Lenguaje Corporal Autista

Las personas en el Espectro Autista usamos nuestros cuerpos de forma diferente. La mayoría de los seres humanos usan sus cuerpos para regular cómo se sienten, para calmarse o exaltarse; para concentrarse mejor; para desahogarse o expresar emociones. Por ejemplo, rebotar para despertarte; masticar un bolígrafo cuando te estás concentrando mucho; mover la rodilla con anticipación o golpeando el aire con deleite. Las personas que viven la condición utilizan movimientos o acciones repetitivos a lo largo del día, por las mismas razones, y muchas más. A menudo, necesitamos utilizar estos estimulantes de forma repetida y recurrente. Con frecuencia experimentamos el mundo de forma diferente, y la estimulación proporciona una entrada sensorial reguladora, una sensación de predictibilidad y control, y como una expresión de cómo nos sentimos.

Nuestras diferentes experiencias sensoriales, sociales y físicas no nos impiden sentir empatía. De hecho, somos hábiles para establecer buenas relaciones, ver las cosas desde diferentes perspectivas y conectarnos con los demás. La empatía autista puede funcionar de forma diferente a la empatía no autista. Esto puede deberse a que los sistemas de procesamiento sensorial de la mayoría de las personas en el Espectro Autista funcionan de forma diferente a los de la mayoría no autista. No solo cómo escuchamos, vemos o saboreamos las cosas: estas diferencias pueden ser bastante obvias y están comenzando a comprenderse mejor. Pero también cómo sentimos las cosas. También es probable que las personas en el Espectro Autista hayan tenido experiencias de vida muy diferentes a las de las personas no autistas. Es más probable que hayamos experimentado discriminación escolar y/o laboral y, a menudo, tengamos diferentes tipos de habilidades sociales.

Cuando las personas no autistas interpretan nuestro lenguaje corporal autista basándose en su uso personal de la comunicación no verbal, con frecuencia nos malinterpretan. Pero cuando aprendemos a leer los estímulos de otras personas con precisión, vemos que son una forma de comunicación, al igual que cualquier otro lenguaje corporal.

Aprender Sobre El Lenguaje Corporal

Muchas personas en el Espectro Autista que fueron diagnosticadas en la edad adulta han expresado cómo ellos también estudiaron el lenguaje corporal, la psicología y las ciencias sociales para averiguar cómo actúan otras personas. Muchos de nosotros llevamos nuestros estudios a un nivel tan avanzado que pudimos camuflar nuestra condición para que pudiéramos encajar perfectamente con nuestros pares, bueno, lo suficiente para sufrir menos discriminación, ¡pero nunca fuimos totalmente convincentes!

Tampoco nos convencimos a nosotros mismos, y con frecuencia los adultos en el Espectro Autista sentimos una pérdida de nuestro sentido de identidad y un impacto negativo en nuestra salud mental y bienestar socioemocional.

¿Cómo Se Ve El Lenguaje Corporal Autista?

De la misma forma que no podemos hacer generalizaciones sobre el lenguaje corporal no autista, tampoco podemos generalizar sobre el lenguaje corporal autista. ¡No existe una guía que traduzca el lenguaje corporal autista en comunicación no autista! Cada ser humano es único y, aunque existen algunas formas similares de utilizar la comunicación no verbal, existen muchas variaciones, e incluso algunas diferencias importantes. Por ejemplo, un “pulgar hacia arriba” en la mayoría de las culturas occidentales significa aprobación, mientras que en algunos países puede ser un insulto.

Incluso dentro de la misma cultura existen diferencias de género, edad, etnia en la comunicación. Cada persona que habla tiene su propio tono, acento, entrega y voz únicos. Cada persona en el Espectro Autista usará su cuerpo para comunicar diferentes cosas de diferentes forma, a veces como una forma interactiva de comunicación y, a veces, puramente expresiva.

Pautas Para Comprender El Lenguaje Corporal Autista

La mejor pauta es no juzgar, tener la mente abierta y conocer a cada persona individualmente, independientemente de su neurología o antecedentes. Pero sobre todo, recordar cuánto procesamiento adicional pueden estar haciendo las personas en el Espectro Autista.

Aquí hay algunos ejemplos del lenguaje corporal autista y cómo podría interpretarse:

I) Una expresión facial en blanco puede no significar que la persona se sienta miserable, molesta, carente de habilidades cognitivas o cualquier otra cosa. Podría significar que se están enfocando intensamente en otra cosa y no les queda energía para demostrar la expresión facial “correcta”.

II) El uso eficaz del lenguaje corporal no autista puede consumir grandes cantidades de energía y requiere coordinación y habilidades motoras. Una persona en el Espectro Autista puede tener diferencias de procesamiento que afectan la forma en que coordinan sus extremidades, ¿tal vez son dispráxicas?

III) La falta de uso de gestos o lenguaje corporal no debe interpretarse como una persona indiferente o desconectada. Tampoco debe verse como la persona que “no comprende” los gestos o el lenguaje corporal.

IV) Las diferencias en el procesamiento pueden significar que una persona puede desear o tener la intención de usar gestos o lenguaje corporal, pero las acciones no están sincronizadas con su habla, que también puede estar fuera de sincronía con sus emociones sentidas, que pueden estar fuera de sincronía con la velocidad. están procesando información.

V) Las diferencias en el procesamiento sensorial pueden significar que la persona en el Espectro Autista está procesando información de la que otros ni siquiera son conscientes: el sonido de hablar en la habitación contigua; el resplandor de las luces fluorescentes; el tacto de la etiqueta en la parte de atrás de su chaqueta. Todas estas distracciones impactan en el flujo natural del lenguaje corporal espontáneo.

VI) Las personas en el Espectro Autista pueden suprimir su necesidad de regular sus sentidos (debido al estigma y porque con frecuencia experimentamos información sensorial de la que otros no son conscientes). La estimulación puede ayudarnos a regular, pero podemos suprimir nuestra estimulación para que no seamos discriminados. Esto significa que podemos permanecer desregulados. La comunicación es siempre más eficaz cuando los interlocutores en la comunicación están regulados.

VII) Si una persona está haciendo estereotipias mientras interactúa contigo, es probable que lo esté haciendo para que sus habilidades de comunicación sean más efectivas. Pueden regularlos, ayudarlos a pensar o ayudarlos a controlar su ansiedad.

VIII) Si le preocupa que una persona esté haciendo estereotipias porque tu interacción le causa ansiedad, pregúntale. Comprueba que no sea el entorno el que les dé demandas de procesamiento adicionales.

IX) Si alguien elige interactuar contigo mientras hace estereotipias, es probable que se sienta lo suficientemente seguro/a y cómodo/a como para poder hacer estereotipias en tu compañía; velo como un cumplido. No siempre es necesario entender por qué lo hacen, aceptar que lo hacen está bien.

X) Conoce a las personas para que comprendas lo que significa su lenguaje corporal para ellas.

XI) Contacto visual. A algunas personas en el Espectro Autista les gusta, a otras no. A algunos les resulta doloroso. Deje que la persona que vive la condición tome la iniciativa y no interpretes su falta de contacto visual como una falta de interés. Si es doloroso para ellos pero no para ti, ¿no deberías TÚ adaptar tu comportamiento para acomodarlos y no al revés? Considera cómo la mayoría de nosotros mira hacia otro lado cuando pensamos profundamente en algo, y recuerda todo ese procesamiento adicional que la persona en el Espectro Autista puede estar haciendo.

XII) Las personas en el Espectro Autista pueden tener un sentido de propiocepción silencioso, lo que significa que no están recibiendo señales que les indiquen dónde están las partes de su cuerpo. Esto puede dificultar el uso de gestos y lenguaje corporal.

XIII) Las diferencias propioceptivas también pueden significar que una persona usa más o menos fuerza de la necesaria para completar una acción (¿alguna vez tomaste una taza de café casi vacía pensando que estaba llena y usaste la fuerza suficiente para tirarla por todas partes?). Esto puede dar la apariencia de que una persona está enojada o incluso agresiva cuando no lo está, simplemente por cómo usa sus extremidades cuando se comunica.

XIV) Disfruta de la interacción tal como es. No necesitamos entenderlo todo para disfrutarlo. Nos perdemos de muchas interacciones positivas por estar muy concentrados en “hacer las cosas bien”, que no disfrutamos simplemente de estar allí. Disfrutemos de toda la conversación. Las palabras, las oraciones, los temas, el tono, el lenguaje corporal, el contacto visual son completamente irrelevantes. Simplemente hagamos ruidos o hablemos de nuestras cosas favoritas sin inhibiciones ni necesidad de seguir las convenciones sociales; la comunicación es un placer.

Comprender el comportamiento y las preferencias de cada persona es la pauta más importante.

Estos son excelentes ejemplos, pero también pretenden señalar el patrón más amplio de la individualidad autista. Pensar en estas y otras interacciones similares debería proporcionar un trampolín hacia una mayor comprensión entre las diferentes comunidades de personas.

Fuente: Emma. (2021). Autistic Body Language. NeuroClastic. Recuperado de (https://neuroclastic.com/2021/01/06/autistic-body-language/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s