La Necesidad De Una Instrucción Más Individualizada Incluso Después De La Pandemia

El trabajo grupal es bueno, pero eso no significa que debamos olvidarnos de que los alumnos trabajen de forma independiente.

Los niños son criaturas sociales. Por eso, antes de la pandemia, los profesores hacían mucho trabajo en grupos pequeños. De hecho, las investigaciones demuestran que el trabajo en grupo es el modelo más eficaz para lograr que los alumnos aprendan. La investigación de Vygotsky muestra que los alumnos aprenden mejor de sus compañeros que nadie, incluso sus profesores. Es posible que esto se deba a que sus compañeros pueden comunicarse con ellos utilizando un lenguaje que tenga sentido para ellos.

Otra razón por la que a los profesores les gusta la instrucción en grupos pequeños es que les resulta más conveniente: los alumnos pueden ayudarse unos a otros con el material. Además, los profesores pueden usar la instrucción en grupos pequeños para enfocarse en las necesidades de aprendizaje de los alumnos individuales.

Sin embargo, si bien las actividades en grupos pequeños son el método de instrucción más eficaz, esta no debería ser la única forma en que los profesores diseñan la instrucción.

Debido a su conveniencia, los profesores se han basado demasiado en el trabajo en grupos pequeños. Al igual que es necesario utilizar diferentes métodos de evaluación en el salón de clases, también se deben utilizar diferentes métodos de instrucción. Los profesores han utilizado el apoyo de la investigación para justificar la sobresaturación del trabajo en grupo en sus salones de clases; piensan que no hay fallas en este modelo debido a esa investigación.

Sin embargo, hay un par de defectos que los profesores tienden a pasar por alto. El primer defecto es que la falta de instrucción individual conduce a la falta de independencia y autodirección de los alumnos, y el segundo es que aliena a los alumnos que prefieren trabajar solos.

La falta de independencia y autodirección en los alumnos

Si bien la interacción entre pares dentro de grupos pequeños puede permitir que los alumnos se enseñen el material entre sí, ese mismo beneficio también puede conducir a una falta de independencia y autodirección. El trabajo en grupo puede llevar a que los estudiantes dependan de sus compañeros.

En los colegios Montessori, los estudiantes son mucho más autodirigidos debido a la falta de trabajo en grupos pequeños y la necesidad de que resuelvan los problemas por sí mismos. En las escuelas públicas, confiamos en el trabajo en grupos pequeños debido a lo que sugieren las investigaciones y porque es más fácil para los maestros satisfacer las necesidades de aprendizaje de cada estudiante cuando pueden ver a los estudiantes en un grupo pequeño. Los maestros ven la instrucción en grupos pequeños a través de lentes de color rosa debido a esta investigación y lo fácil que es incorporar. El problema es que la facilidad no siempre conlleva más eficacia.

La instrucción en grupos pequeños está respaldada por las investigaciones. Sin embargo, hay teoría y hay práctica, y la práctica ha demostrado que los alumnos no son lo suficientemente independientes para manejar las demandas de la instrucción individualizada creada por la necesidad de mantenerse alejados de sus compañeros. Si no saben qué hacer, esperan a que sus profesores les ayuden en lugar de intentar resolver el problema ellos mismos. Ese es el tipo de autodirección que se pierde en la dependencia excesiva del trabajo en grupos pequeños.

Antes de la pandemia, los alumnos podían contar con la ayuda de sus profesores o compañeros si no sabían cómo completar una tarea. Ahora, con los profesores tratando de trabajar con tantos otros estudiantes en el salón de clases, los alumnos esperarán hasta que alguien venga a ayudarlos en lugar de averiguar cómo hacerlo ellos mismos. Han llegado a esperar ese tipo de ayuda porque nadie, profesores o compañeros, ha esperado que lo hagan ellos mismos. Este es un enorme agujero que nadie había notado antes de la pandemia. Este enorme agujero es un problema del que los maestros deben estar más conscientes a medida que ingresan a la “normalidad” después de la pandemia.

Alienación hacia los alumnos que prefieren trabajar de forma independiente

Este es un problema que se relaciona más con los alumnos de enseñanza media en adelante, ya que a los alumnos de enseñanza básica generalmente les encanta socializar. Hay alumnos que prefieren trabajar solos ya sea porque se distraen con los demás, son tímidos o se sienten alienados por sus compañeros.

Una situación muy incómoda para algunos alumnos es cuando profesores les piden que elijan a los miembros de su grupo de trabajo, y algunos se sienten solos porque nadie quiere trabajar con ellos. Hay alumnos que son muy tímidos en la enseñanza media; O no les gusta socializar, así que para ellos es difícil simplemente pedirle a sus compañeros que los inviten a un grupo. Para ellos les resulta más fácil trabajar solos porque se concentran mejor en sus tareas. Hay algunos alumnos que no quieren trabajar siempre en grupos, sin embargo, los profesores les pedirán que trabajen en grupos siempre.

Los alumnos más tímidos y con menos ganas de socializar se sienten agobiados cuando les piden buscar un grupo. Este es otro ejemplo más en el que los profesores deben analizar la diferencia entre teoría y práctica. La teoría sugiere que el trabajo en grupo es la mejor manera de educar a los alumnos, pero la práctica sugiere que el trabajo en grupo constante puede llevar a que los alumnos tímidos, y en algunos casos socialmente ansiosos, se sientan agobiados por la presión de trabajar en grupo.

Los adolescentes no comprenden la importancia del trabajo en grupo y tampoco les importa. Solo quieren trabajar solos porque estar en un grupo les hace más daño que bien en su mente. Si bien es importante tener trabajo en grupo incluso en la enseñanza media porque es más efectivo, los adolescentes se sienten agobiados cuando les piden que lo hagan todo el tiempo. Está bien pedirles que trabajen en grupos la mayoría de las veces, no es saludable hacerlos trabajar en grupos el 95% del tiempo porque socializar puede ser agobiante para algunos estudiantes, especialmente durante la adolescencia.

Conclusión

Aunque la teoría y la práctica apoyan la necesidad de la instrucción en grupos pequeños, no debemos ignorar por completo el trabajo independiente. Esto se debe a que les permite a los alumnos ser más independientes y les permite a los alumnos que prefieren trabajar solos sentir menos ansiedad por trabajar en grupo.

La instrucción individualizada también tiene sus fallas, como no poder trabajar con los alumnos tan íntimamente para satisfacer sus necesidades de aprendizaje. Sin embargo, el hecho de que un método de instrucción sea falible no significa que carezca de beneficios. Después de esta pandemia, los profesores deben incorporar un trabajo más independiente para que los alumnos puedan volverse más independientes y menos agobiados por las demandas sociales.

Fuente: Nicole, S. (2021). The Need for More Individualistic Instruction Even After the Pandemic. Medium. Recuperado de (https://medium.com/education-revamped/the-need-for-more-individualistic-instruction-even-after-the-pandemic-a0db52b8fd3f). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s