Necesitamos Hablar Sobre Los Colapsos De Los Adultos En El Espectro Autista Y Cómo Manejarlos

Los colapsos son algo que muchas personas en el Espectro Autista experimentan durante su infancia. Sin embargo, los adultos que viven la condición también les ocurren colapsos, pero por lo general son menos visibles que en los niños.

Los colapsos se pueden distinguir de los “berrinches” sobre la base de que no se vislumbra un objetivo final. No tienes un colapso porque quieres lograr algo a partir de él. Tienes un colapso porque no tienes absolutamente ninguna otra forma de responder a una situación. En términos de regulación emocional, ha perdido completamente su capacidad para mantener el control.

Los colapsos pueden hacerte llorar, tirar cosas y/o gritar palabras hirientes. Pueden ser atemorizantes y dañinos para las personas que te rodean y, cuando has tenido un colapso, es probable que se sienta bastante mal por ello.

Entonces, si eres un adulto en el Espectro Autista, ¿Cómo puedes lidiar con las consecuencias de los colapsos? Las siguientes estrategias pueden ayudar.

I) Aceptar que no querías actuar de esta forma: Si tú eres una persona en el Espectro Autista, tu cerebro está conectado de una forma que te hace más propenso/a a sufrir colapsos. Los colapsos pueden ser una respuesta a la sobrecarga sensorial, las agobiantes responsabilidades cotidianas e incluso recibir muchas preguntas de tus seres queridos cuando sólo quieres descansar después de un largo día de trabajo. Tu reacción puede haber parecido extrema, tanto para ti como para los demás, pero no fue intencional. Puede que no te gustó tu forma de actuar y podrías decidir trabajar en estrategias para ayudarte a ti mismo/a en situaciones futuras, pero aferrarte a la culpa y la vergüenza por algo sobre lo que tenías poco control en ese momento puede afectar tu autoestima y estrategias de afrontamiento.

II) Tener un lugar seguro para las repercusiones inmediatas: Las investigaciones han demostrado que las personas en el Espectro Autista tienden a tardar más en calmarse y recuperar el control después de un episodio estresante. Es importante tener una estrategia implementada que te ayudará durante la fase de calma, y ciertamente tener una estrategia implementada que ayudará a evitar que las cosas vuelvan a ser igual de explosivas. ¿Necesitas tener una habitación para pasar tiempo a solas? ¿Necesitas escuchar música relajante? ¿Necesitas que alguien cercano a ti te abrace? Identifica lo que funciona para ti y asegúrate de llegar a este punto tan pronto como pueda después del colapso.

III) Trabajar con tus seres queridos: Los colapsos tienen un impacto en tus seres queridos y presenciar a alguien que está teniendo una colapsos puede ser una experiencia inquietante. Cuando estés listo/a para hacerlo, es importante que hables de tu colapso con las personas que pueden haber sido afectadas por él. También podría ser útil mostrarles páginas web del Espectro Autista que expliquen las experiencias de otras personas que viven la condición que experimentan colapsos, ya que puede ser un concepto muy difícil de entender para otras personas.

También es importante discutir cómo tus seres queridos puede apoyarte después de un colapso. ¿Qué necesitas de tu pareja, tus padres, tus amigos? Es posible que piensen que hablar sobre las cosas después de tu colapso sea útil, mientras que tú necesitas un silencio total durante un período corto. O tal vez te eviten por completo, mientras eso te ayudaría si vinieran a ver cómo estás. Algunas personas pueden necesitar hablar sobre el colapso para procesarlo mejor. Lo que sea que funciona para ti, discútelo con anticipación con tus seres queridos para que sepan cómo pueden ayudarte.

IV) Reconocer cuándo se avecina un colapso: A veces, nos sumergimos directamente en una situación de colapso con poca o ninguna advertencia. Pero a menudo podemos experimentar “signos previos al colapso”. ¿Está empezando a sentirte agotado/a? ¿Te encuentras en un ambiente sensorialmente invasivo? ¿Empiezas a sentirse confundido/a, frustrado/a e incapaz de expresarte?

A menudo hay una acumulación de un colapso y, en retrospectiva, es posible que puedas reconocer esos primeros signos. Toma nota de cuáles fueron esos signos para ti. ¿Qué desencadenó el colapso? ¿Cuál fue el punto en el que las cosas empezaron a sentirse fuera de control? ¿Cómo habrías manejado la situación de manera diferente con el beneficio de la retrospectiva? Darte cuenta de los tipos de situaciones que pueden desencadenar un colapso, obtener apoyo en el período de preparación y tomar medidas, por ejemplo, retirarte de un lugar o situación agobiante, puede ayudar a evitar que suceda el colapso. Si bien la retrospectiva no sirve de nada cuando se trata de una situación que ya ha pasado, puede ser útil sacar lecciones de esta situación a situaciones futuras que puedan surgir.

V) Hacerte cargo de los colapsos: A nadie le gusta perder el control y muchas personas expresan sentimientos de vergüenza por sus colapso. Puede ser tentador, después del colapso, dejarlo en un segundo plano y esperar que no vuelva a suceder; en otras palabras, ignorarlo y seguir adelante.

Sin embargo, si tiene un historial de colapsos, no solo desaparecerán simplemente porque no estés satisfecho/a con la forma en que actuaste o porque quieras dejarlo atrás. Es importante que te hagas cargo del hecho de que esto es algo que te sucede a ti y que explores lo que puede hacer para ayudarse a ti mismo, utilizando todas las estrategias enumeradas anteriormente.

Permitirte hacer estereotipias, como sacudirte, frotarte los pies y aletear con las manos, también puede tener un efecto calmante en las personas que se encuentran en la fase previa al colapso. Pensar en el colapso como un pico en términos de una línea de tiempo, una que comienza con estrategias de autocuidado, como asegurarte de haber dormido lo suficiente y encontrar formas de manejar el estrés, hasta la acumulación inmediata, hasta la fase de calma puede ayudarte a recuperar el control. Esto está en marcado contraste con simplemente esperar que no vuelva a suceder.

Aunque muchos adultos en el Espectro Autista tienen colapsos, es posible, con las estrategias adecuadas, reducir su intensidad y frecuencia.

Fuente: Jack, C. (2020). Dealing With the Aftermath of an Autistic Meltdown. Psychology Today. Recuperado de (https://www.psychologytoday.com/us/blog/women-autism-spectrum-disorder/202010/dealing-the-aftermath-autistic-meltdown). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s