6 Pasos Para Aprender A Evitar Estafas Laborales

¿Cómo evitar estafas laborales?

Las estafas laborales son relativamente comunes en el mercado actual. Lo que eso significa para ti como buscador de trabajo es que, además de buscar vacantes que suenen bien para tus habilidades y experiencia, debes estar atento a las listas de trabajos falsas.

A medida que realizas tu búsqueda de trabajo, debes aprender a identificar estas estafas laborales antes de convertirte accidentalmente en una víctima. Caer en una estafa laboral significa que tu identidad, reputación y finanzas están en riesgo. Además, perderás tiempo que podría haber sido usado para buscar y postular a oportunidades laborales legítimas.

Entonces, ¿cómo puedes identificar estafas laborales antes de caer en su trampa?

Aquí hay una guía práctica para ayudarte a estar alerta en tu búsqueda de trabajo para que puedas mantenerse alejado de las listas fraudulentas.

I) Presta atención a las señales de alerta: Como con la mayoría de las cosas en la vida, si algo parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea. Durante tu búsqueda de trabajo, mantén los ojos bien abiertos para detectar señales de alerta que podrían indicar estafas laborales disfrazadas de trabajos soñados.

Las señales de alerta más comunes en listas de trabajos incluyen:

  • Descripción laboral vaga y ambigua
  • Información limitada sobre la empresa.
  • Empleador indispuesto a compartir detalles específicos
  • Pide información altamente personal o financiera
  • Requiere que realices un pago por adelantado o “inversión”

Recuerda, cualquiera que esté contratando para un trabajo legítimo querrá que estés lo más informado posible durante todo el proceso de selección y la entrevista de trabajo. Si una empresa no está recibiendo información, eso puede ser un indicador de que está ocultando algo y que tu listado de trabajo es realmente una estafa laboral.

II) Haz tu investigación: Después de encontrar una descripción laboral que despierte tu interés, tu próximo mejor movimiento es hacer una investigación en profundidad. Reúne tanta información como puedas sobre la compañía y las personas que trabajan allí.

¿El nombre del gerente de contratación figura en la solicitud? ¿Puedes encontrar el nombre del líder del departamento en el que estarías trabajando? Investiga un poco en el sitio web de la compañía y en LinkedIn para tratar de tener una mejor idea de si esa oportunidad particular (y equipo) te conviene o no.

Ten cuidado con las compañías sin presencia en línea o sin empleados nombrados. Si tu investigación no arroja resultados, la lista de trabajos que llamó tu atención podría ser una estafa laboral.

III) Leer comentarios: Los sitios de reseñas de empleadores, por ejemplo Glassdoor, son otro buen lugar al que recurrir cuando deseas obtener un poco más de información sobre una empresa en particular. Estos sitios le brindan información privilegiada sobre cómo es realmente trabajar para ese empleador.

Además, las víctimas anteriores de estafas laborales a veces publican advertencias en estos sitios sobre compañías falsas con listados de trabajo falsos.

Sin embargo, no aceptes inmediatamente todo lo que lees en los sitios de reseñas de empleadores como la verdad indiscutible. Las reseñas a menudo son escritas por ex empleados despreciados u otras personas que tuvieron problemas con la empresa.

IV) Examina las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram y otros sitios de redes sociales proporcionan perspectivas adicionales de una empresa. Las personas detrás de las estafas laborales a veces usan cuentas falsas de redes sociales para apuntar a quienes buscan trabajo.

Mira las propias cuentas de la compañía para tener una idea de cómo es la empresa. Además, busca menciones de esa compañía para comprender lo que otras personas están diciendo.

Si recibes un mensaje directo a través de las redes sociales de un posible empleador, una serie de errores gramaticales y otras señales de alerta podrían indicar una estafa laboral.

V) Haz preguntas: Cuando buscas un trabajo, debes presentarse como un buen empleado, agradable y obediente. Puede ser reacio a hacer demasiadas preguntas.

Sin embargo, si algo te hace sentir incómodo/a, habla y pregunta al respecto. Expón tus preguntas y obtén la información que necesitas. No necesitas sufrir en silencio con tus reparos.

Identificar problemas durante la búsqueda de trabajo y el proceso de selección es una forma de evitar estafas laborales o trabajos legítimos que simplemente no son adecuados para ti.

VI) Confía en tu intuición: Si tienes la sensación de que algo no está bien, no tengas miedo de escuchar tu propia intuición. Ignorar tu instinto generalmente no funciona bien. No estás obligado a permanecer en una situación que te resulta incómoda.

Como buscador de trabajo, debes estar en alerta máxima respecto a las estafas laborales que podrían poner en peligro tu futuro. Usa estos 6 consejos para separar los fraudes de las oportunidades legítimas hasta que encuentres una oportunidad laboral que sea la mejor para ti.

Fuente: Boogard, K. (s.f.). Learn How To Avoid Job Scams – 6 Steps. ZipRecruiter. Recuperado de (https://www.ziprecruiter.com/blog/how-to-avoid-job-scams/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Anuncios

Suicidio En El Espectro Autista: ¿Cómo Podemos Entenderlo Y Especialmente Prevenirlo?

Antes de empezar a leer este artículo es importante que sepas lo siguiente: Si tienes pensamientos o comportamientos suicidas, o conoces a alguien que haya mostrado alguna de estas señales, no dudes en llamar al 600 360 7777, línea telefónica de la que dispone el Ministerio de Salud. También puedes buscar asistencia en tu comuna, como es el caso del Centro de Salud Mental en San Joaquín; o en fundaciones, como Todo Mejora.

Hoy es el Día Mundial para la Prevención del Suicidio.

El suicidio es cuando alguien se quita la vida. Es más común que las personas en el Espectro Autista piensen en el suicidio y mueran por suicidio que la población general.

Las investigaciones nos está ayudando a entender por qué es así y qué podemos hacer para remediarlo.

Pensamientos Suicidas en las Personas en el Espectro Autista

Las personas en el Espectro a menudo dicen que cuando sienten ganas de suicidarse, es posible que no muestren signos que las otras personas suelen esperar. Esto es porque:

  • Tienen diferencias para comunicarse e interactuar con otras personas
  • Les resulta difícil comunicar sus pensamientos.
  • Tal vez no quieran hablar de eso.

Si una persona en el Espectro Autista te dice que quiere suicidarse, es importante que tú le creas.

Posibles Factores de Riesgos

No se sabe si los factores que conducen al suicidio en el Espectro Autista son los mismos que en la población general.

Hay muchas razones diferentes por las que alguien puede considerar quitarse la vida

  • Eventos difíciles de la vida.
  • Sentirse solos, desesperados o como si las cosas nunca van a mejorar.
  • Un problema de salud física o mental, incluyendo depresión y/o ansiedad.

Las personas en el Espectro Autista tienen más probabilidades de tener problemas de salud mental como ansiedad y/o depresión. Algunos investigadores creen que el déficit atencional puede aumentar el riesgo de suicidio en las personas en el Espectro Autista.

Las personas en el Espectro Autista a menudo dicen que puede haber otras razones por las cuales hay mayores tasas de suicidio en el Espectro Autista, incluyendo:

  • Retrasos en recibir un diagnóstico.
  • Dificultades para acceder a servicios de apoyo.
  • Mala salud física.
  • Altos niveles de desempleo.

¿Qué puedes hacer si tienes ganas de suicidarte?

Hable con alguien sobre cómo te sientes. Hay personas a las que les gustaría ayudarte y escucharte

  • Cuéntale a un/a amigo/a, familiar o alguien de tu confianza cómo te sientes.
  • Habla con alguien en un servicio confidencial de línea telefónica.

Ve A Tu Doctor

Las personas en el Espectro Autista a menudo dicen que ir al médico puede ser estresante porque sienten que los profesionales de la salud no entienden sus necesidades. Pero ver a tu médico cuando tienes pensamientos suicidas es un paso importante para cuidarte.

Es posible que tu médico pueda ofrecerte opciones, que pueden ayudarte a sentirte mejor acerca de los aspectos de tu vida que se sientes difíciles en este momento.

Si Tienes Un Ser Querido En El Espectro Autista Con Tendencias Suicidas; ¿Qué Puedes Hacer?

Podría ser difícil preguntarle cómo se siente, pero si te preocupa que tu ser querido en el Espectro Autista pueda desarrollar tendencias suicidas, lo mejor que puedes hacer es preguntar.

Si decides preguntar, escucha todo lo que tiene que decir:

Recuerda que los sentimientos y pensamientos suicidas pueden verse diferentes en una persona en el Espectro Autista. Es importante no hacer suposiciones o juicios apresurados. Si alguna persona en el Espectro Autista te dice que está pensando en suicidarse, debes creerle y hacer lo que puedas para ayudarlo/a.

Fuente: (s.f.). Suicide and autism. Autistica. Recuperado en (https://www.autistica.org.uk/what-is-autism/signs-and-symptoms/suicide-and-autism). Traducido por Maximiliano Bravo.

5 Formas Para Ayudar A Los Alumnos En El Espectro Autista A Acomodarse A Un Nuevo Colegio

Ingresar a un nuevo colegio siempre es difícil. Ya sea que se trate de nuevos profesores, nuevos compañeros y nuevos horarios académicos, muchos alumnos anticiparán nerviosamente lo que está por venir.

Y los alumnos en el Espectro Autista pueden encontrar esta transición particularmente agobiante.

Los grandes cambios en las rutinas escolares anteriormente familiares pueden ser abrumadores y aumentar la ansiedad.

En el peor de los casos, esto puede dar como resultado manifestaciones de comportamiento que agotan física y emocionalmente a tales alumnos (a menudo denominadas “crisis”) y también tienen un impacto en las personas a su alrededor.

La planificación y preparación cuidadosas son clave para evitar esto y permitir que los alumnos en el Espectro Autista se acomoden sin problemas a su nuevo entorno educativo.

Aquí hay cinco pasos prácticos que los colegios pueden aplicar para apoyar a los alumnos en el Espectro Autista al comenzar esta nueva transición.

I) Conocer a tus alumnos: Cada alumno/a en el Espectro Autista es diferente y tiene diferentes necesidades de apoyo, por lo que es vital conocerlos como personas.

Lee todos sus documentos antes del comienzo del semestre, como un plan de educación, salud y cuidado (si tienen uno) o cualquier informe procedente de colegios anteriores.

Luego, al comenzar el semestre, habla con tu alumno/a para averiguar qué es para ellos un buen día.

II) Preparar a tus alumnos para su nuevo entorno: Los lugares desconocidos pueden ser más difíciles para los alumnos en el Espectro Autista. Ayudar a tus alumnos a acostumbrarse a su nuevo entorno con anticipación puede reducir su ansiedad y garantizar que estén listos para aprender.

Esto podría incluir invitar a tu alumno/a al colegio un día antes para mostrarle los alrededores antes de que los pasillos se llenen de otros alumnos, o proporcionarles una guía visual de su nuevo edificio con anticipación.

También es útil proporcionar fotos del personal e información clave sobre ellos. Los perfiles de una página son una excelente manera de capturar información importante sobre una persona en un formato simple que el personal y los alumnos pueden compartir fácilmente.

III) Considera el salón de clases: Los alumnos en el Espectro Autista procesan sus entornos sensoriales de manera diferente, por lo que cosas como una iluminación intensa o demasiado ruido pueden tener un impacto mucho mayor en ellos que sus pares neurotípicos. Con esto en mente, es importante encontrar un lugar cómodo para que tu alumno/a se siente en el salón de clases, y mantener esto constante.

A algunos alumnos les resulta difícil interpretar las instrucciones verbales y pueden tener dificultades para comunicarse. Contar con apoyos visuales y comunicacionales puede ser útil para permitir que tus alumnos tengan acceso al aprendizaje.

IV) Minimizar las interrupciones: La consistencia y la rutina son importantes para los alumnos en el Espectro Autista, por lo que los cambios de horario pueden ser difíciles de manejar.

Si una clase se le cambia la hora, o un/a profesor/a es reemplazado/a, asegúrate de informarle a tu alumno/a con anticipación si es posible para minimizar su ansiedad. También vale la pena darle a tu alumno/a un referente nombrado a quien puedan recurrir si necesitan ayuda para navegar en un horario interrumpido.

V) Aumentar la comprensión y la aceptación del Espectro Autista: Muchos alumnos en el Espectro Autista sufren acoso escolar y exclusión social debido a cómo sus diferencias son percibidas por sus pares. Aumentar la comprensión y la aceptación del Espectro Autista es una forma clave de abordar esto.

Como parte de la inducción a tus alumnos, ofréceles sesiones destinadas a desafiar las percepciones del Espectro Autista y celebrar las diferencias. Por ejemplo, destacando modelos positivos del Espectro Autista como la activista climática Greta Thunberg.

Fuente: Berkeley, V. (2019). Five ways to help autistic students get settled. Tes. Recuperado de (https://www.tes.com/news/autism-five-ways-help-new-school-year?fbclid=IwAR3vT9AcRRIL0_J–Jz4qeO7Je834xpx8yZdMQXEEe1LGK_uRcr6DnkdizA). Traducido por Maximiliano Bravo.

¿Por Qué Los Niños En El Espectro Autista Merecen Reglas Y Disciplina?

La mayoría de los niños, en algún momento de sus vidas, se portan mal. Pueden golpear a otro niño, agarrar un juguete que no les pertenece o hablar bruscamente cuándo deben preguntar amablemente. La mayoría de los padres y profesores responden a tal comportamiento con consecuencias, como “sentarse a pensar” o prohibirles ver su programa de televisión favorito. A partir de estas consecuencias, los niños aprenden que sus comportamientos son inaceptables; También aprenden que controlar sus impulsos puede tener resultados positivos.

Sin embargo, a menudo, cuando un/a niño/a en el Espectro Autista hace algo por lo que cualquier otro niño recibiría la orden de “sentarse a pensar”, en lugar de una consecuencia, el/la niño/a en el Espectro Autista obtiene una “excepción”, junto con un comentario como “está bien, lo entiendo” o “bueno, hizo su mejor esfuerzo”. Cuando esto le sucede a un/a niño/a que tiene la capacidad de comprender las reglas de comportamiento y controlar sus impulsos, aprende que las reglas no se aplican a él/ella. La próxima vez, él/ella repetirá el comportamiento esperando el mismo resultado.

¿Por qué los adultos podrían no disciplinar a los niños en el Espectro Autista?

La mayoría de los adultos que ignoran los comportamientos inadecuados de los niños en el Espectro Autista lo hacen por la bondad de sus corazones. Pueden creer que el/la niño/a es incapaz de portarse mejor. Pueden creer que las consecuencias les causarán algún tipo de daño emocional. O pueden creer que el/la niño/a en el Espectro Autista se desquitará con furia si se enfrenta a la desaprobación. Sin embargo, cualesquiera que sean sus razones, los adultos que eligen no ofrecer estructura y disciplina a los niños en el Espectro Autista están perjudicando su desarrollo socioemocional.

¿Por qué la disciplina y la estructura son importantes para los niños en el Espectro Autista?

Si hay algo que todos los niños, estén o no estén en el Espectro Autista, absolutamente necesitan para prosperar, es la estructura y la disciplina. Si hay algo que asusta y/o agobia a un/a niño/a, es la falta de participación de los adultos en la creación de un mundo seguro, estructurado y ordenado.

Sí, es más fácil evitar disciplinar a un/a niño/a en el Espectro Autista. Y es tentador suponer que un/a niño/a en el Espectro Autista es incapaz de comprender o seguir las reglas. Sin embargo, en la gran mayoría de los casos, los niños en el Espectro Autista son capaces de comprender y cumplir con las reglas básicas de conducta. Es posible que esas reglas deban modificarse o flexibilizarse, según las circunstancias. Pero un/a niño/a criado o educado sin el beneficio de la estructura y la disciplina es casi seguro que sufrirá las consecuencias a medida que crezca y le resulte imposible integrarse en la comunidad o el mundo laboral.

Mitos Engañosos Sobre El Espectro Autista Y La Disciplina

Existen varios mitos sobre el Espectro Autista que hacen que parezca injusto o inapropiado aplicar reglas de comportamiento. Si bien estos mitos contienen un grano de verdad, es importante separar la verdad de la desinformación.

I) Un niño que no puede hablar (o habla de manera extraña) no puede entender: Estamos acostumbrados a la idea de que la comunicación verbal es un signo de inteligencia. Pero un/a niño/a que tiene un vocabulario excelente no es necesariamente más capaz de tener un buen comportamiento que un/a niño/a con un vocabulario limitado. E incluso un/a niño/a no hablante puede ser capaz de comprender y cumplir con las expectativas de comportamiento, suponiendo que el/la niño/a pueda comunicarse a través de un cartel, un tablero de comunicación, pictogramas u otros medios.

Es posible que debas modificar tu estilo de comunicación para satisfacer las necesidades de un niño con habilidades verbales limitadas o nulas. Por ejemplo, es posible que deba mantener sus palabras simples (“no pegar”, en lugar de “hijo, tú sabes que no pegamos en esta casa”), y es posible que debas usar los medios de comunicación preferidos del niño. Para la mayoría de los adultos, modificaciones como estas deberían ser fáciles de lograr.

II) Los niños en el Espectro Autista nunca se portan mal sin una buena razón: Ciertamente, es cierto que muchos niños en el Espectro Autista responden fuertemente a la información sensorial y pueden mostrar su incomodidad a través de lo que parecen ser comportamientos traviesos. Y también es cierto que los niños en el Espectro Autista son más propensos que los niños típicos a sufrir acoso escolar, lo que puede no ser obvio para el adulto en la habitación. Entonces, sí, a veces los “comportamientos” son el resultado de problemas que pueden y deben abordarse.

Sin embargo, los niños en el Espectro Autista son niños. Se enojan y golpean. Tiran cosas que no deberían tirarse. Ponen las manos en la comida o tiran la comida al suelo. Y al igual que otros niños, los niños en el Espectro Autista necesitan aprender (1) ese comportamiento no es aceptable y (2) hay formas alternativas de comunicar sus sentimientos y necesidades.

III) Es injusto disciplinar a un/a niño/a en el Espectro Autista: Por supuesto, es injusto disciplinar a un/a niño/a por algo que no puede evitar. Entonces, por ejemplo, regañar a un/a niño/a en el Espectro Autista por hacer estereotipias o hacer ruidos podría no ser razonable. Estos son comportamientos que son parte integral de estar en el Espectro Autista, y puede ser casi imposible para el/la niño/a simplemente “extinguir” esos comportamientos.

Sin embargo, no solo es justo, sino necesario, dejar claro a cualquier niño/a que el mal comportamiento intencional es inaceptable. De hecho, permitir un mal comportamiento intencional porque un/a niño/a es “especial” puede crear una gran cantidad de nuevos problemas.

En pocas palabras, cada niño/a merece el respeto y el apoyo representado por una estructura clara, reglas consistentes y disciplina. Estas herramientas, junto con cierta flexibilidad, paciencia e imaginación, pueden ayudar a un/a niño/a en el Espectro Autista a comprender su mundo y sentirse seguro y seguro a medida que crece.

Fuente: Rudy, L. (2019). Why Children with Autism Deserve Rules and Discipline. VeryWell Health. Recuperado de (https://www.verywellhealth.com/why-children-with-autism-deserve-rules-and-discipline-260156). Traducido por Maximiliano Bravo.

Consejos Útiles Para Apoyar La Función Ejecutiva En Los Niños En El Espectro Autista

Como se ha descrito anteriormente en este blog, la función ejecutiva es un área que muchas de las personas en el Espectro Autista tienen muchas dificultades en hacer tareas cotidianas que las personas sin la condición encuentran bastante simples. Laura Muñoz, una terapeuta ocupacional que apoya a muchos niños en el Espectro Autista para desarrollar habilidades de función ejecutiva. Cuando se le preguntó cuál cree que es la curva de aprendizaje más grande, dijo:

Una de las cosas más importantes para que las personas se den cuenta es cuánto efecto tienen los dificultades de función ejecutiva en su vida cotidiana y en la vida cotidiana de tu hijo/a. Atraviesa todo tipo de dominios: desde pagar las deudas, levantarse de la cama, vestirse, administrar la escuela, organizar tus tareas escolares, poder priorizar entre las cosas que deseas hacer y las cosas que debes hacer. Cubre todo lo que hacemos en nuestros días y semanas. “

La Sra. Muñoz señala que, al igual que las habilidades sociales, para muchos de nosotros la función ejecutiva es algo que “simplemente aprendemos”. Al igual que otras habilidades de comportamiento implícito (por ejemplo, poder leer el lenguaje corporal, etc.), la función ejecutiva es algo que “simplemente percibimos” al estar cerca de las personas. “Cuando tienes dificultades en la función ejecutiva, simplemente no captas las señales“, explica Muñoz. “En ese punto, debe enseñarse explícitamente y saber cómo hacerlo es esencial“.

¿Las buenas noticias? Los niños todavía están desarrollando sus habilidades de función ejecutiva hasta los 20 años. Eso significa que hay mucho tiempo para ayudarlos a crecer y desarrollar procedimientos específicos que puedan usar para ayudarlos en las áreas que tienen más desafíos.

¿Cómo pueden ayudar los padres a apoyar a sus hijos con sus Habilidades de Función Ejecutiva?

I) Usa apoyos visuales para enseñar habilidades de organización: Hay muchas herramientas excelentes y artículos sobre este tema. Puede comprar soportes visuales prefabricados o hacer los suyos propios. Se pueden imprimir fotografías o dibujos. Es increíblemente útil tener algún tipo de representación visual de qué cosas van a dónde y en qué pasos, para que el niño tenga una imagen clara de a dónde van, y cómo se supone que debe ser para llegar allí. Cuando su hijo se esté preparando para partir por el día, si hay una imagen de lo que va en la mochila a la que se puede referir, entonces sabrán si han empacado su agua, almuerzo, ropa extra, etc.

II) Divide las tareas en partes más pequeñas: Para aquellos con dificultades en la función ejecutiva, prepararse para ir al colegio por la mañana puede ser una tarea abrumadora. Si divides esa tarea en partes, es mucho más fácil. Levantarse, vestirse, desayunar, ir al lugar donde está la mochila, empacar la mochila de acuerdo con los apoyos visual alusivos al artículo antes mencionado. Luego zapatos, luego abrigo, etc. “Con una familia, el niño se sintió confundido cuando su madre quería que limpiara la cocina“, explicó Muñoz. “No estaba seguro de lo que eso significaba, así que lo dividimos en secciones y tomamos una fotografía de cómo se veía cada espacio (cajón de los cubiertos, lavaplatos, repisas) cuando se limpiaba de la manera que su mamá quería“.

III) Tener espacios despejados donde van las cosas:Hace poco estuve ayudando a una profesora con una clase grande y muchos tipos diferentes de niños a organizar su clase“, relató Muñoz. “La profesora estaba frustrada porque los niños no tenían asientos designados, por lo que las botellas de agua que traían todos los días simplemente iban a todas partes porque no tenían espacio“. Hicimos una caja con un trozo de cinta adhesiva con una imagen de botellas de agua, y luego les explicamos a los niños que era el lugar de estacionamiento de las botellas de agua. “Hagan espacios designados con imágenes encima: esta es su canasta donde van sus sombreros y guantes, aquí es donde van tus zapatos, aquí es donde va la basura“. Eventualmente se convertirá en una segunda naturaleza.

IV) No vengas al rescate: Los padres a menudo desarrollan y modelan habilidades increíbles de función ejecutiva mientras hacen malabarismos con niños, mascotas, trabajos y entre ellos. Esos padres a menudo intervienen sin problemas cuando sus hijos tienen problemas con un conjunto de habilidades que es tan fuerte en los padres. Intervenir para organizar la mochila de tu hijo/a, llevarlo al colegio con almuerzos o tareas sin fin olvidados y limpiar su habitación para ellos no ayuda a los niños a aprender a hacer estas cosas por sí mismos. Lleva más tiempo establecer un proceso de aprendizaje, esperar y darle a tu hijo/a la oportunidad de hacerlo por su cuenta primero, pero en última instancia, la única forma de trabajar la función ejecutiva es establecer formas de ayuda y luego practicar hacerlo.

V) Dediquen mucho tiempo y mucha paciencia: ¿Cuanto tiempo? Tiempo extra, más tiempo del que te llevaría hacerlo. Para algunos padres e hijos, esto significa hacerlo la noche anterior. Tardará más de lo que piensas, pero quieres darles el tiempo para que hagan todo lo que puedan para que puedan aprender. Si realmente tienes prisa en cualquier momento, elige un momento diferente para aprender nuevas habilidades. Siempre hay oportunidades y no hay necesidad de estrés adicional si estás presionado por el tiempo.

Pide Ayuda Si Lo Necesitas: El Desarrollo de la Función Ejecutiva no es solamente Responsabilidad de los Padres

Muñoz también quería expresar que no defiende que los padres hagan esto por si solos. No es solo responsabilidad de los padres asegurarse de que nuestros hijos aprendan habilidades en torno a la función ejecutiva. También les toca a los profesores y terapeutas; cada adulto que interactúa con los niños en el Espectro Autista tiene la responsabilidad de enseñar esas habilidades porque para muchos niños con la condición, no solo son adquiridas implícitamente. Busquen ayuda de un terapeuta ocupacional u otro profesional cuando necesiten apoyo o para comenzar. Al principio, lleva más tiempo establecer procesos para ayudar a nuestros hijos. Puede ser especialmente difícil porque tratar de enseñar algo que en realidad nunca tuvieron que “aprender” es difícil, pero las recompensas por la autoestima de un/a niño/a y, en última instancia, su mayor independencia lo valen.

Fuente: Bennie. M. (2018). Supporting Executive Function in Children With Autism (Part 2). Autism Awareness Centre Inc. Recuperado de (https://autismawarenesscentre.com/supporting-executive-function-in-children-with-autism-part-2/). Traducido por Maximiliano Bravo.

4 Formas Sencillas de Ayudar a los Niños en el Espectro Autista en las Matemáticas

¿Qué materia escolar ha causado más estrés y malestar a los padres que todas las demás materias combinadas?

No es demasiado difícil adivinar que la respuesta es matemáticas.

Las matemáticas pueden ser una lucha para cualquier niño, pero los alumnos en el Espectro Autista a menudo enfrentan algunos desafíos únicos en lo que respecta a las matemáticas.

Ahora que las vacaciones de invierno están a la vuelta de la esquina, puede ser tentador dejar de practicar matemáticas, y dejar el estrés que eso conlleva hasta el comienzo del próximo semestre. Pero como padres de niños en el Espectro Autista, también saben que la consistencia es clave, tanto para mantener las habilidades matemáticas como para mantener la frustración y los derrumbes al mínimo durante las clases de matemáticas del semestre que está por llegar.

A continuación aquí están algunos consejos que los padres pueden aplicar durante las vacaciones de invierno para ayudar a sus hijos en el Espectro Autista a no perder el hábito de fortalecer sus habilidades matemáticas.

I) Hacer conexiones del mundo real: Para los niños en el Espectro Autista, algunos de los conceptos matemáticos más abstractos pueden presentar un problema. Como pensadores concretos, en blanco y negro, puede serles difícil entender una idea nebulosa que no tiene una aplicación práctica obvia.

Podrían expresar con mucha claridad, cuando sienten que las lecciones impartidas no tienen sentido. Por lo tanto, es crucial ayudarlos a ver la importancia real de ese concepto matemático en particular, en conjunto con incrementar su comprensión y motivación.

Durante las vacaciones de invierno, intente hacer esas conexiones para tu hijo/a siempre que puedas. Deje que él/ella pague los artículos en la tienda y practiquen sumar y restar, multiplicar y dividir en el proceso. O vayan juntos un museo de ciencias local para que experimente la manera en que las matemáticas afectan la tecnología y la ciencia de manera práctica.

II) Proporcionar refuerzo positivo adicional: Todos los niños se benefician del refuerzo positivo en matemáticas, pero el desafío adicional de descifrar señales sociales hace que la retroalimentación positiva sea aún más vital para los alumnos en el Espectro Autista

No escatimes en tus elogios del progreso de las matemáticas de tu hijo/a en el Espectro Autista. Dale a tu hijo/a unos pocos ejercicios matemáticos para que los practique durante las vacaciones de invierno, y luego felicítalo/a con mucho entusiasmo cada vez que tenga éxito resolviéndolos. Eso lo/la inspirará a continuar haciendo un buen trabajo.

III) Introduce cambios lentamente: El cambio es inevitable, pero también a veces es difícil para los niños en el Espectro Autista. Desafortunadamente, la clase de matemáticas está llena de cambios: nuevos conceptos, nuevos enfoques para resolver problemas, nuevos métodos de enseñanza, y eso puede dificultar aún más el aprendizaje.

Por lo tanto, es recomendable Introducir cambios de forma lenta y gradual. Si el profesor anterior de tu hijo/a utilizaba muchos videos para enseñar conceptos matemáticos, y sabe que el próximo semestre empezará a utilizar una pizarra inteligente, comienza a discutir el cambio con tu hijo/a durante las vacaciones de invierno. Consíguele una pizarra o tablet para comenzar a familiarizarse con la escritura en una pizarra o con las aplicaciones que podrían usarse. De esta forma, cuando vuelva a clases, tu hijo/a ya se sentirá más cómodo con los cambios.

IV) Brindar atención personalizada: En última instancia, cada alumno tiene diferentes necesidades matemáticas. Algunos niños son aprendices visuales, mientras que otros son más prácticos. Algunos tienen problemas con la geometría pero tienen aptitudes para el álgebra o viceversa. Y dentro de esas categorías, cada alumno tiene conceptos que les parecen más difíciles o más fáciles, solo dependiendo de cómo estén conectados.

La mejor manera de ayudar a tu hijo/a en el Espectro Autista a tener éxito en las matemáticas es obtener atención personalizada para garantizar que se satisfagan sus necesidades matemáticas únicas y específicas. Ya sea que eso signifique trabajar con ellos, obtener un tutor privado o encontrar un programa en línea que ofrezca tutorías personalizadas en torno a las evaluaciones de sus fortalezas y debilidades únicas, es la pieza más importante del rompecabezas. Y conseguirle a tu hijo/a esa ayuda individual en matemáticas durante las vacaciones de invierno les ayudará a mantener las habilidades matemáticas que ya han trabajado tan duro para desarrollar y estar listos para empezar el próximo semestre con el pie derecho.

Así que lleva a tus hijos al museo estas vacaciones de invierno. Dígales lo increíblemente capaces que son y ayúdalos a prepararse para cualquier cambio que traiga el próximo semestre. Y, lo que es más importante, descubre cuáles son sus necesidades matemáticas únicas y proporciona esa atención personalizada que les ayudará a prosperar ahora y durante el resto de sus vidas.

Fuente: Valli, R. (2019). Simple Ways to Help a Child With Autism Master Math. Autism Parenting Magazine. Recuperado de (https://www.autismparentingmagazine.com/simple-ways-autism-master-math/). Traducido por Maximiliano Bravo.

7 Consejos para Incluir a los Niños en el Espectro Autista en la Clase de Educación Física

Las clases de educación física son una gran oportunidad para la diversión, el ejercicio, el aprendizaje cooperativo y la práctica de habilidades sociales para todos los niños, estén o no estén en situación de discapacidad. Entonces, ¿qué puedes hacer si eres un/a profesor/a de educación física que busca hacer que su clase sea más inclusiva en el nuevo año escolar o un/a padre/madre que lucha por la inclusión total de un/a niño/a en el Espectro Autista?

Lo primero que hay que recordar es que se llama Espectro Autista por una razón. Cada alumno/a que vive la condición es diferente, por lo que lo que funciona para un/a niño/a puede no funcionar para otro/a. Pero estos consejos son un buen punto de partida para que un/a profesor/a comience a adoptar un enfoque más inclusivo:

I) Presumir competencias: No asumas que tu alumno/a en el Espectro Autista no está interesado/a en los deportes o no es capaz de participar. En lugar de adaptar o simplificar la actividad antes de que un/a niño/a tenga la oportunidad de intentarlo, establece objetivos realistas y enseña a tu alumno/a a pedir ayuda si tiene dificultades. Esto le da al niño/a un poderoso sentido de logro y responsabilidad.

II) Dar señales visuales: Muchos niños en el Espectro Autista encuentran el cambio y la incertidumbre estresantes, por lo que el aprendizaje suele ser más fácil cuando se proporcionan señales visuales. Intenta crear un programa visual con dibujos o fotos para presentar a tu alumno/a una secuencia de actividades, como ir al vestidor, ponerse la ropa adecuada, ponerse zapatillas y hacer fila con sus compañeros.

III) Mantén las instrucciones breves y claras: Introduce conceptos nuevos a tu clase con claridad, utilizando demostraciones visuales de las habilidades y movimientos que estás seleccionando. Mantén las instrucciones breves y precisas: ¡la mejor manera de enseñar a tus alumnos estén o no estén en el Espectro Autista!

IV) Variar las tareas: Un método de enseñanza eficaz para muchos alumnos en el Espectro Autista, la técnica de variación de tareas es una buena manera de decirle al cerebro “¡esto es algo importante para aprender y recordar!” Para intentarlo, cambia las actividades con frecuencia pero vuelve a una habilidad importante cada pocos minutos.

V) Abordar las dificultades sensoriales: Algunos alumnos en el Espectro Autista tienen una mayor respuesta a los estímulos sensoriales (aromas, sonidos, texturas) y pueden sentirse abrumados por demasiados estímulos visuales o auditivos. Para tus alumnos con dificultades sensoriales, pruebas técnicas anti-estrés, tales como apretar pelotas, cinturones corporales que se envuelven alrededor de la cintura y mini-trampolines.

VI) Busca momentos enseñables (emocionales): Cada período de clase está lleno de momentos enseñables, algo que ya sabes si eres un profesor experimentado. Presta especial atención a las experiencias emocionales: comparte la alegría de un/a niño/a que logró encestar por primera vez, atiende con empatía a un/a niño/a que se despellejó la rodilla, etcétera. Modelar estas habilidades para compartir emociones aumentará las habilidades socioemocionales de todos tus alumnos estén o no estén en el Espectro Autista.

VII) Utiliza recompensas basadas en intereses especiales: ¿Tu alumno/a tiene intereses y fascinaciones especiales? Muchos alumnos en el Espectro Autista si los tienen, y si en lugar de intentar “ponerles una tapa” durante la clase, puedes usarlos como motivadores efectivos. Averigua qué le interesa a tu alumno/a y luego usa esas cosas como pequeñas recompensas por su esfuerzo personal y buen comportamiento. También puedes considerar la creación de juegos que toda la clase pueda disfrutar en torno al interés especial de un/a niño/a.

Fuente: Barber, G. (2016). 7 Tips for Including Kids with Autism in Physical Education. The Inclusion Lab. Recuperado de (https://blog.brookespublishing.com/7-tips-for-including-kids-with-autism-in-physical-education/). Traducido por Maximiliano Bravo.

¡Tenemos Más de Cinco Sentidos!

En el colegio, se nos enseña acerca de nuestros cinco sentidos: visión, tacto, oído, olfato y gusto. Pero como adultos, aprendemos que el cuerpo humano es más complejo que esto. Tenemos tres sentidos más: la propiocepción, el sistema vestibular y la interocepción. Estos son sentidos “internos”, ya que ayudan a nuestro cerebro a aprender sobre dónde está nuestro cuerpo, cómo nos movemos y cómo nos sentimos.

I) Propriocepción

¿Qué es y por qué es importante?
La propiocepción es la forma en que tu cuerpo sabe en qué posición se encuentra. Es el sentido que nos permite saber dónde están las diferentes partes de nuestro cuerpo, cómo se mueven y cuánta fuerza necesitan usar nuestros músculos. Nuestros músculos, articulaciones y piel contienen receptores sensoriales que contribuyen a la entrada propioceptiva. Esto proporciona información que se utiliza para los movimientos motores y el control postural. Subir y bajar escaleras, practicar deportes y lavarse el cabello son ejemplos de actividades que dependen en gran medida de información propioceptiva.

La entrada propioceptiva también le permite a nuestro cuerpo saber si ocurre algo inesperado. Por ejemplo, si está caminando sobre rocas y puede sentir que está parado sobre una roca inestable, su pie y tobillo enviarán esta información a su cerebro. Tu cuerpo puede responder usando sus brazos para mantener el equilibrio, y tus ojos encontrarán rápidamente una nueva roca sobre la que pararse.

La propiocepción también está estrechamente relacionada con el sistema vestibular, y juntas nos ayudan a desarrollar la conciencia corporal, informan nuestro sentido de la postura y el equilibrio (equilibrio) y nos ayudan a estabilizar la cabeza y los ojos mientras nos movemos.

¿Qué sucede cuando no funciona correctamente?
Cuando nuestro sistema propioceptivo no interpreta los comentarios correctamente y no responde adecuadamente, puede afectar nuestras actividades diarias. Ser torpe, chocar con objetos, jugar de forma áspera o patear / lanzar una pelota con demasiada fuerza pueden ser ejemplos del cerebro que no procesa la información propioceptiva de manera adecuada. Los niños en el Espectro Autista también pueden tener dificultades adicionales para procesar la información propioceptiva.

¿Que puedes hacer en casa?
En casa, jugar de forma áspera y con agitación, usar un trampolín o pasear con tu mascota son formas divertidas de recibir una fuerte entrada propioceptiva. Las tareas domésticas y las tareas domésticas también pueden ser oportunidades útiles para recibir comentarios frecuentes. Por ejemplo, las actividades propioceptivas diarias podrían incluir barrer, pasar la aspiradora, cargar cosas (como su mochila escolar o la canasta de lavado), o guardar los juguetes.
Las actividades como la natación, la gimnasia y el karate ofrecen buenas oportunidades para el aporte propioceptivo, así como para aumentar la fuerza y ​​la resistencia.

II) El Sistema de Procesamiento Vestibular

¿Qué es y por qué es importante?

El sistema de procesamiento vestibular desempeña un papel esencial en la relación entre nuestro cuerpo, la gravedad y el mundo físico. Nos proporciona información sobre dónde está nuestro cuerpo en el espacio. Es responsable de informarnos si nuestro cuerpo está parado o en movimiento, qué tan rápido se está moviendo y en qué dirección.

El sistema vestibular proporciona una base para el desarrollo de todos los demás sistemas sensoriales, como el tacto, la visión, el sonido y la propiocepción. Es un elemento importante del sistema nervioso central, y es crucial para el desarrollo del equilibrio, la coordinación, el control motor del ojo, la coordinación bilateral (la capacidad de usar completamente ambos lados del cuerpo) y el desarrollo de la confianza y la confianza en el movimiento. Es el sistema que nos permite desarrollar una tolerancia al movimiento. Las funciones fundamentales, como nuestra postura y orientación espacial, se ven afectadas por el sistema de procesamiento vestibular. Por ejemplo, nuestra postura puede cambiar si estamos en un columpio, para permitirnos permanecer erguidos y entender dónde estamos en el espacio. Proporciona información para los reflejos de protección de nuestro cuerpo y nos prepara para entrar en modo de lucha o huida en situaciones de emergencia.

¿Qué implica y cómo?

El sistema vestibular involucra órganos y receptores vestibulares, ubicados en la región no auditiva del oído interno. Incluye dos componentes: el canal semicircular, que detecta los movimientos de rotación, y los órganos otolíticos (utrículo y sacículo), que detectan cambios lineales. Estos órganos detectan el movimiento de fluidos y proporcionan información sobre dónde está nuestra cabeza en el espacio. Esta información luego nos actualiza la orientación y el equilibrio de nuestros cuerpos dentro del entorno circundante, lo que nos permite experimentar la seguridad gravitacional. La seguridad gravitacional es la confianza que tenemos de que podemos mantener nuestra posición e interactuar con el entorno sin caernos. Por lo tanto, cuando nuestro sistema vestibular es saludable, podemos sentirnos seguros durante las actividades que requieren movimiento, ya sea que nuestros pies estén sobre o fuera del suelo. También tenemos control para iniciar y detener actividades como el swing, el salto, la escalada y el salto mortal, porque nuestros cuerpos son capaces de adaptarse y mantener el equilibrio, protegiendo nuestros cuerpos y reduciendo las lesiones. Un sistema vestibular saludable también nos permite poder atender otras entradas sensoriales que encontramos a lo largo del día para que podamos centrarnos en actividades como leer, comer y simplemente sentarse.

¿A qué está vinculado este sistema?

El sistema vestibular está neurológicamente interconectado con muchos otros sistemas en el cerebro. Un ejemplo es el sistema límbico, que es crucial para el desarrollo de una mayor regulación y bienestar físico, emocional y psicosocial. El sistema de procesamiento vestibular también está interconectado con el cerebelo, combinando información visual para permitir movimientos oculares reflexivos. Esto es necesario para rastrear objetos en movimiento, escanear, discriminar objetos y estabilizar la mirada. Esto puede afectar actividades como leer, practicar deportes, ajustar la atención visual mientras se mueve, y mantener la atención cuando se alterna mirando a la pizarra y luego a su propio trabajo.

¿Qué sucede cuando hay problemas con el procesamiento vestibular?

Los problemas asociados con el procesamiento vestibular pueden hacer que muchos aspectos de la vida cotidiana sean muy desafiantes. Los niños con un sistema de procesamiento vestibular disfuncional pueden ser hipo o hipersensible al movimiento, y pueden aparecer comportamientos de ambos en cualquier momento. Los niños pueden parecer temerosos de los movimientos porque se sienten inseguros y desequilibrados. Esto a menudo lleva a los niños a preferir actividades sedentarias, evitar columpios o escalar, u otras actividades donde sus pies dejan el suelo. Pueden experimentar sensibilidad a los cambios en las superficies para caminar y pueden tener dificultades para permanecer concentrados y erguidos en la escuela. También pueden tener dificultades para moverse a través del ambiente en casa o en el patio de recreo, a menudo se mueven con cautela o despacio. En los niños más pequeños, estas dificultades a menudo llevan a que les disguste ser trasladados a su estómago o espalda o que tengan la cabeza inclinada hacia atrás.

En contraste, los niños pueden parecer estar en constante movimiento, incapaces de quedarse quietos. Esto puede afectar actividades como leer y escribir en la escuela y mantener la concentración sin moverse. Estos niños pueden parecer descoordinados y torpes, a menudo cayendo. Se mueven a través de entornos, aparentemente sin darse cuenta del peligro, saltan o corren impulsivamente. Estos niños también pueden parecer perdidos en entornos familiares, incapaces de localizar objetos. La disfunción vestibular no solo nos afecta físicamente, sino también psicológicamente. Puede ser responsable de reacciones emocionales elevadas de experiencias estresantes y puede convertirse en ansiedad o inseguridad en un entorno.

Otras dificultades asociadas con el procesamiento vestibular incluyen problemas con las actividades de secuenciación y problemas con la coordinación bilateral. Estas actividades podrían incluir saltar o tirar y atrapar.

¿Qué se puede hacer en casa para ayudar a promover el procesamiento vestibular?

Hay una variedad de actividades en las que podemos alentar a los niños a participar en el hogar o en el parque, para ayudar a promover el procesamiento vestibular. Éstos incluyen:

  • Jugar en columpios, toboganes y balancines en el patio de recreo.
  • Colgar boca abajo en las barras en el patio de recreo.
  • Atravesar obstáculos en el parque.
  • Rodar por las colinas.
  • Jugar a atrapar cosas y saltar al mismo tiempo, o en un trampolín.
  • Saltar o correr sobre diferentes superficies.

Estas son solo algunas de las actividades simples que podemos hacer en casa para ayudar a integrar la información vestibular con otros sistemas sensoriales. ¡Feliz movimiento!

III) Interocepción

¿Qué es y por qué es importante?

Siéntate y relájate. ¿Qué sientes dentro de tu cuerpo? ¿Tienes hambre? ¿Necesitas ir al baño? ¿Se te acelera el corazón? ¿Estás respirando pesadamente? ¿Tienes picazón? Estos son sentidos que se pueden sentir a través de la ayuda de nuestro sistema interoceptivo.

Nuestro sistema interoceptivo nos permite sentir dolor, hambre, plenitud, náuseas, necesidad de ir al baño, picazón, esfuerzo físico, frío, calor, cosquilleo y estados emocionales (excitación, ira, calma o miedo). No solo eso, la interocepción nos permite identificar y responder a lo que nuestro cuerpo nos dice, por ejemplo, si su boca y garganta se sienten secas, podemos entender que esta es la forma en que nuestro cuerpo nos dice que tenemos sed. Estas señales y sentimientos se entienden a través de la interocepción.

Para las personas con una buena conciencia interoceptiva, somos capaces de entender fácilmente lo que nuestros cuerpos están tratando de decirnos y, por lo tanto, actuamos en respuesta a esto, para restablecer el equilibrio y la comodidad de nuestros cuerpos. Por ejemplo, si sentimos que nuestros estómagos gruñen, entendemos que esta es la forma en que nuestro cuerpo nos indica que tenemos hambre y, por lo tanto, comemos y restauramos el equilibrio en nuestros cuerpos.

¿Qué sucede cuando no funciona correctamente?

Sin embargo, para las personas que tienen niveles más bajos de conciencia interoceptiva, puede ser difícil entender lo que nuestro cuerpo está tratando de señalar y comunicar. Esto puede dar lugar a dificultades en la autorregulación, ya que no podemos sentirnos enojados o molestos hasta que la emoción ya haya alcanzado el punto de erupción.

Además, todos sabemos lo difícil que puede ser concentrarse si nuestros cuerpos están hambrientos y sin energía. Sin embargo, si tenemos una baja conciencia interoceptiva, es posible que no reconozcamos el hambre y, por lo tanto, no podamos proporcionarle a nuestro cuerpo lo que necesita para concentrarse. Si no somos capaces de entender nuestro propio cuerpo, esto puede llevar a dificultades para socializar y desarrollar empatía.

Entonces, ¿cómo podemos mejorar nuestra conciencia interoceptiva?

Tratar de etiquetar y resaltar el lenguaje corporal que se relaciona con las emociones puede ser realmente útil para ayudar a alguien a comprender lo que está sintiendo. Por ejemplo, señalando a alguien “Puedo ver que tus manos están sudorosas y que tus piernas se mueven, ¿tu corazón está latiendo rápidamente? ¿Sienten tu estómago sacudido? “Creo que podrías estar nervioso”. Esto puede ayudar a alguien a identificar un lenguaje corporal específico y correlacionar esos indicadores con sentimientos y emociones.

Además, el uso de representaciones visuales puede ser muy útil para reconocer los signos corporales y comprender lo que significan. Por ejemplo, podría dibujar a una persona con partes básicas del cuerpo (cara, manos, estómago, corazón, etc.) y tener una lista de sensaciones/palabras descriptivas que le permitan a alguien describir cómo se siente una parte específica del cuerpo en ese momento (por ejemplo, ojos). acuoso, picoso, seco).

Fuente: OTFC, THE IMPORTANCE OF PROPRIOCEPTION!; THE IMPORTANCE OF THE VESTIBULAR PROCESSING SYSTEM!; WHAT IS INTEROCEPTION? (2017, 2018). Occuptational Therapy For Kids. Recuperado de ( https://occupationaltherapychildren.com.au/the-importance-of-proprioception/) (https://occupationaltherapychildren.com.au/importance-vestibular-processing-system/); (https://occupationaltherapychildren.com.au/what-is-interoception/). Traducidos por Maximiliano Bravo,

Fatiga Autista: ¿Qué Es y Cómo Podemos Prevenirla?

¿Conoces la frase “quemar la vela en ambos extremos”?

La fatiga autista se produce cuando la vela se está quemando en ambos extremos sin la suficiente reposición para contrarrestar las áreas en las que una persona en el Espectro Autista lucha especialmente o consume la mayoría de sus unidades de energía, por ejemplo, social, comunicacional y sensorial. Todos, sin importar cuál sea su neurología, experimentan mal humor, cansancio y potencialmente tienen la capacidad de fatigarse, pero la fatiga autista es ligeramente diferente, ya que generalmente se relaciona con las dificultades de la persona que vive la condición.

Las personas en el Espectro Autista (especialmente las mujeres), tiende a gastar mucha energía en el “enmascaramiento social“, o en adaptarse.

En consecuencia, enfrentan algún tipo de dificultad para adaptarse, especialmente si no están diagnosticadas y no son conscientes de su condición, o si son jóvenes y aún están conociendo las convenciones sociales. ¡Evitar la fatiga autista solo se vuelve más fácil una vez que sepas qué herramientas de autocuidado necesitas en tu caja de herramientas!

Volviendo al enmascaramiento; ¿Qué se clasificaría como “encajar”? Tal vez participes en una conversación esperada en el trabajo, no parezcas perturbado/a por las dificultades sensoriales al ir de compras, y manejes los desafíos de ciertas actividades sociales, por ejemplo, reuniones familiares extendidas o fiestas en la oficina. Este “enmascaramiento” a menudo se requiere para mantener un trabajo, acceder a servicios de educación o mantener relaciones de pareja, y puede ser un reflejo automático, en lugar de algo calculado. Sin embargo, la potencia de procesamiento y la energía social requeridas para mantener la máscara pueden ser muy agotadoras.

Lo que suele suceder con las personas en el Espectro Autista que son responsables de los demás es que este elemento importante continúa funcionando durante el agotamiento, por ejemplo, sus deberes como padres o cuidadores, pero otras funciones cotidianas tienen que ser “desactivadas”. La comunicación puede agotarse, la sobrecarga sensorial es común, las habilidades de autocuidado (tal vez incluir cosas aparentemente simples como cuidar de nuestra apariencia personal) se vuelven de menor importancia: esencialmente, el sistema operativo de esta computadora se está cerrando, por lo que solo las tareas esenciales permanecen “encendidas”. En la fatiga autista, la persona puede volverse retraída, su voz puede volverse más monótona debido al gran esfuerzo de comunicación (algunas personas en el Espectro Autista pueden incluso volverse no verbales), y es probable que sean muy sensibles a la información sensorial. Muchas personas en el Espectro Autista experimentan ansiedad, síntomas de bajo estado de ánimo, distimia o depresión durante sus vidas, y durante el agotamiento, estas afecciones podrían reaparecer.

¿Cuánto tiempo dura la fatiga autista?

La fatiga autista puede durar días, semanas más probables y quizás un par de meses. Cualquier persona con más fatiga a más largo plazo que esto probablemente necesitaría mucho apoyo en sus vidas, para volver a ser fuerte y estar bien nuevamente. (Es probable que los niveles severos de fatiga total estén relacionados con algún tipo de hito o suceso vital a gran escala; es probable que la persona no pueda seguir trabajando o quedarse en su lugar de estudios hasta que se recupere lo suficiente.)

Así que aquí está nuestra opinión sobre la fatiga autista. Tratar la fatiga autista de nivel inferior como algo parecido a una migraña. ¿Podríamos esperar que alguien con migraña vaya al trabajo, compre alegremente, se vea mejor y converse casualmente sobre trivialidades? No, es probable que se dirijan a la cama y descansen.

La fatiga es un síntoma fisiológico de la sobrecarga del sistema. La persona generalmente necesita tiempo para recuperarse en un entorno de baja demanda, con la menor cantidad posible de dificultades en las áreas de comunicación, desencadenantes sensoriales y socialización.

¿Cómo se evita la fatiga autista?

La fatiga autista se puede evitar conociéndote a ti mismo (como persona en el Espectro Autista), sabiendo qué la desencadena, con qué frecuencia debes descansar o tener tiempo de inactividad social, reduciendo las actividades sociales cuando te sientas sensible, utilizando herramientas de cuidado personal como el uso de auriculares cuando es necesario. recalibrarte y eliminar cosas o personas de tu vida que agotan tu banco de energía, en lugar de llenarlo.

En los niños que aún no tienen este nivel de autoconciencia, reducir las demandas, permitir que el/la niño/a tome decisiones sobre qué quiere y no quiere hacer, reducir la socialización y los estímulos sensoriales y, en general, permitir el descanso o el tiempo de inactividad podría ser beneficioso.

Las personas en etapas más severas de la fatiga pueden necesitar todo lo anterior, así como terapias de conversación, apoyo nutricional y de salud, y el apoyo de cualquier lugar de trabajo o educación, para permitir que el autista se recupere y planifique cualquier retorno.

Fuente: Carter, K. (2019). Autistic burnout — what it it and how can we prevent it? (Autism / Asperger’s / ASC). Medium. Recuperado de (https://medium.com/@spectra.blog/autistic-burnout-what-it-it-and-how-can-we-prevent-it-autism-aspergers-asc-f68c03de349d). Traducido por Maximiliano Bravo.

Apoyando la Salud Mental de Tus Seres Queridos en el Espectro Autista

Estos son algunas reflexiones muy útiles acerca de la salud mental y el Espectro Autista. Dada lo importante que es hablar sobre salud mental, el contenido del siguiente artículo está específicamente a los adultos en el Espectro Autista, ya que la salud mental es una necesidad frustrantemente insatisfecha de un grupo aquejado por una invisibilización generalizada.

I) Tiempo: Pedirnos que procesemos cómo nos sentimos en tiempo real es un boleto de ida a un colapso. Si hemos experimentado emociones intensas o estrés, entonces necesitamos tiempo para procesarlo. Los adultos en el Espectro Autista necesitamos sentirnos con derecho a decirle a nuestros seres queridos “no, no he tenido un buen día, pero no estoy listo para hablar de eso”. No se lo tomen personal, solo necesitamos tiempo antes de poder hablar sobre lo que nos ha sucedido. Si tratamos de pensar sobre ello, nuestras mentes nos gritan; “¡ALTO!”. Danos tiempo.

II) Vergüenza vs. Culpa: A menudo ocurrirán situaciones cuando defraudamos a las personas. Por la razón que sea, a veces simplemente no podemos hacer las cosas, no importa cuánto queramos. Por ejemplo, una persona en el Espectro Autista faltó a un concierto que prometió asistir con su mejor amigo/a. Independiente de lo mucho que quiso ir, al final se quedó en su casa. Dicha persona en el Espectro Autista siente una vergüenza intensa por haberlo/a decepcionado. Afortunadamente, su amigo/a es increíblemente comprensivo/a y nunca trató de hacerlo/a sentir mal o culpable por eso. Por otro lado, a veces otras personas nos hacen sentir muy culpables y nos culpan por no poder hacer las cosas. Esto claramente va a afectar nuestra salud mental.
Si no podemos hacer algo, por favor, comprendan y no nos culpen.

III) Energía mental: Lo que podemos y no podemos hacer cada día está determinado por la energía mental que tenemos ese día. Cuanta más energía mental tenemos más podemos manejar. Cosas como los cambios, el ruido y las personas disminuirán nuestra energía junto con muchos otros factores. Lo que nos cuesta la energía mental es muy diferente de lo que le cuesta a otras personas su energía mental. También hay formas de aumentar nuestras energía mental, por ejemplo, disfrutar de nuestros intereses especiales. Si estás interactuando con una persona en el Espectro Autista, ten en cuenta que pueden tener una energía mental limitada. Si se trata de un ser querido, elabora un sistema que le permita saber a él/ella si este es el caso. No solo salvándonos de sentirnos presionados, sino también de que tú seas el objetivo de nuestra posible frustración.

IV) Hoy vs. Mañana: Como extensión de los dos puntos anteriores, solo porque una persona en el Espectro Autista puede hacer algo un día, no significa que puedan hacerlo todos los días. Hay una cantidad innumerable de factores que contribuyen a si podemos o no podemos hacer algo en ese momento. Por favor entiéndanlo.
Igualmente porque no podemos hacer algo un día, no significa que nunca podamos.

V) Diferentes. No defectuosos: La depresión es una comorbilidad común en las personas en el Espectro Autista. Entre sus muchas causas, se encuentra la sensación de ser un fracaso y una carga para los demás. A menudo no se sienten lo suficientemente bueno en comparación con los demás al no poder hacer lo que todos los demás podían y eso les cuesta aceptarlo. Una estrategia para luchar contra este factor desencadenante de la depresión es aceptar todo lo que podemos hacer y dejar de luchar por una parte de nosotros que no existe. El apoyo de nuestros amigos y familiares es un elemento crucial para ayudar a las personas en el Espectro Autista a lograr esta aceptación personal (junto con la terapia).

VI) Ansiedad: El Espectro Autista tiende a ser una condición tipo “compre una y llévese otra gratis“, por lo tanto, la ansiedad tiende a ser una experiencia compartida por muchos de nosotros. Lo más importante para aquellos que apoyan a alguien con ansiedad es saber que a menudo sabemos que es irracional. Decirnos “no te preocupes” y “no es nada de qué preocuparse” no nos ayudará. La mejor manera de apoyarnos sería aplicar primero cualquier lógica que no podamos ver. Más allá de aplicar la lógica, lo mejor, para nosotros, sería distraernos con nuestros intereses especiales.

VII) Honestidad: Las personas en el Espectro Autista sienten las cosas en los extremos. En muchos sentidos, esto puede ser asombroso, pero también puede ser agobiante y confuso. También nos impide ser honestos con quienes nos importan cuando (a sabiendas) vamos de una forma u otra. Si quieres que eliminemos la barrera, debe aceptar todas nuestras emociones con toda su intensidad. La vida en el Espectro Autista es intensa. No vivimos en sombras de gris; Es todo o nada.

VIII) Aún así inclúyenos: Tal vez no podemos asistir a esa fiesta, tal vez no podamos ir de compras. Pero el habernos invitado muestra que nos querrías allí, si pudiéramos. Invitarnos nos da una oportunidad, porque no sabemos si podemos hacerlo a menos que nos lo pidas. Preguntarnos, sin añadir más expectativas impuestas, significa todo para las personas en el Espectro Autista. Incluso si nuestra respuesta es “no”, pregúntanos de todos modos.

IX) Solos vs. Solitarios: Nos gusta estar solos. No nos gusta sentirnos solos. Hay una gran diferencia. Las personas nos cansan, la comunicación nos cansa. Sin embargo, apreciamos muchos a nuestros seres queridos. Hablar con nuestros mejores amigos/as nos causa gran felicidad. Nuestras interacciones sociales pueden parecer extrañas para muchas personas, pero no nos sentimos solos. Podemos sentirnos aislados cuando estamos rodeado por nuestros amigos o familiares. Incomprendidos cuando estamos gritando para hacernos entender. Nuestra preferencia hacia la soledad no significa que tratamos con indiferencia a nuestros seres queridos. Estar solos es a menudo lo que las personas en el Espectro Autista necesitan para restaurar su salud mental. Sentirnos solo, eso no es bueno para nadie.

En Resumen

Las personas en el Espectro Autista son más vulnerables a las enfermedades mentales. Si tienes un amigo o familiar en el Espectro Autista, asegúrate de conocer los signos de una enfermedad mental, especialmente si se trata de depresión y/o ideación suicida. Asegúrate de que tengan a alguien a quien puedan recurrir como apoyo, que puedan confiar, sin temor a ser juzgados. Así de simple.

Por favor, no piensen que necesitan tener todas las respuestas para iniciar una conversación sobre salud mental con sus seres queridos en el Espectro Autista (o cualquier otra persona).

Fuente: Weldon, R. (2019). Supporting your autistic loved one’s mental health. Rosie Weldon. Recuperado de (https://www.rosieweldon.com/blog/autisticsmentalhealth?fbclid=IwAR1xIdGayjYULAyt1YQEEORgyYPM4GR5YfI0rJLwsOqqQ3DA6L7qRqZquYQ ). Traducido por Maximiliano Bravo.