¿Por qué Ser Llamado/a “Dramático/a” Es Totalmente Incorrecto y Psicológicamente Perjudicial Para Las Personas En El Espectro Autista?

Que se les diga a las personas en el Espectro Autista que sus reacciones neurológicas son dramáticas y exageradas es una causa a menudo no intencional pero muy real de traumas complejos.

El párrafo anterior puede resumirse en cinco palabras; “¡Oh, no es gran cosa!

Básicamente, las palabras antes mencionadas invalidan nuestra invalidación.

Explicaré algo llamado invalidación primaria e invalidación secundaria más adelante en este artículo.

La Diferencia Entre Drama y Angustia

Dado que no existen señales físicas de una discapacidad, las personas en el Espectro Autista no reciben apoyos adicionales a lo largo de su desarrollo emocional.

Por lo tanto, sus dificultades pasan inadvertidas, generando que sus acciones y reacciones sean consideradas inusuales, dramáticas, para llamar la atención, etcétera.

En otras palabras, las personas asocian motivaciones neurotípicas a sus rasgos del Espectro Autista, que al final les causan mucho daño psicológico.

Hay una clara diferencia entre ser dramático y angustiado, y como esto es algo que muchas personas, independientemente de sus neurología, tienen dificultades para entender, explicaré utilizando dos escenarios ficticios.

Escenario 1 – Drama

Digamos que una mamá está en el supermercado con su hijo/a neurotípico/a de 5 años. Acaban de decirle que no puede tener el chocolate que tanto quiere, por lo que se lanza de cabeza al pasillo, gritando a todo pulmón en frente de todos los clientes.

Cada pocos segundos, abre los ojos (que están completamente secos) y mira a su alrededor para ver qué tipo de reacción está produciendo su comportamiento. Si su mamá ignora su comportamiento o simplemente lo agarra y lo saca de la tienda, eventualmente superará la rabieta que está teniendo y se concentrará en otra cosa.

Este es un/a niño/a neurotípico que está utilizando un arrebato emocional como una herramienta para obtenerlo que él/ella quiere. No estaba legítimamente angustiado/a. Estaba enojado/a, claro, pero no experimentaba ningún dolor emocional o psicológico significativo.

Además, y esto es muy importante, si su mamá dice algo en el sentido de que “tú estabas siendo muy dramático/a allí”, una vez que llegan al automóvil, es muy probable que el/la niño/a admita el hecho porque sabe exactamente lo que hizo, incluso si no fue lo correcto.

No se sentirá dañado/a debido a la invalidación porque no estaba siendo invalidado/a, se le estaba llamando por su comportamiento en un intento de corregirlo. Este es un intercambio típico y natural entre un padre neurotípico y un/a niño/a.

Así es como los padres neurotípicos enseñan a sus hijos neurotípicos cómo comportarse.

Escenario 2 – Angustia

Ahora, tomemos a un/a niño/a en el Espectro Autista en el mismo supermercado, pero cambiemos el escenario un poco. Él/Ella ha estado en la tienda por más de una hora, caminando por los pasillos mientras su mamá hace las compras de la semana.

Le duelen los pies, su suéter está demasiado caliente y la etiqueta que su mamá olvidó cortar en la parte posterior se está hundiendo en su piel como un alambre de púas, se está sobrecalentando y el zumbido constante de las luces del techo suena como una panal de abejas muy agresivas dentro de sus oídos.

Impulsivamente, en un intento de detener sus sentimientos de angustia, busca un chocolate porque sabe que lo ayudará a calmarse. Su mamá responde tomándole inmediatamente la mano y reprendiéndolo/a.

Este es el evento que desencadena la descompensación.

Todas las sensaciones y emociones que se han ido acumulando en el/la niño/a durante la última hora salen corriendo a la superficie, y ella comienza a gritar y sollozar, y, en un intento de huir, se estrella contra una pantalla, derribándola. y lastimándose en el proceso.

Sorprendida y avergonzada, su mamá la levanta y le dice que deje de ser tan dramática, pero esto solo empeora las cosas porque ahora el/la niño/a está sollozando por la angustia de escuchar estas palabras y saber que todavía es incapaz de detener lo que está sucediendo. su.

Presta mucha atención a cómo redacté eso:

El/La Niño/a Se Siente Indefenso/a Para Prevenir Lo Que Le Está Sucediendo.

A él/ella le está sucediendo una descompensación, y él/ella no puede, ni siquiera bajo amenaza de muerte, controlarlo. Esto no es un intento de buscar atención o de obtener algo que quiere, es un volcán neurológico explosivo de emociones y sentimientos que ha brotado después de demasiados estímulos sensoriales y malestar.

Un/a niño/a en medio de una descompensación se encontrará con objetos e incluso con tráfico. No se piensa en la seguridad ni en la conciencia del entorno. Existe el deseo singular de detener estos sentimientos horribles.

Si a este/a mismo/a niño/a se le dice una y otra vez a lo largo de su vida que está siendo dramático/a cuando sufre estas crisis, no aprenderá ni corregirá su comportamiento. Aprenderá a enmascarar todas sus incomodidades, interiorizará sus emociones y tendrá miedo de tener necesidades físicas.

Eventualmente, esto llevará a un daño psicológico grave y permanente.

Invalidación Primaria e Invalidación Secundaria

Digamos que, en nuestro segundo escenario, nuestro/a niño/a en el Espectro Autista le había dicho previamente a su mamá que la etiqueta de su suéter le estaba molestando, pero su mamá lo descartó como algo que no era gran cosa.

Digamos que el/la niño/a le dijo a su mamá que se estaba sobrecalentando en la tienda, pero su madre insistió en que mantuviera puesto su suéter porque “no hace tanto calor aquí”.

Tal vez este/a niño/a trató de aliviar su malestar cubriéndose las orejas o protegiéndose los ojos de la invasión sensorial que estaba experimentando, solo para que su madre le quitara las manos de la cara y le gritara que se detuviera.

Esto es lo que se llama invalidación primaria. En otras palabras, el/la niño/a le está diciendo a su mamá lo incómodo/a que está y está haciendo lo que puede para evitar una descompensación pero su mamá, sin entender que su hijo/a es neurodivergente, no neurotípico/a, rechaza las quejas de su hijo/a por motivos de atención adicional o de intento de manipular una situación.

Después de todo esto, el/la niña/o finalmente tiene una descompensación. Sus necesidades primarias fueron ignoradas en un intento equivocado de “corregir” su comportamiento (como la mamá en el escenario 1). Ahora que está seriamente angustiado/a, le dicen que está siendo dramático/a. Eso es lo que se llama invalidación secundaria.

En otras palabras, la invalidación de los sentimientos originales que causaron la fusión trae más invalidación como respuesta a la descompensación.

Por eso es tan psicológicamente perjudicial.

Básicamente, es como tener un hijo/a diciendo que tiene hambre solo para ser ignorado/a todo el día, y cuando finalmente toma la comida por pura desesperación, él/ella recibe un golpe en el rostro.

Sí, eso es lo que se siente emocionalmente.

La Comparación De La Estufa Caliente

Para las personas en el Espectro Autista, la vida es como tener una mano en una estufa caliente (los problemas sensoriales y la confusión que encuentra durante sus vidas cotidianas), pero cuando reaccionan, una vez más se sienten lastimados por personas que no les creen o los toman en serio. la angustia que están experimentando y, a su vez, los estresan aún más.

Maltrato Emocional No Intencional

Una de las formas más sutiles y también más perjudiciales de maltrato emocional involucran al agresor haciendo que la víctima piense que está perdiendo la razón. Hacen esto diciéndole a su víctima que están reaccionando de forma exagerada, recordando las cosas mal o siendo dramáticos, cuando en realidad la víctima está teniendo una respuesta completamente justificable a lo que les está sucediendo.

El maltrato emocional no intencional ocurre cuando una persona neurotípica se involucra con una persona en el Espectro Autista, pero le atribuye intenciones neurotípicas a la persona en el Espectro Autista.

No es que la persona neurotípica esté tratando de lastimar a la persona en el Espectro Autista, es que no entienden la neurología de la otra. Ambos hablan diferentes idiomas y tratan de ser escuchados, y ambos están fallando porque carecen de la comprensión y las herramientas necesarias para cerrar la brecha de comunicación.

El problema con esto es que, a pesar de que la persona neurotípica no está tratando de maltratar emocionalmente a propósito a la persona en el Espectro Autista, el daño psicológico todavía se produce, y el trastorno de estrés post-traumático a menudo se desarrolla a partir de una vida de estas interacciones confusas y angustiosas.

En Resumen

La conclusión es esta: para la persona neurotípica, llorar, gritar, taparse las orejas, hacer muecas de dolor ante ciertos sonidos o estremecerse ante ciertas texturas puede parecer una reacción exagerada para la persona neurotípica que observa estos comportamientos.

Después de todo, las personas neurotípicas no tienen las mismas experiencias sensoriales que las personas en el Espectro Autista y, como solo tienen sus propios cerebros y experiencias, una persona neurotípica puede malinterpretar estas reacciones o atribuirles intenciones que no existen.

Puede ser confuso para una persona neurotípicas que su amigo/a o familiar en el Espectro Autista puede tener una reacción tan fuerte a las sensaciones que apenas notan, pero eso no hace que sea una experiencia menos válida para la persona en el Espectro Autista.

Lo más importante a tener en cuenta es que todos somos diferentes, independientemente del neurotipo. Cuando alguien te dice que algo les molesta o reacciona a algo de una manera que no entiendes, créele y respétalo/a.

No solo mejorarás tu comunicación con las personas en el Espectro Autista que forman tu vida, sino que también harás del mundo un lugar más seguro tanto para la comunicación honesta como para la neurodiversidad.

Fuente: Heidel, J. (2019). Why Being Called “Dramatic” Is Both Completely Wrong and Psychologically Damaging to Autistic People. The Aspergian. Recuperado de (https://theaspergian.com/2019/07/05/called-dramatic/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Anuncios

2 comentarios sobre “¿Por qué Ser Llamado/a “Dramático/a” Es Totalmente Incorrecto y Psicológicamente Perjudicial Para Las Personas En El Espectro Autista?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s