Los Niños En El Espectro Autista No Necesariamente Son Aprendices Visuales

Los niños en el Espectro Autista a menudo son descritos como “aprendices visuales” y se dice que “piensan en imágenes”. En consecuencia, los profesores y terapeutas prescriben rutinariamente sistemas de comunicación basados en imágenes en un esfuerzo por apoyar su aprendizaje.

Sin embargo, los hallazgos de un estudio publicado en el Journal of Autism and Developmental Disorders contradicen esta noción, lo que pone en duda una razón fundamental para el uso rutinario de estos sistemas.

En el experimento, los niños en el Espectro Autista, los niños con retraso en el desarrollo y los niños con desarrollo típico se sentaron frente a una computadora que rastrea los ojos y un conjunto de objetos comunes.

Una profesora apareció en la pantalla y dio instrucciones, tales como “recoger la pelota y ponerla en la caja”. Dio la mitad de las instrucciones usando su discurso solo, y la otra mitad señalando imágenes de los objetos mientras hablaba.

La computadora siguió los movimientos oculares de los niños mientras una cámara de video grababa sus acciones.

Patrones Inesperados de Mirar y Hacer

Los niños en el Espectro Autista miraron los vídeos de la misma manera que los otros niños. No se quedaron en las fotos más tiempo que los otros niños, ni evitaron mirar la cara del maestro.

Esto significa que si los niños en el Espectro Autista hacen un mayor uso de la información visual que otros niños, no fue evidente en este estudio en términos de diferencias observadas en su patrón de atención a las imágenes y los rostros.

Cuando se trataba de seguir las instrucciones, los niños con retraso en el desarrollo y los niños con desarrollo típico se desempeñaron mejor cuando se usaron las imágenes.

Los niños en el Espectro Autista no. Esto fue a pesar de que los niños en el Espectro Autista tenían una edad similar y un nivel de comprensión del lenguaje similar al de los niños con retraso en el desarrollo.

Irónicamente, fueron los grupos de comparación de niños los que mostraron un estilo de aprendizaje visual, no los niños en el Espectro Autista.

Implicaciones Prácticas

Ha habido una explosión de aplicaciones basadas en teléfonos y tabletas que proporcionan sistemas de comunicación basados en imágenes para niños en el Espectro Autista, basándose en la creencia de que estos se adaptan bien a su ventaja de aprendizaje visual.

Entonces, ¿deberían los profesores y terapeutas dejar de usar sistemas de comunicación basados en imágenes con niños en el Espectro Autista?

La respuesta simple es no. Cada vez hay más pruebas de que los sistemas de comunicación basados en imágenes pueden ser efectivos para algunos niños en el Espectro Autista, y hay varias explicaciones alternativas de por qué pueden ser efectivos. Se debe prestar más atención a estos.

Explicaciones Alternativas

Los sistemas de comunicación basados ​​en imágenes pueden aclarar el proceso de comunicación para niños en el Espectro Autista.

Cuando se le enseña a un/a niño/a a entregarle una foto de una bebida a su mamá para solicitar una bebida, por ejemplo, puede tocar y ver la foto en su mano. Luego lo observa mientras se mueve a través del espacio hacia su mano. El intercambio es físico y consistente, no rápido y fugaz como las palabras habladas.

Cuando ella reconoce que él/ella quiere un trago y reacciona, el poder de la comunicación se demuestra por su intento de comunicarse siendo recompensado. El uso de imágenes, en este caso, es solo un posible “ingrediente” en la intervención.

Los resultados del estudio sugieren que los profesores y los terapeutas deben considerar el rango de posibles “ingredientes” al decidir si prescriben o no sistemas de comunicación basados ​​en imágenes a los niños en el Espectro Autista, en lugar de asumir que él o ella es un aprendiz visual.

Diferencias Individuales

Los resultados del estudio también destacan la necesidad de comprender las diferencias individuales en el Espectro Autista.

En su artículo original sobre el Espectro Autista en 1943, el investigador austriaco-estadounidense Leo Kanner describió a 11 niños que presentaban un conjunto común de rasgos de comportamiento generalizados, pero también describió las diferencias individuales entre los niños.

Hoy en día, un esfuerzo considerable de investigación se dirige a explicar las diferencias genéticas y de comportamiento observadas en niños en el Espectro Autista, así como las diferencias en la respuesta al tratamiento.

Con esto en mente, quizás no debería sorprendernos que los niños en el Espectro Autista en el presente estudio no presentaran un estilo de aprendizaje visual común y observable. El desafío en el futuro es garantizar que los profesores y los terapeutas reconozcan estas diferencias individuales al prescribir tratamientos a niños en el Espectro Autista.

Fuente: Schalit, M. (2015). Children with autism aren’t necessarily visual learners. The Conversation. Recuperado de (https://theconversation.com/children-with-autism-arent-necessarily-visual-learners-42758). Traducido por Maximiliano Bravo.

Anuncios

Espectro Autista y Control de Impulsos: Lo Que Necesitas Saber

Las personas en el Espectro Autista a menudo sorprenden a los demás de la manera más encantadora e interesante. Pero otras veces, sus comportamientos pueden ser confusos, extraños o incluso peligrosos.

Todos tenemos impulsos, y muy pocas personas (si las hay) son capaces de controlar sus impulsos todo el tiempo. Sin embargo, el control de los impulsos es una habilidad que muchas personas en el Espectro Autista a menudo les resulta difícil, y los comportamientos asociados con este problema pueden variar de tiernos a problemáticos.

Este artículo te ayudará a comprender las razones de la impulsividad en las personas en el Espectro Autista y lo que se puede hacer para ayudar a una persona en el Espectro Autista a superar sus deseos y conductas impulsivas.

I) Reconociendo la Impulsividad

El control de impulsos es la incapacidad de dejar de participar en una actividad o comportamiento. Es una habilidad en un grupo de habilidades cognitivas que cae dentro de una categoría conocida como “función ejecutiva”. Este término general abarca la capacidad de planificar, organizar, administrar el tiempo, tareas múltiples, razonar, resolver problemas e inhibir comportamientos.

La disfunción ejecutiva, que es común en personas en el Espectro Autista, se refiere a la falta de una o más de estas habilidades o una tendencia de estas habilidades a requerir más tiempo y esfuerzo de lo que suelen hacer para otras personas. Esto puede conducir a períodos de atención más cortos, inflexibilidad del pensamiento y la incapacidad de utilizar la memoria de trabajo de manera efectiva.

No todas las personas en el Espectro Autista también tienen disfunción ejecutiva, y no todas las personas que sufren de disfunción ejecutiva también están en el trastorno del Espectro Autista, pero los dos diagnósticos se asocian comúnmente entre sí.

Las personas que tienen un problema con el control de los impulsos pueden presentar los siguientes comportamientos:

  • Interrumpe las conversaciones
  • Tiene problemas para tomar turnos
  • Tiene arranques de ira
  • Se distrae fácilmente y tiene problemas para prestar atención
  • Tiene problemas para recordar y seguir las instrucciones
  • Suelta respuestas antes de ser llamado o antes de que termine la pregunta

II) El Problema del Control de Impulsos

Los impulsos varían ampliamente entre los individuos en términos de lo que los desencadena y cuál es el resultado, pero la idea es la misma sin importar el desencadenante o el comportamiento. Las personas con problemas de control de los impulsos no pueden retenerse de algo que sienten que deben hacer. Esta falta de control puede conducir a problemas de comportamiento en el hogar, la escuela o el trabajo, y puede monopolizar la atención de quienes los rodean. Las personas en el espectro que no pueden controlar sus impulsos tendrán dificultades para obedecer instrucciones que van en contra de sus impulsos y pueden tener problemas para prestar atención o quedarse quietos.

No siempre es malo que tus impulsos impulsen tus conductas, pero en ciertas situaciones, profesores, jefes, padres u otras personas deberán tratar de controlar el comportamiento impulsivo, ya que los comportamientos impulsivos a menudo pueden ser perjudiciales o problemáticos. Esto puede causar más problemas, porque una persona en el Espectro Autista que ha tenido sus impulsos frustrados podría terminar teniendo un descompensación emocional en respuesta.

III) ¿Qué causa la falta de control de impulsos?

Las personas en el Espectro Autista son conocidas por su capacidad de hiperconcentrarse en un objeto o actividad. Su afinidad apasionada por cosas muy específicas a menudo los lleva a priorizar esa cosa sobre cualquier otra cosa que esté sucediendo en sus vidas, y el desencadenante correcto podría hacer que se olviden de todo en un instante. Un nuevo estímulo llega a la escena, y de repente, nada más existe. La impulsividad también podría ser un signo de Trastorno de Déficit Atencional e Hiperactividad, que es un condición comórbida muy común del Espectro Autista.

IV) ¿Por qué la falta de control de impulsos es peligrosa?

La mayoría de las veces, la falta de control de los impulsos es simplemente inconveniente, no peligroso. A veces incluso puede ser entrañable. Pero dependiendo del nivel de disfunción y las situaciones en las que los impulsos de la persona se convierten en un problema, la incapacidad para controlar esos impulsos podría poner en peligro a una persona en el Espectro Autista.

Imagine un joven en el Espectro Autista que tiene una pasión por los trenes, por ejemplo. En teoría, no hay absolutamente nada de malo en la necesidad impulsiva de este hombre de recoger todos los trenes de juguete que encuentra o leer todos los libros que tienen una foto de un tren en la portada. Pero si llevas al mismo joven a una concurrida estación de tren, donde varios trenes van y vienen al mismo tiempo, su deseo de ver un tren real de cerca y personal podría ponerlo en una situación de vida o muerte, especialmente si tiene poca comprensión del peligro. Controlar sus impulsos en una situación como esta es importante para garantizar que permanezca seguro.

V) Consejos Para Enseñar el Control de Impulsos

Es probable que enseñarle a una persona en el Espectro Autista a controlar sus impulsos sea un proceso largo. No puede dar una conferencia sobre control de impulsos o esperar una “ronda de práctica” para hacer el truco. Pero un poco de paciencia y comprensión pueden ayudar mucho a una persona a desarrollar una mejor función ejecutiva.

La parte más importante de la enseñanza del control de los impulsos es buscar momentos de enseñanza pero ser flexibles cuando no van exactamente bien. Intente e intente de nuevo, tan a menudo como pueda, para ejercitar la capacidad de la persona de controlar su comportamiento, pero siempre permita los reemplazos también. Es más probable que la persona aprenda algo de la oportunidad adicional de hacerlo bien que de la corrección verbal.

También es una buena idea utilizar momentos de enseñanza más cuando la persona está teniendo un buen día en lugar de uno mal día; alguien que ya está frustrado y de mal humor tendrá menos probabilidades de tener éxito en el control de sus impulsos, lo que deja a todos involucrados con un sentimiento negativo. Si bien es posible que no siempre pueda esperar el momento “correcto” para practicar el control de impulsos, es vital saber cuándo la persona ha tenido suficiente.

Ser un buen modelo a seguir también es clave para enseñar el control de los impulsos. Si eres padre o cuidador de una persona en el Espectro Autista e impulsividad, puedes compartir tus frustraciones con ellos como un ejemplo. Háblales de la situación, dígales por qué está frustrado y luego discuta posibles soluciones al problema sin emocionarse al respecto.

Habla con un médico o terapeuta sobre otras formas en que podrías ayudar a una persona en el Espectro Autista a aprender mejor control de impulsos y otras habilidades en el ámbito de la función ejecutiva.

Fuente: Nelson, E. (s.f.). Autism and Impulse Control: What You Need to Know. The Autism Site Blog. Recuperado de (https://blog.theautismsite.com/impulse-control/2/). Traducido por Maximiliano Bravo.

¿Por qué la Educación es Mejor que la Escolarización?

Algunos describen al colegio como una de las mejores etapas de sus vidas. Otros lo describen como una de las peores. Pero, independiente de como describan tal etapa, ¿cuánto realmente se acuerdan de lo que les enseñaron?

En esencia, el colegio está destinada a transferir conocimientos y preparar a los jóvenes para participar en la sociedad. Ahora, aunque no hay duda de que la escolarización es buena, es válido cuestionar si cumple sus promesas.

¿Por qué?

Desde niños, nos dijeron que ir al colegio es importante y esencial. Probablemente estas frases te resultarán familiares, porque seguramente las escuchaste más de una vez: “saca buenas notas”, “no faltes a clases”, “haz tus tareas”, “escucha a tu profesor/a” y un largo etcétera.

Con esta presión interminable de nuestros padres y profesores, no es de extrañar que dejar los estudios siempre haya sido visto como algo malo. No terminar el IV Medio es visto por casi todos como un desastre y a menudo conlleva dificultades para encontrar un buen trabajo.

Sin embargo, algunas de las personas más creativas y exitosas del mundo no terminaron el colegio, pero si continuaron su educación.

I) Una Mejor Alternativa

Si bien la escolarización parece ser muy importante, nunca debe confundirse con la educación.

La educación es más que la escolarización.

Si dejas de lado tus nociones preconcebidas sobre la educación, verás que la educación es simplemente el proceso de facilitar el aprendizaje o la adquisición de conocimientos, habilidades, valores, creencias y hábitos.

La educación se lleva a cabo frecuentemente bajo la guía de educadores, pero, y esto es clave, los estudiantes también pueden educarse a sí mismos.

El colegio es un lugar específico, pero la educación puede tener lugar en cualquier lugar, en cualquier momento y con cualquier persona, incluyéndote.

La educación puede ocurrir en cualquier entorno. Y cualquier experiencia que tenga un efecto formativo en la forma en que uno piensa, siente o actúa puede considerarse educativa.

En resumen, la educación es una forma ilimitada de aprendizaje.

Algunas personas muy exitosas no fueron los mejores estudiantes. Sin embargo, eso no significa que eran tontos o sin educación. En lugar de ir al colegio, aprendieron por sí mismos a través del estudio personal y las experiencias de la vida.

Claramente, la educación puede estar por encima y más allá del colegio.

En el colegio, aprendes teorías, pero a menudo careces de oportunidades para aplicar el conocimiento. Y sin esto último, ¿realmente has aprendido algo?

Para tener éxito en el colegio, debes ser obediente, y si eres bueno o malo, depende mucho de las expectativas de tus profesores. Termina convirtiéndose en el objetivo de satisfacer las expectativas de otras personas en lugar de realmente aprender lo que es útil para vivir una vida feliz, saludable y productiva.

La escolarización y la realidad a menudo se contraponen.  Para tener éxito en la vida, debes pensar de forma original en lugar de simplemente hacer lo que hacen los demás.

Hay muchos aspectos que cuidar aparte de las materias escolares, por ejemplo, cómo formar y mantener relaciones positivas, cómo trabajar de manera inteligente y cómo llevar una vida significativa, etcétera.

Estas son cosas que es poco probable que las aprendas en colegio. Pero si te sigues educando de diferentes maneras. Por ejemplo, puedes leer libros/blogs o ver vídeos sobre temas que a ti te interesan, pero que no forman parte del programa de estudios de tu curso. O bien, puedes dar un paseo por los lugares que encuentras más interesantes de tu ciudad y tomarte el tiempo para conversar con los transeúntes a tu alrededor. De este modo seguirás aprendiendo y aplicando tus nuevos conocimientos.

II) ¿Cómo Aprovechar la Mejor Alternativa?

Ojalá, este artículo te haya dado una idea de por qué la educación puede ser mejor que la escolarización. Ahora es el momento de darte algunos consejos sobre cómo aprovechar esto.

  • En primer lugar, el aprendizaje no termina al salir del colegio: Si deseas progresar en la vida, no confíes en aprender de un instituto/lugar/educador tradicional. En vez de eso, explora formas de aprender y aplicar conocimiento que sea realmente útil en tu vida. Esto puede contribuir activamente a lograr tus metas. Este aprendizaje ‘extracurricular’ podría ser a través de libros, videos, cursos, conferencias o experiencias de vida.
  • Lee más allá de tus intereses: Si te apegas a lo que ya conoces, es poco probable que experimentes un crecimiento personal significativo. En vez de eso, busca nuevas formas de aprender expandiendo tu zona de capacidades. Por ejemplo, si actualmente trabaja como escritor, comienza a aprender un instrumento musical. ¡Te sorprenderás lo mucho que esto ayuda a escribir, y tendrás un nuevo pasatiempo para disfrutar!
  • Conversa con personas inteligentes: ¿Has notado que las personas exitosas tienden a compartir su tiempo con otras personas exitosas? No es una coincidencia. Las personas exitosas forman redes para que el acto de aprendizaje sea mutuo y enriquecedor. Puedes hacer eso mismo. Aumenta tu confianza en ti mismo un poco más y comienza a compartir tu tiempo con personas creativas, positivas y exitosas. Una vez que hagas esto, en poco tiempo comenzarás a integrar sus ideas, su forma de pensar y su modo de vida orientado a la acción. Deje que su éxito se contagie.
  • Haz preguntas y piensa más allá de lo obvio: Rompe tu condicionamiento mental y comienza a pensar por ti mismo. Haz esto, e inmediatamente comenzarás a cuestionar cosas que te han enseñado cuando eras más joven. Una perspectiva nueva y súper nítida de la vida te abrirá a ideas y objetivos que podrían ser el punto de activación para el éxito y la fortuna. Si echas un vistazo a la historia reciente, los grandes triunfadores hicieron algo diferente.
  • La educación no se trata solo de aprender y consumir: El aprendizaje no debe ser una calle de sentido único. De hecho, la experiencia demuestra que aprenderá mucho más a través de la enseñanza, la tutoría y la mentoría de otros. Incluso si no crees que tienes un alto nivel de habilidad, siempre habrá alguien menos capacitado que tú a quien le encantaría aprender de ti. Una buena sugerencia sería buscar activamente oportunidades para compartir tus habilidades y conocimientos. Es probable que sean situaciones beneficiosas para todos.

III) Sigue Aprendiendo. Sigue Experimentando. Sigue Aprehendiendo.

Aprehender significa hacer propio tu aprendizaje. Cuando recorres en una ruta de aprendizaje continuo, descubrirás tantas cosas sobre la vida y sobre ti mismo que nunca hubieras podido imaginar. También superarás fácilmente a tus compañeros, incluso si anteriormente lograron sacar mejores notas que tú.

La educación es más grande que el colegio. Es una forma de seguir aprendiendo, creciendo y disfrutando.

¿Entonces, qué harás? ¿Vas a confiar en tus logros académicos pasados, o tomarás el control de tu vida ahora aprendiendo y desarrollándote a través de todo lo que encuentres?

Elige tu futuro. Elige aprender.

Fuente: Lee, B. (2018). Why Education is Better Than School. Lifehack. Recuperado de (https://www.lifehack.org/652066/why-education-is-better-than-school). Traducido por Maximiliano Bravo.

No Confundas un Título con el Aprendizaje

Es preocupante cuando la gente comienza a equiparar el título que quieren con lo que quieren aprender. Esto indica que la mayor motivación en el aprendizaje para la mayoría de las personas proviene de alcanzar alguna señal de validación externa. Aunque esta puede ser una meta digna, creo que agota el deseo intrínseco de aprender.

Creo que esta distinción entre señales de validación externas y pasiones intrínsecas crea una brecha en el rendimiento y el gozo. Al centrarte demasiado en el resultado y no en el proceso, puedes perder de vista tus verdaderas motivaciones.

I) La Autosuperación es Aprendizaje

Fuimos creados para aprender. Nuestro cerebro, cuyo peso oscila entre 1 y 2 kilos, nos diferencia de los animales que actúan guiados por sus instintos. Leer más, desarrollar habilidades y ser una mejor persona se basan en el aprendizaje. Más importante aún, diría que esas ideas se basan en el aprendizaje por el aprendizaje.

Leer cualquier libro, por ejemplo, La Biblia o El Príncipe de Nicolás Maquiavelo, por sí solo tiene poco valor inmediato. No te dará una solución para ganar más dinero. No te ayudará a ponerte en forma ni te hará más feliz.

Pero al igual que con todo aprendizaje, el libro que escogiste leer, puede no tener un valor inmediato, pero expande tus propias ideas que más adelante tendrán un valor inimaginable. Todo aprendizaje implica posibilidad ya que no puedes saber cuánto te beneficiará una idea en particular hasta después de haberla aprendido.

II) ¿Estudias para Aprender o para Aprobar?

Existen dos grandes problemas al enfocarte en un título por encima del aprendizaje:

  • Reduces tus opciones de aprendizaje.
  • Te falta la motivación para realmente aprender

El primer problema es que al enfocarte por completo en un título, reduces el espacio en tu cerebro para aprender cualquier otra cosa. Este no es un argumento en contra de la especialización, ni es un argumento en contra de la educación formal.

Pero enfocarte por completo en un título devalúa cualquier información que no tenga una recompensa académica. Una de las razones por las que pocas personas son profundamente autodidactas es porque no hay una estrella de oro, trofeo o certificado para indicar su estatus intelectual superior.

El segundo problema es que cuando los objetivos externos se convierten en tu principal prioridad, no es probable que inviertas la misma energía como si estuvieras intrínsecamente motivado. Si estás aprendiendo por pasión y curiosidad para expandir tu conocimiento, será más fácil integrar esas ideas que si solo necesitas aprobar una clase.

III) Objetivos Externos e Internos

La diferencia entre aprender y aprobar una clase es una cuestión de objetivos externos e internos. Lo mismo es cierto para casi todos los objetivos que puede perseguir. Iniciar un negocio, ganar más dinero, ponerse en forma, hacer nuevos amigos o completar un proyecto son objetivos externos.

No hay nada de malo con los objetivos externos. Incluso sería recomendable establecer más de ellos para que puedas planificar mejor. Pero con cada objetivo externo hay una reflexión como un objetivo interno. Si tu enfoque en un objetivo te hace ignorar la reflexión interna, hay dos grandes problemas:

  • Reduces el gozo que obtienes de la meta.
  • Reduces las posibilidades de lograr tu objetivo.

Al igual que en el caso de enfocarse en aprender para aprobar una clase por encima del aprendizaje real, enfocarse en los objetivos externos sobre tus reflexiones internas conduce a un rendimiento más superficial. En lugar de poner todas sus energías y sentirte entusiasmado, simplemente trabajas a tontas y a locas para terminar lo que tienes que hacer de la forma más rápida posible.

IV) Observa tus Metas Internas

Reflexiona sobre todos los objetivos externos que tengas. Por ejemplo, obtener un título, comenzar un negocio o encontrar pareja. Después escribe el objetivo interno que lo refleja. Aquí hay algunos objetivos externos y sus contrapartes internas:

  • Título – Aprendizaje
  • Ponerse en forma – Convertirse físicamente activo y saludable
  • Ganar más dinero – Hacer un mejor trabajo (o tener un mejor negocio)
  • Encontrar pareja – Conocer gente, divertirse

Los objetivos externos son fáciles de planificar. Son tangibles y son completamente objetivos. En cambio, los objetivos internos son intangibles y subjetivos. Es una buena idea tener objetivos externos. Simplemente no pierdas de vista las verdaderas razones por las que debes tenerlos.

Fuente: Young, S. (2007).  Don’t Confuse a Degree with Learning. Scott H. Young Recuperado de (https://www.scotthyoung.com/blog/2007/09/05/dont-confuse-a-degree-with-learning/). Traducido por Maximiliano Bravo.