8 Derechos Asertivos Que Tú Necesitas Defender

La asertividad es la columna vertebral de la comunicación efectiva y las relaciones satisfactorias. Cuando eres asertivo/a tu encuentras fácil defender tus derechos sin afectar los derechos de los demás. La clave para hacer esto exitosamente es estar conciente de tus derechos asertivos. Los derechos asertivos son derechos ampliamente aceptados que posee cada persona. Si quieres conocer todos tus derechos humanos, puedes leer ‘La Declaración Universal de los Derechos Humanos‘. Este artículo cubre los derechos asertivos más comunes que podrías usar en tu vida cotidiana.

Ya sea en tu trabajo o en tu vida personal, tú te encuentras regularmente con personas que quieren que hagas cosas que tú no quieres hacer, o que podrían hacerte sentir incómodo/a. Aprender a manejar efectivamente tales solicitudes mejorará tu confianza, tus relaciones interpersonales y tu calidad de vida. Muchas personas temen ser asertivas ya que temen recibir la desaprobación de los demás, pero las personas generalmente respetan a quienes se atreven a defenderse a sí mismos y sus derechos. Cuando defiendes tus derechos asertivos; no solamente envías una clara señal de que tú te respetas a ti mismo, sino que tu señalas que respetas a los demás.

Derechos Asertivos

En la siguiente lista se incluyen solo algunos de tus muchos derechos asertivos. Esos son los derechos asertivos que tienden a recibir oposición con más frecuencias. Defender esos derechos mejorará inmensamente tu confianza, tus relaciones interpersonales y tu calidad de vida.

I) Ser tu mismo/a: Tú eres tu propia persona con tus propias creencias y valores. Tienes derecho a vivir tu propia vida tal como estimes conveniente, mientras no busques herir deliberadamente a los demás. Otro podrías sentirse explícitamente o implícitamente molestos por algunas de tus decisiones, pero eso no significa que eres tú quien tenga que cambiar.

La vida sería increíblemente aburrida si todos fuéramos iguales. La variedad realmente conduce a una vida más sana y feliz. Y, al ser tú mismo/a, estás añadiendo un poco de variedad a tu vida y a las vidas de todas las personas con quien tú interactúas.

Piensa por un momento en la persona que más admiras. Cuando piensas en por qué admiras a él/ella, encontrarás que uno de los factores principales es que él/ella se atrevió a ser una persona única e irrepetible. Él/Ella eligió vivir la vida a su manera sin intención de pedir disculpas por hacerlo. Tú deberías sentirte libre de seguir su ejemplo.

  • Punto clave: No fuiste puesto/a en esta Tierra para vivir la vida de alguien más, y nadie más fue puesto aquí para vivir la tuya. Entonces, conócete bien a ti mismo y vive la vida que sea la mejor para ti. Así comienza toda la asertividad.

II) Respetarte a ti mismo/a: Tú tienes derecho a tomar decisiones que respeten tus valores e identidad. En caso de que estar de acuerdo con las solicitudes de los demás que son contrarias a tus valores e identidad, es perfectamente aceptable decir ‘No‘.

Yo estoy seguro que quieres vivir una vida donde puedas ayudar a los demás. Nosotros los seres humanos somos seres sociales y amamos interactuar y ayudar a los demás cuando sea posible. Pero no estás ayudando a los demás cuando tú estás diciendo constantemente ‘Si‘ para tu propio mal.

Cuando tú quieres ayudar a los demás, solamente puedes hacerlo desde una posición fuerte. Esto requiere que estés feliz, sano y en un buen lugar. Esto solamente ocurre cuando dedicas suficiente tiempo a vivir tu mejor vida, siguiendo tus propios sueños y metas.

Tú entonces estás respetándote a ti mismo y poniéndote en una mejor posición para respetar y ayudar a los demás.

  • Punto clave: Ponerte en primer lugar no es egoísta e irrespetuoso. Es uno de los derechos asertivos más esenciales que te permitirá actuar desde una posición fuerte. Debes primero respetarte a ti mismo, porque no puedes darle a los demás lo que no tienes.

III) Escoger tus propias prioridades: Cada persona es responsable de su propia vida. Al aceptar responsabilidad por tu propia vida, tienes el derecho de escoger tus propias prioridades, Cuando tienes un sentido de propósito, tú querrás priorizar tareas que te ayudarán a lograr dicho propósito.

Debo poner énfasis una vez más de que no fuiste puesto/a en esta Tierra para vivir la vida de alguien más. Tienes una sola oportunidad de vivir la mejor vida que puedas, a tu manera. Cada día, tú enfrentarás docenas de decisiones sobre qué deberías hacer, cuál es el mejor uso de tus valiosos recursos; tiempo, energía, dinero, atención, etcétera.

La calidad de tu vida no está decidida por un solo momento, está decidida cada vez que tú decides cuáles son prioridades. Tú no gastas tus valiosos recursos, tú los inviertes. Cómo tú escoges usarlos decide que experimentarás como consecuencia de tal decisión.

Priorizar no solamente es un buen hábito, es otro de los derechos asertivos más esenciales. Eso es algo que debes recordar cada vez que tomes una decisión.

  • Punto clave: Si no lograste vivir la vida que tú realmente quieres, no es culpa de alguien más. Ya te dieron tus recursos, tú escogiste como usarlos, entonces los resultados obtenidos son tu responsabilidad. Aprende a vivir con ellos.

IV) Decir ‘No’: Algunas personas creen que ‘No‘ es una de las palabras más difíciles de decir, pero ‘No‘ es una de las palabras más poderosas. Si no quieres hacer algo, tienes derecho a decir que ‘No‘. También tienes derecho a no justificar tu decisión.

No vivas bajo la ilusión de que puedes hacer absolutamente todo lo que quieras, cuando tú quieras. Regularmente habrán personas que te pedirán que hagas cosas por ellos. Es bueno ayudar a los demás, pero debes hacerte la siguiente pregunta:

“¿Si estoy de acuerdo con hacer esto, qué no voy a ser capaz de hacer?”

Siempre habrá un costo de oportunidades cuando estés de acuerdo a hacer algo. Un día tiene 24 horas, entonces tu tiempo es limitado. Si ayudar a alguien más significa que no podrás hacer algo que tú quieres hacer; ¿Entonces valdrá la pena hacerlo?

Si no piensas que deberías estar de acuerdo con hacerlo, tú debes decir que ‘No‘, Eso mantendrá tu tiempo y recursos libres para concentrarte en lo que es importante para ti.

  • Punto clave: Decir ‘No‘ es probablemente el más poderoso de tus derechos asertivos, ya que elimina las cosas que te causarían problemas de tu lista de cosas por hacer.

V) Ser falible: Tú vas a cometer errores. Esto es una parte natural de la vida. Mientras hayas tratado de hacer las cosas bien, las personas no podrán juzgarte con extrema dureza. En vez de sentirte triste por cómo los demás reaccionaron ante tus errores, aprende de ellos para que tú puedas hacer las cosas mejor la próxima vez.

La falibilidad es un derecho asertivo que se aplica en dos formas:

Las personas necesitan aceptar que tú vas a cometer errores de vez en cuando, pero tú estás preparado para aprender de ellos y corregirlos proactivamente. Todos cometemos errores, porque nadie es perfecto. Eso es parte de nuestra humanidad. Entonces los demás no tienen derecho a atacarte o humillarte por tus errores.

Igual de importante que el punto antes mencionado, debes entender que tú vas a cometer errores. Puede ser demasiado fácil ser tu peor crítico cuando cometes errores. Pero deberías tratarte con la misma bondad y comprensión con la que tú tratarías a los demás cuando cometen errores. Sé amable, aprende tu lección y sigue adelante.

  • Punto clave: Demasiados problemas en la vida son causados por personas fallando entender que solamente somos humanos. Lo más importante no es ser perfectos, es demostrar un deseo y disposición de aprender de tus errores para que puedas crecer y desarrollarte como persona.

VI) Expresar tus sentimientos sin ponerte a la defensiva: Es común y aceptable que las personas no estén de acuerdo en todo. Si no estás de acuerdo con lla opinión o el comportamiento de otra persona, tienes derecho a expresarlo. Mientras no te pongas a la defensiva. Mejor concéntrate en la opinión o comportamiento, no en la otra persona.

Recuerda que todos tenemos nuestra propia visión de nuestro mundo y de cómo la vida debería ser vivida. Sólo porque mis creencias podrían ser diferentes a las tuyas, no significa que yo tengo razón y tú estás equivocado/a; o viceversa. Hay muy pocos hechos en la vida, y a medida que descubrimos más sobre la vida, aprendemos que muchos de nuestros hechos no son correctos.

¿Por qué discutir por diferencias de opiniones? Si tú piensas diferente a otra persona, tienes todo el derecho de expresar tu opinión diferente, pero no tienes derecho a forzarlo/a a estar de acuerdo contigo. Incluso si él/ella está equivocado/a, tiene derecho a equivocarse. Entonces, acepten estar en desacuerdo y tengan un bonito día.

  • Punto clave: Muchos conflictos, grandes o pequeños, podrían haberse evitado si las personas aceptaran este derecho asertivo tan fundamental. Aceptar estar en desacuerdo evitará desperdiciar tu tiempo y energía en conflictos innecesarios y protegerá tu felicidad.

VII) Ser comprendido/a: Cuando hay una diferencia de opiniones, las personas pueden llegar a ser muy tercas en defensa de sus propias ideas que se rehúsan a escuchar a los demás. Las personas tienen derecho a no estar de acuerdo contigo, pero tú tienes el derecho a que tus opiniones sean escuchadas y comprendidas. Si entonces no quieren estar de acuerdo contigo, eso está bien.

No vivas bajo la ilusión de que los demás tienen el deber de tomar en consideración tus sentimientos y opiniones todo el tiempo. No te quejes de que los demás siempre se aprovechan de ti y nunca te dan la oportunidad para decidir qué quieres hacer. No eres un cobarde. No eres una víctima. ¡Exprésate!

Siempre deberíamos ser considerados con los demás, pero no es realista pensar que los demás siempre serán considerados contigo. Ellos actuarán en conformidad a sus intereses personales a menos que tú digas lo que piensas. Tus derechos asertivos son inútiles a menos que tú los ejerzas.

Si no estás de acuerdo con algo, es tu deber expresarlo. No esperes que los demás busquen tu opinión porque eso podría no ocurrir. Dí lo que piensas sin el más mínimo arrepentimiento.

  • Punto clave: Si algo es importante para ti, no debes ser un/a espectador/a. Debes ejercer tus derechos asertivos, expresa tu opinión y asegura que estén siendo escuchado y comprendido.

VIII) Tomar tus propias decisiones sin sentirte culpable: Cuando no estés de acuerdo con los demás, a veces ellos tratarán de manipularte para que cambies de opinión. Ese comportamiento es inaceptable. Tienes tus derechos asertivos y tienes el derecho a defenderlos. Al hacer eso, no estás atacando a los demás; simplemente estás haciéndote respetar. No tienes nada de qué sentirte culpable.

Tú tienes el derecho a escoger tu propio proyecto de vida y tomar las decisiones necesarias para lograr dicho proyecto. Esto no tiene nada que ver con tomar decisiones para hacerle daño a los demás. Se trata de comprometerte a vivir la mejor vida que puedas con tu tiempo aquí en la Tierra.

Habrán momentos cuando los demás se sentirás enojados o decepcionados con tus decisiones, pero rara vez tienen derecho a sentirse así. Las personas deberían respetar tu derecho a vivir tu vida, a tu manera, justo como tú respetas su derecho a vivir la suya.

Entonces, escoge tu camino, toma tus decisiones, ejerce tus derechos asertivos y no desperdicies tu tiempo sintiéndote culpable sobre las decisiones que tomaste con la mejor de las intenciones.

  • Punto clave: Tú no eres responsable de cómo se sienten los demás sobre las decisiones que tomaste con la mejor de las intenciones. Todos queremos buenas relaciones interpersonales, pero asumir responsabilidades que no deberías asumir, no ayudará a nadie. Al final, terminarás encadenado/a a los sentimiento de otra persona.

Conclusión

La asertividad es una de las habilidades más esenciales para un buen desarrollo socioemocional. Impacta todas la áreas de tu vida personal e interpersonal. Tú tienes derechos asertivos que te ayudarán a manejarte a ti mismo y tus relaciones interpersonales. Cuando tú defiendes esos derechos, estás ayudando a fortalecer tu salud y felicidad. Familiarízate con los 8 derecho asertivos expuestos en este artículo. Si sientes dudas acerca de ellos, podrías querer discutir sobre ellos con una persona de tu confianza, ya que sea un familiar o un/a amigo/a. Él/Ella también podría ayudarte a identificar cuáles derechos tú necesitas esforzarte más para ejercer mejor. Recuerda, los cambios de comportamiento no son inmediatos. Entonces no te rindas y sé paciente. Muy paciente.

Fuente: Buckley, C. (s.f.). 8 Assertiveness Right You Need To Defend. Live Your True Story. Recuperado de (https://www.liveyourtruestory.com/8-assertiveness-rights-which-you-need-to-defend-communication/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Un comentario sobre “8 Derechos Asertivos Que Tú Necesitas Defender

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s