Los Beneficios De La Musicoterapia Para Los Niños En El Espectro Autista

La música siempre ha tenido un efecto terapéutico en las personas, y más aún en las personas en el Espectro Autista, especialmente en los niños. Sus efectos calmantes han sido bien establecidos dentro de la comunidad médica, ayudando a facilitar su inclusión social.

La música se usa a menudo como un complemento cuando están aprendiendo habilidades de comunicación verbal, ya que proporciona una forma completamente diferente para que los niños en el Espectro Autista se expresen.

Tener otro canal de comunicación a veces puede ser vital para aumentar el afecto entre padres y sus hijos en el Espectro Autista. Además, los niños que viven la condición responden excepcionalmente a los estímulos musicales y se puede utilizar para reforzar las respuestas deseadas de ellos.

La Sorprendente Conexión Entre La Música Y El Espectro Autista

Han habido una gran cantidad de investigaciones que muestran que la música tiene muchos beneficios para los niños en el Espectro Autista. Si bien las personas que viven la condición tardan más en desarrollar las habilidades de comunicación verbal, son capaces de comprender la música igual de bien, si no mejor, que los individuos que están en el Espectro Autista.

Si bien la personas en e el Espectro Autista pueden requerir diferentes niveles de apoyo, la musicoterapia es consistentemente beneficiosa para todos quienes viven la condición.

Para ser específicos, los niños en el Espectro Autista tienen una capacidad mejorada para reconocer el tono, memorizar melodías y mapear emociones en piezas musicales. En algunas personas específicas, han podido dominar la interpretación del piano con fluidez incluso antes de poder pronunciar oraciones completas.

¿Por Qué La Musicoterapia Puede Ser Una Buena Opción Para Tu Hijo/a?

Se ha demostrado en los colegios que la música mejora las respuestas en los niños en el Espectro Autista. Los estudios revelan que los niños que viven la condición responden con mucha más frecuencia de lo habitual durante las clases de música. La música no solo los motiva a responder con más frecuencia, sino que también les ayuda a disfrutar el proceso de expresarse.

Si miramos más de cerca cómo funciona una banda musical, puede revelar exactamente por qué la musicoterapia puede ser beneficiosa para los niños en el Espectro Autista. Una banda involucra diferentes instrumentos que trabajan y se coordinan entre sí para producir una melodía unificada, pero solo requiere que un intérprete individual se concentre en un instrumento al principio.

La coordinación gradual entre diferentes instrumentos no es diferente de cómo coordinamos nuestros sentidos en la vida cotidiana. Esto es exactamente lo que a un/a niño/a en el Espectro Autista le cuesta hacer, por lo que aprender a través de la música puede ayudarlo/a gradualmente a comprender y mejorar sus habilidades de coordinación cognitiva.

¿Cómo Se Utiliza La Musicoterapia Para Los Niños En El Espectro Autista?

Una de las formas comunes de incluir música en el aprendizaje es que los niños en el Espectro Autista se involucren en la improvisación musical, donde un/a terapeuta demuestra cómo usar un instrumento, seguido de permitir que los niños que viven la condición toquen los instrumentos de la forma que quieran. Como no existe tal cosa como un error en la improvisación, los terapeutas pueden fomentar y desarrollar continuamente su confianza para expresarse a través de un instrumento musical.

Otra forma de utilizar la música en la terapia es dejarles que memoricen y repitan canciones sencillas, que pueden ser mucho más fáciles de dominar que el habla. Los estudios también han demostrado que las melodías clásicas simples tienen el mejor efecto para calmar a los niños en el Espectro Autista y, finalmente, al tocarlas en segundo plano en su vida diaria, pueden mejorar el control de su propio estado de ánimo y temperamento.

Los Beneficios De La Música Para El Espectro Autista

La música puede ser muy beneficiosa para las personas en el Espectro Autista. En primer lugar están las mejoras en su comunicación. Los padres han descubierto que los niños en el Espectro Autista pueden comunicarse y expresarse mucho mejor a través de la música que cualquier otra forma de expresión. A veces, esto puede ser en forma de canto, como alternativa al habla.

La música también puede mejorar el comportamiento de un/a niño/a, ya que tiene un efecto calmante sobre él/ella. Se ha demostrado que esto reduce la ansiedad, la agresión y la tensión. Esta conexión tiene sus raíces en la neurociencia, donde las funciones auditivas y motoras se controlan en las mismas partes del cerebro. Si bien los niños en el Espectro Autista experimentan los estímulos externos de manera diferente a la mayoría de las personas, la musicoterapia los capacita para que se separen y se concentren en estímulos específicos, lo que incluso puede mejorar la forma en que se comunican verbalmente.

La música también es una actividad multisensorial, que simultáneamente requiere que uno escuche, mire y toque un instrumento musical, y esto crea una oportunidad para entrenar y afinar sus habilidades motoras.

Por último, la música puede ayudar en la interacción social, ya que los niños se comunican pasando y compartiendo instrumentos musicales, escuchando y cantando.

Reflexiones Finales

La música es una actividad atractiva y agradable que puede provocar cambios de comportamiento positivos durante un largo período de sesiones prolongadas de musicoterapia.

Al igual que la mayoría de las otras formas de aprendizaje mediante el juego, la musicoterapia para niños en el Espectro Autista puede ser atractiva sin ser tediosa. Es una forma extremadamente eficaz para que los padres se acerquen y se comuniquen con sus hijos que viven la condición, incluso cuando nada más puede hacerlo. ¡Sobre todo, la música es divertida!

Hay que tener siempre en cuenta que la coherencia es clave y la perseverancia con cualquier terapia en particular, incluida la musicoterapia, es vital para obtener buenos resultados.

Fuente: Dean, C. (2019). The Benefits Of Music Therapy For Kids With Autism. Harkla. Recuperado de (https://harkla.co/blogs/special-needs/music-therapy-for-autism). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Miedo, Ansiedad Y “Conductas” Autistas

A lo largo de la historia del Espectro Autista, muchos se han esforzado por cambiar el comportamiento de las personas que viven la condición. Muchas personas en el Espectro Autista argumentan que no se ha hecho suficiente esfuerzo para comprender y trabajar con las personas que viven la condición que están empleando las conductas que las personas neurotípicas desean extinguir.

Las personas en el Espectro Autista viven con un alto grado de miedo y/o ansiedad. Sus sistemas sensoriales a menudo les entregan información demasiado grande, demasiado pequeña o distorsionada. La forma en que su neurología procesa la información sensorial a menudo se retrasa y/o se llena de reverberación. Muchos personas que viven la condición tienen un estilo de pensamiento que es literal, concreto y visual. Para complicar la vida cotidiana, ninguna de estas cosas es estable. Ellas no pueden predecir las experiencia de los impactos sensoriales del mundo a su alrededor junto con su capacidad para asimilar y procesar información de las personas en ese mundo.

Esta es la plataforma que apoya la comunicación. Para las personas neurotípicas, eso funciona con bastante fluidez. De hecho, ni siquiera piensan conscientemente en estas cosas. Para las personas en el Espectro Autista es bastante diferente. Debido a no tener una forma de predecir si, cuándo o cómo sus cuerpos nos servirán (¡o no!), Es bastante común que las personas que viven la condición tengan algún nivel de miedo y/o ansiedad continuos.

Imagina que tu televisión está encendido todo el día y tanto el canal como el volumen son completamente aleatorios y no están bajo tu control. El volumen puede ser nulo o tan alto que resulta doloroso. No sabes cuándo cambiará. La televisión está contigo dondequiera que vayas. Cuando está trabajando, se espera que lo relegues a un ruido de fondo sin importancia, incluso si es tan fuerte que puede resultar doloroso. Nunca se sabe si estarás interesado/a en el programa de televisión que se está reproduciendo y, si estás interesado/a, es probable que el canal de televisión cambie antes de que termine el programa. Cuando se supone que no debes prestar atención a esta televisión, como cuando estás en el colegio o en el trabajo, no puedes apagarlo.

A estas alturas, es posible que se sienta un poco ansioso/a. Si esta experiencia impredecible ocurriera todos los días, es posible que sientas miedo. Con el tiempo, tu incapacidad para controlar la agresión sensorial del entorno a tu alrededor puede volverse deprimente. Sería comprensible que experimentes ansiedad, miedo o depresión en respuesta a esta televisión impredecible. Ahora imagine esta experiencia en todos sus sistemas sensoriales, no solo auditivo y no con un solo agente auditivo: la televisión. Esta es a menudo la experiencia que viven las personas en el Espectro Autista, pero no siempre, porque es imposible de predecir.

Ahora que has leído la analogía antes mencionada, puede que te resulte fácil imaginar que podrías desarrollar algunas formas de afrontar esta experiencia televisiva diaria constante, pero impredecible. Por ejemplo, podrías intentar esconderte de la televisión. O bien, podrías desarrollar un zumbido para ahogar el sonido de la televisión. También podrías sentirte tan frustrado/a hasta el punto de gritar, arrojar algo o intentar golpear a una persona que trata repetidamente de razonar contigo. Tu conducta ciertamente molestaría a las personas te rodean. Después de todo, ellos no están experimentando la televisión como tú. Para ellos es solo ruido de fondo. Realmente, ni siquiera conocen esta televisión la mayor parte del tiempo. Debido a que tu experiencia con esta televisión es tan diferente a la suya, no tienen idea de que tus conductas son las mejores soluciones que has encontrado para hacer frente al problema de esta televisión. En cambio, quieren extinguir tus conductas para que pueda integrarte mejor con tus compañeros en el colegio o tus colegas en la oficina (si tuviste suerte de conseguir un trabajo).

Los conductas autistas son soluciones a los problemas que experimentamos. Es posible que tales conductas no encajen bien en un salón de clases, en el hogar, en la oficina comunidad o nuestra comunidad en general, pero son una solución. Aun así, no funciona bien para las personas en el Espectro Autista cuando eliminan sus soluciones, incluso si existe una racionalización por qué podría ser bueno extinguir una conducta específica. De hecho, si eliminan nuestra única solución a un problema específico, encontraremos otra solución. Tenemos que hacerlo porque el problema sigue ahí.

En lugar de tratar de extinguir las conductas auristas, aquí hay algunas ideas útiles que beneficiarían a todos:

I) Darles crédito por resolver un problema: Por ejemplo, un/a alumno/a o empleado/a en el Espectro Autista podría tararear o murmurar un guión en voz alta con tanta frecuencia que distrae a los demás. Cuando tú le preguntas a él/ella si sabía por qué su profesor/a o empleador/a quiere que vaya a su oficina para tener una conversación muy seria, él/ella dice: “Yo molesto a los demás. Quieren que me detenga”. Tu podrías decirle a él/ella que piensas que es muy inteligente. También que él/ella descubrió las cosas por sí mismo/a. Tarareaba y escribía un guión por una buena razón. De lo contrario, no lo haría.

II) Trabajen juntos para ampliar su repertorio de soluciones: Por ejemplo, podrían dibujar los dos juntos la situación donde él/ella está tarareando y otros tres compañeros de curso/trabajo con burbujas de diálogo. La burbuja de diálogo de uno de ellos dice lo siguiente: “No me dejas concentrarme. Ojalá dejaras de tararear”.

Él/ella quería amigos, así que tú le das la información de que cuando hace ruido sus compañeros de curso/trabajo se sienten frustrados o molestos porque no pueden concentrarse. Esto hace que para él/ella tenga más dificultades para tener amigos.

Después podrían hacer una lista llamada “Posibilidades de reemplazo de tarareo”. Tú le dices a él/ella que era inteligente para aprender a tararear, así sabía que podía resolver otras cosas y que tú harías lo posible para agregar ideas. Las ideas que surjan después de la tormenta de ideas luego serán puestas a prueba; en realidad, dale la opción a él/ella de calificarlas en una escala del 1 al 5 de nada útil (1) a más útil que tararear (5). Después de cuatro semanas, él/ella habrá descubierto varias estrategias útiles para usar. La función del tarareo era bloquear los ruidos ambientales (principalmente el sonido de las luces fluorescentes y el horno en funcionamiento), y eso fue descubierto tras buscar las soluciones que funcionaron mejor para él/ella: apagar las luces, usar auriculares con cancelación de ruido, escuchar música relajantes en su iTunes a través de audífonos.

III) Celebrar el éxito, destacando la autodeterminación: La mayoría de las veces, el éxito llega después de un arduo trabajo. No es fácil ampliar los repertorios de soluciones de comportamiento. Cuando se logra un progreso, es importante reconocerlo y celebrarlo, destacando la autodeterminación. Saber que podemos decidir y resolver las cosas de una forma que nos ayude a conseguir lo que queremos y nos brinde opciones para vivir más cómodamente es algo poderoso. La autodeterminación es una habilidad muy importante para todas las personas, estén o no estén en el Espectro Autista. Sin embargo, las personas que viven la condición a menudo necesitan aún más apoyos para aprender, pensar y emplear intencionalmente tal habilidad.

Todos necesitamos contar con buenas personas a lo largo de nuestras vidas que trabajen con nosotros, no por nosotros. Estas son las personas y las circunstancias que cambiarán nuestras vida para mejor. En vez de tratar de extinguir las conductas autistas, trata de ser una influencia positiva para ellas, ayúdalas a llegar a donde quieren ir en la vida. Y cuando eso sucede en tu vida o en las vidas de las personas en el Espectro Autista a tu alrededor, celebren juntos, sabiendo que el futuro tiene más posibilidades porque una vez más hemos experimentado nuestro potencial para resolverlo.

Fuente: Endow, J. (s.f.). Fear, Anxiety and Autistic “Behavior”. Ollibean. Recuperado de (https://ollibean.com/fear-anxiety-and-autistic-behavior/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Los Costos Ocultos De La Ignorancia Planificada

He aquí una dolorosa situación hipótetica: Un niño de 5 años en el Espectro Autista llevaba 45 minutos en una sesión de tratamiento para su condición cuando corrió hacia la ventana, apretó la nariz contra ella y miró fijamente el automóvil familiar. Incapaz de usar el lenguaje hablado o incluso señalar o hacer gestos, simplemente estaba tratando de expresarle a su terapeuta conductual y a su mamá que estaba cansado de los ejercicios incesantes y listo/a para irse a casa.

El terapeuta no entendió el mensaje y descartó su intento de comunicarse como simples “estereotipias”, es decir, una forma de autoestimulación sin sentido. “Está obsesionado/a con el coche”, le dijo a la madre del niño. “Vamos a ignorarlo e intentar que vuelva a la mesa”. Ese niño creció para convertirse en un adolescente de 17 años que recuerda su gran frustración al intentar hacerse entender.

El terapeuta no estaba siendo intencionalmente malicioso. Simplemente estaba siguiendo un enfoque que utiliza el refuerzo y otras estrategias como “ignorancia planificada” para ayudar a los niños a aprender y adquirir nuevos comportamientos “adaptativos”.

¿Por qué? No fomenta el desarrollo social y emocional cuando ignoramos los intentos de un niño de comunicarse. Hacerlo no ayuda al niño, pero puede alimentar la frustración, la ira y el resentimiento. Debemos preguntarnos, si los comportamientos son una forma de comunicación, ¿Qué mensaje estamos dando al ignorar? Así como no ignoraríamos los intentos de comunicación de otro adulto, es hora de que miremos más allá de la superficie y nos preguntemos si esta técnica es apropiada para los niños.

Estos son algunos de los costos ocultos de esta herramienta de uso común en el tratamiento del comportamiento:

Ignorar envía un mensaje emocional equivocado al niño. En resumen, el adulto está diciendo:

  • “No me interesa lo que estás tratando de transmitir y solo prestaré atención cuando cumplas con mis demandas”.
  • Ignorar presupone que los comportamientos observables de un/a niño/a revelan con precisión sus intenciones. De hecho, muchos niños carecen de la capacidad de coordinar el movimiento y/o el lenguaje para transmitir sus pensamientos internos.
  • Ignorar simplifica demasiado los comportamientos del niño sin intentar discernir los pensamientos y sentimientos subyacentes.
  • Es estresante y antinatural que los padres ignoren a sus propios hijos.

¿Cuál es una mejor alternativa? En lugar de ignorar, es mejor hacer lo contrario: prestar más atención a los comportamientos y hacer preguntas: ¿Qué está tratando de decirnos el/la niño/a? ¿Cómo podemos ayudar a que el niño se comunique más fácilmente? Cuando ignoramos a los niños, corremos el riesgo de cerrar sus intentos de hacer lo que más queremos que hagan: comunicarse con nosotros.

Para reconsiderar el valor de ignorar planificado, los padres pueden:

  • Colabora con los profesores y los terapeutas que trabajan con tu hijo/a para revisar el programa de tu hijo/a y discutir los costos de ignorarlo/a.
  • Considera enfoques basados ​​en relaciones que consideren las emociones y las relaciones de los niños como la base del tratamiento.
  • Obtén apoyo para ayudar a tu hijo/a a comunicarse reclutando especialistas que presuman competencia en tu hijo/a y puedan ayudarlo a comunicarse utilizando los últimos conocimientos y tecnología si es necesario.
  • Trata con compasión a su hijo/a y a ti mismo/a y asuma que tu hijo quiere hacerte feliz, pero no puede hacerlo en el momento.
  • Utiliza estrategias que lo/la acerquen emocionalmente y aumenten la sintonía.
  • Lo más importante es que confíe en su instinto como padre. Si cierta técnica no te parece la más adecuada a tu hijo, dilo. Nadie conoce a tu hijo/a como tú.

Fuente: Delahooke, M. (2015). The Hidden Costs of Planned Ignoring. Recuperado de (https://monadelahooke.com/the-hidden-costs-of-planned-ignoring/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Señales De Alerta Para Prestar Atención Antes De Elegir Un Servicio De Intervención Temprana

Después de que los padres reciben la noticia que sus hijos están diagnosticados en el Espectro Autista, a menudo les recomiendan servicios de intervención temprana, como terapia ocupacional, terapia del habla y análisis de comportamiento aplicado (ABA). Algunos de estos servicios pueden proporcionar beneficios para el desarrollo de mentes neurodivergentes, como la integración sensorial y la adquisición de habilidades motoras que brinda la terapia ocupacional, y la terapia del habla y las habilidades de comunicación de un/a fonoaudiólogo/a. Sin embargo, otros servicios de intervención temprana, como ABA, no se enfocan en acomodar y apoyar una mente neurodivergente tanto como en tratar de transformarla en una mente neurotípica.

Las personas en el Espectro Autista que recibieron terapia ABA cuando eran niños la han comparado con la terapia de conversión gay. Así como la terapia de conversión gay intenta convertir a las personas LGBTQIA + en personas heterosexuales reprimiendo su sexualidad, ABA utiliza técnicas de cumplimiento y suprime los comportamientos autistas para convertir a los niños en el Espectro Autista y neurodiversos en niños neurotípicos. ABA puede ser perjudicial para los niños pequeños en el Espectro Autista, algunos de tan solo 3, 4 o 5 años, que soportan 40 horas de ABA por semana, tanto como un trabajo de tiempo completo. Además, ABA puede causar daño psicológico, incluido el trastorno de estrés post-traumático en adultos en el Espectro Autista, y enseña obediencia y cumplimiento estrictos, lo que puede hacer que los niños pequeños en el Espectro Autista sean propensos al abuso en la adolescencia y la adultez.

El problema es que algunos servicios de intervención temprana pueden no decir directamente si usan técnicas ABA o no. A veces, ABA se puede combinar con otros servicios como terapia del habla, terapia ocupacional o clases de habilidades sociales. Si no está seguro de si el servicio de intervención temprana que eligió para tu hijo/a en el Espectro Autista es perjudicial o está implementando técnicas de ABA, aquí hay algunas señales de alerta de ABA que debe tener en cuenta:

I) “Manos tranquilas” y otras técnicas de supresión de estereotipias: ABA enseña a los niños en el Espectro Autista lo que es el comportamiento social “apropiado” enseñándoles prácticas como manos tranquilas, que recompensa a los niños en el Espectro Autista si no hacen estereotipias con las manos o si no lo hacen visiblemente o estereotipias vocales. ABA otorga recompensas por los comportamientos deseados, como el contacto visual y guardar silencio, y castiga los comportamientos indeseables, como las estereotipias. Si escuchas a tu terapeuta decir: “Manos tranquilas”, “Mesa lista”, “Mira aquí” o “Mírame”, y castiga comportamientos como caminar de puntillas, aletear las manos, ecolalias o cualquier otra forma de esteteotipias u otras “peculiaridades”, estas son algunas señales de alerta.

II) Suprimir emociones: Los terapeutas de ABA recompensan a los niños en el Espectro Autista por ser complacientes y felices, y los castigan cuando se sienten frustrados, molestos, enojados o sufren colapsos o bloqueos. Esto les enseña a los niños en el Espectro Autista que expresar emociones distintas a la felicidad no está bien, lo cual es muy perjudicial para enseñar a las mentes jóvenes e impresionables.

III) Castigos severos: ABA se basa en un sistema de recompensas por comportamientos deseados y castigos por comportamientos no deseados. La naturaleza de los castigos en ABA puede ser severa para los niños en el Espectro Autista. Pueden variar en sus objetos de apego o comidas favoritas siéndoles confiscados, a que los castiguen físicamente, los regañen o les griten, o les den un “tiempo para pensar” por no lograr el resultado deseado. Si tú ves que se aplica alguno de estos castigos que angustian a tu hijo/a en el Espectro Autista, esto es una gran señal de alerta.

IV) Un aumento notable de colapsos y bloqueos después de la intervención temprana: Si un/a niño/a en el Espectro Autista muestra estrés y ansiedad al llegar a la intervención temprana, o tiene un aumento de colapsos y bloqueos después de la intervención temprana, es probable que la intervención temprana esté causando angustia severa y deben sacarse inmediatamente.

V) Extrema presión por el progreso y profundo malestar si dicho progreso no se logra en una fecha determinada: ABA tiende a centrarse más en el progreso que en la persona. Si bien un buen servicio de intervención temprana permitiría a una persona en el Espectro Autista desarrollar habilidades para la vida a su propio ritmo, ABA quiere lograr un progreso conductual y eliminar ciertos comportamientos autistas en un período de tiempo determinado.

VI) Cambiar comportamientos que no necesitan ser cambiados: A menos que los comportamientos que exhiben las personas en el Espectro Autista sean dañinos para ellos mismos y/o terceros, no necesitan ser cambiados y no deben cambiarse. Si la terapia de intervención temprana busca cambiar la forma en que una persona en el Espectro Autista juega con sus juguetes o colorea una imagen, entonces esta es una señal de alerta de que la intervención temprana podría eliminar otros comportamientos autistas como las estereotipias.

VII) Solicitar tiempo a solas con la persona en el Espectro Autista: Si la intervención temprana requiere un tiempo estricto uno a uno con el/la niño/a en el Espectro Autista sin que los padres observen al terapeuta y lo hagan responsable, esta es una gran señal de alerta. Si es padre, NO procedas con la intervención temprana si el/la terapeuta solicita trabajar con tu hijo/a sin tu presencia.

VIII) Falta de respeto por los límites: Si la intervención temprana obliga a los niños en el Espectro Autista a recibir saludos sociales que los hacen sentirse incómodos, como abrazarlos si no les gusta que los toquen, esto es una señal de alerta de que no respetarán otros límites. como promover la interacción social no deseada. A veces, es posible que los niños en el Espectro Auista no quieran socializar y prefieran que los dejen solos, y ABA puede obligarlos a simular situaciones de juego con las que se sienten incómodos. El consentimiento es algo muy importante que todos deben aprender a una edad temprana, y si el/la terapeuta de intervención temprana no respeta los límites físicos y sociales, esto es una gran señal de alerta.

Entonces, ¿existen los “buenos” servicios de intervención temprana que no involucran a ABA? Los hay, pero pueden ser difíciles de encontrar. Recuerda que los buenos servicios de intervención temprana cumplen con las siguientes características:

I) Enseñan habilidades para la vida, habilidades motoras y habilidades de comunicación al propio ritmo de las personas en el Espectro Autista, y priorizan su felicidad y bienestar sobre el progreso: En lugar de brindar un cronograma para lograr los resultados deseados o lograr el progreso deseado, los buenos servicios de intervención temprana asegurarán que la persona en el Espectro Autista con la que se está trabajando disfruta de estar allí y es libre de expresarse. Trabajan con la persona en el Espectro Autista a su propio ritmo en lugar de dar fechas límite a los padres para lograr ciertas habilidades o eliminar comportamientos autistas y que no existe una definición única de “progreso” ya que cada persona en el Espectro Autista tiene diferentes necesidades y habilidades. También enseñan habilidades que son útiles para una persona en el Espectro Autista, como habilidades motoras y habilidades de comunicación, en lugar de enseñar comportamientos que son innecesarios, como forzar el contacto visual o enseñar comunicación superficial como “mamá/papá” en lugar de palabras que son más necesarias. como “tengo hambre” y “¡ALTO!”.

II) Enseñan a las personas en el Espectro Autista cómo sobrellevar y autorregularse en entornos estresantes en lugar de someterlos a un entorno estresante haciéndolos actuar de manera neurotípica: En lugar de eliminar o castigar los estímulos, los buenos servicios de intervención temprana fomentarán el estímulo y se adaptarán a las personas en el Espectro Autista, por ejemplo. como recomendar audífonos con cancelación de ruido si una persona en el Espectro Autista se tapa mucho los oídos o lentes polarizados si entrecierra los ojos constantemente ante las luces brillantes, que pueden indicar sensibilidades sensoriales.

III) Enseñan a las personas autistas cómo expresar sus emociones y que sus sentimientos, incluidos los de ira, tristeza y confusión, son válidos: En lugar de castigar a los niños autistas por tener un colapso o por “actuar mal”, un buen terapeuta les enseñará que Está bien sentirse molesto o enojado y les permitirá tomarse el tiempo que necesitan para autorregularse. También enseñan actividades relajantes que pueden hacer si se sienten molestos, como disfrutar de un interés especial o usar un objeto estimulante. Los buenos servicios de intervención temprana pueden enseñar habilidades sociales como cómo hacer amigos, pero también enseñan habilidades para ayudarlos a obtener lo que quieren y evitar que otros se aprovechen de ellos, como la asertividad.

IV) Presumen competencias y no tratan a las personas en el Espectro Autista como si no pudieran entender lo que les están diciendo: En lugar de que los terapeutas denuncien o infantilicen a los niños y adolescentes autistas mediante el uso del lenguaje infantil o en tercera persona mientras una persona autista está presente con ellos, los buenos terapeutas presumen competencias, lo que significa que suponen que las personas en el Espectro Autista con la que están trabajando puede entenderlos, incluso si no pueden dar señales vocales o sociales como indicadores. Presumir competencia significa hablar y tratar a las personas en el Espectro Autista de manera no diferente a las personas neurotípicas de la misma edad.

V) Permiten que las personas autistas hagan estereotipias: ¡Las manos inquietas son manos felices! Un buen proveedor de intervención temprana permitirá que las personas en el Espectro Autista hagan todas las estereotipias que quieran en lugar de enseñarles a ajustarse a las normas sociales y camuflar sus comportamientos autistas. No usan “manos tranquilas” y, a veces, incluso pueden hacer estereotipias con ellas (de una manera no insultante, sino animadora, ¡como a través de una fiesta bailable!). Ayudar a las personas en el Espectro Autista a encontrar estereotipias cómodas en lugar de prohibirlas ayudará ellos para autorregularse mejor en entornos sensoriales agobiantes.

VI) Adaptan las diversas formas en que las personas en el Espectro Autista se comunican y priorizan la comunicación sobre la adquisición del habla: La comunicación no es solo el habla. Algunas personas en el Espectro Autista se comunican a través de otros medios, como la lengua de señas, tarjetas con imágenes, un iPad o tableta y otros dispositivos CAA. Un/a buen/a proveedor/a de intervención temprana no eliminará estos medios de comunicación ni los limitará a favor del habla, sino que se adaptará a la forma en que se comunica la persona en el Espectro Autista.

VII) Permiten que las personas en el Espectro Autista tomen descansos para que no se sientan agobiados con las tareas: Los proveedores de ABA a menudo destacan lo esencial que es para los niños pequeños en el Espectro Autista tener horas y horas de tareas repetitivas para “arreglar” o “corregir” sus comportamientos. Pero los buenos proveedores de intervención temprana no obligan a las personas en el Espectro Autista a hacer algo con lo que se sientan incómodos y les permiten tomar descansos y volver a las actividades cuando tengan ganas de hacerlo. Algunos proveedores de servicios tempranos pueden incluso tener una sala sensorial con objetos como columpios y pelotas anti-estrés, que pueden ayudar a las personas en el Espectro Autista a liberar la frustración de manera constructiva y pueden ayudar a satisfacer las necesidades sensoriales de una persona en el Espectro Autista.

A menudo se dice lo esencial que es la intervención temprana y se les dice a los padres que busquen una intervención temprana inmediatamente después de que sus hijos ya estén oficialmente diagnosticados en el Espectro Autista. Antes de tomar inmediatamente la recomendación de acudir a ABA, traten de buscar la opinión de un adulto en el Espectro Autista, ya sea online o en persona, que haya pasado por los servicios de intervención temprana para ver qué lo ha beneficiado y qué lo ha perjudicado. Si has colocado a tu hijo/a en el Espectro Autista en un servicio de intervención temprana y nota alguna de las señales de alerta mencionadas en este artículo, ¡Sácalo/a de la terapia y no des marcha atrás! Pregúntale explícitamente a tu proveedor/a de servicios de intervención temprana si utiliza técnicas ABA. Si dicen que sí, ¡cuelga el teléfono!

Antes de comprometerte con cualquier servicio de intervención temprana, evalúa si realmente beneficiará a tu hijo/a en el Espectro Autista y cuáles son los objetivos de la intervención temprana. ¿Los objetivos incluyen técnicas basadas en el cumplimiento que fuerzan el camuflaje social alrededor de los demás? ¿O los objetivos ayudan a las personas en el Espectro Autista a ser más independientes y les ayudan a expresarse y autorregularse? Esta diferencia podría ser la diferencia entre un adulto en el Espectro Autista que siente que tiene que camuflar y ocultar socialmente su condición para ser “funcional” en la sociedad, y un adulto en el Espectro Autista que se acepta a sí mismo/a por lo que es.

Fuente: Crosman, C. (2019). RED FLAGS OF EARLY INTERVENTION FOR AUTISM. In The Loop About Neurodiversity. Recuperado de (https://intheloopaboutneurodiversity.wordpress.com/2019/03/23/red-flags-of-early-intervention-for-autism/?fbclid=IwAR1OsQki3heg93GGEpwxim_B34uW0ZIU8AAKLN91bCkdaA3SNXcmrcKAc_4). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Si no es ABA, ¡¿Entonces qué?!

“Evitamos las terapias centradas en la obediencia … pero ¿qué más hay? Las cosas no andan bien en nuestro hogar. ¡¿Qué podemos hacer?!”

La frase anterior hace alusión a una de las preguntas más recurrentes de cualquier padre/madre que se siente frustrado/a y desesperado/a, pero con una firme resolución de evitar someter a sus hijos en el Espectro Autista a técnicas de “adiestramiento canino” y opresivos métodos de obediencia. Así que corresponde analizar una de las situaciones más comunes en las que las familias tienden a terminar trayendo el ABA (Análisis Conductual Aplicado) a sus vidas: conductas agresivas.

Tememos por nuestras vidas!” Dicen muchos padres. Sus hijos se comportan agresivamente y lastiman a los demás. Los niños crecen, se hacen más grandes y más fuertes y sus conductas agresivas empeoran. La familia teme por sus vidas. En algunos casos, la policía está involucrada y sus hijos terminan con un internamiento involuntario, enfrentando cargos penales o incluso heridos o asesinados en casos extremos.

¡Nadie quiere esto para sus hijos! Ninguna familia quiere verse obligada a elegir entre el temor por sus hijos y el temor a sus hijos. No es de extrañar que los padres terminen eligiendo el ABA y medicamentos que sirven como “camisas de fuerza químicas”. La situación puede asustarlos rápidamente y las familias pueden sentirse indefensas.

El primer paso es comprender la fuente de las conductas agresivas de tu hijo/a. Sin embargo, es importante señalar que dicha agresión no siempre aparecerá justo después de un evento desencadenante. ¿Qué significa esto? Tal vez los informes del colegio dicen que tu hijo/a se comporta bien en las clases, pero tú notas mucha agresión en el hogar. Has examinado todos los aspectos ambientales de tu hogar y simplemente no puedes entender qué está provocando la agresión. Intentaste pedirle a tu hijo/a que te ayude a descubrir qué está mal, pero él/ella aún no ha desarrollado la capacidad de comunicar claramente sus problemas.

Es posible que el desencadenante de la agresión no esté sucediendo en tu hogar en absoluto. Tal vez sea un incidente que ocurrió en el salón de clases y/o durante el recreo. O tal vez, el desencadenante es algo completamente diferente, pero aún así algo que no está en tu hogar. Entonces, ¿por qué tu hijo/a pequeño/a, adolescente o adulto/a joven es tan agresivo/a en el hogar en vez del lugar donde se produce el problema desencadenante? La respuesta: porque tu hijo/a se siente más seguro/a allí.

El problema es como una llama debajo de una caldera y la presión está aumentando en tu hijo/a. Pero si dejar que el vapor escape es demasiado peligroso, por ejemplo, lleva a castigos físicos, reclusión o, lo que es peor, tu hijo/a aprende a aguantar la presión para protegerse. Pero solo hay una persona que puede hacer eso: tan pronto como se sienta seguro/a, el vapor explota, en forma de conductas agresivas. Es por eso que es tan importante observar cada parte del entorno de tu hijo/a cuando intentas averiguar por qué están ocurriendo las conductas agresivas.

A veces, la agresión es la única forma en la que tu hijo/a tiene para comunicar que algo está mal. El ABA podría ser capaz de detener la agresión, sí. ¿Pero a qué precio? ¿Deseas que tu hijo/a sea entrenado para soportar el dolor y el abuso? ¡Por supuesto que no! Esa fue una pregunta ridícula. Pero viene con una respuesta obvia: no uses el conductismo para reducir las conductas agresivas de tu hijo/a. Primero, descubre la fuente de la agresión. Puede ser algo en el entorno, puede ser la forma en que alguien trata a tu hijo/a, puede ser un problema de salud que tu hijo/a está sufriendo. Sea lo que sea, juega al detective. Averígualo y ayuda a tu hijo/a.

La solución son las acomodaciones y el respeto. Así de simple; averigua qué le disgusta a tu hijo/a y evítalo. Por ejemplo, tu hijo/a en el Espectro Autista se descompensa si alguien usa el horno. Por lo tanto, simplemente dejas de usarlo. Puedes cocinar usando el microondas o la olla, servir almuerzos fríos como sándwiches y ensaladas, o pedir comida a domicilio. Es una solución inusual que requiere adaptación de toda la familia, pero tu hijo/a se sentirá feliz y seguro/a y dejará de experimentar la ansiedad agobiante que provocaba la agresión.

Cuando acomodas a tu hijo/a, podrías encontrar resistencia de parte de tu familia, amigos, vecinos, profesores y terapeutas. Las personas podrían decirte que estás mimando demasiado a tu hijo/a. ¡Están equivocados! Mantente firme. Tu hijo/a pequeño/a, adolescente o adulto/a joven no se está portando mal a propósito. Él/Ella está tratando de hacer frente a un mundo que es una pesadilla sensorial, y cualquier cosa que pueda hacer que aumente su sensación de estabilidad y seguridad es un regalo de amor para ellos.

No necesitas el ABA para calmar la agresión de tu hijo/a. De hecho, es probable que el ABA solo “funcione” en estos casos al aumentar pero suprimir el nivel de trauma y sufrimiento de tu hijo/a. Lo que sea que causó que tu hijo/a sufriera tanto que perdió el control todavía lo está causando, pero si el ABA ha cumplido con su propósito, tu hijo/a ha perdido el único canal de comunicación disponible para expresar su dolor y sufrimiento con la esperanza de obtener ayuda con su angustia.

No le quites la voz a tu hijo/a; quítale su sufrimiento. El ABA es una respuesta cruel hacia sus conductas agresivas. Enfrenta ese comportamiento con amor, calma, apoyo y una búsqueda investigativa de la fuente del sufrimiento de tu hijo/a. Descubre por qué tu hijo/a se estresa tanto que asusta a las personas que lo rodean y ayúdalo/a para que su vida sea más tranquila, segura y feliz. Eso es lo que esperabas que hiciera el ABA, pero es necesario que sepas que el ABA no puede hacer eso.

Es tu deber como padre/madre amoroso/a y no necesitas la “ayuda” de un/a terapeuta conductista. Solo necesitas el amor y la compasión que ya tienes por tu hermoso/a hijo/a. Lidiar con la agresión es realmente una situación en la vida donde el amor lo conquista todo. Sal ahora y vence el sufrimiento con curiosidad, compasión y calma.

Fuente: Sparrow, M. (2017). If Not ABA, Then What? Thinking Autism Guide. Recuperado de (http://www.thinkingautismguide.com/2017/04/if-not-aba-then-what.html). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¿Cómo La Terapia Ocupacional Puede Ayudar A Los Adultos En El Espectro Autista?

Los adultos en el Espectro Autista pueden enfrentar dificultades con la interacción social, motricidad, procesamiento sensorial, patrones repetitivos de conducta e intereses intensos, todo lo cual podría interferir con su capacidad para completar actividades de la vida diaria (AVD) de manera similar a sus pares. La mayor conciencia y conocimiento sobre la condición ha abierto muchas vías para ayudar a las personas en el Espectro Autista a adaptarse a las exigencias de la vida. Una de esas vías es la terapia ocupacional.

La terapia ocupacional (TO) es una disciplina que utiliza la ocupación (actividad intencional) para obtener, recuperar y/o mantener el más alto nivel de función en las AVD, trabajo, juego y ocio. Las AVD son necesarias para que todos mantengan un estilo de vida saludable, e incluyen vestirse, bañarse, arreglarse y comer, solo por mencionar algunas. Los AVD de nivel superior se denominan AVD instrumentales (AVDI) e incluyen actividades como la administración del hogar y el dinero. Las habilidades laborales son necesarias para ser un miembro contribuyente de la sociedad y obtener ingresos. El juego para niños y las actividades de ocio para adultos contribuyen a una autoestima saludable y una vida plena. Cada una de estas áreas varía según la edad, los intereses y la situación de la vida.

En ocasiones, situaciones o impedimentos interfieren con la capacidad de una persona para completar o participar de manera independiente en las AVD mencionada anteriormente. Estas dificultades pueden estar formadas por componentes físicos, cognitivos y emocionales, o una combinación de los tres. Primero, uno debe evaluar cuáles de estos componentes están perjudicando el funcionamiento de la persona; entonces puede comenzar una remediación o compensación apropiada.

Por ejemplo: un hombre tuvo dificultades para escribir de manera legible (una habilidad de AVDI). Una evaluación de TO determinó que había disminuido la fuerza de las manos y el control motriz fino (componentes físicos). El plan de tratamiento consistía en fortalecer sus manos, mejorar la coordinación (restaurar la función) y adaptar el agarre de la pluma (compensación). Un ejemplo de déficit cognitivo es la dificultad de seguir instrucciones debido a la disminución de la atención. El plan de tratamiento puede incluir cambiar el entorno para disminuir las distracciones visuales y auditivas, o proporcionar técnicas de compensación como temporizadores, descansos o pautas/esquemas para las tareas.

Una evaluación integral de TO incluye una evaluación de habilidades, fortalezas y debilidades en cada área de desempeño (AVD, trabajo, tiempo libre, juego) o en un área específica. Un terapeuta ocupacional está capacitado para determinar qué componentes (físicos, cognitivos, emocionales) están afectando la participación óptima en un área de desempeño. Una vez que se han identificado los componentes, se puede determinar el tipo de enfoque de tratamiento. El objetivo del tratamiento puede ser aumentar los niveles de rendimiento, restaurar el funcionamiento a un nivel anterior (o cercano a él) o mantener las habilidades actuales/prevenir la regresión. La terapia restaurativa puede incluir el fortalecimiento de las habilidades físicas (coordinación, fuerza, resistencia) y la mejora de las habilidades cognitivas (memoria, seguir instrucciones, atender detalles) y/o habilidades mentales/psicológicas (autoestima, autoexpresión y confianza).

Las personas en el Espectro Autista pueden contactar a un terapeuta ocupacional si tienen dificultades en cualquiera de las áreas mencionadas anteriormente. Más específicamente, si una persona tiene dificultades con las habilidades sociales entre amigos o dentro de la comunidad, un terapeuta ocupacional puede ayudar a identificar la razón subyacente de la dificultad. Una vez que se ha definido una causa o causas probables, puede comenzar el tratamiento.

Por ejemplo, a una mujer en el Espectro Autista no le gusta ir de compras. Ella dice que es demasiado ruidoso y abarrotado. Después de más discusiones, ella y su terapeuta ocupacional determinaron que tenía dificultades para procesar la información sensorial. Los ruidos y las vistas en el centro comercial la abrumaban. Juntos, la joven y el terapeuta ocupacional diseñaron un programa sensorial y técnicas de compensación que le permitirían completar con éxito sus compras. El programa sensorial consistió en ejercicios que, cuando se realizaban de manera regular, la ayudaban a mejorar su capacidad para procesar la información sensorial de su entorno. Las técnicas de compensación incluían comprar en una tienda más pequeña en momentos que generalmente no está abarrotada, y practicar un guión social. El guión social es una forma de jugar roles y practicar la interacción antes de que realmente ocurra. Este “ensayo” ayuda a aumentar la confianza y las habilidades.

Este es solo uno de los muchos ejemplos de cómo la terapia ocupacional puede mejorar la capacidad de una personas para participar en actividades de la vida diaria y mejorar su nivel de independencia. Las innumerables formas son demasiado numerosas para mencionarlas en este artículo; sin embargo, hay una manera simple de determinar si usted, o alguien que usted conoce, podría beneficiarse de los servicios de terapia ocupacional. Pregúntese si tiene dificultades para realizar alguna actividad de la vida diaria. ¿Ha habido un cambio en su capacidad para realizar alguna actividad de la vida diaria? ¿Hay algo que sea más desafiante para ti que para otras personas? Si respondió afirmativamente a una o más de estas preguntas, los servicios de terapia ocupacional podrían ayudarlo a ser más independiente o recuperar su independencia.

Fuente: Hill, E. (2020). Adults with Asperger Syndrome: Is Occupational Therapy Right for You? The Asperger/Autism Network (AANE). Recuperado de (https://www.aane.org/adults-asperger-syndrome-occupational-therapy-right/). Traducido por Maximiliano Bravo.

La “Intervención” Número 1 Para El Espectro Autista

Cuando un niño/a pequeño/a recién ha sido diagnosticado en el Espectro Autista, una de las primeras conversaciones que tenemos es sobre la intervención temprana. Los profesores, los médicos y otros profesionales suelen hacer un seguimiento de una cita de diagnóstico con recomendaciones para terapias, como terapia lingüística, terapia ocupacional y psicoterapia. Cuando se entrega con respeto y comprensión, los beneficios de estos apoyos tempranos y continuos pueden ser enormes.

Pero falta una pieza crucial en esta lista de recomendaciones; algo que, sin embargo, podría decirse que afecta a cada experiencia que el/la niño/a en el Espectro Autista tendrá. Más de lo que necesitamos para movernos, comunicarnos o “funcionar en la sociedad”; lo que sea que eso signifique, las personas en el Espectro Autista necesitan la oportunidad de desarrollar una identidad positiva. Una identidad positiva del Espectro Autista, donde la condición sea vista como un aspecto positivo de nosotros mismos, donde acogemos nuestras diferencias y perspectivas del Espectro Autista como poderosas y válidas, una fuente de fortaleza y contribución al mundo. Una identidad positiva del Espectro Autista: donde no crecemos cuestionando nuestro lugar en la sociedad, donde no nos sentimos avergonzados de nuestras necesidades, donde sabemos que, como personas en situación de discapacidad, todavía somos íntegros, importantes y valiosos. Una identidad positiva del Espectro Autista: donde entendemos lo que significa vivir la condición y por qué hacemos las cosas que hacemos, sin tratar de arreglar nada. Donde podemos hacer nuestra estereotipias, o experimentar nuestras sensibilidades sensoriales sin tener que disculparnos. Donde podemos relajarnos en quiénes somos naturalmente y aceptar todos los rasgo de nuestra condición.

Necesitamos una terapia para ESO.

No porque las personas en el Espectro Autista naturalmente se odien a sí mismas o porque no nos les guste vivir su condición.

Porque nuestra cultura actual, repugnantemente capacitista, ha destruido la identidad autista y nos ha arrojado a la crisis. Porque hemos sido reducidos a una serie de déficits en un libro de texto médico. Porque nuestras personalidades, preferencias y respuestas a eventos traumáticos han sido analizadas y posteriormente secuestradas por psicólogos y terapeutas conductuales, como problemas a resolver. Porque nuestros padres tienen listas de “señales de alerta” para el Espectro Autista en sus refrigeradores, e historias sobre todas las cosas que los niños en el Espectro Autista nunca harán, en sus mentes.

Toda esa negatividad tiene un precio. En este momento, las personas en el Espectro Autista enfrentan entre 2 y 4 veces la tasa de depresión en personas neurotípicas; cerca de 3 veces la tasa de ansiedad, y más de 9 veces la tasa de suicidio. La esperanza de vida de las personas autistas varía de solo 36 a 54 años. Si la identidad es una “piedra angular del bienestar”, no es difícil ver cómo las conversaciones sobre lo que significa estar en el Espectro Autista tienen una relación directa con estas cifras y las vidas que representan. Así es como se ve la carga del capacitismo social en las personas en el Espectro Autista. Este es el costo de la discriminación.


La tremenda carga del capacitismo de otras personas hace que la identidad del Espectro Autista sea un campo de batalla. Y tal como están las cosas hoy en día, creo que es necesario que cada persona en el Espectro Autista practique activamente una identidad positiva. También necesitamos examinar nuestro propio capacitismo. Necesitamos practicar el amor propio intencional, protegernos de las narrativas dañinas, conectarnos con nuestra comunidad y saturarnos de experiencias que nos demuestren un sentido de pertenencia.

Y para nuestros hijos, necesitamos desesperadamente una intervención temprana (y continua) para ayudar a los jóvenes en el Espectro Autista a desarrollar un fuerte sentido de orgullo acerca de quienes son. Los niños en el Espectro Autista deben estar equipados con estrategias protectoras contra la discriminación y el capacitismo, para aprender a tomar una posición contra el lenguaje que nos devalúa, aferrarse a la sensación de alegría que proviene de nuestra forma de estar en el mundo. Necesitamos un servicio que apoye activamente a los niños en el Espectro Autista a medida que continúan en su autoaceptación y autoconfianza naturales, en lugar de permitir que sea destruido por toda una vida al decirles que todo lo que hacen, todo lo que sus cerebros e instintos les dicen que hagan, está mal. Creo que un modelo de terapia de juego o terapia de música/arte, para aquellos que están familiarizados con ellos, podría ser un buen lugar para comenzar.

Sin embargo, la “intervención temprana” más importante es el trabajo realizado por familias de niños en el Espectro Autista. Hay muchas cosas que los padres y otros miembros de la familia pueden hacer para ayudar a sus hijos a desarrollar una identidad positiva del Espectro Autista.

Replantea tu perspectiva sobre la condición. Explora el movimiento de la neurodiversidad y el movimiento de aceptación del Espectro Autista. Encuentra su camino hacia perspectivas que empoderen a tu hijo/a. Lo más importante, recuerda que las personas en el Espectro Autista son personas, igual que tú. Incluso aquellos que viven vidas que no se parecen en nada a la tuya, o cómo imaginaban que serían las cosas.

Consultar a los adultos en el Espectro Autista (como yo). Llévanos a la vida de tu hijo a través de la literatura, los medios de comunicación, Internet y grupos de reunión. En un mundo de demasiada información, enfócate en el respeto y la confianza. Déjate guiar por estos valores mientras crías a tu hijo/a. Respeta a tu hijo/a y confía en que él/ella crecerá y aprenderá a su debido tiempo.

Más que una comunicación efectiva, más que un comportamiento “apropiado”, los niños en el Espectro Autista necesitan la oportunidad de desarrollar una identidad positiva. Esto, por encima de cualquier otra cosa, debe ser la máxima prioridad de las conversaciones sobre la intervención temprana y el “tratamiento” para el Espectro Autista, si queremos avanzar en el alivio del inmenso dolor que viven las personas en el Espectro Autista. Dolor que no proviene de nuestra condición, sino de la forma en que nos tratan las personas que nos rodean. Reunámonos todos y formemos a estos niños. Lo van a necesitar. Mucho.

Fuente: Meyer, S. (2020). The number one “intervention” for autism. Medium. Recuperado de (https://medium.com/@sara.meyer.1989/the-number-one-intervention-for-autism-4116ce4f859f). Traducido por Maximiliano Bravo.

Los Niños En El Espectro Autista No Necesariamente Son Aprendices Visuales

Los niños en el Espectro Autista a menudo son descritos como “aprendices visuales” y se dice que “piensan en imágenes”. En consecuencia, los profesores y terapeutas prescriben rutinariamente sistemas de comunicación basados en imágenes en un esfuerzo por apoyar su aprendizaje.

Sin embargo, los hallazgos de un estudio publicado en el Journal of Autism and Developmental Disorders contradicen esta noción, lo que pone en duda una razón fundamental para el uso rutinario de estos sistemas.

En el experimento, los niños en el Espectro Autista, los niños con retraso en el desarrollo y los niños con desarrollo típico se sentaron frente a una computadora que rastrea los ojos y un conjunto de objetos comunes.

Una profesora apareció en la pantalla y dio instrucciones, tales como “recoger la pelota y ponerla en la caja”. Dio la mitad de las instrucciones usando su discurso solo, y la otra mitad señalando imágenes de los objetos mientras hablaba.

La computadora siguió los movimientos oculares de los niños mientras una cámara de video grababa sus acciones.

Patrones Inesperados de Mirar y Hacer

Los niños en el Espectro Autista miraron los vídeos de la misma manera que los otros niños. No se quedaron en las fotos más tiempo que los otros niños, ni evitaron mirar la cara del maestro.

Esto significa que si los niños en el Espectro Autista hacen un mayor uso de la información visual que otros niños, no fue evidente en este estudio en términos de diferencias observadas en su patrón de atención a las imágenes y los rostros.

Cuando se trataba de seguir las instrucciones, los niños con retraso en el desarrollo y los niños con desarrollo típico se desempeñaron mejor cuando se usaron las imágenes.

Los niños en el Espectro Autista no. Esto fue a pesar de que los niños en el Espectro Autista tenían una edad similar y un nivel de comprensión del lenguaje similar al de los niños con retraso en el desarrollo.

Irónicamente, fueron los grupos de comparación de niños los que mostraron un estilo de aprendizaje visual, no los niños en el Espectro Autista.

Implicaciones Prácticas

Ha habido una explosión de aplicaciones basadas en teléfonos y tabletas que proporcionan sistemas de comunicación basados en imágenes para niños en el Espectro Autista, basándose en la creencia de que estos se adaptan bien a su ventaja de aprendizaje visual.

Entonces, ¿deberían los profesores y terapeutas dejar de usar sistemas de comunicación basados en imágenes con niños en el Espectro Autista?

La respuesta simple es no. Cada vez hay más pruebas de que los sistemas de comunicación basados en imágenes pueden ser efectivos para algunos niños en el Espectro Autista, y hay varias explicaciones alternativas de por qué pueden ser efectivos. Se debe prestar más atención a estos.

Explicaciones Alternativas

Los sistemas de comunicación basados ​​en imágenes pueden aclarar el proceso de comunicación para niños en el Espectro Autista.

Cuando se le enseña a un/a niño/a a entregarle una foto de una bebida a su mamá para pedir una bebida, por ejemplo, puede tocar y ver la foto en su mano. Luego lo observa mientras se mueve a través del espacio hacia su mano. El intercambio es físico y consistente, no rápido y fugaz como las palabras habladas.

Cuando ella reconoce que él/ella quiere una bebida y reacciona, el poder de la comunicación se demuestra por su intento de comunicarse siendo recompensado. El uso de imágenes, en este caso, es solo un posible “ingrediente” en la intervención.

Los resultados del estudio sugieren que los profesores y los terapeutas deben considerar el rango de posibles “ingredientes” al decidir si prescriben o no sistemas de comunicación basados ​​en imágenes a los niños en el Espectro Autista, en lugar de asumir que él o ella es un aprendiz visual.

Diferencias Individuales

Los resultados del estudio también destacan la necesidad de comprender las diferencias individuales en el Espectro Autista.

En su artículo original sobre el Espectro Autista en 1943, el investigador austriaco-estadounidense Leo Kanner describió a 11 niños que presentaban un conjunto común de rasgos de comportamiento generalizados, pero también describió las diferencias individuales entre los niños.

Hoy en día, un esfuerzo considerable de investigación se dirige a explicar las diferencias genéticas y de comportamiento observadas en niños en el Espectro Autista, así como las diferencias en la respuesta al tratamiento.

Con esto en mente, quizás no debería sorprendernos que los niños en el Espectro Autista en el presente estudio no presentaran un estilo de aprendizaje visual común y observable. El desafío en el futuro es garantizar que los profesores y los terapeutas reconozcan estas diferencias individuales al prescribir tratamientos a niños en el Espectro Autista.

Fuente: Schalit, M. (2015). Children with autism aren’t necessarily visual learners. The Conversation. Recuperado de (https://theconversation.com/children-with-autism-arent-necessarily-visual-learners-42758). Traducido por Maximiliano Bravo.

¿Cómo la Terapia de Teatro Puede Ayudar a las Personas en el Espectro Autista?

La terapia de teatro es un enfoque probado para ayudar a las personas con una variedad de dificultades a mejorar su capacidad de interactuar exitosamente con los demás. Implica el uso de ejercicios teatrales (improvisación, actuación de escena, actuación física, etc.) para fortalecer las habilidades de comunicación social. Para algunas personas verbales en el Espectro Autista, puede ser divertido y efectivo.

I) Desarrollando Sus Fortalezas

Las personas en el Espectro Autista a menudo son verbales, pero carecen de las habilidades para hablar e interactuar socialmente. A veces, las habilidades del lenguaje son ecolálicas, es decir, las personas en el Espectro Autista repiten las palabras de los demás literalmente. Algunos padres han notado que sus hijos en el Espectro Autista pueden recitar grandes fragmentos de diálogo de programas de televisión y películas, con exactamente el mismo acento y entonación que el original.

La terapia ´de teatro ofrece la oportunidad a las personas verbales en el Espectro Autista de desarrollar sus fortalezas imitativas aprendiendo, practicando y perfeccionando “líneas” en un entorno divertido y de apoyo. También permite a los participantes trabajar en la improvisación social, practicar las habilidades sociales aprendidas en otros entornos, trabajar en la lectura y el uso del lenguaje corporal y desarrollar habilidades para hablar. Aún mejor, ofrece a los participantes la oportunidad de convertirse en actores, protagonizar un espectáculo, generar confianza y ganar un sincero aplauso.

II) ¿Cómo ayuda la terapia de teatro?

Cindy Schneider es pionera en el campo de la terapia de teatro para personas con autismo y autora del libro Acting Antics: A Theatrical Approach to Teaching Social Understanding to Kids and Teens with Asperger Syndrome. Sus clases de teatro y movimiento se ofrecen a niños y adultos de todas las edades, y con una gama bastante amplia de diagnósticos, incluyendo el Espectro Autista. Según Cindy, los participantes pueden obtener:

  • Confianza en sí mismo no solo en el desempeño sino también en las interacciones.
  • Autoestima mejorada; se enorgullecen de sus logros.
  • Mejor reconocimiento de las emociones en los demás.
  • Mejor identificación y etiquetado de las propias emociones.
  • Una nueva actividad de tiempo libre en un grupo donde pueden tener éxito.
  • Nuevas habilidades para funcionar como parte de un grupo.
  • Nuevas habilidades para seguir instrucciones.
  • Capacidad mejorada para interactuar con sus compañeros.
  • Mayor confianza en uno mismo a través del éxito.

No es fácil encontrar un terapeuta de teatro especializado en en el Espectro Autista ya que el campo es muy nuevo. En la actualidad, solo hay unos pocos grupos formales de terapia de teatro que atienden a personas en el Espectro Autista.

Sin embargo, la buena noticia es que los instructores de teatro típicos tienen mucho de lo que se necesita para trabajar con niños en el Espectro Autista. Muchos de los juegos, actividades de improvisación y ejercicios que funcionan para los estudiantes de teatro típicos pueden modificarse fácilmente para los estudiantes en el espectro del autismo.

III) Usando el teatro en la comunidad

La mayoría de las formas de terapia artística tienen poco que ver con la instrucción artística. Un/a niño/a puede obtener mucho de la musicoterapia, por ejemplo, pero nunca aprende a leer música o tocar un instrumento. La terapia de teatro, sin embargo, en realidad involucra a personas en el Espectro Autista en los mismos tipos de actividades y enseña muchas de las mismas habilidades que una clase de teatro típica. Esto significa que un/a niño/a o adolescente en el Espectro Autista que ama la terapia de teatro puede traducir fácilmente las habilidades en improvisación, movimiento, lenguaje corporal y memorización al teatro escolar o comunitario.

Fuente: Rudy, L. (2019). How Drama Therapy Can Help People With Autism. VeryWell Health. Recuperado de (https://www.verywellhealth.com/how-can-drama-therapy-help-people-with-autism-260295). Traducido por Maximiliano Bravo.

Terapia con LEGO para Niños en el Espectro Autista

Los niños en el Espectro Autista tienden a amar algunas cosas muy intensamente. Los terapeutas de juego se han basado durante muchos años en las pasiones autistas para ayudar a los niños a aprender habilidades como la colaboración, la comunicación y el pensamiento simbólico. Ahora, un grupo de investigadores descubre que los juguetes para construir LEGO son una herramienta particularmente fructífera para la terapia de autismo, y una excelente manera de ayudar a los niños autistas a desarrollar un interés que puedan compartir con sus compañeros típicos.

La teoría detrás de la terapia del juego

Maria Montessori dijo que “el juego es el trabajo de la infancia”, por lo que quiso decir que los niños aprenden a través del juego. Los niños sin Espectro Autista usan el juego para expandirse y comprender mejor su mundo a través de la experimentación, el juego simbólico (imaginativo), la actividad física y el deporte, la interacción social y la observación.

Al fingir ser adultos, personalidades de la televisión o superhéroes, los niños practican el uso del lenguaje hablado y se comportan de la forma esperada. Al jugar juegos organizados, los niños aprenden cómo seguir las reglas, colaborar con sus compañeros de equipo, turnarse y trabajar para lograr un objetivo compartido.

Los niños en el Espectro Autista juegan de forma muy diferente a sus compañeros típicos. Tienden a jugar solos o participar en juegos paralelos (dos niños haciendo lo mismo, pero cada uno por su cuenta).

Mientras que los niños en el Espectro Autista pueden memorizar y recitar líneas o acciones de películas o TV, rara vez amplían lo que han aprendido con sus propias interpretaciones noveles de personajes o historias.

Y aunque los niños en el Espectro Autista pueden jugar juegos, a menudo tienen grandes dificultades para colaborar, tomar turnos o trabajar para lograr un objetivo compartido.

Además de jugar de manera diferente, la mayoría de los niños con  Espectro Autista tienen patrones o rutinas de juego específicos que repiten una y otra vez de manera idéntica.

Por ejemplo, pueden cantar la misma canción del mismo programa de TV de la misma manera con los mismos movimientos de mano, una y otra vez. O pueden construir y reconstruir el mismo edificio desde los bloques, crear el mismo diseño de la vía del tren, o ejecutar un carro de juguete de ida y vuelta por el mismo camino. Cuando se les pide que prueben algo nuevo, pueden sentirse terriblemente molestos porque su juego repetitivo se calma, mientras que el cambio puede provocar ansiedad.

Los muchos tipos de terapia de juego intentan ayudar a los niños en el Espectro Autista a superar los desafíos al aprovechar los intereses existentes para ampliar la comunicación, la imaginación y las habilidades sociales. En lugar de prohibir que los niños continúen con sus actividades repetitivas, los terapeutas de juego usan una variedad de técnicas para complicar y mejorar sus actividades.

Por ejemplo, si un/a niño/a maneja repetidamente un camión sobre la misma parte de la alfombra, un terapeuta de juego podría colocar un obstáculo en la alfombra, lo que requeriría que el/la niño/a negocie el cambio e interactúe con el terapeuta. A través del proceso de la terapia de juego, muchos terapeutas han visto una mejora significativa en el lenguaje, la comunicación, la colaboración e incluso las habilidades físicas.

¿Por qué se creó la LEGO Terapia?

Los juguetes para construir LEGO son extraordinariamente populares entre los niños autistas.

Ofrecen una actividad simple, predecible y repetible que se puede lograr solo sin ayuda externa. También son parte de un sistema de juguetes que se ven y se comportan de manera similar. LEGO también ofrece las beneficios adicionales de:

  • Requerir habilidades motrices finas fuertes y una importante fuerza de la mano
  • Requerir habilidades espaciales, visuales y analíticas
  • Tener un valor intrínseco en el mundo en general (el juego de LEGO es universal, y los modelos y las estructuras de LEGO se han hecho muy reconocidos no solo como modelos de juguetes, sino también como formas de arte)

Al darse cuenta de que muchos niños autistas ya están atraídos y aman a los LEGO, el neuropsicólogo clínico Dr. Daniel LeGoff comenzó a experimentar con la terapia LEGO en 2003.

Su idea era crear un programa de habilidades sociales efectivo que pudiera usarse en múltiples escenarios y ser transferible a las interacciones de pares del mundo real. En 2004, publicó un documento que muestra resultados positivos del programa que creó.

Hoy en día hay varios profesionales, así como libros y programas, todos enfocados en la terapia LEGO. Si bien hay una variedad de enfoques conductuales y de desarrollo para la terapia, la mayoría usa técnicas similares para involucrar a los niños y exigirles que desarrollen habilidades para lograr sus objetivos relacionados con el juego.

¿Cómo funciona la LEGO Terapia?

El objetivo de la LEGO Terapia es crear los tipos de habilidades que pueden ayudar a los niños en el Espectro Autista a relacionarse mejor con sus pares, compartir experiencias y colaborar. Esto significa que los niños que probablemente se beneficien con la terapia con LEGO ya son al menos algo verbales y pueden seguir instrucciones tanto visuales como verbales.

En la forma más básica de la terapia LEGO, los niños trabajan en grupo, teniendo los siguientes roles:

  • El/La Ingeniero/a – tiene un conjunto de instrucciones para el modelo y tiene que solicitar los ladrillos del Proveedor y ordenar al Constructor que coloque el modelo
  • El/La Proveedor/a – tiene los bloques de Lego y suministra al Ingeniero los artículos requeridos a pedido
  • El/La Constructor/a – recibe los ladrillos por parte del Proveedor y debe seguir las instrucciones dadas por el Ingeniero para hacer el modelo.

Un facilitador adulto trabaja con el grupo según sea necesario para alentar la resolución de problemas, la comunicación y el compromiso. En algunos casos, varios terapeutas trabajan juntos, utilizando LEGO para desarrollar habilidades motoras, facilitar el habla y mejorar la comunicación social. Los terapeutas involucrados con la terapia LEGO pueden ser terapeutas ocupacionales, terapeutas del habla, terapeutas conductuales o incluso psicólogos.

La terapia de LEGO también se puede ampliar para fomentar el juego creativo y la colaboración a través de la narración de historias, las actividades dramáticas y la innovación. Por ejemplo, una versión de la terapia LEGO hace que los niños trabajen juntos para construir versiones de un mundo imaginario descrito en una historia, o trabajen juntos para crear un vehículo que tenga cualidades específicas o que pueda navegar en una situación particular.

Los niños también pueden trabajar juntos para construir robots mucho más elaborados LEGO Mindstorms y programarlos. En estos escenarios más avanzados, los niños colaboran en la creación de un mundo complejo, la narración de historias o el diseño.

¿Es efectiva la terapia con LEGO?

La terapia con LEGO se basa en terapias existentes, efectivas y sin riesgos. Eso significa que no puede doler y probablemente ayude a su hijo a desarrollar habilidades y posiblemente amistades significativas basadas en intereses comunes.

Hay un número limitado de estudios centrados en la terapia con LEGO, y la mayoría de ellos se llevaron a cabo en grupos pequeños por personas con un gran interés en que la terapia tenga éxito.

Ninguna terapia es siempre exitosa para cada niño/a en el Espectro Autista, y mucho depende de la química de un grupo de terapia y su facilitador. En cualquier entorno terapéutico, algunos niños obtendrán mejores habilidades mientras que otros no.

Si bien lo único que arriesga con la terapia LEGO es el tiempo y el dinero, es más probable que vea resultados positivos si tu hijo/a:

  • Disfruta activamente de construir modelos con LEGO
  • Está más o menos al mismo nivel funcional que los otros niños en el grupo
  • Tiene la capacidad de seguir instrucciones verbales
  • Ha demostrado al menos cierto éxito en el juego interactivo en el pasado
  • Es capaz de cambiar sus ideas sin grandes trastornos emocionales
  • Está motivado para construir relaciones sociales con sus pares

Antes de comenzar con la terapia con LEGO, es importante conversar con el terapeuta para determinar cuáles son sus objetivos, cómo es la mezcla de niños y qué incluye su enfoque terapéutico. Haz que el terapeuta se reúna y evalúe a tu hijo/a para determinar si él o ella está listo para esta forma relativamente avanzada de terapia de juego. Si tiene alguna pregunta en mente, le recomendamos que solicite que tu hijo/a participe durante un período de prueba.

Fuente: Rudy, L. (2018). LEGO Therapy for Children With Autism. VeryWell Health. Recuperado de (https://www.verywellhealth.com/lego-therapy-for-children-with-autism-4169865). Traducido por Maximiliano Bravo.