Buenas Prácticas Para Cuidar A Los Adultos Mayores En El Espectro Autista

Si has buscado información sobre cómo brindar atención a una persona en el Espectro Autista, encontrarás muchos recursos sobre el cuidado de los niños que viven la condición y mucho menos sobre el cuidado de los adultos mayores. Sabemos que la población de adultos mayores está creciendo y sabemos que las personas en el Espectro Autista representan aproximadamente el 1% de la población total. Claramente, eso se suma a la población de adultos mayores en el Espectro Autista también está aumentando.

Muchos de los niños que recibieron los primeros diagnósticos de condiciones agrupadas en el Espectro Autista durante la década de los 60′ están comenzando a envejecer en sus últimos años. Y muchos más adultos mayores en el Espectro Autista han vivido sus vidas sin un diagnóstico mientras se esforzaban por adaptarse con menos recursos que muchos adultos en el Espectro Autista de la actualidad.

Los adultos mayores en el Espectro Autista son especialmente vulnerables a muchos de los problemas que enfrentan todos los adultos mayores. Su incomodidad en situaciones sociales hace que el aislamiento social sea una preocupación muy grave. Algunos adultos mayores en el Espectro Autista son más lentos para reconocer cuándo están heridos o enfermos y son propensos a posponer ir al médico hasta que las cosas se pongan serias. Y cuando llegan al médico, es muy posible que les sea difícil comunicar lo que sienten para que los profesionales de la salud sepan cómo ayudarlos.

En resumen, los adultos mayores en el Espectro Autista necesitan casi los mismos tipos de atención que otros adultos mayores, pero a menudo se benefician de un enfoque diferente para la atención que tiene en cuenta sus necesidades particulares.

Para los cuidadores de adultos mayores que tienen dificultades para saber cómo brindar la mejor atención posible a un ser querido en el Espectro Autista, aquí hay algunos consejos para ayudar.

I) Busca en grupos de apoyo locales: Muchas comunidades tienen grupos de apoyo locales tanto para las personas en el Espectro Autista como para sus cuidadores. Busca las opciones que están disponible dentro de una distancia razonable para ti y compruébalo. Si puedes acceder a la comunidad local de personas en el Espectro Autista y sus seres queridos, puede comenzar a construir una red de apoyo de personas que entiendan lo que tu ser querido está experimentando y cuál la mejor manera de ayudarlos.

Muchos grupos se centran principalmente en los niños en el Espectro Autista y sus padres, pero es posible que pueda encontrar algunos grupos más centrados en los adultos. Incluso si no es así, es probable que te beneficies de conocer a otros cuidadores, incluso si viven una situación diferente en el cuidado de niños en el Espectro Autista, es probable que encuentren cierta superposición en sus experiencias y oportunidades para aprender unos de otros.

II) Haz preguntas directas para identificar sus problemas médicos: Un “¿cómo estás?” en general no necesariamente obtendrá la respuesta que necesitas si tu ser querido está enfermo o herido. Si deseas determinar si están sanos todos los días o necesitan ir al médico, hazles preguntas más específicas como “¿Te duele el estómago?” o “¿Te sientes cansado/a hoy?” Buscar señales externos como cojera o fiebre ayuda a detectar problemas que tal vez no se molesten en mencionar.

III) En general, sé específico/a al comunicarte: Si bien esto es especialmente importante cuando se trata de problemas de salud, es una buena regla general. Las preguntas amplias o vagas a veces son difíciles de procesar para las personas en el Espectro Autista o saber cómo responderlas. Además de ser específicos, dales tiempo para responder, algunos pueden necesitar un minuto para procesar lo que ha dicho y descifrar su respuesta.

IV) Considera una terapia: Si a tu ser querido no lo diagnosticaron en el Espectro Autista hasta el final de su vida, aún puede beneficiarse de reunirse con un terapeuta especializado en en el Espectro Autista para que lo/la ayude a aprender a reconocer las señales sociales, comunicarse de manera más efectiva y manejar situaciones que les resulten incómodas.

Muchas personas mayores son adversas a la idea de la terapia, ya que preocuparse de que ir significa admitir que hay algo mal con ellas. Ayúdalos a comprender que realmente no se trata de que están equivocados o locos, sino de adquirir nuevas habilidades para mejorar sus relaciones interpersonales.

V) Toma en cuenta sus sensibilidades sensoriales: Uno de los efectos del Espectro Autista es que los sentidos de una persona se sienten como si estuvieran en máximo volumen. Los ruidos pueden parecer más estridentes, las luces más brillantes o los olores más fuertes. Mientras te resulta fácil desconectarte del sonido del aire acondicionado en funcionamiento o de los autos que circulan, tu ser querido podría sentirse agobiado.

Esfuérzate para comprender cuáles son las sensibilidades sensoriales de tu ser querido para que puedas minimizar a qué están expuestos. Si los ruidos fuertes son un problema, evite la música o las películas ruidosas. Si encuentran olores fuertes inquietantes, evite usar perfumes fuertes. Sé sensible a sus sensibilidades.

VI) Presta atención a sus gastos: Uno de los desafortunados efectos secundarios del Espectro Autista es que las personas que viven tal condición pueden tener más dificultades para reconocer la deshonestidad. No ser tan buenos leyendo expresiones faciales o gestos significa que las personas en el Espectro Autista son más vulnerables a los estafadores.

Los adultos mayores ya están en la mira de los estafadores, por lo que los adultos mayores en el Espectro Autista corren un riesgo alarmantemente alto. No es necesario que administres las finanzas de tu ser querido, solo vigílalo para asegurarse de que no aparezca nada sospechoso. Y considera ayudar a examinar su correo y visitantes para evitar que los estafadores tengan acceso a ellos para comenzar.

VII) Tómate un tiempo para las cosas que a ambos les gusta hacer: El cuidado no puede ser todo sobre el trabajo de cuidar a alguien todo el tiempo. Cuando sientes que siempre hay algo más que debe hacerse, puedes caer en la trampa de olvidar de lo mucho que amas a la persona detrás de todas esos quehaceres. Tómate un descanso de las tareas domésticas o la administración de medicamentos para hacer las cosas que a ambos les gusta hacer.

Asegúrate de que haya tiempo programado en sus días para continuar disfrutando de sus intereses y pasiones y hacer lo mismo para ti. Algunos de esos intereses y pasiones estarán separados, pero también hacen un punto para pasar tiempo haciendo algo juntos que claramente no se trata del cuidado.

Cuidar a un adulto mayor en el Espectro Autista presenta algunos dificultades distintos, pero cuanto mejor conozca a tu ser querido, cómo se comunican y los tipos de atención a los que responden mejor, más fácil y gratificante será para ambos. De esa manera, no son diferentes a cualquier otro adulto mayor.

Cada adulto mayor, esté o no esté en el Espectro Autista, requiere y merece atención individualizada en función de sus necesidades particulares. El objetivo principal de cualquier cuidador debe ser descubrir cuáles son y hacer todo lo posible para satisfacer esas necesidades sin dejar de cuidarse bien.

Fuente: Hicks, K. (2016). Taking Care of a Senior with Autism. SeniorAdvisor.com Blog. Recuperado de (https://www.senioradvisor.com/blog/2016/08/taking-care-of-a-senior-with-autism/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s