Enseñemos Habilidades Sociales Como Valores No Como Programas De Computadora

La definición simplista de habilidades sociales del ABA no hace ningún favor tanto a las personas en el Espectro Autista como al público en general. El ABA les enseña que las habilidades sociales son reglas libres de contexto que tienen que seguir: obligar a sus manos a estar quietas, mirar fijamente los ojos que perforan lo suyos, retorcerse para parecer menos autista a expensas de su felicidad y bienestar general. No se les permite ser quienes son, así que no ven algún beneficio de dar una buena impresión a los demás.

Las personas en el Espectro Autista comprenden fácilmente conceptos abstractos como justicia e igualdad desde que son niños, pero a menudo no entienden las habilidades sociales en el sentido más convencional hasta comienzo de la adolescencia. Si hubieran recibido una narrativa coherente sobre la importancia de las habilidades sociales, podrían haberlas desarrollado más fácilmente; en vez de soportar lecciones que están en su derecho de considerar arbitrarias e inútiles. Sin embargo, las personas en el Espectro Autista son catalogadas como incapaces de entender el contexto, y la única forma de enseñarles apropiadamente es tratarlas como si fueran robots de carne y hueso, cumpliendo superficialmente instrucciones que nadie espera que comprendan.

Para los practicantes de ABA, las habilidades sociales son análogas a los programas de computadora: todos deben simplemente realizar las tareas sin reclamar, y la ejecución del programa es lo que cuenta, no los valores que hacen que esos programas sean necesarios. Todos las personas, estén o no estén en el Espectro Autista, deben aprender a perfeccionar sus juicios sociales a través de la instrucción y la experiencia. Las personas en el Espectro Autista pueden necesitar más orientación para interpretar las interacciones sociales que las personas que no viven la condición, pero no es imposible para ellas.

La palabra escrita les ha enseñado más sobre habilidades sociales que todas las amonestaciones de manos tranquilas que muchos han soportado cuando eran niños. Es muy común que las personas en el Espectro Autista sean lectores tempranos y entusiastas, devorando todos los libros, revistas y periódicos que puedan tener en sus manos. A través de la lectura, logran exponerse a los aspectos más profundos de la interacción social: compasión, curiosidad, autoconciencia, consideración, consideración, generosidad, justicia, equidad. Pueden ver la humanidad de los demás incluso cuando sus cuidadores se negaban a ver la suya.

Mientras aprenden a escribir, aprendan sobre la importancia de las habilidades sociales, en el sentido más amplio, no en el sentido artificial del ABA. Después de todo, los buenos escritores deben comprender a otras personas para ser eficaces. Esta atención al lenguaje escrito también les permite leer las señales sociales mucho más fácilmente en Internet que en persona. En Internet, son capaces de darse cuenta de las palabras escogidas por las personas, su atención a la ortografía y la gramática, los signos de puntuación, la velocidad de sus respuestas, etcétera. A medida que las personas en el Espectro Autista mejoran en comprender las señales sociales en Internet, se expresa un efecto positivo en sus habilidades para socializar en carne y hueso. Por ejemplo, descubren que la revisión de textos también es una habilidad social: dar forma a la prosa, corregir errores, convertir los tecnicismos a un lenguaje más sencillo, recortar oraciones, todo esto está al servicio del lector.

Cambiar “personas con Espectro Autista” y “personas con deficiencias mentales” por “personas en el Espectro Autista” y “personas con discapacidades intelectuales” muestra respeto por las personas que describen los términos. Al redactar un texto, incluso las pequeñas cosas cuentan. Porque una buena ortografía, gramática y puntuación eliminan las distracciones y permiten que los lectores se concentren en el significado del texto, no en su ortografía o puntuación. Es posible que los lectores no se den cuenta de todas esas no tan pequeñas decisiones, pero verán el resultado: escritura clara y comprensible sin errores que distraigan o un lenguaje no inclusivo. El buen uso es invisible; los errores se destacan y distraen al lector. Aunque algunos pueden afirmar que el estilo y la elección de palabras son secundarios al mensaje, la gente juzgará tanto la forma como la función.

A través de la lectura y la escritura, a través de sus manos muy ruidosas, hojeando páginas o escribiendo en un teclado, las personas en el Espectro Autista aprenden a coexistir con sus pares, no simplemente para ser indistinguible de ellos.

Fuente: Gardiner, F. (2021). Teach Social Skills As Values, Not Like Computer Programs. Thinking Persona’s Autism Guide. Recuperado de (http://www.thinkingautismguide.com/2021/01/teach-social-skills-as-values-not-like.html?fbclid=IwAR2LlTZ07NMvavqNd_elue3tQt7aCdfkAszFye3wgJW4r0y_SWFh1cvak2s). Traducido Por Maximiliano Bravo

Un comentario sobre “Enseñemos Habilidades Sociales Como Valores No Como Programas De Computadora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s