Doble Arcoíris: Orientación Sexual, Identidad De Género Y Neurodiversidad

En todo el mundo, la comunidad LGBTQA+ está comenzando a reconocer el lugar de los miembros neurodivergentes en la comunidad y la necesidad de nuestra inclusión.

A primera vista, la sexualidad parece tener poco en común con la neurodiversidad. Claro, las dos comunidades luchan por el reconocimiento y los derechos legales, pero eso se puede decir de muchas otras causas, como el ambientalismo o los derechos de los animales. Sin embargo, si nos sumergimos en la investigación, la conexión es muy clara: entre el 40 % y el 80 % de los autistas no son heterosexuales, y es más probable que los niños con déficit atencional o autistas experimenten la identidad de género de forma diferente.

Diferencias cerebrales

Una nueva investigación sugiere que la orientación no heterosexual se relaciona con estructuras corticales específicas en los cerebros de las personas neurodivergentes. Un pequeño estudio de 2017 encontró una relación entre ciertas estructuras cerebrales y la orientación sexual en mujeres con déficit atencional y trastorno bipolar. El transexualismo también se correlaciona con las diferencias cerebrales y la conectividad. Más investigaciones encontraron diferencias en el hipotálamo. Dado que los cerebros neurodivergentes son, bueno, divergentes, esas conexiones alternativas psiquiátricas y de desarrollo podrían relacionarse con la diferencia en la estructura cerebral y la conectividad de la orientación no heterosexual y la identidad trans o no binaria.

Asexuales y Arrománticos

Una gran parte de los no heterosexuales en la comunidad neurodivergente son asexuales y arrománticos. Los asexuales, o ases, son personas que no experimentan atracción sexual, o la experimentan pero prefieren no tener contacto sexual. Esta preferencia puede surgir de sensibilidades sensoriales (especialmente para autistas y personas con TDAH) o aquellos que han experimentado un trauma (para condiciones psiquiátricas, como PTSD o BPD). Muchos ases desean estar en una relación romántica, una que carezca de atracción o actos sexuales, y la asexualidad no siempre viene con el arromaticismo.

Los aromáticos son personas que no están interesadas en formar conexiones románticas. Esto no significa que no amen a los demás o que no busquen establecerse, sino que preferirían una amistad profunda en lugar de una conexión romántica.

No es ningún secreto para nosotros que muchas personas neurodivergentes luchan por formar y mantener conexiones interpersonales duraderas, y muchos de nosotros necesitamos mucho tiempo para nosotros mismos. Por eso, mantener una amistad fuerte de por vida puede ser preferible a una relación romántica intensa.

Por supuesto, eso no quiere decir que no se pueda tener una relación romántica con mucho espacio, pero es importante recordar que el arromaticismo es una orientación sexual válida con la que una persona nace o está predispuesta, al igual que los demás.

Construcciones sociales

Seguramente habrás oído hablar de los activistas trans que intentan recordarnos a todos que el género es una construcción social. Vivimos en sociedades modernas, que tienden a tratar el género como binario: eres hombre o mujer. Sin embargo, muchas culturas tienen más de dos géneros y, en algunas, hasta seis géneros distintos.

Muchos de nosotros no nos describiríamos a nosotros mismos como niñas femeninas u hombres masculinos, a veces porque no vemos el punto (¿por qué debo usar tacones si son incómodos?), y algunos por preferencias personales que surgen de nuestro neurotipo (¿Por qué ser un coleccionista de Mi Pequeño Pony es menos varonil que coleccionar modelos de autos en miniatura?).

La fluidez de género es tan amplia en la comunidad autista que al menos dos géneros relacionados con la neurodiversidad son reconocidos en la comunidad LGBTQA+.

Lo que sorprende descubrir es que la orientación sexual con la que una persona se identifica también se ve afectada por la expectativa social. Obviamente, muchas personas LGBTQA+ se quedan en el armario y se enmascaran como heterosexuales para protegerse, pero estudios recientes muestran que la mayoría de las personas son bisexuales o pansexuales y se sienten atraídas por múltiples géneros.

Es posible que esté sentado allí pensando: «Um, no, soy heterosexual«, pero el hecho es que la mayoría de los bisexuales no se sienten tan atraídos por un género como por el otro: una persona pansexual puede sentirse atraída principalmente por un género, o elige salir solo con personas de un género.

La verdad es que la mayoría de nosotros ni siquiera somos conscientes de nuestras tendencias bisexuales, porque la sociedad espera que solo tengamos relaciones heterosexuales y románticas. Las personas neurodivergentes tienden a verse menos afectadas por las expectativas sociales, especialmente las personas autistas, que tal vez ni siquiera entiendan o no encajen en esos constructos.

Somos personas honestas, por dentro y por fuera, y esta honestidad permite la introspección. Sí, podemos ser menos conscientes de nuestras necesidades corporales o de las emociones que surgen en nosotros, pero nuestras mentes analíticas y abiertas permiten la introspección.

Aquellos de nosotros que tuvimos que enmascararnos, que básicamente somos todos nosotros, hasta cierto punto, aprendimos a volvernos extremadamente conscientes de nosotros mismos y sensibles a las críticas, lo que trajo una gran conciencia de nuestros pensamientos y orientaciones, incluida la orientación sexual. Somos menos capaces de enterrar nuestras necesidades y deseos, y más abiertos a aceptarnos tal como somos.

Neurogénero

Dado que tanto la comunidad neurodivergente como la comunidad LGBTQA+ luchan por el reconocimiento y la igualdad de derechos, nuestras comunidades tienen mucho en común. Ambos reconocen que diferente está bien, que diferente no significa roto.

Nuestras dos comunidades sufren los terribles efectos de las «terapias» conductuales que tienen como objetivo reparar a una persona haciéndola «normal». De hecho, la terapia ABA (que se demostró que causa síntomas de trastorno de estrés post-traumático en los autistas) y la terapia de conversión se basan en los mismos cimientos.

Lovaas, un destacado pionero de la terapia ABA para niños autistas, dice lo siguiente con respecto a esta terapia:

«Verás, comienzas prácticamente desde cero cuando trabajas con un niño autista. Tienes una persona en el sentido físico, tiene cabello, nariz y boca, pero no son personas en el sentido psicológico. Una forma de ver el trabajo de ayudar a los niños autistas es verlo como una cuestión de construcción de una persona. Tienes las materias primas, pero tienes que construir a la persona«.

Lovaas también fue co-autor del Proyecto del Niño Femenino, que fue un intento de desarrollar un tratamiento que haría que el comportamiento de los niños fuera más masculino.

Estamos muy familiarizados con el daño que crea la terapia de conversión, y muchos países la reconocen como violenta y abusiva. Entonces, ¿por qué ABA se ve de forma diferente?

Bueno, porque el autismo sigue siendo un trastorno en el DSM y, por lo tanto, debe tratarse o curarse. La humanidad del tratamiento es menos relevante cuando las madres de niños autistas todavía se refieren a sus hijos como cáscaras vacías, incluso en los medios populares. Por desgracia, es importante señalar que algunas identidades de género todavía forman parte del DSM, por lo que no estamos tan lejos en la lucha mutua.

Últimamente, las comunidades LGBTQA+ de todo el mundo han comenzado a reconocer la necesidad de reconocimiento y apoyo de las personas neurodivergentes dentro de la comunidad. Aquí en Israel, conozco al menos tres grupos sociales en todo el país, dirigidos por la comunidad LGBTQA+, que están designados para adolescentes y adultos en el espectro del autismo.

Esto no parece mucho, pero dado que Israel tiene menos de 22,200 kilómetros cuadrados, es un reconocimiento significativo. El símbolo neurodivergente, una marca de infinito con los colores del arcoíris, acerca aún más a las dos comunidades.

Sin embargo, para nosotros que pertenecemos a las dos comunidades, las cosas no son todo sol y arcoíris (juego de palabras). La lucha por ser reconocidos por lo que somos se duplica, e incluso triplica, a medida que luchamos por ganar más reconocimiento dentro de la comunidad LGBTQA+.

Los desfiles y eventos del orgullo pueden ser muy difíciles para las personas neurodivergentes, y gran parte del activismo dentro de la comunidad consiste en reuniones y conexiones sociales. Intentar normalizar el género y la orientación sexual hace que muchas organizaciones e individuos dentro de la comunidad LGBTQA+ se distancien de la neurodiversidad para demostrar que “no les pasa nada”.

No hay suficiente comprensión y comunicación abierta sobre las diferencias de los individuos neurodivergentes, y la comprensión de que las condiciones del neurodesarrollo no son enfermedades que se curan.

Un fenómeno interesante que es relativamente nuevo es el concepto de neurogénero. Las personas que sienten que sus diferencias de género son producto de su neurodiversidad pueden identificarse con un neurogénero.

Un ejemplo bien conocido es el charrán Neuroqueer, que es una identidad que considero propia. La palabra «queer» solía ser un insulto usado contra las personas gay y lesbianas, que fue adoptada y rebautizada por la comunidad LGBTQA+. Una persona que se identifica como «queer» no significa necesariamente una identidad de género real, y algunas personas cisgénero LGB+ (personas que se identifican con el género que se les asignó al nacer) se describen a sí mismas como «queer» como un signo de activismo.

La filosofía y la historia LGBTQA+ se conocen ampliamente como filosofía queer e historia queer, por lo que el término se convierte en un identificador para un activista, así como para alguien que es creativo, vago, fluido o no binario en cuanto al género.

En 2019, se publicó en Medium un manifiesto neuroqueer, escrito por el bloguero Roux Box. El manifiesto es un llamado básico a la acción para todos los arcoíris dobles. Critica la reducción de la teoría de la identidad y la creencia común de que una persona no debe o no puede ser tan anormal, es decir, la idea de que si una persona es a la vez no heterosexual y discapacitada/neurodivergente y esencialmente que cualquiera que lo sea, está buscando atención o es “problemático”.

El manifiesto también afirma que el género es una construcción social, y que debido a eso, muchas personas neurodivergentes no son tan femeninas o masculinas como la sociedad espera que seamos y, por lo tanto, incluso si no experimentamos disforia de género o incompatibilidad , las diferencias en los roles de género que representamos, desde nuestra apariencia hasta nuestro comportamiento, tienen que ver con nuestra neurología.

Avanzando

Es importante recordar que ser LGBTQA+ es tan natural como ser neurodivergente. Deberíamos aceptar todas nuestras diferencias, ya nosotros mismos, si deseamos vivir una vida auténtica. Es importante reconocer la lucha mutua de nuestras dos comunidades, especialmente dentro de la comunidad LGBTQA+.

La defensa a favor de los apoyos de salud mental y en oposición a las terapias y tratamientos conductuales también puede ir de la mano, considerando nuestras historias compartidas.

Tratemos de ser siempre inclusivos, compasivos, comprensivos y abiertos. Recordemos que el amor es amor, y que un cerebro es un cerebro. Y no te desesperes, ¡después de la tormenta viene un arcoíris!

Fuente: Vilker, D. (2021). Double Rainbows – Sexual Orientation, Gender Identity, and Neurodiversity. Neuroclastic. Recuperado de (https://neuroclastic.com/double-rainbows-sexual-orientation-gender-identity-and-neurodiversity/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Las Personas Autistas Deberían…

I) Para nosotros mismos:

  • Las personas Autistas deberían… aceptar y celebrar su Autismo. Es una parte central de nosotros, rechazarlo es rechazar nuestro Ser.
  • Las personas Autistas deberían… estar orgullosas de sí mismas y de lo que han logrado, incluso si solo es sobrevivir en un mundo hostil e incomprensible.
  • Las personas Autistas deberían… apreciarse y amarse a sí mismas, exactamente como lo son todos los demás seres humanos y criaturas del planeta.
  • Las personas Autistas deberían… entender que no importa lo que digan los demás, y sin importar los problemas que sin duda tengan, no hay absolutamente nada de malo en ellos.
  • Las personas Autistas deberían…. encontrar a otros que también viven su condición: la comunidad Autista es el camino a seguir, tanto para la autoestima como para cambiar el mundo para que sea mejor para nosotros.
  • Las personas Autistas deberían… cuestionar, cuestionar, cuestionar, todos los estereotipos y mitos, toda la investigación ‘objetiva’ (que con demasiada frecuencia no es objetiva en absoluto), todos las declaraciones solemnes o sombrías o cargadas de fatalidad o histeria sobre lo que es el Autismo; deben escudriñar sus propios corazones, mirar a sus amigos Autistas, conocidos y/o familiares, y sacar sus propias conclusiones.

II) Para la sociedad en general:

  • Las personas Autistas deben… ser amadas y apreciadas por quienes las rodean. Tal como son, no por lo que otros quieren o esperan que sean, o piensan que deberían tratar de ser.
  • Las personas Autistas deberían… ser respetadas como seres humanos por derecho propio, incluso si a los demás les resulta difícil entenderlas.
  • Las personas Autistas deberían… ser aceptadas como una variante humana normal y ser atendidas como tales, de la misma formas que ahora atendemos otras diferencias.
  • Las personas Autistas deben… ser consultadas como algo habitual, sobre CUALQUIER COSA que les impacte directamente o les involucre.

III) Y sobre todo:

Las personas Autistas deberían… saber que tienen derecho a existir, derecho a un trato justo, derecho a la dignidad humana y a no ser torturados ni abusados, derecho a elegir y dirigir sus vidas de la forma que quieran, derecho a decir ‘no’. ‘, el derecho a ser lo más independientes posible y, sobre todo, el derecho a ser simplemente su propio yo verdadero, peculiar, encantador, fantásticamente individual y bellamente Autista.

Fuente: (2013). Autistic People Should. AStrangerInGodzone. Recuperado de (https://strangeringodzone.blogspot.com/2013/02/autistic-people-should_25.html). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Tú, Si Tú, Necesitas Amigos Autistas

Entonces, tu hijo/a le acaban de diagnosticar Autismo. Respira. Respira más profundo. Relájate. Todo estará bien Pero tienes algún trabajo que hacer.

Lo primero que debe hacer no es encontrar terapeutas. No es asociarte otros padres. No se trata de convertirse en un experto en CAA (¡Aunque todas estas cosas tienen su lugar!). Es algo que no está en el paquete de introducción al Autismo: necesita conectarse a nivel humano con adultos como tu hijo/a. Tienes que ir a hacer algunos amigos Autistas.

No es buscar un/a mentor/a, aunque son un apoyo extremadamente importante (y ser mentor/a de tu hijo/a y ser tu amigo/a no se excluyen mutuamente). Definitivamente no es pedirles que «traduzcan» a tu hijo/a por ti (que no es una cosa de amigos en particular). Es encontrar adultos Autistas locales con quienes tengas intereses comunes y conectarte genuinamente con ellos.

Hay muchas razones por las que esto es lo mejor que puede hacer por su hijo:

Primero, y posiblemente lo más importante: Tu hijo/a se da cuenta de las cosas. Si atraviesas una fase de adaptación difícil, tu hijo/a lo notará y posiblemente se culpará a sí mismo/a. Es posible que tu hijo/a no tenga el vocabulario para ello, pero en algún momento se dará cuenta de que no es el/la hijo/a que tú planeaste y soñaste, y es posible que se culpe a sí mismo/a por ello. Tarde o temprano, él/ella se dará cuenta cuando que es una decepción, incluso si haces todo lo posible por ocultar que lo estás pasando mal. A muchos niños Autistas se les mete en la cabeza, acertadamente o no, que sus padres solo los toleran porque están atrapados con nosotros.

Tu hijo/a necesita verte eligiendo estar cerca de personas cuyas mentes funcionan como la suya. Es mucho más difícil pensar que tus padres te odian y odian tu cerebro cuando buscan la compañía de personas que piensan como tú. ¿Ver a los adultos que son más queridos para ti, y como todos los niños, los jóvenes Autistas aman a sus padres, verlos encontrar a alguien que le recuerde a ti? Eso es supremamente importante. No subestimes el efecto que esto puede tener, sabiendo que tus padres elegirían estar cerca de ti incluso si no estuvieran «atrapados» contigo.

Otra razón: muchos niños Neurodivergentes nunca conocen a un adulto que vive su condición. Es posible que se sorprendas y se entristezcas un poco por las conclusiones de este artículo. Algunas personas llegan a la vaga idea de que el Autismo es algo que debe ser «superado» (y cuando no hay señales de eso, a las personas Autistas les recuerdan que son una gran decepción, un mensaje que ellos han recibido ese mensaje a lo largo de sus vidas). O han tenido «amigos» que llegaron a la conclusión de que ser Neurodivergente es un destino peor que la muerte. Esa es una receta para la ansiedad severa, pensar que estarías mejor muerto/a sólo porque tu cerebro funciona diferente a los demás. Necesitamos adultos como nosotros; esta ansiedad es completamente innecesaria.

Tu hijo/a también necesita modelos a seguir. Es posible que él/ella no pueda llenar tus zapatos, o los de su profesor/a o los de cualquier adulto en su esfera inmediata. Pero sus zapatos pueden quedar bien, o los de otro adulto Autista. Todos los niños necesitan personas en sus vidas a quienes puedan emular de forma realista, y los niños Autistas no son diferentes. Tarde o temprano, ellos sabrán que la trayectoria adulta que todos esperan que cumplan simplemente no va a suceder nunca, y sin embargo, jamás les dicen que existen alternativas. Están rodeados de personas que eran similares entre sí y que no se parecían mucho a ellos. Esto es estresante. Crear tu propia identidad es difícil, y es más difícil cuando todo lo que haces está mal (la premisa de algún lugar entre muchas y la mayoría de las terapias para el Autismo, y un mensaje también enviado por sus pares, extraños en la calle, otros adultos, etc.). Una vez más, la ansiedad. Es más fácil creer que no lo estás haciendo mal cuando conoces a adultos felices que tomaron caminos similares. ¿Conocer opciones para el futuro? ¿Ver una vida adulta poco convencional pero satisfactoria? ¡Eso es muy importante!

Si tienes amigos Autistas culturalmente conectados, tu hijo/a también tendrá una ventaja en una conexión con la comunidad. A medida que él/ella crezca, tendrá una vida separada de su familia. Esto es algo bueno y una parte esencial del crecimiento. La comunidad Autista es su derecho de nacimiento. Nosotros, como regla general (no podemos hablar por todos), damos la bienvenida a los padres amigables, pero tu hijo/a es uno de nosotros. Es maravilloso pero también agobiante y aterrador descubrir un lugar donde eres «normal» cuando nunca has estado, especialmente solo. Incluso un agobio positivo es desagradable cuando crece demasiado. Puedes hacer que esto sea menos impactante si tiene amigos Autistas. «No estoy solo/a» no tiene que ser una revelación de la edad adulta; puede ser un hecho. Tu hijo/a merece crecer sabiendo que él/ella no está solo/a, que hay toda una comunidad que lo aceptará porque es uno de los nuestros. ¿El regalo de crecer con este conocimiento? Será la llave para abrir la puerta a una vida plena y auténtica.

Además, somos geniales. Las personas Autistas son leales y graciosas, entre otras cosas. Somos buenos amigos. Podríamos proporcionar información sobre cosas sobre su hijo en las que nunca pensó, completamente por accidente. Su forma de ver el mundo también puede aclararnos las cosas accidentalmente. Muchas veces, las personas Autistas son las personas más divertidas del mundo y las más dedicadas a dar sentido y arreglar las cosas que no están bien. Hacerte amigo/a de nosotros no solo es bueno para tu hijo/a. Nosotros también somos buenos para ti y tú puede ser bueno/a para nosotros. Una verdadera amistad es una relación mutuamente beneficiosa. Tenemos mucho que ofrecernos unos a otros.

Así que respira, deja los folletos sobre todas las diferentes terapias, respira de nuevo y busca en tus redes alguna conexión Autista. Mejorará tu vida, la vida de tu hijo/a y la vida de algunos Autistas locales.

Fuente: Radical Neurodivergence. (2014). You, yes you, need Autistic friends. We Are Like Your Child. Recuperado de (https://wearelikeyourchild.blogspot.com/2014/05/you-yes-you-need-autistic-friends.html). Traducido Por Maximiliano Bravo.

No Tenemos Una Definición Para El Éxito Autista Porque Solo Hablamos De Sufrimiento Y Dolor Autistas

Las personas en el Espectro Autista están así definidas, especialmente por la industria médica, por nuestros sufrimiento, dolores, déficits y las partes difíciles de la vida. A menudo, las alegrías, las experiencias positivas, en nuestras habilidades son completamente ignoradas.

En realidad, ni siquiera tenemos una buena comprensión de cómo se ve el éxito autista porque, por definición, las personas que viven la condición a menudo se describen por nuestros fracasos.

Para recibir un diagnóstico, tenemos que ser capaces de mostrar las formas en las que estamos sufriendo para estar a la altura de las expectativas en la sociedad Neurotípica y en el mundo Neurotípico. Si observas los criterios médicos del Espectro Autista, está escrito en torno a nuestras debilidades. Habla de nuestros déficits. Para cumplir con los criterios para un diagnóstico de la condición, debemos estar sufriendo, o en crisis, o tener nuestras deficiencias a la vista, fáciles de ver para otra persona.

Si hacemos camuflaje social, somos buenos para compensar nuestras debilidades o simplemente tenemos un buen apoyo en la vida, es mucho menos probable que obtengamos un diagnóstico; porque podemos en el Espectro Autista y aun así lograr prosperar en la sociedad dominada por los neurotípicos en la que vivimos… lo crean o no.

Algunas personas en el Espectro Autista han logrado organizar sus vidas de una forma satisfactoria. Aquellos de nosotros que somos incapaces de cumplir con las expectativas, o llegamos a un punto de crisis, cuando el mundo es demasiado agobiante, somos los que probablemente seremos descubiertos a través de la lente médica.

Nuestras definiciones actuales del Espectro Autista y de las personas que viven la condición han sido escritas por personas neurotípicas, que nos han observado desde el exterior, con poca o ninguna percepción sobre el funcionamiento interno de nuestras mentes Autistas o por qué hacemos las cosas que hacemos.

Han escrito una lista de cosas que encontraron molestas o inconvenientes sobre aquellos de nosotros cuyas mentes funcionan de forma diferente… e ignoraron por completo el hecho de que las personas en el Espectro Autista, al igual que las personas neurotípicas, son personas íntegras, plenas y completas.

Somos más que nuestras sufrimientos y nuestras debilidades. Somos también nuestras fortalezas, nuestras alegrías.

Se habla de sobrecarga sensorial Autista y aversiones sensoriales, sin hablar de alegría sensorial y euforia sensorial, que es realmente impresionante. Se habla de personas en el Espectro Autista que tienen experiencias emocionales intensas, a menudo enfocándose en la angustia Autista, sin enfocarse en cuán intensa y hermosa puede ser la alegría Autista.

Cada vez que hablan sobre el hiperfoco Autista, lo hablan como si fuera algo perjudicial. Si bien, hay que admitir que estar enfocados en lo incorrecto y obsesionados con algo que no podemos resolver, ciertamente es doloroso. Nuestra habilidad para hiperenfocarnos en un tema limitado es una de nuestras mayores habilidades, porque eso nos permite ser muy hábiles en áreas muy específicas.

Lo que han hecho las definiciones médicas actuales del Espectro Autista es tomar todo lo que es diferente acerca de las personas que viven la condición y convertirlo en una debilidad o un problema. Incluso algunas de las cosas que, en realidad, si se miran desde otro ángulo, pueden ser parte de nuestras mayores fortalezas.

Imaginen si le hiciéramos esto a un pez y dijéramos: «este pez es un tipo de perro tan inferior, porque el pez no puede correr y no puede perseguir pelotas».

O si dijéramos “este perro es un pez inferior, porque no puede respirar bajo el agua”.

Nuestros cerebros Autistas funciona de forma diferente. Eso es algo medible. Pueden verlo si miden la actividad. Estas diferencias en la forma en que se iluminan diferentes partes del cerebro. Ser neurotípicos no debería ser el estándar. No debería ser el predeterminado. No tenemos las mismas fortalezas y debilidades que las personas neurotípicas, y eso está bien. No somos personas neurotípicas.

Cuando a Judy Singer se le ocurrió el concepto de Neurodiversidad en los años noventa, afirmó que el Espectro Autista, el Déficit Atencional, la Dislexia, el Trastorno Obsesivo Compulsivo, el Síndrome de Tourette, y un largo etcétera… todos los cuales son en realidad más comunes en las mentes Autistas, por cierto… eran el resultado de variación normal en el tipo de cerebro humano… o como siempre digo diferentes matices de la humanidad.

Es la Neurodiversidad, similar a la biodiversidad en el planeta, donde tener diferentes tipos de plantas y organismos ayuda a crear un ecosistema. La Neurodiversidad es un espectro humano de diversidad. Es beneficioso, porque tenemos mentes que literalmente piensan, experimentan el mundo y resuelven problemas de manera diferente.

No debería importar si tenemos debilidades que son menos comunes entre la población general, si miramos las cosas desde una perspectiva centrada en la Neurodiversidad, está bien que nuestras debilidades sean menos típicas, porque hay muchas personas que no son débiles en el área en la que necesitamos ayuda y apoyos.

Es como un pajarito que quita las garrapatas de la oreja de la vaca. A la vaca le quitan una garrapata. Así que eso es bueno para la vaca. Y el pajarito recibe un insecto como bocadillo, lo cual es genial para el pajarito.

Cuando nuestras fortalezas y debilidades son diferentes entre sí; nos apoyamos unos a otros con nuestras variadas fortalezas, habilidades y capacidades… y esa es la belleza de la Neurodiversidad.

El punto de vista médico del Espectro Autista solo mira el dolor Autista… solo mira el sufrimiento Autista, solo mira a las personas que viven la condición que están sufriendo y en crisis, y no tiene una imagen, ni siquiera una definición, del éxito, la prosperidad y el empoderamiento Autista.

Fuente: Holmans, L. (2022). We Don’t Have a Definition for Autistic Success Because We Only Talk About Autistic Struggles & Pain. Neurodivergent Rebel. Recuperado de (https://neurodivergentrebel.com/2022/04/20/we-dont-have-a-definition-for-autistic-success-because-we-only-talk-about-autistic-struggles-pain/). Traducido Por Maximiliano Bravo

El Siguiente Paso: Apreciación Del Autismo

«Entiendo que eres Autista, y sé que algunas cosas son difíciles para ti, pero…«

Ahí es donde nos lleva la concienciación del Autismo. ¿Es eso lo más lejos que podemos llegar?

Ahora que ya pasó otro Mes de Concienciación del Autismo, no hace falta decir que todos somos un poco más conscientes de la condición.

Pero a pesar de nuestro amor por la rutina y de lo mucho que disfrutamos de nuestro hiperfoco, podemos aburrirnos de la familiaridad, por lo que tal vez debamos dar este gran salto hacia la mejor opción lo antes posible:

Apreciación del Autismo.

No podemos detenernos simplemente en la concienciación, y no podemos terminar en la «aceptación». Los destinos son la comprensión, la empatía, el empoderamiento y la apreciación.

Si se pudiera resumir la apreciación del Autismo, sería menos acerca de «maniobrar los ‘déficits’ que podríamos tener» y más acerca de reconocer de forma más empoderante de las fortalezas que tenemos.

Por ejemplo, no siempre somos los mejores para participar en reuniones de «lluvia de ideas» que carecen de rayos lúcidos y se ahogan en diluvios ambiguos. En lugar de ver esto como una necesidad de adaptarse, ¿por qué no declararlo y apreciarlo?

Sé que estas lluvias de ideas te atascan. Pero eres directo y eliminas gran parte del ruido cuando sientes que no está claro. Te apoyaré, porque necesitamos tus habilidades y fortalezas en esto”.

O incluso cuando se trata de reuniones sociales, preferiríamos establecer lugares donde podemos ser útiles.

“Tienes una habilidad especial para desconectarte del ruido y hacer cosas cuando lo necesitas. Si prefiere quitarte la ansiedad de tener que mezclarse, ¿Qué crees que podemos hacer para obtener lo mejor de ambos mundos aquí?»

En lugar de ver nuestro hiperfoco como grosero y distante, descubre dónde resulta útil. En lugar de enfurecerse ante una gran palabra, vean esto como una forma de aprender algo nuevo sin intentarlo.

En lugar de pensar menos en alguien con rutinas rígidas, o en aquellos que necesitan un ritual para calmarse a sí mismos, o en aquellos que se expresan directamente, o incluso desapegados de las emociones, aún puede haber un beneficio que no está apreciando.

Entonces, cuando estés al tanto del Autismo de alguien, maravilloso: miremos hacia adelante para ver dónde la aceptación y el empoderamiento también informan mejor la apreciación.

Fuente: Hansen, H. (2020). The Next Step: Autism Appreciation. The Life Autistic. Recuperado de (https://thelifeautistic.com/2020/04/13/the-next-step-autism-appreciation/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Género Vago: En La Intersección De Las Experiencias Autistas Y Trans

Existe una proporción tan grande de la comunidad Autista se identifica como trans, genderqueer, no binaria o sin género que hemos desarrollado numerosos chistes internos y terminología grupal para describir nuestra intersección particular. Más recientemente, se añadió «género vago», un término acuñado dentro de la comunidad Autista para referirse a una experiencia específicamente neurodivergente de identidad transgénero. Para muchos de nosotros, el género afecta principalmente nuestras vidas cuando se proyecta sobre nosotros a través de las suposiciones de otras personas, pero tiene poco significado intrínseco.

Alguien que identifica como «género vago» no puede separar su identidad de género de su neurodivergencia: ser Autista no causa nuestra identidad de género, pero está indisolublemente relacionado con la forma en que enriendemos y experimentamos el género. Los cerebros de las personas Autistas son fundamentalmente diferentes de los de cualquiera que se suponga que es «normal» o «sano». Para muchas personas Autistas, no podemos entender ni la suposición generalizada de que todos encajan perfectamente en las categorías de hombres y mujeres ni las características sin sentido que se esperan o asumen de la feminidad y la masculinidad. Investigaciones recientes han demostrado que las personas Autistas tienen más probabilidades de identificarse como transgénero o genderqueer que las personas no Autistas. Eso no me sorprende, porque he conocido a muchas más personas trans o genderqueer en espacios autistas que en cualquier otro lugar.

Muchos de nosotros estamos acostumbrados a ser marginados por nuestra comunicación, experiencias sensoriales, expresiones emocionales y comportamiento atípicos. Para algunos de nosotros, las personas Autistas, ese estatus constante de extraño hace que sea más fácil darse cuenta de que caemos en algún lugar del espectro transgénero o genderqueer, ya que ya estamos acostumbrados a no encajar, o al menos, es más difícil para nosotros ocultar el género exterior. disconformidad. La llegada de las redes sociales también ha sido una bendición bienvenida para aquellos de nosotros que no nos sentimos cómodos o somos incapaces de una interacción cara a cara consistente, permitiéndonos explorar nuevos conceptos de manera segura y conocer personas con experiencias similares.

De manera similar a cómo la sociedad dominante a menudo patologiza la identidad transgénero, la narrativa dominante en torno al Autismo y discapacidades mentales también es que estamos rotos y hay algo mal con nosotros que requiere intervención psiquiátrica. Sin embargo, a pesar de la intersección común de identidad Autista y trans, gran parte del movimiento trans rechaza la Neurodiversidad y, por extensión, muchas personas trans discapacitadas. En la prisa por afirmar la validez de las identidades y experiencias trans, los movimientos trans frecuentemente practican la negación de los neurodivergentes y otras personas discapacitadas. El discurso común, «Ser transgénero no es una enfermedad mental, ¡así que no tenemos nada de malo!» resulta en un daño real para todas las personas con discapacidad mental, pero especialmente para los que estamos en esta intersección. Si bien ser transgénero es, por supuesto, distinto de tener una discapacidad psíquica, la suposición implícita es que aquellos que son realmente enfermos mentales deben estar sujetos a un tratamiento coercitivo, modelos de atención paternalistas y el estigma social como inestables o rotos.

Ese patrón de desmentido contribuye directamente a la marginación de autistas y otras personas trans neurodivergentes. En los salones de clases, los hogares grupales y las casas de nuestros padres, se nos dice que nuestras identidades de género son falsas porque somos Autistas. Si se nos coloca bajo tutela, algo común para muchos adultos con discapacidades intelectuales y del desarrollo, un cuidador anti-trans puede impedirnos legalmente incluso ir a reuniones LGBTQ. Las personas trans Autistas de color enfrentan un alto riesgo de criminalización, violencia policial y encarcelamiento. Los niños trans Autistas son especialmente vulnerables a los planes de comportamiento que incluyen la normalización cisgénero junto con la supresión forzada de los rasgos Autistas, mientras que las expresiones o exploraciones que afirman el género corren el riesgo de sufrir un duro castigo basado en la obediencia en los colegios.

Con un movimiento trans que a menudo rechaza a las personas neurodivergentes en su lucha por la aceptación y validación, las personas trans Autistas se quedan en la periferia. En la lucha por legitimar nuestra existencia como digna y valiosa, debemos rechazar el discurso común de que no nos pasa nada malo mientras que a ellos les pasa algo. Merecemos movimientos que reconozcan y afirmen experiencias que no se pueden separar fácilmente en problemas trans o Autistas únicamente, especialmente dados los puntos en común de la opresión que enfrentamos. Está bien ser Autista y trans, y está bien que esas cosas estén relacionadas y se superpongan. El activismo efectivo por los derechos trans, y también la liberación trans, requiere no solo un reconocimiento de los paralelos y conexiones en nuestros problemas y experiencias, sino un compromiso activo con la interseccionalidad con las comunidades Neurodiversas.

Fuente: Brown, L. Gendervague: At the Intersection of Autistic and Trans Experiences. (2016). The Asperger/Autism Network (AANE). Recuperado de (https://www.aane.org/gendervague-intersection-autistic-trans-experiences/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Integrando La Cultura Autista En El Mundo: El Modelo Cultural Del Espectro Autista

El mundo está lleno de una colección diversa de culturas. Es una de las cosas hermosas de ser humanos. Dondequiera que vayas está impregnado de la cultura de una sociedad que existe dentro de ese espacio. Las culturas coexisten entre sí e incluso intercambian tradiciones y conocimientos entre sí.

Al igual que las culturas del mundo, también existe la cultura autista. La cultura autista es un rico tapiz que entrelaza las diversas y variadas vidas de las personas que viven la condición y sus experiencias colectivas.

Muchos están confundidos por la noción de la cultura autista. ¿Cómo puede una discapacidad dar origen a una cultura? Aquí es donde tenemos que replantear la discapacidad y al Espectro Autista lejos de los modelos médicos de definir lo que significa ser nosotros, como si solo fuéramos autistas porque fallamos en ser no autistas. Es una identidad, un neurotipo. Si bien muchos afirman: «Si has conocido a una persona en el Espectro Autista, ha conocidos a una persona en el Espectro Autista«, hay mucha experiencia compartida entre las personas que viven la condición. Esto es lo que da origen a la cultura autista.

¿No es eso lo que hace la vida hermosa? ¿Vidas compartidas que nos enseñan a crecer y vivir juntos?

Lamentablemente, la cultura autista es fundamentalmente incomprendida. Los libros de texto médicos le han dicho a la sociedad en general lo que creen que significa ser autistas: una persona, más o menos, pero con deficiencias y que necesita una intervención intensiva.

La voz de la experiencia autista a menudo se silencia. No somos una cultura silenciosa, pero se nos ignora.

El mundo se beneficiaría de comprender, aprender y experimentar la cultura autista. Nosotros, como cultura e identidad, le hemos estado mostrando al mundo lo que hace que ser nosotros sea una existencia vibrante y hermosa.

Es hora de que hagamos un encuentro entre nuestros dos mundos y experimentemos juntos todas las maravillas que la cultura autista tiene para ofrecer, no para apropiarse de la identidad autista, sino para compartir el pan con nosotros y aprender sobre nuestra experiencia y cómo nos relacionamos entre nosotros, cómo nos adaptamos a nuestra entorno y cómo usamos nuestra identidad para crear camaradería, arte, lenguaje, sintonía sensorial, colaboración, justicia social, enfoques de crianza y relaciones.

Si queremos que las personas comprendan la experiencia autista, ¿Qué mejor manera que compartir nuestra cultura de la forma en que un turista puede experimentar la cultura francesa mientras está en París?

No será perfecto. Ninguna visita breve puede ilustrar la hermosa complejidad del mundo autista, pero es un comienzo. Quizás, algún día, los académicos estudiarán nuestra cultura, en lugar de nuestros déficits percibidos, de la forma en que han estudiado las otras culturas del mundo.

Y ese día, comenzaremos a ser escuchados.

Este artículo es una invitación a todas las personas a entrar en nuestras mentes autistas, en sus complejidades, y a presenciar el mundo a través de nuestros ojos.

Esta cultura es nuestra para compartir y quienes la vivan junto a nosotros estarán mejor por haber caminado junto a nosotros.

Fuente: Grey-Hammond, D. (2021). Integrating autistic culture into the world: The cultural model of autism. NeuroClastic. Recuperado de (https://neuroclastic.com/2021/06/01/integrating-autistic-culture-into-the-world-the-cultural-model-of-autism/?fbclid=IwAR3qFLTGHptZ58dUkpUCknmT_bgOCZRUUnwj_urDac17EYF5QOC9xNTK1lc). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Enseñemos Habilidades Sociales Como Valores No Como Programas De Computadora

La definición simplista de habilidades sociales del ABA no hace ningún favor tanto a las personas en el Espectro Autista como al público en general. El ABA les enseña que las habilidades sociales son reglas libres de contexto que tienen que seguir: obligar a sus manos a estar quietas, mirar fijamente los ojos que perforan lo suyos, retorcerse para parecer menos autista a expensas de su felicidad y bienestar general. No se les permite ser quienes son, así que no ven algún beneficio de dar una buena impresión a los demás.

Las personas en el Espectro Autista comprenden fácilmente conceptos abstractos como justicia e igualdad desde que son niños, pero a menudo no entienden las habilidades sociales en el sentido más convencional hasta comienzo de la adolescencia. Si hubieran recibido una narrativa coherente sobre la importancia de las habilidades sociales, podrían haberlas desarrollado más fácilmente; en vez de soportar lecciones que están en su derecho de considerar arbitrarias e inútiles. Sin embargo, las personas en el Espectro Autista son catalogadas como incapaces de entender el contexto, y la única forma de enseñarles apropiadamente es tratarlas como si fueran robots de carne y hueso, cumpliendo superficialmente instrucciones que nadie espera que comprendan.

Para los practicantes de ABA, las habilidades sociales son análogas a los programas de computadora: todos deben simplemente realizar las tareas sin reclamar, y la ejecución del programa es lo que cuenta, no los valores que hacen que esos programas sean necesarios. Todos las personas, estén o no estén en el Espectro Autista, deben aprender a perfeccionar sus juicios sociales a través de la instrucción y la experiencia. Las personas en el Espectro Autista pueden necesitar más orientación para interpretar las interacciones sociales que las personas que no viven la condición, pero no es imposible para ellas.

La palabra escrita les ha enseñado más sobre habilidades sociales que todas las amonestaciones de manos tranquilas que muchos han soportado cuando eran niños. Es muy común que las personas en el Espectro Autista sean lectores tempranos y entusiastas, devorando todos los libros, revistas y periódicos que puedan tener en sus manos. A través de la lectura, logran exponerse a los aspectos más profundos de la interacción social: compasión, curiosidad, autoconciencia, consideración, consideración, generosidad, justicia, equidad. Pueden ver la humanidad de los demás incluso cuando sus cuidadores se negaban a ver la suya.

Mientras aprenden a escribir, aprendan sobre la importancia de las habilidades sociales, en el sentido más amplio, no en el sentido artificial del ABA. Después de todo, los buenos escritores deben comprender a otras personas para ser eficaces. Esta atención al lenguaje escrito también les permite leer las señales sociales mucho más fácilmente en Internet que en persona. En Internet, son capaces de darse cuenta de las palabras escogidas por las personas, su atención a la ortografía y la gramática, los signos de puntuación, la velocidad de sus respuestas, etcétera. A medida que las personas en el Espectro Autista mejoran en comprender las señales sociales en Internet, se expresa un efecto positivo en sus habilidades para socializar en carne y hueso. Por ejemplo, descubren que la revisión de textos también es una habilidad social: dar forma a la prosa, corregir errores, convertir los tecnicismos a un lenguaje más sencillo, recortar oraciones, todo esto está al servicio del lector.

Cambiar «personas con Espectro Autista» y «personas con deficiencias mentales» por «personas en el Espectro Autista» y «personas con discapacidades intelectuales» muestra respeto por las personas que describen los términos. Al redactar un texto, incluso las pequeñas cosas cuentan. Porque una buena ortografía, gramática y puntuación eliminan las distracciones y permiten que los lectores se concentren en el significado del texto, no en su ortografía o puntuación. Es posible que los lectores no se den cuenta de todas esas no tan pequeñas decisiones, pero verán el resultado: escritura clara y comprensible sin errores que distraigan o un lenguaje no inclusivo. El buen uso es invisible; los errores se destacan y distraen al lector. Aunque algunos pueden afirmar que el estilo y la elección de palabras son secundarios al mensaje, la gente juzgará tanto la forma como la función.

A través de la lectura y la escritura, a través de sus manos muy ruidosas, hojeando páginas o escribiendo en un teclado, las personas en el Espectro Autista aprenden a coexistir con sus pares, no simplemente para ser indistinguible de ellos.

Fuente: Gardiner, F. (2021). Teach Social Skills As Values, Not Like Computer Programs. Thinking Persona’s Autism Guide. Recuperado de (http://www.thinkingautismguide.com/2021/01/teach-social-skills-as-values-not-like.html?fbclid=IwAR2LlTZ07NMvavqNd_elue3tQt7aCdfkAszFye3wgJW4r0y_SWFh1cvak2s). Traducido Por Maximiliano Bravo

El Autodiagnóstico Es Autoconocimiento

El autodiagnóstico del Espectro Autista es un tema que puede provocar fuertes sentimientos en muchas personas. No es inusual que los adultos se autodiagnostiquen. Tampoco es inusual recibir muchos rechazos o incluso amenazas violentas tras el autodiagnóstico. ¿Por qué el autodiagnóstico hace que las personas se enojen tanto? Más importante aún, ¿por qué las personas se autodiagnostican en primer lugar? La hostilidad dirigida al autodiagnóstico se basa, fundamentalmente, en el desconocimiento de los factores que conducen a su existencia: inaccesibilidad a la atención médica, herramientas de diagnóstico que cambian rápidamente y el rostro cambiante de cómo se ven las personas en el Espectro Autista y su condición

Las personas que se autodiagnostican son frecuentemente acusadas de «buscar trato especial» o «hacerse las víctimas». Dichas acusaciones estigmatizan hasta las formas más inofensivas de nuestra expresión personal creativa. Si bien el autodiagnóstico comparte la búsqueda de un vocabulario de expresión personal, hay aspectos más sociológicos que explican por qué es tan extendido para empezar. La raíz del autodiagnóstico es la falta de buenos recursos. A muchas personas, en particular mujeres y personas de color, les resulta muy difícil acceder a un diagnóstico oficial a causa de la percepción sesgada de que el Espectro Autista es una condición exclusiva de hombres de raza blanca.

Más gravemente, el Espectro Autista alguna vez fue visto como algo apocalíptico para las familias. Algunos padres evitaron el diagnóstico formal de sus hijos porque querían, desesperadamente, que sus hijos fueran normales. Muchas personas que fueron diagnosticadas más tarde en la vida han desarrollado sus propias formas de hacer frente a un mundo que no fue diseñado para nuestra condición. La vida podría haber sido más fácil para ellos si hubieran tenido acceso a ciertos apoyos.

Las cosas están cambiando. En las últimos veinte años, las tasas de diagnóstico formal del Espectro Autista han aumentado considerablemente. Esto se debe a que las herramientas de diagnóstico han mejorado significativamente. Además, la reducción del estigma significa que los padres no solo están dispuestos sino motivados para asegurarse de que sus hijos obtengan todo lo que necesitan para tener éxito. Sabemos por qué las tasas de diagnóstico formal han aumentado. Teniendo esto en cuenta, ¿qué es un autodiagnóstico informal y por qué sigue sucediendo? Una forma común de diagnóstico informal es cuando los padres tienen múltiples hijos en el Espectro Autista. El nuevo conocimiento sobre la condición y la genética puede llevar a estos padres a examinar sus propias historias.

Dados los beneficios obvios, ¿por qué no se diagnostica a los adultos con más frecuencia? ¿Es eso lo que saben que serían etiquetados como «neurotípicos», lo que muestra su posibilidad de ser especiales? No claro que no. Incluso si los adultos tienen antecedentes y discapacidades que apuntan al Espectro Autista, la condición aún se considera en gran medida como una «enfermedad infantil». Como resultado, muy pocos profesionales pueden proporcionar diagnósticos del Espectro Autista en adultos. Un diagnóstico puede incluir hasta tres días de pruebas cognitivas si incluso puede encontrar a alguien calificado para realizar las pruebas en primer lugar.

Sin embargo, la dificultad de encontrar profesionales que se ocupen del autismo en adultos no es el principal factor limitante en el diagnóstico. Ese dudoso honor recae en el altísimo costo de un diagnóstico oficial. Si eres un adulto que puede estar en el Espectro Autista y que has logrado arreglártelas sin acomodaciones y terminaste tu enseñanza obligatoria, el alto costo de un diagnóstico simplemente no vale la pena. Esta es la razón principal por la cual los grupos por y para personas en el Espectro Autista a menudo incluyen personas que se diagnostican a sí mismas. La mayoría de las personas simplemente no tienen el dinero por ahí para obtener una etiqueta oficial aplicada a algo que ya pueden saber sobre sí mismos.

Incluso sin un diagnóstico oficial, muchas personas encuentran útil interactuar con la comunidad del Espectro Autista. No necesitas un diagnóstico oficial para beneficiarte de aprender técnicas de afrontamiento con personas que tienen experiencias de vida similares. En el peor de los casos, alguien que no está en el Espectro Autista aprende cómo funcionar más fácilmente gracias a las personas que si viven la condición. Todo esto hace que la vida de algunas personas sea más fácil. Las acomodaciones pueden mejorar la vida de más personas que solamente su población objetivo.

Por supuesto, esto lleva a un gran malestar expresado por muchos padres de personas en el Espectro Autista: la creencia de que los activistas de la comunidad del Espectro Autista no son realmente autistas, o que esas personas son demasiado ‘funcionales’ para comprender los problemas que afectan a los hijos de estos padres. La cuestión es que muchas de estas personas llamadas «de alto funcionamiento» no siempre han navegado por el mundo tan fácilmente como lo hacen ahora.

Todos esperamos que en los próximos años, las dificultades e ineficiencias en la atención que conducen al autodiagnóstico se entiendan mejor en nuestra sociedad. A medida que mejoran las herramientas de diagnóstico y la comprensión del Espectro Autista, esperemos que el número de personas autodiagnosticadas disminuirá progresivamente, ya que el acceso a un diagnóstico oficial poco a poco será una realidad compartida para todas las personas en Espectro Autista, sin importar su edad, género, raza o nivel socioecónomico.

Fuente: Luterman, S. (2015). AUTISM SELF-DIAGNOSIS IS NOT SPECIAL SNOWFLAKE SYNDROME. NOS Magazine. Recuperado de (http://nosmag.org/autism-self-diagnosis-is-not-special-snowflake-syndrome/). Traducido por Maximiliano Bravo.

5 Mensajes Que Las Personas En El Espectro Autista Desearían Haber Escuchado Mientras Crecieron Sin Un Diagnóstico Fiable

Un diagnóstico tardío es un fenómeno cada vez más común que ha sido atribuido al aumento de la concienciación, la ampliación de los criterios de diagnóstico y la introducción de la noción del Espectro Autista. Este proceso de diagnóstico implica rebobinar nuestra infancia y examinar exhaustivamente nuestras experiencias para encontrar evidencia de rasgos del Espectro Autista a lo largo de nuestras vidas.

Durante este proceso de reflexión sobre las experiencias de la infancia, y como están claramente marcadas por nuestra condición, a menudo nos preguntamos: ¿Por qué nadie vio esto antes? ¿Por qué ha tardado tanto en conocerlo y comprenderlo? y luego cuestionar si un diagnóstico anterior habría evitado el dolor o la angustia o exclusión social.

Al reflexionar sobre este proceso, aquí hay una lista (no exhaustiva) de cosas que desearíamos haber sabido sobre el Espectro Autista cuando éramos más jóvenes. Si bien no podemos retroceder en el tiempo, podemos compartir estos mensajes con los jóvenes en el Espectro Autista de hoy para guiar el desarrollo de una identidad autista positiva y promover la salud mental y el bienestar.

I) Hay algunas cosas que nunca tendrán sentido para ti: Independientemente de la cultura dominante, hay abundantes rituales y costumbres en nuestro mundo. Muchas de estas prácticas son bastante absurdas, pero no se cuestionan porque han sido parte del paisaje predominante desde tiempos inmemoriales.

Las normas sociales pueden ser muy confusas. ¿Por qué debes abrazar a tu tío/a que solo ves una vez al año? ¿Por qué es cortés abrir la tarjeta antes del regalo? ¿Por qué se espera que hagas una llamada telefónica para expresar gratitud por la tarjeta de cumpleaños que nunca quisiste en particular?

Para muchas personas en el Espectro Autista, estas cosas siguen siendo tan confusas en la edad adulta como lo fueron en la infancia. Hay momentos en los que puede decidir conformarse por mantener la paz, complacer a los demás o mantener relaciones importantes, a pesar de sentirse inútil o ilógico.

Afortunadamente, es posible encontrar espacios donde tales normas sin sentido son intrascendentes, donde podrás sentirse cómodo al optar por no cumplir estas normas, y donde eliminar las cadenas sociales vinculadas a los actos de afecto es tanto aceptado como recíproco.

II) Sigue tu propio ejemplo: Es importante honrar, en lugar de desechar, tu forma de ser y estar en el mundo. Puedes sentirte impulsado a hacer estereotipias, es decir, mover tu cuerpo de ciertas maneras, o hacer sonidos particulares, o buscar estímulos sensoriales para regular o expresar tus emociones y sentimientos, tanto positivos como negativos.

Del mismo modo, puedes encontrar comodidad al ajustar tu entorno para reducir los estímulos sensoriales, por ejemplo, modificando la luz o el ruido. Es posible que prefieras comunicarse por escrito en lugar de verbalmente. Puedes conectarse más profundamente con las personas cuando la atención se centra en un interés o una actividad compartida.

Suprimir tales necesidades solo servirá para exacerbar tu incomodidad. Tus necesidades son tan importantes como las necesidades de los demás. A veces encontramos formas sutiles, incluso secretas, de satisfacer estas necesidades para ser discretos y al mismo tiempo honrar a nuestros auténticos seres autistas. Pero equilibramos esto al aceptar la libertad de ser auténticamente autistas cuando estamos en espacios y lugares donde tenemos la libertad para hacerlo.

III) Disfruta tus pasiones: Dedicar tiempo para disfrutar tus intereses y pasiones es fundamental para el bienestar de todas las personas, independientemente del neurotipo. Algunas personas encuentran la manera de convertir sus intereses en una carrera; otros se dedican a sus intereses por puro placer. Ambos tienen el mismo valor. No importa cuáles sean tus intereses, no importa si otros los consideran «apropiados» o si pueden convertirse en una carrera legítima, pone en cuarentena el tiempo para sumergirte en esas madrigueras y explorar sus intereses para tu disfrute personal.

La mente autista es particularmente buena para mantener la concentración y absorber información cuando está interesada y, por otro lado, puede resultar legítimamente doloroso realizar tareas poco interesantes. Tómate el tiempo para buscar áreas de interés, profundizar en diferentes temas y explorar ideas y conceptos interesantes. Donde algunas personas buscan consuelo y conexión en el mundo social, las personas en el Espectro Autistas a menudo encuentran una sensación similar de consuelo en los intereses apasionados, lo que puede ser una fortaleza significativa en tiempos difíciles.

IV) Hay personas que si te entienden: A veces puede sentirte aislado/a, extraño/a, solo/a, incomprendido/a. Esta es una experiencia común de las personas en el Espectro Autista, particularmente durante los años escolares cuando estamos agrupados con otras personas que no necesariamente comparten nuestros intereses, perspectivas o valores, únicamente en función de una edad similar. Si bien puede parecer que nadie te entenderá, a medida que creces, tu mundo se ampliará y tendrás la oportunidad de conocer personas que no solo te entienden sino que también te aprecian, tal como eres.

Algunas personas encuentran un sentido de pertenencia y conexión en la comunidad autista; otras personas encuentran sus conexiones profundas y genuinas en otra parte. Pero el hecho es que hay una gran diversidad de personas en este mundo, y dentro de esa diversidad hay personas que lo entenderán.

V) Eres una persona en el Espectro Autista: Por encima de todo, eres una persona en el Espectro Autista. Estamos seguros de que también son muchas otras cosas. Quizás seas amable, honesto/a, alto/a, bajo/a, introvertido/a, extrovertido/a, y subyacente a todos estos rasgos se encuentra una base del Espectro Autista. Tal condición no es modificable, temporal o curable; te acompañará toda tu vida.

El Espectro Autista está entretejido a lo largo de cada una de tus experiencias y apuntala tus formas de ver, ser y hacer. Y eso es algo hermoso. Ves el mundo a través de una lente inherentemente autista, lo que significa que verás detalles que otros pierden, harás conexiones que otros no pueden entender, experimentarás intensidad de maneras que solo una mente autista puede.

El Espectro Autista es una de las cosas que te hace único/a a ti. No estás roto/a, ni dañado/a, ni equivocado/a; eres maravillosamente autista.

Y ahora, un mensaje para tus padres.

Siéntete orgulloso/a de tu hijo/a en el Espectro Autista y ámalo/a incondicionalmente. Intentar separarlo/a de su condición no es útil, ni tampoco hablar negativamente sobre el Espectro Autista. Cuando habla negativamente sobre la condición, está hablando negativamente sobre tu hijo/a.

Puede parecer que hay una diferencia, pero tu hijo/a no experimenta su condición como algo separado de sí mismo/a; más bien, escuchan palabras negativas habladas sobre ellos. Esto puede hacer que se sientan mal, defectuosos, rotos, menos.

Sé abierto/a, objetivo/a y positivo/a sobre el Espectro Autista. Los niños captan nuestros sentimientos y actitudes, y eso informa cómo se ven a sí mismos y al mundo. Si nos acercamos de puntillas a su condición, la mantenemos oculta o nos sentimos incómodos al hablar sobre ella, eso envía un mensaje a nuestros hijos de que es algo para ocultar y sentir vergüenza, miedo o frustración.

El Espectro Autista no es algo a lo que temer. Sí, hay dificultades que conlleva ser una persona en el Espectro Autista en un mundo predominantemente neurotípico. Sí, existen condiciones comórbidas y sistemas inflexibles que pueden plantear dificultades importantes para tu hijo/a y la unidad familiar. Pero tu amor incondicional y la aceptación genuina de tu hijo/a creará un escudo psicológico y emocional para ayudarlo a navegar por el mundo.

Tu hijo/a, como todos los niños, puede prosperar solo con un fuerte sentido de autoconcepto, y para los niños en el Espectro Autista que incluye un sentido positivo de su identidad autista. Incluso en la edad adulta, siempre será tu hijo/a y siempre será una persona en el Espectro Autista.

Fuente: Bullus, E. & Sesterka, A. (2020). 5 Messages for My Younger Autistic Self. PsychologyToday. Recuperado de (https://www.psychologytoday.com/au/blog/insights-about-autism/202003/5-messages-my-younger-autistic-self?fbclid=IwAR2BySACa88bLUiRRPXJ09bWns6tq5ZzgtzPhGAMlY6hlKtMFOUumzIl6Xo). Traducido por Maximiliano Bravo.