4 Razones Por Las Que Tu Hijo/a En El Espectro Autista No Sigue Los Límites

Libro tras libro y Ted Talk tras Ted Talk se han compartido sobre por qué nuestros hijos hacen lo que hacen.

  • Por qué no se comportan.
  • Cuando se rebelan.
  • Por qué actúan.
  • Por qué no hacen lo que se les dice.

Y lo que nosotros, como padres, deberíamos estar haciendo al respecto.

Recientemente, se han hecho evidentes dos extremos en los expertos en crianza y comportamiento.

  • Cualquiera de los dos comportamientos tiene que ver con necesidades no satisfechas o habilidades rezagadas, por lo que está completamente fuera del control de nuestros hijos…
  • O el comportamiento tiene que ver con las decisiones, y debemos centrarnos en enseñar a nuestros hijos a tomar mejores decisiones para que tengan un mejor comportamiento.

Y, como en la mayoría de las cosas, los padres tienden a pasar el rato en el medio de esos dos extremos, en algún lugar de esa área gris diciendo «¿No pueden ambos tener un poco de verdad?«

Por lo tanto, este artículo hablará acerca de las 4 razones por las que tu hijo/a en el Espectro Autista no está siguiendo los límites.

I) Comprensión: La comprensión tiene que ver con si tu hijo/a comprende o no completamente y comprende el límite en cuestión.

Muy a menudo, nuestros hijos no siguen los límites simplemente porque en realidad no saben que existen en primer lugar.

Y para aclarar… No se trata solo de si su hijo «sabe más».

La comprensión se trata de que tu hijo/a comprenda verdaderamente:

  • Cuál es el límite exacto.
  • Por qué existe ese límite (y por qué es importante).
  • Cómo se ve seguir el límite.
  • Cómo se ve no seguir el límite.

II) Competencia: La competencia tiene que ver con la capacidad actual de tu hijo/a para cumplir con el límite en su ambiente típico.

Querrás pensar en el desarrollo, las habilidades y las capacidades de tu hijo/a.

Cuando estás abordando la competencia, deseas echar un vistazo a:

  • Función ejecutiva.
  • Habilidades rezagadas.
  • Tolerancia a la frustración.
  • Habilidades de comunicación.
  • Habilidades de regulación emocional.

Y en serio, muchas más cosas sobre las que podría escribir un libro completo. Aquí es donde entra en juego todo el desarrollo de habilidades.

III) Capacidad: ¡Ahora estamos llegando a la parte divertida!

La capacidad tiene que ver con la capacidad actual de tu hijo/a para seguir el límite en este momento exacto.

Mira, ¿cuántas veces nos hemos sentido tan frustrados con nuestros hijos por negarse a hacer algo que SABEMOS que pueden hacer?

Sé que PUEDEN hacer esto… ¡Lo hicieron muy bien ayer!

La capacidad es exactamente lo que explica por qué sucede esto.

Puede ser capaz de algo, pero no tener la capacidad de hacerlo en un momento particular por muchas razones diferentes, como si:

  • Estás muy cansado porque no dormiste bien.
  • Tiene un dolor de cabeza que no desaparece.
  • No has comido y tienes hambre.
  • Te distraen con las luces súper brillantes.
  • Tuviste una pelea con tu mejor amigo/a y te sientes triste.

O para otro ejemplo…

¿Eres capaz de lidiar con el comportamiento de tu hijo/a sin gritar? Probablemente.

¿Pero todavía gritas a veces? También probablemente. Esto se debe a que a veces no tienes la capacidad para mantener la calma en ese momento exacto.

IV) Decisiones: Finalmente, nuestros hijos pueden comprender totalmente un límite, son capaces de cumplir con el límite, tienen plena capacidad para cumplir con el límite y eligen activamente no cumplir con el límite de todos modos.

No podemos subestimar lo raro que es que el comportamiento baje a este nivel, pero creo que hacemos un flaco favor cuando pretendemos que nunca sucede.

A veces, los niños tienen todo lo que necesitan para tomar la decisión correcta, pero de todos modos no siguen los límites.

Pero no podemos saltar a las decisiones hasta que hayamos descartado todas las demás razones por las que nuestros hijos no siguen un límite.

Estas razones tienen que ir en orden, o sino, serán absolutamente inútiles.

Fuente: Kaylene. (s.f.). 4 Reasons Your Autistic Child Doesn’t Follow Boundaries. Autistic Mama. Recuperado de (https://autisticmama.com/reasons-autistic-child-doesnt-follow-boundaries/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Estrategias De La Vida Real Que Puedes Usar Para Ayudar A Las Personas En El Espectro Autista A Lidiar Con Las Cirugías

La clave para ayudar a alguien en el Espectro Autista a sobrellevar el estrés de las cirugías es comprender su personalidad. Si bien puede haber algunas similitudes fundamentales entre ellos, las personas que viven la condición se comportan e interactúan de forma muy diferente entre sí en cualquier situación dada.

No hay un consejo general que funcione para todos, pero hay algunos pasos que puede seguir para comprender mejor cómo se puede ayudar a una persona en el Espectro Autista durante el proceso de la cirugía. Este artículo brindará algunos consejos sobre cómo comprender y mejorar la comodidad de las personas que viven la condición que se someten a una cirugía.

Antes de la cirugía

Ayude a tu amigo/a o familiar a prepararse mentalmente para la cirugía, al mismo tiempo que te aseguras de que los médicos y enfermeras tomen todas las precauciones para garantizar que el/la paciente esté lo más cómodo/a y seguro/a posible.

I) Reúne tanta información como sea posible: Las personas en el Espectro Autista se benefician de la preparación y la previsibilidad. Asegúrate de conocer todos los detalles sobre la cirugía, como qué, cuándo, dónde y por qué. Eso te ayudará a desarrollar un plan y un cronograma para los días previos y posteriores a la cirugía.

II) Habla con el personal médico sobre las necesidades de la persona: Proporcione una lista detallada de información importante sobre tu amigo/a o familiar en el Espectro Autista; desencadenantes, gustos/disgustos, método de comunicación, comportamientos o formas de reducir ciertos comportamientos. Cualquier información que ayude a los médicos y enfermeras a acomodar y consolar a su paciente es útil.

IV) Habla con tu amigo/a o familiar sobre la cirugía: Asegúrate de cubrir todos los detalles clave sobre la cirugía y lo que sucederá el día y el día siguiente para ayudarlo/a a él/ella a procesar bien la información.

V) Apoyarlos emocionalmente: Haz todo lo que puedas para validar sus sentimientos y escuchar sus miedos.

VI) Reunir actividades relacionadas con sus intereses para su período de recuperación: Asegúrate de que tenga algo que hacer en la cama durante su estadía en el hospital. Sea lo que sea que les interese, ten algo relacionado a mano. Lo/La distraerá y lo/la consolará cuando se despierte. Tendrá las manos ocupadas después de que se despierte, así que asegúrate de ocuparte de esto antes de la cirugía.

El día de la cirugía

Asegúrate de estar presente y preparado/a el día de la cirugía y sigue algunos pasos importantes.

I) Proporciona afecto y consuelo: Bríndale el afecto y el consuelo que normalmente le gusta a tu amigo/a o familiar en el Espectro Autista.

II) Calma sin restricciones: Cuando la enfermera está colocando la Vía Intravenosa, podría ser un desencadenante. Nunca restrinjas a una persona en el Espectro Autista, esto sólo empeorará las cosas. Intenta calmarlo/a de antemano y consolarlo/a a medida que ésta sea introducida.

III) Estar presente cuando él/ella despierte: Asegúrate de estar junto a su cama cuando él/ella despierte. Es probable que esté muy aturdido/a, pero puede entrar en pánico si no hay nadie familiar cerca.

Después de la cirugía

Supervisar de cerca su dieta y la ingesta de medicamentos después de la cirugía es crucial para su recuperación.

I) Crear un horario post-operatorio: Si puedes, haz un horario para él/ella que describa lo que necesita hacer cada día para recuperarse. Una imagen de esto les ayudará a mantenerse al día con la medicación. También podría ser útil incluir algunas actividades, como un paseo por el parque o “tiempo para ver películas” para darles algo entretenido que esperar.

II) Asegúrate de que él/ella descanse: Asegúrate de que él/ella descanse tanto como lo recetó el médico. Aquí es donde te vendrán bien todas las actividades, libros, películas, etc. que preparaste antes de la cirugía. Muchas personas en el Espectro Autista son muy activas, por lo que querrás estar demasiado preparado/a para esto.

IV) Supervisar los medicamentos: Si es posible, trata de estar presente cada vez que él/ella tome sus medicamentos y vigila de cerca que esté siguiendo las indicaciones del médico.

V) Ofrecer apoyo: Es posible que tu amigo/a o familiar en el Espectro Autista necesite más apoyo de lo normal durante este tiempo. Trata de ser paciente con él/ella y recuerda un momento en que estuviste muy asustado/a o molesto/a por algo y trátalo/a como te gustaría que te traten.

El proceso de recuperación puede ser un proceso difícil, pero si te apega a un horario y lo/la mantiene ocupado/a, debería pasar más rápido. Míralo como una oportunidad para crear vínculos y generar confianza entre ustedes.

Fuente: (2021). Real Life Strategies You Can Use to Help Autistic People Deal With Surgery. Livign Autism. Recuperado de (https://livingautism.com/help-autistic-people-deal-with-surgery/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Estrategias Para Cuando Tu Hijo/a Adolescente En El Espectro Autista Necesita Ayuda Con Las Matemáticas

No hay duda al respecto, las matemáticas son una habilidad muy importante. Es una habilidad que utilizarás durante toda tu vida, ya sea para verificar tus gastos y cambio, hacer cotizaciones para el trabajo o simplemente medir el jardín para comprar artículos para el hogar. Las matemáticas son cruciales.

Los medios de comunicación nos quieren hacer creer que las matemáticas son una «habilidad inteligente» automática para las personas en el Espectro Autista y que los adolescentes que viven la condición, incluso los no hablantes, son capaces de hacer asombrosas hazañas matemáticas. Si tan solo esto fuera cierto. Desafortunadamente, esta es otra área en la que las personas en el Espectro Autista son iguales a los demás. Algunas personas son muy buenas en matemáticas, pero la mayoría no lo son.

A veces todo es cuestión de práctica

Los profesores de matemáticas a menudo sugieren que la mejor forma de aprender matemáticas es resolver problemas matemáticos una y otra vez. Ciertamente hay algo de verdad en este enfoque.

Si ya comprende la teoría, resolver muchos problemas generalmente hará maravillas para mejorar su velocidad y precisión. Lo que no hará es ayudar a mejorar las respuestas a las preguntas basadas en texto o enseñarle a usar las matemáticas para resolver problemas del mundo real.

Una cosa que a menudo funciona bien para los adolescentes en el Espectro Autista es ayudarlos a ver patrones en matemáticas.

Las matemáticas están llenas de patrones asombrosos y ayudar a sus hijos a identificarlos a lo largo de sus tablas de multiplicar y las sumas y restas básicas marcarán una gran diferencia en los años formativos.

Las calculadoras son válidas

Si tu hijo/a adolescente tiene dificultades con las matemáticas y se desempeña mejor con una calculadora, vale la pena permitirle usar una en lugar de obligarlo a prescindir de ella. Es mucho más importante que sepan cómo resolver un problema que poder hacer los cálculos mentalmente.

Muchos profesores más tradicionales podrían decir «no siempre tendrás una calculadora a mano», como una forma de excusar la necesidad de matemáticas en la cabeza. Bueno, todo el mundo tiene una calculadora integrada en su celular hoy en día e incluso si no la tienen, siempre habrá alguien cerca con una en caso de que se requieran matemáticas complejas.

En cualquier caso, nunca dejamos de aprender y las habilidades matemáticas simples seguirán creciendo con el uso a lo largo de sus vidas. El hecho de que tus hijos estén usando una calculadora para todo ahora, no significa que seguirán haciéndolo por el resto de sus vidas.

Si tener una calculadora le dará a tu hijo/a adolescente menos estrés y más tiempo para concentrarse en la teoría matemática, entonces definitivamente vale la pena intentarlo.

A veces no se trata de los números en absoluto

A veces, las matemáticas no se tratan de números, porque muchos problemas de matemáticas son más o menos así;

«Juanito tiene cinco canicas verdes y cuatro azules. Pierde uno mientras juega y su amiga Susana le da dos verdes más. Un día encuentra otros tres azules. Ahora tiene siete verdes y seis azules. ¿De qué color era la canica que perdió?«

A algunos adolescentes en el Espectro Autista les resulta difícil visualizar estas historias y la mejor forma de ayudarlos a aprender es hacer que las dibujen.

Desafortunadamente, dibujar requiere mucho tiempo adicional, especialmente durante las pruebas, por lo que si el dibujo ayuda, deberá acercarse a los profesores de tu hijo/a y ver si él/ella puede obtener tiempo adicional en los exámenes.

A veces los problemas son sociales

A veces, tendrás un adolescente que es muy bueno en matemáticas pero que de repente comienza a quedarse atrás. Esto puede ocurrir cuando el trabajo se ha vuelto más difícil, pero a veces puede deberse a problemas sociales, como un cambio de profesor, problemas con sus compañeros o cambios en el hogar o en su ambiente.

Los adolescentes en el Espectro Autista son particularmente sensibles al cambio, así que asegúrese de hablar con tu hijo/a si encuentra un problema repentino.

Pregúnteles qué piensan de sus profesores, sobre el salón de clases, las distracciones, sus amigos, etc. Además, esté atento a los dispositivos electrónicos molestos. Muchas colegios están cambiando a computadoras y tablets que se pueden cambiar fácilmente a mensajería instantánea o juegos.

Los adolescentes en el Espectro Autista a veces pueden tener dificultades para mantenerse concentrados y, a veces, esta nueva tecnología los distrae demasiado.

Incluso los genios tienen problemas

Si bien este artículo partió diciendo que los genios son raros, si existen y, sorprendentemente, también tienen problemas con las matemáticas. No es raro que un genio salte directamente a una respuesta sin necesariamente poder explicar cómo llegó allí. Si tu hijo/a es superdotado, aún necesitarás pasar tiempo enseñándole cómo mostrar su trabajo.

Cualquiera que sea el lugar de tu hijo/a en el Espectro Autista, si tiene dificultades con las matemáticas, considera abordar el problema de forma diferente. Tal vez sea necesario un cambio. También descubrirá que, a veces, obtendrá mejores resultados si él/ella cambia de profesor o si contratas a un tutor.

Recuerda: En una clase de 24 alumnos con 5 horas de matemáticas por semana, tu hijo/a adolescente recibirá, como máximo, 13 minutos de atención personalizada. Una sola sesión de tutor puede proporcionar de 30 a 60 minutos de tiempo de calidad. Vale la pena.

Fuente: Bolland, G. (2019). Strategies for when your Autistic Teenager needs help with Math. Life With Asperger’s. recuperado de (https://life-with-aspergers.blogspot.com/2019/11/strategies-for-when-your-autistic.html). Traducido Por Maximiliano Bravo

¡Respondan Nuestras Preguntas, Por Favor!

¿Qué es un pequeño cambio en el comportamiento que otras personas pueden hacer para facilitar nuestras vidas como personas en el Espectro Autista?

Respondan nuestras preguntas cuando las hacemos, y contéstenlas honestamente. A menudo hacemos muchas preguntas. A veces, esto significa que hacemos muchas preguntas antes de poder realmente avanzar con una actividad o tomar una decisión.

Sin embargo, esto no parece encajar bien con muchas personas que no viven la condición. Muchas personas decidirán omitir por completo nuestras preguntas o nos darán respuestas insatisfactorias como «Haz lo mejor que puedas«. Estas respuestas a menudo nos dejan con mucha frustración. ¿Cómo avanzamos si nuestras preguntas no son respondidas y se relacionan directamente con la forma en que realizamos esa actividad?

Este es un problema en muchos contextos: el colegio, el trabajo y el acceso a los servicios. Si no tenemos la información correcta, corremos el riesgo de hacer la actividad incorrectamente y tenemos que rehacer algo de una forma diferente y/o que alguien se enoje con nosotros, más enojados que cuando solo estábamos haciendo preguntas.

Y si no tienen una respuesta a nuestras preguntas, sean honestos al respecto. Sentimos que muchas personas se saltan nuestras preguntas o las dejan pasar cuando no tienen una respuesta. Esto es más ineficaz que decirnos “No tengo una respuesta a tu pregunta”. Ser honestos sobre lo que no saben es mucho más constructivo. Nos ayuda a evaluar cómo debemos avanzar y si debemos tratar de encontrar recursos o apoyo en otros lugares. Es aún mejor cuando la persona a la que le preguntamos puede proporcionar otros recursos para verificar.

¿Cómo les hará la vida más fácil este acomodación?

Todos estamos en constante aprendizaje. Al responder honestamente a nuestras preguntas, nos ayudan a asegurar que podemos hacer nuestro mejor trabajo. Nos proporciona claridad, ya que tenemos toda la información que necesitamos para completar una actividad o tomar las mejores decisiones por nosotros mismos. Podemos evitar la frustración y la inercia que pueden ocurrir cuando nuestras preguntas quedan sin respuesta. Si es un trabajo en un equipo, eso también garantiza que el trabajo se realice a satisfacción de todos en ese equipo.

Puede ayudarnos a evitar más tiempo o energía desperdiciados para hacer correcciones retroactivamente cuando emitir cambios puede ser más difícil de hacer. Puede evitar crear más ira y frustración y evitar que se dirija hacia nosotros por no hacer el trabajo adecuado, lo que puede causarnos más frustración y daño.

Al responder honestamente a nuestras preguntas, pueden disminuir la carga de trabajo que a menudo recae sobre nuestros hombros y los de otras personas en el Espectro Autista al acceder a un mundo que no fue construido para nosotros.

Fuente: Gurba, A. (2022). APRIL AND ACCOMMODATIONS: ANSWER MY QUESTIONS, PLEASE! Thinking Autism Guide. Recuperado de (https://thinkingautismguide.com/2022/04/april-and-accommodations-answer-my-questions-please.html). Traducido Por Maximiliano Bravo

Consejos Para La Primera Cita Para Adultos En El Espectro Autista

«¡Tengo una cita! ¿Qué hago?» Esto es algo que todo el mundo se pregunta. Eso puede generar mucha ansiedad y hacer que sea difícil concentrarse en tu cita.

Aquí hay algunos consejos y sugerencias para adultos en el Espectro Autista sobre cómo navegar esa primera cita, y posiblemente la segunda y la tercera…

I) Invitar a salir a alguien

Sí: Habla con la persona por un rato antes de invitarla a salir. Asegúrate de que parezca interesado/a ​​en ti. Si mira a su alrededor, revisa su teléfono o no habla mucho contigo, no está interesado/a.

Investiga algunos lugares potenciales para citas en tu área. Deseas encontrar un lugar o una actividad donde sea fácil hablar con la otra persona (sin mucho ruido) y no demasiado costoso. Si todavía estás conociendo a esta persona, la primera cita debe ser en público y no en la casa de la otra persona. Durante gran parte de este artículo, vamos a suponer que esta primera cita hipotética se lleva a cabo en un restaurante.

No: Invitar a salir a una persona inmediatamente o varias veces. Si él/ella te dice que no, déjalo pasar.

Nota: Las personas pueden no tener claro por qué dicen que no cuando te rechazan. Es porque no quieren herir tus sentimientos. Este es un comportamiento natural y está bien. Se necesita práctica para saber cuándo alguien no está interesado/a en ti. Tratar de salir requiere coraje. Es como postular a un trabajo. Pueden haber muchos intentos y rechazos antes de que seas aceptado/a.

II) Arreglo personal

Si: Ten un corte de pelo reciente, con tu pelo limpio y bien peinado. Cepíllate los dientes, dúchate, córtate las uñas, ponte desodorante y algún perfume o colonia muy suave. Aféitate. Ponte ropa apropiada para el lugar. Asegúrate de que tu ropa esté limpia y ordenada.

No: Tener tu pelo sucio o desaliñado. El mal olor corporal es muy repugnante para la mayoría de las personas. No te pongas demasiado perfume ni colonia. Ponerte ropa que llame la atención no es lo mejor para una primera cita, porque distrae. ¡La ropa arrugada del fondo de la cesta de la ropa es definitivamente inaceptable!

III) Llegada

Si: Llegar a tiempo o unos minutos antes. Demuestra que eres una persona responsable. Llegar temprano te permitirá centrarte y concentrarte en la cita. Puedes usar el baño con anticipación. Puedes comprobar tu apariencia antes de conocerlo/a.

No: Llegar tarde. Demuestra que eres desorganizado/a o que no lo/la respetas. También puede aumentar tu ansiedad y dificultar que te concentres en la cita. No necesitas traer flores para una primera cita.

IV) Saludo

Si: Di hola. Pregúntale cómo está o si le gustó el lugar. Dale espacio para responder. Demuestra que eres reflexivo y adaptable.

No: Haz un saludo rápido y no esperes su respuesta. Esta no es una misión de tener una cita y terminar de una vez. Se trata de conocer a alguien y permitirle ayudar a organizar la cita. El objetivo es iniciar una relación con alguien. Una relación se trata de dar y recibir.

V) Conversación (Parte I)

Si: Hacer preguntas sobre él/ella, como cuáles son sus pasatiempos. Trata de pensar en un detalle que puedas saber sobre dicho pasatiempo y pregunta al respecto. Haz algunas preguntas cómicas que los hagan hablar. Mantén la conversación divertida.

No: Interrogar. No le hagas preguntas demasiado personales, como dónde viven o cuánto dinero ganan. Ni tampoco sobre el matrimonio o tener hijos, a menos que él/ella lo mencione. La misma regla especialmente aplica a temas como política, religión o dinero.

VI) Cumplidos (Apariencia)

Si: Hacer cumplidos por algo específico que lleva puesto, si te gusta, pero hazlo rápido y sigue adelante. Si tu cita quiere hablar sobre cualquier cosa por la que le hiciste un cumplido, déjalo/a hablar todo el tiempo que quiera y deje que la conversación fluya.

No: Hacer cumplidos por su apariencia en general. Aparentemente, esto es demasiado exagerado y la otra persona no te tomará en serio.

VII) Cumplidos (pasatiempos/intereses)

Si: Cuando hables de pasatiempos, encuentra algo sobre uno de ellos que realmente disfrutes y dilo y explica por qué. Él/Ella se sentirá validado/a y apreciará tu honestidad.

No: Fingir que tú compartes uno de sus pasatiempos/intereses si no lo haces. Tu deshonestidad se hará explícita bastante rápido cuando él/ella se sienta muy emocionado/a y te haga una pregunta detallada, y no puedas responderle porque no tiene ni idea sobre el pasatiempo y solo estabas fingiendo. ¡Sin embargo, puede hacer preguntas sobre sus pasatiempos e intereses para obtener más información! No haga comentarios negativos sobre los intereses o pasatiempos de alguien si no los compartes. Trata de aprender más acerca de por qué es importante para él/ella.

VIII) Comportamiento

Si: Mantente calmado/a y relajado/a, y concentrado/a en tu cita. Siéntete seguro/a de que te ves mejor tal como eres. No hay necesidad de llamar la atención sobre nada de tu apariencia.

No: Mirar demasiado, tocar a tu cita, sonarte la nariz en la mesa, comer con la boca abierta, rascarse algo en la piel. Si vas al baño, no te quedes ahí más de unos minutos. No es el momento de esconderse y descomprimirse.

IX) Comida

Si: Pide algo que tenga un precio similar a lo que pidió él/ella si la primera cita va a ser en un restaurante. Si no estás seguro/a, pide algo de precio más barato. Eso es respetuoso Usa los cubiertos correctamente. Ten tu servilleta en tu regazo. Come y bebe tranquilamente.

No: Apenas toques tu comida (porque eso es un desperdicio), comer todo tu postre, pedir lo más caro del menú. Por favor, no hables con la boca llena de comida.

X) Conversación (Parte II)

Si: Mantente concentrado/a en él/ella, y si la conversación se demora, mira alrededor del lugar y haz comentarios. Esto mantendrá la conversación en marcha. A veces, los comentarios sobre los detalles conducirán a aprender algo sobre la persona. Trata de hacer contacto visual.

No: Sacar tu teléfono. Muestra que no estás completamente concentrado/a en él/ella en este momento, y no es respetuoso. No te distraigas ni hables de ti durante mucho tiempo. Haz una pausa y espera su respuesta.

XI) El Final

Nota: El momento en que llega la cuenta puede ser un poco incómodo para todos en una cita. Es tradicional que la persona que inició la cita asuma los costos (sus gastos y los de la otra persona), pero a veces las personas pueden tener ideas diferentes de lo que se debe hacer, y no te enteras hasta que llega la cuenta. A veces, la otra persona puede ofrecer dividir el costo, pero no debes esperarse ni exigirte. Ten algo de dinero a mano en caso de que la otra persona, que pensó que podría pagar, quiera dividir la cuenta. Si la otra persona paga por ti, asegúrate de decirle gracias.

Si: Deja que la conversación fluya hasta un final natural, que generalmente ocurre al final de la comida. A veces puede salir con él/ella a su auto y hablar un rato. Puedes pedir una segunda cita o esperar un par de días y preguntarle. Dile que lo pasaste bien y agradécele la cita. No necesitas abrazarlo/a o besarlo/a en la primera cita (¡o más que eso!). Si él/ella quiere un abrazo y estás de acuerdo con eso, ¡adelante!

No: Terminar la conversación repentinamente debido a que terminaron de comer. Espera hasta que ambos terminen su conversación y no tengan nada más que decir. No pidas otra cita ni un abrazo o un beso. Este es un momento para relajarse, divertirse y disfrutar el uno del otro.

XII) Después

Si: Envíale un mensaje de texto y agradécele a él/ella por la cita. Espera una respuesta antes de pedirle otra cita. Si él/ella te dice que está ocupado/a o tiene otra excusa, eso significa que no está interesado/a en ti y está bien. Déjalo ir. Haz lo mismo si no estás interesado/a. Eso está bien.

No: Exigir otra cita. No envíes más de un mensaje de texto si no has recibido una respuesta. Si él/ella no está interesado/a en ti, eso está bien y sigue adelante.

¡Lo hiciste! ¡¡Buen trabajo!!

Fuente: Janca, M. (2022). First Date Advice for Autistic Adults. Autism Society of North Carolina. Recuperado de (https://www.autismsociety-nc.org/first-date-autistic-adults/). Traducido Por Maximiliano Bravo

Padres Solteros De Adolescentes O Jóvenes Adultos En El Espectro Autista

La crianza de niños en el Espectro Autista viene con un conjunto único de dificultades y ser padres solteros le da su propio giro a esto. En este artículo, veremos algunos de las dificultades que son comunes para los padres solteros de hijos adolescentes o jóvenes adultos que viven la condición.

I) Desaparecer sin previo aviso: Los adolescentes y adultos jóvenes generalmente tienen mucha más libertad que los niños más pequeños. Tienen dinero de bolsillo y, en algunos casos, ingresos. Pueden ubicarse razonablemente bien en las calles y, por lo general, tienen una mejor comprensión del transporte público. Muchos adultos en el Espectro Autista también pueden conducir. Todo esto significa que es mucho más probable que desaparezcan durante horas, a veces días, sin decirle a nadie a dónde van.

Esto es especialmente cierto en el caso de los adultos jóvenes que viven la condición en relaciones monoparentales, ya que hay menos ojos sobre ellos en todo momento. A menudo, sus padres tienen que trabajar, dejándolos solos en casa durante largos períodos.

No puedes evitar que tus hijos deambulen de un lugar a otro, pero hay formas en las que puedes reducir el peligro.

Un Celular Es Clave

En primer lugar, es importante poder encontrar a tus hijos cuando desaparezcan. Hay 2 cosas clave para habilitar esto. Primero, debes asegurarse de que tengan un celular, no tiene que ser el celular más llamativo del mundo, pero debe ser capaz de lo siguiente;

  • Hacer y recibir llamadas y mensajes de texto
  • Responder a «buscar mi teléfono»
  • Localizar ubicaciones mediante Google (o Apple) Maps.
  • Cargarse rápidamente, y preferiblemente de forma inalámbrica.
  • Sacar fotos.
  • Pagar por teléfono (tocar y listo) si es posible, ya que esto elimina la necesidad de una billetera.

Hay algunas opciones de Android bastante baratas que harán esto, así que no te sientas obligado/a comprar el celular más caro. También deberás asegurarte de tener una buena funda protectora en el celular. Asegúrate de agregar un número de PIN y también involucrar la biometría (huellas digitales).

Si no está seguro/a de cómo configurar el celular, pide ayuda, ya que necesitarás poder activar «Buscar mi teléfono» desde tu propio celular para ubicar a tu hijo/a adolescente o joven adulto.

Debes asegurarse de que tu hijo/a sepa cómo comunicarse contigo, cómo responder llamadas y mensajes de texto y cómo sacar fotos, usar mapas y determinar su ubicación.

Billeteras Y Llaveros Inteligentes

El otro elemento clave es la billetera. Debe contener:

  • Una llave de la casa, algo de dinero.
  • Carnet de identidad.
  • Tarjeta de débito.
  • Tarjeta de transporte público.
  • Un llavero inteligente si es posible.

Con toda probabilidad, la billetera se perderá en algún momento. Por eso, un llavero inteligente te permitirá rastrear su ubicación y, a diferencia de un celular, no necesita cargarse, solo un cambio de batería una vez al año. Debes colocar el llavero inteligente en una parte segura pero no utilizada de la billetera. Esta será tu copia de seguridad cuando el celular se quede sin batería y también te ayudará a recuperar la billetera en caso de pérdida o robo.

Finalmente, deberás asegurarte de que tu hijo/a tenga una comprensión clara de lo que está bien y lo que está mal, qué hacer si se encuentra con «personas equivocadas» y dónde acudir para obtener ayuda (policía local). A veces ayuda darles algunas tarjetas con sus datos de contacto y una breve descripción de su diagnóstico. Esto puede ayudarlo/a a entablar conversaciones importantes antes, ya que pueden entregar la tarjeta a la policía si se meten en problemas.

II) Discusiones y explosiones: Si tu hijo/a está en el Espectro Autista, es probable que no seas ajeno/a a las discusiones y las explosiones. Desafortunadamente, a medida que tus hijos crecen, estas discusiones tienden a volverse más fuertes y acaloradas. Las explosiones también se vuelven más problemáticas porque el daño resultante puede ser mucho mayor y más costoso.

Las discusiones que aumentan son un problema mayor en las relaciones monoparentales porque no tienes otro adulto que te respalde. Al igual que con los niños pequeños, es importante escoger sus batallas. Puede pensar que sabe que no hay manzanas azules, pero ganar una discusión al respecto con tu hijo/a adolescente no hará ninguna diferencia.

Las discusiones ejercen presión sobre las relaciones y, si bien es importante ganar las discusiones relacionadas con la seguridad, las discusiones sobre la ropa que tu joven adulto quiere ponerse para trabajar generalmente no valen el estrés adicional.

También es importante enseñarle a tu hijo/a sobre la regla de «escoge tus batallas». Debe ayudarlo/a a comprender cómo y cuándo perder una discusión con gracia. Simplemente no intentes enseñarles esto en medio de una discusión.

III) Comportamientos problemáticos: Cuando tus hijos son más pequeños, generalmente hay un adulto presente para detener el comportamiento problemático antes de que comience. A menudo, la mera presencia de un adulto es suficiente para evitar que los adolescentes actúen por impulso, pero con toda la actividad hormonal en sus cuerpos y una reducción en la supervisión, existe el riesgo de comportamientos problemáticos.

El comportamiento problemático se refiere a todo tipo de comportamiento social indeseable y no siempre es de naturaleza sexual; sin embargo, en adolescentes y jóvenes adultos, lo es más a menudo. En las chicas, los comportamientos suelen estar relacionados con la promiscuidad y los narcóticos, lo que puede conducir a la violencia. En los chicos, las conductas problemáticas tempranas tienden a ser actos de acoso o exposición indecente que, en circunstancias extremas, pueden conducir a cargos policiales.

Es fundamental seguir hablando con sus jóvenes adultos sobre su día y sus sentimientos. Como padre, debes buscar señales de que están teniendo un comportamiento problemático porque lo más probable es que no lo hagan mientras tú estés cerca. No puedes abordar el comportamiento problemático si no sabes que está sucediendo.

Otro problema que puede ocurrir en las relaciones monoparentales o de un solo sexo es la falta de equilibrio. Los chicos, en particular, pueden desarrollar actitudes poco saludables hacia las mujeres. Es muy importante mantener fluida la conversación sobre cómo tratar a otras personas y sobre la etiqueta en las citas, incluso si tu joven adulto aún no tiene citas. Esto ayuda a prevenir el desarrollo de actitudes poco saludables.

También es bueno mostrar interés en lo que tu joven adulto está haciendo en Internet, por ejemplo, qué canales de YouTube están viendo, a dónde van en Facebook, Twitter, Instagram o TikTok y qué tipos de comentarios están haciendo o recibiendo.

Eso no significa que debas instalar software espía o que los invadas cibernéticamente, solo muestra interés y escucha lo que tienen que decir y lo que consideran gracioso. Si te encuentras con algo que parece extraño, resiste la tentación de criticar en el acto, ya que eso probablemente hará que te expulsen de sus círculos de redes sociales.

Solo toma nota de las actitudes que necesitan un poco de ayuda y abórdalas más tarde de una forma que no revele su origen. Recuerda, el objetivo es enseñar nuevos puntos de vista, no imponerlos.

Fuente: Bolland, G. (2022). Single Parenting and Kids on the Spectrum – Part 3. Life With Aspergers. Recuperado de (https://life-with-aspergers.blogspot.com/2022/02/single-parenting-3.html). Traducido Por Maximiliano Bravo

Consejos Para Educar A Los Adolescentes En El Espectro Autista

El Espectro Autista se caracteriza por sus «perfiles desfasados«, lo que significa una gran variación en la habilidad entre diferentes áreas. Un sinfín de problemas se derivan de asumir que los adolescentes que viven la condición deberían encontrar algo fácil, incluso cuando saben que no lo harán.

Dicho esto, el hecho de que alguien no pueda hacer algo ahora no significa que no podrá hacerlo más tarde: las personas nunca dejan de aprender, pero las habilidades van y vienen.

Las siguientes estrategias podrían ayudar a muchos adolescentes en el Espectro Autista, pero si tú deseas saber qué es difícil para tu alumno/a y qué podría ayudarlo/a, tu mejor opción probablemente sea simplemente hablar con él/ella. Intenta creerle cuando te diga que algo es difícil.

Como profesor/a, tu rol es clave para hacer que el colegio sea un lugar acogedor para tus alumnos, fortaleciendo no solamente su aprendizaje, sino también su autoestima y autonomía en una etapa tan importante de su desarrollo como la adolescencia.

I) Hacer frente a múltiples canales es difícil: Pueden ser canales sensoriales u otros flujos de información. Si quieres asegurarte de que tus instrucciones sean bien comprendidas, no te limites a decirlas. Proporciónalas en forma clara y escrita, para que tus alumnos puedan consultarlos cuando lo necesiten y no tengan que depender de filtrar su voz del ruido del salón de clases.

Acepta que a tu alumno/a en el Espectro Autista le costará prestarte atención, porque su concentración está en otra parte, o porque le diste demasiada información que procesar a la vez. Los malentendidos son comunes, en ambas direcciones. Los profesores a menudo malinterpretan las señales de sus alumnos que viven la condición, lo que los lleva a pasar por alto las necesidades y malinterpretar las solicitudes de ayuda.

Peor aún, pueden estigmatizar el lenguaje corporal y los estilos de comunicación de los propios alumnos, obligándolos a expresarse incluso con menos eficacia. Demasiados tratan de impedirles que se muevan sin entenderlo como una liberación de presión, o insisten en el contacto visual, sin entender lo agobiante que esto puede ser.

II) El filtrado es complicado y propenso a errores: «A veces no puedo desconectarme de las cosas; otras veces las filtro por completo«, podría decir un/a alumno/a. Piensa en estrategias para reducir el ruido, las distracciones visuales y las demandas sociales en tu salón de clases.

El enfoque satisfactorio que viene con el dominio de una cosa es una de las herramientas más poderosas en la educación, y es una tragedia si los colegios no permiten que todos los alumnos entren en estados de «flujo» al menos algunas veces. Eso significa encontrar una forma de permitirles concentrarse tanto como sea necesario, en una tarea que les interese.

Asegúrate de tener planes sobre lo que tus alumnos pueden hacer si se sienten agobiados; realmente deberían tener un lugar tranquilo donde puedan autorregularse sin temor a ser juzgados.

III) Cambiar de rumbo es desestabilizador: El cambio de tareas es difícil y los nuevos planes requieren trabajo. Pasar de una tarea o emoción a otra requiere tiempo y energía. Un ambiente predecible es más fácil de manejar: reduce la carga cognitiva y el estrés de cambiar de un enfoque a otro. Tu alumno/a en el Espectro Autista se siente más inestable cuantas más cosas lo/la sorprenden, y el mundo suele sorprender a los adolescentes que viven la condición.

Para obtener una sensación de estabilidad, él/ella sentir que entiende completamente la situación y que tiene suficiente control sobre ella, pero no más de lo que puede manejar. Esto puede ser una necesidad aguda para los adolescentes en el Espectro Autista: lo ves en la forma en que hacemos preguntas, las formas en que se autorregulan para controlar su ambiente sensorial y la forma en que usan las reglas para dar sentido a las cosas. Sentir que algo no tiene sentido es una gran barrera.

La estructura y la claridad previenen la ansiedad. El tiempo no estructurado con altas demandas sociales puede ser especialmente estresante, como los recreos en los que no hay escapatoria de la multitud, o cuando los adolescentes tienen que encontrar sus propios compañeros o grupos con los que trabajar.

IV) «A menudo experimento cosas intensamente (generalmente cosas que se relacionan con las preocupaciones e intereses de tu alumno/a)»: Las frase anterior hace referencia a que las cosas captan la atención de tu alumno/a en el Espectro Autista realmente pueden captar su atención. Involucrarse con sus pasiones es fundamental para su bienestar.

Probablemente eso sea cierto para todos, pero es crucial para los adolescentes que viven la condición: tanto porque sus intereses les traen tanta alegría como porque puede ser muy difícil desviar la atención de ellos. Trabajar a favor de los intereses de tu alumno/a en el Espectro Autista, en lugar de en contra de ellos, puede generar grandes recompensas personales y educativas, pero su naturaleza idiosincrásica a veces hace que los profesores se muestren reacios a intentarlo.

Las cosas que salen mal a menudo también se sienten con mucha fuerza. Muchos alumnos se sienten incómodos cuando se les llama la atención, por ejemplo, y eso puede ser mucho más difícil para los adolescentes que viven la condición, dado lo mucho que sufren al sentirse expuestos.

V) ‘Sigo volviendo a mis intereses y preocupaciones; es difícil dejar que las cosas pasen‘: Esta es otra frase que escucharás muy a menudo de tu alumno/a en el Espectro Autista. Si algo se siente sin resolver, puede ser casi imposible. El «¿pero por qué?» El instinto es fuerte en muchos adolescentes en el Espectro Autista y, a veces, les mete en verdaderos problemas. También puede alimentar sus intereses: hay una gran satisfacción en comprender cómo funciona algo, a menudo aplicando reglas lógicas para resolver problemas y luego aprendiendo prácticamente todo lo demás sobre eso.

Las razones son una herramienta clave en el arsenal de cualquier profesor/a, y la fricción entre los profesores y los alumnos que viven la condición a menudo proviene de la expectativa de que deben tomar las cosas con fe o autoridad. A veces, las razones que están buscando serán más detalladas de lo que pedirían la mayoría de tus alumnos. Y, sinceramente, eso es algo con lo que tendrás que trabajar.

VI) ‘Otras cosas que desaparecen de mi conciencia tienden a permanecer descartadas (es posible que tu alumno/a necesite recordatorios)’: Cuando tu alumno/a en el Espectro Autista te dice esta frase, tu responsabilidad como profesor/a es entender lo difícil que es para él/ella organizar su vida cuando tiende a no pensar en cosas a menos que su atención esté activamente atraída hacia ellas. Esta es una de las razones por las que las rutinas y el mantenimiento de una agenda pueden ser tan útiles: los recordatorios provienen del paso del tiempo.

La desventaja es que pueden entrar en conflicto con la necesidad de sentirse en control de la situación, y el control es absolutamente clave para lograr una sensación de estabilidad. Navegar entre esos dos puede ser un camino difícil para muchas adolescentes que viven la condición, ya que ellos pueden necesitar más ayuda para elaborar estrategias.

Conclusión

En general, es importante recordar que todos somos diferentes, razón por la cual estas recomendaciones no son más prescriptivas. Te servirán como un marco para comprender algunas de las dificultades comunes que enfrentan los adolescentes en el Espectro Autista y cómo aliviarlas, particularmente en un ambiente escolar.

Entender cómo otras personas experimentan el mundo es difícil para todos, y cuanto menos alguien piense como tú, más difícil será de entender. Cuanta más información puedas obtener sobre tus alumnos, mejor podrás trabajar con ellos.

Trate de ponerte en el lugar de tus alumnos, siendo consciente de lo difícil que es eso; tal vez puedas pensar en un momento en el que se te pidió que prestaras atención a demasiadas cosas a la vez, o experimentaste una sobrecarga sensorial, o cuando te sacaron de tu actividad favorita y tuviste que lidiar con una situación completamente inesperada.

Ve si puedes imaginar cómo sería si tuvieras que lidiar con estas cosas varias veces al día, a menudo simultáneamente, y fueras castigado/a si alguna vez actuaste de forma extraña como resultado. Tal vez podría preguntarles a tus alumno/a en el Espectro Autista cómo es para él/ella.

Trabajar con diferentes tipos de mentes siempre es una experiencia de aprendizaje, y se necesita atención cuidadosa y un grado de humildad para hacerlo bien.

Fuente: Murray, F. (2019). Autism tips for teachers – by an autistic teacher. tes Magazine. Recuperado de (https://www.tes.com/magazine/archive/autism-tips-teachers-autistic-teacher). Traducido Por Maximiliano Bravo.

No Dejes Que Tu Lista De Cosas Por Hacer Te Desanime

Muchas personas en el Espectro Autista están plagadas de pensamientos ansiosos recurrentes. Por ejemplo:

«¿Por qué no puedo hacer nada?«

No importa la edad, las personas que viven la condición a menudo se sienten agobiadas cuando piensan en la cantidad de cosas que deben hacer, especialmente durante las vacaciones. Agrega a esto los cambios en las rutinas debido a la pandemia del Coronavirus y sus muchas variables, y los sentimientos de ansiedad, insomnio y parálisis que rodean la lista de cosas por hacer pueden dispararse. En muchos casos, conduce a la inercia, tanto en el hogar como en la vida laboral. Una persona puede estar navegando en Internet, jugar videojuegos o quedarse dormido/a durante horas, cualquier cosa para evitar pensar en lograr lo que debe hacerse. Desafortunadamente, esta inactividad puede resultar en más ansiedad, vergüenza y culpa.

¿Por qué sucede esto?

Muchas personas neurotípicas están desconcertadas y no comprenden esta dificultas en particular. Asumen que simplemente es el resultado de la flojera. Pueden pensar: “¿Qué tan difícil puede ser? ¡Empieza con el primer ítem de tu lista y simplemente hazlo! » Pero este problema puede ser más complejo.

Tenga en cuenta que la depresión puede causar o agravar la capacidad de una persona para hacer las cosas e incluso puede dificultar que una persona se levante de la cama. Si la depresión es un problema, recomendamos buscar ayuda terapéutica profesional.

Otra posibilidad es que podría tener sus raíces en las dificultades de la función ejecutiva, que son comunes para aquellos en el Espectro Autista. Estas dificultades incluyen:

  • Prestar atención
  • Organizar y priorizar
  • Inicial tareas
  • Manejar las emociones
  • Hacer un seguimiento de lo que estás haciendo

Sin estas habilidades, incluso las tareas cotidianas se convierten en tareas insuperables. Evitarlas solo significa que se vuelvan más estresante, y pronto se agregan más ítems a tu lista. La ansiedad también puede ser un factor importante; puede actuar como barrera para comenzar una tarea o manejar las emociones, y también puede aumentar la sensación de preocupación y pánico cuando las tareas permanecen sin terminar. Cerrarte o escapar a las actividades preferidas se siente seguro y desvía los pensamientos negativos, pero solo temporalmente. Con el tiempo, la culpabilidad regresa con mayor fuerza y ​​afecta cómo te sientes contigo mismo/a.

Poder de Anticipación

Si se trata de problemas de función ejecutiva y/o ansiedad, aquí esta una recomendación concreta: Anticipar el día en detalle y concentrarse en aquellas actividades que son absolutamente necesarias. Esto se puede hacer antes de dormir para prevenir el insomnio y las preocupaciones, o a primera hora de la mañana antes de levantarse de la cama. La clave es ir más allá de la idea básica de “hacer una lista y seguirla”. Esto es un análisis exhaustivo de las tareas a través de una óptica personal, que no solo es una comprensión completa de lo que se necesitará para lograr cada ítem, sino también comprender el impacto que la actividad tendrá en ti. A medida que comprendas tus propias capacidades, puedes crear un plan realista que puedas administrar sin sentirse agobiado/a. Los padres de niños y adolescentes en el Espectro Autista también pueden utilizar esta técnica para ayudar a sus hijos.

A continuación, se ofrecen algunas ideas sobre cómo usar el poder de la anticipación a tu favor:

I) Haz una lista en tu cabeza (o preferiblemente, escríbela) de las cosas que TIENEN que suceder ese día. Esto podría ser trabajo, una cita con el dentista o hacer las compras.

II) Repasa los pasos necesarios para realizar cada tarea y considera cuánta energía consumirán. Piensa en la cantidad de tiempo que te llevarán, cómo prepararte, qué traer, etcétera, pero también considera lo que te costará: la información sensorial, la ansiedad que puedes sentir si tienes que navegar por un lugar nuevo o interactuar con personas nuevas, especialmente cuando las reglas sociales pueden no ser claras. Esto requiere práctica. A veces, visualizar los pasos de la tarea te ayudará a comprender todos sus componentes necesarios y cuánto esfuerzo debes invertir.

III) Analiza y ajusta tu lista si es necesario. Si anticipas tu día y se siente agobiante, ve si puedes agregar actividades placenteras o programar una hora de inactividad entre los elementos de tu lista. ¿Podría tener una hora de lectura entre tu cita con el dentista y hacer las compras? ¿Podrías regresar caminando del trabajo para relajarte en lugar de tomar el autobús? Si eso no funciona, ¿podrías modificar uno de los elementos de tu lista, como hacer las compras en una tienda más cercana y más pequeña, o reprogramarlo para el fin de semana? Por otro lado, si sientes que hay espacio en tu día para hacer más, considere agregar uno o más elementos que te gustaría hacer, pero que podrías haber estado posponiendo. ¿Hay alguna limpieza que ha estado ignorando? ¿Podrías abrir y ordenar tu correo?

Si este proceso no funciona y todavía sientes que no estás logrando ni haciendo nada, elige una actividad que te gustaría realizar y divídela en pasos aún más manejables. Luego, decida cuántos de los pasos podrá realizar cada día. Si tiene que enviar un paquete por correo, haz tu único ítem ese día para encontrar una caja del tamaño correcto, coloca el artículo en la caja y ciérralo con cinta adhesiva. Al día siguiente, puedes abordarlo y llevarlo a la oficina de correos.

La clave es crear un proceso que forme un plan claro y viable para ti. Y lo más importante, recuerda que este puede ser un proceso difícil, así que no te eches la culpa si no terminas todas las cosas que querías hacer. Cuanto más comprendas tu capacidad e integres ese conocimiento al anticipar tu día, podrás crear expectativas más realistas. Descubrirás que a medida que comiences a realizar incluso las tareas más pequeñas, te sentirás mejor.

Fuente: Jekel, D. (s.f.). Climbing Out From Under the To-Do List. The Aspergers/Autism Network. Recuperado de (https://www.aane.org/climbing-out-from-under-the-to-do-list/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

5 Consejos Para Tomar Decisiones Cuando Todo Parece Riesgoso

¿Qué pasa si nada se siente «bien»?

Cuando se trata de tomar decisiones, a veces hay un claro ganador. La decisión es sencilla.

Pero parece que en estos días, especialmente, cada elección es más difícil. Hay tantos tonos de gris. Persisten la confusión y la incertidumbre.

Por lo tanto, puede resultar tentador creer que no decidir es una forma de evitar los riesgos. Por lo general, no lo es.

Entonces, ¿Cómo tomamos nuestras propias decisiones? ¿Cómo decidimos cuando no hay un «ganador» claro?

En última instancia, todos tienen que encontrar una forma de tomar decisiones con las que puedan sentirse (razonablemente) cómodos.

Ya sea que estés decidiendo qué carrera quieres estudiar, con quién quieres casarte o dónde quieres vivir, aquí hay 5 consejos muy útiles para tu toma de decisiones.

¿Cómo tomar decisiones con las que te sientes (lo suficientemente) cómodo/a?

I) Busca información si te hace sentir más seguro/a, pero no demasiada: Trata de asegurarte de que la información que estés obteniendo sea lo más imparcial posible, de modo que no sólo estés absorbiendo la opinión de otra persona u obteniendo información falsa. Obtén información de una forma cómoda, pero no tanta que le reste valor a tu bienestar emocional.

II) Examina tus opciones y observa cómo se sienten dentro de tu cuerpo: Las sensaciones en tu cuerpo suelen ser indicadores sólidos de las decisiones con las que te sientes más cómodo/a. Al considerar cada opción posible, observa las sensaciones de tu cuerpo. ¿Tienes opresión en el pecho? ¿Bultos en la garganta? ¿Te siente nervioso/a, inquieto/a o entumecido/a? ¿O te sientes tranquilo/a y seguro/a?

III) Enfrenta tus miedos: Identifica cuál es tu miedo y nómbralo. ¿Es miedo a la vergüenza, el cambio, el dolor o el fracaso? Tómate tu tiempo y no sólo considera el peor de los casos, TAMBIÉN considera el mejor de los casos. Identifica tus miedos y luego identifica tus esperanzas. Esto te permitirá tomar decisiones basadas en correr hacia tus sueños en vez de huir de una pesadilla.

IV) No tomes una decisión impulsiva. Tómate tu tiempo: Cuando hayas examinado tus opciones y tengas una idea que sientas más tolerable que las otras, considera meditar dicha opción por un poco más de tiempo.

V) Toma la decisión que te resulte más fácil de vivir: Entonces, ¡Acepta la decisión y cualquiera de sus posibles resultados! O, si la decisión te parece demasiado difícil, vuelve al punto 4.

Algunos consejos más para tomar decisiones:

  • Puedes (casi) siempre cambiar de opinión, volver atrás o intentarlo de nuevo.
  • Es posible que desees hablar sobre tu decisión con alguien de tu confianza. ¡Pero no olvides que tu propia verdad interna es lo más importante! Tú quieres tomar una decisión que sea genuinamente tuya.
  • Pase lo que pase, no puedes predecir el futuro y eso está bien. Después de tomar tu decisión, es posible que tengas más información clara. Es posible que hayas tomado la decisión «incorrecta». En lugar de pensar, «Debería haber tomado una decisión diferente«, ¡Recuerda que los «debería» son dañinos! Acepta que tomaste la mejor decisión que pudiste en ese momento con la información que tenías disponible.
  • No hay nada correcto o incorrecto respecto a cuánto tiempo necesitas meditar la información antes de tomar una decisión.
  • No tomar ninguna decisión también es una decisión.

Fuente: Brickel, R. (2021). 5 Tips for Making Decisions When Everything Feels Risky. PsychAlive. Recuperado de (https://www.psychalive.org/5-tips-for-making-decisions-when-everything-feels-risky/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¡Mi Hijo/a En El Espectro Autista No Quiere Tomar Sus Medicamentos! ¿Qué Hago?

Las investigaciones indican que al menos 1 de cada 68 niños están en el Espectro Autista y el 58% de los niños que viven la condición dependen de algún tipo de medicamento. Es posible que a muchas personas no les guste esta última estadística, pero el simple hecho es que los medicamentos a menudo juega un papel importante en el tratamiento de ciertas condiciones concurrentes, como la ansiedad, la agresión y la hiperactividad.

Con estas estadísticas en mente, es probable que muchos padres de niños en el Espectro Autista se encuentren con este problema de negarse a tomar medicamentos. Incluso si su hijo/a no depende de los medicamentos habituales, no poder administrar los medicamentos rápidamente cuando esté enfermo/a provocará más estrés tanto para ti como para tu hijo/a. Por lo tanto, el propósito de este artículo es brindar algunas ideas sobre cómo poder lidiar mejor con esta situación.

¿Qué sucede cuando tu hijo/a se niega a tomar medicamentos?

Podrías pensar que tú ya has entendido bien la condición de tu hijo/a, solamente para que él/ella inesperadamente se niegue a tomar los medicamentos recetados.

En este punto, probablemente estará aún más confundido/a y te preguntarás qué hacer a continuación. Sin embargo, este es un comportamiento típico de los niños en el Espectro Autista: pueden negarse por completo a tomar ciertos medicamentos (o tal vez todos); ya sean sólidos o líquidos (incluso después de disfrazarlos en agua).

Cuando tu hijo/a desarrolla problemas cuando se trata de tomar medicamentos, es posible que esto no sea un problema tan grande como podrías pensar inicialmente. Sin embargo, deberá comprender que los niños en el Espectro Autista son extremadamente sensibles a los olores, sabores y texturas peculiares y esto es normal. Cuando tengas una buena idea sobre tu hijo/a en el Espectro Autista, esto te ayudará a superar esta situación.

Una de las cosas más importantes para los padres de niños en el Espectro Autista es aprender el comportamiento de sus hijos. Esto será útil en muchas situaciones. Hay varias opciones entre las que puede elegir si su hijo se niega a tomar medicamentos.

Ten en cuenta que este artículo está diseñado para brindarte un punto de partida para guiarte. Para mostrar ejemplos de lo que podría hacer en esta situación. Si el problema persiste, debes buscar a un profesional debidamente calificado para que te brinde toda su información.

¿Cómo hacer que tu hijo/a tome sus medicamentos?

Cuando notas que tu hijo/a solo se lleva el medicamento a la boca y espera el momento adecuado para escupirla, entonces debes idear estrategias que hagan que el/la niño/a tome el medicamento. Lo peor que puedes hacer es forzar la entrada del medicamento en la boca de tu hijo/a: lo más probable es que el/la niño/a desarrolle gradualmente una actitud negativa hacia el medicamento o acabe vomitando cada vez que le administre el medicamento. Peor aún, ¡esto probablemente estaría cerca del maltrato infantil en muchos países! Por lo tanto, es evidente que simplemente obligar a tu hijo/a a tomar medicamentos no es el camino a seguir.

Lo más importante es mantener la calma y solucionar el problema de forma sistemática.

Estos son algunos de los trucos y consejos que puede utilizar si descubre que tu hijo/a en el Espectro Autista se niega a tomar medicamentos.

Ayudar a su hijo a tomar medicamentos líquidos

I) Intenta mezclar el medicamento con comida o bebida: Ésta es la estrategia más común para ayudar a tu hijo/a a tomar un medicamento «repugnante». Si te conformas con este método y demuestra ser efectivo, debes hacerlo bien. Buscar consejos sobre los tipos de alimentos con los que puede mezclar el medicamento puede desempeñar un papel fundamental porque ciertos alimentos pueden hacer que el medicamento sea ineficaz. Puede llamar a tu farmacéutico y pedirle consejos sobre los alimentos con los que puedes mezclar el medicamento.

Otra cosa que debes comprender es cómo hacer que la mezcla sea sabrosa. Cuando conviertas el medicamento en un cóctel de sabores extraños, ¡estarás frustrando el propósito y solo empeorarás la situación! La mayoría de las marcas de medicamentos para niños tendrán un sabor a cereza/fresa o chicle.

Esto significa, por ejemplo, que puede mezclar el medicamento con helado o yogur. El perfil de sabor del medicamento y los alimentos con los que lo estás mezclando deben encajar bien. También piensa en las proporciones que está mezclando. Al obtener una buena mezcla, no solo harás que el medicamento sea sabroso, sino que también le dará a su brebaje las mejores posibilidades de éxito. ¡Piensa en ti mismo como el gourmet de la mezcla de medicamentos y alimentos!

Lo más importante es asegurarse de que tu hijo/a tome la dosis completa de la mezcla si desea que el medicamento sea eficaz. ¡Así que hazlo delicioso de alguna forma! ¡Sé creativo/a!

II) Cubre la lengua de antemano: Algunas personas les dan a sus hijos una bebida dulce después de que el/la niño/a toma el medicamento. Esta puede ser una buena estrategia, pero es posible que desees pensar más en el grosor de lo que le das a tu hijo/a. Por ejemplo, si le das a tu hijo/a un poco de miel antes de administrarle el medicamento, la miel dejará un sabor dulce en la boca del niño y le permitirá no solo tragar, sino también disfrutar del medicamento que debe tomar. Mientras que una bebida durará mucho más en la boca de su hijo. Las bebidas pueden ser buenas para eliminar los medicamentos, pero no necesariamente para eliminar el mal sabor.

III) Adormecer el medicamento con hielo o enfriarlo: Hay muchas cosas que saben mejor cuando en este caso no se excluyen los medicamentos para el resfriado y los líquidos. Cuando encuentre dificultades al administrarle medicamentos a tu hijo/a, intente ponerlo dentro del refrigerador o verterlo en algunos cubitos de hielo y espera hasta que sepa mejor. Alternativamente, puede enfriar las papilas gustativas de tu hijo/a, y esto opacará por completo la idea de un sabor. Cuando tu hijo/a chupa un cubito de hielo antes de tomar el medicamento, puede notar que el medicamento no sabe tan mal después de todo. Tal vez puedan comer una porción de helado antes de que se les pida que tomen el medicamento. O simplemente tome una bebida helada de antemano.

IV) Apunta sabiamente: Le acabas de dar a tu hijo/a un medicamento líquido, pero sucede que el/la niño se ahoga y finalmente lo escupe. Puedes prevenir esto apuntando a determinadas partes de la boca cuando le des el medicamento a tu hijo/a. Puedes, por ejemplo, rociar a lo largo de la parte inferior de la mejilla de tu hijo/a y hacia la comisura de la boca. Esto puede parecer como forzar la entrada del medicamento en la boca de tu hijo/a, pero lo que hace este truco es que ayudará a que el medicamento evite la mayoría de las papilas gustativas. Sin embargo, para que esta sugerencia sea efectiva, debe usar cobertores lentos y pequeños que sean más fáciles de tragar y asegurarse de que el/la niño/a esté erguido para evitar asfixia. Para esta técnica, necesitará algún tipo de pipeta (limpia).

Ayudar a su hijo a tomar pastillas o cápsulas

Las píldoras pueden ser más fáciles de tomar en comparación con los medicamentos líquidos, ya que normalmente no terminan cubriendo gran parte de la lengua. Además, cuando se les da píldoras a los niños, solo hay dos opciones: se tragan la píldora o la escupen. Sin embargo, debe evitar forzar o presionar a tu hijo/a a tomar la píldora, especialmente a los niños en el Espectro Autista; es posible que terminen odiando las píldoras. Esto podría ser algo que influya en su visión del medicamento por el resto de sus vidas. ¡Actúa con precaución!

I) El método de flotación: Enseñarle a tu hijo/a cómo tragar una pastilla y lo que el niño necesita entender cuando se traga la pastilla es fundamental. En muchos escenarios, los niños con autismo se asustan cuando se trata de tomar pastillas. De hecho, esto no es exclusivo de los niños en el Espectro Autista, un buen porcentaje de todos los niños actuará así.

El problema de tomar una pastilla seca es que la boca a menudo se queda sin saliva y las pastillas terminan pegándose demasiado en la lengua. Incluso cuando son adultos, no es inusual que tengan esta sensación. Por lo tanto, ¡esto no es útil cuando se trata de alentar a un/a niño/a en el Espectro Autista a tomar una pastilla!

Esta sequedad puede ser complicada si la pastilla solo está cubierta con una pequeña capa de sabor. Para combatir esto, puede intentar hacer que la píldora flote en la boca del niño dándole primero su bebida favorita y luego poniéndole la píldora en la boca. Cuando hagas que la píldora flote en la boca de tu hijo/a, evitarás que se atasque, así como todas las arcadas y el pánico que puedan conllevar.

II) Abrir o triturar la píldora o cápsula y luego revolver: Es posible que te encuentres en una situación en la que tu hijo/a se niegue a tomar pastillas y los medicamentos líquidos no sean una opción. En tal caso, puede intentar triturar la pastilla o abrirla y luego hacer una mezcla con la bebida favorita de tu hijo/a. También puedes triturar o abrir la píldora o cápsula y luego mezclarla con la comida favorita de tu hijo/a. Nuevamente, debe tener cuidado con los tipos de bebidas y alimentos con los que mezcles el medicamento. Para empezar, asegúrate de que los dos sean una buena combinación de sabor. Y sería una buena idea preguntar sobre esto cuando un farmacéutico o médico le administre el medicamento. Sólo para estar en el lado seguro.

El problema de triturar las pastillas en alimentos o bebidas es que tu hijo/a tiene que terminar toda la porción para asegurarse de que se haya tomado todo el medicamento. Por lo tanto, al seguir este método, sería mejor intentar usar cantidades más pequeñas de comida o bebida.

III) Simplemente entrenar a tu hijo/a a tomar pastillas: A algunos padres no les agradará la idea de esconder pastillas en la comida, por varias razones. Otro enfoque podría ser enseñarle a su hijo a tragar pastillas.

Por supuesto, no puedes hacer esto de forma fácil o segura con medicamentos reales. Para empezar, quieres algo más pequeño. En esta etapa, puede usar un frijol pequeño o un trozo de arroz. Enséñale a tu hijo/a a ponérselo en la lengua y tragarlo con un trago de agua. Con el tiempo, puedes aumentar gradualmente el tamaño de este objeto de práctica. Puedes demostrar cómo hacer esto junto con tu hijo/a, modelando para que él/ella te siga. ¡Asegúrate de darle explicaciones claras, para no causarle más confusión y/o ansiedad!

¿Hay consejos más generales?

Hasta ahora, este artículo ha tenido muchos consejos para los padres sobre el acto físico real de tomar medicamentos, sean éstos líquidos o pastillas. Haciendo que este proceso sea lo más simple y fluido posible. Entonces, quizás te estés preguntando, ¿hay otros consejos generales a considerar? ¡Bueno, si los hay!

I) Elogia a tu hijo/a: Asegúrate de que, cada vez que tu hijo/a tome medicamentos sin problemas, lo elogie. Dile lo bien que lo ha hecho y lo orgulloso/a que estás de lo valiente que él/ella ha sido. Si tu hijo/a ve que estás siendo sincero/a, esto podría tener un gran impacto en él/ella y lo/la alentará a comportarse de forma similar la próxima vez que le administren un medicamento. Podrías usar una recompensa física, ¡pero trata de que esto no sea demasiado grande! ¡No queremos sobornar a nuestros hijos para que tomen sus medicamentos! Este es especialmente el caso si tu hijo/a tiene que tomar medicamentos con regularidad.

II) Sé un buen modelo a seguir: Incluso si tú realmente odias tomar medicamentos, nunca se lo muestres a tu hijo/a. De hecho, asegúrate de estar en la misma zona que él/ella cuando tome el medicamento con éxito. Tu hijo/a naturalmente te admirará como padre/madre y probablemente seguirá tu ejemplo. Esta es una gran oportunidad para dar ser un buen modelo a seguir.

III) Usa el poder de la distracción: En el tiempo previo a la toma de medicamentos, puede ayudar a tu hijo/a a participar en una actividad o juego que realmente disfrute. Aproximadamente a la mitad de esto, dile a tu hijo/a que necesita tomar medicamentos. Esto podría convertirse en parte de su rutina habitual de toma de medicamentos si funciona bien, ¡así que ten esto en cuenta al elegir la actividad!

Es de esperar que la motivación que tendrán para continuar con la actividad agradable animará a tu hijo/a a tomar el medicamento más rápido o con menos molestias.

IV) Relacionarlo con lo que le gusta a tu hijo/a: Puede utilizar los intereses de tu hijo/a para hacer que el proceso de toma de medicamentos sea más divertida. Por ejemplo, podría comprar una caja de medicamentos con el personaje de dibujos animados favorito de tu hijo/a (¡podrías hacerlo tú mismo/a si eres creativo!). Podrías comprar una taza para tomar medicamentos con el mismo personaje. De hecho, cualquier cosa que uses para tomar medicamentos (como una cuchara, por ejemplo), podría cambiarse por algo que le guste a tu hijo/a, ¡desviando su atención del medicamento «repugnante»!

Conclusión

Puede ser realmente doloroso para un/a padre/madre ver que tu hijo/a enfermo no recibe la ayuda que necesita de los medicamentos. Pero trata de no dejar que nada de este dolor o frustración potencial salga frente a tu hijo/a.

Mantén la calma, conoce a tu hijo/a y prueba algunos de los consejos sugeridos en este artículo. Cada niño/a en el Espectro Autista tiene sus propios rasgos únicos e irrepetibles, por lo que es imposible garantizar un éxito instantáneo. Pero con un poco de perseverancia y ensayo y error con estos métodos, la situación tiene posibilidades de mejorar.

Tal como se indicó anteriormente, solo ten mucho cuidado cuando desees comenzar a mezclar medicamentos con alimentos o triturar píldoras. Consulta a tu médico o farmacéutico y explícale tu situación. Ellos pueden guiarte sobre cómo hacer esto de una forma segura y pueden brindarle consejos adicionales para apoyarte mejor.

Fuente: (s.f.). My autistic child wont take medicine! What should I do? Best Case Parenting. Recuperado de (https://bestcaseparenting.com/my-autistic-child-wont-take-medicine/). Traducido Por Maximiliano Bravo.