5 Formas para Satisfacer las Necesidades de los Niños Neurodivergentes Sin Utilizar Estrategias de Modificación Conductual

Hay una forma diferente de apoyar los cambio conductuales de un niño que es mejor que imponerle nuestra propia voluntad sobre la suya. Comienza con dejar ir la tentación de controlar su conducta, y reemplazarla con el objetivo de satisfacer sus necesidades.

Cuando no se satisfacen las necesidades de cualquier persona en cuanto a su autonomía, comprensión, respeto de su estilo de comunicación y sentimientos de seguridad y valoración, es normal encontrar a la persona involucrada en comportamientos desafiantes para comunicar su angustia .

Por lo tanto, corresponde examinar qué tipo de estrategias que utilizamos en nuestra familia en lugar de las estrategias de modificación de comportamiento con el fin de satisfacer las necesidades de todos y reducir la necesidad de que se comuniquen su angustia en desafiantes o confrontar formas. Por lo tanto, voy a hacer eso en este artículo.

Los niños neurodivergentes experimentan desafíos significativos en la regulación del sueño, la ansiedad, la regulación del estado de ánimo, el procesamiento sensorial, la búsqueda sensorial y la evitación sensorial, el procesamiento del lenguaje y la comunicación, el procesamiento auditivo, la función ejecutiva, la socialización, el comportamiento de oposición, auto dañino, fusiones, Todos los tipos de necesidades diariamente están en conflicto.

A continuación aquí están las 5 formas de satisfacer las necesidades de los niños neurodivergentes sin utilizar estrategias de modificación conductual

En familias que son neurodivergentes (con miembros con diferentes diagnósticos), o familias con miembros que son múltiples neurodivergentes (tienen más de una diferencia o discapacidad neurológicamente basada), satisfacer a todos los diferentes necesidades es sin duda un reto. Los desafíos cambian y evolucionan constantemente y requiere atención consciente y deliberada para satisfacer eficazmente las necesidades de todos. No es posible satisfacer las necesidades de todo el mundo todo el tiempo, pero hacemos todo lo posible. Tenemos una expectativa de la mayor parte del tiempo, es decir, la mayoría de las veces podemos hacer cosas que significan que todos reciban justo lo que necesitan. Aquí están las estrategias que sí son útiles y respetuosas de la necesidades de los niños neurodivergentes:

I) Cambiar el Ambiente para Satisfacer las Necesidades Sensoriales Únicas del Niño

Todo el mundo tiene necesidades sensoriales y preferencias. Es por eso que nos sentimos cómodos con ciertas prendas de vestir, tenemos preferencias por el clima frío o caliente, favorecemos los alimentos dulces o salados, disfrutamos de texturas diferentes y nos gustan o nos disgustan cosas como montañas rusas, viajes aéreos o automovilísticos y columpios y trampolines.

Es aconsejable ofrecer una variedad de oportunidades en el hogar para la regulación de la temperatura y la luz, el ajuste del volumen y la intensidad del sonido, las variaciones en la textura para la búsqueda sensorial, las variaciones en el estímulo visual, amplia gama de actividades para elegir dentro y fuera de la casa, De opciones para las comidas, tanto en los alimentos proporcionados y lugares y tiempos para comer.

II) Apoyar el Estilo de Comunicación Único del Niño

¿Conoces a alguien que dice que odia el teléfono, o alguien que no le gusta la mensajería de texto? ¿Tienes un amigo que, mucho después de que todos los demás saben que ha dejado de enviar tarjetas, todavía envía una tarjeta cada cumpleaños y Navidad? Estos son evidencia de la diferencia en los estilos de comunicación.

En las personas neurodivergentes las diferencias pueden ser más sorprendentes. Pueden aparecer incapaces de comunicarse verbalmente, prefiriendo expresarse por medio de la comunicación escrita aunque la comunicación verbal sea posible, una falta de comprensión de las señales de comunicación no verbal, una fuerte aversión a las situaciones sociales que involucran un gran número de personas o cualquier número de cosas que plantean desafíos para comprometerse con la sociedad “típica”.

Las familias experimentan diferencias en las formas en que recibimos información y en las formas de expresión de sus integrantes. Es recomendable proporcionar un surtido de oportunidades para la comunicación para que nadie se sienta excluido, a través del habla verbal y la comunicación no verbal, incluyendo gestos (informalmente diseñado, así como el uso de algún lenguaje de señas a veces) y el lenguaje escrito, incluyendo palabras escritas a mando, palabras mecanografiadas y dibujadas.

No es necesario insistir en la comunicación inmediata (a menos que haya una emergencia). Siempre es imperativo reconocer que algunos miembros de la familia necesitan tiempo para procesar la información y en consecuencia se debe respetar ese tiempo para obtener la respuesta esperada y para tener conversaciones importantes repartidas en sesiones durante varios días si es necesario.

No se ha de esperar que las personas que están estresadas o angustiadas actúen a las convenciones sociales al comunicarse. Esto no quiere decir que se ha de tolerar que la angustia que sienta la persona sea una excusa para herir o molestar a los demás, pero se toman medidas para garantizar la seguridad en el momento de remover a terceros de la zona. Si algo sucede durante esos momentos que hace daño a otro, hablaremos de ello sólo cuando el momento haya pasado y la persona esté tranquila y se sienta segura de nuevo. Se ha de proceder con respeto en tales conversaciones, jamás utilizar reproches o humillaciones, sino ofrecer consuelo e ideas para soluciones creativas con el propósito de tratar de ayudar a evitar que se repitan tales situaciones a futuro.

III) No Castigar o Imponer Consecuencias

Cuando nos damos cuenta de que los comportamientos desafiantes de nuestros niños son evidencia de su frustración, estrés y angustia, es fácil ver por qué el castigo sería perjudicial. Nunca es recomendable imponer consecuencias negativas a un niño que estaba gritando de dolor como resultado de una pierna o brazo roto, y no tiene tanto sentido castigar a un niño que está expresando dolor mental o emocional. También vale la pena reconocer que es posible que los niños neurodivergentes se sientan físicamente adoloridos, y sus desafíos de procesamiento sensorial de hecho pueden ser causar dolor físico, el hecho de que hay una falta de evidencia externa en forma de sangrado o moretones no es razón para restarle importancia.

Otra cosa en la que se debe prestar atención es si nuestro enfoque de la conducta desafiante incluye cosas como consecuencias o la aplicación de opciones binarias. Con esto quiero decir, si usted reacciona al comportamiento de sus hijos diciéndoles que sus acciones tienen consecuencias como que deben tener tiempo para pensar, o elegir entre esto o aquello, para ayudarles a aprender de la experiencia, esto es más o menos lo mismo que un castigo. Todavía está imponiendo su voluntad sobre la suya en respuesta a ellos habiendo hecho algo que no le gustó, y será visto de esa manera por el niño, no importa cómo lo presente.

Las consecuencias naturales son diferentes. Una consecuencia natural es simplemente lo que sucede como resultado de una acción. Por ejemplo, si tiro un juguete y se rompe, ahora tengo un juguete que no puedo usar más y hay un desorden que necesita limpieza. Si un padre furioso me obliga a limpiarlo o pagar por el daño, nos hemos alejado de las consecuencias naturales en castigo.

Las consecuencias naturales nos enseñan a asumir la responsabilidad de nuestras acciones. El castigo y las consecuencias impuestas nos enseñan a hacer lo que sea necesario para mantener felices a los demás. Esto es peligroso para todos los niños, pero especialmente para los niños neurodivergentes que sufren a causa de su baja autoestima, sentimientos de inferioridad basados ​​en sus diferencias y dificultades para cumplir las normas, y el conocimiento de que los demás los consideran “defectuosos” (estarían horrorizados al darse cuenta de cómo son los niños pequeños cuando reciben este mensaje omnipresente en nuestra sociedad).

Reconocemos que todos (adultos y niños) estamos aprendiendo y creciendo y desarrollando nuestras destrezas, y suponemos que todos harán lo mejor en cada situación. Sabemos que es incómodo y vergonzoso cometer errores y hacemos todo lo posible para tratarnos con amabilidad cuando eso sucede, incluso si nos hicieron daño, porque sabemos cuánto aprecio sentimos cuando los demás nos tratan gentilmente. Y tratamos de ser amables con nosotros mismos en nuestras reflexiones sobre nuestras experiencias.

IV) Ofrecer Alternativas

Cuando las cosas van mal, y las necesidades no se cumplen, es incómodo para todos nosotros. A veces, simplemente no podemos evitar estímulos sensoriales inesperados, o sobrecarga de exigencias sociales, o frustración masiva ante un descalabro comunicativo. Esto es algo esperable, y es aceptado como parte de nuestra normalidad.

Hacemos nuestro mejor esfuerzo para tener opciones alternativas listas para cuando esto suceda. Voy a dar un ejemplo específico para explicar: En nuestra casa hemos designado espacios tranquilos para que las personas se relajen después de un largo día. La comprensión es que cuando una persona está en un lugar tranquilo que puede esperar que haya tranquilidad y espera no interrumpida por los demás. A veces las zonas tranquilas, por razones fuera de nuestro control (por ejemplo, obras viales, vecinos podando el césped o usando motosierras, etc) no son tranquilas, por lo que corresponde tener disponibles auriculares para cancelar ruidos molestos, o bien, objetos o actividades que la persona encuentra relajantes para ayudar a manejar el estrés y la ansiedad hasta que se restaure la calma.

Tener alternativas listas no depende de haber tenido experiencias de las cosas van mal, por desgracia. Pero un simple proceso de reflexión, preguntando “¿Qué habría ayudado y facilitaría esa situación?”, Luego actuando sobre esas reflexiones, ayuda a hacer la próxima vez más fácil.

V) Reduzca la velocidad, cálmese, cuídese.

Si estamos en crisis tras crisis, esto a menudo queda en último lugar, pero a medida que las cosas cambian y se estabilizan, podemos empezar a hacer esto como parte de nuestra rutina de cuidado familiar.

Resulta necesario identificar las causas de nuestras reacciones externas al estrés cotidiano. Tenemos que hacer un plan de cómo podemos evitar el estrés cuando sea posible y cómo podemos responder a nuestros hijos cuando se experimenta el estrés es inevitable. Tenemos que entender que nuestros hijos no hacen lo que hacen para molestarnos o para hacer nuestra vida más difícil – lo hacen para comunicarnos sus necesidades a nosotros, de la manera más disponible para ellos en el momento.

Ejempos de medidas para un buen autocuidado:

* Poner límites a la cantidad de cosas que forman parte de los planes de la semana. 
* Tener un pequeño grupo de amigos de confianza para tener apoyo emocional después de un día o semana difícil.
* Tener un par de pasatiempos recurrentes. (Ej: Jardinería, artes marciales, ver series de televisión basadas en eventos históricos y superhéroes de dibujos animados, etc)
* Asegurarse darse un poco de tiempo a solas en paz y tranquilidad cada día.

Todos los hábitos de autocuidado serán diferentes, y puede tomar tiempo para averiguar lo que satisface mejor las necesidades individuales. Es algo que vale la pena hacer. También es mucho más fácil apoyar a nuestros niños en el desarrollo de sus propias ideas sobre cómo el autocuidado funciona mejor para ellos si estamos modelando un buen autocuidado para ellos. Es bueno para ti y para el resto de la familia priorizar y reforzar el autocuidado.

Nadie es perfecto. A menudo hacemos las cosas mal. Tratemos de aprender de nuestros errores. Sigamos adelante.

Fuente: Sutton, M. (2016). 5 Ways to Meet Neurodivergent Children’s Needs Without Using Behaviour Modification Strategies. Michelle Sutton Writes. Recuperado de (https://michellesuttonwrites.com/2016/08/01/5-ways-to-meet-needs/). Traducido por Maximiliano Bravo.

10 Formas Valiosas para Lidiar con la Socialización

Lidiar con el Espectro Autista para muchos es un desafío cotidiano. Lamentablemente, no todo el mundo entiende qué es vivir en el Espectro Autista. Por lo tanto, aquí está una lista de estrategias de afrontamiento que podrían resultar bastante efectivas para enfrentar desafíos como la socialización cotidiana:

I) Hablar con un psicólogo. Un psicólogo hará el diagnóstico y sugerirá estrategias a la medida de tu situación individual particular.

II) Memorizar hechos sobre las personas (en relación a sus temas de conversación favoritos) te ayudará a iniciar conversaciones futuras. Si tiene dificultades para memorizar hechos, escribe notas sobre las personas quienes te encuentras regularmente. Puedes consultar las notas antes de reunirte con ellas.

III) Leer libros o ver videos sobre el lenguaje corporal te dará pistas sobre si la otra persona está interesada en hablar sobre un tema determinado. Un libro o video sobre el lenguaje corporal también te ayudará a entender qué hacer con tus propias manos y ojos durante una conversación.

IV) Evitar temas de conversación inapropiados hará que la otra persona se sienta más cómoda contigo.

V) Si necesitas ayuda para encontrar ropa apropiada para una cita, pídale a un amigo de confianza que te ayude a ir de compras.

VI) Analízate para determinar qué trabajo le sacaría el máximo provecho a tus fortalezas (por ejemplo, si eres bueno en temas como la lógica y las matemáticas, considera una carrera en informática o ingeniería).

VII) Basándote en tus debilidades, identifica talleres (por ejemplo, improvisación) que te ayudarán a desarrollar habilidades específicas (por ejemplo, hablar en público).

VIII) Si tienes un intenso interés hacia un tema específico (por ejemplo, danza o artes marciales), inscribirte en una clase te ayudará a conocer a otras personas con intereses comunes. Así te será más fácil hacer amigos.

IX) Si tienes hipersensibilidad a la luz, el ruido o el tacto,  planifica cómo vas a lidiar con las limitaciones inherentes de cada condición. Si eres hipersensible a la luz, sería recomendable comprar persianas oscuras para evitar que la luz ingrese por tus ventanas durante la noche para que puedas dormir mejor. Si eres hipersensible al ruido, haría bien evitar lugares bulliciosos como discoteques o un conciertos cuando sea posible. Si eres hipersensible al tacto, concéntrate en comprar ropa que te sea más cómoda.

X) Leer otros libros o blogs sobre el Espectro Autista te ayudará a aprender estrategias de afrontamiento de personas con experiencias o perspectivas similares a las tuyas.

Fuente: Lau, E. (2016). 10 Valuable Ways to Cope with Social Interaction. Autism Parenting Magazine. Recuperado de (https://www.autismparentingmagazine.com/10-valuable-ways-to-cope-with-social-interaction/). Traducido por Maximiliano Bravo.

¿Cómo Ayudar A Una Persona En El Espectro Autista Cuando Está Enojada?

Las personas en el Espectro Autista pueden experimentar la ira de manera diferente. Mientras que algunas son tranquilos por naturaleza, otros fácilmente pierden los estribos y les resulta difícil controlar su ira. Lidiar con alguien que se sienta frustrado o molesto puede ser difícil, pero acercarse a ellos con un poco de comprensión y buena voluntad puede hacer una tremenda diferencia.

A continuación están los pasos a seguir para reducir la tensión de una situación que pondrá a prueba la paciencia de todas las partes involucradas, independiente que tengan o no tengan Espectro Autista:

I) Reconoce que a las personas en el Espectro Autista les resulta difícil controlar su ira: Muchas personas en el Espectro Autista tienen problemas para reconocer y controlar sus sentimientos. El mundo es un lugar difícil para ellos, y se necesita fuerza y paciencia para manejar los desafíos que enfrentan rutinariamente. Esto hace que la gestión de la ira más difícil para muchas personas autistas que para los no autistas.

II) Ofrece tu ayuda: A veces las personas en el Espectro Autista les gustaría recibir consuelo; Otras veces prefieren estar solos. Pregunta si le gustaría quedarse donde están y conversa con ellos, y prometa respetar sus respuestas.

  • Si se sienten demasiado frustrados o agobiados para hablar bien, ofrézcales hablar sobre la situación una vez que se sientan más tranquilos, no antes. También puede hacerles preguntas cerradas (sí / no) para que puedan responder levantando o bajando los pulgares.
  • Si quieren estar solos, hágales saber dónde estás, si ellos lo desean. Es posible que sólo quieran estar solos por uno o dos minutos, así que clarifica que todavía estarás disponible.

III) Respeta sus límites: A veces las personas olvidan que las personas en el Espectro Autista también tienen límites, o que sus límites pueden ser diferentes. En caso de sentir dudas, primero pregunta, y respeta siempre sus respuestas. Esto es clave para bajar la intensidad de la situación y mostrar que te importa su bienestar emocional.

  • No los toques sin que ellos previamente hayan dado su expreso consentimiento. Debido a problemas sensoriales, algunas personas en el Espectro Autista pueden ser táctilmente defensivas, es decir que se sienten nervioso y/o molestos ante el contacto físico. Pregunta primero “¿Quieres un abrazo?” O bien “¿Puedo poner mi brazo alrededor del tuyo?” Si se niegan, simplemente significa que, por ahora, no están en las mejores condiciones para manejar la situación. (Todavía te quieren.)

IV)  Pregúntale qué le molesta: ¿Se siente frustrada por algo específico? ¿Tú o alguien más los hizo sentirse así? Hay muchas cosas que podrían causar su ira, desde lo más obvio (por ejemplo, un conflicto en la escuela/el trabajo) hasta lo más sutil (por ejemplo, una mosca zumbando alrededor de la habitación).

V) Escucha con atención: Incluso si la causa de su ira te resulta extraña o ridícula, es importante que ellos sepan que te importan sus sentimientos. Hazles saber que tu intención no es trivializar o menospreciar sus reacciones emocionales, validando sus causas. Estos son algunos ejemplos para ofrecer validación:

  • “Te ves muy estresado.”
  • Eso suena perturbador.
  • “Ya veo.”
  • Eso también me haría enojar.
  • “Parece que te sientes frustrado/a, furioso/a, decepcionado/a, etc.”
  • “¿Así que te sientes molesto porque … (resúmelo como mejor te salga)?”

VI) Ayúdalo a calmarse: Una vez que la causa haya sido identificada, trata de ayudarlos a calmarse con su música favorita, juguete favorito, manta favorita o cualquier objeto de apego de su preferencia. Hay muchas cosas que puedes hacer. Si sabes cómo prefieren calmarse, haz todo lo que puedas para ayudar a preparar el escenario para eso.

  • Algunas personas tienen un rincón de calma o una “caja de cosas molestas” para este propósito.
  • Ofrezca para ayudarles a usar técnicas calmantes. Si son niños o adolescentes, enséñeles a controlar su ira.

VII) Hazle saber que hay opciones: Esto ayuda porque se sienten más en control, y les recuerda que te importa lo que ellos quieren. Estos son algunos ejemplos de opciones que puedes ofrecer:

  • “¿Te gustaría sentarte?” (“No, bueno, nos quedaremos de pie.”)
  • “¿Qué objeto de apego te gustaría?”
  • ¿Te gustaría que te trajera algo para tomar? Tenemos agua, leche con chocolate o Coca Cola. ¿Cuál quieres?”
  • “¿Le ayudaría si hicimos algunos ejercicios de relajación juntos?”
  • “¿Quieres un abrazo?”

VIII) Háblale con un tono de voz tranquilo y relajado: A veces, la aceptación y la tranquilidad es lo que más necesitan las personas en el Espectro Autista. Hazles saber que está bien enojarse, y que tú no vas a juzgarlos o recriminarlos por ello.

Si desean que te quedes, entonces hazlo, y diles palabras gentiles como: “Está bien, podemos resolverlo”. Evita emitir declaraciones como, “¡Vamos, no es gran cosa!” o “¡Supéralo!” ya que minimizan algo que a las personas en el Espectro Autista les afecta severamente.

IX) Ofrece posibles soluciones: Si quieren soluciones, trate de ayudarles a idear las suyas. Evita dar consejos no solicitados, ya que pueden sentirse criticados por no pensar en soluciones diferentes. En su lugar, preséntalos como opciones, tales como “¿Sería útil si (X)?” O “¿Qué crees que podría mejorarlo?” Déjelos dirigir el flujo de la conversación. Si pueden desarrollar un plan de acción juntos, esto les ayudará a sentirse más tranquilo.

  • Si dicen que no, está bien. Tal vez sólo necesitan desahogarse o estar solos. Ellos acudirán a ti si te necesitan.
  • Si este proceso les molesta, pregunte si les gustaría descansar de la tormenta de ideas y hacer algo relajante.

X) Reconoce y acepta tus limitaciones: A veces es posible que no sepas cómo ayudarlos cuando se sientan enojados, o podrías sentirte demasiado estresado para ofrecer tu apoyo. Tú no eres responsable de sus sentimientos. Está bien alejarte de la situación o decir “necesito tomar un descanso” y volver una vez que estés más tranquilo. También puede llamar a un cuidador o un ser querido que podría saber cómo manejar mejor la situación.

  • Si exhiben conductas autolesivas, trata de redirigirlas o suavizarlas. (Por ejemplo, coloque una almohada entre su cabeza y la mesa, o pídales que golpeen los cojines del sofá en vez de la pared.) Evite agarrarles con fuerza, porque podrían sufrir ataques pánico y responder con azotes.

XI) Dale tiempo para calmarse: Esto podría querer decir que la persona en el Espectro Autista le gustaría hacer algo relajante contigo o estar a solas. Podrían pasar varios minutos (u horas) antes de que confirmen que estén mejor.  La paciencia es clave para ser un buen amigo de una persona en el Espectro Autista. Siempre hay que estar preparado para ideas y ritmos fluctuantes. Ofrece tu apoyo, y déjelos hacer lo que necesitan hacer.

No sé si el autor del artículo original esta o no esta en el Espectro Autista, pero los consejos ofrecidos por él (o ella) son gentiles, compasivos y excelentes.

Fuente: (2016). How to Help an Angry Autistic Person. BAYDAKH. Recuperado de (http://autism.baydakh.com/index.php/2016/05/16/how-to-help-an-angry-autistic-person/). Traducido por Maximiliano Bravo.