Los Niños En El Espectro Autista Pueden Usar La Memoria De Forma Diferente Y Cómo Entender Esto Podría Ayudarnos A Enseñarles Mejor

La alta proporción de niños en el Espectro Autista presenta obvias dificultades para los profesores y el ambiente de aprendizaje. Una forma en que pueden responder es examinar lo que sabemos sobre cómo estos niños comprenden su mundo y aprenden de él.

Como funciona la memoria

Para comprender lo que sospechamos, hasta ahora, sobre la forma en que algunas personas en el Espectro Autista pueden ver el mundo, debemos examinar cómo usamos nuestra memoria episódica autobiográfica, el banco de experiencias que hemos almacenado en la memoria.

Este banco de experiencias nos dice cómo comportarnos en cualquier situación. Nos dice lo que hicimos en el pasado, situaciones coincidentes, dónde y cuándo sucedieron los eventos, cómo nos sentimos en ese momento y cómo nos las arreglamos. Estas son las imágenes de tiempo y lugar de nuestra historia de vida.

Usamos este banco de memoria para interpretar nuevas situaciones. Los recuerdos nos ayudan a decidir cómo actuar social o funcionalmente, a imaginar cómo podría sentirse alguien y qué esperar en el futuro. Nos ayudan a transferir nuestros comportamientos a nuevas situaciones y a ajustar cómo nos comportamos y pensamos en función del contexto.

Parece que hacemos estas cosas implícitamente. No necesitamos planificar conscientemente cómo actuaremos en la mayoría de situaciones nuevas. En otras palabras, modificamos o adaptamos nuestras experiencias almacenadas automáticamente para que se ajusten a la situación en la que nos encontramos en cada momento.

Teorías sobre el Espectro Autista

Los comportamientos estereotipados de las personas en el Espectro Autista sugieren que no utilizan su banco de experiencias de forma espontánea y automática de esta manera.

La investigación emergente apoya esta posibilidad. Sugiere que las personas en el Espectro Autista podrían tener menos probabilidades de reflexionar sobre experiencias específicas, inferir de ellas o reconocer regularidades en ellas.

Esto luego conduciría a dificultades para modificar las experiencias almacenadas para usarlas más tarde para interpretar otras situaciones cotidianas.

En cambio, pueden aprender experiencias y almacenarlas de una manera más fija.

Las personas en el Espectro Autista, dependiendo de cómo viven su condición, pueden tener dificultades para adaptar lo que han aprendido a los cambios de contexto. Puede que les resulte más difícil predecir, anticipar o pensar con flexibilidad y cambiar la forma en que actuarán.

Al mismo tiempo, pueden aprender y recordar hechos y relaciones que son específicos, precisos y rígidos, como asociaciones entre nombres, símbolos y significados.

Las experiencias almacenadas de forma rígida limitan la capacidad de aprender y lidiar con situaciones sociales dinámicas. Por lo tanto, las personas que almacenan recuerdos de esta manera pueden tener más probabilidades de reaccionar de forma exagerada y mostrar dificultades de atención.

También pueden tener dificultades para vincular su conocimiento experiencial con el lenguaje. La vida cotidiana, el salón de clases y el ambiente laboral utilizan el lenguaje como un vehículo importante para aprender e interactuar.

¿Cómo los profesores podría abordar esto?

La memoria episódica se estimula cuando se expone a información visual. Las personas en el Espectro Autista a veces se desempeñan mejor cuando se les asignan tareas visuales.

Una forma de estimular posiblemente la memoria episódica podría ser mediante el uso de Instrucción Basada en Video (IBV). Aquí es donde los videos se utilizan para demostrar nuevos conocimientos y habilidades en contextos particulares.

Una revisión analizó 36 estudios que investigaron si la instrucción basada en video ayudó a los niños en el Espectro Autista a adquirir habilidades sociales. Mostró que los alumnos que viven la condición podían aprender habilidades funcionales más fácilmente y transferirlas y generalizarlas.

Los videos pueden ayudar a los participantes a recordar experiencias similares pasadas, decir lo que hicieron y cómo se las arreglaron, y decidir cómo actuarían en situaciones desconocidas.

También se ha demostrado que la terapia narrativa ayuda a las personas con autismo a lidiar con problemas sociales y emocionales. Esta terapia se basa en situaciones imaginarias de la vida real.

A los niños se les enseña a analizar activamente un episodio cotidiano y a construir historias alternativas en torno a él, con ellos mismos como protagonistas. Aprenden a visualizar la situación e imaginarla cambiando.

Muchos alumnos en el Espectro Autista a menudo tienen dificultades con la comprensión lectora. Algunas investigaciones muestran que enseñar estrategias de visualización a los alumnos con dificultades para leer generalmente mejora la comprensión lectora.

Este objetivo directo es la capacidad de imaginación de un/a niño/a. Mientras lee una narración, por ejemplo, se le dice a un/a niño/a que observe cómo se sienten los personajes particulares y prediga lo que podrían hacer a continuación, así como que imagine cómo se sentirían los demás.

La visualización sirve de andamiaje a la memoria episódica de alguien para formar experiencias virtuales del texto que se lee e inferir de diversas formas sobre él. Esto también podría ayudar a los alumnos en el Espectro Autista. Se les enseña explícitamente a crear imágenes mentales de lo que leen, estrategias de comprensión lectora y también a autorregularse y sintetizar lo leído.

Se ha demostrado que este tipo de intervención de lectura para alumnos en el Espectro Autista mejora los vínculos entre las áreas verbales y de imágenes del cerebro.

Nuestro conocimiento de cómo las personas en el Espectro Autista conocen y aprenden ha aumentado exponencialmente durante las últimas dos décadas. Los profesores pueden usar parte de este conocimiento en el salón de clases, y los gobiernos pueden usar parte de la evidencia emergente para desarrollar programas para ayudar a los niños que viven la condición a aprender mejor.

Fuente: Munro, J. (2019). Children with autism may use memory differently. Understanding this could help us teach them. The Conversation. Recuperado de (https://theconversation.com/children-with-autism-may-use-memory-differently-understanding-this-could-help-us-teach-them-114987). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s