4 Razones Por Las Que Tu Hijo/a En El Espectro Autista No Sigue Los Límites

Libro tras libro y Ted Talk tras Ted Talk se han compartido sobre por qué nuestros hijos hacen lo que hacen.

  • Por qué no se comportan.
  • Cuando se rebelan.
  • Por qué actúan.
  • Por qué no hacen lo que se les dice.

Y lo que nosotros, como padres, deberíamos estar haciendo al respecto.

Recientemente, se han hecho evidentes dos extremos en los expertos en crianza y comportamiento.

  • Cualquiera de los dos comportamientos tiene que ver con necesidades no satisfechas o habilidades rezagadas, por lo que está completamente fuera del control de nuestros hijos…
  • O el comportamiento tiene que ver con las decisiones, y debemos centrarnos en enseñar a nuestros hijos a tomar mejores decisiones para que tengan un mejor comportamiento.

Y, como en la mayoría de las cosas, los padres tienden a pasar el rato en el medio de esos dos extremos, en algún lugar de esa área gris diciendo «¿No pueden ambos tener un poco de verdad?«

Por lo tanto, este artículo hablará acerca de las 4 razones por las que tu hijo/a en el Espectro Autista no está siguiendo los límites.

I) Comprensión: La comprensión tiene que ver con si tu hijo/a comprende o no completamente y comprende el límite en cuestión.

Muy a menudo, nuestros hijos no siguen los límites simplemente porque en realidad no saben que existen en primer lugar.

Y para aclarar… No se trata solo de si su hijo «sabe más».

La comprensión se trata de que tu hijo/a comprenda verdaderamente:

  • Cuál es el límite exacto.
  • Por qué existe ese límite (y por qué es importante).
  • Cómo se ve seguir el límite.
  • Cómo se ve no seguir el límite.

II) Competencia: La competencia tiene que ver con la capacidad actual de tu hijo/a para cumplir con el límite en su ambiente típico.

Querrás pensar en el desarrollo, las habilidades y las capacidades de tu hijo/a.

Cuando estás abordando la competencia, deseas echar un vistazo a:

  • Función ejecutiva.
  • Habilidades rezagadas.
  • Tolerancia a la frustración.
  • Habilidades de comunicación.
  • Habilidades de regulación emocional.

Y en serio, muchas más cosas sobre las que podría escribir un libro completo. Aquí es donde entra en juego todo el desarrollo de habilidades.

III) Capacidad: ¡Ahora estamos llegando a la parte divertida!

La capacidad tiene que ver con la capacidad actual de tu hijo/a para seguir el límite en este momento exacto.

Mira, ¿cuántas veces nos hemos sentido tan frustrados con nuestros hijos por negarse a hacer algo que SABEMOS que pueden hacer?

Sé que PUEDEN hacer esto… ¡Lo hicieron muy bien ayer!

La capacidad es exactamente lo que explica por qué sucede esto.

Puede ser capaz de algo, pero no tener la capacidad de hacerlo en un momento particular por muchas razones diferentes, como si:

  • Estás muy cansado porque no dormiste bien.
  • Tiene un dolor de cabeza que no desaparece.
  • No has comido y tienes hambre.
  • Te distraen con las luces súper brillantes.
  • Tuviste una pelea con tu mejor amigo/a y te sientes triste.

O para otro ejemplo…

¿Eres capaz de lidiar con el comportamiento de tu hijo/a sin gritar? Probablemente.

¿Pero todavía gritas a veces? También probablemente. Esto se debe a que a veces no tienes la capacidad para mantener la calma en ese momento exacto.

IV) Decisiones: Finalmente, nuestros hijos pueden comprender totalmente un límite, son capaces de cumplir con el límite, tienen plena capacidad para cumplir con el límite y eligen activamente no cumplir con el límite de todos modos.

No podemos subestimar lo raro que es que el comportamiento baje a este nivel, pero creo que hacemos un flaco favor cuando pretendemos que nunca sucede.

A veces, los niños tienen todo lo que necesitan para tomar la decisión correcta, pero de todos modos no siguen los límites.

Pero no podemos saltar a las decisiones hasta que hayamos descartado todas las demás razones por las que nuestros hijos no siguen un límite.

Estas razones tienen que ir en orden, o sino, serán absolutamente inútiles.

Fuente: Kaylene. (s.f.). 4 Reasons Your Autistic Child Doesn’t Follow Boundaries. Autistic Mama. Recuperado de (https://autisticmama.com/reasons-autistic-child-doesnt-follow-boundaries/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Para Construir Un Ambiente Laboral Sano, Es Necesaria Una Alarma Anti-Culturas Tóxicas

¿Qué pasaría si el ambiente laboral tuviera un sistema de alerta temprana, una alarma que pudiera indicar que el medio ambiente se está volviendo peligroso, como los detectores de monóxido de carbono en nuestros hogares que nos advierten sobre gases tóxicos?

Podemos construir un futuro del trabajo más seguro y sólido. Los avances más recientes en los principios de diseño organizacional podrían ayudar a los líderes a prevenir la acumulación tóxica, junto con la próxima ola de renuncias, mientras ayudan a atraer talento, lograr objetivos de diversidad e inclusión y mantener una productividad notable.

El Canario En La Mina De Carbón

Para comprender la idea de una «Alarma Anti-Culturas Tóxicas», primero debes comprender la historia de los detectores de gases tóxicos. El detector de monóxido de carbono original, viviente y que respiraba era el canario proverbial, y muy real, en la mina de carbón. En el Reino Unido, los canarios pasaron a la clandestinidad con los mineros desde 1911 hasta 1986. La intensa respiración de los canarios los hace sensibles a los venenos del aire, por lo que si el aire se vuelve tóxico, los pájaros enferman o mueren antes de que los mineros se vean afectados significativamente. Esto les dio tiempo a los mineros para evacuar de manera segura (y, con una detección lo suficientemente temprana, incluso para revivir al canario).

Los canarios se han retirado de las minas. Pero los miembros de la comunidad Autista a veces usan los canarios como metáfora para explicar sus experiencias y sensibilidades. Contrariamente a los estereotipos de «Autista Insensible», la teoría prominente y la investigación experimental indican que las personas en el Espectro Autista experimentan el mundo más intensamente que la persona promedio. Esto explica la extraordinaria atención, memoria, capacidad de detección de patrones, empatía y desempeño laboral de algunas personas que viven la condición, y el éxito de quienes desafían los estereotipos y la discriminación. Pero esta intensidad también explica por qué ellos sienten mucho antes la toxicidad del ambiente laboral y les perjudica más que a los demás.

Por ejemplo: Un/a empleado/a en el Espectro Autista es acusado/a de ser demasiado sensible por sus colegas y supervisores. Ellos quieren que él/ella deje de preocuparse, sentir y prestar atención a los complejos impactos de todas las decisiones. Pero él/ella no puede evitarlo. Es su estado natural ver múltiples conexiones, rápidamente. Una decisión afecta a las organizaciones de muchas formas: rendimiento, ingresos, compromiso de los empleados, satisfacción de los clientes. Ver conexiones ocultas es útil para programar el lanzamiento de un producto y contratar a personas sobresalientes que otros rechazaron. Pero él/ella ve patrones de peligro incluso mejor que oportunidades. Y cuando se ignoran sus advertencias canarias, él/ella se sentiría físicamente «envenenado/a».

Desafortunadamente, en muchas organizaciones, la “solución” a esta sensibilidad no fue un aire más limpio para todos. Excluirlo/a sistemáticamente del empleo.

Excluir a los “canarios” no solo priva a las organizaciones de talentos únicos, sino que también desactiva la alarma de toxicidad organizacional. La exclusión en sí debería haber sido vista como una señal de toxicidad, pero muchos optan por creer que todo está bien en el ambiente laboral. El pensamiento organizacional dominante sugiere que es “culpa” de los canarios por no poder respirar. Son “demasiado sensibles para su propio bien”. Necesitan «endurecerse».

Con las personas más sensibles excluidas y la alarma de toxicidad desactivada, las condiciones psicológicas en muchos lugares de trabajo continúan deteriorándose, con cargas laborales cada vez mayores y repetidas infracciones éticas. Hasta que la pandemia del Coronavirus sirvió como la gota que derramó el vaso. El estrés es acumulativo, y con la interrupción de la pandemia del Coronavirus, la mayoría de los empleados empezaron a sentir por completo los efectos de las prácticas tóxicas y se apresuraron a salir lo más rápido posible.

Si El Aire Es Lo Suficientemente Bueno Para Los Canarios, Todos Prosperarán

Los males típicos de los ambientes laborales tóxicos, como el acoso laboral, la falta de transparencia y las oficinas abiertas y ruidosas, son más perjudiciales para las personas en el Espectro Autista que para la persona promedio, hasta el punto en que pueden enfermarse o quedar completamente excluidos del trabajo. Sin embargo, en términos más generales, muchos aspectos de las organizaciones tóxicas son particularmente problemáticos para los «canarios» Autistas de otros grupos marginados.

Los ambientes laborales tóxicos son estresantes para la mayoría de las personas, pero dejan particularmente en desventaja a quienes lidian con dificultades de salud mental. Las personas con Déficit Atencional reaccionan fuertemente ante las injusticias. La exigencia de que para trabajar hay que aprender a soportar el abuso y “dejar los sentimientos en casa” excluye a las personas psicológicamente más vulnerables al estrés, ya sea por discapacidad, neurodivergencia, antecedentes de abuso, trauma generacional o estrés de múltiples marginaciones.

Por otro lado, las adaptaciones esenciales para las personas en el Espectro Autista son los beneficios deseados por la mayoría de las personas. Durante años, las personas que viven la condición y otras personas neurodivergentes solicitaron horarios flexibles y trabajo remoto para adaptarse a las sensibilidades sensoriales y la Dispraxia concurrente, que interfiere con los desplazamientos. Las personas con discapacidad visible también solicitaron trabajar remotamente. La mayoría fueron denegadas, lo que efectivamente impidió que muchos en la comunidad de personas con discapacidad pudieran trabajar. Luego, la pandemia del Coronavirus puso a disposición de la mayoría de los trabajadores de oficina estas “adaptaciones irrazonables”. Ahora está claro que el trabajo remoto ha hecho que los empleados de color y las madres de niños pequeños estén mucho más satisfechos, y muchos llegaron a verlo como un requisito clave para quienes buscan trabajo. El trabajo flexible no solo hace que los empleados estén más felices, sino que también tiende a aumentar la productividad, una situación en la que todos ganan.

Reconstruir Para El Futuro Del Trabajo: El Código Canario

La pandemia del Coronavirus puso a prueba las prácticas organizativas «estándar», al igual que los terremotos ponen a prueba los códigos de construcción. Y el resultado no es bonito. Pero ahora podemos aprovechar la oportunidad para rediseñar el lugar de trabajo y asegurarnos de que todos puedan prosperar. Podemos construir ambientes laborales sanos a la altura de un futuro «Código Canario», un principio que respalda la inclusión del talento más marginado para todos. En cambio, excluir a los “canarios” elimina el sistema de “alerta temprana”, crea condiciones laborales tóxicas y pone en peligro el bienestar de todos.

Este «Código Canario» es una forma específica de diseño para el margen. Va más allá del diseño universal clásico con su enfoque en atender a la mayor cantidad posible de personas en el centro sin necesidad de adaptaciones, lo que a menudo deja fuera a los más marginados. El «Código Canario» involucra activamente a las personas marginadas en el proceso de diseño, lo que da como resultado soluciones más inclusivas. Estas soluciones también son más sólidas y resistentes en circunstancias inusuales y disruptivas. Como terremotos. O pandemias.

Las organizaciones verdaderamente inclusivas están diseñadas desde el margen.

Las organizaciones diseñadas desde el margen pueden dar la bienvenida de manera efectiva al talento de muchos orígenes, mejorar la retención y aumentar la productividad. Diseñar para y con los marginados resuelve simultáneamente múltiples problemas y no es costoso de implementar. En muchos casos, las soluciones son gratuitas y requieren, más que nada, buena voluntad y pensamiento inclusivo.

Aquí hay 6 principios clave del Código Canario para construir ambientes laborales sanos:

I) Participación: No intenten diseñar soluciones para personas con discapacidades visibles e invisibles, personas neurodivergentes, personas de culturas marginadas, que crecieron en la pobreza u otras personas que experimentan la vida de forma diferente sin su participación. Invitar a las personas a diseñar cómo trabajan ayudará a mejorar la productividad de la organización.

II) Concentrarse en los resultados: Las personas no se rebelan contra el trabajo honesto. Las personas se rebelan contra los requisitos irrazonables de tiempo de asiento y tiempo cara a cara cuando los resultados se pueden lograr mejor de forma flexible y remota. Cuando el trabajo se centra en los resultados, sigue un mayor rendimiento y moral.

III) Flexibilidad: La intolerancia hacia las diferencias basadas en el tiempo, lugar y estilo de trabajo limita la disponibilidad y la diversidad de talento que puede atraer y retener. Ampliar aún más la flexibilidad, para incluir la adecuación del trabajo a las fortalezas únicas de las personas, la elaboración de trabajos, el trabajo compartido, la provisión de opciones viables de medio tiempo y la provisión de beneficios que funcionen para una amplia gama de circunstancias de la vida ayudan a que el talento marginado prospere.

IV) Centrarse en la justicia organizacional: Los grupos marginados son particularmente sensibles a la injusticia, pero los humanos, en general, están programados para desear justicia y equidad. La justicia organizacional impulsa el comportamiento positivo y la productividad organizacional en todos los contextos culturales. Garantizar la justicia en la contratación, el pago, los beneficios, la promoción y todo el ciclo del talento crea culturas sólidas que retienen el talento.

V) Transparencia y comunicación clara: Apoyar el desarrollo de la confianza o la reconstrucción de la confianza dañada por la exclusión o la injusticia previas. Si bien es esencial para las personas en el Espectro Autista, que a menudo son excluidas por las reglas no escritas del ambiente laboral, la transparencia también respalda el resultado final al facilitar la confianza, reducir el estrés y mejorar notablemente el rendimiento. Además, la alarma solo funciona si las personas que la hacen sonar son escuchadas.

VI) Herramientas válidas para la toma de decisiones: Las prácticas de selección subjetivas y obsoletas y las promociones basadas en la percepción de que «encajan» con los estereotipos de liderazgo excluyen el talento neurodivergente, dañan a todos los grupos marginados y limitan las reservas de talento de las organizaciones. Maximizar los resultados organizacionales requiere el uso de enfoques relacionados con el trabajo, válidos y centrados en los resultados. Las prácticas basadas en evidencia son prácticas inclusivas.

Fuente: Praslova, L. (2022). To build a healthy workplace, you need a toxic culture alarm. Fast Company. Recuperado de (https://www.fastcompany.com/90730688/to-build-a-healthy-workplace-you-need-a-toxic-culture-alarm). Traducido Por Maximiliano Bravo

«¿Por Qué Estás Llorando?» Una Pregunta Incómoda Para Las Personas En El Espectro Autista

«¿Por qué estás llorando?«

Esto es lo que pasa cuando las personas en el Espectro Autista lloran en frente de extraños:

  • Interactuar con extraños cuando algo es muy importante.
  • Cuando algo es muy importante y estresante.
  • Cuando no pueden expresarse verbalmente muy bien y son propensos a llorar con bastante facilidad en situaciones de estrés.
  • Cuando lloran frente a extraños, no entienden las razones detrás de sus lágrimas y esperan que les responda al instante.

A veces las personas en el Espectro Autista son tachadas como inestables. A menudo les ofrecen ver a un terapeuta. No es necesario, especialmente si es uno neurotípico.

Solo son lágrimas. El llanto no es patológico. Es una emoción humana innata.

Para las personas que viven la condición, es imposible hablar y llorar al mismo tiempo. Eso les provoca una profunda desconexión emocional.

Y preguntarse qué les está pasando, al mismo tiempo que les dicen “¡Cálmate!”, no va a ayudar en nada de eso.

Cuando los extraños interactúan con las personas en el Espectro Autista, principalmente en puestos administrativos o de atención médica, y las ven llorando, inmediatamente se confunden y les preguntan por qué.

Las personas en el Espectro Autista están cansadas de las reacciones de los demás cuando lloran. Entonces, aquí está una lista de las muchas razones detrás de sus lágrimas:

  • Cuando se sienten frustrados.
  • Cuando me siento bloqueados y no hay una buena opción.
  • Cuando las personas esperan una respuestas y fingen que todo está bien, cuando saben que actualmente sus habilidades verbales están muy limitadas y hablar les causará mucho dolor.
  • Cuando alguien les pide que describan cómo se sienten porque no pueden responder de forma simple o fácil, y les hace enfrentar sus emociones para luego sentirse agobiados.
  • Cuando se dan cuenta de que el mundo neurotípico no está hecho para ellos.
  • Cuando se pregunto qué están haciendo con sus vidas y cómo desearían poder tener un mayor impacto en el mundo.
  • Cuando sienten que no están haciendo lo suficiente o cuando se sienten inútiles, sintiendo que no están haciendo nada para ayudar a los demás y que solo están flotando en el mundo todos los días.
  • Cuando se sienten atacados por otras personas por cosas aparentemente inofensivas, como olvidar cerrar una puerta, o no saber dónde sentarse en un espacio público, o no saber con quién hablar cuando entrego algo.
  • Cuando se sienten atacados por estar en el Espectro Autista.
  • Cuando se sienten derrotados. Cuando han hecho su mejor esfuerzo en algo, y el resultado, generalmente debido a la mala suerte o la falta de comunicación, no es suficiente.
  • Cuando las cosas no son justas.
  • Cuando les preguntan sobre eventos estresantes anteriores, cuando les recuerdan cómo se sintieron un día determinado
  • Cuando les dijeron algo que les hizo sentir pequeños, débiles e insignificantes.
  • Porque saben no puedo proteger a sus amigos y comunidad autistas del acoso del mundo de los adultos.
  • Porque sé que los niños en el Espectro Autista están siendo acosados en este momento, ya sea por parte de sus padres, hermanos, «amigos» o compañeros de curso.
  • Porque saben que así es la vida de tantas personas en el Espectro Autista y sienten que no puedo hacer nada al respecto.
  • Cuando se abren y se conectan con sus seres queridos
  • Cuando se sienten agobiados por los sentimientos de comprensión y preocupación genuina por parte de los demás.
  • Cuando leen las experiencias de otras personas que casi reflejan las suyas.
  • Cuando sienten que finalmente pueden comunicarme y expresar cariño hacia los demás sin sentirse débiles, sensibles o inmaduros y saben que será recibido y comprendido por los demás.
  • Cuando se sienten agobiados de pura alegría y aceptación.

Hay tantas razones para llorar. Llorar es algo que la sociedad considera poco profesional o inaceptable, pero considera que la risa, la ira y todas las emociones intermedias son «aceptables».

Incluso estornudar es aceptable: nadie le dice que simplemente «contén tu estornudo».

Pero por alguna razón, siempre se asume que las lágrimas son vergonzosas. A veces, las personas sienten emociones y las muestran. Y eso está bien.

Llorar está bien.

Para muchas personas en el Espectro Autista, el llanto es su día a día.

Llorar no es una crisis.

Por favor, deja de preguntarle a las personas en el Espectro Autista por qué estoy llorando.

A menudo no pueden decírtelo. Ni quieren decírtelo.

Es una larga lista.

Fuente: (2018). “Why Are You Crying?”. Autistic Science Person. Recuperado de (https://autisticscienceperson.com/2018/07/20/why-are-you-crying/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Ten Cuidado. Ahora Ten Aún Más Cuidado: Educar Sin Traumatizar A Tus Alumnos En Espectro Autista

Nadie decide ser profesor/a para hacer daño. Es desgarrador saber que, de hecho, puedes estar haciendo precisamente eso. Sin embargo, es necesario decirlo porque las buenas intenciones no son lo suficientemente buenas. Las buenas intenciones no significan nada si son solo para que tú, el adulto, te sientas bien contigo mismo/a. Porque en el otro extremo hay un/a niño/a vulnerable. Un niño/a en el Espectro Autista. Tú alumno/a.

Las personas en el Espectro Autista pasan toda su vida navegando en un mundo diseñado neurotípicamente. Esto es inherentemente traumatizante. Experimentan un enjambre constante de micro-traumas. Estas son cosas que todos hacemos o decimos sin pensar, y estas cosas pueden ser traumáticas para los niños que viven la condición. Pronto sabrás ‘por qué’.

Primero, una situación hipotética…

Tú estás ocupado/a, tratando de llevar a todos los niños de tu salón de clases integrado al patio de recreo para que tengan algo de tiempo al aire libre antes de que comience a llover más tarde. Además, necesitas un pequeño descanso. Pero (X), un niño en el Espectro Autista de 5 años que habla pero tiene algunas dificultades de función ejecutiva (planificación, iniciación, inercia), encuentra difícil la transición apresurada. Él es el último en salir de la clase, el/la asistente pedagógico/a lo empuja para unirse al resto de la clase. Finalmente, está en el patio de recreo con sus compañeros. Mete la mano en el bolsillo de su abrigo para sacar su mini figura de acción de Spider-Man, pero su bolsillo está vacío, lo que significa que debe haberlo dejado en su casillero. (X) acude a su profesor/a para preguntarle si puede volver a la clase a buscarlo. Tú, el/la profesor/a, rápidamente dices que no, que está bien, que no lo necesita en este momento.

Le dices que no, que está bien, que no lo necesita en este momento.

Pero su cerebro y su cuerpo le dicen que lo NECESITA. ¡Lo lleva consigo al patio de recreo todos los días! A los otros niños también les gusta Spider-Man, por lo que es una manera fácil para él de relacionarse con sus compañeros. Y, además, tiene estas pequeñas luces geniales que parpadean cuando presionas un botón. Pero tú, el/la profesor/a, dile que no lo necesita. (X) llora, se frota la nariz con la manga del abrigo y se acerca a los columpios. Procesa las cosas internamente en lugar de externamente. Está gritando internamente en lugar de gritar externamente.

(X) se siente como se siente. Y le dices que él no se siente así. Esto es muy confuso. Dejaste que (Y) entrara al salón de clases y buscara sus guantes cuando tenía las manos frías el lunes. Dijo que tenía las manos frías y que necesitaba sus guantes. Pero dijiste que (X) no necesita a su Spider-Man. Esto es lógicamente inconsistente.

Una semana más tarde, en el patio de recreo, (X) pisó accidentalmente un charco profundo y el agua le empapó los zapatos y los calcetines. Los calcetines mojados son los peores. Al final del día, al ayudar a los niños a prepararse para ir al autobús, primero nota que sus zapatos están húmedos y luego se da cuenta de que sus calcetines también lo están. Le quitas los zapatos y los calcetines para encontrar llagas rojas en los talones por la fricción de los calcetines mojados contra los zapatos. Estás horrorizado y le preguntas por qué no pidió un cambio de calcetines durante el colegio hoy. (X) no sabe qué decir y comienza a llorar. Porque una semana antes aprendió que cuando (Y) le pide a la maestra algo que necesita, ella lo consigue. Pero cuando (X) hace lo mismo, no lo entiende. (X) aprendió que sus necesidades no importan.

Las personas en el Espectro Autista, especialmente los niños, se toman en serio las palabras y las acciones. Oyen o ven algo, lo interpretan de una manera que una persona neurotípica nunca soñaría interpretarlo, y permanece profundamente arraigado dentro de ellos. Hasta que aprenden que hay una excepción. Y, oh espera, otra excepción, pero en esta circunstancia particular. Y sí, otra excepción, pero en esa circunstancia particular. Y crean patrones de expectativas a partir del mundo diseñado neurotípicamente que los rodea. Es sistemático, capaz de hacerse en función de las habilidades de búsqueda de patrones. No es intuitivo. es agotador.

¿Cómo se pueden eliminar los micro-traumas autistas? Es imposible, pero tú puedes hacer un esfuerzo para reducirlos.

I) Sé siempre extremadamente consciente del lenguaje exacto que utilizas con tus alumnos en el Espectro Autista.

II) Sé consistente con tus palabras y acciones. Si hay una inconsistencia con algo que dices o haces, advierta a tus alumnos en el Espectro Autista con anticipación.

III) Valida o investiga el significado detrás de lo que dicen tus alumnos en el Espectro Autista. Si un/a niño/a te dijo “Ayer fuimos a la luna”, no diga “¡No, no fuiste! ¿Adónde fuiste realmente?» En su lugar, dile: “Hm, ¿la luna? Dime más” para tratar de ver a qué se refieren en realidad.

IV) Tus alumnos en el Espectro Autista están experimentando una experiencia sensorial diferente a la tuya. Una mala regulación sensorial significa también una mala regulación emocional, y viceversa.

Fuente: Dorsey, R. (2022). Be Cautious. Now Be Even More Cautious. Rachel Dorsey: Autistic SLP. Recuperado de (https://dorseyslp.com/blog/be-cautious-now-be-even-more-cautious?fbclid=IwAR3fV6E23aezFuhJft8bMv2anA2Qq8RXyozWDaap_mFpB3tofHUGpAJ0eyM). Traducido Por Maximiliano Bravo

Padres Solteros De Adolescentes O Jóvenes Adultos En El Espectro Autista

La crianza de niños en el Espectro Autista viene con un conjunto único de dificultades y ser padres solteros le da su propio giro a esto. En este artículo, veremos algunos de las dificultades que son comunes para los padres solteros de hijos adolescentes o jóvenes adultos que viven la condición.

I) Desaparecer sin previo aviso: Los adolescentes y adultos jóvenes generalmente tienen mucha más libertad que los niños más pequeños. Tienen dinero de bolsillo y, en algunos casos, ingresos. Pueden ubicarse razonablemente bien en las calles y, por lo general, tienen una mejor comprensión del transporte público. Muchos adultos en el Espectro Autista también pueden conducir. Todo esto significa que es mucho más probable que desaparezcan durante horas, a veces días, sin decirle a nadie a dónde van.

Esto es especialmente cierto en el caso de los adultos jóvenes que viven la condición en relaciones monoparentales, ya que hay menos ojos sobre ellos en todo momento. A menudo, sus padres tienen que trabajar, dejándolos solos en casa durante largos períodos.

No puedes evitar que tus hijos deambulen de un lugar a otro, pero hay formas en las que puedes reducir el peligro.

Un Celular Es Clave

En primer lugar, es importante poder encontrar a tus hijos cuando desaparezcan. Hay 2 cosas clave para habilitar esto. Primero, debes asegurarse de que tengan un celular, no tiene que ser el celular más llamativo del mundo, pero debe ser capaz de lo siguiente;

  • Hacer y recibir llamadas y mensajes de texto
  • Responder a «buscar mi teléfono»
  • Localizar ubicaciones mediante Google (o Apple) Maps.
  • Cargarse rápidamente, y preferiblemente de forma inalámbrica.
  • Sacar fotos.
  • Pagar por teléfono (tocar y listo) si es posible, ya que esto elimina la necesidad de una billetera.

Hay algunas opciones de Android bastante baratas que harán esto, así que no te sientas obligado/a comprar el celular más caro. También deberás asegurarte de tener una buena funda protectora en el celular. Asegúrate de agregar un número de PIN y también involucrar la biometría (huellas digitales).

Si no está seguro/a de cómo configurar el celular, pide ayuda, ya que necesitarás poder activar «Buscar mi teléfono» desde tu propio celular para ubicar a tu hijo/a adolescente o joven adulto.

Debes asegurarse de que tu hijo/a sepa cómo comunicarse contigo, cómo responder llamadas y mensajes de texto y cómo sacar fotos, usar mapas y determinar su ubicación.

Billeteras Y Llaveros Inteligentes

El otro elemento clave es la billetera. Debe contener:

  • Una llave de la casa, algo de dinero.
  • Carnet de identidad.
  • Tarjeta de débito.
  • Tarjeta de transporte público.
  • Un llavero inteligente si es posible.

Con toda probabilidad, la billetera se perderá en algún momento. Por eso, un llavero inteligente te permitirá rastrear su ubicación y, a diferencia de un celular, no necesita cargarse, solo un cambio de batería una vez al año. Debes colocar el llavero inteligente en una parte segura pero no utilizada de la billetera. Esta será tu copia de seguridad cuando el celular se quede sin batería y también te ayudará a recuperar la billetera en caso de pérdida o robo.

Finalmente, deberás asegurarte de que tu hijo/a tenga una comprensión clara de lo que está bien y lo que está mal, qué hacer si se encuentra con «personas equivocadas» y dónde acudir para obtener ayuda (policía local). A veces ayuda darles algunas tarjetas con sus datos de contacto y una breve descripción de su diagnóstico. Esto puede ayudarlo/a a entablar conversaciones importantes antes, ya que pueden entregar la tarjeta a la policía si se meten en problemas.

II) Discusiones y explosiones: Si tu hijo/a está en el Espectro Autista, es probable que no seas ajeno/a a las discusiones y las explosiones. Desafortunadamente, a medida que tus hijos crecen, estas discusiones tienden a volverse más fuertes y acaloradas. Las explosiones también se vuelven más problemáticas porque el daño resultante puede ser mucho mayor y más costoso.

Las discusiones que aumentan son un problema mayor en las relaciones monoparentales porque no tienes otro adulto que te respalde. Al igual que con los niños pequeños, es importante escoger sus batallas. Puede pensar que sabe que no hay manzanas azules, pero ganar una discusión al respecto con tu hijo/a adolescente no hará ninguna diferencia.

Las discusiones ejercen presión sobre las relaciones y, si bien es importante ganar las discusiones relacionadas con la seguridad, las discusiones sobre la ropa que tu joven adulto quiere ponerse para trabajar generalmente no valen el estrés adicional.

También es importante enseñarle a tu hijo/a sobre la regla de «escoge tus batallas». Debe ayudarlo/a a comprender cómo y cuándo perder una discusión con gracia. Simplemente no intentes enseñarles esto en medio de una discusión.

III) Comportamientos problemáticos: Cuando tus hijos son más pequeños, generalmente hay un adulto presente para detener el comportamiento problemático antes de que comience. A menudo, la mera presencia de un adulto es suficiente para evitar que los adolescentes actúen por impulso, pero con toda la actividad hormonal en sus cuerpos y una reducción en la supervisión, existe el riesgo de comportamientos problemáticos.

El comportamiento problemático se refiere a todo tipo de comportamiento social indeseable y no siempre es de naturaleza sexual; sin embargo, en adolescentes y jóvenes adultos, lo es más a menudo. En las chicas, los comportamientos suelen estar relacionados con la promiscuidad y los narcóticos, lo que puede conducir a la violencia. En los chicos, las conductas problemáticas tempranas tienden a ser actos de acoso o exposición indecente que, en circunstancias extremas, pueden conducir a cargos policiales.

Es fundamental seguir hablando con sus jóvenes adultos sobre su día y sus sentimientos. Como padre, debes buscar señales de que están teniendo un comportamiento problemático porque lo más probable es que no lo hagan mientras tú estés cerca. No puedes abordar el comportamiento problemático si no sabes que está sucediendo.

Otro problema que puede ocurrir en las relaciones monoparentales o de un solo sexo es la falta de equilibrio. Los chicos, en particular, pueden desarrollar actitudes poco saludables hacia las mujeres. Es muy importante mantener fluida la conversación sobre cómo tratar a otras personas y sobre la etiqueta en las citas, incluso si tu joven adulto aún no tiene citas. Esto ayuda a prevenir el desarrollo de actitudes poco saludables.

También es bueno mostrar interés en lo que tu joven adulto está haciendo en Internet, por ejemplo, qué canales de YouTube están viendo, a dónde van en Facebook, Twitter, Instagram o TikTok y qué tipos de comentarios están haciendo o recibiendo.

Eso no significa que debas instalar software espía o que los invadas cibernéticamente, solo muestra interés y escucha lo que tienen que decir y lo que consideran gracioso. Si te encuentras con algo que parece extraño, resiste la tentación de criticar en el acto, ya que eso probablemente hará que te expulsen de sus círculos de redes sociales.

Solo toma nota de las actitudes que necesitan un poco de ayuda y abórdalas más tarde de una forma que no revele su origen. Recuerda, el objetivo es enseñar nuevos puntos de vista, no imponerlos.

Fuente: Bolland, G. (2022). Single Parenting and Kids on the Spectrum – Part 3. Life With Aspergers. Recuperado de (https://life-with-aspergers.blogspot.com/2022/02/single-parenting-3.html). Traducido Por Maximiliano Bravo

3 Simples Estrategias Para Manejar La Rigidez Autista

Una pregunta que siempre está en las mentes de los padres es cómo manejar la rigidez de sus hijos en el Espectro Autista y, honestamente, no es nada fácil de responder.

Por un lado, tú deseas satisfacer su necesidad de control. Por otro lado, deseas ayudarlo/a a ser flexibles a veces.

Y todos sabemos que el mundo no les permitirá dictar todo, entonces, ¿Cómo se supone que debemos defender a nuestros hijos?

Entonces, aquí están 3 estrategias simples para manejar la rigidez autista para que puedas trabajar con tu hijo/a donde él/ella está y prepararlo/a para navegar en nuestra sociedad que no fue construida para su condición.

I) Minimizar las Oportunidades de Rigidez: Todos hemos tenido esa experiencia en la que hicimos algo y casi al instante nos arrepentimos porque sabíamos que de repente se convertiría en una rutina súper rígida a la que tendríamos que adherirnos durante meses, ¿verdad?

Y algunos profesionales te dirán que debes disruptir intencionalmente la rutina de tu hijo/a constantemente para «desensibilizarlo/a». Sin embargo, dicha estrategia está muy lejos de ser la correcta.

Todo lo que hará es enseñarle a tu hijo/a que no estás de su lado en absoluto, que él/ella no puede confiar en ti y que necesita aferrarse aún más a su rigidez porque tú la combatirás en todo momento.

Ahora, hay dos formas en las que es recomendable minimizar las oportunidades de rigidez, y eso significa básicamente minimizar la cantidad de veces que tu hijo/a tiene la oportunidad de ser demasiado rígido/a.

Primero, puedes evitar intencionalmente «rutinizar» ciertos eventos que él/ella no está preparado/a para hacer con regularidad.

Segundo, puedes «rutinizar» activamente los eventos que suceden regularmente en tu familia, de modo que no él/ella no sufrirá durante las actividades cotidianas.

II) Satisfacer las necesidades de rigidez: La siguiente estrategia puede ser un poco contraria a tu intuición, y si estás en medio de la rigidez en este momento, es posible que quieras gritar a todo pulmón por lo frustrado/a que estás.

Pero para manejar la rigidez de tu hijo/a en el Espectro Autista, realmente necesitas concentrarse en satisfacer sus necesidades de rigidez.

Este es el trato. A menudo, la rigidez de tu hijo/a es causada por mucha ansiedad o estrés, y cuando nos enfocamos en satisfacer esa necesidad de control, podemos aliviar algo de ese estrés.

Y obviamente no siempre podemos satisfacer las rígidas necesidades de nuestros hijos. A veces sus demandas no son seguras, o tal vez van en contra del consentimiento de otra persona.

Pero esa es una razón más para satisfacer la necesidad de control de nuestros hijos cuando podamos, para que tengan la energía cognitiva y socioemocional disponible para navegar las situaciones cuando nosotros no podemos.

III) Implementar la flexibilidad guiada: La flexibilidad guiada es cuando colaboras con tu hijo/a para ayudarlo/a a reconocer cuándo algo sobre lo que está siendo rígido/a no es posible y navegar dicha situación.

Para empezar, querrás practicar cosas que realmente no son posibles antes de pasar a cosas que no son posibles debido a preferencias personales.

Esto a menudo se reduce a dos objetivos opuestos, y nuestro trabajo como padres es acompañarlos y guiarlos mientras examinan sus opciones y encuentran soluciones.

Por ejemplo, es posible que realmente quieran jugar en su parque favorito, pero tampoco quieren usar el cinturón de seguridad. Y no es posible conducir hasta el parque sin cinturón de seguridad porque #1 es ilegal y #2 no es seguro.

Entonces podemos unirnos a ellos y apoyarlos a través de esto. Tenemos un montón de opciones sobre la mesa, algunas más realistas que otras, y podemos ayudarlos a examinar esas opciones y seguir adelante.

Y a veces tu hijo/a no estará listo/a para las opciones, la lógica o incluso el apoyo, y es posible que tenga una GRAN reacción. Eso también está bien.

Podemos apoyarlos a través de esa gran reacción (ya sea una explosión, implosión, agresión, etcétera.) y ayudarlos a navegar la situación más adelante cuando las cosas se calmen.

En última instancia, esta estrategia se trata de alejarse.

No se trata de hacer que dejen de ser rígidos inmediatamente en el momento sobre una cosa específica, se trata de ayudarlos a desarrollar la habilidad de la flexibilidad para que puedan reconocer cuándo necesitan ser flexibles y comenzar a resolver problemas en el futuro.

Fuente: Kaylene. (s.f.). 3 Simple Strategies to Manage Autistic Rigidity. Autistic Mama. Recuperado de (https://autisticmama.com/manage-autistic-rigidity/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Espectro Autista Y Gelotofobia

Muchas personas en el Espectro Autista tienen gelotofobia, ¡Un miedo severo a los helados!

Uhm, no. De hecho, me encanta el helado”, probablemente dirás. Y podrías insistir aún más: “¡No soy gelotofóbico/a!”.

¡Sin embargo, probablemente lo eres! Pero no te preocupes; ¡Estás bien acompañado/a!

Gelotofobia

Entonces, ¿qué es realmente la gelotofobia? La palabra proviene de «Galos», un término griego que significa ‘risa’, y fobia, como probablemente sepas, significa ‘miedo‘. Así que no, la gelotofobia en realidad no tiene nada que ver con los helados.

La gelotofobia es una fobia social*, generalmente descrita como el miedo a ser ridiculizado/a o criticado/a. Pero en realidad es más complicado que eso. Y considerando que muchos de nosotros tenemos alexitimia, no necesariamente lo experimentarías conscientemente como miedo. No es necesariamente una fobia que preocupa la mente constantemente, pero a menudo puede surgir en situaciones sociales.

*La convicción de ser ridículo/a, extraño/a, peculiar, etc. a los ojos de nuestros pares, y la consiguiente expectativa de ser humillado/a o ridiculizado/a, es lo que distingue a la gelotofobia de la fobia social en su definición amplia.

La gelotofobia es la interpretación errónea de la risa o la sonrisa de nuestros pares como un acto personalmente aversivo, despectivo y denunciante.

En lugar de lo que podría haber sido una broma, la persona percibe la risa y la sonrisa de otro como una venganza personal destinada a menospreciarlo/a.

Se ha sugerido que esta ansiedad ligada al miedo y la vergüenza es una consecuencia a largo plazo de experiencias personales intensas, repetidas y traumáticas de:

  • Haber sido objeto de burlas en el pasado.
  • No ser tomado/a en serio por los demás.

La risa generalmente es contagiosa y tiende a generar emociones positivas (alegría, euforia, etc.), pero, por supuesto, a nadie le gusta que se rían o se burlen de él. Este último conduce a emociones negativas. A la mayoría de las personas no les gusta que se rían de ellas hasta cierto punto, por lo que la gelotofobia constituye un espectro que va desde no tener ningún miedo hasta el límite, la gelotofobia pronunciada o extrema.

Causas

La gelotofobia generalmente se remonta a la infancia:

Este miedo se remonta a las experiencias de la primera infancia de exposición intensa y repetida a la burla y el ridículo en el curso de la socialización.

Sin embargo, la gelotofobia puede, en principio, surgir en varias etapas de la vida:

  • Infancia: Desarrollo de vergüenza primaria, incapacidad para desarrollar un puente interpersonal (p. ej., interacciones entre el bebé y su cuidador/a que no brindan apoyo).
  • Adolescencia: Experiencias traumáticas repetidas de no ser tomado/a en serio o de ser ridiculizado/a o criticado/a (p. ej., acoso escolar).
  • Edad adulta: Experiencia traumática intensa de ser ridiculizado/a o criticado/a (p. ej., burlas).

Gelotofobia en las personas en el Espectro Autista

De hecho, muchas personas en el Espectro Autista experimentan burlas al crecer, así como también traumas. Debido al hecho de que muchos de nosotros tenemos dificultades para comprender cuándo se cuenta un chiste, incluso en niveles más altos de inteligencia general, combinado con la sensibilidad a la angustia emocional, existe una alta co-ocurrencia de gelotofobia en las personas que viven la condición.

Una investigación del año 2011 por Andrea C. Samson et al. indica que el 45% de las personas en el Espectro Autista analizadas son gelotofóbicas, mientras que solo el 6% de los neurotípicos tienen gelotofobia. ¡Este es el porcentaje más alto jamás encontrado en la literatura!

En un artículo de 2018, Geraldine Leader et al. señalar que investigaciones anteriores encontraron que:

  • El 40% de las personas con desórdenes alimenticios superó el umbral de una forma leve de gelotofobia.
  • 35,7 % de las personas con trastornos de la personalidad.
  • 24,5 % de los neuróticos avergonzados.

Entonces, las personas en el Espectro Autista tienen gelotofobia con más frecuencia que aquellas con trastornos de personalidad y desórdenes alimenticios, lo que por supuesto sugiere que la gelotofobia es un fenómeno importante, aunque poco estudiado, en la literatura acerca de la condición.

Bromas juguetonas

La risa a veces puede tener intenciones crueles que pueden lastimar a las personas. Pero cuando los amigos se burlan en broma, puede ser una forma de comportamiento prosocial, donde la persona que está siendo objeto de bromas puede responder con humor, lo que tiende a generar emociones más positivas y un comportamiento prosocial. Sin embargo, una persona con gelotofobia no se involucra de manera positiva, sino que reacciona con ira o dolor, lo que evita que se produzcan beneficios prosociales.

¿Por qué pasó esto? Bueno, una investigación de 2008 realizada por Tracey Platt indica que las personas con gelotofobia no pueden distinguir entre la experiencia positiva o la interpretación de que se rían de ellos de los episodios de ridiculización negativa y desprecio.[10] La falta de distinción entre bromas divertidas y burlas y/o intimidaciones reales puede dar lugar a una interpretación negativa de acciones bien intencionadas.

Como una investigación de 2009 del profesor de psicología y diagnóstico de la personalidad Willibald Ruch et al. indica, las personas gelotofóbicos no tienden a percibir la risa y la sonrisa como signos de amistad o expresiones de alegría y afecto positivo (es decir, la tendencia a experimentar sensaciones, emociones y sentimientos positivos).

Alternativamente, las personas gelotofóbicas experimentan todas las formas de risa y sonrisa de sus pares como maliciosos y como un medio para menospreciarlas. Por lo tanto, las bromas juguetonas y el ridículo intencional se interpretan a través de la misma representación esquemática; siendo objeto de críticas y burlas.

Respuesta de miedo

Según una investigación de 2008 realizada por Willibald Ruch y René Proyer, las personas gelotófobicas están irracional e inconcebiblemente preocupadas por la creencia y el temor resultante de que los demás se rían de ellos en todos los contextos interactivos.

La investigación antes mencionada de 2008 por Tracey Platt indica que el patrón de respuesta emocional de las personas gelotofóbicas consiste principalmente en la vergüenza, la ira y el miedo, por lo que incluso la risa de naturaleza agradable se percibe uniformemente como negativa. Estos patrones de respuesta emocional surgen independientemente de si la situación de risa es un escenario lúdico o bajo circunstancias mezquinas.

Estudios adicionales han informado que las personas gelotófobicas se vuelven muy atentas al encontrarse con episodios de risa de terceros. Se vuelven sospechosos fácilmente, ya que suponen que cualquier risa ambigua se dirige a ellos de una forma amenazante e intimidatoria.

El psicoterapeuta y psicoanalista Michael Titze, pionero en el humor terapéutico y la gelotología (el estudio de la risa), se refiere a los efectos de la gelotofobia como el Complejo de Pinocho:

«El Complejo de Pinocho es un fenómeno que se refiere a las personas con gelotofobia. Estas personas nunca han aprendido a apreciar positivamente el humor y la risa. Veo esta condición como análoga a Pinocho, que era una marioneta o un títere de madera.

En el ámbito físico, muchas emociones se manifiestan en nuestros músculos. Nos comunicamos por la forma en que nos portamos y nos presentamos. Cuando se experimenta el miedo, todo ser se pone rígido y desarrolla tensión muscular. Este es el caso, por ejemplo, cuando un ratón se enfrenta a una serpiente y no tiene posibilidad de desaparecer o atacar a la serpiente.

Las respuestas de lucha o huida brindan la oportunidad de atacar o huir. Estos son mecanismos adaptativos que tienen valor de supervivencia. Pero hay un tercer escenario que se desarrolla cuando no hay posibilidad de correr o pelear: es desarrollar un estado de tensión muscular«.

Entonces, es la respuesta de congelación como resultado de la gelotofobia lo que Titze caracteriza como el Complejo de Pinocho. Sin embargo, esto no sgnifica que las personas con gelotofobia necesariamente nunca aprendieron a apreciar el humor y la risa de manera positiva.

Lo más sorprendente es que, sean o no plenamente consciente de ello, dentro de las personas en el Espectro Autista deben estar surgiendo un nivel de miedo, porque a menudo se enfadan y, por lo general, el miedo se encuentra en la base de la ira. En este caso, miedo a ser ridiculizados. Pero eso no significa que no hayan aprendido a apreciar positivamente el humor y la risa.

Entonces, a pesar de apreciar el humor y la risa, a veces las personas en el Espectro Autista malinterpretan las bromas juguetonas como burlas. Cuando piensan que se están burlando de ellos, sienten vergüenza, supongo porque es un recordatorio subconsciente de todas las burlas que han sufrido en el pasado. Pero luego también me siento avergonzados cuando les explica que solo estaban bromeando, y luego se preguntan; «¿Cómo pude malinterpretar sus intenciones tan severamente?» «¿Por qué se burlaría de mí? Así no es él/ella. Entonces es irracional, y ser irracional me hace sentir inferior, lo que me da vergüenza«. Aquí es donde entra la autocrítica.

Willibald Ruch y René Proyer afirman que las personas gelotofóbicas creen que toda risa tiene como objetivo menospreciarlos y hacerles sentir que son un objeto ridículo digno de burla, independientemente de si existe una razón racional para esta burla, o si se trata de simple paranoia.

Hipervigilancia hacia la risa

El miedo subyacente a ser ridiculizados da como resultado una hipervigilancia, que incluye un enfoque exagerado en la detección de actividad (por ejemplo, siempre tratando de estar al tanto de si estás siendo ridiculizado/a o no, y buscando indicios de ello).

Esta hipervigilancia aumenta la ansiedad, y todo el esfuerzo puede dejarte exhausto/a. Cuanto más agobiado/a estés, menos probable es que participen en interacciones sociales.

La gelotofobia en su extremo, por lo tanto, implica una pronunciada tendencia paranoica, una marcada sensibilidad a la ofensa y un aislamiento social resultante.

Fuente: Engelbracht, N. & Silvertant. M. (2020). Gelotophobia & Autism. Neuroclastic. Recuperado de (https://neuroclastic.com/gelotophobia-and-autism/). Traducido Por Maximiliano Bravo.


El Verdadero Amor No Siempre Dura Toda La Vida (¡Y Eso Está Bien!)

Hay un viejo dicho que dice más o menos lo siguiente: «Las personas generalmente entran en tu vida por una razón, una temporada o toda la vida«.

Si piensas en las personas que han entrado y salido de tu mundo a lo largo de tu vida hasta ahora, te darás cuenta de lo cierto que es eso… incluso si el motivo de su llegada (y posible partida) no era evidente. En el momento.

Aquí está la cosa: el amor es poderoso, transformador y hermoso, pero no necesariamente tiene que durar varias décadas para tener un impacto profundo en nuestras vidas.

Podemos experimentar una belleza, una calidez, un compañerismo y un amor inmenso con una persona que solo está en nuestras vidas por poco tiempo y, a veces, una relación más corta que tiene un efecto marcado en nosotros puede ser mucho más satisfactoria y transformadora que una relación mediocre. conexión que dura 40 años.

Lecciones para aprender

¿Alguna vez has tenido una relación que te ayudó a crecer como persona?

¿Quizás fue un romance vertiginoso con un extraño mientras viajabas, o una relación tumultuosa con alguien a quien amabas con todo tu corazón, pero que estuvo llena de dramas y dificultades?

Probablemente sea una apuesta segura que cada experiencia te haya enseñado lecciones invaluables sobre la vida, el amor y quién eres como persona. Posiblemente incluso quién no eres, o quién no quieres ser.

Si te enamoras perdidamente de una persona que te desafía en muchos niveles, puedes aprender a ser más paciente, compasivo/a y empático/a. A su vez, pueden aprender lo que es ser amados incondicionalmente tal como son, en lugar de ser reprendidos por no estar a la altura de las expectativas poco realistas de los demás.

Tener una relación apasionada e íntima con una persona puede sanar heridas de larga data, reconstruir la confianza y desbloquear aspectos de ti mismo que se creían desaparecidos hace mucho tiempo. Sin embargo, esas conexiones no necesariamente están destinadas a durar toda la vida: están destinadas a ser transitorias; para enseñar lo que se necesita en ese momento para que puedas seguir adelante y seguir aprendiendo y creciendo.

El amor de corta duración NO es un «fracaso»

Muchas personas se han tragado la píldora que nos enseña que una relación ideal es un objetivo final al que aspirar. Se olvidan de que lo importante es el crecimiento y la experiencia que viene con la relación en sí.

Se trata del tiempo que pasamos con los demás, interactuando unos con otros, ayudándonos mutuamente a crecer, evolucionar y convertirnos en mejores personas, no solo llegar a una meta que se espera que permanezca exactamente como está para siempre.

Eso puede resultar en estancamiento, resentimiento y desprecio, y es mejor evitar que una relación amorosa se disuelva en ese tipo de fealdad. ¿No es mucho mejor pensar con cariño en una conexión profunda pero efímera en lugar de tratar de aferrarse a algo solo para que se marchite y muera?

Todo tiene un ciclo de vida natural, y eso incluye las relaciones amorosas. Nuevamente, nos han condicionado a creer que, a menos que una relación resulte en un matrimonio que dure «hasta que la muerte nos separe», ha sido un «fracaso», pero nada está más alejado de la verdad.

Si alguien dejó un trabajo en el que había estado durante 5 o 10 años porque necesitaba cambiar de dirección en su carrera, ¿fracasó en ese trabajo? No, simplemente él/ella no es la misma persona que fue cuando comenzó y reconoció que sus necesidades han cambiado en consecuencia.

No eres la misma persona que eras hace una semana, y mucho menos hace un año o una década. Las personas cambian constantemente y no siempre en la misma dirección, por lo que es inevitable que muchas relaciones terminen una vez que hayan cumplido su propósito.

Esto no es un fracaso, es un crecimiento personal, y debe ser apreciado y respetado como tal, en lugar de condenarse. Forzar una relación a durar más de lo que debería por un sentido de obligación, o miedo al fracaso, significa que realmente no estamos apreciando la conexión en el momento presente… y eso perjudica terriblemente a ambas partes.

La naturaleza efímera del amor puede inspirar un aprecio sincero

Con demasiada frecuencia, creer que algo va a durar para siempre puede hacer que lo demos por sentado, y eso se aplica tanto a las relaciones amorosas como a los elementos físicos.

La expectativa es algo de lo que la mayoría de nosotros somos culpables, y la expectativa de que una relación va a durar para siempre significa que muchas cosas que son importantes para uno o ambos socios se dejan de lado para hacerse «eventualmente». Siempre habrá tiempo para eso después, ¿verdad?

¿Olvidaste su cumpleaños? No importa, el próximo será genial.

¿Sin planes de aniversario? Nota mental: la próxima vez.

Etcétera. Hasta la saciedad.

Si apreciamos la relación en el momento presente y reconocemos el hecho de que puede no durar para siempre, nos da una nueva perspectiva. Puede que no haya un próximo año para hacer algo lindo para el cumpleaños de tu pareja, así que es una buena idea hacer que este cuente.

¿Se esforzaron en una cena particularmente agradable por la única razón de que pensaron que te haría sonreír? Hágales saber cuánto aprecia lo que han hecho y lo que significa para ti que lo hayan hecho. Es posible que nunca vuelva a suceder, así que aprecia el momento: saborea cada bocado y corresponde a tu manera lo antes posible.

Cuando tratamos un objeto o una relación como potencialmente fugaz, tendemos a apreciarlo mucho más que si lo descartamos como algo que estará presente para siempre, solo para extrañarlo una vez que se ha ido y preguntarnos qué pasó y por qué no deleitarse con él/ella mientras estuvo allí.

El verdadero amor no siempre es una conexión romántica

A veces, puedes conocer a una persona y tener una conexión instantánea del alma con él/ella. Disfrutarás de su compañía, sonreirás cada vez que estén juntos, hablarás durante horas sobre todos los temas bajo el sol y no verás la hora de pasar más tiempo con ellos.

…pero eso no significa necesariamente que la conexión que tienen sea románticamente íntima.

Nos conectamos con diferentes personas de diferentes maneras, pero la mayoría de nosotros hemos sido tan condicionados por la televisión y las películas para creer que el amor romántico es el principio y el fin de las relaciones, que somos propensos a malinterpretar una amistad sincera con amor romántico. .

Ya sea un «bromance» entre un par de chicos que se entienden sinceramente, una amistad fraterna entre mujeres o una conexión platónica entre un hombre y una mujer más cercana que los amigos o la familia, el verdadero amor puede dejarnos boquiabiertos con su fuerza y ​​perseverancia.

Dicho sin rodeos, no necesitas acostarte con una persona para experimentar un amor intenso y una conexión profunda en el alma. El amor platónico basado en la amistad puede ser muy poderoso, y ya sea que dure solo un viaje de senderismo por Islandia o más de 20 años, tiene el potencial de cambiarlos a ambos de forma bastante profunda.

En última instancia, hay muchos tipos de amor, y la definición de amor puede ser muy diferente para cada persona que lo experimenta. La clave es disfrutar de su luz cuando y si tienes la oportunidad de hacerlo. Nunca rechaces la oportunidad de amar, aunque pueda darte miedo. Es posible que te lastimes, claro, pero también puedes experimentar algo hermoso más allá de toda medida. Incluso si solo dura un poco de tiempo, la experiencia lo cambiará, y ciertamente para mejor.

Fuente: Winter, C. (2020). Real Love Doesn’t Always Last A Lifetime (And That’s Okay). A Conscious Rethink. Recuperado de (https://www.aconsciousrethink.com/5276/real-love-doesnt-always-last-lifetime-thats-okay/). Traducido Por Maximiliano Bravo

¿Por Qué Los Líderes Emocionalmente Inteligentes Evitan El ‘Sándwich De Retroalimentación’?

¿Quiere proporcionar retroalimentación que genuinamente haga la diferencia? Desecha la fórmula clásica de retroalimentación y adopta la honestidad benévola en su lugar.

A la mayoría de nosotros se nos enseñó a brindar retroalimentación constructiva usando el sándwich de retroalimentación: comience con algo positivo, comparta lo negativo y cierre con algo positivo.

Desafortunadamente, el sándwich de retroalimentación siempre es difícil de tragar.

Por ejemplo, un jefe le dice a su empleado: «Realmente aprecio cómo siempre vienes preparado a las reuniones de supervisores. Pero a veces atropellas a todos los demás con todos tus datos, cifras y resultados de productividad. Aún así: eres un miembro realmente valioso del equipo.«

La carne del sándwich, «atropellas a todos los demás con tus datos y cifras«, es cierto.

Pero el pan, los dos aspectos positivos, no suavizaron el golpe. De hecho, me cabreó un poco.

En efecto, el sándwich dice: «Necesito darte una respuesta negativa… pero primero diré algo agradable para que no creas que te odio. Y luego diré algo agradable para que no te moleste». enojado conmigo cuando te vas«.

Ese es el problema con el sándwich de retroalimentación. Los destinatarios se sienten manipulados.

E incluso si al principio no lo hacen, dale tiempo: dado que nuestras cualidades positivas tienden a permanecer constantes, el mismo pan eventualmente comienza a tener un sabor rancio.

¿Y en cuanto a la probabilidad de un cambio positivo? Según las investigaciones más recientes, el sándwich de retroalimentación casi siempre falla en corregir comportamientos negativos o deficientes.

Honestidad Benévola

Un mejor enfoque es la honestidad benévola, en la que los comunicadores se centran en entregar información negativa de manera veraz y directa, pero también emplean estrategias adicionales para garantizar que sus palabras realmente conduzcan a una mejora a largo plazo.

Por ejemplo, un profesor puede enfatizar que un alumno es capaz de lograr altos estándares al dar retroalimentación crítica. Aunque esta estrategia puede parecer intuitiva, los comunicadores a menudo no aclaran sus intenciones benévolas: parecen olvidar (al menos en el momento) que (otros) no tienen acceso a esa misma información.

Un estudio realizado en el 2014 demostró que incluir una oración puede hacer que los comentarios sean hasta un 40% más efectivos:

Te estoy dando estos comentarios porque tengo expectativas muy altas y sé que puedes alcanzarlas”.

La frase antes mencionada contiene 3 señales distintas:

  • Tú eres parte de este grupo.
  • Este grupo es especial; tenemos estándares más altos aquí.
  • Creo que puedes lograr esos estándares.

En lugar de un sándwich de retroalimentación, el resultado es más como un sándwich de relación.

Sin manipulación. Sin tópicos. No cumplidos irrelevantes. Sin falsas esperanzas.

Solo comentarios claros y directos, entregados dentro de un mensaje de conexión, pertenencia y confianza.

Esa es la verdadera diferencia entre un sándwich de retroalimentación y la honestidad benévola.

En teoría, el sándwich de retroalimentación ayuda a quien da la retroalimentación a reducir la probabilidad de conflicto durante una conversación difícil. («Si le tiro algunos cumplidos, tal vez no se enoje«).

Pero lo difícil que pueda parecer una conversación para la persona que da la retroalimentación no importa. Lo único que importa es si la retroalimentación ayuda al destinatario a mejorar su desempeño.

Y eso es algo que un sándwich de retroalimentación es terrible para producir.

La próxima vez que necesites tener una conversación difícil con un empleado, o con cualquier persona, olvídate del sándwich de retroalimentación. Olvídate de empezar y cerrar con un cumplido.

En su lugar, sé directo y veraz… mientras demuestras que te preocupas por el desempeño o el bienestar de esa persona porque te preocupa por él/ella.

Que deseas que las cosas sean mejores para ellos como resultado de la conversación.

No solo para que sea más fácil para ti.

Fuente: Haden. J. (s.f.). Why Emotionally Intelligent Leaders Avoid the ‘Feedback Sandwich’. Inc.com. Recuperado de (https://www.inc.com/jeff-haden/why-emotionally-intelligent-leaders-avoid-feedback-sandwich-to-improve-employee-performance-backed-by-science.html). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Sensibilidad E Idealismo En El Espectro Autista

La mayoría de los niños nacen sensibles e idealistas. Está en el corazón de lo que somos como seres humanos. Por eso estamos acostumbrados a escuchar una pureza tan profunda y conmovedora de boca de los jóvenes.

A medida que crecen y se enfrentan a la creciente adversidad del mundo que los rodea (incluso, sin darse cuenta, de sus padres que se han convertido en parte de este mundo), se enfrentan a una elección: absorber el dolor de la dureza a la que se enfrentan. están expuestos, o encuentran alguna forma de protegerse de ello.

Al principio, la única opción que se presenta es absorberlo, pero cuando continúa intensificándose a medida que crecen, e incluso se refleja en el comportamiento de otros niños hacia ellos, esto se convierte en una situación demasiado dolorosa en la que permanecer resilientes, y ellos volver a la segunda opción de protección, y hasta cierto punto insensibilizarse de lo peor a lo que están sometidos.

Por supuesto, no es realmente una elección. Lo guía el instinto de conservación y, por si aún queda alguna reserva, lo impulsan los mensajes imperantes en la sociedad de que hay que “endurecerse” y que “solo hay que acostumbrarse”.

Así lo hacen, lo que tiene la ventaja de permitirles seguir participando del mundo que les rodea y con otros niños que están pasando por el mismo proceso, y de resguardarse de lo peor del dolor inherente a la interacción social humana en su forma actual. . Son ventajas que responden a las necesidades urgentes a las que se enfrentan.

Sin embargo, también tiene desventajas. Los separa de partes de su naturaleza innata y pone en conflicto con ella las acciones que son necesarias para sus nuevas elecciones. Surge una contradicción inherente que permanece, en diversos grados, al borde de su conciencia, y que nunca se resuelve. También se vuelven menos pacientes con aquellos pocos que toman un rumbo diferente y conservan algo de la conexión con la esencia con la que nacieron, ya que les recuerda esta contradicción dentro de ellos mismos.

Es por eso que ahora vivimos en un mundo donde la sensibilidad se considera una debilidad, el idealismo se percibe como ingenuo, la sinceridad se trata como un lujo prescindible y la integridad se considera casi universalmente como un ideal digno pero inalcanzable, una percepción que normaliza nuestro propio pérdida de integridad y nos da licencia para corrompernos aún más.

Con el tiempo, estos jóvenes se convierten en adultos, que están tan asimilados a esta cultura que se convierten en los padres que, sin darse cuenta, pero necesariamente, les dan a sus propios hijos las duras experiencias que aseguran que ellos también se embarquen en este proceso inevitable.

Donde todo esto es relevante para Espectro Autista es que una diferencia clave entre los niños en el Espectro Autista y los demás es que aquellos que viven la condición no pasan por este proceso. No están instintivamente dispuestos a esta forma de autoprotección. La opción simplemente no ocurre, y si lo hiciera, no estarían inclinados a tomarla ni siquiera sabrían cómo tomarla.

Esto no significa que encuentren la dureza menos dolorosa, o que sean necesariamente más fuertes que otros niños en su capacidad para soportarla. Es simplemente que la misma opción binaria no está disponible para ellos. Y sin poder tomar esa decisión, conservan su instintivo idealismo e integridad, pero a costa de quedar completamente abrumados por aquello a lo que están sometidos y, por lo tanto, imposibilitados de participar plenamente en la sociedad.

Estando constantemente asaltados por los efectos de lo que experimentan como la dureza del mundo, y sin la opción de insensibilizarse lo suficiente como para participar en él, el único camino que les queda para asegurar su supervivencia es retirarse de él y comenzar a separarse emocionalmente. de la realidad de lo que sucede a su alrededor.

¿Podría ser que las presentaciones más superficiales del Espectro Autista, que consideramos como «problemas sensoriales», «dificultades sociales», «problemas de coordinación», «mala regulación emocional», etc., podrían derivarse de esta situación subyacente?

Si vemos al Espectro Autista bajo esta luz, la condición es una desventaja solo en el contexto de la realidad social actual de este mundo. En el mundo más evolucionado al que aspiramos en su mayoría (aunque todavía se considera un ideal ingenuo) donde no había suficiente dureza y negatividad para abrumar, el instinto de permanecer abierto frente a la adversidad sería una gran fortaleza. Aseguraría la continuidad de la cohesión y la integridad de la persona incluso cuando las cosas se pusieran difíciles.

Si fuéramos capaces de mantener alguna conexión con nuestros orígenes y de valorar a las personas en el Espectro Autista desde muy pequeños por lo que son y por lo que aportan; y si al menos hiciéramos lo que pudiéramos para protegerlos tanto como fuera posible de la dureza que nos infligimos unos a otros, incluso podríamos descubrir que tienen el potencial de llevarnos hacia tal ideal.

Fuente: Shahar, G. (2017). Sensitivity and Idealism in Autism. Transforming Autism. Recuperado de (https://transformingautism.org/sensitivity-2/). Traducido Por Maximiliano Bravo.