Doble Arcoíris: Orientación Sexual, Identidad De Género Y Neurodiversidad

En todo el mundo, la comunidad LGBTQA+ está comenzando a reconocer el lugar de los miembros neurodivergentes en la comunidad y la necesidad de nuestra inclusión.

A primera vista, la sexualidad parece tener poco en común con la neurodiversidad. Claro, las dos comunidades luchan por el reconocimiento y los derechos legales, pero eso se puede decir de muchas otras causas, como el ambientalismo o los derechos de los animales. Sin embargo, si nos sumergimos en la investigación, la conexión es muy clara: entre el 40 % y el 80 % de los autistas no son heterosexuales, y es más probable que los niños con déficit atencional o autistas experimenten la identidad de género de forma diferente.

Diferencias cerebrales

Una nueva investigación sugiere que la orientación no heterosexual se relaciona con estructuras corticales específicas en los cerebros de las personas neurodivergentes. Un pequeño estudio de 2017 encontró una relación entre ciertas estructuras cerebrales y la orientación sexual en mujeres con déficit atencional y trastorno bipolar. El transexualismo también se correlaciona con las diferencias cerebrales y la conectividad. Más investigaciones encontraron diferencias en el hipotálamo. Dado que los cerebros neurodivergentes son, bueno, divergentes, esas conexiones alternativas psiquiátricas y de desarrollo podrían relacionarse con la diferencia en la estructura cerebral y la conectividad de la orientación no heterosexual y la identidad trans o no binaria.

Asexuales y Arrománticos

Una gran parte de los no heterosexuales en la comunidad neurodivergente son asexuales y arrománticos. Los asexuales, o ases, son personas que no experimentan atracción sexual, o la experimentan pero prefieren no tener contacto sexual. Esta preferencia puede surgir de sensibilidades sensoriales (especialmente para autistas y personas con TDAH) o aquellos que han experimentado un trauma (para condiciones psiquiátricas, como PTSD o BPD). Muchos ases desean estar en una relación romántica, una que carezca de atracción o actos sexuales, y la asexualidad no siempre viene con el arromaticismo.

Los aromáticos son personas que no están interesadas en formar conexiones románticas. Esto no significa que no amen a los demás o que no busquen establecerse, sino que preferirían una amistad profunda en lugar de una conexión romántica.

No es ningún secreto para nosotros que muchas personas neurodivergentes luchan por formar y mantener conexiones interpersonales duraderas, y muchos de nosotros necesitamos mucho tiempo para nosotros mismos. Por eso, mantener una amistad fuerte de por vida puede ser preferible a una relación romántica intensa.

Por supuesto, eso no quiere decir que no se pueda tener una relación romántica con mucho espacio, pero es importante recordar que el arromaticismo es una orientación sexual válida con la que una persona nace o está predispuesta, al igual que los demás.

Construcciones sociales

Seguramente habrás oído hablar de los activistas trans que intentan recordarnos a todos que el género es una construcción social. Vivimos en sociedades modernas, que tienden a tratar el género como binario: eres hombre o mujer. Sin embargo, muchas culturas tienen más de dos géneros y, en algunas, hasta seis géneros distintos.

Muchos de nosotros no nos describiríamos a nosotros mismos como niñas femeninas u hombres masculinos, a veces porque no vemos el punto (¿por qué debo usar tacones si son incómodos?), y algunos por preferencias personales que surgen de nuestro neurotipo (¿Por qué ser un coleccionista de Mi Pequeño Pony es menos varonil que coleccionar modelos de autos en miniatura?).

La fluidez de género es tan amplia en la comunidad autista que al menos dos géneros relacionados con la neurodiversidad son reconocidos en la comunidad LGBTQA+.

Lo que sorprende descubrir es que la orientación sexual con la que una persona se identifica también se ve afectada por la expectativa social. Obviamente, muchas personas LGBTQA+ se quedan en el armario y se enmascaran como heterosexuales para protegerse, pero estudios recientes muestran que la mayoría de las personas son bisexuales o pansexuales y se sienten atraídas por múltiples géneros.

Es posible que esté sentado allí pensando: «Um, no, soy heterosexual«, pero el hecho es que la mayoría de los bisexuales no se sienten tan atraídos por un género como por el otro: una persona pansexual puede sentirse atraída principalmente por un género, o elige salir solo con personas de un género.

La verdad es que la mayoría de nosotros ni siquiera somos conscientes de nuestras tendencias bisexuales, porque la sociedad espera que solo tengamos relaciones heterosexuales y románticas. Las personas neurodivergentes tienden a verse menos afectadas por las expectativas sociales, especialmente las personas autistas, que tal vez ni siquiera entiendan o no encajen en esos constructos.

Somos personas honestas, por dentro y por fuera, y esta honestidad permite la introspección. Sí, podemos ser menos conscientes de nuestras necesidades corporales o de las emociones que surgen en nosotros, pero nuestras mentes analíticas y abiertas permiten la introspección.

Aquellos de nosotros que tuvimos que enmascararnos, que básicamente somos todos nosotros, hasta cierto punto, aprendimos a volvernos extremadamente conscientes de nosotros mismos y sensibles a las críticas, lo que trajo una gran conciencia de nuestros pensamientos y orientaciones, incluida la orientación sexual. Somos menos capaces de enterrar nuestras necesidades y deseos, y más abiertos a aceptarnos tal como somos.

Neurogénero

Dado que tanto la comunidad neurodivergente como la comunidad LGBTQA+ luchan por el reconocimiento y la igualdad de derechos, nuestras comunidades tienen mucho en común. Ambos reconocen que diferente está bien, que diferente no significa roto.

Nuestras dos comunidades sufren los terribles efectos de las «terapias» conductuales que tienen como objetivo reparar a una persona haciéndola «normal». De hecho, la terapia ABA (que se demostró que causa síntomas de trastorno de estrés post-traumático en los autistas) y la terapia de conversión se basan en los mismos cimientos.

Lovaas, un destacado pionero de la terapia ABA para niños autistas, dice lo siguiente con respecto a esta terapia:

«Verás, comienzas prácticamente desde cero cuando trabajas con un niño autista. Tienes una persona en el sentido físico, tiene cabello, nariz y boca, pero no son personas en el sentido psicológico. Una forma de ver el trabajo de ayudar a los niños autistas es verlo como una cuestión de construcción de una persona. Tienes las materias primas, pero tienes que construir a la persona«.

Lovaas también fue co-autor del Proyecto del Niño Femenino, que fue un intento de desarrollar un tratamiento que haría que el comportamiento de los niños fuera más masculino.

Estamos muy familiarizados con el daño que crea la terapia de conversión, y muchos países la reconocen como violenta y abusiva. Entonces, ¿por qué ABA se ve de forma diferente?

Bueno, porque el autismo sigue siendo un trastorno en el DSM y, por lo tanto, debe tratarse o curarse. La humanidad del tratamiento es menos relevante cuando las madres de niños autistas todavía se refieren a sus hijos como cáscaras vacías, incluso en los medios populares. Por desgracia, es importante señalar que algunas identidades de género todavía forman parte del DSM, por lo que no estamos tan lejos en la lucha mutua.

Últimamente, las comunidades LGBTQA+ de todo el mundo han comenzado a reconocer la necesidad de reconocimiento y apoyo de las personas neurodivergentes dentro de la comunidad. Aquí en Israel, conozco al menos tres grupos sociales en todo el país, dirigidos por la comunidad LGBTQA+, que están designados para adolescentes y adultos en el espectro del autismo.

Esto no parece mucho, pero dado que Israel tiene menos de 22,200 kilómetros cuadrados, es un reconocimiento significativo. El símbolo neurodivergente, una marca de infinito con los colores del arcoíris, acerca aún más a las dos comunidades.

Sin embargo, para nosotros que pertenecemos a las dos comunidades, las cosas no son todo sol y arcoíris (juego de palabras). La lucha por ser reconocidos por lo que somos se duplica, e incluso triplica, a medida que luchamos por ganar más reconocimiento dentro de la comunidad LGBTQA+.

Los desfiles y eventos del orgullo pueden ser muy difíciles para las personas neurodivergentes, y gran parte del activismo dentro de la comunidad consiste en reuniones y conexiones sociales. Intentar normalizar el género y la orientación sexual hace que muchas organizaciones e individuos dentro de la comunidad LGBTQA+ se distancien de la neurodiversidad para demostrar que “no les pasa nada”.

No hay suficiente comprensión y comunicación abierta sobre las diferencias de los individuos neurodivergentes, y la comprensión de que las condiciones del neurodesarrollo no son enfermedades que se curan.

Un fenómeno interesante que es relativamente nuevo es el concepto de neurogénero. Las personas que sienten que sus diferencias de género son producto de su neurodiversidad pueden identificarse con un neurogénero.

Un ejemplo bien conocido es el charrán Neuroqueer, que es una identidad que considero propia. La palabra «queer» solía ser un insulto usado contra las personas gay y lesbianas, que fue adoptada y rebautizada por la comunidad LGBTQA+. Una persona que se identifica como «queer» no significa necesariamente una identidad de género real, y algunas personas cisgénero LGB+ (personas que se identifican con el género que se les asignó al nacer) se describen a sí mismas como «queer» como un signo de activismo.

La filosofía y la historia LGBTQA+ se conocen ampliamente como filosofía queer e historia queer, por lo que el término se convierte en un identificador para un activista, así como para alguien que es creativo, vago, fluido o no binario en cuanto al género.

En 2019, se publicó en Medium un manifiesto neuroqueer, escrito por el bloguero Roux Box. El manifiesto es un llamado básico a la acción para todos los arcoíris dobles. Critica la reducción de la teoría de la identidad y la creencia común de que una persona no debe o no puede ser tan anormal, es decir, la idea de que si una persona es a la vez no heterosexual y discapacitada/neurodivergente y esencialmente que cualquiera que lo sea, está buscando atención o es “problemático”.

El manifiesto también afirma que el género es una construcción social, y que debido a eso, muchas personas neurodivergentes no son tan femeninas o masculinas como la sociedad espera que seamos y, por lo tanto, incluso si no experimentamos disforia de género o incompatibilidad , las diferencias en los roles de género que representamos, desde nuestra apariencia hasta nuestro comportamiento, tienen que ver con nuestra neurología.

Avanzando

Es importante recordar que ser LGBTQA+ es tan natural como ser neurodivergente. Deberíamos aceptar todas nuestras diferencias, ya nosotros mismos, si deseamos vivir una vida auténtica. Es importante reconocer la lucha mutua de nuestras dos comunidades, especialmente dentro de la comunidad LGBTQA+.

La defensa a favor de los apoyos de salud mental y en oposición a las terapias y tratamientos conductuales también puede ir de la mano, considerando nuestras historias compartidas.

Tratemos de ser siempre inclusivos, compasivos, comprensivos y abiertos. Recordemos que el amor es amor, y que un cerebro es un cerebro. Y no te desesperes, ¡después de la tormenta viene un arcoíris!

Fuente: Vilker, D. (2021). Double Rainbows – Sexual Orientation, Gender Identity, and Neurodiversity. Neuroclastic. Recuperado de (https://neuroclastic.com/double-rainbows-sexual-orientation-gender-identity-and-neurodiversity/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Caminando Por La Cuerda Floja: Promoviendo El Éxito En Los Adolescentes En El Espectro Autista

Es duro ser adolescente. La adolescencia es una época cargada de cambios en muchos niveles. Físicamente, el cuerpo está creciendo y cambiando, evolucionando del cuerpo de un niño a un adulto y volviéndose fisiológicamente capaz de tener hijos. Hay un tremendo aumento de hormonas que permiten muchos de los cambios físicos y sexuales que pueden afectar el estado de ánimo y la sensación de estabilidad del adolescente. Socialmente, hay una evolución de muchos de los grupos de amigos, con dinámicas sociales complicadas que se alejan de las experiencias más directas de la infancia. Además, los sentimientos románticos y sexuales pasan a primer plano con fuerza.

También es un tremendo desafío estar en el Espectro Autista. Dos de las características destacadas de la condición son las dificultades sociales y las dificultades para ser independiente. Las dificultades sociales caracterizan a la persona en el Espectro Autista desde una edad temprana, pero las dificultades pueden volverse más problemáticas a medida que la persona ingresa a la enseñanza media y más adelante, y las relaciones sociales asumen un papel más central en el desarrollo de todos los niños. De forma similar, mientras que todos los niños sienten un deseo de ser autónomos e independientes a lo largo de la infancia en mayor o menor medida, se vuelve mucho más prominente en la fase de la adolescencia. Es por estas razones que un adolescente en el Espectro Autista probablemente tendrá más dificultades para superar este período de tiempo debido a los desafíos específicos y únicos que plantea vivir la condición combinado con los desafíos típicos que enfrentan todos los adolescentes.

El tiempo está lleno de posibilidades del futuro y la sensación de logro y éxito cuando el adolescente en el Espectro Autista llega a un lugar de comprensión o solidifica un aspecto de su identidad. Es maravilloso escucharlo/a en una búsqueda para comprenderse a sí mismo/a mientras lucha con preguntas y crisis relacionadas con la formación del yo que son específicamente únicas para ese período de tiempo. Una vez que el/la adolescente crece hacia la edad adulta, hay menos crisis, pero también es más difícil acceder a estas preguntas y decisiones de la vida. Como tal, este período de tiempo está lleno de esperanza y certeza, pero también con frecuencia de estrés y, a menudo, de una sensación de drama y desesperación.

El desafío de trabajar con adolescentes en el Espectro Autista es apoyarlos en esta fase de desarrollo y ayudarlos a superar las crisis típicas de la adolescencia. Esto incluye la búsqueda de la identificación personal, la independencia y el mayor enfoque en las relaciones sociales, incluidos los intereses románticos, al mismo tiempo que permite los desafíos únicos que se encuentran. A veces, apoyar las necesidades únicas de la condición puede parecer contrario a algunas de estas importantes metas de la adolescencia. El hecho de que las personas en el Espectro Autista tengan dificultades con las relaciones sociales no significa que no tengan el mismo deseo e interés en las relaciones sociales y románticas de la adolescencia. De forma similar, a pesar de que la persona que vive la condición depende más de los padres y cuidadores que de sus pares neurotípicos, todavía anhelan el deseo de autonomía e independencia como sus contrapartes.

Como resultado, los padres y cuidadores están en una posición única para tratar de promover el proceso de desarrollo del adolescente en el Espectro Autista en consonancia con todos los adolescentes, al mismo tiempo que apoyan las necesidades únicas relacionadas con la condición. Desafortunadamente, muchos cuidadores bien intencionados se equivocan al sofocar su deseo de autonomía cargando con las dificultades del Espectro Autista, o al contrario, en un esfuerzo por promover la independencia, darles demasiada libertad, sin tener en cuenta algunas de las dificultades que presenta su condición. Esto puede generar mucha frustración e ira para el/la adolescente y el cuidador. El cuidador puede hacer mucho para ayudar al adolescente a superar este momento posiblemente difícil y convertirlo en uno de éxito.

Algunos padres pueden argumentar que su hijo no es capaz de ser independiente y ejerce un mal juicio, citando ejemplos en los que «confiaron» en su hijo para configurar una cuenta de Facebook o viajar a algún lugar con resultados desastrosos. Todo el mundo es capaz de tener cierto nivel de independencia, aunque obviamente eso depende de las habilidades y debilidades de cada persona. La independencia es algo que se puede cultivar a través de la enseñanza y el modelado. A un/a niño/a al que se le enseña cómo usar Internet correctamente con la participación de los padres, al menos inicialmente, se le enseña cómo ser independiente. Un padre que recorre los pasos con un/a niño/a para enseñarle a viajar, lo que puede incluir hacer una prueba con él varias veces y luego retirarse gradualmente, está promoviendo la independencia.

Del mismo modo, hay padres que creen que su hijo/a no tiene interés en la socialización. La mayoría de las veces, ellos están muy interesados ​​en las relaciones sociales pero tienen miedo de “fatigarse” como lo han hecho en el pasado. Este puede ser un momento en que los grupos de habilidades sociales son valiosos, no solo para enseñar habilidades sociales, sino también para ayudar al adolescente a forjar relaciones sociales. Los padres también pueden ponerse en contacto con el personal escolar para ayudar a determinar si hay alumnos específicos en la clase que serían una buena combinación con su hijo/a y facilitar las interacciones con ellos. Los intereses románticos también pasan a primer plano. Los padres pueden estar presentes para proporcionar un ambiente abierto para preguntas sobre este tema, proporcionando libros apropiados, pero también fomentando una sensación de privacidad a medida que el cuerpo del adolescente crece y cambia con signos de pubertad. Animo a los padres a ser proactivos en esta área y enseñar a sus hijos sobre la pubertad y la sexualidad de forma adecuada para que el niño no se involucre sin saberlo en acciones socialmente inapropiadas o vergonzosas sin comprender las ramificaciones sociales de lo que significan. Esto continúa alentando un sentido de agencia personal en el/la adolescente.

No hay nada más emocionante que ver una sonrisa de éxito cuando un/a adolescente siente una sensación de realización personal, cuando se siente independiente, autónomo/a y exitoso/a. Aumenta y promueve la autoestima y los pone en un buen camino hacia la edad adulta.

Fuente: Sandler, S. (2017). Walking the Tightrope: Promoting Success in the Adolescent with ASD. Autism Spectrum News. Recuperado de (https://autismspectrumnews.org/walking-the-tightrope-promoting-success-in-the-adolescent-with-asd/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Género Vago: En La Intersección De Las Experiencias Autistas Y Trans

Existe una proporción tan grande de la comunidad Autista se identifica como trans, genderqueer, no binaria o sin género que hemos desarrollado numerosos chistes internos y terminología grupal para describir nuestra intersección particular. Más recientemente, se añadió «género vago», un término acuñado dentro de la comunidad Autista para referirse a una experiencia específicamente neurodivergente de identidad transgénero. Para muchos de nosotros, el género afecta principalmente nuestras vidas cuando se proyecta sobre nosotros a través de las suposiciones de otras personas, pero tiene poco significado intrínseco.

Alguien que identifica como «género vago» no puede separar su identidad de género de su neurodivergencia: ser Autista no causa nuestra identidad de género, pero está indisolublemente relacionado con la forma en que enriendemos y experimentamos el género. Los cerebros de las personas Autistas son fundamentalmente diferentes de los de cualquiera que se suponga que es «normal» o «sano». Para muchas personas Autistas, no podemos entender ni la suposición generalizada de que todos encajan perfectamente en las categorías de hombres y mujeres ni las características sin sentido que se esperan o asumen de la feminidad y la masculinidad. Investigaciones recientes han demostrado que las personas Autistas tienen más probabilidades de identificarse como transgénero o genderqueer que las personas no Autistas. Eso no me sorprende, porque he conocido a muchas más personas trans o genderqueer en espacios autistas que en cualquier otro lugar.

Muchos de nosotros estamos acostumbrados a ser marginados por nuestra comunicación, experiencias sensoriales, expresiones emocionales y comportamiento atípicos. Para algunos de nosotros, las personas Autistas, ese estatus constante de extraño hace que sea más fácil darse cuenta de que caemos en algún lugar del espectro transgénero o genderqueer, ya que ya estamos acostumbrados a no encajar, o al menos, es más difícil para nosotros ocultar el género exterior. disconformidad. La llegada de las redes sociales también ha sido una bendición bienvenida para aquellos de nosotros que no nos sentimos cómodos o somos incapaces de una interacción cara a cara consistente, permitiéndonos explorar nuevos conceptos de manera segura y conocer personas con experiencias similares.

De manera similar a cómo la sociedad dominante a menudo patologiza la identidad transgénero, la narrativa dominante en torno al Autismo y discapacidades mentales también es que estamos rotos y hay algo mal con nosotros que requiere intervención psiquiátrica. Sin embargo, a pesar de la intersección común de identidad Autista y trans, gran parte del movimiento trans rechaza la Neurodiversidad y, por extensión, muchas personas trans discapacitadas. En la prisa por afirmar la validez de las identidades y experiencias trans, los movimientos trans frecuentemente practican la negación de los neurodivergentes y otras personas discapacitadas. El discurso común, «Ser transgénero no es una enfermedad mental, ¡así que no tenemos nada de malo!» resulta en un daño real para todas las personas con discapacidad mental, pero especialmente para los que estamos en esta intersección. Si bien ser transgénero es, por supuesto, distinto de tener una discapacidad psíquica, la suposición implícita es que aquellos que son realmente enfermos mentales deben estar sujetos a un tratamiento coercitivo, modelos de atención paternalistas y el estigma social como inestables o rotos.

Ese patrón de desmentido contribuye directamente a la marginación de autistas y otras personas trans neurodivergentes. En los salones de clases, los hogares grupales y las casas de nuestros padres, se nos dice que nuestras identidades de género son falsas porque somos Autistas. Si se nos coloca bajo tutela, algo común para muchos adultos con discapacidades intelectuales y del desarrollo, un cuidador anti-trans puede impedirnos legalmente incluso ir a reuniones LGBTQ. Las personas trans Autistas de color enfrentan un alto riesgo de criminalización, violencia policial y encarcelamiento. Los niños trans Autistas son especialmente vulnerables a los planes de comportamiento que incluyen la normalización cisgénero junto con la supresión forzada de los rasgos Autistas, mientras que las expresiones o exploraciones que afirman el género corren el riesgo de sufrir un duro castigo basado en la obediencia en los colegios.

Con un movimiento trans que a menudo rechaza a las personas neurodivergentes en su lucha por la aceptación y validación, las personas trans Autistas se quedan en la periferia. En la lucha por legitimar nuestra existencia como digna y valiosa, debemos rechazar el discurso común de que no nos pasa nada malo mientras que a ellos les pasa algo. Merecemos movimientos que reconozcan y afirmen experiencias que no se pueden separar fácilmente en problemas trans o Autistas únicamente, especialmente dados los puntos en común de la opresión que enfrentamos. Está bien ser Autista y trans, y está bien que esas cosas estén relacionadas y se superpongan. El activismo efectivo por los derechos trans, y también la liberación trans, requiere no solo un reconocimiento de los paralelos y conexiones en nuestros problemas y experiencias, sino un compromiso activo con la interseccionalidad con las comunidades Neurodiversas.

Fuente: Brown, L. Gendervague: At the Intersection of Autistic and Trans Experiences. (2016). The Asperger/Autism Network (AANE). Recuperado de (https://www.aane.org/gendervague-intersection-autistic-trans-experiences/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Límites Autistas: Coqueteos Y Abusos

Está bien documentado que las personas en el Espectro Autista son más vulnerables al abuso sexual que sus contrapartes neurotípicas.

Una de las muchas razones de esto es la incertidumbre sobre la idoneidad del tacto. Escuché a algunos decir que se trata de procesamiento sensorial, pero personalmente diría que este problema se trata menos del procesamiento físico del tacto y más del contexto social del tacto.

Las mujeres en el Espectro Autista en especial corren el riesgo de este tipo de transgresión de los límites, simplemente porque la forma en que está organizada nuestra sociedad deja a las mujeres más vulnerables en general a este tipo de victimización. Prácticamente en todos los ámbitos, a las personas neurotípicas se les enseña (tanto directamente como indirectamente) que el coqueteo nunca puede implicar una comunicación clara.

Combina eso con el hecho de que a los hombres específicamente se les enseña a coquetear persiguiendo, presionando los límites e intentando una y otra vez cuando se les dice algún tipo de «no», y es común que los hombres neurotípicos tiendan a malinterpretar la timidez autista o la confusión como una invitación a esforzarse más y no “abandonar” el coqueteo.

“Pero, ¿Y qué pasa con los hombres?”. Esa es una pregunta muy válida. Nuevamente, las mujeres también pueden ser depredadoras, y los hombres que viven la condición a veces también son los receptores de esto.

En su forma más leve, estos tipos de tacto y presionar los límites pueden causar malestar e incomodidad cuando, por ejemplo, una persona en el Espectro Autista no está segura de qué hacer con un/a colega que constantemente lo/la mira, toca y sigue por la oficina. En el peor de los casos, esta es la razón por la que las personas que viven la condición tienen muchas más probabilidades de ser víctimas de violación y abuso sexual.

Muchos hombres neurotípicos tienen una tendencia (aparentemente intencional) a interpretar la falta de reacción de una mujer en el Espectro Autista como una invitación a continuar con propuestas inapropiadas, especialmente en el ambiente laboral.

A los hombres parece gustarles tocar a las mujeres en la parte inferior de la espalda, lo cual es absolutamente inapropiado en cualquier contexto que no sea una relación cercana (típicamente sexual). Esto también resulta ser una experiencia sensorial agobiante que provoca una sobrecarga mental, así que si, digamos, un colega apoya su mano en la baja espalda de una mujer en el Espectro Autista, ella no va a alejarse de él o decirle que se detenga, quedando fría como el hielo.

Si eres hombre y te cuesta imaginar por qué un hombre toca a una mujer en un punto vulnerable sería tan desconcertante, imagina a un hombre mucho más alto y más fuerte que tú poniendo su mano en tu garganta de la nada. Incluso si sus intenciones no son «amenazantes», ¡Ser tocado de esta forma es muy inquietante!

Una mujer neurotípica podría reaccionar de forma diferente a ese tipo de tacto, aunque solo sea porque tendría más opciones para comunicarse en ese momento en lugar de la tendencia de las mujeres en el Espectro Autista a sobrecargarse y congelarse.

Además, con muchos hombres, establecer límites sensoriales incluso abiertos no es realmente posible. Por ejemplo, una mujer en el Espectro Autista trabaja con un hombre que insiste en saludarla con un abrazo cada vez que la ve. Él sabe que ella está en el Espectro Autista y no le gustan los abrazos, y le responde riéndose y diciendo que lo va a hacer de todos modos. Sus intenciones no son malas; así es como se educa a los hombres para tratar a las mujeres, y la mayoría no piensa en ello.

No es inusual escuchar historias similares de personas que viven la condición, tanto hombres como mujeres. Este es un problema sistémico con la forma en que los hombres tratan a las mujeres, pero también hay mujeres tratan a los hombres de esta forma, por lo que definitivamente sucede a nivel individual.

Y tengan en cuenta que todos los ejemplos anteriores estaban relacionados con el ambiente laboral. Puede empeorar mucho más en bares o fiestas o, el riesgo final, en citas. Las aplicaciones como Tinder pueden ser extremadamente peligrosas para las mujeres, y también no hace falta decir que son potencialmente incluso más riesgosas para las personas en el Espectro Autista, hombres y mujeres por igual; por supuesto, el peligro físico literal es mayor para las mujeres que están saliendo con hombres, pero estos factores de riesgo afectan a todas las personas que viven la condición, tanto en las interacciones sociales heterosexuales como homosexuales.

¿Cómo es que una persona que está agobiada por el contacto físico inesperado y que no sabe cómo tratar socialmente con alguien que se comporta de una manera que los hace sentir incómodos, está destinada a manejar una cita agresiva que sigue escalando físicamente a pesar de la incomodidad de su pareja? No muy bien, por decir lo menos.

Este es un tema complicado que arroja luz no solo sobre los problemas de comunicación entre las personas en el Espectro Autista y sus contrapartes neurotípicas, sino también sobre las reglas de nuestra cultura para las relaciones interpersonales en general. Coquetear, por definición, es sutil, y durante cientos de años hemos romantizado el empujar (y cruzar) los límites. Pero al menos, tenemos que estar hablando de esto. Especialmente en lo que se refiere a nuestras poblaciones más vulnerables.

Fuente: Lindsmith K. (2018). Autistic Boundaries: Flirting & Assault. The Artism Spectrum. Recuperado de (https://kirstenlindsmith.com/2019/04/08/autistic-boundaries-flirting-assault/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Padres Solteros De Adolescentes O Jóvenes Adultos En El Espectro Autista

La crianza de niños en el Espectro Autista viene con un conjunto único de dificultades y ser padres solteros le da su propio giro a esto. En este artículo, veremos algunos de las dificultades que son comunes para los padres solteros de hijos adolescentes o jóvenes adultos que viven la condición.

I) Desaparecer sin previo aviso: Los adolescentes y adultos jóvenes generalmente tienen mucha más libertad que los niños más pequeños. Tienen dinero de bolsillo y, en algunos casos, ingresos. Pueden ubicarse razonablemente bien en las calles y, por lo general, tienen una mejor comprensión del transporte público. Muchos adultos en el Espectro Autista también pueden conducir. Todo esto significa que es mucho más probable que desaparezcan durante horas, a veces días, sin decirle a nadie a dónde van.

Esto es especialmente cierto en el caso de los adultos jóvenes que viven la condición en relaciones monoparentales, ya que hay menos ojos sobre ellos en todo momento. A menudo, sus padres tienen que trabajar, dejándolos solos en casa durante largos períodos.

No puedes evitar que tus hijos deambulen de un lugar a otro, pero hay formas en las que puedes reducir el peligro.

Un Celular Es Clave

En primer lugar, es importante poder encontrar a tus hijos cuando desaparezcan. Hay 2 cosas clave para habilitar esto. Primero, debes asegurarse de que tengan un celular, no tiene que ser el celular más llamativo del mundo, pero debe ser capaz de lo siguiente;

  • Hacer y recibir llamadas y mensajes de texto
  • Responder a «buscar mi teléfono»
  • Localizar ubicaciones mediante Google (o Apple) Maps.
  • Cargarse rápidamente, y preferiblemente de forma inalámbrica.
  • Sacar fotos.
  • Pagar por teléfono (tocar y listo) si es posible, ya que esto elimina la necesidad de una billetera.

Hay algunas opciones de Android bastante baratas que harán esto, así que no te sientas obligado/a comprar el celular más caro. También deberás asegurarte de tener una buena funda protectora en el celular. Asegúrate de agregar un número de PIN y también involucrar la biometría (huellas digitales).

Si no está seguro/a de cómo configurar el celular, pide ayuda, ya que necesitarás poder activar «Buscar mi teléfono» desde tu propio celular para ubicar a tu hijo/a adolescente o joven adulto.

Debes asegurarse de que tu hijo/a sepa cómo comunicarse contigo, cómo responder llamadas y mensajes de texto y cómo sacar fotos, usar mapas y determinar su ubicación.

Billeteras Y Llaveros Inteligentes

El otro elemento clave es la billetera. Debe contener:

  • Una llave de la casa, algo de dinero.
  • Carnet de identidad.
  • Tarjeta de débito.
  • Tarjeta de transporte público.
  • Un llavero inteligente si es posible.

Con toda probabilidad, la billetera se perderá en algún momento. Por eso, un llavero inteligente te permitirá rastrear su ubicación y, a diferencia de un celular, no necesita cargarse, solo un cambio de batería una vez al año. Debes colocar el llavero inteligente en una parte segura pero no utilizada de la billetera. Esta será tu copia de seguridad cuando el celular se quede sin batería y también te ayudará a recuperar la billetera en caso de pérdida o robo.

Finalmente, deberás asegurarte de que tu hijo/a tenga una comprensión clara de lo que está bien y lo que está mal, qué hacer si se encuentra con «personas equivocadas» y dónde acudir para obtener ayuda (policía local). A veces ayuda darles algunas tarjetas con sus datos de contacto y una breve descripción de su diagnóstico. Esto puede ayudarlo/a a entablar conversaciones importantes antes, ya que pueden entregar la tarjeta a la policía si se meten en problemas.

II) Discusiones y explosiones: Si tu hijo/a está en el Espectro Autista, es probable que no seas ajeno/a a las discusiones y las explosiones. Desafortunadamente, a medida que tus hijos crecen, estas discusiones tienden a volverse más fuertes y acaloradas. Las explosiones también se vuelven más problemáticas porque el daño resultante puede ser mucho mayor y más costoso.

Las discusiones que aumentan son un problema mayor en las relaciones monoparentales porque no tienes otro adulto que te respalde. Al igual que con los niños pequeños, es importante escoger sus batallas. Puede pensar que sabe que no hay manzanas azules, pero ganar una discusión al respecto con tu hijo/a adolescente no hará ninguna diferencia.

Las discusiones ejercen presión sobre las relaciones y, si bien es importante ganar las discusiones relacionadas con la seguridad, las discusiones sobre la ropa que tu joven adulto quiere ponerse para trabajar generalmente no valen el estrés adicional.

También es importante enseñarle a tu hijo/a sobre la regla de «escoge tus batallas». Debe ayudarlo/a a comprender cómo y cuándo perder una discusión con gracia. Simplemente no intentes enseñarles esto en medio de una discusión.

III) Comportamientos problemáticos: Cuando tus hijos son más pequeños, generalmente hay un adulto presente para detener el comportamiento problemático antes de que comience. A menudo, la mera presencia de un adulto es suficiente para evitar que los adolescentes actúen por impulso, pero con toda la actividad hormonal en sus cuerpos y una reducción en la supervisión, existe el riesgo de comportamientos problemáticos.

El comportamiento problemático se refiere a todo tipo de comportamiento social indeseable y no siempre es de naturaleza sexual; sin embargo, en adolescentes y jóvenes adultos, lo es más a menudo. En las chicas, los comportamientos suelen estar relacionados con la promiscuidad y los narcóticos, lo que puede conducir a la violencia. En los chicos, las conductas problemáticas tempranas tienden a ser actos de acoso o exposición indecente que, en circunstancias extremas, pueden conducir a cargos policiales.

Es fundamental seguir hablando con sus jóvenes adultos sobre su día y sus sentimientos. Como padre, debes buscar señales de que están teniendo un comportamiento problemático porque lo más probable es que no lo hagan mientras tú estés cerca. No puedes abordar el comportamiento problemático si no sabes que está sucediendo.

Otro problema que puede ocurrir en las relaciones monoparentales o de un solo sexo es la falta de equilibrio. Los chicos, en particular, pueden desarrollar actitudes poco saludables hacia las mujeres. Es muy importante mantener fluida la conversación sobre cómo tratar a otras personas y sobre la etiqueta en las citas, incluso si tu joven adulto aún no tiene citas. Esto ayuda a prevenir el desarrollo de actitudes poco saludables.

También es bueno mostrar interés en lo que tu joven adulto está haciendo en Internet, por ejemplo, qué canales de YouTube están viendo, a dónde van en Facebook, Twitter, Instagram o TikTok y qué tipos de comentarios están haciendo o recibiendo.

Eso no significa que debas instalar software espía o que los invadas cibernéticamente, solo muestra interés y escucha lo que tienen que decir y lo que consideran gracioso. Si te encuentras con algo que parece extraño, resiste la tentación de criticar en el acto, ya que eso probablemente hará que te expulsen de sus círculos de redes sociales.

Solo toma nota de las actitudes que necesitan un poco de ayuda y abórdalas más tarde de una forma que no revele su origen. Recuerda, el objetivo es enseñar nuevos puntos de vista, no imponerlos.

Fuente: Bolland, G. (2022). Single Parenting and Kids on the Spectrum – Part 3. Life With Aspergers. Recuperado de (https://life-with-aspergers.blogspot.com/2022/02/single-parenting-3.html). Traducido Por Maximiliano Bravo

Los Usuarios De CAA Necesitan Vocabulario Para Hablar Sobre Sexo, Sexualidad Y Partes Del Cuerpo

Todos merecen tener acceso a un vocabulario rico y completo que contenga todas las palabras que necesitan en sus vidas. Esto es aún más importante para los usuarios de CAA que no pueden (siempre) confiar en el habla o la escritura para transmitir nuestros mensajes. Y es por eso que la inclusión de una amplia gama de vocabulario, incluso vocabulario que algunas personas podrían considerar «adulto», es tan importante.

Tener acceso a vocabulario para hablar sobre sexo, sexualidad y partes del cuerpo (incluidos los genitales) es muy importante para los usuarios de CAA. Necesitamos este vocabulario por muchas razones: protección contra el abuso, identificación de problemas médicos, hablar sobre la pubertad y el crecimiento, y hablar sobre el sexo y la sexualidad. Aunque este vocabulario pueda parecernos “inapropiado” o “demasiado adulto”, todos lo necesitamos. Todos crecemos, todos tenemos un cuerpo y todos necesitamos un lenguaje para hablar de nuestros cuerpos y de lo que hacemos con ellos. Nuestros compañeros de comunicación deben adoptar esta idea, modelar el uso apropiado del vocabulario cuando sea necesario y no restringir nuestro vocabulario, incluso si a veces es «inapropiado».

El vocabulario relacionado con el sexo, la sexualidad y las partes del cuerpo no es un tema solo para adultos. Incluso los niños más pequeños merecen las palabras científicas correctas para las partes de su cuerpo, incluidos sus genitales. Esta es, en esencia, una medida de prevención del abuso: los niños que conocen los nombres correctos de las partes de su cuerpo tienen más probabilidades de identificar y denunciar el abuso sexual. Además, las personas de todas las edades pueden tener problemas médicos relacionados con sus genitales. Un/a niño/a pequeño/a, por ejemplo, puede tener una infección del tracto urinario que debe informarse y tratarse antes de que se propague a los riñones. Darles el vocabulario para hablar sobre el dolor en sus genitales puede ayudar a detectar la infección del tracto urinario antes de que se propague.

A medida que los usuarios de CAA crecen, ellos merecen tener acceso al mismo vocabulario que tienen nuestros compañeros hablantes, incluso si este vocabulario es de naturaleza sexual. Los usuarios de CAA que pasan por la pubertad necesitan las palabras para comprender y hablar sobre lo que les sucede a sus cuerpos. No poder articular cambios en el cuerpo de uno es aterrador. Dar acceso a este vocabulario y modelarlo brinda a los jóvenes usuarios de CAA una forma de discutir los cambios en sus cuerpos de una manera segura y digna.

Además, a medida que los usuarios de CAA se vuelven adolescentes y llegan a la edad adulta, muchos de nosotros deseamos tener relaciones sexuales y/o románticas. Contrariamente a una creencia falsa pero popular, los usuarios de CAA no son seres eternamente puros y sin sexo. Muchos de nosotros quieren desarrollar relaciones íntimas y necesitan un vocabulario que lo refleje. Ni siquiera es suficiente tener vocabulario sobre novias y novios, esposas y esposos; ellos necesitan vocabulario para hablar sobre sexo porque muchos de ellos desean sexo. E incluso si no quieren sexo ni intimidad en absoluto, estas cosas siguen siendo parte de su mundo. El sexo se considera una parte “normal” de la adolescencia y la edad adulta; incluso si no lo desean, todavía están rodeados por él.

Cuando se trata de adultos que utilizan la comunicación basada en símbolos, ellos merecen poder decir y tener símbolos y botones para todo lo que queramos. Una cosa es adaptar el vocabulario de un/a niño/a usuario/a de CAA a los tipos de lenguaje que usan sus compañeros hablantes (aunque incluso entonces, no está bien decir que un/a niño/a no puede tener acceso a la jerga o las palabras obscenas que usan sus compañeros porque «no es apropiado ”). Otra muy distinta es decir que un/a adulto/a que no estaría limitado en su expresión sexual y romántica si no usara CAA no puede tener acceso al vocabulario sexual. La vacilación de un/a compañero/a de comunicación o de un/a ayudante ante un adulto en situación de discapacidad que existe como un ser sexual o que tiene deseos íntimos no es una razón para negarle el vocabulario adecuado a dicho adulto.

Todos los jóvenes (independientemente de cómo se comuniquen) merecen tener un vocabulario adecuado para hablar de sus cuerpos, identidades y experiencias. Eso significa enseñarles a los niños pequeños los términos anatómicos adecuados para sus genitales y asegurarles de que, a medida que crezcan, tengan el vocabulario para hablar sobre cosas como la pubertad, el sexo, las experiencias sexuales, la sexualidad/género y el abuso y la agresión.

Un argumento común contra de incluir este lenguaje es que permite a los usuarios jóvenes abusar del vocabulario para decir cosas inapropiadas. Esto es una abdicación de la responsabilidad adulta. Una parte central de CAA es el modelaje. Los adultos necesitan modelar, a través de CAA y del habla, que hay un momento y un lugar para usar este lenguaje y que no es apropiado, por ejemplo, gritar “¡PENE!” a todo volumen durante las clases. Los niños aprenden lo que les enseñan los adultos que los rodean. No es apropiado, ni es justo, privar a los niños del vocabulario esencial porque los adultos que los rodean no quieren enseñarles cómo usar ese vocabulario.

De nada sirve negar que los niños y jóvenes escucharán y aprenderán terminología inapropiada. La forma en que les respondemos a los niños hablantes es decirles: “hay un tiempo y un lugar para esas palabras y no es ahora ni aquí”. Debería ser lo mismo para los niños que usan CAA. La respuesta es modelar apropiadamente, disciplinar cuando sea necesario y aceptar que los niños que usan CAA son como sus pares hablantes: son niños y, a veces, los niños dicen cosas inapropiadas. La respuesta nunca es restringir o eliminar el vocabulario o, de hecho, mantener el vocabulario fuera del dispositivo en primer lugar.

Los usuarios de CAA deben saber que sus cuerpos no son temas de los que debamos hablar. Necesitan saber que pueden esperar el mismo acceso a la conversación que sus pares hablantes. Necesitan saber que sus palabras y experiencias son tan importantes como las de los demás. Pero no podrán saber esto si su vocabulario está restringido. No podrán saber esto si se les dice (implícita o explícitamente) que no merecen el mismo acceso al vocabulario sobre sexo, sexualidad y partes del cuerpo que tienen sus pares. No podrán saber esto a menos que tengan el vocabulario para expresarse sin tabúes. Y debido a que necesitan saber estas cosas, necesitan vocabulario para hablar sobre sexo, sexualidad y partes del cuerpo, tal como lo hacen sus pares.

Fuente: Denome, D. (2022). AAC users need vocabulary to talk about sex, sexuality, and body parts. AssistiveWare. Recuperado de (https://www.assistiveware.com/blog/sexuality-symbols-in-proloquo2go-7-7). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Apreciando A Las Familias Escogidas De La Comunidad Autista

Familia. ¿Qué es realmente? ¿Son las personas asignadas a nosotros a través de la sangre? Quizás.

Nacemos de la unión de dos personas independientemente de si realmente se aman o no, y terminamos en un mundo que pronto aprenderemos a darnos cuenta de que no siempre nos comprenderá.

Todos nacemos de la unión de dos personas. Nuestros padres biológicos pueden ser personas cariñosas. Pero independientemente de cuánto amor compartieron nuestros padres, pronto nos damos cuenta de que el mundo está lleno de personas que no siempre nos entienden. Para muchos en el Espectro Autista, no es una sorpresa descubrir que la sangre no significa nada y que la presencia, el amor, la comprensión y, lo más importante, la paciencia sí lo son todo.

Para las personas que viven la condición, es muy común que suframos maltrato dentro de nuestro ambiente familiar. También es igualmente común que establezcamos conexiones inquebrantables y profundas con los demás. Estas conexiones se convierten en nuestra “Familia Escogida”, personas que se han elegido mutuamente por amor y necesidad y una profunda interdependencia humana.

La familia no es simplemente experimentada por la Sangre. La familia es de espíritu, de corazón y de las conexiones que hacemos. La familia es quien está presente. La familia es quien está ahí, y donde sea que esté, ese es el hogar.

Aquí hay 5 cosas que quizás no sepa sobre por qué las familias escogidas son importantes para la comunidad autista:

I) Es más probable que experimentemos la falta de vivienda, la adicción y el abuso: Por razones que no se entienden bien, pero que definitivamente incluyen la falta de apoyo de bienestar social para adultos en el Espectro Autista, nuestra comunidad tiene una tasa más alta de personas sin hogar. También es más probable que nos quedemos atrapados en ciclos destructivos de abuso. Si bien es menos probable que probemos las drogas o el alcohol, somos más vulnerables a la adicción si lo hemos probado.

Estos factores devastadores de la vida conducen a la inestabilidad que hace que nos separemos de nuestras familias de origen. Para nosotros, la familia elegida es una forma de encontrar sanación, apoyo y seguridad, para sacarnos de las calles y para garantizar que tengamos un acceso adecuado a los servicios de tratamiento y/o atención.

II) Las personas en el Espectro Autista mueren jóvenes: Nuestra edad promedio de muerte es apenas por debajo de los 40 años, y nuestras principales causas de muerte son los accidentes o el suicidio: lo que indica que en algún momento, nuestras familias de origen y los profesionales médicos no nos están cuidando muy bien.

La comunidad autista ha estado luchando durante años por una mayor conciencia de las necesidades de los adultos que viven la condición y para ofrecer apoyo y servicios a las personas de nuestro grupo demográfico para que podamos luchar contra esta estadística. Encontrar apoyo dentro de las comunidades autistas y formar una familia escogida de los amigos que hagamos allí puede salvar vidas y mejorar nuestras posibilidades de vivir bien.

III) Es posible que no siempre encajemos en nuestras familias porque somos neurodivergentes: Las familias escogidas nos apoyan a través del rechazo de nuestras familias. Incluso si tenemos una familia de origen generalmente solidaria, estar en el Espectro Autista puede significar ser tratados como extraños. Puede ser difícil que te escuchen y te entiendan por completo cuando eres el único miembro autista de la familia.

Independientemente de cuánto lo intenten, algunas familias simplemente no entienden cómo cuidarnos porque no viven nuestra condición.

IV) Tenemos mucho en común: Debido a que nuestras familias escogidas son a menudo personas neurodivergentes como nosotros, podemos disfrutar de sus consejos y experiencia y aprender consejos y trucos para la supervivencia y la felicidad que otras personas que intentan apoyarnos nunca habrían pensado porque no piensan como nosotros. .

Las ideas y soluciones autistas suelen ser más accesibles y más aplicables que las soluciones que nos sugieren las personas neurotípicas. Debido a que tenemos mucho en común, nuestros consejos mutuos pueden validar y cambiar la vida, especialmente cuando nos malinterpretan porque somos neurodivergentes. ¡Realmente también puede ser de gran apoyo para nuestras familias de origen tener a alguien que nos entienda para pedir consejo y apoyo!

V) Disidencias sexuales: Las investigaciones muestran que es más probable que las personas en el Espectro Autista se identifiquen como parte de la comunidad LGBTQ+. A menudo, nos alejamos de nuestras familias no solo por nuestra condición, sino también porque algunos de nosotros somos homosexuales, trans, no binaries, andróginos, etcétera.

Tener otras personas con las que nos podemos relacionar que tienen ambas identidades cruzadas como parte de su experiencia ha sido extremadamente útil para descubrir cómo debemos seguir adelante para enfrentar las dificultades que nos han causado esta doble discriminación

Eso puede resultar obvio, pero las familias autistas son algo único en el mundo. Mientras que otros tipos de familias encontradas generalmente surgen solo debido al abuso o al rechazo, las familia escogidas autistas pueden ser algo que las personas que viven la condición necesitan incluso cuando tienen familias que si las apoyan por completo y que las aman y desean apoyarlas.

De hecho, es muy importante que todas las familias que tienen un miembro autista (o dos o más) traten de ayudar a sus seres queridos que viven la condición a encontrar a su familia escogida al conectarse con la comunidad autista cercana u online.

Fuente: hyperactivehypatia. (2021). Appreciating Autistic Chosen Families. Neuroclastic. Recuperado de (https://neuroclastic.com/appreciating-autistic-chosen-families/). Traducido Por Maximiliano Bravo; WolfHeartTheAuthor. (2021). Home at Last: Finding Your True Family When You’re Misunderstood. Neuroclastic. Recuperado de (https://neuroclastic.com/home-at-last-finding-your-true-family-when-youre-misunderstood/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

La Belleza De Un Mundo Sin Cajas

Parte de la gloria del cerebro autista es la capacidad de ver más allá de los límites y márgenes claramente delineados de la sociedad neurotípica. Tendemos a cuestionar las normas y construcciones aceptadas que no tienen sentido para nosotros, que, para ser justos, son la mayoría de ellas. Las personas en el Espectro Autista ven un mundo sin todas las cajas porque sabemos que no encajamos en ninguna de ellas.

Así es como se hacen las cosas” casi nunca es una respuesta aceptable para nosotros. Si nos dices “siempre lo hemos hecho así”, casi seguro te responderemos “¿por qué?”. Esto es tan cierto en matemáticas o física teórica como en cuestiones de género y relaciones. Este cuestionamiento constante es lo que nos permite romper barreras y crear innovaciones en el mundo.

Las personas en el Espectro Autista ven y experimentan el mundo a través de una óptica muy diferente y, bajo esa luz, vemos los lugares donde no funciona, donde podría mejorarse para todas las personas y los lugares donde las respuestas a las grandes preguntas de asomarse a la realidad. Ver el mundo de esta forma nos lleva a contar historias importantes, a enseñar a otros desde nuestra perspectiva única, a dar saltos intuitivos de comprensión o simplemente a alejarnos de las limitaciones que parecen arbitrarias e innecesarias y, al hacerlo, mostrarles a los demás que hay hay más lados para elegir.

Y no, no estamos hablando solo de los genios o sabios entre nosotros. Están allí, sí, y muchos de ellos están cambiando la forma en que entendemos el universo y nuestro lugar en él todos los días. Pero también hay un montón de personas en el Espectro Autista con inteligencia media o incluso discapacidades intelectuales que crean bellas obras de arte, enseñan a los niños con amor o luchan por la justicia y los derechos de todas las personas marginadas.

La experiencia autista es mucho más interseccional de lo que la mayoría de las investigaciones y los estereotipos te harían creer. Investigaciones recientes han demostrado que las personas con diversidad de género, es decir, trans, no binaries, de género fluido o andróginos, entre otras identidades, tienen hasta seis veces más probabilidades de estar en el Espectro Autista que las personas cisgénero. Como anécdota, también existe un alto porcentaje de orientaciones sexuales no heterosexuales en la comunidad neurodivergente, incluidas las personas asexuales y arrománticas. Además de eso, si miras un poco a tu alrededor, especialmente a los adultos jóvenes de la comunidad autista, verás muchas relaciones poliamorosas.

Es la capacidad de ver más allá de las opciones que nos han dado toda nuestra vida lo que nos permite liberarnos de esas limitaciones y vivir como la versión más verdadera, más feliz y más real de nosotros mismos. Muchos de nosotros ya no sentimos la necesidad de ser solo hombre o mujer, o de elegir entre estar casados ​​o solteros. Y estamos cambiando el mundo por eso. Las personas mayores que sintieron que «nunca se sintieron bien» con su género asignado están hablando con sus nietos trans neurodivergentes o no binaries y sintiéndose comprendidos por primera vez. Eso es algo hermoso.

Nuestro sentido autista innato de la justicia, ese sólido presentimiento sobre la equidad, nos empuja a crear un mundo donde todos tengan un lugar, todos tengan derecho a vivir su mejor vida, independientemente de las casillas que puedan marcar o no. Algunos de nosotros hacemos esto haciendo campaña por cambios de política y protestando. Algunos de nosotros lo hacemos asegurándonos de que todas las personas sean bienvenidas en nuestros espacios y denunciando el comportamiento intolerante. Algunos les dicen a sus familiares LGBTQIA+ más jóvenes que son una persona segura con quien hablar. Muchos de nosotros estamos dedicados a hacer que este mundo sea mejor para todos los niños que están creciendo ahora, educando a los padres sobre lo que significa crecer en el Espectro Autista, enseñando o ayudando a esos niños dentro de los sistemas escolares, o impulsando leyes que harán sea ​​más fácil para esos niños convertirse en adultos que viven vidas plenas y felices con todos los derechos que se merecen.

Si esto suena como lo contrario de la experiencia autista estereotipada de «pensamiento rígido», piénsenlo así:

Una persona en el Espectro Autista ve las casillas claramente marcadas a su disposición y se le dice que elija. Pero esa persona sabe que ninguno de esos cuadros es en realidad la respuesta completa: cada uno está equivocado o incompleto de alguna forma. «Bueno«, dice la persona que vive la condición, «dado que ninguno de estos es realmente correcto, debe haber más opciones que aún no conozco«. Y van en busca de la verdad, tirando las cajas a donde pertenecen. Al tacho de la basura.

Fuente: (2021). The Beauty Of A World Without Boxes. Autistic Empath. Recuperado de (https://autisticempath.com/the-beauty-of-a-world-without-boxes/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Las Personas En El Espectro Autista Si Tienen Vidas Sexuales Sanas Y Placenteras

Primero, un descargo de responsabilidad: El contenido del siguiente artículo NO es una generalización aplicable a todas las personas en el Espectro Autista. Algunas no les gusta el contacto físico y otras evitan las relaciones románticas o no tienen interés en el sexo; las personas asexuales y arrománticas son totalmente válidas, estén o no estén en el Espectro Autista.

Dicho esto, hay muchas personas en el Espectro Autista que aman el sexo y este es el tema a discutir: Consejos para una vida sexual autista sana y placentera.

Las personas en el Espectro Autista pueden ser bastante buenas en el sexo si es algo que nos gusta. Gracias a nuestra neurología, somos capaces de disfrutar del sexo a niveles que la mayoría de los neurotípicos apenas pueden imaginar.

Tendemos a tener la mente abierta porque sabemos que diferentes estímulos sensoriales funcionan de forma diferente para diferentes personas. A menudo estamos muy abiertos a discutir todo tipo de temas sexuales porque no vemos ninguna razón por la que debería ser un tabú; si quieres hacerlo, deberías poder hablar de ello.

Y podemos estar completamente desinhibidos en nuestro disfrute tal como lo estaríamos con nuestro baile estimulante o cualquier otra estimulación sensorial. El sexo autista puede ser increíble, ¡así que veamos algunas formas de hacerlo lo mejor posible!

Consentimiento Y Seguridad

Solo para cubrir lo básico:

Todas las partes involucradas deben sentir genuino interés antes de tener sexo. Si tú o tu pareja se sienten incómodos con el encuentro, no lo hagan.

Si el embarazo es una posibilidad y no quieres que suceda, usa siempre un método anticonceptivo.

Los condones no solamente son un método anticonceptivo, también sirven como un método de prevención de enfermedades de transmisión sexual.

¡Sigamos!

Descubran Lo Que Les Gusta

El sexo es una maravillosa actividad sensorial y tú y tu pareja tienen muchas opciones sensoriales para elegir.

Tal vez realmente te guste la sensación de piel con piel, por lo que podrías disfrutar dando y recibiendo masajes durante los juegos previos. Quizás el contacto visual todavía es demasiado intenso durante el sexo y prefieren mantener las luces apagadas o usar vendas en los ojos. Hay mucho que explorar, formas de incorporar todos los sentidos para amplificar el placer sexual.

Algo de esto parecerá inusual y podría hacerles reír y sonrojarse un poco al principio. Pero considérenlo como un estímulo o acomodación adicional. El objetivo es hacer que la experiencia sexual sea lo más placentera posible para ti y tu pareja.

No deben avergonzarse de cualquier estimulación sensorial que disfruten, ya sea una caricia suave, impactos más duros, sábanas de seda, juegos a temperaturas frías o calientes, usar música o silencio, o cualquier componente sensorial que lo haga bueno para ti, siempre que todos los involucrados están en la misma página.

Descubran lo que ambos disfrutan, háganlo de forma segura y responsable, respeten sus respectivos límites y lo más importante, diviértanse.

Reflexiones Finales

Hay muchas personas que creen que los adultos en el Espectro Autista no pueden o no deben tener relaciones sexuales.

Creen que somos niños eternos y asexuados o depredadores sexuales peligrosos solamente por querer tener una vida sexual activa como cualquier otra persona. La sociedad tratará de decirles a los adultos en el Espectro Autista que no tienen derecho a una vida sexual sana y placentera solo por nuestra condición.

¡YA BASTA!

Si te gusta el sexo y lo haces con tu pareja de forma segura, responsable y respetuosa, ¡Tienen 100% el derecho a disfrutarlo lo mejor que puedan!

Fuente: (2021). Healthy Autistic Sex Lives. Autistic Empath. Recuperado de (https://autisticempath.com/healthy-autistic-sex-lives/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Una Guía Sencilla Para Identificar Buenas Y Malas Amistades

Los buenos amigos son las personas que te agradan. Si está tratando de averiguar si alguien te agrada, estas son algunas cosas que debe tener en cuenta:

  • ¿Te gusta estar cerca de ellos? ¿La interacción con ellos suele ser agradable?
  • ¿Cómo tú hablas de ellos cuando no están? Si la mayor parte de lo que dice es una queja de algún tipo, probablemente no te agraden mucho.
  • Está bien que no te agraden los demás.
  • Pero si no te agrada alguien, probablemente sea mejor no tratar de ser su amigo/a cercano/a o pasar mucho tiempo con él/ella.

Los buenos amigos son personas a las que tú les agradas:

  • ¿Esta persona disfruta de tu compañía?
  • ¿Te respetan cuando estás allí? Si la mayor parte de lo que dicen es insultante, probablemente no les gustes.
  • Si hacen muchas bromas a tus expensas que te lastiman y se burlan de ti si les dices que terminen, probablemente no les agrades mucho.
  • Si actúan como si te estuvieran haciendo un favor al ser tu amigo, probablemente no les gustes mucho.
  • La vida es mucho mejor cuando te rodeas de personas a la que tú les agradas y minimizas los enredos con personas que no.

Los buenos amigos no actúan inapropiadamente unos con otros:

  • Las personas que insisten en tocarte de formas que no te agradan probablemente no sean muy buenas amigas.
  • Las personas que no dejarán de hacerte comentarios o gestos sexuales no deseados probablemente no sean muy buenos amigos
  • Las personas que insisten en hablar contigo sobre temas sexuales explícitos que no te sientes cómodo/a escuchando probablemente no sean muy buenos amigos.
  • Las personas que hacen muchos comentarios explícitos sobre sus vidas sexuales o deseos sexuales sin importarles si tú no quieras discutir sobre eso con ellos no son buenos amigos.
  • En algunos círculos sociales, es posible que te encuentres bajo una tremenda presión para reírte de este tipo de cosas.
  • Pero no está bien, y la vida es mejor cuando no lo toleras y cuando puedes crear un círculo social de personas que no lo toleran.

Los buenos amigos entienden que tú tienes una vida fuera de ellos:

  • Tú no siempre estarás disponible cuando tus amigos quieran que lo estés, o viceversa, porque ambos tienen sus propias vidas e intereses.
  • Los buenos amigos entienden que pasas tiempo con otras personas y que tienes relaciones emocionalmente significativas de las que ellos no forman parte.
  • También entienden que tienes otras cosas que debes atender, como el trabajo, tus estudios, el cuidado de tu salud, etc.
  • Y no lo tratan como una ofensa contra ellos cuando gastas dinero en ti mismo, incluso cuando estás comprando algo que desearían poder pagar pero que no pueden.
  • Los amigos que esperan ser siempre incondicionalmente lo primero en tu vida no son buenos amigos. (Incluso si piensan que te ponen a ti en primer lugar. Incluso si es cierto, pero por lo general no lo es).

Presta atención a tus sentimientos:

  • Si te sientes mal contigo mismo/a cada vez que ves a alguien, probablemente no sea una buena amistad.
  • Si lo que sientes por alguien cambia mucho, probablemente haya pasado algo realmente malo. Podría ser posible solucionarlo, pero es importante averiguar qué es.
  • Si lo que sientes por alguien es dramáticamente diferente cuando estás con él/ella que cuando no lo estás, algo anda mal y es importante averiguar qué es.
  • Por ejemplo, si constantemente temes salir con alguien, pero lo disfrutas cuando lo haces, algo anda mal (puede que no sea un problema para ellos, puede ser ansiedad social u otra cosa. Pero es importante descubrir qué está pasando. )
  • Y cuando juras de arriba abajo que te agrada alguien, pero también lo evitas y no te sientes bien cuando pasas tiempo con él/ella, probablemente no te agrada tanto como crees. Incluso si tienen buenas cualidades.

A veces no es un/a mal/a amigo/a. A veces es una mala amistad que se puede mejorar renegociando los límites:

  • Por ejemplo, es bueno pasar tiempo con algunas personas, pero no es bueno pasar mucho tiempo con ellas.
  • Algunas personas actúan dramáticamente diferente en público que en privado. Pasar tiempo con ellos en su mayor parte o en su totalidad en el ambiente que ambos les gusta puede mejorar la amistad.
  • Es agradable interactuar con algunas personas cara a cara, pero no online, o viceversa. Ser amigo/a de alguien no significa que tengas que hablar de política o religión con esa persona en Facebook o que tengas que participar con sus comentarios descarrilantes sobre todo lo que publicas. Del mismo modo, hablar con alguien online no significa que tengas que ir a sus fiestas bulliciosas.
  • Algunas amistades no son tanto relaciones personales como alianzas en las que se intercambian favores. Esta es una buena relación, siempre y cuando sea realmente igualitaria y no abusiva. Sin embargo, tratar de convertir una alianza en una amistad cercana tiende a terminar mal, especialmente si solo una persona quiere eso.

Fuente: (2014). Identifying bad friends. Real Social Skills. Recuperado de (https://realsocialskills.org/2014/02/01/identifying-bad-friends/). Traducido Por Maximiliano Bravo.