“Neuroderechos” Y Por Qué Los Necesitamos

Los científicos están trabajando para proteger nuestros derechos a la luz de las nuevas tecnologías.

La mayoría de nosotros, especialmente aquellos interesados ​​en la tecnología, estamos fascinados por todo lo que la inteligencia artificial (IA) y las neurotecnologías están logrando. Lo usamos a diario, más de lo que nos damos cuenta. Por ejemplo, usamos las predicciones impulsadas por la inteligencia artificial de Google casi todos los días para descubrir cómo podemos llegar al trabajo de la forma más rápida posible, evitando sentarnos en el tráfico y enojándonos cada vez más con las personas que nos rodean.

Apuesto a que has utilizado viajes compartidos en algún momento. ¿Adivina qué? Esas aplicaciones también funcionan con inteligencia artificial. Igual que sus filtros de correo no deseado, o la función de depósito de cheques en línea, por mencionar solo algunas cosas que IA está haciendo por ti. La IA también está haciendo que el contenido en línea sea más accesible para las personas con discapacidades, por ejemplo, con HTML de texto alternativo para personas en situación de discapacidad visual, o mediante otras aplicaciones que permiten el habla para personas en situación de discapacidades debido a lesiones como derrames cerebrales u otras afecciones a largo plazo como la enfermedad de Parkinson.

Mientras tanto, las neurotecnologías tienen como objetivo manipular el cerebro y la mente mediante avances tecnológicos. El auge y desarrollo de las neurotecnologías ha sido asombroso. Un ejemplo de neurotecnología es la Estimulación Cerebral Profunda (ECP), una técnica que consiste en implantar electrodos en el cerebro. Se usa comúnmente para tratar afecciones como la epilepsia y la enfermedad de Parkinson en pacientes que no responden bien a los medicamentos. Los beneficios de la estimulación cerebral profunda pueden cambiar la vida. Debido a las interesantes posibilidades que ofrecen este tipo de tecnologías, muchas empresas han comenzado a invertir más recursos en desarrollar más y comercializarlas.

Parece que la IA y las neurotecnologías están revolucionando el mundo para mejor. ¿O no?

¿Qué son los neuroderechos?

Rafael Yuste, profesor del Centro de NeuroTecnología de la Universidad de Columbia en Nueva York, que está involucrado con el célebre Proyecto BRAIN, se dio cuenta de que había mucha preocupación en torno a los crecientes avances en IA y su posible intrusión en la neurotecnología, pero nadie los estaba abordando de ninguna forma particular.

Junto con Sara Goering, profesora asociada de la Universidad de Washington, y un grupo de científicos preocupados, se dieron cuenta de que la inteligencia artificial y las neurotecnologías estaban estrechamente vinculadas y que no existían normas éticas sobre cómo podrían aplicarse conjuntamente. No era práctico regular cada aplicación caso por caso, por lo que comenzaron a redactar los fundamentos éticos que regularían el uso y desarrollo de neurotecnologías avanzadas: lo que ahora llamamos “neuroderechos”.

Los cinco principios éticos que componen los neuroderechos son:

I) Derecho a la privacidad mental: Las neurotecnologías pueden adquirir una gran cantidad de datos de sus usuarios (¿sabías que la forma en que usas tu smartphone puede usarse para estudios de investigación sobre el comportamiento?) Y estos datos deben protegerse. Las personas deben poder optar por no compartir esos datos con terceros sin su consentimiento, para evitar situaciones complicadas similares que hemos visto en el pasado con otras formas de IA, como en el escándalo de datos de Facebook-Cambridge Analytica.

II) Derecho a la identidad personal: Esto representa nuestra capacidad para pensar y sentirnos como nosotros mismos, independientemente de cómo se aplique la neurotecnología. Por ejemplo, los pacientes tratados con ECP han informado que sienten un aumento de la depresión, tendencias suicidas, ansiedad, hiperactividad emocional e hipomanía. Aunque estos síntomas no los experimentan todos los pacientes que pasan por ECP, son lo suficientemente preocupantes como para plantear la pregunta: ¿Son los electrodos implantados responsables de estos cambios en la personalidad?

III) Derecho al libre albedrío: Los pacientes reciben información adecuada sobre los efectos secundarios y los posibles riesgos que conlleva la introducción de electrodos en el cerebro. Sin embargo, estas respuestas emocionales adversas generalmente no se incluyen cuando el paciente debe otorgar el consentimiento.

Entonces, ¿Quién tiene la culpa si el paciente experimenta problemas con su propio libre albedrío y respuestas emocionales inesperadas? ¿Sabrán siquiera que esto se debe a la ECP? ¿Quién es responsable de los resultados potencialmente terribles? El establecimiento de neuroderechos salvaguardará la agencia de los pacientes a través del desarrollo responsable de neurotecnologías.

IV) Derecho al aumento de la neurocognición: Algunas neurotecnologías se están desarrollando con el propósito de mejorar las capacidades cognitivas. Piense en ello como “dopaje cognitivo”. Necesitamos trazar la línea cuando esas “neurotecnologías potenciadoras” se pueden usar de manera apropiada, y cómo, y prevenir posibles desigualdades entre quienes deciden o pueden permitirse el aumento de la neurocognición frente a quienes no lo hacen.

V) Derecho a la protección contra sesgos: Las neurotecnologías son desarrolladas por humanos y los humanos están sesgados. Necesitamos asegurarnos de que las neurotecnologías se puedan crear sin sesgos.

Como ejemplo, imagina preguntarle a Google qué regalo sería mejor para tu mamá en su cumpleaños y todo lo que Google sugirió fueran productos de limpieza. Reconocemos que esto es muy problemático, pero esta comprensión también debe integrarse en las neurotecnologías.

Más recientemente, se ha expuesto cómo algunas tecnologías de reconocimiento facial tienen prejuicios racistas incorporados. Los neuroderechos buscan prevenir este tipo de situaciones con neurotecnologías.

¿Por qué necesitamos neuroderechos?

Con los negocios en crecimiento en torno a las interfaces cerebro-máquina, como los esfuerzos de Elon Musk para desarrollar tecnología para, supuestamente, aprender a leer nuestras mentes, parece necesario presionar a los legisladores y defensores de los derechos humanos para que sean, por una vez, por delante de la tecnología. Necesitamos poder prever todos los desastres potenciales que la IA y las neurotecnologías no reguladas pueden traernos.

El Dr. Rafael Yuste lo dice alto y claro: “Este es un asunto urgente. Esto no es ciencia ficción y necesitamos urgentemente algún tipo de regulación. Hay muchas cosas que se están haciendo ahora mismo y no sabemos nada, y muchas otras que sí sabemos y son muy preocupantes. Si no hacemos nada, tendremos la situación típica en la que será demasiado tarde para resolver nada. Muchas empresas ahora están diseñando dispositivos que leen señales cerebrales para controlar equipos robóticos y codifican intenciones y pensamientos para aplicarlos al control de la tecnología“.

Por ejemplo, han pasado poco más de dos años desde que Facebook reclutó un equipo para trabajar en el desarrollo de tecnología de pensamiento-a-escritura. Aunque aseguran que esto no es para “leer los pensamientos de sus usuarios”, es exactamente en lo que han estado avanzando desde 2017.

Es por eso que el Dr. Yuste insta a los gobiernos a “mantenerse al tanto de los avances en ciencia y tecnología, y estén preparados para responder“.

El objetivo final que persigue el Dr. Yuste es incluir los neuroderechos en la Declaración de Derechos Humanos con el fin de establecer una pauta clara de lo que debe protegerse en lo que respecta a las neurotecnologías y cómo pueden afectar nuestras capacidades, identidad individual (nuestro cuerpo y integridad mental) y agencia (nuestra capacidad para elegir nuestras acciones) y, en última instancia, nuestras vidas.

Fuente: Blanco-Suarez, E. (2020). “Neurorights” and Why We Need Them. Recuperado de (https://www.psychologytoday.com/gb/blog/brain-chemistry/202006/neurorights-and-why-we-need-them). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s