Doble Arcoíris: Orientación Sexual, Identidad De Género Y Neurodiversidad

En todo el mundo, la comunidad LGBTQA+ está comenzando a reconocer el lugar de los miembros neurodivergentes en la comunidad y la necesidad de nuestra inclusión.

A primera vista, la sexualidad parece tener poco en común con la neurodiversidad. Claro, las dos comunidades luchan por el reconocimiento y los derechos legales, pero eso se puede decir de muchas otras causas, como el ambientalismo o los derechos de los animales. Sin embargo, si nos sumergimos en la investigación, la conexión es muy clara: entre el 40 % y el 80 % de los autistas no son heterosexuales, y es más probable que los niños con déficit atencional o autistas experimenten la identidad de género de forma diferente.

Diferencias cerebrales

Una nueva investigación sugiere que la orientación no heterosexual se relaciona con estructuras corticales específicas en los cerebros de las personas neurodivergentes. Un pequeño estudio de 2017 encontró una relación entre ciertas estructuras cerebrales y la orientación sexual en mujeres con déficit atencional y trastorno bipolar. El transexualismo también se correlaciona con las diferencias cerebrales y la conectividad. Más investigaciones encontraron diferencias en el hipotálamo. Dado que los cerebros neurodivergentes son, bueno, divergentes, esas conexiones alternativas psiquiátricas y de desarrollo podrían relacionarse con la diferencia en la estructura cerebral y la conectividad de la orientación no heterosexual y la identidad trans o no binaria.

Asexuales y Arrománticos

Una gran parte de los no heterosexuales en la comunidad neurodivergente son asexuales y arrománticos. Los asexuales, o ases, son personas que no experimentan atracción sexual, o la experimentan pero prefieren no tener contacto sexual. Esta preferencia puede surgir de sensibilidades sensoriales (especialmente para autistas y personas con TDAH) o aquellos que han experimentado un trauma (para condiciones psiquiátricas, como PTSD o BPD). Muchos ases desean estar en una relación romántica, una que carezca de atracción o actos sexuales, y la asexualidad no siempre viene con el arromaticismo.

Los aromáticos son personas que no están interesadas en formar conexiones románticas. Esto no significa que no amen a los demás o que no busquen establecerse, sino que preferirían una amistad profunda en lugar de una conexión romántica.

No es ningún secreto para nosotros que muchas personas neurodivergentes luchan por formar y mantener conexiones interpersonales duraderas, y muchos de nosotros necesitamos mucho tiempo para nosotros mismos. Por eso, mantener una amistad fuerte de por vida puede ser preferible a una relación romántica intensa.

Por supuesto, eso no quiere decir que no se pueda tener una relación romántica con mucho espacio, pero es importante recordar que el arromaticismo es una orientación sexual válida con la que una persona nace o está predispuesta, al igual que los demás.

Construcciones sociales

Seguramente habrás oído hablar de los activistas trans que intentan recordarnos a todos que el género es una construcción social. Vivimos en sociedades modernas, que tienden a tratar el género como binario: eres hombre o mujer. Sin embargo, muchas culturas tienen más de dos géneros y, en algunas, hasta seis géneros distintos.

Muchos de nosotros no nos describiríamos a nosotros mismos como niñas femeninas u hombres masculinos, a veces porque no vemos el punto (¿por qué debo usar tacones si son incómodos?), y algunos por preferencias personales que surgen de nuestro neurotipo (¿Por qué ser un coleccionista de Mi Pequeño Pony es menos varonil que coleccionar modelos de autos en miniatura?).

La fluidez de género es tan amplia en la comunidad autista que al menos dos géneros relacionados con la neurodiversidad son reconocidos en la comunidad LGBTQA+.

Lo que sorprende descubrir es que la orientación sexual con la que una persona se identifica también se ve afectada por la expectativa social. Obviamente, muchas personas LGBTQA+ se quedan en el armario y se enmascaran como heterosexuales para protegerse, pero estudios recientes muestran que la mayoría de las personas son bisexuales o pansexuales y se sienten atraídas por múltiples géneros.

Es posible que esté sentado allí pensando: «Um, no, soy heterosexual«, pero el hecho es que la mayoría de los bisexuales no se sienten tan atraídos por un género como por el otro: una persona pansexual puede sentirse atraída principalmente por un género, o elige salir solo con personas de un género.

La verdad es que la mayoría de nosotros ni siquiera somos conscientes de nuestras tendencias bisexuales, porque la sociedad espera que solo tengamos relaciones heterosexuales y románticas. Las personas neurodivergentes tienden a verse menos afectadas por las expectativas sociales, especialmente las personas autistas, que tal vez ni siquiera entiendan o no encajen en esos constructos.

Somos personas honestas, por dentro y por fuera, y esta honestidad permite la introspección. Sí, podemos ser menos conscientes de nuestras necesidades corporales o de las emociones que surgen en nosotros, pero nuestras mentes analíticas y abiertas permiten la introspección.

Aquellos de nosotros que tuvimos que enmascararnos, que básicamente somos todos nosotros, hasta cierto punto, aprendimos a volvernos extremadamente conscientes de nosotros mismos y sensibles a las críticas, lo que trajo una gran conciencia de nuestros pensamientos y orientaciones, incluida la orientación sexual. Somos menos capaces de enterrar nuestras necesidades y deseos, y más abiertos a aceptarnos tal como somos.

Neurogénero

Dado que tanto la comunidad neurodivergente como la comunidad LGBTQA+ luchan por el reconocimiento y la igualdad de derechos, nuestras comunidades tienen mucho en común. Ambos reconocen que diferente está bien, que diferente no significa roto.

Nuestras dos comunidades sufren los terribles efectos de las «terapias» conductuales que tienen como objetivo reparar a una persona haciéndola «normal». De hecho, la terapia ABA (que se demostró que causa síntomas de trastorno de estrés post-traumático en los autistas) y la terapia de conversión se basan en los mismos cimientos.

Lovaas, un destacado pionero de la terapia ABA para niños autistas, dice lo siguiente con respecto a esta terapia:

«Verás, comienzas prácticamente desde cero cuando trabajas con un niño autista. Tienes una persona en el sentido físico, tiene cabello, nariz y boca, pero no son personas en el sentido psicológico. Una forma de ver el trabajo de ayudar a los niños autistas es verlo como una cuestión de construcción de una persona. Tienes las materias primas, pero tienes que construir a la persona«.

Lovaas también fue co-autor del Proyecto del Niño Femenino, que fue un intento de desarrollar un tratamiento que haría que el comportamiento de los niños fuera más masculino.

Estamos muy familiarizados con el daño que crea la terapia de conversión, y muchos países la reconocen como violenta y abusiva. Entonces, ¿por qué ABA se ve de forma diferente?

Bueno, porque el autismo sigue siendo un trastorno en el DSM y, por lo tanto, debe tratarse o curarse. La humanidad del tratamiento es menos relevante cuando las madres de niños autistas todavía se refieren a sus hijos como cáscaras vacías, incluso en los medios populares. Por desgracia, es importante señalar que algunas identidades de género todavía forman parte del DSM, por lo que no estamos tan lejos en la lucha mutua.

Últimamente, las comunidades LGBTQA+ de todo el mundo han comenzado a reconocer la necesidad de reconocimiento y apoyo de las personas neurodivergentes dentro de la comunidad. Aquí en Israel, conozco al menos tres grupos sociales en todo el país, dirigidos por la comunidad LGBTQA+, que están designados para adolescentes y adultos en el espectro del autismo.

Esto no parece mucho, pero dado que Israel tiene menos de 22,200 kilómetros cuadrados, es un reconocimiento significativo. El símbolo neurodivergente, una marca de infinito con los colores del arcoíris, acerca aún más a las dos comunidades.

Sin embargo, para nosotros que pertenecemos a las dos comunidades, las cosas no son todo sol y arcoíris (juego de palabras). La lucha por ser reconocidos por lo que somos se duplica, e incluso triplica, a medida que luchamos por ganar más reconocimiento dentro de la comunidad LGBTQA+.

Los desfiles y eventos del orgullo pueden ser muy difíciles para las personas neurodivergentes, y gran parte del activismo dentro de la comunidad consiste en reuniones y conexiones sociales. Intentar normalizar el género y la orientación sexual hace que muchas organizaciones e individuos dentro de la comunidad LGBTQA+ se distancien de la neurodiversidad para demostrar que “no les pasa nada”.

No hay suficiente comprensión y comunicación abierta sobre las diferencias de los individuos neurodivergentes, y la comprensión de que las condiciones del neurodesarrollo no son enfermedades que se curan.

Un fenómeno interesante que es relativamente nuevo es el concepto de neurogénero. Las personas que sienten que sus diferencias de género son producto de su neurodiversidad pueden identificarse con un neurogénero.

Un ejemplo bien conocido es el charrán Neuroqueer, que es una identidad que considero propia. La palabra «queer» solía ser un insulto usado contra las personas gay y lesbianas, que fue adoptada y rebautizada por la comunidad LGBTQA+. Una persona que se identifica como «queer» no significa necesariamente una identidad de género real, y algunas personas cisgénero LGB+ (personas que se identifican con el género que se les asignó al nacer) se describen a sí mismas como «queer» como un signo de activismo.

La filosofía y la historia LGBTQA+ se conocen ampliamente como filosofía queer e historia queer, por lo que el término se convierte en un identificador para un activista, así como para alguien que es creativo, vago, fluido o no binario en cuanto al género.

En 2019, se publicó en Medium un manifiesto neuroqueer, escrito por el bloguero Roux Box. El manifiesto es un llamado básico a la acción para todos los arcoíris dobles. Critica la reducción de la teoría de la identidad y la creencia común de que una persona no debe o no puede ser tan anormal, es decir, la idea de que si una persona es a la vez no heterosexual y discapacitada/neurodivergente y esencialmente que cualquiera que lo sea, está buscando atención o es “problemático”.

El manifiesto también afirma que el género es una construcción social, y que debido a eso, muchas personas neurodivergentes no son tan femeninas o masculinas como la sociedad espera que seamos y, por lo tanto, incluso si no experimentamos disforia de género o incompatibilidad , las diferencias en los roles de género que representamos, desde nuestra apariencia hasta nuestro comportamiento, tienen que ver con nuestra neurología.

Avanzando

Es importante recordar que ser LGBTQA+ es tan natural como ser neurodivergente. Deberíamos aceptar todas nuestras diferencias, ya nosotros mismos, si deseamos vivir una vida auténtica. Es importante reconocer la lucha mutua de nuestras dos comunidades, especialmente dentro de la comunidad LGBTQA+.

La defensa a favor de los apoyos de salud mental y en oposición a las terapias y tratamientos conductuales también puede ir de la mano, considerando nuestras historias compartidas.

Tratemos de ser siempre inclusivos, compasivos, comprensivos y abiertos. Recordemos que el amor es amor, y que un cerebro es un cerebro. Y no te desesperes, ¡después de la tormenta viene un arcoíris!

Fuente: Vilker, D. (2021). Double Rainbows – Sexual Orientation, Gender Identity, and Neurodiversity. Neuroclastic. Recuperado de (https://neuroclastic.com/double-rainbows-sexual-orientation-gender-identity-and-neurodiversity/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Las Personas Autistas Deberían…

I) Para nosotros mismos:

  • Las personas Autistas deberían… aceptar y celebrar su Autismo. Es una parte central de nosotros, rechazarlo es rechazar nuestro Ser.
  • Las personas Autistas deberían… estar orgullosas de sí mismas y de lo que han logrado, incluso si solo es sobrevivir en un mundo hostil e incomprensible.
  • Las personas Autistas deberían… apreciarse y amarse a sí mismas, exactamente como lo son todos los demás seres humanos y criaturas del planeta.
  • Las personas Autistas deberían… entender que no importa lo que digan los demás, y sin importar los problemas que sin duda tengan, no hay absolutamente nada de malo en ellos.
  • Las personas Autistas deberían…. encontrar a otros que también viven su condición: la comunidad Autista es el camino a seguir, tanto para la autoestima como para cambiar el mundo para que sea mejor para nosotros.
  • Las personas Autistas deberían… cuestionar, cuestionar, cuestionar, todos los estereotipos y mitos, toda la investigación ‘objetiva’ (que con demasiada frecuencia no es objetiva en absoluto), todos las declaraciones solemnes o sombrías o cargadas de fatalidad o histeria sobre lo que es el Autismo; deben escudriñar sus propios corazones, mirar a sus amigos Autistas, conocidos y/o familiares, y sacar sus propias conclusiones.

II) Para la sociedad en general:

  • Las personas Autistas deben… ser amadas y apreciadas por quienes las rodean. Tal como son, no por lo que otros quieren o esperan que sean, o piensan que deberían tratar de ser.
  • Las personas Autistas deberían… ser respetadas como seres humanos por derecho propio, incluso si a los demás les resulta difícil entenderlas.
  • Las personas Autistas deberían… ser aceptadas como una variante humana normal y ser atendidas como tales, de la misma formas que ahora atendemos otras diferencias.
  • Las personas Autistas deben… ser consultadas como algo habitual, sobre CUALQUIER COSA que les impacte directamente o les involucre.

III) Y sobre todo:

Las personas Autistas deberían… saber que tienen derecho a existir, derecho a un trato justo, derecho a la dignidad humana y a no ser torturados ni abusados, derecho a elegir y dirigir sus vidas de la forma que quieran, derecho a decir ‘no’. ‘, el derecho a ser lo más independientes posible y, sobre todo, el derecho a ser simplemente su propio yo verdadero, peculiar, encantador, fantásticamente individual y bellamente Autista.

Fuente: (2013). Autistic People Should. AStrangerInGodzone. Recuperado de (https://strangeringodzone.blogspot.com/2013/02/autistic-people-should_25.html). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Tú, Si Tú, Necesitas Amigos Autistas

Entonces, tu hijo/a le acaban de diagnosticar Autismo. Respira. Respira más profundo. Relájate. Todo estará bien Pero tienes algún trabajo que hacer.

Lo primero que debe hacer no es encontrar terapeutas. No es asociarte otros padres. No se trata de convertirse en un experto en CAA (¡Aunque todas estas cosas tienen su lugar!). Es algo que no está en el paquete de introducción al Autismo: necesita conectarse a nivel humano con adultos como tu hijo/a. Tienes que ir a hacer algunos amigos Autistas.

No es buscar un/a mentor/a, aunque son un apoyo extremadamente importante (y ser mentor/a de tu hijo/a y ser tu amigo/a no se excluyen mutuamente). Definitivamente no es pedirles que «traduzcan» a tu hijo/a por ti (que no es una cosa de amigos en particular). Es encontrar adultos Autistas locales con quienes tengas intereses comunes y conectarte genuinamente con ellos.

Hay muchas razones por las que esto es lo mejor que puede hacer por su hijo:

Primero, y posiblemente lo más importante: Tu hijo/a se da cuenta de las cosas. Si atraviesas una fase de adaptación difícil, tu hijo/a lo notará y posiblemente se culpará a sí mismo/a. Es posible que tu hijo/a no tenga el vocabulario para ello, pero en algún momento se dará cuenta de que no es el/la hijo/a que tú planeaste y soñaste, y es posible que se culpe a sí mismo/a por ello. Tarde o temprano, él/ella se dará cuenta cuando que es una decepción, incluso si haces todo lo posible por ocultar que lo estás pasando mal. A muchos niños Autistas se les mete en la cabeza, acertadamente o no, que sus padres solo los toleran porque están atrapados con nosotros.

Tu hijo/a necesita verte eligiendo estar cerca de personas cuyas mentes funcionan como la suya. Es mucho más difícil pensar que tus padres te odian y odian tu cerebro cuando buscan la compañía de personas que piensan como tú. ¿Ver a los adultos que son más queridos para ti, y como todos los niños, los jóvenes Autistas aman a sus padres, verlos encontrar a alguien que le recuerde a ti? Eso es supremamente importante. No subestimes el efecto que esto puede tener, sabiendo que tus padres elegirían estar cerca de ti incluso si no estuvieran «atrapados» contigo.

Otra razón: muchos niños Neurodivergentes nunca conocen a un adulto que vive su condición. Es posible que se sorprendas y se entristezcas un poco por las conclusiones de este artículo. Algunas personas llegan a la vaga idea de que el Autismo es algo que debe ser «superado» (y cuando no hay señales de eso, a las personas Autistas les recuerdan que son una gran decepción, un mensaje que ellos han recibido ese mensaje a lo largo de sus vidas). O han tenido «amigos» que llegaron a la conclusión de que ser Neurodivergente es un destino peor que la muerte. Esa es una receta para la ansiedad severa, pensar que estarías mejor muerto/a sólo porque tu cerebro funciona diferente a los demás. Necesitamos adultos como nosotros; esta ansiedad es completamente innecesaria.

Tu hijo/a también necesita modelos a seguir. Es posible que él/ella no pueda llenar tus zapatos, o los de su profesor/a o los de cualquier adulto en su esfera inmediata. Pero sus zapatos pueden quedar bien, o los de otro adulto Autista. Todos los niños necesitan personas en sus vidas a quienes puedan emular de forma realista, y los niños Autistas no son diferentes. Tarde o temprano, ellos sabrán que la trayectoria adulta que todos esperan que cumplan simplemente no va a suceder nunca, y sin embargo, jamás les dicen que existen alternativas. Están rodeados de personas que eran similares entre sí y que no se parecían mucho a ellos. Esto es estresante. Crear tu propia identidad es difícil, y es más difícil cuando todo lo que haces está mal (la premisa de algún lugar entre muchas y la mayoría de las terapias para el Autismo, y un mensaje también enviado por sus pares, extraños en la calle, otros adultos, etc.). Una vez más, la ansiedad. Es más fácil creer que no lo estás haciendo mal cuando conoces a adultos felices que tomaron caminos similares. ¿Conocer opciones para el futuro? ¿Ver una vida adulta poco convencional pero satisfactoria? ¡Eso es muy importante!

Si tienes amigos Autistas culturalmente conectados, tu hijo/a también tendrá una ventaja en una conexión con la comunidad. A medida que él/ella crezca, tendrá una vida separada de su familia. Esto es algo bueno y una parte esencial del crecimiento. La comunidad Autista es su derecho de nacimiento. Nosotros, como regla general (no podemos hablar por todos), damos la bienvenida a los padres amigables, pero tu hijo/a es uno de nosotros. Es maravilloso pero también agobiante y aterrador descubrir un lugar donde eres «normal» cuando nunca has estado, especialmente solo. Incluso un agobio positivo es desagradable cuando crece demasiado. Puedes hacer que esto sea menos impactante si tiene amigos Autistas. «No estoy solo/a» no tiene que ser una revelación de la edad adulta; puede ser un hecho. Tu hijo/a merece crecer sabiendo que él/ella no está solo/a, que hay toda una comunidad que lo aceptará porque es uno de los nuestros. ¿El regalo de crecer con este conocimiento? Será la llave para abrir la puerta a una vida plena y auténtica.

Además, somos geniales. Las personas Autistas son leales y graciosas, entre otras cosas. Somos buenos amigos. Podríamos proporcionar información sobre cosas sobre su hijo en las que nunca pensó, completamente por accidente. Su forma de ver el mundo también puede aclararnos las cosas accidentalmente. Muchas veces, las personas Autistas son las personas más divertidas del mundo y las más dedicadas a dar sentido y arreglar las cosas que no están bien. Hacerte amigo/a de nosotros no solo es bueno para tu hijo/a. Nosotros también somos buenos para ti y tú puede ser bueno/a para nosotros. Una verdadera amistad es una relación mutuamente beneficiosa. Tenemos mucho que ofrecernos unos a otros.

Así que respira, deja los folletos sobre todas las diferentes terapias, respira de nuevo y busca en tus redes alguna conexión Autista. Mejorará tu vida, la vida de tu hijo/a y la vida de algunos Autistas locales.

Fuente: Radical Neurodivergence. (2014). You, yes you, need Autistic friends. We Are Like Your Child. Recuperado de (https://wearelikeyourchild.blogspot.com/2014/05/you-yes-you-need-autistic-friends.html). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Llamar A Las Adaptaciones ‘Ayudas Laborales’ Puede Reducir El Estigma, Dicen Los Expertos

No tengas miedo de pedir ayuda”. Es una frase promovida por muchos supervisores, pero por innumerables razones, los subordinados directos no siempre se sienten cómodos haciéndolo.

El miedo a pedir ayuda en el trabajo no se limita solo a las tareas diarias. Esta inquietud se extiende también a las adaptaciones para personas con discapacidad. Al cambiar internamente el nombre de ciertas adaptaciones a «ayudas laborales» o «herramientas de productividad», los expertos dicen que los líderes pueden crear el tipo de ambiente en el que sus empleados se sienten seguros al hablar sobre sus discapacidades.

Estamos viendo un cambio de la palabra ‘adaptación’ a simplemente ‘¿Alguien necesita algo para que esta reunión sea más exitosa?’ Ese estigma de ‘Oh, estoy haciendo algo especial. Necesito que me acomoden’ está empezando a desaparecer”, dijo Meg O’Connell, CEO de Global Disability Inclusion. «Estamos viendo muchos más [mensajes en el sentido] de ‘Oye, el acceso y la inclusión son parte de lo que somos y de lo que hacemos‘».

Andy Valenzuela, director de recursos humanos de HireVue, dijo que atribuye a la Pandemia del Coronavirus la apertura de la conversación sobre la Neurodiversidad o las «discapacidades invisibles». “Durante casi dos años, las personas han experimentado más aislamiento, incertidumbre y agotamiento que nunca, y estamos en un punto en el que ya no podemos evitar las conversaciones sobre salud mental en el ambiente laboral”, dijo Valenzuela en un correo electrónico.

Las personas está renunciando a sus trabajos a un ritmo récord, incluso cambiando de carrera por completo, porque finalmente están poniendo su salud mental y su felicidad en primer lugar”, agregó Valenzuela.

Al igual que muchas empresas, HireVue ha aumentado sus adaptaciones voluntarias de salud mental, como «viernes de medio día cada dos semanas» y unas vacaciones en toda la empresa en agosto pasado. El equipo de Valenzuela también impulsó las opciones del paquete de beneficios de los empleados de HireVue.

Algo que los defensores de la inclusión de la discapacidad quieren que los profesionales de Recursos Humanos tengan en cuenta es que, por lo general, las ayudas laborales para un empleado probablemente beneficiarán a toda la empresa. O’Connell contó una historia sobre un cliente Neurodiverso con Déficit Atencional, donde el cliente estaba nervioso por la política de «sin computadoras, sin teléfonos celulares» de su gerente.

La regla se implementó para reducir las distracciones. A su vez, el cliente necesitaba jugar un juego en su computadora para ayudarla a concentrarse; al hacerlo, podía contar los detalles de una reunión como un «taquígrafo de la corte».

Como un truco, el equipo de O’Connell alentó al cliente a que se ofreciera como voluntario para tomar notas en la reunión. “Dígales que esto es parte de su proceso de prestar atención y mantenerse comprometido y concentrado”, recordó O’Connell. “¿Quién va a decir que no a eso?

Andy Traub, vicepresidente de Allied InclusionWorks, contó una historia similar sobre un veterano militar que no podía recordar el procedimiento de puesta en marcha de la maquinaria de trabajo debido a una lesión cerebral traumática. Inicialmente, un compañero de trabajo vendría a ayudarlo a poner en marcha la maquinaria cuatro o cinco veces al día. Una noche, su gerente escribió el procedimiento en una tarjeta de notas y se fue a la estación del empleado al día siguiente. Hizo toda la diferencia, hasta el punto en que todo el equipo hizo tarjetas de notas plastificadas para sus estaciones. Posteriormente se colocaron carteles plastificados en todas las máquinas de la empresa.

Cuando escuchamos la palabra ‘adaptación’, lo que las personas automáticamente piensan es, ‘Está bien, es un proceso largo y arduo. Es algo en lo que alguien va a involucrar a un equipo legal. Nos va a costar dinero. Y, por cierto, esta persona es ahora, ya sabes, un alborotador”, dijo Traub. “La parte irónica de esto es que, a menudo, lo que es una buena adaptación para una persona se puede aplicar universalmente a muchas personas”.

Fuente: Colvin, C. (2021). Calling accommodations ‘job aids’ can reduce stigma, experts say. HRDive. Recuperado de (https://www.hrdive.com/news/what-are-job-aids/609315/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Actividades Sociales Y Comunidades Para Personas En El Espectro Autista: Satisfaciendo Una Necesidad Humana Básica

Las actividades sociales, como la interacción con una comunidad a la que uno pertenece, son una parte esencial de la vida de la mayoría de las personas. Desafortunadamente, para las personas en el Espectro Autista, a menudo existen barreras que les impiden participar en tales actividades. Sin embargo, antes de abordar estos temas, debe enfatizarse que la creencia común de que las personas que viven la condición no están interesados en la interacción social es totalmente falsa (al igual que la idea igualmente atroz de que no están interesados en las relaciones románticas o sexuales). Aunque algunas personas en el Espectro Autista prefieren estar solos y evitar las interacciones sociales, y otros simplemente necesitan más tiempo a solas de lo habitual, el hecho es que la mayoría de las personas que viven la condición, como todos los demás, tienen un fuerte deseo de participar en la comunidad y en la vida social. Lamentablemente, debido a sus dificultades en las habilidades sociales y la socialización, a menudo tienen más dificultades para lograrlo.

En contraste con la población neurotípica, que es en gran medida capaz de encontrar comunidades y salidas sociales a través de su propia iniciativa, las personas en el Espectro Autista a menudo enfrentan dificultades importantes para hacerlo. En consecuencia, pueden requerir asistencia, e incluso intervenciones activas, para tener éxito aquí. Esto puede continuar durante toda la vida. Como suele ser el caso de las personas que viven la condición, no les conviene la idea de que, debido a que no tienen una alta discapacidad intelectual y, a menudo, tienen talentos inusuales o habilidades «desfasadas» que se consideran notables, deberían poder lograr esto por completo por sí solos; una vez más, se debe reconsiderar la creencia de que tal persona finalmente “adquirirá” estas habilidades. En consecuencia, es esencial que las comunidades que tienen miembros en el Espectro Autista, sin mencionar la sociedad en su conjunto, se vuelvan más conscientes de las dificultades de la condición y los obstáculos que enfrentan las personas que la viven, y les brinden vías para participar en actividades sociales que sean apropiadas y que en la que desean participar.

Hay dos tipos básicos de actividades sociales y comunitarias: las creadas específicamente para personas en el Espectro Autista y las que sirven a la población en general. Aunque los primeros pueden facilitar un poco la inclusión de personas que de otro modo estarían marginadas, debemos considerar que los segundos abarcan a la mayoría de la población y, como tales, no pueden ser ignorados. En cualquier caso, también debemos examinar las actividades apropiadas para las diferentes etapas de la vida, con la consideración adicional de que las personas que viven la condición a menudo se relacionan mejor con personas en grupos de edad diferentes a los suyos.

Al igual que con muchos otros aspectos del Espectro Autista, la intervención temprana puede generar grandes beneficios más adelante en la vida. En el caso de la socialización, las dificultades en las habilidades sociales deben identificarse y abordarse tan pronto como sea posible. Estos incluyen dificultades para llevarse bien con los demás, ser parte de un grupo, conocer personas y hacer y mantener amigos. Dependiendo de la persona y sus circunstancias, esto se puede hacer en el ambiente escolar, a través de profesionales calificados o por familiares y miembros de la comunidad preocupados que entienden los problemas y pueden ayudar. Ayudar a los jóvenes que viven la condición a participar en actividades sociales a una edad más temprana puede generar resultados exitosos más adelante y, con suerte, evitar experiencias sociales dolorosas y la miseria que pueden traer.

Actividades para Personas en el Espectro Autista

Las actividades y comunidades para las personas en el Espectro Autista, aunque todavía son pocas y distantes entre sí, están proliferando de forma lenta pero segura. Estos pueden ser organizados por miembros interesados ​​de la comunidad (padres, familiares u otras personas con una persona en el Espectro Autista en sus vidas), por profesionales que trabajan con personas en el Espectro Autista y entienden sus dificultades (psicólogos, terapeutas ocupacionales, trabajadores sociales, profesores, etc.) .), o por organizaciones dirigidas por personas en el Espectro Autista (que entienden mejor sus propias necesidades) que han surgido y crecido en los últimos años. En cualquier caso, las personas a cargo de la organización de las actividades deben comprender las necesidades, carencias y dificultades de los participantes y, por lo tanto, abordar los problemas que puedan surgir (o, preferiblemente, evitar que sucedan en primer lugar).

Las actividades sociales deben ser elegidas para o por una persona en función de lo que le interesa y de lo que es capaz de manejar (si es necesario, con la asistencia o las intervenciones adecuadas). Deben evitarse, al menos, las actividades y ambientes que involucran en gran medida cosas que no son de interés para una persona en el Espectro Autista y de las que no tiene conocimiento, requieren habilidades que no tiene o (especialmente) requieren un nivel demasiado alto de funcionamiento social, hasta que esa situación cambie.

Tradicionalmente, las que generalmente se han considerado las mejores actividades para las personas en el Espectro Autista son aquellas que se relacionan con intereses o talentos especializados. Estos proporcionan una base para la interacción social que, a su vez, ayuda a desarrollar habilidades sociales y permite una mayor socialización. Dado que esto no siempre es posible, debido a la amplia gama de intereses diferentes que se encuentran en la comunidad Autista, se deben fomentar en la medida de lo posible actividades que estén al menos relacionadas o similares. Aunque sus intereses específicos varían ampliamente, muchas personas que viven la condición gravitan hacia un número menor de clases de intereses más profundos, lo que puede ayudar a mitigar este problema. Las actividades que amplían los intereses y las habilidades de una persona en el Espectro Autista también deben fomentarse, dentro de lo razonable, ya que también pueden ayudar a mejorar las posibilidades de una socialización exitosa más adelante en la vida.

Actividades Fuera de la Comunidad Autista

Las actividades sociales en comunidades más amplias (es decir, no Autistas) deben fomentarse tanto como sea posible. Desafortunadamente, esto a menudo requiere brindar apoyo e intervenciones para la persona en el Espectro Autista, así como una mayor conciencia y adaptaciones por parte de estas comunidades. No obstante, si el objetivo es satisfacer las necesidades sociales de quienes viven la condición de la mejor forma posible, se hace necesario hacerlo en la medida en que sea realista.

Una vez más, se debe proporcionar una intervención temprana tan pronto como sea práctico para evitar dificultades, sin mencionar las experiencias dolorosas, más adelante. Para muchas personas en el Espectro Autista, un buen momento para hacer esto es la adolescencia temprana (si no la preadolescencia), que la mayoría de las personas que viven la condición consideran como el momento más difícil y doloroso de sus vidas; Las habilidades, en las que las personas en el Espectro Autista suelen ser limitadas, se vuelven más importantes para la socialización de lo que habían sido hasta ese momento. Uno de los despertares más rudos de tal época es, cuando se dan cuenta de que, no solo sus pares no están interesados ​​en las cosas que constituyen sus intereses profundos Autistas, pero a menudo los miran con ridículo y desdén. Sin embargo, con el paso de los años, logran expandir su rango de intereses profundos; lo que ciertamente le ayudará con la socialización.

En consecuencia, las actividades que implican intereses y talentos especiales deben recibir una consideración primordial para dichas personas, aunque se lleven a cabo en un ambiente no Autista. Sin embargo, es necesario tomar algunas medidas en tales circunstancias. En primer lugar, es necesario concienciar a las personas encargadas de organizar estas actividades de que participarán personas en el Espectro Autista que se enfrentan a diversos obstáculos y tienen dificultades específicas, a pesar de su gran interés y, a menudo, considerable talento. En su caso, esto también debe hacerse para al menos algunos otros miembros de esa comunidad. En segundo lugar, alguien que tenga una conexión con la persona que vive la condición debe proporcionar el apoyo que sea necesario. Esto requiere, como mínimo, monitorear el progreso en la socialización, brindar orientación y asesoramiento cuando sea necesario e intervenir en su nombre cuando sea necesario. Esta persona puede ser un familiar o amigo preocupado, o un profesional que comprende la situación y está equipado para hacer frente a cualquier eventualidad.

Además de los intereses profundos, los talentos y habilidades inusuales también pueden ayudar con la socialización. Estos pueden incluir habilidades prácticas (técnicas, financieras, basadas en información, etc.) que la comunidad necesita o valora, así como talentos artísticos (especialmente artes musicales o visuales) que disfrutan otros miembros. Cualquiera de estos puede conducir a una mayor aceptación y socialización en la comunidad. Aún así, las consideraciones establecidas anteriormente una vez más se aplican.

Mirando Hacia el Futuro

Las personas en el Espectro Autista tienen una gran necesidad de socialización y comunidad, quizás incluso más que la población neurotípica, porque a menudo y durante tanto tiempo nos hemos visto privados de ello. Necesitamos asegurarnos de que esto no continúe sucediendo, y que se pongan a disposición de las personas que viven la condición tantas vías como sea posible para socializar.

Fuente: Wittig, K. (2019). Social Activities and Communities for Individuals with Autism: Meeting a Basic Human Need. Autism Spectrum News. Recuperado de (https://autismspectrumnews.org/social-activities-and-communities-for-individuals-with-autism-meeting-a-basic-human-need/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¿Todos Los Adultos En El Espectro Autista Quieren Trabajar Remotamente?

Trabajar remotamente suena genial, ¿no? No tienes que ponerte incómoda ropa de oficina. No tienes que desperdiciar los mejores años de tu vida atascado/a en el tráfico. No tienes que interactuar con colegas fastidiosos y supervisores difíciles de complacer.

La mayoría de las personas parece estar de acuerdo en que trabajar remotamente es «el sueño». Después de todo, estás en un ambiente tan familiar y acogedor que nunca tienes que quitarte el pijama.

Seguramente, si este es el «sueño» por el que tantos trabajadores neurotípicos luchan, entonces debe ser aún más codiciado por las personas en el Espectro Autista, ¿no? Después de todo, la percepción general de las personas que viven la condición es que no les gusta especialmente estar rodeados de personas; que prosperan en la soledad y el silencio. Es de “conocimiento común” que a las personas en el Espectro Autista no les gusta socializar, y que obligarlas a hacerlo es una receta para que colapsen y provoque algún tipo de disrupción. Lógicamente, entonces, no solo estarían más cómodos trabajando remotamente, sino que producirían un mejor trabajo.

Desafortunadamente, la verdad del asunto, como siempre, es mucho más complicada.

Lo primero que debe entenderse es que, si bien es común que las personas en el Espectro Autista se autoaíslen, esto no es necesariamente una indicación de que no quieren socializar. Más a menudo, es una indicación de que socializar es difícil. Hay una profunda diferencia entre no querer socializar y encontrar la socialización como una actividad difícil.

No Todo Lo Que Brilla Es Oro

El hecho triste es que muchas personas en el Espectro Autista desean desesperadamente socializar y hacer conexiones con las personas que los rodean, pero las dificultades con la comunicación, la sobrecarga sensorial de sus ambientes y los problemas para leer las señales hacen que sea increíblemente difícil hacerlo cómodamente. Con pocos recursos, las personas que viven la condición se aíslan a sí mismas en lugar de participar en las actividades sociales que tan desesperadamente desean. El resultado es una sensación crónica y aplastante de soledad, a menudo acompañada de sentimientos de depresión mientras se preguntan «¿Qué hay de malo conmigo?».

Afortunadamente, las cosas están mejorando, aunque lentamente. Las empresas son cada vez más conscientes de los beneficios que puede tener un equipo de trabajadores neurodivergentes y brindan las adaptaciones necesarias para integrar adecuadamente a las personas en el Espectro Autista en la fuerza laboral. Todavía no existen estándares establecidos, y el progreso se realiza en gran medida caso por caso, pero se está avanzando para encontrar formas de integrar mejor a los adultos que viven la condición en la fuerza laboral y en los ambientes sociales.

A pesar de las concepciones comunes, trabajar con otros realmente ayuda a las personas en el Espectro Autista de varias formas. No solo evita la soledad aplastante que sienten muchos de los que se aíslan a sí mismos, sino que también hace mucho bien para mejorar sus habilidades con la ayuda de la revisión y el aporte de sus compañeros, así como para mantener a los adultos que viven la condición en sus labores, que a veces puede ser difícil; especialmente si tienen una condición concurrente como el Déficit Atencional. Salir de casa e ir a trabajar también puede ayudar a los adultos en el Espectro Autista a establecer una rutina adecuada, lo que ayuda con la salud y el bienestar general. Una rutina establecida puede ayudar a organizar la vida a veces caótica de los adultos que viven la condición, especialmente si tienen dificultades de función ejecutiva.

Por desgracia, la situación laboral actual aparentemente ha deshecho gran parte del progreso que se ha visto en los últimos años.

Debido a la Pandemia del Coronavirus, muchos adultos en el Espectro Autista ahora se ven obligados a trabajar remotamente, solo comunicándose con sus colegas y supervisores a través de correo electrónico y llamadas ocasionales vía Zoom. La misma soledad aplastante que los adultos que viven la condición sintieron antes cuando se autoaislaron ahora ha empeorado significativamente ya que el aislamiento no solo se alienta, sino que en muchos lugares se impone por completo. Sin siquiera la oportunidad de volver a entrar en situaciones sociales, muchos en el Espectro Autista se encuentran al borde de la desesperación mientras lidian con una soledad aplastante de la que ahora ni siquiera se les permite escapar.

Además, según la evidencia anecdótica, los programas como Zoom o Google Meet no parecen ser ningún tipo de reemplazo viable para las interacciones en persona. De hecho, si bien las personas en el Espectro Autista pueden tener problemas para leer las señales faciales y el lenguaje corporal o comprender el tono de voz, el problema parece agravarse mucho cuando sus colegas se reducen a una pequeña mezcla de píxeles en una pantalla.

Consideraciones adicionales

Trabajar remotamente también tiene otras desventajas. Con plazos más flexibles viene una degradación de la rutina y los horarios, que puede tener graves efectos dominó en el resto de la vida de estos adultos. Sin una comunicación activa y una revisión por pares, la calidad del trabajo puede verse afectada. Y sin un ambiente estricto y dedicado para que las personas realicen su trabajo, las personas pueden distraerse con su cómodo ambiente.

Después de todo, dado que estás trabajando remotamente, solo tienes que entregar tu trabajo al final del día, en lugar de la fecha límite de las 17:00 horas. ¿No puedes tomarte un minuto para ver ese DVD que está en tu estante o leer ese libro que has estado posponiendo? O tal vez podría navegar por Internet sin ninguna de las consecuencias que podría enfrentar al ir al trabajo.

Distracciones como estas se vuelven aún más difíciles de manejar para los adultos en el Espectro Autista con condiciones concurrentes como el Déficit Atencional; algo que es increíblemente común.

Trabajar remotamente puede brindarte el beneficio de mantenerte en un ambiente cómodo y bajo tu control, pero no necesariamente te brinda un ambiente propicio para la productividad y la alta calidad del trabajo.

La verdad del asunto es que, si bien algunas personas en el Espectro Autista podrían trabajar mejor remotamente, son capaces de manejar sus distracciones y se sienten cómodos en la soledad, muchos que viven la condición consideran que esas condiciones laborales son más dañinas que cualquier otra cosa. Es una falacia suponer que todos los adultos en el Espectro Autista son un solo bloque cuando se trata de cualquier cosa en la vida.

Los adultos en el Espectro Autista deben poder salir y socializar, tanto en el contexto del trabajo como en el contexto del ocio. Continuar encerrándolos, en lugar de empoderarlos para que trabajen mejor, en muchos casos es simplemente reforzar la depresión.

Fuente: Purdy, W. (2021). Do all autistic adults want to work from home? Spectrum Fusion. Recuperado de (https://spectrumfusion.org/2021/11/do-all-autistic-adults-want-to-work-from-home/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

El Stimming, Terapéutico Para Las Personas En El Espectro Autista, Merece Aceptación

Los comportamientos rítmicos y repetitivos son un sello distintivo del Espectro Autista. Agitar las manos, dar vueltas en círculos, balancear el cuerpo, vocalizaciones como gruñidos y murmullos, y otros hábitos pueden ser inquietantes para las personas que no están familiarizadas con ellos. Durante mucho tiempo, los científicos y los médicos se han preguntado qué significan estos comportamientos y cómo responder a ellos.

Durante muchos años, los expertos pensaron que los movimientos repetitivos eran el resultado de privaciones o incluso traumas, y que dificultaban el aprendizaje. El psicólogo Ole Ivar Lovaas, uno de los primeros especialistas en el Espectro Autista, supuestamente se refirió a ellos como “comportamiento basura”. Hizo de la supresión de estos hábitos una prioridad. Lovaas y sus seguidores electrocutaron, gritaron, sacudieron y abofetearon a niños que viven la condición. Otros recetaron antipsicóticos y otras drogas estupefacientes. Incluso en los paradigmas de tratamiento a veces más suaves de hoy en día, los terapeutas a menudo entrenan a los niños para que tengan «manos tranquilas» en lugar de agitarlas libremente.

Pero la creciente evidencia sugiere que los comportamientos repetitivos se han malinterpretado y que, de hecho, pueden ser increíblemente útiles. Las investigaciones más recientes descubrieron que los comportamientos les dan a las personas en el Espectro Autista una sensación de control, ayudándolos a lidiar con estímulos externos agobiantes y una forma de calmar y comunicar sus estados de ánimo. Por otro lado, muchas personas que viven la condición dicen que participar en comportamientos repetitivos los hace sentir como marginados sociales.

Los adultos en el Espectro Autista han defendido su derecho a estos comportamientos. Reclamando el término técnico ‘comportamientos autoestimulantes’ como ‘stimming’, tienen blogs, vlogs (registros de video) y libros autoeditados que revelan cómo los ayuda a sobrellevar la situación. La sociedad necesita tomar su liderazgo y aceptar estos comportamientos mediante la comprensión de sus beneficios.

Emoción Incontenible

Los debates teóricos se arremolinan sobre por qué las personas en el Espectro Autista se estimulan, y muchos expertos creen que los comportamientos no tienen propósito. En un estudio publicado a principios de este año, el investigador Steven Kapp y sus colegas entrevistaron a 31 adultos en el Espectro Autista sobre sus conductas de estimulación. Su artículo fue el primero revisado por pares para recopilar datos detallados sobre la estimulación directa de personas que viven la condición.

Uno de nuestros hallazgos más notables es que, aunque muchos participantes dijeron que sus estímulos son automáticos e incontrolables, a ninguno les desagradan constantemente. La mayoría de las personas describieron los comportamientos como calmantes y nadie contradijo esta versión de los estímulos que no causan lesiones.

Otro hallazgo clave es que los estímulos son una respuesta a una sobrecarga sensorial (como una habitación ruidosa) o pensamientos agobiantes (como la ansiedad laboral). Ya sea que la fuente sea el mundo exterior o la mente de una persona, el resultado es un estado llamado «emoción incontenible». Las personas en el Espectro Autista pueden verse agobiadas por sensaciones, nueva información y sus propios pensamientos. Los participantes del estudio dijeron que el stimming alivia estos sentimientos intensos, ayudándolos a recuperar la sensación de control.

Es como un metrónomo de todo en tu cuerpo para ir a esa velocidad”, dijo un participante masculino, “así que ayuda a sofocar todo”.

El Stimming también sirve a veces como una forma para que las personas comuniquen sus estados de ánimo. Los participantes dijeron que a veces estimulan por alegría o emoción y otras veces por ansiedad o aburrimiento, pero que la emoción influye en el comportamiento. Por ejemplo, el aleteo de manos que refleja un estado emocional positivo a menudo implica extender los brazos y hacer un movimiento ondulante, mientras que en el aleteo de manos debido a la angustia, las personas autistas tienden a mantener las manos y los brazos cerca del torso.

Los participantes informaron que algunos miembros de la familia perspicaces y amigos cercanos sabían cómo «leer» sus emociones al observar los matices de sus comportamientos estimulantes. Es evidente que tal comprensión es la clave para la aceptación social del stimming.

Rompiendo las reglas

Finalmente, la mayoría de los participantes describieron haber encontrado juicio social y rechazo debido a su stimming. Muchos se sentían regularmente marginados sociales y pensaban que los percibían como extraños o inmaduros.

En respuesta al rechazo, los participantes ocultaron sus estímulos (por ejemplo, debajo de un escritorio), los transmutaron (por ejemplo, reemplazando el aleteo de manos con actividades como el tenis y el ajedrez que involucran las manos y los brazos) y los suprimieron (estimular solo cuando están solos o alrededor de personas que los aceptan).

Una de las participantes del estudio recordó que cuando era niña le encantaba girar y columpiarse, pero luego se dio cuenta de que estos comportamientos son inaceptables. «De hecho, todavía se siente glorioso si no hay nadie alrededor y puedo saltar, o puedo girar, y es como si estuviera rompiendo las reglas«, dice ella.

Suprimir los estímulos está lejos de ser beneficioso, mostró el estudio. El esfuerzo requiere mucha energía y hace que las personas se sientan, en palabras de otra participante femenina, “más nerviosas”. Los educadores a menudo han considerado que los estímulos son una distracción, pero muchas personas Autistas dicen que es todo lo contrario. Los stimmings son el equivalente a dibujar garabatos, dicen, liberando la mente para concentrarse en otras cosas.

Sin embargo, los intentos terapéuticos para eliminar los stimmings siguen siendo comunes. El enfoque es erróneo porque despoja a las personas de un medio clave para hacer frente a la situación. Una advertencia: algunas formas de stimmings, como golpear la cabeza, son dañinas y requieren un tratamiento sensible y consensuado. Ningún participante quería participar en estímulos autolesivos, que eran involuntarios.

Manos Ruidosas

Todos esperamos que una mayor conciencia de las experiencias de las personas autistas con el stimming haga que los comportamientos repetitivos, como mover los dedos o chillar, sean más aceptados, no solo en los salones de clases, sino también en los supermercados, cines y todos los lugares públicos.

El movimiento de la Neurodiversidad, que celebra al Espectro Autista como una forma de ser y una discapacidad para aceptar y apoyar, ha adoptado el stimming. “Manos Ruidosas” es su grito de batalla. Los recursos estimulantes incluyen Stimtastic, que vende juguetes estimulantes y joyas masticables, y Stim Your Heart Out, un proyecto de danza que fomenta la estimulación estimulante en la sociedad en general.

La forma de ayudar a las personas en el Espectro Autista no es desalentar el stimming, sino abordar ciertas razones por las que lo hacen: sobrecarga sensorial o angustia. Nuestros participantes mencionaron varias modificaciones ambientales, incluidos tapones para los oídos y sombreros con montura para reducir la información sensorial, ambientes que satisfacen las necesidades de las personas que viven la condición u horarios que incluyen descansos. La evidencia anecdótica sugiere que cuando la estimulación no es suficiente para aliviar el estrés, las personas en el Espectro Autista pueden recibir medicamentos calmantes o capacitación en autorregulación emocional.

La investigación preliminar que Kapp ha realizado sugiere que hay puntos en común entre el stimming y la «agitación» que hacen las personas neurotípicas. La conclusión puede ser que todo el mundo estimula, de una forma u otra. Reconocer ese hecho podría ayudar a la aceptación.

Fuente: Kapp, S. (2019). Stimming, therapeutic for autistic people, deserves acceptance. Spectrum News. Recuperado de (https://www.spectrumnews.org/opinion/viewpoint/stimming-therapeutic-autistic-people-deserves-acceptance/?fbclid=IwAR1jMFWsNI7B0-hD7chJCC2d7UA2KMZN_v7anHsCvjHH7BzZNLMHN1XDT0c). Traducido Por Maximiliano Bravo

No Tenemos Una Definición Para El Éxito Autista Porque Solo Hablamos De Sufrimiento Y Dolor Autistas

Las personas en el Espectro Autista están así definidas, especialmente por la industria médica, por nuestros sufrimiento, dolores, déficits y las partes difíciles de la vida. A menudo, las alegrías, las experiencias positivas, en nuestras habilidades son completamente ignoradas.

En realidad, ni siquiera tenemos una buena comprensión de cómo se ve el éxito autista porque, por definición, las personas que viven la condición a menudo se describen por nuestros fracasos.

Para recibir un diagnóstico, tenemos que ser capaces de mostrar las formas en las que estamos sufriendo para estar a la altura de las expectativas en la sociedad Neurotípica y en el mundo Neurotípico. Si observas los criterios médicos del Espectro Autista, está escrito en torno a nuestras debilidades. Habla de nuestros déficits. Para cumplir con los criterios para un diagnóstico de la condición, debemos estar sufriendo, o en crisis, o tener nuestras deficiencias a la vista, fáciles de ver para otra persona.

Si hacemos camuflaje social, somos buenos para compensar nuestras debilidades o simplemente tenemos un buen apoyo en la vida, es mucho menos probable que obtengamos un diagnóstico; porque podemos en el Espectro Autista y aun así lograr prosperar en la sociedad dominada por los neurotípicos en la que vivimos… lo crean o no.

Algunas personas en el Espectro Autista han logrado organizar sus vidas de una forma satisfactoria. Aquellos de nosotros que somos incapaces de cumplir con las expectativas, o llegamos a un punto de crisis, cuando el mundo es demasiado agobiante, somos los que probablemente seremos descubiertos a través de la lente médica.

Nuestras definiciones actuales del Espectro Autista y de las personas que viven la condición han sido escritas por personas neurotípicas, que nos han observado desde el exterior, con poca o ninguna percepción sobre el funcionamiento interno de nuestras mentes Autistas o por qué hacemos las cosas que hacemos.

Han escrito una lista de cosas que encontraron molestas o inconvenientes sobre aquellos de nosotros cuyas mentes funcionan de forma diferente… e ignoraron por completo el hecho de que las personas en el Espectro Autista, al igual que las personas neurotípicas, son personas íntegras, plenas y completas.

Somos más que nuestras sufrimientos y nuestras debilidades. Somos también nuestras fortalezas, nuestras alegrías.

Se habla de sobrecarga sensorial Autista y aversiones sensoriales, sin hablar de alegría sensorial y euforia sensorial, que es realmente impresionante. Se habla de personas en el Espectro Autista que tienen experiencias emocionales intensas, a menudo enfocándose en la angustia Autista, sin enfocarse en cuán intensa y hermosa puede ser la alegría Autista.

Cada vez que hablan sobre el hiperfoco Autista, lo hablan como si fuera algo perjudicial. Si bien, hay que admitir que estar enfocados en lo incorrecto y obsesionados con algo que no podemos resolver, ciertamente es doloroso. Nuestra habilidad para hiperenfocarnos en un tema limitado es una de nuestras mayores habilidades, porque eso nos permite ser muy hábiles en áreas muy específicas.

Lo que han hecho las definiciones médicas actuales del Espectro Autista es tomar todo lo que es diferente acerca de las personas que viven la condición y convertirlo en una debilidad o un problema. Incluso algunas de las cosas que, en realidad, si se miran desde otro ángulo, pueden ser parte de nuestras mayores fortalezas.

Imaginen si le hiciéramos esto a un pez y dijéramos: «este pez es un tipo de perro tan inferior, porque el pez no puede correr y no puede perseguir pelotas».

O si dijéramos “este perro es un pez inferior, porque no puede respirar bajo el agua”.

Nuestros cerebros Autistas funciona de forma diferente. Eso es algo medible. Pueden verlo si miden la actividad. Estas diferencias en la forma en que se iluminan diferentes partes del cerebro. Ser neurotípicos no debería ser el estándar. No debería ser el predeterminado. No tenemos las mismas fortalezas y debilidades que las personas neurotípicas, y eso está bien. No somos personas neurotípicas.

Cuando a Judy Singer se le ocurrió el concepto de Neurodiversidad en los años noventa, afirmó que el Espectro Autista, el Déficit Atencional, la Dislexia, el Trastorno Obsesivo Compulsivo, el Síndrome de Tourette, y un largo etcétera… todos los cuales son en realidad más comunes en las mentes Autistas, por cierto… eran el resultado de variación normal en el tipo de cerebro humano… o como siempre digo diferentes matices de la humanidad.

Es la Neurodiversidad, similar a la biodiversidad en el planeta, donde tener diferentes tipos de plantas y organismos ayuda a crear un ecosistema. La Neurodiversidad es un espectro humano de diversidad. Es beneficioso, porque tenemos mentes que literalmente piensan, experimentan el mundo y resuelven problemas de manera diferente.

No debería importar si tenemos debilidades que son menos comunes entre la población general, si miramos las cosas desde una perspectiva centrada en la Neurodiversidad, está bien que nuestras debilidades sean menos típicas, porque hay muchas personas que no son débiles en el área en la que necesitamos ayuda y apoyos.

Es como un pajarito que quita las garrapatas de la oreja de la vaca. A la vaca le quitan una garrapata. Así que eso es bueno para la vaca. Y el pajarito recibe un insecto como bocadillo, lo cual es genial para el pajarito.

Cuando nuestras fortalezas y debilidades son diferentes entre sí; nos apoyamos unos a otros con nuestras variadas fortalezas, habilidades y capacidades… y esa es la belleza de la Neurodiversidad.

El punto de vista médico del Espectro Autista solo mira el dolor Autista… solo mira el sufrimiento Autista, solo mira a las personas que viven la condición que están sufriendo y en crisis, y no tiene una imagen, ni siquiera una definición, del éxito, la prosperidad y el empoderamiento Autista.

Fuente: Holmans, L. (2022). We Don’t Have a Definition for Autistic Success Because We Only Talk About Autistic Struggles & Pain. Neurodivergent Rebel. Recuperado de (https://neurodivergentrebel.com/2022/04/20/we-dont-have-a-definition-for-autistic-success-because-we-only-talk-about-autistic-struggles-pain/). Traducido Por Maximiliano Bravo

Comprendiendo Cómo Las Rutinas Pueden Ayudar A Las Personas En El Espectro Autista

Las rutinas a menudo se consideran importantes para las personas en el Espectro Autista. Esto es cierto para muchos de nosotros, pero suponer que las personas que viven la condición necesitan rutinas conlleva peligros, sin entender por qué. Es probable que las rutinas impuestas por otras personas hagan más daño que bien.

Por supuesto, las personas en el Espectro Autista no son las únicas que dependen de las rutinas; casi todos hacen ciertas cosas en ciertos momentos y esperan que las cosas sucedan en un orden particular. La mayor diferencia entre las personas que viven y no viven la condición en lo que respecta a las rutinas es probablemente cómo reaccionamos cuando se interrumpen esas rutinas, así que comencemos por ver por qué las personas en general tienden a tener rutinas y luego pensemos por qué las personas en el Espectro Autista a menudo reaccionan mal cuando no van de acuerdo al plan. Finalmente, exploraremos algunos de los peligros de las rutinas y de las suposiciones de las personas sobre ellas.

Las rutinas simplifican las cosas

En un mundo que puede sentirse incierto y agobiante, las rutinas nos dan una cosa menos en qué pensar. Reducen la carga cognitiva, en otras palabras. Sabemos lo que se supone que sucederá a continuación; podemos prepararnos para ello; no tenemos que tomar demasiadas decisiones, no tenemos que sopesar demasiados factores, no tenemos que hacer demasiado trabajo mental. Cualesquiera que sean las opciones involucradas, probablemente sepamos cuáles son con anticipación.

Si tiene el tipo de cerebro al que le resulta difícil hacer un seguimiento de demasiadas cosas a la vez (un estilo de pensamiento monotrópico, en otras palabras), puede ser particularmente reconfortante saber que puede tomarse un descanso de tener que intentarlo, simplemente cayendo en un patrón familiar. Podemos concentrarnos en una sola cosa, superar la rutina, paso a paso, verla hasta su finalización. A menudo, aquello en lo que nos enfocamos nos brinda una sensación de comodidad o satisfacción. Una vez más, esto está lejos de ser algo exclusivo de las personas en el Espectro Autista — las personas neurotípicas confían en rutinas todo el tiempo, pero es probable que las suyas se consideren más socialmente aceptables, y tal vez les resulte más fácil lidiar con ellas cuando no funcionan bien.

Expectativas rotas

Es inquietante para cualquiera cuando cree que sabe qué esperar, pero luego las cosas resultan muy diferentes. Se siente como si le arrebataran algo, y para las personas autistas, puede sentirse como una crisis. Es posible que pasemos gran parte de nuestras vidas en un estado de incertidumbre sobre lo que viene a continuación, por lo que las rutinas pueden sentirse como una isla de estabilidad en todo eso. Llegamos a tener un modelo agradable y simple en nuestras cabezas de lo que se supone que sucederá. Cuanto más seguros nos sentimos en él, más invertimos en él. Las personas en el Espectro Autista tienden a experimentar mucha inercia, por lo que se necesita tiempo y esfuerzo para ponerse en marcha o cambiar de rumbo: se necesita bastante trabajo para alinear nuestros recursos mentales y embarcarnos en un curso de acción.

Una interrupción de las rutinas significa descartar todas nuestras expectativas, cambiar abruptamente de rumbo y probablemente comenzar de cero. La inercia autista hace que eso sea profundamente incómodo: es como tratar de ejecutar un giro brusco con un carrito de compras muy cargado. Algunas partes de nuestra mente a menudo continúan en la trayectoria anterior, como si tuviéramos que aferrarnos a cada una de nuestras expectativas una por una y asegurarnos de que me acompañarán en el nuevo rumbo, o de lo contrario seguimos esperando cosas que ya sabemos, en un nivel consciente, que definitivamente no están sucediendo. Si la nueva dirección no tiene mucho sentido para nosotros, eso se vuelve mucho más difícil.

Los peligros de las rutinas

Esto nos lleva a la dificultad de imponer rutinas a las personas en el Espectro Autista. A veces, incluso las rutinas que tratamos de imponernos a nosotros mismos pueden resultar contraproducentes, porque entran en conflicto con nuestra necesidad de sentir que tenemos el control o nuestro impulso por la novedad. A menudo se piensa que las personas que viven la condición siguen reglas, y hay mucho de cierto en eso, por muchas de las mismas razones por las que a menudo nos apegamos a las rutinas: nos ayuda a dar sentido a este mundo impredecible, a lograr una sensación de estabilidad y seguridad. Nos ayuda a saber qué esperar. Sin embargo, las personas en el Espectro Autista también tienden a tener una tolerancia muy limitada a lo incorrecto, y las reglas o rutinas que no tienen sentido pueden caer en la categoría de Incorrectas. Estamos expuestos a frustrarnos, tratando en vano de que tengan sentido.

Las rutinas irracionales y las reglas ilógicas no contribuyen a una sensación de seguridad. En cambio, se sienten como demandas irrazonables, que erosionan nuestro sentido de autonomía, especialmente si afectan el tiempo que dedicamos a buscar lo que más nos interesa.

Cuando el mundo te pone ansioso/a o confundido/a, con todas sus extrañas exigencias sociales y sus intensos estímulos sensoriales, sentirse en control es a menudo el único escape. A veces lo hacemos de forma pequeña, como stims sutiles; otras veces se necesita más que eso para sentir que estamos al tanto de las cosas. A veces, sentirse en control puede significar apegarse rígidamente a las rutinas, pero otras veces significa ser capaz de abandonar rutinas que no son lo suficientemente flexibles para satisfacer nuestras necesidades. La necesidad de novedad, que parece particularmente pronunciada en aquellos de nosotros con tendencias de Déficit Atencional, puede hacer que a algunos de nosotros nos resulte muy difícil seguir las rutinas. A menudo existe una tensión entre la inquietud y la necesidad de previsibilidad.

Conclusión

Encontrar rutinas que funcionen para nosotros puede requerir un poco de experimentación, pero alcanzar el equilibrio adecuado entre autonomía y consistencia realmente puede aligerar nuestras cargas mentales y ayudar a garantizar que hagamos las cosas. No tiene sentido seguir rutinas por la rutina, y no necesariamente funcionan para todas las personas en el Espectro Autista; pero con un poco de comprensión de por qué pueden ayudar y cuándo no, pueden ser una herramienta valiosa para ayudar a las personas que viven la condición, y especialmente para que nos ayudemos a nosotros mismos.

  • Las rutinas pueden ayudar a reducir la carga cognitiva y promover una sensación de estabilidad.
  • Por lo general, las rutinas solo ayudan si se ingresan voluntariamente.
  • Las rutinas impuestas desde el exterior a menudo hacen que una persona se sienta más ansiosa.
  • La experimentación, la negociación y la autonomía son claves.

Fuente: Murray, F. (2022). Understanding How Routines Can Help Autistic People. Thinking Autism Guide. recuperado de (https://thinkingautismguide.com/2022/04/understanding-how-routines-can-help-autistic-people.html). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Construyendo Supercarreteras: ¿Por Qué El Monotropismo Funciona Para Las Personas En El Espectro Autista?

Desde nuestros primeros años, los investigadores neurotípicos han malinterpretado nuestro estilo de aprendizaje. De hecho, incluso lo patologizan en el manual de diagnóstico, DSM-5, como «dificultades para compartir el juego imaginativo» y «alinear juguetes o voltear objetos». Nuestro estilo de juego exploratorio se ve como algo negativo que debe abordarse. No tienen en cuenta por completo nuestros diferentes estilos de procesamiento y aprendizaje que se encuentran detrás de nuestra elección de jugar de una forma diferente.

Nuestra capacidad para especializarnos desde una edad temprana se describe como «intereses muy restringidos y fijos que son anormales en intensidad o enfoque (por ejemplo, fuerte apego o preocupación por objetos inusuales, intereses excesivamente circunscritos o perseverantes)«, según el DSM-5. Nuestra forma natural del ser es visto como deficiente y necesitado de ser reparado.

Esta falta de comprensión de nuestra neurología y de reconocimiento de nuestra forma de ser como algo igualmente natural y normal conduce a que se promuevan “terapiasdañinas. Estas terapias buscan corregir nuestro estilo de juego, y nuestro estilo especializado se enfoca en los intereses, ‘animándonos’ a dejar nuestro estilo natural y en su lugar imitar el estilo neurotípico más familiar. Tanto los terapeutas como los padres creen que están haciendo algo útil y de apoyo, sin saber que están robando una herramienta de aprendizaje muy valiosa y dejando nada más que una caja vacía en su lugar.

Jugamos de forma diferente, porque aprendemos de forma diferente, porque nuestros cerebros están conectados de forma diferente. Y esta diferencia tiene un valor y una razón detrás. Enseñarnos a jugar como neurotípicos es como enseñarle a un gato a comportarse como un perro “porque todos prefieren los perros a los gatos”. Existe esta falsa creencia de que nos intimidan porque somos diferentes, esto no es cierto. Nos intimidan porque a los niños se les enseña a intimidar y atacar la diferencia. Nos intimidan porque los adultos eligen apoyar y promover una cultura de conformidad. Nuestra diferencia no es el problema, son las actitudes negativas de las personas hacia la diferencia.

Cuando nos enseñas a esconder nuestras diferencias, ya fingir ser algo que no somos, nos enseñas a avergonzarnos de lo que somos. Nos enseñas que el verdadero nosotros es desagradable e inaceptable, incluso para aquellos más cercanos a nosotros.

En términos de aprendizaje, nos niega la oportunidad de crear y desarrollar adecuadamente las conexiones esenciales que forman la base de nuestra estructura de conocimiento. El cerebro autista está diseñado para crear estas conexiones de una forma muy particular, y nuestro estilo natural de juego lo respalda.

La investigación neurológica actual en la población general muestra que los humanos establecen conexiones en nuestros cerebros de dos formas.

Imagina un conjunto de aldeas sin caminos entre ellos. Al principio, los primeros caminos que vamos a construir son los de los aldeas más cercanas a nosotros.

A medida que comenzamos a explorar, encontramos aldeas que están más lejos con las que tenemos más en común, por lo que también construimos caminos hacia ellas. Con el tiempo, las carreteras que más usamos se vuelven más grandes y anchas, y las que no usamos mucho se vuelven cubiertas de maleza y difíciles de transitar.

Si estamos bajo estrés, es como si las aldeas estuvieran bajo ataque. Esto significa que la exploración entre aldeas no ocurre de la misma forma: nos limitamos a las aldeas más cercanas a nosotros y la interconectividad entre las aldeas que están más alejadas sigue siendo deficiente. Vernos obligados a aprender y trabajar de una forma que no se adapta a la forma en que funciona nuestro cerebro puede causar esta interrupción y puede reducir significativamente nuestra capacidad cognitiva natural. Además, las personas en el Espectro Autista a menudo tienen un mayor estrés de vivir en un ambiente que no se adapta a nuestra neurología, con sobrecargas sensoriales y de procesamiento adicionales que manejar.

Cómo y por qué priorizamos en qué conexiones centrarnos depende en gran medida de nuestra neurología. La difunta y gran Dra. Dinah Murray introdujo la teoría del monotropismo, que postula que mientras las personas neurotípicas prefieren involucrarse en múltiples intereses a la vez, a un nivel superficial (politropismo), las personas en el Espectro Autista prefieren enfocarse más intensamente y en profundidad en uno solo. interés a la vez (monotropismo). Nuestros cerebros prefieren ser especialistas, mientras que los cerebros neurotípicos prefieren ser generalistas. Ambos estilos tienen valor y son necesarios para el mundo.

El politropismo significa que, para los neurotípicos, se crean más conexiones entre más aldeas, pero debido a la dispersión de los intereses, ninguna de estas conexiones se convierten en supercarreteras: permanecen al nivel de las carreteras principales.

Mientras que, debido a que las personas en el Espectro Autista se enfocan en un área a la vez, el monotropismo, creamos menos carreteras principales en todo el cerebro, pero las conexiones en torno al tema de interés se utilizan muy bien, creando supercarreteras. Además, las conexiones cruzadas entre las aldeas en los que nos centramos están más desarrolladas. Esto significa que nuestra capacidad cognitiva en estas áreas aumenta mucho en comparación con las personas neurotípicas. Nuestra capacidad para establecer patrones en torno a nuestros intereses supera sin duda a las personas neurotípicas.

La desventaja es que las conexiones fuera de nuestro interés pueden seguir siendo deficientes, lo que reduce nuestra capacidad cognitiva en esas áreas. Esto crea el perfil de habilidades desfasadas que es tan común entre las personas en el Espectro Autista. Cuando nuestras habilidades son altas, podemos ser excelentes, incluso extraordinarios; cuando nuestras habilidades son bajas, pueden ser lo suficientemente bajas como para clasificarlas como incapacitantes.

Una teoría actual es que esta es la razón por la cual la función ejecutiva es tan mala para muchas personas en el Espectro Autista. Viajamos rápida y fácilmente dentro de nuestras áreas de enfoque, pero nuestra capacidad para vincular y organizar tareas separadas para un objetivo final coherente, cuando está fuera de nuestro interés, se ve obstaculizada por tener caminos mal mantenidos para llegar allí.

Es por eso que es tan beneficioso para nosotros si algún nuevo aprendizaje está conectado con nuestros intereses. De esta forma podremos acceder a las superautopistas que ya hemos creado. De lo contrario, mientras las personas neurotípicas viajan felizmente por sus caminos bien mantenidos, nos abrimos camino a través del bosque con un machete. No solo esto, una vez que se completa este episodio de aprendizaje, es poco probable que volvamos a viajar por ese camino o que lo mantengamos en buen estado y se pierdan los beneficios. Sin embargo, si ESTÁ conectado con nuestro interés, se convierte en parte de nuestra estructura de conocimiento bien desarrollada y luego puede usarse para desarrollar más conexiones que amplíen nuestra red de aldeas.

Cuando estamos creando nuevas conexiones, NECESITAMOS el ‘POR QUÉ’ detrás del nuevo conocimiento. Explicar por qué algo es importante y mostrarnos cómo ese nuevo conocimiento se conecta con lo que ya sabemos, nos brinda direcciones y rutas claras. Necesitamos esa guía para identificar correctamente las rutas que necesitamos crear. Sin él, estamos viendo un bosque cubierto de vegetación en todas las direcciones y hay muchas posibilidades de que nunca lleguemos al pueblo al que necesitamos conectarnos, y mucho menos construir un camino decente para viajar. Y con el tiempo, este esfuerzo desperdiciado puede ser desmoralizador. Incluso podemos dejar de intentar involucrarnos, porque no nos llevará a ninguna parte. Es mucho mejor concentrar nuestros esfuerzos en nuestros intereses y solo en nuestros intereses, porque es allí donde viajar es más fácil y nos brinda el mayor beneficio.

Estos fuertes vínculos e interconexiones que creamos alrededor de centros enfocados pueden volverse problemáticos cuando nos enfrentamos a nuevos conocimientos que contradicen el conocimiento que ya hemos vinculado a nuestra estructura de conocimiento. Debido a estas interconexiones muy fuertes, puede ser difícil eliminar un conocimiento falso y desvincularlo de la red. Se necesita tiempo y mucho procesamiento para evaluar la validez y la idoneidad de los nuevos conocimientos frente a los antiguos. Se necesita tiempo para eliminar el conocimiento anterior y reemplazarlo con el nuevo conocimiento y conectar ese nuevo conocimiento a la red, restaurando las conexiones rotas y dañadas causadas por el interruptor. Esto hace que sea casi imposible para nosotros cambiar de opinión rápidamente o reconocer un nuevo punto de vista rápidamente. Esto nos da la reputación de ser obstinados, rígidos e inflexibles, cuando no lo somos. Simplemente no podemos cambiar tan rápido como muchas personas neurotípicas parecen poder hacerlo.

El estilo de aprendizaje monotrópico autista nos permite concentrarnos intensamente en una cosa a la vez, centrándonos en los detalles y aprendiendo a una profundidad que muchas personas neurotípicas tienen que esperar para lograr sus doctorados.

A menudo se supone que esto significa que nos centramos en un interés de por vida, con exclusión de todo lo demás. Si bien esto puede ser cierto para algunas personas en el Espectro Autista, no lo es para todos. Algunos de nosotros somos compradores de interés en serie: profundizamos en un tema hasta que estamos satisfechos con nuestro nivel de conocimiento, luego lo dejamos y pasamos a otra cosa. Todavía podemos iluminarnos si se menciona ese tema, pero ya no es un foco. Algunos de nosotros tenemos varios intereses en movimiento al mismo tiempo, pero nos involucramos en cada uno de ellos excluyendo todo lo demás: entramos en «flujo». Luego cambie de tarea al siguiente interés y así sucesivamente. A menudo, estos «múltiples intereses» se presentan como un interés actual clave y un satélite de intereses pasados ​​en los que todavía estamos involucrados, pero hemos saturado la base de conocimientos lo suficiente como para seguir adelante.

Algunos de nosotros ampliamos nuestro interés principal a temas satelitales, como automóviles, mecanismos e ingeniería en general. Algunos de nosotros comenzamos con temas más abiertos, como «¿Cómo funcionan las cosas?» ¿Cuál es la causa y el efecto en juego?’.

A veces también nos involucramos en intereses, no porque sean fundamentalmente interesantes para nosotros, sino porque son necesarios para resolver problemas que nos mantienen a salvo. Por ejemplo, muchas personas en el Espectro Autista tienen interés en la psicología porque están tratando de descubrir cómo funcionan las personas que nos rodean. Este conocimiento nos ayuda a protegernos a nosotros mismos y a los demás de nuestros errores en situaciones sociales. Si no necesitáramos este conocimiento para evitar causar daños, es posible que no apareciera en nuestro radar.

También es muy importante recordar que nuestros intereses nos traen alegría. Desafortunadamente, otros a menudo parecen hacer todo lo posible para hacernos sentir vergüenza y vergüenza, por encontrar alegría en cosas que no valoran.

Entonces, ¿Cómo ayuda a respaldar este estilo de construcción de conexiones y nos permite desarrollar nuestro mejor nivel cognitivo?

  • Apoyar nuestro estilo natural de juego y nuestro enfoque más intenso en los intereses.
  • Enseñar a nuestros intereses, para que podamos utilizar las fuertes conexiones que ya hemos construido.
  • Siempre dar el «por qué» detrás de la nueva información. Lo necesitamos para dar sentido y crear las conexiones correctas.
  • Darnos tiempo para adaptarnos si recibimos nuevos conocimientos que contradicen nuestra comprensión actual. Podemos cambiar de opinión, pero no rápidamente.
  • Reconocer que nuestros intereses son preciosos para nosotros. Vea nuestro intercambio de conocimientos como las muestras de amor que pretenden ser. No destruyas nuestra alegría.

Tenemos toda la esperanza de que, con el tiempo, a medida que nuestra neurología se entienda mejor, las diferencias en neurología (Neurodiversidad) se verán tan naturales como las diferencias en la orientación sexual y de género. El DSM-5 se convertirá en una rareza de los libros de historia, mientras sacudimos la cabeza por lo poco que sabíamos.

Hasta entonces, nosotros y nuestros aliados tenemos que defender nuestros derechos para que sean entendidos y aceptados tal como somos. Nuestros derechos a un ambiente que no someta a nuestro sistema nervioso a un estrés severo. Y nuestros derechos a jugar, aprender y vivir como la naturaleza nos diseñó.

Fuente: Aut, N. (2021). Building Super-Highways – Why Monotropism Works for Autistics. Autistic Village. Recuperado de (https://autistic-village.com/2021/08/05/building-super-highways-why-monotropism-works-for-autistics/). Traducido Por Maximiliano Bravo.