¿Por Qué No Debemos Tener Miedo De Pedir Ayuda?

Una de las palabras más poderosas es “ayuda”. Son solo cinco letras, pero si se usa en la situación correcta puede marcar una gran diferencia. Ni siquiera necesitas hacer una oración completa.

Para muchos, esto difícilmente puede parecer una noticia innovadora. Después de todo, “ayuda” es una de las primeras palabras que aprendemos a decir. Entonces, ¿por qué, a medida que crecemos, olvidamos cómo usar esta poderosa palabra?

En este artículo echaremos un vistazo a por qué las personas en el Espectro Autista a menudo pueden ser tan reticentes a pedir ayuda y proporcionar consejos útiles sobre qué hacer, después de aceptar que un problema compartido es realmente un problema. reducido a la mitad.

¿Por qué las personas en el espectro Autista no piden ayuda?

Es muy común para las personas en el Espectro Autista que podrían considerarse independientes, rechazar cualquier oferta de ayuda, por temor a invitar a la posibilidad de que no seamos tan independientes como pensábamos. Eso demuestra que el orgullo viene antes de la caída.

Pero el orgullo no es completamente culpable cuando se trata de entender por qué las personas en el Espectro Autista no siempre aceptan la ayuda, porque también puede deberse a la negación.

No la negamos porque nos da vergüenza nuestra condición, sino porque vemos a otras personas en el Espectro Autista y creemos que, dado que somos más capaces de sobrevivir sin una cantidad significativa de apoyo, no necesitamos ayuda en absoluto.

Sentimos que si alguien está perdiendo su tiempo ayudándonos, entonces alguien más, que realmente podría necesitar una mano amiga, se está quedando sin apoyos. Esto generalmente hace que nos quedemos callados cuando más lo necesitamos, y nos ha llevado a un camino autodestructivo de dificultades en nuestros estudios o trabajos, malentendidos con amigos, entre otras cosas.

¿Por qué las personas con familiares en el Espectro Autista no piden ayuda?

Para las personas con familiares en el Espectro Autista, la ayuda puede adoptar muchas formas:

  • Ayuda para aprender a cuidar a tu familiar en el Espectro Autista.
  • Ayuda a aliviar parte del estrés que conlleva tener un familiar en el Espectro Autista.

La lista sigue y sigue. Sin embargo, de la misma manera que las personas en el Espectro Autista raramente buscan la ayuda que pueden necesitar, es muy común que dentro de sus hogares se permita que el orgullo y la negación los superen, cuando ellos mismos necesitan buscar apoyo.

Los mejores ejemplos en los que puedo pensar para esto es cómo los padres con niños en el Espectro Autista a menudo piensan que, como este es su hijo/a, es su responsabilidad asegurarse de que puedan proporcionarles la mejor vida posible. Aunque esta es una forma admirable de pensar, no significa que deba lograrse por sí sola.

De una manera similarmente errónea, muchos hogares donde hay un familiar en el Espectro Autista tampoco pedirán ayuda, porque creen que si obtienen ayuda, no están resolviendo nada, sino que están arrojando sus problemas a alguien más. La realidad, sin embargo, es todo lo contrario.

¿Por qué está bien pedir ayuda?

La ayuda no es algo que te brinde una ventaja injusta, ni es algo que muestre debilidad. Es un concepto personal que se adapta a la persona y, sin él/ella, estamos esencialmente presionando un botón de pausa ante cualquier posibilidad de progreso futuro.

Para las personas en el Espectro Autista, pedir ayuda no nos quitará nuestra independencia, es garantizar que si surge algo que la amenace, estamos preparados.

Del mismo modo, pedir ayuda con un familiar en el Espectro Autista no es admitir la derrota. pero deja en claro tu intención de triunfar y acorta el camino hacia la victoria.

Esto también se aplica a las personas que buscan un “descanso” de un familiar en el Espectro Autista. Tomar un descanso no es lo mismo que tirar la toalla. está tomando un tiempo de espera, por lo que, cuando regresas, volverás más fuerte que nunca.

Pedir ayuda es muchas cosas, pero una cosa no es un error. Si tú o alguien que tú conoces tiene dificultades con alguna cosa, es importante encontrar la manera de obtener el apoyo necesario, sin importar qué: ya sea hablando con alguien de tu confianza o contactando a un profesional.

Sin embargo, no me malinterpreten, está bien tratar de abordar las cosas como personas independientes, pero como dice el refrán: ningún hombre es una isla. Las cosas rara vez mejoran por sí solas y el hecho es que la ayuda siempre ayuda.

Fuente: Sinclair, J. (2017). Why We Shouldn’t be Afraid to Ask for Help: Autism Support. Autistic And Unapologetic. Recuperado de (https://autisticandunapologetic.com/2017/12/16/why-we-shouldnt-be-afraid-to-ask-for-help-autism-support/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s