Espectro Autista Después De Los 65: Aprovechando Al Máximo Los Años Dorados

Envejecer es lo que todos esperamos, pero todavía nos sorprende cuando ocurren los desafíos asociados. No existe una “lista” de consejos útiles para el proceso de envejecimiento en personas en el Espectro Autista. Sin embargo, el impacto del envejecimiento puede ser mucho más traumático y/o difícil para una persona que vive la condición debido a la menor flexibilidad (física y mental), más problemas sensoriales y una disminución de las habilidades sociales.

Aquí hay unos pocos ejemplos de los mitos que existen sobre las personas que se convierten en adultos mayores o lo que muchos definen como “vejez”:

  • Las personas mayores son menos estables mentalmente.
  • Todas las personas mayores se vuelven infantiles en su comportamiento y pensamientos.
  • Todas las personas mayores solo quieren sentarse y ver pasar el mundo.

Debido a los avances en la atención médica, las personas viven más tiempo que nunca en la historia registrada. Junto con esto, nuestro enfoque en la calidad de vida de los adultos mayores es cada vez más imperativo. Ahora que reconocemos la gran cantidad de personas en el Espectro Autista las incluimos en nuestras preocupaciones sobre la calidad de vida en la vejez.

Aquí hay algunas recomendaciones para los seres queridos y/o cuidadores de adultos mayores en el Espectro Autista:

  • Aprecia los dones y las habilidades de un adulto mayor en el Espectro Autista. Muchos tienen toda una vida de experiencias, talentos y conocimientos que pueden compartir con otros. Cuando se les pide que hagan esto y disfruten del proceso, sus sentimientos de ser necesarios e importantes aumentan.
  • Prepárate para su eventual pérdida de habilidades. Es importante que quienes están envejeciendo y está en el Espectro Autista comprendan que es perfectamente natural comenzar a perder algo de agudeza visual, auditiva, equilibrio y flexibilidad. Encontrar un/a geriatra atento/a para que forme parte de su equipo de atención puede mejorar esta comprensión. Si se encuentran en situaciones en las que pueden conversar con otros en su grupo etario, les ayuda a comprender que no están solos en estas experiencias.
  • No siempre es posible prepararse para una eventual pérdida de salud. Aunque algunas pruebas genéticas brindan más información sobre los riesgos futuros para la salud, puede ser mejor concentrarse en llevar un estilo de vida saludable y mantener una actitud positiva. Mantener una dieta equilibrada, ejercicio regular, atender cualquier necesidad médica y buscar asesoramiento y apoyo grupal cuando sea necesario son formas de lograrlo.

A medida que la persona en el Espectro Autista pierde su flexibilidad, debemos esforzarnos por aumentar nuestra flexibilidad en nuestras interacciones y planes con respecto a ella. Aquí hay algunas cosas que los cuidadores debemos aprender:

  • Permite más tiempo para el procesamiento del habla de la persona, tanto expresivo (hablar) como receptivo (escuchar e interpretar).
  • Ten en cuenta que su mala conducta rara vez es intencionada. Las cosas están cambiando para ellos. Asume lo mejor a menos que estés seguro/a de que su conducta o gestos son intencionalmente negativos.
  • Debemos cambiar nuestros recursos para ayudarlos a sobrellevar la situación. Haz muchas listas sugerencias de soluciones antes de abordar los problemas con la persona en el Espectro Autista Asegúrate de mantener una actitud optimista en sus discusiones e interacciones con el adulto mayor a la que estás ayudando.

Las personas en el Espectro Autista a menudo experimentan la vejez de manera diferente a los adultos mayores que no viven la condición. A pesar de las transiciones graduales, su realización de los cambios corporales puede ser muy repentina. Aunque se encuentran en una edad mayor, es posible que todavía estén “atascados” en los intereses y comportamientos de su juventud, como la música, las películas, los juegos, la vestimenta de hace varias décadas.

Es común que los adultos mayores en el Espectro Autista tengan dificultades para explicar su estado de salud. Por ejemplo, es posible que no le digan que están experimentando rigidez en las articulaciones, calambres en las piernas o arritmia cardíaca. O puede que no se den cuenta de que están perdiendo la audición, hasta que un día les entra el pánico. Esto también puede ser cierto para la disminución de la vista. Estos fenómenos pueden provocar desacuerdos o miedo. De repente, están haciendo proclamas o acusaciones, como:

  • La televisión no es lo suficientemente fuerte“.
  • No estás usando bombillas de 100 watts en las lámparas“.
  • Deja de llevarme a consultas médicas innecesarias“.
  • No camino despacio, el resto de ustedes caminan demasiado rápido“.

Los planes proactivos son cruciales en este giro de los acontecimientos. Por ejemplo, hacer un horario matutino o una “lista de tareas” para el adulto mayor en el Espectro Autista. Recuerda siempre la filosofía de “¡Nada sobre mí, SIN MÍ!” cuando intentes tal horario o lista. Nadie quiere verse obligado a hacer cosas que no le gustan. Por lo tanto, tus habilidades positivas y creativas serán esenciales al trabajar con él/ella para desarrollar una lista diaria y luego agregar elementos para citas o eventos especiales. Un buen lugar para comenzar es con el desayuno. Elige algo que les gusta hacer o comer por la mañana y hazlo parte de la lista de tareas. Dependiendo de su situación de vida, es posible que deban realizarse otros elementos antes del desayuno, como el aseo, los medicamentos y la revisión de la lista de tareas.

Tomar los medicamentos es algo que tiene sus tiempos específicos, ya que algunos deben tomarse antes de comer, algunos durante las comidas y algunos después. Los adultos mayores pueden usar dispensadores de píldoras segmentados que no solo delimitan el día de la semana, sino también la hora del día, como a.m. y p.m. Para los adultos mayores en el Espectro Autista, puede ser útil usar dispensadores de píldoras de diferentes colores antes, durante y después de comer. El uso de cinta de color o marcadores indelebles puede indicar qué comida y si antes, durante o después de comer esa comida.

La disminución de la audición y la vista, el aumento de los dolores y molestias y el sentirse más aislado pueden llevar a una disposición de mal humor. Esto se puede ver en los comentarios críticos sobre aquellos con quienes interactúan, ser muy exigentes con la comida y el entretenimiento y las expresiones faciales negativas. Algunos adultos mayores en el Espectro Autista pueden volverse muy paranoicos, y de repente desconfían de sus amigos y/o cuidadores. Informar a otros sobre sus problemas de salud y utilizar técnicas de distracción puede ayudar con esto.

El cambio más dramático que provoca el envejecimiento es una mayor necesidad de acceder a la atención médica. Esto incluye todo, desde pruebas de rutina hasta el manejo de necesidades médicas crónicas, visitas repentinas a la sala de emergencia causados por caídas o deterioro de las funciones corporales. Ser proactivos con los proveedores de atención médica de los adultos mayores en el Espectro Autista será de gran ayuda. Los adultos mayores que viven la condición aún pueden tener problemas para esperar su turno para recibir servicio y explicar con precisión sus dolores, molestias e inquietudes. Informar al personal que trabaja en puestos de admisión en lugares que serán visitados regularmente sobre sus posibles factores estresantes puede ayudar. Además, solicita una estimación de cuánto durará el tiempo de espera.

Los apoyos visuales pueden ayudar a explicar las áreas y los niveles de dolor, si es necesario. Cuando accedas a la atención de emergencia, mantén una hoja de información sobre el adulto mayor en un lugar a mano, como la puerta del refrigerador, su billetera o al lado del teléfono.

No ofrezcas apoyos o estrategias cuando sean innecesarias. Anticiparse en exceso a sus dificultades puede aumentar su dependencia de los demás.

Por último, para los seres queridos y/o cuidadores de adultos mayores en el Espectro Autista, el autocuidado es muy crucial para que la experiencia del envejecimiento sea óptima. Ya sea un miembro no familiar pagado o voluntario o alguien que esté relacionado por la genética o el amor, necesitarán conocimiento y refuerzo positivo continuo a medida que emprendan este importante viaje hacia la nueva frontera del envejecimiento.

Encuentren amigos y/o un/a consejero/a con quien compartir sus preocupaciones y frustraciones cotidiana. Hablen con otras personas en situaciones similares. A veces, un/a trabajador/a social puede estar disponible para conectarlos con otras personas que enfrentan dificultades similares. Si no es así, consideren formar un grupo de apoyo local o virtual.

Fuente: Moreno, S. (2019). Autism After 65 – Making the Most of the Golden Years. Autism Spectrum News. Recuperado de (https://autismspectrumnews.org/autism-after-65-making-the-most-of-the-golden-years/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s