Inteligencia Es Un Concepto Capacitista

Muchas veces la palabra “inteligencia” aparece en artículos que supuestamente tratan sobre los derechos de las personas en situación de discapacidad.

La palabra surge para explicar que ser una persona en situación de discapacidad no significa que haya un “problema” con el cerebro. Muchas veces esto sucede cuando una persona en situación de discapacidad física, o alguien que habla de discapacidades físicas, quiere señalar que “sus mentes están bien”.

La palabra también se usa para contar historias de personas en el Espectro Autista no hablantes que aprendieron a escribir para comunicarse y “demostraron” que son “inteligentes”.

Ser Humano Debería Ser Suficiente Para Merecer Derechos

Se supone que las personas en situación de discapacidad intelectual “no son inteligentes”. Al usar la “inteligencia” como una razón por la que merecemos accesibilidad y respeto, estamos ignorando y perjudicando a aquellos que tienen discapacidades intelectuales, aquellos que aún no son valorados, aquellos cuya voz aún no entienden e ignoran activamente.

La “inteligencia” es un constructo social. Es subjetivo y no se puede probar. Algunas personas pueden ser mejores en ciertas cosas, incluso llamamos a algunas de esas personas “genios”. Pero su “inteligencia” es el producto de un concepto del tiempo y el lugar donde viven. Es posible que, en otro momento, en otro lugar, su “inteligencia” no sea “superior”.

La mayoría de las personas no piensan en conceptos y constructos cuando hablan de inteligencia o cuando dicen que alguien es “muy inteligente”. Pero la palabra puede, y es, usada para dañar y excluir a algunas personas en situación de discapacidad.

¿Cómo definimos “inteligencia”?

  • La capacidad de aprender o comprender o lidiar con situaciones nuevas o difíciles.
  • Razón; también: el uso experto de la razón.
  • La capacidad de aplicar el conocimiento para manipular el entorno de uno o para pensar de manera abstracta según lo medido por criterios objetivos (como pruebas).
  • El acto de comprensión: Entendimiento.

Espectro Autista e “Inteligencia”

Las personas en el Espectro Autista pueden aprender y entender cosas y situaciones, pero no siempre pueden demostrar lo que han aprendido o entendido.

La parte sobre “lidiar con situaciones nuevas o difíciles” es tan subjetiva que no tiene sentido. Lidiar con situaciones nuevas o difíciles implica emociones, y las emociones tienen demasiadas variables. Esta llamada “inteligencia” medida por una prueba de coeficiente intelectual, no tiene nada que ver con eso.

Respecto a ser capaces de usar la razón, sus habilidades de razonamiento también dependerán de muchos otros factores, incluyendo la voluntad de los demás de ver su punto de vista, algo que está fuera de su control.

Hay personas que viven la condición que pueden aplicar sus conocimientos si tienen acceso a apoyos. Pueden aprender, pero a veces lo que aprenden permanece en sus cabezas, y no pueden traducir su conocimiento en acciones. Incluso cuando pueden mostrar lo que aprendieron, todavía necesitan mucha ayuda. Pero, de nuevo, Stephen Hawking también necesitó mucha ayuda para hacernos saber sus pensamientos. Sin todos los apoyos que tuvo, no habríamos podido saber qué quiere que sepamos.

Ser capaces de comprender las cosas no garantiza ser capaces de expresarlas. Muchas veces las personas en el Espectro Autista necesitan más tiempo para comprenderlas, o para procesarlas y poder demostrar que sí las comprenden.

Un Paréntesis Sobre Las Pruebas de Coeficiente Intelectual

El Coeficiente Intelectual es un número utilizado para expresar la aparente inteligencia relativa de una persona como:

a) La razón de la edad mental (como se informa en una prueba estandarizada) a la edad cronológica multiplicada por 100.

b) Un puntaje determinado por el rendimiento de una persona en una prueba de inteligencia estandarizada en relación con el rendimiento promedio de otros de la misma edad.

Existen muchos problemas con las pruebas estandarizadas, ya que generalmente se desarrollan para evaluar a las personas que hablan con lo que se considera una coordinación motora promedio. De acuerdo con la definición anterior, la idea del coeficiente intelectual no tiene sentido: es relativa, no se puede medir con un palo metafórico creado arbitrariamente.

También falla porque medir lo que uno debe saber a una edad determinada también es arbitrario. Muchas personas en situación de discapacidad han sido institucionalizadas y no se les ha dado educación. Sin acceso a la información, ¿cómo puede una prueba calificar nuestro conocimiento de dicha información?

En resumen, la inteligencia, utilizada como una forma de justificar el derecho a las personas en situación de discapacidad a la accesibilidad, y su valor como personas, es un concepto capacitista.

Fuente: Sequenzia, A. (2018). Intelligence Is an Ableist Concept, by Amy Sequenzia. Ollibean. Recuperado de (https://ollibean.com/intelligence-is-an-ableist-concept/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s