Blog

Para Los Cuidadores De Un Ser Querido En El Espectro Autista: El Autocuidado Empieza Contigo

¿Quiénes eras tú antes de ser cuidar a tu hijo/a en el Espectro Autista y en qué persona te has convertido? ¿Cómo quieres ser, qué has tenido que sacrificar y qué has ganado en el camino profundo de criar a tu hijo/a?

Como padre/madre, tu jamás cambiarías a tu hijo/a. Tú lo/la amas y lo/la adoras tal como es. Tú aprecias que haya entrado a tu vida y te haya transformado como persona. Sin embargo, la sociedad que nos rodea a menudo ignora intencionalmente tus fortalezas, dificultades y necesidades de acomodaciones. Esto es lo que más te impacta como padre/madre, pero no puedes cambiar todo eso, así que necesitas ajustar la forma en que cuidas de ti mismo/a. En todo sentido. Porque cuando estás bien, lo más probable es que tu hijo/a estará aún mejor.

Las personas en el Espectro Autista y sus cuidadores son aplaudidos cuando se ajustan a las actitudes y comportamientos del mundo neurotípico. Aún así, estos ajustes hablados y no hablados no les son devueltos, y eso les cuesta muy caro.

El resultado es que las personas en el Espectro Autista y sus cuidadores experimentan mayores niveles de mala salud mental y física, lo que es sinónimo de una mayor ansiedad y aislamiento general. El camino de ser constantemente “los otros” les provoca impedimentos mentales, emocionales, físicos, espirituales, financieros y sociales. En resumen, ser tratados como extraños agrega más angustia a sus mentes, cuerpos, corazones y almas.

Tu rol como padre/madre es enseñarle tu hijo/a en el Espectro Autista las habilidades para la vida diaria, desarrollo, identidad y autoestima. No solo apoyas su desarrollo a sí mismos, sino que también debes ser el/la traductor constante entre ellos y el mundo que los rodea. Este es un trabajo grande y constante.

Entonces, ¿cuánto tiempo y energía te queda a ti? ¿Para tu bienestar holístico? ¿Cómo fortaleces tu autocuidado? Aquí hay 4 consejos útiles para que puedas cuidarte bien y así cuidar mejor de tu hijo/a en el Espectro Autista:

I) Aprende a estar tranquilo/a: Aprende a calmar el ruido de tu ocupada mente, corazón y vida. Todos ofrecen un alivio confiable y simple del estrés y el caos. Se centran en la bondad, porque el bienestar requiere una voz interior amorosa.

Pregúntate: “¿Qué sé yo ahora?”

Tranquilízate y pregúntate: ¿dónde estoy y dónde quiero estar? ¿Qué necesita atención? ¿Es mi mente, corazón, cuerpo o alma? O todos ellos?

II) Atrévete a ser valiente: Una vez que sepas dónde quieres estar, corre el riesgo de ver qué es y enfrentar dónde está y dónde quieres estar. ¿La brecha se siente alcanzable, y te valoras lo suficiente como para regalarte el tiempo y la energía para darte cuenta de esto? ¿Conoces, valoras y usas mis fortalezas innatas?

Reflexiona sobre cómo te sientes realmente.

Apóyate suavemente en tus sentimientos y pregúntate: “¿Lo que tengo o lo que quiero es verdad para mí? ¿Esto es para otro o para mí?” Si te sientes alineado/a con un cambio, establece un objetivo para ti.

III) Confía en ti: Ahora que conoces tu cárcel, es hora de respaldarte. Has buscado darte cuenta de tu valor, valor y fortalezas. Ahora comprométete a seguir adelante. Investiga lo que necesitas saber y hacer, luego asesórate y negocia con las personas de las que necesita apoyo o cambios.

Nutre todo tu ser

Con una voz o rodillas temblorosas, concéntrate completamente en las prácticas y acciones necesarias para cuidar de ti. Sepa que cuando estás nutrido/a y fuerte, atenderás a tu familia con mayor energía, compasión y convicción. Sabrás que tu felicidad es una energía que puede inspirar, calmar y nutrir a toda tu tribu.

IV) Sé el/la creador/a de tu propia vida: Una vez que tus ideas y acciones han comenzado, puedes sentir que estás en el camino correcto, pero entiende que no hay un destino real. Tendrás resultados que te nutrirán y te harán sentir genial, porque te brindan alegría y libertad en el momento presente. Al no necesitar llegar, el momento presente se convierte en el foco y lugar de poder y satisfacción. Aquí puede surgir tu alma, y ​​puedes buscar experiencias espirituales más profundas para ti y tu vida.

Simplemente sé tú.

Cuando la vida fluye en un camino que te apoya, ahora hay tiempo para averiguar quién eres fuera de ser cuidador/a, cónyuge, trabajador/a o persona productiva. Entre las acciones, los momentos de descanso y quietud ofrecen conexión con su valor innato, sabiduría y poder. ¡Sé libre para ser tú!

Se sabe que la calidad del sueño, la alimentación, el movimiento, la conexión, la meditación, la diversión y el descanso son buenos para nosotros. Pero, ¿cómo incorporamos todo esto, en el orden y forma que se adapte a nuestra vida actual? Siendo tú. Al verte y celebrarte a ti y a tu vida tal como es hoy; lentamente puedes incorporar más aspectos de autocuidado de calma, coraje, confianza y creación. Este camino comienza con el compromiso de conocerte, quererte, valorarte y simplemente ser tú mismo.

Es normal que te preocupes por la futura salud, finanzas, relaciones y felicidad de tu hijo/a en el Espectro Autista. Sin embargo, con estas habilidades, estarán aprendiendo herramientas perdurables para toda su vida para desarrollar resiliencia, autocontrol y autonomía.

Uno de los mayores placeres de tu autocuidado holístico será enseñarles a tu hijo/a el suyo.

Fuente: Hall, G. (s.f.). For Carers of a Loved One On the Spectrum: Self Care Starts With You. Autism Parenting Magazine. Recuperado de (https://www.autismparentingmagazine.com/self-care-starts-with-you/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¿Qué Es La Honestidad?

La honestidad es una de esas cosas que son bastante obvias. Es una virtud en la que todos están de acuerdo. A todos nos han enseñado desde una edad muy temprana que debemos ser honestos. Cuando podemos contar con que otras personas sean sinceras, nos sentimos seguros de que estamos a salvo, o al menos sabemos qué esperar, y podemos actuar en consecuencia.

La honestidad es cuando no haces cosas moralmente incorrectas. Cuando analizamos la honestidad, encontramos virtudes como la veracidad, integridad, franqueza, lealtad, justicia y sinceridad. Pero también encontramos la ausencia de engaños, mentiras y abstenerse de hacer cosas que no sean, bueno, deshonestas.

No mentir y no robar son cosas que son razonablemente fáciles de hacer. Simplemente significa no hacer cosas, pero ¿qué pasa con las cosas que debes hacer?

¿Puedes decir honestamente que eres sincero/a, que siempre dices tu verdad y que eres leal no solo con los demás, sino también contigo mismo/a? ¿Puedes decir que cuando no mientes, pero tampoco hablas cuando es necesario, que eres honesto/a? ¿Puedes decir que cuando eres siempre directo/a, excepto cuando tu opinión no coincide con la de la multitud, que eres honesto/a?

Cuando miras qué es la honestidad en su conjunto, ¿puedes decir que eres realmente honesto/a?

¿Por qué no somos honestos?

La honestidad es una virtud en la que prospera un constructo social sano, un entorno seguro, y para eso precisamente utilizamos la honestidad: estar seguros. Y si eso significa ser deshonestos bajo una máscara de honestidad, que así sea.

Nos han enseñado a leer la situación y evaluar si es seguro ser honesto/a. Y en la mayoría de los casos, la respuesta es no. Hablar siempre da miedo, incluso cuando lo que dices se alinea completamente con lo que todos están de acuerdo.

Hemos aprendido que ser honestos todo el tiempo crea situaciones peligrosas que no son beneficiosas para nosotros personalmente. Por ejemplo, cuando le dijiste a tu mamá que su comida sabía horrible, ella se enojó y te dijo que eres un/a ingrato/a. O esa vez cuando le diste a tu supervisor/a excelente críticas constructivas, y dos semanas después te despidieron.

Por lo tanto, cumplimos con el status quo sin la más mínima desviación. Aplicamos la honestidad regulada y creamos una persona honesta que está cuidadosamente diseñada para adaptarse a la narrativa de nuestra comunidad. En la superficie, parece que somos personas genuinamente honestas, pero hay un sistema secreto y complicado para mantener la fachada en funcionamiento. Un sistema que evalúa meticulosamente cuál debería ser nuestro próximo movimiento para mantenernos lo más seguros posible.

Optamos por la versión segura de la honestidad, una versión que incluso podría ser peor que la deshonestidad total. Una versión que cuenta la mentira honesta ocasional, pero se abstiene de decir algo en absoluto.

Imagine un mundo donde todos ejecutan un programa de honestidad segura. Es una construcción complicada donde la destrucción está a la vuelta de la esquina. Un lugar donde los unicornios y los arcoiris se vuelven feos rápidamente.

Entonces, ¿cuál es la alternativa?

La alternativa es ser asertivamente honesto/a todo el tiempo. Pero, ¿qué significa eso?

Ser asertivamente honesto/a significa decir lo que piensas, sin importar las consecuencias. Significa que estás dispuesto/a a ofender a algunas personas, a adoptar una postura impopular, porque tu verdad es más importante que cualquier otra cosa. Significa que te atreves a mirar a la cara lo que está mal y decir la verdad, incluso si eso es lo que estás mal. Significa que si tu honestidad no vibra con el status quo, estás dispuesto a marcharte. Sin importa qué.

La honestidad asertiva significa que ya no ignoras al elefante en la habitación. Estás llamando al elefante y diciéndole que salga del camino. Pero, ser asertivamente honesto/a no significa ser arrogante. Significa que eres consciente de tus palabras porque entiendes que tus palabras tienen poder.

Cuando eres asertivamente honesto/a, muestras tus verdaderos colores y las personas pueden anticiparlo. Tal vez no les agradas todo el tiempo, pero definitivamente saben lo que vales y lo que pueden esperar de ti. Al ser asertivamente honesto/a, valiente y decir lo que piensas, creas una base sólida para las personas que te rodean y para ti mismo.

¿Por qué no somos asertivamente honestos?

No somos asertivamente honestos por la simple razón de que tenemos miedo. Porque queremos pertenecer a nuestro entorno, está en nuestro ADN. Es cómo sobrevivimos y prosperamos en esta roca flotante gigante llamada Tierra. Nos necesitamos el uno al otro. Pero, si realmente no confiamos en las personas que nos rodean, jugamos a lo seguro. Después de todo, ¿por qué serías vulnerable cuando estás rodeado de depredadores feroces?

¿Realmente puedes confiar en las personas que te rodean? ¿Puedes decir con confianza que cuando las cosas se ponen difíciles, tu grupo te apoya? Probablemente no, porque lo más probable es que no hagas un esfuerzo adicional por ellos también.

A pesar de que todo parece estar bien en la superficie, hay una guerra en lo más profundo de tu ser. Secretamente no confiamos en otras personas, porque sabemos que realmente no podemos confiar en nosotros también. No somos asertivamente honestos porque pensamos que cuando somos verdaderamente abiertos, las personas nos dominan. Vivimos en un mundo donde la verdad personal de todos está escondida detrás de varias máscaras. La mayoría de las veces, ya ni siquiera podemos llegar a nuestra verdad a través de la telaraña de máscaras que hemos creado cuidadosamente.

Sonreimos cortésmente cuando hablamos con alguien, mientras pensamos en pensamientos oscuros de estrangularlos. Tu mente racionaliza lo que sucedió y tuerce la historia, “sí, es bueno que no hayas hablado porque funcionaría en tu contra”. Pero, mientras tu mente te está engañando, tu alma está gritando por dentro.

Claro, una mentira consciente de vez en cuando no duele, pero si sumamos todos esos pequeños momentos en un día, terminamos con muchas mentiras. El precio que pagamos es mucho más alto que los cinco minutos de conveniencia que obtenemos al abstenernos de ser honestos. La peor parte es que no solo les estamos mintiendo a las personas que nos rodean, nos estamos mintiendo a nosotros mismos.

Cada vez que nos ajustamos a la norma y descuidamos nuestro espíritu interior, cada vez que elegimos dar una respuesta políticamente correcta en aras de que nos gusten, nos matamos un poco a nosotros mismos. Nos convertimos en un fragmento de lo que realmente somos. Nos convertimos en personas no auténticas que compran completamente nuestra propia mentira.

Empieza contigo mismo/a

Al final, si no somos asertivamente honestos con nosotros mismos, nos privamos de la posibilidad de crecer, sanar nuestros traumas del pasado y convertirnos en mejores personas. Si quieres lograr tu máximo potencial, debes ser asertivamente honesto/a.

Y ser asertivamente honesto/a, especialmente contigo mismo, duele. Y mucho.

Significa que tienes que mirarte al espejo y reconocer que estás herido/a, que has cometido errores, que a veces te has avergonzado y que incluso puedes vivir una vida que es demasiado difícil. para que realmente te mires a los ojos.

Significa que aceptas que no estás cerca de lo que aspirabas a ser cuando eras niño/a.

Significa que tienes que perdonarte a ti mismo y hacer las paces con todas las cosas malas que hiciste en tu vida. Significa que sentirás la presión de necesitar cambiar más que nunca. Y cambiar es un trabajo duro, mejor aún, es casi imposible.

Las probabilidades de que seamos mejores personas están totalmente en nuestra contra. Incluso si estamos totalmente motivados para cambiar, todo nuestro sistema y el mundo conspiran en contra de nosotros para mantener las cosas tal como son.

Pero tienes que ser honesto/a, saca esa inmundicia de tu sistema.

Decir la verdad es medicina. Es terapéutico. Pero también funciona a la inversa: si no hablas cuando debe hacerlo, no solo te está mintiendo a ti mismo/a, la injusticia se convertirá en parte de ti. Izquierda o derecha, absorberá el escenario dado, ya sea que hables o no, determina cómo eso ingresa a tu sistema.

Si quieres ser asertivamente honesto/a, debes ser valiente, porque debes tomar algunas decisiones radicales, ya sea que se relacionen con tu trabajo, tus amistades, tu familia. ¿Qué harás? ¿Qué no harás? Piensa, actúa, aprende.

Ser asertivamente honesto/a es una cosa, asumir las consecuencias es un desafío completamente diferente.

Un antes y un después

Si quieres vivir una vida auténtica, debes ser asertivamente honesto/a. Asertivamente honesto/a contigo mismo y con tu entorno.

Ser asertivamente honesto requiere autoconciencia, confianza y autoestima. Incluso cuando el mundo no opta por ser asertivamente honesto, vale la pena seguir el camino difícil.

Y si todos hicieran eso, el mundo cambiaría drásticamente.

Nueva energía y creatividad fluirían a través de nuestras vidas. Tendríamos conexiones sinceras. Las personas se atreverían a abrirse, a hablar, y como resultado, podríamos confiar genuinamente en las personas que nos rodean. Es posible que no estemos de acuerdo con los demás, pero nos respetamos mutuamente por respaldar lo que creemos.

Las personas asertivamente honestas dan un paso al frente y defienden lo que creen. No respetarán el status quo. Y aunque las personas pueden no estar de acuerdo con lo que dicen, hacen algo que la gente no se atreve a hacer: hablan cuando permanecer en silencio es un crimen, y en secreto los respetamos por eso.

En un momento de honestidad asertiva, las personas honestas podría tener todos los ojos puestos en ellas, podría sentirse como extraños. Pero, cuando se calma la conmoción, son libres y descansan bien, mientras que el resto permanece en una prisión. Pero, tal prisión no es la parte más difícil. Lo más difícil es vivir con la sensación de que tuviste la oportunidad de hablar, pero no la aprovechaste. Que le diste la espalda a tu auténtico potencial a cambio de algo de consuelo, de mediocridad, de pertenecer a algo que se basa en mentiras.

Una persona asertivamente honesta puede estar sola, pero se mantiene fuerte como un roble en la tormenta, con sus raíces en el subsuelo y sus hojas tocando el cielo. Puede que no esté rodeado de mucho, pero lo que sea que la rodea realmente quiere estar allí, y es más real que cualquier otra cosa.

Porque cuando todo está dicho y hecho, al menos puedes mirarte al espejo, sonreír y decir: “Hice lo correcto”.

Fuente: Stoelwinder, D. (2020). WHAT IF WE WERE BRUTALLY HONEST. Dennis Stoelwinder . Recuperado de (https://dennisstoelwinder.com/brutally-honest/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Si no es ABA, ¡¿Entonces qué?!

“Evitamos las terapias centradas en la obediencia … pero ¿qué más hay? Las cosas no andan bien en nuestro hogar. ¡¿Qué podemos hacer?!”

La frase anterior hace alusión a una de las preguntas más recurrentes de cualquier padre/madre que se siente frustrado/a y desesperado/a, pero con una firme resolución de evitar someter a sus hijos en el Espectro Autista a técnicas de “adiestramiento canino” y opresivos métodos de obediencia. Así que corresponde analizar una de las situaciones más comunes en las que las familias tienden a terminar trayendo el ABA (Análisis Conductual Aplicado) a sus vidas: conductas agresivas.

Tememos por nuestras vidas!” Dicen muchos padres. Sus hijos se comportan agresivamente y lastiman a los demás. Los niños crecen, se hacen más grandes y más fuertes y sus conductas agresivas empeoran. La familia teme por sus vidas. En algunos casos, la policía está involucrada y sus hijos terminan con un internamiento involuntario, enfrentando cargos penales o incluso heridos o asesinados en casos extremos.

¡Nadie quiere esto para sus hijos! Ninguna familia quiere verse obligada a elegir entre el temor por sus hijos y el temor a sus hijos. No es de extrañar que los padres terminen eligiendo el ABA y medicamentos que sirven como “camisas de fuerza químicas”. La situación puede asustarlos rápidamente y las familias pueden sentirse indefensas.

El primer paso es comprender la fuente de las conductas agresivas de tu hijo/a. Sin embargo, es importante señalar que dicha agresión no siempre aparecerá justo después de un evento desencadenante. ¿Qué significa esto? Tal vez los informes del colegio dicen que tu hijo/a se comporta bien en las clases, pero tú notas mucha agresión en el hogar. Has examinado todos los aspectos ambientales de tu hogar y simplemente no puedes entender qué está provocando la agresión. Intentaste pedirle a tu hijo/a que te ayude a descubrir qué está mal, pero él/ella aún no ha desarrollado la capacidad de comunicar claramente sus problemas.

Es posible que el desencadenante de la agresión no esté sucediendo en tu hogar en absoluto. Tal vez sea un incidente que ocurrió en el salón de clases y/o durante el recreo. O tal vez, el desencadenante es algo completamente diferente, pero aún así algo que no está en tu hogar. Entonces, ¿por qué tu hijo/a pequeño/a, adolescente o adulto/a joven es tan agresivo/a en el hogar en vez del lugar donde se produce el problema desencadenante? La respuesta: porque tu hijo/a se siente más seguro/a allí.

El problema es como una llama debajo de una caldera y la presión está aumentando en tu hijo/a. Pero si dejar que el vapor escape es demasiado peligroso, por ejemplo, lleva a castigos físicos, reclusión o, lo que es peor, tu hijo/a aprende a aguantar la presión para protegerse. Pero solo hay una persona que puede hacer eso: tan pronto como se sienta seguro/a, el vapor explota, en forma de conductas agresivas. Es por eso que es tan importante observar cada parte del entorno de tu hijo/a cuando intentas averiguar por qué están ocurriendo las conductas agresivas.

A veces, la agresión es la única forma en la que tu hijo/a tiene para comunicar que algo está mal. El ABA podría ser capaz de detener la agresión, sí. ¿Pero a qué precio? ¿Deseas que tu hijo/a sea entrenado para soportar el dolor y el abuso? ¡Por supuesto que no! Esa fue una pregunta ridícula. Pero viene con una respuesta obvia: no uses el conductismo para reducir las conductas agresivas de tu hijo/a. Primero, descubre la fuente de la agresión. Puede ser algo en el entorno, puede ser la forma en que alguien trata a tu hijo/a, puede ser un problema de salud que tu hijo/a está sufriendo. Sea lo que sea, juega al detective. Averígualo y ayuda a tu hijo/a.

La solución son las acomodaciones y el respeto. Así de simple; averigua qué le disgusta a tu hijo/a y evítalo. Por ejemplo, tu hijo/a en el Espectro Autista se descompensa si alguien usa el horno. Por lo tanto, simplemente dejas de usarlo. Puedes cocinar usando el microondas o la olla, servir almuerzos fríos como sándwiches y ensaladas, o pedir comida a domicilio. Es una solución inusual que requiere adaptación de toda la familia, pero tu hijo/a se sentirá feliz y seguro/a y dejará de experimentar la ansiedad agobiante que provocaba la agresión.

Cuando acomodas a tu hijo/a, podrías encontrar resistencia de parte de tu familia, amigos, vecinos, profesores y terapeutas. Las personas podrían decirte que estás mimando demasiado a tu hijo/a. ¡Están equivocados! Mantente firme. Tu hijo/a pequeño/a, adolescente o adulto/a joven no se está portando mal a propósito. Él/Ella está tratando de hacer frente a un mundo que es una pesadilla sensorial, y cualquier cosa que pueda hacer que aumente su sensación de estabilidad y seguridad es un regalo de amor para ellos.

No necesitas el ABA para calmar la agresión de tu hijo/a. De hecho, es probable que el ABA solo “funcione” en estos casos al aumentar pero suprimir el nivel de trauma y sufrimiento de tu hijo/a. Lo que sea que causó que tu hijo/a sufriera tanto que perdió el control todavía lo está causando, pero si el ABA ha cumplido con su propósito, tu hijo/a ha perdido el único canal de comunicación disponible para expresar su dolor y sufrimiento con la esperanza de obtener ayuda con su angustia.

No le quites la voz a tu hijo/a; quítale su sufrimiento. El ABA es una respuesta cruel hacia sus conductas agresivas. Enfrenta ese comportamiento con amor, calma, apoyo y una búsqueda investigativa de la fuente del sufrimiento de tu hijo/a. Descubre por qué tu hijo/a se estresa tanto que asusta a las personas que lo rodean y ayúdalo/a para que su vida sea más tranquila, segura y feliz. Eso es lo que esperabas que hiciera el ABA, pero es necesario que sepas que el ABA no puede hacer eso.

Es tu deber como padre/madre amoroso/a y no necesitas la “ayuda” de un/a terapeuta conductista. Solo necesitas el amor y la compasión que ya tienes por tu hermoso/a hijo/a. Lidiar con la agresión es realmente una situación en la vida donde el amor lo conquista todo. Sal ahora y vence el sufrimiento con curiosidad, compasión y calma.

Fuente: Sparrow, M. (2017). If Not ABA, Then What? Thinking Autism Guide. Recuperado de (http://www.thinkingautismguide.com/2017/04/if-not-aba-then-what.html). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Consejos Para Trabajar Remotamente Cuando Estás En El Espectro Autista

El Coronavirus ha creado una necesidad y expectativas adicionales de poder trabajar remotamente. Para muchas personas en el Espectro Autista que se han estado ajustando al entorno laboral, este cambio puede ser una gran disrupción.

A continuación hay algunos consejos para los trabajadores remotos en el Espectro Autista para ayudarlos a permanecer más tranquilos y ser más productivos. Estos consejos también pueden resultar útiles para aquellos que apoyan a las personas que viven la condición.

Consejos Generales

Muchos de los métodos que utiliza en el trabajo para mantenerse en la tarea son aplicables en el hogar. Evitar las distracciones y mantener la concentración son desafíos claves para cualquier trabajador remoto, pero quizás más para las personas en el Espectro Autista.

Se pueden encontrar consejos para todos los que trabajan desde casa en una búsqueda rápida. Aquí hay algunos que puedes encontrar efectivos:

  • Establecer horas de trabajo formales y una rutina regular.
  • Planificar tu trabajo.
  • Mostrar tu disponibilidad.
  • Recompensarte por tus esfuerzos de trabajo.
  • Tomar descansos regulares.
  • Mantenerte alejado de las redes sociales.

Atención Plena En Tu Jornada Laboral

Es difícil evitar todas las distracciones, pero como humanos conscientes y atentos tenemos la capacidad de controlar nuestro propias mentes para lograr lo que queremos. A continuación hay dos frases clave que pueden resonar para ti, cortesía de especialistas en el campo de la atención plena son estos:

“Elige tus distracciones atentamente” – Rasmus Hougaard, Autor, Fundador y Director Ejecutivo de Potential Project

No tienes que hacer que cada minuto de cada hora de cada día sea 100% productivo. Recuerda que hay un tiempo determinado para trabajar y para descansar.

Todos necesitamos tiempo de inactividad, así que sé amable contigo mismo/a y
planifica y decida conscientemente los tiempos y las cosas que permitirán distraerte.

Por ejemplo, acariciar a tu perro, preparar una taza de té, un par de minutos de meditación, incluso solo cerrar los ojos durante diez segundos mientras toma tres respiraciones profundas.

“No guardes tu tiempo y malgastes tu atención” – Sam Harris, autor, filósofo, neurocientífico, profesor de meditación y atención plena.

Todos nos distraemos, pero puedes entrenarte para ser consciente de cuándo tu mente está divagando. Y a través de la práctica puedes ser más consciente y controlar tu mente y emociones

Algunas personas en el Espectro Autista informan que la atención plena es menos efectiva que para los neurotípicos. Entonces es recomendable echarle un vistazo a las estrategias que te han funcionado en el pasado y que las pruebes.

Higiene laboral

Aquí hay algunas sugerencias específicas para los trabajadores remotos en el Espectro Autista (aunque nuevamente pueden aplicarse a muchos personas):

  • Intenta crear un lugar regular para trabajar en tu casa que esté libre de distracciones.
  • Crea un horario de trabajo regular, tal como lo harías en la oficina.
  • Planifica y programa tu día y tus actividades en tu calendario, con recordatorios para comenzar las tareas.
  • Programa tiempo para los descansos, que pueden incluir meditación, caminatas o algún otro tipo de ejercicio.
  • Ponte en contacto con tus colegas o supervisores por medios remotos. (Zoom, Skype, Google Meet, etcétera).

Manejo De La Carga Laboral

Si te quedas sin trabajo, no entres en pánico. Las personas entiende que trabajar remotamente a veces puede causar irregularidades en el manejo y la distribución de la carga laboral.

  • Planifica tu trabajo y dile a tu supervisor/a con anticipación (donde puedas) si tú crees que te quedarás sin trabajo.
  • Si te quedas sin trabajo, busca capacitaciones online. Es mejor planear esto con anticipación como parte de tu plan de desarrollo laboral, luego puedes acceder a ello cada vez que te quedes sin trabajo.
  • Si tienes dificultades para elegir algo, pídele algunas sugerencias a tu supervisor/a o ingresa a la página web de una universidad.

Distracciones

Algunas distracciones y sugerencias para la resolución pueden incluir:

  • Usar la misma computadora en la que juegas o socializas: Cierra las aplicaciones que no necesitas durante tu jornada laboral para evitar ventanas emergentes y notificaciones innecesarias.
  • Estar en un lugar con los movimientos de los demás son difíciles de ignorar: Intenta encontrar un espacio donde no veas estos movimientos o coloca pantallas para minimizar el impacto en tu campo visual.
  • Ansiedad por el uso de datos: Si tiene limitaciones o costos de datos significativos, habla con tu supervisor/a sobre esto. Pueden haber algunas otras opciones para ti.
  • Ruidos alrededor de la casa: Intenta usar auriculares con cancelación de ruido o música para enmascarar otros ruidos. O bien, planificar con tu familia cuándo ocurrirán ciertas actividades, para reducir ruido en los horarios laborales más importante, para beneficio de todos.
  • Cuidar a los miembros de tu familia: Si esto es parte de lo que tienes que hacer, intenta programar estas cosas para que puedas realizar porciones de tu trabajo entre medio.
  • Instrucciones confusas: Si te han dicho que hagas algo, pero necesitas estar en la oficina para hacerlo, puedes contactar a tu supervisor/a y discutir el asunto más detalladamente. O bien, no ir a trabajar a menos que hayas recibido una autorización explícita de tu supervisor/a.
  • Inquietudes relacionadas con el Coronavirus o cualquier otra cosa: Las inquietudes son normales para todos en estos tiempos. Discute tus estrategias para reducir la ansiedad con las personas que te apoyan y ejercer dichas estrategias.

Fuente: (2020). Tips on working from home when you are on the Autism Spectrum. Digital Commons. Recuperado de (https://digitalcommons.ilr.cornell.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1042&context=dandelionprogram). Traducido Por Maximiliano Bravo.

El Autodiagnóstico Es Autoconocimiento

El autodiagnóstico del Espectro Autista es un tema que puede provocar fuertes sentimientos en muchas personas. No es inusual que los adultos se autodiagnostiquen. Tampoco es inusual recibir muchos rechazos o incluso amenazas violentas tras el autodiagnóstico. ¿Por qué el autodiagnóstico hace que las personas se enojen tanto? Más importante aún, ¿por qué las personas se autodiagnostican en primer lugar? La hostilidad dirigida al autodiagnóstico se basa, fundamentalmente, en el desconocimiento de los factores que conducen a su existencia: inaccesibilidad a la atención médica, herramientas de diagnóstico que cambian rápidamente y el rostro cambiante de cómo se ven las personas en el Espectro Autista y su condición

Las personas que se autodiagnostican son frecuentemente acusadas de “buscar trato especial” o “hacerse las víctimas”. Dichas acusaciones estigmatizan hasta las formas más inofensivas de nuestra expresión personal creativa. Si bien el autodiagnóstico comparte la búsqueda de un vocabulario de expresión personal, hay aspectos más sociológicos que explican por qué es tan extendido para empezar. La raíz del autodiagnóstico es la falta de buenos recursos. A muchas personas, en particular mujeres y personas de color, les resulta muy difícil acceder a un diagnóstico oficial a causa de la percepción sesgada de que el Espectro Autista es una condición exclusiva de hombres de raza blanca.

Más gravemente, el Espectro Autista alguna vez fue visto como algo apocalíptico para las familias. Algunos padres evitaron el diagnóstico formal de sus hijos porque querían, desesperadamente, que sus hijos fueran normales. Muchas personas que fueron diagnosticadas más tarde en la vida han desarrollado sus propias formas de hacer frente a un mundo que no fue diseñado para nuestra condición. La vida podría haber sido más fácil para ellos si hubieran tenido acceso a ciertos apoyos.

Las cosas están cambiando. En las últimos veinte años, las tasas de diagnóstico formal del Espectro Autista han aumentado considerablemente. Esto se debe a que las herramientas de diagnóstico han mejorado significativamente. Además, la reducción del estigma significa que los padres no solo están dispuestos sino motivados para asegurarse de que sus hijos obtengan todo lo que necesitan para tener éxito. Sabemos por qué las tasas de diagnóstico formal han aumentado. Teniendo esto en cuenta, ¿qué es un autodiagnóstico informal y por qué sigue sucediendo? Una forma común de diagnóstico informal es cuando los padres tienen múltiples hijos en el Espectro Autista. El nuevo conocimiento sobre la condición y la genética puede llevar a estos padres a examinar sus propias historias.

Dados los beneficios obvios, ¿por qué no se diagnostica a los adultos con más frecuencia? ¿Es eso lo que saben que serían etiquetados como “neurotípicos”, lo que muestra su posibilidad de ser especiales? No claro que no. Incluso si los adultos tienen antecedentes y discapacidades que apuntan al Espectro Autista, la condición aún se considera en gran medida como una “enfermedad infantil”. Como resultado, muy pocos profesionales pueden proporcionar diagnósticos del Espectro Autista en adultos. Un diagnóstico puede incluir hasta tres días de pruebas cognitivas si incluso puede encontrar a alguien calificado para realizar las pruebas en primer lugar.

Sin embargo, la dificultad de encontrar profesionales que se ocupen del autismo en adultos no es el principal factor limitante en el diagnóstico. Ese dudoso honor recae en el altísimo costo de un diagnóstico oficial. Si eres un adulto que puede estar en el Espectro Autista y que has logrado arreglártelas sin acomodaciones y terminaste tu enseñanza obligatoria, el alto costo de un diagnóstico simplemente no vale la pena. Esta es la razón principal por la cual los grupos por y para personas en el Espectro Autista a menudo incluyen personas que se diagnostican a sí mismas. La mayoría de las personas simplemente no tienen el dinero por ahí para obtener una etiqueta oficial aplicada a algo que ya pueden saber sobre sí mismos.

Incluso sin un diagnóstico oficial, muchas personas encuentran útil interactuar con la comunidad del Espectro Autista. No necesitas un diagnóstico oficial para beneficiarte de aprender técnicas de afrontamiento con personas que tienen experiencias de vida similares. En el peor de los casos, alguien que no está en el Espectro Autista aprende cómo funcionar más fácilmente gracias a las personas que si viven la condición. Todo esto hace que la vida de algunas personas sea más fácil. Las acomodaciones pueden mejorar la vida de más personas que solamente su población objetivo.

Por supuesto, esto lleva a un gran malestar expresado por muchos padres de personas en el Espectro Autista: la creencia de que los activistas de la comunidad del Espectro Autista no son realmente autistas, o que esas personas son demasiado ‘funcionales’ para comprender los problemas que afectan a los hijos de estos padres. La cuestión es que muchas de estas personas llamadas “de alto funcionamiento” no siempre han navegado por el mundo tan fácilmente como lo hacen ahora.

Todos esperamos que en los próximos años, las dificultades e ineficiencias en la atención que conducen al autodiagnóstico se entiendan mejor en nuestra sociedad. A medida que mejoran las herramientas de diagnóstico y la comprensión del Espectro Autista, esperemos que el número de personas autodiagnosticadas disminuirá progresivamente, ya que el acceso a un diagnóstico oficial poco a poco será una realidad compartida para todas las personas en Espectro Autista, sin importar su edad, género, raza o nivel socioecónomico.

Fuente: Luterman, S. (2015). AUTISM SELF-DIAGNOSIS IS NOT SPECIAL SNOWFLAKE SYNDROME. NOS Magazine. Recuperado de (http://nosmag.org/autism-self-diagnosis-is-not-special-snowflake-syndrome/). Traducido por Maximiliano Bravo.

6 Formas Fáciles De Hacer Que Tu Hogar Sea Amigable Con El Espectro Autista

Para muchas personas en el Espectro Autista, el mundo es un campo minado. La colegio, el trabajo, el transporte público, los eventos sociales y culturales, incluso las fiestas de cumpleaños están llenas de posibilidades de sobrecarga sensorial, agresión, frustración, confusión o simplemente son desagradables. Con una cantidad mínima de alboroto y dinero, puede convertir la casa de su hijo en un santuario amigable con el autismo donde finalmente pueda relajarse.

¿Por qué las actividades cotidianas pueden ser agobiantes?

Muchas personas en el Espectro Autista son inusualmente sensibles a cualquier tipo de “ataque” sensorial, desde ruidos fuertes hasta luces brillantes y multitudes. También son más propensos que sus pares neurotípicos a encontrar molestos los cambios en la rutina, nuevos alimentos, nuevas personas y nuevos entornos, sobre todo si son cambios imprevistos. Incluso un viaje al supermercado puede ser extraordinariamente difícil.

Barreras para crear un hogar amigable con el Espectro Autista

Dadas las dificultades de la vida cotidiana para una persona en el Espectro Autista, tiene sentido que el hogar sea, al menos parte del tiempo, un verdadero santuario. Desafortunadamente, eso no siempre es posible o práctico.

Estos son solo algunos de los problemas que se interponen en el camino:

  • Los hermanos y los padres también tienen necesidades y pueden optar por invitar a amigos, hacer ruido, seleccionar nuevos alimentos o cambiar y complicar la vida en el hogar.
  • Muchas de las terapias recomendadas para niños en el Espectro Autista son en el hogar, lo que significa que después del colegio (con las terapias escolares incluidas), los niños pueden regresar a sus hogares para recibir aún más horas de terapia proporcionadas por los padres y/o terapeutas móviles.
  • La vida familiar no siempre es predecible o tranquila. Las emergencias y los eventos que cambian la vida a menudo significan al menos un breve período de confusión. Un/a hermano/a se enferma o un/a padre/madre consigue un nuevo trabajo y las cosas cambian significativamente.

Estrategias para un hogar más amigable con el Espectro Autista

Dada la realidad de que ningún hogar en el mundo real será un oasis perfectamente tranquilo en un mundo de conflictos, ¿qué pueden hacer las familias para promover una experiencia relajada para un familiar en el Espectro Autista?

Aquí hay algunas recomendaciones realistas y efectivas:

I) Proporcionar un horario realista que tú y tu familiar en el Espectro Autista puedan esperar seguir, al menos la mayor parte del tiempo: Eso puede ser tan simple como “Ven a casa, cámbiate de ropa, mira televisión por una hora, cena, toma una ducha, haz tus tareas, ve a la cama“. Pone el horario en un formato visual y asegúrate de que todos entiendan lo que se espera. Este tipo de programa suele ser tan apropiado para hermanos como para niños en el Espectro Autista.

II) Dale a tu hijo espacio y tiempo para relajarse solo: Para muchas personas, estén o no estén en el Espectro Autista, el tiempo de inactividad y el tiempo a solas son absolutamente esenciales.

III) Mantenga la comida favorita de tu familiar en el Espectro Autista dentro de la casa, para que él/ella pueda esperar comer al menos algo que disfruta activamente: Eso no significa “nunca comer nada nuevo”, pero sí significa que tu familiar en el Espectro Autista puede esperar comer algo esperado, sabroso y reconfortante.

IV) Explorar y eliminar olores, sonidos y luces que son realmente molestos: Sí, necesitas usar productos de limpieza, pero puedes encontrar algunos con olores mínimos. Sí, tus otros hijos pueden escuchar música, pero pueden usar auriculares. Sí, necesitas luz en tu hogar, pero las luces fluorescentes pueden ser realmente incómodas para alguien con problemas sensoriales.

V) Limite las terapias en el hogar a lo que es realmente útil, necesario y relativamente agradable para tu hijo/a: ¡Ningún niño debe regresar a casa en un estado de temor, sabiendo que le quedan horas de terapias desagradables! A menudo, es posible que los padres y los terapeutas proporcionen terapias basadas en el juego o relajantes terapias sensoriales u ocupacionales en el hogar. Es muy probable que este tipo de terapias sean divertidas para tu hijo/a y ayuden a construir en lugar de tensionar los lazos familiares.

VI) Mantén un ojo vigilante en busca de señales de estrés en tu familiar en el Espectro Autista: Es posible que tu hijo/a en el Espectro Autista no pueda comunicar exactamente lo que le molesta, por lo que es posible que tengas que hacer un poco de trabajo de detective para determinar que, por ejemplo, el olor a cocción de repollo, o los zumbidos contantes del teléfono celular de su hermano/a menor. Una vez que se haya concentrado en un problema, puede hacer una lluvia de ideas de soluciones simples (omitir el repollo, silenciar el teléfono).

Fuente: Rudy, J. (2020). 6 Easy Ways to Make Your Home Autism-Friendly. VeryWellHealth. Recuperado de (https://www.verywellhealth.com/realistic-tips-for-making-your-home-autism-friendly-260442). Traducido por Maximiliano Bravo.

Sensibilidad A Las Críticas: Consejos Para Las Padres

Han habido muchas discusiones sobre las diferentes reacciones sensoriales que las personas en el Espectro Autista tienen al entorno físico, como la angustia que pueden experimentar por ruidos fuertes e inesperados, luces fluorescentes y etiquetas de ropa.

Pero hay otra forma de sensibilidad menudo expresada por los miembros de la comunidad del Espectro Autista, que no se discute con la misma regularidad: una hipersensibilidad extrema a las críticas.

Esto es cuando incluso el tipo más pequeño de sugerencia o corrección tiene un gran impacto. Los tipos de críticas más intencionales resultan en la destrucción del autoestima de la persona o pueden provocar reacciones fuertes. Aún más significativo es el efecto duradero que esto tiene.

Muchos adultos en el Espectro Autista dicen que estas críticas no solo las han internalizado y han impactado negativamente su autoestima, sino que todavía están pensando en estos momentos dolorosos décadas después.

Si las personas que interactúan con aquellos en el Espectro Autista no son conscientes de esta sensibilidad, pueden causar involuntariamente un daño emocional negativo de larga duración.

Causas

No existe certeza si las personas en el Espectro Autista están predispuestas para ser emocionalmente sensibles; Esta cualidad no es intrínsecamente buena o mala. Sin embargo, está claro que las experiencias de la vida, especialmente cuando son niños, pueden magnificar esta sensibilidad.

Algunas de estas experiencias incluyen:

  • Ser corregidos frecuentemente.
  • Ser víctimas de acoso escolar.
  • Comentarios negativos constantes de sus padres y profesores.
  • Ser despedidos y excluidos.
  • Sienten que nunca hacen las cosas bien.

Con el tiempo, las personas pueden percibir críticas, incluso cuando no fueron intencionadas. A veces, incluso los comentarios positivos pueden interpretarse como negativos a la luz de las malas experiencias del pasado de la persona.

Impacto

Los adultos en el Espectro Autista describen esta sensibilidad como un efecto devastador. Muchos dicen que se sienten agotados, estresados, decaídos, menospreciados o sin valor.

Informan que sus pensamientos constantes son:

  • “Que es mi culpa. Cometí un error”
  • “Siempre estoy equivocado, y la otra persona siempre tiene razón”.
  • “Se siente como una jungla allá afuera”.
  • “Es un campo minado averiguar cómo evitar las críticas”.

Consecuencias

Como consecuencia de esta sensibilidad, las personas en el Espectro Autista pueden:

  • Evitar situaciones sociales, escolares y laborales.
  • Aislarse cuando deben estar en grupos.
  • Guardar silencio, pensando que si no dicen nada, no pueden ser criticados.
  • Pedir disculpas por todo lo que hacen (o no hacen) con la esperanza de que esto evite las críticas.
  • Desarrollar actitudes perfeccionistas, porque si no se equivocan, no serán criticados.
  • Intentar imitar el comportamiento de niños o adultos socialmente exitosos.
  • Ser EXTREMADAMENTE autocríticos desde el principio en las interacciones sociales como una forma de tratar de ganarle a la otra persona. Duele menos si la persona se critica a sí misma.

Pero todos estos esfuerzos pueden tener un éxito limitado, causar agotamiento y reforzar una pobre imagen de sí mismo.

Consejos para los padres: La Autoestima Es Clave

Aunque muchos expertos en crianza de los hijos desalientan “mimar” a los niños, especialmente a medida que crecen, resulta útil considerar la perspectiva opuesta sobre la crianza de los hijos.

No importa su edad, los niños necesitan apoyo emocional y elogios. Cuando un/a niño/a se siente fuertemente criticado/a, el objetivo más importante es ayudarlo a desarrollar su autoestima. Los niños en el Espectro Autista generalmente no reciben afirmaciones positivas de sus compañeros, por lo que corresponde a los padres y profesores proporcionarlos.

Incorporar algunas de las siguientes sugerencias en la forma en que interactúa con tu hijo/a puede ayudarlo a convertirse en adultos asertivos y resilientes que se sientan bien consigo mismos.

  • Construir confianza a través de las fortalezas: Anima a tu hijo/a en el Espectro Autista a hacer cosas en las que se destaquen para promover el éxito. Esto no significa que no debería experimentar dificultades, sino que intenta crear tantas oportunidades positivas para tu hijo/a como sea posible, y felicítalo/a por sus éxitos, así como por sus esfuerzos.
  • Comunicar aceptación: Siempre hazle saber a tu hijo/a que son aceptados (y amados) por quienes son, sin importar cuáles sean sus dificultades o los errores que hayan cometido.
  • Crear una entorno para el éxito: Cuando sea posible, intenta fomentar entornos óptimos. Esto depende de cómo sea tu hijo/a, pero las posibles adaptaciones pueden incluir disminuir el tiempo social dentro de los grupos, minimizar los elementos sensoriales que causan estrés e implementar estrategias de apoyo escolar que promuevan sus fortalezas.
  • Establecer apoyos: Todos los niños deben tener al menos un adulto comprensivo y receptivo en su vida que pueda actuar como mentor y brindar orientación social.
  • Mensaje consistentes: Todos los adultos que trabajan con tu hijo/a deben asegurarse de interpretar correctamente cómo se comporta o cómo se comunica. Si se debe modificar el comportamiento de tu hijo/a, los adultos deben intentar hacerlo con suavidad y de manera práctica, con una explicación clara, no crítica.
  • Crear oportunidades para el liderazgo: Considere colocar a tu hijo/a en posiciones de liderazgo, como tutoría o mentoría para niños más pequeños o “dirigir” un club basado en sus intereses. Este tipo de oportunidades pueden tener un impacto positivo en el autoestima de los niños.
  • Ser proactivos frente al acoso escolar: Abordar inmediatamente cualquier situación de acoso escolar o exclusión social. Hay que tener en cuenta que esto puede suceder en el ciberespacio de parte de sus compañeros o incluso adultos (como sus profesores).
  • Encontrar el equilibrio correcto: Cuando interactúes con tu hijo/a en el Espectro Autista, sé amable y generoso con los elogios. Tan frustrado como pueda sentirse en este momento, trate de no gritar o alzar la voz, o decir cosas críticas. Esto generalmente no es útil para los niños en el Espectro Autista y es poco probable que cambie sus comportamiento.

Este es un montón de consejos, y tú podrías pensar, “más fácil decirlo que hacerlo“. Recuerda, toda este artículo ha sido sobre no ser crítico con tu hijo/a; Además, no seas crítico contigo mismo. La crianza de los hijos es un trabajo duro, especialmente cuando tienes un hijo/a en el Espectro Autista, y es importante perdonar tus propios errores y seguir adelante. Tu objetivo no es ser el/la padre/madre perfecto/a, sino más bien esforzarte para comprender y apreciar a tu hijo/a y hacer lo mejor que puedas.

En conclusión, los niños en el Espectro Autista reciben constantemente comentarios que pueden contribuir a una sensación de ser inherentemente defectuosos. Esto hace que sea más importante que nunca para los padres, profesores y otros adultos equilibrar las críticas con elogios, la aceptación incondicional y el énfasis en sus fortalezas.

Fuente: Jekel, D. (s.f.). Sensitivity to Criticism: Advice for Parents. The Asperger/Autism Network (AANE). Recuperado de (https://www.aane.org/sensitivity-to-criticism-advice-for-parents/). Traducido por Maximiliano Bravo.

La Frase Que Nunca Debes Decirle A Tu Hijo/a

Tu hijo/a parece que tiene todas las excusas del mundo para no hacer sus tareas. Eso es comprensible. Estás frustrado/a por todas sus tácticas evasivas. Puedes pensar en una razón por la que podría ser y quieres que él/ella lo sepa. Ya sea que se te escape o que tengas toda la intención de expresarle tus opiniones, tú lo dices:

“¡Eres un flojo/a!”

¿Por qué llamar a tu hijo/a flojo/a no está bien? Porque es peligroso.

Aquí están 3 razones:

I) Reduce su autoestima: Lo que le dices a tu hijo/a se convierte en su voz interior. Una declaración crítica de tu parte dejará una huella imborrable en la mente de tu hijo/a con el paso de los años.

II) Estás modelando insultos: Si bien puede parecer solo un adjetivo para ti, es insultante para tu hijo/a. Si él/ella aprende de ti que los insultos están bien, imagina lo que dirá cuando esté frustrado/a con sus amigos, hermanos o incluso con su futuro/a cónyuge e hijos.

III) Es posible que estés ignorando la verdadera razón detrás de la falta de motivación de tu hijo/a: Cuando llamas flojo/a a tu hijo/a, estás descartando cualquier razón genuina que pueda tener para no cumplir sus tareas. Esta es una oportunidad perdida para que tú y tu hijo/a resuelvan el problema de la desmotivación.

¿Necesitas ayuda para descubrir las razones? Poniéndote en los zapatos de tu hijo/a, intenta ver si alguna de las siguientes puede ser la razón.

Razones por las que tu hijo/a parece flojo/a pero en realidad no lo es:

I) Miedo al fracaso: Tu hijo/a puede sentirse incapaz o no cree en sí mismo/a. Si es así, estos son pensamientos negativos poderosos que necesitan mucho apoyo para vencer. Llamarlo/a flojo/a es lo opuesto a lo que tu hijo/a necesita.

Además, si la respuesta de tu hijo/a cuando se le pide que haga algo es “No puedo“, considera la posibilidad de que realmente no pueda. A veces los padres establecen expectativas demasiado altas. Mire cuál es la tarea que desea que tu hijo/a realice. Si es posible, no es razonable que lo logre todo, intente dividirlo en pasos más pequeños que pueda lograr uno por uno.

II) Miedo a ser juzgado/a: Si él/ella ya está siendo juzgado/a por ti por NO hacer algo, imagina cuáles son sus temores si intenta hacer algo. ¿Alguna vez has pensado “Quiero hacer X pero no estoy seguro de qué dirá Y”? Tu hijo/a también puede tener esos miedos. Asegúrale que crees en él/ella y apóyalo/a plenamente. Esto puede funcionar para todas las tareas, desde sacar la basura hasta resolver ese problema de matemáticas.

III) Evitar la frustración: Si lo que le estás pidiendo a tu hijo/a que produzca le causa frustración, es posible que se demore en hacerlo porque es difícil lidiar con esas emociones. Intenta reconocer la frustración. “Sé que es frustrante tener que resolver los nuevos problemas matemáticos. Siempre puedes tomar un descanso cuando te sientas frustrado/a, y yo también estoy aquí si necesitas ayuda”.

IV) Depresión: Algunos de los síntomas principales de la depresión son la falta de motivación, poca energía y no participar en actividades que solía ser capaz de hacer. Si la actitud o el comportamiento de tu hijo/a ha cambiado recientemente y ve este problema en el hogar y en el colegio, es hora de discutir con él/ella si está deprimido/a.

V) Disfunción ejecutiva: Tu hijo/a podría ser capaz de realizar tareas o proyectos a corto plazo o escuchar instrucciones breves y concisas, pero les resulta mucho más difícil seguir esforzándose durante períodos de tiempo más largos. En otras palabras, tú podrías percibir que tu hijo/a está siendo flojo/a, pero realmente podría tener problemas muy reales de disfunción ejecutiva. Y aquí están algunas posibles soluciones:

  • Utilizar calendarios, agendas, listas y alarmas.
  • Hacer un horario al que se pueda hacer referencia durante todo el día para ayudar a mantener el rumbo.
  • Descomponer las tareas grandes en tareas más pequeñas
  • Mantener las áreas de trabajo separadas de las áreas de ocio.
  • Establecer recordatorios sobre las próximas transiciones y cambios en las rutinas establecidas

En resumen, salvo todas estas razones, supongamos que le pides a tu hijo/a que haga algo y simplemente no quiere hacerlo. ¿Por qué la necesidad de llamarlo/a flojo/a? Hay varias otras palabras que podrían describir con mayor precisión el comportamiento de tu hijo/a sin todos los peligros de la palabra con “F”.

Prueba “desmotivado/a”. Pregúntale a tu hijo/a por qué está desmotivado/a y tengan un diálogo. Nunca puedes equivocarte si hablas respetuosamente con tu hijo/a y solucionen el problema los dos juntos.

Fuente: Eadie, J. (2017). The One Phrase You Should Never Say to Your Child. Jenmarie Counseling. Recuperado de (https://jenmarie-counseling.com/never-say-lazy-child/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Formas Para Proteger A Tu Hijo/a En El Espectro Autista Del Ciberacoso

Muchas personas en el Espectro Autista encuentran difícil la comunicación, lo que a su vez puede generar una gran dependencia del ciberespacio y la comunicación online. Si bien es útil de muchas maneras para conectar a las personas, la Internet puede abrirlas a un mundo donde no hay reglas ni protecciones.

El peligro online más común en estos días es el ciberacoso, que se ha extendido ampliamente a edades cada vez más tempranas. Aquí debemos considerar dos aspectos: en primer lugar, ¿qué es el ciberacoso y, en segundo lugar, por qué las personas en el espectro Autista son más vulnerables?

El ciberacoso es una forma avanzada de acoso tradicional que la mayoría de las personas se han enfrentado hasta cierto punto. Incluye todas las formas de dispositivos digitales y admite la comunicación online a través de las redes sociales, correos electrónicos o mensajes de texto. El ciberacoso se expresa en forma de descubrir, enviar, compartir, publicar, incluso chantajear datos personales falsos y dañinos para avergonzar y humillar a alguien más.

Las personas en el Espectro Autista son presas fáciles en incidentes de ciberacoso, ya que muchos experimentan dificultades de comunicación social y tienen dificultades para identificar señales ocultos no verbales de acoso escolar que incluyen:

  • Identificar y reconocer las intenciones propias y de otras personas.
  • Expresando y detectando emociones y sospechando signos de acoso escolar
  • No ser capaces de lo que está sucediendo y proteger su espacio personal

Todos los padres quieren proteger y evitar que sus hijos sean abusados o humillados, así que aquí hay algunos consejos sobre cómo mantener a tus hijos en el Espectro Autista seguros en el ciberespacio.

I) Compartir y observar, pero no invadir: Tu hijo/a es importante para ti, por lo que deseas supervisar cada paso que da. Muchas personas en el Espectro Autista son conscientes de su propia madurez y se irritan y ansían si no les proporcionan cierto nivel de privacidad. Si tu hijo/a es bueno programando computadores y resolviendo complejos problemas matemáticos, le estarás privando la oportunidad de desarrollar sus talentos si le prohíbes el acceso a una computadora. Este tipo de acciones radicales no funcionarán aquí. Genera confianza y comunícate con tu hijo/a en el mismo idioma.

Las personas en el Espectro Autista tienden a interpretar todo literalmente, por eso los mensajes de extraños pueden distraerlos y potencialmente causarles daño. Sé muy sensible y un buen oyente mientras tu hijo/a habla de lo que quiere hablar. Es un proceso lento y requiere tu paciencia y amor, pero de esta manera será más efectivo que tratar de promover tu tema o iniciar una discusión. Tu hijo/a manejan mejor sus dificultades teniendo un día bien organizado y acciones rutinarias repetitivas si algo interviene, notará cambios en su comportamiento.

II) Manténte siempre atento/a a las interacciones online de tu hijo/a: El ciberespacio ofrece a los padres una amplia gama de dispositivos con aplicaciones desarrolladas para la vigilancia y el cuidado de sus hijos en el Espectro Autista. No puedes mantenerte alerta físicamente y estar con tu hijo/a las 24 horas, los 7 días de la semana. Pero remotamente tú definitivamente puedes hacerlo con tecnologías avanzadas. Primero, consideremos cómo estar siempre al tanto de lo que está sucediendo con tu hijo/a y vigilar sus acciones. Puede configurar cámaras ocultas en su habitación que tienen movimiento, detección de sonido y transmisión en línea a tu teléfono.

También puedes configurar el control parental en cualquier dispositivo que utilice tu hijo/a. Se puede usar para descargas y aprobación, como para verificar el historial de Internet, así como hilos de mensajes y llamadas entrantes. En caso de que sospeches y quieras proteger a tu hijo/a, simplemente ejecuta la búsqueda inversa del número de teléfono. Puedes hacerlo simplemente escribiendo el número en la línea de cualquier buscador y obtener algunas coincidencias. O utilizar potentes plataformas específicas para obtener información más detallada.

Fuente: Malecha, V. (2019). Ways to Protect a Child With Autism From Cyberbullies. Autism Parenting Magazine. Recuperado de (https://www.autismparentingmagazine.com/protect-autism-child-from-cyberbullies/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

3 Habilidades De Comunicación Del “Lenguaje Del Amor” Que Fortalecerán Tu Relación

En cualquier relación, aprender el estilo de comunicación o “lenguaje del amor” de los demás es fundamental para que alguien se sienta escuchado/a y comprendido/a. Cuando no sientes que te están escuchando, es posible que no sientas amor.

Por lo tanto, comprender técnicas de comunicación efectivas, tanto las habilidades de comunicación verbal como no verbal, lo ayudará a comunicarse mejor con tu pareja y a sentir menos miedo de hablar sobre tus sentimientos.

Si sientes que tu relación se ha vuelto distante porque tú y tu pareja no se hablan a menudo, entonces es hora de preguntarte “¿Cuál es mi lenguaje del amor?” para saber en qué método te sientes más cómodo compartiendo con tu pareja.

Aprender su lenguaje del amor/estilo de comunicación también es muy importante. Cuanto más se entiendan, más cómodos, felices y amados se sentirán.

Para mantener una relación sana, debes saber cómo comunicarse mejor con tu pareja.

El proceso de comunicación consta de cuatro partes: el/la emisor/a (la persona que se comunica), la codificación del mensaje (cómo tú traduces el mensaje del pensamiento a palabras o texto), su canal de comunicación (cómo tú eliges transmitirlo), el/la receptor/a (la persona que escucha el mensaje) y los retroalimentación.

Se dice que la comunicación es efectiva cuando el mensaje del “emisor” se entrega con éxito al “receptor” y se retransmite a través de la “retroalimentación”.

Esto significa que ambos tienen la misma comprensión del mensaje y no hay confusión sobre el significado o la intención.

Los problemas de comunicación son uno de los problemas más comunes que sufren las parejas en una relación.

Digamos que tú eres el/la emisor/a del mensaje.

El problema habitual en esta etapa es que a veces no eres cauteloso con tu elección de palabras, tono de voz o lenguaje corporal. Puede decir palabras hirientes, levantarle la voz a tu pareja o apuntar con el dedo mientras hablas.

No usar el “canal de comunicación” correcto también es un factor. Los canales de comunicación incluyen escribir, mensajes de texto, chats o correos electrónicos, llamadas telefónicas y comunicación cara a cara.

Algunos optan por publicar sus problemas con sus parejas en las redes sociales en lugar de hablar con ellos personalmente, y esto pondrá en peligro tu relación.

Otros usan chat o mensajes de texto para transmitir sus problemas con sus parejas, lo que muchas veces puede causar problemas de comunicación. Esto se debe a que tu pareja puede tener una interpretación incorrecta del mensaje, no puede ver tus expresiones faciales o escuchar el tono de tu voz.

El/La “receptor/a”, por otro lado, debe leer, observar o escuchar cuidadosamente el mensaje del emisor para decodificarlo y entenderlo correctamente.

Si el/la receptor/a no comprende el mensaje, habrá una “retroalimentación” negativa. Por lo tanto, la comunicación falla porque el receptor no puede entender el mensaje del emisor.

Aquí hay 3 formas en que puede mejorar tus habilidades de comunicación, fortalecer tu relación y aprender a hablar el “lenguaje del amor” de tu pareja:

I) Elige el momento adecuado para hablar: Es importante encontrar el momento adecuado para hablar con tu pareja, especialmente cuando tuvieron una discusión.

Tú y tu pareja deben estar tranquilos, no tener prisas, y no estar estresados ​​cuando tengan una conversación sobre un problema.

A veces, las personas tienden a plantear problemas a sus parejas en los momentos equivocados; especialmente cuando ambos sienten emociones demasiado intensas.

Si tu pareja está de mal humor, cansada o distraída, y repentinamente irrumpió en la habitación para hablar contigo sobre lo que le molesta, la situación empeorará.

Esto se debe a que ambos no están emocionalmente y mentalmente listos para hablar. Es posible que no tengan en cuenta las palabras que escogieron, y pueden sentirse atacados. Esto hará que tu pareja se ponga a la defensiva.

II) Usar la comunicación cara a cara tanto como sea posible: Los mensajes de texto pueden causar malentendidos innecesarios, por lo que es mejor hablar con tu pareja personalmente.

Asegúrate de estar listo/a para prestarle toda su atención cuando él/ella se acerque para hablar contigo. Mantén el contacto visual cuando hables, escucha cuando él/ella está hablando y respóndele con calma.

III) Desarrollar buenas habilidades para escuchar: A veces, la razón por la que sientes que no te escuchan es que no estás escuchando a tu pareja cuando está hablando o expresando sus sentimientos.

Debes escuchar activamente a tu pareja cuando dice algo. No interrumpas mientras hablan. Reconoce que estás escuchando y que entiendes lo que están diciendo.

Solo da tu respuesta después de que hayan terminado de hablar.

Si deseas comunicarte mejor con tu pareja, el mejor consejo para tu relación es aprender su lenguaje del amor y hablarlo con fluidez. ¡Las habilidades de comunicación fortalecerán tu relación y harán que los argumentos y malentendidos sean cosa del pasado!

Fuente: Bilbao, E. (2019). 3 ‘Love Language’ Communication Skills That Will Strengthen Your Relationship. The Minds Journal. Recuperado de (https://themindsjournal.com/love-language-communication-relationship/). Traducido Por Maximiliano Bravo.