto clave: Tú no eres responsable de cómo se sienten los demás sobre las decisiones que tomaste con la mejor de las intenciones. Todos queremos buenas relaciones interpersonales, pero asumir responsabilidades que no deberías asumir, no ayudará a nadie. Al final, terminarás encadenado/a a los sentimiento de otra persona.

Conclusión

La asertividad es una de las habilidades más esenciales para un buen desarrollo socioemocional. Impacta todas la áreas de tu vida personal e interpersonal. Tú tienes derechos asertivos que te ayudarán a manejarte a ti mismo y tus relaciones interpersonales. Cuando tú defiendes esos derechos, estás ayudando a fortalecer tu salud y felicidad. Familiarízate con los 8 derecho asertivos expuestos en este artículo. Si sientes dudas acerca de ellos, podrías querer discutir sobre ellos con una persona de tu confianza, ya que sea un familiar o un/a amigo/a. Él/Ella también podría ayudarte a identificar cuáles derechos tú necesitas esforzarte más para ejercer mejor. Recuerda, los cambios de comportamiento no son inmediatos. Entonces no te rindas y sé paciente. Muy paciente.

Fuente: Buckley, C. (s.f.). 8 Assertiveness Right You Need To Defend. Live Your True Story. Recuperado de (https://www.liveyourtruestory.com/8-assertiveness-rights-which-you-need-to-defend-communication/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Opciones Reales, Control Real: Apoyos Para Tomar Decisiones Cuando No Puedes Hablar

El Modelo De Apoyo En la Toma De Decisiones maximiza la autonomía de las personas que necesitan apoyo para comunicarse. No necesitamos esperar hasta que las personas puedan usar Comunicación Alternativa y Aumentativa (CAA) de manera efectiva antes de apoyarlos para que tengan más opciones y control sobre sus vidas.

¿Qué Es El Modelo De Apoyo En La Toma de Decisiones?

Es un proceso para maximizar y proteger la autonomía de las personas con diversas discapacidades. Primero, asegura que las personas en situación de discapacidad estén profundamente involucrada en las decisiones sobre su propia vida. Segundo, reconoce que es natural requerir apoyos para tomar decisiones. Consultar a nuestros seres queridos y colegas, como consultar con nuestro/a cónyuge antes de aceptar un nuevo trabajo u obtener una segunda opinión antes de comprar un auto o una casa. Lo que importa es que la decisión final es nuestra. Este impulso de elección y control es un derecho humano básico.

Presumir Competencia

La toma de decisiones con apoyo se basa en la presunción de competencia. En el campo de la comunicación, a veces pensamos en esto como “presumir que todas las personas pueden aprender a usar CAA”. Esta idea es incompleta. Presumir competencia significa que cada persona puede expresar opiniones y recibir apoyo para tomar sus propias decisiones. No es una habilidad: es la calidad de ser humano. No es condicional.

¿Porque Es Esto Importante?

En el pasado, las personas en situación de discapacidad comunicativa o cognitiva se les consideraban incapaces de tomar decisiones. Se designaba a un sustituto para tomar decisiones (por ejemplo, un/a tutor/a) para que tomara las decisiones por ellos. Se esperaba que este/a tutor/a tomara decisiones para la persona poniendo sus mejores intereses en primer lugar. Pero decidir qué es lo mejor para alguien puede ser complejo y subjetivo.

Hoy, las Naciones Unidas y el movimiento por los derechos de las personas en situación de discapacidad han rechazado el Modelo Sustitutivo en la Toma de Decisiones a favor de un Modelo de Apoyo en la Toma de Decisiones.

Preguntamos qué apoyo necesita la persona para tomar sus propias decisiones: es un derecho.

¿Quién Podría Necesitar Un Modelo de Apoyo en la Toma de Decisiones?

Cualquiera que esté en riesgo de ser considerado incapaz de tomar sus propias decisiones es un candidato para la toma de decisiones con apoyo.

Algunas personas pueden tener dificultades para comprender la información: pueden necesitar tiempo adicional y herramientas adicionales para mantenerse enfocados y considerar sus opciones. Es posible que necesiten ayuda para comprender las consecuencias de las diferentes decisiones.

Algunas personas pueden necesitar que sus opciones se presenten como imágenes: fotos, dibujos o en una lista escrita. Algunas personas pueden tomar decisiones importantes algunas veces, pero no todo el tiempo, como alguien con una enfermedad mental o adicción.

¿Qué Pasa Si La Persona Aún No Puede Usar CAA?

El Modelo de Apoyo en la Toma de Decisiones comprende que la comunicación ocurre entre dos personas. La responsabilidad que debe entenderse no debe recaer en la persona en situación de discapacidad comunicativo o cognitiva; Es una responsabilidad compartida. Cuando una persona vive con una discapacidad comunicativa o cognitiva muy significativa y aún no puede comunicarse con palabras o símbolos, es su responsabilidad expresar sus preferencias, como lo que le gusta o no le gusta. Es responsabilidad de sus compañeros de comunicación interpretar esta comunicación y actuar en consecuencia, para ampliar la elección y el control de la persona. Las personas que aún no pueden comunicarse con palabras o símbolos requieren el mayor apoyo para la toma de decisiones.

¿Quién Apoya La Toma De Decisiones?

Los padres, los miembros de la familia, los amigos y el personal de apoyo de confianza se unen con la persona en situación de discapacidad comunicativa o cognitiva. Comparten sus conocimientos sobre cómo se comunica la persona y qué apoyo necesitan para tomar decisiones. Forman un círculo o una red.

Para las personas que vive con discapacidad comunicativas o cognitivas más significativas, las investigaciones muestra que las personas que las conocen más íntimamente son las más receptivas a lo que esa persona expresa. Estas personas son las más propensas a tomar medidas para ayudar a la otra persona a tener opciones y control. También son los más propensos a interpretar a la persona con precisión.

Por ejemplo, las personas menos familiares tienen más probabilidades de interpretar un comportamiento inusual como “desafiante”, mientras que alguien que los conoce mejor interpretará el mismo comportamiento como angustia, frustración o una expresión de dolor e incomodidad.

Fuente: (2019). Real choices, real control: support for decision-making when you cannot speak. AssistiveWare. Recuperado de (https://www.assistiveware.com/learn-aac/decision-making-when-you-cannot-speak?fbclid=IwAR00ijWdDlRvFs1Hi68qT0Dzo1nO0RQ09U4TzhOlRgPaT6ABl7x7TCqBvU). Traducido por Maximiliano Bravo.

14 Formas para Crear Altas Expectativas para tus Estudiantes en el Espectro Autista

Cuando presumimos incompetencia, está en nuestra naturaleza buscar cosas que apoyen eso. A la inversa, cuando suponemos competencia, también buscamos evidencia de eso. Buscamos cada pequeña tarea realizada que nos diga: “Si él/ella puede hacer eso, ¡yo sé que él/ella puede hacer esto!”.

¿Cuáles son las consecuencias de presumir la incompetencia? Los estudiantes a menudo son educados en entornos más restringidos. Nos comunicamos con ellos de manera diferente: utilizamos un vocabulario más básico y les “hablamos como bebés”. ¿Cuántas veces has escuchado a alguien hablando con un/a adolescente en el Espectro Autista como si tuviera 5 o 6 años? ¡Qué ofensivo para alguien que puede tener las habilidades cognitivas de un/a genio! Además, a menudo tampoco se les invita a participar en grupos y actividades en las que participan sus compañeros. Cuando no están involucrados en grupos sociales, pierden oportunidades para hacer amigos y, a su vez, pierden oportunidades para desarrollar habilidades sociales importantes. Debido a su falta de habilidades sociales, a menudo se consideran socialmente torpes, lo que hace que otros los vean como incompetentes.

¿Cuál es el daño de presumir competencia? ¡NINGUNO! Sí, en algunos casos, podríamos pasar algún tiempo trabajando para encontrar apoyos que los ayuden a tener éxito, pero de ninguna manera se les ha negado su derecho a intentarlo. Una gran parte del nivel de éxito que obtendrán los estudiantes dependerá del nivel de expectativas que sus profesores establecen para ellos. Cada estudiante en tu salón de clases debe tener el mismo objetivo final.

¿Eso significa que todos los niños trabajarán en las mismas habilidades o aprenderán de la misma manera? No. ¿Significa que él/ella alcanzará la meta final en la misma cantidad de tiempo? Definitivamente no. Pero nuestra actitud debe ser que vamos a hacer lo que sea necesario por el tiempo que sea necesario para ayudar a cada alumno a alcanzar el logro final. El supuesto de competencia es imperativo para cambiar las estadísticas completamente inaceptables que son en este momento la norma.

Las siguientes estrategias intencionales ayudarán a empoderar a su programa u organización para crear un clima de altas expectativas para todos los estudiantes:

I) Conocer a tus estudiantes: Descubre sus intereses. Pregúntales sobre sus estilos de aprendizaje. ¿Qué apoyos reciben ya que les ayudan a tener éxito?

II) Establecer metas a corto plazo: Establece metas para ellos que estás seguro de que van a lograr. Cuando dominen una meta a corto plazo, aprovecha el impulso de ese éxito para introducir otra meta un poco más difícil.

III) Utilizar el principio de “Ricitos de Oro”: Dale a tus estudiantes tareas que no sean demasiado fáciles, pero tampoco demasiado difíciles, sino que sean adecuadas para ellos.

IV) Enfatizar las fortalezas de tu estudiante: Establece metas que permitan a tus estudiantes utilizar habilidades naturales. Incorpora esas fortalezas en otras tareas tanto como sea posible.

V) Hacer explícitas las expectativas: Define las instrucciones de forma clara y concisa, eliminando todas las palabras innecesarias. Da instrucciones uno o dos pasos a la vez si es necesario. Usa imágenes para apoyar la comprensión de las expectativas.

VI) Proporcionar elogios en una proporción de 7: 1 a las correcciones: ¡SIEMPRE hay algo bueno que puedas decir sobre alguien!

VII) Usa lenguaje positivo: Vuelva a enmarcar tus correcciones de una manera positiva. En lugar de decir “¡No corras!”, Debes decir: “Camina por el pasillo, por favor”.

VIII) No les des la respuesta correcta: Sondea las respuestas. Haz preguntas inductivas (fraseadas de tal manera que sugieren cuál es la respuesta que se espera) . Cuando tus estudiantes resuelven un problema o se dan cuenta de una solución por sí mismos, es mucho más probable que él o ella recuerde.

IX) No les digas simplemente a tus estudiantes lo que hicieron mal: Cuando tus estudiantes comprenden la razón de ser de una habilidad y reconocen el valor personal de esa habilidad, es mucho más probable que él o ella la use.

X) Dar más tiempo de respuesta: Espera al menos 5 segundos antes de repetir una pregunta. Para algunos, este tiempo puede necesitar ser más largo. A medida que conozcas mejor a tus estudiantes, comenzarás a reconocer qué tiempo de espera es suficiente.

XI) No tengas miedo: Algunos alumnos pueden parecer diferentes, tener hábitos que te hacen sentir incómodo o incluso comportamientos que pueden ser bastante atemorizantes. En cualquier caso, usa la proximidad como una garantía de que les gusta y les apoya tanto como a cualquier otro alumno. Mantente cerca de ellos cuando des instrucciones y solo sonríe para asegurarles que estás de su lado.

XII) Trata a tus estudiantes en el Espectro Autista como todos los demás: Habla con ellos sobre los mismos temas apropiados para su edad. Si un/a estudiante no es verbal, conversa con él/ella de todos modos. Nunca hables de ellos delante de ellos. Inclúyelos en actividades apropiadas para su edad. Todo lo que hacen sus compañeros, deberían hacerlo también.

XIII) Saber utilizar estrategias de enseñanza que funcionan bien: Diferentes estrategias de enseñanza funcionan para varios estudiantes por varias razones. Edúcate en prácticas basadas en la evidencia.

XIV) Nunca te rindas: Proporciona altos niveles de apoyo. Encontrar apoyos que funcionan bien podría ser un proceso largo que requiere de ensayo y error. No te sientas frustrado. A menudo, encontrar los apoyos adecuados requiere pensar más creativamente de lo que estás acostumbrado. Consulta con otros que puedan tener grandes ideas. Si un/a estudiante trabaja con otros instructores o terapeutas, obtén permiso para consultar con ellos. El mejor esfuerzo se logra trabajando en equipo. Es posible que alguien más que conozca a tu estudiante ya tenga preparada una solución para su situación. ¡Y no te olvides preguntarle a tu estudiante! Muchas veces, pueden decirnos exactamente lo que él/ella necesita para ayudarlos a tener éxito si nos tomamos el tiempo para escuchar.

Puede estar pensando que estas estrategias son obvias y deben hacerse de todos modos. Tienes razón. Ellos deberían. Pero desafortunadamente, a menudo no lo son.

Lamentablemente, a muchas personas en el Espectro Autista a menudo se les niega la dignidad de ser tratadas como personas capaces y saber que alguien cree en ellas. Cuando se implementen estrategias para crear un clima de altas expectativas, los estudiantes lo sabrán. Los estudiantes confiarán en usted porque entienden que los tratará con dignidad y respeto. Reconocerán tu salón de clases como un lugar seguro donde pueden intentar cosas nuevas y no temerán cometer errores.

Aquellos en el Espectro Autista necesitan que los veamos como una persona primero. Necesitan que creamos en ellos. Lo más importante es que necesitan que proporcionemos altas expectativas para que tengan la libertad de aprender, tener éxito y desarrollar su máximo potencial.

Fuente: Timmons, B. (2019). How You Can Create a Climate Of High Expectations in the Classroom. Autism Parenting Magazine. Recuperado de (https://www.autismparentingmagazine.com/high-expectations-in-the-classroom/). Traducido por Maximiliano Bravo.

6 Formas en que las Compañías Podrían Estar Explotando a los Empleados en el Espectro Autista

Siempre ha sido difícil para las personas en el Espectro Autista encontrar un empleo de calidad, o incluso cualquier empleo. Las tasas de desempleo para las personas en el Espectro Autista son altas, e incluso aquellos que sí tienen un empleo, generalmente ganan el salario mínimo haciendo un trabajo que requiere poca o ninguna habilidad, como empujar carros en un supermercado. No es ningún secreto que las personas en el Espectro Autista están subempleadas, en gran parte porque sus capacidades únicas son subestimadas.

Entonces, cuando escuchamos sobre compañías tecnológicas y otras organizaciones que buscan contratar personas en el Espectro Autista, no podemos evitar pensar que es algo bueno, un ganar-ganar. La empresa puede utilizar el “potencial sin explotar” de una persona en el Espectro Autista y, a cambio, esa persona obtiene un empleo, gana un salario mejor del que podría haber tenido antes, consigue hacer algo que le parece interesante y utiliza más de sus talentos. Tener un empleo de calidad hace que la persona se sienta útil, les ayuda a aprender nuevas habilidades sociales y puede incluso llevar a hacer amigos con colegas de interés similar.

Sin embargo, el impulso para que las empresas contraten a personas en el Espectro Autista también puede tener un lado negativo. Ciertamente hay empresas que simplemente quieren contratar buenos trabajadores y evitar discriminar a las personas en el Espectro Autista y con otras condiciones similares. Cuando estas organizaciones hablan de un “potencial sin explotar”, solo quieren decir que las personas en el Espectro Autista a menudo son mal entendidas, pero pueden ser miembros valiosos de un equipo de trabajo si están debidamente capacitadas. Pero también hay compañías que quieren decir algo un poco diferente cuando hablan de “potencial sin explotar”, algo un poco menos destacado.

Estas son algunas de las formas en que un empleador puede aprovecharse de un/a empleado/a o posible empleado/a en el Espectro Autista. Si tú o alguien que conoces está en el Espectro Autista y tiene un empleo, ten cuidado con las señales de que pueden estar ocurriendo algunas de estas formas de explotación.

I) Procesos de contratación injustos: Debido a que las personas en el Espectro Autista a menudo tienen dificultades con las situaciones sociales, algunos empleadores han cambiado las entrevistas estándar por un sistema de entrevistas modificado que requiere que un/a empleado/a potencial complete una tarea en lugar de responder una serie de preguntas. Eso está muy bien si ayuda a las personas en el Espectro Autista a obtener buenos trabajos y elimina la discriminación en la contratación, pero puede haber más en la historia de lo que parece.

En particular para los trabajos de tecnología e ingeniería, los procesos de contratación para personas en el Espectro Autista pueden llevar semanas e involucrar muchas horas de trabajo. Trabajo gratuito. Ya sea que el/la posible empleado/a obtenga o no el trabajo, el empleador todavía tiene la oportunidad de obtener mano de obra gratuita. Es muy posible que algunas de estas empresas aprovechen la situación y presenten proyectos más grandes y difíciles de lo necesario para los solicitantes.

II) Bajos salarios: Un gran incentivo para que las compañías contraten a personas en el Espectro Autista es la posibilidad de gastar menos dinero en salarios por hora. Los empleadores saben que las personas en el Espectro Autista a menudo tienen dificultades para encontrar trabajo en su área de interés, o incluso para cualquier trabajo. Algunas compañías se aprovechan de esta desesperación al ofrecer salarios mínimos a los solicitantes de empleo en el Espectro Autista. Esto también puede traducirse en aumentos más bajos que el promedio meses o años después.

III) Horas extras sin remuneración: Es fácil para el/la empleador/a pedirle a una persona en el Espectro Autista que trabaje horas extras sin remuneración por varias razones. Para empezar, la mayoría de las personas en el Espectro Autista tienen poca experiencia laboral, dejándolas sin saber si la situación es o no es “normal” o de explotación. Las personas en el Espectro Autista también pueden sentirse orgullosas de su trabajo, lo que las lleva a hacer el mejor trabajo que puedan por cualquier medio que sea necesario, incluso cuando se trata del costo de su vida no laboral. Algunas personas en el Espectro Autista también carecen de vida social fuera del trabajo y, por lo tanto, están felices de seguir trabajando.

IV) Presión para que hagan su “magia”: Lamentablemente, el público en general aún carece de una comprensión completa del Espectro Autista, y muchas personas asumen que todas las personas con tal condición son similares a los personajes en el Espectro Autista que han visto retratados en la ficción. Ya que estos personajes generalmente tienen problemas con la interacción social pero también son brillantes sabios, puede haber presión en el lugar de trabajo para que los empleados en el Espectro Autista tengan algún tipo de cualidad “mágica” para ellos.

V) Acoso laboral y discriminación: La presión para poder resolver problemas matemáticos difíciles en su cabeza o memorizar una fotografía es la menor de las preocupaciones de una persona en el Espectro Autista si está siendo acosada o discriminada en el lugar de trabajo. Pueden ser despedidos o rechazados para los ascensos u otras oportunidades debido a su condición, o pueden encontrar que sus colegas se burlan de ellos o los excluyen. Estas formas de acoso y discriminación pueden ser contundentes y fáciles de encontrar, como comentarios groseros, bromas, rumores e incluso maltrato físico. O pueden ser más sutiles, como una supervisión dominante, críticas constantes del trabajo de la persona y plazos injustamente difíciles

VI) Otras formas de explotación laboral: Cuando un empleado tiene una experiencia laboral limitada y una comprensión limitada de los matices sociales, no se sabe qué otras formas puede adoptar la explotación en el lugar de trabajo.

Más de un tercio de los adultos en el Espectro Autista informan que han sido acosados ​​o discriminados en el trabajo, y más del 40% han abandonado o perdido su trabajo debido a la discriminación relacionada con el Espectro Autista.

Si tú eres una persona en el Espectro Autista y sientes que has sido víctima de explotación laboral o conoces a alguien que ha sufrido eso mismo, no dudes en hablar. Todos en este planeta tienen valor y merecen ser tratados con respeto.

Fuente: Nelson, E. (s.f.). 6 Ways Companies Could Be Exploiting Employees on the Autism Spectrum. TheAutismSite. Recuperado de (https://blog.theautismsite.greatergood.com/workplace-exploitation/3/). Traducido por Maximiliano Bravo.

¿Cómo y Por qué es Necesario Cambiar la Forma en que Hablamos Sobre la Salud Mental?

Deberíamos hablar de salud mental de la misma manera que hablamos de salud física.

Si nunca has experimentado un ataque de depresión o ansiedad, puede ser fácil asumir que solo le sucede a “algunas” personas. Pero aquí está la cosa sobre las enfermedades mentales: no discriminan.

La frase “enfermedades mentales” tiende a usarse de manera despectiva. “Él debe estar mentalmente enfermo“. “Ella tiene una enfermedad mental“.

Pero no hablamos de salud física de esa manera. Nadie describe a otra persona diciendo: “Está físicamente enfermo”.

Cuando se trata de la salud física, entendemos que la salud es un amplio espectro. Algunas personas usan gafas. Otros tienen malas rodillas. Pero no agrupamos a todos y decimos que están “físicamente enfermos”.

La salud mental es un continuo. Y hay una buena probabilidad de que no estés en el extremo “completamente mentalmente sano” del espectro. De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, solo el 17 por ciento de los adultos están funcionando con una “salud mental óptima”. Y es probable que nadie siga funcionando indefinidamente con una salud mental óptima.

El estrés, un cambio en las circunstancias, las interrupciones para dormir, un cambio en la dieta o problemas relacionados con la familia son solo algunas de las cosas que podrían afectarle a usted y a la salud mental de sus empleados en cualquier día.

Comencemos a hablar sobre la fuerza mental y cómo construirla

La diabetes a veces puede prevenirse o revertirse con un estilo de vida más saludable. Y a veces no puede. Sin embargo, aún hablamos sobre la importancia de comer saludablemente, hacer ejercicio y perder peso sin temor a que ofenda a las personas.

Pero cuando se trata de la salud mental, parece existir el temor de que hablar de prevención de alguna manera implica que las personas con enfermedades mentales tienen la culpa de sus problemas.

Crear hábitos mentales saludables y deshacerse de tus malos hábitos no evitará todas las enfermedades mentales. Pero podría evitar algunos. Hablar sobre cómo cuidarse mejor no debe ser ofensivo.

Es similar a la fuerza física. Alguien con una enfermedad física como la diabetes todavía puede desarrollar bíceps más grandes, y alguien con depresión o ansiedad todavía puede desarrollar músculo mental.

Hablar abiertamente sobre cómo construir fortaleza mental podría ayudar a muchas personas a mejorar su bienestar psicológico. Y aunque ocasionalmente puede ofender a alguien, también puede salvar muchas vidas.

¿Cómo cambiar la conversación?

Todos podemos ayudar a eliminar el estigma de las enfermedades mentales conversación por conversación. Aquí hay algunas cosas que puede hacer para ayudar a iniciar una conversación que podría cambiar la vida de alguien:

I) Hablar de recursos: Las enfermedades mentales son tratables, pero las personas necesitan saber a dónde acudir para obtener ayuda. Las herramientas de detección en línea, las líneas directas y los grupos de apoyo son gratuitos y están disponibles para todos. Si alguien necesita terapia o medicamentos, hablar con un médico suele ser un buen lugar para comenzar.

II) Discutir estrategias para construir la fuerza mental: Practica ejercicios de fuerza mental que te ayuden a lidiar con emociones incómodas y pensamientos negativos. Comparta sus estrategias con los demás y pregúnteles cómo manejan los problemas de duda, sentimientos de culpa o ansiedad.

III) Incorporar conversaciones sobre salud mental en la jornada laboral: Los problemas de salud mental afectan todo en el lugar de trabajo, desde la productividad hasta los costos del seguro médico, por lo que es un gran incentivo para que los líderes abran la puerta a conversaciones sobre cómo reconocer y tratar problemas, así como cómo tomar medidas preventivas.

IV) Piensa en la salud mental como un continuo: En lugar de suponer que estás mentalmente sano o mentalmente enfermo, reconoce que todos tenemos altibajos en la vida, y hay momentos en que su salud mental será mejor y otros momentos será peor.

V) Habla sobre la forma en que se presenta la enfermedad mental en las películas y los medios de comunicación: Desafortunadamente, muchas historias relacionadas con el crimen hacen referencia a la enfermedad mental del perpetrador. Las películas, los programas de televisión y los videojuegos tienden a representar a las personas con enfermedades mentales como peligrosas. Habla abiertamente con otros sobre el hecho de que la mayoría de las personas con enfermedades mentales no son un peligro para nadie.

VI) Comparte tu historia: Habla abiertamente sobre los períodos de tu vida en los que te has sentido deprimido o ansioso. Déjale las cosas claras a cualquier persona que te escucha que tú crees que una enfermedad mental puede pasarle a cualquiera y que es importante buscar ayuda.

VII) Ofrécete para ayudar a los demás: A veces, las personas con enfermedades mentales tienen dificultades para reconocer cuándo necesitan ayuda. Otros no saben a dónde acudir o qué hacer. Ofrezca ayudar a alguien a programar una cita con su médico y ofrezca llevarlos a la cita. Ese tipo de apoyo podría ser la ayuda que alguien necesita para comunicarse con un profesional.

Eliminemos los estigmas

Con esfuerzo y paciencia, eventualmente viviremos en un mundo donde todos reciban chequeos regulares de salud mental de la misma manera que reciben sus exámenes físicos anuales. Y las personas podrán hablar sobre la depresión, la ansiedad o el trastorno de estrés post-traumático de la misma manera que alguien podría mencionar tener artritis.

La enfermedades mentales son tratables. Pero antes de que podamos esperar que las personas obtengan la ayuda que necesitan, tenemos que asegurarnos de que se sientan seguras para pedir la ayuda que tanto necesitan.

Fuente: Morin, A. (2019). How Mental Health Conversations Are Reinforcing the Stigma. Psychology Today. Recuperado de (https://www.psychologytoday.com/us/blog/what-mentally-strong-people-dont-do/201901/how-mental-health-conversations-are-reinforcing-the). Traducido por Maximiliano Bravo.