Para Los Cuidadores De Un Ser Querido En El Espectro Autista: El Autocuidado Empieza Contigo

¿Quiénes eras tú antes de ser cuidar a tu hijo/a en el Espectro Autista y en qué persona te has convertido? ¿Cómo quieres ser, qué has tenido que sacrificar y qué has ganado en el camino profundo de criar a tu hijo/a?

Como padre/madre, tu jamás cambiarías a tu hijo/a. Tú lo/la amas y lo/la adoras tal como es. Tú aprecias que haya entrado a tu vida y te haya transformado como persona. Sin embargo, la sociedad que nos rodea a menudo ignora intencionalmente tus fortalezas, dificultades y necesidades de acomodaciones. Esto es lo que más te impacta como padre/madre, pero no puedes cambiar todo eso, así que necesitas ajustar la forma en que cuidas de ti mismo/a. En todo sentido. Porque cuando estás bien, lo más probable es que tu hijo/a estará aún mejor.

Las personas en el Espectro Autista y sus cuidadores son aplaudidos cuando se ajustan a las actitudes y comportamientos del mundo neurotípico. Aún así, estos ajustes hablados y no hablados no les son devueltos, y eso les cuesta muy caro.

El resultado es que las personas en el Espectro Autista y sus cuidadores experimentan mayores niveles de mala salud mental y física, lo que es sinónimo de una mayor ansiedad y aislamiento general. El camino de ser constantemente “los otros” les provoca impedimentos mentales, emocionales, físicos, espirituales, financieros y sociales. En resumen, ser tratados como extraños agrega más angustia a sus mentes, cuerpos, corazones y almas.

Tu rol como padre/madre es enseñarle tu hijo/a en el Espectro Autista las habilidades para la vida diaria, desarrollo, identidad y autoestima. No solo apoyas su desarrollo a sí mismos, sino que también debes ser el/la traductor constante entre ellos y el mundo que los rodea. Este es un trabajo grande y constante.

Entonces, ¿cuánto tiempo y energía te queda a ti? ¿Para tu bienestar holístico? ¿Cómo fortaleces tu autocuidado? Aquí hay 4 consejos útiles para que puedas cuidarte bien y así cuidar mejor de tu hijo/a en el Espectro Autista:

I) Aprende a estar tranquilo/a: Aprende a calmar el ruido de tu ocupada mente, corazón y vida. Todos ofrecen un alivio confiable y simple del estrés y el caos. Se centran en la bondad, porque el bienestar requiere una voz interior amorosa.

Pregúntate: “¿Qué sé yo ahora?”

Tranquilízate y pregúntate: ¿dónde estoy y dónde quiero estar? ¿Qué necesita atención? ¿Es mi mente, corazón, cuerpo o alma? O todos ellos?

II) Atrévete a ser valiente: Una vez que sepas dónde quieres estar, corre el riesgo de ver qué es y enfrentar dónde está y dónde quieres estar. ¿La brecha se siente alcanzable, y te valoras lo suficiente como para regalarte el tiempo y la energía para darte cuenta de esto? ¿Conoces, valoras y usas mis fortalezas innatas?

Reflexiona sobre cómo te sientes realmente.

Apóyate suavemente en tus sentimientos y pregúntate: “¿Lo que tengo o lo que quiero es verdad para mí? ¿Esto es para otro o para mí?” Si te sientes alineado/a con un cambio, establece un objetivo para ti.

III) Confía en ti: Ahora que conoces tu cárcel, es hora de respaldarte. Has buscado darte cuenta de tu valor, valor y fortalezas. Ahora comprométete a seguir adelante. Investiga lo que necesitas saber y hacer, luego asesórate y negocia con las personas de las que necesita apoyo o cambios.

Nutre todo tu ser

Con una voz o rodillas temblorosas, concéntrate completamente en las prácticas y acciones necesarias para cuidar de ti. Sepa que cuando estás nutrido/a y fuerte, atenderás a tu familia con mayor energía, compasión y convicción. Sabrás que tu felicidad es una energía que puede inspirar, calmar y nutrir a toda tu tribu.

IV) Sé el/la creador/a de tu propia vida: Una vez que tus ideas y acciones han comenzado, puedes sentir que estás en el camino correcto, pero entiende que no hay un destino real. Tendrás resultados que te nutrirán y te harán sentir genial, porque te brindan alegría y libertad en el momento presente. Al no necesitar llegar, el momento presente se convierte en el foco y lugar de poder y satisfacción. Aquí puede surgir tu alma, y ​​puedes buscar experiencias espirituales más profundas para ti y tu vida.

Simplemente sé tú.

Cuando la vida fluye en un camino que te apoya, ahora hay tiempo para averiguar quién eres fuera de ser cuidador/a, cónyuge, trabajador/a o persona productiva. Entre las acciones, los momentos de descanso y quietud ofrecen conexión con su valor innato, sabiduría y poder. ¡Sé libre para ser tú!

Se sabe que la calidad del sueño, la alimentación, el movimiento, la conexión, la meditación, la diversión y el descanso son buenos para nosotros. Pero, ¿cómo incorporamos todo esto, en el orden y forma que se adapte a nuestra vida actual? Siendo tú. Al verte y celebrarte a ti y a tu vida tal como es hoy; lentamente puedes incorporar más aspectos de autocuidado de calma, coraje, confianza y creación. Este camino comienza con el compromiso de conocerte, quererte, valorarte y simplemente ser tú mismo.

Es normal que te preocupes por la futura salud, finanzas, relaciones y felicidad de tu hijo/a en el Espectro Autista. Sin embargo, con estas habilidades, estarán aprendiendo herramientas perdurables para toda su vida para desarrollar resiliencia, autocontrol y autonomía.

Uno de los mayores placeres de tu autocuidado holístico será enseñarles a tu hijo/a el suyo.

Fuente: Hall, G. (s.f.). For Carers of a Loved One On the Spectrum: Self Care Starts With You. Autism Parenting Magazine. Recuperado de (https://www.autismparentingmagazine.com/self-care-starts-with-you/). Traducido Por Maximiliano Bravo.

Un comentario sobre “Para Los Cuidadores De Un Ser Querido En El Espectro Autista: El Autocuidado Empieza Contigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s