¿Cómo Es El Procesamiento Sensorial Para Las Personas En El Espectro Autista?

¿Alguna vez ha tenido una conversación como esta?


Persona en el Espectro Autista: Necesito irme porque las luces aquí son demasiado brillantes“.

Persona que no vive la condición: ¡Pero no hay nada brillante aquí!

Muchas personas en el Espectro Autista han tenido esta conversación, o una similar. Podríamos notar cosas como el sonido o la luz de una manera diferente a otras. Eso es porque la mayoría de las personas que viven la condición tienen un procesamiento sensorial diferente al de las personas que no viven la condición.

El procesamiento sensorial es la forma en que su cerebro piensa y reacciona a sus sentidos. Cuando pensamos en nuestros sentidos, solemos pensar en los cinco sentidos principales: vista, oído, olfato, gusto y tacto. Pero también hay otros sentidos, como el hambre, la sed, la temperatura y el dolor.

Todos procesan sus sentidos de formas diferentes. Pero las personas en el Espectro Autista tienen más probabilidades de tener grandes diferencias en nuestro procesamiento sensorial. Muchas personas que viven la condición sienten ciertos sentidos con demasiada fuerza. Sentir que las luces son demasiado brillantes, como hablamos antes, es algo que experimentan muchas personas en el Espectro Autista.

También podemos ser sensibles a ruidos fuertes o cómo se siente nuestra ropa en nuestro cuerpo. Es posible que no podamos comer algunos alimentos que tengan un sabor demasiado fuerte o que tengan ciertas texturas. Es posible que no podamos permanecer en una habitación donde hace demasiado calor o frío.

Las personas en el Espectro Autista también pueden sentir ciertos sentidos más débiles que otras personas. Por ejemplo, es posible que no nos demos cuenta de que tenemos hambre o sed. Es posible que no sintamos el dolor con tanta fuerza como lo hacen otras personas. Esto también puede significar que podríamos amar las comidas realmente picantes o los olores fuertes que otras personas no pueden manejar, porque de lo contrario no podemos probar esos alimentos ni oler esos olores.

Nuestro procesamiento sensorial también puede cambiar con el tiempo. Podríamos sentir un cierto sentido realmente fuerte un día y no notarlo al día siguiente. Puede que nos guste cómo se siente una camisa ahora, y luego no podremos lidiar con la textura de la tela más adelante.

A veces, nuestros sentidos nos agobian. A esto se le llama sobrecarga sensorial. Puede que nos moleste tanto que tengamos un colapso. Nuestras diferencias sensoriales pueden ser algo bueno. Es posible que nos consuele un cierto olor o sabor. Estimular, como mecer, aletear o jugar con un juguete inquieto, puede ayudarnos a controlar nuestros sentidos y a sentirnos felices. Podríamos notar cosas que otras personas pasan por alto.

A pesar de que las diferencias en el procesamiento sensorial son una parte importante del Espectro Autista, no se hablan mucho sobre ellas porque las personas que no viven la condición está más enfocada en cómo nos comportamos que en lo que sentimos. Es posible que a ellas les importe más hacernos comportarnos de forma diferente, en lugar de tratar de entender nuestra forma de actuar.

Muchas terapias para el Espectro Autista intentan hacer que las personas que viven la condición se vean y actúen “normales”. Estas terapias no hacen desaparecer nuestras diferencias sensoriales. Pero nos hacen sentir que necesitamos esconderlos. Nos dicen que la forma en que procesamos nuestros sentidos no es “normal”. Nos dicen que cuando nos comportamos de manera diferente debido a nuestro procesamiento sensorial, debemos actuar de manera “normal”.

Piense en el ejemplo de una persona en el Espectro Autista que siente que una luz es demasiado brillante. Una persona que no vive la condición podría pensar que la luz no es brillante. No tienen la misma experiencia de procesamiento sensorial que la persona en el Espectro Autista. Así que intentan decir que lo que siente la persona en el Espectro Autista no es cierto. Pero decirle a la persona que vive la condición “¡la luz no es brillante!” no le ayuda. No hará que la luz se sienta menos brillante. Simplemente hace que la persona en el Espectro Autista sienta que necesita dejar de hablar de ello.

Cuando alguien nos dice que nuestro procesamiento sensorial no es “normal”, nos muestra que se preocupa más por su propia experiencia que por el hecho de que algo nos está lastimando. Y cuando alguien solo se enfoca en su propia experiencia, es menos probable que nos ayude cuando tenemos problemas con el procesamiento sensorial. En lugar de tratar de hacernos “normales”, deberían aceptar que somos personas en el Espectro Autista. No deberían intentar cambiar quiénes somos o cómo procesamos nuestros sentidos.

También es importante pensar en esto cuando tenemos colapsos. No podemos controlar cuando experimentamos una sobrecarga sensorial. No ayuda culparnos o castigarnos cuando nos sentimos agobiados. Darnos espacio y demostrar que se preocupan por nuestros sentimientos es la mejor forma de ayudarnos.

El hecho de que no podamos cambiar la forma en que procesamos nuestros sentidos no significa que los demás no puedan ayudarnos cuando tenemos problemas. Hay muchas formas en que las personas pueden ayudarnos cuando tenemos problemas con el procesamiento sensorial. Si es demasiado brillante, puedes apagar las luces. Puedes llevarnos a un lugar más oscuro para tomar un descanso. Podrías darnos gafas de sol. ¡Solo preguntar cómo puedes ayudar es un gran problema!

Las personas en el Espectro Autista reciben ayuda con nuestras diferencias de procesamiento sensorial todos los días. Podríamos recibir ayuda en el colegio o en el trabajo para poder estudiar o trabajar mejor. Nuestra familia y amigos pueden ayudarnos a hacer que nuestro hogar sea más cómodo para nuestros sentidos. También podemos aprender estrategias de regulación sensorial. Podríamos empezar a llevar gafas de sol con nosotros si las luces nos resultan difíciles. Luego, nos los podemos poner cuando haya demasiado brillo.

Las personas en el Espectro Autista procesan nuestros sentidos de manera diferente, ¡Y eso está bien! Por eso las personas que no viven la condición deberían tratar de comprender nuestras diferencias en vez de cambiarnos.

Fuente: Caplan, R. (2019). What Is Sensory Processing Like For Autistic People? Thinking Autism Guide. Recuperado de (http://www.thinkingautismguide.com/2019/10/what-is-sensory-processing-like-for.html). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Un comentario sobre “¿Cómo Es El Procesamiento Sensorial Para Las Personas En El Espectro Autista?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s