Los Niños En El Espectro Autista No Necesariamente Son Aprendices Visuales

Los niños en el Espectro Autista a menudo son descritos como “aprendices visuales” y se dice que “piensan en imágenes”. En consecuencia, los profesores y terapeutas prescriben rutinariamente sistemas de comunicación basados en imágenes en un esfuerzo por apoyar su aprendizaje.

Sin embargo, los hallazgos de un estudio publicado en el Journal of Autism and Developmental Disorders contradicen esta noción, lo que pone en duda una razón fundamental para el uso rutinario de estos sistemas.

En el experimento, los niños en el Espectro Autista, los niños con retraso en el desarrollo y los niños con desarrollo típico se sentaron frente a una computadora que rastrea los ojos y un conjunto de objetos comunes.

Una profesora apareció en la pantalla y dio instrucciones, tales como “recoger la pelota y ponerla en la caja”. Dio la mitad de las instrucciones usando su discurso solo, y la otra mitad señalando imágenes de los objetos mientras hablaba.

La computadora siguió los movimientos oculares de los niños mientras una cámara de video grababa sus acciones.

Patrones Inesperados de Mirar y Hacer

Los niños en el Espectro Autista miraron los vídeos de la misma manera que los otros niños. No se quedaron en las fotos más tiempo que los otros niños, ni evitaron mirar la cara del maestro.

Esto significa que si los niños en el Espectro Autista hacen un mayor uso de la información visual que otros niños, no fue evidente en este estudio en términos de diferencias observadas en su patrón de atención a las imágenes y los rostros.

Cuando se trataba de seguir las instrucciones, los niños con retraso en el desarrollo y los niños con desarrollo típico se desempeñaron mejor cuando se usaron las imágenes.

Los niños en el Espectro Autista no. Esto fue a pesar de que los niños en el Espectro Autista tenían una edad similar y un nivel de comprensión del lenguaje similar al de los niños con retraso en el desarrollo.

Irónicamente, fueron los grupos de comparación de niños los que mostraron un estilo de aprendizaje visual, no los niños en el Espectro Autista.

Implicaciones Prácticas

Ha habido una explosión de aplicaciones basadas en teléfonos y tabletas que proporcionan sistemas de comunicación basados en imágenes para niños en el Espectro Autista, basándose en la creencia de que estos se adaptan bien a su ventaja de aprendizaje visual.

Entonces, ¿deberían los profesores y terapeutas dejar de usar sistemas de comunicación basados en imágenes con niños en el Espectro Autista?

La respuesta simple es no. Cada vez hay más pruebas de que los sistemas de comunicación basados en imágenes pueden ser efectivos para algunos niños en el Espectro Autista, y hay varias explicaciones alternativas de por qué pueden ser efectivos. Se debe prestar más atención a estos.

Explicaciones Alternativas

Los sistemas de comunicación basados ​​en imágenes pueden aclarar el proceso de comunicación para niños en el Espectro Autista.

Cuando se le enseña a un/a niño/a a entregarle una foto de una bebida a su mamá para solicitar una bebida, por ejemplo, puede tocar y ver la foto en su mano. Luego lo observa mientras se mueve a través del espacio hacia su mano. El intercambio es físico y consistente, no rápido y fugaz como las palabras habladas.

Cuando ella reconoce que él/ella quiere un trago y reacciona, el poder de la comunicación se demuestra por su intento de comunicarse siendo recompensado. El uso de imágenes, en este caso, es solo un posible “ingrediente” en la intervención.

Los resultados del estudio sugieren que los profesores y los terapeutas deben considerar el rango de posibles “ingredientes” al decidir si prescriben o no sistemas de comunicación basados ​​en imágenes a los niños en el Espectro Autista, en lugar de asumir que él o ella es un aprendiz visual.

Diferencias Individuales

Los resultados del estudio también destacan la necesidad de comprender las diferencias individuales en el Espectro Autista.

En su artículo original sobre el Espectro Autista en 1943, el investigador austriaco-estadounidense Leo Kanner describió a 11 niños que presentaban un conjunto común de rasgos de comportamiento generalizados, pero también describió las diferencias individuales entre los niños.

Hoy en día, un esfuerzo considerable de investigación se dirige a explicar las diferencias genéticas y de comportamiento observadas en niños en el Espectro Autista, así como las diferencias en la respuesta al tratamiento.

Con esto en mente, quizás no debería sorprendernos que los niños en el Espectro Autista en el presente estudio no presentaran un estilo de aprendizaje visual común y observable. El desafío en el futuro es garantizar que los profesores y los terapeutas reconozcan estas diferencias individuales al prescribir tratamientos a niños en el Espectro Autista.

Fuente: Schalit, M. (2015). Children with autism aren’t necessarily visual learners. The Conversation. Recuperado de (https://theconversation.com/children-with-autism-arent-necessarily-visual-learners-42758). Traducido por Maximiliano Bravo.

Anuncios

¿Cómo la Terapia de Teatro Puede Ayudar a las Personas en el Espectro Autista?

La terapia de teatro es un enfoque probado para ayudar a las personas con una variedad de dificultades a mejorar su capacidad de interactuar exitosamente con los demás. Implica el uso de ejercicios teatrales (improvisación, actuación de escena, actuación física, etc.) para fortalecer las habilidades de comunicación social. Para algunas personas verbales en el Espectro Autista, puede ser divertido y efectivo.

I) Desarrollando Sus Fortalezas

Las personas en el Espectro Autista a menudo son verbales, pero carecen de las habilidades para hablar e interactuar socialmente. A veces, las habilidades del lenguaje son ecolálicas, es decir, las personas en el Espectro Autista repiten las palabras de los demás literalmente. Algunos padres han notado que sus hijos en el Espectro Autista pueden recitar grandes fragmentos de diálogo de programas de televisión y películas, con exactamente el mismo acento y entonación que el original.

La terapia ´de teatro ofrece la oportunidad a las personas verbales en el Espectro Autista de desarrollar sus fortalezas imitativas aprendiendo, practicando y perfeccionando “líneas” en un entorno divertido y de apoyo. También permite a los participantes trabajar en la improvisación social, practicar las habilidades sociales aprendidas en otros entornos, trabajar en la lectura y el uso del lenguaje corporal y desarrollar habilidades para hablar. Aún mejor, ofrece a los participantes la oportunidad de convertirse en actores, protagonizar un espectáculo, generar confianza y ganar un sincero aplauso.

II) ¿Cómo ayuda la terapia de teatro?

Cindy Schneider es pionera en el campo de la terapia de teatro para personas con autismo y autora del libro Acting Antics: A Theatrical Approach to Teaching Social Understanding to Kids and Teens with Asperger Syndrome. Sus clases de teatro y movimiento se ofrecen a niños y adultos de todas las edades, y con una gama bastante amplia de diagnósticos, incluyendo el Espectro Autista. Según Cindy, los participantes pueden obtener:

  • Confianza en sí mismo no solo en el desempeño sino también en las interacciones.
  • Autoestima mejorada; se enorgullecen de sus logros.
  • Mejor reconocimiento de las emociones en los demás.
  • Mejor identificación y etiquetado de las propias emociones.
  • Una nueva actividad de tiempo libre en un grupo donde pueden tener éxito.
  • Nuevas habilidades para funcionar como parte de un grupo.
  • Nuevas habilidades para seguir instrucciones.
  • Capacidad mejorada para interactuar con sus compañeros.
  • Mayor confianza en uno mismo a través del éxito.

No es fácil encontrar un terapeuta de teatro especializado en en el Espectro Autista ya que el campo es muy nuevo. En la actualidad, solo hay unos pocos grupos formales de terapia de teatro que atienden a personas en el Espectro Autista.

Sin embargo, la buena noticia es que los instructores de teatro típicos tienen mucho de lo que se necesita para trabajar con niños en el Espectro Autista. Muchos de los juegos, actividades de improvisación y ejercicios que funcionan para los estudiantes de teatro típicos pueden modificarse fácilmente para los estudiantes en el espectro del autismo.

III) Usando el teatro en la comunidad

La mayoría de las formas de terapia artística tienen poco que ver con la instrucción artística. Un/a niño/a puede obtener mucho de la musicoterapia, por ejemplo, pero nunca aprende a leer música o tocar un instrumento. La terapia de teatro, sin embargo, en realidad involucra a personas en el Espectro Autista en los mismos tipos de actividades y enseña muchas de las mismas habilidades que una clase de teatro típica. Esto significa que un/a niño/a o adolescente en el Espectro Autista que ama la terapia de teatro puede traducir fácilmente las habilidades en improvisación, movimiento, lenguaje corporal y memorización al teatro escolar o comunitario.

Fuente: Rudy, L. (2019). How Drama Therapy Can Help People With Autism. VeryWell Health. Recuperado de (https://www.verywellhealth.com/how-can-drama-therapy-help-people-with-autism-260295). Traducido por Maximiliano Bravo.

Terapia con LEGO para Niños en el Espectro Autista

Los niños en el Espectro Autista tienden a amar algunas cosas muy intensamente. Los terapeutas de juego se han basado durante muchos años en las pasiones autistas para ayudar a los niños a aprender habilidades como la colaboración, la comunicación y el pensamiento simbólico. Ahora, un grupo de investigadores descubre que los juguetes para construir LEGO son una herramienta particularmente fructífera para la terapia de autismo, y una excelente manera de ayudar a los niños autistas a desarrollar un interés que puedan compartir con sus compañeros típicos.

La teoría detrás de la terapia del juego

Maria Montessori dijo que “el juego es el trabajo de la infancia”, por lo que quiso decir que los niños aprenden a través del juego. Los niños sin Espectro Autista usan el juego para expandirse y comprender mejor su mundo a través de la experimentación, el juego simbólico (imaginativo), la actividad física y el deporte, la interacción social y la observación.

Al fingir ser adultos, personalidades de la televisión o superhéroes, los niños practican el uso del lenguaje hablado y se comportan de la forma esperada. Al jugar juegos organizados, los niños aprenden cómo seguir las reglas, colaborar con sus compañeros de equipo, turnarse y trabajar para lograr un objetivo compartido.

Los niños en el Espectro Autista juegan de forma muy diferente a sus compañeros típicos. Tienden a jugar solos o participar en juegos paralelos (dos niños haciendo lo mismo, pero cada uno por su cuenta).

Mientras que los niños en el Espectro Autista pueden memorizar y recitar líneas o acciones de películas o TV, rara vez amplían lo que han aprendido con sus propias interpretaciones noveles de personajes o historias.

Y aunque los niños en el Espectro Autista pueden jugar juegos, a menudo tienen grandes dificultades para colaborar, tomar turnos o trabajar para lograr un objetivo compartido.

Además de jugar de manera diferente, la mayoría de los niños con  Espectro Autista tienen patrones o rutinas de juego específicos que repiten una y otra vez de manera idéntica.

Por ejemplo, pueden cantar la misma canción del mismo programa de TV de la misma manera con los mismos movimientos de mano, una y otra vez. O pueden construir y reconstruir el mismo edificio desde los bloques, crear el mismo diseño de la vía del tren, o ejecutar un carro de juguete de ida y vuelta por el mismo camino. Cuando se les pide que prueben algo nuevo, pueden sentirse terriblemente molestos porque su juego repetitivo se calma, mientras que el cambio puede provocar ansiedad.

Los muchos tipos de terapia de juego intentan ayudar a los niños en el Espectro Autista a superar los desafíos al aprovechar los intereses existentes para ampliar la comunicación, la imaginación y las habilidades sociales. En lugar de prohibir que los niños continúen con sus actividades repetitivas, los terapeutas de juego usan una variedad de técnicas para complicar y mejorar sus actividades.

Por ejemplo, si un/a niño/a maneja repetidamente un camión sobre la misma parte de la alfombra, un terapeuta de juego podría colocar un obstáculo en la alfombra, lo que requeriría que el/la niño/a negocie el cambio e interactúe con el terapeuta. A través del proceso de la terapia de juego, muchos terapeutas han visto una mejora significativa en el lenguaje, la comunicación, la colaboración e incluso las habilidades físicas.

¿Por qué se creó la LEGO Terapia?

Los juguetes para construir LEGO son extraordinariamente populares entre los niños autistas.

Ofrecen una actividad simple, predecible y repetible que se puede lograr solo sin ayuda externa. También son parte de un sistema de juguetes que se ven y se comportan de manera similar. LEGO también ofrece las beneficios adicionales de:

  • Requerir habilidades motrices finas fuertes y una importante fuerza de la mano
  • Requerir habilidades espaciales, visuales y analíticas
  • Tener un valor intrínseco en el mundo en general (el juego de LEGO es universal, y los modelos y las estructuras de LEGO se han hecho muy reconocidos no solo como modelos de juguetes, sino también como formas de arte)

Al darse cuenta de que muchos niños autistas ya están atraídos y aman a los LEGO, el neuropsicólogo clínico Dr. Daniel LeGoff comenzó a experimentar con la terapia LEGO en 2003.

Su idea era crear un programa de habilidades sociales efectivo que pudiera usarse en múltiples escenarios y ser transferible a las interacciones de pares del mundo real. En 2004, publicó un documento que muestra resultados positivos del programa que creó.

Hoy en día hay varios profesionales, así como libros y programas, todos enfocados en la terapia LEGO. Si bien hay una variedad de enfoques conductuales y de desarrollo para la terapia, la mayoría usa técnicas similares para involucrar a los niños y exigirles que desarrollen habilidades para lograr sus objetivos relacionados con el juego.

¿Cómo funciona la LEGO Terapia?

El objetivo de la LEGO Terapia es crear los tipos de habilidades que pueden ayudar a los niños en el Espectro Autista a relacionarse mejor con sus pares, compartir experiencias y colaborar. Esto significa que los niños que probablemente se beneficien con la terapia con LEGO ya son al menos algo verbales y pueden seguir instrucciones tanto visuales como verbales.

En la forma más básica de la terapia LEGO, los niños trabajan en grupo, teniendo los siguientes roles:

  • El/La Ingeniero/a – tiene un conjunto de instrucciones para el modelo y tiene que solicitar los ladrillos del Proveedor y ordenar al Constructor que coloque el modelo
  • El/La Proveedor/a – tiene los bloques de Lego y suministra al Ingeniero los artículos requeridos a pedido
  • El/La Constructor/a – recibe los ladrillos por parte del Proveedor y debe seguir las instrucciones dadas por el Ingeniero para hacer el modelo.

Un facilitador adulto trabaja con el grupo según sea necesario para alentar la resolución de problemas, la comunicación y el compromiso. En algunos casos, varios terapeutas trabajan juntos, utilizando LEGO para desarrollar habilidades motoras, facilitar el habla y mejorar la comunicación social. Los terapeutas involucrados con la terapia LEGO pueden ser terapeutas ocupacionales, terapeutas del habla, terapeutas conductuales o incluso psicólogos.

La terapia de LEGO también se puede ampliar para fomentar el juego creativo y la colaboración a través de la narración de historias, las actividades dramáticas y la innovación. Por ejemplo, una versión de la terapia LEGO hace que los niños trabajen juntos para construir versiones de un mundo imaginario descrito en una historia, o trabajen juntos para crear un vehículo que tenga cualidades específicas o que pueda navegar en una situación particular.

Los niños también pueden trabajar juntos para construir robots mucho más elaborados LEGO Mindstorms y programarlos. En estos escenarios más avanzados, los niños colaboran en la creación de un mundo complejo, la narración de historias o el diseño.

¿Es efectiva la terapia con LEGO?

La terapia con LEGO se basa en terapias existentes, efectivas y sin riesgos. Eso significa que no puede doler y probablemente ayude a su hijo a desarrollar habilidades y posiblemente amistades significativas basadas en intereses comunes.

Hay un número limitado de estudios centrados en la terapia con LEGO, y la mayoría de ellos se llevaron a cabo en grupos pequeños por personas con un gran interés en que la terapia tenga éxito.

Ninguna terapia es siempre exitosa para cada niño/a en el Espectro Autista, y mucho depende de la química de un grupo de terapia y su facilitador. En cualquier entorno terapéutico, algunos niños obtendrán mejores habilidades mientras que otros no.

Si bien lo único que arriesga con la terapia LEGO es el tiempo y el dinero, es más probable que vea resultados positivos si tu hijo/a:

  • Disfruta activamente de construir modelos con LEGO
  • Está más o menos al mismo nivel funcional que los otros niños en el grupo
  • Tiene la capacidad de seguir instrucciones verbales
  • Ha demostrado al menos cierto éxito en el juego interactivo en el pasado
  • Es capaz de cambiar sus ideas sin grandes trastornos emocionales
  • Está motivado para construir relaciones sociales con sus pares

Antes de comenzar con la terapia con LEGO, es importante conversar con el terapeuta para determinar cuáles son sus objetivos, cómo es la mezcla de niños y qué incluye su enfoque terapéutico. Haz que el terapeuta se reúna y evalúe a tu hijo/a para determinar si él o ella está listo para esta forma relativamente avanzada de terapia de juego. Si tiene alguna pregunta en mente, le recomendamos que solicite que tu hijo/a participe durante un período de prueba.

Fuente: Rudy, L. (2018). LEGO Therapy for Children With Autism. VeryWell Health. Recuperado de (https://www.verywellhealth.com/lego-therapy-for-children-with-autism-4169865). Traducido por Maximiliano Bravo.

¿Qué es el Catastrofismo? 6 Formas Para Superar el Pensamiento Catastrófico

El catastrofismo es una forma de pensar llamada “distorsión cognitiva”. Una persona que catastróficamente generalmente ve un resultado desfavorable para un evento y luego decide que si ocurre este resultado, los resultados serán un desastre.

Aquí hay algunos ejemplos de catastrofismo:

  • “Si me va mal en esta prueba, nunca aprobaré el ramo, y terminaré siendo un/a fracasado/a”.
  • “Si no me recupero rápidamente de este procedimiento médico, nunca mejoraré y quedaré discapacitado/a toda mi vida”.
  • “Si mi novio/a termina contigo, nunca encontraré a nadie más, y jamás volveré a ser feliz”.

Los terapeutas también lo llaman “magnificación” catastrófica, porque una persona hace que una situación parezca mucho peor, fatal o más grave de lo que realmente es.

La catastrofización puede provocar depresión en algunas personas. Afortunadamente, hay varios métodos para abordar la condición y evitar la catastrofización.

Datos rápidos sobre catastrofismo:

  • El catastrofismo puede ser el resultado o la causa de la ansiedad.
  • Toda persona tiende a catastrofizar de vez en cuando.
  • Un profesional de salud mental puede ayudar a abordar el pensamiento catastrófico.

Causas

El catastrofismo es una creencia de que algo es mucho peor de lo que realmente es.
Si bien hay varias causas potenciales y contribuyentes a la catastrofización, la mayoría cae en una de tres categorías.

Estos son:

I) Ambigüedad: La ambigüedad o ser vago puede abrir a una persona al pensamiento catastrófico.

Un ejemplo sería recibir un mensaje de texto de un amigo o compañero que diga “Tenemos que hablar”.

Este mensaje vago podría ser algo positivo o negativo, pero una persona no puede saber cuál de estos es solo con la información que tiene. Entonces pueden comenzar a imaginar las peores noticias.

II) Valor: Las relaciones y situaciones que una persona posee en alto valor pueden resultar en una tendencia a catastrofizarse. Cuando algo es particularmente significativo para una persona, el concepto de pérdida o dificultad puede ser más difícil de tratar.

Un ejemplo sería salir a buscar trabajo. Pueden comenzar a imaginar la gran decepción, ansiedad y depresión que experimentarán si no consiguen el trabajo antes de que la organización haya tomado alguna decisión.

III) Miedo: El miedo, especialmente el miedo irracional, juega un papel importante en el catstrofismo. Si una persona tiene miedo de ir al médico, podrían comenzar a pensar en todas las cosas malas que un médico podría decirles, incluso si solo van a un chequeo.

Una persona también puede experimentar catastrofismo relacionado con una condición médica o un evento pasado en su vida.

Condiciones Psiquiátricas Relacionadas

La ansiedad está estrechamente relacionada con el catastrofismo. La ansiedad es una condición donde una persona experimenta mayor miedo y preocupación por una circunstancia. Los ejemplos pueden ser preocupantes acerca de una gran prueba o tener miedo de caminar solo por la noche.

I) Diferencia entre catastrofismo y ansiedad: La principal diferencia entre ansiedad y catastrofismo es que la ansiedad puede desempeñar un papel útil en la vida de una persona. Por ejemplo, la ansiedad puede ser una emoción positiva porque puede ayudar a una persona a protegerse a sí misma. Sin embargo, el catastrofismo generalmente no tiene ningún beneficio.

Tener estos pensamientos catastróficos puede llenar la mente de una persona con emociones innecesarias que alejan el tiempo y el pensamiento de la realidad de una situación. Si bien tanto la ansiedad como el catastrofismo pueden ser dañinos, la ansiedad puede ser beneficiosa en algunas circunstancias.

II) Enlace con la depresión: La depresión o los sentimientos prolongados de impotencia y tristeza también están relacionados con el catastrofismo. Cuando una persona experimenta sentimientos prolongados de desesperanza, puede tender a catastrofizar e imaginar lo peor que sucederá.

III) Dolor catastrofizante: Además de las condiciones de salud mental, como la ansiedad y la depresión, algunas personas pueden catastrofear sobre los sentimientos de dolor. El “catastrofismo del dolor” se produce cuando una persona se obsesiona y se preocupa por el dolor, se siente impotente cuando experimenta dolor y no puede dejar de lado las preocupaciones o los pensamientos de dolor.

Según un artículo de la revista Expert Review of Neurotherapeutics, el catastrofismo del dolor se asocia con aumentos en el uso de narcóticos, índices de dolor postquirúrgico o depresión después de la cirugía. Si bien ninguna persona espera un dolor posquirúrgico o posterior a la lesión, un temor o enfoque irracional puede hacer que la recuperación sea especialmente difícil.

6 Consejos para Superar el Pensamiento Catastrófico

Los expertos en salud mental a menudo usan técnicas conocidas como terapia cognitivo-conductual (TCC) para ayudar a una persona a abordar su pensamiento catastrófico.

Estas técnicas requieren que la persona sea consciente de que está experimentando un pensamiento catastrófico, que reconoce sus acciones y que trata de detener y corregir su pensamiento irracional.

Estos consejos pueden ayudar a manejar la condición:

I) Reconocer que suceden cosas desagradables: La vida está llena de dificultades, así como de días buenos y malos. El hecho de que un día sea malo no significa que todos los días serán malos.

II) Reconocer cuándo los pensamientos son irracionales: El catastrofismo a menudo sigue un patrón distinto. Una persona comenzará con un pensamiento, como “Me duele hoy”. Luego se expandirán en el pensamiento con preocupación y ansiedad, tales como: “El dolor solo va a empeorar” o “Esta herida significa que nunca voy a mejorar”. Cuando una persona aprende a reconocer estos pensamientos, están mejor equipados para manejarlos.

III) Decir “¡basta!”: Para detener los pensamientos repetitivos y catastróficos, una persona puede tener que decir en voz alta o en su cabeza “¡detente!” o “¡no más!” Estas palabras pueden evitar que la corriente de pensamientos continúe y ayudar a una persona a cambiar el curso de su pensamiento.

IV) Pensar en otro resultado: En lugar de pensar en un resultado negativo, considere una opción positiva o incluso una opción menos negativa.

V) Ofrecer afirmaciones positivas: Cuando se trata de pensamientos catastróficos, una persona tiene que creer en sí misma y superar su tendencia a temer lo peor. Es posible que deseen repetir una afirmación positiva a sí mismos sobre una base diaria.

VI) Promover el autocuidado: Es más probable que los pensamientos catastróficos se hagan cargo cuando una persona está cansada y estresada. Por lo tanto, resulta crucial descansar lo suficiente y participar en técnicas para aliviar el estrés, como el ejercicio, la meditación y el diario, pueden ayudar a que una persona se sienta mejor.

Reflexiones Finales

Un artículo en la revista Expert Reviews in Neurotherapeutics define el catastrofismo como “un pronóstico irracionalmente negativo de eventos futuros”.

Si una persona se encuentra continuamente catastroficando eventos en su vida y las técnicas en el hogar no ayudan, debe buscar ayuda de un experto en salud mental.

Existen múltiples formas de ayudar a una persona a superar esta forma de pensar y vivir una vida con menos miedo y ansiedad.

Fuente: Legg, T. (2018). How to stop catastrophizing. Medical News Today. Recuperado de (https://www.medicalnewstoday.com/articles/320844.php). Traducido por Maximiliano Bravo.

Espectro Autista y Control de Impulsos: Lo Que Necesitas Saber

Las personas en el Espectro Autista a menudo sorprenden a los demás de la manera más encantadora e interesante. Pero otras veces, sus comportamientos pueden ser confusos, extraños o incluso peligrosos.

Todos tenemos impulsos, y muy pocas personas (si las hay) son capaces de controlar sus impulsos todo el tiempo. Sin embargo, el control de los impulsos es una habilidad que muchas personas en el Espectro Autista a menudo les resulta difícil, y los comportamientos asociados con este problema pueden variar de tiernos a problemáticos.

Este artículo te ayudará a comprender las razones de la impulsividad en las personas en el Espectro Autista y lo que se puede hacer para ayudar a una persona en el Espectro Autista a superar sus deseos y conductas impulsivas.

I) Reconociendo la Impulsividad

El control de impulsos es la incapacidad de dejar de participar en una actividad o comportamiento. Es una habilidad en un grupo de habilidades cognitivas que cae dentro de una categoría conocida como “función ejecutiva”. Este término general abarca la capacidad de planificar, organizar, administrar el tiempo, tareas múltiples, razonar, resolver problemas e inhibir comportamientos.

La disfunción ejecutiva, que es común en personas en el Espectro Autista, se refiere a la falta de una o más de estas habilidades o una tendencia de estas habilidades a requerir más tiempo y esfuerzo de lo que suelen hacer para otras personas. Esto puede conducir a períodos de atención más cortos, inflexibilidad del pensamiento y la incapacidad de utilizar la memoria de trabajo de manera efectiva.

No todas las personas en el Espectro Autista también tienen disfunción ejecutiva, y no todas las personas que sufren de disfunción ejecutiva también están en el trastorno del Espectro Autista, pero los dos diagnósticos se asocian comúnmente entre sí.

Las personas que tienen un problema con el control de los impulsos pueden presentar los siguientes comportamientos:

  • Interrumpe las conversaciones
  • Tiene problemas para tomar turnos
  • Tiene arranques de ira
  • Se distrae fácilmente y tiene problemas para prestar atención
  • Tiene problemas para recordar y seguir las instrucciones
  • Suelta respuestas antes de ser llamado o antes de que termine la pregunta

II) El Problema del Control de Impulsos

Los impulsos varían ampliamente entre los individuos en términos de lo que los desencadena y cuál es el resultado, pero la idea es la misma sin importar el desencadenante o el comportamiento. Las personas con problemas de control de los impulsos no pueden retenerse de algo que sienten que deben hacer. Esta falta de control puede conducir a problemas de comportamiento en el hogar, la escuela o el trabajo, y puede monopolizar la atención de quienes los rodean. Las personas en el espectro que no pueden controlar sus impulsos tendrán dificultades para obedecer instrucciones que van en contra de sus impulsos y pueden tener problemas para prestar atención o quedarse quietos.

No siempre es malo que tus impulsos impulsen tus conductas, pero en ciertas situaciones, profesores, jefes, padres u otras personas deberán tratar de controlar el comportamiento impulsivo, ya que los comportamientos impulsivos a menudo pueden ser perjudiciales o problemáticos. Esto puede causar más problemas, porque una persona en el Espectro Autista que ha tenido sus impulsos frustrados podría terminar teniendo un descompensación emocional en respuesta.

III) ¿Qué causa la falta de control de impulsos?

Las personas en el Espectro Autista son conocidas por su capacidad de hiperconcentrarse en un objeto o actividad. Su afinidad apasionada por cosas muy específicas a menudo los lleva a priorizar esa cosa sobre cualquier otra cosa que esté sucediendo en sus vidas, y el desencadenante correcto podría hacer que se olviden de todo en un instante. Un nuevo estímulo llega a la escena, y de repente, nada más existe. La impulsividad también podría ser un signo de Trastorno de Déficit Atencional e Hiperactividad, que es un condición comórbida muy común del Espectro Autista.

IV) ¿Por qué la falta de control de impulsos es peligrosa?

La mayoría de las veces, la falta de control de los impulsos es simplemente inconveniente, no peligroso. A veces incluso puede ser entrañable. Pero dependiendo del nivel de disfunción y las situaciones en las que los impulsos de la persona se convierten en un problema, la incapacidad para controlar esos impulsos podría poner en peligro a una persona en el Espectro Autista.

Imagine un joven en el Espectro Autista que tiene una pasión por los trenes, por ejemplo. En teoría, no hay absolutamente nada de malo en la necesidad impulsiva de este hombre de recoger todos los trenes de juguete que encuentra o leer todos los libros que tienen una foto de un tren en la portada. Pero si llevas al mismo joven a una concurrida estación de tren, donde varios trenes van y vienen al mismo tiempo, su deseo de ver un tren real de cerca y personal podría ponerlo en una situación de vida o muerte, especialmente si tiene poca comprensión del peligro. Controlar sus impulsos en una situación como esta es importante para garantizar que permanezca seguro.

V) Consejos Para Enseñar el Control de Impulsos

Es probable que enseñarle a una persona en el Espectro Autista a controlar sus impulsos sea un proceso largo. No puede dar una conferencia sobre control de impulsos o esperar una “ronda de práctica” para hacer el truco. Pero un poco de paciencia y comprensión pueden ayudar mucho a una persona a desarrollar una mejor función ejecutiva.

La parte más importante de la enseñanza del control de los impulsos es buscar momentos de enseñanza pero ser flexibles cuando no van exactamente bien. Intente e intente de nuevo, tan a menudo como pueda, para ejercitar la capacidad de la persona de controlar su comportamiento, pero siempre permita los reemplazos también. Es más probable que la persona aprenda algo de la oportunidad adicional de hacerlo bien que de la corrección verbal.

También es una buena idea utilizar momentos de enseñanza más cuando la persona está teniendo un buen día en lugar de uno mal día; alguien que ya está frustrado y de mal humor tendrá menos probabilidades de tener éxito en el control de sus impulsos, lo que deja a todos involucrados con un sentimiento negativo. Si bien es posible que no siempre pueda esperar el momento “correcto” para practicar el control de impulsos, es vital saber cuándo la persona ha tenido suficiente.

Ser un buen modelo a seguir también es clave para enseñar el control de los impulsos. Si eres padre o cuidador de una persona en el Espectro Autista e impulsividad, puedes compartir tus frustraciones con ellos como un ejemplo. Háblales de la situación, dígales por qué está frustrado y luego discuta posibles soluciones al problema sin emocionarse al respecto.

Habla con un médico o terapeuta sobre otras formas en que podrías ayudar a una persona en el Espectro Autista a aprender mejor control de impulsos y otras habilidades en el ámbito de la función ejecutiva.

Fuente: Nelson, E. (s.f.). Autism and Impulse Control: What You Need to Know. The Autism Site Blog. Recuperado de (https://blog.theautismsite.com/impulse-control/2/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Las Mejores Razas de Perros para Niños en el Espectro Autista

Hay un vínculo especial que ocurre entre un niño y un perro. Muchas razas son un excelente complemento para su familia, especialmente cuando tienes hijos pequeños y estás buscando un protector y compañero de juegos para tu hijo/a. Pero, ¿qué pasa si tu hijo/a tiene necesidades especiales?

Perros y niños en el Espectro Autista

Los niños en el Espectro Autista a menudo tienen dificultades para expresar sus emociones y pueden tener fobias sociales, ansiedad por separación y ansiedad de leve a grave. Ahí es donde un perro amigo, leal y paciente puede ayudar a tu hijo/a a superar estas tendencias y ayudar a calmar a tu hijo.

Un estudio encontró que el 67% de las familias con niños en el Espectro Autista tenían perros, y el 94% de los padres informaron que su hijo/a en el Espectro Autista había formado un vínculo especial con el perro. Sigue leyendo para ver qué razas de perros podrían ser las adecuadas para tu familia.

I) Golden Retriever: Ninguna lista de perros para familias, específicamente para niños en el Espectro Autista, estaría completa sin el Golden Retriever. Los Goldens son gentiles, pacientes, amorosos, leales y excepcionalmente fáciles de entrenar. Esta raza tiene un temperamento tranquilo y una inteligencia decente, por lo que a menudo se entrenan como perros de servicio o terapia.

En pocas palabras, si está buscando un amigo para siempre que pueda ayudar a tu hijo/a en el Espectro Autista, no hay nada mejor que el Golden Retriever.

II) San Bernardo: El San Bernardo es extremadamente gentil para su tamaño. A pesar de que puede ser un poco obstinado, también es paciente, dulce y amable con los niños, lo que lo convierte en una buena opción para las familias con niños en el Espectro Autista.

III) Terranova: A menudo llamado el “gentil gigante”, un Terranova puede ser una gran opción para los niños en el Espectro Autista. Increíblemente amigable y fácil de entrenar, este cachorro tiene un alto nivel de inteligencia pero no es excesivamente hiperactivo, lo que podría estresar a su hijo en lugar de calmarlo. Es una de las principales razas de perros para familias y es un guardián y protector natural.

IV) Labradoodle: Criado como un cruce entre un Labrador y un Poodle, el Labradoodle es una opción popular para las familias que tienen un/a hijo/a en el Espectro Autista. Los Labradoodles vienen en todos los tamaños y colores y rara vez son una división 50-50 de ambas razas, pero podrían favorecer a uno u otro. De cualquier forma, son excelentes perros de familia y fáciles de entrenar debido a sus altos niveles de inteligencia. También son perros de terapia populares, gracias a estas características favorables.

V) Labrador Retriever: Al igual que los Golden Retrievers, los labradores son excelentes mascotas familiares gracias a su inteligencia y su alto grado de capacitación. Pacientes y cariñosos, los Labradores son cachorros dulces y gentiles que se llevan bien con personas, perros y otras mascotas también. También son una opción popular para los perros de terapia debido a lo fácil que son para entrenar, y lo amables que son para todos los que conocen.

VI) Poodle: Para las familias de niños en el Espectro Autista que también sufren de alergias, los Poodles son una gran opción. Obediente, inteligente y lleno de entusiasmo, los Poodles podría no ser la primera raza que imaginas cuando piensas en un perro de terapia. Pero su capacidad de aprendizaje y su afán por complacerlos los hacen aptos para la tarea. Además, debido a que generalmente no se eliminan, son ideales para las familias con alergias que no quieren sacrificar todos los beneficios de ser dueño de un perro.

VII) Pastor Alemán: Al igual que con las otras razas de la lista, la inteligencia y la capacidad de entrenamiento son los principales rasgos que hacen que el pastor alemán sea la mejor opción para los niños en el Espectro Autista. El instinto de protección natural de esta raza lo convierte en una gran elección para familias. Y debido a que es a la vez amable y leal, también hace un gran servicio o perro de terapia. Con el entrenamiento adecuado, el noble pastor alemán sería un complemento perfecto para su familia.

VIII) Collie: ¿Recuerdas a Lassie? Esta raza leal es un perro de familia por excelencia, y su afán de agradar y su inteligencia innata lo hacen fácil de entrenar. Suave, moderado y bueno con los niños, el Collie también es sensible a las emociones humanas, lo cual es un rasgo importante cuando se habla de niños en el espectro.

IX) Samoyedo: Amistoso tanto con la familia como con los extraños, el samoyedo es una de esas razas que siempre se ve como si estuviera sonriendo. Este perro inteligente es fácil de entrenar y con ganas de agradar, por lo que es un gran compañero para toda la familia, incluidos los niños en el Espectro Autista. Puede ser bastante enérgico, por lo que el ejercicio diario y el adiestramiento son obligatorios.

X) Perro de Montaña de los Pirineos: No encontrarás un perro más devoto que el Perro de Montaña de los Pirineos. Originalmente utilizado para proteger al ganado, esta raza tiene un temperamento suave y una fuerte devoción por su familia. Un Perro de Montaña de los Pirineos es gentil con los niños, por lo que es una combinación ideal para los niños en el Espectro Autista.

XI) Boyero de Berna: Leal, sensible, devoto y amable: el Boyero de Berna tiene todas las cualidades que deberías buscar cuando estás buscando una raza para un/a niño/a en el Espectro Autista. Lo suficientemente inteligente como para entrenar fácilmente, esta raza tranquila se convertirá instantáneamente en una parte integral de la familia.

XII) Beagle: No todas las razas de perros para niños en el Espectro Autista son grandes. De hecho, los Beagles son una gran opción, gracias a su amabilidad hacia su familia y extraños por igual. Este alegre cachorro se convertirá rápidamente en el nuevo mejor amigo de su hijo. Y su estatura más pequeña y su rostro amable lo hacen más apto para los niños que no se sienten tan cómodos con los perros. Una advertencia: los Beagles requieren un entrenamiento adecuado porque a menudo quieren despegar siguiendo sus narices. Así que asegúrese de poner el esfuerzo.

XIII) Pitbull: Los Pitbull pueden tener una reputación conflictiva, pero también se los conoce como “perros niñeras”, lo que significa que están naturalmente inclinados a ser amables con los niños. Y con la capacitación y el cuidado adecuados, están increíblemente dedicados a sus familias. Juguetones, cariñosos y extrovertidos, estos protectores pueden ser el complemento perfecto para tu hijo/a en el Espectro Autista.

¿Cuál perro es el indicado para ti?

Al final, todo se reduce a tomar una decisión informada basada en las necesidades únicas de su familia. Las razas de perros leales, amigables, tranquilas y pacientes son la mejor opción cuando buscas encontrar un compañero para tu hijo/a en el Espectro Autista.

Los perros acompañantes son mascotas de la familia y pueden ser de cualquier raza, aunque debes elegir un perro que sea fácil de entrenar. Los perros de servicio requieren una amplia capacitación y certificación. Pueden ser beneficiosos para los niños en el Espectro Autista que requieren atención adicional, como si son propensos a ataques epilépticos o experimentan arrebatos en entornos sociales. Los perros de terapia también pueden ser entrenados, aunque no tan rigurosamente como perros de servicio. Ofrecen afecto y comodidad a tu hijo/a en el Espectro Autista.

Fuente: Harding, A. (2018). Best Dog Breeds for Children With Autism. The Cheat Sheet. Recuperado de (https://www.cheatsheet.com/culture/best-dog-breeds-children-autism.html/?a=viewall). Traducido por Maximiliano Bravo.

Que No Es y Que Si Es La Aceptación

Se habla mucho sobre aceptación a la hora de discutir sobre el Espectro Autista. ¿Pero cómo definimos aceptación?

Echemos un vistazo a la siguiente situación hipotética:

Padre A: Amo y acepto a mi hijo/a en el Espectro Autista tal como es.

Padre B: ¿Entonces ya tiraste la toalla?

Antes de definir qué es aceptación, partamos definiendo qué no es aceptación.

I) La aceptación no significa tirar la toalla

Padre A: Amo y acepto a mi hijo/a en el Espectro Autista tal como es.

Padre B: ¿Cómo puedes simplemente no hacer nada? Mi hijo/a recibe al menos 40 horas de terapia conductual a la semana, más reforzamiento académico y psicomotricidad todo el día, y terapia ocupacional, y musicoterapia y . . .

II) La aceptación no significa no hacer nada

Padre A: Amo y acepto a mi hijo/a en el Espectro Autista tal como es.

Padre B: ¡Amo y acepto también a mi hijo/a! Después de 5 años de ABA, capacitación diaria en habilidades sociales y un sistema de recompensas por buena conducta validado por un equipo élite de científicos del MIT, no podrías decir que él/ella es diferente de los otros niños en su clase.

III) La aceptación no significa normalización

Padre A: Amo y acepto a mi hijo/a en el Espectro Autista tal como es.

Padre: ¿Te refieres a que estás bien criando a un/a niño/a salvaje que corre maniáticamente por las calles en ropa interior, con su rostro y manos embarradas con restos de los chocolates que come para el desayuno, almuerzo y cena?

En resumen, la aceptación no se trata de tirar al tacho de la basura todas las reglas, modales, educación, habilidades y estrategias de adaptación.

No sé de dónde sacan las personas estas ideas descabelladas sobre la aceptación. Quizás por habernos sentido tan desamparados, hasta que no tenemos más remedio que tragarnos los innumerables mensajes negativos sobre el Espectro Autista. Por ejemplo, “40 horas de terapia a la semana” “tu hijo/a nunca llegará a ser alguien en la vida si no le enseñas a ser normal”, “el Espectro Autista es una tragedia” y un largo, largo etcétera.

El denominador común de dichos mensajes es el miedo. El miedo a lo desconocido. El Espectro Autista para muchos es un concepto desconocido. Incluyendo muchos profesionales.

Dichos mensajes son convenientes. Están justo allí cuando tu hijo/a es diagnosticado/a y al principio son procesados rápidamente e indoloramente. El miedo no es algo que tenemos que esforzarnos por comprender. Es visceral y siempre está al acecho.

La aceptación es un poco más complicada. Requiere un poco de esfuerzo. En realidad, mucho esfuerzo.

El problema de los mensajes negativos sobre el Espectro Autista es que son tan accesibles que nos olvidamos de lo perjudiciales que son. Es como tomar agua salada tras naufragar en una isla desierta. Puede parecer una buena idea al principio, pero cuanto más agua te lleves a la boca, más sediento te sentirás. Puedes decirte a sí mismo que es la mejor opción para tu hijo/a, solo por un momento. Después de todo, hay un océano completo de agua salada allí, fácil de recoger con un balde, y te hará sentir menos sed, al menos por poco tiempo.

A largo plazo, el agua dulce es esencial para la supervivencia, pero encontrarla requerirá planificación y trabajo arduo: trepar a un árbol para recoger cocos, establecer un sistema para recolectar agua de lluvia, caminar hacia el interior para encontrar un arroyo o un manantial. No hay garantía de que nada de eso funcione, ¿verdad?

Riesgos, planificación, trabajo duro. Puedo decir con toda confianza que todo eso forma parte de la aceptación. No es la opción más fácil, pero vale la pena el esfuerzo.

Las personas a menudo hablan de aceptación como una especie de línea de meta y eso no podría estar más alejado de la verdad.

La aceptación de ti o de un ser querido es el punto de partida. La aceptación es donde evaluamos lo bueno, lo malo, lo feo y lo grandioso y descubrimos que estamos de acuerdo con todo eso. Que podemos amar a todas las partes, en este momento, hoy. No la próxima semana o cuando arreglemos solo una pequeña cosa o tan pronto tengamos esa otra cosa bajo control.

Estamos bien con todo eso, tal como es.

“¿Cómo es eso no es tirar la toalla?” te estarás preguntando. “¿Cómo es eso diferente de no hacer nada?”

Porque no es la línea de meta. Es el punto de partida. Desde un lugar de aceptación, podemos construir estrategias de adaptación y aprender nuevas habilidades de una manera que mejore la calidad de nuestra vida.

“¿No es lo mismo que la terapia conductual y normalizar a las personas? Dijiste que eso no es aceptación.”

Es confuso, lo sé. Tal vez una analogía podría ayudar.

Imagina un bombero a punto de entrar en un edificio en llamas. Para tener las mayores probabilidades de éxito, él o ella necesita las herramientas adecuadas y un equipo de protección. Nadie esperaría que un bombero mágicamente le salga ropa a prueba de fuego y un tanque de oxígeno (normalización); del mismo modo, nadie enviaría al bombero al edificio sin equipo de protección (no hacer nada) o le diría que simplemente dejara de ser bombero (tirar la toalla).

Es hora de dejar ir la falsa dicotomía de que nuestra única opción es normalizar a nuestros hijos/as en el Espectro Autista o titar la toalla y no hacer nada. Muchas terapias tienen como objetivo hacer que las personas en el Espectro Autista sean indistinguibles de sus pares sin Espectro Autista. A largo plazo, crearán una ruptura irreparable en su autoestima y calidad de vida.

Aprender nuevas habilidades y desarrollar nuestras fortalezas nos equipa para enfrentar los desafíos de la vida, mientras nos da el espacio para continuar viviendo felices tal como somos.

Y así es como funciona la aceptación: soy yo y sufro menos.

Fuente: (2014). What Acceptance Is Not. Musings of an Aspie. Recuperado de (https://musingsofanaspie.com/2014/09/17/what-acceptance-is-not/). Traducido por Maximiliano Bravo.

10 Cosas que se les Deben Pedir a los Profesionales que Trabajan con Niños con Necesidades Especiales

Todo terapeuta debe saber que para los padres puede resultar desalentador enterarse de que su hijo/a tiene necesidades especiales, sean éstas transitorias o permanentes, pero asegurarse de que dichas necesidades de su hijo sean satisfechas adecuadamente por el mundo exterior puede ser aún más estresante.

La buena noticia es que ahora sabemos más que nunca por qué es esencial nutrir las fortalezas y las relaciones como base para ayudar a los niños con los desafíos del desarrollo. La mala noticia es que este nuevo conocimiento no siempre se traduce en un tratamiento realmente beneficioso para su hijo/a.

Como padres, pueden tener un impacto significativo en cómo los profesores y otras personas perciben a su hijo/a, los mensajes tacitos que ofrecen estos adultos y el apoyo emocional que brindan. Estos diez consejos son un comienzo. Por supuesto, cada niño y familia es diferente, y usted debe adaptar la lista a sus creencias de crianza particulares y al perfil único de su hijo/a.

Todos los padres cuyos hijos tengan necesidades especiales solicitan respetuosamente que los miembros del equipo de apoyo terapeútico sigan estos principios:

I) Que entiendan que las diferencias neurológicas o de desarrollo no definen a nuestro hijo/a. Ningún padre quiere que su hijo/a experimente mensajes tácitos ​​de que él/ella es un diagnóstico que necesita reparación.

II) Presuman las competencias de nuestro hijo/a, y comprendan que les llevará un tiempo que él/ella les muestre todo lo que sabe. Tengan paciencia y supongan que él/ella comprende todo lo que dice.

III) No confundan la incapacidad de nuestro hijo/a para hablar o usar el lenguaje apropiado como una incapacidad para pensar. Las capacidades de nuestro hijo/a para comunicar sus pensamientos internos no siempre es fácil o posible, pero tiene pensamientos, emociones y deseos como cualquier otro/a niño/a.

IV) Priorizen los sentimientos de seguridad de nuestros hijos en las relaciones como una condición necesaria para el aprendizaje. Es más difícil para nuestro/a hijo/a sentirse seguro/a porque no puede comunicar fácilmente sus necesidades. Ayúdelo/a a sentirse seguro/a, amado/a y respetado/a.

V) Comprendan la diferencia crítica entre la mala conducta intencional y los intentos de nuestro/a hijo/a para comunicar angustia. (Pueden verse igual desde el exterior). Las conductas de nuestro/a hijo/a, que pueden parecer negativa, son reacciones de estrés, reacciones de “lucha o huida”, no actos agresivos.

VI) Consideren las implicaciones de salud mental de cada plan o estrategia de intervención conductual para nuestro/a hijo/a. Nuestro/a hijo/a siente tristeza, vergüenza y enfado como cualquier otro/a niño/a. Tenga en cuenta sus emociones al crear planes educativos y terapeúticos.

VII) Consulten con nosotros, sus padres, antes de tratar de “normalizar” las conductas. Algunos de los comportamientos de nuestro/a hijo/a lo/la ayudan a sentirse más tranquilo/a. Si no están perturbando a los demás, no les quiten las conductas sin hablar primero con nosotros. Esto puede tener un impacto en su desarrollo de autoconfianza.

VIII) Trabajen desde las fortalezas, intereses naturales y motivación de nuestro/a hijo/a. Nuestro/a hijo/a, como todos los niños, aprende mejor cuando está comprometido e interesado en el proceso. Por favor, incorporen sus intereses naturales en sus sesiones de educación y terapia.

IX) Ciertas experiencias sensoriales pueden ser difíciles para nuestro/a hijo/a. Obtengan asistencia de un experto en integración sensorial-motora (generalmente un terapeuta ocupacional o fisioterapeuta) para asegurarse de que los objetivos de la terapia se adapten al perfil de procesamiento sensorial de nuestro/a hijo/a. Cuando se toma en cuenta y se adapta, nuestro/a hijo/a está más satisfecho y aprende mejor.

X) Continúe subiendo el nivel y espere tanto de nuestro/a hijo/a como lo haría con cualquier otro niño. Tenemos la misma esperanza que todos los padres: que nuestro/a hijo/a sea feliz, sano y viva al máximo potencial. Ustedes son esenciales para que esto suceda.

Fuente: Delahooke, M. (2014). Ten Things to Ask of Professionals Working with Your Special Needs Child. Mona’s Blog. Recuperado de (https://www.monadelahooke.com/ten-things-to-ask-of-professionals-working-with-your-special-needs-child/). Traducido por Maximiliano Bravo.

2 Prometedoras Formas de Terapia para las Personas en el Espectro Autista

Para muchas personas en el Espectro Autista, las terapias tradicionales no funcionan. En la actualidad, el modelo terapéutico más popular para las personas en el Espectro Autista enfatiza la modificación conductual, cuyo propósito es moldear los comportamientos a través de un sistema de recompensas y consecuencias. La modificación conductual no funciona para todos, y no todos los padres piensan que sea la mejor opción para la situación única de sus hijos.

Afortunadamente, a medida que el Espectro Autista se hace más prevalente, se están desarrollando nuevas terapias que pueden adaptarse a las necesidades únicas de los clientes en el Espectro Autista. Hoy en día, hay más opciones que nunca para las personas en el Espectro Autista que necesitan ayuda.

Dos de las formas emergentes más prometedoras son la arteterapia y la terapia animal.

I) Arteterapia

El blog The Art of Autism describe la arteterapia del siguiente modo:

En términos generales, la arteterapia promueve el crecimiento mental y emocional a través de la creación de arte. A diferencia de la instrucción artística, la arteterapia se lleva a cabo con el objetivo de desarrollar habilidades vitales, abordar los déficits y comportamientos problemáticos, y promover la expresión personal sana. Se anima a los clientes a explorar y expresarse usando materiales de arte; La elaboración de ilustraciones atractivas no es la meta principal (aunque puede ser un subproducto positivo).

La Arteterapia dirigida para clientes en el Espectro Autista, especialmente clientes no verbales, es un ajuste natural que les permite comunicarse a través de un medio diferente en lugar del lenguaje. Aquellos en el Espectro Autista que luchan con las tensiones sociales también pueden beneficiarse enormemente de la arteterapia evitando interacciones estresantes. Esto permite al paciente centrarse más en expresarse a través de su creatividad y menos en las dificultades de comunicarse con alguien y relacionarse con alguien a través del lenguaje. Para las personas en el Espectro Autista, el arte se convierte en una herramienta de comunicación vital.

Según Temple Grandin, las personas en el Espectro Autista a menudo son pensadores visuales. Son capaces de visualizar conceptos en sus cabezas y resolver problemas que otros luchan, pero el proceso toma tiempo y el cerebro necesita que se le de tiempo para procesar y reunir pensamientos en una imagen mental cohesiva ya menudo elaborada. Este elemento clave de la mente autista hace que la terapia de arte sea un ajuste natural.

La arteterapia no es sobre el resultado final: la pintura bonita o la impresionante escultura de arcilla. Lo que más importa es el proceso creativo que permite a las personas en el Espectro Autista ser consciente de sí mismas y encontrar la libertad interna. Es un momento en el que pueden sentirse amados y apreciados por lo que pueden hacer y hacerlo a su manera. La arteterapia les otorga una vía para controlar lo que les sucede y llevar su propia visión a buen puerto. En su arte, son el jefe y lo que quieren que suceda, sucede.

II) Terapia Animal

Las personas en el Espectro Autista también pueden beneficiarse de la terapia animal. Perros, Caballos y Trastornos del Espectro Autista: ¿Qué son las Terapias Asistidas por Animales? es un artículo escrito por Teresa Foden, una Editora Asistente en la Red Interactiva sobre el Autismo. En él, ella analiza profundamente los métodos extensos y clínicamente probados que han demostrado el éxito de la terapia animal para ayudar a las personas en el Espectro Autista a sobrellevar su condición.

Un estudio publicado por la Revista Occidental de Investigaciones sobre Enfermería encontró que los niños en el Espectro Autista que jugaban con un perro exhibían un mejor estado de ánimo y estaban más conscientes de su entorno que los niños que estaban expuestos a otras variables en el estudio.

El elemento más convincente de la terapia animal para quienes han sido diagnosticados en el Espectro Autista es la capacidad de los animales para ayudar a las personas a aprender a crear apegos sociales. No hay necesidad de comunicación verbal o emociones humanas complejas cuando el animal de servicio está presente.

Los perros de servicio que permanecen con un/a niño/a en el Espectro Autista pueden ser entrenados para servir como guardianes, evitando que el niño se escape. Cuando el niño está inquieto, el perro puede distraerlo o consolarlo y el perro puede servir como una señal social ante los extraños que sirve para indicar que el niño necesita cuidados especiales y asistencia.

No todos los niños encuentran que son capaces de vincularse con un perro, sin embargo, y las familias que tienen al perro tendrá que aceptar la responsabilidad de tener una mascota que necesita su propio tiempo de juego, el cuidado y las interacciones sociales con la familia en general. Al igual que las personas, el perro necesita oportunidades para tomar descansos de su trabajo y jugar. En última instancia, existen obstáculos significativos que conllevan tener un perro de servicio que no puede hacer que sea la mejor solución para un/a niño/a en el Espectro Autista y su familia.

A medida que el Espectro Autista se vuelve más frecuente, más personas se están comprometiendo a encontrar soluciones nuevas e innovadoras para ayudar a las personas en el Espectro Autista a vivir vidas plenas y felices. Los nuevos avances terapéuticos son una gran razón para estar entusiasmados con el progreso que se está haciendo en este campo.

Fuente: Turner, P. (s.f.). Two Breakthrough Forms of Therapy for People with Autism. The Autism Site Blog. Recuperado de (http://blog.theautismsite.com/autism-therapy/). Traducido por Maximiliano Bravo.