Comunicación Y Resolución De Conflictos Para Las Personas En El Espectro Autista

Cuando se trata de conflictos, no muchas personas los disfrutan y muchos de nosotros no estamos realmente seguros de cómo manejarlos adecuadamente. Muchas veces, tenemos dificultades para decir lo que realmente sentimos porque no queremos que otros se enojen con nosotros y algunos de nosotros podríamos tener dificultades para confiar en que tenemos la capacidad de controlar nuestra propia ira. Para las personas en el Espectro Autista, la resolución de conflictos a veces resulta difícil porque no están seguros de qué es y qué no es apropiado decir o sentir, o no saben cómo equilibrar su necesidad de ser honestos con su necesidad de ser aceptados por las personas con quienes están hablando.

Tan aterrador como el conflicto es a menudo; Sin embargo, a veces es inevitable. La mayoría de las personas, no solo las personas en el Espectro Autista, tienen cosas que son muy importantes para ellos, sentimientos que los abruman y creencias que les apasionan. Todas las personas son individuos y, a veces, los deseos y necesidades de una persona están obligados a chocar con los de otra persona. Si te encuentras incapaz de hablar, es posible que otros ni siquiera se den cuenta de que sus necesidades entran en conflicto con las tuyas, o que su comportamiento te está preocupando. Debido a esto, es importante aprender a manejar los conflictos.

Recuerda que todos los sentimientos son válidos

Las personas en el Espectro Autista muchas veces quedan atrapadas preguntándose si sus sentimientos están bien. Puede que les preocupe que se enojen por algo que no molesta a los demás, o que su respuesta emocional no sea apropiada. Si bien a menudo es útil mirar los pensamientos detrás de las emociones, todos los estados emocionales son de hecho legítimos. No importa si otra persona se sentiría enojada por una situación en particular, no censures tus sentimientos.

Las emociones no son de alguna manera mandatos para actuar de cierta manera y aquí es donde se hace fácil tropezarse. Varias personas piensan que si están enojados y tienen ganas de gritar, pegar o empujar a otra persona, de alguna manera está bien hacerlo; no es así. Permítete sentirte triste o enojado por el comportamiento de otra persona y luego decide cómo quieres lidiar con la situación.

Separa tus sentimientos sobre lo que alguien está haciendo de tus sentimientos sobre la persona

Las personas con en el Espectro Autista muchas veces ven las cosas en blanco y negro, lo que puede dificultar juzgar situaciones o navegar por las relaciones. Varias personas en el Espectro Autista piensan que si están decepcionadas o enojadas con otra persona, ya no pueden amarla. Buscan reprimir la ira que sienten porque creen que si se enojan con alguien ya no podrán tener una relación con esa persona. Del mismo modo, podrían tener miedo de que si alguien está enojado con ellos, la relación haya terminado.

Claramente, no tiene por qué ser así. En lugar de idolatrar a algunas personas mientras demoniza a otras, intenta ver a las personas como personas. Todos tienen algunas cualidades que te gustan y otras que no. Si una persona encuentras que tiene más cualidades positivas que negativas, la persona es alguien que deseas mantener en tu vida.

Ejerce empatía antes de acercarte a un conflicto

Es muy fácil tomárselo todo personalmente, especialmente porque mirar las cosas desde la perspectiva de otra persona puede no ser natural para ti. Después de haber reconocido tus sentimientos hacia ti mismo y haberlos procesado un poco, el siguiente paso es intentar ver la situación desde la perspectiva de la otra persona. Hacerlo es importante por un par de razones.

A veces, la empatía ayuda a disminuir la intensidad de tus propios sentimientos. Puedes estar enojado con el comportamiento de otra persona e incapaz de pensar con claridad, pero si puedse verlo desde la perspectiva de la otra persona, podría ayudar a atenuar su enojo. Por ejemplo; Si estás enojado porque alguien no te respondió una llamada telefónica, usar la empatía podría ayudarlo a ver que la otra persona está particularmente estresada u ocupada en este momento. Todavía puedes estar enojado, pero no estarás tan enojado que no puedas lidiar con el problema.

La empatía puede ayudar a la otra persona a escucharte una vez que abordes el conflicto. A nadie le gusta escuchar que todos tienen la culpa o que necesitan cambiar. Ese tipo de actitudes coloca a las personas a la defensiva. Si puedes venir de un lugar de comprensión del punto de vista de la otra persona, te será más fácil escuchar lo que tiene que decir.

La empatía puede evitar que hagas suposiciones. Muchas veces, suponemos que las personas nos están haciendo cosas, o que nos molestan, cuando la realidad es que la otra persona no estaba pensando en nosotros en primer lugar. Si podemos mirar con empatía el comportamiento de otra persona, podemos ver que el comportamiento puede no ser sobre nosotros y es menos probable que lo acusen de algo o actúen como si nos estuvieran atacando personalmente.

Si necesita calmarte, aléjate

Para muchas personas en el Espectro Autista, la incertidumbre de un conflicto no resuelto provoca ansiedad extrema o incluso pánico. Las personas en el Espectro Autista quieren resolver los conflictos de inmediato para conocer su posición con los demás. Desafortunadamente, este enfoque no siempre funciona. Si tus emociones son demasiado intensas o altas, no podrás tomar todos los pasos necesarios para resolver un conflicto con éxito.

No tengas miedo de tomarte un poco de tiempo. Tomarte el tiempo y alejarte no significa que esté renunciando a la relación con la persona, o de alguna manera tirar la toalla. Significa que te estás tomando el tiempo que necesitas para llegar a una resolución exitosa. Si te preocupa que los sentimientos de otra persona puedan verse afectados por tu deseo de tomarte un tiempo, puedes hacerles saber que lo estás haciendo para ayudar a la relación. Podría decir, por ejemplo, ‘Estoy realmente molesto, no quiero hacerte daño con mis palabras. Me tomaré un tiempo para calmarme y podemos hablar de esto más adelante‘.

Escucha tanto como hablas

Tomarte el tiempo para escuchar completamente a la otra persona es importante para todo tipo de comunicación. Es particularmente importante en la resolución de conflictos porque las emociones de las personas son altas e intensas y ambas partes necesitan ser escuchadas para poder resolver el conflicto. Cuando la otra persona está hablando sobre sus emociones, es importante:

  • Hacer contacto visual durante 2 o 3 segundos a la vez para que la otra persona sepa que la estás escuchando con genuino interés.
  • Asentir con la cabeza y decir ‘OK’ después de que la persona hace un punto para demostrar que la has escuchado
  • Resumir lo que la otra persona te ha dicho cuando termine de hablar.

Hacer estas cosas muestra a la otra persona que estás escuchando. También debes prestar atención a lo que la otra persona te está diciendo. No te concentres en lo que vas a decir a continuación mientras la otra persona está hablando. Cuando la otra persona haya terminado y tú hayas resumido lo que te dijo, espera un segundo para ver si la persona va a decir algo más. Si la otra persona ha terminado de hablar, puedes comenzar a decir lo que quieras.

Intenta ver a la otra persona como si estuviera de tu mismo lado

Muchas personas, estén o no estén en el Espectro Autista, ven el conflicto como una competencia en la que una persona de alguna manera “gana” o “pierde”. Tal actitud es contraproducente porque los mantiene a ambos enemistados. En cambio, mira el conflicto como un desafío a superar. Ambos tienen sentimientos, necesidades y deseos que entran en conflicto. El desafío es encontrar una solución que beneficie a ambas partes involucradas.

El uso de las habilidades para escuchar ayuda a disipar las actitudes competitivas porque cuando escuchas a la otra persona, dejas de preocuparse por tener siempre la razón a favor de comprender cuáles son los sentimientos, necesidades y deseos de la otra persona. Después de que ambos hayan comunicado su lado del conflicto, es hora de trabajar para encontrar una solución al problema. Es útil usar una hoja de papel para pensar en soluciones. Durante el proceso de lluvia de ideas, no rechaces ninguna idea como “equivocada”. Escribe todas las ideas que surjan y luego escuchen y comuníquense para determinar qué solución puede funcionar mejor para ambos.

Los conflictos son difíciles para todos. No existe una fórmula establecida para resolver conflictos como la hay para problemas de ciencias o matemáticas. Si trabaja para resolver conflictos de una manera que mejore la autoestima de todos, todos se beneficiarán. No esperes ser perfecto en eso, especialmente cuando estás comenzando. Simplemente haga su mejor esfuerzo para abordar los conflictos de una manera madura y de mente abierta y encontrará que obtiene más de lo que desea y experimenta menos estrés cuando surgen conflictos.

Fuente: (2015). People with Autism: Communication and Conflict Resolution. Disabled World. Recuperado de (https://www.disabled-world.com/health/neurology/autism/conflicts.php). Traducido por Maximiliano Bravo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s