Sorpréndelos Siendo Buenos: El Poder De Los Elogios

Como padres y profesores, puede parecer que estamos haciendo malabares con listas interminables de tareas pendientes. Cuando agrega el manejo de conductas desafiantes a la lista, rápidamente puede volverse abrumador. Algunos días puede parecer que todo lo que está haciendo es decirle a los niños “NO” o repetir las instrucciones una y otra vez. Puede comenzar a preguntarse: «¿Cuántas veces tengo que decirle que se detenga antes de que me escuche?» Esto puede conducir rápidamente a la frustración a medida que las interacciones positivas se vuelven cada vez menores. Elogiar los comportamientos positivos puede ser una manera fácil de aumentar los comportamientos apropiados, disminuir los comportamientos desafiantes y ayudar a mantener relaciones positivas. ¡Usa el poder de los elogios!

Considere este escenario del salón de clases

Un/a alumno/a en el Espectro Autista se levanta de su asiento a menudo durante períodos particulares en los que se espera que trabaje de forma independiente. Su principal interacción con sus profesores durante este tiempo es cuando le dicen que vuelva a su asiento. Sus profesores se sienten cada vez más frustrados porque siguen reaccionando y repitiendo instrucciones, y el alumno sigue levantándose de su asiento.

En lugar de esperar a que el/la alumno/a se levante de su silla y luego lo corrijan, ¿Qué pasa si los profesores brindan elogios y atención positiva cuando el estudiante está sentado en su silla haciendo su trabajo? Esta simple estrategia puede enfatizar y reforzar qué hacer en lugar de qué no hacer. Además de posiblemente disminuir el comportamiento no deseado, esta estrategia también aumentará la cantidad de interacciones positivas entre el/la profesor/a y el alumno/a.

Consejos para utilizar el poder de los elogios

I) Brinda un elogio específico: Hay muchas formas de decir «buen trabajo«. Sé genuino/a y entusiasta al elogiar. En lugar de decir simplemente «¡Buen trabajo!«, usa frases descriptivas como «¡Buen trabajo al compartir sus juguetes con tu hermano/a!» o «Me gusta cómo has resuelto esta hoja de problemas matemáticos«.

II) Brinda retroalimentación de una forma que funcione para el individuo: algunos disfrutan ser elogiados frente a otras personas. Otros pueden sentirse incómodos o avergonzados por el reconocimiento público. Por lo tanto, busca formas de elogiar que funcionen mejor para el/la niño en el Espectro Autista (por ejemplo, un pulgar hacia arriba, una señal o señal sutil, una palmadita en el hombro o una sonrisa).

III) Brinda elogios inmediatamente: Cuando brindas elogios inmediatamente después de los comportamientos apropiados, estás enseñando que el comportamiento apropiado da como resultado una atención positiva. No esperes hasta el final del día para contarle a la persona todas las cosas buenas que hizo ese día. Elógialo/a a menudo a lo largo del día e inmediatamente después de los comportamientos apropiados.

IV) Divide las tareas más largas: Divide las tareas más largas o más complejas en tareas más pequeñas y sencillas para crear más oportunidades de elogiar los pequeños éxitos a lo largo del camino. Considere el ejemplo de tu alumno/a en el Espectro Autista que lucha por permanecer sentado/a durante largos períodos de trabajo independiente. En este caso, puede ser más apropiado apuntar inicialmente a cinco minutos de trabajo sentado. También puede ser importante revisar cuidadosamente el contenido del trabajo de este/a alumno/a para asegurarse de que sea relevante, significativo y que se corresponda con su nivel de aprendizaje actual.

Pero, ¿Qué pasa si no tengo tiempo para seguir alabando a lo largo del día?

Esta es una pregunta común planteada por padres y profesores. ¡Considera la cantidad de tiempo que uno podría dedicar a reaccionar ante un comportamiento problemático! Tomarse esos cinco segundos adicionales para elogiar a tu hijo/a o alumno/a en el Espectro Autista puede promover cambios positivos y mejorar la relación. Nuestros hijos y alumnos hacen tantas cosas maravillosas a lo largo del día que pueden pasarse por alto fácilmente. ¡Desafíate a ti mismo para aumentar la cantidad de veces que los sorprendes siendo buenos y céntrate en los aspectos positivos!

Fuente: Roy, H. (2018). Catch Them Being Good: The Power of Praise. Autism Society of North Carolina. Recuperado de (https://www.autismsociety-nc.org/power-of-praise/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¿Qué Impulsa El Perfeccionismo En Las Personas En El Espectro Autista?

En la sociedad actual, el perfeccionismo parece ampliamente aceptado y no es gran cosa. Muchos de los grandes triunfadores «sufren» por ello. Después de todo, ¿qué tiene de malo tener altas expectativas? Lo entiendo, ya que siempre trabajo duro y hago lo mejor que puedo, y creo en establecer estándares para mi vida y desarrollar una conciencia de mí mismo que me impulse a ser un poco mejor cada día. Sin embargo, existe una delgada línea entre la búsqueda de la excelencia (algo «bueno») y el perfeccionismo disfuncional (que no es tan bueno).

En realidad, el perfeccionismo es enemigo de la grandeza.

El perfeccionismo no se trata de obsesionarse con la perfección. Es una necesidad malsana hacer las cosas a la perfección, parecer perfecto y que la perfección te rodee.

El perfeccionismo es impulsado por el miedo: miedo a cometer errores, miedo a la desaprobación y miedo a no cumplir con estándares imposibles y metas inalcanzables, todo para evitar o minimizar la vergüenza, la culpa y el juicio que también puede ser autoinfligido.

El perfeccionismo está fuertemente relacionado con la depresión, la ansiedad y otros trastornos, porque hace que la persona sienta que nunca es lo suficientemente buena.

La atención a los detalles y hacer las cosas de la manera correcta son rasgos realmente admirables, pero como me gusta decir, «demasiado de algo bueno no siempre es lo mejor». Existe una delgada línea entre la búsqueda de la excelencia (algo «bueno») y el perfeccionismo disfuncional (que no es tan bueno). Cuando trabajaba con niños que sufrían de perfeccionismo, traté de ayudarlos a encontrar un equilibrio entre su feroz e implacable reacción de autocrítica, que venía si no cumplían con sus propios estándares autoproclamados (e imposiblemente altos), & haciendo su mejor esfuerzo.

El perfeccionismo tiene dos lados: el primero, y el lado más obvio, es la necesidad de conseguir que las cosas sean “correctas y perfectas”, una meta imposible, porque ningún esfuerzo NUNCA ayudará a la persona a alcanzar la perfección. El segundo lado, a menudo subestimado y comprendido, es la incesante culpa por no hacer las cosas bien.

Los niños y adultos perfeccionistas a menudo procrastinan o intentan evitar por completo sus asignaciones del colegio o trabajo, no por “flojera”, sino para adelantarse a su miedo al fracaso y su miedo a la culpa autoinfligida.

Desafortunadamente, muchos profesores y empleadores a menudo no entienden esto y, como resultado, establecen planes de comportamiento diseñados para inculcar el «cumplimiento de la tarea», en lugar de centrarse en el perfeccionismo y la autocrítica de su alumno/a o empleado/a. Lo que se necesita es un plan de apoyo de comportamiento positivo para la persona en el Espectro Autista que lo ayude a manejar su voz crítica interna.

Perfeccionismo En El Espectro Autista

El perfeccionismo es muy común entre las personas en el Espectro Autista. Como su nombre lo indica, los perfeccionistas están impulsados a hacer todo a la perfección. Lógicamente saben que nadie es perfecto, sin embargo, cuando cometen un error o perciben que han «fallado», se golpean emocionalmente a sí mismos verbal, física o mentalmente diciendo cosas como «Soy tan estúpido/ inútil/incompetente». «¡No puedo hacer NADA bien!«. El perfeccionismo puede ser tanto bueno como malo: quienes lo tienen suelen ser muy trabajadores y se esfuerzan al máximo en todo lo que hacen. Pero esto tiene un alto costo de su bienestar y salud mental y, a veces, físico.

Por lo tanto, simplemente «Haga una pausa para reflexionar» si tu hijo/a, alumno/a o empleado/a en el Espectro Autista parece no cumplir en términos de completar su tarea. Mira un poco más de cerca antes de enojarte, frustrarte o reprenderlo/a, ya que pueden estar sufriendo una carga insuperable que están colocando sobre sus propios hombros.

¿Qué impulsa el perfeccionismo en el Espectro Autista?

Hay varios factores que provocan el perfeccionismo en las personas en el Espectro Autista. Éstos son solo algunos de ellos:

I) Pensamiento en blanco y negro/todo o nada: Común a los perfeccionistas típicos, muchos perfeccionistas en el Espectro Autista, tienden a sentir que su trabajo es perfecto o terrible, sin nada en el medio. Entonces, piensan que están teniendo éxito o fallando en una tarea determinada. Este pensamiento en blanco y negro es la causa de su ansiedad y angustia.

II) Atención a los detalles: Cuando las personas prestan mucha atención a los detalles, naturalmente es más probable que noten incluso los errores más pequeños.

III) Problemas sociales: Muchos perfeccionistas sienten que las personas solo los amarán o los valorarán si hacen todo bien. Este también puede ser el caso de los niños y adultos en el Espectro Autista. Dadas sus dificultades con las señales sociales, las personas en el Espectro Autista puede que no sepan lo que piensan o sienten sus pares cuando cometen un error, por lo que les causa mucha ansiedad y estrés.

IV) Perseveración: Las personas en el Espectro Autista a menudo se “atascan” en ciertos pensamientos repetitivos. Como resultado, es posible que no puedan dejar de pensar en cualquier error que hayan cometido, lo que alimenta la ansiedad por cometer errores en el futuro.

V) Dificultades de comunicación: Si las personas en el Espectro Autista tienen problemas para saber cómo pedir ayuda porque tienen dificultades para comunicarse, eso hace que el fracaso sea aún más estresante porque, ¿Cómo obtienen ayuda si no saben cómo pedirla?

Entonces, ¿Cómo podemos ayudar?

Ayudar a tu hijo/a, alumno/a o empleado/a en el Espectro Autista con el perfeccionismo es difícil, pero no imposible.

Aquí hay algunas sugerencias:

I) Recuérdales constantemente la verdad: El cerebro humano es algo asombroso; si le dices un mensaje determinado, con el tiempo, comenzará a internalizar el mensaje. Por lo tanto, asegúrate de que el mensaje que tu hijo/a, alumno/a o empleado/a en el Espectro Autista escuche regularmente, al menos de ti, en un tono relajado, positivo y seguro, sea la verdad. El secreto es estar relajado/a, positivo/a y compasivamente consistente. Dile constantemente a tu hijo/a, alumno/a o empleado/a que nadie es perfecto y que está bien no serlo. Lo único que puedes esperar razonablemente de él/ella es su mejor esfuerzo. ¡Modela ese comportamiento también, ya que tu hijo/a, alumno/a o empleado/a está constantemente observando, escuchando y aprendiendo de ti todo el tiempo!

II) Definir y explicar qué es el «Mejor esfuerzo» y qué es «Suficientemente bueno»: Usamos palabras todo el tiempo, pero ¿alguna vez nos detenemos a hacer una pausa sobre lo que queremos decir con ellas? Una persona en el espectro es muy literal y puede que no comprenda completamente lo que quieres decir cuando dice ‘Haz tu mejor esfuerzo‘ o ‘Eso es lo suficientemente bueno‘. Para algunos niños y adultos puede significar ‘trabajar concienzudamente durante un tiempo razonable y dedicar mucho pensado en la tarea«. Para otros, especialmente los perfeccionistas, puede significar «trabajar hasta que sea perfecto o hasta que tenga una explosión mental«. Ayuda a tu hijo/a, alumno/a o empleado/a a definir cómo se ve un «mejor esfuerzo» sano y cuándo algo es «suficientemente bueno». Asegúrate de que él/ella comprenda que no tiene que hacer las cosas a la perfección para tener éxito; Si tu hijo/a, alumno/a o empleado/a en el Espectro Autista es un/a pensador/a en blanco y negro, él/ella puede creer legítimamente que puede desempeñarse perfectamente o fallar miserablemente, sin término medio. Ayúdalo/a a aprender a encontrar ese equilibrio sano con el tiempo.

III) Proporciona suficiente tiempo… dentro de lo razonable: No es realista de tu parte esperar que tu hijo/a, alumno/a o empleado/a en el Espectro Autista cambie sus tendencias perfeccionistas de la noche a la mañana. Así que, a medida que los ayude a aprender a dejar pasar las cosas, dale suficiente tiempo para completar las tareas … pero también limita ese tiempo para que él/ella pueda descansar y evitar exagerar. Tal vez pone un reloj cerca de él/ella y establece un límite de tiempo razonable. Quizás crea un lugar tranquilo, donde tu hijo/a, alumno/a o empleado/a pueda dejar su tarea para volver a hacerla un poco más en otro momento. Pero vigílalo/a.

IV) Bríndale una forma visual de medir su progreso en algo: Las personas en el Espectro Autista a menudo aprenden visualmente, así que cree una forma visual de ayudar a tu hijo/a, alumno/a o empleado/a a ver su progreso. También «háblale y enséñale» para ver su PROGRESO cuando aprenden una nueva habilidad, para que gradualmente puedan comenzar a ver que cometen cada vez menos errores. Esto puede ayudar a enseñarle a él/ella que el aprendizaje es un proceso, no un evento.

V) Asegúrate de no reforzar accidentalmente el perfeccionismo: Cuando tu hijo/a, alumno/a o empleado/a en el Espectro Autista tiene éxito en algo, es fácil recompensarlo/a o felicitarlo/a por el éxito en sí mismo en lugar del esfuerzo que hizo para lograrlo. El estímulo se trata del proceso, el viaje, mientras que el elogio se trata de los resultados. Por lo tanto, para ayudar a tu hijo/a, alumno/a o empleado/a a relajarse más y disfrutar el proceso, celebra y ayúdalo/a a sentirse bien con su esfuerzo, no solo con el producto terminado.

Fuente: Atkins, S. (s.f.). What Drives Perfectionism in Autism & How You Can Help Your Child Cope. Sue Atkins, The Parenting Coach. Recuperado de (https://sueatkinsparentingcoach.com/2021/03/what-drives-perfectionism-in-autism-how-you-can-help-your-child-cope/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

5 Formas De Hacer Todo Lo Posible Para Ayudar A Tu Hijo/a En El Espectro Autista Basándote En Sus Fortalezas

Como padres, queremos que nuestros hijos se pongan al día, “arreglando” aquellas partes que les harán más difícil seguir las reglas del juego. Trabajamos incansablemente para desarrollar esas habilidades que tememos que hagan que otros los excluyan, para eliminar esas peculiaridades que pueden hacer que otros niños se alejen, o para hacerlas «fáciles» para los profesores (o niñeras, abuelos, etc.). No queremos verlos sufrir. Y, sin embargo, allí están cada semana, sufriendo. Es difícil no ver los déficits.

Pero cuando piensas en tu hijo/a, no es lo que le falta lo que más lo identifica. Piensas en lo lejos que él/ella ha llegado, su entusiasmo insaciable, la forma maravillosa y peculiar en que responde al mundo, las cosas divertidas que dice o hace, la forma sorprendente en que él/ella te ha convertido en una mejor persona. Sabes que puedes ver todo lo bueno en tu hijo/a, pero te preguntas: ¿lo harán todos los demás? La respuesta es, enfáticamente, sí.

Sin duda, es difícil criar a un/a niño/a en el Espectro Autista, pero ¿no sería genial dedicar más tiempo a concentrarse en las alegrías que eso conlleva? Los mayores avances en la autoestima, flexibilidad, apertura mental y desarrollo social que verás en tu hijo/a son el resultado de concentrarte en alentar y celebrar sus FORTALEZAS. ¿Significa esto desechar su terapia del habla, renunciar a enseñarle a atarse los zapatos o abandonar los grupo de habilidades sociales? Para nada.

Lo que sí significa es dedicar tanto (o más tiempo) a aquellas cosas en las que tu hijo/a prospera y utilizar sus intereses para impulsar su crecimiento. El crecimiento más rápido y perdurable surge cuando tu hijo/a es capaz de profundizar en sus pasiones y entusiasmos, las cosas que lo/la iluminan y atraen su atención.

Entonces, ¿Cómo puedes implementar un enfoque basado en fortalezas/intereses en la crianza de tu hijo/a en el Espectro Autista? Aquí hay 5 sugerencias:

I) Utiliza las fortalezas/intereses de tu hijo/a para conectarte con él/ella: Deja tu propia agenda y sumérgete en su mundo, jugando como él/ella desea, hablando sin cesar sobre lo que sea que él/ella pueda hacer fácilmente en este momento. Estar allí, en su mundo, donde él/ella prospera, es como poner dinero en el banco. Con el apoyo e interés continuos de tu parte, la confianza para compartir experiencias se desarrollará en tu hijo/a, y él/ella apreciará cada vez más tu conexión sin prejuicios.

II) Fomenta los intereses/preferencias de tu hijo/a y utilízalos para explorar su mundo: Quizás sea difícil ver cómo el saber todo sobre dragones, trenes, dinosaurios, etc. preparará a tu hijo/a para la vida adulta. Sin embargo, no hay mejor forma de desarrollar las competencias que él/ella necesitará para tener éxito que usar sus fortalezas e intereses para desarrollar habilidades menos preferidas y más difíciles de comprender.

La mayoría de los padres utilizan el interés especial de sus hijos como recompensa por realizar tareas difíciles, pero en realidad tú puedes desarrollar habilidades a través de sus fortalezas e intereses.

Si tu hijo/a está interesado en los gatos, utilízalo para explorar la historia de los gatos, el cuidado de los gatos (y cómo se aplica al cuidado personal), las personas famosas que han disfrutado de los gatos, la escritura de ensayos o cuentos sobre gatos, el uso de gatos como parte de problemas matemáticos, diseñar juegos sobre gatos, planificar un presupuesto para gatos, descubrir estudios científicos que involucran gatos, construir un árbol o un juguete para gatos, usar gatos para enseñar el distanciamiento social adecuado, hacer una carrera de obstáculos para gatos, escribir un poema o una canción en honor a los gatos, jugar a juegos de mesa por turnos que involucran gatos, participar en un proyecto de ciencias que evalúa el comportamiento de los gatos, y un largo etcétera.

Claro, ahora él/ella puede nombrar todas las razas, pero USA este entusiasmo intrínseco para involucrarlo/a en el aprendizaje y el desarrollo de nuevas habilidades.

III) Elogia a tu hijo/a por su conocimiento, entusiasmo y curiosidad para construir una autoimagen positiva y un sentido de logro: Para desarrollar nuevas habilidades, un/a niño/a necesita poder concentrarse en algo el tiempo suficiente para practicarlo. El valor y la perseverancia se ejercitan como un músculo, pero solo se fortalecen cuando un/a niño/a tiene la confianza para sentir que puede tener éxito.

Cuanto más pueda señalar todas las cosas que tu hijo/a puede hacer, más probable será que él/ella corra riesgos con cosas que son más difíciles. Ayuda a tu hijo/a a celebrar sus logros, las cosas que puede hacer que son difíciles para los demás. También es mucho más fácil persuadir a un/a niño/a de que persista en algo que le parece difícil cuando está comprometido/a con un resultado significativo. Usar sus intereses y fortalezas preferidas puede ayudarlo a ver más allá del esfuerzo.

IV) Enseña a otros a utilizar las fortalezas de tu hijo/a para tener éxito en otros ambientes: Imagínate si el/la profesora/a, niñero/a o terapeuta de tu hijo/a lo involucrara usando sus fortalezas e intereses. Los niños trabajan constantemente más duro y obtienen ganancias más significativas con los adultos con los que se sienten conectados, que creen que se preocupan por ellos y están interesados ​​en quiénes son. Si puedes encontrar formas grandes y pequeñas para aprovechar el maravilloso mundo de tu hijo/a, él/ella podrá aumentar su motivación, formar relaciones más sólidas y sentir la confianza necesaria para lograr sus metas.

V) Dale tiempo a tu hijo/a para que sea él/ella mismo/a: Todos nos cansamos un poco de escuchar sobre dinosaurios y animé. Pero para tu hijo/a, estos temas son una gran parte de lo que les brinda alegría y consuelo en el mundo. Nunca le quites a tu hijo/a el tiempo para sus intereses preferidos. En vez de eso, ayúdalo/a a tener un horario y un lugar constante cada día para que se absorba por completo en su entusiasmo.

Esta garantía puede contribuir en gran medida a desarrollar la confianza y una perspectiva optimista. Además, puede permitirle ganar tiempo extra para dedicarlo a sus intereses, ya que hace cosas menos preferidas. ¡Todos ganan!

Puede parecer simplista pensar que fomentar los intereses y las fortalezas de tu hijo/a lo ayudará en su desarrollo. Y si lo es. Por ejemplo, piensa en Temple Grandin sin animales. Albert Einstein sin física. ¿Tu hijo/a sin (x)?

Claramente, esto es solo una parte de la imagen general de tus responsabilidades como padre/madre de un/a hijo/a en el Espectro Autista, pero a veces, redirigir tu atención a sus fortalezas e intereses puede revitalizarlos a ambos para enfrentar las inevitables dificultades de la vida cotidiana.

Fuente: Daniels, E. (2021). Building on Strengths: Five Ways to Go All-In to Help Your Child Grow. Autism Parenting Magazine. Recuperado de (https://www.autismparentingmagazine.com/help-child-grow/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¿Cómo Ser Un/a Buen/a Mentor/a Para Los Jóvenes En El Espectro Autista?

La fallecida cantante Whitney Houston lo dice mejor cuando expresa que “todo el mundo está buscando un héroe; las personas necesitas a alguien a quien admirar» en su exitosa canción «Greatest Love”. Los jóvenes en el Espectro Autista que luchan por el éxito y buscan encontrar su lugar en el mundo necesitan personas que puedan inspirarlos y alentarlos.

Ser mentor/a de una persona más joven es satisfactorio, gratificante y una gran responsabilidad que no debe darse por sentado. Si tú actualmente eres un mentor/a o planeas convertirse en uno/a personas para los jóvenes en el Espectro Autista, estos consejos te ayudarán a formar una relación exitosa con tu aprendiz.

I) Comunicar Y Escuchar: Este es probablemente uno de los aspectos más importantes de ser un/a mentor/a exitoso/a. Debido a que nadie es un lector de mentes, es crucial comunicarte con tu aprendiz, ya sea estableciendo expectativas, preguntándole sobre sus aspiraciones, dándole tu visión, etc. Es igualmente importante escuchar a tu aprendiz y practicar la empatía. No invalides sus sentimientos; provienen de una perspectiva sin prejuicios, ya que permitirá que tu aprendiz se sienta más cómodo/a a tu alrededor. Comunicar y escuchar es cómo los mentores y los aprendices forman un vínculo efectivo y gratificante.

II) Conoce bien a tu aprendiz: Otra parte importante de ser un/a buen/a mentor/a es conocer a tu aprendiz a nivel personal, como lo harías al hacer un/a nuevo amigo/a. ¿Qué aficiones les interesan? ¿Qué música les gusta? ¿Cuáles son sus gustos y disgustos? Muchas personas en el Espectro Autista tienen pasatiempos que disfrutan absolutamente, pero tal vez no tienen muchas personas con quienes compartir el amor por sus pasatiempos. No olvides compartir sobre ti mismo/a con tu aprendiz. Esta práctica también puede transmitir su conocimiento de las habilidades sociales para ayudar a tu aprendiz cuando sea el momento de relacionarse con los demás. Un primer paso podría ser hacer algo divertido como un juego de romper el hielo, especialmente si estás siendo mentor/a de un grupo.

III) Predicar con el ejemplo: Si bien es importante orientar a los demás, también es importante ser alguien que los demás aspirarían a ser. Por ejemplo, no puedes decirle a tu aprendiz que sea amable con los demás si tú eres grosero/a o impaciente. ¿Por qué establecer expectativas para tu aprendiz si no puede seguirlas? Aquellos con patrones de comportamiento hipócritas pueden no ser tomados en serio por su aprendiz o causar confusión.

IV) Pídele ayuda a otros mentores: Ser un/a buen/a mentor/a puede ser un difícil; en algunos casos, terminarás mentalmente y emocionalmente agotado/a. Todos tenemos fortalezas y debilidades. Cuando hablamos con otros mentores, podemos ayudarlos a fortalecer sus debilidades mientras ellos nos ayudan a fortalecer las nuestras. Nos ayuda a todos. Comunícate con otros mentores para aprender de ellos y de sus experiencias y comparte tus éxitos para que puedan usarlos en sus relaciones con sus aprendices. Todos los mentores tienen el mismo objetivo: tener un impacto positivo en la vida de alguien, por lo que apoyarnos unos a otros permite que nuestro impacto sea aún mayor que trabajar solos.

Uno de los aspectos más gratificantes de ser/a mentor/a de otros es que el/la mentor/a también aprende del aprendiz y la relación. Si bien requiere esfuerzo y dedicación, es una misión gratificante que puede aumentar la autoestima de los jóvenes en el Espectro Autista y ayudarlos a desarrollar un más autonomía y empoderamiento, al mismo tiempo que aumentará tu propia autoestima y te ayudará a desarrollar nuevas habilidades.

Fuente: Ramsey, S. (2021). MENTORING YOUNGER INDIVIDUALS WITH AUTISM. Research Autism. Recuperado de (https://researchautism.org/mentoring-younger-individuals-with-autism/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Si Te Llaman «Flojo/a», Sus Juicios Morales No Son De Tu Incumbencia

“Flojo/a” es una palabra que se usa con extrema ligereza. Cuando te llaman «flojo/a» lo que en realidad está diciendo es: «No me gusta lo que haces con tu tiempo«. Pero está disfrazado de un juicio moral. Implica que tú eres una persona deficiente o detestable. No puedes ganar este argumento, porque en realidad no es un argumento. Es una táctica de intimidación.

La única forma de ganarles a quienes te llaman «flojo/a» es hacer cosas que tú no quieres hacer para demostrarle a los demás que no lo eres. Y luego realmente no estás ganando nada. De una forma indirecta, simplemente estás dejando que te intimiden y te empujen a una vida que no quieres vivir.

O puedes enojarte y discutir sobre todo lo que has hecho. Puedes tomártelo como algo muy personal. Puedes enumerar todos tus logros y sacrificios, solo para que continúen llamándote flojo/a. ¿Y entonces que? Te sientes desanimado/a y deprimido/a por tus logros. Como si no hubieras hecho nada.

Entonces, cuando te llamen flojo/a, simplemente guarda silencio. Esta es una forma indirecta de decir que no te importa la opinión de los demás, que ellos no pueden controlar lo que haces.

¿Por qué es una forma tan indirecta de intimidación? Es menos probable que uno diga: «No estoy de acuerdo con lo que haces con tu tiempo«. Porque esa afirmación es más fácil de ignorar. Es mucho más fácil, en esa situación, ver que el juicio de esta persona es su problema.

Así que ahora, cuando te llaman «flojo/a», tú no eres el problema. Nunca lo fuiste. Son los demás quienes tiene un problema con lo que haces con tu tiempo y por eso eligieron demonizarte.

¿Cómo ellos pueden saber realmente lo que tú deberías estar haciendo con tu tiempo? ¿Con tu vida? ¿Quién lo sabe mejor que tú? E incluso si no sabes qué hacer con tu vida, todavía tienes una idea mejor que los demás.

Si necesitas un poco más de tiempo antes de comprometerte con un trabajo o cualquier cambio drástico, esto no significa que seas flojo/a. No significa que estás estancado/a. Significa que no estás seguro/a de lo que quieres hacer. Saltar a una relación tras otra, una carrera tras otra, una cosa tras otra no significa que seas de alguna forma más productivo/a que alguien que se toma el tiempo suficiente para pensar en sus proyectos de vida.

Y si estás en un camino que has elegido cuidadosamente y te siguen llamando flojo/a, entonces realmente, eso no es asunto tuyo. Ese es problema de ellos. Y en cualquier camino que tomes, no vas a complacer a todo el mundo. Entonces, ¿por qué no elegir el camino que tú deseas tomar?

Si te llaman «flojo/a», guarda silencio. Entonces ellos tendrán que seguir con sus vidas. Y así, tú serás libre de hacer lo quieres hacer.

Fuente: Martens, L. (2019). If Someone Calls You Lazy, Agree. Medium. Recuperado de (https://medium.com/the-post-grad-survival-guide/if-someone-calls-you-lazy-agree-d237db8b9092). Traducido Por Maximiliano Bravo.


Hablando Positivamente De Ti Mismo/a En Un Mundo Neurotípico

A veces, a las personas en el Espectro Autista se les pide que enumeren las cosas que aman de sí mismas o que se describan a sí mismas en 4 palabras. Esto puede ser para una sesión de terapia, una entrevista de trabajo o cualquier otra cosa.

Muchas personas que viven la condición encuentra que esta es una tarea difícil independientemente del contexto. En este artículo se explicará por qué.

La dificultad de esta tarea tiene consecuencias reales para las personas en el Espectro Autista y contribuye a nuestra alta tasa de desempleo, incluidas las personas que viven la condición con un alto nivel educativo. A menudo nos subestimamos, pero solo porque muchas personas neurotípicas no tienen problemas para embellecer sus rasgos.

La positividad no debería ser un requisito

No estamos diciendo que debamos andar por ahí odiándonos o descalificándonos activamente. Simplemente significa que es posible que no demostremos la confianza autista de la misma manera que lo hacen las personas neurotípicas. Desafortunadamente, esto se convierte en una desventaja cuando intentamos ser contratado para trabajos, cuando redactamos nuestros currículums vitae y cuando intentamos postular a universidades o solicitar como becas o subvenciones.

Puede parecer que no nos valoramos lo suficiente porque, en primer lugar, no sabemos cuál es el «estándar» para vendernos a nosotros mismos. Y es posible que no veamos cómo «venderse a nosotros mismos» es una habilidad importante o real, incluso si en nuestra sociedad actual lo es. Además, la sola idea de hablar por nosotros mismos puede hacernos sentir físicamente enfermos o ansiosos.

Rasgos del carácter

Está bien ser neutral. A veces es como estuviéramos camuflándonos cuando nos dicen que hablemos con nosotros mismos, incluso si las cosas que decimos son verdaderas para otras personas. Tener pensamientos positivos a menudo puede ayudar a reducir los problemas de salud mental o la angustia mental de otras personas. Para muchas personas en el Espectro Autista, se trata más de negar los pensamientos negativos que tenemos con pensamientos realistas (es decir, a menudo más positivos), en lugar de tratar de acumular cosas positivas sobre nosotros mismos. Si tratamos de forzarnos a tener pensamientos positivos, simplemente se sienten falsos.

Y tenemos que recordarnos, especialmente cuando hacemos algo bien, que está bien estar orgullosos del trabajo que hicimos y ser felices con él. Para nosotros, eso es lo positivo. No se trata de quiénes somos, sino de lo que estamos haciendo y de cómo nos cuidamos. Por ejemplo, podemos estar orgullosos de nosotros mismos por centrarnos en el cuidado personal en lugar de la productividad.

Para nosotros, pensar positivamente se trata más de acciones que de cosas inherentes a nuestro carácter. Los rasgos de carácter son demasiado vagos y abstractos. Puede depender del contexto de las acciones que tome en una situación determinada, entonces, «¿Cómo puedo decir que siempre tengo la característica X?» Claro, podría decir que yo trabajo muy duro, pero «¿Qué significa eso y en comparación con quién?» «¿Trabajar duro en qué?» El significado de estos conceptos abstractos nos resulta confuso. Necesitamos contexto.

A menudo parece que las personas neurotípicas pronuncian estas palabras sin pensarlo mucho y sin dudarlo mucho.

Cuando trato de describir nuestros rasgos, esto se convierte en una pregunta filosófica: «¿Soy trabajador/a?» «¿Cómo cuantifico eso?» «¿Qué tan duro trabaja la persona promedio?» «¿Incluimos pasatiempos o simplemente actividades que generan dinero?» Sí, así es como las personas en el Espectro Autista piensan cada descriptor vago que consideramos publicar.

Las consecuencias de la vida real

  • Aprende rápido.
  • Puede pensar sobre la marcha.
  • Comunicador efectivo.

Cuando pensamos en intentar enumerar nuestros rasgos positivos, estas son las frases en las que pensamos, que a menudo se incluyen en las descripciones laborales.

Para los neurotípicos, probablemente no somos ninguna de esas palabras.

Aprendemos bien, pero lentamente, y hacemos muchas preguntas aclaratorias que pueden molestar a otras personas. Sin embargo, una vez que sabemos algo, realmente lo sabemos. Si nos escribes un correo electrónico, pensar «pensar sobre la marcha», pero no si nos hacen preguntas en persona. Y lo mismo ocurre con ser un «comunicador efectivo».

¿Cómo tú describes esas cualidades en un eslogan breve y contundente?

Es como si imprimieran una gran marca de agua sobre la descripción que dice «¡No queremos candidatos en el Espectro Autista!».

La positividad autista se ve diferente

Si alguna vez nos preguntaran qué es lo que más amamos de nosotros mismos y nos pidieran que lo escribiéramos, haríamos dos listas: una para calmar a quienquiera que nos pregunte y otra solo para nosotros. Esto se debe a que los rasgos que realmente enumeraríamos no se consideran positivos para la mayoría de las personas, incluso si nosotros creemos que si lo son.

I) Un ejemplo de una lista positiva segura y aburrida que una personas en el Espectro Autista le mostraríamos a los neurotípicos:

  • Estoy trabajando duro.
  • Yo aprendo bien.
  • Soy detallista y minucioso.
  • Hablaré si tengo preguntas.
  • Sé lo que no sé y estoy feliz de pedir una aclaración.

II) Un ejemplo de una lista positiva real escrita por una persona en el Espectro Autista:

  • Dejé de preocuparme por lo que piensen los demás.
  • Estoy abierto a aprender sobre los problemas en las comunidades marginadas y a cambiar mi idioma; al menos trato de escuchar y hacer oír sus voces.
  • Soy una persona en el Espectro Autista.
  • Hago lo que quiero.
  • Descubrí la mayoría de mis discapacidades por mi cuenta haciendo mi propia investigación.
  • He intentado alcanzar lo que quiero hacer, incluso si aún no ha funcionado.
  • Sé cuándo debo renunciar y ahorrar energía.

Este es el problema: 4 de los 7 elementos de esa lista real probablemente se consideren negativos para otras personas. ¿Ser una persona en el Espectro Autista ¿No le importa lo que piensen los demás? ¿Saber cuándo renunciar? ¿Hacer lo que quieres? Esas características podrían verse como egoístas, hurañas o incluso flojas.

Es difícil enumerar los rasgos positivos cuando las personas que preguntan tienen nociones preconcebidas de lo que es un rasgo positivo.

No ven lo fantástico que es que a las personas en el Espectro Autista no les importe lo que piensen los demás, después de pasar gran parte de mi vida complaciendo a los demás, siguiendo reglas y buscando la validación externa de sus acciones. ¡No ven lo fantástico que es que ser una persona en el Espectro Autista sea positivo para ellas! No ven que no saber cuándo renunciar ha sido perjudicial para nuestra salud mental y me ha llevado a la fatiga autista. No ven que hacer lo queremos es un logro fenomenal en comparación con las respuestas aduladoras del ejemplo anterior debido al estrés.

Lo positivo realmente es que nos preocupamos un poco menos y que somos un poco más egoísta. Como personas en el Espectro Autista, estamos socializados para poner las necesidades de comunicación de los demás por delante de las nuestras, para estar callados si hablamos demasiado fuerte, para hablar si estamos murmurando, para ser menos groseros, para dejar de quejarnos, para dejar de “ser negativos».»

¿Cuántas cosas hemos puesto en la categoría negativa de nuestra personalidad debido a cómo nos ve nuestra sociedad?

Probablemente sean demasiados.

Reflexiones finales

Si no viviéramos en la sociedad que vivimos, ¿Qué es lo que más te gusta de ti ahora mismo?

  • ¿Hay cosas que te gustan de cómo has cambiado o crecido?
  • ¿Hay cosas que te gustan en términos de lo que ha hecho?
  • ¿Hay cosas de las que estás orgulloso de haber olvidado?

Nos han dado etiquetas negativas desde que tenemos uso de razón. De repente, ¿alguien nos pide que hagamos una lista de lo que amamos de nosotros mismos? Puede ser agobiante y casi parecer falso. Nos etiquetan como demasiado negativos, inflexibles o raros desde una edad muy temprana. No es de extrañar que pueda resultar difícil establecer rasgos positivos sobre nosotros mismos. ¿Cuántas veces alguien nos ha etiquetado de forma positiva? Es como si que se nos pidiera que pensemos en nosotros mismos de esta manera creara una disonancia cognitiva o una disociación porque no es algo en lo que realmente hayamos pensado en primer lugar. Durante tanto tiempo, pensar en nosotros mismos de manera positiva no fue realmente una opción.

Está bien que nos gusten rasgos que no les agradan a otras personas. Está bien valorar esas cosas. Y también está bien recordarlos cuando no nos sentimos bien con nosotros mismos

El hecho de que no podemos enumerar palabras abstractas para describirse a nosotros mismos no significa que no valemos nada. Si tenemos valor. Solo necesitamos encontrarlo y volver a etiquetarnos como dignos, valiosos e importantes. No es necesario tener una «lista positiva» para sentirnos bien con nosotros mismos. Eso no es un requisito.

Como personas en el Espectro Autista, no deberíamos tener que fingir ser otra persona para enumerar cosas positivas sobre nosotros mismos. Se nos debería permitir existir en nuestros términos, con lo que valoramos, incluso si las personas que nos rodean no lo ven.

Espero que encuentren una forma de volver a etiquetar algunos de los rasgos en su contenedor negativo, incluso si eso lleva un tiempo.

Realmente lo merecen. En serio.

Fuente: (2021). Talking Yourself Up in a Neurotypical World. Autistic Science Person. Recuperado de (https://autisticscienceperson.com/2021/01/08/talking-yourself-up-in-a-neurotypical-world/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Enseñemos Habilidades Sociales Como Valores No Como Programas De Computadora

La definición simplista de habilidades sociales del ABA no hace ningún favor tanto a las personas en el Espectro Autista como al público en general. El ABA les enseña que las habilidades sociales son reglas libres de contexto que tienen que seguir: obligar a sus manos a estar quietas, mirar fijamente los ojos que perforan lo suyos, retorcerse para parecer menos autista a expensas de su felicidad y bienestar general. No se les permite ser quienes son, así que no ven algún beneficio de dar una buena impresión a los demás.

Las personas en el Espectro Autista comprenden fácilmente conceptos abstractos como justicia e igualdad desde que son niños, pero a menudo no entienden las habilidades sociales en el sentido más convencional hasta comienzo de la adolescencia. Si hubieran recibido una narrativa coherente sobre la importancia de las habilidades sociales, podrían haberlas desarrollado más fácilmente; en vez de soportar lecciones que están en su derecho de considerar arbitrarias e inútiles. Sin embargo, las personas en el Espectro Autista son catalogadas como incapaces de entender el contexto, y la única forma de enseñarles apropiadamente es tratarlas como si fueran robots de carne y hueso, cumpliendo superficialmente instrucciones que nadie espera que comprendan.

Para los practicantes de ABA, las habilidades sociales son análogas a los programas de computadora: todos deben simplemente realizar las tareas sin reclamar, y la ejecución del programa es lo que cuenta, no los valores que hacen que esos programas sean necesarios. Todos las personas, estén o no estén en el Espectro Autista, deben aprender a perfeccionar sus juicios sociales a través de la instrucción y la experiencia. Las personas en el Espectro Autista pueden necesitar más orientación para interpretar las interacciones sociales que las personas que no viven la condición, pero no es imposible para ellas.

La palabra escrita les ha enseñado más sobre habilidades sociales que todas las amonestaciones de manos tranquilas que muchos han soportado cuando eran niños. Es muy común que las personas en el Espectro Autista sean lectores tempranos y entusiastas, devorando todos los libros, revistas y periódicos que puedan tener en sus manos. A través de la lectura, logran exponerse a los aspectos más profundos de la interacción social: compasión, curiosidad, autoconciencia, consideración, consideración, generosidad, justicia, equidad. Pueden ver la humanidad de los demás incluso cuando sus cuidadores se negaban a ver la suya.

Mientras aprenden a escribir, aprendan sobre la importancia de las habilidades sociales, en el sentido más amplio, no en el sentido artificial del ABA. Después de todo, los buenos escritores deben comprender a otras personas para ser eficaces. Esta atención al lenguaje escrito también les permite leer las señales sociales mucho más fácilmente en Internet que en persona. En Internet, son capaces de darse cuenta de las palabras escogidas por las personas, su atención a la ortografía y la gramática, los signos de puntuación, la velocidad de sus respuestas, etcétera. A medida que las personas en el Espectro Autista mejoran en comprender las señales sociales en Internet, se expresa un efecto positivo en sus habilidades para socializar en carne y hueso. Por ejemplo, descubren que la revisión de textos también es una habilidad social: dar forma a la prosa, corregir errores, convertir los tecnicismos a un lenguaje más sencillo, recortar oraciones, todo esto está al servicio del lector.

Cambiar «personas con Espectro Autista» y «personas con deficiencias mentales» por «personas en el Espectro Autista» y «personas con discapacidades intelectuales» muestra respeto por las personas que describen los términos. Al redactar un texto, incluso las pequeñas cosas cuentan. Porque una buena ortografía, gramática y puntuación eliminan las distracciones y permiten que los lectores se concentren en el significado del texto, no en su ortografía o puntuación. Es posible que los lectores no se den cuenta de todas esas no tan pequeñas decisiones, pero verán el resultado: escritura clara y comprensible sin errores que distraigan o un lenguaje no inclusivo. El buen uso es invisible; los errores se destacan y distraen al lector. Aunque algunos pueden afirmar que el estilo y la elección de palabras son secundarios al mensaje, la gente juzgará tanto la forma como la función.

A través de la lectura y la escritura, a través de sus manos muy ruidosas, hojeando páginas o escribiendo en un teclado, las personas en el Espectro Autista aprenden a coexistir con sus pares, no simplemente para ser indistinguible de ellos.

Fuente: Gardiner, F. (2021). Teach Social Skills As Values, Not Like Computer Programs. Thinking Persona’s Autism Guide. Recuperado de (http://www.thinkingautismguide.com/2021/01/teach-social-skills-as-values-not-like.html?fbclid=IwAR2LlTZ07NMvavqNd_elue3tQt7aCdfkAszFye3wgJW4r0y_SWFh1cvak2s). Traducido Por Maximiliano Bravo

Vivir Como Un Adulto En El Espectro Autista Puede Hacerte Sentir Como Un Fracaso: ¿Cómo Celebrar Quién Eres?

La vida no es fácil cuando eres un adulto en el Espectro Autista. La sociedad en general realmente no está configurada para satisfacer tus necesidades. Dado que la rutina es muy importante para ti, cualquier interrupción puede convertirse en un problema grave.

Hablar con personas en situaciones sociales tampoco es fácil. De hecho, puede causarte mucho estrés. Como resultado, es posible que prefieras quedarse solo/a. Sin embargo, al mismo tiempo, te siente aislado/a, solo/a e incomprendido/a.

Debido a estas experiencias, es posible que se sienta como un fracaso.

¡Pero eso no es cierto! Vivir como un adulto en el Espectro Autista no te hace inútil. La realidad es que hay tantas cosas grandiosas que conforman quién eres. ¡Aprécialas!

A continuación, le indicamos cómo celebrar quién es usted si tú eres un adulto en el Espectro Autista.

I) Reconoce lo que haces bien: Sí, puede ser difícil navegar la sociedad en general. Sin embargo, hay tantas cosas que haces bien. Todos tienen algo en lo que son buenos.

Por ejemplo, para una persona en el Espectro Autista, eso puede incluir:

  • Crear arte.
  • Trabajar con computadoras.
  • Realizar una actividad física (¿bailar alguien?).
  • Tener una cantidad infinita de conocimientos sobre un tema específico, como autos clásicos o música de los 80s.

Es muy fácil concentrarse en aquello con lo que tienes dificultades. Sin embargo, no olvides que hay muchas otras cosas sobre ti que son especiales y únicas. ¡Dales la bienvenida y cuídalas!

II) Enorgullécete de tus logros: Esto podría ser difícil para ti porque podrías pensar que lo que haces no es especial o digno de mencionar. Pero eso no podría estar más lejos de la verdad.

Por ejemplo, piensa en cuándo conseguiste un trabajo. Eso es un gran logro porque, como para muchos adultos en el Espectro Autista, es un gran paso hacia la independencia y probablemente requirió que enfrentaras alguna situación que te hizo sentir bastante incómodo/a (¡como entrevistas!).

O tal vez te reconocieron por lo que hacías en el trabajo. Puede ser difícil y estresante ser señalado/a por otros por tus logros, pero recuerda, no se supone que sea un castigo. En cambio, es bueno que te reconozcan por lo que haces bien. ¡Y puedes estar orgulloso/a de eso!

III) Amplía tu zona de capacidades: Enorgullecerse de tus logros también incluye la voluntad de tomar riesgos. Por supuesto, es probable que tengas tu rutina, que te ayudará a planificar y seguir adelante cada día. Sin embargo, no podemos crecer como personas a menos que a veces ampliemos nuestra zona de capacidades. Esto es cierto para todos, incluyéndote.

Por supuesto, lo que podría ser «seguro» para otra persona podría ser riesgoso para ti. Por ejemplo, cambiar tu rutina diaria para ir a un evento social. Incluso si es con personas que tú conoces y con las que te sientes cómodo/a, socializar puede resultarte estresante. Y eso está bien. Lo importante es que estés dispuesto/a a ir al evento y correr ese riesgo.

IV) Aprecia a las personas que te aceptan: Es útil tener personas en tu vida que te acepten tal como eres: tu familia, tus compañeros de trabajo, tus compañeros de curso y amigos. A veces, todos necesitamos un recordatorio de lo increíbles, únicos y divertidos que somos en realidad.

Cuando encuentres a esas personas, quédate con ellas. Y no escuches a aquellos que tratan de menospreciarte y siempre parecen enfocarse en lo negativo. No vale la pena esforzarte por ganarte el respeto de personas que no te respetan. Tú eres grandioso/a, nunca lo olvides.

Pero, ¿Qué pasa si todavía te sientes como un fracaso?

A veces, es posible que necesites un poco más de ayuda para celebrar quién es y no sentirte como un fracaso. Después de todo, ser una persona en el Espectro Autista puede ser muy difícil. Y puede ser necesario un poco de orientación para aprender a sobrellevar la situación.

Por eso es útil conocer a alguien que comprenda lo que significa ser un adulto en el Espectro Autista. Un terapeuta o consejero es una de esas personas. Pueden ayudarte a navegar por cualquier problema en particular que estés enfrentando y enseñarte estrategias para hacer frente a las cosas que pueden causar un desequilibrio en tu rutina.

Fuente: Howell, J. (2020). Dealing with Adult Autism Can Make You Feel Like a Failure—How to Celebrate Who You Are. Luminous Counseling. Recuperado de (https://www.luminouscounseling.org/blog/dealing-with-adult-autism-can-make-you-feel-like-a-failure-how-to-celebrate-who-you-are/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

10 Pasos Hacia La Independencia: Promoviendo La Autodeterminación En El Hogar

Ocurre en casi todas las familias: el resultado final de la paternidad. Un día, tus hijos se van. A medida que avanzan, esperas que tu hijo/a tenga las habilidades para vivir su propia vida. El camino que conduce a este momento muchas veces es rocoso y sinuoso. Puede estar marcado por travesuras adolescentes que, desde el punto de vista de los padres, se parecen a la rebelión o la absoluta terquedad. Sin embargo, esos tiempos difíciles son pasos necesarios hacia la independencia. Los adolescentes, especialmente aquellos que están en el Espectro Autista, necesitan aprender a tomar sus propias decisiones.

El camino que conduce a una transición exitosa de la niñez a la edad adulta comienza mucho antes de la adolescencia. Comienza cuando los niños aprenden sobre sí mismos, sus fortalezas y debilidades y, al hacerlo, comienzan a valorarse a sí mismos. Termina cuando, como adultos, estos mismos niños pueden tomar el control de las elecciones y decisiones que afectan sus vidas y asumir la responsabilidad de sus acciones. A esto se le llama autodeterminación.

Para los niños en el Espectro Autista, es posible que las familias y los profesores tengan que asumir una responsabilidad adicional para asegurarse de que este proceso ocurra. Los niños aprenden muchas de las actitudes y habilidades que conducen a la autodeterminación al observar a sus familias. A los niños en el Espectro Autista se les deben enseñar tales lecciones.

Aquí hay 10 formas en que las familias pueden desempeñar un papel fundamental en enseñar a sus hijos en el Espectro Autista a vivir con autodeterminación:

I) Exploración: Camina por la cuerda floja entre la protección y la independencia. Deja que tu hijo/a en el Espectro Autista explore el mundo a su alrededor. Esto puede significar morderse la lengua y mirar desde la ventana de la cocina cuando tu hijo/a interactúa por primera vez con los hijos de tu vecino/a, en lugar de salir corriendo para supervisarlo todo. Si bien existen límites obvios para esto, todos los padres tienen que «alivianarse» y esto nunca es fácil.

II) Expresión personal: Los niños, estén o no estén en el Espectro Autista, deben aprender que lo que dicen o hacen es importante y puede influir en los demás. Esto implica permitir la toma de riesgos y la exploración. Anima a tu hijo/a a hacer preguntas y expresar sus opiniones. La participación en las discusiones familiares y las sesiones de toma de decisiones es una forma de brindar esta oportunidad de aprender.

III) Autoestima: La autoestima y la confianza en uno/a mismo/a son factores cruciales en el desarrollo de la autodeterminación. Modela tu propio sentido de autoestima positiva para tu hijo/a en el Espectro Autista. Dile a tu hijo/a que es importante al pasar tiempo con él/ella. Nuevamente, involúcralo/a en las actividades y decisiones familiares.

IV) Enfatizar las habilidades de tu hijo/a: No huyas de las preguntas de tu hijo/a sobre las diferencias relacionadas con estar en el Espectro Autista. Sin embargo, eso no significa centrarse en el lado negativo de su condición. Haz hincapié en que todos somos diferentes, fomenta las habilidades únicas de tu hijo/a mientras lo/la ayudas con sus dificultades.

V) Procesar las metas: Reconoce el proceso de lograr las metas, no solo pongas énfasis en los resultados. Los niños, estén o no estén en el Espectro Autista, necesitan aprender a esforzarse para lograr sus metas. Para los adolescentes, fomenta habilidades como la organización y el establecimiento de metas modelando estos comportamientos. Hagan listas o cuelguen un pizarrón que muestre el horario cotidiano de cada miembro de la familia. Habla sobre los pasos que vas a seguir para completar una tarea e involucra a tu hijo/a en tareas que conduzcan a las metas familiares, como planificar unas vacaciones.

VI) Interacciones: Programa oportunidades para que tu hijo/a en el Espectro Autista pueda interactuar con niños de diferentes edades y orígenes. Por ejemplo, en actividades relacionadas con sus intereses. Empieza temprano por encontrar oportunidades para que su hijo/a participe en actividades que ayuden a todos los niños a darse cuenta de que todos somos únicos.

VII) Metas: Es necesario establecer expectativas realistas pero ambiciosas. Toma un papel activo en la experiencia educativa de tu hijo/a en el Espectro Autista. Asegúrate de no forzar simplemente las actividades que conducen a la frustración, pero no asumas que todo el progreso debe ocurrir en el colegio.

VIII) Responsabilidad: Deja que tu hijo/a en el Espectro Autista se haga responsable de sus propias acciones … ¡éxitos y fracasos! Proporciona razones válidas para hacer las cosas, en lugar de simplemente decir: «¡Porque yo lo digo!» Dar explicaciones ayudará que tu hijo/a aproveche la oportunidad de hacer suya una actividad.

IX) Decisiones: No dejes al azar las oportunidades de tomar decisiones. Aprovecha todas las oportunidades para permitir que tu hijo/a en el Espectro Autista tome sus propias decisiones; desde qué ropa ponerse hasta qué carrera estudiar. Y, aunque esto no siempre sea práctico o viable, asegúrate de que estas oportunidades de elección sean importante. Además, al ofrecer opciones, asegúrate de respetar la decisión tu hijo/a.

X) Retroalimentación constructiva: Proporcione comentarios honestos y positivos. Concéntrate en el comportamiento o la tareas que necesitan cambiar. No haga que tu hijo/a en el Espectro Autista sienta que ha fracasado. Por ejemplo, si tu hijo/a ha intentado completar una actividad escolar, diga una hoja de matemáticas, pero no pudo hacerlo, expresa la retroalimentación para que él/ella sepa que el fracaso no es cuestión de vida o muerte. Todos aprendemos de nuestros errores, pero solo si le cerramos la puerta al pensamiento catastrófico.

No hay ambiente más importante en el que tu hijo/a en el Espectro Autista aprenda a vivir con autodeterminación que en el hogar familiar. Un/a niño/a que aprende de sus padres que él/ella es valioso/a se convertirá en un adulto autónomo. Al tener la oportunidad de tomar sus propias decisiones, explorar y tomar riesgos calculados y aprender de las experiencias de éxito y fracaso, tu hijo/a desarrollará las habilidades y actitudes necesarias para lograr su máximo potencial.

Fuente: Wehmeyer, M. & Davis, S. (2010). 10 Steps to Independence: Promoting Self-Determination in the Home. Autism Services, Education, Resources, and Training Collaborative (ASERT). PA Bureau of Supports for Autism and Special Populations. Recuperado de (https://paautism.org/resource/self-determination-home-living-housing/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Literalidad, Incertidumbre Y Perfeccionismo

Es difícil saber qué esperan otras personas de ti cuando creces en general. Especialmente cuando eres una personas en el Espectro Autista. La mayoría de las expectativas que otras personas tienen de ti no son explícitas, incluso desde una edad temprana. Esa ambigüedad puede llevarte a extremos (es decir, perfeccionismo) para asegurarte de cumplir con las expectativas de los demás. Esto es particularmente evidente en el colegio.

«Escribe bien este ensayo«.

OK, bueno, ¿qué tan bueno es «bien»? ¿Puedo redactar una sola oración? Eso es un obvio no, lo que si entiendo. ¿Pero qué es lo suficientemente bueno? Que esta bien ¿Cómo debería ser el producto final? Nos atascamos en este ciclo de ansiedad debido a la incertidumbre sobre si algo es lo suficientemente bueno para otras personas, no si es lo suficientemente bueno para nosotros (eso también puede ocurrir pero es una fuente diferente de ansiedad).

El ciclo del perfeccionismo

Aquí está el ciclo de ansiedad que ocurre que trae perfeccionismo en personas en el Espectro Autista:

«Escribe un ensayo sobre el tema X y haz que suene bien«.

Persona en el Espectro Autista: escribe ensayo -> ¿Suena bien? -> ¿Qué es incluso «suena bien»? -> Trabaja más -> la persona piensa «Bueno, para estar seguro, debería tratar de trabajar aún más y mejorarlo» -> Trabaja más -> ¿Suena bien ahora? -> Funciona más -> ¿Qué pasa si al profesor no le gusta? -> Funciona más -> ¿Qué pasa si no es lo suficientemente bueno porque no sé qué esperan de mí? -> Mejor sigue trabajando en ello -> Funciona más -> ¿Tal vez debería preguntar? Pero si pregunto, ¿qué pasa si dicen que es horrible? No quiero que sea horrible. Probablemente debería seguir trabajando en ello -> Funciona más -> No quiero que piensen que no sé lo que estoy haciendo. Conozco la tarea, simplemente no sé cuántos detalles quieren. -> Funciona más -> OK, supongo que debería entregarlo ahora, he estado trabajando de esta manera más que los otros estudiantes. -> Sube y pregunta si esto es «bueno» -> El maestro dice «bueno, es bastante bueno». -> Tienes otra hora para entregarlo, así que pasas 50 minutos trabajando en ello para que sea «bueno», preocupándote porque no obtendrás una buena calificación. -> Lo entregas ansiosamente 5 minutos antes de la fecha límite para asegurarte de que no sea tarde. -> Unos días después, lo recuperas y obtienes un 6.0. No está seguro de si eso significa que fue «lo suficientemente bueno». Asumes que probablemente no fue así. Este ciclo continúa para la mayoría, o incluso, toda su educación.

Cuando niños, le preguntamos a los adultos «¿Esto es bueno?» y a menudo no obtenemos la respuesta directa que estamos buscando: «sí». Por lo tanto, pensamos que no era lo suficientemente bueno (quiero decir, ¡ni siquiera era bueno!), Así que seguiría trabajando en ello. Entonces, incluso cuando obtenemos una respuesta decente, pensamos que los estabámos decepcionando al no hacerlo «bueno». Y esa ansiedad puede conducirnos a un ciclo de perfeccionismo como en el ejemplo antes mencionado.

Expectativas y ansiedad

Nadie nos dice directamente qué se espera de nosotros en el colegio o más allá. Nadie nos da el formato de las pruebas, nos dicen que será de preguntas vagas de opción múltiple, y tendremos que elegir entre 2 opciones simplemente debido a la semántica, porque tal vez sean técnicamente correctas si pensamos de esta manera en lugar de esa manera. Todos los demás parecen que les va muy bien en la prueba, sin la más mínima duda. Nunca hemos visto a alguien preguntar cómo se formula una pregunta en la enseñanza básica o la enseñanza media.

Nadie nos dice qué es «bueno». Nunca

Y esa incertidumbre, dado que no entendemos naturalmente la comunicación neurotípica implícita, es lo que crea la ansiedad. A menudo no podemos hacer suposiciones basadas en el tono de voz o el comportamiento de alguien, porque dijeron las mismas palabras exactas que hace 2 semanas, y la última vez, significaron que el ensayo debería ser bueno, pero ahora en realidad no lo hacen. se preocupan por esta tarea que van a calificar, y la mayoría de los niños simplemente escriben un párrafo y terminan y obtienen un 7.0. Esa incertidumbre es lo que nos hace obsesionarnos con las tareas. ¡Porque las palabras significan algo, sin importar el tono o el comportamiento! Porque, ¿y si no entendiéramos esas suposiciones correctamente? A menudo no entendemos implícitamente qué es «bueno» para los estándares neurotípicos por lo que generalmente es un miedo racional. Hay momentos en los que nos hemos equivocado en la otra dirección, en los que nos hemos esforzado mucho en disminuir nuestro perfeccionismo que la asignación no fue lo suficientemente buena, así que nunca volvimos a intentar esa estrategia.

Problemas neurotípicos con el lenguaje literal

Nadie nos dirá cuáles son esos estándares, incluso si preguntamos.

Si hacemos preguntas, nos veremos quedaremos en ridículo como ignorantes y el/la profesor/a estará muy confundido/a con nosotros, o parecerá que estemos tratando de hacer trampa al hacer preguntas. Pero en realidad es solo porque muchas personas neurotípicas no tienen acceso a la forma en que interpretamos las oraciones: no tienen acceso fácil e inmediato a la interpretación literal. Y creo que es por eso que algunas personas en el Espectro Autista pueden ser realmente buenos profesores. No suponemos que otras personas lo saben todo (si les estamos enseñando de todos modos, ¡no si solo estamos teniendo una conversación regular! Entonces podríamos decir cosas completamente rebuscadas y descontextualizadas), y esa interpretación literal inmediata realmente nos da una ventaja al explicar nuevos conceptos a las personas. Es necesario saber cómo expresar las cosas de diferentes maneras, ser flexible en su estilo de aprendizaje, y si no puedes pensar fácilmente, o cambiar tu perspectiva de lo que ya sabes, entonces es posible que no puedas comunicarse con tus alumnos. Tienes que saber lo que tu alumno/a está pidiendo para responderle, y si no entiendes cómo la redacción podría ser confusa en la prueba que hiciste, ¿cómo puedes ayudar a tu alumno/a? ¿Cómo puedes responder sus preguntas? Si no ves la interpretación literal, no puedes explicarlas. Esa es la razón por la que nunca hacemos preguntas en clases. Cuando hacemos preguntas, recibimos esa mirada realmente confusa de nuestros profesores, porque pensaron que estaba haciendo una pregunta sobre un concepto fundamental. ¡No, estamos preguntando cómo se formuló algo! Pero no entendieron nada de eso, y simplemente volvieron a plantear un concepto y se alejaron como sí eso fuera una respuesta «suficientemente buena» …

No ayuda que diferentes personas tengan diferentes ideas de «bien». Pensé que siempre había una idea estándar de «bueno». Entonces, el primero que aprendemos, pensamos que está bien, tiene que ser al menos «así de bueno», pero probablemente debe ser mejor que eso para ser aprobado. Escribí demasiados detalles sobre las pruebas debido a la ambigüedad de las preguntas y la confusión que tenemos, así que escribimos todo lo que podemos, incluso si no sabemos si realmente estamos respondiendo las preguntas o no. Y cuando realmente tenemos las agallas de preguntar qué significaba una pregunta en la universidad durante un prueba, el/la profesor/a realmente no puede decirnos nada sin darnos la respuesta de alguna manera, por lo que nuestra teoría es la correcta: preguntar sobre la interpretación sería inútil. Es una prueba, por lo que les preocupa que te estén ayudando a responder la pregunta, ¡cuando realmente solo quieres saber cuál es la pregunta en primer lugar!

Muchas personas neurotípicas piensan que las personas en el Espectro Autista son rígidas, pero somos mucho más flexibles en este tipo de pensamiento literal que ellas. Las personas neurotípicas particularmente rígidas cuando se trata de la educación, especialmente la suposición de que si no entiendes algo, no debes haber estado prestando atención. Prestamos atención constantemente, pero decir las mismas palabras una y otra vez no nos ayudará a entenderlas más que decir que practicar un instrumento musical incorrectamente me ayudaría a tocar mejor.

Consejos para enseñar a tus alumnos en el Espectro Autista

A veces, tu alumno/a en el Espectro Autista aprende de la forma que tú estás acostumbrado/a. Parte de este problema puede mitigarse mediante una comunicación más clara de parte de personas neurotípicas. Si tu alumno/a dice la palabra «fraseo» cuando pregunta sobre un problema, ¡trata de comprender que se trata de ese problema específico! No se trata del «material» que se cubrió en la clase. Él/Ella te está preguntando qué implica la pregunta y respóndele directamente, literalmente, qué implica la pregunta, que tú estás interpretando automáticamente, pero que tú alumno/a en el Espectro Autista no la interpreta así. Si no estás seguro/a, pregúntale a tu alumno/a si está teniendo problemas con los pasos reales para resolver el problema, o las suposiciones de ese problema en particular, o la redacción de ese problema en particular. Pregúntale a tu alumno/a si comprende lo que está tratando de resolver. Si te dijo que no, pregúntale si se debe a cómo está redactada la pregunta. Si te dijo que sí, entonces háblale sobre lo que implica el problema: ¿asume cosas que son obvias para ti? Si es así, ¡menciona esas cosas! Si te dijo que no, entonces probablemente no se trata de la redacción. Todavía puede tratarse de ese problema específico en sí mismo y de cómo lo que se enseñó en clase se aplica a ese problema muy específico.

Parece que la suposición automática hecha por los profesores, cuando los alumnos levantan la mano y preguntan sobre un problema, es que se trata del problema. Y la mayoría de las veces, en realidad se trata de la redacción de un problema, o alguna suposición de que se perdió (alguna regla que tuvo que implementar en el problema, por ejemplo, o el uso de una fórmula específica que está involucrada con ese concepto, pero no se indica explícitamente en el problema). Gran parte de los problemas de los alumnos en el Espectro Autista, por ejemplo, en ramos como las matemáticas y la física se deben a ese tipo de cosas. Y generalmente, sienten que sus dudas no son tomadas en cuenta por sus profesores. Muchos profesores dicen que las matemáticas o la física «requiere mucha práctica», cuando realmente, lo que ahora entiendo es que se supone que debes encontrar las suposiciones e implicaciones ocultas en los problemas haciendo tantos problemas. Eso es lo que muchos profesores quieren decir cuando dicen que «solo tienes que practicar». Pero si no puedo encontrar la suposición en primer lugar, ¿cómo se supone que debo aprender a resolver esos problemas verbales? La idea es que veas un patrón. Las personas en el Espectro Autista son muy buenas para ver patrones en las cosas, pero no cuando esas cosas se basan en palabras neurotípicas y supuestos neurotípicos sobre la información, porque a menudo no son realmente patrones. Cada problema tiene un tipo diferente de suposición o implica cosas específicas basadas en la redacción que es completamente diferente de otro problema. Pero no veo automáticamente la información implícita en los problemas, por lo que ni siquiera tengo una plantilla para ese patrón. Es por eso que pasamos aproximadamente una o dos horas en cada problema de matemáticas o física, solo tratando de averiguar qué estaban preguntando. Simplemente no podemos verlo. Y nadie parece saber cómo señalarlo.

Consejos para los alumnos en el Espectro Autista

Por mucho que las personas en el Espectro Autista hayan mejorado en comprender que existen estos supuestos neurotípicos, aún es bastante frustrante saber que la mayoría de sus problemas de aprendizaje se deben a cómo se crean los problemas en primer lugar. Es bueno estar al tanto de los estilos de aprendizaje de otras personas, especialmente si está enseñando a alguien o ayudando a alguien que no piensa como tú. Por ejemplo, algunas personas en el Espectro Autista sienten que mirar una imagen no es muy útil para ellas. En tal situación podrían decirle a otras personas: «En realidad no aprendo bien con las imágenes, ¿te importaría explicarlo?» Si necesitamos aclaraciones sobre algo que sé se debe a suposiciones ocultas en la redacción, podríamos decir: «¿te importaría reformular eso? Soy un poco literal y tengo problemas con los conceptos abstractos, así que no estoy seguro de lo que quieres decir con [repite sus palabras aquí]», así podrían saber mejor que no deben simplemente repetir lo que dijeron.

Con suerte, en el futuro se tendrán en cuenta este tipo de estilos de aprendizaje, y estos supuestos se enseñarán explícitamente cuando sea necesario. Además, es importante recordar que muchas cosas que parecen fáciles para las personas neurotípicas son bastante difíciles para nosotros porque pueden depender en gran medida de las normas sociales o las reglas implícitas. Es posible que tu alumno/a en el Espectro Autista tenido más facilidades con problemas particularmente difíciles porque fueron presentados de manera más explícita para él/ella, en comparación con problemas muy simples. Ser literales no significa ser incapaces de aprender o sacar buenas notas en comparación con otras personas. Es simplemente importante tener en cuenta, ya que no saberlo a menudo puede afectar nuestra autoestima en el colegio, ya que los profesores están confundidos sobre por qué nos sentimos tan frustrado por los problemas «fáciles», pero podemos resolver los problemas «difíciles». Si estamos rodeado de personas que nos apoyan, es bueno hacer preguntas aclaratorias, aunque podamos sentir que deberíamos saber esa información; a menudo, las aclaraciones son útiles para otras personas de todos modos, que no necesariamente pensarían en preguntar al respecto.

Fuente: (s.f). Literalness, Uncertainty, and Perfectionism. Autism Science Lady. Recuperado de (https://autisticsciencelady.wordpress.com/2018/12/19/literalness-uncertainty-and-perfectionism/). Traducido Por Maximiliano Bravo.