Sigue Su Ejemplo: Respeta Las Preferencias Comunicativas De Los Usuarios De CAA

Sé paciente. Háblame. Escúchame. Estos son mensajes clave para lograr una comunicación buena y mutuamente satisfactoria. Considera las siguientes 10 estrategias para poner a los usuarios de CAA (Comunicación Alternativa y Aumentativa) en primer lugar en tus conversaciones.

Comunicación Centrada en la Persona

Sin embargo, es unánime que la cualidad más importante en un interlocutor de la comunicación sea centrarse en la persona. Un buen compañero de comunicación se toma el tiempo para averiguar y respetar las preferencias de los propios usuarios de CAA. Para lograrlo, presta atención a las siguientes 10 estrategias:

I) Los buenos compañeros de comunicación respetan el esfuerzo que requieren la CAA: Para la mayoría de las personas, la CAA es más exigente que el habla. (Una minoría opina lo contrario). El uso de CAA requiere mucha mano de obra. Cuando hablamos las palabras de nuestro primer idioma, generalmente solo pensamos en la idea que queremos expresar. Las palabras individuales simplemente “salen”. El uso de CAA requiere un esfuerzo mucho más consciente que el habla sin problemas. Cada palabra individual tiene que ser generada. Para algunos usuarios de CAA, la coordinación motora para seleccionar o componer una sola palabra es un esfuerzo masivo. Los buenos compañeros de comunicación respetan este esfuerzo. Muestran su respeto al aceptar la comunicación en cualquier forma o combinación que el/la usuario/a de CAA seleccione: gestos, vocalizaciones, expresiones faciales y más.

II) Los buenos compañeros de comunicación son pacientes y esperan: La CAA demoran más tiempo. Mucho más tiempo. La persona promedio habla entre 2 y 3 palabras por segundo, o entre 150 y 170 palabras por minuto. Un mecanógrafo experto puede producir 75 palabras por minuto, pero la persona promedio puede escribir menos de 40. La mayoría de nosotros solo podemos escribir una cuarta parte tan rápido como podemos hablar. La mayoría de los usuarios de CAA no producen mensajes en los entornos de escritura ideales, y muchos tienen desafíos adicionales que reducen la velocidad de producción. Algunos usuarios de CAA, al igual que algunas personas que hablan, necesitan tiempo adicional para considerar lo que quieren decir. El/la usuario/a promedio de sistemas de CAA puede producir aproximadamente 15 palabras por minuto. Los buenos compañeros de comunicación son oyentes pacientes. Después de saludar al usuario de sistemas de CAA o de hacer una pregunta, esperan el tiempo necesario para escuchar la respuesta. Un mensaje común que escuchamos fue “dame tiempo y espacio para que no me sienta apurado”.

III) Los buenos compañeros de comunicación ayudan a manejar el ruido: La CAA afecta a cómo experimentamos el ruido, porque la mayoría de las voces generadas tienen un rango de volumen limitado. El volumen en un dispositivo de CAA no puede fluctuar tan fácilmente como el habla, que puede variar desde un susurro hasta un grito en la misma oración. Un café, un espacio de trabajo o un aula ruidosos pueden ahogar el volumen de la CAA. Además, muchos usuarios de CAA son muy sensibles al ruido de fondo. Luchan por procesar el habla en ambientes ruidosos. Los buenos compañeros de comunicación ayudan a manejar el ruido. Esto podría incluir llevar una conversación a una habitación diferente o seleccionar un café diferente para reunirse para el almuerzo. Puede significar pasar una conversación de tiempo real a tenerla por correo electrónico, mensaje instantáneo o en las redes sociales. Esto podría nivelar el campo de juego si ambos compañeros de comunicación están escribiendo o usando CAA.

IV) Los buenos compañeros de comunicación ayudan a manejar el espacio físico: La CAA cambia la forma en que experimentamos el espacio físico. La luz solar intensa puede dificultar la visualización de la pantalla del dispositivo. Los usuarios de CAA pueden requerir acceso regular a los enchufes eléctricos para cargar el dispositivo. Es posible que la mesa o el escritorio deban ser más grandes, para contener la computadora portátil o la comida habitual, además de un dispositivo de CAA. Los usuarios de CAA pueden requerir espacio adicional para escribir o seleccionar iconos. Estar de pie mientras se usan CAA puede ser más difícil que pararse y hablar si el dispositivo necesita soporte. Muchos usuarios de CAA tienen necesidades de acceso adicionales, como sillas de ruedas o dispositivos médicos. Algunos pueden tener dificultades incluso para salir de la casa. Los buenos socios de comunicación intentan encontrar los espacios más accesibles para el/la usuario/a de CAA.

V) Los buenos compañeros de comunicación miran a la persona, no al dispositivo: La CAA cambia el tiempo de los mensajes y cómo se entregan los mensajes. Por ejemplo, un/a usuario/a de CAA podría contribuir a una conversación al tocar la pantalla de su iPad. Podrían construir el mensaje, luego activar el habla, para que su mensaje se reproduzca en el siguiente momento. El habla es simultánea con el pensamiento para personas que hablan, pero hay un retraso para los usuarios de CAA porque están hablando con o a través de una máquina. Los usuarios de CAA luego tienen que activar las expresiones faciales a medida que su mensaje se reproduce, en lugar de que sus expresiones sean naturalmente simultáneas con su habla. Los buenos socios de comunicación aprenden lo importante que es observar la cara de un/a usuario/a de CAA en lugar de su dispositivo mientras se reproduce el mensaje. Aprenden a permitir estos cambios en la sincronización de los mensajes.

VI) Los buenos compañeros de comunicación prestan atención al mensaje y otras señales: La CAA (como todos los mensajes impresos) es más fácil de entender que el habla. Con el habla, muchos de nosotros podemos transmitir fácilmente sarcasmo, preguntas, humor e irritación. Nuestro tono de voz y la velocidad del habla cambian cuando expresamos una opinión en lugar de hacer un comentario frívolo. Hacemos hincapié en las palabras clave para transmitir el significado. Las tres palabras, “A ti te gusta”, pueden pasar de un comentario simple a una pregunta, a una declaración de incredulidad u horror, solo al enfatizar una palabra diferente y cambiar el tono. Las voces digitales son mucho menos flexibles. Los buenos compañeros de comunicación son atentos y observadores. En lugar de saltar a conclusiones sobre lo que una persona quiere decir, buscan diferentes claves. Consideran activamente diferentes significados y hacen preguntas aclaratorias si es necesario.

VII) Los buenos compañeros de comunicación no dominan la conversación: La CAA cambia la rutina de conversación. La conversación es un diálogo entre dos o más personas. Está construido juntos. No es un interrogatorio, con una persona haciendo preguntas mientras la otra persona responde. No es un monólogo, donde una persona simplemente observa y escucha. Las personas que hablan generalmente tienen la ventaja en las conversaciones con los usuarios de CAA. Es fácil para la persona hablante dominar una conversación, como cambiar de tema rápidamente mientras los usuarios de CAA siguen generando un mensaje. Los buenos compañeros de comunicación intentan activamente nivelar el campo de juego. Buscan formas de pasar explícitamente el control de la conversación a los usuarios de CAA. También permiten que los usuarios de CAA tomen su turno en la conversación.

VIII) Los buenos compañeros de comunicación respetan la voz de los usuarios de CAA: Usar CAA es profundamente personal, de la misma manera que nuestras voces son profundamente personales. Nuestras voces son un reflejo de nuestra identidad. Pueden reflejar nuestra edad y antecedentes culturales, cómo expresamos nuestro género, cómo fuimos educados y dónde vivimos. Esperamos que un adolescente chileno suene muy diferente de un niño holandés o un adulto mayor australiano. Dar forma a nuestra voz es una parte clave de cómo expresamos nuestra identidad. Hay muchas más opciones hoy para las voces utilizadas en CAA, pero aún carecemos de voces digitales para la mayoría de los acentos regionales y en una variedad de identidades. Los usuarios de CAA necesitan más personas para abogar por más opciones de voz. El diseño de un dispositivo de CAA es a menudo impersonal. Es una máquina. Algunos usan voces digitales, mientras que otros usan la voz grabada de otras personas. Imagina ser un adolescente que a veces habla con la voz de tu mamá, otras veces con la voz de tu hermana y otras con la de tu profesor. Algunos usuarios de CAA pueden ser reacios a adoptar el dispositivo de CAA como una extensión de su propia voz. Es posible que necesiten pasar mucho tiempo asegurándose de que la voz y las palabras realmente los reflejen como personas. Los buenos compañeros de comunicación aprenden cómo se siente el usuario de CAA sobre su voz y respeta esos sentimientos y limitaciones.

IX) Los buenos compañeros de comunicación hacen preguntas: La CAA puede convertirse en una extensión de la voz de sus usuarios. Es posible que lo encuentren invasivo si otras personas intentan tocar o usar su dispositivo de CAA. El vocabulario individual, los mensajes preprogramados y la historia almacenada en el dispositivo pueden ser profundamente personales. Los buenos socios de comunicación preguntarán antes de intentar mirar, tocar o usar un dispositivo de usuarios de CAA.

X) Los buenos compañeros de comunicación aceptan que los usuarios de CAA fijen el rumbo de la comunicación: La CAA es una tecnología muy revolucionaria y transformadora. Puede sacar a alguien del aislamiento y el desánimo, a la conexión y la autonomía. También puede ser muy limitante e imperfecto. La mejor CAA rara vez es tan expresiva, flexible o individual como el habla. Los usuarios de CAA pueden tener una relación de amor-odio con su tecnología. Algunos tienen miedo de volverse dependientes de esto, porque temen lo que sucede si se les quita, rompe o no se dispone de su dispositivo de CAA. Los buenos compañeros de comunicación no imponen sus propios sentimientos acerca de cómo los usuarios de CAA “deberían” sentirse acerca de su tecnología. No insisten en que la persona use su dispositivo de CAA, o no lo use. En cambio, los buenos compañeros de comunicación están tan interesados ​​en lo que los usuarios de CAA tiene que decir que aceptan toda la comunicación, sin importar cómo se expresa y el tiempo que demore en transmitirla.

En resumen

Todos los usuarios de sistemas de CAAa deben recibir asistencia de forma específica y personal para ellos. Los buenos compañeros de comunicación son respetuosos y pacientes con los usuarios de CAA. Escuchan y esperan, y preguntan cómo pueden apoyar mejor a los usuarios de sistemas de CAA.

Fuente: (2019). Follow their lead: How to be a respectful communication partner. AssistiveWare. Recuperado de (https://www.assistiveware.com/learn-aac/follow-their-lead-how-to-be-a-respectful-communication-partner). Traducido por Maximiliano Bravo.

3 comentarios sobre “Sigue Su Ejemplo: Respeta Las Preferencias Comunicativas De Los Usuarios De CAA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s