La “Resaca Social” Es Real

No lo entiendo. Lo pasamos de maravilla, en los eventos sociales. Luego, después, te descompensas. O simplemente no hablas conmigo. ¿Por qué actúas tan ingrato/a conmigo?

Una frase común de algunos seres queridos de personas en el Espectro Autista. A veces se propaga a otros comentarios. “Quizás es realmente malo para ellos ver a esas personas. ¿Quizás necesitan aislarse más? A menudo se molestan después. ¿Es esa persona un peligro para ellos?

Se puede hacer mucho daño potencial malinterpretando las ‘resacas sociales’ y las personas en el Espectro Autista. Tener claro que si alguien es un peligro potencial real, por supuesto, es correcto investigarlo.

Veamos si es posible explicar mejor sobre las ‘resacas sociales’ y las personas en el Espectro Autista.

En primer lugar, a muchas personas en el Espectro Autista les encanta estar con personas neurotípicas por un tiempo. Pero es difícil. Para nosotros y para ellos. Hay mucha “interpretación” entre los dos neurotipos. Las personas en el Espectro Autista y las personas neurotípicas hablan un conjunto diferente de lenguajes y señales sociales. Entonces ambos pueden terminar muy cansados.

En segundo lugar, se socializa mucho en un espacio con mucho ruido, aromas y caos. Sube el volumen hasta el máximo. Dos minutos nunca te arrepentirás de ver, si quieres entender las diferencias sensoriales en el Espectro Autista. A veces, los muros y cercas estampadas o con efecto de parrilla pueden causar ‘estática sensorial’ para las personas en el Espectro Autista que se vuelve cada vez más difícil de procesar.

Los cerebros autistas pueden manejar aproximadamente una hora y media de ese caos, si realmente ponemos esfuerzo en ello. Algunos, mucho menos. Algunos pueden hacer más. Cuando llegamos a ‘detener’, es realmente difícil determinar qué está sucediendo, para algunos de nosotros. Sabemos que nos sentimos abrumados, pero esto es divertido. Queremos estar con la persona. Por lo tanto, no notamos las señales de “alto” que nuestros cuerpos nos están dando.

Luego, de regreso, entramos en un edificio donde pueden ser más infiernos sensoriales. Tal vez ruidos, ecos, olores, luces parpadeantes … y no nos queda espacio para procesar nada. Ni siquiera para explicarlo adecuadamente. Otro grupo de personas intenta interactuar, y ¡whoosh! – colapsos. Un evento cerebral. No bajo nuestro control. O, posiblemente, bloqueos. Incapacidad para movernos, para comunicarnos. (Es posible que sean más comunes, por cierto, y a menudo se confunden con ser groseros o desobedientes). Enormemente horrible de experimentar. Como estar totalmente paralizado.

Entonces, ¿qué está pasando realmente? ¿Somos ingratos groseros y desobedientes que necesitamos un buen golpe? Bueno no. ¡ABSOLUTAMENTE NO! Estamos luchando para hacer frente a un cerebro que procesa el mundo de manera muy diferente a la de los demás. No importa cuánto los amemos.

¿Quieres ayudarnos?

¡Pregúntanos!

Considere la información sensorial y social avanzada. Fotos, planos del espacio. Pensando en la iluminación y los niveles de ruido. Una simple aplicación gratuita de control de decibelios en un teléfono inteligente puede darle una buena idea de lo ruidoso que es realmente un espacio. Algo más de 30 decibeles (dB) es ruidoso para la mayoría de nosotros. Te sorprenderá cuántos espacios están por encima de 30 dB.

Pensando en planificar cuánto tiempo pasar con la persona. Y asegurándote de que mantengan el contacto visual al mínimo si pueden. Permitir tiempo para responder preguntas y saber que podemos responder con ‘Estoy bien’ como un reflejo, no como una respuesta real. Aquí es donde el conocimiento de un amigo o pariente autista es tan importante: aprender a “sintonizar” cómo son. Una buena razón para mantener a los equipos de atención estable y familiar, siempre que sea posible.

Pensando en cómo detenerse de vez en cuando, ‘sintonizar’ con el cuerpo señalando que ha tenido suficiente. Definitivamente importante después de esa primera hora y media. Un descanso siempre es una buena idea.

Sabiendo que, una vez que termine la socialización, podemos retirarnos a un lugar tranquilo sin que la gente haga ruido y haga ruido, charlando y causando caos a nuestro alrededor.

Sabiendo que, si ha salido mal y entramos en colapsos o bloqueos, no seremos castigados por ello. Algunos lo son, y es tan incorrecto como castigar a alguien por tener un incidente diabético bajo en azúcar y colapsar.

Ser capaz de decodificar cómo nos sentimos después. Eso puede ser difícil y tomar tiempo. Es fácil confundir una ‘resaca social’ (bajo estado de ánimo, ansiedad, etc.) con cualquier cantidad de cosas que no es así.

Gracias por aprender un poco más sobre el Espectro Autista y por intentar encontrar formas de compartir el viaje de nuestra vida.

Fuente: Memmott, A. (2019). Autism. “Social Hangover”. Why the bit after an enjoyable time is difficult to cope with. Ann’s Autism Blog. Recuperado de (https://annsautism.blogspot.com/2019/11/autism-social-hangover-why-bit-after.html). Traducido por Maximiliano Bravo.

2 comentarios sobre “La “Resaca Social” Es Real

  1. Buenos días, tengo 59 años y recién diagnosticada.Los colapsos so muy fuertes en mí, tardo días en salir de mi mutismo y parálisis. Me gustaría saber más sobre este tema.Muchas gracias por vuestra labor.

    Obtener Outlook para Android

    ________________________________

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s