Fatiga Autista: ¿Qué Es y Cómo Podemos Prevenirla?

¿Conoces la frase “quemar la vela en ambos extremos”?

La fatiga autista se produce cuando la vela se está quemando en ambos extremos sin la suficiente reposición para contrarrestar las áreas en las que una persona en el Espectro Autista lucha especialmente o consume la mayoría de sus unidades de energía, por ejemplo, social, comunicacional y sensorial. Todos, sin importar cuál sea su neurología, experimentan mal humor, cansancio y potencialmente tienen la capacidad de fatigarse, pero la fatiga autista es ligeramente diferente, ya que generalmente se relaciona con las dificultades de la persona que vive la condición.

Las personas en el Espectro Autista (especialmente las mujeres), tiende a gastar mucha energía en el “camuflaje social“, o en adaptarse.

En consecuencia, enfrentan algún tipo de dificultad para adaptarse, especialmente si no están diagnosticadas y no son conscientes de su condición, o si son jóvenes y aún están conociendo las convenciones sociales. ¡Evitar la fatiga autista solo se vuelve más fácil una vez que sepas qué herramientas de autocuidado necesitas en tu caja de herramientas!

Volviendo al camuflaje social; ¿Qué se clasificaría como “encajar”? Tal vez participes en una conversación esperada en el trabajo, no parezcas perturbado/a por las dificultades sensoriales al ir de compras, y manejes los desafíos de ciertas actividades sociales, por ejemplo, reuniones familiares extendidas o fiestas en la oficina. Este “enmascaramiento” a menudo se requiere para mantener un trabajo, acceder a servicios de educación o mantener relaciones de pareja, y puede ser un reflejo automático, en lugar de algo calculado. Sin embargo, la potencia de procesamiento y la energía social requeridas para mantener la máscara pueden ser muy agotadoras.

Lo que suele suceder con las personas en el Espectro Autista que son responsables de los demás es que este elemento importante continúa funcionando durante el agotamiento, por ejemplo, sus deberes como padres o cuidadores, pero otras funciones cotidianas tienen que ser “desactivadas”. La comunicación puede agotarse, la sobrecarga sensorial es común, las habilidades de autocuidado (tal vez incluir cosas aparentemente simples como cuidar de nuestra apariencia personal) se vuelven de menor importancia: esencialmente, el sistema operativo de esta computadora se está cerrando, por lo que solo las tareas esenciales permanecen “encendidas”. En la fatiga autista, la persona puede volverse retraída, su voz puede volverse más monótona debido al gran esfuerzo de comunicación (algunas personas en el Espectro Autista pueden incluso volverse no verbales), y es probable que sean muy sensibles a la información sensorial. Muchas personas en el Espectro Autista experimentan ansiedad, síntomas de bajo estado de ánimo, distimia o depresión durante sus vidas, y durante el agotamiento, estas afecciones podrían reaparecer.

¿Cuánto tiempo dura la fatiga autista?

La fatiga autista puede durar días, semanas más probables y quizás un par de meses. Cualquier persona con más fatiga a más largo plazo que esto probablemente necesitaría mucho apoyo en sus vidas, para volver a ser fuerte y estar bien nuevamente. (Es probable que los niveles severos de fatiga total estén relacionados con algún tipo de hito o suceso vital a gran escala; es probable que la persona no pueda seguir trabajando o quedarse en su lugar de estudios hasta que se recupere lo suficiente.)

Así que aquí está nuestra opinión sobre la fatiga autista. Tratar la fatiga autista de nivel inferior como algo parecido a una migraña. ¿Podríamos esperar que alguien con migraña vaya al trabajo, compre alegremente, se vea mejor y converse casualmente sobre trivialidades? No, es probable que se dirijan a la cama y descansen.

La fatiga es un síntoma fisiológico de la sobrecarga del sistema. La persona generalmente necesita tiempo para recuperarse en un entorno de baja demanda, con la menor cantidad posible de dificultades en las áreas de comunicación, desencadenantes sensoriales y socialización.

¿Cómo se evita la fatiga autista?

La fatiga autista se puede evitar conociéndote a ti mismo (como persona en el Espectro Autista), sabiendo qué la desencadena, con qué frecuencia debes descansar o tener tiempo de inactividad social, reduciendo las actividades sociales cuando te sientas sensible, utilizando herramientas de cuidado personal como el uso de auriculares cuando es necesario. recalibrarte y eliminar cosas o personas de tu vida que agotan tu banco de energía, en lugar de llenarlo.

En los niños que aún no tienen este nivel de autoconciencia, reducir las demandas, permitir que el/la niño/a tome decisiones sobre qué quiere y no quiere hacer, reducir la socialización y los estímulos sensoriales y, en general, permitir el descanso o el tiempo de inactividad podría ser beneficioso.

Las personas en etapas más severas de la fatiga pueden necesitar todo lo anterior, así como terapias de conversación, apoyo nutricional y de salud, y el apoyo de cualquier lugar de trabajo o educación, para permitir que el autista se recupere y planifique cualquier retorno.

Fuente: Carter, K. (2019). Autistic burnout — what it it and how can we prevent it? (Autism / Asperger’s / ASC). Medium. Recuperado de (https://medium.com/@spectra.blog/autistic-burnout-what-it-it-and-how-can-we-prevent-it-autism-aspergers-asc-f68c03de349d). Traducido por Maximiliano Bravo.

Adicciones y Espectro Autista: Un Problema con Raíces Muy Profundas

Las personas en el Espectro Autista no beben alcohol ni consumen drogas. Nos encantan los límites y las reglas claras, por lo que no hacemos nada ilegal. En general, somos menos susceptibles a la presión social. Y todo el mundo sabe que beber es una actividad social, por lo que obviamente las personas en el Espectro Autista ni siquiera beberían, y mucho menos se convertirían en alcohólicos. ¿Cierto?

¡ERROR!

No solo algunas personas en el Espectro Autista beben alcohol y/o consumen drogas, sino que también nos arriesgamos a la adicción. Las raíces de la adicción de las personas en el Espectro Autista pueden remontarse a la infancia, por lo que es muy importante pensar cómo estamos criando niños en el Espectro Autista hoy, si queremos ayudarlos a evitar las dificultades de la adicción en el futuro.

¿Por qué las personas en el Espectro Autista beben alcohol y/o consumen drogas?

Esta pregunta es fácil de responder. Pregúntale a cualquier persona en el Espectro Autista, incluso a aquellos que no beben alcohol ni consumen drogas, y es probable que responderán rápidamente: las sustancias que alteran la mente disminuyen las inhibiciones y ayudan a las personas a superar la timidez o la ansiedad. Es una forma de automedicación. El alcohol y algunos tipos de drogas también pueden adormecer los sentidos, que algunas personas en el Espectro Autista con problemas sensoriales dolorosos pueden encontrar calmantes.

Además, algunas personas en el Espectro Autista encuentran su primer círculo de amigos dentro de una cultura centrada en las drogas. Ese círculo de amigos incluso podría contribuir con un método para ayudarlos a superar emociones intensas: sacar las drogas y fumar hasta que todos se sintieran felices, o al menos demasiado drogados para recordar las emociones intensas que los llevaron a fumar en primer lugar.

Un artículo de investigación de 2014 en el Journal of Alcoholism and Drug Dependence se relaciona con un estudio de caso de una niña de 14 años con Síndrome de Asperger llamada Sarah. Los padres de Sarah no sabían cuán profundamente se había involucrado en una comunidad de narcotraficantes hasta que fue arrestada por vender drogas. Resultó que los narcotraficantes se habían aprovechado de Sarah, tanto sexualmente como para transportar drogas ilícitas. El artículo dice: “Ella confesó de una manera muy ingenua que pensó que estos eran sus primeros amigos de verdad y que harían cualquier cosa por ser sus amigos“. A pesar de que las personas en el Espectro Autista pueden ser más resistentes a la presión social, su aislamiento social y deseo de pertenecer a una comunidad todavía pueden hacerlos vulnerables a ser víctimas de manipulación por parte de terceros.

¿Por qué las personas en el Espectro Autista tienen un mayor riesgo de adicción?

De acuerdo con los American Addiction Centers y un estudio de la Washington University School of Medicine, las personas en el Espectro Autista tienen menos probabilidades de probar el alcohol y las drogas, pero aquellos de nosotros que tenemos un riesgo mucho mayor de adicción que la población general. Un estudio sueco encontró que el diagnóstico de Espectro Autista duplica el riesgo de adicción. En el año 2014, se realizó una encuesta de pacientes en un centro de rehabilitación en los Países Bajos. Usando los criterios diagnósticos más recientes, evaluaron a 118 pacientes por Espectro Autista y encontraron que el 6.7% era diagnosticable clínicamente. Compara esto con el 1% al 2% de la población general que es diagnosticada o diagnosticable como en el Espectro Autista, y sugiere que las personas en el Espectro Autista son tres veces más propensas a tener problemas de adicción. Si luego consideramos las tasas de uso general más bajas entre las personas en el Espectro Autista ese porcentaje mayor representa un salto masivo en el riesgo de adicción.

Es posible identificar hay dos factores importantes en juego aquí: el primero debe resultar más que obvio: aceptación social. Al nunca tener amigos y al repentinamente lograr ser aceptados, “con todas sus rarezas”, siempre y cuando estén bebiendo alcohol o consumiendo drogas con ellos, es más probable que al pasar mucho tiempo drogándose con tal círculo de amigos, mayor será la sensación de aceptación social como también lo será la adicción resultante.

El otro factor es una potencial predisposición biológica para la adicción. La genética del Espectro Autista era más común entre humanos y ratones que voluntariamente bebían cantidades excesivas de alcohol, además de leer más sobre las diferencias estructurales. en los cerebros autistas involucrados con un menor control de los impulsos y las interrupciones de los circuitos reguladores dopaminérgicos, ambos rasgos neurológicos tienen más probabilidades de contribuir a la adicción.

¿Qué hace que los programas de rehabilitación tradicionales no sean la mejor opción para las personas en el Espectro Autista?

En pocas palabras, casi todo. Los programas de rehabilitación tienden a utilizar la dinámica de grupo como parte del tratamiento. Se alienta a los pacientes a unirse y ayudarse mutuamente durante el proceso. Estas expectativas son injustas para muchos autistas, quienes tienden a ser seleccionados por no conformidad social, a aislarse o ser rechazados por el grupo. Esto afecta el tratamiento para los autistas que no pueden acceder al modelo en uso.

Otro estudio de caso en el artículo holandés es el de Peter, un joven de 20 años de edad sin diagnóstico de Espectro Autista. Peter no pudo completar una tarea a tiempo para su sesión de terapia grupal de rehabilitación, y luego tuvo un colapso cuando un miembro del personal interrumpió su trabajo. Debido a que rompió ventanas y amenazó a una enfermera, Peter fue expulsado del programa de hospitalización. Cuando regresó a la clínica para pacientes ambulatorios, el personal miró más de cerca y se dio cuenta de que Peter es una persona en el  Espectro Autista. Cuando el centro de rehabilitación cambió su enfoque, teniendo en cuenta el Espectro Autista y cambiando su comportamiento para adaptarse a las necesidades de Peter, se volvió cooperativo y fácil de trabajar, en lugar de terriblemente impredecible y enojado.

¿Cómo debería ser la rehabilitación centrada en el Espectro Autista?

Si bien la necesidad de programas de rehabilitación para la comprensión del Espectro Autista actualmente no está cubierta, algunas instalaciones y programas están comenzando a aparecer. American Addiction Centers sugiere individualizar el programa conociendo las fortalezas y debilidades de las personas en el Espectro Autista y brindándoles oportunidades para trabajar solo o en grupos. Educar mejor al personal sobre el autismo. Establecer un ritmo que funcione mejor con las necesidades de las personas autistas. Use una variedad de métodos de enseñanza para combinar mejor con los estilos de aprendizaje minoritarios.

Foundations Recovery Network enfatiza la importancia de la aceptación del Espectro Autista. “El objetivo no es cambiar a estas personas, sino ayudarlas a vivir cómodamente dentro de su propia piel, para que no se sientan tentadas a apoyarse en las drogas y el alcohol“.

Pero la “innovación” de ver a una persona como un individuo único y configurar su programa de tratamiento para que se adapte a ella en lugar de tratar de suprimirla en la forma de un programa único no debe limitarse a ayudar a los adictos en el Espectro Autista. Cada ser humano es único. A menudo siento que toda la noción de “neurotípico” es solo humo y espejos porque cada cerebro es diferente, así que ¿cómo podría haber un “tipo de cerebro predeterminado”? Neurotipíco es más como un concepto con el que la experiencia de algunas personas está más en alineación que un descriptor preciso para cualquier ser humano.

Así que reformemos los programas de rehabilitación en todo momento: no solo para que sean aptos para el Espectro Autista, sino también para todo tipo de seres humanos. El Espectro Autista y las adicciones crean una “tormenta perfecta” en la que dos experiencias humanas que son muy mal entendidas y regularmente estigmatizadas ocurren simultáneamente. La autora Maia Szalavitz, autora de Unbroken Brain: Una nueva forma revolucionaria de entender la adicción, expresó esto maravillosamente cuando dijo: “con cualquier otra condición psicológica o de desarrollo o neurológica, reconocemos que los seres humanos son individuos únicos“. Esta intersección de el daño sugiere que aquellos de nosotros que nos preocupamos por los abusos cometidos contra las personas en el Espectro Autista en nombre del tratamiento deberíamos preocuparnos por abusos similares contra los que sufren adicciones (y viceversa).

¿Qué podemos hacer para detener la adicción antes de que comience?

Si bien hay un argumento convincente de que la adicción tiene una conexión genética/neurológica, el autor Johann Hari ha estado difundiendo la noticia en los últimos años de que “lo contrario de la adicción es la conexión”.

En su Ted Talk, “Todo lo que crees saber sobre la adicción está mal“, Hari habla sobre las famosas ratas de laboratorio que beben cocaína. Todos hemos oído hablar de ellos: a las ratas se les ofrece agua corriente y agua con cocaína y beben tanta cocaína que terminan matándose. Pero nadie hasta hace poco había pensado en ofrecer a las ratas un ambiente enriquecido. Cuando las ratas tenían una jaula divertida llena de juguetes y cosas para explorar, incluidas otras ratas con las que socializar, todavía tomaban cocaína de vez en cuando, pero en cantidades moderadas en lugar de dosis letales.

Creo que esto es lo que hace a las personas en el Espectro Autista tan vulnerables a la adicciones (así como a muchos otras situaciones desafortunadas de la vida): la dificultad que tenemos para conectarnos con otras personas. Sé que puede sonar como un disco rayado, pero una vez más vemos un problema que apunta a la importancia de la aceptación del Espectro Autista. Cuando se anima a las personas en el Espectro Autista a aceptarse, amarse y celebrarse tal como son, se producen avances significativos. Cuando las personas en el Espectro Autista están rodeadas de personas que les muestran aceptación y les proporcionan un espacio seguro, lo que permite abandonar sus máscaras sociales y vivir de manera más auténtica, se producen avances significativos.

Cada paso hacia la verdadera aceptación del Espectro Autista es un paso lejos de la adicción y un paso hacia la sanación.

Fuente: Sparrow, M. (2018). Autism and Addiction: A Problem with Deep Roots. Thinking Person’s Guide To Autism. Recuperado de (http://www.thinkingautismguide.com/2018/07/autism-and-addiction-problem-with-deep.html). Traducido por Maximiliano Bravo.

Lo Menos que Puedes Hacer es Poner de tu Parte También

Una de las creencias más extendidas sobre las personas en el Espectro Autista, es decir, que no están interesadas en otras personas, es casi seguro que está equivocada. Nuestra comprensión del Espectro Autista ha cambiado bastante durante el siglo pasado, pero esta creencia particular ha sido notablemente persistente.

Hace 75 años, la primera publicación sobre el Espectro Autista describió sus sujetos como “más felices cuando se los deja solos” e “impermeables a las personas”. Incluso ahora, una hoja de datos de los Institutos Nacionales de Salud sugiere que las personas en el Espectro Autista son “indiferentes al compromiso social, “Y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades afirman que algunos” podrían no estar interesados ​​en absoluto en otras personas “.

No hay duda de que las personas  en el Espectro Autista pueden parecer como si no estuvieran interesadas en los demás. Pueden no hacer contacto visual o pueden repetir líneas de películas que no parecen relevantes en el momento. Pueden batir sus manos o sacudir sus cuerpos de manera que a otras personas les desagrada. Pero el hecho de que alguien parezca socialmente indiferente no significa que él o ella lo sea.

En un artículo publicado el mes pasado en Behavioral and Brain Sciences, muchas personas en el Espectro Autista dicen que están muy interesadas y, en algunos casos, desesperadas por la conexión social. Experimentan soledad, dicen que quieren amigos e incluso prefieren juegos de dos jugadores para juegos de un solo jugador. Como escribe el autor en el Espectro Autista Naoki Higashida, “No puedo creer que alguien nacido como ser humano realmente quiera dejarse solo, en realidad no”, y agregó: “La verdad es que nos encantaría estar con otras personas”

Entonces, ¿por qué las personas en el Espectro Autista actúan de forma tal que parece que quieren que las dejen en paz? El Espectro Autista es una condición neurológica que afecta cómo las personas perciben, piensan y se mueven. Las personas en el Espectro Autista dicen que algunas de sus conductas aparentemente insociables son el resultado de estas características neurológicas. Paradójicamente, pueden comportarse así cuando intentan involucrarse con otras personas.

Toma contacto visual. Algunas personas en el Espectro Autista dicen que sienten que el contacto visual prolongado es incómodo o incluso doloroso. Otros informan que es difícil concentrarse en lo que alguien está diciendo al mismo tiempo que los mira. En otras palabras, no mirar a alguien a los ojos puede indicar que una persona en el Espectro Autista se esfuerza mucho para participar en la conversación. Desafortunadamente, este intento de participar a menudo se interpreta como una falta de interés.

O considere otro comportamiento común de Espectro Autista: ecolalia. Las personas que dicen lo mismo una y otra vez pueden parecer desapegadas socialmente, pero esto no significa que lo sean. A veces las personas en el Espectro Autista repiten frases como una forma de conectarse a un nivel profundo. Por ejemplo, un niño en el Espectro Autista repitió, “Chicken Little pensó que el cielo estaba cayendo, pero el cielo no se está cayendo” cuando su madre estaba abatida por la muerte de un amigo.

Asumir erróneamente que alguien no está motivado socialmente puede tener consecuencias devastadoras. Ser sociable es ampliamente considerado como una parte fundamental del ser humano. La presunción de que las personas en el Espectro Autista no son sociables efectivamente las deshumaniza.

Si tú supones que una persona no está interesada en interactuar contigo, entonces probablemente no harás mucho esfuerzo para interactuar en primer lugar. Esto puede conducir a una situación en la que ninguna persona quiere interactuar con la otra. O puedes insistir en que él o ella interactúen de la forma en que esperas que las personas socialmente interesadas interactúen. Algunas intervenciones populares del Espectro Autista recomiendan que los padres y maestros intenten entrenar a los niños en el Espectro Autista para hacer contacto visual o dejar de repetirse o agitar las manos. El problema con esto es que la composición neurológica de una persona en el Espectro Autista puede hacer que sea difícil o imposible para él o ella.

Insistir en que las personas en el Espectro Autista  se comportan de una forma que no les resulta natural puede causarles sentimientos de indefensión aprendida, pensamientos y conductas autodestructivas y, eventualmente, aislamiento social. Como un participante en el Espectro Autista en un estudio explicó: “He sido criticado sin cesar por verme diferente, criticado por todo tipo de pequeñas diferencias en mi comportamiento. Hay un punto en el que dices: ‘Al diablo con eso, es imposible complacer a la gente’ “.

El peligro de ser asumido como socialmente indiferente es especialmente agudo para aproximadamente un tercio de las personas en el Espectro Autista que no usan el lenguaje verbal de manera confiable. Al igual que otras personas en el Espectro Autista, ellos se comportan de formas que son fáciles de malinterpretar.

Para todos nosotros, si estamos socialmente motivados en un momento dado depende de mucho más que nuestra predisposición innata para la sociabilidad. También depende de cómo hemos sido tratados en el pasado; nuestra capacidad de desconectar vistas, sonidos, olores, pensamientos y sentimientos que distraen; y las actitudes y los comportamientos de los posibles interlocutores sociales.

Las personas en el Espectro Autista han argumentado durante décadas que están interesadas en otras personas, y que no intentan que sus comportamientos inusuales indiquen lo contrario. Entonces, cuando alguien no hace contacto visual o repite algo que acaba de decir, esté abierto a la posibilidad de que sea solo su forma de tratar de conectarse contigo. Mejorar la vida social de las personas en el Espectro Autista requerirá dejar de lado las suposiciones sobre cómo se expresa el interés social y reconocer que se puede mostrar de maneras inesperadas.

Fuente: Jaswal, V. & Akhtar, N. (2018). How to Meet Autistic People Halfway. The New York Times. Recuperado de (https://www.nytimes.com/2018/07/13/opinion/autism-social-life-new-research.html). Traducido por Maximiliano Bravo.

¿Por qué Estar Solo/a Nunca Es Una Buena Razón Para Relacionarse?

Todos merecen estar con alguien que realmente los ama y todos merecen tener su propio final feliz. Creo en esto de todo corazón. Sin embargo, para lograrlo tienes que estar emocionalmente preparado/a y mentalmente libre ante cómo se manifestará todo esto.

Hay muchas razones poco sanas que las personas utilizan para entrar en una relación que suelen predecir una relación miserable y tóxica como resultado. Sin embargo, son las tensiones emocionales más profundas detrás de estas razones que son importantes de entender.

Entonces, ¿por qué estar solo/a nunca es una buena razón para relacionarse? Porque no importa lo que podrías pensar, una relación construida a partir de las inseguridades y la codependencia nunca puede tener una base sólida desde la cual pueda sostener verdadero crecimiento y prosperidad.

Razones de por qué estar solo/a nunca es una buena razón para relacionarse:

I)  Enviarás tu energía desesperada al mundo y por lo tanto atraerás la misma energía sin importar a donde vayas.
II) Esperarás encontrar a alguien para que te “complete” sin siquiera darte cuenta de que ya eres una persona completa tal como eres.
III) Perderás tiempo muy valioso para sanar tus heridas mentales y emocionales completamente y desinteresadamente.
IV) Tomarás decisiones impulsivas basándote en sistemas de creencias erróneas que obstinadamente sigues obedeciendo.
V) Tu comportamiento hará que tu pareja eventualmente se dé cuenta de tu compañía no es nada agradable.
VI) Serás pasado a llevar por manipuladores empedernidos y jamás desarrollarás la asertividad necesaria para hacerte respetar.
VII) Seguirás teniendo relaciones similarmente tóxicas una y otra vez y nunca encontrarás la verdadera felicidad.

¿Entonces qué deberías hacer si estás solo/a?

Estos son algunos consejos para ayudarte a encontrar la paz interior cuando estés solo/a.

I) Entiende las razones por las que sientes la “necesidad” de estar cerca de otra persona.
II) Consulta a un/a terapeuta si tales razones perjudican significativamente tu calidad de vida.
III) Contrata a un/a orientador/a de vida si tus razones son manejables y estás listo/a para asumir la responsabilidad de tu propia vida.
IV) Haz una lista de las actividades que encuentras agradables y comienza a tacharlas de tu lista.
V) Haz una lista de NUEVAS actividades que nunca antes has intentado y aprovecha la oportunidad de encontrar algo que te haga sentir lleno/a de vida.
VI) Tómate el tiempo para estar solo/a y escribe todos los sentimientos vividos en un diario.
VII) Haz nuevos amigos que compartan valores e intereses similares a los tuyos y hagan cosas divertidas juntos.
VIII) Encuentra un grupo de apoyo donde puedas hablar acerca de tus sentimientos.
IX) Haz ejercicio para incrementar la producción de endorfinas. (esto cambiará inmediatamente tu estado de ánimo)

Lo más importante que quieres entender si estás o te sientes solo/a es que está bien estar o sentirse solo/a. Simplemente no está bien usar tu soledad como una razón o excusa para empezar cualquier relación que probablemente fracasará y te dejará sintiéndote aún más devastado/a y decepcionado/a.

Primero, tómate tu tiempo para recuperarte. No esperes que otros te salven. No importa cuál sea el rumbo de tu vida o quién te acompañe, la persona constante que siempre estará contigo, eres tú. No puedes esconderte de él/ella para honrarla al encontrar maneras de convertirte en la persona que siempre han deseado ser.

Para terminar, vive la vida que amas proyectando tu belleza interior y tu confianza al mundo.

Fuente: Blas, D. (2016). Why Being Lonely is Never a Good Reason to Get into a Relationship. I Love My LSI. Recuperado de (http://ilovemylsi.com/why-being-lonely-is-never-a-good-reason-to-get-into-a-relationship/?utm_source=fb&utm_medium=site&utm_campaign=article). Traducido por Maximiliano Bravo.