Actividades Sociales Y Comunidades Para Personas En El Espectro Autista: Satisfaciendo Una Necesidad Humana Básica

Las actividades sociales, como la interacción con una comunidad a la que uno pertenece, son una parte esencial de la vida de la mayoría de las personas. Desafortunadamente, para las personas en el Espectro Autista, a menudo existen barreras que les impiden participar en tales actividades. Sin embargo, antes de abordar estos temas, debe enfatizarse que la creencia común de que las personas que viven la condición no están interesados en la interacción social es totalmente falsa (al igual que la idea igualmente atroz de que no están interesados en las relaciones románticas o sexuales). Aunque algunas personas en el Espectro Autista prefieren estar solos y evitar las interacciones sociales, y otros simplemente necesitan más tiempo a solas de lo habitual, el hecho es que la mayoría de las personas que viven la condición, como todos los demás, tienen un fuerte deseo de participar en la comunidad y en la vida social. Lamentablemente, debido a sus dificultades en las habilidades sociales y la socialización, a menudo tienen más dificultades para lograrlo.

En contraste con la población neurotípica, que es en gran medida capaz de encontrar comunidades y salidas sociales a través de su propia iniciativa, las personas en el Espectro Autista a menudo enfrentan dificultades importantes para hacerlo. En consecuencia, pueden requerir asistencia, e incluso intervenciones activas, para tener éxito aquí. Esto puede continuar durante toda la vida. Como suele ser el caso de las personas que viven la condición, no les conviene la idea de que, debido a que no tienen una alta discapacidad intelectual y, a menudo, tienen talentos inusuales o habilidades «desfasadas» que se consideran notables, deberían poder lograr esto por completo por sí solos; una vez más, se debe reconsiderar la creencia de que tal persona finalmente “adquirirá” estas habilidades. En consecuencia, es esencial que las comunidades que tienen miembros en el Espectro Autista, sin mencionar la sociedad en su conjunto, se vuelvan más conscientes de las dificultades de la condición y los obstáculos que enfrentan las personas que la viven, y les brinden vías para participar en actividades sociales que sean apropiadas y que en la que desean participar.

Hay dos tipos básicos de actividades sociales y comunitarias: las creadas específicamente para personas en el Espectro Autista y las que sirven a la población en general. Aunque los primeros pueden facilitar un poco la inclusión de personas que de otro modo estarían marginadas, debemos considerar que los segundos abarcan a la mayoría de la población y, como tales, no pueden ser ignorados. En cualquier caso, también debemos examinar las actividades apropiadas para las diferentes etapas de la vida, con la consideración adicional de que las personas que viven la condición a menudo se relacionan mejor con personas en grupos de edad diferentes a los suyos.

Al igual que con muchos otros aspectos del Espectro Autista, la intervención temprana puede generar grandes beneficios más adelante en la vida. En el caso de la socialización, las dificultades en las habilidades sociales deben identificarse y abordarse tan pronto como sea posible. Estos incluyen dificultades para llevarse bien con los demás, ser parte de un grupo, conocer personas y hacer y mantener amigos. Dependiendo de la persona y sus circunstancias, esto se puede hacer en el ambiente escolar, a través de profesionales calificados o por familiares y miembros de la comunidad preocupados que entienden los problemas y pueden ayudar. Ayudar a los jóvenes que viven la condición a participar en actividades sociales a una edad más temprana puede generar resultados exitosos más adelante y, con suerte, evitar experiencias sociales dolorosas y la miseria que pueden traer.

Actividades para Personas en el Espectro Autista

Las actividades y comunidades para las personas en el Espectro Autista, aunque todavía son pocas y distantes entre sí, están proliferando de forma lenta pero segura. Estos pueden ser organizados por miembros interesados ​​de la comunidad (padres, familiares u otras personas con una persona en el Espectro Autista en sus vidas), por profesionales que trabajan con personas en el Espectro Autista y entienden sus dificultades (psicólogos, terapeutas ocupacionales, trabajadores sociales, profesores, etc.) .), o por organizaciones dirigidas por personas en el Espectro Autista (que entienden mejor sus propias necesidades) que han surgido y crecido en los últimos años. En cualquier caso, las personas a cargo de la organización de las actividades deben comprender las necesidades, carencias y dificultades de los participantes y, por lo tanto, abordar los problemas que puedan surgir (o, preferiblemente, evitar que sucedan en primer lugar).

Las actividades sociales deben ser elegidas para o por una persona en función de lo que le interesa y de lo que es capaz de manejar (si es necesario, con la asistencia o las intervenciones adecuadas). Deben evitarse, al menos, las actividades y ambientes que involucran en gran medida cosas que no son de interés para una persona en el Espectro Autista y de las que no tiene conocimiento, requieren habilidades que no tiene o (especialmente) requieren un nivel demasiado alto de funcionamiento social, hasta que esa situación cambie.

Tradicionalmente, las que generalmente se han considerado las mejores actividades para las personas en el Espectro Autista son aquellas que se relacionan con intereses o talentos especializados. Estos proporcionan una base para la interacción social que, a su vez, ayuda a desarrollar habilidades sociales y permite una mayor socialización. Dado que esto no siempre es posible, debido a la amplia gama de intereses diferentes que se encuentran en la comunidad Autista, se deben fomentar en la medida de lo posible actividades que estén al menos relacionadas o similares. Aunque sus intereses específicos varían ampliamente, muchas personas que viven la condición gravitan hacia un número menor de clases de intereses más profundos, lo que puede ayudar a mitigar este problema. Las actividades que amplían los intereses y las habilidades de una persona en el Espectro Autista también deben fomentarse, dentro de lo razonable, ya que también pueden ayudar a mejorar las posibilidades de una socialización exitosa más adelante en la vida.

Actividades Fuera de la Comunidad Autista

Las actividades sociales en comunidades más amplias (es decir, no Autistas) deben fomentarse tanto como sea posible. Desafortunadamente, esto a menudo requiere brindar apoyo e intervenciones para la persona en el Espectro Autista, así como una mayor conciencia y adaptaciones por parte de estas comunidades. No obstante, si el objetivo es satisfacer las necesidades sociales de quienes viven la condición de la mejor forma posible, se hace necesario hacerlo en la medida en que sea realista.

Una vez más, se debe proporcionar una intervención temprana tan pronto como sea práctico para evitar dificultades, sin mencionar las experiencias dolorosas, más adelante. Para muchas personas en el Espectro Autista, un buen momento para hacer esto es la adolescencia temprana (si no la preadolescencia), que la mayoría de las personas que viven la condición consideran como el momento más difícil y doloroso de sus vidas; Las habilidades, en las que las personas en el Espectro Autista suelen ser limitadas, se vuelven más importantes para la socialización de lo que habían sido hasta ese momento. Uno de los despertares más rudos de tal época es, cuando se dan cuenta de que, no solo sus pares no están interesados ​​en las cosas que constituyen sus intereses profundos Autistas, pero a menudo los miran con ridículo y desdén. Sin embargo, con el paso de los años, logran expandir su rango de intereses profundos; lo que ciertamente le ayudará con la socialización.

En consecuencia, las actividades que implican intereses y talentos especiales deben recibir una consideración primordial para dichas personas, aunque se lleven a cabo en un ambiente no Autista. Sin embargo, es necesario tomar algunas medidas en tales circunstancias. En primer lugar, es necesario concienciar a las personas encargadas de organizar estas actividades de que participarán personas en el Espectro Autista que se enfrentan a diversos obstáculos y tienen dificultades específicas, a pesar de su gran interés y, a menudo, considerable talento. En su caso, esto también debe hacerse para al menos algunos otros miembros de esa comunidad. En segundo lugar, alguien que tenga una conexión con la persona que vive la condición debe proporcionar el apoyo que sea necesario. Esto requiere, como mínimo, monitorear el progreso en la socialización, brindar orientación y asesoramiento cuando sea necesario e intervenir en su nombre cuando sea necesario. Esta persona puede ser un familiar o amigo preocupado, o un profesional que comprende la situación y está equipado para hacer frente a cualquier eventualidad.

Además de los intereses profundos, los talentos y habilidades inusuales también pueden ayudar con la socialización. Estos pueden incluir habilidades prácticas (técnicas, financieras, basadas en información, etc.) que la comunidad necesita o valora, así como talentos artísticos (especialmente artes musicales o visuales) que disfrutan otros miembros. Cualquiera de estos puede conducir a una mayor aceptación y socialización en la comunidad. Aún así, las consideraciones establecidas anteriormente una vez más se aplican.

Mirando Hacia el Futuro

Las personas en el Espectro Autista tienen una gran necesidad de socialización y comunidad, quizás incluso más que la población neurotípica, porque a menudo y durante tanto tiempo nos hemos visto privados de ello. Necesitamos asegurarnos de que esto no continúe sucediendo, y que se pongan a disposición de las personas que viven la condición tantas vías como sea posible para socializar.

Fuente: Wittig, K. (2019). Social Activities and Communities for Individuals with Autism: Meeting a Basic Human Need. Autism Spectrum News. Recuperado de (https://autismspectrumnews.org/social-activities-and-communities-for-individuals-with-autism-meeting-a-basic-human-need/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Funciones Ejecutivas Prácticas

Este artículo hablará sobre cómo podemos conceptualizar mejor las funciones ejecutivas teniendo en cuenta el mundo real: hacia inquietudes prácticas como estrategias e intervenciones que pueden ayudar las personas en el Espectro Autista a mejorar sus habilidades de manejo del tiempo.

No es inusual que hayan personas en el Espectro Autista argumentando que no deberían intentar obligar a nadie que tenga problemas con las funciones ejecutivas y la organización a mejorar mediante el esfuerzo y la fuerza de voluntad. En cambio, según el argumento, la sociedad debería proporcionar adaptaciones para que las personas no tengan que depender de sus funciones ejecutivas para organizarse. Resulta más que evidente decir que esta sería la opción ideal en muchas situaciones. Ciertamente, lo último que alguien querría hacer es sugerir que las personas deberían sentirse culpables por sus dificultades en esta área, o que deberían sobrecargarse y agotarse en un esfuerzo por compensar por pura fuerza de voluntad. Para decirlo suavemente, eso sería bastante contraproducente.

Al mismo tiempo, existen numerosas situaciones del mundo real en las que la organización y el manejo del tiempo son absolutamente cruciales, y también que existen formas importantes en las que las personas en el Espectro Autista pueden tratar de resolver sus dificultades en estas áreas vía práctica, y aunque muchos que viven la condición no tuvieron mucha práctica cuando eran niños, probablemente sea mejor practicar más tarde que nunca. Y también hay una razón muy práctica por la que podríamos querer trabajar en la función ejecutiva: relativamente pocos adultos en el Espectro Autista pueden obtener apoyos o adaptaciones sustanciales para ayudar con las funciones ejecutivas y la organización, por lo que las personas necesitan técnicas que puedan usar para ayudarse a sí mismos con la función ejecutiva.

Una gran parte de la literatura académica sobre funciones ejecutivas está dedicada a explorar diferentes habilidades de funciones ejecutivas y debatir exactamente qué diferentes tipos de funciones ejecutivas existen. Sin embargo, esta literatura puede volverse muy abstracta y puede sumergirse en debates muy profundos sobre los procesos cognitivos que subyacen a la función ejecutiva. Por ejemplo, se han escrito muchos artículos sobre la idea de que algunas funciones ejecutivas pueden ser “calientes” y otras “frías”, siendo la principal diferencia entre las dos categorías la base más emocional de las funciones ejecutivas “calientes”. También dedicamos una gran cantidad de tiempo a discutir ejemplos específicos de funciones ejecutivas, como la memoria de trabajo, iniciación de tareas, etcétera.

Eso no significa que esta literatura es incorrecta. Sin embargo, no se puede negar que nuestro enfoque actual en la investigación se basa en gran medida en las bases fundamentales de la función ejecutiva, y este enfoque no necesariamente se traduce bien en estrategias e intervenciones útiles. Se han desarrollado algunas intervenciones de funciones ejecutivas que usan computadoras para capacitar a las personas en tareas muy específicas (que se cree que están relacionadas con alguna función ejecutiva individual, como la memoria de trabajo), y no es muy convincente de que este tipo de beneficios brinden demasiada ayuda. a las personas en el mundo real. Resultaría inverosímil sugerir que podemos alterar fundamentalmente un proceso cognitivo básico con un número relativamente pequeño de sesiones usando tareas computarizadas muy específicas. Todavía no está claro si los beneficios de estas tareas son duraderos y transferibles al mundo real.

Por esta razón, aprender a mejorar las funciones ejecutivas requiere un conjunto de estrategias más prácticas, y si terminamos cambiando nuestras habilidades cognitivas básicas, será a través de la práctica repetida que viene con la implementación de estas estrategias en el mundo real.

I) Prospección episódica: Es efectivamente nuestra capacidad de visualizar el futuro. Si bien podemos percibir la realidad tridimensional con altura, ancho y profundidad, no podemos confiar en la percepción para visualizar la cuarta dimensión de la realidad: el tiempo. No podemos ver el futuro. En cambio, tenemos que imaginar escenarios futuros. Tenemos que imaginar cómo nos moveremos en el futuro, qué tendremos que hacer en el futuro y qué debemos hacer ahora para prepararnos para el futuro. Comenzamos con una imagen mental de nuestra meta, de nuestro futuro deseado, y luego determinamos los pasos que debemos seguir para llegar allí.

Esta es una idea muy clara y concreta, y que tiene un valor práctico inmediato. Cuando uno trabaja en visualizar el futuro y planificar lo que debe hacerse para garantizar que el futuro se desarrolle como uno desea, no solo obtiene el beneficio a largo plazo de la práctica, sino también el beneficio inmediato de tener un plan para la situación actual. Esto parece dar al entrenamiento de habilidades de prospección episódica en la vida real una clara ventaja sobre el entrenamiento de la memoria de trabajo en una computadora.

II) Estimación del tiempo: Desafortunadamente, la prospección episódica no nos ayuda mucho si no podemos desarrollar un sentido preciso del tiempo. Usemos un ejemplo rápido para demostrar esto. Tú estás lavando algo de ropa, pero tú sabías que se acerca una reunión. Utilizaste con éxito tu prospección episódica para imaginarme a ti mismo en el futuro, y esto te dijo que necesitarías preparar varias cosas antes de irte, subirme a tu bicicleta y andar en bicicleta hasta el lugar de la reunión. (Tu prospección episódica también te dijo que no podrías lavar la ropa cuando estuvieras en la reunión, por supuesto). Sin embargo, esta información tiene un valor limitado por sí sola. También necesitas estimar con precisión cuánto tiempo te llevaría prepararte para la reunión y salir por la puerta (unos 10 minutos) y cuánto tiempo te llevaría ir en bicicleta a la reunión (otros 10 minutos). También necesitas estimar con precisión cuánto tiempo lleva pasar una carga de ropa por la lavadora y la secadora (alrededor de 2 horas). Debido a que tenías menos de 3 horas antes de la reunión, tú sabías que podías comenzar con una carga de ropa, pero que debías esperar con la segunda carga.

Es un ejemplo sencillo, pero suficiente para demostrar que no entender cuánto tardan estas tareas nos puede meter en problemas. Si olvidaste que necesitaba tiempo para empacar todo para la reunión, comenzarías a empacar 10 minutos antes de la reunión, saldrías por la puerta cuando comenzara la reunión y llegarías a la reunión 10 minutos tarde. Si se te olvidó de darme suficiente tiempo para lavar la ropa y, por lo tanto, comenzaste una segunda carga tan pronto como la primera estuvo fuera de la lavadora y dentro de la secadora, te irías a la reunión con esa carga de ropa solo a medio terminar.

El hecho de que normalmente no mostramos el tiempo moviéndose de forma visual, porque vemos el tiempo en relojes digitales, es particularmente preocupante. Debido a que no vemos visualmente el flujo del tiempo en un reloj digital, no aprendemos a estimar bien el paso del tiempo.

Además, existe un problema aún mayor con la estimación del tiempo. Somos realmente malos para predecir cuánto tiempo nos llevará hacer algo, ya sea que entendamos con precisión cómo fluye el tiempo o no. En general, tendemos a subestimar el tiempo que nos toma hacer las cosas. Nos olvidamos de los pasos que consumen mucho tiempo y no anticipamos las complicaciones.

Afortunadamente, hay una solución al problema del tiempo. Por lo general, la mejor estimación de cuánto tiempo le tomará a uno hacer algo se basará en la extrapolación de cuánto tiempo le tomó a uno hacer cosas similares en el pasado.

III) Listas, horarios y calendarios: Por supuesto, desarrollar un plan no sirve de mucho si lo olvidamos inmediatamente después. Tenemos que conservar recordatorios visuales de todos los pasos que debemos dar para lograr el futuro que deseamos. Esto se vuelve especialmente imperativo cuando tenemos que hacer malabarismos con muchas demandas de tareas diferentes a la vez.

En nuestros 12 años de escolaridad obligatoria, hay una gran cantidad de estructura. A los alumnos se les dice cuándo se supone que deben estar haciendo algo. Se les enseña a trabajar con bloques de tiempo cortos, que tienen que usar un bloque de clase para trabajar en algo, o que tienen una cierta cantidad de tiempo para prepararse para el colegio por la mañana. Algunas tareas pueden distribuirse en días o semanas, pero nuestros padres a menudo estarán disponibles para garantizar que terminemos estas tareas a tiempo.

El mundo de los adultos puede ser muy diferente. Por ejemplo, la universidad. De repente, somos los amos de nuestras propias vidas y regularmente tenemos que trabajar con plazos de semanas o meses. Tenemos asignaciones y fechas de entrega en los programas de estudios que debemos recordar, y también debemos motivarnos para incluso asistir a clases.

Por supuesto, no hay forma de que podamos trabajar en nuestras tareas y aún así mantener activamente nuestros planes para todas estas otras cosas en nuestras mentes. ¡Eso requeriría mucha más capacidad de memoria de trabajo de la que cualquier entrenamiento de memoria de trabajo podría darnos! Tenemos que anotar estas cosas.

Como estamos trabajando simultáneamente con diferentes niveles de organización (por ejemplo, tareas para la próxima hora, tareas para el día, tareas en las que se debe trabajar gradualmente durante días y semanas), podemos usar diferentes niveles de listas y cronogramas. Una vez que tenemos listas y horarios, podemos obtener la satisfacción natural y gratificante que surge al poder tachar una tarea de nuestra lista de tareas pendientes.

IV) Iniciación, distracción y agobio: Tener una buena capacidad para prospectar el futuro puede tener una desventaja. A veces, podemos visualizar con precisión el futuro y reconocer completamente todos los pasos que necesitamos para alcanzar el futuro deseado y, sin embargo, aún no logramos organizarnos con éxito.

A veces, el reconocimiento preciso de las muchas tareas diferentes que debemos completar no nos ayuda. Incluso puede hacernos daño, porque podemos prever con precisión que nos espera mucho trabajo difícil y aburrido. Sin embargo, si no comenzamos a trabajar en las cosas, comenzamos a atrasarnos, y la lista de tareas por completar se mantendrá igual de larga (o se hará más larga), incluso cuando el tiempo disponible para completar esas tareas se reduzca constantemente.

Necesitamos nuestra prospección episódica para identificar lo que tenemos que hacer, pero luego necesitamos obligarnos a iniciar estas tareas. Tenemos que empezar a trabajar en ellos, y luego tenemos que evitar distraernos con cualquier cosa que amenace con captar nuestra atención. A veces, cuando fallamos en iniciar tareas o nos distraemos de ellas, lo hacemos con pleno conocimiento de que luego tendremos dificultades para terminar todo lo que tenemos que hacer a tiempo, y ese reconocimiento aumenta la posibilidad de que nos sintamos agobiados. A medida que nos sentimos más agobiados, podemos comenzar a trabajar para mantenernos en un estado de distracción en el que no tengamos que pensar en las consecuencias de nuestra distracción. Puede ser un círculo vicioso.

Necesitamos alguna forma de responsabilizarnos, y hay una serie de trucos que podemos intentar para lograr esta responsabilidad. Tal vez podamos usar la presión social de los demás para ayudar (por ejemplo, nuestros padres), aunque realmente deberíamos estar aprendiendo a hacer estas cosas por nosotros mismos. Tal vez enumerar todos los pasos y dividirlos entre el tiempo disponible puede hacer que nuestro plan parezca menos agobiante (o tal vez muestre que el plan no es realista y debe cambiarse). Tal vez podamos usar recompensas artificiales para animarnos a terminar las tareas de nuestra lista de pendientes. Tal vez podamos restringir nuestro acceso a distracciones tentadoras (por ejemplo, Internet) hasta que hayamos hecho un cierto progreso hacia nuestra meta.

V) Práctica, práctica y más práctica: Solo a través de la práctica podemos aprender a manejar el tiempo de manera efectiva. Necesitamos desarrollar orgánicamente un sistema organizacional personalizado a través de la práctica, modificándolo según sea necesario. También necesitamos práctica para mejorar esas habilidades básicas de funciones ejecutivas en el corazón del manejo del tiempo; las mejoras en estas habilidades cognitivas llevarán mucho tiempo y pueden no ser tan obvias como una nueva estrategia organizacional, pero si pueden ocurrir y son de vital importancia.

Lamentablemente, es preocupante que no solemos darles a los niños en el Espectro Autista oportunidades de práctica para el manejo del tiempo, dada nuestra tendencia a estructurar el tiempo de los niños que viven la condición incluso más de lo que estructuramos el tiempo de sus pares neurotípicos, hasta el punto de intervenir para hacer cosas por ellos. Si bien es bueno que queramos ayudar a las personas en el Espectro Autista, debemos asegurarnos de que todos nosotros, y quizás especialmente las personas que viven la condición, tengan oportunidades para mejorar sus habilidades de manejo del tiempo y funciones ejecutivas a través de la práctica repetida.

Fuente: Dwyer, P. (2019). Practical Executive Functions. Autistic Scholar. Recuperado de (http://www.autisticscholar.com/practical-executive-functions/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Consejos Para La Primera Cita Para Adultos En El Espectro Autista

«¡Tengo una cita! ¿Qué hago?» Esto es algo que todo el mundo se pregunta. Eso puede generar mucha ansiedad y hacer que sea difícil concentrarse en tu cita.

Aquí hay algunos consejos y sugerencias para adultos en el Espectro Autista sobre cómo navegar esa primera cita, y posiblemente la segunda y la tercera…

I) Invitar a salir a alguien

Sí: Habla con la persona por un rato antes de invitarla a salir. Asegúrate de que parezca interesado/a ​​en ti. Si mira a su alrededor, revisa su teléfono o no habla mucho contigo, no está interesado/a.

Investiga algunos lugares potenciales para citas en tu área. Deseas encontrar un lugar o una actividad donde sea fácil hablar con la otra persona (sin mucho ruido) y no demasiado costoso. Si todavía estás conociendo a esta persona, la primera cita debe ser en público y no en la casa de la otra persona. Durante gran parte de este artículo, vamos a suponer que esta primera cita hipotética se lleva a cabo en un restaurante.

No: Invitar a salir a una persona inmediatamente o varias veces. Si él/ella te dice que no, déjalo pasar.

Nota: Las personas pueden no tener claro por qué dicen que no cuando te rechazan. Es porque no quieren herir tus sentimientos. Este es un comportamiento natural y está bien. Se necesita práctica para saber cuándo alguien no está interesado/a en ti. Tratar de salir requiere coraje. Es como postular a un trabajo. Pueden haber muchos intentos y rechazos antes de que seas aceptado/a.

II) Arreglo personal

Si: Ten un corte de pelo reciente, con tu pelo limpio y bien peinado. Cepíllate los dientes, dúchate, córtate las uñas, ponte desodorante y algún perfume o colonia muy suave. Aféitate. Ponte ropa apropiada para el lugar. Asegúrate de que tu ropa esté limpia y ordenada.

No: Tener tu pelo sucio o desaliñado. El mal olor corporal es muy repugnante para la mayoría de las personas. No te pongas demasiado perfume ni colonia. Ponerte ropa que llame la atención no es lo mejor para una primera cita, porque distrae. ¡La ropa arrugada del fondo de la cesta de la ropa es definitivamente inaceptable!

III) Llegada

Si: Llegar a tiempo o unos minutos antes. Demuestra que eres una persona responsable. Llegar temprano te permitirá centrarte y concentrarte en la cita. Puedes usar el baño con anticipación. Puedes comprobar tu apariencia antes de conocerlo/a.

No: Llegar tarde. Demuestra que eres desorganizado/a o que no lo/la respetas. También puede aumentar tu ansiedad y dificultar que te concentres en la cita. No necesitas traer flores para una primera cita.

IV) Saludo

Si: Di hola. Pregúntale cómo está o si le gustó el lugar. Dale espacio para responder. Demuestra que eres reflexivo y adaptable.

No: Haz un saludo rápido y no esperes su respuesta. Esta no es una misión de tener una cita y terminar de una vez. Se trata de conocer a alguien y permitirle ayudar a organizar la cita. El objetivo es iniciar una relación con alguien. Una relación se trata de dar y recibir.

V) Conversación (Parte I)

Si: Hacer preguntas sobre él/ella, como cuáles son sus pasatiempos. Trata de pensar en un detalle que puedas saber sobre dicho pasatiempo y pregunta al respecto. Haz algunas preguntas cómicas que los hagan hablar. Mantén la conversación divertida.

No: Interrogar. No le hagas preguntas demasiado personales, como dónde viven o cuánto dinero ganan. Ni tampoco sobre el matrimonio o tener hijos, a menos que él/ella lo mencione. La misma regla especialmente aplica a temas como política, religión o dinero.

VI) Cumplidos (Apariencia)

Si: Hacer cumplidos por algo específico que lleva puesto, si te gusta, pero hazlo rápido y sigue adelante. Si tu cita quiere hablar sobre cualquier cosa por la que le hiciste un cumplido, déjalo/a hablar todo el tiempo que quiera y deje que la conversación fluya.

No: Hacer cumplidos por su apariencia en general. Aparentemente, esto es demasiado exagerado y la otra persona no te tomará en serio.

VII) Cumplidos (pasatiempos/intereses)

Si: Cuando hables de pasatiempos, encuentra algo sobre uno de ellos que realmente disfrutes y dilo y explica por qué. Él/Ella se sentirá validado/a y apreciará tu honestidad.

No: Fingir que tú compartes uno de sus pasatiempos/intereses si no lo haces. Tu deshonestidad se hará explícita bastante rápido cuando él/ella se sienta muy emocionado/a y te haga una pregunta detallada, y no puedas responderle porque no tiene ni idea sobre el pasatiempo y solo estabas fingiendo. ¡Sin embargo, puede hacer preguntas sobre sus pasatiempos e intereses para obtener más información! No haga comentarios negativos sobre los intereses o pasatiempos de alguien si no los compartes. Trata de aprender más acerca de por qué es importante para él/ella.

VIII) Comportamiento

Si: Mantente calmado/a y relajado/a, y concentrado/a en tu cita. Siéntete seguro/a de que te ves mejor tal como eres. No hay necesidad de llamar la atención sobre nada de tu apariencia.

No: Mirar demasiado, tocar a tu cita, sonarte la nariz en la mesa, comer con la boca abierta, rascarse algo en la piel. Si vas al baño, no te quedes ahí más de unos minutos. No es el momento de esconderse y descomprimirse.

IX) Comida

Si: Pide algo que tenga un precio similar a lo que pidió él/ella si la primera cita va a ser en un restaurante. Si no estás seguro/a, pide algo de precio más barato. Eso es respetuoso Usa los cubiertos correctamente. Ten tu servilleta en tu regazo. Come y bebe tranquilamente.

No: Apenas toques tu comida (porque eso es un desperdicio), comer todo tu postre, pedir lo más caro del menú. Por favor, no hables con la boca llena de comida.

X) Conversación (Parte II)

Si: Mantente concentrado/a en él/ella, y si la conversación se demora, mira alrededor del lugar y haz comentarios. Esto mantendrá la conversación en marcha. A veces, los comentarios sobre los detalles conducirán a aprender algo sobre la persona. Trata de hacer contacto visual.

No: Sacar tu teléfono. Muestra que no estás completamente concentrado/a en él/ella en este momento, y no es respetuoso. No te distraigas ni hables de ti durante mucho tiempo. Haz una pausa y espera su respuesta.

XI) El Final

Nota: El momento en que llega la cuenta puede ser un poco incómodo para todos en una cita. Es tradicional que la persona que inició la cita asuma los costos (sus gastos y los de la otra persona), pero a veces las personas pueden tener ideas diferentes de lo que se debe hacer, y no te enteras hasta que llega la cuenta. A veces, la otra persona puede ofrecer dividir el costo, pero no debes esperarse ni exigirte. Ten algo de dinero a mano en caso de que la otra persona, que pensó que podría pagar, quiera dividir la cuenta. Si la otra persona paga por ti, asegúrate de decirle gracias.

Si: Deja que la conversación fluya hasta un final natural, que generalmente ocurre al final de la comida. A veces puede salir con él/ella a su auto y hablar un rato. Puedes pedir una segunda cita o esperar un par de días y preguntarle. Dile que lo pasaste bien y agradécele la cita. No necesitas abrazarlo/a o besarlo/a en la primera cita (¡o más que eso!). Si él/ella quiere un abrazo y estás de acuerdo con eso, ¡adelante!

No: Terminar la conversación repentinamente debido a que terminaron de comer. Espera hasta que ambos terminen su conversación y no tengan nada más que decir. No pidas otra cita ni un abrazo o un beso. Este es un momento para relajarse, divertirse y disfrutar el uno del otro.

XII) Después

Si: Envíale un mensaje de texto y agradécele a él/ella por la cita. Espera una respuesta antes de pedirle otra cita. Si él/ella te dice que está ocupado/a o tiene otra excusa, eso significa que no está interesado/a en ti y está bien. Déjalo ir. Haz lo mismo si no estás interesado/a. Eso está bien.

No: Exigir otra cita. No envíes más de un mensaje de texto si no has recibido una respuesta. Si él/ella no está interesado/a en ti, eso está bien y sigue adelante.

¡Lo hiciste! ¡¡Buen trabajo!!

Fuente: Janca, M. (2022). First Date Advice for Autistic Adults. Autism Society of North Carolina. Recuperado de (https://www.autismsociety-nc.org/first-date-autistic-adults/). Traducido Por Maximiliano Bravo

El Poder De La Ropa Para La Confianza

Como dice el refrán, la ropa hace al hombre o a la mujer. Como adultos en el Espectro Autista, podemos usar esta idea a nuestro favor para darnos más confianza en situaciones sociales o agobiantes. Cuando nos sentimos bien, podemos afrontarlo mejor. Cuando nos sentimos cómodos, partimos de un nivel de estrés más bajo. La ropa adecuada puede hacernos sentir seguros y fuertes, y eso hace que sea mucho más fácil desenvolverse en un mundo neurotípico.

Todos tenemos esa ropa favorita: las que tienen texturas agradables, y se ajustan de la forma que nos gusta, y nos hacen sentir geniales. Sin etiquetas que pican, sin ajustes incómodos, nada con lo que tengas que preocuparte constantemente. Simplemente se sienten bien.

Algunos les gustan las cosas fluidas y sedosas en tonos de azul, morado o gris. Otros les encantan las poleras y los jeans de superhéroes o tal vez te sientas más como tú mismo/a si vistes cosas rosadas con volantes. Cualquiera que sea tu ropa favorita, te hace sentir bien, incluso poderoso/a. Y no contribuyen a ninguna sobreestimulación con la que tengas que lidiar.

I) La comodidad genera confianza: Cuando te sientes físicamente cómodo/a, sin pelear contra etiquetas o texturas sensorialmente invasivas, puedes sentirte más cómodo/a siendo tú mismo/a en cualquier situación social.

El estrés se vuelve más fácil de manejar cuando te sientes bien para empezar. Todos sabemos que si estamos irritados o ya sobreestimulados, cualquier factor estresante puede empujarnos más adelante en el camino hacia una crisis, pero también funciona al revés. Si nos sentimos bien físicamente, podemos tomar las pequeñas tensiones con calma y evitar que se acumulen.

Socializar es un área donde la ropa puede hacer una gran diferencia. El inventor del «traje de poder» de la década de 1980 lo sabía: las líneas ásperas y los hombros anchos fueron diseñados para brindarles a las mujeres una forma de ocupar más espacio en una sala de juntas. Cuando tengas confianza en tu apariencia y se sienta mejor, te sentirás mejor siendo tú mismo/a. Y estar seguro/a de tu propia piel y ropa liberará más energía mental para el cálculo social que todos tenemos que hacer. No importa lo que te pongas para sentirte bien, solo que te funcione.

II) La ropa puede ser protectora: Por ejemplo, una chaqueta de motociclista de cuero negro puede hacerte sentir como un «rebelde sin causa», junto con servir como un escudo entre el mundo y tú. Así como ese cuero protegerá tu espalda del pavimento en un accidente de tránsito, te protegerá de las personas que intentan burlarse de ti o hacerte sentir inferior. Cuando te pones esa chaqueta, te sientes lo suficientemente fuerte como para defenderte.

Algunas personas pueden encontrar que usar el símbolo de su superhéroe favorito las hace sentir más fuertes y seguras. Tal vez una polera de Darth Vader te haga sentir poderoso o lucir los colores de tu casa de Hogwarts te hace sentir orgulloso de ser tú mismo/a, y tal vez darte un poco de magia. Cualquier cosa que te haga sentir seguro/a, fuerte y cómodo/a contigo mismo/a te ayudará a ser más feliz, sin importar la situación.

III) El poder de un uniforme: No, esto no tiene relación con los uniformes escolares, sino con TU uniforme. Muchas personas famosas llevan puesto algún tipo de uniforme. Steve Jobs es probablemente la primera persona que te vino a la mente: el suéter negro de cuello alto, los jeans y las zapatillas deportivas son un look icónico, si no de alta costura. O tal vez pensaste en la camiseta gris o la sudadera con capucha y los jeans de Mark Zuckerberg.

Un uniforme elimina la necesidad de vacilar sobre lo que vas a ponerte cada mañana. Para nosotros, como adultos en el Espectro Autista, eliminar una decisión con la que de otro modo podríamos obsesionarnos puede reducir nuestros niveles de estrés. Tomar un closet lleno de ropa que no estás seguro/a si es «apropiada para la oficina», «demasiado elegante» o lo que sea y convertirla en una rutina fácil de «pantalones, camisa, chaqueta» puede facilitar tu rutina matutina y evitar que te preocupes. sobre si «lo hiciste bien». Esto es especialmente cierto para las mujeres porque somos juzgadas con más dureza por nuestra apariencia tanto en el trabajo como socialmente.

Así que investiga un poco para encontrar el tipo de atuendo que necesitas para lo que haces todos los días, y dedica un poco de tiempo a encontrar la mejor forma de hacerlo. Luego elija algo cómodo, agradable, empoderante, fácil de lavar y, con suerte, económico, y cómpralo en varios colores. ¡Tu uniforme evitará que tengas que preocuparte por qué ponerte todos los días!

La ropa parece algo tan pequeño, pero la ropa adecuada para ti puede marcar una gran diferencia en cómo te sientes. Encontrar la ropa que te haga sentir bien es un gran truco para socializar y sobrellevar el mundo neurotípico.

Fuente: (2021). ADULTING FOR AUTISTICS: THE POWER OF CLOTHES FOR CONFIDENCE. Autistic Empath. Recuperado de (https://autisticempath.com/adulting-for-autistics-the-power-of-clothes-for-confidence/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¿Para Qué Mundo Estamos Preparando A Los Niños En El Espectro Autista?

¿Les parece familiar esta frase?

Tenemos que preparar a los niños para el mundo de los adultos

¿O esta?

Tenemos que asegurarnos de que los niños puedan manejarse en el mundo real

Este es el razonamiento que escuchamos una y otra vez sobre por qué un/a niño/a en el Espectro Autista debe estar sujeto a un pasillo ruidoso en el colegio, o por qué no siempre debemos «permitirles evitar» los olores fuertes del supermercado.

Escuchamos esto una y otra vez cuando simplemente solicitamos a las personas que cumplan con la ley y realicen ajustes razonables.

Lo escuchamos cuando un niño/a en el Espectro Autista «rechaza» ir a colegio (no porque no quiere ir, él/ella NO PUEDE ir).

Lo escuchamos cuando un niño/a en el Espectro Autista le niegan permanecer junto a la red de seguridad del único amigo que le brinda apoyo académico y social; “tiene que acostumbrarse a socializar con otras personas

Entonces, lo que sugiere esta declaración es que para que un/a niño/a en el Espectro Autista sea un adulto exitoso (sea lo que sea, ¡lo cual está en continuo debate!) ¡Ese/a niño/a en el Espectro Autista debe ser desensibilizado/a y se le debe enseñar cómo camuflar y suprimir su angustia! Desafortunadamente, lo único que todo eso realmente logrará es causar que un/a niño/a tenga enormes dificultades de salud mental.

Puede parecer que ha sido un éxito desde una perspectiva no autista o de personas ajenas, pero dentro de la confusión, la ansiedad, la fatiga, el autodesprecio están matando gradualmente cualquier identidad propia positiva. Estos niños en el Espectro Autista NO se convertirán en adultos «exitosos».

Aquí está una pequeña idea del estilo de vida de un adulto en el Espectro Autista exitoso (solo UN adulto, esta no es una medida general de éxito para todas las personas que viven la condición):

  • Tener un trabajo basado en tus habilidades y/o interés profundos.
  • Elegir comprar por Internet o visitar una pequeña tienda local.
  • Comer tu comida favorita cuando tú necesites comer.
  • Elegir tomar un descanso para almorzar a solas.
  • Compartir con otras personas en el Espectro Autista que te entienden y te aceptan tal como eres.
  • Poder ir al baño cuando quieras y no tener que levantar la mano para preguntar (vergonzosamente), o esperar hasta el descanso.
  • Elegir levantarte y moverte cuando alguien a tu lado abre una lonchera con un almuerzo muy oloroso.
  • Elegir levantarte de tu espacio de trabajo cuando lo desees para un descanso sensorial o un descanso de movimiento.
  • Elegir socializar con quien quieras y con tantas o pocas personas como quieras.
  • Elegir socializar cómo y cuándo quieras (no todo el día) y, ocasionalmente, a través de una pantalla.
  • Elegir un rol que implique estar al aire libre o con la naturaleza.
  • Elegir un rol que tenga un elemento flexible en términos de tiempo y acomodaciones para trabajar remotamente.
  • Ser capaz de reportarte enfermo/a por motivos de salud mental y con el respaldo de un médico sin que te sancionen por «ausentismo laboral».
  • Elegir un rol que no involucre ponerse un uniforme cuya textura cause una angustia sensorial inmensa.
  • Poder levantarte y salir de un espacio de reunión/trabajo, sin que te sancionen por «falta de cooperación».
  • Elegir pasar todo tu tiempo libre en actividades que tú encuentras placenteras.
  • Sentirte libre para autorregular tu cuerpo (ej. agitar las manos, caminar en círculos) cuando tú quieras.
  • Disfrutar de una vida vida romántica y sexual activa con la persona que más amas.

La lista suma y sigue, pero el argumento aquí es que, ¿Cómo un colegio ordinario es algo parecido a la vida real? ¡Se podría argumentar lo contrario, o incluso que es mejor decir que está preparando a un/a niño/a para una institución! ¡¿Quizás la prisión?!

¡Las reglas escolares no son las reglas de la vida real!

Los niños en el Espectro Autista necesitan habilidades tales como la autodefensa para que pueda solicitar acomodaciones, el autocuidado para saber cuándo necesita descansar, la autoconciencia para que comprenda sus dificultades y que esos dificultades sean válidos y reales, una identidad propia positiva para que puedan ser verdaderamente ellos mismos sin miedo al ridículo.

Si no aceptamos, validamos y apoyamos las dificultades que los niños en el Espectro Autista tiene en el colegio ¿Cómo podemos esperar que manejen la vida adulta? Tengamos algo de empatía hacia las experiencias autistas.

‘Aguantarse’ (o desensibilizarse) es imposible (¡y hay investigaciones que lo respaldan!) Un enfoque basado en ‘aguantarse’ causa traumas. Esta es una terapia de obediencia disfrazada.

La ‘regla de oro’ aquí es Ambiente + Autismo = Resultado

Dejemos de obligar a los niños en el Espectro Autista para que hagan todos los ajustes.

¡Dejemos de traumatizar a los niños en el Espectro Autista mientras fingimos que los estamos ayudando!

Todo lo anterior plantea la pregunta responsable del título de este artículo:

¿Para qué mundo los estamos preparando…?

Cuando las personas hablan de que los niños en el Espectro Autista necesitan ingresar al «mundo real», a lo que realmente se refieren es a la percepción no autista del mundo.

Queremos que seas como nosotros…

  • Tienes que ser como nosotros…
  • Necesitas encajar con nosotros o si no…

Todo esto está envuelto en privilegios y capacitismo.

Primero, la suposición de que ser no autista es una forma estándar de ser y no ser así, o no querer ser así, significa que eres incompetente y una versión no completamente formada (o rota) de un ser humano; una pálida imitación…

En segundo lugar, está la noción que prevalece en la mente no autista de que ser no autista es la única forma de existir; y que cualquiera que no cumpla con ese estándar no se sentirá realizado ni podrá vivir una vida que valga la pena vivir.

Muy pocas personas piensan activamente eso, o al menos lo admitirían (algunos definitivamente lo harían y lo hacen), pero que no somos completamente humanos es el pensamiento inconsciente subyacente que ha atravesado la conciencia colectiva de la sociedad con respecto a las personas en el Espectro Autista durante mucho tiempo.

Necesitamos empoderar a los niños en el Espectro Autista con la palabra ‘NO‘, de permitirles a los niños en el Espectro Autista establecer límites tanto con los adultos como con el mundo que los rodea. Es una parte enorme de un/a niño/a en el Espectro Autista que crece y se convierte en un adulto autista completo, mentalmente fuerte y seguro de sí mismo que puede comunicarse de la forma que necesita, moverse, pensar y sentir de la forma que necesita y vive en un mundo. eso no pertenece solo a los no autistas, sino a todos.

Eso es algo que necesita ser incrustado en todos nuestros ambientes educativos, laborales y sociales.

Porque cuando llegamos al corazón de todo, es por eso que tantas personas en el Espectro Autista tienen mala salud mental.

Todos vivimos aquí, este es nuestro mundo y en lugar de dictarnos cómo debemos vivir en él en función de lo que quiere y necesita, utilizando estándares no diseñados para nosotros; ¿Por qué no empoderarnos para vivir en él como nosotros mismos auténticos?

La decisión es tuya. Elige sabiamente. Contamos contigo.

Fuente: Smitten, J. (2020). What world are we preparing for? The Autistic Advocate. Recuperado de (https://theautisticadvocate.com/2020/11/what-world-are-we-preparing-for/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

La Procrastinación Autista No Es Flojera

Cómo detectar la primera señal de alerta de la fatiga autista y tomar medidas para mejorar tu reacción al estrés.

Ser una persona en el Espectro Autista significa que las personas te juzgarán en base a estereotipos y suposiciones. Dos cosas que los neurotípicos fácilmente confunden son la procrastinación versus la fatiga. La procrastinación es una aprensión por completar una tarea. A veces te despiertas y es posible que necesites enviar un correo electrónico o limpiar tu habitación. Cuando pospones las cosas, esperas hasta el último minuto para hacer las cosas.

Procrastinar es visto como un rasgo negativo y es visto como flojera. Para los adultos en el Espectro Autista, este concepto erróneo no podría estar más alejado de la realidad.

La Procrastinación No es Flojera

Como persona en el Espectro Autista, te enfrentas a factores estresantes día tras días. La ansiedad puede ser un sentimiento que nunca desaparece durante tus actividades cotidianas. A veces tienes que luchar contra ti mismo/a para poner en marcha tus proyectos. Por supuesto, esto sería etiquetado como procrastinación, pero está más cerca del agobio o la fatiga.

Cuando tu ansiedad es alta, serás menos productivo/a. Si alcanzas el nivel de fatiga, dejarás de hacer las cosas. Aunque sientas la urgencia de la tarea, no importa cuánto lo intente, no puede comenzar las tareas.

No eres un flojo/a. Estás entrando en las etapas iniciales de la fatiga.
La sociedad dicta que debes actuar de cierta forma y si “fallas” debes sentirte avergonzado/a. Sentirte como un fracaso es una mentalidad tóxica que no ayuda a la situación. Sentirse como un fracaso conduce a la duda, baja autoestima y al autosabotaje.

Juzgarte a ti mismo/a en base a las reglas sociales creadas por la mayoría conduce al pánico, el miedo y la procrastinación.

La Procrastinación Es Un Efecto Secundario

La incapacidad de comenzar una tarea a tiempo es un efecto secundario de la ansiedad. Cuando dejas de funcionar como antes, es hora de reflexionar sobre tu estado emocional actual.

Cuando te despiertas y te sientes con poca energía, cansado/a aunque hayas dormido lo suficiente o ansioso/a al instante, es una señal de que estás agobiado/a. Has trabajado tan duro durante tanto tiempo que tu mente se ha ido.

La única forma de remediar este sentimiento es permitiéndote descansar. Tomar descansos y recargar tu energía te dará la capacidad mental para hacer las cosas.
Es fácil para las personas juzgar el comportamiento de los demás y compararlo con sus estándares. Es importante recordar que todos aprenden de manera diferente. Nadie trabajará de la misma forma que tú. Algunas tareas pueden tardar más o menos tiempo en completarse según la persona. Como un adulto en el Espectro Autista, tú procesas la información de una forma única.

Trabajar más lento no es malo. Trabajar más rápido no siempre es bueno.

La idea de un horario pre-asignado basado en las expectativas sociales es la razón por la que existe la procrastinación. Hay demasiado énfasis en ser rápidos, lo que ignora los rasgos humanos innatos. Las expectativas actuales que existen para las personas en el trabajo, el colegio y los ambientes sociales están desactualizadas.

Es imposible encontrar un método de trabajo que se ajuste a todos. La procrastinación no es una persona que muestra flojera. Es una señal de estrés que no debes ignorar.

Prevención de la Fatiga

La mejor forma de ser productivo/a es tomar medidas para prevenir y afrontar la ansiedad. Encuentra lo que funciona para ti y ve a por ello. Nadie sabe lo que necesitas para manejar tu ansiedad mejor que tú.

La autorreflexión y la autoaceptación son dos elementos claves para disminuir el estrés. Cuando las fuerzas externas lo empujan hacia abajo, es posible que no tengas muchas opciones. Sin embargo, puedes optar por dejar que te entierre o puede practicar el cuidado personal para sobrellevar la situación.

La próxima vez que alguien te diga “¡Deja de procrastinar!”, recuérdale que no estás procrastinando. Estás exhausto/a y necesitas tomarte un tiempo para recargar energías. La comunicación es la única forma de disminuir los problemas internos y externos que te impiden prosperar.

La palabra «procrastinar» debe ser reemplazada por comprensión, autoconciencia y el reconocimiento de que nadie es flojo/a. Todo el mundo trabaja de formas diferentes.

Fuente: Tas. (2021). Autistic Procrastination Isn’t Laziness. Medium. Recuperado de (https://tasthoughts.medium.com/autistic-procrastination-isnt-laziness-6d8930b2ec90). Traducido Por Maximiliano Bravo.

El Autismo No Es Una Excusa Para No Hacer Nada

Existe una tendencia inquietante en algunas personas Autistas, especialmente en los más jóvenes, que consideran que su diagnóstico es una razón más que suficiente para «renunciar» a la vida o para no intentar nada que sea un poco difícil.

De ningún modo son triviales las dificultades que tienen las personas Autistas en el empleo y la educación, y con el mundo en general, y las enormes tensiones que pueden experimentar. Al igual que las condiciones concurrentes del Autismo pueden conducir a problemas de salud mental o incluso física, y cómo pueden terminar «abandonando» sus estudios, o su trabajo, y un largo etcétera. Y es una idea razonable que los jóvenes Autistas se tomen un «año sabático», o más, entre el colegio y la educación superior. Pero nada de eso es razón o excusa para quedarse sentados sin hacer nada en absoluto.

Quizás esta es un área en la que las personas Autistas mayores de 40 o 50 años, que han recibido un diagnóstico tardío, tienen una ventaja. Ellos han estado en el mundo, haciendo todo tipo de cosas que las personas Autistas no «se supone» que puedan hacer, y han aprendido tanto sus fortalezas como sus límites. Ellos saben de lo que son capaces, porque ya lo han hecho. Así que la idea de que las personas Autistas «ni siquiera deberían intentarlo» es ridícula.

Estos jóvenes parecen haber sido consumidos por ideas muy distorsionadas, por no mencionar muy limitadas, de lo que significa ser Autistas, en términos de su potencial humano. A menudo, son los padres quienes ejercen rol muy importante en este desajuste socioemocional, ya que arrastran a sus hijos de un terapeuta a otro, de modo que los niños comienzan a pensar que debe haber algo mal en ellos, lo que se convierte en una profecía autocumplida. Las actitudes sociales de que el Autismo es una «enfermedad» o una «tragedia», y las opiniones de los «expertos» que se centran en sus «deficiencias» y no en sus fortalezas, también promueven ideas dañinas en las personas Autistas mientras crecen, hasta que terminan pensando que «no pueden» participar plenamente en todo lo que la vida tiene para ofrecer.

Al hacerlo, es posible que no sufran diversas tensiones, pero tampoco experimentan los aspectos más destacados de la vida. Se perderán de la alegría y la satisfacción de dedicarse a un carrera universitaria o técnica muy interesante y la maravillosa vocación que puede seguir después de egresar. Nunca conocerán la satisfacción de graduarse finalmente después de años de arduo trabajo, los elogios honestos de sus jefes y colegas por un trabajo bien hecho, o las alegrías (y las dificultades) de tener relaciones de pareja, hijos, participación en la comunidad, y un largo etcétera. Están aislados del mundo, ¡Y ESO NO ESTÁ BIEN!

Sí, las personas Autistas encontrarán muchas más dificultades que los neurotípicos, y depende de cada persona decidir cuánto y qué pueden hacer, pero algunos dificultades son una parte inevitable de la vida, para todos. Estos dificultades se dividen en varias categorías: las que pueden afrontar bien, las que deben ser ‘manejadas’ o ‘mitigadas’, las que deben evitar totalmente y las que les darán escalofríos, pero que no deberían perderse por nada del mundo.

Todos somos capaces de mucho más que simplemente sentarnos a jugar videojuegos y sentir lástima por nosotros mismos. Si una persona Autista descubre o siente que no puede hacer una cosa, entonces debería intentar hacer otra. Si un trabajo no le conviene, que elija uno diferente. Si un/a joven Autista aún no se siente preparado/a para ir a la universidad, él/ella podría prepararse mejor el año siguiente. O bien, podría estudiar una carrera técnica o hacer una capacitación laboral en su lugar. Podría hacer actividades de voluntariado. Las opciones son infinitas. ¡Pero lo que no deberían hacer es nada en absoluto! Los apoyos (donde existan) están destinados a ayudar a las personas Autistas a participar en el mundo, no a mantenerlas separados de él. Y donde no existen apoyos, todavía hay formas de salir adelante.

Aunque algunos lo nieguen, las personas Autistas son seres humanos, con todas las oportunidades y opciones, las libertades y obligaciones que esto significa. Por muy tentador que pueda ser renunciar permanente a la sociedad en general, especialmente en momentos de alta ansiedad y frustración, todos las personas Autistas necesitan ser parte del mundo, de cualquier forma, y tanto como puedan hacerlo individualmente, para poder tener una vida digna de ser vivida.

Fuente: (2013). Autism Is Not An Excuse To Do Nothing. AStrangerInGodzone. Recuperado de (https://strangeringodzone.blogspot.com/2013/07/autism-is-not-excuse-to-do-nothing.html). Traducido por Maximiliano Bravo.

¿Por Qué Un Alto Coeficiente Intelectual No Es Un Predictor Efectivo Del Éxito Para Los Adultos En El Espectro Autista?

La idea de que un alto nivel de inteligencia ayuda a algunas personas en el Espectro Autista en su vida cotidiana surge a menudo en las representaciones de Hollywood y en las conversaciones casuales. El concepto incluso tiene cierto respaldo científico. A finales de los 60s y principios de los 70s, varios investigadores sugirieron que un alto coeficiente intelectual (CI) ayuda a las personas que viven la condición a participar mejor en sus comunidades, interactuar socialmente o lograr sus metas educativas y laborales.

En parte debido a este trabajo inicial, el coeficiente intelectual sigue siendo una de las formas más comunes de evaluar las habilidades de las personas en el Espectro Autista. Sin embargo, ahora sabemos que no es realmente posible hacer coincidir el coeficiente intelectual con un nivel de funcionamiento designado.

Confiar en el coeficiente intelectual y usar etiquetas como «alto funcionamiento» y «bajo funcionamiento» minimiza las dificultades diarias que encuentran todas los personas que viven la condición. También puede ocultar considerables necesidades insatisfechas. O, como lo expresó elocuentemente la escritora y defensora autista Laura Tisoncik: «La diferencia entre el Autismo de Alto Funcionamiento y el Autismo de Bajo Funcionamiento es que el primero significa que tus dificultades son ignoradas, y el último significa que tus habilidades son ignoradas».

Un mejor predictor de la independencia es la capacidad de satisfacer las exigencias cotidianas. Por ejemplo, usar el transporte público, manejar el dinero o hacerse cargo de la higiene personal. Dichas habilidades también se agrupan bajo el concepto de funcionamiento adaptativo. Esto es particularmente cierto para las personas en el Espectro Autista que no tienen discapacidad intelectual. Al no utilizar medidas de funcionamiento adaptativo para evaluar las dificultades cotidianas e identificar las necesidades de apoyo, estamos haciendo un flaco favor a una amplia franja de la comunidad autista.

En la edición más reciente de la guía oficial de psiquiatría, el «Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales» (DSM-5), se ha producido un cambio en las puntuaciones de CI para medir el grado de discapacidad intelectual. En cambio, el DSM-5 utiliza puntuaciones de funcionamiento adaptativo estandarizadas por edad para medir las necesidades funcionales. Estos puntajes abarcan la comunicación, las habilidades interpersonales, la responsabilidad social, el cuidado personal y la seguridad, habilidades que permiten la independencia frente a las cambiantes exigencias ambientales.

Un Sufrimiento Oculto

El problema es que el DSM-5 solo indica el uso de estas evaluaciones para personas en el Espectro Autista que tienen discapacidad intelectual. Esto excluye a quienes viven la condición, pero sin discapacidad intelectual, que se beneficiarían más del uso del funcionamiento adaptativo como una medida de las habilidades y dificultades diarias, así como de las necesidades potencialmente insatisfechas. En estas personas, es probable que la habilidad cognitiva, medida por su puntaje de CI, camufle hasta qué punto sufren por satisfacer las exigencias cotidiana.

Esto es cierto no solo para los adultos, sino también para los niños y adolescentes, cuyas mejoras en el funcionamiento adaptativo pueden no estar a la altura de las de sus pares neurotípicos. La brecha entre el coeficiente intelectual y el funcionamiento adaptativo también puede estar relacionada con riesgos para la salud mental, como la depresión y la ansiedad, lo que respalda aún más la idea de que un coeficiente intelectual promedio no protege contra todos los factores que pueden perjudicar la calidad de vida

La causa de este riesgo para la salud mental no está clara. Aunque es concebible que un alto coeficiente intelectual lleve a una mayor ansiedad y depresión entre los adultos en el Espectro Autista, es probable que también contribuyan otros factores. Por ejemplo, cualquier adulto puede sentirse presionado para cumplir con ciertas expectativas sociales, como obtener un título universitario, conseguir un trabajo, casarse, tener amistades cercanas y vivir de forma independiente. La percepción de no cumplir con estas expectativas podría dañar la salud mental de cualquier persona, y los adultos que viven la condición son particularmente vulnerables.

Los relatos autobiográficos de adolescentes y adultos en el Espectro Autista que recibieron un diagnóstico tardío revelan las consecuencias para la salud mental de muchos años de necesidades de adaptación insatisfechas. Estas personas a menudo sienten que han fracasado en muchos frentes, porque carecían de una red de apoyo para tener éxito. Si no se reconocen las necesidades de una persona, es difícil para ella darse cuenta de que las deficiencias que perciben no son culpa suya.

Calidad de Vida

La investigación sobre el funcionamiento adaptativo en adultos en el Espectro Autista sin discapacidad intelectual carece de alcance y profundidad. Curiosamente, los estudios de tratamientos rara vez se centran en las habilidades de adaptación de las personas que viven la condición en la adolescencia y la edad adulta, aunque los esfuerzos realizados durante los últimos años están comenzando a rectificar esto.

Además, existe una necesidad crítica de distinguir entre la falta de habilidades de adaptación, la ausencia de apoyos apropiados, como adaptaciones y servicios formales, y necesidades generales insatisfechas. Como resultado, no podemos determinar si los malos resultados se deben a discapacidades, falta de apoyo, una combinación de los dos o algo completamente diferente.

Las malas habilidades de adaptación sin los apoyos adecuados pueden explicar las pésimas tasas de educación superior y empleo entre los adultos en el Espectro Autista. Esto es particularmente cierto para quienes no tienen discapacidades intelectuales, de quienes se puede presumir que son capaces de asistir a la universidad o buscar un empleo competitivo sin necesidad de apoyos significativos. De hecho, sin embargo, estas personas a menudo tienen dificultades importantes en las actividades cotidianas más básicas.

Los adultos en el Espectro Autista que tienen más dificultades con el funcionamiento adaptativo también pueden tener más probabilidades de ser colocados bajo el cuidado de un tutor o en un hogar grupal. Y es más probable que dependan de otros para el transporte y el acceso a la comunidad.

Identificar estos problemas potenciales es fundamental para realizar cambios positivos en la vida de los adultos en el Espectro Autista. El objetivo principal de cualquier servicio para las personas que viven la condición debería ser mejorar su calidad de vida. Enfocarnos en el funcionamiento adaptativo nos permitirá brindar el apoyo que las personas en el Espectro Autista necesitan para alcanzar sus metas de independencia, autodeterminación, educación, empleo y participación social.

Es importante reconocer que una mejor evaluación y un mayor enfoque en el desarrollo de habilidades no eliminarán las dificultades de funcionamiento adaptativo entre los adultos en el Espectro Autista. Dada la naturaleza permanente de la condición, la mayoría de los adultos que la viven necesitarán apoyo recurrente de una forma u otra por el resto de sus vidas. Y eso está bien.

A partir de las investigaciones sobre personas con discapacidad intelectual, sabemos que incluso entre aquellos que necesitan un apoyo cotidiano significativo, una alta calidad de vida y resultados positivos, como la satisfacción con la vida, la felicidad y el empleo exitoso, todavía son posibles. No hay razón para pensar que las personas en el Espectro Autista sean diferentes.

Fuente: Wallace, G. & Bascom, J. (2017). Why intelligence scores do not predict success for autistic adults. Spectrum News. Recuperado de (https://www.spectrumnews.org/opinion/viewpoint/intelligence-scores-not-predict-success-autistic-adults/?fbclid=IwAR1htvukh-6kWQeBa5PZss4eHUxoWKQ4lWsZ97IsczD-4xQnUExn2rtIEDc). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¿Qué Es La Autodefensa Para Los Adultos En El Espectro Autista?

La autodefensa es clave para ser adultos exitosos, independientemente de nuestra neurología. Hay muchos nombres para ello: confianza, asertividad, efectividad interpersonal, simplemente defenderse a sí mismos y mucho más. Y no se trata solo de derechos legales o laborales. Los adultos en el Espectro Autista que no han aprendido a defender sus derechos o que tienen habilidades limitadas de autodefensa sufren de más formas de las que probablemente te imaginabas.

Sí, Aquí Está La Parte Autista…

La mayoría de las personas piensa que la autodefensa de los adultos en el Espectro Autista como ser capaz de exigir tus acomodaciones legales en un trabajo. ¡Esa es una habilidad absolutamente necesaria! Si no sabes cómo defender tus derechos, es más probable que simplemente aceptes lo que te diga un/a empleador/a en vez de negociar por mejores condiciones laborales.

Ser capaces de defender sus derechos también ayuda a los adultos en el Espectro Autista a saber cuándo acudir al Departamento de Recursos Humanos en situaciones de discriminación o acoso laboral. Estas habilidades pueden ayudar a las personas que viven la condición a utilizar asertivamente sus acomodaciones y sus stims para hacer el mejor trabajo posible.

Todo eso es muy importante, pero el trabajo es solo una pequeña fracción de la vida de los adultos en el Espectro Autista.

Recibir Atención Médica

¿Te da cuenta de que tú necesitas habilidades de autodefensa para levantar la mano y hacerle saber a tu dentista que estás sintiendo dolor? Alguien que no sabe cómo defender sus derechos o a quien le han enseñado a obedecer, independientemente de cómo se sienta, es posible que no pueda levantar esa mano. Es posible que simplemente se acueste allí en la silla, sintiendo cada momento de la perforación, rezando para que termine sin decir una sola palabra.

Porque jamás le han enseñado que está bien decir algo cuando se sienta incómodo/a o cómo hacerlo.

La atención médica es un ambiente especialmente difícil para la autodefensa porque los médicos, dentistas, terapeutas, etc. son vistos como figuras de autoridad, personas con las que se supone que no debes discutir porque se supone que saben más que tú.

Se necesita confianza para decirle a un médico que el fármaco que te recetaron no está funcionando bien, o que estás experimentando efectos secundarios desagradables y él/ella necesita suspender ese medicamento, especialmente si tu médico no te hace sentir cómodo. Y si no estás satisfecho/a con la atención que recibiste y deseas encontrar un nuevo/a proveedor/a, ¿le dirás a su nuevo médico o dentista por qué dejaste al anterior? ¿Y si él/ella piensa que tú eres el problema? ¿Volverías a recibir una buena atención? ¿Valen la pena todas las molestias de encontrar un/a nuevo/a proveedor/a que podría ser igual de malo cuando al menos ya lo/la conoces?

El simple hecho de programar citas con el médico o el dentista es una forma de autodefensa: o estás buscando ayuda porque algo no está bien o te mantienes al tanto de tu salud a largo plazo. ¡Ambas son cosas buenas! Pero si tu proveedor de atención médica tiende a sermonearte o alguien una vez te dio la idea de que la necesidad de ver a un dentista o médico significa que habías hecho algo mal, implicará vergüenza y miedo en lugar de confianza.

Las sólidas habilidades de autodefensa garantizan que no permita que estos «expertos» te pisoteen. Te dan el poder de hacer preguntas como «¿puedes recomendar una pasta de dientes que no sea mentolada para que cepillarme los dientes no sea tan desagradable?» o «No estoy listo para considerar la cirugía, ¿Cuáles son mis otras opciones?» o «No me siento cómodo/a tomando ese medicamento, ¿Qué otras opciones hay?» que te ayudan a tomar el control de tu atención médica y de tu vida.

… Y Un Millón De Cosas Más De La Vida Cotidiana

¿Qué más es la autodefensa para los adultos en el Espectro Autista?

Devolver una comida mal cocinada en lugar de comer algo asqueroso o simplemente pasar hambre.

Ser capaz de decir NO a una propuesta de venta de alta presión, ya sea comprar un automóvil, alquilar un apartamento, elegir muebles, nuevos aparatos electrónicos o incluso simplemente ropa. Decir «no» cuando lo dices en serio en todas las situaciones, de verdad.

Conocer tus derechos como arrendador/a para que el casero/a de tu departamento no te haga trucos sucios.

Disputar los cargos de la tarjeta de crédito, reducir las facturas de servicios públicos. Estas actividades requieren una cierta cantidad de derechos: una idea de que, como mínimo, no mereces pagar por cosas que no compraste o seguir pagando por servicios que tú no deseas.

Devolver cosas que compraste que no funcionan o ropa que no te queda bien, y no comprar las cosas que no quería en primer lugar.

¿Cuántas pequeñas interacciones cotidianas dependen de tu capacidad para poner tu propio bien en primer lugar en vez de hacer todo lo posible para no causar problemas a nadie? Sin esa habilidad, te pisotearán por el resto de tu vida.

Priorizar La Obediencia Destruye La Autodefensa

Cuando a lo largo de tu vida, la obediencia ha sido la prioridad principal, ya sea por el ABA o por haber sido criado/a en una familia abusiva y autoritaria, tú no sabes cómo defender tus derechos, porque te enseñaron a ser insignificante, a guardar silencio, nunca discutir, nunca estorbar, nunca causar problemas, nunca hacer nada para llamar la atención.

Los adultos en el Espectro Autista a menudo llevan cicatrices de la infancia que surgieron por años y años de ser castigados por hablar o por ser ellos mismos, independiente si o no pasaron por el ABA. El patio de recreo no es amable con los niños diferentes, y pocos padres tienen la paciencia de los santos que se requiere para nunca, jamás, criticar a sus hijos que viven la condición. El mundo se convierte en un paisaje completamente nuevo cuando aprenden que no solo tienen derecho a ser ellos mismos, sino que tienen derechos a ser tratados con respeto por ello. Puede tomar años de terapia aprender habilidades de autodefensa y cuando comenzamos a reclamar nuestro derecho a existir cómodamente, podemos sorprendernos o incluso asustarnos.

La solución, por supuesto, es enseñar a los niños en el Espectro Autista a defender sus derechos desde el principio. Cuanto antes aprendan que tienen derecho a decir que no, tienen derecho a hablar cuando algo los incomoda, y se les creerá, más fuertes serán y menos vulnerables serán a los abusadores, vendedores inescrupulosos, y otros que se aprovechan de aquellos a quienes se les enseñó a decir que sí, pase lo que pase.

¿Con qué partes de la autodefensa tienes más dificultades? ¿Siempre cedes sobre qué hacer o dónde comer? ¿Qué límites son los más fáciles, o los más importantes, de mantener? ¡Comparta tus mejores consejos para aprender la autodefensa en cualquier ambiente!

Fuente: (2021). What Is Self-Advocacy As An Autistic Adult? Autistic Empath. Recuperado de (https://autisticempath.com/what-is-self-advocacy-as-an-autistic-adult/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Las Personas En El Espectro Autista Si Tienen Vidas Sexuales Sanas Y Placenteras

Primero, un descargo de responsabilidad: El contenido del siguiente artículo NO es una generalización aplicable a todas las personas en el Espectro Autista. Algunas no les gusta el contacto físico y otras evitan las relaciones románticas o no tienen interés en el sexo; las personas asexuales y arrománticas son totalmente válidas, estén o no estén en el Espectro Autista.

Dicho esto, hay muchas personas en el Espectro Autista que aman el sexo y este es el tema a discutir: Consejos para una vida sexual autista sana y placentera.

Las personas en el Espectro Autista pueden ser bastante buenas en el sexo si es algo que nos gusta. Gracias a nuestra neurología, somos capaces de disfrutar del sexo a niveles que la mayoría de los neurotípicos apenas pueden imaginar.

Tendemos a tener la mente abierta porque sabemos que diferentes estímulos sensoriales funcionan de forma diferente para diferentes personas. A menudo estamos muy abiertos a discutir todo tipo de temas sexuales porque no vemos ninguna razón por la que debería ser un tabú; si quieres hacerlo, deberías poder hablar de ello.

Y podemos estar completamente desinhibidos en nuestro disfrute tal como lo estaríamos con nuestro baile estimulante o cualquier otra estimulación sensorial. El sexo autista puede ser increíble, ¡así que veamos algunas formas de hacerlo lo mejor posible!

Consentimiento Y Seguridad

Solo para cubrir lo básico:

Todas las partes involucradas deben sentir genuino interés antes de tener sexo. Si tú o tu pareja se sienten incómodos con el encuentro, no lo hagan.

Si el embarazo es una posibilidad y no quieres que suceda, usa siempre un método anticonceptivo.

Los condones no solamente son un método anticonceptivo, también sirven como un método de prevención de enfermedades de transmisión sexual.

¡Sigamos!

Descubran Lo Que Les Gusta

El sexo es una maravillosa actividad sensorial y tú y tu pareja tienen muchas opciones sensoriales para elegir.

Tal vez realmente te guste la sensación de piel con piel, por lo que podrías disfrutar dando y recibiendo masajes durante los juegos previos. Quizás el contacto visual todavía es demasiado intenso durante el sexo y prefieren mantener las luces apagadas o usar vendas en los ojos. Hay mucho que explorar, formas de incorporar todos los sentidos para amplificar el placer sexual.

Algo de esto parecerá inusual y podría hacerles reír y sonrojarse un poco al principio. Pero considérenlo como un estímulo o acomodación adicional. El objetivo es hacer que la experiencia sexual sea lo más placentera posible para ti y tu pareja.

No deben avergonzarse de cualquier estimulación sensorial que disfruten, ya sea una caricia suave, impactos más duros, sábanas de seda, juegos a temperaturas frías o calientes, usar música o silencio, o cualquier componente sensorial que lo haga bueno para ti, siempre que todos los involucrados están en la misma página.

Descubran lo que ambos disfrutan, háganlo de forma segura y responsable, respeten sus respectivos límites y lo más importante, diviértanse.

Reflexiones Finales

Hay muchas personas que creen que los adultos en el Espectro Autista no pueden o no deben tener relaciones sexuales.

Creen que somos niños eternos y asexuados o depredadores sexuales peligrosos solamente por querer tener una vida sexual activa como cualquier otra persona. La sociedad tratará de decirles a los adultos en el Espectro Autista que no tienen derecho a una vida sexual sana y placentera solo por nuestra condición.

¡YA BASTA!

Si te gusta el sexo y lo haces con tu pareja de forma segura, responsable y respetuosa, ¡Tienen 100% el derecho a disfrutarlo lo mejor que puedan!

Fuente: (2021). Healthy Autistic Sex Lives. Autistic Empath. Recuperado de (https://autisticempath.com/healthy-autistic-sex-lives/). Traducido Por Maximiliano Bravo.