5 Lecciones Útiles Sobre La Amistad Para Los Adultos En El Espectro Autista

Todos queremos tener amigos, estemos o no estemos en el Espectro Autista. Mantener amistades parece tan fácil para todos los demás, mientras que para ti es como si todos hablaran un idioma muy difícil de entender.

En última instancia, no existe ningún patrón que detectar ni código secreto de la amistad que descifrar, porque es imposible reducir las relaciones humanas a un conjunto de reglas en las que todos estamos de acuerdo.

Pero aquí están algunas pautas muy útiles para ayudar a los adultos en el Espectro Autista a hacer amigos de verdad sin resultar heridos. ¿Resuenan contigo o suenan completamente ridículas?

I) La verdadera amistad requiere tiempo: Sería maravilloso que pudiéramos entablar amistades inmediatas como niños en el patio de recreo. Te sientas junto a alguien que lee el mismo libro en un tren, sonríes, compartes las historias de tu vida y tus números de teléfono y es un trato hecho. Alrededor de los 9 años, las habilidades sociales dan un salto y nuestro enfoque de las amistades se vuelve más complejo. En este punto, los niños en el Espectro Autista pueden quedarse atrás.

Entre conocer a alguien que te agrada y convertirnos en verdaderos amigos, hay un proceso para convertirnos en amigos, que lleva aproximadamente tres años. Durante ese tiempo, acumulan una serie de experiencias compartidas, se conocen bien y desarrollan confianza el uno en el otro.

No puedes apresurar este proceso. Como dice el viejo dicho, todo a su tiempo.

II) Escucha: Tú, yo y todos nosotros solo queremos sentirnos escuchados, así que escucha a tus amigos y haz preguntas sobre lo que dicen.

Muéstrale a tus amigos tu genuino interés al ver si están bien al principio de cada mensaje de texto, llamada telefónica o reunión cara a cara. Esto funciona en todas las situaciones en las que interactúas con otro ser humano. Escribes su correo electrónico, luego regresas y pones “Espero que estés bien” o “¿Cómo estás?” al principio antes de hacer clic en enviar.

Puede parecer falso, pero si no lo haces, te perderás de la maravillosa conexión emocional que tanto deseas.

III) No compartas demasiado: Es posible que tengas la tentación de compartir todo lo que puedas acerca de ti con un nuevo/a amigo/a. Podrías ​​pensar que aceleraría el proceso de conocerte mejor, pero eso no está bien. Te hará parecer egocéntrico/a.

Por tu propia seguridad, mantén en privado tus experiencias, creencias y deseos más personales hasta que sepas que puede confiárselos a la otra persona. Al comienzo de la amistad, no te conocen lo suficiente como para recordar los detalles más finos de las cosas que les dices. Si esperas que los recuerden, te sentirás decepcionado/a.

No hables de ti mismo/a. No compartas demasiado. Si deseas hablar sobre algo, menciónalo y luego espera y ve si la otra persona está lo suficientemente interesada como para hacer preguntas. Escucha activamente y responde a sus preguntas.

IV) Confía en ti mismo/a: Muchos adultos en el Espectro Autista han pasado años sin saber lo que significa “ser tú mismo/a” por no tener una identidad propia. Menos aún qué cosas les gustan y no les gustan. Creían tener una mente abierta y estaban dispuesto a cualquier cosa, libre de creencias autolimitantes. La realidad era que carecían de límites y no sabían cómo mantenerse a salvo.

Una buena regla general es no decir o hacer cosas con las que se sientas incómodo/a solamente por la presión social. Concédete permiso para preguntarte si algo es bueno para ti o no. Ten el coraje de decir que no y los amigos adecuados te respetarán por ello.

V) Una amistad no es un contrato: Las personas no te deben invitaciones, llamadas telefónicas, mensajes de texto o cualquier otra cosa solo porque dijeron (o insinuaron) que son tus amigos. No tienes derecho a decirles cómo ser tu amigo/a, y nunca debes esperar que te elijan por encima de otras personas, no importa cuánto te duela ser rechazado/a por ellos.

Si dejas de sentirte bien después de verlos o decides ser diferente para agradarles más, da un paso atrás. Si sucede una y otra vez, tal vez prueba con comentarios suaves y específicos como: “El otro día, cuando dijiste que mi cabello se veía estúpido, sé que estabas bromeando, pero en realidad me dolió mucho“. Prepárate para que se sientan avergonzados y se sientan estúpidos, pero si se enojan contigo o ignoran sus sentimientos, tómalo como una señal de alerta.

Si la otra persona no te da constantemente lo que necesitas, simplemente no es el/la amigo/a adecuado para ti. Lo importante a recordar aquí es que no es culpa de nadie. No debes cambiar como eres para hacer amigos y no debes esperar que los demás hagan lo mismo por ti.

Fuente: Wood, C. (2021). 6 Things I’ve Learned About Friendship. Aspergers Experts. Recuperado de (https://www.aspergerexperts.com/blogs/entry/120-6-things-i%E2%80%99ve-learned-about-friendship/). Traducido Por Maximiliano Bravo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s