Apoyos Académicos Para Los Estudiantes Universitarios En El Espectro Autista

Cada año, son más los estudiantes universitarios en el Espectro Autista que desean compartir más información sobre sus experiencias en la educación superior. La película “Temple Grandin” del año 2010 incluyó una mirada significativa a la experiencia de Temple en la universidad para recordarnos que los compañeros universitarios necesitan información para comprender mejor a sus compañeros en el Espectro Autista y cómo incluirlos y apoyarlos. Hay mucho más en la vida universitaria que lo académico. Intelectualmente, los estudiantes en el Espectro Autista a menudo son muy brillantes, pero muchos pueden enfrentar una variedad de “dificultades ocultas” que pueden perjudicar su capacidad para navegar por un campus universitario típico y desempeñarse bien en sus clases. Este artículo discutirá algunos de los dificultades y posibles apoyos académicos para los estudiantes que viven la condición.

Existe una diversidad de habilidades e intereses que se observan en las personas en el Espectro Autista. Es difícil hacer generalidades, excepto para decir que existen dificultades de comunicación y habilidades sociales. También existen diferencias neurológicas que afectan a todas las personas que viven la condición. Las percepciones sensoriales, las habilidades motoras, los estilos de aprendizaje y las estrategias de afrontamiento a menudo se ven afectadas y pueden causar dificultades “ocultas” que no son comprendidos por quienes apoyan a estos estudiantes. Como resultado de estos desafíos, los comportamientos observables de los estudiantes en el Espectro Autista pueden hacer que parezcan distraídos, aburridos, groseros o desobedientes. Los comportamientos ritualistas o repetitivos, un apego a objetos incongruentes y habilidades sociales y de comunicación inusuales adicionales (especialmente bajo estrés) pueden hacer que algunos de estos estudiantes parezcan extraños y atraer atención no deseada.

Algunos estudiantes en el Espectro Autista pueden experimentar una sobrecarga sensorial y/o sentirse angustiados por las demandas sociales y de comunicación de una clase. Es posible que hayan aprendido estrategias “aceptables” para sobrellevar la situación y tengan la capacidad de mantenerse enfocados en sus actividades intelectuales de manera que puedan navegar a través de sus clases (al menos las clases en la especialidad que eligieron) y pasar como “normales”. Algunos estudiantes gastan mucha energía, a toda costa, para integrarse y no ser detectados. Desafortunadamente, para algunos, esto puede resultar en que abandonen la universidad sin terminar sus carreras ya que el estrés es demasiado grande. Además, en cualquier campus universitario tenga la seguridad de que hay estudiantes que no han sido diagnosticados formalmente o estudiantes que no son diagnosticados hasta sus años universitarios.

Los profesores deben estar al tanto de los posibles apoyos que un estudiante en el Espectro Autista podría considerar necesario para participar en clase y completar el trabajo de clase. Las siguientes 6 secciones establecen brevemente una preocupación común para la mayoría de los estudiantes y enumeran algunos problemas y adaptaciones posibles. Cada estudiante en el Espectro Autista tiene necesidades únicas y debe trabajar en estrecha colaboración con los instructores y otro personal de la universidad para diseñar un plan individualizado de apoyo proactivo y respuesta a los desafíos si surgen.

I) Habilidades de comunicación: Un rasgo común de los estudiantes universitarios en el Espectro Autista es tener algunos problemas que pueden interferir con la comunicación receptiva o expresiva. Algunas de estas diferencias son muy sutiles y pueden dar lugar a malentendidos que se malinterpretan como actos volitivos por parte del alumno. Los estudiantes con un trastorno del espectro autista pueden ser muy elocuentes y tener un vocabulario extenso que puede “ocultar” sus problemas de comunicación. Aquellos que apoyan a los estudiantes en el Espectro Autista deben ser conscientes de las debilidades de cada estudiante en esta área. Algunos de estos se enumeran a continuación junto con posibles adaptaciones.

Las dificultades de recepción que a menudo experimentan los estudiantes en el Espectro Autista incluyen procesar los intercambios verbales más lentamente, malinterpretar el sarcasmo, los modismos y los chistes, la interpretación muy literal de las palabras y la mala comprensión de los gestos y el lenguaje corporal.

Las dificultades expresivas de las personas en el Espectro Autista pueden incluir problemas para iniciar la comunicación; incluso para aquellos estudiantes que a primera vista pueden parecer muy articulados e incluso muy comunicativos. Aquellos que viven la condición pueden tener problemas para mantenerse en el tema, tomar turnos y seguir el “protocolo” conversacional. Algunos pueden ser más lentos para organizar pensamientos y hablar, y/o su tono y volumen de voz pueden ser inusuales. Puede haber un uso idiosincrásico de palabras y frases.

Las adaptaciones para un estudiante universitario en el Espectro Autista pueden incluir proporcionar las notas de la cátedra del profesor para ayudar a introducir información importante, proporcionar guías de estudio para las pruebas, permitir un tiempo de respuesta verbal más prolongado del estudiante y permitir intercambios importantes de información. información que se hará en forma escrita. También ayudaría a los profesores a ser claros, concisos, concretos y lógicos a la hora de comunicarse y pedir aclaraciones; no haga suposiciones sobre lo que los estudiantes realmente entienden.

II) Habilidades sociales: Las habilidades sociales pueden no parecer importantes en un entorno de clase, pero, de hecho, las dificultades sociales pueden afectar el trabajo de clase de muchos estudiantes en el Espectro Autista. Muchos cursos universitarios requieren participación en clase y trabajo en grupo como parte de la obtención de una buena nota. El solo hecho de ir a clase con compañeros requiere el uso de habilidades sociales. Algunas dificultades sociales y posibles adaptaciones se analizan a continuación.

Las dificultades sociales para un estudiante en el Espectro Autista incluyen problemas para comprender las perspectivas de los demás, compartir espacio y hacer contacto visual. Muchas personas que viven la condición tienen ansiedad social extrema y tienen dificultades para negociar con los demás e interactuar y trabajar en parejas o grupos. Es probable que estos estudiantes no comprendan la etiqueta de clase “no escrita” y, a menudo, malinterpretarán las expresiones faciales y otras señales no verbales. Las posibles adaptaciones para los estudiantes en el Espectro Autista incluyen permitir descansos cortos para salir de la clase y/o permitir que el estudiante tenga un objeto de “amortiguación social” que podría incluir una computadora, libro u otro objeto que inicialmente podría parecer una distracción. Honrar el nivel de contacto visual elegido por el estudiante sin juzgar puede ser útil. Si hay trabajo en grupo asignado para la clase, el profesor puede ayudar en la formación y seguimiento de parejas o grupos de estudiantes para asegurar la inclusión adecuada del estudiante en el Espectro Autista. También proporcionar reglas escritas para hacer preguntas puede ayudar a los estudiantes que viven la condición.

III) Diferencias sensoriales: Los problemas del procesamiento sensorial parecen afectar a la mayoría de las personas en el Espectro Autista. Algunas personas que viven la condición tienen una sensibilidad excesiva o insuficiente a los estímulos sensoriales, desde el entorno hasta los cinco sentidos: vista, oído, tacto, olfato y gusto. A continuación se enumeran algunas diferencias sensoriales comunes y adaptaciones que pueden ser importantes en un entorno de clase.

Las dificultades sensoriales visuales y auditivas comunes que experimentan los estudiantes en el Espectro Autista incluyen luces fluorescentes que pueden parecer parpadear y ciertos colores “brillantes” que pueden producir una “sobrecarga”. Alguien puede ver mejor desde un ángulo “diferente” o puede escuchar sonidos de baja frecuencia emitidos por luces fluorescentes. También ciertos sonidos “típicos” del aula pueden percibirse como “dolorosos”, como el movimiento y el uso de escritorios, personas y otros objetos en la habitación. A menudo, las personas que viven la condición pueden no filtrar los sonidos extraños y/o puede escuchar sonidos en la habitación contigua.

Pueden ocurrir problemas sensoriales relacionados con el sentido del tacto y/o el sentido del olfato. Por ejemplo, ciertas texturas pueden ser “dolorosas” y/o las personas pueden desear ciertas texturas. Los estudiantes en el Espectro Autista pueden verse perturbados por personas que los golpean accidentalmente o por la sensación de un escritorio o silla en particular. Pueden usar ropa, calzado o accesorios “inusuales” debido a diferencias sensoriales. Además, los estudiantes que viven la condición pueden ser sensibles a ciertos olores y ciertos olores pueden causar “sobrecarga”. Algunas personas muy sensibles pueden verse afectadas por los aromas de ciertos perfumes, desodorantes y jabones.

Las posibles adaptaciones para ayudar a un estudiante con diferencias sensoriales incluyen permitir el uso de sombreros, anteojos de sol y anteojos con lentes tintados y permitir tapones para los oídos o audífonos. También puede ser importante permitir que el estudiante elija su asiento y ayudar a asegurar que siempre esté disponible. Si el estudiante lo solicita, un instrumento de escritura alternativo para las pruebas y las asignaciones y/o una computadora para el trabajo en clase, las pruebas y las asignaciones también pueden ser una adaptación adecuada.

Los profesores deben tener en cuenta que un estudiante en el Espectro Autista puede hacer una solicitud de último momento para un cambio de asiento y/o irse abruptamente debido a una sobrecarga sensorial. Ayude a diseñar un plan aceptable para abordar problemas sensoriales urgentes para los estudiantes que viven la condición.

IV) Motricidad: Tanto la motricidad fina como la motricidad gruesa pueden verse afectadas en personas en el Espectro Autista. Además, la planificación motora y la escasa conciencia del cuerpo en el espacio son dos áreas que a menudo afectan las habilidades motoras de las personas que viven la condición. A menudo, la motricidad fina y la motricidad gruesa, así como las habilidades de planificación motora, son muy desiguales. A continuación se enumeran los posibles problemas en estas áreas junto con las posibles adaptaciones.

Las dificultades de motricidad fina para los estudiantes en el Espectro Autista pueden afectar la escritura, el dibujo, pasar páginas, usar utensilios, tocar un instrumento, usar candados y llaves y manipular objetos pequeños. Los problemas de motricidad gruesa pueden afectar el caminar (puede tener un modo de andar “extraño”), correr, sentarse y mantener el equilibrio. La planificación motora y la conciencia de la ubicación de su cuerpo en el espacio pueden afectar la forma en que las personas que viven la condición mueven sus cuerpos y son capaces de navegar por sí mismas para realizar todas las tareas motoras.

Las posibles adaptaciones para los estudiantes en el Espectro Autista con dificultades en la motricidad incluyen permitir una computadora para el trabajo en clase, exámenes y asignaciones, permitir que las tareas se realicen a un ritmo más lento, proporcionar instrucciones paso a paso y brindar tiempo adicional para tomar exámenes.

V) Estilos de aprendizaje: Los estudiantes en el Espectro Autista a menudo tienen un perfil de aprendizaje muy desigual. A menudo sobresalen creativamente de una manera no convencional. Los estudiantes que viven la condición tienden a tener excelentes habilidades de memoria a largo plazo y de memoria. Las dificultades de función ejecutiva les causan muchos problemas. Se cree que muchos son pensadores de cerebro derecho. La mayoría necesita agradar a un profesor y confiar en él antes de poder desempeñarse en una clase. A continuación se enumeran algunos dificultades de aprendizaje comunes, fortalezas y posibles adaptaciones.

Los desafíos de la función ejecutiva experimentados por los estudiantes en el Espectro Autista incluyen organización general y habilidades de planificación, problemas de impulsividad y resolución de problemas y la capacidad de supervisarse a sí mismos en la consecución de una meta.

Junto con las dificultades de función ejecutiva, las barreras de aprendizaje comunes incluyen un aprendizaje secuencial irregular, que se aburre fácilmente con la repetición una vez que se aprende algo, problemas de atención, pensamiento literal, sentido del tiempo nebuloso y, como se mencionó anteriormente, dificultades en la toma de perspectiva. Otros problemas que afectan el aprendizaje de los estudiantes en el Espectro Autista son el hecho de que necesitan comprender por qué algo es importante, relevante o significativo para ellos y es posible que no se den cuenta de que tienen dificultades académicas hasta que sea demasiado tarde o demasiado difícil para ellos para rectificar por su cuenta.

Las fortalezas de los estudiantes en el Espectro Autista a veces pueden ayudarlos a compensar sus debilidades. A estos estudiantes les puede ir bastante bien académicamente, especialmente en el carrera que escogieron, y sus puntos fuertes deben respetarse y utilizarse siempre que sea posible. Por ejemplo, los estudiantes que viven la condición pueden tener habilidades visuales extremadamente buenas. A menudo aprenden mejor de todo a parte (de complejo a simple) y pueden ser muy creativos; pensadores fuera de la caja. Estos estudiantes también pueden mostrar un conocimiento asombroso sobre sus temas de interés, que suele ser su principal campo de estudio en la universidad.

Las posibles adaptaciones para los estudiantes en el Espectro Autista para apoyar su estilo de aprendizaje incluyen proporcionar hojas de repaso, listas de verificación de trabajo y “sub” fechas límite y/o “registros” intermitentes. Si es posible, proporcione aprendizaje práctico, modelos, demostraciones y otros elementos visuales. Si es posible, asociarse con mentores pares que puedan ayudar con la retroalimentación y brindar oportunidades de “corrección de pruebas” y una estructura continua para mantenerse en el objetivo con las asignaciones de trabajo.

Los profesores pueden ayudar a apoyar a los estudiantes en el Espectro Autista proporcionando refuerzo en cada oportunidad. Otras adaptaciones que pueden ser útiles para algunos estudiantes son permitir la negociación anticipada de fechas límite, tiempo adicional para los exámenes y/o un lugar “tranquilo” separado para los exámenes.

También pueden fomentar el uso de calendarios (computadora, tradicional, teléfono con alarmas). Lo más probable es que el estudiante tenga experiencia en el uso de una herramienta o herramientas de organización, de su elección, antes de ingresar a la universidad. Sin embargo, a veces, en un entorno nuevo, las herramientas y habilidades utilizadas y aprendidas para compensar las dificultades de la función ejecutiva no se transfieren fácilmente a un nuevo entorno. Debido a que el entorno ha cambiado, el estudiante puede necesitar tiempo de transición “extra” para comenzar a usar estas herramientas y mantener las rutinas en el nuevo entorno.

VI) Habilidades de afrontamiento: Las personas en el Espectro Autista con frecuencia se describen a sí mismas como personas que enfrentan mucha ansiedad y estrés. Las sensibilidades sensoriales, las expectativas sociales y de comunicación, así como las transiciones y los cambios inesperados, a menudo desencadenan esta ansiedad y estrés. Es durante estos momentos cuando los estudiantes pueden mostrar un comportamiento que puede parecer desconcertante, grosero o perturbador. La mayoría de las veces, cuando un estudiante muestra estos comportamientos, está haciendo lo que sabe hacer para afrontarlo. De hecho, estos comportamientos a veces “confusos” a menudo se experimentan como calmantes. A continuación se incluyen ejemplos de conductas de afrontamiento en las que los estudiantes que viven la condición pueden participar y posibles adaptaciones.

Cuando están bajo estrés, los estudiantes en el Espectro Autista pueden participar en actividades para aliviar el estrés que se ven raras e incluso pueden hacer que los demás se sientan incómodos. Estas actividades pueden incluir caminar de un lado a otro, agitar las manos o los dedos repetidamente, morderse la ropa o el cuerpo, “dar una conferencia” sobre un tema de interés o pueden mostrar la emoción “opuesta” a la situación. También pueden abandonar abruptamente la situación sin explicación antes o después.

Una posible adaptación para ayudar al estudiante a sobrellevar la situación, en el momento, podría ser preguntarle discretamente si algo es agobiante y/o preguntarle si necesita ayuda o quiere irse. No interrumpa el comportamiento a menos que sea verdaderamente perturbador y comprenda que el estudiante no tiene la intención de ser irrespetuoso. Permita elementos sensoriales y/u otros objetos de “apego”. Un estudiante, que está teniendo dificultades para afrontar la situación, puede que no se dé cuenta de cuándo está siendo perturbador y necesita irse. El profesor y el estudiante pueden ponerse de acuerdo sobre una señal que el instructor puede dar para indicarle al estudiante que está bien/es hora de irse. También pueden acordar una señal para informar al profesor cuando el estudiante se siente agobiado o confundido.

Conclusión

Idealmente, la preparación de los adultos jóvenes en el Espectro Autista para las exigencias de la universidad ha comenzado años antes. Con un diagnóstico adecuado, una intervención temprana individualizada y una cuidadosa planificación de la transición, los estudiantes universitarios que viven la condición estarán mejor preparados para defender sus derechos. Al mismo tiempo, los profesores universitarios deben estar preparados para los estudiantes del Espectro Autista que buscan ser parte de estas instituciones en un número cada vez mayor. Los estudiantes que viven la condición deben recibir adaptaciones razonables para brindar igualdad de oportunidades para seguir con su educación superior. Se podrían perder muchas mentes y oportunidades para la sociedad si las personas en el Espectro Autista no reciben apoyo académico tras finalizar sus 12 años de enseñanza obligatoria.

Fuente: Wheeler, M. (2010). Academic Supports for College Students with an Autism Spectrum Disorder: An Overview. Indiana Resource Center for Autism. Recuperado de (https://www.iidc.indiana.edu/irca/articles/academic-supports-for-college-students-with-an-autism-spectrum-disorder.html). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s