El Autodiagnóstico Es Autoconocimiento

El autodiagnóstico del Espectro Autista es un tema que puede provocar fuertes sentimientos en muchas personas. No es inusual que los adultos se autodiagnostiquen. Tampoco es inusual recibir muchos rechazos o incluso amenazas violentas tras el autodiagnóstico. ¿Por qué el autodiagnóstico hace que las personas se enojen tanto? Más importante aún, ¿por qué las personas se autodiagnostican en primer lugar? La hostilidad dirigida al autodiagnóstico se basa, fundamentalmente, en el desconocimiento de los factores que conducen a su existencia: inaccesibilidad a la atención médica, herramientas de diagnóstico que cambian rápidamente y el rostro cambiante de cómo se ven las personas en el Espectro Autista y su condición

Las personas que se autodiagnostican son frecuentemente acusadas de “buscar trato especial” o “hacerse las víctimas”. Dichas acusaciones estigmatizan hasta las formas más inofensivas de nuestra expresión personal creativa. Si bien el autodiagnóstico comparte la búsqueda de un vocabulario de expresión personal, hay aspectos más sociológicos que explican por qué es tan extendido para empezar. La raíz del autodiagnóstico es la falta de buenos recursos. A muchas personas, en particular mujeres y personas de color, les resulta muy difícil acceder a un diagnóstico oficial a causa de la percepción sesgada de que el Espectro Autista es una condición exclusiva de hombres de raza blanca.

Más gravemente, el Espectro Autista alguna vez fue visto como algo apocalíptico para las familias. Algunos padres evitaron el diagnóstico formal de sus hijos porque querían, desesperadamente, que sus hijos fueran normales. Muchas personas que fueron diagnosticadas más tarde en la vida han desarrollado sus propias formas de hacer frente a un mundo que no fue diseñado para nuestra condición. La vida podría haber sido más fácil para ellos si hubieran tenido acceso a ciertos apoyos.

Las cosas están cambiando. En las últimos veinte años, las tasas de diagnóstico formal del Espectro Autista han aumentado considerablemente. Esto se debe a que las herramientas de diagnóstico han mejorado significativamente. Además, la reducción del estigma significa que los padres no solo están dispuestos sino motivados para asegurarse de que sus hijos obtengan todo lo que necesitan para tener éxito. Sabemos por qué las tasas de diagnóstico formal han aumentado. Teniendo esto en cuenta, ¿qué es un autodiagnóstico informal y por qué sigue sucediendo? Una forma común de diagnóstico informal es cuando los padres tienen múltiples hijos en el Espectro Autista. El nuevo conocimiento sobre la condición y la genética puede llevar a estos padres a examinar sus propias historias.

Dados los beneficios obvios, ¿por qué no se diagnostica a los adultos con más frecuencia? ¿Es eso lo que saben que serían etiquetados como “neurotípicos”, lo que muestra su posibilidad de ser especiales? No claro que no. Incluso si los adultos tienen antecedentes y discapacidades que apuntan al Espectro Autista, la condición aún se considera en gran medida como una “enfermedad infantil”. Como resultado, muy pocos profesionales pueden proporcionar diagnósticos del Espectro Autista en adultos. Un diagnóstico puede incluir hasta tres días de pruebas cognitivas si incluso puede encontrar a alguien calificado para realizar las pruebas en primer lugar.

Sin embargo, la dificultad de encontrar profesionales que se ocupen del autismo en adultos no es el principal factor limitante en el diagnóstico. Ese dudoso honor recae en el altísimo costo de un diagnóstico oficial. Si eres un adulto que puede estar en el Espectro Autista y que has logrado arreglártelas sin acomodaciones y terminaste tu enseñanza obligatoria, el alto costo de un diagnóstico simplemente no vale la pena. Esta es la razón principal por la cual los grupos por y para personas en el Espectro Autista a menudo incluyen personas que se diagnostican a sí mismas. La mayoría de las personas simplemente no tienen el dinero por ahí para obtener una etiqueta oficial aplicada a algo que ya pueden saber sobre sí mismos.

Incluso sin un diagnóstico oficial, muchas personas encuentran útil interactuar con la comunidad del Espectro Autista. No necesitas un diagnóstico oficial para beneficiarte de aprender técnicas de afrontamiento con personas que tienen experiencias de vida similares. En el peor de los casos, alguien que no está en el Espectro Autista aprende cómo funcionar más fácilmente gracias a las personas que si viven la condición. Todo esto hace que la vida de algunas personas sea más fácil. Las acomodaciones pueden mejorar la vida de más personas que solamente su población objetivo.

Por supuesto, esto lleva a un gran malestar expresado por muchos padres de personas en el Espectro Autista: la creencia de que los activistas de la comunidad del Espectro Autista no son realmente autistas, o que esas personas son demasiado ‘funcionales’ para comprender los problemas que afectan a los hijos de estos padres. La cuestión es que muchas de estas personas llamadas “de alto funcionamiento” no siempre han navegado por el mundo tan fácilmente como lo hacen ahora.

Todos esperamos que en los próximos años, las dificultades e ineficiencias en la atención que conducen al autodiagnóstico se entiendan mejor en nuestra sociedad. A medida que mejoran las herramientas de diagnóstico y la comprensión del Espectro Autista, esperemos que el número de personas autodiagnosticadas disminuirá progresivamente, ya que el acceso a un diagnóstico oficial poco a poco será una realidad compartida para todas las personas en Espectro Autista, sin importar su edad, género, raza o nivel socioecónomico.

Fuente: Luterman, S. (2015). AUTISM SELF-DIAGNOSIS IS NOT SPECIAL SNOWFLAKE SYNDROME. NOS Magazine. Recuperado de (http://nosmag.org/autism-self-diagnosis-is-not-special-snowflake-syndrome/). Traducido por Maximiliano Bravo.

5 Mensajes Que Las Personas En El Espectro Autista Desearían Haber Escuchado Mientras Crecieron Sin Un Diagnóstico Fiable

Un diagnóstico tardío es un fenómeno cada vez más común que ha sido atribuido al aumento de la concienciación, la ampliación de los criterios de diagnóstico y la introducción de la noción de del espectro Autista. Este proceso de diagnóstico implica rebobinar nuestra infancia y examinar exhaustivamente nuestras experiencias para encontrar evidencia de rasgos del Espectro Autista a lo largo de nuestras vidas.

Durante este proceso de reflexión sobre las experiencias de la infancia, y como están claramente marcadas por nuestra condición, a menudo nos preguntamos: ¿Por qué nadie vio esto antes? ¿Por qué ha tardado tanto en conocerlo y comprenderlo? y luego cuestionar si un diagnóstico anterior habría evitado el dolor o la angustia o exclusión social.

Al reflexionar sobre este proceso, aquí hay una lista (no exhaustiva) de cosas que desearíamos haber sabido sobre el Espectro Autista cuando éramos más jóvenes. Si bien no podemos retroceder en el tiempo, podemos compartir estos mensajes con los jóvenes en el Espectro Autista de hoy para guiar el desarrollo de una identidad autista positiva y promover la salud mental y el bienestar.

I) Hay algunas cosas que nunca tendrán sentido para ti: Independientemente de la cultura dominante, hay abundantes rituales y costumbres en nuestro mundo. Muchas de estas prácticas son bastante absurdas, pero no se cuestionan porque han sido parte del paisaje predominante desde tiempos inmemoriales.

Las normas sociales pueden ser muy confusas. ¿Por qué debes abrazar a tu tío/a que solo ves una vez al año? ¿Por qué es cortés abrir la tarjeta antes del regalo? ¿Por qué se espera que hagas una llamada telefónica para expresar gratitud por la tarjeta de cumpleaños que nunca quisiste en particular?

Para muchas personas en el Espectro Autista, estas cosas siguen siendo tan confusas en la edad adulta como lo fueron en la infancia. Hay momentos en los que puede decidir conformarse por mantener la paz, complacer a los demás o mantener relaciones importantes, a pesar de sentirse inútil o ilógico.

Afortunadamente, es posible encontrar espacios donde tales normas sin sentido son intrascendentes, donde podrá sentirse cómodo al optar por no cumplir estas normas, y donde eliminar las cadenas sociales vinculadas a los actos de afecto es tanto aceptado como recíproco.

II) Sigue tu propio ejemplo: Es importante honrar, en lugar de desechar, tu forma de se y estar en el mundo. Puede sentirse impulsado a hacer estereotipias, es decir, mover tu cuerpo de ciertas maneras, o hacer sonidos particulares, o buscar estímulos sensoriales para regular o expresar tus emociones y sentimientos, tanto positivos como negativos.

Del mismo modo, puedes encontrar comodidad al ajustar tu entorno para reducir los estímulos sensoriales, por ejemplo, modificando la luz o el ruido. Es posible que prefieras comunicarse por escrito en lugar de verbalmente. Puedes conectarse más profundamente con las personas cuando la atención se centra en un interés o una actividad compartida.

Suprimir tales necesidades solo servirá para exacerbar tu incomodidad. Tus necesidades son tan importantes como las necesidades de los demás. A veces encontramos formas sutiles, incluso secretas, de satisfacer estas necesidades para ser discretos y al mismo tiempo honrar a nuestros auténticos seres autistas. Pero equilibramos esto al aceptar la libertad de ser auténticamente autistas cuando estamos en espacios y lugares donde tenemos la libertad para hacerlo.

III) Disfruta tus pasiones: Dedicar tiempo para disfrutar tus intereses y pasiones es fundamental para el bienestar de todas las personas, independientemente del neurotipo. Algunas personas encuentran la manera de convertir sus intereses en una carrera; otros se dedican a sus intereses por puro placer. Ambos tienen el mismo valor. No importa cuáles sean tus intereses, no importa si otros los consideran “apropiados” o si pueden convertirse en una carrera legítima, pone en cuarentena el tiempo para sumergirte en esas madrigueras y explorar sus intereses para tu disfrute personal.

La mente autista es particularmente buena para mantener la concentración y absorber información cuando está interesada y, por otro lado, puede resultar legítimamente doloroso realizar tareas poco interesantes. Tómate el tiempo para buscar áreas de interés, profundizar en diferentes temas y explorar ideas y conceptos interesantes. Donde algunas personas buscan consuelo y conexión en el mundo social, las personas en el Espectro Autistas a menudo encuentran una sensación similar de consuelo en los intereses apasionados, lo que puede ser una fortaleza significativa en tiempos difíciles.

IV) Hay personas que si te entienden: A veces puede sentirte aislado/a, extraño/a, solo/a, incomprendido/a. Esta es una experiencia común de las personas en el Espectro Autista, particularmente durante los años escolares cuando estamos agrupados con otras personas que no necesariamente comparten nuestros intereses, perspectivas o valores, únicamente en función de una edad similar. Si bien puede parecer que nadie te entenderá, a medida que creces, tu mundo se ampliará y tendrás la oportunidad de conocer personas que no solo te entienden sino que también te aprecian, tal como eres.

Algunas personas encuentran un sentido de pertenencia y conexión en la comunidad autista; otras personas encuentran sus conexiones profundas y genuinas en otra parte. Pero el hecho es que hay una gran diversidad de personas en este mundo, y dentro de esa diversidad hay personas que lo entenderán.

V) Eres una persona en el Espectro Autista: Por encima de todo, eres una persona en el Espectro Autista. Estamos seguros de que también son muchas otras cosas. Quizás seas amable, honesto/a, alto/a, bajo/a, introvertido/a, extrovertido/a, y subyacente a todos estos rasgos se encuentra una base del Espectro Autista. Tal condición no es modificable, temporal o curable; te acompañará toda tu vida.

El Espectro Autista está entretejido a lo largo de cada una de tus experiencias y apuntala tus formas de ver, ser y hacer. Y eso es algo hermoso. Ves el mundo a través de una lente inherentemente autista, lo que significa que verás detalles que otros pierden, harás conexiones que otros no pueden entender, experimentarás intensidad de maneras que solo una mente autista puede.

El Espectro Autista es una de las cosas que te hace único/a a ti. No estás roto/a, ni dañado/a, ni equivocado/a; eres maravillosamente autista.

Y ahora, un mensaje para tus padres.

Siéntete orgulloso/a de tu hijo/a en el Espectro Autista y ámalo/a incondicionalmente. Intentar separarlo/a de su condición no es útil, ni tampoco hablar negativamente sobre el Espectro Autista. Cuando habla negativamente sobre la condición, está hablando negativamente sobre tu hijo/a.

Puede parecer que hay una diferencia, pero tu hijo/a no experimenta su condición como algo separado de sí mismo/a; más bien, escuchan palabras negativas habladas sobre ellos. Esto puede hacer que se sientan mal, defectuosos, rotos, menos.

Sé abierto/a, objetivo/a y positivo/a sobre el Espectro Autista. Los niños captan nuestros sentimientos y actitudes, y eso informa cómo se ven a sí mismos y al mundo. Si nos acercamos de puntillas a su condición, la mantenemos oculta o nos sentimos incómodos al hablar sobre ella, eso envía un mensaje a nuestros hijos de que es algo para ocultar y sentir vergüenza, miedo o frustración.

El Espectro Autista no es algo a lo que temer. Sí, hay dificultades que conlleva ser una persona en el Espectro Autista en un mundo predominantemente neurotípico. Sí, existen condiciones comórbidas y sistemas inflexibles que pueden plantear dificultades importantes para tu hijo/a y la unidad familiar. Pero tu amor incondicional y la aceptación genuina de tu hijo/a creará un escudo psicológico y emocional para ayudarlo a navegar por el mundo.

Tu hijo/a, como todos los niños, puede prosperar solo con un fuerte sentido de autoconcepto, y para los niños en el Espectro Autista que incluye un sentido positivo de su identidad autista. Incluso en la edad adulta, siempre será tu hijo/a y siempre será una persona en el Espectro Autista.

Fuente: Bullus, E. & Sesterka, A. (2020). 5 Messages for My Younger Autistic Self. PsychologyToday. Recuperado de (https://www.psychologytoday.com/au/blog/insights-about-autism/202003/5-messages-my-younger-autistic-self?fbclid=IwAR2BySACa88bLUiRRPXJ09bWns6tq5ZzgtzPhGAMlY6hlKtMFOUumzIl6Xo). Traducido por Maximiliano Bravo.

La “Intervención” Número 1 Para El Espectro Autista

Cuando un niño/a pequeño/a recién ha sido diagnosticado en el Espectro Autista, una de las primeras conversaciones que tenemos es sobre la intervención temprana. Los profesores, los médicos y otros profesionales suelen hacer un seguimiento de una cita de diagnóstico con recomendaciones para terapias, como terapia lingüística, terapia ocupacional y psicoterapia. Cuando se entrega con respeto y comprensión, los beneficios de estos apoyos tempranos y continuos pueden ser enormes.

Pero falta una pieza crucial en esta lista de recomendaciones; algo que, sin embargo, podría decirse que afecta a cada experiencia que el/la niño/a en el Espectro Autista tendrá. Más de lo que necesitamos para movernos, comunicarnos o “funcionar en la sociedad”; lo que sea que eso signifique, las personas en el Espectro Autista necesitan la oportunidad de desarrollar una identidad positiva. Una identidad positiva del Espectro Autista, donde la condición sea vista como un aspecto positivo de nosotros mismos, donde acogemos nuestras diferencias y perspectivas del Espectro Autista como poderosas y válidas, una fuente de fortaleza y contribución al mundo. Una identidad positiva del Espectro Autista: donde no crecemos cuestionando nuestro lugar en la sociedad, donde no nos sentimos avergonzados de nuestras necesidades, donde sabemos que, como personas en situación de discapacidad, todavía somos íntegros, importantes y valiosos. Una identidad positiva del Espectro Autista: donde entendemos lo que significa vivir la condición y por qué hacemos las cosas que hacemos, sin tratar de arreglar nada. Donde podemos hacer nuestra estereotipias, o experimentar nuestras sensibilidades sensoriales sin tener que disculparnos. Donde podemos relajarnos en quiénes somos naturalmente y aceptar todos los rasgo de nuestra condición.

Necesitamos una terapia para ESO.

No porque las personas en el Espectro Autista naturalmente se odien a sí mismas o porque no nos les guste vivir su condición.

Porque nuestra cultura actual, repugnantemente capacitista, ha destruido la identidad autista y nos ha arrojado a la crisis. Porque hemos sido reducidos a una serie de déficits en un libro de texto médico. Porque nuestras personalidades, preferencias y respuestas a eventos traumáticos han sido analizadas y posteriormente secuestradas por psicólogos y terapeutas conductuales, como problemas a resolver. Porque nuestros padres tienen listas de “señales de alerta” para el Espectro Autista en sus refrigeradores, e historias sobre todas las cosas que los niños en el Espectro Autista nunca harán, en sus mentes.

Toda esa negatividad tiene un precio. En este momento, las personas en el Espectro Autista enfrentan entre 2 y 4 veces la tasa de depresión en personas neurotípicas; cerca de 3 veces la tasa de ansiedad, y más de 9 veces la tasa de suicidio. La esperanza de vida de las personas autistas varía de solo 36 a 54 años. Si la identidad es una “piedra angular del bienestar”, no es difícil ver cómo las conversaciones sobre lo que significa estar en el Espectro Autista tienen una relación directa con estas cifras y las vidas que representan. Así es como se ve la carga del capacitismo social en las personas en el Espectro Autista. Este es el costo de la discriminación.


La tremenda carga del capacitismo de otras personas hace que la identidad del Espectro Autista sea un campo de batalla. Y tal como están las cosas hoy en día, creo que es necesario que cada persona en el Espectro Autista practique activamente una identidad positiva. También necesitamos examinar nuestro propio capacitismo. Necesitamos practicar el amor propio intencional, protegernos de las narrativas dañinas, conectarnos con nuestra comunidad y saturarnos de experiencias que nos demuestren un sentido de pertenencia.

Y para nuestros hijos, necesitamos desesperadamente una intervención temprana (y continua) para ayudar a los jóvenes en el Espectro Autista a desarrollar un fuerte sentido de orgullo acerca de quienes son. Los niños en el Espectro Autista deben estar equipados con estrategias protectoras contra la discriminación y el capacitismo, para aprender a tomar una posición contra el lenguaje que nos devalúa, aferrarse a la sensación de alegría que proviene de nuestra forma de estar en el mundo. Necesitamos un servicio que apoye activamente a los niños en el Espectro Autista a medida que continúan en su autoaceptación y autoconfianza naturales, en lugar de permitir que sea destruido por toda una vida al decirles que todo lo que hacen, todo lo que sus cerebros e instintos les dicen que hagan, está mal. Creo que un modelo de terapia de juego o terapia de música/arte, para aquellos que están familiarizados con ellos, podría ser un buen lugar para comenzar.

Sin embargo, la “intervención temprana” más importante es el trabajo realizado por familias de niños en el Espectro Autista. Hay muchas cosas que los padres y otros miembros de la familia pueden hacer para ayudar a sus hijos a desarrollar una identidad positiva del Espectro Autista.

Replantea tu perspectiva sobre la condición. Explora el movimiento de la neurodiversidad y el movimiento de aceptación del Espectro Autista. Encuentra su camino hacia perspectivas que empoderen a tu hijo/a. Lo más importante, recuerda que las personas en el Espectro Autista son personas, igual que tú. Incluso aquellos que viven vidas que no se parecen en nada a la tuya, o cómo imaginaban que serían las cosas.

Consultar a los adultos en el Espectro Autista (como yo). Llévanos a la vida de tu hijo a través de la literatura, los medios de comunicación, Internet y grupos de reunión. En un mundo de demasiada información, enfócate en el respeto y la confianza. Déjate guiar por estos valores mientras crías a tu hijo/a. Respeta a tu hijo/a y confía en que él/ella crecerá y aprenderá a su debido tiempo.

Más que una comunicación efectiva, más que un comportamiento “apropiado”, los niños en el Espectro Autista necesitan la oportunidad de desarrollar una identidad positiva. Esto, por encima de cualquier otra cosa, debe ser la máxima prioridad de las conversaciones sobre la intervención temprana y el “tratamiento” para el Espectro Autista, si queremos avanzar en el alivio del inmenso dolor que viven las personas en el Espectro Autista. Dolor que no proviene de nuestra condición, sino de la forma en que nos tratan las personas que nos rodean. Reunámonos todos y formemos a estos niños. Lo van a necesitar. Mucho.

Fuente: Meyer, S. (2020). The number one “intervention” for autism. Medium. Recuperado de (https://medium.com/@sara.meyer.1989/the-number-one-intervention-for-autism-4116ce4f859f). Traducido por Maximiliano Bravo.

Espectro Autista Y Autenticidad: Cuando Ser Fiel A Ti Mismo/a Significa Revelar Tus Diferencias

Es ampliamente reconocido que la autenticidad es una parte importante de la salud mental y el bienestar general.

Pero, ¿qué es la autenticidad? El término se usa para describir una serie de constructos en la literatura académica, desde la sinceridad, la veracidad y la originalidad. Sin embargo, una definición sucinta y simple de autenticidad es “ser fiel a uno mismo”.

Hoy en día, hay una gran cantidad de recursos para vivir auténticamente. En particular, Brene Brown ha escrito libros, incluido su éxito de ventas, Los Dones De La Imperfección, que imploran a los lectores que acepten sus propias peculiaridades en aras de la autenticidad.

Vivir auténticamente puede significar deshacerse de comportamientos adaptativos obsoletos y abstenerse de conformarnos para encajar con los demás, y esa parte de este proceso puede implicar decir adiós a las personas que no nos aceptan como somos. Esto puede ser un proceso doloroso; Puede surgir una intensa vulnerabilidad y dolor a medida que desentrañamos nuestras vidas, desconectamos los lazos y entrelazamos todo lo que queda de nuevo en colores y patrones que representan mejor lo que realmente somos.

Auténticamente Autista

Pero, ¿qué significa eso para aquellos de nosotros que somos fundamentalmente diferentes de la mayoría de la población? No solo estamos tejiendo por antojo y no con la esperanza de crear una tela más agradable. Para aquellos de nosotros que compartimos diferencias y divergencias distintas, en realidad estamos tejiendo con hilos diferentes y nuestra trama y urdimbre ideales se entrecruzan en direcciones no convencionales y se cruzan en lugares poco ortodoxos.

El proceso de desarrollar una mayor autenticidad en la vida cotidiana como adultos en el Espectro Autista presenta capas de dolor y vulnerabilidad aún más complejas que la mayoría. Esto no quiere decir que sea imposible, sino que presenta mayores desafíos cuando se vive en una sociedad que asume la neurotipicidad como estándar y proyecta expectativas neuro-normativas. 

Autenticidad y Camuflaje Social

Desentrañar los comportamientos aprendidos y diferenciarlos del ser auténtico a menudo es un proceso increíblemente complejo para las personas en el Espectro Autista y puede presentar un gran obstáculo para su autenticidad. Durante muchos años, el espacio terapéutico en torno al Espectro Autista se centró en modificar el comportamiento y la presentación superficial de las personas que viven la condición para alinearse con las expectativas de la sociedad. Esta aplicación de comportamiento neuro-normativo por naturaleza se opone concepto de autenticidad. Hay una creciente conciencia y comprensión de que no es ético priorizar la normalización sobre nuestra salud mental y el bienestar general, y hay un aumento en los enfoques que apuntan a satisfacer mejor las necesidades de las personas en el Espectro Autista y preservar su naturaleza de su condición mientras apoyan el desarrollo y enseñanza de habilidades según sea necesario.

Sin embargo, quedan consecuencias a largo plazo para las personas en el Espectro Autista y para la sociedad en general, como resultado de la forma en que la normalización de los comportamientos del Espectro Autista ha sido promovida históricamente como un esfuerzo útil, en lugar de perjudicial. Y quizás es el clima sociocultural más amplio que creó y perpetuó estas ideas de normalización el más dañino de todos. Incluso para aquellas personas en el Espectro Autista que no estamos sujetos a intervenciones infantiles, estas normas, patrones y reglas incrustadas, que fueron adquiridos deliberadamente o inconscientemente en un intento de encajar, son difíciles de eliminar, cambiar, o incluso identificar.

Incluso sin saber su diagnóstico bajo su debido nombre, aprendieron a evitar mostrar su ser auténtico, a evitar parecer diferentes, a evitar ser personas en el Espectro Autista. Este fenómeno se conoce como “camuflaje” en la literatura académica y se define como una discrepancia entre la experiencia interna y la presentación externa.

¿Qué es el camuflaje y por qué es malo para nosotros?

El camuflaje implica compensar aspectos de la interacción social y la presentación que no son naturales, y enmascarar al ocultar los impulsos y comportamientos del Espectro Autista. Los ejemplos de camuflaje incluyen la supresión de estrategias visibles de autorregulación (como “estereotipias”), secuencias de comandos e imitación de normas sociales.

Históricamente, el camuflaje se ha visto bajo una luz positiva, y la enseñanza de habilidades y estrategias para camuflarse permanece con frecuencia incrustada en intervenciones y terapias dirigidas a personas en el Espectro Autista de todas las edades. Sin embargo, si bien el camuflaje puede parecer beneficioso a corto plazo, investigaciones recientes afirman que el camuflaje crónico puede ser dañino a largo plazo. 

Se ha encontrado un mayor estrés, ansiedad , depresión y tendencias suicidas entre las personas que exhiben altas tasas de comportamientos de camuflaje. Un estudio encontró que el camuflaje estaba relacionado con un sentido de pertenencia frustrado, lo que resultó en un mayor riesgo de pensamientos y comportamientos suicidas. 

Esta noción de camuflaje que tiene impactos negativos es razonable cuando se ve a través de la lente de la investigación sobre autenticidad y bienestar; No podemos esperar que enseñar a las personas en el Espectro Autista a ocultar su condición y, por lo tanto, negar su autenticidad, sea bueno para la salud mental. Existe una disonancia, incluso si el fomento de comportamientos del Espectro Autista en personas que viven la condición se siente contradictorio con aquellas personas estrechamente ligadas a los estándares neuro-normativos. 

Las dificultades De Ser Auténticamente Autistas

Aceptar la autenticidad como personas en el Espectro Autista es un campo minado porque lo que es auténtico para nosotros a menudo es contrario a las normas y expectativas sociales profundamente arraigadas. Como tal, se necesita un mayor grado de asertividad y coraje para ponerlo en práctica. Es posible que nuestras familias no aprecien o entiendan que abandonamos las reuniones familiares temprano para preservar nuestra energía cognitiva, así como nuestros colegas pueden ofenderse al optar por trabajar solos en lugar de formar parte de un equipo.

La honestidad y la apertura son esenciales para aceptar la autenticidad, pero las opiniones predominantes sobre el Espectro Autista en la comunidad en general generalmente no incorporan la gran diversidad que está presente en las poblaciones del Espectro Autista A pesar de que varias personas de alto perfil revelan abiertamente, como el actor Sir Anthony Hopkins y la activista ambiental Greta Thunberg, muchas personas todavía se aferran a los estereotipos obsoletos de los trenes y los genios matemáticos masculinos.

Las mujeres en el Espectro Autista no se ajustan a los estereotipos del Espectro Autista y se encuentran frecuentemente con personas que simplemente no creen su diagnóstico. Las personas pueden estar tan conectadas con el revestimiento neurotípico que ellas han creado como parte de su camuflaje que cuestionan su condición, en lugar de aceptar que tal camuflaje ha sido cuidadosamente diseñado por ellas con años de agonizante esfuerzo y optar por apoyarlas a medida que avanzan hacia formas más auténticas de interactuar con el mundo.

Ambos podemos reflexionar sobre comportamientos previos al diagnóstico que fueron altamente performativos e involucraron camuflar su verdadero ser. Sin embargo, es solo con el beneficio de la retrospectiva que podemos identificar esto; en ese momento era habitual e integral para existir en espacios neurotípicos. Como adultos, nos preguntamos qué tan grueso y enredado se convirtió este camuflaje y si alguna vez despegaremos con éxito todas las capas para descubrir nuestro verdadero y auténtico ser.

Su camuflaje se desarrolló como un mecanismo de supervivencia; una forma de ocultar necesidades que se sentían atípicas o excesivas, para evitar ser “complicadas”, ocultar sus diferencias y simplemente mezclarse con el grupo. Pero ahora es ese mecanismo de supervivencia el que representa un obstáculo para una vida auténtica y, por lo tanto, afecta su bienestar.

Si bien hay muchas personas que no reaccionarán favorablemente a nuestra Autenticidad Autista, también habrán espacios que acogen, honran y aprecian nuestras divergencias, lo que, a su vez, fomenta nuestra autoaceptación. En estos espacios es donde podemos explorar nuestras identidades como personas en el Espectro Autista y encontrar nuestra Autenticidad Autista.

El concepto de Autenticidad Autista significará cosas diferentes para personas diferentes. Tal es la diversidad de personas y experiencias que constituyen la comprensión actual de un espectro que no es una progresión lineal, sino más bien un amplio y heterogéneo rango de características. A menudo lleva tiempo aceptar nuestra identidad como personas en el Espectro Autista y avanzar hacia la autenticidad, especialmente cuando, sin saberlo, hemos internalizado la multitud de mensajes neuro-normativos y de las sociedades en las que fuimos criados y en los que seguimos viviendo. Algunos de nosotros nunca encontramos nuestro manera de aceptar nuestro yo autista, que puede ser indicativo de la profundidad de la internalización del estigma y los desafíos de lidiar con construcciones neuro-normativas.

Para nosotros, la autenticidad significa construir nuestros propios espacios en los que vivir y trabajar, buscar amigos y compañeros de ideas afines y permitirnos la libertad de ejercer el autocuidado sin vergüenza ni reproche. En la práctica, esto es complacer intereses especiales, involucrarse socialmente de manera cómoda, aunque no convencional, celebrar nuestras fortalezas y aceptar nuestros dificultades. Las personas en el Espectro Autista requieren apoyo mientras exploramos nuestras identidades y la libertad de determinar nuestras propias nociones de autenticidad; Instamos a nuestros pares que no estén en el Espectro Autista a honrar esto, ya que se necesita valor para lograr la Autenticidad Autista que tanto deseamos.

Fuente: Bullus, E. & Sesterka, A. (2020). Authenticity and Autism. PsychologyToday. Recuperado de (https://www.psychologytoday.com/ca/blog/insights-about-autism/202001/authenticity-and-autism?fbclid=IwAR3eltaFGudp6UBjqIHNHDHM7ukw1t0q0sct0OzO3K7Z4TPH2SznpvXNqFE). Traducido por Maximiliano Bravo.

Ser Una Persona En El Espectro Autista Es Como Visitar Otro País

Una de las preguntas más comunes que reciben las personas en el Espectro Autista es: “¿Cómo es?” No es algo fácil de explicar en una sola oración, pero el título de este artículo es una respuesta aceptable.

Ser una persona en el Espectro Autista significa ver el mundo de manera diferente. Imagina estar perdido en una ciudad extranjera y no poder hablar o entender el idioma. No sabes casi nada de esta ciudad, pero parece un poco “extraña” y tienes una perspectiva completamente diferente de la de los habitantes que llaman hogar a la ciudad. No estás en la misma onda que las personas que viven allí; no puedes entender una palabra de lo que dicen. No puedes entender que podrían estar haciendo una pregunta retórica, no estás seguro de si están usando sarcasmo o no, y te sientes incómodo al acercarte a alguien.

La ciudad es mucho más rápida que donde vives. Las calles son agitadas y son mucho más ruidosas y un poco abrumadoras. No estás acostumbrado a estar en un lugar tan ruidoso. Te hace sentir un poco ansioso y nervioso, siempre buscando una ruta de escape. Solo quieres irte; es demasiado con lo que lidiar. Los puestos cercanos venden comida exótica. La comida no es atractiva; el olor es intenso y no puedes entender por qué la gente lo ama tanto. Mucha gente te pasa. Está increíblemente lleno de gente, y cuando las personas te cepillan el hombro, la tela que usan te hace encogerse. Los colores que ves son odiosamente brillantes y las luces son cegadoras. No entiendes por qué la luz aquí debe ser tan brillante; Tensa la vista.

Sigues caminando por la ciudad, sin saber exactamente qué hacer. No entiendes la cultura. Es difícil de entender y los gestos con las manos significan algo completamente diferente para ellos. Las personas parecen tener diferentes intereses y estilos. La mayoría de las tiendas no te interesan. Su idea de moda / estilo es difícil de entender, y sabes que si usaras ropa como esa, la tela sería molesta y te sentirías extraño.

Otras tiendas muestran una variedad de cosas en la ventana, como registros y libros. Has oído hablar de los discos, pero tu gusto es más variado o solo puedes disfrutar de un género. Si le dijeras a la gente lo que disfrutaste, se sorprenderían y no sabrían el nombre de los artistas. Puede tener un artista favorito y estar muy obsesionado con su música; Usas su música como un estímulo de audio. Los sonidos de audio son reconfortantes para usted y lo hacen sentir relajado.

Estás deambulando cuando una tienda te llama la atención de inmediato. Puede ver uno de sus intereses especiales en la ventana: tal vez sean modelos de aviones, pulseras extravagantes, maquillaje o animales. Entras y enseguida te sientes a gusto, además de un sentido de pertenencia en esta extraña ciudad. Esta tienda no contiene más que cosas relacionadas con su interés especial. Te sientes feliz y no puedes evitar quedarte paralizado mientras asimilas todo.

Otras personas a tu alrededor también se sienten cómodas aquí, y a nadie parece importarle que te muevas el pelo alrededor de un dedo, juguetees con objetos de exhibición o tambores tus dedos en un estante de madera. Las personas parece sentirse atraída por ti porque eres diferente. Sorprendentemente, una persona entiende tu idioma y cultura. Hablan con fluidez y parecen comprender tu mundo.

Fuente: H. N, Paige. (2019). How Being Autistic Is Like Visiting Another Country. The Mighty. Recuperado de (https://themighty.com/2019/10/what-being-autistic-feels-like/?fbclid=IwAR1OPWqDP_cx646_QJ-WgpjdvP3vZNcXBUao8mQjrtoRHNPc3ewtckm-gtY). Traducido por Maximiliano Bravo.

5 Diferencias Entre Encajar vs. Pertenecer a un Grupo de Amigos

Puedes pensar que encajar y pertenecer a un grupo de amigos son sinónimos, en realidad son dos cosas muy diferentes.

Nunca debes sentirte presionado a ser alguien que no eres para tener amigos, pero muchos de nosotros ya hemos estado allí, lo hemos hecho (y nunca volveremos a recorrer ese camino).

Todos estamos buscando un grupo de buenos amigos que nos quieran en nuestros peores momentos, y que sean nuestro mayor apoyo cuando estemos en nuestros mejores momentos. Aquellos de nosotros que ya hemos encontrado un grupo de amigos verdaderos somos extremadamente afortunados.

Aquí hay cinco diferencias entre encajar y pertenecer a tu grupo de amigos.

I) Tus intereses compartidos: Todas los grupos de amigos tienen algunos intereses compartidos. Este podría ser un programa de televisión favorito que todos ven juntos, o incluso el amor mutuo de almorzar en un restaurante distinto cada vez que salen juntos.

Es esa cosa inicial lo que hace que todos en el grupo estén mucho más cerca.

Encajar: Si has compartido intereses con tus amigos, estás encajando. Te gusta estar de acuerdo con todo lo que dicen tus amigos sobre el tema, y ese puede ser su único tema de conversación.

También es posible que tengas miedo no seguir el ejemplo del grupo para centrarse en otras pasiones, ya que no quieres quitarle tiempo a tus amigos.

Pertenecer: Sabes que perteneces cuando puedes tener una opinión diferente, y no afectará a cómo se sienten tus amigos acerca de ti. Tu amistad no solo se basa en el amor compartido hacia un determinado tema o actividad.

II) Ser tu mismo/a: Todos somos nuestra propia persona. Es importante recordar que cada uno de nosotros tiene algo único y diferente que aportar cuando se trata de un grupo de amigos.

Encajar: Puedes sentir que tienes que ser una versión específica de ti mismo para encajar. Esto podría significar que estás filtrando todo lo que haces y dices a través de una lente de lo que tus amigos consideran “genial”.

Pertenecer: Sabes que tus amigos celebran tus diferencias y puedes ser tú mismo con ellos en todo momento.

III) Tu nivel de comodidad: Cuando eres amigo/a de alguien, definitivamente deberías sentirte más cómodo con ellos que con un/a conocido/a.

Encajar: Te sientes cómodo/a con tus amigos, pero siempre hay una voz interna que te dice que si te equivocas una vez, esta amistad podría terminar.

No estás completamente nervioso, porque sabes que les importas, pero temes que un error haga que estos amigos pierdan su interés en ti.

Pertenecer: Sin importar qué, serán tus amigos para siempre. Podrías cometer errores y sus amigos te perdonarán (además de no juzgarte nunca).

IV) El tiempo que pasan juntos: Cuando no estás en casa o en el trabajo, quieres pasar el tiempo libre que tengas con tus amigos.

Encajar: Puedes sentir que estás agotado haciendo un esfuerzo por mantenerte amigo de ellos. Les envías mensajes de texto constantemente o asistes a todos sus eventos sociales porque necesitas estar presente en la vida de tus amigos.

Pertenecer: Sabes que incluso si no ves a tus amigos por un tiempo, cuando sales con ellos, es como si nada hubiera cambiado.

V) Cuánto tiempo serán amigos: Los amigos son como cualquier otra relación; Pueden durar poco tiempo o durar toda la vida.

Encajar: Sin importar cuántos años tengas, estás madurando constantemente. Siempre esperas tener amistades a largo plazo, pero no estás completamente seguro en tu corazón de cuánto va a durar tu amistad actual.

Pertenecer: Sabes que tienes amigos que están aquí para siempre. Cuando sientes que perteneces, tu grupo de amigos es como tu segunda familia.

Todos estamos esforzándonos para sentir que pertenecemos, pero a veces, simplemente estamos encajando … y eso está bien. Es una experiencia de aprendizaje.

El grupo de amigos que forma parte de tu vida a corto plazo realmente te hace apreciar las gemas cuando aparecen.

Eventualmente, encontrarás tu tribu, y todo se sentirá muy bien.

Fuente: Chapman, R. (2017). Differences Between Fitting In Vs. Belonging In A Friend Group. Elite Daily. Recuperado de (https://www.elitedaily.com/life/differences-between-belonging-fitting-in-friend-group/1996155). Traducido por Maximiliano Bravo.

Amor Propio y Supervivencia Autista

El amor propio es radical, especialmente si a la sociedad le disgusta constantemente la forma en que existes, quiere cambiar tu forma de existir e incluso utiliza tu neurotipo para promover el miedo a la ciencia. Es difícil amarte a ti mismo cuando otras personas tienen muchas menos probabilidades de aceptarte. Es difícil amarte a ti mismo cuando las personas te dicen abiertamente que las personas con discapacidad son una carga.

Es difícil que te ames a ti mismo cuando no ves personajes en el Espectro Autista representativos en los medios de comunicación, solo muchos de los personajes “codificados en el Espectro Autista” que las personas no creen que podrían estar en el Espectro Autista. Porque, bueno, son personas como ellos, ¿verdad? ¿Cómo podrían ser estar en el Espectro Autista? Mientras tanto, los actores masculinos cisgéneros blancos no autistas interpretan a personajes autistas con poca o ninguna participación de personas autistas. Estos personajes en el Espectro Autista a menudo se crean solo desde la perspectiva externa no autista, y se nota.

Las expectativas de la sociedad neurotípica son tan altas que son imposibles de cumplir sin adaptaciones y apoyo. Esta es la razón por la que tenemos que reducir nuestras expectativas exponencialmente para nosotros mismos, lo que puede erosionar la autoestima y alimentar las dudas, especialmente cuando nos comparamos con las vidas de otras personas (no es algo que recomiendo hacer). Es especialmente importante que las personas en el Espectro Autista comprendan que la sociedad no está preparada para nosotros, y que debemos reducir nuestras expectativas solo porque a las personas neurotípicas no les importa lo suficiente como para acomodarnos y apoyarnos, o a veces no creemos que necesitemos apoyo.

Pero si lo necesitamos.

I) Lo que las personas neurotípicas esperan automáticamente que hagamos:

  • Comunicar verbalmente todos nuestros pensamientos en 5 segundos o menos.
  • Hacer contacto visual
  • Comprender las intenciones sociales implícitas.
  • Comunicarse a través de intenciones sociales implícitas.
  • Fingir que no sentimos dolor sensorial.

Nosotros pagamos un impuesto por estar en el Espectro Autista, un impuesto que no tiene valor monetario o tangible para las personas no autistas. Un impuesto que no atestiguan.

II) El Impuesto Autista:

  • Pagamos por no colocarnos una máscara social con prejuicios y desprecio sutil (o nada sutil) de parte de los neurotípicos.
  • Pagamos por ser quienes somos con falta de comprensión y falta de confianza o respeto de los demás.
  • Pagamos por ser nosotros mismos con ser excluidos pasivamente (y activamente) de los espacios sociales.
  • Pagamos por estar en el Espectro Autista con ser excluidos y menos aceptados por los neurotípicos.

Pagamos por ser nosotros mismos. Pagamos con prejuicios, malos entendidos y suposiciones neurotípicas. Pagamos con moneda social. Pagamos con infantilización.

Pagamos con nuestra autonomía. Pagamos con un sesgo neurotípico invisible, algo que muchos de nosotros podemos detectar en cuestión de minutos, y una persona neurotípica puede racionalizar en cuestión de segundos con una negación plausible.

Es difícil amarte y aceptarte a ti mismo cuando las personas te dicen de manera implícita o explícita que no seas tú mismo, cuando las personas piensan que las persona neurodivergentes y en situación de discapacidad valen menos por sí mismas. Cuando las personas neurotípicas piensan que el lenguaje corporal del Espectro Autista es una amenaza.

Nuestro propio amor propio es inherentemente más radical que el amor propio de los neurotípicos. Es digno de ser mencionado. Es una excepción a las estadísticas actuales. Necesitamos validarnos. Necesitamos acetarnos. ¡NECESITAMOS AMARNOS! Los sesgos neurotípicos nos han arrebatados mucho de lo que somos, a través de la normalización, la intimidación y la invalidación.

Validémosnos a nosotros mismos. Aceptémonos a nosotros mismo. Amémonos a nosotros mismos. A pesar de que muchas personas en este mundo no nos validarán, aceptarán o amarán. Es vital para nuestra supervivencia como persona en el Espectro Autista.

Fuente: AutismScienceLady. (2019). Self-Love and Autistic Survival. A Nerodivergent Collective. Recuperado de (https://theaspergian.com/2019/04/27/self-love-and-autistic-survival/). Traducido por Maximiliano Bravo.

No Te Tiene que Gustar Ser Una Persona en Situación de Discapacidad

Esto es lo que significa la aceptación hacia las personas en situación de discapacidad:

  • Saber cuáles son tus habilidades y cuáles no.
  • Aceptarte como si ya tuvieras valor
  • Vivir tu vida ahora y hacer las cosas que te importan.
  • No pasarte la vida esperando que llegue una cura

Pero, algunos tipos de conversaciones sobre aceptación terminan ejerciendo presiones destructivas sobre las personas en situación de discapacidad. Por ejemplo:

  • Está bien que te guste o no te guste ser una persona en situación de discapacidad. Está bien que te gusten algunos aspectos de su condición, pero otros no.
  • Está bien querer tratamiento y sentirse frustrado porque no está disponible
  • Está bien seguir un tratamiento que * esté * disponible
  • Está bien trabajar duro para obtener o mantener ciertas habilidades físicas o cognitivas, y estar feliz o orgulloso de tenerlas
  • Está bien decidir que algunas habilidades no valen la pena mantenerlas, y estar feliz o orgulloso de seguir adelante con ellas
  • Todas esas cosas son elecciones muy personales, y no es asunto de nadie más excepto tú
  • Ninguna de las anteriores traicionan el concepto de aceptación u otras personas en situación de discapacidad.

El punto de la aceptación es superar el pensamiento mágico.

Significa verte a tí mismo como realmente eres, sin ser consumido por una tragedia o la necesidad de centrarse en superar la discapacidad. Significa aceptar dónde estás y vivir ahora, sin pasarte la vida esperando que llegue una cura.

La aceptación crea habilidades. La aceptación hace que sea más fácil ser feliz y tomar buenas decisiones. Pero la aceptación no resuelve todo, y no viene con la obligación de amar absolutamente todos los aspectos de ser una persona en situación de discapacidad.

Fuente: (2014). You don’t have to like being disabled. Real Social Skills. Recuperado de (https://www.realsocialskills.org/blog/you-dont-have-to-like-being-disabled?fbclid=IwAR2vm314KKsDp2jYYRJIYaT-0yPunDKMfFPZJBeY8g8AQDFXpxa-WZmiQJw). Traducido por Maximiliano Bravo.

¿Qué Es Y Qué No Es El Camuflaje Social?

Ha habido mucha discusión en estos días sobre el camuflaje social, por qué las personas en el Espectro Autista se ven obligados a ponerse una máscara para socializar y qué tan malo es aquello para su bienestar socioemocional. Echemos un vistazo a qué NO es el camuflaje social y por qué es bueno que nos quitemos nuestras máscaras.

Camuflaje social no significa ser alguien que no somos porque no nos gusta lo que somos, es ser alguien que no somos porque a otras personas no les gusta lo que somos. Al tratar de encajar en una cultura que se siente extraña e incómoda, muchas personas en el Espectro Autista están dispuestas a ocultar su verdadero ser para pertenecer al grupo.

No es copiar a otras personas porque queremos ser como ellos; es aprendiendo a socializar de una manera que es aceptada por personas que no están en el Espectro Autista, para no ser vistos como raros o diferentes.

No es algo que alguien nos enseñó a hacer, sin embargo, todos lo descubrimos ya que experimentamos la diferencia entre nuestro ser auténtico rechazado o ser aceptados si nos ponemos una máscara.

A medida que más adultos en el Espectro Autista consiguen un diagnóstico fiable y que conocemos a otras personas que comparten nuestra misma condición, más podemos experimentar nuestra propia cultura. Llevar máscaras ya no nos sirve.

Ahora las máscaras se están yendo. Puede que no sepamos quiénes somos de inmediato porque llevamos una máscara durante tanto tiempo, pero a medida que nos liberamos … ¡se siente bien!

Camuflar lo que somos es negar al mundo una cultura rica en creatividad, percepciones únicas, amistades auténticas, pasiones interesantes y algunas personas increíbles.

Finalmente, he llegado al punto en que el riesgo de ser yo me hace sentir mejor que pretender ser alguien que no soy. Adiós máscaras. Hola yo. Hola tú.

Fuente: Morgan, L. (2019). What Masking is Not… Spectrum Women. Recuperado de (https://www.spectrumwomen.com/opinion-piece/what-masking-is-not/). Traducido por Maximiliano Bravo.

De la Neurodiversidad a la Neuroharmonía: Debemos Replantear Nuestra Visión del Espectro Autista

Gran parte de las terapias tradicionales para el Espectro Autista están dedicadas a eliminar las variaciones y alinearse con lo típico. ¿Qué pasa si este es un punto de referencia falso contra el cual juzgamos a aquellos individuos que viven con dicha condición?

Durante demasiado tiempo hemos tenido un enfoque muy estrecho del Espetro Autista como déficit, sin poder ver los increíbles beneficios asociados con estar en dicha condición. Un centenar de años más o menos de un modelo reduccionista nos ha dejado centrados en los déficits y en ver la patología en lugar de mirar a través de la lente más amplia de la percepción mejorada y formas alternativas de ver y ser. Esto ha sido en detrimento de todos nosotros.

Replantear el Espectro Autista es celebrar la diversidad. Es aprovechar la inteligencia innata, la brillantez y la creatividad de una percepción mejorada, un campo en el que las personas del espectro a menudo habitan, y luego ayudar a las personas a aprovechar al máximo sus dones.

El mundo siempre ha estado formado por una gran variedad de personas cuyas diferencias únicas hacen que el mundo sea un lugar mejor, pero la colusión de la experiencia normativa como la única forma auténtica de vivir ha dejado a muchos individuos, y no solo a aquellos en el Espectro Autista. – Sentirse marginado, fuera de lugar e invisible.

Cuando tratamos de definir nuestra humanidad en un ancho de banda estrecho, no podemos ver las habilidades notables que nos están mirando a la cara. Las personas en el Espectro Autista tienen habilidades sensoriales, no solo “problemas”. Sienten y ven las cosas de manera diferente, a menudo con exquisita empatía y sensibilidad. Las personas en el espectro no solo tienen sobrecarga sensorial, sino que a menudo son maravillosas y mejoran la percepción sensorial. Ven en imágenes, ven el conjunto no solo la suma de sus partes; puede haber un “flujo complejo de ideas que se transmiten desde una experiencia sensorial rica mezclada con una conciencia del mundo como forma libre”. En muchos sentidos, es una forma más abierta y sofisticada de ver y ser.

Esto es antitético a la forma fija y objetivada del cerebro izquierdo de ver que el mundo occidental ha llegado a valorarse tanto. El deseo de diseccionar y medir. para probar y refutar; para alcanzar la pureza, todo ha sido parte de nuestra cultura colectiva y ha estado íntimamente vinculado con nuestros sistemas universitarios, la educación más amplia; La investigación y nuestra práctica clínica. La institucionalización de lo “normal” nos ha dejado incapaces de ver y apreciar los regalos que vienen con una forma más matizada de estar en el mundo.

Las personas en el Espectro Autista a menudo se sienten alienadas. Es difícil entenderlo si piensas y hablas en imágenes, olores y colores, y todos los demás hablan y piensan con palabras. En un mundo neurotípico que excluye lo que no es lo mismo, es casi imposible que aquellos en el espectro, que viven auténticamente, sean vistos y comprendidos.

La mente neurotípica puede aprender mucho de la complejidad, el alcance y los sabores de la percepción mejorada. Cuando trabajamos dentro de este marco, terapéuticamente, ayudamos a llevar el propósito y la elección al proceso. Cuando no lo hacemos, estampamos un molde neurotípico que aplana el complejo sistema sensorial y amortigua o abruma al autista.

Tenemos que ser conscientes de la delicadeza de trabajar con personas que están acostumbradas a ser violadas por las prácticas de las normas culturales. Tenemos que aprender la experiencia de validación que es diferente a la nuestra y aprender a no sellar nuestras propias ideas preconcebidas acerca de cómo creemos que deberían verse las cosas.

Esto es mucho más fácil para las personas neurodiversas que para las personas que han crecido cómodamente en el sistema normativo. Las personas neurotípicas están acostumbrados a las reglas, regulaciones y expectativas de la cultura normativa. Estas reglas no funcionan con alguien en el espectro. La terapia neurodiversa debe ser considerada con una gran cantidad de información nueva. Se necesita jugar testigo de un auto emergentes; no puede ser directivo; necesita alentar no informar; debe respetar lo que no sabe y ver al cliente y su sistema nervioso como infinitamente inteligentes, independientemente de su capacidad externa. Debemos recordar que las personas con autismo son altamente individuales, por ejemplo, no todas las personas en el espectro experimentan una percepción mejorada de la misma manera y no todas las personas en el Espectro Autista aman la repetición. El trabajo tiene que ser creativo, distinto y ingenioso.

Las personas en el Espectro Autista a menudo tienen una antena delicada. Viven en un sistema nervioso sutil. El Espectro Autista es una experiencia sensorial de cuerpo completo, no dominante en el cerebro izquierdo y, como tal, vamos mucho más lejos cuando trabajamos con el sistema sensorial al mismo tiempo. Esto desplaza de nuevo los postes de gol. En lugar de progreso y crecimiento externo, el enfoque se convierte en uno de manifestación sutil; de conexión la seguridad; Dominio y resiliencia a nivel intersticial. En lugar de enseñar habilidades y estrategias de afrontamiento, enseñamos cómo trabajar con el sistema nervioso para que pueda mantenerse fuerte y conectado con la información sensorial entrante. Guiemos en lugar de instruir y trabajar juntos para proporcionar un nuevo nivel de auto-compostura que se convierta en una experiencia individual única.

La diversidad es la esencia de la brillantez y cuando la sofocamos en un molde neurotípico, es la pérdida del mundo. Necesitamos adaptarnos y crear formas nuevas, más apropiadas e innovadoras para apoyar esta forma de ser.

Para promover la diversidad, necesitamos verla como una función humana en evolución. En lugar de necedades banales y ver a las personas como “especiales”, debemos apreciar formas avanzadas de ver y percibir. Necesitamos abrir nuestras mentes a las posibilidades; escuche más y evite categorizar y estratificar nuestras expectativas culturales.

Necesitamos educar y brindar nuevos modelos de experiencia; Nuevas terapias basadas en sensibilidades neurodivergentes. Para hacer esto, tenemos que incluir a los innovadores, los valores atípicos, las personas que intentan marcar la diferencia y, por definición, esto no se puede hacer dentro de una organización grande y con “investigación basada en la evidencia”. Lo que ya sabemos sobre el autismo y los servicios de autismo no es lo que queremos saber. Los usuarios de los servicios, personas en el Espectro Autista, han dicho esto una y otra vez, quienes están consternados, desanimados y, a veces, disgustados por lo que se considera apropiado para ellos.

Se puede ganar mucho adoptando un paradigma más complejo e intrincado del Espectro Autista y reformulándolo de algo que necesitamos “arreglar” a algo que podamos explorar. Esto no quiere decir que no haya muchas formas en que las personas en el espectro experimenten dificultades y un mayor nivel de condiciones comórbidas (ansiedad, depresión, problemas digestivos, mutismo selectivo, etc.) que la población general, y no todas se pueden explicar a partir de Una perspectiva cultural. Debemos ser conscientes de la variedad de personas en el espectro, validar la complejidad que conlleva y verla como una oportunidad para promover nuestro conocimiento y evolución colectivos.

“Neuroharmonía” es un tema emergente y permite un camino a seguir. Estamos en una revolución cultural como nunca antes se ha visto y muchas, muchas personas están haciendo todo lo posible para ser de utilidad y para ampliar la comprensión. En todo caso, la “norma” es el enemigo, no las personas reales, y avanzamos cuando podemos permanecer abiertos y solo mientras redirigimos los esfuerzos de asistencia que están en línea con nuestra conciencia en evolución y el deseo de cambio.

Fuente: Bridges, H. (2018). Reframing Autism. The Art of Autism. Recuperado de (https://the-art-of-autism.com/reframing-autism/). Traducido por Maximiliano Bravo