Una Lista Para Identificar Fuentes De Agresión En El Espectro Autista

Una de las preocupaciones de los padres más frecuentes y difíciles que vemos en la comunidad del Espectro Autista es el comportamiento agresivo de un/a niño/a o adolescente. Los padres que se preocupan a menudo se sienten frustrados por no poder discernir la fuente de la angustia de sus hijos, o les preocupa que, si bien pueden manejar los arrebatos físicos de un niño/a pequeño/a, no sabrán qué hacer cuando un/a niño/a es mayor y más grande.

La siguiente es una lista de preguntas para abordar cuando se trata de identificar la fuente y aliviar la agresión por parte de un/a niño/a o adulto/a en el Espectro Autista. No necesariamente incluye todas las posibilidades, pero es una lista de preliminar de algunos de los principales problemas que probablemente estén relacionados con el comportamiento observado como agresión por parte de una persona en el Espectro Autista. (Hasta cierto punto, muchos de estos problemas también pueden estar relacionados con la autolesión).

Estos se presentan en un orden rígido de probabilidad o importancia: Todos son factores importantes a considerar e investigar, y pueden afectar a diferentes personas de diferentes maneras y diferentes combinaciones.

I) Asegúrate de que no estén recibiendo ningún tipo de maltrato: En el hogar, en el colegio, en las terapias u otras actividades, por parte de padres, profesores, compañeros de clase, hermanos (incluso lo que podría parecer una burla “normal”), ya sea maltrato físico, psicológico, emocional o sexual.

1a. Si están siendo sometidos a una terapia destinada a normalizar su apariencia, comportamiento o modales, para extinguir las estereotipias, o asegurar el cumplimiento o la indistinguibilidad, están siendo maltratados.

1b. ¿Los profesores aplican castigos grupales por el mal comportamiento de un solo estudiante? Si es así, puede parecer que no tiene sentido comportarse bien o no desquitarse, ya que de todos modos serán castigados por lo que no hicieron. La ansiedad extrema también puede ser el resultado de sentir que nunca se sabe qué es lo correcto, ya que el castigo es aparentemente aleatorio.

II) ¿Tienen un modo de comunicación confiable y seguro? Si no, ¿qué se está haciendo para abordar eso?

2a. ¿Se prioriza la expresión oral en lugar del desarrollo de un modo de comunicación que les funcione mejor?

III) ¿Su comunicación, en cualquier forma que ocurra, es reconocida como tal y honrada? ¿Las personas toman en serio lo que dicen, de cualquier manera que puedan decirlo? ¿Pueden satisfacer sus necesidades por medios no agresivos?

IV) ¿Se presume su competencia? ¿Se respeta su autonomía y derecho a la autodirección en la mayor medida posible? ¿Se está violando su derecho a la autonomía corporal o al espacio personal? ¿Están siendo forzados, empujados, engañados o coaccionados a actividades o modos de interacción social para los que no están preparados? ¿Están siendo puestos en situaciones en las que se sienten sin apoyo o inseguros? ¿Se les permite hacer trabajo académico en su nivel de capacidad? ¿Se reconocen y apoyan sus puntos fuertes? ¿Se confía en ellos para conocer y afirmar sus propios límites? ¿Se incluyen en la mayor medida posible en los planes relacionados con su bienestar, educación y actividades?

V) ¿Hay algo mal en su entorno sensorial, ya sea en casa o en el colegio? ¿El ambiente de su hogar o aula es demasiado ruidoso, caótico, claustrofóbico o impredecible? ¿Están atrapados en un ambiente con otros niños que encuentran abrumadores, hostiles o amenazantes?

5a. Si son buscadores sensoriales intensos de alguna manera (y recuerda que alguien puede ser táctilmente defensivo en algunos aspectos, y también ser un buscador sensorial en otros), ¿tienen una válvula de escape para estímulos físicos intensivos, como un arte marcial, deporte, senderismo, natación o equitación?

VI) ¿Se les permite decir “no” y se les entiende correctamente? Esto no significa que nunca tengan que hacer algo que no quieren hacer (como ir al médico o al dentista), pero si el asunto en cuestión no es una cuestión de vida, salud o seguridad inmediata, ¿están permitidos? para rechazar actividades o situaciones que les resultan incómodas o que no les interesan? Si una situación desagradable es realmente inevitable, ¿se está haciendo todo lo posible para identificar y abordar su incomodidad?

VII) ¿Su tristeza, el dolor o la ansiedad se expresan como enojo o irritabilidad? (Esto es MUY común en las personas en el Espectro Autista). ¿Han experimentado recientemente la pérdida de un miembro de la familia, amigo o compañero de clase favorito, mascota o miembro de su personal de apoyo?

VIII) ¿Han sido interrumpidos sus planes, rutinas o necesidad de ritualización? ¿Ha cambiado algo recientemente en su entorno, vida familiar o entorno social?

IX) ¿Han tenido recientemente un chequeo médico completo o un examen de sangre? ¿Es posible que tengan dolor o incomodidad por una afección médica tratable o alergia y/o sensibilidad alimentaria que les faltan medios verbales para comunicarse? (Incluso en individuos verbales, la alexitimia, los problemas de conciencia corporal y la percepción atípica del dolor pueden dificultar la comunicación sobre su enfermedad o dolor). Los problemas nutricionales, dietéticos y metabólicos también pueden causar estragos en sus capacidades de autorregulación.

X) ¿Se les permite suficiente tiempo de ocio y privacidad? ¿O su horario escolar y terapéutico significa que están trabajando el equivalente a dos trabajos de tiempo completo? ¿Se está abrumando su capacidad para realizar múltiples tareas o procesos? Somos muy vulnerables a la sobrecarga sensorial, de información y emocional. ¿Tienen realmente tiempo libre para hacer lo que quieran o estar solos? ¿Tienen un espacio propio?

Finalmente, algo que recomendamos encarecidamente, si está buscando más orientación o aportes, es encontrar un/a adulto/a en el Espectro Autista o un mentor local para ti, que pueda conocerte a ti y a tu hijo/a, observar su entorno e interacciones, y dar retroalimentación sobre qué tipos de cambios o intervenciones pueden ser útiles.

Fuente: Chavisory. (2014). A checklist for identifying sources of aggression. We Are Like Your Child. Recuperado de (https://wearelikeyourchild.blogspot.com/2014/05/a-checklist-for-identifying-sources-of.html?fbclid=IwAR1drEwddnAsNlJ1WGwjPSZWWG-liTMzGJoIntdkIHq4jk177Uc1SyBz4Rw). Traducido por Maximiliano Bravo.

Anuncios

5 Formas Para Ayudar A Los Alumnos En El Espectro Autista A Acomodarse A Un Nuevo Colegio

Ingresar a un nuevo colegio siempre es difícil. Ya sea que se trate de nuevos profesores, nuevos compañeros y nuevos horarios académicos, muchos alumnos anticiparán nerviosamente lo que está por venir.

Y los alumnos en el Espectro Autista pueden encontrar esta transición particularmente agobiante.

Los grandes cambios en las rutinas escolares anteriormente familiares pueden ser abrumadores y aumentar la ansiedad.

En el peor de los casos, esto puede dar como resultado manifestaciones de comportamiento que agotan física y emocionalmente a tales alumnos (a menudo denominadas “crisis”) y también tienen un impacto en las personas a su alrededor.

La planificación y preparación cuidadosas son clave para evitar esto y permitir que los alumnos en el Espectro Autista se acomoden sin problemas a su nuevo entorno educativo.

Aquí hay cinco pasos prácticos que los colegios pueden aplicar para apoyar a los alumnos en el Espectro Autista al comenzar esta nueva transición.

I) Conocer a tus alumnos: Cada alumno/a en el Espectro Autista es diferente y tiene diferentes necesidades de apoyo, por lo que es vital conocerlos como personas.

Lee todos sus documentos antes del comienzo del semestre, como un plan de educación, salud y cuidado (si tienen uno) o cualquier informe procedente de colegios anteriores.

Luego, al comenzar el semestre, habla con tu alumno/a para averiguar qué es para ellos un buen día.

II) Preparar a tus alumnos para su nuevo entorno: Los lugares desconocidos pueden ser más difíciles para los alumnos en el Espectro Autista. Ayudar a tus alumnos a acostumbrarse a su nuevo entorno con anticipación puede reducir su ansiedad y garantizar que estén listos para aprender.

Esto podría incluir invitar a tu alumno/a al colegio un día antes para mostrarle los alrededores antes de que los pasillos se llenen de otros alumnos, o proporcionarles una guía visual de su nuevo edificio con anticipación.

También es útil proporcionar fotos del personal e información clave sobre ellos. Los perfiles de una página son una excelente manera de capturar información importante sobre una persona en un formato simple que el personal y los alumnos pueden compartir fácilmente.

III) Considera el salón de clases: Los alumnos en el Espectro Autista procesan sus entornos sensoriales de manera diferente, por lo que cosas como una iluminación intensa o demasiado ruido pueden tener un impacto mucho mayor en ellos que sus pares neurotípicos. Con esto en mente, es importante encontrar un lugar cómodo para que tu alumno/a se siente en el salón de clases, y mantener esto constante.

A algunos alumnos les resulta difícil interpretar las instrucciones verbales y pueden tener dificultades para comunicarse. Contar con apoyos visuales y comunicacionales puede ser útil para permitir que tus alumnos tengan acceso al aprendizaje.

IV) Minimizar las interrupciones: La consistencia y la rutina son importantes para los alumnos en el Espectro Autista, por lo que los cambios de horario pueden ser difíciles de manejar.

Si una clase se le cambia la hora, o un/a profesor/a es reemplazado/a, asegúrate de informarle a tu alumno/a con anticipación si es posible para minimizar su ansiedad. También vale la pena darle a tu alumno/a un referente nombrado a quien puedan recurrir si necesitan ayuda para navegar en un horario interrumpido.

V) Aumentar la comprensión y la aceptación del Espectro Autista: Muchos alumnos en el Espectro Autista sufren acoso escolar y exclusión social debido a cómo sus diferencias son percibidas por sus pares. Aumentar la comprensión y la aceptación del Espectro Autista es una forma clave de abordar esto.

Como parte de la inducción a tus alumnos, ofréceles sesiones destinadas a desafiar las percepciones del Espectro Autista y celebrar las diferencias. Por ejemplo, destacando modelos positivos del Espectro Autista como la activista climática Greta Thunberg.

Fuente: Berkeley, V. (2019). Five ways to help autistic students get settled. Tes. Recuperado de (https://www.tes.com/news/autism-five-ways-help-new-school-year?fbclid=IwAR3vT9AcRRIL0_J–Jz4qeO7Je834xpx8yZdMQXEEe1LGK_uRcr6DnkdizA). Traducido por Maximiliano Bravo.

Espectro Autista y Trabajo Grupal: Proporcionando un Apoyo Adecuado

Imagina que es la primera semana en tu nuevo trabajo, y estás sentado en una reunión con un grupo de compañeros de trabajo que apenas conoce.

Todo el mundo está hablando a la vez y no puedes darle sentido a nada de lo que están diciendo. Tus colegas se están inclinando fuera de sus sillas discutiendo algo en el medio de la mesa que no pueden ver, y la sala de reuniones está abarrotada. Los cuerpos se presionan incómodamente cerca de los suyos y el ruido en la sala es ensordecedor.

Tu jefe pasa y dice: “¡Vamos, únete!”. Pero no sabes cómo hacerlo porque no tienes idea de lo que se supone que debes hacer o a quién preguntarle. De repente, alguien dice “Está bien, vamos a trabajar” y el grupo se disuelve, dejándote abrumado y confundido por lo que acaba de pasar.

Así es como se siente el trabajo grupal en el salón de clases para muchos estudiantes en el Espectro Autista.

Trabajar en un equipo como este puede ser realmente duro. Es emocional, social, física y mentalmente agotador para algunos, francamente aterrador para los demás. Y los efectos de este estrés y agotamiento pueden durar más de una lección, puede afectar el aprendizaje por el resto del día o incluso durante toda la semana.

De hecho, para algunos estudiantes autistas que consideran que las actividades de trabajo en equipo son desalentadoras, incluso la mera posibilidad de que tengan que hacerlo en algún momento puede aumentar su ansiedad por estar en la escuela.

El estrés que sienten los estudiantes en el Espectro Autista durante el trabajo en grupo generalmente se atribuye a las habilidades sociales, pero eso es solo una pequeña parte de por qué este tipo de actividad puede ser desafiante o poco atractiva para estos niños. Entonces veamos algunas de las otras razones.

¿Por qué el trabajo grupal es difícil?

I) Impredecibilidad: Para muchos estudiantes en el Espectro Autista, puede parecer que el trabajo grupal ocurre sin previo aviso.De repente, escuchar las palabras “Encontrar pareja” puede provocar ansiedad o pánico antes de que la tarea haya comenzado.Los compañeros de equipo generalmente cambian con cada actividad, por lo que es difícil para ellos predecir con anticipación quién estará en su grupo. Esta falta de control sobre la tarea o su resultado puede ser especialmente estresante para los estudiantes que necesitan una rutina, o para aquellos que han establecido altos estándares de perfección para su propio trabajo.

II) Selección grupal: Formar un grupo es una tarea compleja que puede ser realmente intimidante para muchos estudiantes. Primero tienen que encontrar personas que conocen, lo que puede ser difícil con todos los que se mueven por la sala (especialmente para los niños que tienen problemas para reconocer a los demás). Una vez que han identificado a los socios potenciales, deben actuar rápidamente, acercándose a ellos de la manera correcta con las palabras correctas y confiando en que no serán rechazados. Esto impone grandes demandas en el lenguaje, las habilidades sociales y las funciones ejecutivas, como la planificación y la atención, que son todas áreas que pueden ser un reto para los estudiantes en el Espectro Autista.

III) Espacio físico compartido: Acurrucarse juntos en el piso o alrededor de un escritorio puede intimidar y sobrecargar a los estudiantes que son hipersensibles al tacto y al olfato. Este tipo de trabajo también cambia las reglas para el espacio personal, lo que puede ser confuso para algunos y abrumador para otros.

IV) Transiciones: Cada vez que la clase se divide en equipos, se requiere un cambio en la atención, el entorno y la información sensorial que puede ser incómoda, inquietante o exigente para algunos estudiantes. Deben desconectarse de lo que están haciendo y adaptarse a una avalancha de nueva información. El alumno también puede encontrarse sin las pistas y los accesorios que suelen usar para hacer frente a transiciones como estas (por ejemplo, el espacio definido de su escritorio que les ayuda a recordar dónde se supone que deben sentarse).

V) Sobrecarga sensorial: El trabajo en grupo a menudo es ruidoso y caótico. Puede haber un contacto corporal cercano, las sillas se mueven hacia adentro y hacia afuera, el olor a pintura o marcadores, muchas voces hablando a la vez y distracciones visuales.Todo esto se suma a una gran cantidad de información sensorial extra para hacer frente a todas estas otras demandas adicionales.

VI) Dependencia de las habilidades sociales: La colaboración impone grandes exigencias a la capacidad de negociar situaciones sociales. Los estudiantes deben formar rápidamente un vínculo con sus compañeros de equipo, comprender lo que el grupo espera de ellos y cuándo les toca hablar. También deben aceptar las posibles limitaciones y errores de otros estudiantes en su grupo, y no solo resolver sus propios conflictos, sino también encontrar la manera de lidiar con los de otros miembros del grupo. Todo esto puede ser muy estresante para aquellos estudiantes que todavía están desarrollando este tipo de habilidades sociales complejas.

VII) Comprender y negociar roles: Una parte importante de trabajar juntos como grupo es aprender cómo contribuir al resultado y asegurarse de que todos lo hagan por igual. Pero las tareas y los roles no siempre son claros, y el método para elegirlos o asignarlos puede ser confuso. Puede que no sea obvio para el estudiante que está a cargo, o qué hacer si hay un problema o si no está de acuerdo con algo. Esto a veces puede conducir a luchas de liderazgo y dificultar la colaboración

¿Qué puedes hacer para ayudar?

I) Dar aviso anticipado: Permita que los estudiantes sepan con anticipación que van a estar trabajando en equipo, o cuando sus grupos podrían estar cambiando. Esto les dará tiempo para adaptarse y ayudar a reducir la ansiedad de último minuto.

II) Mantener grupos pequeños: Los grupos más pequeños pueden hacer que las demandas del trabajo grupal sean más manejables y les permiten a los estudiantes aumentar su confianza y habilidades. Intente practicar habilidades de trabajo grupal por parejas antes de pasar a proyectos y equipos de mayor escala.

III) Mantener a los grupos familiarizados: Permita que el alumno trabaje en grupo con compañeros que conozcan bien y con los que ya estén cómodos, especialmente cuando el proyecto en el que trabajarán sea nuevo o complejo.

IV) Usar actividades de pre-vinculación: Estos pueden ayudar a los estudiantes a familiarizarse con sus socios, generar confianza y facilidad para trabajar juntos.

V) Definir claramente las reglas y expectativas: Deja que los estudiantes sepan exactamente qué va a pasar en la tarea de trabajo en grupo y cuál debe ser el resultado, incluida la forma en que se espera que los compañeros de equipo se traten entre sí. Proporcione una lista visual de las reglas que el grupo puede seguir y consultar, y si es posible, un ejemplo de cómo debería ser el resultado final.

VI) Ser flexible con el espacio: No todo el trabajo en equipo tiene que suceder físicamente en un grupo. En lugar de juntarse en el piso o en un escritorio, intente tener reuniones iniciales breves antes de separarse para trabajar en tareas individuales antes de volver a reunirse para informar el progreso al grupo.

VII) Especificar tareas: Haz una lista de los diferentes trabajos que los estudiantes pueden realizar durante las actividades grupales, por ejemplo, seguir turnos, tomar notas, mirar la hora e informar los resultados. Proporcione asistencia adicional para ayudarlos a elegir uno de estos roles, o para enfrentarlos si terminan con un rol demasiado exigente para ellos. Los soportes visuales, como las tarjetas de tarea grupales, les ayudarán a recordar qué trabajo se supone que deben hacer.

VIII) Identificar grupos: Da a cada equipo una identidad visual clara para ayudar a los estudiantes a recordar a cuál pertenecen. Puede crear nombres de equipos, por ejemplo, otorgar a cada grupo una insignia de diferente color o asignar áreas de trabajo específicas.

IX) Proporcionar oportunidades para practicar: El trabajo en grupo es una habilidad compleja que debe desglosarse y dominarse por etapas. Del mismo modo que no le enseñaría a nadar a un niño arrojándolo a la piscina, no se debe esperar que los estudiantes naveguen por proyectos de grupos grandes sin antes tener muchas oportunidades para practicar:

  • Cómo y cuándo obtener ayuda
  • Cómo realizar los diferentes roles en un grupo
  • Estableciendo metas y priorizando
  • Qué hacer cuando hay un problema
  • Identificar y resolver conflictos
  • Muchas experiencias positivas de trabajo en grupo!

Cada vez que un estudiante tiene éxito trabajando en un grupo, se agrega a su banco de experiencia y ayuda a reducir el estrés y la ansiedad que sienten la próxima vez que hay un proyecto de grupo que se debe hacer.

Por lo tanto, proporcionarles muchas experiencias de equipo de bajo estrés, agradables y exitosas realmente ayudará a desarrollar su confianza y sentimientos positivos sobre su capacidad para trabajar bien en un grupo.

Fuente: Oakley, B. (2017). How To Make Group Work Easier For Autistic Students. Snagglebox. Recuperado de (http://snagglebox.com/article/autism-group-work/). Traducido por Maximiliano Bravo

Cuando la Vida es Difícil: Una Simple Frase para Seguir Avanzando

Cuando la vida es difícil y te enfrentas a desafíos que te agobian … ¿qué puedes hacer? A veces la vida nos confronta con cambios inevitables: un corazón roto, una enfermedad, una traición, un error colosal que no tiene arreglo. Luego está justo ahí, el peso insoportable que de repente tenemos que llevar con nosotros, cada momento de cada día. Se siente abrumador, y sin embargo, ninguna cantidad de súplicas, gritos o llanto lo hará desaparecer. Está ahí. Y de alguna manera tenemos que seguir.

Es fácil hundirse en la desesperación cuando enfrentamos este tipo de desafío. Casi parece lo correcto: simplemente tirar de las mantas sobre la cabeza y pretender que puedes esconderte del monstruo debajo de tu cama. Pero ya no somos niños, y nuestros problemas definitivamente no son imaginarios. No podemos fingir nuestros obstáculos, nuestros corazones rotos o nuestras desgracias. Son muy reales y te pueden atar en un nudo indefenso si los ignoras.

¿Así que que hacemos? Si no podemos desearlos o pretender que no están allí, ¿cómo enfrentamos nuestros problemas?

La próxima vez que la vida te arroje un balde de agua fría, y sientes que podrías desmoronarse por el peso de ella, quiero que digas una frase muy sencilla a ti mismo:

“No está bien, pero estoy bien”.

Es engañosamente sencilla. Ni siquiera tiene sentido al principio. Pero no le restes importancia. Esta pequeña frase es capaz de ayudarte a superar tiempos difíciles si abres tu mente y tu corazón.

¿Qué significa?

I) No está bien: Lo que sea que te haya pasado no está bien. Que te traicionen no está bien. Perder tu trabajo no está bien. Los problemas de salud graves no están bien.

Aceptar las partes difíciles de la vida no significa pretender que las cosas malas son buenas, que los problemas son fáciles o que no hay dolor. La vida es dura, y algunas cosas que nos suceden (o que nos hacemos a nosotros mismos) nos llenan de pesar, arrepentimiento o frustración. Pueden sentirse aterradoras, abrumadoras e injustas.

No tiene que decirse a sí mismo que sus problemas están bien. Pueden ser “normales” o inevitables, pero no tienen que estar bien.

II) Pero estoy bien: Aquí está la parte difícil, y puede tomar un poco de tiempo pensar en resolverlo en tu cabeza. Esencialmente, debes separarte del problema, ¡incluso si sientes que tú eres el problema!

Esto es importante porque debes ser capaz de tomar toda esa ira, miedo, frustración o tristeza y enfocarte hacia el problema, no a ti mismo. Si dirige todos esos sentimientos hacia usted mismo, se sentirá miserable y se sentirá paralizado.

Por ejemplo, puedes decir: “¡Odio mi depresión!”, Que puede darte poder y ayudarte a expresar algunos de tus sentimientos de frustración. Sin embargo, en el momento en que dices: “Me odio a mí mismo porque estoy deprimido” te sientes inútil y atrapado y abrumado.

Cuando cambias tu confusión emocional de tu yo general al problema específico, eso te da espacio para estar bien con otras partes de ti o de tu vida. Y cuando puedas hacer eso, encontrarás pequeños pedazos de esperanza en tu vida que de otro modo podrían haberse perdido en una ola de desesperación.

Usa esta frase también con las cosas pequeñas

No solamente esta frase sencilla es útil para ayudarte a enfrentar grandes problemas en tu vida, pero también funciona con las frustraciones y los obstáculos cotidianos que surgen día a día. Ya sea una factura inesperada del hospital, una discusión con tus seres queridos o una fecha límite inminente: identifica el problema específico y di: “Esto no está bien, y no me gusta lidiar con esto. Pero estoy bien, y puedo encontrar una manera de enfrentarlo “.

Este simple dicho te permite obtener información específica sobre cuál es el problema y por qué le molesta tanto, sin dejar que se apodere de su vida. No hace que los problemas desaparezcan ni hace que todo parezca sol y arcoiris, pero hace que los momentos difíciles parezcan un poco más manejables.

Problemas, obstáculos, desafíos. Todos son parte de la vida. No podemos evitarlos, pero podemos aprender a enfrentarlos de una manera más esperanzadora que nos permita experimentar un poco de alegría incluso frente a las dificultades.

Fuente: W, Elizabeth. (s.f.). When Life Is Hard: One Simple Saying That Will Keep You Going. The Nourished Life. Recuperado de (https://livingthenourishedlife.com/when-life-is-hard/). Traducido por Maximiliano Bravo.

3 Formas Sorprendentes en que los Padres de Adolescentes y Jóvenes Adultos en e Espectro Autista pueden Beneficiarse de Contar con un Orientador de Vida

Como padres de un adolescente o un joven adulto en el Espectro Autista, ustedes probablemente han tenido que centrar gran parte de su atención en armar todas las piezas del rompecabezas para asegurar que su hijo experimente una transición exitosa. Si su hijo planea asistir a la universidad, incorporarse al mundo laboral, o aprender las habilidades necesarias para vivir como un adulto independiente, ser padres de un hijo con necesidades especiales permanentes implica más de lo que muchas personas se dan cuenta. Con el paso de los años, ustedes ha tenido que asumir muchas responsabilidades, tales como abogados, profesores, trabajadores sociales, enfermeros, y mucho más.

El estrés crónico que las madres de hijos en el Espectro Autista ha sido comparado con el estrés experimentado por los soldados en guerra. Esto no puede resultar sorprendente para muchos padres que sienten que su nivel de estrés no es fácil de entender por familiares o amigos bien intencionados.

Según una encuesta reciente dirigida a padres de hijos en el Espectro Autista, más del 80% reportó que a veces se sentían “totalmente consumidos por la fatiga y la incertidumbre”. Los tres factores más estresantes declarados en el artículo relacionado fueron: Preocupación por los resultados a largo plazo para sus hijos, aceptación social de la condición, y los apoyos sociales limitados recibidos por los padres.

¿Qué pueden hacer los padres para lidiar con el estrés de criar a un hijo en el Espectro Autista? El rubro de los orientadores de vida es una industria relativamente nueva y se ha demostrado que emplear a un orientador de vida lleva a niveles más altos de autoconciencia, reacciones de estrés más bajas y mayor autoconfianza entre las familias con un/a hijo/a en el Espectro Autista. Según un estudio realizado en 2014 por la Federación Internacional de Orientadores de Vida, tener un orientador de vida fue calificado como una inversión valiosa que resultó en resultados positivos a largo plazo para más del 98% de los participantes.

Aquí hay tres maneras de que toda la familia se beneficia cuando los padres son orientados en torno a los problemas que enfrentan al criar a sus adolescentes en el Espectro Autista a través del comienzo de la edad adulta.

I) Las Familias Desarrollan Expectativas Prácticas y Aceptación

¿Recuerdan cuando sus hijos eran pequeños y los impresionaban con una riqueza de conocimientos? Tal vez sus hijos superaban a todos sus compañeros con todos los hechos y datos curiosos, ya sea sobre historia, geografía, películas, el espacio, los dinosaurios o cualquier otra cosa en la que tuviera un interés especial. Muchos padres tienden a crear una historia y una línea de tiempo sobre el futuro de sus hijos. Los imaginan desempeñándose como científicos, paleontólogos o historiadores. El orgullo que sienten los padres acerca de la inteligencia y logros de sus hijos es tan inmenso que a veces es fácil quedarse atrapados en tan maravillosa narrativa y crear expectativas poco realistas de lo que les deparará el futuro. Podría resultar difícil aceptar que el camino hacia un título universitario pueda ser mucho más largo de lo originalmente previsto, o que dicho camino pueda conducir a un territorio completamente diferente.

Un orientador de vida trabaja junto con los padres para ayudarles a obtener más claridad sobre la situación actual de sus hijos y reorientar las expectativas para que sean más realistas. Aprender a soltar la línea de tiempo y centrarse en los éxitos y desafíos actuales crea una perspectiva más positiva y beneficia tanto a los padres como a sus hijos. Los adultos jóvenes ya están sintiendo la presión de seguir a sus compañeros, pero en realidad, ¿Qué diferencia realmente hará en unos años a partir de ahora? Su hijo logrará sus metas a su propio ritmo, sin importar cuánto tiempo se demore. Desear que tu hijo avance más rápido o presionarlo para exceda sus capacidades no sólo dará lugar a resultados insatisfactorios, sino también perjudicará las relaciones familiares.

II) Mejor comunicación y relaciones familiares

Cuando le preguntan a los padres cuáles son sus metas principales para sus hijos, la respuesta invariablemente es que quieren que su hijo crezca para vivir independientemente como un adulto sano y feliz. Puede ser muy difícil ajustar los estilos de comunicación a medida que ocurre la transición a la vida adulta. Se necesita mucha más paciencia para conversar de manera adulta con su hijo con Espectro Autista cuando su comportamiento a menudo exhibe desfases madurativos significativos.

La comunicación positiva comienza con ustedes, los padres. Con el fin de obtener el respeto y la cooperación que desean, ustedes necesita entender lo que le está pasando a su hijo durante su vida cotidiana. Tener un orientador de vida facilita el proceso para que pueda obtener perspectiva sobre la situación actual de su hijo sin quedarse atrapado en la historia de la relación. Criar un hijo en el Espectro Autista puede ser muy difícil, pero el apoyo y consejos ofrecidos por un orientador de vida podrían hacer toda la diferencia en la creación de una relación positiva, sana y madura con su joven adulto.

III) Resultados positivos

En última instancia, todos los padres quieren el mejor futuro posible para sus hijos. Aunque el camino pueda ser arduo y sinuoso, tener un orientador de vida puede facilitar la transición a la edad adulta para toda la familia. El hecho de que cada miembro de la familia entienda la perspectiva del otro lleva a una mayor aceptación, relaciones más fuertes y una base de confianza y comunicación abierta. Como resultado, su joven adulto se siente seguro para correr riesgos y salir al mundo para ser el hijo productivo y feliz que usted sabe que él/ella puede ser. Se necesita tiempo, pero con paciencia y un corazón abierto y la mente, todo es posible.

Fuente: Sommer, S. (2017). 3 Amazing Ways Parents of ASD Teens Can Benefit from a Life Coach. Autism Parenting Magazine. Recuperado de (https://www.autismparentingmagazine.com/life-coach-benefits-for-asd-teens/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Modo de Defensa: Una Perspectiva Diferente sobre cómo Entender y Ayudar a las Personas en el Espectro Autista

Por Modo de Defensa se entiende como un estado en el que las personas en el Espectro Autista sienten miedo, frustración, o enojo, lo que resulta en un aislamiento prolongado.

En Modo de Defensa, todo es más difícil porque las personas en el Espectro Autista están constantemente tratando de protegerse contra una amenaza inminente, percibida, pero extremadamente vaga.

La amenaza percibida crea la misma ansiedad que una situación que amenaza la vida. Afortunadamente, la gran mayoría no son amenazas reales, sino simplemente señales de que el cerebro percibe como amenazas.

En términos científicos, lo que sucede es un nido de “problemas” biológicos, neurológicos y psicológicos complejos que se combinan entre sí. En pocas palabras, simplemente hay demasiado para procesar a la vez. La mayor parte es interna e invisible.

Desde una perspectiva exterior, el Modo de Defensa puede parecer alguien que está desmotivado, poco dispuesto, poco cooperativo o “grosero”. A menudo se le llama Trastorno Negativista Desafiante, Trastorno de Estrés Post-Traumático, desmotivación, adicción a los videojuegos, entre otros nombres.

Con una comprensión limitada, todos esos datos son acertados hasta cierto punto. Ellos pierden, sin embargo, la comprensión clave del Modo de Defensa: Las personas en el Espectro Autista están en Modo de Defensa y se aíslan porque sienten miedo, angustia y/o enojo, no porque estén siendo groseros o desobedientes.

Para complicar aún más las cosas, es aterrador enojarse con quienes te apoyan cuando estás en Modo de Defensa. Añade un miedo de abandono a la mezcla y la situación entra a un nivel más catastrófico.

Cuando estás en Modo de Defensa, desde que tú gastas la mayoría de tus recursos luchando contra tus sentimientos, el mundo exterior o cualquier otra cosa tú lo percibes como una amenaza. Por lo tanto, tienes limitados recursos sobrantes para el funcionamiento diario.

Alguien que está en Modo de Defensa también tiene dificultades para regular su estado emocional, conectarse con otros, no obsesionarse completamente con algo singular y darle rumbo a su vida (tanto metafóricamente como físicamente).

Así que hasta que salgas del Modo Defensa, es muy difícil aprender habilidades sociales, hacer amigos, tener un buen desempeño escolar y laboral, y cuidar de ti mismo y manejar el estrés propio de la vida cotidiana.

Sin embargo, una vez que salgas del Modo Defensa, todo cambiará. Debido a que no estás luchando contra tus sentimientos con todos sus recursos, de repente tienen 100 veces más energía que antes. Tu cuerpo y mente comienzan a funcionar en armonía, y sientes que está ganando todo tipo de habilidades vitales. En realidad, esas habilidades vitales solamente son partes de tu cuerpo y mente que terminaron su inercia y volvieron a brillar.

¿Cómo saber si alguien está en Modo de Defensa?

Entonces, ¿cómo saber si tú, o alguien más, está en Modo de Defensa? Por lo general, las personas que están en Modo de Defensa viven muy aisladas.

Ellos tienden a sentir continuamente miedo, ira o evitación, tienen problemas médicos o generalmente parecen estar en hipervigilancia perpetua. En resumen: Viven a la defensiva. Muy a la defensiva.

El Modo de Defensa es la causa subyacente del 99% de los problemas socioemocionales que afectan a las personas en el Espectro Autista. Una vez que sales del Modo de Defensa, es como si encendieras un interruptor de luz.

De repente se hará más evidente. De repente, todo será más fácil. De repente “lo entenderás todo”.

Entonces, ¿cómo salir del modo de defensa?

Cuanto más luches, más estás en Modo Defensa. Eso significa resistir tus sentimientos, tu ambiente, tus relaciones y tu cuerpo y mente.

Cuanto más aceptes, confíes en tus sentimientos (cualesquiera que sean), tu ambiente, tus relaciones y tu cuerpo y mente, menor será el Modo de Defensa. Las conexiones se volverán más evidentes y valiosas.

En resumen: Más conexiones (con cualquier cosa o cualquier persona) = Menos Modo de Defensa.

Más separación (de cualquier cosa o alguien) = Más Modo de Defensa.

Por lo tanto, las maneras de salir del modo de Defensa implican el desarrollo de confianza en las áreas de sentimientos, sensaciones, entornos, relaciones y tu cuerpo y mente.

Estas son algunas tácticas útiles para lograrlo:

I) Dejarlo ser:  Este es la táctica más simple de todas. Deja que todos tus sentimientos sean tal como son. Eso significa no controlarlos, manipularlos, tratar de cambiarlos, evitarlos o resistirlos, o rellenarlos e ignorarlos. Que sean tal como son y observarlos tal como son. Si haces esto por 1 minuto, y te comprometes a no cambiar nada y simplemente observarlo todo, tu vida cambiará para bien.

II) Darte espacio: En resumen: Paciencia. Date un poco de espacio para existir. Sin juicios. Sin necesidad de ser productivo. Sin necesidad de arreglar las cosas. Simplemente perdónate a ti mismo, acéptate, y recuerda, todo a su tiempo. 

 III) Redefinir el estrés: ¿Sabías que el estrés solamente es malo para ti si tú piensas que lo es? Los individuos que sufren más estrés son los que creen que el estrés es malo para ellos. Aquellos que no creen que el estrés es malo, pero en su lugar lo ven como una forma para que sus cuerpos se preparen para afrontar los desafíos no sufren los efectos nocivos de la tensión en sus vidas.
Fuente: (2016). Defense Mode: A Different Perspective On Understanding And Helping Someone With Asperger’s. Asperger Experts. Recuperado de (https://www.aspergerexperts.com/defense-mode/defense-mode-a-different-perspective-on-understanding-helping-someone-with-aspergers/). Traducido por Maximiliano Bravo.