7 Preguntas Para Ayudar A Las Personas A Hablar Sobre Su Salud Mental

Ya sea que tengas un familiar que parece estar deprimido/a o un/a amigo/a que parece estar ansioso/a, la salud mental puede ser un tema difícil de abordar.

Pero no debes ignorar un posible problema de salud mental solo porque no te sientas cómodo/a preguntando al respecto. Es posible que la otra persona quiera hablar sobre cómo se siente, pero no está segura de cómo mencionarlo.

Hacer algunas preguntas puntuales los invita a compartir, si así lo desean. Abordar sus preocupaciones también demuestra que te preocupas genuinamente por ellos.

Por supuesto, no deseas analizar estas preguntas como una lista de verificación. Nadie quiere sentirse interrogado/a.

Pero intenta iniciar una conversación haciendo una o dos preguntas. Si no están interesados en hablar, está bien. Puedes volver a preguntarles en otro momento.

I) ¿Como has estado?

“¿Cómo estás?” se utiliza más comúnmente como una forma de hablar. Suele generar una respuesta agradable como “Bien, gracias por preguntar”.

Sin embargo, si realmente quieres saber cómo le va a alguien, vuelve a preguntar más adelante en la conversación. Corta las charlas triviales y demuéstrales que realmente quieres saber sobre su bienestar.

Podrías señalar una observación como, “Me di cuenta de que no has salido a caminar últimamente. ¿Está todo bien?”

O puedes hablar de una experiencia difícil por la que él/ella ha pasado la persona diciendo: “Quería preguntar, ¿cómo te ha ido desde que murió tu perro?”

Dale tiempo a la otra persona para que responda sin interrupciones. Ten cuidado de no hacer bromas para aliviar la tensión. En su lugar, demuestra que puedes soportar sentarte con el dolor de la otra persona si él/ella decide compartirlo.

II) ¿Cómo está tu nivel de estrés últimamente?

A veces es más fácil hablar de una fuerza externa como el estrés que de un problema interno como la ansiedad.

Por lo tanto, preguntarle a alguien sobre su nivel de estrés puede parecer menos amenazante que preguntar directamente sobre su estado mental. Sin embargo, eso podría llevar a una conversación similar sobre la salud mental.

III) ¿Has estado comiendo y durmiendo?

A veces, las personas se sienten cómodas al compartir evidencia tangible de que están sufriendo sin decir realmente que lo están.

Y muy a menudo, el sueño y el apetito se ven afectados por la salud mental. Entonces, alguien que está pasando por un momento difícil podría decir: “No he tenido hambre últimamente” o “No he dormido en toda una semana”.

Las respuestas a esas preguntas pueden darle una oportunidad para hablar más. Muestra empatía reconociendo su dolor y deja más que claro que quieres que él/ella se sienta mejor.

Podrías decir algo como: “Eso debe ser muy duro. ¿Ha pensado en hablar con tu médico sobre eso?”

IV) ¿Hay algo de lo que quieras hablar?

A veces, las personas necesitan tener la certeza de que está bien hablar de temas difíciles.

Invitarlos a hacerlo puede hacer que la conversación pase de temas superficiales a temas más significativos.

Sin embargo, si no están interesados en hablar de nada, no insistas. Hazles saber que estás dispuesto/a a escucharlos si alguna vez quieren hablar.

V) ¿Estaría dispuesto a hablar con alguien?

Tu ser querido podría estar indeciso/a acerca de hablar con un terapeuta. Preguntarles si considerarían la posibilidad de ayuda profesional sin juzgarlos podría animarlos a hacerlo.

Si no han estado pensando en ello, mencionar la terapia puede al menos abrirles la mente a la idea.

Hacerles esta pregunta también podría mostrar que no hay necesidad de avergonzarse de ver a un terapeuta. Si muestran interés en obtener ayuda, puedes ofrecerles ayuda para programar una cita, o incluso puedes ofrecerte a llevarlos.

VI) ¿Qué puedo hacer por ti?

Los quehaceres más cotidianos se vuelven mucho más difíciles cuando tienes un problema de salud mental. Entonces, alguien que no se siente bien podría agradecer tu ayuda. La ayuda puede abarcar desde cosas prácticas, como hacer las compras, hasta apoyo emocional, como videollamadas diarias.

Sin embargo, no te sorprendas si no están seguros de lo que necesitan ayuda. Si ves algo que podría serles útil, hazles una oferta específica como “¿Puedo ayudarte a hacer tus quehaceres hoy?”

VII) ¿Cuándo es el mejor momento para volver a hablar contigo?

No querrás entrar a la fuerza en la vida de alguien diciendo: “Te llamaré varias veces al día solo para asegurarme de que estás bien”. Una actitud demasiado invasiva probablemente los hará sentirse más ansiosos.

Pero puedes pedirles que sepan que te gustaría volver a comunicarte con ellos. Pregúntales cuándo prefieren que lo hagas. Ya sea que quieran que les envíes un mensaje de texto mañana o que vengas en un par de semanas, está bien. Simplemente sé sincero/a, haz un seguimiento y haz lo que dijiste que vas a hacer.

Fuente: Morin, A. 7 Questions to Help People Talk About Their Mental Health. Psychology Today. Recuperado de (https://www.psychologytoday.com/us/blog/what-mentally-strong-people-dont-do/202008/7-questions-help-people-talk-about-their-mental). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s