“No Pareces Autista …” Y Por Qué Las Personas En El Espectro Autista Odian Tanto Escuchar Esto

Si pasas algún tiempo en la comunidad virtual del Espectro Autista estoy seguro de que sabrás cuánto odian las personas que viven la condición que les digan que no se ven autistas. Pero lo que quizás no sepas es por qué decir esto es tan ofensivo para muchas personas en el Espectro Autista y para los padres de niños que viven la condición.

Echemos un vistazo a todos los pasos necesarios para hacer de esta una de las peores cosas que puede decirle a alguien en el Espectro Autista.

I) Asume que el Espectro Autista tiene un aspecto: Esto es más o menos obvio; Al decir que alguien no parece autista, tú afirmas que algunas personas sí parecen autistas. Por lo tanto, a su vez decir que puede detectar el Espectro Autista simplemente con mirar a alguien.

II) Divide a las personas: Pero aunque insinúas que el Espectro Autista tiene un aspecto y es algo que se puede identificar sólo con la mirada, no crees que la persona con la que estás hablando se vea autista. Por lo tanto, no pueden estar en el Espectro Autista de la misma manera que las otras personas que viven la condición, no como los que se ven. Puede que no quieras decir esto, pero así es como suena.

III) “Normal”: Cuando las personas dice “No pareces autista”, lo dicen con frecuencia como algo bueno. La idea es que te están diciendo que te ves “normal”, por así decirlo. Pero piensa en esto; ellos están diciendo que porque tú no pareces autista, te ves como alguien que no está en el Espectro Autista, alguien en sus ojos que es “normal”. Pero aún eres una personas en el Espectro Autista. Es como decir: “Guau, te ves tan normal, para alguien que no es normal”.

IV) Mejor/menos: Si te dicen que no pareces autista y entiendes que alguien está tratando de felicitarte diciendo esto, piensa en lo que significa ese cumplido. Como dije, significa que piensan que te ves “Normal”. Como si fuera “menos autista” que otra persona. Ahora, lo que esto hace es, en primer lugar, minimizar la forma en que tu condición podría afectarte, pero también poner a sus ojos a toda una masa de personas desconocidas en el Espectro Autista. Como si te ves normal, tú finges no ser una persona en el Espectro Autista, y de alguna manera eso lo hace mejor que las personas a las que pueden decir que si viven la condición.

V) Identidad: Algunas personas en el Espectro Autista les gusta la idea de poder ocultarle su condición al mundo exterior. Y sí, puedo ver cómo eso podría ayudar, por ejemplo, a conseguir y mantener un trabajo. Pero al mismo tiempo hay otras personas en el Espectro Autista que ven su condición como parte integral de lo que los hace quienes son. Que les digan que no se ven autistas puede ser muy molesto solo por esa razón.

Estas son algunas de las cosas que creo que se pueden tomar de la declaración “No pareces autista”. No se puede saber si una persona está o no está en el Espectro Autista con sólo verla. Entonces decirles “No pareces autista” no solamente es irritante, también es incluso ofensivo.

Si lo has dicho en algún momento, no te preocupes. Solo piensa un poco más sobre lo que dices. Todos decimos cosas tontas de vez en cuando, pero la clave es escuchar a las personas cuando explican por qué dichas cosas son ofensivas o groseras, y aprender. La próxima vez, cuando una persona te dice que está en el Espectro Autista, solo piensa antes de hablar.

Fuente: Moran, P. (2016). “You don’t look autistic …” And why Autistic People hate hearing this so much. Askpergers. Recuperado de (https://askpergers.wordpress.com/2016/07/05/you-dont-look-autistic-and-why-autistic-people-hate-hearing-this-so-much/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Las Personas En El Espectro Autistas Son Excelentes Amigos Y Parejas Si Realmente Les Damos Una Oportunidad

Durante muchos años, los investigadores han tratado los rasgos individuales y las características de las personas en el Espectro Autista como una esencia duradera de su condiciòn, en forma aislada del contexto social y sin siquiera preguntarle a las personas autistas cómo es realmente su vida social. Sin embargo, la perspectiva importa. ¿Quién puede decir que las personas en el Espectro Autista son “torpes”?

Abundan varios mitos sobre las personas en el Espectro Autista. Por un lado, es un gran mito que las personas que viven la condiciòn carecen de empatía. Así es como fueron representados durante tantos años en la literatura clínica y en los medios de comunicación, como robots insociables sin emociones. Sin embargo, cuanto más conoces a una persona en el Espectro Autista, más te das cuenta de cuán cariñosos pueden ser, a pesar de que pueden tener algunas dificultades para leer las señales sociales. Como señala Steve Silberman, la empatía es una calle de doble sentido.

Otro concepto erróneo común es que las personas en el Espectro Autista no son sociables. Realmente es muy útil examinar algunos enfoques recientes que agregan una mayor complejidad a este problema, mostrando que cuando adoptas un enfoque basado en fortalezas contextuales puedes ver que las personas en que viven la condición son mucho más sociables de lo que los investigadores se dieron cuenta. La lente sobre la que miramos a una persona es importante. Como lo expresaron Megan Clark y Dawn Adams, “cuando el Espectro Autista se ve a través de una lente de déficit, las fortalezas, los atributos positivos y los intereses de las personas que viven la condición pueden verse ensombrecidos”.

En un estudio reciente, Clark y Adams hicieron a 83 niños en el Espectro Autista (de 8 a 15 años) varias preguntas sobre ellos mismos. Cuando se le preguntó “¿Qué es lo que más te gusta de ti?”, Los temas más comunes fueron “Soy un buen/a amigo/a” y “Soy bueno/a en cosas particulares”. Cuando se le preguntó “¿Qué es lo que más te gusta? “, uno de los temas más respaldados fue la interacción social.

En otras palabras, cuando se les pidió que hablaran sobre sus propias vidas, las interacciones sociales surgieron orgánicamente como un tema positivo destacado entre los adultos en el Espectro Autista. Clark y Adams concluyeron que “los estudios de autoinforme brindan a las personas en el Espectro Autista una oportunidad muy necesaria para expresar y compartir sus atributos, fortalezas e intereses con los demás, agregando su voz a la literatura”. Considero que esto es un paso adelante, en realidad les pregunto sobre sus vidas, no solo a los científicos que les dicen a las personas en el Espectro Autista cómo son.

Esta investigación es consistente con la investigación que muestra que al menos el 80% de los niños en el Espectro Autista tienen al menos un/a amigo/a y la mayoría está satisfecha con sus amistades. Si bien es cierto que los niños que viven la condición en los colegios ordinarios a menudo están en la periferia de su interacción social en el salón de clases, los investigadores sugieren que se debe en gran parte a la falta de apoyo que permitiría a las personas en el Espectro Autista interactuar con sus compañeros de curso.

El sesgo puede ser un factor importante para permitirnos ver el potencial social real de las personas en el Espectro Autista. En un estudio, Noah Sasson y sus colegas descubrieron que incluso en un par de segundos las personas neurotípicas suelen emitir juicios rápidos sobre las personas en el Espectro Autista. Estos patrones son robustos, suceden rápidamente y persisten en grupos de edad de niños y adultos. Desafortunadamente, estos juicios no son favorables o amables.

Pero aquí está el truco: los investigadores descubrieron que los prejuicios contra las personas en el Espectro Autista desaparecieron cuando las impresiones se basaron en contenido conversacional que carecía de señales audiovisuales. Como señalan los investigadores, “el estilo, no la sustancia, genera impresiones negativas de las personas en el Espectro Autista”. Abogan por una perspectiva más amplia que considere tanto los impedimentos como los prejuicios de los posibles interlocutores sociales.

En un estudio más reciente, Kerianne Morrison y sus colegas analizaron las interacciones sociales en tiempo real de 67 adultos en el espectro Autista y 56 adultos con neurotípicos. Los participantes participaron en uno de los tres grupos de conversación: Dos personas en el espectro Autista, dos personas neurotípicas, y una persona en el Espectro Autista y una persona neurotípica. Después de que terminó la conversación, los participantes registraron sus impresiones de su compañero/a y la calidad de la interacción. Esto permitió a los investigadores separar la información de impresión de las calificaciones de la calidad real de la conversación.

Se percibió que los adultos en el Espectro Autista eran más torpes, menos atractivos y menos cálidos en comparación con los interlocutores sociales neurotípicos. Sin embargo, los adultos en el Espectro Autista no fueron calificados como menos inteligentes, confiables o agradables. Además, a pesar de que los adultos en el Espectro Autista son calificados como más torpes y menos atractivos, la percepción de la calidad de la conversación no difirió entre los adultos en el Espectro Autista y los adultos neurotípicos. Este hallazgo replica el estudio de 2017 de que las impresiones negativas de las personas en el Espectro Autista en situaciones sociales se deben más a sus diferencias de presentación que al contenido real de su conversación.

Además, en comparación con los participantes neurotípicos, los investigadores encontraron que los participantes en el Espectros informaron sentirse más cercanos a sus compañeros neurotípicos. Existen múltiples explicaciones posibles, pero una puede ser que las personas en el Espectro Autista valoran más las interacciones sociales, especialmente cuando se les da la oportunidad de socializar. Quizás las personas en el Espectro Autista están más inclinadas a rechazar las charlas informales y las bromas superficiales y aprecian las relaciones más profundas que las personas neurotípicas. Al menos en el dominio del romance, hay evidencia de que las personas con rasgos autistas tienden a estar menos interesadas en el relaciones pasajeras e informan un mayor compromiso con las relaciones románticas a largo plazo. ¡Las personas en el Espectro Autista no solo pueden ser excelentes amigos, sino que también pueden ser excelentes parejas románticas!

Finalmente, Kerianne Morrison y sus colegas encontraron una tendencia para que los adultos en el Espectro Autista prefieran interactuar con otros adultos que viven la condición, y las personas en el Espectro Autista informaron que revelaron más acerca de sí mismos cuando interactúan con otra persona que vive la condición en comparación con cuando interactúan con una persona neurotípica. Al acercarnos al contenido de las conversaciones, las personas en el Espectro Autista tenían más probabilidades de descubrir sus áreas de interés especial al conversar con otras personas que viven la condición. Los investigadores concluyen: “estos resultados sugieren que la afiliación social puede aumentar para los adultos en el Espectro Autista cuando se asocian con otras personas que viven la condición, y respaldan la reformulación de las dificultades de interacción social en el Espectro Autista como un impedimento relacional más que individual”.

Realmente es beneficiosa la idea de reformular la torpeza social en el Espectro Autista. Quizás deberíamos pensar en el estilo social de las personas Espectro Autista como una forma de creatividad social. Una clase emergente de “intervenciones grupales de carácter teatral” está aplicando técnicas teatrales en un entorno grupal para aumentar la participación conjunta y el juego entre los niños en el Espectro Autista.

Por ejemplo, Matthew Lerner y sus colegas han utilizado técnicas de improvisación para enseñar a los niños en el Espectro Autista cómo responder a situaciones sociales inesperadas. Las actividades están diseñadas para ser divertidas y para proporcionar alegría y conexión compartidas entre los participantes. Muchos de los niños en el Espectro Autista que participan son tratados como “incómodos” y “extraños” por otros en los colegios. Sin embargo, cuando se involucran en la improvisación, son vistos como los seres humanos divertidos, extravagantes e impresionantes que realmente son.

Todos estos hallazgos sugieren que las dificultades de interacción social observadas entre las personas en el Espectro Autista pueden ser altamente contextuales y dependientes del ajuste adecuado entre la persona y el entorno. Pero aún más ampliamente, estos nuevos métodos y enfoques dentro de la psicología están transformando cómo las personas en el Espectro Autista piensan de sí mismas en el mundo. Destaca la forma en que su cableado cerebral único puede ser una fortaleza, en lugar de tratar de “arreglarlos” de inmediato. Al conocer a personas en el Espectro Autista donde están, vemos que son capaces de mucho más de lo que los investigadores y el público en general creían que era el caso.

Fuente: Kaufman, S. (2020). Autistic People Make Great Social Partners if You Actually Give Them a Chance. Recuperado de (https://blogs.scientificamerican.com/beautiful-minds/autistic-people-make-great-social-partners-if-you-actually-give-them-a-chance/?fbclid=IwAR2w0ZpqQJCNn3vRzEmecbBKCuYanPl4JxFS7DrPAwxl_KxTtn5EbyGRCoo). Traducido por Maximiliano Bravo.

Más Problemas Con Las Etiquetas Funcionales del Espectro Autista

¿Tu hijo/a es de alto o bajo funcionamiento?

Esta pregunta sigue siendo una de las más comunes que enfrentan los padres de personas en el Espectro Autista, y por lo tanto, también es una de las razones de porque las etiquetas funcionales y sus efectos negativos en la calidad de vida de las personas en el Espectro Autista han sido uno de los temas recurrentes de este blog.

En teoría, sería útil tener esta información, pero en la práctica, aquí hay 5 grandes problemas con las etiquetas funcionales:

I) Las Etiquetas Funcionales No Son Precisas: En teoría, se supone que las etiquetas funcionales del Espectro Autista brindan información sobre cómo una persona que vive la condición puede funcionar en la sociedad.

En realidad, poder funcionar en la sociedad es mucho más complicado de lo que una simple etiqueta puede explicar.

Es posible que una persona pueda conducir de manera independiente, lo que lo llevaría a creer que están “funcionando bien” , pero no tiene en cuenta que esa misma persona no puede tener una conversación sin experimentar ansiedad extrema y un colapso o bloqueo.

El factor más común que determina si una persona en el Espectro Autista se considera de alto o bajo funcionamiento es su capacidad para hablar.

Más allá del enfoque en la capacidad para hablar, el hecho es que las personas en el Espectro Autista funcionan de diferentes maneras dependiendo de la actividad, su nivel de energía, el día de la semana y mucho más.

II) Las Etiquetas Funcionales No Son Útiles: Conocer la etiqueta funcional de alguien no te ayuda a saber nada específico acerca de él/ella, excepto por su capacidad para hablar.

Entonces, realmente no ayuda, por ejemplo, a un/a profesor/a o a un empleador/a a entender realmente a su alumno/a o empleado/a en el Espectro Autista.

Es mucho más útil hablar sobre las fortalezas y dificultades individuales de una persona en el Espectro Autista en comparación con una etiqueta arbitraria dada por un/a especialista de impresionantes credenciales que solamente haya leído muchos libros obsoletos acerca de la condición.

Y de nuevo, saber que es una persona en el Espectro Autista considerada de alto funcionamiento no ayuda cuando él/ella esta en medio de un período de fatiga autista y le cuestan hacer cosas tan cotidianas como levantarse de la cama por la mañana.

III) Las Etiquetas Funcionales Promueven Divisiones En La Comunidad Del Espectro Autista: No es de extrañar que en repetidas ocasiones las voces de los activistas del Espectro Autista sean ignoradas por “no ser lo suficientemente autistas“.

Debido a que pueden hablar y se les considera de alto funcionamiento, los padres sienten que sus opiniones no podrían aplicarse a sus realidades específicas.

Los padres usan esta excusa para ignorar a los activistas del Espectro Autista y, en última instancia, solo terminan haciéndole daño a sus hijos que viven la condición.

Por otro lado, a veces los padres que tienen hijos que se consideran de alto funcionamiento pueden tener actitudes bastante capacitistas hacia aquellos que se consideran de bajo funcionamiento.

Las etiquetas funcionales casi pueden venir con una actitud de “bueno, no son ESE tipo de autistas” y en realidad solo están fomentando la brecha en la comunidad del Espectro Autista.

El hecho es que todos somos personas en el Espectro Autista. Todos experimentamos la vida de manera diferente. Todos tenemos diferentes fortalezas y dificultades.

IV) Las Etiquetas Funcionales Pueden Ser Capacitistas: Volvamos a la pregunta del comienzo de este artículo. Si un/a padre/madre respondiera que su hijo/a en el Espectro Autista es de alto funcionamiento, la reacción de las otras personas probablemente sería algo así como “oh, eso es maravilloso“.

Porque las personas ven que las etiquetas funcionales significan que alguien está un poco discapacitado.

Y la creencia social común es que estar un poco discapacitado es mucho mejor que estar severamente discapacitado.

Es realmente frustrante ver los puntos de vista capacitistas comunes que la sociedad tiene todo el tiempo.

No significa que estas personas sean malvadas. Nuestra sociedad está literalmente educada para creer que las discapacidades son malas.

Es agotador escuchar a las personas celebrar a las personas en el Espectro Autista que pueden fingir ser neurotípicas.

Pero actuar como neurotípicos no debería ser el objetivo de las personas en el Espectro Autista, y creo que la sociedad debería aceptarnos tal como somos.

V) Las Etiquetas Funcionales Ignoran Necesidades Insatisfechas: Cuando tu eres considerado/a como una persona de alto funcionamiento, las personas que no entienden de qué se trata el Espectro Autista pueden tender a creer que no necesitas adaptaciones.

Quiero decir, esa etiqueta significa que puedes funcionar bien, ¿verdad?

Bueno, no exactamente. 

Todas las personas en el Espectro Autista tienen sus propias dificultades, y todos necesitamos diferentes adaptaciones y ayuda.

Esas necesidades muy reales no deben ignorarse solo porque alguien puede hablar.

Por otro lado, las personas que se consideran de bajo funcionamiento a menudo no tienen oportunidades que otros tienen.

Las personas escuchan tu etiqueta y casi se dan por vencidas antes de que les den una oportunidad.

En general, las etiquetas funcionales en realidad no ayudan a nadie, y pueden ser francamente perjudiciales para las personas que viven la condición.

Espero que algún día estas etiquetas dejen de existir para siempre.

Fuente: George, K. (2019). The Problem with Autism Functioning Labels. Autistic Mama. Recuperado de (https://autisticmama.com/the-problem-with-autism-functioning-labels/). Traducido por Maximiliano Bravo.

6 Mitos Sobre La Salud Mental

Hay muchos mitos y suposiciones falsas sobre las enfermedades mentales que se repiten todos los días. La mayoría de ellos provienen de una declaración infundada que puede haber escuchado de alguien o de un programa de televisión que vio de pasada. Estos mitos no siempre provienen de fuentes siniestras, pero aún pueden ser un gran perjuicio para las personas que necesitan ayuda con su salud mental

A continuación se presentan algunos ejemplos de mitos sobre la salud mental para evitar aceptar y compartir con otros.

I) Tu enfermedad mental te hará sufrir por el resto de tu vida: La raíz de este mito es que las enfermedad mental son un tipo de castigo perpetuo. Pero esto no es necesariamente cierto. Las enfermedades mentales se tratan de manera efectiva para las personas todos los días, y muchas personas que buscan ayuda a menudo superan su enfermedad a tiempo. Sí, algunos lucharán con una enfermedad mental durante toda su vida, pero eso no significa que tengan que sufrirla.

II) Buscar ayuda es una señal de debilidad: Por el contrario, pedir ayuda es un signo de increíble valor y ​​fuerza de voluntad. Cuando las personas sufren de enfermedades mentales, a veces caen en la trampa de minimizar el problema y creer que tienen la fuerza singular para levantarse con sus propias botas y superarlo. Pero estas son enfermedades reales y potencialmente peligrosas que pueden exceder sus limitaciones. Aunque no es imposible lidiar con una enfermedad mental por su cuenta (aunque a veces lo es, dependiendo de la gravedad de la afección), buscar ayuda es simplemente elegir la solución más segura y probable para un problema en el que no desea apostar.

II) El comportamiento criminal es un síntoma de enfermedades mentales: En los últimos años, las situaciones trágicas que involucran el comportamiento criminal de una persona que vive con una enfermedad mental han ido en aumento. Desafortunadamente, esto ha perpetuado el mito de que todas las personas con una enfermedad mental tienen tendencias criminales. Eso es generalizar a una gran parte de la población, ya que 1 de cada 5 personas padecen enfermedades mentales, según el Instituto Nacional de Salud Mental.

Sí, hay algunas personas que cometerán atrocidades terribles debido parcialmente a que han sido diagnosticadas con una enfermedad mental grave, y estas personas necesitan una ayuda significativa para tratar su aflicción. Pero es incorrecto suponer que todas las personas diagnosticadas con un trastorno de salud mental dañarán a alguien.

IV) Los niños no sufren de enfermedades mentales: Este mito se está volviendo menos común debido al aumento en el número de niños pequeños diagnosticados en el Espectro Autista. Aún así, a veces se cree que las enfermedades mentales como la depresión, la ansiedad y la adicción son solo para adultos, pero este no es el caso.

La verdad es que millones de niños sufren de enfermedades mentales, y generalmente es por las mismas razones que los adultos. Muchas (pero no todas) enfermedades mentales provienen de problemas biológicos y desequilibrios que pueden manifestarse temprano, especialmente si el entorno único de un niño desencadena la enfermedad.

V) La esquizofrenia y el trastorno bipolar son trastornos de “personalidades múltiples”: Es especialmente importante tener en cuenta esto si te encuentras con alguien que tenga esquizofrenia o trastorno bipolar. Por alguna razón, muchas personas tienden a creer falsamente que la esquizofrenia hace que alguien tenga una doble personalidad. En realidad, alguien con esquizofrenia está teniendo dificultades para discernir la realidad de las alucinaciones. No están cambiando o convirtiéndose en otra persona. Están viendo imágenes o personas que realmente no están allí, mientras mantienen su personalidad normal.

El trastorno bipolar también se conceptualiza incorrectamente de esta manera. Las personas con trastorno bipolar no tienen múltiples personalidades. Sufren grandes fluctuaciones en su estado de ánimo, pasando de felices a tristes en un instante. También es muy importante tener en cuenta que tanto el trastorno bipolar como la esquizofrenia son extremadamente tratables, ya que los medicamentos ayudan al cerebro a corregir estas irregularidades químicas.

VI) Las enfermedades mentales debilitan la inteligencia: En contraste, las personas con enfermedades mentales pueden ser algunas de las personas más inteligentes en una habitación. En la mayoría de los casos, no hay mucha causalidad entre la enfermedad mental y la inteligencia, por lo que estos dos factores no tienden a influir en los demás. Puede haber una correlación si, por ejemplo, alguien con depresión se vuelve letárgico y se abstiene de un estilo de vida de aprendizaje y crecimiento, pero esto no siempre sucede.

Otras condiciones psicológicas, como el Espectro Autista y el trastorno obsesivo compulsivo, tienen síntomas que muestran una mayor inteligencia debido a una obsesión con los hechos y los detalles. Esto es, por supuesto, una compensación por otros síntomas que no son tan deseables, pero el punto principal aquí es que no debe determinar a alguien como deficiente mental en función de una enfermedad mental que pueda tener.

En conclusión, aquí hay una regla general a seguir para determinar la verdad detrás de una declaración que escuche relacionada con la salud mental: si es una declaración absoluta que no está respaldada, entonces probablemente sea un mito. Siempre tenga en cuenta que los efectos y las implicaciones de las enfermedades mentales varían de persona a persona, y las declaraciones absolutas generalmente se derivan de una sola experiencia que alguien pudo haber tenido.

Fuente: Centore, A. (2013). 6 Myths About Mental Health. Theravive. Recuperado de (https://www.theravive.com/today/post/6-myths-about-mental-health1-0000263.aspx). Traducido por Maximiliano Bravo.

¿Por Qué Los Niños En El Espectro Autista Merecen Reglas Y Disciplina?

La mayoría de los niños, en algún momento de sus vidas, se portan mal. Pueden golpear a otro niño, agarrar un juguete que no les pertenece o hablar bruscamente cuándo deben preguntar amablemente. La mayoría de los padres y profesores responden a tal comportamiento con consecuencias, como “sentarse a pensar” o prohibirles ver su programa de televisión favorito. A partir de estas consecuencias, los niños aprenden que sus comportamientos son inaceptables; También aprenden que controlar sus impulsos puede tener resultados positivos.

Sin embargo, a menudo, cuando un/a niño/a en el Espectro Autista hace algo por lo que cualquier otro niño recibiría la orden de “sentarse a pensar”, en lugar de una consecuencia, el/la niño/a en el Espectro Autista obtiene una “excepción”, junto con un comentario como “está bien, lo entiendo” o “bueno, hizo su mejor esfuerzo”. Cuando esto le sucede a un/a niño/a que tiene la capacidad de comprender las reglas de comportamiento y controlar sus impulsos, aprende que las reglas no se aplican a él/ella. La próxima vez, él/ella repetirá el comportamiento esperando el mismo resultado.

¿Por qué los adultos podrían no disciplinar a los niños en el Espectro Autista?

La mayoría de los adultos que ignoran los comportamientos inadecuados de los niños en el Espectro Autista lo hacen por la bondad de sus corazones. Pueden creer que el/la niño/a es incapaz de portarse mejor. Pueden creer que las consecuencias les causarán algún tipo de daño emocional. O pueden creer que el/la niño/a en el Espectro Autista se desquitará con furia si se enfrenta a la desaprobación. Sin embargo, cualesquiera que sean sus razones, los adultos que eligen no ofrecer estructura y disciplina a los niños en el Espectro Autista están perjudicando su desarrollo socioemocional.

¿Por qué la disciplina y la estructura son importantes para los niños en el Espectro Autista?

Si hay algo que todos los niños, estén o no estén en el Espectro Autista, absolutamente necesitan para prosperar, es la estructura y la disciplina. Si hay algo que asusta y/o agobia a un/a niño/a, es la falta de participación de los adultos en la creación de un mundo seguro, estructurado y ordenado.

Sí, es más fácil evitar disciplinar a un/a niño/a en el Espectro Autista. Y es tentador suponer que un/a niño/a en el Espectro Autista es incapaz de comprender o seguir las reglas. Sin embargo, en la gran mayoría de los casos, los niños en el Espectro Autista son capaces de comprender y cumplir con las reglas básicas de conducta. Es posible que esas reglas deban modificarse o flexibilizarse, según las circunstancias. Pero un/a niño/a criado/a o educado/a sin el beneficio de la estructura y la disciplina es casi seguro que sufrirá las consecuencias a medida que crezca y le resulte imposible integrarse en la comunidad o el mundo laboral.

Mitos Engañosos Sobre El Espectro Autista Y La Disciplina

Existen varios mitos sobre el Espectro Autista que hacen que parezca injusto o inapropiado aplicar reglas de comportamiento. Si bien estos mitos contienen un grano de verdad, es importante separar la verdad de la desinformación.

I) Un niño que no puede hablar (o habla de manera extraña) no puede entender: Estamos acostumbrados a la idea de que la comunicación verbal es un signo de inteligencia. Pero un/a niño/a que tiene un vocabulario excelente no es necesariamente más capaz de tener un buen comportamiento que un/a niño/a con un vocabulario limitado. E incluso un/a niño/a no hablante puede ser capaz de comprender y cumplir con las expectativas de comportamiento, suponiendo que el/la niño/a pueda comunicarse a través de un cartel, un tablero de comunicación, pictogramas u otros medios.

Es posible que debas modificar tu estilo de comunicación para satisfacer las necesidades de un niño con habilidades verbales limitadas o nulas. Por ejemplo, es posible que deba mantener sus palabras simples (“no pegar”, en lugar de “hijo, tú sabes que no pegamos en esta casa”), y es posible que debas usar los medios de comunicación preferidos del niño. Para la mayoría de los adultos, modificaciones como estas deberían ser fáciles de lograr.

II) Los niños en el Espectro Autista nunca se portan mal sin una buena razón: Ciertamente, es cierto que muchos niños en el Espectro Autista responden fuertemente a la información sensorial y pueden mostrar su incomodidad a través de lo que parecen ser comportamientos traviesos. Y también es cierto que los niños en el Espectro Autista son más propensos que los niños típicos a sufrir acoso escolar, lo que puede no ser obvio para el adulto en la habitación. Entonces, sí, a veces los “comportamientos” son el resultado de problemas que pueden y deben abordarse.

Sin embargo, los niños en el Espectro Autista son niños. Se enojan y golpean. Tiran cosas que no deberían tirarse. Ponen las manos en la comida o tiran la comida al suelo. Y al igual que otros niños, los niños en el Espectro Autista necesitan aprender (1) ese comportamiento no es aceptable y (2) hay formas alternativas de comunicar sus sentimientos y necesidades.

III) Es injusto disciplinar a un/a niño/a en el Espectro Autista: Por supuesto, es injusto disciplinar a un/a niño/a por algo que no puede evitar. Entonces, por ejemplo, regañar a un/a niño/a en el Espectro Autista por hacer estereotipias o hacer ruidos podría no ser razonable. Estos son comportamientos que son parte integral de estar en el Espectro Autista, y puede ser casi imposible para el/la niño/a simplemente “extinguir” esos comportamientos.

Sin embargo, no solo es justo, sino necesario, dejar claro a cualquier niño/a que el mal comportamiento intencional es inaceptable. De hecho, permitir un mal comportamiento intencional porque un/a niño/a es “especial” puede crear una gran cantidad de nuevos problemas.

En pocas palabras, cada niño/a merece el respeto y el apoyo representado por una estructura clara, reglas consistentes y disciplina. Estas herramientas, junto con cierta flexibilidad, paciencia e imaginación, pueden ayudar a un/a niño/a en el Espectro Autista a comprender su mundo y sentirse seguro y seguro a medida que crece.

Fuente: Rudy, L. (2019). Why Children with Autism Deserve Rules and Discipline. VeryWell Health. Recuperado de (https://www.verywellhealth.com/why-children-with-autism-deserve-rules-and-discipline-260156). Traducido por Maximiliano Bravo.

Los Niños En El Espectro Autista No Necesariamente Son Aprendices Visuales

Los niños en el Espectro Autista a menudo son descritos como “aprendices visuales” y se dice que “piensan en imágenes”. En consecuencia, los profesores y terapeutas prescriben rutinariamente sistemas de comunicación basados en imágenes en un esfuerzo por apoyar su aprendizaje.

Sin embargo, los hallazgos de un estudio publicado en el Journal of Autism and Developmental Disorders contradicen esta noción, lo que pone en duda una razón fundamental para el uso rutinario de estos sistemas.

En el experimento, los niños en el Espectro Autista, los niños con retraso en el desarrollo y los niños con desarrollo típico se sentaron frente a una computadora que rastrea los ojos y un conjunto de objetos comunes.

Una profesora apareció en la pantalla y dio instrucciones, tales como “recoger la pelota y ponerla en la caja”. Dio la mitad de las instrucciones usando su discurso solo, y la otra mitad señalando imágenes de los objetos mientras hablaba.

La computadora siguió los movimientos oculares de los niños mientras una cámara de video grababa sus acciones.

Patrones Inesperados de Mirar y Hacer

Los niños en el Espectro Autista miraron los vídeos de la misma manera que los otros niños. No se quedaron en las fotos más tiempo que los otros niños, ni evitaron mirar la cara del maestro.

Esto significa que si los niños en el Espectro Autista hacen un mayor uso de la información visual que otros niños, no fue evidente en este estudio en términos de diferencias observadas en su patrón de atención a las imágenes y los rostros.

Cuando se trataba de seguir las instrucciones, los niños con retraso en el desarrollo y los niños con desarrollo típico se desempeñaron mejor cuando se usaron las imágenes.

Los niños en el Espectro Autista no. Esto fue a pesar de que los niños en el Espectro Autista tenían una edad similar y un nivel de comprensión del lenguaje similar al de los niños con retraso en el desarrollo.

Irónicamente, fueron los grupos de comparación de niños los que mostraron un estilo de aprendizaje visual, no los niños en el Espectro Autista.

Implicaciones Prácticas

Ha habido una explosión de aplicaciones basadas en teléfonos y tabletas que proporcionan sistemas de comunicación basados en imágenes para niños en el Espectro Autista, basándose en la creencia de que estos se adaptan bien a su ventaja de aprendizaje visual.

Entonces, ¿deberían los profesores y terapeutas dejar de usar sistemas de comunicación basados en imágenes con niños en el Espectro Autista?

La respuesta simple es no. Cada vez hay más pruebas de que los sistemas de comunicación basados en imágenes pueden ser efectivos para algunos niños en el Espectro Autista, y hay varias explicaciones alternativas de por qué pueden ser efectivos. Se debe prestar más atención a estos.

Explicaciones Alternativas

Los sistemas de comunicación basados ​​en imágenes pueden aclarar el proceso de comunicación para niños en el Espectro Autista.

Cuando se le enseña a un/a niño/a a entregarle una foto de una bebida a su mamá para pedir una bebida, por ejemplo, puede tocar y ver la foto en su mano. Luego lo observa mientras se mueve a través del espacio hacia su mano. El intercambio es físico y consistente, no rápido y fugaz como las palabras habladas.

Cuando ella reconoce que él/ella quiere una bebida y reacciona, el poder de la comunicación se demuestra por su intento de comunicarse siendo recompensado. El uso de imágenes, en este caso, es solo un posible “ingrediente” en la intervención.

Los resultados del estudio sugieren que los profesores y los terapeutas deben considerar el rango de posibles “ingredientes” al decidir si prescriben o no sistemas de comunicación basados ​​en imágenes a los niños en el Espectro Autista, en lugar de asumir que él o ella es un aprendiz visual.

Diferencias Individuales

Los resultados del estudio también destacan la necesidad de comprender las diferencias individuales en el Espectro Autista.

En su artículo original sobre el Espectro Autista en 1943, el investigador austriaco-estadounidense Leo Kanner describió a 11 niños que presentaban un conjunto común de rasgos de comportamiento generalizados, pero también describió las diferencias individuales entre los niños.

Hoy en día, un esfuerzo considerable de investigación se dirige a explicar las diferencias genéticas y de comportamiento observadas en niños en el Espectro Autista, así como las diferencias en la respuesta al tratamiento.

Con esto en mente, quizás no debería sorprendernos que los niños en el Espectro Autista en el presente estudio no presentaran un estilo de aprendizaje visual común y observable. El desafío en el futuro es garantizar que los profesores y los terapeutas reconozcan estas diferencias individuales al prescribir tratamientos a niños en el Espectro Autista.

Fuente: Schalit, M. (2015). Children with autism aren’t necessarily visual learners. The Conversation. Recuperado de (https://theconversation.com/children-with-autism-arent-necessarily-visual-learners-42758). Traducido por Maximiliano Bravo.

La Neurodiversidad No Es Una “Moda”: Una Refutación Necesaria

Hace poco se publicó un artículo acerca del ‘sobrediagnóstico‘ del Espectro Autista en el periódico The Guardian que desestima el concepto de neurodiversidad como si fuera una moda y una filosofía vacía. Como alguien que cree que el concepto de neurodiversidad es valioso, debo responder. 

Neurodiversidad es el nombre dado a la conceptualización de las diferencias neurológicas que no son patológicas. Entonces, el Espectro Autista, es simplemente una variedad neurológica en vez de una enfermedad.

Esto significa que las connotaciones negativas sobre enfermedades, trastornos, defectos o déficits se eliminan de las “condiciones”, lo que aparentemente permite un análisis y una comprensión más equilibrados y neutrales que no se ven afectados indebidamente por sesgos históricos.

Significa también, en la práctica, una visión más equilibrada de vivir como una persona en el Espectro Autista para que así podamos aceptar esto sobre los aspectos fundamentales de nuestra personalidad, quizás obteniendo algo de tranquilidad.

La neurodiversidad es controvertida hasta cierto punto. Por supuesto, algunas personas en el Espectro Autista pueden no sentir que quieren ver las cosas de esta manera. Esto está bien. Desafortunadamente, sin embargo, con frecuencia va mucho más allá de esto. 

El artículo publicado por The Guardian es típico de las críticas que enfrenta la neurodiversidad. Principalmente: algunas personas en el Espectro Autista no pueden defender sus derechos; el Espectro Autista puede arruinar vidas; el Espectro Autista es una enfermedad y necesita una cura; el Espectro Autista es causado por posesión demoníaca (¡NO ES BROMA!). 

Todas estas cosas son, en mi opinión, completamente equivocadas o simplemente demasiado básicas. Pero bueno, a cada cual lo suyo. Pero no. No es suficiente; en cambio, hay ataques enfocados y repetidos contra la comunidad neurodiversa. 

¿Para qué? ¿Por tener la temeridad de encontrar consuelo en una etiqueta positiva o neutral? ¿Por estar contento con algunos aspectos de su condición? ¿Por ser muy optimistas?

Parece existir la creencia de que la neurodiversidad es de alguna manera elitista y no abarca a las personas en el Espectro Autista que no pueden hablar, por ejemplo, o que no pueden vivir en absoluto de forma independiente. Esta es la interpretación más dura posible. 

En primer lugar, existe la obvia insensatez de que las personas que si pueden defender sus derechos deberían callarse porque algunos no pueden hacerlo. ¿Sabes a dónde lleva esto? Silencio. Ignorancia. Discriminación.

En segundo lugar, se ignora lo que llamamos comorbilidades. Estas son comunes en las personas en el Espectro Autista y pueden hacer que su calidad de vida sea muy mala y las cosas sean difíciles. Pero, no puedes proscribir a aquellos sin estas comorbilidades para hablar de sus experiencias abierta y positivamente. 

En tercer lugar, siempre parece haber un mensaje implícito (o a veces explícito) de que hay miles de millones de flojos que fingen estar en el Espectro Autista. Esta es una afirmación particularmente frustrante y ofensiva pero extremadamente común, y se encuentra firmemente en el corazón del artículo equivocado del periódico The Guardian.

En resumen, ser una persona en el Espectro Autista es difícil. Algunos podemos hablar, otros no. Algunos podemos usar el transporte público, otros no. Algunos podemos conseguir un título universitario, otros no. Pero esto no significa que nuestra condición no nos afecta. Es una lucha diaria, a veces terrible, pero finalmente queremos hacer las paces con ella y encontrar y disfrutar de sus rasgos positivos.  

Sugerir que las personas que viven esta lucha actúan deshonestamente no solo es arrogante, también es cruel. No debería haber espacio para tales afirmaciones en un periódico mundialmente renombrado como The Guardian.

Fuente: Wharmby, P. (2019). Neurodiversity is Not ‘Fashion’. A Rebuttal. Life Teaching And Other Distractions. Recuperado de (https://petewharmby.blogspot.com/2019/08/neurodiversity-is-not-fashion-rebuttal.html?fbclid=IwAR2v4YSPZtz62w0OwhYTQ-DEw-i9PoeI_MfjwVw2yWxfPvMGmUiiuM52Bp4). Traducido por Maximiliano Bravo.

Las Personas En El Espectro Autista Si Tienen Sentido Del Humor

Los padres dicen que una de las cosas que encuentran más positivas sobre sus hijos en el Espectro Autista es su sentido del humor. Cuando se les preguntó a las personas que viven la condición, también colocaron el sentido del humor en una lista de los rasgos más positivos del Espectro Autista. 

Pero, ¿qué tiene que ver el sentido del humor con estar en el Espectro Autista? 

Hay una gran diferencia entre decir cosas que otras personas encuentran graciosas y tener un buen sentido del humor; Si una persona en el Espectro Autista entiende las cosas literalmente y se equivoca, esto podría ser gracioso para los demás, pero no es lo mismo que tener un buen sentido del humor y ser deliberadamente gracioso. Y debería ser evidente que el sentido del humor no es solo algo relacionado con el Espectro Autista.

La razón por la que las personas lo señalan como un rasgo positivo en el Espectro Autista es que las personas que viven la condición a menudo tienen una forma particular de ser graciosas. Esto podría ser una combinación de muchas cosas: en primer lugar, puede que no haya las mismas restricciones sociales que les impidan bromear y reír sobre ciertas cosas, y también, de la misma manera que debido a que las emociones de las personas en el Espectro Autista tienden a expresarse de manera diferente, pueden encontrarse a sí mismas llorando y sintiéndose molestas en situaciones aparentemente normales.

También hay una tendencia a que las personas en el Espectro Autista puedan bromear sobre temas más serios, no de una manera desagradable; porque las personas que viven la condición también tienen buen ojo para los detalles y, a menudo, una fuerte imaginación, el humor observacional y situacional pueden ser bastante comunes.

Todas estas posibilidades podrían ser factores relevantes. Pero lo que parece más probable es que el sentido del humor no tiene nada que ver con el Espectro Autista en sí. Parece ser más un caso de que esto no se ve afectado negativamente por la condición; diferentes personas tendrán diferentes sentidos del humor, y puede que no siempre sea la persona la que sea graciosa, solo que encuentre algo gracioso. Pero no importa lo que la persona encuentre gracioso o lo que él o ella está diciendo; cuando las personas en el Espectro Autista pueden tener dificultades tanto para reconocer y expresar sus emociones, entonces la expresión de una risa o una broma puede adquirir un nuevo tipo de importancia.

Otra razón por la cual es importante expresar esto como un rasgo positivo es porque durante tantos años se ha asumido que las personas en el Espectro Autista no tienen ningún sentido del humor; que no responden a nada gracioso, y ciertamente son incapaces de hacer bromas. Dicho estereotipo debería haberse dejado atrás, pero lamentablemente parece que todavía existe. Y por lo tanto, cualquier cosa que pueda contribuir a cambiarlo es algo positivo. 

Hay comediantes en el Espectro Autista, por lo que, aunque algunas personas que viven la condición pueden tener dificultades para comprender los chistes, implicar que las personas en el Espectro Autista son incapaces de entender alguna vez una broma de ningún tipo es obviamente una tontería.

Puede haber elementos del Espectro Autista que dan forma al sentido del humor de las personas, pero un buen sentido del humor no es necesariamente un subproducto del Espectro Autista en sí. 

En consecuencia, puede parecer extraño incluir esto en una lista de rasgos positivos del Espectro Autista, pero la cantidad de padres y personas en el Espectro Autista que lo mencionaron cuando se les pregunta “¿cuáles creen que son los rasgos positivos del Espectro Autista?” hacen imposible no hacerlo. En cierto modo, lo que es más importante deducir de esto es cómo es completamente diferente del estereotipo de personas en el Espectro Autista. 

El concepto de que las personas en el Espectro Autista si tienen sentido del humor es en sí mismo positivo, ya que está muy alejado de la representación de las personas autistas por parte de la sociedad.

Fuente: (2018). Autism and Sense of Humour. Humour As A Nursing Intervention. Recuperado de (https://www.nursingwithhumour.com/2018/05/01/autism-and-sense-of-humour/). Traducido por Maximiliano Bravo.

10 Formas Cotidianas En Que Avergonzamos A Las Personas Neurodivergentes

La vergüenza es una emoción difícil de descifrar, es sinónimo de emociones como la burla o la humillación, pero no es lo mismo: apunta al núcleo del ser de una persona. De manera similar, es vergonzoso y aún más, la experiencia de estar avergonzado en el resultado es aún más difícil de provocar en nuestras acciones cotidianas.

Una forma neurotípica de describir una forma de funcionamiento entre muchas variaciones del ser, pero en nuestra sociedad, se espera que todos se ajusten a esta norma. Las personas que se ajustan a la norma se describen como “neurotípicas”, “funcionamiento neurotípico” o simplemente etiquetadas como “normales”. Es esta norma la que establece un estándar de conducta para la forma de comportarse, funcionar y existir de una persona. Las personas que se desvían de las normas de neurotípicidad son avergonzadas, discriminadas u otras personas. Estas personas y experiencias se consideran neurodivergentes.

En los términos más simples, neurodivergente o, más bien, neurodivergencia es una palabra que fue creada por la comunidad discapacitada que describe libremente la experiencia de tener variaciones neurológicas que se consideran fuera de la norma cognitiva. La neurodivergencia normalmente se coloca en oposición a los “neurotípicos”.

La terminología y el lenguaje de la neurodiversidad son relativamente nuevos y emergentes. El activismo neurodivergente trajo a la vida nuevas interpretaciones sobre los lazos entre el Espectro Autista y otros diagnósticos que giraban en torno al funcionamiento neurológico cognitivo.

I) Avergonzamos a quienes no se alinean con los comportamientos sociales típicos: Aunque todos tenemos formas individuales de comportamiento, hay una línea donde la distinción se vuelve atípica. Los comportamientos sociales ocurren entre personas, o realmente cualquier organismo de la misma especie. Aprendemos estos comportamientos sociales unos de otros a medida que crecemos. Son una forma en que el vínculo humano. En muchos sentidos, en nuestra sociedad, el comportamiento social correcto define a alguien como humano, y simplemente se llama ‘comportamiento humano’.

El incumplimiento de los estándares de comportamiento social se ve automáticamente como anormal e incluso menos humano. El no poder comunicarse socialmente de manera regular, ya sea por ansiedad, problemas de comunicación o la incapacidad de comprender la conversación, se avergüenza. No mostrar las emociones bien o normalmente se considera “inapropiado”. Es este ámbito de comportamiento atípico lo que en el mejor de los casos llamamos peculiar, en el más duro llamamos loco. Esto incluye cualquier cosa que rompa el contrato social de las normas sociales.

La vergüenza nos afecta a todos, pero lo más importante es a aquellos que simplemente no pueden comprender o cumplir con las normas sociales, como las personas con discapacidad intelectual. Esto se refleja en nuestras conversaciones cotidianas, comentarios sarcásticos acerca de un discurso incorrecto accidental, bromas sobre un amigo que puede llorar con demasiada frecuencia o enojarse con demasiada frecuencia por nuestro gusto, o incluso en nuestra incomodidad con esa persona que se siente socialmente desagradable. .

II) Los criticamos por su productividad y hábitos laborales: Ya sea en el trabajo o o el colegio, se valora altamente la productividad debido al capitalismo. Quienes no pueden alcanzar el ritmo de la productividad son avergonzados, discriminados o, lo que es peor, abandonados. Por otro lado, socialmente tendemos a estereotipar a aquellos con capacidades típicas superiores o con capacidades atípicas debido a su propia neurodivergencia. Muchas personas que no pueden mantenerse al día con la productividad se avergüenzan de ser flojas o ineficientes. Aquellos que pueden pero luchan por mantenerse al día con la productividad laboral también son ridiculizados. Las personas neurodivergentes en situación de discapacidad a menudo luchan por mantenerse al día y se ven obligadas a trabajar más duro de maneras que pueden parecer contraproducentes o poco saludables. Esto se debe a que los sistemas de trabajo se establecen sobre la base de estándares, normas y habilidades que no coinciden con los suyos. Muchas veces las personas que muestran neurodivergencia tienen habilidades o capacidades diferentes a las que se esperan. Los sistemas exclusivos de adaptaciones y modelos basados ​​en el diagnóstico hacen que sea aún más difícil para las personas acceder a recursos que pueden ayudarlos. Cuando llamamos a las personas que no se mantienen al día con el trabajo, no pueden realizar una tarea o luchan por hacerlo, contribuimos a una cultura del daño que se basa en las expectativas neurotípicas, más capaces y capitalistas.

III) Nos burlamos de sus métodos de limpieza y organización: A veces, la neurodivergencia se manifiesta en diferentes formas de organizar y mantener la limpieza en diferentes grados, dependiendo de la capacidad de hacerlo. Como cualquier persona, aquellos que muestran neurodivergencia tienden a tener diferentes niveles de limpieza y capacidad de organización, el comportamiento se vuelve neurodivergente solo cuando se lo advierte como extremo, anormal o disfuncional. En algunos casos, estas personas que son extremadamente limpias o no lo suficiente las tratamos como si tuvieran hábitos dañinos disfuncionales. Otras veces, estos hábitos difieren de la norma, pero son hábitos que no son ni saludables ni dañinos. De cualquier manera, cuando las personas no cumplen con la misma norma o estándar de organización que tú, avergonzarlas nunca está bien y al final no lo ayudará a ti ni a ellos.

IV) Les gritamos por ser generalmente disruptivos o incontrolables: Las vocalizaciones repentinas, los tics y los comportamientos disruptivos a menudo son incontrolables tanto para la persona con el comportamiento como para la persona que lo presencia.Estas interrupciones generalmente se encuentran con hostilidad y, a veces, risas. Ambas respuestas a menudo son dolorosas. Estas interrupciones también se entienden a menudo como signos de falta de respeto, comedia o irritación. Al entrar en contacto con comportamientos disruptivos, en lugar de tomarlo como una señal de falta de respeto o una broma, acepte la realidad de que, al igual que nuestro entorno, las personas no pueden predecirse y nosotros no podemos controlarlas. Es esencial comunicarse, comprender y llegar a un lugar de respeto común con esa persona.

V) Los vemos como anomalías: Al ver la neurodivergencia como una anomalía, alienamos a las personas con esos comportamientos y los avergonzamos cuando no se ajustan a las normas neurotípicas. El objetivo de la neurodiversidad como movimiento y forma de entender es aceptar la diversidad de comportamientos, mentes y formas de funcionamiento. Al patologizar gran parte de la neurodivergencia, las personas se presentan como una anomalía en lugar de una minoría. Las personas que son diagnosticadas por este motivo a menudo sienten que hay algo mal con ellas o se sienten excluidas. Al rechazar algunas de las percepciones medicalizadas de la neurodivergencia como una anomalía, podemos obtener una apreciación y comprensión de la neurodiversidad y pasar a centrarnos en apoyarlos con cosas con las que luchan en lugar de enfocarnos en superarlos o por el diagnóstico.

VI) Controlamos sus patrones de habla y pensamiento: Obligamos a todos a pensar linealmente, juzgar a las personas por su respeto a las reglas gramaticales y desacreditar su trabajo, pensamientos, ideas y sentimientos si no se muestran de una manera que se vea como “correcta”. Raramente aceptamos y permitimos la diversidad de diferentes formas de hablar y comunicarse. Al hacer esto, no solo limitamos nuestra propia expresión, sino que obligamos a las personas que muestran esa divergencia a trabajar el doble de duro para transmitir sus ideas o nos burlamos de ellas cuando simplemente no pueden. La vigilancia de los patrones de habla y pensamiento también tiene matices racistas, xenófobos y clasistas muy fuertes, ya que aquellos que se ven más afectados por los ismos a menudo divergen de las normas sociales.

VII) Los castigamos por no cumplir con nuestros plazos o expectativas: Aunque todos debemos ser responsables de nuestros compromisos, castigar a las personas que no los cumplen no aborda por qué no cumplieron tus expectativas. Muchas de estas expectativas se basan en la rigidez de la capacidad neurotípica y carecen de compasión. Muchas personas que son neurodivergentes pueden necesitar tiempo extra y adaptaciones para realizar las tareas. Aunque la mayoría de las escuelas y algunos lugares de trabajo brindan adaptaciones para las personas en situación de discapacidad, muchas personas neurodivergentes pueden ni siquiera tener un diagnóstico o papeleo en absoluto. Incluso aquellos que tienen un diagnóstico pueden optar por no revelarlo por miedo a la discriminación.Una comunicación clara y honesta, conocer a las personas donde se encuentran, proporcionar adaptaciones y comprender que las diferentes capacidades fluctúan son formas de remediar esto.

VIII) Normalizamos y usamos insultos capacitistas que apuntan a las personas: Los insultos capacitistas tienen la intención de avergonzar y burlarse de las personas en situación de discapacidad o la forma en que se comportan. Estos insultos suelen dirigirse a personas en situación de discapacidad que sufren exclusión social. Muchas de estas palabras también se aplican casualmente cuando las personas muestran comportamientos neurodivergentes. Al normalizar estos insultos capacitistas, se envía un mensaje de que las personas en situación de discapacidad y el incumplimiento de las normas neurotípicas son algo que debe avergonzarse. Mientras la vergüenza colectiva de la discapacidad y la neurodivergencia ocurra a través del uso del lenguaje capacitista, la demonización continuará.

IX) Los demonizamos a través de conceptos de peligrosidad: Particularmente con las enfermedad mentales, a menudo existe una supuesta peligrosidad asociada con la neurodivergencia. Mucho de esto tiene que ver con los estereotipos y las noticias sensacionalistas. Muchas personas suponen que la peligrosidad y los delitos violentos son el resultado de una combinación de enfermedades mentales y libertad individual. El peligro se ve a menudo debido a la neurodivergencia o algún tipo de falla inherente de una persona. Por esta razón, admitir o mostrar cualquier tipo de neurodivergencia conlleva mucho estigma, incluso cuando ser neurodivergente no necesariamente significa ser peligroso. Del mismo modo, cuando las personas neurodivergentes muestran tendencias que podrían ser potencialmente peligrosas tanto para ellos como para los demás, a menudo son castigadas, demonizadas y se encuentran con soluciones carcelares. Crear una cultura donde la neurodivergencia, así como la divergencia que contiene peligrosidad potencial no sea demonizada, es importante para que podamos desestigmatizarla y crear un ambiente donde las personas neurodivergentes puedan sentirse lo suficientemente cómodas para pedir ayuda que necesitan.

X) Tratamos la discapacidad y la neurodivergencia como si fueran un obstáculo: Una de las peores formas en que avergonzamos a las personas neurodivergentes es tratarlas como estuvieran inherente rotas. Médicamente, la discapacidad y la neurodivergencia a menudo se tratan como un obstáculo, algo que debe curarse o repararse. Esto se traduce en cómo tendemos socialmente a tratar la mayoría de las discapacidades en nuestra cultura; la discapacidad y la neurodivergencia se convierten en una falla individual que necesita ser reparada. Esto crea un falso equivalente que, cuando un cuerpo no encaja perfectamente en una norma: está roto; necesita ser reparado.

En el movimiento de la neurodiversidad, ha habido un impulso para el reconocimiento, la inclusión social y el respeto por la discapacidad, la diferencisa cognitivas y la neurodiversidad. El movimiento de la neurodiversidad nos enseña a luchar contra las ideas de ruptura, contra la idea de las normas neurológicas, los comportamientos neurotípicos obligatorios y la idea intrínseca de que solo hay una forma correcta de funcionamiento. La dicotomía de la integridad frente a la ruptura debe terminar.

Para combatir el capacitismo, es importante comenzar a reconocer las formas en que avergonzamos la neurodivergencia en las personas. Debemos comenzar a alejarnos de la idea de que solo hay una forma en que una mente debería funcionar. Las variaciones y la diversidad de las personas, sus comportamientos y sus habilidades nunca terminan. Vivimos en un mundo neurológicamente diverso y es hora de que todos tomemos medidas para aceptar esa realidad en lugar de avergonzarla.

Fuente: Gilles, G. (2018). 10 Everyday Ways We Shame Neurodivergence. The body Is Not An Apology. Recuperado de (https://thebodyisnotanapology.com/magazine/10-everyday-ways-in-which-we-shame-neurodivergence/). Traducido por Maximiliano Bravo.

¿Por qué Ser Llamado/a “Dramático/a” Es Totalmente Incorrecto y Psicológicamente Perjudicial Para Las Personas En El Espectro Autista?

Que se les diga a las personas en el Espectro Autista que sus reacciones neurológicas son dramáticas y exageradas es una causa a menudo no intencional pero muy real de traumas complejos.

El párrafo anterior puede resumirse en cinco palabras; “¡Oh, no es gran cosa!

Básicamente, las palabras antes mencionadas invalidan nuestra invalidación.

Explicaré algo llamado invalidación primaria e invalidación secundaria más adelante en este artículo.

La Diferencia Entre Drama y Angustia

Dado que no existen señales físicas de una discapacidad, las personas en el Espectro Autista no reciben apoyos adicionales a lo largo de su desarrollo emocional.

Por lo tanto, sus dificultades pasan inadvertidas, generando que sus acciones y reacciones sean consideradas inusuales, dramáticas, para llamar la atención, etcétera.

En otras palabras, las personas asocian motivaciones neurotípicas a sus rasgos del Espectro Autista, que al final les causan mucho daño psicológico.

Hay una clara diferencia entre ser dramático y angustiado, y como esto es algo que muchas personas, independientemente de sus neurología, tienen dificultades para entender, explicaré utilizando dos escenarios ficticios.

Escenario 1 – Drama

Digamos que una mamá está en el supermercado con su hijo/a neurotípico/a de 5 años. Acaban de decirle que no puede tener el chocolate que tanto quiere, por lo que se lanza de cabeza al pasillo, gritando a todo pulmón en frente de todos los clientes.

Cada pocos segundos, abre los ojos (que están completamente secos) y mira a su alrededor para ver qué tipo de reacción está produciendo su comportamiento. Si su mamá ignora su comportamiento o simplemente lo agarra y lo saca de la tienda, eventualmente superará la rabieta que está teniendo y se concentrará en otra cosa.

Este es un/a niño/a neurotípico que está utilizando un arrebato emocional como una herramienta para obtenerlo que él/ella quiere. No estaba legítimamente angustiado/a. Estaba enojado/a, claro, pero no experimentaba ningún dolor emocional o psicológico significativo.

Además, y esto es muy importante, si su mamá dice algo en el sentido de que “tú estabas siendo muy dramático/a allí”, una vez que llegan al automóvil, es muy probable que el/la niño/a admita el hecho porque sabe exactamente lo que hizo, incluso si no fue lo correcto.

No se sentirá dañado/a debido a la invalidación porque no estaba siendo invalidado/a, se le estaba llamando por su comportamiento en un intento de corregirlo. Este es un intercambio típico y natural entre un padre neurotípico y un/a niño/a.

Así es como los padres neurotípicos enseñan a sus hijos neurotípicos cómo comportarse.

Escenario 2 – Angustia

Ahora, tomemos a un/a niño/a en el Espectro Autista en el mismo supermercado, pero cambiemos el escenario un poco. Él/Ella ha estado en la tienda por más de una hora, caminando por los pasillos mientras su mamá hace las compras de la semana.

Le duelen los pies, su suéter está demasiado caliente y la etiqueta que su mamá olvidó cortar en la parte posterior se está hundiendo en su piel como un alambre de púas, se está sobrecalentando y el zumbido constante de las luces del techo suena como una panal de abejas muy agresivas dentro de sus oídos.

Impulsivamente, en un intento de detener sus sentimientos de angustia, busca un chocolate porque sabe que lo ayudará a calmarse. Su mamá responde tomándole inmediatamente la mano y reprendiéndolo/a.

Este es el evento que desencadena la descompensación.

Todas las sensaciones y emociones que se han ido acumulando en el/la niño/a durante la última hora salen corriendo a la superficie, y ella comienza a gritar y sollozar, y, en un intento de huir, se estrella contra una pantalla, derribándola. y lastimándose en el proceso.

Sorprendida y avergonzada, su mamá la levanta y le dice que deje de ser tan dramática, pero esto solo empeora las cosas porque ahora el/la niño/a está sollozando por la angustia de escuchar estas palabras y saber que todavía es incapaz de detener lo que está sucediendo. su.

Presta mucha atención a cómo redacté eso:

El/La Niño/a Se Siente Indefenso/a Para Prevenir Lo Que Le Está Sucediendo.

A él/ella le está sucediendo una descompensación, y él/ella no puede, ni siquiera bajo amenaza de muerte, controlarlo. Esto no es un intento de buscar atención o de obtener algo que quiere, es un volcán neurológico explosivo de emociones y sentimientos que ha brotado después de demasiados estímulos sensoriales y malestar.

Un/a niño/a en medio de una descompensación se encontrará con objetos e incluso con tráfico. No se piensa en la seguridad ni en la conciencia del entorno. Existe el deseo singular de detener estos sentimientos horribles.

Si a este/a mismo/a niño/a se le dice una y otra vez a lo largo de su vida que está siendo dramático/a cuando sufre estas crisis, no aprenderá ni corregirá su comportamiento. Aprenderá a enmascarar todas sus incomodidades, interiorizará sus emociones y tendrá miedo de tener necesidades físicas.

Eventualmente, esto llevará a un daño psicológico grave y permanente.

Invalidación Primaria e Invalidación Secundaria

Digamos que, en nuestro segundo escenario, nuestro/a niño/a en el Espectro Autista le había dicho previamente a su mamá que la etiqueta de su suéter le estaba molestando, pero su mamá lo descartó como algo que no era gran cosa.

Digamos que el/la niño/a le dijo a su mamá que se estaba sobrecalentando en la tienda, pero su madre insistió en que mantuviera puesto su suéter porque “no hace tanto calor aquí”.

Tal vez este/a niño/a trató de aliviar su malestar cubriéndose las orejas o protegiéndose los ojos de la invasión sensorial que estaba experimentando, solo para que su madre le quitara las manos de la cara y le gritara que se detuviera.

Esto es lo que se llama invalidación primaria. En otras palabras, el/la niño/a le está diciendo a su mamá lo incómodo/a que está y está haciendo lo que puede para evitar una descompensación pero su mamá, sin entender que su hijo/a es neurodivergente, no neurotípico/a, rechaza las quejas de su hijo/a por motivos de atención adicional o de intento de manipular una situación.

Después de todo esto, el/la niña/o finalmente tiene una descompensación. Sus necesidades primarias fueron ignoradas en un intento equivocado de “corregir” su comportamiento (como la mamá en el escenario 1). Ahora que está seriamente angustiado/a, le dicen que está siendo dramático/a. Eso es lo que se llama invalidación secundaria.

En otras palabras, la invalidación de los sentimientos originales que causaron la fusión trae más invalidación como respuesta a la descompensación.

Por eso es tan psicológicamente perjudicial.

Básicamente, es como tener un hijo/a diciendo que tiene hambre solo para ser ignorado/a todo el día, y cuando finalmente toma la comida por pura desesperación, él/ella recibe un golpe en el rostro.

Sí, eso es lo que se siente emocionalmente.

La Comparación De La Estufa Caliente

Para las personas en el Espectro Autista, la vida es como tener una mano en una estufa caliente (los problemas sensoriales y la confusión que encuentra durante sus vidas cotidianas), pero cuando reaccionan, una vez más se sienten lastimados por personas que no les creen o los toman en serio. la angustia que están experimentando y, a su vez, los estresan aún más.

Maltrato Emocional No Intencional

Una de las formas más sutiles y también más perjudiciales de maltrato emocional involucran al agresor haciendo que la víctima piense que está perdiendo la razón. Hacen esto diciéndole a su víctima que están reaccionando de forma exagerada, recordando las cosas mal o siendo dramáticos, cuando en realidad la víctima está teniendo una respuesta completamente justificable a lo que les está sucediendo.

El maltrato emocional no intencional ocurre cuando una persona neurotípica se involucra con una persona en el Espectro Autista, pero le atribuye intenciones neurotípicas a la persona en el Espectro Autista.

No es que la persona neurotípica esté tratando de lastimar a la persona en el Espectro Autista, es que no entienden la neurología de la otra. Ambos hablan diferentes idiomas y tratan de ser escuchados, y ambos están fallando porque carecen de la comprensión y las herramientas necesarias para cerrar la brecha de comunicación.

El problema con esto es que, a pesar de que la persona neurotípica no está tratando de maltratar emocionalmente a propósito a la persona en el Espectro Autista, el daño psicológico todavía se produce, y el trastorno de estrés post-traumático a menudo se desarrolla a partir de una vida de estas interacciones confusas y angustiosas.

En Resumen

La conclusión es esta: para la persona neurotípica, llorar, gritar, taparse las orejas, hacer muecas de dolor ante ciertos sonidos o estremecerse ante ciertas texturas puede parecer una reacción exagerada para la persona neurotípica que observa estos comportamientos.

Después de todo, las personas neurotípicas no tienen las mismas experiencias sensoriales que las personas en el Espectro Autista y, como solo tienen sus propios cerebros y experiencias, una persona neurotípica puede malinterpretar estas reacciones o atribuirles intenciones que no existen.

Puede ser confuso para una persona neurotípicas que su amigo/a o familiar en el Espectro Autista puede tener una reacción tan fuerte a las sensaciones que apenas notan, pero eso no hace que sea una experiencia menos válida para la persona en el Espectro Autista.

Lo más importante a tener en cuenta es que todos somos diferentes, independientemente del neurotipo. Cuando alguien te dice que algo les molesta o reacciona a algo de una manera que no entiendes, créele y respétalo/a.

No solo mejorarás tu comunicación con las personas en el Espectro Autista que forman tu vida, sino que también harás del mundo un lugar más seguro tanto para la comunicación honesta como para la neurodiversidad.

Fuente: Heidel, J. (2019). Why Being Called “Dramatic” Is Both Completely Wrong and Psychologically Damaging to Autistic People. The Aspergian. Recuperado de (https://theaspergian.com/2019/07/05/called-dramatic/). Traducido por Maximiliano Bravo.