Blog

La Falta De Imaginación En El Espectro Autista No Es Lo Que Podrías Pensar

¿Qué se te ocurre cuando piensas en la imaginación? ¿Niños inventando juegos, personas que escriben historias de ficción o quizás en juegos de roles? Es cierto que todos estos, y mucho más, requieren imaginación, pero la imaginación es mucho más que simplemente formar nuevas ideas y ser creativos.

Muchos niños (y adultos) en el Espectro Autista tienen problemas con un tipo especial de imaginación llamada imaginación social.

En primer lugar, vamos a explicar lo que esto NO es:

I) NO es la capacidad de ser creativo/a.

De hecho, muchas personas en el Espectro Autista son artistas o músicos muy talentosos y tienen formas únicas y muy talentosas de presentar su capacidad.

Si a tu hijo/a está en el Espectro Autista, NO significa que no será bueno dibujando o que no podrá expresarse de forma creativa.

II) NO es una falta de habilidad para jugar con juguetes o representar escenarios inventados.

Los niños en el Espectro Autista pueden jugar a alimentar a un muñeco, jugar con trenes o dar vida a figuras de plástico. La condición puede significar que su juego sea más repetitivo o esté basado en programas de televisión, pero la falta de imaginación social en sí misma no significa que tu hijo/a nunca jugará con un teléfono de juguete o se vestirá de enfermera.

III) NO impedirá que tu hijo/a escriba historias que haya inventado, diga mentiras o construya estructuras únicas con ladrillos de Lego

Entonces, ahora sabemos lo que NO ES la imaginación social, hablemos de lo que SI ES:

La imaginación social nos permite comprender y predecir el comportamiento de otras personas. También nos ayuda a dar sentido a ideas abstractas e imaginar situaciones fuera de nuestra rutina diaria inmediata.

La falta de imaginación social es la razón por la que tantas personas en el Espectro Autista tienen problemas para manejar los cambio. Simplemente no pueden imaginar que las cosas sucedan de otra forma.

La imaginación social es la capacidad de observar a los demás y desarrollar sus intenciones, sus pensamientos e interpretar lo que pueden hacer a continuación. Es por eso que los niños con (y los adultos) en el Espectro Autista encuentran ocasionalmente muchas dificultades en las situaciones sociales. Les cuesta meterse dentro de la cabeza de otra persona y, por lo tanto, prefieren mirar en lugar de participar.

Los niños en el Espectro Autista pueden entretenerse solos, inventar sus propios juegos e incluso jugar muy bien a juegos estructurados con reglas. La dificultad radica en cuando se espera que jueguen junto a otros niños porque las personas son muy impredecibles y pueden jugar de una manera completamente diferente a la que están acostumbrados. Esa capacidad para adaptarse y comprender a los demás se conoce como falta de imaginación social.

La falta de imaginación social significa que no pueden anticipar lo que podría suceder a continuación. Es por eso que las personas en el Espectro Autista no pueden ver el peligro: simplemente no pueden imaginar que suceda algo que nunca antes haya sucedido. Nunca se han ahogado antes, así que, ¿Cómo pudo suceder eso? Nunca han sido atropellados por un automóvil, entonces, ¿Cómo pudo suceder eso? Incluso si han tenido algún peligro, como una lesión que solo sucedió en un lugar en una cadena de eventos en particular, para ellos nunca volverá a suceder. Esto hace que la falta de imaginación social sea peligrosa.

La falta de imaginación social significa que tienen dificultades para ver el futuro. No pueden imaginarse cambiarse de colegio o de casa. No pueden imaginarse su dormitorio pintado de un color diferente. Por eso es tan importante ayudar a los niños con autismo (y a los adultos) cuando las cosas cambian.

La falta de imaginación social significa que necesitan apoyo para enfrentar nuevas situaciones. Ir a lugares nuevos, conocer a personas nuevas, incluso desvíos de carreteras, todo requiere que nuestro cerebro sea adaptable y sin la capacidad de “imaginar” que todo saldrá bien, puedes ver por qué tanta personas en el Espectro Autista tienen dificultades.

La falta de imaginación social es también la razón por la que los niños en el Espectro Autista no tiene ningún concepto cuando los demás se aburren de escucharla hablar una y otra vez sobre su última obsesión. Por ejemplo, no pueden imaginar que los otros niños aman sus programas favoritos tanto como ellos.

La falta de imaginación social es la razón por la que los niños en el Espectro Autista tienen tantas dificultades para probar nuevos alimentos (incapaz de imaginar si sabrán bien o mal).

En resumen, las personas en el Espectro Autista SI tienen imaginación. Es solamente una forma específica de imaginación lo que les provoca dificultades.

Fuente: Gwynne, M. (2017). Lack of imagination in autism is not what you may think. faithmummy. Recuperado de (https://faithmummy.wordpress.com/2017/07/20/lack-of-imagination-in-autism-is-not-what-you-may-think/). Traducido por Maximiliano Bravo.


Por qué Es Un Error Priorizar Los Objetivos Conductuales En Vez Del Desarrollo Socioemocional

Es casi la hora de cenar y un/a niño/a en el Espectro Autista tiene hambre y está cansado/a. Después de una tarde ocupada y activa, él/ella está en medio de una larga sesión en casa con su terapeuta conductual cuando su mamá entras entró por la puerta del trabajo.

Sonriendo con deleite, el/la niño/a corrió instintivamente hacia la puerta para saludar a su mamá, solo para que su terapeuta le indicara que permanezca sentado/a y termine su tarea. Cuando el/la niño/a volvió a intentar acercarse a su mamá, su terapeuta se interpone en su camino, bloqueándolo/a. Frustrado, él/ella rompe en llanto, grita y golpea a su terapeuta en señal de protesta. Tardó varias horas en calmarse de nuevo.

¿El error? El terapeuta se estaba concentrando en las metas de comportamiento sin tener en cuenta el funcionamiento social y emocional del niño. Un/a buen/a terapeuta debe estar consciente de que este enfoque no solamente es ineficaz, sino que tiene el potencial de causar angustia innecesaria a los niños y adolescentes en Espectro Autista, junto con sus familias.

Como ha escrito el psicólogo Ross Greene, a los niños les va bien cuando pueden. Cuando un/a niño/a en el Espectro Autista no cumple consistentemente con lo que le pedimos, debemos entender que el/la niño/a probablemente no está tomando una decisión deliberada de portarse mal, sino que se está adaptando a un sistema socioemocional inmaduro que aún se está desarrollando. El primer paso para solucionar este problema: dejar de tratar de manejar y controlar los comportamientos de un/a niño/a antes de que él/ella haya desarrollado la capacidad de autocontrol.

Con demasiada frecuencia, los adultos reaccionan a comportamientos problemáticos, ya sea en forma de lenguaje, acciones físicas o estallidos emocionales, emitiendo consecuencias para esta “decisión”. Pero ese enfoque asume que el/la niño/a puede optar por comportarse de otra forma, que tiene la capacidad de “función ejecutiva“. Pero muchos niños, adolescentes e incluso adultos, estén o no estén en el Espectro Autista, requieren años de experiencia para adquirir esa capacidad.

El/La niño/a ciertamente no lo había hecho. La demanda de su terapeuta de quedarse quieto excedió su capacidad de desarrollo para cumplir. No solo eso, debería haber elogiado su entusiasmo por saludar a su mamá, que reflejaba el tipo de conexión humana que debería ser el objetivo principal de todas sus terapias. Tales relaciones de apoyo forman la base que es esencial para construir conexiones cerebrales y, a su vez, la capacidad futura para el control del comportamiento y la función ejecutiva.

Por supuesto, no hay nada de malo en ayudar a los niños a desarrollar nuevas habilidades. Pero aquí está el problema principal en la educación y la terapia conductual: cuando insistimos en que los niños vulnerables controlen su comportamiento antes de que puedan hacerlo, existe la posibilidad de hacer más daño que bien a su salud mental y desarrollo socioemocional.

Podemos cambiar el paradigma mediante el uso de enfoques de desarrollo informados por la neurociencia y basados ​​en principios compasivos de mejores prácticas. El primer paso: prestar atención a lo que el/la niño/a nos muestra en su cuerpo.

Observa estas indicaciones de estrés fisiológico:

  • Respuestas físicas como llorar, reclamar, aumento de la frecuencia cardíaca, ojos muy abiertos, golpear o trata de escapar.
  • Señales de desconexión, incluidos rasgos faciales inmóviles; falta de interés o acercarse a otros; tono vocal monótono; falta de exploración; o movimiento corporal lento o disminuido

Si observas que un/a niño/a en el Espectro Autista muestra respuestas al estrés, haz de estas tus prioridades:

  • Antes que nada, dale al niño señales de que está física y emocionalmente seguro.
  • Entender la conducta como una respuesta al estrés: lo que le estamos pidiendo al niño excede su capacidad para realizar la tarea.
  • Ser flexible al cambiar los planes y los objetivos de tratamiento inmediatos para priorizar la calidez, el compromiso y la comprensión cuando un/a niño/a muestra respuestas al estrés.

En resumen, prestar atención a lo que el/la niño/a en el Espectro Autista nos muestra en su cuerpo, en lugar de qué tan bien cumple con las demandas terapéuticas, es la mejor forma de determinar si él/ella está listo/a para aprender o adquirir una nueva habilidad.

Cuando damos prioridad a la vida emocional de un/a niño/a, los comportamientos mejorarán orgánicamente con el tiempo a medida que él/ella experimente seguridad en su mente y su cuerpo.

Todos los que profesionales de la salud mental, especialmente aquellos que apoyan a personas neurodivergentes, debemos comprender la importancia central de esta base sólida para los niños y las familias. Las relaciones y la estabilidad emocional de un/a niño/a son los mejores marcadores para los objetivos del tratamiento y sirven como la mejor base para el crecimiento futuro.

Fuente: Delahooke, M. (2017). Why It’s a Mistake to Prioritize Behavior Goals Over Social-Emotional Development. Recuperado de (https://monadelahooke.com/mistake-prioritize-behavior-goals-social-emotional-development/?fbclid=IwAR1U8km4CujqBjc0yBlcnPFdmKEzj08q-Bt8-MSYSY_Tvs4HRaraxeQDAZM). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¿Cómo Ser Un/a Buen/a Mentor/a Para Los Jóvenes En El Espectro Autista?

La fallecida cantante Whitney Houston lo dice mejor cuando expresa que “todo el mundo está buscando un héroe; las personas necesitas a alguien a quien admirar” en su exitosa canción “Greatest Love”. Los jóvenes en el Espectro Autista que luchan por el éxito y buscan encontrar su lugar en el mundo necesitan personas que puedan inspirarlos y alentarlos.

Ser mentor/a de una persona más joven es satisfactorio, gratificante y una gran responsabilidad que no debe darse por sentado. Si tú actualmente eres un mentor/a o planeas convertirse en uno/a personas para los jóvenes en el Espectro Autista, estos consejos te ayudarán a formar una relación exitosa con tu aprendiz.

I) Comunicar Y Escuchar: Este es probablemente uno de los aspectos más importantes de ser un/a mentor/a exitoso/a. Debido a que nadie es un lector de mentes, es crucial comunicarte con tu aprendiz, ya sea estableciendo expectativas, preguntándole sobre sus aspiraciones, dándole tu visión, etc. Es igualmente importante escuchar a tu aprendiz y practicar la empatía. No invalides sus sentimientos; provienen de una perspectiva sin prejuicios, ya que permitirá que tu aprendiz se sienta más cómodo/a a tu alrededor. Comunicar y escuchar es cómo los mentores y los aprendices forman un vínculo efectivo y gratificante.

II) Conoce bien a tu aprendiz: Otra parte importante de ser un/a buen/a mentor/a es conocer a tu aprendiz a nivel personal, como lo harías al hacer un/a nuevo amigo/a. ¿Qué aficiones les interesan? ¿Qué música les gusta? ¿Cuáles son sus gustos y disgustos? Muchas personas en el Espectro Autista tienen pasatiempos que disfrutan absolutamente, pero tal vez no tienen muchas personas con quienes compartir el amor por sus pasatiempos. No olvides compartir sobre ti mismo/a con tu aprendiz. Esta práctica también puede transmitir su conocimiento de las habilidades sociales para ayudar a tu aprendiz cuando sea el momento de relacionarse con los demás. Un primer paso podría ser hacer algo divertido como un juego de romper el hielo, especialmente si estás siendo mentor/a de un grupo.

III) Predicar con el ejemplo: Si bien es importante orientar a los demás, también es importante ser alguien que los demás aspirarían a ser. Por ejemplo, no puedes decirle a tu aprendiz que sea amable con los demás si tú eres grosero/a o impaciente. ¿Por qué establecer expectativas para tu aprendiz si no puede seguirlas? Aquellos con patrones de comportamiento hipócritas pueden no ser tomados en serio por su aprendiz o causar confusión.

IV) Pídele ayuda a otros mentores: Ser un/a buen/a mentor/a puede ser un difícil; en algunos casos, terminarás mentalmente y emocionalmente agotado/a. Todos tenemos fortalezas y debilidades. Cuando hablamos con otros mentores, podemos ayudarlos a fortalecer sus debilidades mientras ellos nos ayudan a fortalecer las nuestras. Nos ayuda a todos. Comunícate con otros mentores para aprender de ellos y de sus experiencias y comparte tus éxitos para que puedan usarlos en sus relaciones con sus aprendices. Todos los mentores tienen el mismo objetivo: tener un impacto positivo en la vida de alguien, por lo que apoyarnos unos a otros permite que nuestro impacto sea aún mayor que trabajar solos.

Uno de los aspectos más gratificantes de ser/a mentor/a de otros es que el/la mentor/a también aprende del aprendiz y la relación. Si bien requiere esfuerzo y dedicación, es una misión gratificante que puede aumentar la autoestima de los jóvenes en el Espectro Autista y ayudarlos a desarrollar un más autonomía y empoderamiento, al mismo tiempo que aumentará tu propia autoestima y te ayudará a desarrollar nuevas habilidades.

Fuente: Ramsey, S. (2021). MENTORING YOUNGER INDIVIDUALS WITH AUTISM. Research Autism. Recuperado de (https://researchautism.org/mentoring-younger-individuals-with-autism/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Si Te Llaman “Flojo/a”, Sus Juicios Morales No Son De Tu Incumbencia

“Flojo/a” es una palabra que se usa con extrema ligereza. Cuando te llaman “flojo/a” lo que en realidad está diciendo es: “No me gusta lo que haces con tu tiempo”. Pero está disfrazado de un juicio moral. Implica que tú eres una persona deficiente o detestable. No puedes ganar este argumento, porque en realidad no es un argumento. Es una táctica de intimidación.

La única forma de ganar cuando te llaman “flojo/a” es hacer cosas que tú no quieres hacer para demostrarle a los demás que no lo eres. Y luego realmente no estás ganando nada. De una forma indirecta, simplemente están dejando que te intimiden y te lleven a una vida que no quieres vivir.

O puedes enojarte y discutir sobre todo lo que has hecho. Puedes tomártelo como algo muy personal. Puedes enumerar todos tus logros y sacrificios, solo para que continúen llamándote flojo/a. ¿Y entonces que? Te sientes desanimado/a y deprimido/a por tus logros. Como si no hubieras hecho nada.

Entonces, cuando te llamen flojo/a, simplemente guarda silencio. Esta es una forma indirecta de decir que no te importa la opinión de los demás, que ellos no pueden controlar lo que haces.

¿Por qué es esta una forma tan indirecta de intimidación? Es menos probable que uno diga: “No estoy de acuerdo con lo que haces con tu tiempo”. Porque esa afirmación es más fácil de ignorar. Es mucho más fácil, en esa situación, ver que el juicio de esta persona es su problema.

Así que ahora, cuando te llaman “flojo/a”, tú no eres el problema. Nunca lo fuiste. Son los demás quienes tiene un problema con lo que haces con tu tiempo y por eso eligieron demonizarte.

¿Cómo ellos pueden saber realmente lo que tú deberías estar haciendo con tu tiempo? ¿Con tu vida? ¿Quién lo sabe mejor que tú? E incluso si no sabes qué hacer con tu vida, todavía tienes una idea mejor que los demás.

Si necesitas un poco más de tiempo antes de comprometerte con un trabajo o un cambio drástico, esto no significa que seas flojo/a. No significa que estás estancado/a. Significa que no estás seguro/a. Saltar a una relación tras otra, una carrera tras otra, una cosa tras otra no significa que seas de alguna manera más productivo/a que alguien que se toma el tiempo suficiente para pensar en sus proyectos de vida.

Y si estás en un camino que has elegido cuidadosamente y te siguen llamando flojo/a, entonces realmente, eso no es asunto tuyo. Ese es problema de ellos. Y en cualquier camino que tomes, no vas a complacer a todo el mundo. Entonces, ¿por qué no elegir el camino que tú deseas tomar?

Si te llaman “flojo/a”, guarda silencio. Entonces ellos tendrán que seguir con sus vidas. Y así, tú serás libre de hacer lo que sabes que debes hacer.

Fuente: Martens, L. (2019). If Someone Calls You Lazy, Agree. Medium. Recuperado de (https://medium.com/the-post-grad-survival-guide/if-someone-calls-you-lazy-agree-d237db8b9092). Traducido Por Maximiliano Bravo.


¿Estás Acomodando O Mimando A Tu Hijo/a En El Espectro Autista?

Cuando los padres hablan acerca de acomodar a un/a hijo/a en el Espectro Autista, ellos reciben esta pregunta más que cualquier otra …

¿Cómo sé si lo/la estoy acomodando o simplemente lo/la estoy mimando?

¿Dónde trazo la línea con las acomodaciones?

¿Estoy preparando el camino para mi hijo/a o preparando a mi hijo/a para el camino?

Es una pregunta legítima.

Como padres, es nuestro trabajo satisfacer las necesidades de nuestros hijos, adaptarlas y defenderlas.

Como padres, también es nuestro trabajo desafiar a nuestros hijos y ayudarlos a convertirse en adultos capaces y autónomos.

A veces parece que esos son dos ideales completamente opuestos, pero no tienen por qué ser así.

Entonces, ¿Cómo saber si estás acomodando o mimando a tu hijo/a en el Espectro Autista?

¿Qué es mimar?

Mimar oficialmente significa: “tratar de manera indulgente o sobreprotectora“.

Y puedo ver por qué esto surge tanto con las acomodaciones.

Como padres, ¿estamos siendo sobreprotectores cuando luchamos por las acomodaciones de nuestros hijos en el colegio?

A veces, los niños tienen que hacer cosas que no quieren hacer.

A veces tienen que hacer cosas que les resultan difíciles.

A veces tienen que intentarlo varias veces antes de tener éxito.

Y en este artículo no vamos a descartar nada de eso.

Pero, satisfacer las necesidades de tu hijo/a en el Espectro Autista no es lo mismo que mimarlo/a o sobreprotegerlo/a.

No está impidiendo su crecimiento personal al ofrecerle acomodaciones.

De hecho, los niños en el Espectro Autista crecen mejor en un ambiente en el que pueden prosperar y las acomodaciones son la forma de lograrlo.

¿Qué es acomodar?

Así que ahora, aclaremos lo que realmente es acomodar.

Se define como: “hacer arreglos convenientes; un acuerdo o un compromiso”.

Y en el caso de acomodar a los niños en el Espectro Autista, eso significa proporcionar las cosas que los niños que viven la condición necesitan para alcanzar sus metas.

Las acomodaciones pueden verse como una variedad de cosas:

  • Herramientas sensoriales
  • Descansos extra
  • Instrucciones visuales
  • Asignaciones más pequeñas y fragmentadas
  • Hablar en lugar de escribir
  • Listas de cosas por hacer
  • Recordatorios adicionales

Casi cualquier cosa puede ser una adaptación para un/a niño/a en el Espectro Autista siempre y cuando les ayude a satisfacer sus necesidades, acceder a algo por igual o alcanzar una de sus metas lideradas por el/la niño/a que vive la condicón.

¿Dónde está la línea entre acomodar y mimar?

Entonces, ¿Dónde nos deja eso como padres? ¿Dónde trazamos la línea?

La línea entre acomodar y mimar se reduce a una pregunta específica.

¿Cuál es la meta?

Tienes que preguntarte, ¿Cuál es la meta en cuestión?

Aquí está un ejemplo…

Supongamos que tu hijo/a tiene una tarea de historia y se supone que debe escribir dos párrafos sobre la Guerra del Pacífico.

¿Cuál es el objetivo de esta tarea?

Demostrar conocimiento de la historia.

Ahora, cualquier herramienta o estrategia que no le quite ese objetivo es una adaptación, no un mimo.

Entonces, ¿escribir con el computador en lugar de escribir a mano? Acomodación.

¿Compartir verbalmente el conocimiento de la Guerra del Pacífico? Acomodación.

¿Escribir una lista de hechos sobre la Guerra del Pacífico en lugar de utilizar párrafos? Acomodación.

Porque el objetivo de la tarea es el conocimiento de la historia, no la forma en que se comparte.

¿Estás empezando a ver cómo funciona esto?

Cuando comienzas pensando en la meta, queda completamente claro qué cosas se pueden y no se pueden acomodar.

Fuente: Kaylene. (s.f.). Are You Accommodating or Coddling Your Autistic Child? Autistic Mama. Recuperado de (https://autisticmama.com/accommodating-or-coddling-autistic-child/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

El Trabajo Es Una Relación, No Exclusivamente Un Contrato

Cuando buscas datos sobre lo que impulsa el compromiso de los empleados, la lista siempre es bastante similar:

  • Sentirse valorado/a.
  • Confianza.
  • Saber que alguien se preocupa por mí y mi desarrollo.
  • Apreciación.

Aquí está lo gracioso. Si solamente te mostrara esta lista y te preguntara qué describe, “trabajo” probablemente no sea lo primero que tú dirías. Probablemente tú pensarías que describen algún tipo de relación: con tu mejor amigo/a o cónyuge o tal vez un miembro de tu familia.

Resulta que décadas de investigación sobre el compromiso de los empleados han estado tratando de decirnos algo increíblemente importante y simple.

Para los empleados, el trabajo es una relación.

Esto comienza a explicar por qué los niveles de compromiso de los empleados son tan paupérrimos en tantas organizaciones.

¿El problema?

La mayoría de los empleadores todavía tratan el trabajo exclusivamente como un contrato con sus empleados.

El empleador ofrece un salario a cambio del tiempo y el trabajo del empleado. Y la mayoría de los procesos de Recursos Humanos están diseñados para garantizar que los empleados cumplan con este contrato, para asegurarse de que el empleador obtenga lo que pagó.

Este no es un buen enfoque para formar relaciones laborales sanas. Imagínate estar en un matrimonio en el que tu cónyuge rara vez te dice o te demuestra que te ama, pero con frecuencia te recuerda tus obligaciones como cónyuge y lo bien o mal que las estás cumpliendo.

Esta es una receta para un amargo divorcio.

Por lo tanto, no debería resultarnos sorprendente que el compromiso continúe sufriendo y los empleados sigan avanzando en busca de una relación mejor y más satisfactoria.

Crear una organización donde los empleados estén completamente comprometidos significa repensar todo sobre la experiencia laboral. Significa rediseñar la experiencia laboral para que funcione como una relación sana.

Esto requiere que primero obtengamos una comprensión más profunda de lo que hace que una relación sea sana. Con esta información, podemos comenzar a rediseñar la experiencia laboral de los empleados.

Los seis elementos de una relación sana

Desde las amistades hasta las relaciones románticas, hay algunos elementos clave que deben estar presentes para que la relación sea saludable y satisfactoria para ambas partes.

  • Apreciación: Como seres humanos, anhelamos reconocimiento y validación. En nuestra relación con nuestro empleador, necesitamos saber que se nos ve y que se nota nuestro trabajo. No solo cuando se considera importante o cuando vamos más allá.
  • Aceptación: Para que la relación laboral sea sana para los empleados, necesitamos crear una experiencia y un ambiente que haga que cada persona se sienta aceptada y acogida por lo que es, no por lo que deseamos que sea o que sea.
  • Comunicación: Como seres humanos, cuando tenemos dudas, asumimos lo peor. Es parte de nuestro instinto de supervivencia. Esperamos lo peor, así que no nos sorprende. Cada vez que un empleado no está claro o no está seguro, asume cosas malas que conducen a la desconexión y una relación deteriorada. Las relaciones saludables requieren una conversación abierta y continua que ayude a eliminar la incertidumbre y la reemplace con claridad.
  • Apoyo: Cuando estamos en una relación sana, nos consideramos positivamente, eligiendo ver los fracasos del otro como resultado de errores honestos o circunstancias difíciles, no como un defecto de carácter. También asumimos que la otra persona tiene intenciones positivas en todo lo que hace, por lo que perdonamos rápida y fácilmente.
  • Compromiso: Una relación positiva requiere reciprocidad. Ambas partes deben estar realmente comprometidas entre sí y estar dispuestas a trabajar para garantizar que la otra esté feliz y satisfecha. El compromiso también se trata de cómo lo reconoces y reparas la relación cuando las cosas salen mal.
  • Tiempo: Si le preguntas a tu hijo/a cómo él/ella sabe si alguien lo/la ama, probablemente una de las primeras cosas que diría es “él/ella pasa tiempo conmigo”. Incluso desde que somos pequeños, entendemos que dedicamos tiempo a lo importante. Las relaciones requieren tiempo. No hay ningún atajo.

El trabajo es una relación, no exclusivamente un contrato. Y demasiados empleados están atrapados en una relación laboral disfuncional. Solo adoptando el trabajo como una relación podremos finalmente comenzar a crear el tipo de lugares de trabajo y experiencias laborales que los seres humanos anhelan y donde realmente pueden prosperar.

El desafío para nosotros como líderes, gerentes y diseñadores de la experiencia laboral es este: ¿cómo podemos incorporar estos elementos en la experiencia laboral diaria que creamos y fomentamos para cada empleado?

Las respuestas no siempre son fáciles de encontrar. Pero siempre valen la pena el esfuerzo una vez que lo hagas.

Fuente: Lauritsen, J. (2017). Work is a Relationship, Not a Contract. TalentCulture. Recuperado de (https://talentculture.com/work-is-a-relationship-not-a-contract/). Traducido por Maximiliano Bravo.

12 Cosas Que Debes Saber Sobre Las Citas Y El Espectro Autista

Si bien los niños en el Espectro Autista son los destinatarios mayoritarios de atención especial y programas de intervención temprana, se puede pasar por alto a los adultos y los adolescentes, especialmente cuando se trata de desarrollar y explorar relaciones románticas. Al igual que los adultos neurotípicos, las personas que viven la condición también enfrentan los altibajos de encontrar y mantener parejas románticas y relaciones íntimas.

Dependiendo de las habilidades de tu hijo/a, puede llegar un momento en el que quiera explorar las citas. A continuación se presentan algunos consejos útiles que puede compartir con alguien que esté interesado en salir con tu hijo/a en el Espectro Autista (también son buenos consejos para las amistades). Por supuesto, estos son consejos generales y es posible que deban ajustarse en función de sus necesidades y preferencias específicas, y es posible que algunos no se apliquen en absoluto. Esa es la belleza y el desafío de la condición.

I) Salir con personas neurotípicas es bastante común: Un error común es que las personas en el Espectro Autista solo quieren salir con otras personas que comparten su condición. Esta noción es completamente falsa, ya que quieren encontrar a alguien con quien conectarse con quien puedan ser ellos mismos. Después de todo, el Espectro Autista es muy heterogéneo, por lo que podría tomar algunas citas para que alguien se dé cuenta de que la persona con la que están saliendo vive la condición. Es por eso que puede ser importante discutir esto con cualquier persona con la que tu hijo/a quiera tener una relación.

II) Elige sabiamente los lugares para las citas: Si bien una persona neurotípica podría pensar que un bar bullicioso con poca luz es un lugar excelente para una primera cita, podría ser el peor lugar para alguien en el Espectro Autista. Es común que una persona que vive la condición se sienta incómoda o se distraiga en un lugar ruidoso y concurrido. Debido a la hipersensibilidad sensorial, las luces intermitentes y los ruidos fuertes pueden ser especialmente desagradables. Por tanto, es importante actuar con la debida diligencia en lo que respecta a la ubicación y las actividades.

III) El toque mágico: Si bien los adultos en el Espectro Autista también desean los aspectos físicos de una relación romántica, el tipo de contacto que desean recibir puede diferir del tipo de contacto que una persona neurotípica encontraría placentero. Cuando se trata de tocar, siempre debes discutir sus preferencias con ellos. Las parejas que viven la condición pueden necesitar presión, no agresiva, pero firme y constante. Si bien esto no es típicamente lo que se piensa en el amor tierno y romántico, una persona en el Espectro Autista puede sentirse incómoda si alguien la besara o le tomara la mano con suavidad. Por ejemplo, un/a adolescente que vive la condición a quien no le gustan los besos, describiría la sensación como si su cara fuera aplastada por la otra persona.

IV) Las personas en el Espectro Autista tienen una mayor capacidad emocional: Los estudios han demostrado que las personas en el Espectro Autista experimentan regularmente sentimientos y emociones que son más fuertes y profundas que las personas neurotípicas. Sin embargo, estos sentimientos son invisibles para los demás porque rara vez los muestran de la forma típica. Debido a la falta de demostraciones emocionales grandiosas o de cualquier otra respuesta esperada, las personas a menudo hacen una suposición equivocada en cuanto a la profundidad de sus sentimientos hacia otras personas.

V) Prepárate para una honestidad brutal: Una característica que las personas en el Espectro Autista suelen tener es la honestidad brutal. Cuando les preguntas su opinión sobre algo, como si les gusta tu nuevo corte de pelo, no tendrán reparos en decirte que tu corte anterior era mejor o que simplemente no les gusta. Es importante recordar que no tienen malas intenciones; simplemente están diciendo lo que creen que es verdad. Aunque sus respuestas a veces pueden herir tus sentimientos, cuando te elogian o dicen que les gusta algo, significa mucho más porque sabes que realmente lo dicen en serio. Si te dicen que te aman, entonces puedes confiar y creer completamente que te aman genuina y honestamente.

VI) El sarcasmo NO va a funcionar: Las personas en el Espectro Autista a menudo se toman las cosas muy literalmente, por lo que si gritas en medio de una acalorada discusión “vete” (es decir, vete a otra habitación para que puedas tener algo de espacio y dejar de discutir entre ellos), es posible que se vayan de la casa sin intención de regresar. Es importante tener claro cómo comunicas tus sentimientos. Si les dices que la comida picante que él/ella está comiendo le quema la boca, es posible que piensen que acaba de comer algo que lo lastima físicamente y que pidan ayuda.

VII) Facilita los cambios: Muchas personas en el Espectro Autista no responden bien a los cambios porque prefieren la estabilidad y la familiaridad. A menudo mantienen los mismos intereses y gustos durante décadas, tal vez incluso de por vida, mientras que las personas neurotípicas pueden cambiar su gusto por la comida, la música o el estilo personal con frecuencia. Debido a su dependencia de una rutina establecida, los cambios abruptos que alteran su programación regularmente establecida pueden ponerlos ansiosos o incluso enojados. Por ejemplo, les resultará difícil tener una cancelación repentina o un cambio en los planes anteriormente programados.

VIII) Puede parecer insignificante para ti, pero no lo es para ellos: Debido a que una persona en el Espectro Autista vive en un mundo donde la sensibilidad de sus experiencias está marcada al máximo, las cosas que no molestan a los demás pueden ser agobiantes y dolorosas para ellos. Podrían estar a menos de la mitad de una cita para cenar cuando de repente se enojen y sientan que necesitan irse porque el nivel de ruido es demasiado alto o los camareros siguen caminando a su lado. La paciencia es imprescindible y se debe hacer un esfuerzo para evitar llevarlos a entornos potencialmente desencadenantes.

IX) Pueden centrarse demasiado en sus intereses: Las personas en el Espectro Autista a menudo desarrollan intereses intensos, y es importante comprender que la mayor parte de su tiempo se dedicará a concentrarse en ellos. Cuando hablan con las personas, a menudo quieren hablar sobre estos intereses, a menudo durante largos períodos de tiempo, con la expectativa de que todos estén tan interesados ​​en sus pasatiempos como ellos. Si alguien los interrumpe y comienza a hablar sobre un tema diferente, pueden ser muy directo y dejar que las personas sepan lo aburridos que son. Con paciencia y práctica, esto puede mejorar con el tiempo a medida que aprenden a escuchar, a comprender el punto de vista de otra persona y a variar los temas de conversación.

X) Dales tiempo para procesar decisiones importantes: En algún momento u otro de la relación de pareja, será necesario tomar decisiones. Ya sea algo pequeño como decidir dónde cenar o un compromiso más importante como comprar una casa juntos o casarse, es fundamental comprender que las transiciones a menudo pueden ser difíciles de comprender al principio para las personas en el Espectro Autista. Esto no es diferente para cualquier otro ser humano en este planeta, pero como mencionamos antes, los cambios y las transiciones pueden hacer que algunas personas se sientan agobiadas o ansiosas. Asegúrese de darles más tiempo para procesar las cosas por completo antes de esperar una decisión final.

XI) No tengas miedo de iniciar el afecto: Las personas en el Espectro Autista quieren amor y afecto tanto como cualquier otra persona, pero es probable que quieran que tú tomes el control de iniciarlo. Es posible que no hayan desarrollado necesariamente las habilidades sociales para saber qué hacer en una relación, por lo que pueden intentar hacer lo que quieren hacer y, en ocasiones, comportarse de manera inapropiada o interpretar mal las señales. En otras ocasiones, pueden estar tan concentrados en sus propios intereses que se olvidan de prestarte atención. Algunas personas que viven la condición no piensan instintivamente en dar besos o abrazos y decir “te amo”, por lo que sus parejas a menudo tiene que ser quienes inicien estas cosas. A medida que aprenden, mejorarán en decidir conscientemente hacer estas cosas por su cuenta. Lo importante a tener en cuenta es que el hecho de que no muestren amor de una manera típica no significa que no te quieran. Desde su perspectiva, han elegido estar contigo y esperan que veas esto como una prueba de su amor.

XII) Sé directo/a y coherente: Ser capaz de compartir abiertamente tus necesidades y deseos es extremadamente importante al salir con alguien en el Espectro Autista. Esto puede ser verbalmente durante una conversación o por escrito dándoles una carta sincera. No insinúes lo que quieres y esperes que lo capten. Es igualmente importante ser constante al recordarles lo que quieres porque probablemente no entiendan los “si” y los “no” implícitos en determinadas situaciones. Sobre todo, sé paciente, comprensivo/a y prepárate para ceder de vez en cuando.

Fuente: (2021). 12 Things To Know About Dating & Autism. AngelSense. Recuperado de (https://www.angelsense.com/blog/12-things-to-know-about-dating-autism/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Hablando Positivamente De Ti Mismo/a En Un Mundo Neurotípico

A veces, a las personas en el Espectro Autista se les pide que enumeren las cosas que aman de sí mismas o que se describan a sí mismas en 4 palabras. Esto puede ser para una sesión de terapia, una entrevista de trabajo o cualquier otra cosa.

Muchas personas que viven la condición encuentra que esta es una tarea difícil independientemente del contexto. En este artículo se explicará por qué.

La dificultad de esta tarea tiene consecuencias reales para las personas en el Espectro Autista y contribuye a nuestra alta tasa de desempleo, incluidas las personas que viven la condición con un alto nivel educativo. A menudo nos subestimamos, pero solo porque muchas personas neurotípicas no tienen problemas para embellecer sus rasgos.

La positividad no debería ser un requisito

No estamos diciendo que debamos andar por ahí odiándonos o descalificándonos activamente. Simplemente significa que es posible que no demostremos la confianza autista de la misma manera que lo hacen las personas neurotípicas. Desafortunadamente, esto se convierte en una desventaja cuando intentamos ser contratado para trabajos, cuando redactamos nuestros currículums vitae y cuando intentamos postular a universidades o solicitar como becas o subvenciones.

Puede parecer que no nos valoramos lo suficiente porque, en primer lugar, no sabemos cuál es el “estándar” para vendernos a nosotros mismos. Y es posible que no veamos cómo “venderse a nosotros mismos” es una habilidad importante o real, incluso si en nuestra sociedad actual lo es. Además, la sola idea de hablar por nosotros mismos puede hacernos sentir físicamente enfermos o ansiosos.

Rasgos del carácter

Está bien ser neutral. A veces es como estuviéramos camuflándonos cuando nos dicen que hablemos con nosotros mismos, incluso si las cosas que decimos son verdaderas para otras personas. Tener pensamientos positivos a menudo puede ayudar a reducir los problemas de salud mental o la angustia mental de otras personas. Para muchas personas en el Espectro Autista, se trata más de negar los pensamientos negativos que tenemos con pensamientos realistas (es decir, a menudo más positivos), en lugar de tratar de acumular cosas positivas sobre nosotros mismos. Si tratamos de forzarnos a tener pensamientos positivos, simplemente se sienten falsos.

Y tenemos que recordarnos, especialmente cuando hacemos algo bien, que está bien estar orgullosos del trabajo que hicimos y ser felices con él. Para nosotros, eso es lo positivo. No se trata de quiénes somos, sino de lo que estamos haciendo y de cómo nos cuidamos. Por ejemplo, podemos estar orgullosos de nosotros mismos por centrarnos en el cuidado personal en lugar de la productividad.

Para nosotros, pensar positivamente se trata más de acciones que de cosas inherentes a nuestro carácter. Los rasgos de carácter son demasiado vagos y abstractos. Puede depender del contexto de las acciones que tome en una situación determinada, entonces, “¿Cómo puedo decir que siempre tengo la característica X?” Claro, podría decir que yo trabajo muy duro, pero “¿Qué significa eso y en comparación con quién?” “¿Trabajar duro en qué?” El significado de estos conceptos abstractos nos resulta confuso. Necesitamos contexto.

A menudo parece que las personas neurotípicas pronuncian estas palabras sin pensarlo mucho y sin dudarlo mucho.

Cuando trato de describir nuestros rasgos, esto se convierte en una pregunta filosófica: “¿Soy trabajador/a?” “¿Cómo cuantifico eso?” “¿Qué tan duro trabaja la persona promedio?” “¿Incluimos pasatiempos o simplemente actividades que generan dinero?” Sí, así es como las personas en el Espectro Autista piensan cada descriptor vago que consideramos publicar.

Las consecuencias de la vida real

  • Aprende rápido.
  • Puede pensar sobre la marcha.
  • Comunicador efectivo.

Cuando pensamos en intentar enumerar nuestros rasgos positivos, estas son las frases en las que pensamos, que a menudo se incluyen en las descripciones laborales.

Para los neurotípicos, probablemente no somos ninguna de esas palabras.

Aprendemos bien, pero lentamente, y hacemos muchas preguntas aclaratorias que pueden molestar a otras personas. Sin embargo, una vez que sabemos algo, realmente lo sabemos. Si nos escribes un correo electrónico, pensar “pensar sobre la marcha”, pero no si nos hacen preguntas en persona. Y lo mismo ocurre con ser un “comunicador efectivo”.

¿Cómo tú describes esas cualidades en un eslogan breve y contundente?

Es como si imprimieran una gran marca de agua sobre la descripción que dice “¡No queremos candidatos en el Espectro Autista!”.

La positividad autista se ve diferente

Si alguna vez nos preguntaran qué es lo que más amamos de nosotros mismos y nos pidieran que lo escribiéramos, haríamos dos listas: una para calmar a quienquiera que nos pregunte y otra solo para nosotros. Esto se debe a que los rasgos que realmente enumeraríamos no se consideran positivos para la mayoría de las personas, incluso si nosotros creemos que si lo son.

I) Un ejemplo de una lista positiva segura y aburrida que una personas en el Espectro Autista le mostraríamos a los neurotípicos:

  • Estoy trabajando duro.
  • Yo aprendo bien.
  • Soy detallista y minucioso.
  • Hablaré si tengo preguntas.
  • Sé lo que no sé y estoy feliz de pedir una aclaración.

II) Un ejemplo de una lista positiva real escrita por una persona en el Espectro Autista:

  • Dejé de preocuparme por lo que piensen los demás.
  • Estoy abierto a aprender sobre los problemas en las comunidades marginadas y a cambiar mi idioma; al menos trato de escuchar y hacer oír sus voces.
  • Soy una persona en el Espectro Autista.
  • Hago lo que quiero.
  • Descubrí la mayoría de mis discapacidades por mi cuenta haciendo mi propia investigación.
  • He intentado alcanzar lo que quiero hacer, incluso si aún no ha funcionado.
  • Sé cuándo debo renunciar y ahorrar energía.

Este es el problema: 4 de los 7 elementos de esa lista real probablemente se consideren negativos para otras personas. ¿Ser una persona en el Espectro Autista ¿No le importa lo que piensen los demás? ¿Saber cuándo renunciar? ¿Hacer lo que quieres? Esas características podrían verse como egoístas, hurañas o incluso flojas.

Es difícil enumerar los rasgos positivos cuando las personas que preguntan tienen nociones preconcebidas de lo que es un rasgo positivo.

No ven lo fantástico que es que a las personas en el Espectro Autista no les importe lo que piensen los demás, después de pasar gran parte de mi vida complaciendo a los demás, siguiendo reglas y buscando la validación externa de sus acciones. ¡No ven lo fantástico que es que ser una persona en el Espectro Autista sea positivo para ellas! No ven que no saber cuándo renunciar ha sido perjudicial para nuestra salud mental y me ha llevado a la fatiga autista. No ven que hacer lo queremos es un logro fenomenal en comparación con las respuestas aduladoras del ejemplo anterior debido al estrés.

Lo positivo realmente es que nos preocupamos un poco menos y que somos un poco más egoísta. Como personas en el Espectro Autista, estamos socializados para poner las necesidades de comunicación de los demás por delante de las nuestras, para estar callados si hablamos demasiado fuerte, para hablar si estamos murmurando, para ser menos groseros, para dejar de quejarnos, para dejar de “ser negativos”.”

¿Cuántas cosas hemos puesto en la categoría negativa de nuestra personalidad debido a cómo nos ve nuestra sociedad?

Probablemente sean demasiados.

Reflexiones finales

Si no viviéramos en la sociedad que vivimos, ¿Qué es lo que más te gusta de ti ahora mismo?

  • ¿Hay cosas que te gustan de cómo has cambiado o crecido?
  • ¿Hay cosas que te gustan en términos de lo que ha hecho?
  • ¿Hay cosas de las que estás orgulloso de haber olvidado?

Nos han dado etiquetas negativas desde que tenemos uso de razón. De repente, ¿alguien nos pide que hagamos una lista de lo que amamos de nosotros mismos? Puede ser agobiante y casi parecer falso. Nos etiquetan como demasiado negativos, inflexibles o raros desde una edad muy temprana. No es de extrañar que pueda resultar difícil establecer rasgos positivos sobre nosotros mismos. ¿Cuántas veces alguien nos ha etiquetado de forma positiva? Es como si que se nos pidiera que pensemos en nosotros mismos de esta manera creara una disonancia cognitiva o una disociación porque no es algo en lo que realmente hayamos pensado en primer lugar. Durante tanto tiempo, pensar en nosotros mismos de manera positiva no fue realmente una opción.

Está bien que nos gusten rasgos que no les agradan a otras personas. Está bien valorar esas cosas. Y también está bien recordarlos cuando no nos sentimos bien con nosotros mismos

El hecho de que no podemos enumerar palabras abstractas para describirse a nosotros mismos no significa que no valemos nada. Si tenemos valor. Solo necesitamos encontrarlo y volver a etiquetarnos como dignos, valiosos e importantes. No es necesario tener una “lista positiva” para sentirnos bien con nosotros mismos. Eso no es un requisito.

Como personas en el Espectro Autista, no deberíamos tener que fingir ser otra persona para enumerar cosas positivas sobre nosotros mismos. Se nos debería permitir existir en nuestros términos, con lo que valoramos, incluso si las personas que nos rodean no lo ven.

Espero que encuentren una forma de volver a etiquetar algunos de los rasgos en su contenedor negativo, incluso si eso lleva un tiempo.

Realmente lo merecen. En serio.

Fuente: (2021). Talking Yourself Up in a Neurotypical World. Autistic Science Person. Recuperado de (https://autisticscienceperson.com/2021/01/08/talking-yourself-up-in-a-neurotypical-world/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Autonomía Corporal: ¿Qué Es Y Cómo Enseñarla?

Las estadísticas dicen que 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 71 hombres serán violados a lo largo de sus vidas, y 1 de cada 4 niñas y 1 de cada 6 niños serán abusados sexualmente antes de cumplir los 18 años.

Aterrador, ¿verdad?

No seamos melodramáticos, pero enfrentemos los hechos. Cuando se trata de abuso sexual, la mayoría de los incidentes no son perpetrados por una persona de aspecto sombrío y desaliñado que se esconde en la esquina de un parque, sino por una cara amigable en la que el/la niño/a y su familia confían plenamente.

Entonces, ¿Cómo protegemos a nuestros hijos? No podemos mantenerlos alejados de todos para siempre.

Tu cuerpo es tu cuerpo

Este es un concepto muy importante para que lo entiendan los niños (y los adultos). Tu cuerpo te pertenece a ti y a nadie más. Debido a esto, nadie puede hacer nada con su cuerpo sin su permiso.

Es un concepto muy simple, pero puede ser muy difícil de enseñar en la práctica.

Si el cuerpo de tu hijo/a le pertenece, nadie puede tocarlo/a sin su consentimiento.

Por ejemplo, no obligarlos a darle un beso o un abrazo a la tía cuando no quieren hacerlo.

Eso es realmente difícil como padres, pero es vital que enseñemos estos principios a nuestros hijos desde pequeños.

Sus cuerpo son suyos

Como extensión del punto anterior, si tu cuerpo es tu cuerpo, significa que lo mismo aplica a los cuerpos de los demás. Eso significa que tu hijo/a no puede hacerle nada al cuerpo de otra persona sin su permiso.

Nuevamente, esto parece simple, pero asegúrate de hablar con tu hijo/a sobre cómo aplicar esto en la vida real.

No empujemos a nuestros amigos sin permiso. No les hagamos cosquillas a nuestros amigos sin permiso. No les demos abrazos a nuestros amigos sin permiso.

Su cuerpo son suyos. Punto.

Consentimiento significa permiso

Esto es algo que es muy útil agregar. Como padres, debemos usar los concepto de consentimiento y permiso al hablar con nuestros hijos, por lo que es útil asegurarse de que ellos sepan que estos términos si son sinónimos y los pongan en práctica cotidianamente.

¡Siempre respeta el consentimiento!

Respetar el consentimiento es más que simplemente escuchar a la persona. Significa que aceptas sus decisiones.

Respetar el consentimiento no significa decir: “¡Oh, vamos, no es gran cosa!” o “¡Pero realmente quiero!” o “¡Pero es divertido!

Respetar el consentimiento simplemente significa decir “está bien” y dejarlo así.

No” Significa Inmediatamente y Respetuosamente “No

Esto es muy importante para enseñarle a tus hijos cuando son pequeños, para que eso no les sorprenda mientras crecen.

Alguien puede decir que “No” en cualquier momento y él/ella merece que se respete su “No” de inmediato. Independientemente de otras circunstancias.

Por ejemplo, si tú y tu amigo/a estaban peleando por las cosquillas y tu amigo/a te dice “Ya basta“, detente inmediatamente.

Las personas deben respetar tu consentimiento

Al igual que debe respetar el consentimiento de otras personas, otras personas también deben respetar tu consentimiento.

¿Qué significa eso?

Volvamos al ejemplo anterior de las cosquillas, pero esta vez invirtamos los roles. Tú no quieres que tu amigo/a te siga haciendo cosquillas. En el momento que tú le dices “Ya basta“, él/ella se detiene inmediatamente.

Significa que tu hijo/a tiene la capacidad y la confianza para decir que “No” o “Ya basta” a cualquiera que le esté haciendo algo que lo/la haga sentirse incómodo/a.

¿Qué hacer si no lo hacen?

Es muy importante explicarle a tu hijo/a qué hacer si alguien no respeta su consentimiento. No es necesario que entres en detalles atemorizantes y que tu hijo/a le tema a todos, simplemente enumera algunas estrategias básicas que él/ella puede poner en práctica.

Por ejemplo:

  • Di claramente “No” o “Ya basta” (o “No, gracias”).
  • Di “No tienes permiso para …” (tocar mi cuerpo, etc.)
  • Grita en voz alta “¡NO ME TOQUES!
  • Haz lo que sea necesario para escapar.
  • Dile de inmediato a mamá, papá u otro adulto en quien confíes.

Por supuesto, dichas estrategias variarán dependiendo de cómo desees que tu hijo/a maneje estas situaciones, pero asegúrate de que él/ella sepa lo que debe hacer.

¡Siempre te vamos a creer!

Esta es la parte que a menudo se omite en estas charlas, pero es una de las más importantes.

Dile claramente a tu hijo/a que tú siempre le vas a creer. En serio.

Muchos niños no les dicen a sus padres si les pasa algo porque no quieren que les digan que son unos mentirosos. ¿Qué pasa si es un miembro de la familia quien los hace sentir incómodos? ¿Y si es un amigo cercano?

Es muy importante que tú hijo/a sepa que no importa quién sea, siempre les vas a creer y harás todo lo que esté a tú alcance para protegerlo/a. Todos los padres quieren que sus hijos tengan confianza y se sientan cómodos diciéndoles que algo los hizo sentir incómodos y que quieren que esto se acabe.

Enseñar la autonomía corporal y el consentimiento parece una tarea aterradora, y muchos padres quieren posponerlo hasta que sus hijos sean adolescentes con “la conversación”. Por favor, no lo hagan. No es necesario tener una discusión muy larga, pero asegúrate de que tu hijo/a sepa que todos tienen el derecho a su propio cuerpo. Siempre.

Fuente: Kaylene. (s.f.). The Ins and Outs of Teaching Body Autonomy and Consent. Autistic Mama. Recuperado de (https://autisticmama.com/teaching-body-autonomy-and-consent/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

¿Cómo Crear Intencionalmente Una Cultura Laboral Más Inclusiva?

La inclusión es una palabra de moda popular, pero ¿las empresas están haciendo algo más que hablar de labios para afuera? Algunas organizaciones realmente quieren crear una cultura inclusiva, pero muchos líderes no comprenden completamente lo que eso implica. Si estás trabajando para que tu empresa sea más inclusiva, considera estos cuatro pasos.

I) Definir una cultura inclusiva: Existen cierta confusión con respecto a la definición de cultura inclusiva. El hecho de que tu empresa tenga cierta diversidad racial, de género o neurodiversidad no significa que puedas marcar la casilla de inclusión. “En una cultura inclusiva, todos tienen la oportunidad de hacer su mejor trabajo sin importar quiénes son, qué hacen o dónde trabajan”, dice Simma Lieberman, experta en inclusión y autora del libro “110 Formas Para Defender La Diversidad Y Construir Inclusión

En una empresa genuinamente inclusiva, dice, todos sienten que son realmente parte de la organización y saben cómo contribuyen al éxito de la organización. “La gestión de la diversidad y la inclusión están integradas en todos los sistemas y procesos, por lo que las personas se sienten cómodas asumiendo riesgos, compartiendo ideas y se sienten comprometidas con su propio éxito y el éxito de la organización en todos los niveles”.

La clave es hacer que los empleados se sientan cómodos y crean que encajan bien con la organización. “En una cultura inclusiva, todos los miembros del personal comprenden y aceptan que este es un espacio que pertenece a todos y que existen valores que mantenemos y comportamientos que esperamos que protejan esa cultura”, dice Ximena Hartsock, cofundadora y presidenta de Phone2Action, una plataforma de inclusión digital. “La inclusión es un estilo de vida, una forma de vida, no solo un conjunto de principios escritos en una pared”, dice Hartsock.

II) Comprender la relación entre diversidad e inclusión: La diversidad y la inclusión (D&I) a menudo se mencionan juntas y algunas personas piensan que son sinónimos. No lo son. “La diversidad es un hecho; la inclusión es una elección. Debes tener una fuerza laboral diversa para tu empresa sea inclusiva”, dice Anna Beninger, directora senior de investigación y socia de participación corporativa en Catalyst, una organización sin fines de lucro global que trabaja con directores ejecutivos y empresas para ayudar a construir lugares de trabajo que funcionen para las mujeres.

Beninger dice que la diversidad se refiere a la composición demográfica de la fuerza laboral de una organización. “Una fuerza laboral diversa incluye personas que representan más de un género, grupo racial/étnico, orientación sexual, origen nacional, estrato socioeconómico u otras características”.

El beneficio de los grupos diversos es que aportan una variedad de puntos de vista, experiencias, antecedentes e intereses a la mesa. “Los equipos diversos crean inherentemente ideas más únicas porque las personas han tenido diferentes experiencias y ven los problemas de diferentes maneras”, dice Beninger. “Se desafían entre sí y, en última instancia, desarrollan soluciones más sólidas“.

Por otro lado, dice, la inclusión puede ser invisible y difícil de comprender. “La investigación de Catalyst muestra que cuando las personas sienten que pertenecen al grupo y son valoradas por su perspectiva y habilidades únicas, son más cooperativas e innovadoras”, dice Beninger.

Sin embargo, cuando las empresas tienen diversidad sin inclusión, los resultados son muy diferentes. Lieberman dice que sin inclusión, solo tiene empleados de diferentes orígenes. “La diversidad por sí sola puede verse bien en la foto de la empresa, pero sin la inclusión, los empleados terminan en silos raciales, culturales, de género y de otro tipo, y se irán si están infrautilizados, subestimados o se sienten invisibles”. Ella dice que las empresas no se beneficiarán de la diversidad a menos que hagan que los empleados se sientan bienvenidos y puedan unirlos para interactuar y resolver problemas utilizando los talentos y experiencias únicos de sus antecedentes.

III) Date cuenta de que la D&I es un proceso, no un programa: La inclusión no es algo que haces una vez y luego lo taches de tu lista. “Demasiadas personas lo ven como un evento único con capacitación o una hora para almorzar y aprender, pero la inclusión debe integrarse en la cultura de cada sistema y proceso empresarial”, dice Lieberman, y agrega que esto no solo suceda por casualidad. “Tiene que ser intencional y estar alineado con el reclutamiento, la contratación, la mantención y la progresión de las personas”, dice.

Otro problema es la tendencia a centrarse demasiado en políticas y programas. Al desarrollar una estrategia de D&I, Beninger dice que es importante prestar atención al lado humano del cambio. “La investigación de Catalyst muestra que los esfuerzos formales de una organización para promover la inclusión pueden ser efectivos, pero si hay una desconexión con la cultura informal, la exclusión puede persistir“.

Por ejemplo, dice, un/a empleado/a puede estar entusiasmado con el programa de desarrollo de liderazgo de la empresa, pero al mismo tiempo teme las interacciones con los miembros del equipo que constantemente descartan sus ideas en las reuniones.

Para superar esta dificultad, las organizaciones deben promover comportamientos de liderazgo inclusivo entre todos los empleados y recompensar de forma visible y explícita estos comportamientos”, dice Beninger. “Cuando suceda un comportamiento excluyente, interrumpa estos comportamientos y, lo que es más importante, los líderes deben validar las experiencias de exclusión de los empleados reconociendo de manera transparente las barreras y los contratiempos, y destacando los esfuerzos para ampliar la inclusión“.

IV) Adoptar comportamientos de liderazgo inclusivo: Para crear una cultura inclusiva en la que todos sientan que pertenecen y se sientan cómodos expresando su individulidad, Beninger recomienda adoptar cuatro comportamientos clave de liderazgo inclusivo:

  • Empoderamiento: Permitir que los miembros del equipo crezcan y se destaquen animándolos a resolver problemas, proponer nuevas ideas y desarrollar nuevas habilidades.
  • Responsabilidad: Mostrar confianza en los miembros del equipo al responsabilizarlos de los aspectos de su desempeño que están bajo su control.
  • Coraje: Defender lo que crees que es correcto, incluso cuando eso signifique correr un riesgo.
  • Humildad: Admitir tus errores, aprender de las críticas y diferentes puntos de vista, y superar tus limitaciones buscando contribuciones de los miembros del equipo.

Las empresas también deben reclutar, desarrollar y promover activamente a personas de grupos subrepresentados. “La investigación de Catalyst muestra que aún quedan barreras significativas que retienen a las mujeres de alto potencial, incluidas las mujeres de color, de regreso en las organizaciones”, dice Beninger. “Estas barreras deben abordarse para nivelar el campo de juego y crear una organización verdaderamente diversa e inclusiva“.

Y aunque el género y la etnia tienden a dominar la conversación de D&I, la diversidad se extiende más allá de estos descriptores. Por ejemplo, la neurodiversidad. Las ventajas de incluir a las personas neurodiversas en las empresas es porque piensan de forma distinta, se hacen preguntas diferentes y provocan cambios en la forma en la que las empresas hacen las cosas. Aportan, por tanto, altas dosis de innovación y creatividad.

El estar abierto a estos otros puntos de vista determinará en última instancia el éxito de tu programa. “Para que D&I beneficie a una organización y se sostenga a sí misma, las personas deben conocerse, participar en interacciones significativas y aprender habilidades para ser más inteligentes culturalmente, lo que beneficia a todos”, dice Lieberman.

Fuente: (2018). How to Intentionally Create a More Inclusive Culture. TalentCulture. Recuperado de (https://talentculture.com/how-to-intentionally-create-a-more-inclusive-culture/). Traducido Por Maximiliano Bravo.