Sensibilidad A Las Críticas: Consejos Para Las Padres

Han habido muchas discusiones sobre las diferentes reacciones sensoriales que las personas en el Espectro Autista tienen al entorno físico, como la angustia que pueden experimentar por ruidos fuertes e inesperados, luces fluorescentes y etiquetas de ropa.

Pero hay otra forma de sensibilidad menudo expresada por los miembros de la comunidad del Espectro Autista, que no se discute con la misma regularidad: una hipersensibilidad extrema a las críticas.

Esto es cuando incluso el tipo más pequeño de sugerencia o corrección tiene un gran impacto. Los tipos de críticas más intencionales resultan en la destrucción del autoestima de la persona o pueden provocar reacciones fuertes. Aún más significativo es el efecto duradero que esto tiene.

Muchos adultos en el Espectro Autista dicen que estas críticas no solo las han internalizado y han impactado negativamente su autoestima, sino que todavía están pensando en estos momentos dolorosos décadas después.

Si las personas que interactúan con aquellos en el Espectro Autista no son conscientes de esta sensibilidad, pueden causar involuntariamente un daño emocional negativo de larga duración.

Causas

No existe certeza si las personas en el Espectro Autista están predispuestas para ser emocionalmente sensibles; Esta cualidad no es intrínsecamente buena o mala. Sin embargo, está claro que las experiencias de la vida, especialmente cuando son niños, pueden magnificar esta sensibilidad.

Algunas de estas experiencias incluyen:

  • Ser corregidos frecuentemente.
  • Ser víctimas de acoso escolar.
  • Comentarios negativos constantes de sus padres y profesores.
  • Ser despedidos y excluidos.
  • Sienten que nunca hacen las cosas bien.

Con el tiempo, las personas pueden percibir críticas, incluso cuando no fueron intencionadas. A veces, incluso los comentarios positivos pueden interpretarse como negativos a la luz de las malas experiencias del pasado de la persona.

Impacto

Los adultos en el Espectro Autista describen esta sensibilidad como un efecto devastador. Muchos dicen que se sienten agotados, estresados, decaídos, menospreciados o sin valor.

Informan que sus pensamientos constantes son:

  • “Que es mi culpa. Cometí un error”
  • “Siempre estoy equivocado, y la otra persona siempre tiene razón”.
  • “Se siente como una jungla allá afuera”.
  • “Es un campo minado averiguar cómo evitar las críticas”.

Consecuencias

Como consecuencia de esta sensibilidad, las personas en el Espectro Autista pueden:

  • Evitar situaciones sociales, escolares y laborales.
  • Aislarse cuando deben estar en grupos.
  • Guardar silencio, pensando que si no dicen nada, no pueden ser criticados.
  • Pedir disculpas por todo lo que hacen (o no hacen) con la esperanza de que esto evite las críticas.
  • Desarrollar actitudes perfeccionistas, porque si no se equivocan, no serán criticados.
  • Intentar imitar el comportamiento de niños o adultos socialmente exitosos.
  • Ser EXTREMADAMENTE autocríticos desde el principio en las interacciones sociales como una forma de tratar de ganarle a la otra persona. Duele menos si la persona se critica a sí misma.

Pero todos estos esfuerzos pueden tener un éxito limitado, causar agotamiento y reforzar una pobre imagen de sí mismo.

Consejos para los padres: La Autoestima Es Clave

Aunque muchos expertos en crianza de los hijos desalientan “mimar” a los niños, especialmente a medida que crecen, resulta útil considerar la perspectiva opuesta sobre la crianza de los hijos.

No importa su edad, los niños necesitan apoyo emocional y elogios. Cuando un/a niño/a se siente fuertemente criticado/a, el objetivo más importante es ayudarlo a desarrollar su autoestima. Los niños en el Espectro Autista generalmente no reciben afirmaciones positivas de sus compañeros, por lo que corresponde a los padres y profesores proporcionarlos.

Incorporar algunas de las siguientes sugerencias en la forma en que interactúa con tu hijo/a puede ayudarlo a convertirse en adultos asertivos y resilientes que se sientan bien consigo mismos.

  • Construir confianza a través de las fortalezas: Anima a tu hijo/a en el Espectro Autista a hacer cosas en las que se destaquen para promover el éxito. Esto no significa que no debería experimentar dificultades, sino que intenta crear tantas oportunidades positivas para tu hijo/a como sea posible, y felicítalo/a por sus éxitos, así como por sus esfuerzos.
  • Comunicar aceptación: Siempre hazle saber a tu hijo/a que son aceptados (y amados) por quienes son, sin importar cuáles sean sus dificultades o los errores que hayan cometido.
  • Crear una entorno para el éxito: Cuando sea posible, intenta fomentar entornos óptimos. Esto depende de cómo sea tu hijo/a, pero las posibles adaptaciones pueden incluir disminuir el tiempo social dentro de los grupos, minimizar los elementos sensoriales que causan estrés e implementar estrategias de apoyo escolar que promuevan sus fortalezas.
  • Establecer apoyos: Todos los niños deben tener al menos un adulto comprensivo y receptivo en su vida que pueda actuar como mentor y brindar orientación social.
  • Mensaje consistentes: Todos los adultos que trabajan con tu hijo/a deben asegurarse de interpretar correctamente cómo se comporta o cómo se comunica. Si se debe modificar el comportamiento de tu hijo/a, los adultos deben intentar hacerlo con suavidad y de manera práctica, con una explicación clara, no crítica.
  • Crear oportunidades para el liderazgo: Considere colocar a tu hijo/a en posiciones de liderazgo, como tutoría o mentoría para niños más pequeños o “dirigir” un club basado en sus intereses. Este tipo de oportunidades pueden tener un impacto positivo en el autoestima de los niños.
  • Ser proactivos frente al acoso escolar: Abordar inmediatamente cualquier situación de acoso escolar o exclusión social. Hay que tener en cuenta que esto puede suceder en el ciberespacio de parte de sus compañeros o incluso adultos (como sus profesores).
  • Encontrar el equilibrio correcto: Cuando interactúes con tu hijo/a en el Espectro Autista, sé amable y generoso con los elogios. Tan frustrado como pueda sentirse en este momento, trate de no gritar o alzar la voz, o decir cosas críticas. Esto generalmente no es útil para los niños en el Espectro Autista y es poco probable que cambie sus comportamiento.

Este es un montón de consejos, y tú podrías pensar, “más fácil decirlo que hacerlo“. Recuerda, toda este artículo ha sido sobre no ser crítico con tu hijo/a; Además, no seas crítico contigo mismo. La crianza de los hijos es un trabajo duro, especialmente cuando tienes un hijo/a en el Espectro Autista, y es importante perdonar tus propios errores y seguir adelante. Tu objetivo no es ser el/la padre/madre perfecto/a, sino más bien esforzarte para comprender y apreciar a tu hijo/a y hacer lo mejor que puedas.

En conclusión, los niños en el Espectro Autista reciben constantemente comentarios que pueden contribuir a una sensación de ser inherentemente defectuosos. Esto hace que sea más importante que nunca para los padres, profesores y otros adultos equilibrar las críticas con elogios, la aceptación incondicional y el énfasis en sus fortalezas.

Fuente: Jekel, D. (s.f.). Sensitivity to Criticism: Advice for Parents. The Asperger/Autism Network (AANE). Recuperado de (https://www.aane.org/sensitivity-to-criticism-advice-for-parents/). Traducido por Maximiliano Bravo.

La Frase Que Nunca Debes Decirle A Tu Hijo/a

Tu hijo/a parece que tiene todas las excusas del mundo para no hacer sus tareas. Eso es comprensible. Estás frustrado/a por todas sus tácticas evasivas. Puedes pensar en una razón por la que podría ser y quieres que él/ella lo sepa. Ya sea que se te escape o que tengas toda la intención de expresarle tus opiniones, tú lo dices:

“¡Eres un flojo/a!”

¿Por qué llamar a tu hijo/a flojo/a no está bien? Porque es peligroso.

Aquí están 3 razones:

I) Reduce su autoestima: Lo que le dices a tu hijo/a se convierte en su voz interior. Una declaración crítica de tu parte dejará una huella imborrable en la mente de tu hijo/a con el paso de los años.

II) Estás modelando insultos: Si bien puede parecer solo un adjetivo para ti, es insultante para tu hijo/a. Si él/ella aprende de ti que los insultos están bien, imagina lo que dirá cuando esté frustrado/a con sus amigos, hermanos o incluso con su futuro/a cónyuge e hijos.

III) Es posible que estés ignorando la verdadera razón detrás de la falta de motivación de tu hijo/a: Cuando llamas flojo/a a tu hijo/a, estás descartando cualquier razón genuina que pueda tener para no cumplir sus tareas. Esta es una oportunidad perdida para que tú y tu hijo/a resuelvan el problema de la desmotivación.

¿Necesitas ayuda para descubrir las razones? Poniéndote en los zapatos de tu hijo/a, intenta ver si alguna de las siguientes puede ser la razón.

Razones por las que tu hijo/a parece flojo/a pero en realidad no lo es:

I) Miedo al fracaso: Tu hijo/a puede sentirse incapaz o no cree en sí mismo/a. Si es así, estos son pensamientos negativos poderosos que necesitan mucho apoyo para vencer. Llamarlo/a flojo/a es lo opuesto a lo que tu hijo/a necesita.

Además, si la respuesta de tu hijo/a cuando se le pide que haga algo es “No puedo“, considera la posibilidad de que realmente no pueda. A veces los padres establecen expectativas demasiado altas. Mire cuál es la tarea que desea que tu hijo/a realice. Si es posible, no es razonable que lo logre todo, intente dividirlo en pasos más pequeños que pueda lograr uno por uno.

II) Miedo a ser juzgado/a: Si él/ella ya está siendo juzgado/a por ti por NO hacer algo, imagina cuáles son sus temores si intenta hacer algo. ¿Alguna vez has pensado “Quiero hacer X pero no estoy seguro de qué dirá Y”? Tu hijo/a también puede tener esos miedos. Asegúrale que crees en él/ella y apóyalo/a plenamente. Esto puede funcionar para todas las tareas, desde sacar la basura hasta resolver ese problema de matemáticas.

III) Evitar la frustración: Si lo que le estás pidiendo a tu hijo/a que produzca le causa frustración, es posible que se demore en hacerlo porque es difícil lidiar con esas emociones. Intenta reconocer la frustración. “Sé que es frustrante tener que resolver los nuevos problemas matemáticos. Siempre puedes tomar un descanso cuando te sientas frustrado/a, y yo también estoy aquí si necesitas ayuda”.

IV) Depresión: Algunos de los síntomas principales de la depresión son la falta de motivación, poca energía y no participar en actividades que solía ser capaz de hacer. Si la actitud o el comportamiento de tu hijo/a ha cambiado recientemente y ve este problema en el hogar y en el colegio, es hora de discutir con él/ella si está deprimido/a.

V) Disfunción ejecutiva: Tu hijo/a podría ser capaz de realizar tareas o proyectos a corto plazo o escuchar instrucciones breves y concisas, pero les resulta mucho más difícil seguir esforzándose durante períodos de tiempo más largos. En otras palabras, tú podrías percibir que tu hijo/a está siendo flojo/a, pero realmente podría tener problemas muy reales de disfunción ejecutiva. Y aquí están algunas posibles soluciones:

  • Utilizar calendarios, agendas, listas y alarmas.
  • Hacer un horario al que se pueda hacer referencia durante todo el día para ayudar a mantener el rumbo.
  • Descomponer las tareas grandes en tareas más pequeñas
  • Mantener las áreas de trabajo separadas de las áreas de ocio.
  • Establecer recordatorios sobre las próximas transiciones y cambios en las rutinas establecidas

En resumen, salvo todas estas razones, supongamos que le pides a tu hijo/a que haga algo y simplemente no quiere hacerlo. ¿Por qué la necesidad de llamarlo/a flojo/a? Hay varias otras palabras que podrían describir con mayor precisión el comportamiento de tu hijo/a sin todos los peligros de la palabra con “F”.

Prueba “desmotivado/a”. Pregúntale a tu hijo/a por qué está desmotivado/a y tengan un diálogo. Nunca puedes equivocarte si hablas respetuosamente con tu hijo/a y solucionen el problema los dos juntos.

Fuente: Eadie, J. (2017). The One Phrase You Should Never Say to Your Child. Jenmarie Counseling. Recuperado de (https://jenmarie-counseling.com/never-say-lazy-child/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

La Importancia De La Palabra “No”

Obediencia es una palabra que muchas personas en el Espectro Autista y padres de niños que viven la condición asocian automáticamente con la terapia conductual como ABA, pero de hecho, la crianza y enseñanza cotidiana depende del conductismo con el objetivo como meta. Gráficos de stickers para diversas tareas o para “buen comportamiento”, retención de privilegios hasta que se cumplan los objetivos, y los castigos o las consecuencias por no cumplir con las expectativas son formas comunes de técnicas de enseñanza y enseñanza basadas en el cumplimiento y que modelan el comportamiento.

Ciertamente, hasta cierto punto, muchos niños están sujetos a entrenamiento de obediencia en el colegio y en el hogar, incluso si no son neurodivergentes de ninguna manera. Muchos adultos ven esto como la única forma de lograr que los niños aprendan algo, incluidos los valores familiares, la empatía y la diferencia entre lo apropiado y lo inapropiado. Algunos estudios han demostrado que los alumnos en situación de discapacidad están típicamente más estrictamente controlados por el manejo del comportamiento que sus compañeros sin discapacidad en el colegio.

Desafortunadamente, esos niños son más vulnerables al daño que puede resultar de la entrenamiento de obedicencia que sus compañeros sin discapacidad. Los niños en el Espectro Autista en particular, frecuentemente confundidos por reglas neurotípicas no escritas y códigos sociales, pueden permanecer en la zona de comodidad relativa de evitar conflictos, hacer lo que se les dice y ser “buenos” para tratar de mantenerse fuera de peligro.

Los niños en el Espectro Autista también tienden a confiar en los guiones para hacer frente a situaciones desconocidas o confusas; los adultos no autistas pueden no darse cuenta de hasta qué punto las personas en el Espectro Autista usan las secuencias de comandos como una herramienta, incluso cuando la persona que vive la condición parece tener habilidades verbales avanzadas. Y los guiones que a menudo se sienten más seguros son los guiones de obedicencia:

Si. Bueno. Lo haré. Lo que quieras está bien.

O: conformidad silenciosa.

Ahora considera las situaciones de un/a niño/a en el Espectro Autista, y luego un/a adolescente en el Espectro Autista, y luego un/a adulto/a en el Espectro Autista puede encontrarse, no estar seguro/a de qué hacer o cómo responder, y puede encontrarse en incumplimiento con los guiones de obediencia:

  • Acoso escolar.
  • Ser abusado/a por una persona que conocen.
  • Experiencias sexuales en las que sienten presión para dar su consentimiento.
  • Decisiones de cómo criar a sus hijos, incluyendo consejos no solicitados de miembros de la familia.
  • Situaciones de salud en las que tienen necesidades insatisfechas.
  • Presiones en el lugar de trabajo para asumir más responsabilidad, o renunciar a acomodaciones.

Es de vital importancia que el entrenamiento de obediencia basado en el comportamiento no sea fundamental para la forma en que criamos, enseñamos u ofrecemos terapia a niños en el Espectro Autista. Por la forma en que los deja vulnerables al daño, no solo cuando son niños, sino por el resto de sus vidas.

Por esta razón, debemos esforzarnos, lo antes posible, por enseñar a los niños que tienen la capacidad de consentir o negarse a hacer algo. Que tienen derecho a la autonomía corporal incluso cuando nos molesta o nos frustra. Que sus necesidades, opiniones y deseos son importantes y se consideran importantes.

Deberíamos proporcionarles guiones que puedan usar en lugar de guiones de cumplimiento, cuando no estén seguros de qué hacer.

  • No gracias
  • Lo pensaré
  • Eso no me gusta
  • No quiero
  • No puedo hacer eso
  • ¡NO!

Y también alienta las expresiones no verbales de rechazo, como darse la vuelta, sacudir la cabeza, salir de la habitación, vocalizar en protesta, etc.

A medida que los apoyamos en su aprendizaje y desarrollo personal, deberíamos fortalecer, no disminuir, su capacidad de expresar “No”, puede ser una de las herramientas más útiles que tendrán.

Fuente: Murry, M. (2016). The Importance Of No. Respectfully Connected. Recuperado de (http://respectfullyconnected.com/2016/03/the-importance-of-no/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¿Por Qué No Debemos Tener Miedo De Pedir Ayuda?

Una de las palabras más poderosas es “ayuda”. Son solo cinco letras, pero si se usa en la situación correcta puede marcar una gran diferencia. Ni siquiera necesitas hacer una oración completa.

Para muchos, esto difícilmente puede parecer una noticia innovadora. Después de todo, “ayuda” es una de las primeras palabras que aprendemos a decir. Entonces, ¿por qué, a medida que crecemos, olvidamos cómo usar esta poderosa palabra?

En este artículo echaremos un vistazo a por qué las personas en el Espectro Autista a menudo pueden ser tan reticentes a pedir ayuda y proporcionar consejos útiles sobre qué hacer, después de aceptar que un problema compartido es realmente un problema. reducido a la mitad.

¿Por qué las personas en el espectro Autista no piden ayuda?

Es muy común para las personas en el Espectro Autista que podrían considerarse independientes, rechazar cualquier oferta de ayuda, por temor a invitar a la posibilidad de que no seamos tan independientes como pensábamos. Eso demuestra que el orgullo viene antes de la caída.

Pero el orgullo no es completamente culpable cuando se trata de entender por qué las personas en el Espectro Autista no siempre aceptan la ayuda, porque también puede deberse a la negación.

No la negamos porque nos da vergüenza nuestra condición, sino porque vemos a otras personas en el Espectro Autista y creemos que, dado que somos más capaces de sobrevivir sin una cantidad significativa de apoyo, no necesitamos ayuda en absoluto.

Sentimos que si alguien está perdiendo su tiempo ayudándonos, entonces alguien más, que realmente podría necesitar una mano amiga, se está quedando sin apoyos. Esto generalmente hace que nos quedemos callados cuando más lo necesitamos, y nos ha llevado a un camino autodestructivo de dificultades en nuestros estudios o trabajos, malentendidos con amigos, entre otras cosas.

¿Por qué las personas con familiares en el Espectro Autista no piden ayuda?

Para las personas con familiares en el Espectro Autista, la ayuda puede adoptar muchas formas:

  • Ayuda para aprender a cuidar a tu familiar en el Espectro Autista.
  • Ayuda a aliviar parte del estrés que conlleva tener un familiar en el Espectro Autista.

La lista sigue y sigue. Sin embargo, de la misma manera que las personas en el Espectro Autista raramente buscan la ayuda que pueden necesitar, es muy común que dentro de sus hogares se permita que el orgullo y la negación los superen, cuando ellos mismos necesitan buscar apoyo.

Los mejores ejemplos en los que puedo pensar para esto es cómo los padres con niños en el Espectro Autista a menudo piensan que, como este es su hijo/a, es su responsabilidad asegurarse de que puedan proporcionarles la mejor vida posible. Aunque esta es una forma admirable de pensar, no significa que deba lograrse por sí sola.

De una manera similarmente errónea, muchos hogares donde hay un familiar en el Espectro Autista tampoco pedirán ayuda, porque creen que si obtienen ayuda, no están resolviendo nada, sino que están arrojando sus problemas a alguien más. La realidad, sin embargo, es todo lo contrario.

¿Por qué está bien pedir ayuda?

La ayuda no es algo que te brinde una ventaja injusta, ni es algo que muestre debilidad. Es un concepto personal que se adapta a la persona y, sin él/ella, estamos esencialmente presionando un botón de pausa ante cualquier posibilidad de progreso futuro.

Para las personas en el Espectro Autista, pedir ayuda no nos quitará nuestra independencia, es garantizar que si surge algo que la amenace, estamos preparados.

Del mismo modo, pedir ayuda con un familiar en el Espectro Autista no es admitir la derrota. pero deja en claro tu intención de triunfar y acorta el camino hacia la victoria.

Esto también se aplica a las personas que buscan un “descanso” de un familiar en el Espectro Autista. Tomar un descanso no es lo mismo que tirar la toalla. está tomando un tiempo de espera, por lo que, cuando regresas, volverás más fuerte que nunca.

Pedir ayuda es muchas cosas, pero una cosa no es un error. Si tú o alguien que tú conoces tiene dificultades con alguna cosa, es importante encontrar la manera de obtener el apoyo necesario, sin importar qué: ya sea hablando con alguien de tu confianza o contactando a un profesional.

Sin embargo, no me malinterpreten, está bien tratar de abordar las cosas como personas independientes, pero como dice el refrán: ningún hombre es una isla. Las cosas rara vez mejoran por sí solas y el hecho es que la ayuda siempre ayuda.

Fuente: Sinclair, J. (2017). Why We Shouldn’t be Afraid to Ask for Help: Autism Support. Autistic And Unapologetic. Recuperado de (https://autisticandunapologetic.com/2017/12/16/why-we-shouldnt-be-afraid-to-ask-for-help-autism-support/). Traducido por Maximiliano Bravo.

10 Buenos Límites Para Tener Como Defensor/a Del Espectro Autista

A las personas en el Espectro Autista se les enseña que debemos complacer a los demás. Nos camuflamos, los adulamos, y tenemos que lidiar con las consecuencias de todo ese trauma que nos entrena para aislarnos.

Todo eso hace que sea difícil navegar por este mundo. Pero muchas de las personas en el Espectro Autista también poseen una vocación de salvar a sus compañeros de la desesperación colectiva. Somos defensores, maestros y líderes.

Entonces, ¿cómo lidiamos con la ira y el odio que inevitablemente encontraremos al tratar de protegernos a nosotros mismos y a nuestra comunidad?

Los Límites Son Autocuidado

Establecer buenos límites para ti y para los demás te ayudará mucho en tu labor de defender a las personas en el Espectro Autista sin fatigarte. Es una práctica y un proceso, pero aquí hay diez consejos para ayudarlo a comenzar:

I) No tienes que hacer felices a todos: Si eres un/a defensor/a, ni siquiera debería ser tu plan. Es doloroso cuestionar tu visión del mundo, y la ira es una emoción fácil, por lo que generalmente es la primera en aparecer.

II) Deja que otras personas tengan sus emociones: Sabemos lo intenso que se siente el sufrimiento y que puede hacer que las personas reaccionen de forma explosiva. Permíteles tener su proceso y establecer límites con su empatía. Sus emociones son suyas para manejar.

III) Tus emociones son válidas: Tienes dolor y siempre habrá cosas que te harán daño. La discriminación es real, sistémica y dura. La verdad es que no eres lo malo de esta situación. Cuanto más lo aceptes, más fácil será para ti estar conectado contigo mismo.

IV) Interactúa con las personas a tu manera: No es necesario que permanezcas en silencio, ni tienes que discutir con alguien hasta que se te sientas mal. Tu tiempo, energía y trabajo emocional tienen valor. 

V) No responder no es un rechazo: La reflexión es una herramienta muy poderosa, así que busca formas de crearle espacio. El silencio estratégico es una excelente manera de alentar la consideración y mantener los límites del cuidado personal.

VI) No tienes que estar de acuerdo: La disidencia ayuda al progreso. Deje que las personas no estén de acuerdo contigo y siéntete libre de estar en desacuerdo con ellas. Practica sentirte cómodo con la incomodidad y deja que la reflexión te ayude a crecer. Estarás mejor preparado para responder en el futuro.

VII) Las personas y sus opiniones no son escasas: Hay miles de millones de ellos, e incluso si a la mayoría de ellos no les gustas ni tu mensaje, siempre habrán más. Déjalos venir, quédate el mayor tiempo posible y luego vete si es necesario. Es natural.

*La escasez es un término utilizado en marketing para crear un sentido de valor en un producto. Tu tiempo y energía tienen más valor que las opiniones de los demás.

VIII) Planta semillas: Haz preguntas para que las personas puedan pensar en lo que están diciendo. Fomenta la discusión en los espacios que ocupas, pero no esperes la conversión. El cambio real requiere tiempo y procesamiento. Puede que nunca veas qué florece de tus esfuerzos, pero siempre estará ahí afuera.

IX) Está bien si has sido cancelado/a: Tu reputación no es tan frágil como las personas podrían hacer parecer. Es un mito que tenemos que ser perfectos. Aprende de tus errores y sigue trabajando. Llegará más lejos en sus objetivos que las personas que te cancelan en los comentarios en lugar de trabajar en ellos mismos.

X) No asumas lo peor de las personas: Es difícil cambiar, y muchos de nosotros hemos estado rodeados de crueldad e ignorancia toda nuestra vida. Desempacar todo eso es complicado. No tenemos que convertir a todos a nuestra forma de pensar, solo tenemos que seguir publicando nuestra información. Algunas personas querrán detener tu mensaje, pero no importa. Muévete alrededor de ellos y deja que se pongan al día si pueden. Tú y yo tenemos trabajo que hacer.

Queridos Corazones Escépticos

Algunos de estos puntos pueden ser difíciles de conectar o creer. Esta bien. Tienes tu proceso, y tengo fe en tu habilidad para descubrir lo que funcionará mejor para ti.

Fuente: Ladysnessa. (2020). 10 Good Boundaries to Have as an Autistic Advocate so Haters Don’t Burn You Out. The Aspergian. Recuperado de (https://theaspergian.com/2020/02/07/10-good-boundaries-to-have-as-an-autistic-advocate-so-haters-dont-burn-you-out/?fbclid=IwAR0JVwhQVEQdEfHgsUdE5rIaibkQfN3mYa6FpEAZjk-_Ie8vmnJvGP76j5c). Traducido por Maximiliano Bravo.

Consejos Para Hablar Con Adultos En El Espectro Autista

¿Tienes un familiar, un/a vecino/a, un/a colega o un/a compañero/a de curso que está en el Espectro Autista? Si es así, es posible que a veces te resulte difícil comunicarte claramente con esta persona. Si bien no hay dos personas en el Espectro Autista que tengan el mismo lenguaje y habilidades sociales, los siguientes consejos pueden ayudarte a asegurar que tus conversaciones sean lo más fluidas posible.

I) Háblale a él/ella como lo harías con cualquier otro adulto, no un/a niño/a: No asumas que esta persona tiene habilidades cognitivas limitadas. La discapacidad de una persona puede estar más basada en el lenguaje y no relacionada con su capacidad para comprender el contenido de la conversación. En otras palabras, él/ella puede entender cada palabra que dices, pero puede tener dificultades para responder verbalmente.

II) Di lo que quieres decir. Cuando interactúes con un adulto en el Espectro Autista, se literal, claro/a y conciso/a. Evita usar jergas, matices y sarcasmo. Estas formas de comunicación pueden ser confusas y no ser fácilmente entendidas por una persona en el Espectro Autista.

III) Tómate el tiempo para escuchar: Ser un/a oyente activo es una habilidad importante al interactuar con adultos en el Espectro Autista. Tomarte el tiempo para escucharlos les hace saber que los quieres y los apoyas. Si no comprendes lo que dice la persona, haz más preguntas para aclarar lo que está tratando de transmitir.

IV) Si haces una pregunta, espera una respuesta: Si alguien no responde de inmediato a tu pregunta, no asumas que no te han escuchado o entendido. Al igual que los adultos típicos, las personas en el Espectro Autista a veces necesitan un poco más de tiempo para absorber y procesar la información antes de responder

V) Proporciona retroalimentación significativa: Algunos adultos en el Espectro Autista pueden, sin saberlo, comunicarse de forma inapropiada. Prepárate para proporcionar comentarios específicos sobre aquello que fue inapropiado. Brindar comentarios honestos, claros y sin prejuicios puede ayudar a una persona en el Espectro Autista a aprender a navegar con seguridad interacciones sociales complejas.

VI) No le hables como si no estuviera en la habitación. En un entorno grupal, no hables sobre esta persona como si no estuviera en la habitación. Es fácil caer en esta trampa, especialmente si otros están hablando de esta persona en su presencia. Al modelar un comportamiento apropiado, puedes ayudar a otros a aprender a apoyar mejor a los adultos en el Espectro Autista.

Es importante para aquellos de nosotros que somos familiares, amigos y defensores de las personas en el Espectro Autista, reconocerlos y respetarlos como adultos y ayudarlos a experimentar la mayor autoestima y lograr la mayor independencia posible.

Fuente: Walsh, M. (s.f.). Tips for Talking to Adults on the Autism Spectrum. May Institute. Recuperado de (https://www.mayinstitute.org/news/acl.html?id=1595). Traducido por Maximiliano Bravo.

Nunca Digan “Nunca”

Gracias a las redes sociales, es muy gratificante saber que existe cada vez mas información acerca del Espectro Autista escrita por las personas que si viven la condición y su círculo mas cercano. También, las redes sociales ayudar a crear comunidades donde las cosas son positivas, y los padres no están obsesionados con “normalizar” a sus hijos o que piensen que sus hijos no son más que una carga. Sin embargo, incluso en estos espacios generalmente “buenos”, hay una declaración recurrente que es realmente dañina para las personas en el Espectro Autista y sus familias: “Mi hijo/a nunca XYZ“.

Los ejemplos son abundantes; “Mi hijo/a nunca podrá conducir“. “Mi hijo/a nunca se casará“. “Mi hijo/a nunca tendrá un buen trabajo“. “Mi hijo/a nunca irá a la universidad“. Muchas veces se dice de una manera bastante neutral como si fueran simplemente afirmando un hecho, no se hace de una manera mezquina o para destrozar a su hijo/a. Pero es muy fatalista, porque la palabra “nunca” es muy final, y cuando las personas dice esto, revela que tienen expectativas increíblemente bajas para sus hijos.

Todos los padres de personas en el Espectro Autista deberían responder la siguiente pregunta “¿cómo lo saben?“. Esa es una pregunta seria, ¿cómo saben que sus hijos nunca harán algo? “Nunca” es mucho tiempo, y la palabra “nunca” ignora que las personas en el Espectro Autista continúan desarrollándose a lo largo de sus vidas. Es por eso que resulta especialmente triste escuchar a padres haciendo declaraciones de “nunca” sobre sus hijos cuando tienen solo 2 o 3 años, porque esos niños no van a tener 2 o 3 años para siempre. ¿Cómo pueden decir que nunca podrán hacer algo?

Es imposible predecirlo, ya que ninguno de estos padres tiene una bola de cristal con la que puedan ver el futuro de sus hijos. Incluso las personas que hablan de sus hijos adolescentes o adultos pueden equivocarse de esta manera. Hay muchas personas que no pudieron conducir cuando tenían 18 años, pero obtuvieron su licencia a los 30 años. Solo necesitaban más tiempo para desarrollarse o estar en el lugar correcto de sus vidas. Y hay muchas personas a quienes les dijeron la palabras “nunca” que ahora están haciendo las cosas que sus padres juraron que nunca podrían hacer.

Muchas personas probablemente contraargumentarán esto diciendo algo como “bueno, solo estoy siendo realista al reconocer sus discapacidades“. Pero la cuestión es que estás siendo pesimista no realista. Hay muchas personas en el Espectro Autista que hacen las cosas que estás describiendo, y apuesto a que eran como tu hijo/a cuando tenían su misma edad. Entonces, ¿cómo puedes saber que nunca harán esas cosas? Es tan poco realista decir que tu hijo/a nunca hará algo como decir que seguramente si lo hará.

Ahora, ¿podría tu hijo/a nunca hacer eso realmente? Oh, por supuesto. Puede que nunca. Pero, ¿por qué deberíamos asumir esto para empezar? Una expectativa realista no es “mi hijo/a nunca XYZ“, sería, “mi hijo/a podrá o no podrá asistir a la universidad, pero en caso de que vaya lucharé para asegurarme de que reciba una buena educación media con las mismas oportunidades que sus compañeros “. O es” mi hijo/a de 18 años todavía no puede conducir un automóvil, así que nos aseguraremos de que sepa cómo usar el transporte público en caso de que no saque su licencia para conducir, pero no voy a suponer que nunca conducirá”. Por supuesto, no hay absolutamente nada de malo en alguien que no pueda conducir un automóvil o que no vaya a la universidad, pero es imperativo que estas suposiciones no les cierren la puerta a potenciales oportunidades.

Si has decidido que “mi hijo/a nunca XYZ“, inevitablemente comenzarás, incluso inconscientemente y accidentalmente, a cerrarle puertas (metafóricas) para tu hijo/a, y esa declaración de “nunca” podría convertirse en una profecía autocumplida como resultado. Nunca lo sabrás hasta que lo intentes, sin embargo, muchos padres están tan atrapados en el “nunca” que nunca lo intentan. Además, tu hijo/a puede darse cuenta de las bajas expectativas que tienes, y puede comenzar a reducir sus propias expectativas, lo que podría obstaculizar su crecimiento personal.

Creo que todo esto proviene del hecho de que vivimos en una cultura que tiene muy pocas expectativas para las personas en situación de discapacidad, y especialmente las personas en el Espectro Autista. Parece que la condición atrae mucha atención “pesimista”. Sin embargo, a menudo las personas en el Espectro Autista son mucho más capaces de lo que piensan los demás, y solo unas pocas acomodaciones y comprensión pueden ser bastante útiles. Podemos comenzar a subir estas expectativas no siempre saltando a la conclusión de “mi hijo/a nunca XYZ“. No es súper racional e incluso puede ser dañino.

Los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos, estén o no estén en el Espectro Autista, y es importante tener expectativas realistas. Pero decir “mi hijo/a nunca XYZ” no es una declaración realista o útil. Tengan fe en que sus hijos pueden lograr mucho más de lo que jamás podrían imaginar, y al hacerlo, la posibilidad de esto podría hacerse realidad.

Fuente: Quincy. (2019). Never Say Never. Speaking of Autism… Recuperado de (https://speakingofautismcom.wordpress.com/2019/09/09/never-say-never/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Espectro Autista e Imagen Corporal

Las personas en el Espectro Autista, particularmente las chicas que viven la condición, pueden ser más propensas a desarrollar desórdenes alimenticios y dismorfia corporal que sus contrapartes neurotípicas. Si bien la investigación sobre este fenómeno está creciendo, la intersección de estos problemas no se discute a menudo en el mundo del Espectro Autista, y mucho menos en la cultura contemporánea. ¿Los adolescentes en el Espectro Autista conocen los riesgos? ¿Sus padres los conocen? ¿Y dónde está la conexión?

Aunque la correlación entre el Espectro Autista y los desórdenes alimenticios puede parecer una coincidencia, no es necesariamente sorprendente para los que están familiarizados con ambos temas. Los desórdenes alimenticios se caracterizan por comportamientos obsesivo-compulsivos que rodean a los alimentos y al cuerpo, a menudo acompañados por dismorfia corporal. Una gran cantidad de chicas que no han sido diagnosticadas en el Espectro Autista en su infancia reciben su diagnóstico después de buscar ayuda para un desorden alimenticio, y alrededor del 20% de los pacientes diagnosticados con anorexia nerviosa se encuentran (sin saberlo) en el Espectro Autista.

Tony Attwood, quien se especializa en chicas en el Espectro Autista, dijo que debido al comportamiento ritualizado que conduce a una alimentación desordenada y, eventualmente, a un desorden alimenticio diagnosticable, las chicas en el Espectro Autista pueden obviamente ser muy propensas a deslizarse por esa pendiente resbaladiza. Un desorden alimenticio es una obsesión que se manifiesta de manera muy similar a un “interés especial” clásico del Espectro Autista, y el atractivo de la nutrición, el conteo de calorías y el vasto mundo seductor de las dietas pueden ser fascinantes para alguien vive la condición, que solo puede desarrollar la disyuntiva fija de un desorden alimenticio como resultado de su nueva obsesión. Sumando algunas alergias alimentarias y problemas sensoriales inherentes del Espectro Autista (haciendo que la comida sea complicada para empezar) y el perfeccionismo característico de la condición, y tendremos como resultado un/a paciente que se ajusta al perfil típico de una persona con riesgo de un desorden alimenticio.

Las personas en el Espectro Autista no solo son más orientadas a los detalles, perfeccionistas, obsesivo-compulsivas y propensas a las obsesiones que los neurotípicos, sino que la misma visión de mundo de las personas que viven la condición puede ponerlas en riesgo de sufrir dismorfia corporal. Se entiende comúnmente que las personas en el Espectro Autista tienen problemas con la abstracción (“pensamiento de panorama completo”) y, especialmente cuando interactúan con personas, ven las cosas como partes en lugar de un todo. La dismorfia corporal está marcado por un/a paciente que ve las partes individuales de su cuerpo en lugar de verlo como un todo completo. Cuando un/a paciente sin dismorfia corporal se mira en el espejo y ve una cara, un/a paciente con dismorfia corporal ve un ojo, otro ojo, una nariz, una boca, mejillas, etcétera. Esta es la misma forma en que una persona en el Espectro Autista naturalmente procesa visualmente una cara. El hecho de no juntar las partes lleva (o puede ser el resultado de) a centrarse en estas partes individuales, en lugar de ver cómo encajan en un contexto más amplio.

¿Alguna vez has conocido a alguien con una nariz grande, que odia su nariz, mientras crees que se adapta a ellos? Esto se debe a que es probable que esté procesando toda su cara como un todo, mientras que ellos se enfocan únicamente en su nariz, en lugar de ser parte de la imagen completa. Este fenómeno es la esencia de la dismorfia corporal, y el hecho de que las personas en el Espectro Autista, en cierto sentido, estén equipadas con una visión dismórfica del mundo, puede hacer que sean increíblemente propensas a la dismorfia corporal y al autodesprecio que ésto conlleva, especialmente para las chicas, quienes están inmersas desde la infancia en una sociedad donde su apariencia física es el aspecto más importante de su identidad y valor.

Es posible que los chicos en el Espectro Autista no estén sujetos a las mismas presiones sociales que afectan a las chicas, pero eso no significa que estén exentos de desórdenes alimenticios o dismorfia corporal. La presión cultural misógina puede alimentar el fuego, o ser el catalizador, para las chicas en el Espectro Autista, pero los chicos no están exentos de los problemas de autoestima física, y algunas veces simplemente interesarse en hacer dietas es suficiente para que un chico en el Espectro Autista acabe en la misma situación.

Ahora, nadie está diciendo que las personas en el Espectro Autista no pueden intentar bajar de peso de forma saludable, o no pueden aprender sobre nutrición, convertirse en nutricionistas o expertos en salud. Compartir esta información tiene menos que ver con mantener a las personas en el Espectro Autista alejadas de estos factores desencadenantes, y más que ver con la esperanza de educar a los niños en el Espectro Autista desde una edad temprana acerca de sus cuerpos. Muchas personas en el Espectro Autista, y muchos niños en general, no piensan mucho en sus cuerpos hasta que llega la pubertad.

Si tú eres padre (o madre) de un niña pequeña, entiende que la solución no es asegurarle a tu hija que es hermosa (de hecho, elogiar a las niñas por su belleza puede ser increíblemente dañino por muchas razones), sino enseñarle todo lo que hace su cuerpo. Enséñale a ella (o a él) sobre cómo y por qué las personas se ven diferentes, y sobre las variaciones naturales en la forma humana, ya sea gorda o delgada, nariz grande o pequeña. Por supuesto, estamos librando una batalla cuesta arriba contra nuestra cultura, pero la primera opinión de un/a niño/a sobre su cuerpo no debe ser que no les guste.

Y si tú eres un/a adolescente en el Espectro Autista (o preadolescente o adulto) que se fija en su cuerpo y en sus partes individuales, entiende que esto es normal. No hay nada malo contigo. Somos más que nuestros cuerpos, y la belleza no es un impuesto que debemos pagar para existir. Entiende que tú no eres tu apariencia y que tu apariencia es más que tus características individuales.

Fuente: Lindsmith K. (2018). Body Image and Autism. The Artism Spectrum. Recuperado de (https://kirstenlindsmith.wordpress.com/2018/08/27/body-image-and-autism/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Amor Propio y Supervivencia Autista

El amor propio es radical, especialmente si a la sociedad le disgusta constantemente la forma en que existes, quiere cambiar tu forma de existir e incluso utiliza tu neurotipo para promover el miedo a la ciencia. Es difícil amarte a ti mismo cuando otras personas tienen muchas menos probabilidades de aceptarte. Es difícil amarte a ti mismo cuando las personas te dicen abiertamente que las personas con discapacidad son una carga.

Es difícil que te ames a ti mismo cuando no ves personajes en el Espectro Autista representativos en los medios de comunicación, solo muchos de los personajes “codificados en el Espectro Autista” que las personas no creen que podrían estar en el Espectro Autista. Porque, bueno, son personas como ellos, ¿verdad? ¿Cómo podrían ser estar en el Espectro Autista? Mientras tanto, los actores masculinos cisgéneros blancos no autistas interpretan a personajes autistas con poca o ninguna participación de personas autistas. Estos personajes en el Espectro Autista a menudo se crean solo desde la perspectiva externa no autista, y se nota.

Las expectativas de la sociedad neurotípica son tan altas que son imposibles de cumplir sin adaptaciones y apoyo. Esta es la razón por la que tenemos que reducir nuestras expectativas exponencialmente para nosotros mismos, lo que puede erosionar la autoestima y alimentar las dudas, especialmente cuando nos comparamos con las vidas de otras personas (no es algo que recomiendo hacer). Es especialmente importante que las personas en el Espectro Autista comprendan que la sociedad no está preparada para nosotros, y que debemos reducir nuestras expectativas solo porque a las personas neurotípicas no les importa lo suficiente como para acomodarnos y apoyarnos, o a veces no creemos que necesitemos apoyo.

Pero si lo necesitamos.

I) Lo que las personas neurotípicas esperan automáticamente que hagamos:

  • Comunicar verbalmente todos nuestros pensamientos en 5 segundos o menos.
  • Hacer contacto visual
  • Comprender las intenciones sociales implícitas.
  • Comunicarse a través de intenciones sociales implícitas.
  • Fingir que no sentimos dolor sensorial.

Nosotros pagamos un impuesto por estar en el Espectro Autista, un impuesto que no tiene valor monetario o tangible para las personas no autistas. Un impuesto que no atestiguan.

II) El Impuesto Autista:

  • Pagamos por no colocarnos una máscara social con prejuicios y desprecio sutil (o nada sutil) de parte de los neurotípicos.
  • Pagamos por ser quienes somos con falta de comprensión y falta de confianza o respeto de los demás.
  • Pagamos por ser nosotros mismos con ser excluidos pasivamente (y activamente) de los espacios sociales.
  • Pagamos por estar en el Espectro Autista con ser excluidos y menos aceptados por los neurotípicos.

Pagamos por ser nosotros mismos. Pagamos con prejuicios, malos entendidos y suposiciones neurotípicas. Pagamos con moneda social. Pagamos con infantilización.

Pagamos con nuestra autonomía. Pagamos con un sesgo neurotípico invisible, algo que muchos de nosotros podemos detectar en cuestión de minutos, y una persona neurotípica puede racionalizar en cuestión de segundos con una negación plausible.

Es difícil amarte y aceptarte a ti mismo cuando las personas te dicen de manera implícita o explícita que no seas tú mismo, cuando las personas piensan que las persona neurodivergentes y en situación de discapacidad valen menos por sí mismas. Cuando las personas neurotípicas piensan que el lenguaje corporal del Espectro Autista es una amenaza.

Nuestro propio amor propio es inherentemente más radical que el amor propio de los neurotípicos. Es digno de ser mencionado. Es una excepción a las estadísticas actuales. Necesitamos validarnos. Necesitamos acetarnos. ¡NECESITAMOS AMARNOS! Los sesgos neurotípicos nos han arrebatados mucho de lo que somos, a través de la normalización, la intimidación y la invalidación.

Validémosnos a nosotros mismos. Aceptémonos a nosotros mismo. Amémonos a nosotros mismos. A pesar de que muchas personas en este mundo no nos validarán, aceptarán o amarán. Es vital para nuestra supervivencia como persona en el Espectro Autista.

Fuente: AutismScienceLady. (2019). Self-Love and Autistic Survival. A Nerodivergent Collective. Recuperado de (https://theaspergian.com/2019/04/27/self-love-and-autistic-survival/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Enamoramiento vs. Amor: 11 Diferencias que Deberías Prestarles Atención

El amor y el enamoramiento son similares en algunos aspectos, pero cuando los comparas, son dos cosas muy diferentes.

Ambas son emociones fuertes que sientes hacia otra persona y puede ser fácil confundirlas …

… pero la naturaleza de estas emociones no es lo mismo en absoluto.

En pocas palabras, sentir enamoramiento es estar en ese estado temporal con el que la mayoría de nosotros estamos familiarizados cuando nos dejamos consumir por nuestros sentimientos.

Por lo general, sentimos enamoramiento por alguien cuando una relación apenas comienza y la química sexual es una parte importante de ella.

El enamoramiento puede significar que perdemos la capacidad de tomar buenas decisiones, por lo que estamos cegados por la tormenta de hormonas que giran alrededor de nuestras mentes y cuerpos.

También puedes sentir enamoramiento por alguien con quien no tienes una relación sexual.

Solo piensa en todas esas atracciones caprichosas que tuviste durante tu adolescencia que tuvieron lugar completamente en tu cabeza.

Por otro lado, el amor es cuando sientes un afecto muy fuerte por otra persona, que generalmente es recíproco.

Ahora, no me malinterpretes, el enamoramiento definitivamente no siempre es algo malo.

Si lo aceptas por lo que es y no te convences de que estás enamorado/a, entonces puede ser una experiencia maravillosa, emocionante e intensa que recordarás con un poco de incredulidad una vez que llegue a su fin.

Es solo cuando la línea entre el amor y el enamoramiento se vuelve borrosa que las cosas pueden complicarse.

Aunque el enamoramiento es a menudo fugaz y temporal, y la mayoría de las veces se agota, puede convertirse en amor con el tiempo.

Desafortunadamente, algunas personas se apresuran en el romance, incluso llegando al matrimonio, sin darle a la relación el tiempo necesario para desarrollarse.

Solo cuando las cosas están demasiado profundos se dan cuenta de que nunca estuvieron verdaderamente enamorados, sino que simplemente consumidos por sus sentimientos, incapaces de ver las cosas con claridad.

Si dos personas se conocen e inicialmente establecen una amistad en lugar de comenzar una relación sexual de inmediato, pueden pasar la etapa de enamoramiento y desarrollar un verdadero amor mutuo.

Si aún te parece difícil por entender dónde está la línea entre el amor y el enamoramiento, estas diferencias claves entre los dos deberían ayudarte a aclarar las cosas.

I) El enamoramiento es urgente, el amor es paciente: El enamoramiento tiene que ver con el momento presente.

Necesitas fijarte en esa persona ahora mismo. Él/Ella es en lo único que piensas.

Te sientes ansioso/a cuando no responde a tus mensajes de inmediato.

Todo es muy intenso.

El amor, por otro lado, significa que confías en la persona que amas, y puedes relajarte, sabiendo que pasar una noche o una semana sin una respuesta no es el fin del mundo.

No necesitas su atención en este momento. No estás completamente centrado/a en el aquí y el ahora, sino esperando un futuro juntos.

II) El enamoramiento es joven, el amor es maduro: Esta es una generalización, y uno puede enamorarse a cualquier edad, pero los sentimientos abrumadores que sentimos como adolescentes a menudo no se convierten en amor verdadero.

Nos obsesionamos con alguien y él/ella se convierte en el centro de nuestro universo.

Si te enamoras de alguien más tarde, puedes sentirte como si estuvieras de regreso en la enseñanza media, sin saber qué hacer o qué decir, y no poder pensar en otra cosa.

Pero, a medida que maduramos, es más probable que, a condición de que sean la persona adecuada, el enamoramiento se convierta en amor, en lugar de agotarse.

III) El enamoramiento es frágil, el amor es comprometido: Si simplemente sientes enamoramiento por alguien, ese sentimiento puede desaparecer de un día para otro.

Cualquier cosa que hagan (o no hagan) o digan (o no digan) puede matar repentinamente el deseo que sientes por él/ella.

El amor no se puede romper tan fácilmente.

Claro, siempre habrán problemas que resolver, pero están comprometidos a hacer el esfuerzo necesario, y sus sentimientos no se pueden apagar tan fácilmente como presionar un interruptor

IV) El enamoramiento es impulsivo, el amor es considerado: El enamoramiento puede hacer que te comportes de maneras que, en tu sano juicio, nunca se te ocurrirían.

Tú tomas decisiones a tontas y a locas, y todo puede parecer como si fuera cosa de vida o muerte.

El amor es más tranquilo. No decide las cosas por capricho. Se toma su debido tiempo para tomar decisiones y está dispuesto a obrar lentamente hacia una solución.

V) El enamoramiento es egoísta, el amor es altruista: Cuando sientes enamoramiento por alguien, aunque parezca que estás obsesionado con él/ella, todo se trata de ti.

Quieres que satisfagan tus necesidades y deseos.

Cuando amas a alguien, sus necesidades son tan importantes como las tuyas.

Consideras sus sentimientos antes de actuar.

VI) El enamoramiento es una montaña rusa, el amor es estable: Sentir enamoramiento por alguien puede ser muy emocionante.

Es una montaña rusa constante de emociones, y nunca se sabe cuándo vendrán las subidas y bajadas.

Puedes sentirte absolutamente feliz, y luego, cinco minutos después, completamente vacío.

El amor, por otro lado, no debería ser sobre subidas y bajadas.

Algunas personas extrañan la emoción del enamoramiento cuando están en una relación estable, pero la mayoría de nosotros aprendemos a valorar la maravillosa satisfacción y la estabilidad del verdadero amor.

VII) El enamoramiento es temporal, y el amor puede durar para siempre: El enamoramiento puede aparecer de la nada y consumirlo inmediatamente todo. Puede durar un tiempo, pero no es algo que puedas nutrir eternamente.

El amor no tiene que durar para siempre para que sea real. Las personas puede cambiar.

Pero si crecen juntos, pueden descubrir que se aman cada vez más a medida que pasan los años.

VIII) El enamoramiento es celoso, y el amor confía: Esto no siempre será verdad, pero en general, las personas que están experimentando un enamoramiento sentirán celos muy punzantes.

El amor debe basarse en la confianza, lo que significa que no debe haber espacio para los celos entre dos personas que se aman genuinamente.

IX) El enamoramiento a menudo es físico, y el amor es mucho más profundo: A veces, no puedes explicar por qué te gusta alguien. Pero, en general, el enamoramiento comenzará como una atracción física, y puede que no se desarrolle más allá de eso.

El amor, por otro lado, implicará cierto grado de atracción física, pero es la compatibilidad emocional e intelectual que sientes por alguien lo que hará que se desarrolle tu relación con él o ella.

X) La ausencia hace que el enamoramiento se desvanezca y el amor crezca: Si estás separado de la persona por la que sientes un enamoramiento, pasar un tiempo lejos de la otra persona puede hacer que esos sentimientos se debiliten o desaparezcan por completo.

Puede ser muy doloroso cuando te despidse de él/ella por primera vez, pero gradualmente lo olvidarás y tu mente se fijará en otras cosas o personas.

En contraste, si es amor verdadero, entonces la ausencia realmente hace crecer el cariño. Los sentimientos no se desvanecerán; Se fortalecerán y desarrollarán.

XI) A diferencia del enamoramiento, el amor saca lo mejor de ti: Piensa en los momentos en los que sentiste enamoramiento en el pasado. ¿Alguna vez has hecho algo de lo que no te sientas orgulloso/a?

¿Leíste sus mensajes de texto o correos electrónicos?

¿Abandonaste a todos tus amigos para poder pasar todo el tiempo con esa persona?

¿Comenzaste a descuidar tus estudios o tu trabajo?

Mientras que el enamoramiento puede hacer que actúes de manera que vaya en contra de tu buen juicio, el amor hace que esa persona saque lo mejor de ti.

Crees que él/ella es una persona maravillosa y quieres ser digno/a de su amor, y te da la fuerza que necesitas para ser una mejor persona.

¿Cómo saber si es amor?

Si hay alguien especial en tu vida en este momento y estás tratando de identificar exactamente qué es lo que sientes por él/ella, estás seguro/a de haber reconocido tu relación en algunos de los puntos anteriores.

Lo más importante es ser honesto contigo mismo/a. Escucha tu intuición, y confía en ella.

Puedes divertirte mucho cuando sientes enamoramiento por alguien y puedes aprender mucho sobre ti mismo …

… pero si eso es lo que sientes, no debes hacerte demasiadas ilusiones sobre la relación o hacer grandes planes para el futuro.

Solo disfrútalo mientras dure.

Nunca sabes lo que podría pasar si te tomas las cosas con calma. Podría convertirse en una relación sana y afectuosa, pero podría no ser así.

Siempre es mejor protegerte de una posible desilusión hasta que realmente creas que podría haber un potencial para algo más serio.

Si aún no puedes entender qué es lo que estás sintiendo, entonces un poco de tiempo lejos del objeto de tu afecto debería decirte todo lo que necesitas saber.

Fuente: Uniacke, K. (2019). Infatuation vs. Love: 11 Ways That They Are Different. A Conscious Rethink. Recuperado de (https://www.aconsciousrethink.com/10270/infatuation-vs-love/). Traducido por Maximiliano Bravo.