Espectro Autista Y Gelotofobia

Muchas personas en el Espectro Autista tienen gelotofobia, ¡Un miedo severo a los helados!

Uhm, no. De hecho, me encanta el helado”, probablemente dirás. Y podrías insistir aún más: “¡No soy gelotofóbico/a!”.

¡Sin embargo, probablemente lo eres! Pero no te preocupes; ¡Estás bien acompañado/a!

Gelotofobia

Entonces, ¿qué es realmente la gelotofobia? La palabra proviene de «Galos», un término griego que significa ‘risa’, y fobia, como probablemente sepas, significa ‘miedo‘. Así que no, la gelotofobia en realidad no tiene nada que ver con los helados.

La gelotofobia es una fobia social*, generalmente descrita como el miedo a ser ridiculizado/a o criticado/a. Pero en realidad es más complicado que eso. Y considerando que muchos de nosotros tenemos alexitimia, no necesariamente lo experimentarías conscientemente como miedo. No es necesariamente una fobia que preocupa la mente constantemente, pero a menudo puede surgir en situaciones sociales.

*La convicción de ser ridículo/a, extraño/a, peculiar, etc. a los ojos de nuestros pares, y la consiguiente expectativa de ser humillado/a o ridiculizado/a, es lo que distingue a la gelotofobia de la fobia social en su definición amplia.

La gelotofobia es la interpretación errónea de la risa o la sonrisa de nuestros pares como un acto personalmente aversivo, despectivo y denunciante.

En lugar de lo que podría haber sido una broma, la persona percibe la risa y la sonrisa de otro como una venganza personal destinada a menospreciarlo/a.

Se ha sugerido que esta ansiedad ligada al miedo y la vergüenza es una consecuencia a largo plazo de experiencias personales intensas, repetidas y traumáticas de:

  • Haber sido objeto de burlas en el pasado.
  • No ser tomado/a en serio por los demás.

La risa generalmente es contagiosa y tiende a generar emociones positivas (alegría, euforia, etc.), pero, por supuesto, a nadie le gusta que se rían o se burlen de él. Este último conduce a emociones negativas. A la mayoría de las personas no les gusta que se rían de ellas hasta cierto punto, por lo que la gelotofobia constituye un espectro que va desde no tener ningún miedo hasta el límite, la gelotofobia pronunciada o extrema.

Causas

La gelotofobia generalmente se remonta a la infancia:

Este miedo se remonta a las experiencias de la primera infancia de exposición intensa y repetida a la burla y el ridículo en el curso de la socialización.

Sin embargo, la gelotofobia puede, en principio, surgir en varias etapas de la vida:

  • Infancia: Desarrollo de vergüenza primaria, incapacidad para desarrollar un puente interpersonal (p. ej., interacciones entre el bebé y su cuidador/a que no brindan apoyo).
  • Adolescencia: Experiencias traumáticas repetidas de no ser tomado/a en serio o de ser ridiculizado/a o criticado/a (p. ej., acoso escolar).
  • Edad adulta: Experiencia traumática intensa de ser ridiculizado/a o criticado/a (p. ej., burlas).

Gelotofobia en las personas en el Espectro Autista

De hecho, muchas personas en el Espectro Autista experimentan burlas al crecer, así como también traumas. Debido al hecho de que muchos de nosotros tenemos dificultades para comprender cuándo se cuenta un chiste, incluso en niveles más altos de inteligencia general, combinado con la sensibilidad a la angustia emocional, existe una alta co-ocurrencia de gelotofobia en las personas que viven la condición.

Una investigación del año 2011 por Andrea C. Samson et al. indica que el 45% de las personas en el Espectro Autista analizadas son gelotofóbicas, mientras que solo el 6% de los neurotípicos tienen gelotofobia. ¡Este es el porcentaje más alto jamás encontrado en la literatura!

En un artículo de 2018, Geraldine Leader et al. señalar que investigaciones anteriores encontraron que:

  • El 40% de las personas con desórdenes alimenticios superó el umbral de una forma leve de gelotofobia.
  • 35,7 % de las personas con trastornos de la personalidad.
  • 24,5 % de los neuróticos avergonzados.

Entonces, las personas en el Espectro Autista tienen gelotofobia con más frecuencia que aquellas con trastornos de personalidad y desórdenes alimenticios, lo que por supuesto sugiere que la gelotofobia es un fenómeno importante, aunque poco estudiado, en la literatura acerca de la condición.

Bromas juguetonas

La risa a veces puede tener intenciones crueles que pueden lastimar a las personas. Pero cuando los amigos se burlan en broma, puede ser una forma de comportamiento prosocial, donde la persona que está siendo objeto de bromas puede responder con humor, lo que tiende a generar emociones más positivas y un comportamiento prosocial. Sin embargo, una persona con gelotofobia no se involucra de manera positiva, sino que reacciona con ira o dolor, lo que evita que se produzcan beneficios prosociales.

¿Por qué pasó esto? Bueno, una investigación de 2008 realizada por Tracey Platt indica que las personas con gelotofobia no pueden distinguir entre la experiencia positiva o la interpretación de que se rían de ellos de los episodios de ridiculización negativa y desprecio.[10] La falta de distinción entre bromas divertidas y burlas y/o intimidaciones reales puede dar lugar a una interpretación negativa de acciones bien intencionadas.

Como una investigación de 2009 del profesor de psicología y diagnóstico de la personalidad Willibald Ruch et al. indica, las personas gelotofóbicos no tienden a percibir la risa y la sonrisa como signos de amistad o expresiones de alegría y afecto positivo (es decir, la tendencia a experimentar sensaciones, emociones y sentimientos positivos).

Alternativamente, las personas gelotofóbicas experimentan todas las formas de risa y sonrisa de sus pares como maliciosos y como un medio para menospreciarlas. Por lo tanto, las bromas juguetonas y el ridículo intencional se interpretan a través de la misma representación esquemática; siendo objeto de críticas y burlas.

Respuesta de miedo

Según una investigación de 2008 realizada por Willibald Ruch y René Proyer, las personas gelotófobicas están irracional e inconcebiblemente preocupadas por la creencia y el temor resultante de que los demás se rían de ellos en todos los contextos interactivos.

La investigación antes mencionada de 2008 por Tracey Platt indica que el patrón de respuesta emocional de las personas gelotofóbicas consiste principalmente en la vergüenza, la ira y el miedo, por lo que incluso la risa de naturaleza agradable se percibe uniformemente como negativa. Estos patrones de respuesta emocional surgen independientemente de si la situación de risa es un escenario lúdico o bajo circunstancias mezquinas.

Estudios adicionales han informado que las personas gelotófobicas se vuelven muy atentas al encontrarse con episodios de risa de terceros. Se vuelven sospechosos fácilmente, ya que suponen que cualquier risa ambigua se dirige a ellos de una forma amenazante e intimidatoria.

El psicoterapeuta y psicoanalista Michael Titze, pionero en el humor terapéutico y la gelotología (el estudio de la risa), se refiere a los efectos de la gelotofobia como el Complejo de Pinocho:

«El Complejo de Pinocho es un fenómeno que se refiere a las personas con gelotofobia. Estas personas nunca han aprendido a apreciar positivamente el humor y la risa. Veo esta condición como análoga a Pinocho, que era una marioneta o un títere de madera.

En el ámbito físico, muchas emociones se manifiestan en nuestros músculos. Nos comunicamos por la forma en que nos portamos y nos presentamos. Cuando se experimenta el miedo, todo ser se pone rígido y desarrolla tensión muscular. Este es el caso, por ejemplo, cuando un ratón se enfrenta a una serpiente y no tiene posibilidad de desaparecer o atacar a la serpiente.

Las respuestas de lucha o huida brindan la oportunidad de atacar o huir. Estos son mecanismos adaptativos que tienen valor de supervivencia. Pero hay un tercer escenario que se desarrolla cuando no hay posibilidad de correr o pelear: es desarrollar un estado de tensión muscular«.

Entonces, es la respuesta de congelación como resultado de la gelotofobia lo que Titze caracteriza como el Complejo de Pinocho. Sin embargo, esto no sgnifica que las personas con gelotofobia necesariamente nunca aprendieron a apreciar el humor y la risa de manera positiva.

Lo más sorprendente es que, sean o no plenamente consciente de ello, dentro de las personas en el Espectro Autista deben estar surgiendo un nivel de miedo, porque a menudo se enfadan y, por lo general, el miedo se encuentra en la base de la ira. En este caso, miedo a ser ridiculizados. Pero eso no significa que no hayan aprendido a apreciar positivamente el humor y la risa.

Entonces, a pesar de apreciar el humor y la risa, a veces las personas en el Espectro Autista malinterpretan las bromas juguetonas como burlas. Cuando piensan que se están burlando de ellos, sienten vergüenza, supongo porque es un recordatorio subconsciente de todas las burlas que han sufrido en el pasado. Pero luego también me siento avergonzados cuando les explica que solo estaban bromeando, y luego se preguntan; «¿Cómo pude malinterpretar sus intenciones tan severamente?» «¿Por qué se burlaría de mí? Así no es él/ella. Entonces es irracional, y ser irracional me hace sentir inferior, lo que me da vergüenza«. Aquí es donde entra la autocrítica.

Willibald Ruch y René Proyer afirman que las personas gelotofóbicas creen que toda risa tiene como objetivo menospreciarlos y hacerles sentir que son un objeto ridículo digno de burla, independientemente de si existe una razón racional para esta burla, o si se trata de simple paranoia.

Hipervigilancia hacia la risa

El miedo subyacente a ser ridiculizados da como resultado una hipervigilancia, que incluye un enfoque exagerado en la detección de actividad (por ejemplo, siempre tratando de estar al tanto de si estás siendo ridiculizado/a o no, y buscando indicios de ello).

Esta hipervigilancia aumenta la ansiedad, y todo el esfuerzo puede dejarte exhausto/a. Cuanto más agobiado/a estés, menos probable es que participen en interacciones sociales.

La gelotofobia en su extremo, por lo tanto, implica una pronunciada tendencia paranoica, una marcada sensibilidad a la ofensa y un aislamiento social resultante.

Fuente: Engelbracht, N. & Silvertant. M. (2020). Gelotophobia & Autism. Neuroclastic. Recuperado de (https://neuroclastic.com/gelotophobia-and-autism/). Traducido Por Maximiliano Bravo.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s