Nunca Digan “Nunca”

Gracias a las redes sociales, es muy gratificante saber que existe cada vez mas información acerca del Espectro Autista escrita por las personas que si viven la condición y su círculo mas cercano. También, las redes sociales ayudar a crear comunidades donde las cosas son positivas, y los padres no están obsesionados con “normalizar” a sus hijos o que piensen que sus hijos no son más que una carga. Sin embargo, incluso en estos espacios generalmente “buenos”, hay una declaración recurrente que es realmente dañina para las personas en el Espectro Autista y sus familias: “Mi hijo/a nunca XYZ“.

Los ejemplos son abundantes; “Mi hijo/a nunca podrá conducir“. “Mi hijo/a nunca se casará“. “Mi hijo/a nunca tendrá un buen trabajo“. “Mi hijo/a nunca irá a la universidad“. Muchas veces se dice de una manera bastante neutral como si fueran simplemente afirmando un hecho, no se hace de una manera mezquina o para destrozar a su hijo/a. Pero es muy fatalista, porque la palabra “nunca” es muy final, y cuando las personas dice esto, revela que tienen expectativas increíblemente bajas para sus hijos.

Todos los padres de personas en el Espectro Autista deberían responder la siguiente pregunta “¿cómo lo saben?“. Esa es una pregunta seria, ¿cómo saben que sus hijos nunca harán algo? “Nunca” es mucho tiempo, y la palabra “nunca” ignora que las personas en el Espectro Autista continúan desarrollándose a lo largo de sus vidas. Es por eso que resulta especialmente triste escuchar a padres haciendo declaraciones de “nunca” sobre sus hijos cuando tienen solo 2 o 3 años, porque esos niños no van a tener 2 o 3 años para siempre. ¿Cómo pueden decir que nunca podrán hacer algo?

Es imposible predecirlo, ya que ninguno de estos padres tiene una bola de cristal con la que puedan ver el futuro de sus hijos. Incluso las personas que hablan de sus hijos adolescentes o adultos pueden equivocarse de esta manera. Hay muchas personas que no pudieron conducir cuando tenían 18 años, pero obtuvieron su licencia a los 30 años. Solo necesitaban más tiempo para desarrollarse o estar en el lugar correcto de sus vidas. Y hay muchas personas a quienes les dijeron la palabras “nunca” que ahora están haciendo las cosas que sus padres juraron que nunca podrían hacer.

Muchas personas probablemente contraargumentarán esto diciendo algo como “bueno, solo estoy siendo realista al reconocer sus discapacidades“. Pero la cuestión es que estás siendo pesimista no realista. Hay muchas personas en el Espectro Autista que hacen las cosas que estás describiendo, y apuesto a que eran como tu hijo/a cuando tenían su misma edad. Entonces, ¿cómo puedes saber que nunca harán esas cosas? Es tan poco realista decir que tu hijo/a nunca hará algo como decir que seguramente si lo hará.

Ahora, ¿podría tu hijo/a nunca hacer eso realmente? Oh, por supuesto. Puede que nunca. Pero, ¿por qué deberíamos asumir esto para empezar? Una expectativa realista no es “mi hijo/a nunca XYZ“, sería, “mi hijo/a podrá o no podrá asistir a la universidad, pero en caso de que vaya lucharé para asegurarme de que reciba una buena educación media con las mismas oportunidades que sus compañeros “. O es” mi hijo/a de 18 años todavía no puede conducir un automóvil, así que nos aseguraremos de que sepa cómo usar el transporte público en caso de que no saque su licencia para conducir, pero no voy a suponer que nunca conducirá”. Por supuesto, no hay absolutamente nada de malo en alguien que no pueda conducir un automóvil o que no vaya a la universidad, pero es imperativo que estas suposiciones no les cierren la puerta a potenciales oportunidades.

Si has decidido que “mi hijo/a nunca XYZ“, inevitablemente comenzarás, incluso inconscientemente y accidentalmente, a cerrarle puertas (metafóricas) para tu hijo/a, y esa declaración de “nunca” podría convertirse en una profecía autocumplida como resultado. Nunca lo sabrás hasta que lo intentes, sin embargo, muchos padres están tan atrapados en el “nunca” que nunca lo intentan. Además, tu hijo/a puede darse cuenta de las bajas expectativas que tienes, y puede comenzar a reducir sus propias expectativas, lo que podría obstaculizar su crecimiento personal.

Creo que todo esto proviene del hecho de que vivimos en una cultura que tiene muy pocas expectativas para las personas en situación de discapacidad, y especialmente las personas en el Espectro Autista. Parece que la condición atrae mucha atención “pesimista”. Sin embargo, a menudo las personas en el Espectro Autista son mucho más capaces de lo que piensan los demás, y solo unas pocas acomodaciones y comprensión pueden ser bastante útiles. Podemos comenzar a subir estas expectativas no siempre saltando a la conclusión de “mi hijo/a nunca XYZ“. No es súper racional e incluso puede ser dañino.

Los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos, estén o no estén en el Espectro Autista, y es importante tener expectativas realistas. Pero decir “mi hijo/a nunca XYZ” no es una declaración realista o útil. Tengan fe en que sus hijos pueden lograr mucho más de lo que jamás podrían imaginar, y al hacerlo, la posibilidad de esto podría hacerse realidad.

Fuente: Quincy. (2019). Never Say Never. Speaking of Autism… Recuperado de (https://speakingofautismcom.wordpress.com/2019/09/09/never-say-never/). Traducido por Maximiliano Bravo.

3 comentarios sobre “Nunca Digan “Nunca”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s