Construyendo Supercarreteras: ¿Por Qué El Monotropismo Funciona Para Las Personas En El Espectro Autista?

Desde nuestros primeros años, los investigadores neurotípicos han malinterpretado nuestro estilo de aprendizaje. De hecho, incluso lo patologizan en el manual de diagnóstico, DSM-5, como «dificultades para compartir el juego imaginativo» y «alinear juguetes o voltear objetos». Nuestro estilo de juego exploratorio se ve como algo negativo que debe abordarse. No tienen en cuenta por completo nuestros diferentes estilos de procesamiento y aprendizaje que se encuentran detrás de nuestra elección de jugar de una forma diferente.

Nuestra capacidad para especializarnos desde una edad temprana se describe como «intereses muy restringidos y fijos que son anormales en intensidad o enfoque (por ejemplo, fuerte apego o preocupación por objetos inusuales, intereses excesivamente circunscritos o perseverantes)«, según el DSM-5. Nuestra forma natural del ser es visto como deficiente y necesitado de ser reparado.

Esta falta de comprensión de nuestra neurología y de reconocimiento de nuestra forma de ser como algo igualmente natural y normal conduce a que se promuevan “terapiasdañinas. Estas terapias buscan corregir nuestro estilo de juego, y nuestro estilo especializado se enfoca en los intereses, ‘animándonos’ a dejar nuestro estilo natural y en su lugar imitar el estilo neurotípico más familiar. Tanto los terapeutas como los padres creen que están haciendo algo útil y de apoyo, sin saber que están robando una herramienta de aprendizaje muy valiosa y dejando nada más que una caja vacía en su lugar.

Jugamos de forma diferente, porque aprendemos de forma diferente, porque nuestros cerebros están conectados de forma diferente. Y esta diferencia tiene un valor y una razón detrás. Enseñarnos a jugar como neurotípicos es como enseñarle a un gato a comportarse como un perro “porque todos prefieren los perros a los gatos”. Existe esta falsa creencia de que nos intimidan porque somos diferentes, esto no es cierto. Nos intimidan porque a los niños se les enseña a intimidar y atacar la diferencia. Nos intimidan porque los adultos eligen apoyar y promover una cultura de conformidad. Nuestra diferencia no es el problema, son las actitudes negativas de las personas hacia la diferencia.

Cuando nos enseñas a esconder nuestras diferencias, ya fingir ser algo que no somos, nos enseñas a avergonzarnos de lo que somos. Nos enseñas que el verdadero nosotros es desagradable e inaceptable, incluso para aquellos más cercanos a nosotros.

En términos de aprendizaje, nos niega la oportunidad de crear y desarrollar adecuadamente las conexiones esenciales que forman la base de nuestra estructura de conocimiento. El cerebro autista está diseñado para crear estas conexiones de una forma muy particular, y nuestro estilo natural de juego lo respalda.

La investigación neurológica actual en la población general muestra que los humanos establecen conexiones en nuestros cerebros de dos formas.

Imagina un conjunto de aldeas sin caminos entre ellos. Al principio, los primeros caminos que vamos a construir son los de los aldeas más cercanas a nosotros.

A medida que comenzamos a explorar, encontramos aldeas que están más lejos con las que tenemos más en común, por lo que también construimos caminos hacia ellas. Con el tiempo, las carreteras que más usamos se vuelven más grandes y anchas, y las que no usamos mucho se vuelven cubiertas de maleza y difíciles de transitar.

Si estamos bajo estrés, es como si las aldeas estuvieran bajo ataque. Esto significa que la exploración entre aldeas no ocurre de la misma forma: nos limitamos a las aldeas más cercanas a nosotros y la interconectividad entre las aldeas que están más alejadas sigue siendo deficiente. Vernos obligados a aprender y trabajar de una forma que no se adapta a la forma en que funciona nuestro cerebro puede causar esta interrupción y puede reducir significativamente nuestra capacidad cognitiva natural. Además, las personas en el Espectro Autista a menudo tienen un mayor estrés de vivir en un ambiente que no se adapta a nuestra neurología, con sobrecargas sensoriales y de procesamiento adicionales que manejar.

Cómo y por qué priorizamos en qué conexiones centrarnos depende en gran medida de nuestra neurología. La difunta y gran Dra. Dinah Murray introdujo la teoría del monotropismo, que postula que mientras las personas neurotípicas prefieren involucrarse en múltiples intereses a la vez, a un nivel superficial (politropismo), las personas en el Espectro Autista prefieren enfocarse más intensamente y en profundidad en uno solo. interés a la vez (monotropismo). Nuestros cerebros prefieren ser especialistas, mientras que los cerebros neurotípicos prefieren ser generalistas. Ambos estilos tienen valor y son necesarios para el mundo.

El politropismo significa que, para los neurotípicos, se crean más conexiones entre más aldeas, pero debido a la dispersión de los intereses, ninguna de estas conexiones se convierten en supercarreteras: permanecen al nivel de las carreteras principales.

Mientras que, debido a que las personas en el Espectro Autista se enfocan en un área a la vez, el monotropismo, creamos menos carreteras principales en todo el cerebro, pero las conexiones en torno al tema de interés se utilizan muy bien, creando supercarreteras. Además, las conexiones cruzadas entre las aldeas en los que nos centramos están más desarrolladas. Esto significa que nuestra capacidad cognitiva en estas áreas aumenta mucho en comparación con las personas neurotípicas. Nuestra capacidad para establecer patrones en torno a nuestros intereses supera sin duda a las personas neurotípicas.

La desventaja es que las conexiones fuera de nuestro interés pueden seguir siendo deficientes, lo que reduce nuestra capacidad cognitiva en esas áreas. Esto crea el perfil de habilidades desfasadas que es tan común entre las personas en el Espectro Autista. Cuando nuestras habilidades son altas, podemos ser excelentes, incluso extraordinarios; cuando nuestras habilidades son bajas, pueden ser lo suficientemente bajas como para clasificarlas como incapacitantes.

Una teoría actual es que esta es la razón por la cual la función ejecutiva es tan mala para muchas personas en el Espectro Autista. Viajamos rápida y fácilmente dentro de nuestras áreas de enfoque, pero nuestra capacidad para vincular y organizar tareas separadas para un objetivo final coherente, cuando está fuera de nuestro interés, se ve obstaculizada por tener caminos mal mantenidos para llegar allí.

Es por eso que es tan beneficioso para nosotros si algún nuevo aprendizaje está conectado con nuestros intereses. De esta forma podremos acceder a las superautopistas que ya hemos creado. De lo contrario, mientras las personas neurotípicas viajan felizmente por sus caminos bien mantenidos, nos abrimos camino a través del bosque con un machete. No solo esto, una vez que se completa este episodio de aprendizaje, es poco probable que volvamos a viajar por ese camino o que lo mantengamos en buen estado y se pierdan los beneficios. Sin embargo, si ESTÁ conectado con nuestro interés, se convierte en parte de nuestra estructura de conocimiento bien desarrollada y luego puede usarse para desarrollar más conexiones que amplíen nuestra red de aldeas.

Cuando estamos creando nuevas conexiones, NECESITAMOS el ‘POR QUÉ’ detrás del nuevo conocimiento. Explicar por qué algo es importante y mostrarnos cómo ese nuevo conocimiento se conecta con lo que ya sabemos, nos brinda direcciones y rutas claras. Necesitamos esa guía para identificar correctamente las rutas que necesitamos crear. Sin él, estamos viendo un bosque cubierto de vegetación en todas las direcciones y hay muchas posibilidades de que nunca lleguemos al pueblo al que necesitamos conectarnos, y mucho menos construir un camino decente para viajar. Y con el tiempo, este esfuerzo desperdiciado puede ser desmoralizador. Incluso podemos dejar de intentar involucrarnos, porque no nos llevará a ninguna parte. Es mucho mejor concentrar nuestros esfuerzos en nuestros intereses y solo en nuestros intereses, porque es allí donde viajar es más fácil y nos brinda el mayor beneficio.

Estos fuertes vínculos e interconexiones que creamos alrededor de centros enfocados pueden volverse problemáticos cuando nos enfrentamos a nuevos conocimientos que contradicen el conocimiento que ya hemos vinculado a nuestra estructura de conocimiento. Debido a estas interconexiones muy fuertes, puede ser difícil eliminar un conocimiento falso y desvincularlo de la red. Se necesita tiempo y mucho procesamiento para evaluar la validez y la idoneidad de los nuevos conocimientos frente a los antiguos. Se necesita tiempo para eliminar el conocimiento anterior y reemplazarlo con el nuevo conocimiento y conectar ese nuevo conocimiento a la red, restaurando las conexiones rotas y dañadas causadas por el interruptor. Esto hace que sea casi imposible para nosotros cambiar de opinión rápidamente o reconocer un nuevo punto de vista rápidamente. Esto nos da la reputación de ser obstinados, rígidos e inflexibles, cuando no lo somos. Simplemente no podemos cambiar tan rápido como muchas personas neurotípicas parecen poder hacerlo.

El estilo de aprendizaje monotrópico autista nos permite concentrarnos intensamente en una cosa a la vez, centrándonos en los detalles y aprendiendo a una profundidad que muchas personas neurotípicas tienen que esperar para lograr sus doctorados.

A menudo se supone que esto significa que nos centramos en un interés de por vida, con exclusión de todo lo demás. Si bien esto puede ser cierto para algunas personas en el Espectro Autista, no lo es para todos. Algunos de nosotros somos compradores de interés en serie: profundizamos en un tema hasta que estamos satisfechos con nuestro nivel de conocimiento, luego lo dejamos y pasamos a otra cosa. Todavía podemos iluminarnos si se menciona ese tema, pero ya no es un foco. Algunos de nosotros tenemos varios intereses en movimiento al mismo tiempo, pero nos involucramos en cada uno de ellos excluyendo todo lo demás: entramos en «flujo». Luego cambie de tarea al siguiente interés y así sucesivamente. A menudo, estos «múltiples intereses» se presentan como un interés actual clave y un satélite de intereses pasados ​​en los que todavía estamos involucrados, pero hemos saturado la base de conocimientos lo suficiente como para seguir adelante.

Algunos de nosotros ampliamos nuestro interés principal a temas satelitales, como automóviles, mecanismos e ingeniería en general. Algunos de nosotros comenzamos con temas más abiertos, como «¿Cómo funcionan las cosas?» ¿Cuál es la causa y el efecto en juego?’.

A veces también nos involucramos en intereses, no porque sean fundamentalmente interesantes para nosotros, sino porque son necesarios para resolver problemas que nos mantienen a salvo. Por ejemplo, muchas personas en el Espectro Autista tienen interés en la psicología porque están tratando de descubrir cómo funcionan las personas que nos rodean. Este conocimiento nos ayuda a protegernos a nosotros mismos y a los demás de nuestros errores en situaciones sociales. Si no necesitáramos este conocimiento para evitar causar daños, es posible que no apareciera en nuestro radar.

También es muy importante recordar que nuestros intereses nos traen alegría. Desafortunadamente, otros a menudo parecen hacer todo lo posible para hacernos sentir vergüenza y vergüenza, por encontrar alegría en cosas que no valoran.

Entonces, ¿Cómo ayuda a respaldar este estilo de construcción de conexiones y nos permite desarrollar nuestro mejor nivel cognitivo?

  • Apoyar nuestro estilo natural de juego y nuestro enfoque más intenso en los intereses.
  • Enseñar a nuestros intereses, para que podamos utilizar las fuertes conexiones que ya hemos construido.
  • Siempre dar el «por qué» detrás de la nueva información. Lo necesitamos para dar sentido y crear las conexiones correctas.
  • Darnos tiempo para adaptarnos si recibimos nuevos conocimientos que contradicen nuestra comprensión actual. Podemos cambiar de opinión, pero no rápidamente.
  • Reconocer que nuestros intereses son preciosos para nosotros. Vea nuestro intercambio de conocimientos como las muestras de amor que pretenden ser. No destruyas nuestra alegría.

Tenemos toda la esperanza de que, con el tiempo, a medida que nuestra neurología se entienda mejor, las diferencias en neurología (Neurodiversidad) se verán tan naturales como las diferencias en la orientación sexual y de género. El DSM-5 se convertirá en una rareza de los libros de historia, mientras sacudimos la cabeza por lo poco que sabíamos.

Hasta entonces, nosotros y nuestros aliados tenemos que defender nuestros derechos para que sean entendidos y aceptados tal como somos. Nuestros derechos a un ambiente que no someta a nuestro sistema nervioso a un estrés severo. Y nuestros derechos a jugar, aprender y vivir como la naturaleza nos diseñó.

Fuente: Aut, N. (2021). Building Super-Highways – Why Monotropism Works for Autistics. Autistic Village. Recuperado de (https://autistic-village.com/2021/08/05/building-super-highways-why-monotropism-works-for-autistics/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Un comentario sobre “Construyendo Supercarreteras: ¿Por Qué El Monotropismo Funciona Para Las Personas En El Espectro Autista?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s