Criando Niños Neurodivergentes Para Vivir Vidas Con Propósito

Muchos padres se preguntan qué pasará con sus hijos en el futuro y si podrán vivir una vida con propósito. Algunas preguntas se hablan y algunas viven tan profundamente dentro del corazón que se vuelven demasiado aterradoras para cruzar los labios.

¿Vivirá de forma independiente? ¿Encontrará trabajo? ¿Podrá ir a la universidad? ¿Encontrará un amigo? ¿Tendrá una familia? ¿Sabrá alguna vez cómo tener una «conversación real»?

Como padres, queremos saber que hemos hecho todo lo que está a nuestro alcance para ayudar a nuestros hijos a tener una vida con propósito. Así que nos aferramos a estos resultados de una vida con propósito que parece ser el estándar de la sociedad de lo que es tener un propósito; matrimonios o trabajos. Pero, ¿y si profundizamos un poco más y suavizamos esas voces internas llenas de miedo sobre lo que un/a niño/a en el Espectro Autista logrará o no en su futuro?

No se trata de expectativas más bajas, ‘simplemente’ deja que tu hijo sea feliz o una solución simple para calmar tus miedos más profundos como padre. Se trata de ver realmente lo que significa vivir con un propósito. ¿Y si hacemos la verdadera pregunta?

¿Qué pasa si nos preguntamos, «¿Cómo nosotros, como seres humanos, vivimos con un propósito?«

¿Qué significa vivir una vida con propósito?

En las normas culturales neurotípicas impuestas a las personas en el Espectro Autista, el propósito se equipara con demasiada frecuencia con el logro de metas. En educación especial, el logro de metas se reduce a las metas educativas y la medición de resultados; el logro de alguna habilidad o la reducción de algún otro comportamiento. Tanto los padres como los educadores están atrapados en esta trampa de apresurarse a obtener medidas. Los datos se usan como una insignia de valor. «En 4 de cada 5 ocasiones» de una cosa u otra se ha convertido en lenguaje común en nuestra comunidad. El dominio de la meta se ve como una garantía de que «todo estará bien». Para ser honestos, nada de eso importa.

Nada de ese criterio de excelencia, nada de contar, nada de informar importa. «Habilidades» + «Reducción de Síntomas» NO ES IGUAL a una vida con propósito; ahora, o en el futuro de tu hijo/a.

Cuando nos volvemos específicos de resultados con una vida con propósito, perpetuamos la estigmatización de las personas neurodivergentes. Con este sentido de la vida basado en los resultados, enviamos mensajes a nuestros hijos de que su valor se define inherentemente por lo que logran, no por lo que son. Al luchar por estos marcadores de propósito, les decimos a nuestras mentes más jóvenes que su vida NO tiene propósito cuando sus vidas no se alinean.

Hacemos esto principalmente sin saberlo, sin ninguna crueldad en nuestros corazones. Lo hacemos con inmenso amor. Tenemos que desconectar el propósito con el logro para esta generación de líderes neurodivergentes que estamos criando.

¡Podemos vivir una vida con propósito!

Podemos tener un propósito sin un alto salario. Podemos vivir con propósito sin un anillo en el dedo o un título universitario en nuestra pared. Podemos encontrar nuestro significado mientras obtenemos cero «Me gusta» en Instagram o sin la validación de nadie más. Podemos encontrar nuestro significado sin ningún tipo de sello de aprobación social externo.

Vivir con propósito se trata de vivir de una forma que tenga un significado personal.
Este significado no necesita ser construido culturalmente. El propósito de una persona no necesita ser entendido dentro de una visión del mundo capacitista del logro. El propósito de uno solo necesita ser relevante para una persona. Una vida con propósito es aquella en la que el hígado de esa vida siente que su alma despierta. Tu alma no está más despierta cuando cuelgas un título que cuando cuelgas tu ropa para que se seque.

Tu alma está viva cuando estás haciendo lo que es personalmente significativo para ti.

Criar a un/a niño/a neurodivergente con un propósito

Entonces, ¿Cómo criamos de una forma que permita que el alma de tú hijo/a, su propósito, se sienta lo suficientemente seguro como para estar presente?

En primer lugar, descartamos la mentalidad de trabajo preliminar. No marcamos un reloj de tiempo de crianza para ayudar a nuestros hijos a lanzar su propósito en un futuro lejano. Lo hacemos ahora. Dejamos que la vida de nuestros hijos se llene de significado personal. Creamos momentos de creación de significado. Encontramos maneras de explorar y refinar nuestro propio propósito. Creamos espacio para el autodescubrimiento. Hacemos espacio en nuestras propias vidas para llenar nuestra alma. Nos rodeamos de personas que viven desde un lugar de propósito.

Al criar a un niño/a neurodivergente, esto se convierte en un llamado a la acción aún mayor, debido a lo aterrador que es rechazar el concepto de logro según las normas cultuales neurotípicas.

I) Presta atención: Préstale atención a tu hijo/a en esta próxima hora. Préstale atención a lo que toca, de lo que habla, de lo que no habla, a dónde va y cómo usa la mirada. Valida estas decisiones con palabras intencionales y amables. Al hacer esto, nuestros hijos aprenden que son seres intencionales que toman decisiones con propósito.

II) Confía en lo desconocido: No hay nada seguro sobre la paternidad o incluso la vida en general. A veces, el mito de criar a un/a niño/a neurodivergente es que hay más certeza en el camino de otro/a niño/a. Ninguno de nosotros tiene certeza pero podemos confiar y respetar lo que no conocemos y vivir desde este lugar, en lugar de reconocer y fortalecer nuestra propia voz de miedo.

III) Vive tu propia vida desde un lugar de propósito: Los niños aprenden de los momentos cotidianos. Tómate el tiempo que necesites para descubrir tu propio propósito y crea un espacio cada día para vivir de acuerdo con este propósito. Ya sea que esto sea directamente frente a tu hijo/a o que estés haciendo este trabajo fuera de sus ojos, darte permiso para vivir una vida con propósito apoyará tu bienestar general, lo que a su vez creará momentos de crianza más cómodos y alegres.

IV) Crea más espacio cuando veas el alma de tu hijo/a despierta: A veces, nuestras vidas se programan con actividades y tareas sin importancia. Estos pueden sentirse como «deberías» y terminamos avanzando por la vida medio dormidos o agobiados por factores estresantes. Examina tu ritmo diario y el de tu hijo/a. Determine si tu hijo/a tiene suficiente espacio en su vida para sentirse completamente despierto/a. Como muchos de nosotros, responderemos a esta pregunta con un rotundo no.

Luego cierre los ojos e imagine un momento en el que vio a tu hijo/a participar conmovedoramente en su vida y sentir las emociones que esto evoca en su corazón. Aférrate a ese sentimiento por un momento y luego compárelo con el sentimiento de ver a tu hijo estresado/a, desconectado/a o caminando de mala gana por la vida. El tiempo siempre es una elección. La forma en que gastamos nuestro tiempo refleja lo que consideramos importante. Encuentra ese momento para crear esas buenas emociones en ambos. Ambos se lo merecen.

Fuente: Palmiotto, J. (2019). Raising Neurodiverse Children to Live Lives of Purpose. Family Guidance And Therapy. Recuperado de (https://familyguidanceandtherapy.com/raising-neurodiverse-children-to-live-lives-of-purpose/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

4 Razones Por Las Que Tu Hijo/a En El Espectro Autista No Sigue Los Límites

Libro tras libro y Ted Talk tras Ted Talk se han compartido sobre por qué nuestros hijos hacen lo que hacen.

  • Por qué no se comportan.
  • Cuando se rebelan.
  • Por qué actúan.
  • Por qué no hacen lo que se les dice.

Y lo que nosotros, como padres, deberíamos estar haciendo al respecto.

Recientemente, se han hecho evidentes dos extremos en los expertos en crianza y comportamiento.

  • Cualquiera de los dos comportamientos tiene que ver con necesidades no satisfechas o habilidades rezagadas, por lo que está completamente fuera del control de nuestros hijos…
  • O el comportamiento tiene que ver con las decisiones, y debemos centrarnos en enseñar a nuestros hijos a tomar mejores decisiones para que tengan un mejor comportamiento.

Y, como en la mayoría de las cosas, los padres tienden a pasar el rato en el medio de esos dos extremos, en algún lugar de esa área gris diciendo «¿No pueden ambos tener un poco de verdad?«

Por lo tanto, este artículo hablará acerca de las 4 razones por las que tu hijo/a en el Espectro Autista no está siguiendo los límites.

I) Comprensión: La comprensión tiene que ver con si tu hijo/a comprende o no completamente y comprende el límite en cuestión.

Muy a menudo, nuestros hijos no siguen los límites simplemente porque en realidad no saben que existen en primer lugar.

Y para aclarar… No se trata solo de si su hijo «sabe más».

La comprensión se trata de que tu hijo/a comprenda verdaderamente:

  • Cuál es el límite exacto.
  • Por qué existe ese límite (y por qué es importante).
  • Cómo se ve seguir el límite.
  • Cómo se ve no seguir el límite.

II) Competencia: La competencia tiene que ver con la capacidad actual de tu hijo/a para cumplir con el límite en su ambiente típico.

Querrás pensar en el desarrollo, las habilidades y las capacidades de tu hijo/a.

Cuando estás abordando la competencia, deseas echar un vistazo a:

  • Función ejecutiva.
  • Habilidades rezagadas.
  • Tolerancia a la frustración.
  • Habilidades de comunicación.
  • Habilidades de regulación emocional.

Y en serio, muchas más cosas sobre las que podría escribir un libro completo. Aquí es donde entra en juego todo el desarrollo de habilidades.

III) Capacidad: ¡Ahora estamos llegando a la parte divertida!

La capacidad tiene que ver con la capacidad actual de tu hijo/a para seguir el límite en este momento exacto.

Mira, ¿cuántas veces nos hemos sentido tan frustrados con nuestros hijos por negarse a hacer algo que SABEMOS que pueden hacer?

Sé que PUEDEN hacer esto… ¡Lo hicieron muy bien ayer!

La capacidad es exactamente lo que explica por qué sucede esto.

Puede ser capaz de algo, pero no tener la capacidad de hacerlo en un momento particular por muchas razones diferentes, como si:

  • Estás muy cansado porque no dormiste bien.
  • Tiene un dolor de cabeza que no desaparece.
  • No has comido y tienes hambre.
  • Te distraen con las luces súper brillantes.
  • Tuviste una pelea con tu mejor amigo/a y te sientes triste.

O para otro ejemplo…

¿Eres capaz de lidiar con el comportamiento de tu hijo/a sin gritar? Probablemente.

¿Pero todavía gritas a veces? También probablemente. Esto se debe a que a veces no tienes la capacidad para mantener la calma en ese momento exacto.

IV) Decisiones: Finalmente, nuestros hijos pueden comprender totalmente un límite, son capaces de cumplir con el límite, tienen plena capacidad para cumplir con el límite y eligen activamente no cumplir con el límite de todos modos.

No podemos subestimar lo raro que es que el comportamiento baje a este nivel, pero creo que hacemos un flaco favor cuando pretendemos que nunca sucede.

A veces, los niños tienen todo lo que necesitan para tomar la decisión correcta, pero de todos modos no siguen los límites.

Pero no podemos saltar a las decisiones hasta que hayamos descartado todas las demás razones por las que nuestros hijos no siguen un límite.

Estas razones tienen que ir en orden, o sino, serán absolutamente inútiles.

Fuente: Kaylene. (s.f.). 4 Reasons Your Autistic Child Doesn’t Follow Boundaries. Autistic Mama. Recuperado de (https://autisticmama.com/reasons-autistic-child-doesnt-follow-boundaries/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¿Debería Mi Hijo/a En El Espectro Autista Tener Una Mascota?

Muchos niños se acercarán a sus padres con la esperanza de tener una mascota. Los niños en el Espectro Autista no son diferentes.

Los padres ocupados criando a un/a niño/a que vive la condición pueden preguntarse por qué querrían introducir una responsabilidad adicional en su hogar mientras intentan hacer malabarismos con todas las necesidades de su hijo/a.

Aquí hay 9 formas en que agregar una mascota a tu familia puede beneficiar a tu hijo/a en el Espectro Autista.

I) Ganarse la mascota: Cuando un/a niño/a en el Espectro Autista desea una mascota, muestra los mismos deseos que los niños neurotípicos de involucrarse con un animal.

Un padre sabio involucrará a su hijo que vive la condición en la selección de la mascota que mejor se adapte a las necesidades del niño y de la familia.

Si hay un costo relacionado con la adquisición de la mascota, se puede alentar a tu hijo/a a recaudar el dinero y ayudar a comprar la mascota. Esto ayudará a que él/ella acepte completamente a la nueva responsabilidad de convertirse en dueño/a de una mascota.

II) Mayor responsabilidad diaria: Como cualquier padre sabe, hay mucha responsabilidad que conlleva tener una mascota, y tu hijo/a puede estar directamente involucrado/a. Él/Ella puede aprender a alimentar a la mascota, sacarla a pasear, asegurarse de que se mantenga sana, etc. Una estrategia muy útil es desarrollar un horario visual para ayudar a tu hijo/a a cuidar de las necesidades diarias de su mascota.

IIII) Mayor socialización: Muchos niños en el Espectro Autista tienen dificultades para socializar con los demás. Por supuesto, uno de los mayores beneficios de tener una mascota es que nunca estás solo/a y tienes compañía.

Sin embargo, otras personas en el colegio o en la comunidad pueden ver a tu hijo/a con su mascota y hacer todo lo posible para acercarse a él. Esto puede ayudarlo/a a entablar una conversación sobre el tema de ser dueño/a de una mascota. Los amantes de los perros y los gatos disfrutan interactuando con otros dueños de perros y gatos.

Puede ser más fácil para tu hijo/a en el Espectro Autista comenzar una conversación sobre un tema con el que se sienta cómodo/a. Lo mismo puede decirse de los niños en el colegio. Cuando tu hijo/a escuche a otros niños en el colegio hablar sobre sus mascotas, podrá contribuir con un diálogo significativo a la conversación.

IV) Desarrollar una sensación de comodidad: Tu hijo/a en el Espectro Autista puede disfrutar de tener una mascota cerca. Puede ayudar a reducir la ansiedad y darle una sensación de compañía. Muchos niños con mascotas también muestran un aumento en la confianza en sí mismos.

Tu hijo/a puede reducir su nivel de aislamiento y comenzar a centrar la atención en las necesidades de su mascota en lugar de sus propias necesidades. Puede ayudarlo/a a manejar la soledad o la depresión. Todos los niños que viven la condición pueden encontrar consuelo en una mascota que les demuestre amor incondicional.

V) Mejor Higiene: La higiene es un tema delicado para discutir con cualquier niño. Sin embargo, el tema puede ser más fácil de discutir cuando se trata de la mascota de la familia. A los niños en el Espectro Autista se les puede enseñar cómo mantener a su mascota limpia y sana. Se les puede explicar que la mayoría de las personas quieren interactuar con un perro o un gato que no huela mal.

Mostrarle al niño cómo bañar correctamente al animal, peinar su pelaje, usar collares antipulgas y darle golosinas que mantengan sus dientes fuertes y sanos puede convertirse en una vía para discutir por qué es importante que los niños se bañen todos los días, usen desodorante, cepillarse los dientes, etc.

VI) Aumentar la participación comunitaria: Tener una mascota puede alentar a su hijo a ser más voluntario en la comunidad. Por ejemplo, las habilidades que adquiere al cuidar a su propia mascota podrían usarse para presentarlo como voluntario en un refugio de animales local o en una tienda de mascotas. A medida que continúa trabajando con animales, puede aumentar su nivel de empatía por ellos. Esta empatía puede transferirse de los animales y podría generalizarse a las personas.

VII) Formación laboral futura: Muchos niños que tienen mascotas ingresan a carreras que implican trabajar con animales. Tu hijo/a en el Espectro Autista puede ser igual. Hay muchas personas que pagan para que otros cuiden de su mascota si tienen experiencia trabajando con animales.

Tu hijo/a también podría ganar algo de dinero extra al convertirse en un/a paseador/a de perros. Él/Ella puede decidir que quiere postularse para tener un trabajo de medio tiempo en un refugio de animales o ir a la universidad para estudiar ciencias animales y convertirse en veterinario/a.

VIII) Mejor toma de decisiones: Involucrar a tu hijo/a en la toma de decisiones sobre la mascota lo ayudará a sentirse empoderado/a. Él/Ella puede ayudar a decidir qué tipo de mascota quiere, cómo llamarla, qué tipo de alimento necesitará el animal, con qué frecuencia debe limpiarse, cuándo debe pasearse y dónde debe dormir en la casa. Todo esto puede ayudarlo a involucrarse completamente en el proceso de tener una mascota.

IX) Mayor ejercicio: Interactuar con el animal puede aumentar el nivel de actividad física de tu hijo/a. Los perros deberán ser paseados todos los días, y los gatos pueden jugar en la casa, al igual que los conejos, los hámsters o los erizos. Si tu hijo/a pasa mucho tiempo encerrado/a, su mascota puede alentarlo/a a disfrutar del aire fresco.

Fuente: Malcolm, R. (2021). Should My Child with Autism Have A Pet? Autism Parenting Magazine. Recuperado de (https://www.autismparentingmagazine.com/child-autism-pet/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Las 8 Mejores Cualidades De Las Madres De Los Niños En El Espectro Autista

El Día de la Madre acaba de pasar, pero las espectaculares cualidades de las madres de hijos en el Espectro Autista merecen ser reconocidas el resto de los 364 días del año.

Seguramente muchas madres se sentirán identificadas con las palabras de este artículo cuando lo lean de principio a fin, al igual que sus hijos que viven la condición sentirán lo mucho que las siguientes cualidades describen muy bien a sus madres.

Y eso cuenta doble para las madres que han descubierto que sí comparten el mismo diagnóstico de sus hijos.

I) Cariñosas: Las mejores madres son amorosas, cariñosas y amables. Siempre están listas para brindar consuelo y abrazos cuando sus hijos lo necesitan. Saben que a la mayoría de los niños en el Espectro Autista les encantan los abrazos fuertes y siempre están listos para complacer. Su amor es también un escudo para los momentos en que la relación madre/hijo se pone a prueba y se intercambian palabras duras. Los protege de cualquier cosa que sus hijos digan con ira y asegura que su respuesta siempre venga de un lugar de amor.

II) Pacientes: La vida en el Espectro Autista es a menudo «dos pasos adelante, un paso atrás» y las cosas rara vez salen según lo planeado. Esto puede ser frustrante para las madres y sus hijos. Es difícil ver estos fracasos repetidos, pero hay poco más que puedas hacer. Empujar más fuerte o para obtener más velocidad solo hace que el proceso sea más lento. Las mejores mamás tienen reservas aparentemente infinitas de paciencia. Son capaces de reconocer cuando las cosas son demasiado estresantes y darán un paso atrás para avanzar a velocidades que sean cómodas para sus hijos.

III) Respetuosas: Los niños en el Espectro Autista a menudo sienten que todos los miran con desdén y sonríen ante su último fracaso. Es importante saber que tu madre siempre está de tu lado. Las mejores mamás son respetuosas y solidarias. No recurren a los insultos como medio de persuasión. Por ejemplo, no te llaman «flojo/a» para que seas más activo/a, o «mugroso/a» para que seas más ordenado/a. Si tienen que corregirte a ti o a tu atuendo, lo hacen cuando nadie está mirando, y es un empujón suave. Lo respetan como individuo y hacen todo lo posible para apoyar sus elecciones e iniciativas, incluso cuando no necesariamente están de acuerdo.

IV) Fuertes: Las mejores mamás son guerreras feroces cuando se trata de los derechos de sus hijos. Abogan agresivamente por sus hijos. Cuestionan las injusticias del salón de clases y del patio de recreo y defienden el derecho de sus hijos a no ser intimidados y a ser tratados como los demás. Estas madres fuertes están en todas partes manteniendo los mejores intereses de sus hijos en el corazón. Son conscientes del lenguaje de los demás y corregirán con entusiasmo a las personas que traten de vender imágenes negativas estereotipadas del autismo.

V) Organizadas: Las mejores mamás están muy bien organizadas porque saben que una buena organización puede compensar la falta de función ejecutiva de sus hijos. Saben qué días son días deportivos y les recuerdan a sus hijos antes de que se preparen para la escuela. Saben lo que viene con anticipación y siempre están preparados con listas y rimas para ayudar a sus hijos a recordar y mantenerse al día. Incluso cuando tienen hijos adultos, estas grandes mamás son lo suficientemente organizadas como para saber cuándo recordarles a sus hijos las citas y las fechas de vencimiento críticas y pueden ayudarlos con las montañas de papeleo que se les presentan.

VI) Tolerantes: Las grandes mamás son conscientes de que son falibles. Saben perdonarse a sí mismos por sus propios errores y enseñan a sus hijos a perdonarse a sí mismos. Su perdón se extiende a los demás también. Cuando sus hijos desorganizados olvidan por completo el día de la madre, pueden perdonar y seguir adelante, aunque enfatizan la importancia de compensar las fechorías. El perdón es gratuito, pero aún debe ganarse con buenas obras.

VII) Gran sentido del humor: Las grandes mamás tienen un excelente sentido del humor. Saben que hay un lado divertido en todo. Saben que los niños seguirán siendo niños pero que la vida con niños autistas trae nuevas e interesantes sorpresas. Pueden reírse cuando sus hijos deciden hacer una parada no programada en el hoyo de lodo local y luego proceder a rastrear la suciedad por toda la casa, cuando su hijo los interrumpe en medio de una oración diciendo «mamá, ella no tiene dos caras». «. Cuando ocurre la situación más loca y no sabes si reír o llorar, son las grandes mamás las que siguen sonriendo.

Un modelo a seguir: Sobre todo, las grandes mamás son los mejores modelos a seguir para sus hijos. Son personas que se ganan el respeto de sus hijos a través de sus cualidades y sus obras. Sus hijos los admiran y los aman, incluso cuando no tienen las palabras para decirlo. Las relaciones típicas entre madre e hijo pasan por muchos altibajos a lo largo de los años, pero los niños con madres modelo a seguir ya tienen las mejores metas por las que luchar. Sé como mamá y saldrás genial.

No hay que subestimar la importancia de las madres, abuelas, madrastras y otras figuras maternas en tu vida. Las madres nos llevan de bebés indefensos a adultos plenamente autónomos. Es un trabajo largo y difícil y si tu hijo/a está en el Espectro Autista, es aún más difícil.

Las madres que están a la altura de este desafío son realmente admirables.

Fuente: Bolland, G. (2022). Eight Qualities of Great Mothers of Autistic kids. Life With Asperger’s. Recuperado de (https://life-with-aspergers.blogspot.com/2022/05/8-qualities-moms.html). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Caminando Por La Cuerda Floja: Promoviendo El Éxito En Los Adolescentes En El Espectro Autista

Es duro ser adolescente. La adolescencia es una época cargada de cambios en muchos niveles. Físicamente, el cuerpo está creciendo y cambiando, evolucionando del cuerpo de un niño a un adulto y volviéndose fisiológicamente capaz de tener hijos. Hay un tremendo aumento de hormonas que permiten muchos de los cambios físicos y sexuales que pueden afectar el estado de ánimo y la sensación de estabilidad del adolescente. Socialmente, hay una evolución de muchos de los grupos de amigos, con dinámicas sociales complicadas que se alejan de las experiencias más directas de la infancia. Además, los sentimientos románticos y sexuales pasan a primer plano con fuerza.

También es un tremendo desafío estar en el Espectro Autista. Dos de las características destacadas de la condición son las dificultades sociales y las dificultades para ser independiente. Las dificultades sociales caracterizan a la persona en el Espectro Autista desde una edad temprana, pero las dificultades pueden volverse más problemáticas a medida que la persona ingresa a la enseñanza media y más adelante, y las relaciones sociales asumen un papel más central en el desarrollo de todos los niños. De forma similar, mientras que todos los niños sienten un deseo de ser autónomos e independientes a lo largo de la infancia en mayor o menor medida, se vuelve mucho más prominente en la fase de la adolescencia. Es por estas razones que un adolescente en el Espectro Autista probablemente tendrá más dificultades para superar este período de tiempo debido a los desafíos específicos y únicos que plantea vivir la condición combinado con los desafíos típicos que enfrentan todos los adolescentes.

El tiempo está lleno de posibilidades del futuro y la sensación de logro y éxito cuando el adolescente en el Espectro Autista llega a un lugar de comprensión o solidifica un aspecto de su identidad. Es maravilloso escucharlo/a en una búsqueda para comprenderse a sí mismo/a mientras lucha con preguntas y crisis relacionadas con la formación del yo que son específicamente únicas para ese período de tiempo. Una vez que el/la adolescente crece hacia la edad adulta, hay menos crisis, pero también es más difícil acceder a estas preguntas y decisiones de la vida. Como tal, este período de tiempo está lleno de esperanza y certeza, pero también con frecuencia de estrés y, a menudo, de una sensación de drama y desesperación.

El desafío de trabajar con adolescentes en el Espectro Autista es apoyarlos en esta fase de desarrollo y ayudarlos a superar las crisis típicas de la adolescencia. Esto incluye la búsqueda de la identificación personal, la independencia y el mayor enfoque en las relaciones sociales, incluidos los intereses románticos, al mismo tiempo que permite los desafíos únicos que se encuentran. A veces, apoyar las necesidades únicas de la condición puede parecer contrario a algunas de estas importantes metas de la adolescencia. El hecho de que las personas en el Espectro Autista tengan dificultades con las relaciones sociales no significa que no tengan el mismo deseo e interés en las relaciones sociales y románticas de la adolescencia. De forma similar, a pesar de que la persona que vive la condición depende más de los padres y cuidadores que de sus pares neurotípicos, todavía anhelan el deseo de autonomía e independencia como sus contrapartes.

Como resultado, los padres y cuidadores están en una posición única para tratar de promover el proceso de desarrollo del adolescente en el Espectro Autista en consonancia con todos los adolescentes, al mismo tiempo que apoyan las necesidades únicas relacionadas con la condición. Desafortunadamente, muchos cuidadores bien intencionados se equivocan al sofocar su deseo de autonomía cargando con las dificultades del Espectro Autista, o al contrario, en un esfuerzo por promover la independencia, darles demasiada libertad, sin tener en cuenta algunas de las dificultades que presenta su condición. Esto puede generar mucha frustración e ira para el/la adolescente y el cuidador. El cuidador puede hacer mucho para ayudar al adolescente a superar este momento posiblemente difícil y convertirlo en uno de éxito.

Algunos padres pueden argumentar que su hijo no es capaz de ser independiente y ejerce un mal juicio, citando ejemplos en los que «confiaron» en su hijo para configurar una cuenta de Facebook o viajar a algún lugar con resultados desastrosos. Todo el mundo es capaz de tener cierto nivel de independencia, aunque obviamente eso depende de las habilidades y debilidades de cada persona. La independencia es algo que se puede cultivar a través de la enseñanza y el modelado. A un/a niño/a al que se le enseña cómo usar Internet correctamente con la participación de los padres, al menos inicialmente, se le enseña cómo ser independiente. Un padre que recorre los pasos con un/a niño/a para enseñarle a viajar, lo que puede incluir hacer una prueba con él varias veces y luego retirarse gradualmente, está promoviendo la independencia.

Del mismo modo, hay padres que creen que su hijo/a no tiene interés en la socialización. La mayoría de las veces, ellos están muy interesados ​​en las relaciones sociales pero tienen miedo de “fatigarse” como lo han hecho en el pasado. Este puede ser un momento en que los grupos de habilidades sociales son valiosos, no solo para enseñar habilidades sociales, sino también para ayudar al adolescente a forjar relaciones sociales. Los padres también pueden ponerse en contacto con el personal escolar para ayudar a determinar si hay alumnos específicos en la clase que serían una buena combinación con su hijo/a y facilitar las interacciones con ellos. Los intereses románticos también pasan a primer plano. Los padres pueden estar presentes para proporcionar un ambiente abierto para preguntas sobre este tema, proporcionando libros apropiados, pero también fomentando una sensación de privacidad a medida que el cuerpo del adolescente crece y cambia con signos de pubertad. Animo a los padres a ser proactivos en esta área y enseñar a sus hijos sobre la pubertad y la sexualidad de forma adecuada para que el niño no se involucre sin saberlo en acciones socialmente inapropiadas o vergonzosas sin comprender las ramificaciones sociales de lo que significan. Esto continúa alentando un sentido de agencia personal en el/la adolescente.

No hay nada más emocionante que ver una sonrisa de éxito cuando un/a adolescente siente una sensación de realización personal, cuando se siente independiente, autónomo/a y exitoso/a. Aumenta y promueve la autoestima y los pone en un buen camino hacia la edad adulta.

Fuente: Sandler, S. (2017). Walking the Tightrope: Promoting Success in the Adolescent with ASD. Autism Spectrum News. Recuperado de (https://autismspectrumnews.org/walking-the-tightrope-promoting-success-in-the-adolescent-with-asd/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

El Juego Autista Es Juego Apropiado

“¿Tu hijo/a juega apropiadamente con sus juguetes?”

Aparentemente, esta es una pregunta común que se les hace a los padres si su hijo/a está siendo evaluado por Autismo. En este contexto, jugar “apropiadamente” significa “jugar con juguetes exactamente como un/a niño/a neurotípico/a jugaría con sus juguetes”.

Eso, y a menudo se presiona mucho a los padres para que hagan del «uso apropiado de los juguetes» algún tipo de objetivo de desarrollo o traten de que su hijo/a use sus juguetes de una forma específica mediante el uso de «terapias» de manipulación del comportamiento.

La cosa es (y voy a ser muy franco aquí), este tipo de pensamiento es totalmente falaz. Es otra versión de las líneas de razonamiento «es diferente, por lo tanto, es malo» y «es autista, por lo tanto, es malo». El sesgo aquí también se muestra cuando la diferencia tiene automáticamente el adjetivo negativo «inapropiado» adjunto.

Lo siento, pero ¿Quién puede hacer la distinción de que cualquier desviación en las formas estándar de jugar es «inapropiada»? Estimados lectores, el propósito de este artículo para decirles que el juego autista es un juego apropiado.

  • Poner juguetes en filas es un juego apropiado.
  • Hacer girar las ruedas de un auto de juguete en vez de rodarlas por el piso es un juego apropiado.
  • Organizar animales de peluche en vez de tener fiestas de té con ellos es un juego apropiado.
  • Interesarse en el juego sensorial táctil con una caja de arena en vez de fingir batallas con figuras de acción es un juego apropiado.

El juego es realmente importante para el desarrollo. El juego durante la infancia tiene un papel importante en el desarrollo cognitivo. Hace más que simplemente proporcionar entretenimiento a los niños. Por lo tanto, es increíblemente importante que el juego natural no se interrumpa ni se intente «reestructurar» para que se alinee más con el juego neurotípico estándar.

Las personas Autistas siguen diferentes trayectorias de desarrollo y se relacionan con el mundo de forma diferente tanto a nivel social como sensorial, por lo que se debe esperar que las personas autistas disfruten de formas de juego que se adapten mejor a nuestra neurología.

No hay absolutamente ninguna evidencia de que pueda encontrar que no jugar dentro de un estándar de juego neurotípico muy específico y estrecho sea perjudicial para el desarrollo neurológico. De hecho, lo contrario puede ser cierto, ya que es bien sabido que el juego no estructurado es importante para el desarrollo infantil y no hay razón para pensar que esto no es cierto también para las personas Autistas.

Los niños Autistas juegan de forma diferente porque las personas que viven la condición tienen diferentes necesidades cognitivas, por lo que un estilo de juego diferente proporciona los diferentes aportes y experiencias necesarios para el cerebro Autista. El estilo de juego no estructurado de muchos Autistas representa nuestras diferentes necesidades y no debe interferirse.

Es probable que nuestro estilo de juego también represente una forma de hacer frente a un mundo ruidoso, confuso y desordenado que no satisface automáticamente nuestras necesidades, por lo que entrometerse o tratar de cambiar nuestro estilo de juego también puede significar tratar de deshacerse de un importante mecanismo de supervivencia.

Muchos niños Autistas tienen su mundo comparado con un estándar de «normalidad» que la mayoría de los niños neurotípicos ni siquiera cumplirían. Los terapeutas les dicen que todo lo que hacen de forma natural está mal, y sus formas de jugar son “corregidas” y su tiempo de juego es monitoreado (porque aparentemente no mostrar suficiente interés en un juguete es “malo”, pero mostrar demasiado interés en un juguete también es «malo»), y son sometidos a numerosas terapias intensivas en las que se hace todo lo posible para que actúen y hagan X actividades con X juguetes porque esa es la forma en que se “supone” que debe hacerse, y cualquier otra forma es inapropiada.

Padres, por favor permitan que su hijos Autistas tengan un tiempo de juego verdaderamente desestructurado en el que se les permita jugar y explorar los mundos en los términos que establecen sus propias neurologías. Tratar de forzar algún modelo de juego neurotípico solo frustrará y estresará muchísimo a sus hijos a corto plazo y tal vez incluso lo prive de las necesidades de desarrollo necesarias a largo plazo. Si una actividad es segura y disfrutada por el/la niño/a, entonces es apropiada. El juego autista es un juego apropiado.

Y como último comentario, el hecho de que un/a niño/a Autista no parezca estar participando en el típico «juego imaginativo» no significa que le falte imaginación o que no esté usando su imaginación. Las personas Autistas no son simplemente versiones «rotas» de las personas neurotípicas, tenemos diferentes neurologías y vemos el mundo de formas completamente diferentes.

A menudo se concluye erróneamente que los niños Autistas les falta imaginación porque no se observa que su forma de jugar sea imaginativa, pero esto no tiene en cuenta el hecho de que lo que ve el/la niño/a no es lo que ve una persona neurotípica. Es importante pensar con una perspectiva Autista, en lugar de interpretar a través de una lente neurotípica, para comprender verdaderamente y apoyar mejor a las personas Autistas.

Fuente: Quincy. (2019). Autistic Play Is Appropiate Play. Speaking of Autism… Recuperado de (https://speakingofautismcom.wordpress.com/2020/06/17/autistic-play-is-appropriate-play/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Estrategias Para Cuando Tu Hijo/a Adolescente En El Espectro Autista Necesita Ayuda Con Las Matemáticas

No hay duda al respecto, las matemáticas son una habilidad muy importante. Es una habilidad que utilizarás durante toda tu vida, ya sea para verificar tus gastos y cambio, hacer cotizaciones para el trabajo o simplemente medir el jardín para comprar artículos para el hogar. Las matemáticas son cruciales.

Los medios de comunicación nos quieren hacer creer que las matemáticas son una «habilidad inteligente» automática para las personas en el Espectro Autista y que los adolescentes que viven la condición, incluso los no hablantes, son capaces de hacer asombrosas hazañas matemáticas. Si tan solo esto fuera cierto. Desafortunadamente, esta es otra área en la que las personas en el Espectro Autista son iguales a los demás. Algunas personas son muy buenas en matemáticas, pero la mayoría no lo son.

A veces todo es cuestión de práctica

Los profesores de matemáticas a menudo sugieren que la mejor forma de aprender matemáticas es resolver problemas matemáticos una y otra vez. Ciertamente hay algo de verdad en este enfoque.

Si ya comprende la teoría, resolver muchos problemas generalmente hará maravillas para mejorar su velocidad y precisión. Lo que no hará es ayudar a mejorar las respuestas a las preguntas basadas en texto o enseñarle a usar las matemáticas para resolver problemas del mundo real.

Una cosa que a menudo funciona bien para los adolescentes en el Espectro Autista es ayudarlos a ver patrones en matemáticas.

Las matemáticas están llenas de patrones asombrosos y ayudar a sus hijos a identificarlos a lo largo de sus tablas de multiplicar y las sumas y restas básicas marcarán una gran diferencia en los años formativos.

Las calculadoras son válidas

Si tu hijo/a adolescente tiene dificultades con las matemáticas y se desempeña mejor con una calculadora, vale la pena permitirle usar una en lugar de obligarlo a prescindir de ella. Es mucho más importante que sepan cómo resolver un problema que poder hacer los cálculos mentalmente.

Muchos profesores más tradicionales podrían decir «no siempre tendrás una calculadora a mano», como una forma de excusar la necesidad de matemáticas en la cabeza. Bueno, todo el mundo tiene una calculadora integrada en su celular hoy en día e incluso si no la tienen, siempre habrá alguien cerca con una en caso de que se requieran matemáticas complejas.

En cualquier caso, nunca dejamos de aprender y las habilidades matemáticas simples seguirán creciendo con el uso a lo largo de sus vidas. El hecho de que tus hijos estén usando una calculadora para todo ahora, no significa que seguirán haciéndolo por el resto de sus vidas.

Si tener una calculadora le dará a tu hijo/a adolescente menos estrés y más tiempo para concentrarse en la teoría matemática, entonces definitivamente vale la pena intentarlo.

A veces no se trata de los números en absoluto

A veces, las matemáticas no se tratan de números, porque muchos problemas de matemáticas son más o menos así;

«Juanito tiene cinco canicas verdes y cuatro azules. Pierde uno mientras juega y su amiga Susana le da dos verdes más. Un día encuentra otros tres azules. Ahora tiene siete verdes y seis azules. ¿De qué color era la canica que perdió?«

A algunos adolescentes en el Espectro Autista les resulta difícil visualizar estas historias y la mejor forma de ayudarlos a aprender es hacer que las dibujen.

Desafortunadamente, dibujar requiere mucho tiempo adicional, especialmente durante las pruebas, por lo que si el dibujo ayuda, deberá acercarse a los profesores de tu hijo/a y ver si él/ella puede obtener tiempo adicional en los exámenes.

A veces los problemas son sociales

A veces, tendrás un adolescente que es muy bueno en matemáticas pero que de repente comienza a quedarse atrás. Esto puede ocurrir cuando el trabajo se ha vuelto más difícil, pero a veces puede deberse a problemas sociales, como un cambio de profesor, problemas con sus compañeros o cambios en el hogar o en su ambiente.

Los adolescentes en el Espectro Autista son particularmente sensibles al cambio, así que asegúrese de hablar con tu hijo/a si encuentra un problema repentino.

Pregúnteles qué piensan de sus profesores, sobre el salón de clases, las distracciones, sus amigos, etc. Además, esté atento a los dispositivos electrónicos molestos. Muchas colegios están cambiando a computadoras y tablets que se pueden cambiar fácilmente a mensajería instantánea o juegos.

Los adolescentes en el Espectro Autista a veces pueden tener dificultades para mantenerse concentrados y, a veces, esta nueva tecnología los distrae demasiado.

Incluso los genios tienen problemas

Si bien este artículo partió diciendo que los genios son raros, si existen y, sorprendentemente, también tienen problemas con las matemáticas. No es raro que un genio salte directamente a una respuesta sin necesariamente poder explicar cómo llegó allí. Si tu hijo/a es superdotado, aún necesitarás pasar tiempo enseñándole cómo mostrar su trabajo.

Cualquiera que sea el lugar de tu hijo/a en el Espectro Autista, si tiene dificultades con las matemáticas, considera abordar el problema de forma diferente. Tal vez sea necesario un cambio. También descubrirá que, a veces, obtendrá mejores resultados si él/ella cambia de profesor o si contratas a un tutor.

Recuerda: En una clase de 24 alumnos con 5 horas de matemáticas por semana, tu hijo/a adolescente recibirá, como máximo, 13 minutos de atención personalizada. Una sola sesión de tutor puede proporcionar de 30 a 60 minutos de tiempo de calidad. Vale la pena.

Fuente: Bolland, G. (2019). Strategies for when your Autistic Teenager needs help with Math. Life With Asperger’s. recuperado de (https://life-with-aspergers.blogspot.com/2019/11/strategies-for-when-your-autistic.html). Traducido Por Maximiliano Bravo

Padres Solteros De Adolescentes O Jóvenes Adultos En El Espectro Autista

La crianza de niños en el Espectro Autista viene con un conjunto único de dificultades y ser padres solteros le da su propio giro a esto. En este artículo, veremos algunos de las dificultades que son comunes para los padres solteros de hijos adolescentes o jóvenes adultos que viven la condición.

I) Desaparecer sin previo aviso: Los adolescentes y adultos jóvenes generalmente tienen mucha más libertad que los niños más pequeños. Tienen dinero de bolsillo y, en algunos casos, ingresos. Pueden ubicarse razonablemente bien en las calles y, por lo general, tienen una mejor comprensión del transporte público. Muchos adultos en el Espectro Autista también pueden conducir. Todo esto significa que es mucho más probable que desaparezcan durante horas, a veces días, sin decirle a nadie a dónde van.

Esto es especialmente cierto en el caso de los adultos jóvenes que viven la condición en relaciones monoparentales, ya que hay menos ojos sobre ellos en todo momento. A menudo, sus padres tienen que trabajar, dejándolos solos en casa durante largos períodos.

No puedes evitar que tus hijos deambulen de un lugar a otro, pero hay formas en las que puedes reducir el peligro.

Un Celular Es Clave

En primer lugar, es importante poder encontrar a tus hijos cuando desaparezcan. Hay 2 cosas clave para habilitar esto. Primero, debes asegurarse de que tengan un celular, no tiene que ser el celular más llamativo del mundo, pero debe ser capaz de lo siguiente;

  • Hacer y recibir llamadas y mensajes de texto
  • Responder a «buscar mi teléfono»
  • Localizar ubicaciones mediante Google (o Apple) Maps.
  • Cargarse rápidamente, y preferiblemente de forma inalámbrica.
  • Sacar fotos.
  • Pagar por teléfono (tocar y listo) si es posible, ya que esto elimina la necesidad de una billetera.

Hay algunas opciones de Android bastante baratas que harán esto, así que no te sientas obligado/a comprar el celular más caro. También deberás asegurarte de tener una buena funda protectora en el celular. Asegúrate de agregar un número de PIN y también involucrar la biometría (huellas digitales).

Si no está seguro/a de cómo configurar el celular, pide ayuda, ya que necesitarás poder activar «Buscar mi teléfono» desde tu propio celular para ubicar a tu hijo/a adolescente o joven adulto.

Debes asegurarse de que tu hijo/a sepa cómo comunicarse contigo, cómo responder llamadas y mensajes de texto y cómo sacar fotos, usar mapas y determinar su ubicación.

Billeteras Y Llaveros Inteligentes

El otro elemento clave es la billetera. Debe contener:

  • Una llave de la casa, algo de dinero.
  • Carnet de identidad.
  • Tarjeta de débito.
  • Tarjeta de transporte público.
  • Un llavero inteligente si es posible.

Con toda probabilidad, la billetera se perderá en algún momento. Por eso, un llavero inteligente te permitirá rastrear su ubicación y, a diferencia de un celular, no necesita cargarse, solo un cambio de batería una vez al año. Debes colocar el llavero inteligente en una parte segura pero no utilizada de la billetera. Esta será tu copia de seguridad cuando el celular se quede sin batería y también te ayudará a recuperar la billetera en caso de pérdida o robo.

Finalmente, deberás asegurarte de que tu hijo/a tenga una comprensión clara de lo que está bien y lo que está mal, qué hacer si se encuentra con «personas equivocadas» y dónde acudir para obtener ayuda (policía local). A veces ayuda darles algunas tarjetas con sus datos de contacto y una breve descripción de su diagnóstico. Esto puede ayudarlo/a a entablar conversaciones importantes antes, ya que pueden entregar la tarjeta a la policía si se meten en problemas.

II) Discusiones y explosiones: Si tu hijo/a está en el Espectro Autista, es probable que no seas ajeno/a a las discusiones y las explosiones. Desafortunadamente, a medida que tus hijos crecen, estas discusiones tienden a volverse más fuertes y acaloradas. Las explosiones también se vuelven más problemáticas porque el daño resultante puede ser mucho mayor y más costoso.

Las discusiones que aumentan son un problema mayor en las relaciones monoparentales porque no tienes otro adulto que te respalde. Al igual que con los niños pequeños, es importante escoger sus batallas. Puede pensar que sabe que no hay manzanas azules, pero ganar una discusión al respecto con tu hijo/a adolescente no hará ninguna diferencia.

Las discusiones ejercen presión sobre las relaciones y, si bien es importante ganar las discusiones relacionadas con la seguridad, las discusiones sobre la ropa que tu joven adulto quiere ponerse para trabajar generalmente no valen el estrés adicional.

También es importante enseñarle a tu hijo/a sobre la regla de «escoge tus batallas». Debe ayudarlo/a a comprender cómo y cuándo perder una discusión con gracia. Simplemente no intentes enseñarles esto en medio de una discusión.

III) Comportamientos problemáticos: Cuando tus hijos son más pequeños, generalmente hay un adulto presente para detener el comportamiento problemático antes de que comience. A menudo, la mera presencia de un adulto es suficiente para evitar que los adolescentes actúen por impulso, pero con toda la actividad hormonal en sus cuerpos y una reducción en la supervisión, existe el riesgo de comportamientos problemáticos.

El comportamiento problemático se refiere a todo tipo de comportamiento social indeseable y no siempre es de naturaleza sexual; sin embargo, en adolescentes y jóvenes adultos, lo es más a menudo. En las chicas, los comportamientos suelen estar relacionados con la promiscuidad y los narcóticos, lo que puede conducir a la violencia. En los chicos, las conductas problemáticas tempranas tienden a ser actos de acoso o exposición indecente que, en circunstancias extremas, pueden conducir a cargos policiales.

Es fundamental seguir hablando con sus jóvenes adultos sobre su día y sus sentimientos. Como padre, debes buscar señales de que están teniendo un comportamiento problemático porque lo más probable es que no lo hagan mientras tú estés cerca. No puedes abordar el comportamiento problemático si no sabes que está sucediendo.

Otro problema que puede ocurrir en las relaciones monoparentales o de un solo sexo es la falta de equilibrio. Los chicos, en particular, pueden desarrollar actitudes poco saludables hacia las mujeres. Es muy importante mantener fluida la conversación sobre cómo tratar a otras personas y sobre la etiqueta en las citas, incluso si tu joven adulto aún no tiene citas. Esto ayuda a prevenir el desarrollo de actitudes poco saludables.

También es bueno mostrar interés en lo que tu joven adulto está haciendo en Internet, por ejemplo, qué canales de YouTube están viendo, a dónde van en Facebook, Twitter, Instagram o TikTok y qué tipos de comentarios están haciendo o recibiendo.

Eso no significa que debas instalar software espía o que los invadas cibernéticamente, solo muestra interés y escucha lo que tienen que decir y lo que consideran gracioso. Si te encuentras con algo que parece extraño, resiste la tentación de criticar en el acto, ya que eso probablemente hará que te expulsen de sus círculos de redes sociales.

Solo toma nota de las actitudes que necesitan un poco de ayuda y abórdalas más tarde de una forma que no revele su origen. Recuerda, el objetivo es enseñar nuevos puntos de vista, no imponerlos.

Fuente: Bolland, G. (2022). Single Parenting and Kids on the Spectrum – Part 3. Life With Aspergers. Recuperado de (https://life-with-aspergers.blogspot.com/2022/02/single-parenting-3.html). Traducido Por Maximiliano Bravo

Enseñemos A Los Niños En El Espectro Autista A Defender Sus Derechos

Como padre/madre de un/a niño/a en el Espectro Autista, tú eres responsable de defender los derechos de tu hijo/a. Sin embargo, este artículo se trata de una responsabilidad aún más importante: enseñar a tu hijo/a en el que vive la condición a defender sus derechos. Sé que puede ser difícil pensar en cuando tu hijo/a es muy pequeño/a o aún están trabajando en cosas más simples como atarse los zapatos o estar en público sin problemas, pero no será un/a niño/a por siempre. En algún momento, él/ella tendrá que hablar por sí mismo/a. (Por «hablar», por supuesto, quiere decir comunicar sus propios pensamientos, ya sea verbalmente, por texto o utilizando tecnologías de comunicación asistida).

Lecciones Apropiadas Para Su Edad

Obviamente, como padre/madre, probablemente te estés preguntando cómo puedes enseñarle a tu hijo/a en el Espectro Autista a defender sus derechos junto con todo lo demás que quieren que sepan. Pero no tiene por qué ser complicado, simplemente ajústalo a lo que tu hijo/a pueda hacer, como todo lo demás. El contenido de este artículo está enfocado hacia los niños sin discapacidad cognitiva, pero si estás lidiando con esa discapacidad, ajusta estas ideas según sea necesario.

I) Primera Infancia – Hasta los 8 Años: La primera infancia tiende a extenderse un poco más para los niños en el Espectro Autista porque ellos tienen un desarrollo socioemocional más tardío, por lo que esto se extenderá desde la edad en que comienzan a hablar (comunicarse) hasta aproximadamente cuando están en Tercero Básico. Puedes pensar que hay tanto de lo que tú hijo necesita ponerse al día que no hay espacio para enseñarle a defender sus derecho, pero nada está más alejado de la verdad. A esta edad, los niños pueden comenzar a valerse por sí mismos aprendiendo a identificar y nombrar sus sentimientos.

Muchos personas en el Espectro Autista tienen problemas para identificar claramente sus emociones, especialmente si son negativas. A muchos adultos que viven la condición, todavía les cuesta diferenciar entre sentirse asustados, deprimidos y enojados, entre otras cosas. Cuando niños, poder ponerle una etiqueta a un sentimiento agobiante les da una ligera sensación de control. Es el primer paso hacia la regulación emocional, algo muy difícil de lograr incluso hasta la edad adulta.

Además de todos esos beneficios de construcción de independencia, aprender a nombrar claramente sus sentimientos hará que los adultos (profesores, terapeutas e incluso padres) sean menos propensos a ignorar a los niños como «problemáticos» o «berrinchudos» cuando están molestos o al borde de colapsar. Cuando un/a niño/a en el Espectro Autista puede decir (o comunicar) «Tengo miedo», «Estoy enojado/a», «Me siento triste», etc., es más probable que lo/la tomen en serio y que se satisfagan sus necesidades.

II) De 9-10 Años a 12-13 Años: Los niños grandes que ya pueden nombrar sólidamente sus emociones y comunicarlas pueden aprender a pedir ayuda cuando la necesiten. En este rango de edad, sus pares neurotípicos pueden volverse realmente horribles acerca de agredirlos por sus diferencias, lo que puede hacer que los niños en el Espectro Autista se mantengan reservados. La paciencia de los profesores se agota incluso con los niños neurotípicos en los últimos años de educación básica, por lo que los niños en el Espectro Autista pueden tener reacciones negativas cuando piden atención adicional.

A esta edad, los niños en el Espectro Autista pueden aprender que necesitar ayuda no es una debilidad o algo de lo que avergonzarse. De hecho, muestra madurez para comprender tus dificultades y buscar apoyos. Usa esa regulación emocional en la que has estado trabajando desde tu primera infancia para ayudarte a aprender a pedir ayuda de una forma tranquila en lugar de arremeter con frustración. Ser capaz de comunicar con claridad y calma la necesidad de ayuda le dará a tu hijo/a en el Espectro Autista una sensación de logro y control, y es probable que obtenga un resultado mucho mejor de cualquier adulto que, de otro modo, podría acusarlo de «actuar como un bebé».

Como nota al margen, es casi seguro que habrá algunos profesores u otros adultos que reaccionen mal cuando tu hijo en el Espectro Autista pida ayuda incluso de la forma más tranquila y madura. Esto será muy confuso para tu hijo/a, quien probablemente no podrá comprender lo que sucedió. En esos casos, asegúrate de explicarles que los adultos también pueden actuar mal, y habla de la situación para que puedan ver dónde se descarrilaron las cosas. Sin un poco de comprensión, demasiadas de esas malas interacciones podrían impedir que un/a niño/a en el Espectro Autista vuelva a pedir ayuda.

III) Adolescentes y Jóvenes Adultos: La mayoría de los adolescentes quieren ser tratados como adultos, por lo que esta es una buena edad para aprender sobre derechos y responsabilidades. La mayor parte de la infancia transcurre en que les digan lo que deben hacer: limpiar sus habitaciones, entregar sus tareas, irse a la cama a una hora determinada, todas responsabilidades y ningún derecho. En la adolescencia, mientras se preparan para la edad adulta, los niños en el Espectro Autista también necesitan aprender cuáles son sus derechos y cómo conservarlos.

En el colegio, esto puede significar las adaptaciones a las que tienen derecho, como tiempo adicional, pruebas verbales, un/a ayudante o cosas por el estilo. En el hogar, puede significar el derecho a decidir su propio horario o elegir sus propias actividades. En el resto del mundo, conocer sus derechos significa aprender a navegar por el complicado sistema de servicios disponibles para las personas en el Espectro Autista, cómo conseguir y mantener un trabajo, cómo conducir y cómo vivir solos.

Los adultos jóvenes en el Espectro Autista necesitan tener la confianza para pedir los derechos que les corresponden, así como la responsabilidad de hacer lo que se les exige. Esto ayudará a evitar que sean menospreciados por sus profesores o empleadores, así como también les dará las herramientas para hacer que el sistema funcione lo mejor posible para ellos. Realmente no es más difícil enseñarle estas cosas a un/a adolescente en el Espectro Autista que enseñarle a un/a adolescente neurotípico/a. Puede que tarde un poco más, pero es fundamental para desarrollar su independencia.

Sé Un Buen Modelo A Seguir

Tú seguirás defendiendo mucho a tu hijo/a en el Espectro Autista a medida que crezca, por eso es tan importante que lo hagas de la mejor forma posible. Hazle ver que estás de su lado y lucharás por él/ella, para que se sienta genuinamente apoyado/a. Pero también enséñala cómo se hacen las cosas.

Defiende a tu hijo/a de la misma forma que quieres que se defienda a sí mismo/a. Muéstrale cómo ser resiliente y no darse por vencido/a sin hacer escenas innecesarias (palabra clave: innecesarias). Modela la regulación emocional que él/ella necesitará cuando se encuentre en una situación similar. Enséñale a no temerle a las autoridades, sino a tener todos sus trámites en su debido lugar y argumentar asertivamente y auténticamente.

La autodefensa es una habilidad importante que los niños en el Espectro Autista deben desarrollar a medida que crecen. Es la clave para que vivan sus vidas de la forma más plena y autónoma posible. La capacidad de defender sus derechos es la clave para la calidad de vida de los adultos en el Espectro Autista. Tu hijo/a en el Espectro Autista tendrá que trabajar muy duro para que lo/la tomen en serio, así que bríndale las herramientas para hacerlo.

Si tú eres un/a adulto/a en el Espectro Autista y te gustó este artículo, ¿Cómo aprendiste por primera vez a defender tus derechos? ¿Tuviste un/a profesor/a en particular al que debías enfrentarte? ¿Qué te hubiera gustado que alguien te hubiera enseñado sobre cómo defender tus derechos? ¡Ayudemos a la próxima generación!

Fuente: (2019).  Teaching Autistic Kids To Advocate For Themselves. Autistic Empath. Recuperado de (https://autisticempath.com/teaching-autistic-kids-to-advocate-for-themselves/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

El Rol De Los Cuidadores En Mejorar Las Habilidades Laborales De Las Personas En El Espectro Autista

Cuando los padres piensan en lo que quieren para sus hijos, a menudo se incluye un trabajo satisfactorio en su respuesta. Muchos cuidadores quieren ver que sus seres queridos no solo puedan obtener un trabajo, sino mantenerlo a largo plazo. Esto tiende a ser particularmente difícil para aquellos en el Espectro Autista, ya que las investigaciones indican que las tasas de empleo a largo plazo son menos que ideales.

Las personas que viven la condición continúan luchando contra las barreras laborales y, a menudo, luchan por adquirir las habilidades laborales necesarias para mantener un empleo remunerado. Los cuidadores a menudo son conscientes de estos resultados y muchos son conscientes de cómo pueden contribuir a las habilidades laborales de sus hijos en el Espectro Autista; aumentando así la probabilidad de que pueda obtener y mantener un empleo. Estudios recientes han encontrado que el desarrollo y la adquisición de la etiqueta profesional y las habilidades laborales blandas son cruciales para determinar si un empleado será retenido.

A pesar de tener este conocimiento, los cuidadores aún pueden encontrar que el camino hacia el empleo puede ser difícil de transitar. Es posible que se sientan divididos entre tratar de asegurarse de que sus seres queridos tenga un ambiente y experiencia laboral positiva, sin querer traspasar los límites e interferir con su independencia. Para tener en cuenta esto último, es imperativo que los cuidadores ayuden en el desarrollo de habilidades laborales en el hogar.

Varios estudios han identificado qué factores son cruciales para determinar si una persona podrá mantener un empleo en la fuerza laboral competitiva. Los estudios han encontrado que tener expectativas claras, instrucciones paso a paso, apoyo en el lugar, una presentación y etiqueta profesionales, y habilidades laborales “blandas” indican mejor si una persona en el Espectro Autista tendrá éxito en el lugar de trabajo.

Los cuidadores pueden desempeñar un papel importante en el desarrollo de estas habilidades, muchas de las cuales pueden introducirse en casa a una edad temprana. La investigación ha encontrado que cuanto antes se introducen estas habilidades, más probabilidades hay de que el individuo las adquiera y luego sea empleable. La introducción de estas habilidades puede comenzar desde los primeros años y extenderse a lo largo de la universidad. Por ejemplo, cuando se le pide a un/a niño/a pequeño/a que complete sus quehaceres, proporcionar instrucciones paso a paso puede disminuir la ansiedad y permitir que el/la niño/a encuentre un sentido de logro al completar cada tarea.

Además, se recomienda que el niño tenga expectativas claras. Cuando un/a cuidador/a o un/a empleador/a le asigna una tarea, la persona que vive la condición puede tener problemas de ansiedad relacionada con la ejecución exitosa y la finalización de la tarea en cuestión. Sin embargo, el conocimiento de cómo dividir las tareas puede ser útil para la persona. Al pedir limpiar un objeto en la casa, por ejemplo, un fregadero, el cuidador puede demostrar cómo se ve el fregadero una vez que se limpia para que el niño tenga la visión de lo que es un fregadero «limpio». Dejar que el/la niño/a defina “limpio” puede resultar en expectativas poco claras y resultados posteriores indeseables.

Proporcionar las instrucciones paso a paso en forma de lista de verificación puede hacer que las instrucciones sean más claras y permitir que el niño pase de una tarea a la siguiente sin problemas. Proporcionar instrucciones detalladas sobre cómo limpiar el objeto, dónde limpiar y qué ingredientes de limpieza usar puede simplificar lo que puede parecer una tarea abrumadora. Proporcionar estos apoyos visuales y reflejar la tarea puede reducir la ansiedad y proporcionar dirección, lo que aumenta la probabilidad de que la tarea se complete con éxito.

A medida que el/la niño/a crece, se puede esperar razonablemente que asuma tareas más complejas e imite lo que un empleador puede esperar de él en un puesto remunerado. Haber desarrollado ya la habilidad de dividir una asignación en tareas paso a paso e identificar el resultado final les resultará muy útil en un ambiente laboral tradicional.

También es beneficioso entrenar al individuo sobre cómo manejar situaciones inesperadas. A menudo, el estrés de una transición o un suceso inesperado puede contribuir a las dificultades en la autorregulación, particularmente en aquellos en el Espectro Autista. Una mala autorregulación durante un evento laboral imprevisto puede obstaculizar el desempeño laboral y, en el peor de los casos, provocar el despido.

Practicar cómo responder adecuadamente en estas situaciones puede comenzar en los primeros años. Si bien es posible que estas habilidades ya se estén desarrollando para ambientes escolares, un cuidador puede demostrar cómo un empleador puede esperar que su personal responda en un ambiente profesional. La identificación de posibles factores estresantes y mecanismos de afrontamiento puede reducir la probabilidad de respuestas y comportamientos inapropiados en el lugar de trabajo.

A menudo, estos pueden ser similares a los mecanismos de afrontamiento que utiliza el/la niño/a en su ambiente escolar. Las habilidades para resolver problemas serán útiles en el mundo del trabajo, ya que es probable que los empleados encuentren problemas que deben resolverse rápidamente y sin tanta ayuda.

Ser consciente de los estímulos en cualquier ambiente laboral potencial también es útil, ya que un ambiente con muchos estímulos sensoriales puede causar una distracción e influir en la capacidad del individuo para completar las tareas asignadas. Identificar cómo el/la niño/a o adulto/a joven puede manejar una transición o distracción incómoda en el trabajo puede ayudar a disminuir la ansiedad, lo que resulta en un/a empleado/a más cómodo/a y seguro/a.

Además, la dificultad para navegar por las interacciones sociales en el ambiente laboral continúa obstaculizando el desempeño laboral de los empleados en el Espectro Autista. La capacidad de una persona para comunicarse profesionalmente de forma verbal y no verbal con sus supervisores y colegas influye en gran medida en la probabilidad de mantener el empleo, particularmente entre las personas que viven la condición. Se puede proporcionar más capacitación en estas áreas demostrando cómo las interacciones difieren en el ambiente laboral en comparación con amigos o conocidos.

Representar estas interacciones y permitir que el/la niño/a vea cómo difieren las interacciones sociales y profesionales puede ser útil para enseñar el profesionalismo. La práctica de cómo un/a empleado/a puede acercarse a un cliente o supervisor se puede hacer mediante juegos de roles y mostrando el comportamiento apropiado. Estas interacciones deben practicarse con frecuencia para inculcar comportamientos profesionales positivos de la misma forma que las entrevistas simuladas pueden utilizarse más adelante.

Además, compartir experiencias del propio ambiente profesional puede ampliar el conocimiento de la persona sobre las expectativas en el trabajo en comparación con el hogar o la colegio. Puede resultar confuso para un/a niño/a o un/a adulto/a joven determinar por qué algunos comportamientos son inaceptables en un ambiente laboral, pero están bien en otros.

Proporcionar ejemplos sobre quién y qué constituye un profesional también puede ayudar al niño a saber lo que realmente significa “ser profesional”. Esto es especialmente importante en términos de reflejar la vestimenta y la higiene profesionales adecuadas. El niño/a puede practicar la identificación de diferentes estilos de vestimenta profesional y su propósito.

Identificar los roles de los empleados en los establecimientos frecuentados puede comenzar a mostrarle al niño qué responsabilidades se esperan del personal y cómo se administra el establecimiento con el apoyo y el trabajo de todos y cada uno de los empleados. El objetivo debe ser generar entusiasmo sobre las oportunidades laborales futuras y enseñar a los niños y adultos jóvenes sobre el valor de todos los puestos. Se recomienda que los cuidadores le hagan preguntas al niño para generar pensamientos sobre por qué los empleados se comportan como lo hacen.

Preguntar por qué un/a mesero/a se registra a mitad de la comida o por qué un/a asociado/a de ventas pregunta si se necesita ayuda puede generar discusiones sobre lo que significa ser un/a empleado/a. Cual es su rol? Este también puede ser un momento para discutir la importancia de las habilidades laborales “blandas”, como la puntualidad, una actitud positiva y la ética laboral.

A un/a niño/a se le puede preguntar qué cree que podría suceder si su mesero/a se tomara un descanso prolongado mientras trabajaba o qué podría suceder si el personal de una tienda llegara tarde a abrir la tienda. Comprender la causa y el efecto de estas acciones puede introducir aún más la importancia de las habilidades laborales blandas y cómo afectan a los demás. Proporcionar comentarios y elogios a un/a niño/a que puede identificar a los miembros del personal y cómo contribuyen al negocio probablemente resulte en sentimientos positivos sobre la fuerza laboral. Pensar desde el principio en los posibles intereses laborales puede hacer que la planificación para el futuro sea mucho más fácil.

Si bien navegar por el camino hacia el empleo a veces puede ser difícil, los cuidadores pueden brindar apoyo desde el principio, que puede continuar mientras su ser querido se prepara para ingresar a la fuerza laboral competitiva. Si bien las estadísticas sobre el empleo para las personas con discapacidades pueden ser desalentadoras, la investigación también indica que la adquisición de la etiqueta empresarial, las listas de verificación de tarea por tarea y las habilidades laborales blandas influyen en gran medida en si una persona seguirá empleando con éxito.

Al promover estas habilidades desde el principio, los cuidadores pueden brindar apoyo y dar pasos adicionales hacia el éxito futuro de sus seres queridos.

Fuente: Imperial, K. (2016). The Role of the Caregiver in Enhancing Job Skills in Individuals with ASD. Autism Spectrum News. Recuperado de (https://autismspectrumnews.org/the-role-of-the-caregiver-in-enhancing-job-skills-in-individuals-with-asd/). Traducido Por Maximiliano Bravo.