6 Formas De Crear Espacios Amigables Para Los Trabajadores En El Espectro Autista

Creando espacios para que las personas en el Espectro Autista sean capaces de prosperar, no solamente sobrevivir.

En nuestra vida cotidiana, existimos en una serie de espacios diferentes: espacios privados, espacios públicos, espacios de trabajo, espacios sociales. Cada uno de estos espacios ejerce diferentes niveles de presión sobre nosotros y permite la autenticidad en diferentes grados. Los espacios pueden ser de naturaleza física o abstracta, o una combinación de ambos. Dado que la mayoría de las personas no son autistas, la mayoría de los espacios tienden a estar diseñados para personas no autistas.

Para los trabajadores en el Espectro Autista, un espacio hecho a la medida de nuestra condición a menudo se siente más cómodo y proporciona la libertad para ser nuestro yo libre (o menos encadenado). Pero, ¿Cómo podemos crear espacios para los trabajadores en el Espectro Autista? Primero, no se trata de un espacio claramente etiquetados como los zonas de no fumadores o las áreas de estacionamiento de treinta minutos; Los espacios para los trabajadores en el Espectro Autista rara vez son creados para nosotros, sino algo que debemos crear nosotros mismos, cuando sea posible. A continuación, aquí se discutirán algunas de las formas para crear espacios para trabajadores en el Espectro Autista que aumentan tanto la productividad como el bienestar.

I) Crea tu zona de autorregulación: Los trabajadores en el Espectro Autista a menudo inhiben o suprimen las estrategias favoritas de autorregulación mientras están en los espacios de trabajo, especialmente si tales estrategias pueden verse como inusuales, como las estereotipias. El escenario ideal es tener un ambiente laboral donde tu estrategia de autorregulación favorita sea validada, y tus colegas se abstienen de aplicar juicios neuro-normativos. Sin embargo, esto es raro e, incluso donde existe, años de estrategias reguladoras inhibidoras cuando están en compañía significan que los adultos en el Espectro Autista a menudo tienen dificultades para participar libremente en la autorregulación con los demás, incluso cuando hay una aceptación genuina.

La creación de un espacio para trabajadores en el Espectro Autista puede requerir tiempo a solas para autorregularte de la forma que te sea natural. Esto a menudo incluye mover nuestros cuerpos de ciertas formas y/o repetir palabras o sonidos agradables. Algunas personas regulan organizando o alineando objetos, o disfrutando de sensaciones táctiles como la sensación de diferentes texturas o jugar con plastilina o una pelota antiestrés. Esto puede requerir momentos de soledad no observada; cerrar la puerta con llave, retirarse a una habitación tranquila, trabajar remotamente o trabajar en un organización que combine el trabajo colaborativo y el trabajo independiente.

Tú puedes usar estrategias de autorregulación más sutiles cuando no se sientas seguro/a para regular más libremente, como tensar los músculos, caminar siguiendo un patrón, repetir palabras o frases en silencio, jugar con tu ropa o tus joyas o tocar ritmos. Si bien estos pueden no ser tan efectivos como las estrategias de autorregulación más abiertas, puede ser una opción bastante útil para ti.

II) Haz un inventario sensorial de tu ambiente laboral: Las diferencias en el procesamiento sensorial son comunes entre las personas en el Espectro Autista; No solo tenemos una “mayor capacidad de percepción”, lo que significa que recibimos más información de nuestro entorno, sino que tampoco nos habituamos a los estímulos sensoriales de la misma manera que las personas neurotípicas, lo que nos hace propensos a la sobreestimulación. Para muchos de nosotros, los ruido, la iluminación y los aromas pueden afectar nuestros niveles de energía, activar nuestro sistema nervioso simpático y hacernos sentir agobiados. Las adaptaciones para reducir los estímulos sensorial, como trabajar con luz natural en lugar de luces fluorescentes, trabajar remotamente en lugar de en una oficina compartida o usar audífonos con cancelación de ruido, pueden marcar una gran diferencia.

Es útil anticipar las partes de nuestra jornada laboral con niveles particularmente altos de información sensorial para que podamos programar algo menos exigente o un descanso tranquilo inmediatamente después. Muchos de nosotros también anhelamos estímulos sensoriales específicas, por lo que combinar una reducción de la sobreestimulación sensorial con la adición de estímulos sensoriales agradables también es clave para crear un espacio sensorialmente amigable para los trabajadores en el Espectro Autista.

II) Desarrolla relaciones con tus colegas en el Espectro Autista para obtener más apoyo: No todos los trabajadores en el Espectro Autista son afortunadas de tener colegas que comparten su condición. Por otro lado, tener el mismo diagnóstico no necesariamente significa que te llevarás bien con ellos. Sin embargo, es útil buscar consejos, apoyo y colaboración de otras personas que han vivido experiencias similares a las tuyas.

En el trabajo que hacemos juntos, nos permitimos un margen de maniobra cuando otras demandas nos causan presión y trabajamos con nuestras fortalezas en la división del trabajo. Preferimos un estilo de comunicación honesto y franco que esté libre de sutilezas sociales y compartamos el entendimiento de que la crítica de la contribución de los demás no constituye una crítica de la persona. Nuestras experiencias superpuestas del mundo significan que no solo trabajamos juntos de maneras divergentes pero compatibles, sino que también nos descargamos y nos ofrecemos apoyo mutuo después de un día difícil o un altercado confuso. Nuestra experiencia de crear un espacio para trabajadores en el Espectro Autista juntos nos ha ayudado a saber lo que preferimos, necesitamos y prosperamos, ayudándonos así a desarrollar relaciones laborales similares en otros lugares.

IV) Adopta estrategias de comunicación amigable para las personas en el Espectro Autista: Las redes sociales autistas están llenas de memes sobre reuniones que podrían haber sido un correo electrónico y el estrés asociado con las llamadas telefónicas. Afortunadamente, en estos tiempos modernos, existen muchos otros canales de comunicación que no solo son los preferidos por muchas personas en el Espectro Autista, sino que también pueden ser más eficientes.

Si bien puede resultar incómodo ir en contra de las convenciones establecidas, para muchas personas en el Espectro Autista, enviar correos electrónicos en lugar de hacer llamadas telefónicas puede liberar recursos cognitivos para otras tareas, lo que conduce a una mayor productividad y reduce el agotamiento. También encontramos que la comunicación escrita es más clara, implica menos subtexto social para interpretar, permite un tiempo de procesamiento adecuado antes de responder y se puede escribir a partir de plantillas existentes para ahorrar tiempo y recursos cognitivos. Encontrar formas de ir a favor, en lugar de en contra, de sus formas preferidas de comunicarse (sean las que sean) es fundamental para cultivar un buen espacio para los trabajadores en el Espectro Autista.

V) Minimizar las funciones ejecutivas: Como seres humanos, todos tenemos nuestras fortalezas y limitaciones. En un mundo ideal, las personas podrían trabajar con sus fortalezas y las tareas se delegarían teniendo esto en cuenta. Sin embargo, la mayoría de los roles laborales están integrados con procesos cognitivos de orden superior llamados “funciones ejecutivas” que son difíciles para muchas personas en el Espectro Autista. Si bien no podemos eliminar por completo las funciones ejecutivas de nuestra vida laboral, podemos encontrar formas de reducir la carga cognitiva que conllevan.

Aprovechar las rutinas y los patrones familiares de flujo de trabajo puede reducir la necesidad de funciones ejecutivas involucradas en la toma de decisiones y la planificación, ya que el marco de la rutina puede ayudarnos a guiarnos en lo que debemos hacer a continuación. Reducir la carga cognitiva mediante el uso de recordatorios, alarmas y aplicaciones diseñadas específicamente puede ser de gran ayuda y liberar recursos cognitivos para asignarlos a otra parte. Podemos minimizar el cambio y la transición de tareas programando tareas similares en un bloque o dándonos tiempo para concentrarnos intensamente en una tarea en una sola sesión, en lugar de realizar múltiples tareas o ser interrumpidos por otras tareas o demandas. Apagar los teléfonos, silenciar las notificaciones e incluso cerrar la puerta puede minimizar las interrupciones y ayudarnos a completar nuestro trabajo sin la demanda cognitiva adicional de un cambio de tarea repentino e inesperado.

VI) Desarrolla tu identidad profesional autista: “Autista” y “Profesional” no son dos palabras mutuamente excluyentes; de hecho, hay muchas profesiones en las que las habilidades e intereses de las personas en el Espectro Autista pueden resultar extremadamente ventajosos. Un artículo anterior de este blog hablaba acerca de la autenticidad en el contexto del bienestar de las personas en el Espectro Autista y dicho concepto también es clave para cultivar un espacio para los trabajadores en el Espectro Autista. Desafortunadamente, sigue existiendo un estigma generalizado relacionado con el Espectro Autista, alimentado por conceptos erróneos y falacias descaradas, por lo que no siempre es seguro para las personas en el Espectro Autista ser francas sobre su condición en contextos profesionales. Ya sea que tú deseas revelar tu condición bajo su debido nombre en tu trabajo, de forma total o parcial, o decidas no revelarla, es importante desarrollar una forma de trabajo que cumpla con tus responsabilidades principales y te permita ser auténtico en el desempeño de esas funciones. Desprenderse de algunas de las ideas construidas socioculturalmente sobre el profesionalismo, sin dejar de respetar las reglas y las pautas éticas relevantes, puede ser una parte importante del desarrollo de una identidad profesional autista.

Dada la gran diversidad en la población autista, los espacios para los trabajadores en el Espectro Autista significan cosas diferentes para diferentes personas y dependen de sus necesidades específicas. Las ideas compartidas en este artículo solamente representan la punta del iceberg cuando se trata de cultivar espacios para las personas en el Espectro Autista en el contexto profesional, y cada espacio será diferente del siguiente. Ya sea forjando nuevos espacios para trabajadores en el Espectro Autista desde cero, o trabajando con los aspectos flexibles y cambiantes de los espacios ya existentes, es crucial para nuestro bienestar que pasemos tiempo en espacios que nos permitan la latitud para ser personas auténticas en el Espectro Autista, tanto en nuestra vida personal como profesional.

Fuente: Bullus, E. & Sesterka, A. (2020). 6 Ways to Create Autistic Spaces at Work. PsychologyToday. Recuperado de (https://www.psychologytoday.com/gb/blog/insights-about-autism/202011/6-ways-create-autistic-spaces-work?fbclid=IwAR0HaEKV_f1-pt5v3Ihrzeo1eGCaMvUUDUMCKJ2_gBf1RQB42e5vNCMYLSo). Traducido por Maximiliano Bravo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s