¿Por Qué Tú No Necesitas Amigos?

Seamos realistas: las interacciones sociales son importantes. Necesitamos interactuar con otras personas para hacer las cosas. Debes hablar con el/la cajero/a del supermercado para comprar la comida que necesitas. Necesitas hablar con tu jefe para completar tu trabajo a tiempo y con calidad. Y necesitas hablar con la policía y los bomberos para obtener la ayuda que necesitas en caso de robo e incendio, respectivamente.

Las interacciones sociales han sido fundamentales en todo el desarrollo humano. Hace muchos miles de años hubo una “revolución cognitiva” en la que los humanos desarrollaron una fuerte necesidad de comunicarse con otros humanos en un nivel más intenso que antes. Esencialmente, esta necesidad de interacciones sociales surgió de nuestro deseo y necesidad de compartir una comprensión más detallada del mundo y las cosas que debían hacerse con otros humanos. Hubo cambios similares en el desarrollo de otras especies animales, pero con los humanos la atención se centró en comunicar material y experiencias más detallados.

Otras especies animales también enfatizan la comunicación inter-individual. Esta comunicación a menudo es diferente de la comunicación humana, pero conlleva los mismos beneficios básicos. Los animales no humanos se comunican entre sí para compartir experiencias y abordar necesidades. Sería difícil exagerar la importancia de la comunicación inter-individual para el desarrollo de los seres humanos y los animales no humanos. Gran parte de cómo se han desarrollado todos los animales a lo largo de los años ha sido para permitirles interactuar de manera más eficaz con otros miembros de su especie.

Pero la importancia de las interacciones sociales ha llevado a un énfasis excesivo, al menos en lo que respecta a los seres humanos, en la calidad e intensidad de esas relaciones sociales. Necesitamos interactuar entre nosotros, pero no es necesario que estas relaciones alcancen algo más que un nivel básico de conexión. Es bueno tener relaciones sociales sólidas, pero no es necesario para nuestra supervivencia o incluso para nuestra felicidad. En pocas palabras, no es necesario que los humanos tengan amigos.

Esto es importante porque son muchas las personas que han sufrido a lo largo de sus vidas debido su falta de capacidad, real o percibida, para hacer o mantener amigos. A menudo se trata de personas que están en el Espectro Autista o tienen rasgos de personalidad que los lleva a tener dificultades con las relaciones sociales. Pero esto también puede ser un problema que surge simplemente porque una persona no es el tipo de persona que hace o mantiene amigos fácilmente o puede tener dificultades con las amistades debido a una ubicación aislada o mudanzas frecuentes.

Lo que suele ser muy triste en estas situaciones es ver que tan negativas las personas pueden llegar a ser consigo mismas cuando no tienen amigos. Es muy posible que puedan funcionar en términos de hacer las cosas que necesitan; también pueden contribuir mucho a sus comunidades. Pero cuando las personas no pueden hacer amigos, a menudo piensan de manera muy negativa sobre sí mismas, incluso si tienen motivos para ser muy positivos sobre otros aspectos de sus vidas.

El énfasis que las personas ponen en las amistades y las relaciones sociales intensas se debe a que a menudo se describe a los humanos como “animales sociales”. Existe la expectativa de que, debido a que somos animales para quienes las relaciones sociales son importantes, debe seguirse igualmente que cuanto más intensa sea la relación social, mejor.

Tener amigos es agradable y puede ser beneficioso, pero no es necesario para sobrevivir en entornos sociales. El aislamiento social es perjudicial, pero existe una gran brecha entre una persona que está “socialmente aislada” y que tiene “amistades”. Pueden obtener todos los beneficios asociados con las relaciones sociales con solo tener la capacidad de interactuar con otras personas. No es necesario —Aunque sería bueno— que cualquiera de esas relaciones cumpla con los criterios de ser “amistades”.

En un estudio de 4.382 adultos, Demir y Davidson (2013) encontraron que las amistades se consideran importantes para la felicidad, pero aún más importante es tener las necesidades básicas satisfechas y sentirse competente para poder satisfacer sus propias necesidades. La “satisfacción de las necesidades básicas” y la “satisfacción de la competencia” son mucho más importantes para determinar la felicidad que el número de amigos o incluso la calidad de las amistades. Las personas tienden a ser más felices si sienten que son competentes para hacer lo que deben hacer y que satisfacen con éxito sus necesidades básicas. Ayudar a las personas a encontrar un camino para sentirse así, independientemente de si cumplen con los criterios de los demás para una vida social “exitosa”, puede ser una forma muy eficaz de ayudarles a sentirse menos solos y más positivos acerca de sí mismos y sus vidas.

Todos necesitamos poder interactuar con otras personas en algún momento. Las interacciones sociales son importantes tanto para obtener las cosas que necesitamos como para realizar tareas importantes. De esta manera, somos como todas las especies animales, que necesitan interactuar con los demás para hacer las cosas. Pero una vez cumplidas esas tareas, no es esencial que las relaciones sociales vayan más allá de ese punto. Continuar con las relaciones puede ser agradable y generar sentimientos positivos. Pero esas relaciones no son necesariamente más importantes que sentirse cómodos estando solos.

A algunas personas les va bien pasar mucho tiempo con otras personas; a algunas personas les conviene pasar más tiempo solas. Algunas personas también pueden encontrarse en situaciones en las que tienen que sentirse cómodas interactuando con otras personas porque están cerca de otras personas con mucha frecuencia. Y luego, algunas personas a menudo se encuentran en situaciones en las que están mayormente solas. Ninguna situación es necesariamente mejor que la otra.

Todos necesitamos encontrar la mejor manera de sentirnos cómodos (y efectivos) al interactuar con otras personas. Pero también todos necesitamos encontrar la mejor manera de sentirnos cómodos estando solos y haciendo las cosas por nuestra cuenta. Manejar el estar solos es tan importante como manejar el estar con otras personas.

Y recuerden: No es lo mismo estar solo que sentirse solo.

Fuente: Marston, D. (2019). Why You Don’t Need Friends. Psychology Today. Recuperado de (https://www.psychologytoday.com/us/blog/comparatively-speaking/201905/why-you-dont-need-friends). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s