¿Cómo Ser Un Buen/a Aliado/a Autista?

Un/a aliado/a autista es muchas cosas, pero una cosa que no son es autista.

Lo que es un/a aliado/a es alguien que está preparado para escuchar, aprender y actuar según las indicaciones de las personas autistas.

Por ejemplo:

I) Reduce tu ego: El autismo se trata de la persona autista, NO DE TI. No importa si eres mamá, papá, un/a profesional, un/a amigo/a o una persona común y silvestre con una conexión a Internet y muchas horas de tiempo libre, el autismo se trata de la persona autista.
Además, si frecuentas grupos mixtos de redes sociales de personas neurotípicas/neurodivergentes, verás mucha ira, resentimiento y, a veces, odio hacia los neurotípicos. Por favor, no no te enojes. ESTO NO ESTÁ DIRIGIDO A TI PERSONALMENTE. Como persona neurotípica, eres representante de la sociedad que nos ha abusado durante toda nuestra vida. Es un mito que las persona autista odian a todos los neurotípicos. La mayoría de nosotros tenemos personas neurotípicas maravillosas en nuestras vidas. Comprende que como comunidad, estamos sufriendo y seguimos sufriendo todos los días. Eso continuará hasta que nuestras diferencias sean aceptadas y apreciadas por la sociedad en general.

II) Sé solidario/a: No te hagas cargo, no seas condescendiente. Pregúntale a las personas autistas qué puedes hacer por ellas, no asumas y nunca impongas tus opiniones.
Algunas personas autistas aceptan positivamente y felizmente quiénes son, algunas están en el camino hacia allí, algunas básicamente se odian a sí mismas. Cualquiera que sea su mentalidad, sigue el ejemplo de las personas autistas.

III) Defiéndenos, pero sin ofendernos: Si ve que una persona autista está siendo criticada, gritada, abrumada o derritiéndose, intervenga. Trate de trazar una línea entre la persona autista y los que la rodean. Pídeles a todos que den un paso atrás (físicamente o metafóricamente) y les den algo de espacio (especialmente en Internet, si una persona autista es lo suficientemente valiente como para aventurarse a dar su opinión sobre el autismo, por lo general son atacados por grupos de neurotípicos benévolos). Si vas a ser un Caballero de Reluciente Armadura en una situación, verifica con la persona autista de antemano, que eso es lo que quieren que hagas.

IV) Pregunta, no respondas: Si no estás seguro/a, haz una pregunta. A la mayoría de las personas autistas no les importa responder preguntas sobre sus rasgos, siempre que seas cortés al respecto. Si sientes que la persona se está retrayendo o que su lenguaje corporal está siendo evasivo, eso generalmente significa que se siente agobiado/a e incómodo/a.
Además, pregúntanos antes de tocarnos, ¡POR FAVOR! No somos mascotas, a muchos de nosotros no nos gusta que nos acaricien. Algunos de nosotros tenemos enormes reacciones sensoriales al tacto que pueden provocarnos dolor y/o colapsos.

V) Conoce lo tuyo: Es un poco inútil llamarte a ti mismo/a un aliado/a autista si no conoce al menos los conceptos básicos del autismo. Aprenda un poco de historia (este gran video de Steve Silberman te brindará una descripción general rápida), descubre los rasgos, los factores desencadenantes, los colapsos y los bloqueos, aprenda sobre las condiciones concurrentes, haz amigos autistas y pregúntales sobre sus experiencias.

VI) Prepárate: Ser un/a aliado/a autista requiere un estómago fuerte. El mundo neurotípico no se construyó pensando en las personas autistas, por lo que, en un grado u otro, todos los autistas tienen cicatrices. Desde las víctimas no diagnosticadas de maltrato infantil intencional o no intencional, hasta las víctimas diagnosticadas de maltrato infantil, pasando por las que han sufrido prejuicios y acoso escolar y/o laboral, hasta las internaciones psiquiátricas forzadas.
Aprenderás sobre terapias basadas en análisis de comportamiento aplicado (ABA), terapia de electrochoques, el movimiento antivacunas, la cultura de cura y una gran cantidad de ‘tratamientos y curas’ que van desde repugnantes, extrañas, fatales y generalmente los tres.
Las personas autistas, sean o no sean conscientes de ello, son víctimas de un sistema opresivo. No encajamos, pero todos los días nos vemos obligados a encajar. Somos víctimas de maltrato, a veces desarrollamos conductas autolesivas, a veces intentamos suicidarnos. Trátanos con cuidado.

VII) Míranos: Algunas personas autistas son como camaleones, tenemos una extraña habilidad para mezclarnos no solo con nuestro entorno, sino también con la sociedad. A esto lo llamamos camuflaje social. Es una habilidad en la que nos entrenamos inconsciente y conscientemente desde que nacemos. Cada día que hacemos esto, cada momento en público, la máscara continúa como una segunda capa de piel que nos protege del mundo neurotípico y también, a la inversa, protege a los neurotípicos de nosotros, para que no actuemos de manera diferente a ti, para que no te hagamos sentir incómodo/a. Nos ajustamos a las demandas que la sociedad espera y es absolutamente agotador. Muchos de nosotros sufrimos de fatiga crónica y nuestras parejas se preguntan por qué estamos cansados ​​y de mal humor todo el tiempo.
Muchos autistas tienen un trastorno del procesamiento sensorial. Esto significa una reacción adversa a los estímulos sensoriales excesivos. Puede ser cualquiera, algunos o todos los sentidos. Las reacciones a estos estímulos pueden variar desde agotamiento hasta colapsos.

VIII) Di las cosas por su nombre: Tenga en cuenta que la comunidad autista ha decidido de forma general y colectiva no utilizar etiquetas funcionales y utilizar la primera lengua de identidad.
Ya no reconocemos los términos de alto funcionamiento y bajo funcionamiento. Alto y bajo no solo tienen connotaciones negativas, los términos en sí mismos son simplemente falsos. Aquel que tiene un “bajo funcionamiento” tendrá habilidades iguales o superiores a uno que se considere “de alto funcionamiento” y viceversa. Son categorías inútiles.
Nosotros, como comunidad no somos personas con autismo, somos autistas. No “tenemos” autismo, somos autistas. Podemos hablar de personas autistas, pero no podemos hablar de personas que tienen autismo. Vemos el mundo a través de ojos autistas y con nuestros cerebros autistas.

IX) Mira hacia arriba, no hacia abajo: Sé positivo/a sobre el autismo dondequiera que vayas.
Si alguien dice que el autismo es una carga, refútalo/a. Muchos de nosotros nos consideramos privilegiados de poder mirar a través de nuestros ojos y ver un mundo lleno de hermosos patrones, literalmente poder ver las matemáticas en acción y la belleza que pueden formar. Sí, vivimos dificultades. Increíbles dificultades. Pero el autismo no es la razón, la sociedad y sus exigencias es la razón.
La narrativa del autismo es muy negativa, desde la profesión médica hasta los medios de comunicación. Refuta esto donde quiera que vayas. No necesitamos “porno de inspiración” como ser invitados a la fiesta de graduación o recibir elogios por hacer cosas objetivamente mundanas.
Además, los medios de comunicación y muchas organizaciones benéficas del autismo parecen olvidar que los niños autistas se convierten en adultos autistas. Solo para hacerle saber que el autismo no se detiene a los 18 años, simplemente mejoramos en ocultarlo, lo que generalmente reduce nuestra calidad de vida. Y nuestra esperanza de vida.

Buena suerte y sobre todo gracias.

Fuente: Rose, K. (2017). How To Be A Good Ally. The Autistic Advocate. Recuperado de (https://theautisticadvocate.com/2017/10/how-to-be-a-good-ally/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Un comentario sobre “¿Cómo Ser Un Buen/a Aliado/a Autista?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s